Sei sulla pagina 1di 2

Correspondencia

ciente subjetiva se debería correlacionar con el cronización) [5]. Las continuas investigaciones
Mente y biofísica (II) tipo de interacción neuronal que explique la sobre la importancia de la sincronización en los
presencia de la red neural como unidad morfo- correlatos neurales de la mente abarcan ya dé-
Manuel Fontoira-Lombos funcional efectiva a gran escala. cadas [6,7]. Estas investigaciones se ocupan tan-
Servicio de Neurofisiología Clínica. Complejo Hospitalario Desde antiguo se ha sospechado, con buena to de la sincronización de señales simples (neu-
de Pontevedra. Pontevedra, España.
lógica, que dicho tipo de interacción neuronal rona a neurona) como de la sincronización de se-
Correspondencia: Dr. Manuel Fontoira Lombos. Servicio correlacionable con la experiencia consciente a ñales complejas (entre poblaciones neuronales).
de Neurofisiología Clínica. Complejo Hospitalario de
Pontevedra. Loureiro Crespo, s/n. E-36001 Pontevedra. simple vista debe consistir en un proceso de in- Estos mecanismos de interacción neuronal
tegración neuronal en función del tiempo, so- (sincronización neuronal, reentrada) y otros de
E-mail: manuel.fontoira.lombos@sergas.es
bre todo a partir de la investigación de la fisio- los descritos a lo largo de los años (internuncia­
Aceptado tras revisión externa: 23.10.09.
logía de la visión, dado que, por ejemplo, se lidad, inhibición lateral, reclutamiento, conver-
Cómo citar este artículo: Fontoira-Lombos M. Mente y perciben con facilidad y de forma simultánea gencia, integración somatovegetativa, etc.) no
biofísica (II). Rev Neurol 2010 51: 190-1.
los componentes visuales de un objeto que se son, en conjunto, otra cosa que mecanismos de
© 2010 Revista de Neurología esté contemplando, como pueda ser el brillo y integración neuronal. Por tanto, al hablar de la
el color de una manzana, pues se percibe una emergencia de la propiedad mental de la subje-
En la primera parte de este artículo [1] se hace sola manzana en cada instante, no su color y su tividad y de su correlato neural, de lo que se está
referencia a la ‘percepción subjetiva’. La percep- brillo por separado. De ahí que se sospeche que hablando es del posible, y a día de hoy hipotéti-
ción subjetiva es la percepción como sujeto a la percepción subjetiva de lo que se ve en parti- co, mecanismo de integración neuronal correla-
simple vista (con ‘a simple vista’ se quiere decir cular, y tal vez de todo lo demás en general, tivo con dicha experiencia consciente subjetiva.
a escala macroscópica confinada). Percepción debe tener que ver con una integración en fun- La sincronización neuronal consiste en la co-
como sujeto quiere decir, por tanto, que la per- ción del tiempo, y en particular con que, por incidencia de fase entre los potenciales de ac-
cepción mental consciente, por ser subjetiva, se ejemplo, brillo y color se estén integrando (es ción neuronal. Dicha sincronización llevaría, por
caracteriza por dos cosas: primero, por tener lu- decir, que sus respectivas redes neurales se in- tanto, a una homogeneización entre señales
gar con carácter único (un solo observador sub- tegren) cuando sean efectivos ‘a la vez’. neuronales distintas, cuando el objeto de per-
jetivo por mente), y dos, por tener carácter indi- Como sabemos, el principal candidato para cepción es, sin embargo, heterogéneo (p. ej.,
vidual (dicho observador, además de único, po- que tenga lugar esta coincidencia de brillo y co- forma y color, que se perciben a la vez, pero
see un carácter individual, es decir, indivisible, lor ‘a la vez’, por ejemplo, ha sido desde antiguo con heterogeneidad de uno respecto del otro).
no reducible a partes menores, a simple vista al la sincronización neuronal, que se ha invocado Si la heterogeneidad de forma y color, por
menos, con un error despreciable en la práctica). repetidamente como el mecanismo de integra- ejemplo, tal como emergen en la subjetividad,
En dicho artículo [1] también se deja entre- ción neuronal en correlación con la ‘conciencia’ dependen de una codificación neural y a su vez
ver que la estructuración morfofuncional en re- (con frecuencia se usa el término conciencia en heterogénea (ciertos trenes de potenciales de
des neurales, que son estructuras macroscópi- general, aparentemente sin atender a la dife- acción con un determinado patrón espaciotem-
cas, debería ser correlativa con esa experiencia rencia terminológica que se podría establecer poral para forma y otro para color), entonces,
también macroscópica que es la percepción entre mente, conciencia y subjetividad, pues se la emergencia de una manzana individual con
subjetiva; de hecho, la evidencia actual permite podría considerar que la mente es la informa- cierta forma y color que forma un todo único e
afirmar la existencia de dicha probable correla- ción abstracta que el sistema nervioso procesa, indivisible no debería correlacionarse con una
ción [2], y así mismo existe la evidencia de la y conciencia y subjetividad sus propiedades; de sincronización de ambos códigos, pues en tal
importancia probable de la corteza de asocia- modo que la conciencia es la propiedad por la caso su coincidencia de fase llevaría a su homo-
ción, en particular, para establecer el correlato cual dicha información consigue ser efectiva con geneización y la manzana perdería su forma
neural de la subjetividad de la experiencia men- concreción, aparentando no ser idéntica a su al convertirse ésta en color, y perdería su color al
tal consciente [3]. sustrato neural, y la subjetividad, la propiedad convertirse éste en forma; y sin embargo la man-
Esto lleva a pensar que la experiencia subje- por la cual dicha información adquiere aparen- zana se percibe, por lo que es dudoso que el
tiva, por ser macroscópica y confinada, pero por temente entidad única e individual). mecanismo de integración neuronal clave sea la
tener su fundamento posiblemente en la inter­ Son numerosos los investigadores que se han sincronización. Esto no quiere decir que la sincro-
acción neuronal, que es microscópica, debe emer- ocupado de la importancia de la sincronización nización, la reentrada, etc. no sean necesarios
ger mediante un cambio de escala en el sistema desde la época de Sherrington, algunos incluso para la percepción subjetiva de una manzana,
que tenga correlación con la emergencia de la han propuesto modelos cabales por los que di- pero sí quiere decir que haría falta ‘algo más’
red neural como estructura morfofuncional efec- cha sincronización sería posible y tendría lugar aparte de la sincronización y demás mecanismos
tiva también a escala macroscópica. [4]. Diversos investigadores han añadido inte- neurales descritos.
Esta efectividad de la percepción mental cons- resantes elementos a este ‘puzzle’ del correlato La integración de forma y color, por ejem-
ciente de manera subjetiva y a gran escala, dada neural de la mente, la conciencia y la subjetivi- plo, debería tener lugar en función del tiempo,
la correlación con la emergencia de la red neu- dad; por ejemplo, Edelman y Tononi han apor- de todos modos, pues de lo que se trata, para
ral como estructura morfofuncional efectiva a tado un elemento que parece crucial: la reen- que la percepción de la manzana sea subjetiva,
gran escala, concluye que la percepción cons- trada (la retroacción entre redes durante su sin- es de que forma y color formen un todo único e

190 www.neurologia.com  Rev Neurol 2010; 51 (3)


Correspondencia

individual, para lo cual deben conservar su he- La comprobación de este nuevo e hipotético bría que entender que dicha entrada en cohe-
terogeneidad particular, pero deben ser efecti- mecanismo de integración neuronal lógicamen- rencia entre señales simples a escala microscópi-
vos a la vez. Y si la sincronización o coincidencia te requeriría la detección de dicha entrada en ca, por correlacionarse a escala macroscópica
de fase parece no garantizar esta posibilidad, coherencia entre señales simples de neuronas con un fenómeno de unicidad e individualidad
ha de buscarse otro candidato para explicar corticales compatibles (sinaptadas) de redes di- mental, podría entonces interpretarse como la
que este tipo de integración se produzca: la co- ferentes; por ejemplo, tal vez de neuronas de recreación efectiva a gran escala de una super-
herencia entre señales simples corticales com- áreas V1 y V2 (forma y color), coherencia que de- posición de estados producto en corteza, es de-
patibles parece un buen candidato. bería observarse en correlación con la percepción cir, un entrelazamiento entre objetos mentales,
La coherencia se define aquí como el mante- visual subjetiva de forma y color, pero no en au- y de ahí que, por ejemplo, forma y color, dos co-
nimiento de una diferencia de fase constante sencia de dicha percepción subjetiva (esta hipó- sas diferentes, consigan en la práctica parecer
entre señales simples (entre los trenes de po- tesis es, por tanto, comprobable y falsable). una sola cosa a simple vista, con un error des-
tenciales de acción de dos neuronas de dos re- Las características de la mente hacen que preciable –una manzana–, como así ocurre.
des neurales distintas y compatibles). con frecuencia se invoque un posible mecanis-
Es fácil confundir esta coherencia, tal como mo de tipo cuántico para explicarla [9]. Inde- Bibliografía
se ha definido aquí (mantenimiento de una di- pendientemente de la libertad existente a la 1. Fontoira-Lombos M. Mente y biofísica. Rev Neurol
ferencia de fase constante), con la sincroniza- hora de proponer modelos hipotéticos sobre el 2006; 42: 62-3.
ción (coincidencia de fase), ya que a esta cohe- fundamento de la mente, hasta ahora la evi- 2. Maestú F, Quesney-Molina F, Ortiz-Alonso T, Campo
rencia con frecuencia se la denomina ‘sincroni- dencia sugiere que la mente se correlaciona con P, Fernández-Lucas A, Amo C. Cognición y redes
neurales: una nueva perspectiva desde la neuro­
zación de fase’, y a la sincronización con ‘cohe- el sistema nervioso y que, por tanto, la mente imagen funcional. Rev Neurol 2003; 37: 962-6.
rencia’ (como pueda ser en el caso de la ‘co­ es un proceso físico en general y biológico en 3. Roth G. Bases nerviosas de la conciencia. Mente y
herencia’ o sincronización interhemisférica en particular [1]. Lo biológico responde a una mecá- Cerebro 2002; 1: 12-21.
4. Eurich CW. Sincronización neuronal. Mente y Cerebro
electroencefalografía). De modo que no hay que nica clásica, no a una mecánica cuántica, por lo
2003; 4: 90-1.
confundirse con estos términos, y tampoco hay que hoy en día es dudoso que la mente cons- 5. Edelman GM, Tononi G. El universo de la conciencia.
que confundir a las señales simples con las ciente sea un fenómeno cuántico. Barcelona: Crítica; 2002.
complejas, porque la coherencia o sincroniza- Sin embargo, los sistemas clásicos a veces re- 6. Gray CM, Konig P, Engel AK, Singer W. Oscillatory
responses in cat visual cortex exhibit intercolumnar
ción de fase ya lleva años investigándose para crean comportamientos que recuerdan a los de synchronization which reflects global stimulus
el caso de las señales complejas [8]. estructuras de una escala menor, incluso de es- properties. Nature 1989; 338: 334-7.
Pero no consta que haya investigación al cala cuántica, quizá por la posible estructura frac- 7. Tiesinga P, Fellows JM, Sejnowski T. Regulation of
respecto de la coherencia entre señales simples tal del universo. Y la mente, aunque su funda- spike timing in visual cortical circuits. Nat Rev Neurosci
2008; 9: 97-109.
corticales, y hay que hacer mención a esta posi- mento no sea cuántico, pero por ser un proceso 8. Varela FJ, Lachaux JP, Rodríguez E, Martinerie J. The
bilidad, pues podría ser una pieza importante físico también podría recrear (adoptar la forma brainweb: phase synchronization and large-scale
para terminar de componer el ‘puzzle’ del co- de) comportamientos similares a comportamien- integration. Nat Rev Neurosci 2001; 2: 229-39.
9. Pastor J. Mecánica cuántica y cerebro: una revisión
rrelato neural de la percepción consciente sub- tos de tipo cuántico. Es más, si se comprobase crítica. Rev Neurol 2002; 35: 87-94.
jetiva, algo con gran interés médico, científico y como cierta la hipótesis presentada aquí, y tal 10. Fontoira-Lombos M. Neuronal integration. 2008.
humano. como ya se ha propuesto previamente [10], ha- http://neuronalintegration.es.tl.

www.neurologia.com  Rev Neurol 2010; 51 (3) 191