Sei sulla pagina 1di 542

ActasdelICongre

soI
nte
rnaci
ona
lde
Cons
truc
ciónSoste
nibl
eySol
ucione
sEco-e
fic
ient
es

Se
vil
la20,21y22Ma
yo2013
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

I Congreso Internacional y III Nacional de


Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

20, 21 y 22 Mayo 2013

I
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Actas del I Congreso Internacional de


Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

©2013 Los editores y los autores.


Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida,
almacenada en sistemas de recuperación o transmitida de ninguna forma o por cualquier medio, sin
el permiso previo por escrito de la editorial.

ISBN 978-84-695-7740-0

Publicado por:
Mª del Pilar Mercader Moyano.
Calle Recaredo, 21, 1º 1.
41003 Sevilla.

1ra edición, Mayo 2013


100 copias
Dep. Legal SE 979-2013

Aviso Legal:

Las opiniones, originalidad, autoría, contenidos y datos que aparecen en cada artículo son
responsabilidad exclusiva de sus autores. La organización y dirección del Congreso no acepta
responsabilidad alguna por la credibilidad y autenticidad de los documentos publicados.

II
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Actas del I Congreso Internacional de


Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Sevilla, España
20-22 Mayo

Editado por:
Mª del Pilar Mercader Moyano

III
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

En memoria de la profesora Mabel González Ramírez

IV
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Prólogo

El Congreso Nacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes celebra este año su


tercera edición consecutiva, elevándose al ámbito internacional por vez primera.

Las ediciones pasadas constituyeron un foro de encuentro entre universitarios, investigadores y


profesionales del sector de la construcción, donde compartir la información medioambiental
multidisciplinar disponible, al intervenir desde los diferentes ámbitos del proceso constructivo.
Propuestas reales y soluciones constructivas alternativas a las convencionales, encaminadas a la
minimización del impacto ambiental generado por la construcción de edificios.

Los objetivos perseguidos para este Congreso son:

- Conseguir una diagnosis medioambiental de la edificación actual, centrada en la rehabilitación


como alternativa a la crisis en el sector de la construcción.

- Informar a los futuros profesionales, investigadores y técnicos del sector, de las posibles
soluciones constructivas y nuevos materiales considerados eco-eficientes, alternativos a los
convencionales, que constituyen el resultado de investigaciones realizadas en el campo de
estudio; diseñados con el propósito de minimizar los efectos perjudiciales sobre el medio
ambiente, de modo que puedan tenerlos en cuenta en sus propios diseños y construcción de
edificios.

Su contenido se subdivide en bloques temáticos, que mantienen la “re “como lema del congreso e
introducen dos nuevos aspectos, motivados por la situación actual del sector:

- La rehabilitación de edificios, por ser el futuro más inmediato para avanzar en nuestro
compromiso ambiental, hacia una arquitectura más sostenible.

- Los residuos de construcción y demolición, sus posibilidades de reciclaje y reutilización,


por la necesidad de llevar a cabo su adecuada gestión, minimizando así el consumo de los
recursos naturales requeridos para la fabricación de los productos de construcción y el impacto
ambiental causado por las escombreras.

- La revalorización económica, mediante la viabilidad de las soluciones ecoeficientes


propuestas.

- La eficiencia energética en edificación, por la diversidad de herramientas y soluciones


ecoeficientes manifestadas a día de hoy, como mejora de las condiciones de habitabilidad de
nuestras construcciones minimizando el consumo de recursos naturales.

- La minimización del consumo de recursos materiales, consumo energético y emisiones de


CO2 en construcción, como indicadores de sostenibilidad; incluyendo en este apartado
herramientas de identificación del impacto ambiental.

- El estudio de la ciudad como estrategia de sostenibilidad, con la regeneración de barrios


urbanos.

Todo ello planteado en tres módulos, diferenciándose:

- Ponentes invitados. Introducen con su contribución experta, cada uno de los bloques temáticos,
a la vez que concluyen los mismos con una ponencia relacionada con materiales novedosos, por
cuanto contribuyen a la minimización del impacto ambiental en edificación.

- Ponentes asistentes. Investigadores en la materia de estudio, cuyos artículos relacionados con


los resultados de sus trabajos de investigación inéditos, han sido seleccionados por nuestro comité
científico-técnico para su exposición oral, tras un proceso de revisión por pares-doble-ciego y
clasificadas por bloques temáticos, logrando así el cometido de difusión de la investigación.

- Workshop Investigación. El primero de una cadena Interuniversitaria Internacional con el que


se pretende motivar a todos los participantes al duro reto de la investigación en el amplio campo
de la sostenibilidad.

V
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Esta idea, original de la catedrática D.ª Mercedes del Río Merino, directora de la Escuela
Universitaria de Arquitectura Técnica de Madrid, se plantea en este congreso como una puesta en
común de los numerosos proyectos de investigación que se están realizando de carácter nacional-
internacional, expuestos por sus directores y coordinadores, a los que podrán adscribirse los
asistentes y trabajar de forma conjunta por un futuro más sostenible.

Los trabajos que se inicien tendrán una continuidad temporal en los futuros workshops que se
realizarán en las diferentes Universidades participantes, el más próximo en su realización el WEIB
2013, Workshop on Environmental Impact of Buildings, que se celebrará en septiembre de 2013
en la Escuela Universitaria de Arquitectura Técnica de Madrid.

Como culmen del Congreso, se otorgará el premio a la mejor ponencia “Revista Informes de la
Construcción-Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja del CSIC (Consejo
Superior de Investigaciones Científicas)”. El Comité Científico-Técnico del Congreso, será el
responsable de escoger el mejor artículo entre todos los presentados en el congreso.

En definitiva, el I Congreso Internacional y III Nacional de construcción sostenible y soluciones eco-


eficientes es una iniciativa creada con el trabajo, esfuerzo y sobretodo ilusión, con el fin de motivar la
investigación, difundir sus resultados, intercambiar conocimientos, propiciar el interés de
profesionales que ven en la formación medioambiental una inversión de futuro y ponerlos al alcance
de todos.

Por último, agradecer la participación de las diferentes Universidades Españolas, Europeas y


Americanas, entre las que citar las Universidades de: Alcalá, Alicante, Buenos Aires, Ramón Llul,
Sevilla, Málaga; Universidades Politécnicas de Cataluña, Madrid, Zaragoza y la cátedra Chair of
Housing Environment de la Facultad de Arquitectura, Universidad Politécnica de Cracovia, cuyos
directores y representantes se encuentran hoy aquí.

Una vez más a nuestros ponentes invitados y miembros del Comité Científico, que sin ánimo de lucro
y haciendo un gran esfuerzo de medios han querido honrarnos con su presencia.

A empresas que apuestan por la investigación, el desarrollo y la innovación en la edificación, nuestra


fiel FYM-Italcementi Group S.A y las recién llegadas Sto SDF Ibérica S.L.U y Presto Ibérica S.A.

Al Vicerrectorado de Relaciones Institucionales, al Vicerrectorado de Investigación, a la dirección de


nuestra escuela anfitriona la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Sevilla y el departamento
de Construcciones Arquitectónicas I, al que pertenezco, a los colegios profesionales de arquitectos
de Córdoba y Sevilla por la difusión realizada, a mi grupo de investigación ARDITEC (Arquitectura,
Diseño y Técnica), al Departamento de Construcciones Arquitectónicas II, al Colegio Mayor Hernando
Colón, al Instituto Universitario de Arquitectura y Ciencias de la Construcción de la Universidad de
Sevilla y al Instituto Eduardo Torroja del CSIC.

A mis colaboradores, por su inestimable y desinteresada ayuda.

A todos ellos gracias por hacerlo posible una vez más.

Finalmente, os deseamos una grata estancia en Sevilla y animamos a los participantes a


encontrarnos en próximas ediciones y en el WEIB 2013.

La dirección del Congreso

Pilar Mercader Moyano

VI
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Comité Organizador

Mª del Pilar Mercader Moyano.


Directora - Coordinadora del Congreso.

Manuel Barragán Maestre.


Alumno colaborador del Departamento de Construcciones Arquitectónicas I de la Universidad de
Sevilla.

Marina Fernández Maestre.


Alumna colaborador del Departamento de Construcciones Arquitectónicas I de la Universidad de
Sevilla.

Miguel León Muñoz.


Profesor asociado del Departamento de Construcciones Arquitectónicas II de la Universidad de
Sevilla. Subdirector del Colegio Mayor Hernando Colón.

Daniel Ruesga Díaz.


Asistente honorario del Departamento de Construcciones Arquitectónicas I de la Universidad de
Sevilla.

Victoria Soto Magán.


Alumna colaborador del Departamento de Construcciones Arquitectónicas I de la Universidad de
Sevilla.

VII
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Comité Científico-Técnico

Ángela Barrios Padura.


Profesora titular del Departamento de Construcciones Arquitectónicas I de la Universidad de Sevilla.

Mercedes del Rio Merino.


Catedrática de la Universidad Politécnica de Madrid. Directora de la Escuela Universitaria de
Arquitectura Técnica de Madrid.

Percy Durán Neyra.


Profesor titular del Departamento de Mecánica de los Medios Continuos de la Universidad de Sevilla.
Subdirector de Investigación de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Sevilla.

Madelyn Marrero Meléndez.


Profesora titular del Departamento de Construcciones Arquitectónicas II de la Universidad de Sevilla.

Jaime Navarro Casas.


Catedrático del Departamento de Construcciones Arquitectónicas I de la Universidad de Sevilla.

Manuel Olivares Santiago.


Catedrático del Departamento de Construcciones Arquitectónicas I de la Universidad de Sevilla.

Antonio Ramírez de Arellano Agudo.


Catedrático del Departamento de Construcciones Arquitectónicas II de la Universidad de Sevilla.

Paloma Rubio de Hita.


Profesora titular y directora del Departamento de Construcciones Arquitectónicas I de la Universidad
de Sevilla.

Juan José Sendra Salas.


Catedrático del Departamento de Construcciones Arquitectónicas I de la Universidad de Sevilla.
Director del Instituto Universitario de Ciencias de la Construcción de Sevilla.

Jaime Solís Guzmán.


Profesor Ayudante Doctor del Departamento de Construcciones Arquitectónicas II de la Universidad
de Sevilla.

Jose Antonio Solís Burgos.


Catedrático del Departamento de Construcciones Arquitectónicas II de la Universidad de Sevilla.
Presidente del Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Sevilla.

VIII
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Patrocinadores

Colaboradores

IX
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Directorio

FYM Italcementi Group


Carretera de Almería, km. 8
29720 Málaga
Tel.: +(34) 952 20 91 00
Fax: +(34) 952 20 91 32
www.fym.es
www.fymarquitectura.es

Sto SDF Ibérica, S.L.U.


Pol. Ind. Les Hortes del Camí Ral
Vía Sergia 32, nave 1
08302 Mataró (Barcelona)
Tel.: +(34) 937 41 59 72
Fax: +(34) 937 41 59 74
www.sto.es

Presto Ibérica, S.A.


Prícipe de Vergara, 13
28001 Madrid
Tel.: +(34) 915 78 25 75
Fax: +(34) 915 78 28 25
www.prestoiberica.com

X
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Contenidos

Prólogo V

VII
Comité Organizador

VIII
Comité Científico-Técnico

IX
Patrocinadores, colaboradores

X
Directorio

XI
Contenidos

Capítulo I – Rehabilitación de edificios

Evaluación global de la recuperación de edificios. Fase 1: Base de datos en soporte ArcGIS 2


Alba Rodríguez, M. D.; Marrero, M.; Solís Guzmán, J.; Mercader Moyano, M. P.; Barragán
Maestre, M.
10
Indicadores técnicos para priorizar el orden de actuación en la rehabilitación integral de
viviendas sociales
López Mesa, B.; Gairín Alastuey, M.; Monzón Chavarrías, M.; Rubio del Val, J.
25
Cuantificación del beneficio medioambiental de la rehabilitación energética de la vivienda
social
Palomero Cámara, J. I.; López Mesa, B.; Mercader Moyano, M. P.
40
Rehabilitación con principios, construcción eficaz. El caso del Palacio de la Aduana para
Museo de Málaga
Pérez Mora, Á. F.
52
Modelo de rehabilitación ambiental para edificios terciarios: el caso del Palacio de Congresos
Europa de Vitoria-Gasteiz
Wadel, G.; Álvarez Ude, L.; Volpi, L.; Serra Rocha, P.

Capítulo II – Residuos de construcción y demolición, sus posibilidades de reciclaje y


reutilización
66
Diseño de nuevas matrices cementantes basadas en residuos de construcción y demolición
Asensio de Lucas, E.; Sánchez de Rojas, M. I.; Frías, M.; Medina, C.
74
Los sistemas de gestión de la calidad en la edificación instrumentos para la reducción del
impacto medioambiental.
Del Río Merino, M.; Del Solar Serrano, P.; Villoria Sáez, P.
85
Alternativas para la optimización del ratio de reciclaje de los residuos de construcción en
edificación: el enfoque de los sellos de certificación en sostenibilidad
González Pericot, N.; Del Solar Serrano, P.; Del Río Merino, M.
96
Guía de materiales reciclados en la construcción “+LIVE”
Herrera Martín, J. A.

XI
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Obtención de cemento eco-eficiente a base de ceniza procedente de caldera de lecho 109


fluidizado
Jiménez, I.; Perez, G.; Velasco, D.; Ruíz M. B.; Guerrero, A.

Escayola aditivada con residuos agrícolas: cáscara de arroz y cáscara triturada 118
Leiva Aguilera, M.J.; Del Río Merino, M.

Reutilización de árido mixto reciclado procedente de los residuos de la construcción y 127


demolición en la fabricación de hormigones
Medina, C.; Zhu, W.; Howind, T.; Asensio, E.; Frías, M.; Sánchez de Rojas, M.I.

Refuerzo de la escayola mediante fibras de lana mineral procedentes del reciclaje de RCD 136
Romaniega Piñeiro, S.; Del Río Merino, M.; Pérez García, C.; San Antonio González, A.

Utilización de arenas procedentes de residuos de construcción y demolición, RCD, en la 145


fabricación de morteros de albañilería
Saiz Martínez, P.; González Cortina, M.; Fernández Martínez, F.

Análisis de los residuos de construcción y demolición en albañilería para evitar su generación 156
Villoria Sáez, P.; del Río Merino, M.; Romaniega Piñeiro, S.

Mezclas de cemento u otros ligantes aplicables a materiales y técnicas constructivas 167


utilizando EPS molido y cascotes reciclados provenientes de residuos de construcción y
demolición
Yajnes, M.E.; Caruso, S.; Pecorelli, I.; Sutelman, S.; Cantero, N.; Altamirano, G.

Capítulo III – Eficiencia energética

Bases metodológicas para el uso de tecnología BIM como herramienta de simulación 181
energética en rehabilitación
Chaza Chimeno, M. R.; Fernández Rodríguez, J. F.; Quiñones Rodríguez, R.

Estudio del enfriamiento pasivo por fachadas ventiladas en el sur de España 193
Domínguez Delgado, A.; Duránd Neyra, P.; Dominguez Torres, C. A.

Eficiencia energética del alumbrado exterior en España 206


Gutiérrez Escolar, A.; Castillo Martínez, A.; Gómez Pulido, J. M.; Gutiérrez Martínez, J. M.;
Garcia-Cabot, A.

Luz blanca en la normativa española como mejora de la sostenibilidad 213


Gutiérrez Escolar, A.; Castillo Martínez, A.; Gómez Pulido, J. M.; Gutiérrez Martínez, J. M.;
Garcia López, E.

Eficiencia energética y sostenibilidad en una vivienda unifamiliar prefabricada: Casa Patio 2.12 220
Moreno Rangel, D.; Terrados Cepeda, F. J.; Fernández Expósito, M.

Hacia una rehabilitación de la vivienda social en las grandes ciudades españolas a través de 238
la eficiencia energética de la envolvente. Caso Madrid- 1940-1980.
Oteiza, I.; Alonso, C.

Mejora de la eficiencia energética del parque edificado. El caso de estudio de la rehabilitación 249
en la barriada de La Plata
Pulido Arcas, J. A.; Rubio Bellido, C.; León Muñoz, M.

Comparación de la certificación energética de edificios entre los países miembros de la Unión 261
Europea
Rodríguez Quijano, M.; García Navarro, J.

Intervención energética en el sector residencial del sur de España: retos actuales 275
Sendra, J. J.; Domínguez, S.; León, A. L.; Bustamante, P.

XII
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Capítulo IV – La revalorización económica de las soluciones eco-eficientes propuestas

Diseño y cálculo de mallas de alambre postesadas para la estabilización y refuerzo de 288


taludes.
Justo, J.L.; Castro, D.; Morales Esteban, A.; Durand, P.

Capítulo V – Minimización del consume de recursos materiales

Evaluación del impacto ambiental de diferentes sistemas constructivos industrializados 299


comparado con un sistema constructivo convencional
Avellaneda, J.; Cela, C.; González, J.M.

Estrategias de consumo responsable de productos de construcción 310


Barrios Padura, Á.; Lizana Moral, F. J.

La evaluación técnica de la innovación en los productos de construcción. Panorama actual y 323


perspectivas de futuro
Cuerdo Vilches, M. T.; Blázquez Morales, A.

La Suberoteca de Andalucía: un edificio ecoeficiente 337


Matute Díez, S.; Díaz Regodón, C.

El hormigón como soporte biológico natural y su aplicación en fachadas 351


Noguera García, J. A.

Estado de la cuestión sobre compuestos de yeso. La importancia actual de los residuos 358
San-Antonio González, A.; Del Río Merino, M.; Viñas Arrebola, C.; Villoria Sáez, P.

Metodología para determinar la huella ecológica de la construcción de edificios de uso 369


residencial en España
Solís-Guzmán, J.

Estudio comparativo de indicadores de sostenibilidad en sistemas LEED y HADES 394


Soust Verdaguer, M. B.; Llatas Oliver; C.

Las ordenanzas de ahorro de agua como una herramienta de desarrollo sostenible desde la 404
edificación residencial
Vargas Yáñez, A. J.

Capítulo VI – El estudio de la ciudad como estrategia de sostenibilidad

La ciudad inteligente y sensible 421


Agudo Martínez, M. J.

¿Es posible crear iconos de arquitectura mediante el diseño sostenible? 430


Broniewicz, P.

La sostenibilidad a examen: Herramientas de certificación 438


Caro Gallego, C.; Fernández Herrero, J.

Regeneración urbana desde fuera: cuerpo social, urdimbres y deseos 450


De la Iglesia Salgado, F.; Herrera Limones, R.

Barrios en transición 463


De Manuel Jerez, E.; López Medina, J. M.; Matarán Ruíz, A.; Lora Chapela, M.; González
Arriero, C.; Machuca de la Rosa, I.

Diseño sostenible – Creando un paisaje urbano contemporáneo 478


Haupt, P.

XIII
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

El agua como elemento de composición en complejos residenciales sostenibles 489


Kusińska, E.

Estudio de Sevilla como ciudad sostenible mediante teledetección 498


Ramírez Juidías, E.

La bicicleta como transporte sostenible en México 511


Olaya García, B.; Parma Valenzuela, G. A.; Salinas López, J. A.

Índice de Autores 523

XIV
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Capítulo I

Rehabilitación de edificios

1
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

EVALUACIÓN GLOBAL DE LA RECUPERACIÓN DE EDIFICIOS.


FASE 1: BASE DE DATOS EN SOPORTE ARCGIS.
1
Alba Rodríguez, M. D.; 2Marrero, M.; 2Solís-Guzmán, J.; 3Mercader Moyano, M. P.;
3
Barragán Maestre, M.
1y2
Departamento de Construcciones Arquitectónicas II. Escuela Técnica Superior
de Ingeniería de Edificación. Universidad de Sevilla.
3
Departamento de Construcciones Arquitectónicas I. Escuela Técnica Superior de
Arquitectura. Universidad de Sevilla.
e-mail: 1malba2@us.es

RESUMEN

La elevada prioridad que hoy día ha adquirido la sostenibilidad ambiental ha intensificado el


conflictivo debate demolición vs recuperación de edificios. La recuperación ofrece claros
beneficios más allá de contribuir a las sostenibilidad del medio ambiente: reducción de los
tiempos de ejecución, protección de comunidades existentes y frenar la expansión de los
núcleos urbanos. Sin embargo, la recuperación no siempre es la solución más económica,
es posible que se opte por la demolición. En base a esto, el modelo que se propone
permitirá evaluar la viabilidad de la renovación del edificio frente a su demolición, a través de
una visión global: ambiental, económica y social.
Para la obtención de dicho modelo, la primera fase del proyecto consiste en conocer el
mercado de edificios que actualmente son susceptibles de sufrir rehabilitación debido a su
mal estado de conservación en Sevilla. El objeto de este estudio previo no es otro que el de
identificar edificios reales de los que obtener indicadores que permitan generar un
procedimiento innovador para evaluar e integrar todos los impactos. El objetivo es diseñar
un modelo de decisión que permita la evaluación social, técnica, económica y ambiental de
la recuperación de edificios o su demolición.
El proceso de identificación de este mercado de edificios ha consistido, en primer lugar
establecer rangos de edad que permiten tener a los edificios divididos según su antigüedad.
A continuación se agrega la información constructiva general de la edificación como
superficies, uso, nº plantas, etc., así como fotografías que permiten comprobar el estado de
conservación en el que se encuentra.
Obtenida toda la información, el siguiente paso de esta fase consiste en volcarla en el
programa de procesamiento geoespacial ArcMAP. La funcionalidad de dicho programa
permite una fácil, efectiva y clara introducción, manipulación y visualización de la
información mencionada, de manera que, en la vista de datos del programa, con tan solo
dirigirse a la parcela de interés se puede obtener la información constructiva de esta, así
como una visualización fotográfica de su estado de conservación. El programa facilita la
visualización de zonas, calles o barrios, más susceptibles de políticas de rehabilitación
global.

Keywords: Renovación, rehabilitación, demolición, viabilidad económica, indicadores


ambientales.

2
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

1.- Introducción.
La elevada prioridad que afortunadamente hoy día ha adquirido la protección del
medio ambiente ha intensificado el conflictivo debate demolición vs recuperación de
edificios. Las grandes y aceleradas demoliciones de edificios no contribuyen a una
adecuada gestión de los residuos, además de otros inconvenientes como el
incremento del coste final de construcción debido al sobrecoste que supone el
proceso de demolición.
En cambio, la recuperación de edificios ofrece claros beneficios más allá de
contribuir a las sostenibilidad del medio ambiente, algunas de estas ventajas son: la
reducción de los tiempos de ejecución, gran parte de las estructuras se mantienen o
tan sólo requieren refuerzo, la disminución del impacto que supone en la comunidad
una demolición y la posterior ejecución de la nueva construcción, la reutilización de
las infraestructuras y la protección de las comunidades existentes [1]. Sin embargo,
la recuperación de edificios no siempre es la solución más económica, debido sobre
todo a las particularidades del entorno del edificio a recuperar, por lo que excepto en
los casos en los que la recuperación del edificio sea motivada por la protección del
patrimonio, es posible que tomando como único factor de decisión el aspecto
económico, se opte por la demolición del edificio [2].
Para evitar que la decisión entre ambos procesos esté sujeta tan solo al aspecto
económico, el modelo que se propone permitirá evaluar tanto técnica como
económicamente la viabilidad de la recuperación de la edificación frente a su
demolición. Para poder tomar la decisión deberán tenerse en cuenta los costes
derivados de la ejecución de la renovación, por un lado, así como los costes de
demolición y ejecución del nuevo edificio por otro. En definitiva, deberán tenerse en
cuenta todos los costes derivados de dichos procesos. Todo ello dividido por los
años de vida útil añadidos en caso de optar por la recuperación o por los años de la
nueva edificación.
El modelo de viabilidad que se propone será el resultado del estudio de casos reales
de los cuales obtener indicadores que permitan un análisis de costes integral, con
una evaluación mucho más ajustada, ya que se analizan todos los costes
intervinientes en los diferentes procesos de renovación a través de una clasificación
sistemática de los mismos [3].
Además, para que este análisis de costes sea integral, no solo las variables
económicas serán tenidas en cuenta, sino también los costes ambientales. Debido a
las directrices establecidas por la UE [4, 5] el aspecto ambiental ha tomado un grado
de vital importancia, por lo que cualquier análisis de costes de edificios debe incluir
un análisis ambiental, para la minimización de los impactos ambientales derivados
de dicha decisión. Por lo que el modelo permitirá, con datos objetivos, tomar la
decisión si la opción de la renovación es o no la más coherente. Para el análisis
ambiental se utilizará el análisis de huella ecológica que ya ha sido empleado con
éxito para evaluar el coste ambiental de la nueva edificación [6].

2.- Justificación del método.


Como ya se ha establecido anteriormente, el primer paso para la creación del
modelo es el estudio de casos reales, para ello, en esta primera fase se ha llevado a
cabo un estudio que permite conocer el mercado de viviendas que actualmente son
susceptibles de sufrir una rehabilitación debido a su mal estado de conservación, se
ha centrado en Sevilla, capital de la comunidad autónoma de Andalucía, más
concretamente, en el casco histórico de la ciudad, el más grande de España y uno
de los más grandes de Europa (Fig.1). El objeto de este estudio previo no es otro
que el de identificar edificios reales de los que obtener indicadores de evaluación de
edificios.

3
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

La motivación para llevar a cabo esta primera fase de estudio dentro del centro
histórico de la ciudad, se debe a que hay una mayor densidad de edificaciones
antiguas, con el fin de la muestra presente un interés constructivo y patológico para
el estudio. Más concretamente, se establecieron diferentes rangos de edad dentro
de los cuales irían englobadas las edificaciones identificadas, estos rangos son:
entre 50-75 años, 75-100 años y más de 100 años. De manera que por rango de
edad se puedan establecer las tipologías edificatorias más frecuentes y sus
respectivos indicadores.
Debido a la antigüedad mínima de 50 años que se exige a las edificaciones, el
primer muestro identificativo se centra en la zona más septentrional del casco norte
(Fig.1). Éste se encuentra delimitado por la Avda. de Torneo, la muralla islámica de
la Macarena y el hipotético eje que dibujan la Puerta Osorio y la Puerta Real (Fig.2).
El casco norte ha constituido tradicionalmente la zona más pobre y degradada del
centro histórico, al ser ocupado por las residencias del sector obrero, pues hasta
fechas muy recientes el casco norte ha albergado gran cantidad de industrias
(fábricas, almacenes, carpinterías, talleres…). Por lo que a pesar de tener una
superficie inferior a la del casco sur, el casco norte ha presentado siempre mayor
peso poblacional (en torno al 60% del total) [8].
Por todo lo anteriormente descrito, al realizar el primer muestreo identificativo en la
zona de casco norte, nos asegurábamos el encontrar edificaciones dentro de los
rangos marcados y previsiblemente en un estado de conservación por lo menos
deficiente. Asimismo, con ese primer muestreo estratégico se consigue tener una
visión del amplio mercado de edificaciones que presentan las características idóneas
para llevar a cabo una evaluación técnica, económica, ambiental y social de la
viabilidad de la demolición.

3.- Fase previa: Obtención de información.


Una vez clasificadas por rangos las edificaciones identificadas, se procede a la
obtención de información de dichas edificaciones, extraídas de la Sede Catastral de
la Dirección General del Catastro del Ministerio de Hacienda y Administraciones
Públicas [9]. Se obtiene la información referente a las características constructivas
generales de la edificación, tales como: dirección exacta del inmueble para su
correcta localización, usos principal y secundario, fecha de construcción y si fuese
de aplicación, fecha de la última intervención, tipo de finca, si se trata de un
inmueble único o de división horizontal, superficies de suelo y superficie construida
total y por plantas, número de plantas y número de viviendas por plantas (Tabla 1).
Con esta información se consigue tener identificado el inmueble en sus aspectos
más significativos, con el fin de poder establecer, en fases posteriores de la
investigación, la tipología edificatoria más significativa y que sirva de prototipo a la
hora de aplicar el modelo desarrollado. Toda esta información se recoge en una hoja
de cálculo para con posterioridad ser anexada a la información gráfica de las
correspondientes parcelas a través del programa de procesamiento geoespacial
ArcGis.
Una vez definidas constructivamente las edificaciones, se procede a completar la
información de las mismas desvelando el estado de conservación en el que se
encuentran. Para ello, se ha considerado que la forma más visual y eficaz es a
través de fotografías generales de fachada tomadas in situ, que permiten comprobar
el estado de conservación en el que se encuentra la edificación.

4.- Creación de la base de datos en soporte ArcGIS.


Obtenida toda la información considerada de interés para la investigación, se
procede a la creación de la base de datos. El siguiente paso de esta fase del

4
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

proyecto consiste en volcar la información en el programa de procedimiento


geoespacial ArcGIS, más concretamente se ha empleado ArcMAP, principal
componente de dicho programa de procesamiento.
El procedimiento llevado a cabo para la creación de la base de datos consiste en:
1. Anexar la información constructiva contenida en la hoja de cálculo con la
información gráfica de las parcelas de Sevilla en soporte ArcGis.
Partiendo de la planimetría facilitada por la Gerencia de Urbanismo de Sevilla, en la
que se encuentran la totalidad de las parcelas de Sevilla en soporte ArcGis, con los
polígonos que constituyen dichas parcelas correctamente cerrados, requisito
indispensable para poder asociar la parcela con la información previamente obtenida
de los inmuebles, se procede a asociar la información constructiva ya obtenida con
la parcela a la que pertenece. Una vez anexada la información al polígono, con
pinchar sobre el mismo aparece una tabla de atributos en el que queda reflejada
toda la información constructiva relativa al inmueble que define dicho polígono en el
plano.
2. Destacar las parcelas por rango de edad.
Una vez anexada la información, se realzan en el mapa las parcelas comprendidas
dentro de los rangos de edades establecidos. Dicho realce se lleva acabo
estableciendo una tonalidad de color diferente para cada rango de edad, de esta
forma todos las parcelas de un mismo rango de edad aparecen en el mismo color,
diferenciándose de las parcelas de otro rango. Esto permite una identificación
inmediata de la antigüedad aproximada de los inmuebles que se desea consultar.
3. Introducir la fotografía de muestra de los inmuebles.
Para introducir las fotografías de muestra que permiten conocer el estado en el que
se encuentra el inmueble se crea dentro de la tabla de atributos de cada inmueble
un nuevo campo, denominado campo tipo ráster, de forma que la fotografía forma
parte de la información contenida en la tabla de atributos.
Llegados a este punto y gracias a la funcionalidad del programa, se consigue una
fácil, efectiva y clara visualización de la información, de manera que, en la vista de
datos del programa, con tan sólo dirigirse a la parcela de interés se puede obtener la
información constructiva de ésta, así como una visualización fotográfica de su
estado de conservación (Fig.3).
La base de datos creada permite identificar de una manera fácil y fiable las zonas,
barrios o calles más degradadas de la ciudad, que necesitan una actuación
prioritaria. Dentro del primer muestreo identificativo realizado en la zona de casco
norte, se han identificado como zonas de actuación prioritaria la zona noroeste, más
concretamente el conjunto formado por los pasajes Conde de la Mejorada y Marques
de Esquivel y las calles Becker y Pacheco-Núñez del Prado (Fig.4), casualmente, la
zona más distante de la Alameda de Hércules, jardín público más extenso del centro
de Sevilla y punto de encuentro de los habitantes de la ciudad.

5.- Conclusión.
Como conclusión se esboza el procedimiento que se llevará a cabo en la siguiente
fase de la investigación para la creación del modelo. A partir de los datos extraídos
en la primera fase del proyecto se obtienen los indicadores de evaluación de las
edificaciones. Estos indicadores de evaluación no son más que las unidades
constructivas características que constituyen las tipologías edificatorias identificadas
como las más representativas a través del muestreo realizado en la primera fase.
A estas unidades constructivas características, elementos determinantes que
permitirán la elaboración del modelo, se le realizará un análisis de costes, este
análisis supondrá la base del modelo, ya que se realizará en los supuestos de:
renovación o construcción (demolición + ejecución de la nueva construcción).

5
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

En trabajos futuros se realizará el análisis de coste base del modelo, no se limitará


únicamente al análisis de coste económico de los elementos, sino que integrará el
análisis de coste ambiental y social conjuntamente. El análisis de costes sociales
permitirá introducir en el método la implicación social de la decisión, tomando en
consideración aspectos de vital importancia como; necesidad de realojo de los
usuarios, previsión de tiempo de dicho realojo, protección de las comunidades
existentes, mejora en la calidad de vida (habitabilidad, accesibilidad, bienestar social
y confort), reducción del conocido como síndrome de “emigrante” sufrido por
personas que se ven obligados a abandonar sus barrios, etc.

Agradecimientos.
Esta investigación se ha realizado dentro del proyecto VEARE, subvencionado por la
empresa Gabinete de Gestión Técnica Asistencia y Servicios Generales, S.L.
Administrador Antonio J. Mata Serrano. (Tipo de Proyecto: Contrato 68/83 Ref:
1406/0492).

REFERENCIAS

[1] Anne Power: “Housing and sustainability: demolition or refurbishment?” Urban Design
and Planning 163 (December 2010) Issue DP4 pp 205-216.
[2] Debra F. Laefer, M.; and Jonathan P. Manke: “Building Reuse Assessment for
Sustainable Urban Reconstruction” Journal of construction engineering and management
(Marzo 2008) pp 217-227.
[3] Madelyn Marrero, Antonio Ramírez de Arellano (2010) "Building Cost System in
Andalusia: Application to construction and demolition waste management", Construction
Management and Economics. Vol.28, 495- 507.
[4] DIRECTIVA 2002/91/CE DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 16 de
diciembre de 2002 relativa a la eficiencia energética de los edificios.
[5] DIRECTIVA 2010/31/UE DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 19 de
mayo de 2010 relativa a la eficiencia energética de los edificios (refundición)
[6] Solís-Guzmán J., Marrero M., Ramirez de Arellano A. (2013) "Methodology for
determining the ecological footprint of the construction of residential buildings in Andalusia
(Spain)" Ecological Indicators 25 (2013) 239–249
[7] Google (2012). Foto de satélite del casco histórico de Sevilla. Consulta: diciembre 2012,
https://maps.google.es
[8] Minguito Sarrión, Emilio. “Área de Rehabilitación concertada del Casco Norte de Sevilla”
Aparejadores. Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Sevilla. Vol.77
(Abril 2009) pp 22-27.
[9] Sede Catastral de la Dirección General del Catastro del Ministerio de Hacienda y
Administraciones Públicas [en línea]. Consulta: 2012. Disponible en:
http://www.sedecatastro.gob.es/

6
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Figuras:
Fig. 1: Delimitación de los cascos Norte y Sur que constituyen el centro histórico de
Sevilla
Fig. 2: Planeamiento en el que podemos apreciar los ejes hipotéticos que delimitan
el casco norte del centro histórico de Sevilla.
Fig. 3: Vista de datos del programa.
Fig. 4: Identificación de zonas de actuación prioritaria.

Tablas:
Tabla 1: Fragmento de hoja de cálculo que contiene la información constructiva de
las edificaciones.

Uso Fecha Última Sup.


Uso Tipo de Sup. Nº
Nº Ref. Via Nombre Nº Secun- Construc- Interven- Construida
Principal Finca Suelo plantas
dario ción ción total
Inm.
E342019 CL Becquer 16 Residencial ··· 1950 ··· 60 147 PB+1+C
único
Comercial Inm.
E441214 CL Becquer 17 Residencial 1950 ··· 292 426 PB+1+C
.PB único
Comercial Inm.
E342020 CL Becquer 18 Residencial 1950 ··· 57 164 PB+2+C
.PB único
Comercial Inm.
E342022 CL Becquer 26 Residencial 1950 ··· 138 302 PB+1+C
.PB/ único
Inm.
E241214 CL Becquer 31 Residencial ··· 1960 1989 72 153 PB+1+C
único
Comercial Div.
E239040 CL Peral 2 Residencial 1940 ··· 58 146 PB+2+C
. PB horizonal
Comercial Inm.
E140436 CL Peral 3 Residencial 1940 ··· 149 490 PB+2+A
. PB único
Comercial Inm.
E239041 CL Peral 4 Residencial 1945 ··· 133 391 PB+2+C
. PB único
Comercial Div.
E140435 CL Peral 7 Residencial 1950 2005 145 516 PB+2+A
. PB horizonal
Div.
E140431 CL Peral 15 Residencial ··· 1950 2005 109 323 PB+2
horizonal
Inm.
E240013 CL Escobero 2 Residencial ··· 1940 ··· 199 665 PB+2+A
único
Comercial Div.
E240014 CL Escobero 4 Residencial 1940 2000 186 586 PB+2+C
. PB horizonal
Div.
E340018 CL Escobero 18 Residencial ··· 1940 2005 165 477 PB+2+C
horizonal
Div.
E340019 CL Escobero 20 Residencial ··· 1960 ··· 153 463 PB+2+C
horizonal
Div.
E340020 CL Escobero 22 Residencial ··· 1960 ··· 155 465 PB+2
horizonal

Tabla1: Fragmento de hoja de cálculo que contiene la información constructiva de


las edificaciones

7
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Fig. 1: Delimitación de los cascos Norte y


Sur que constituyen el centro histórico de
Sevilla (7)

Fig. 2: Planeamiento en el que podemos apreciar los ejes hipotéticos


que delimitan el casco norte del centro histórico de Sevilla.

8
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Fig. 3: Vista de datos del programa.

Fig. 4: Identificación de zonas de actuación prioritaria. (7)

9
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

INDICADORES TÉCNICOS PARA PRIORIZAR EL ORDEN DE ACTUACIÓN EN


LA REHABILITACIÓN INTEGRAL DE VIVIENDAS SOCIALES
1
López Mesa, B.; 2Gairín Alastuey, M.; 3Monzón Chavarrías, M.; 4Rubio del Val, J.
1y2
Unidad predepartamental de Arquitectura, Universidad de Zaragoza
c/ María de Luna 3, Edificio Torres Quevedo. 50018 Zaragoza.
3
Esehache, consultoría acústica, Zaragoza.
4
Area Rehabilitación Urbana, Sociedad Municipal Zaragoza Vivienda
San Pablo, 61. 50003 Zaragoza.
e-mail: belinda@unizar.es; 2mgairin@unizar.es; 3marta@esehache.com;
1
4
jrubio@zaragozavivienda.es

RESUMEN

Para abordar la rehabilitación integral del parque edificatorio de vivienda social española,
cuya necesidad se ha puesto de manifiesto en varios informes recientes, es preciso
desarrollar indicadores de apoyo en la toma de decisiones sobre el orden de actuación.
Sería de gran utilidad para la Administración contar con indicadores grafiables en planos que
permitan identificar, en función del presupuesto disponible en cada momento, los conjuntos
de viviendas que con mayor urgencia requieren rehabilitación tanto por su nivel de
vulnerabilidad física como social.

Tras la realización de un estado del arte de los informes existentes aplicables a la


priorización de la rehabilitación de la vivienda social y su análisis crítico, observamos que es
necesario crear nuevos indicadores de vulnerabilidad física, dado que esta dimensión se
encuentra insuficientemente desarrollada, particularmente en lo referente a indicadores
sobre la eficiencia energética y la calidad acústica de los edificios.

Para la propuesta de nuevos indicadores en estos ámbitos, nos apoyamos en el modelo de


indicadores ambientales denominado Presión-Estado-Respuesta (PER), propuesto por la
Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), que distingue entre
indicadores de presión, que describen las variables que causan los problemas (por ejemplo,
viviendas sin calefacción), indicadores de estado, que describen el estado del medio
ambiente (por ejemplo, emisiones de CO2 por uso de calefacción) e indicadores de
respuesta, que demuestran los esfuerzos de la sociedad para solucionar los problemas (por
ejemplo, la tentativa que existió de penalizar el exceso de consumo de luz). Basado en este
modelo, cuya lógica de causalidad redefinimos para su aplicación al caso de la edificación,
decidimos la conveniencia de desarrollar indicadores de estado sobre consumos energéticos
y nivel de molestia acústica. Estos indicadores requerirán asimismo el desarrollo de otros
indicadores de presión previos, que son asimismo enunciados en la presente ponencia.

Keywords: rehabilitación integral, vivienda social, indicadores de vulnerabilidad física,


esquema Presión-Estado-Respuesta (PER), eficiencia energética, protección frente al ruido.

10
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

1.- La necesidad de desarrollar indicadores de apoyo en la priorización del


orden de actuación en la rehabilitación de la vivienda social.
Es en el marco más amplio y general de los derechos que todos los ciudadanos
tenemos a un medio urbano cuyos usos se basen en el principio del desarrollo
sostenible, recogidos por la actual Ley del Suelo (Artículos 1 y 2 del Texto Refundido
2/2008), en desarrollo de los derechos básicos sobre este tema recogidos en los
artículos 45 a 47 de la Constitución española, en el que se debe inspirar la
necesidad de hacer efectivos estos derechos en todas las partes de la ciudad.

“La Constitución se ocupa de la regulación de los usos del suelo en su artículo 47,
a propósito de la efectividad del derecho a la vivienda y dentro del bloque
normativo ambiental formado por sus artículos 45 a 47, de donde cabe inferir que
las diversas competencias concurrentes en la materia deben contribuir de manera
leal a la política de utilización racional de los recursos naturales y culturales, en
particular el territorio, el suelo y el patrimonio urbano y arquitectónico, que son el
soporte, objeto y escenario necesario de aquéllas al servicio de la calidad de vida”
[1].

Por razones históricas y de origen, muchas áreas construidas en nuestro país en las
décadas de los años cincuenta y sesenta del siglo pasado, adolecen de los atributos
y condiciones de calidad ambiental y urbanística, que otras, urbanizadas en épocas
más recientes, sí disponen. Así lo expresaba el preámbulo de la Ley sobre la mejora
de barrios, áreas urbanas y villas que requieren una atención especial [2], aprobada
por la Generalitat de Cataluña el 2 de junio de 2004, reguladora del conocido Plan
de Barrios desarrollado durante más de siete años continuados en esa región
española, que han incluido a 141 barrios de toda Cataluña, movilizado más de 1.300
millones de euros en subvenciones de varias administraciones y beneficiado a casi
1.000.000 de habitantes.

“Entre estos espacios, destacan algunas áreas donde se concentran procesos de


regresión urbanística, problemas demográficos (causados por la pérdida o el
excesivo crecimiento de la población) y carencias económicas y sociales. Son, en
muchos casos, barrios viejos o cascos antiguos, extensiones suburbanas
realizadas sin una planificación ni dotación de equipamientos apropiados,
polígonos de viviendas o áreas de urbanización marginal. En estas zonas,
confluyen a menudo problemas de diferente naturaleza, que afectan en muchos
casos el estado de conservación de las edificaciones, la urbanización y las redes
de servicios; la existencia de espacios públicos; la dotación de equipamientos; la
concentración de grupos de ciudadanos con necesidades especiales; la
accesibilidad viaria y en transporte público; el desarrollo económico; la actividad
comercial, y la seguridad ciudadana. Estas circunstancias afectan negativamente
el bienestar de los ciudadanos que residen en estas áreas y son un impedimento
para la cohesión social y el desarrollo económico” [2].

No parecen admitir dudas los datos destacados por varios informes y estudios
recientemente, entre otros [3] y [4], de que el parque edificado español necesita
intervenciones de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas que permitan
hacer efectivo para todos, el derecho constitucional a una vivienda digna y
adecuada, así como la exigencia del deber de sus propietarios de mantener los
inmuebles en adecuadas condiciones de conservación.

11
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Más del 58% de dicho parque edificado es anterior al año 1980 y existen,
aproximadamente 25 millones de viviendas, de las que la mitad tienen más de 30
años y cerca de 6 millones cuentan con más de 50 años. El único instrumento que
actualmente permite determinar el grado de conservación de los inmuebles, la
inspección técnica de edificios, no sólo es insuficiente para garantizar dicho objetivo,
y así se pone de manifiesto desde los más diversos sectores relacionados con la
edificación, sino que ni siquiera está establecido en todas las Comunidades
Autónomas, ni se exige en todos los municipios españoles.

En la UE-15, el peso medio de la rehabilitación y mantenimiento de edificios sobre el


total de la construcción era en 2009 del 36%, porcentaje que en los últimos años se
ha intensificado. Sin embargo, en España, la rehabilitación y el mantenimiento de
edificios existentes representan tan sólo el 25% de la producción total. Esta
diferencia se pone de manifiesto en la Tabla 1, en la que se relaciona la inversión en
obra nueva con la aplicada a la rehabilitación, en los principales países de la Unión
Europea (UE) [5].

País Alemania Italia Reino Francia España Total UE-5


Unido
Inversión 1,81 € 1,56 € 0,91 € 1,15 € 0,77 € 1,26 €

Tabla 1. Inversión en rehabilitación por cada € en nueva planta en 2009 en los


cinco grandes países de la UE (fuente de los datos: ITeC – Euroconstruct,
diciembre 2009) [5]

A ello hay que unir la gran distancia que separa nuestro parque edificado de las
exigencias europeas relativas a la eficiencia energética de los edificios y, a través de
ellos, de las ciudades. Casi el 58% de nuestros edificios se construyó con
anterioridad a la primera normativa que introdujo en España unos criterios mínimos
de eficiencia energética: la Norma Básica de la Edificación NBE-CT-79 (sobre
Condiciones Térmicas en los Edificios) del año 1979. La UE ha impuesto como
objetivo para el año 2020 reducir el 10% de las emisiones de los sectores difusos,
entre los que se encuentra el de la edificación, con respecto al año 2005.

El esfuerzo que deben hacer los Estados miembros para reducir sus emisiones de
gases de efecto invernadero a fin de cumplir estos compromisos, implica en España,
una reducción de 26 millones de toneladas de CO2, lo que significa que la edificación
debe adaptarse cuanto antes a las nuevas pautas de comportamiento de lo que se
conoce como “economía baja en carbono”. Por otra parte, si la carga del sector
residencial en su conjunto, sobre el CO2, es muy importante, más lo es aún en las
viviendas de baja calidad, que en España se sitúan entre las construidas en las
décadas de los 50, 60 y 70.

Además, en la estrategia “Europa 2020”, se han incluido como objetivos 20/20/20, la


reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, al menos en un 20 % en
comparación con los niveles de 1990, el incremento del porcentaje de las fuentes de
energía renovables en el consumo final de energía, hasta un 20 % y la mejora en un
20 %, de la eficiencia energética. España está, por tanto, lejos de poder atender sus
compromisos internacionales de reducción de emisiones de gases de efecto
invernadero y de mejora de la eficiencia energética.

12
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Para abordar la rehabilitación integral del parque edificatorio de vivienda social


española, cuya necesidad se ha puesto de manifiesto en varios informes recientes,
como acabamos de ver, se hace necesario a nuestro juicio desarrollar indicadores
de apoyo en la toma de decisiones sobre el orden de actuación. Sería de gran
utilidad para las administraciones contar con indicadores grafiables en planos que
permitan identificar, en función del presupuesto disponible en cada momento, las
áreas o los conjuntos de viviendas que con mayor urgencia requieren rehabilitación
tanto por su nivel de vulnerabilidad física como socioeconómica.

De hecho, en el proyecto de Ley de Rehabilitación, Regeneración y Renovación


urbanas, aprobado por el Consejo de Ministros del día 5 de abril de 2013 se alude a
la “información al servicio de las políticas públicas para un medio urbano sostenible”
como una parte importante de los futuros instrumentos al servicio de las nuevas
políticas de rehabilitación urbana que se quieren impulsar y favorecer con la nueva
Ley, y así se señala en la disposición adicional primera:

Para asegurar la obtención, actualización permanente y explotación de la


información necesaria para el desarrollo de las políticas y las acciones a que se
refieren los artículos 3, 4 y 5, la Administración General del Estado, en
colaboración con las Comunidades Autónomas y las Administraciones Locales,
definirá y promoverá la aplicación de los criterios y principios básicos que
posibiliten, desde la coordinación y complementación con las administraciones
competentes en la materia, la formación y actualización permanente de un
sistema informativo general e integrado, comprensivo, al menos, de los
siguientes instrumentos:

a) Censos de construcciones, edificios, viviendas y locales desocupados y de los


precisados de mejora o rehabilitación.

b) Mapas de ámbitos urbanos deteriorados, obsoletos, desfavorecidos o en


dificultades, precisados de regeneración y renovación urbanas, o de actuaciones
de rehabilitación edificatoria.

Queda, por tanto, de manifiesto que el desarrollo de indicadores para el apoyo en la


priorización del orden de actuación en la rehabilitación de la vivienda social es una
línea de investigación que nuestra sociedad requiere para poder contribuir a que el
ciudadano acceda a un medio urbano cuyos usos se inspiren en el principio del
desarrollo sostenible, así como para alcanzar los compromisos que nuestro país ha
adquirido en materia de reducción de gases de efecto invernadero. El objetivo de
esta ponencia es explorar las líneas de investigación necesarias para el desarrollo
de indicadores que resulten útiles en la priorización de las viviendas sociales a
rehabilitar.

2.- Metodología de investigación.


Con el objetivo de definir líneas de investigación necesarias en el marco del
desarrollo de indicadores para el apoyo en la priorización del orden de actuación en
la rehabilitación de la vivienda social, en esta ponencia realizamos un estado del arte
y análisis crítico del estado actual de la cuestión, estudiando:
a) En primer lugar, los trabajos recientes aplicables a la priorización de la
rehabilitación de la vivienda social, para concluir en la necesidad de creación
de nuevos indicadores de vulnerabilidad referidos a las condiciones físicas,

13
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

dado que esta dimensión como defenderemos posteriormente se encuentra


insuficientemente desarrollada.
b) A continuación, analizamos los pros y contras de posibles estrategias de
obtención de nuevos indicadores de vulnerabilidad física.

3.- Estado del arte y análisis crítico de indicadores aplicables a la priorización


de la rehabilitación de la vivienda social
Los indicadores son una guía muy importante para la toma de decisión al trasladar
conocimiento a unidades manejables de información [6]. Podemos distinguir entre
indicadores simples e indicadores sintéticos o índices. Los primeros hacen
referencia a valores obtenidos de la realidad directamente y los sintéticos o índices
resultan de combinar varios indicadores simples, mediante un sistema de
ponderación. Dos tipos de indicadores han tenido un desarrollo importante en la
toma de decisiones políticas: los indicadores ambientales, desarrollados para medir
y calibrar el progreso hacia la mejora del desarrollo sostenible, y los indicadores de
vulnerabilidad, desarrollados como señales de alarma para prevenir daños
económicos, sociales y ambientales.

Los indicadores ambientales surgieron como respuesta a la creciente preocupación


social por los aspectos ambientales, herederos de la dilatada experiencia existente
en el campo de los indicadores socioeconómicos. La definición que propuso la
Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental del Ministerio de Medio
Ambiente para un indicador ambiental fue la de “variable que ha sido socialmente
dotada de un significado añadido al derivado de su propia configuración científica,
con el fin de reflejar de forma sintética una preocupación social con respecto al
medioambiente” [7]. Así por ejemplo un indicador ambiental podrían ser las
emisiones de CO2 equivalente asociadas a una determinada actividad, que
proporciona una información sintética sobre el fenómeno conocido como cambio
climático.

La publicación “Indicators of Sustainable Development: Guidelines and


Methodologies” [8] desarrollada por la Comisión para el Desarrollo Sostenible (CSD)
de la Organización para las Naciones Unidas (UN) es considerada el punto de
partida para el desarrollo nacional de indicadores de sostenibilidad. Existen diversos
modelos para organizar los conjuntos de indicadores. El esquema más completo es
el DPSIR (en inglés, “Driving forces – Pressure – State – Impact – Response”), con
cinco categorías de indicadores:
 D: Indicadores de causa, son los factores que influencian las variables
relevantes como el número de habitantes por vivienda.
 P: Indicadores de presión, describen las variables que directamente causan
los problemas ambientales. Por ejemplo, viviendas sin calefacción.
 S: Indicadores de estado, muestran el estado actual del medio ambiente. Por
ejemplo, emisiones de CO2.
 I: Indicadores de impacto, describen los últimos efectos de los cambios de
estado. Por ejemplo, el número de personas afectadas por las pérdidas en las
cosechas debido al cambio climático.
 R: Indicadores de respuesta, demuestran los esfuerzos de la sociedad para
solucionar los problemas. Por ejemplo la tentativa que existió de penalizar el
exceso de consumo de luz.

14
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

El modelo DPSIR es una extensión del modelo PSR (Pressure-State-Response),


ambos desarrollados por Anthony Friend desde los años 70, adoptados en los
informes del Estado del Medio Ambiente (SoE) de la Organización para la
Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD) como herramienta para la gestión
medioambiental [9].

Los indicadores de vulnerabilidad y riesgo introducen el principio de prevención a la


toma de decisiones. Se comenzaron a desarrollar como herramienta de prevención
de las consecuencias de los desastres naturales y tecnológicos [10], y continuaron
su desarrollo en diversos campos, entre ellos, el de las políticas medioambientales y
en el ámbito social. El Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las
Naciones Unidas ofrece la siguiente definición del concepto vulnerabilidad: “un
estado de alta exposición a ciertos riesgos e incertidumbres, en combinación con
una habilidad reducida para protegerse a uno mismo contra aquellos riesgos e
incertidumbres y hacer frente a sus consecuencias negativas (…) afectando tanto al
individuo como a la sociedad como un todo”. La cuantificación de la vulnerabilidad
suele realizarse teniendo en consideración diversas dimensiones, la física y
estructural, la social y económica, y la ecológica y ambiental. Aplicado al análisis
urbanístico de barrios, el Ministerio de Fomento utiliza el término vulnerable para
indicar que “el espacio se encuentra frente a una posible situación crítica, de forma
que, de no actuarse sobre las bases del conflicto, el área entrará en crisis,
pudiéndose producir una degradación funcional y social del ámbito que lo conduzca
a la marginación” [11], poniendo énfasis en la dimensión social de la vulnerabilidad
de los barrios.

Tres iniciativas recientes españolas han abordado el desarrollo de indicadores para


el diagnóstico de barrios:

a) El Análisis urbanístico de Barrios Vulnerables [11] y el Atlas de la Vulnerabilidad


Urbana en España [12] del Ministerio de Fomento, que contaron como antecedente
el primer Informe sobre Barrios Desfavorecidos realizado por el Ministerio de
Fomento, el INE y el Instituto Juan de Herrera, que identificó y delimitó las Áreas
Vulnerables en el Estado Español según el Censo de 1991.

La idea de partida en el Análisis urbanístico de Barrios Vulnerables [11] y el posterior


Atlas de la Vulnerabilidad Urbana en España [12] es que la vulnerabilidad de un
territorio tiene que ver con dos dimensiones. Por un lado, la constituida por
condiciones de desfavorecimiento social y estructural para desarrollar proyectos
vitales. Por otro lado, la vulnerabilidad es también un estado psicosocial que afecta a
la percepción que los ciudadanos tienen del territorio en donde viven y de sus
propias condiciones sociales, que puede derivar en procesos de malestar que no se
correspondan con indicadores objetivos de vulnerabilidad.

Por este motivo, se plantean los indicadores en torno a cuatro grandes ejes: la
vulnerabilidad sociodemográfica (5 indicadores relativos al envejecimiento
demográfico, complejización de la estructura de los hogares, inmigración extranjera
proveniente de países no desarrollados), la vulnerabilidad socioeconómica (6
indicadores relativos al desempleo, precariedad laboral, bajos niveles formativos), la
vulnerabilidad residencial (5 indicadores) y la vulnerabilidad subjetiva (6
indicadores). El Atlas permite el uso de índices sintéticos según criterios
sociodemográficos, socioeconómicos, residenciales y subjetivos. De los 21
indicadores, se consideran Indicadores Básicos de Vulnerabilidad Urbana (IBVU):

15
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

porcentaje de población en paro, porcentaje de población sin estudios y porcentaje


de población en viviendas sin servicio o aseo. El Atlas ofrece asimismo dos grandes
índices sintéticos de Desigualdad, calculados a partir de los IBVU: el IDS (Índice de
Desigualdad Socioeconómica) y el IDU (Índice de Desigualdad Urbana).

Para el estudio se utiliza como fuente principal el Censo de Población y Vivienda de


2001, que ya incorporaba un bloque referente a la percepción que las personas de
referencia de cada hogar tienen sobre el entorno residencial, con lo que el Atlas
permite analizar la vulnerabilidad objetiva y la subjetiva a nivel de sección censal.
Además, permite comparar los indicadores e índices sintéticos de cada sección
censal con el valor del indicador en el contexto municipal, regional o nacional.

Los indicadores de vulnerabilidad física en este Atlas corresponden a los de


vulnerabilidad residencial y a algunos de los de vulnerabilidad subjetiva.
Concretamente, los indicadores de vulnerabilidad residencial empleados son:

 Porcentaje de viviendas con una superficie útil menor a 31 metros cuadrados.


 Superficie media de la vivienda por ocupante.
 Porcentaje de personas residentes en viviendas sin servicio y aseo.
 Porcentaje de viviendas situadas en edificios en mal estado de conservación.
 Porcentaje de viviendas situadas en edificios construidos antes de 1951.

Los indicadores de vulnerabilidad subjetiva están basados en el porcentaje de


viviendas cuya persona de referencia tiene una percepción negativa de la
delincuencia o del espacio físico del barrio, referida a:

 Ruidos exteriores.
 Contaminación y malos olores provocados por la industria, el tráfico, etc.
 Malas comunicaciones.
 Zonas verdes en su proximidad (parques, jardines, etc.).

b) El Diagnóstico de las necesidades de intervención en la renovación del parque


edificado de la Comunidad Autónoma del País Vasco [13].

Este trabajo, realizado por TECNALIA, contando con la colaboración de los grupos
de investigación giau+s de la UPM y caviar‐calidad de vida en arquitectura de la
UPV, ha derivado en la confección de un Mapa de Áreas Vulnerables, cuya
metodología y resultados, constituyen un referente y un buen camino a seguir, en
nuestra opinión, para este tipo de trabajos en nuestro país. El estudio analiza hasta
un total de 65 indicadores diferentes (4 de estabilidad, 16 de habitabilidad, 13 de
accesibilidad, 29 de vulnerabilidad social y 3 de eficiencia energética), referidos a
diferentes parámetros de vulnerabilidad física y socioeconómica, posteriormente
reducidos a 41 mediante un proceso de depuración.

Como en el mismo informe se reconoce, al haber estado la elección de los


indicadores condicionada por la disponibilidad de datos estadísticos, los parámetros
de estabilidad y eficiencia energética cuentan con un número reducido de
indicadores en comparación con los focos de habitabilidad, accesibilidad y
vulnerabilidad social.

De los 41 indicadores propuestos, finalmente 10 factores se han obtenido mediante


el método de Análisis Factorial de Componentes Principales, que explican el 69% de

16
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

la varianza, para detectar y visualizar en los 250 municipios y 1698 secciones


censales de esa Comunidad Autónoma, las áreas con mayor o menor vulnerabilidad
física y social. Estos factores son, según el método de Análisis Factorial, variables
hipotéticas que resumen varias variables observables [15], es decir, índices que
combinan varios indicadores simples, y comprenden:

1. Densidad.
2. Vulnerabilidad socioeconómica.
3. Vulnerabilidad por estado del edificio.
4. Vulnerabilidad por envejecimiento.
5. Vulnerabilidad por malas comunicaciones y servicios.
6. Vulnerabilidad por distancia al trabajo.
7. Baja ocupación de viviendas.
8. Vulnerabilidad por inmigración.
9. Vulnerabilidad por no eficiencia en la calefacción.
10. Vulnerabilidad por entorno urbano deteriorado.

Para el análisis de la vulnerabilidad de barrios se pueden usar los 10 factores (o


índices) de vulnerabilidad o los indicadores más relevantes obtenidos a través del
análisis factorial, que quedan reducidos a 23, recogidos en la Tabla 2.

c) Trabajos sobre la identificación y medición de indicadores de la calidad y cualidad


urbanas por la prestigiosa y conocida Agencia de Ecología Urbana de Barcelona, a
cuyo frente se encuentra Salvador Rueda desde su fundación en el año 2000 [14].

Esta línea de trabajo destacable, que ya tiene algunos años de investigación y de


aplicación a ciudades y áreas urbanas de nuestro país, ha dado lugar al desarrollo
de un conjunto de 53 indicadores para gestionar la sostenibilidad urbana:

- Ocupación del suelo (compacidad, densidad)


- Habitabilidad del espacio público (11 indicadores sobre calidad del aire, acústica,
confort térmico, accesibilidad, etc.)
- Movilidad sostenible (7 sobre proximidad a redes públicas de transporte, reparto
del viario público, etc.)
- Complejidad urbana (4 sobre diversidad de funciones, proximidad de actividades
comerciales, o equilibrio entre actividad y residencia)
- Metabolismo urbano (14 sobre el uso de recursos energéticos, residuos,
contaminación lumínica y otros)
- Biodiversidad urbana (6 sobre superficies verdes, calidad arbolado, ocupación de
suelo, etc.)
- Cohesión social (6 sobre envejecimiento, segregación social, vivienda pública o
de protección oficial, equipamientos públicos y accesibilidad a los mismos, etc.)

Vulnerabilidad social
Inmigración Porcentaje de población NO española
Porcentaje de hogares monoparentales
Tipología de hogares
Porcentaje de hogares con 1 o 2 personas solas mayores de 65 años
Nivel económico Índice de status bajo
Régimen tenencia vivienda Porcentaje de hogares de vivienda en NO propiedad
Habitabilidad
2
Superficie útil vivienda Porcentaje de viviendas de menos de 45 m en la sección
2
Sup. útil viv./hab. en la sección Índice inverso de m por ocupante en la vivienda
Porcentaje de viviendas sin calefacción
Instalaciones en la vivienda
Porcentaje de viviendas sin WC
Estado del edificio Porcentaje de edificios ruinosos o en mal estado

17
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Entorno urbano Porcentaje de población que se queja de entorno urbano


Densidad servicios comerciales Porcentaje de locales comerciales vacíos
Accesibilidad
Acceso a edificio Porcentaje de edificios SIN portal accesible y SIN ascensor
Tiempo de desplaz. al trabajo Porcentaje de personas a más de 30 min del trabajo
Malas comunicaciones Porcentaje de población que se queja de malas comunicaciones
Estabilidad
Año de construcción Porcentaje de edificios construidos antes de 1980
Estructura del edificio Valor de escala de la estabilidad de la estructura
Eficiencia energética
Porcentaje de edificios SIN instalación de gas natural
Instalaciones de la vivienda
Porcentaje de viviendas con calefacción individual
Densidad de la sección
Densidad de viviendas Media de viviendas por edificio
Densidad de población Densidad de población (habitantes/hectárea)
Ocupación de vivienda Porcentaje de vivienda principal
Tipo de edificio Tasa de edificios para uso de vivienda

Tabla 2. Indicadores de vulnerabilidad de barrios en el estudio del País Vasco (en


cursiva los de vulnerabilidad física) [13]

Coincidimos con los estudios anteriores, en que la reducción del análisis del parque
de viviendas existente a exclusivamente factores físicos del mismo (edad, estado de
conservación, etc.) o sobre la componente energética del mismo, por muy
importante que sea ésta, es un planteamiento reduccionista, que se ha demostrado
insuficiente. Deben tenerse en cuenta otros factores e indicadores además de la
vulnerabilidad física, teniendo especial importancia la dimensión socio-económica de
las áreas en las que dicho parque residencial se encuentra, si se quieren acometer
políticas serias y rigurosas en nuestro país de estímulo de la rehabilitación
edificatoria y por extensión de regeneración urbana.

No obstante, cabe señalar que si bien la dimensión socio-económica se cubre


suficientemente bien desde el uso de información estadística a escala de sección
censal proveniente fundamentalmente de los Censos de Población y Vivienda, las
cualidades físicas, sobre todo las referidas al comportamiento energético, acústico y
a la estabilidad, puede diferir significativamente de un edificio a otro situado en el
mismo barrio, por lo que la escala a aplicar debería ser diferente, y por tanto también
los métodos de obtención de datos. Con nuevos métodos se podrá ampliar el
número de indicadores de vulnerabilidad física referidos a las cuestiones energéticas
y de estabilidad, considerados escasos por los propios estudios analizados. Por ello,
a continuación realizamos una propuesta de indicadores de vulnerabilidad física.

4.- Propuesta de indicadores de vulnerabilidad física


Para analizar los indicadores de vulnerabilidad física referidos al ahorro de energía,
la acústica y la estabilidad de los edificios en los estudios anteriormente
mencionados, vamos a aplicar el modelo simplificado de indicadores de
sostenibilidad denominado PSR, en castellano PER (Presión-Estado-Respuesta). El
esquema PER, aplicado a los indicadores ambientales, está basado en una lógica
de causalidad: las actividades humanas ejercen presiones sobre el ambiente
(presión) y cambian la calidad y cantidad de los recursos naturales (estado).
Asimismo, la sociedad responde a estos cambios a través de políticas ambientales,
económicas y sectoriales (respuestas). Este modelo puede plantearse bajo otra
lógica de causalidad a la edificación: los edificios residenciales y sus entornos
urbanos ejercen presiones tanto sobre el ambiente como sobre las personas
(presión) y cambian la calidad y cantidad de los recursos naturales, así como el nivel
de confort, gastos y salud de las personas (estado). La sociedad responde a estos

18
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

cambios a través de políticas ambientales, económicas y sectoriales (respuestas).


En este esquema de organización, los indicadores se clasificarán en tres grupos:
presión, estado y respuesta. En la tabla 3, reflejamos los indicadores relativos a
eficiencia energética (E), acústica (A), y estabilidad (S) propuestos en los informes
estudiados, clasificados en cada una de estos grupos del esquema PER.

Estudio Presión Estado Respuesta


- % viv. situadas en edificios en mal - % viv. cuya persona de No hay
estado de conservación (S) referencia tiene una
MFOM - % viv. situadas en edificios construidos percepción negativa de los
antes de 1951 (S) ruidos exteriores (A)
- % edif. ruinosos o en mal estado (S) - Valor de escala de No hay
- % edif. construidos antes de 1980 (S) estabilidad estructura (S)
- % edif. SIN instalación de gas natural - Valor de escala tipo de
CAPV (E) envolvente (S)
- % viv. con calefacción individual (E) - % de viv. que se queja de
- Media de alturas de los edif. (E) ruido exterior (A)
- Tasa nº edif. de PB+3 o menos (E)
BCNecología No hay No hay No hay

Tabla 3. Clasificación PER de indicadores relativos a eficiencia energética (E),


acústica (A), y estabilidad (S) de los edificios en los estudios del Ministerio de
Fomento (MFOM), Gobierno Vasco (CAPV) y Agencia de Ecología Urbana de
Barcelona (BCNecología)

A partir de la clasificación de la tabla 3, podemos observar que no existen


indicadores de estado sobre eficiencia energética, y que los únicos indicadores
acústicos usados son de percepción subjetiva de los usuarios. Con las herramientas
actualmente a disposición para la simulación energética y la acústica, entendemos
que los indicadores energéticos y acústicos podrían mejorarse significativamente, y
por ello realizamos en el siguiente apartado una propuesta de indicadores que
creemos deberían desarrollarse, y un análisis de las metodologías que podrían
usarse con tal fin.

Por otro lado, cabe señalar que no existen indicadores de respuesta. Considerando
el modelo más extenso, el DPSIR, la mayor parte de los indicadores desarrollados
en los informes estudiados son del tipo causa (por ejemplo, número medio de
personas por vivienda ocupada) y del tipo presión, pocos son del tipo estado y no
existen de los tipos impacto y respuesta, dado que la aplicación de los indicadores a
la priorización de la rehabilitación de la vivienda social ha comenzado a abordarse
recientemente en comparación con otros campos como el transporte con mayor
recorrido [6].

4.1- Indicadores relativos al ahorro de energía.


Las viviendas actuales seguirán existiendo en 2050, por lo tanto, los objetivos de
eficiencia energética y reducción de emisiones establecidos por las directivas
europeas no podrán alcanzarse sin la mejora significativa en la eficiencia energética
de estas viviendas. Por ello debe proponerse una metodología de evaluación que
permita estimar el consumo energético (térmico y eléctrico) anual, expresado en
términos de energía primaria (kW·h/año·m 2), y su potencial de ahorro, para priorizar
la rehabilitación de unas viviendas frente a otras. Podrían también utilizarse otros
indicadores de estado, como emisiones de CO2/año·m² o calificación energética. Sin
embargo, se elige un indicador de consumo energético puesto que estos últimos
dependen del primero.

19
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Han sido varios estudios los que han abordado esta temática desde diferentes
niveles de aproximación. Todos ellos seleccionan unas muestras que consideran
representativas del parque edificatorio a caracterizar y las extrapolan al resto de
edificios. Los podemos englobar en dos grandes grupos:

a) Los que realizan el estudio de consumos energéticos a partir de las estadísticas


de consumo de edificación residencial y posteriormente reparten dichos consumos
totales entre las viviendas, fundamentalmente en función de parámetros relativos a
la morfología edificatoria, las características constructivas –que dependen del año de
construcción– y de la zona climática.

El informe “Europe’s buildings under the microscope” [15] realizaba una


aproximación a la eficiencia energética del parque de viviendas europeo con
enormes simplificaciones. Dividía Europa en tres zonas parecidas respecto a
características climáticas, tipología constructiva y mercados (centro y este, norte y
oeste, sur), resolviendo el consumo medio de las viviendas a partir de dividir
proporcionalmente –en función del año de construcción y tipología edificatoria por
zona– los datos de consumo oficiales agregados al sector residencial.

En el informe “Una visión-país para el sector de la edificación” [3] del GTR, se


utilizaba un sistema similar, pero al bajar de escala –España– permitía profundizar
en el estudio. Así, a través de los datos del Censo de 2001, y proporcionalmente a la
demanda de las viviendas principales, extraídas del informe publicado por WWF en
2011 [16], mejorándolo mediante la consideración de los grados-día para cada zona
climática considerada en el Código Técnico de la Edificación (CTE), realizaba la
segmentación del consumo de calefacción para el parque residencial español.

Para la realización del informe de WWF [16] se empleó la Opción General propuesta
por el Documento Básico HE1 del CTE, basada en el uso de un programa de
simulación (Lider para la demanda, y Calener VyP para el consumo). Se
consideraron tres tipologías de edificios (vivienda unifamiliar aislada, vivienda
unifamiliar adosada y vivienda colectiva –bloque–), tres zonas climáticas y las
características de la envolvente según la fecha de construcción.

El Domestic Energy and Carbon Model (DECM) [17] utiliza también la simulación
energética de las tipologías representativas de edificios para la caracterización
energética del parque edificatorio inglés. La base del modelo energético del edificio
se basa en el procedimiento de evaluación estándar del Gobierno de Reino Unido
(SAP-2005), con algunas modificaciones para mejorar las estimaciones del
programa, incorporando, por ejemplo, datos regionales de clima y calculando
simulaciones mensuales para iluminación, ACS y calefacción. Las tipologías se
escogen en base a los datos -actualizados anualmente- de la English House
Condition Survey 2007 (EHCS). La distribución energética realizada se compara con
las estadísticas nacionales que publica el Department of Energy and Climate
Change (DECC) a escala de distrito.

Otros modelos ingleses empleados para caracterizar el sector –el BREHOMES,


empleado por BRE, y el Domestic Energy and Carbon (DECarb)- usan el mismo
modelo de cálculo energético, pese a ser creados para estudios diferentes [18].

20
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

b) Los que detectan los edificios más característicos a partir de las estadísticas de
consumo de edificación residencial para posteriormente estudiar los consumos de
estos edificios a través de entrevistas.

Así, en el proyecto Sech-Spahousec del IDAE [19] se recurre a encuestas y


entrevistas –de los hogares seleccionados estadísticamente más representativos del
sector residencial español-, validadas con la información de las empresas
suministradoras y comercializadoras de energía, las asociaciones nacionales de
administradores de fincas y las mediciones “in situ”, para conocer el consumo
energético.

La realización tanto de encuestas como de mediciones son tareas exhaustivas en


recursos, tanto humanos como técnicos, con el consiguiente gasto económico
asociado. Todo ello condiciona la realización anual y periódica de estudios del tipo
Spahousec, como el propio IDAE reconoce en su informe.

Los resultados que presentan todos los estudios analizados no nos permiten
localizar los edificios en un mapa, de modo que a nuestro entender, si bien sirven
para tener una perspectiva generalizada de la situación del parque, no nos informan
a nivel local de cuáles son los edificios que primero debemos rehabilitar.

Otro inconveniente que presentan dichos estudios es que, debido a que su cálculo
está basado en la repartición proporcional de los consumos energéticos oficiales por
viviendas en la sección censal para cada tipología considerada, dejan que la
dispersión generada por otros factores –como el efecto de los ocupantes del edificio-
quede absorbida por su distribución uniforme sobre el parque. Por ejemplo, hay
usuarios afectados por pobreza energética que no consumirán la energía por no
poder pagarla, quedando este problema de pobreza energética oculto en la
repartición proporcional. Otros usarán la energía de forma más o menos eficiente
que la media. El uso afecta aproximadamente al 4,2% del consumo energético frente
al 42% que suponen las características del edificio [20], por lo que parece aceptable
obviarlo para una primera aproximación, sin embargo sería necesario detectar los
consumos no realizados por pobreza energética, ya que esta afecta a un 10% de los
hogares españoles [21], y presumiblemente representará un porcentaje mayor en la
vivienda social.

Proponemos, por un lado, afinar más en los consumos energéticos de los edificios
que en los estudios existentes, para poder bajar la escala a nivel edificio, lo que
requerirá desarrollar un indicador de estado que aporte datos del consumo
energético a partir de indicadores de presión -aún no desarrollados- que definan de
forma objetiva las características de los edificios que determinan la demanda
energética y los consumos para alcanzar el confort térmico, y por otro lado,
proponemos combinar este indicador de consumo energético con otros indicadores
socio-económicos para constituir un índice de pobreza energética, que nos permita
dar respuesta a la población afectada por la misma. El indicador de consumo
energético representaría una metodología simplificada para la obtención de
consumos energéticos, que habría que contrastar con los datos arrojados por
simulaciones energéticas más complejas.

4.2- Indicadores relativos a la protección frente al ruido.


Una prioridad a la hora de escoger el edificio a rehabilitar debe ser el ruido que
soportan sus usuarios. Las viviendas sociales antiguas no cumplen con los niveles

21
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

exigidos por las normativas actuales frente al ruido exterior ni entre vecinos, aunque
aquí sólo nos centraremos en las primeras porque las rehabilitaciones actuales
tienden a actuar únicamente en la envolvente del edificio y no en la separación entre
viviendas.

Para definir el indicador tomamos en consideración la normativa estatal actual, el


Documento Básico de Protección frente al Ruido (DB-HR) del CTE. El aislamiento
acústico a ruido aéreo respecto del exterior se limita a los recintos protegidos
(estancias, sin tener en cuenta baños y cocinas) y viene definido por D 2m, nT,Atr
(diferencia de niveles estandarizada, ponderada A, en fachadas, en cubiertas y en
suelos en contacto con el aire exterior para ruido de automóviles). Dicho índice
calcula el aislamiento acústico a ruido aéreo de un recinto respecto del exterior, para
lo cual necesitamos saber su geometría, dimensiones, todos sus elementos
constructivos y el nivel de ruido exterior. Entendemos que es innecesario, al tiempo
que arduo, calcular el aislamiento acústico de la totalidad de los recintos de todos los
edificios, para estimar el comportamiento acústico de los edificios de vivienda social.
Un indicador necesita datos que puedan ser conseguidos de forma relativamente
fácil y sean significativos.

Como indicadores acústicos fácilmente deducibles y significativos consideramos el


índice de ruido día exterior y el índice de reducción acústica de la fachada, RA,tr,
siendo ambos indicadores de presión. Por separado, ninguno de ellos es suficiente
para estimar la molestia acústica en el interior de las viviendas. Por ejemplo, algunos
edificios presentan más fachadas a vías más ruidosas que otros, pudiendo variar
significativamente el número de viviendas afectadas por mayor ruido dependiendo
de su posición exacta en el barrio. Por ello creemos que habría que conjugar ambos
en un indicador de estado que realice dicha estimación. Los indicadores a
desarrollar serían:

a) El indicador de presión “índice de ruido día medio”, que se basaría en la


exposición de las fachadas del edificio al índice de ruido día asociado a la molestia
durante el período día entre 7 a 19 horas, medido en dBA (Ld). A iguales niveles de
aislamiento de las fachadas, los edificios que tengan sus viviendas sometidas a un
mayor nivel acústico exterior, entendemos deben tener prioridad a la hora de
rehabilitar. Este valor Ld lo podemos obtener de los mapas de ruido de las ciudades.
Según la ley del ruido 37/2007 del 17 de noviembre, todos los municipios de más de
100.000 habitantes tienen la obligación de realizar un mapa de ruido. Será necesario
tener en consideración el porcentaje de fachada expuesto a diferentes niveles de L d
en el mismo edificio.

b) El indicador de presión “aislamiento de fachada” se podría determinar mediante el


parámetro RA,tr, índice global de reducción acústica, ponderado A, para ruido exterior
dominante de automóviles, aplicable según el CTE a los elementos de la envolvente
en contacto con el exterior (fachadas, cubiertas y suelos). El conjunto de la fachada
comprende la parte ciega, la ventana y el aireador si lo hubiese. En las viviendas
sociales sin rehabilitar no existirá aireador. Por tanto, para determinar este indicador
será necesario tener en cuenta: i) el RA,tr de la parte ciega, que dependerá de la
composición de fachada; ii) el RA,tr de los huecos, que dependerá del tipo de
ventana, vidrio, marco y elemento de sombreamiento; iii) y el porcentaje de huecos.
Con esta información se podrá calcular un RA,tr del conjunto mediante cálculo del
aislamiento acústico de elementos constructivos mixtos, determinado en el Anejo G
del DB-HR. La composición de partes ciegas de fachada, tipos de huecos, y

22
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

porcentaje de huecos están relacionados con la época, tipología edificatoria y


climatología de la región. La recolección de estos datos deberá ser un paso previo a
la obtención de los valores RA,tr.

c) El indicador de estado “molestia acústica en el interior de las viviendas” consistiría


en el desarrollo de un sistema de calificación acústica que dependiese de los
indicadores de presión “índice de ruido día” y “aislamiento de fachada”, y que
otorgase una calificación u otra en función de los valores objetivo que marca la
normativa. Los resultados de este método simplificado deberían contrastarse para
varios casos de estudio con los datos arrojados por la herramienta de simulación
que desarrolla la Opción General para el cálculo del aislamiento acústico a ruido
aéreo y ruido de impactos descrita en el DB-HR, basada en el modelo simplificado
para la transmisión acústica estructural de la UNE 12354-1, realizado por el Instituto
de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja (CSIC) para el Ministerio de
Vivienda [22].

5.- Conclusiones.
Los trabajos realizados por el Ministerio de Fomento [12], TECNALIA en
colaboración con los grupos de investigación giau+s de la UPM y caviar-calidad de
vida en arquitectura de la UPV [13] y por la Agencia de Ecología Urbana de
Barcelona [14] representan un importante avance en el desarrollo de indicadores
para la priorización de la rehabilitación de la vivienda social en España, y constituyen
un buen referente y camino a seguir.

No obstante, tras su análisis crítico hemos observado que los indicadores de estado
usados relativos a la eficiencia energética y a la acústica son insuficientes, por estar
basados en datos estadísticos disponibles. Con la disponibilidad actual de
herramientas para la simulación energética y acústica, entendemos que estos
indicadores podrían mejorarse, y por ello se ha propuesto el desarrollo de:
a) Un indicador de estado, a nivel edificio, sobre consumo energético a
desarrollar a partir de indicadores de presión que caractericen de forma
objetiva la demanda energética y el consumo energético necesario para
alcanzar el confort térmico, así como un índice de pobreza energética que
combine este indicador de estado con otros indicadores socio-económicos, de
manera que se pueda dar respuesta al creciente problema de incapacidad de
un hogar de satisfacer una cantidad mínima de servicios de la energía para
sus necesidades básicas.
b) Un indicador de estado de nivel de molestia acústico en las viviendas, a
desarrollar a partir de dos indicadores de presión sobre índice de ruido día
medio e índice de reducción acústica de la fachada.

REFERENCIAS.

[1] Real Decreto 2/2008, de 20 de junio, por el que se aprueba el texto refundido de la ley de
suelo, apartado II de la Exposición de Motivos.
[2] Ley 2/2004, de 4 de junio, de mejora de barrios, áreas urbanas y villas que requieren
una atención especial, páginas 11094 y ss. del DOGC 4151-10.6.2004.
[3] Cuchí, A., Sweatman, P. (2012) INFORME GTR 2012. Una visión-país para el sector de
la edificación en España. Plan de acción para un Nuevo Sector de la Vivienda. Grupo de
Trabajo sobre Rehabilitación, Green Building Council España y Fundación Conama, Madrid.
[4] Martin, C. (Ed.) (2010) Potential Energy Savings and CO2 Emissions Reduction from
Spain’s existing residential buildings in 2020. WWF, Madrid.

23
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

[5] MVIV (2010) Informe sobre la situación del sector de la vivienda en España. Ministerio de
la Vivienda, Madrid.
[6] Vidal, R., López-Mesa, B., Mulet, E., Garraín, D. (2007) Indicadores de impacto y
vulnerabilidad de las infraestructuras de transporte. Estudios de Construcción y Transporte.
106, 179-204.
[7] DGCEA (1996) Indicadores Ambientales. Dirección General de Calidad y Evaluación
Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente, Madrid.
[8] CSD (2001) Indicators of sustainable development: guidelines and methodologies. United
Nations Comission of Sustainable Development, New York.
[9] OECD (2003) Environmental Indicators - development, measurement and use.
Organisation for Economic Co-operation and Development, Paris.
[10] Menoni, S., Molinari, D., Parker, D., Ballio, F., Tapsell, S. (2012) Assessing multifaceted
vulnerability and resilience in order to design risk-mitigation strategies. Natural Hazards. 64,
2057–2082.
[11] MFOM (2010) Análisis urbanístico de Barrios Vulnerables en España. Introducción al
Informe General 2001: Metodología, Estructura del Catálogo y Créditos. Ministerio de
Fomento, Madrid.
[12] MFOM (2012) Atlas de la Vulnerabilidad Urbana en España. Metodología, contenidos y
créditos. Ministerio de Fomento, Madrid.
[13] TECNALIA (2011) Diagnóstico de las necesidades de intervención en la renovación del
parque edificado de la CAPV. Inventario. Gobierno Vasco, Vitoria.
[14] BCNecologia (2013) Agencia de Ecología Urbana de Barcelona.
http://bcnecologia.net/es Acceso el 23.03.2013
[15] Economidou, M. y otros (2011). Europe’s buildings under the microscope. A country-by-
country review of the energy performance of buildings. Buildings Performance Institute
Europe (BPIE).
[16] WWF España (2010). Potencial de ahorro energético y de reducción de emisiones de
CO2 del parque residencial existente en España en 2020. WWF/Adena, Madrid.
[17] Cheng, V., Steemers, K. (2012) Modelling domestic energy consumption at district scale:
A tool to support national and local energy policies. Environmental Modelling & Software. 26,
1186-1198.
[18] Natarajana, S., Padgetb, J., Elliott, L. (2011) Modelling UK domestic energy and carbon
emissions: an agent-based approach. Energy and Buildings. 43, 2602–2612.
[19] IDAE (2011). Proyecto Sech-Spahousec. Análisis del consumo energético del sector
residencial en España. Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía, Madrid.
[20] Guerra, O., Itard, L., Visscher, H. (2009) The effect of occupancy and building
characteristics on energy use for space and water heating in Dutch residential stock. Energy
and Buildings. 41, 1223–1232.
[21] Asociación de Ciencias Ambientales (2012) Estudio de Pobreza Energética: Potencial
de generación de empleo derivado de la rehabilitación energética de viviendas.
[22] Sobreira Seoane, M.A., Rodríguez Molares, A., Romero Fernández, A., Carrascal
García, T., Tenorio Ríos, J.A. (2008) Validación de la herramienta oficial del DB HR del CTE
frente a la UNE 12354-1. En Congreso Acústica 2008, pp. 1-10, Coimbra, Portugal.

AGRADECIMIENTOS.
Agradecemos el apoyo económico recibido por la Universidad de Zaragoza y el
Banco Santander, proyecto UZ2012-TEC-03.

24
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

CUANTIFICACIÓN DEL BENEFICIO MEDIOAMBIENTAL DE LA


REHABILITACIÓN ENERGÉTICA DE LA VIVIENDA SOCIAL.
1
Palomero Cámara, J. I.; 2López-Mesa, B.; 3Mercader Moyano, M. P.
1,2
Unidad predepartamental de Arquitectura, Universidad de Zaragoza
c/ María de Luna 3, Edificio Torres Quevedo, 50018, Zaragoza
3
Departamento de Construcciones Arquitectónicas I, Universidad de Sevilla
Avda. Reina Mercedes, 2, 41012, Sevilla
e-mail: 1palomero@unizar.es; 2belinda@unizar.es; 3pmm@us.es

RESUMEN

Varios informes recientes sobre el sector de la edificación ponen de manifiesto que éste
debe reorientarse hacia la adaptación del parque edificatorio existente a las nuevas
exigencias. En el caso de la vivienda social, esto requiere, entre otras cuestiones,
indicadores de ayuda en la toma de decisiones sobre el tipo de solución de rehabilitación de
la envolvente a elegir.

Como para otros tipos de edificación, se considera que el principal componente del consumo
energético de la vivienda social se debe al uso del edificio, es decir, a la denominada
energía operacional. Por ello es conveniente mejorar energéticamente los edificios con gran
disipación de energías no renovables, mediante el tratamiento de la piel del edificio, así
como mediante la mejora de sus instalaciones. Se considera asimismo que el segundo
factor por importancia del consumo energético es la energía incorporada por la construcción
del edificio, o lo que es lo mismo, el coste energético de fabricación del edificio. Nos
referimos al coste energético incorporado a los materiales, desde que estos son extraídos,
pasando por su fabricación y transporte, hasta que son puestos en obra. La rehabilitación
integral de la vivienda social, frente a la construcción de viviendas de nueva planta, aporta
como ventaja la reutilización de una parte importante de la energía embebida en los
materiales prolongando la vida de la vivienda. Además de estos costes energéticos, existen
otros en el edificio, como los asociados a su fin de vida o a la energía embebida de los
materiales de rehabilitación.

El objetivo de esta ponencia es recoger datos y cuantificar con la mayor precisión posible los
valores de energía incorporada y operacional en cada fase de la vivienda social
(construcción, uso, rehabilitación, uso post-rehabilitación), como método para evaluar
objetivamente los beneficios medioambientales que la rehabilitación integral sostenible de la
vivienda social puede aportar. Utilizamos como caso de estudio en esta ponencia la vivienda
barata social de diseño regional aragonés.

Keywords: rehabilitación energética, vivienda social, energía operacional, energía


incorporada.

25
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

1.- Necesidad de adaptación del parque de vivienda social existente a las


nuevas exigencias.
El cambio climático, achacado al exceso de emisiones de gases de efecto
invernadero (GEI) de origen antropógeno, se considera uno de los principales
problemas medioambientales de la actualidad.

Con el fin de estabilizar la incidencia de los GEI en la atmósfera el protocolo de


Kyoto estableció un primer periodo de compromiso 2008-12 en el que las emisiones
de GEI de los países desarrollados debían reducirse en un -5,2%. La cuota de
esfuerzo que correspondió a la Unión Europea fue del -8% y a España del +15%, es
decir, que nuestro país podía aumentar sus emisiones netas siempre que no
superara el límite del 15% respecto de las emisiones del año base de referencia, que
era 1990 para las emisiones de dióxido de carbono (CO 2), metano (CH4), óxido
nitroso (N2O) y 1995 para las emisiones de hidrofluorocarburos (HFC),
perfluorocarburos (PFC) y hexafluoruro de azufre (SF6).

Asimismo en abril de 2009, la Unión Europea aprobó un paquete de medidas para


alcanzar los objetivos conocidos como “20-20-20”, que consisten en la producción
del 20% de la energía con fuentes renovables, la mejora de la eficiencia energética
en un 20% y la reducción de las emisiones de CO2 en un -20% respecto de 1990. A
los sectores difusos, entre los que se encuentra el sector edificación (bajo el nombre
residencial, comercial e institucional) la Unión Europea impuso como objetivo para el
año 2020 reducir el -10% de las emisiones respecto a 2005. La cuota de esfuerzo
para España es asimismo del -10%.

De acuerdo a la Directiva 2012/27/UE para alcanzar el 20% de reducción de


emisiones de CO2, los Estados miembros deben establecer, entre otros, una
estrategia a largo plazo para movilizar inversiones en la renovación del parque
nacional, cuya primera versión se deberá publicar a más tardar el 30 de abril de
2014. La mencionada estrategia se deberá actualizar cada tres años y será remitida
a la Comisión en el marco de los Planes nacionales de acción para la eficiencia
energética. Dicha estrategia comprenderá:

a) un panorama del parque inmobiliario nacional basado, según convenga, en


un muestreo estadístico;
b) una definición de enfoques rentables de renovación en relación con el tipo
de edificio y la zona climática;
c) políticas y medidas destinadas a estimular renovaciones exhaustivas y
rentables de los edificios, entre ellas renovaciones profundas por fases;
d) una perspectiva de futuro destinada a orientar las decisiones de inversión de
las personas, la industria de la construcción y las entidades financieras;
e) un cálculo fundado en datos reales, del ahorro de energía y de los beneficios
de mayor radio que se esperan obtener.

Se desprende de los contenidos que debe tener la estrategia la importancia de


disponer información al servicio de la Unión Europea y de las Administraciones
públicas relativa a la diagnosis del parque edificatorio, a la rentabilidad de las
actuaciones de renovación y a la medida de los beneficios energéticos y de mayor
amplitud.

El sector residencial en España representa el 70% de las emisiones del sector


edificación en 2011, según los datos de la serie 1990-2010 de acidificadores,

26
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

precursores de ozono y gases de efecto invernadero del Ministerio de Agricultura,


Alimentación y Medio Ambiente [1]. Por otra parte, si la carga del sector residencial
en su conjunto es importante en relación a las emisiones de GEI del sector
edificación, también lo es el de los conjuntos residenciales sociales de baja calidad,
que en España se construyeron en las décadas de los 40, 50, 60 y 70. Por ejemplo,
sólo en Zaragoza hay cerca de 200.000 viviendas construidas antes de ser de
aplicación la primera normativa que estableció condiciones energéticas a la
edificación española NBE-CT-79, que representan en torno al 60% de las 326.932
viviendas según el Censo 2011 de Población y Vivienda [2], con una cuota de
consumo energético previsiblemente superior por las bajas calidades de la
edificación. El número de viviendas sociales, con estándares de calidad muy bajos,
construidas en Zaragoza entre 1945 y 1960 es de 8.551 [3].

Por tanto, la renovación del parque de vivienda social representa una prioridad para
nuestra sociedad que requiere del desarrollo de estrategias investigadoras que
desarrollen métodos para su diagnosis, el estudio de su rentabilidad y la medida de
sus beneficios energéticos y de mayor amplitud. En esta ponencia, nos centramos
en la cuantificación del beneficio medioambiental de la rehabilitación energética de la
vivienda social. Proponemos un método para llevar a cabo la contabilidad energética
de la rehabilitación y lo aplicamos a un caso de estudio, el de la vivienda barata
social de diseño regional aragonés [3].

2.- Estado del arte sobre la medida de los beneficios energéticos de la


renovación del parque nacional edificatorio.
Numerosos programas de cálculo están actualmente disponibles para la realización
de simulaciones energéticas. Por un lado, encontramos los programas de
certificación energética aplicables a los edificios de nueva planta como
LIDER+CALENER para la opción general, o los métodos simplificados CES,
CERMA, etc. Recientemente, se han creado los programas CE3X y CE3, con el fin
de poner a disposición de los técnicos una herramienta para la certificación
energética de edificios existentes. Constituyen métodos simplificados que usan
como referencia el programa CALENER [4].

Por otro lado, existen programas para el cálculo energético de la edificación, como
BSIM, Energy Plus, Design Builder, Ecotect, IES o EDSLTas, cada uno con sus
respectivas ventajas. A nivel urbano, destaca el programa URSOS que permite la
evaluación de conjuntos urbanos, y que actualmente se está adaptando para su
aplicación a conjuntos existentes.

Asimismo, en el campo de la rehabilitación energética, se han realizado diversos


estudios a nivel nacional e internacional sobre el parque edificatorio (E-RETROFIT-
KIT 2006-2007 [5], NIRSEPES 2006-2007 [6], RESHAPE 2006-2008 [7], Rehenergía
2005-2008 [8], Revitasud 2003-2007 [9], informe WWF [10], informe GTR 2011 [11],
Proyecto Sech-Spahousec [12], informe GTR 2012 [13]). Por ejemplo, dentro de este
marco, se ha desarrollado el proyecto Rehenergía, que ha dado como resultado el
estudio del potencial de la rehabilitación energética y la evaluación de los beneficios
energéticos de la aplicación de medidas de rehabilitación. En estos estudios, se
llega a conclusiones específicas, centradas en la mejora de la envolvente y las
instalaciones. Otros también incluyen la dimensión social [9].

27
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

El Instituto para la Diversificación de la Energía (IDAE) desarrolló asimismo una


colección de guías técnicas para la rehabilitación de la envolvente térmica de los
edificios con diferentes materiales aislantes y acristalamientos [14-19].

El Instituto Valenciano de Edificación (IVE) ha desarrollado el sistema integral de


procedimientos para la rehabilitación energética de edificios existentes [20], que
incluye: el Informe de Conservación del Edificio y Evaluación Energética (ICE), la
herramienta CERMA Rehabilitación, el catálogo de soluciones constructivas para la
rehabilitación y el sistema de certificación denominado Perfil de Calidad de
rehabilitación. El sistema integral tiene por objetivo crear una base de datos de
edificios con ITE para la mejor caracterización del parque construido en la
Comunidad Valenciana y establecer un protocolo de actuación que no sólo atienda
al deber de conservación de los edificios, sino también los problemas de eficiencia
energética y accesibilidad de los mismos. La herramienta ICE recoge información
relativa al estado de conservación de los elementos comunes del edificio, así como
del comportamiento energético de su envolvente térmica. El catálogo de soluciones
constructivas de rehabilitación, aprobado por la Conselleria de Infraestructuras,
Territorio y Medio Ambiente como documento reconocido para la calidad en la
edificación, recoge una amplia base de datos de elementos constructivos de la
envolvente de los edificios entre 1940 y 1980 y sus posibles soluciones de
rehabilitación, incorporando prestaciones térmicas, detalles constructivos y criterios
de selección. La herramienta CERMA Rehabilitación permite realizar la certificación
energética y analizar las estrategias de rehabilitación que van a producir mayor
ventaja energética. El Perfil de Calidad de Rehabilitación es un distintivo voluntario
para expresar que un edificio rehabilitado tiene un comportamiento superior al
marcado por la normativa existente en lo relativo a ahorro energético y accesibilidad.

Por tanto, podemos afirmar que hasta la fecha, la labor de investigación en el campo
de la rehabilitación energética ha centrado fundamentalmente en los consumos
energéticos. Este primer paso parece acertado, sin embargo, el consumo energético
de los edificios engloba más aspectos que el del consumo durante su fase uso.
Cabe plantearse si centrarse en las ventajas energéticas de la rehabilitación debidas
a los ahorros en el consumo de las fases de uso del edificio es suficiente o no para
valorar la sostenibilidad de las intervenciones dado que también el proceso de
rehabilitación supone unos impactos ambientales y unos costes que los hacen más o
menos recomendables.

Así, por ejemplo, Ruá et al. [21] señalan que en edificios residenciales de nueva
construcción el comportamiento energético de la fachada ventilada es mejor que el
de las fachadas de doble hoja cerámica con aislamiento interior, pero que sin
embargo, el uso del aluminio en la fachada ventilada, material altamente impactante
en su fabricación incluso cuando tiene un alto porcentaje de reciclado, no siempre
compensa las ventajas de ahorro energético. De este modo, los requerimientos de
eficiencia energética trascenderían del diseño mismo de los edificios y del proceso
constructivo para alcanzar fases previas atinentes a los materiales y posteriores
relativas a la fase final de los residuos que genera el proceso de edificación. Este
mismo concepto se puede aplicar a la intervención en edificios existentes, que con
cierta frecuencia se rehabilitan con soluciones tipo fachada ventilada, dado que esta
solución permite la intervención en la fachada desde el exterior. Por tanto, un
importante vacío científico por cubrir es la medida de los beneficios energéticos de
diferentes soluciones de rehabilitación de la envolvente desde el punto de vista de
sus impactos ambientales, considerando tanto los ahorros energéticos como las

28
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

cargas ambientales de los materiales. Para ello es necesario un modelo para evaluar
la sostenibilidad de la rehabilitación de la edificación que desarrollamos a
continuación.

3.- Objetivo y metodología de investigación.


El objetivo de esta ponencia es, por un lado, proponer un modelo para la valoración
de la sostenibilidad de las intervenciones en la vivienda social, que nos permita en
un futuro próximo realizar cuantificaciones medioambientales de edificios a
rehabilitar de diferentes tipologías constructivas y edificatorias, así como comparar el
beneficio medioambiental aportado por las diferentes soluciones de rehabilitación de
la envolvente con sus costes.

Por otro lado, en esta ponencia buscamos aplicar el modelo propuesto a un estudio
de caso, para lo que será necesario cuantificar los materiales del edificio original, así
como los materiales empleados en la rehabilitación. Emplearemos como caso de
estudio un edificio piloto rehabilitado por la Sociedad Municipal Zaragoza Vivienda.
Tras la cuantificación podremos analizar la energía embebida en los materiales, y
compararlo con los ahorros energéticos conseguidos con la rehabilitación. Asimismo
podremos obtener impactos ambientales de los materiales de rehabilitación, de
manera que se puedan hacer estudios comparativos entre ellos.

4.- Propuesta de modelo para la cuantificación de la energía consumida por la


vivienda social.
El consumo energético durante el uso del edificio se considera el principal
componente del consumo de la edificación. El segundo factor por importancia es la
energía incorporada por la construcción del edificio, o lo que es lo mismo, el coste
energético que implica su fabricación. Nos referimos al coste energético incorporado
a los materiales, desde que estos son extraídos, incluida su fabricación y transporte,
hasta su puesta en obra. La incidencia del coste energético de fabricación sobre el
total del consumo energético de los edificios depende de diversos factores:
 de la durabilidad del edificio: duplicar la vida útil de un edificio reduce su coste
energético anual de fabricación a la mitad.
 de la intensidad de uso: utilizar un edificio la mitad del año aumenta al doble
su coste energético anual de fabricación.
 de los métodos constructivos empleados y de los materiales utilizados: un
sobredimensionado al doble de los materiales empleados duplica el coste
energético de fabricación.
 de la eficiencia energética del edificio: un edificio con la mitad de consumo
que otro aumenta la cuota de incidencia de su coste energético de
fabricación.

Establecer unos porcentajes universalmente aplicables a la energía incorporada en


los materiales de construcción en relación a la energía total consumida es, por tanto,
difícil. En la literatura [22-24] se aportan valores que oscilan entre el 2% y el 46% de
la energía total consumida. La alta disparidad de estos valores pone de manifiesto la
necesidad de generar información más detallada de la energía incorporada a los
materiales y de la energía operacional de la fase uso en función de las tipologías
edificatorias y constructivas, del uso del edificio, etc.

Además de estos costes energéticos, existen otros, como los asociados al fin de
vida del edificio o a la rehabilitación. López-Mesa [25] propone el modelo de

29
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

componentes del consumo energético de la edificación de la figura 1, a partir de la


adaptación del modelo de Yohanis y Norton [22].

Reciclado de materiales y componentes

Construcción Uso Rehabilitación Uso Demolición


Energía > Extracción de > Sustitución de > Extracción de > Sustitución de > Proceso de
incorporada materiales materiales y materiales materiales y demolición
> Fabricación de componentes > Fabricación de componentes > Transporte
componentes componentes > Fin de vida de
> Transporte a obra > Transporte a obra los materiales:
> Proceso de > Proceso de reciclado,
construcción construcción reutilización,
valorización
Energía > Calefacción y > Usos mantenidos > Calefacción y
operacional refrigeración durante la refrigeración
> Iluminación rehabilitación > Iluminación
> Aparatos > Aparatos
Figura 1. Componentes del consumo energético de la edificación [25], adaptado de
[22].

Para poder evaluar la sostenibilidad de la rehabilitación de la edificación es


necesario tener en cuenta todos estos componentes del consumo energético de la
edificación, o al menos los más representativos. En un estudio reciente del reparto
del consumo energético en las distintas fases del ciclo de vida de un edificio, se
encontró que las fases de derribo y gestión de residuos, transporte y puesta en obra
sumadas no representan más del 5% del total [26]. Cabe pensar asimismo que los
usos mantenidos durante la rehabilitación producirán proporcionalmente consumos
bajos porque la obra de rehabilitación será reducida en el tiempo en comparación
con la vida útil total del edificio. Por ello, podemos suponer que los componentes
más importantes serán:
 Energía incorporada de los materiales de construcción, incluyendo la
extracción de materiales más la fabricación de componentes.
 Energía operacional durante la fase de uso previa a la rehabilitación,
incluyendo la calefacción, refrigeración y producción de agua caliente
sanitaria (ACS).
 Energía incorporada de los materiales de rehabilitación, incluyendo la
extracción de materiales más la fabricación de componentes.
 Energía operacional durante la fase de uso posterior a la rehabilitación,
incluyendo la calefacción, refrigeración y producción de ACS.

La contabilidad total es conveniente pasarla a CO 2-eq, dado que el mismo consumo


de energía proveniente de diferentes fuentes de energía produce diferentes
emisiones de GEI. Proponemos, por ello, la siguiente contabilidad medioambiental
para toda la vida del edificio:

𝐸 𝐶𝑂2 𝑒𝑞 𝑡𝑜𝑡𝑎𝑙𝑒𝑠 =
𝐶𝑂2
= 𝐸 𝐶𝑂2 𝑒𝑞 𝑐𝑜𝑛𝑠𝑡𝑟𝑢𝑐𝑐𝑖 ó𝑛 +𝐸 · 𝑉𝑖𝑑𝑎 (𝑎ñ𝑜𝑠)0
𝑎ñ𝑜 𝑢𝑠𝑜 0
𝑛 𝑛
𝐶𝑂2
+ 𝐸 𝐶𝑂2 𝑒𝑞 𝑟𝑒ℎ𝑎𝑏𝑖𝑙𝑖𝑡𝑎𝑐𝑖 ó𝑛 𝑛 + 𝐸 · 𝑉𝑖𝑑𝑎 (𝑎ñ𝑜𝑠)𝑛
𝑎ñ𝑜 𝑢𝑠𝑜 𝑛
𝑖=1 𝑖=1
Donde:
 E(CO2eq) son las emisiones de GEI totales del edificio.
 E (CO2eq)construcción son las emisiones de GEI asociadas a la energía
incorporada en la fase de construcción.

30
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

 E (CO2/año)uso0 son las emisiones anuales de CO2 asociadas a la energía


operacional desde que el edificio se construyó hasta su primera rehabilitación.
 Vida (años)0 es el número de años desde la construcción del edificio hasta su
primera rehabilitación integral.
 E (CO2eq)rehabilitación n son las emisiones de GEI asociadas a la energía
incorporada a la rehabilitación integral nº n realizada al edificio.
 E (CO2/año)uson son las emisiones anuales de CO2 asociadas a la energía
operacional entre una rehabilitación integral y la siguiente, o entre la última
rehabilitación y el fin vida del edificio.
 Vida (años)0 es el número de años entre una rehabilitación integral y la
siguiente, o entre la última rehabilitación y el fin de vida del edificio.

5.- Caso de estudio.


Este artículo utiliza como caso de estudio el bloque de viviendas sociales del Grupo
Girón en la ciudad de Zaragoza rehabilitado por los arquitectos Gerardo Molpeceres
y Monserrat Abad. Se trata de uno de los cinco proyectos piloto cuya rehabilitación
integral fue subvencionada por el Ayuntamiento de Zaragoza, el Gobierno de Aragón
y el Ministerio de Vivienda, y gestionada por el Ayuntamiento desde su Sociedad
Municipal Zaragoza Vivienda en las zonas ARI (Áreas de Rehabilitación Integrada)
de la ciudad de Zaragoza. El inmueble fue construido en 1956 y su rehabilitación se
inició a finales del año 2009, finalizando en agosto de 2010, en un proceso de
gestión basado en el acompañamiento técnico y social de los propietarios. Nos
proponemos a continuación a definir la tipología edificatoria, constructiva y
patológica del mismo para evaluar la representatividad del caso de estudio.

Es un bloque en L con una doble crujía de 7 metros, con gruesos muros de carga
paralelos a fachada que alberga 40 viviendas, con una superficie total habitable
aproximada de 1.660 m2. Presenta aproximadamente 279 m2 de fachada tanto a
este como oeste, y 670 m2 tanto a norte como a sur, con un porcentaje de huecos en
todas sus fachadas del 20% aproximadamente. Las viviendas tienen una superficie
útil entre 37 y 40 m2. En el estudio de la vivienda social construida entre 1945 y 1960
realizado por la Sociedad Municipal Zaragoza Vivienda [3], se especifica que este
tipo de edificios se clasifica dentro del grupo de viviendas baratas sociales de diseño
regional, construidas en la década de los 50 en Aragón, existiendo en Zaragoza 111
edificios con estas características que albergan 3.571 viviendas, lo que representa el
41,72% de las viviendas sociales de Zaragoza. Todos estos edificios tienen doble
crujía con muros de carga paralelos a fachada, cubierta inclinada con cobertura de
teja curva cerámica y forjado unidireccional armado o pretensado. Todos presentan
un porcentaje similar de huecos en fachada. En el mismo grupo Girón, con un total
de 790 viviendas [27], la orientación dominante de la edificación (19 de los 27
edificios) es la que presenta el bloque estudiado (figura 2).

Figura 2. Grupo Girón de Zaragoza (sombreado gris el edificio rehabilitado).

31
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Las patologías que presentaba el bloque rehabilitado del grupo Girón eran similares
a las que presentaban el resto de bloques del mismo grupo. Estas eran relativas a
las cubiertas, fachadas, instalaciones generales, accesos, consumo energético y
urbanización [3]. Podemos por tanto pensar que los resultados del estudio que aquí
se realiza son, al menos, representativos para unas 550 viviendas sociales de
Zaragoza. Su aplicabilidad a otros edificios en la misma ciudad y con la misma
tipología es limitada fundamentalmente por ser diferente su orientación y datos
microclimáticos.

En la rehabilitación, los núcleos de escaleras del edificio original se demolieron para


levantar nuevos núcleos de comunicaciones que permitieran la incorporación de un
ascensor en cada portal. En relación a las fachadas, los principales problemas eran
de filtraciones y degradación de revocos, humedades por capilaridad provenientes
del terreno, ausencia de aislamiento y carpintería inadecuada. Además, existía un
gran desorden en la ubicación y en la formalización de los elementos añadidos en
fachada, como era el caso de las unidades exteriores de climatización y de los
tendederos en los que la ropa quedaba a la vista desde el espacio público. Como
solución, se dotó a las viviendas de tendederos exteriores configurados a modo de
balcones cerrados mediante piezas cerámicas sobre perfiles de acero galvanizado
en la parte inferior y lamas de aluminio en la superior que permiten la ventilación e
impiden la visión desde el exterior. Disponen a su vez de un trámex galvanizado
para la colocación de las unidades exteriores de climatización, quedando todos los
elementos añadidos integrados y ocultos (figura 3). Para aumentar el aislamiento de
la fachada original de ladrillo macizo se colocó un aislamiento térmico exterior y un
revestimiento de paneles cerámicos con cámara ventilada. En los interiores de los
tendederos se trasdosó la fachada original con placas de poliestireno expandido
revestidas de mortero, tipo Coteterm. Los nuevos núcleos de ascensores y escaleras
se realizan con fábrica de ladrillo gero revestida por paneles de aluminio con
aislamiento térmico y/o con acristalamientos con vidrio aislante. Se han mantenido
las ventanas existentes y se han colocado otra a haces exteriores a modo de doble
ventana con perfilería de aluminio lacado con vidrio aislante 4+6+4 mm. Para paliar
el problema de las humedades provenientes del terreno, se dispuso un relleno de
grava filtrante perimetral y se canalizaron las bajantes de pluviales. En las cubiertas,
se incluyó aislamiento en la cámara ventilada, se repararon los desperfectos en los
aleros y se retiraron las tejas sustituyéndolas por otras nuevas sobre lámina
impermeabilizante tipo Onduline. Aprovechando la solución de fachada ventilada se
procedió a la reordenación de las instalaciones, de los huecos de ventilación y de
evacuación de humos para su adaptación a la normativa vigente. Asimismo se creó
una nueva red comunitaria de calefacción y ACS, que incluía energía solar térmica.

Green Building Challenge España (GBCe) [27] publicó un dossier que recogía los
resultados de un estudio de la calificación energética del mismo edificio, usando el
programa experimental para edificios existentes IAAE-CENER. La tabla 1 recoge los
datos de transmitancia de los elementos de la envolvente antes y después de la
rehabilitación obtenidos de [27] y los límites exigidos por el Código Técnico de la
Edificación (CTE). Puede observarse que a excepción de la solera y del 10% de las
ventanas, todos los elementos de la envolvente cumplen con cierta holgura los
límites establecidos por el CTE. No se intervino en la solera dado que la
rehabilitación se realizó manteniendo en todo momento la ocupación de las
viviendas, incluso las de la planta baja. En la simulación con el programa IAAE-
CENER se obtuvo, para el edificio sin rehabilitar, una calificación energética E, con

32
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

unas emisiones de 198 kg CO2/m², y una calificación energética B, con unas


emisiones de 14,10 kgCO2/m², para el edificio rehabilitado [27]. En este mismo
estudio se recogían los datos de la tabla 2, según los cuales se consiguió un ahorro
en torno al 60% en demanda de calefacción, 94% en emisiones de calefacción y
93% en emisiones de ACS.

Figura 3. Edificio rehabilitado del Grupo Girón de Zaragoza.

1 U (W/m²·K) U (W/m²·K) Ulim Umáx


Elemento Superficie (m²) 1 1
sin rehabilitar rehabilitado (W/m²·K) (W/m²·K)
Cubierta 410,90 4,14 0,36 0,38 0,49
312,52 1,60 1,60
Solera 0,49 0,64
140,42 2,35 2,35
Fachada 1.897,83 1,37 0,40 0,66 0,86
223,26 5,70 2,22
Huecos 101,50 5,70 3,05 3,00-3,50 3,50
36,80 5,70 4,36

Tabla 1. Comparativa de los datos de transmitancia del edificio antes de rehabilitar y


tras la rehabilitación con los límites del CTE (1Datos de la fuente: [27]).

Demanda de Demanda de Emisiones de Emisiones de Emisiones


Edificio calefacción refrigeración calefacción refrigeración de ACS
(kW·h/m²) (kW·h/m²) (kg CO2/m²) (kg CO2/m²) (kg CO2/m²)
Sin rehabilitar 170,3 0,0 184,2 0,0 14,4
Rehabilitado 68,4 2,6 10,9 2,2 1,0

Tabla 2. Ahorro energético obtenido con la rehabilitación del bloque (fuente de los
datos: [27]).

6.- Cuantificación de las emisiones de CO2 del edificio

6.1- Cuantificación de las emisiones de CO2 del edificio asociadas a la energía


incorporada en la fase de construcción y la de rehabilitación integral
La cuantificación se realiza mediante el banco de detalles constructivos BEDEC
desarrollado por el ITeC [28]. Es un banco paramétrico que contiene más de

33
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

700.000 elementos de obra nueva y mantenimiento de edificación, urbanización,


ingeniería civil, rehabilitación y restauración, seguridad y salud, ensayos de control y
gastos indirectos, con precios de referencia para todas las provincias y datos
medioambientales (residuos de obra y de embalaje, coste energético y emisión de
CO2), entre otros.

El banco de detalles muestra el coste energético y la emisión de CO2 por unidad de


medida. Para cada elemento constructivo y/o maquinaria se especifican sus
materiales constitutivos y para cada material constitutivo se indica la repercusión en
el material y/o maquinaria correspondiente. En este trabajo hemos calculado el coste
energético y las emisiones de CO2 de todas las partidas de las obras de
construcción y rehabilitación a partir de los datos unitarios de los elementos unitarios
en BEDEC por sus mediciones.

Se indica en el documento de contenidos y criterios de BEDEC [29] que:


 Para los elementos constructivos, las fases contempladas en el coste
energético y sus emisiones asociadas incluyen el proceso de extracción, el
transporte del origen a la fábrica y el proceso de transformación en fábrica de
sus materiales constitutivos, no contemplándose la transformación del
material en un elemento específico (por ejemplo, la transformación del acero
en un tubo, perfil o plancha) ni el transporte del material del almacén del
fabricante hasta la obra.
 Para la maquinaria, el coste energético contempla el consumo de la máquina
durante su funcionamiento en el proceso de ejecución del elemento unitario,
referido a la unidad de medida de la máquina. Asimismo queda especificado
que sólo se contemplan las máquinas que intervienen en la justificación de
precios de los elementos unitarios.

Agrupados por capítulos, se recogen los cálculos de las emisiones de CO2


asociadas a los costes energéticos incorporados de las fases de construcción y
rehabilitación en la figura 4. El eje “y” se muestra en escala algorítmica. Puede
observarse que las partidas que más contribuyen a las emisiones de CO 2 son la
estructura del edificio original (por el hormigón de los forjados y la masividad de los
muros portantes de ladrillo macizo), con más de 600 t CO 2 emitidas a la atmósfera,
las fachadas y aislamientos de la rehabilitación (fundamentalmente por el aluminio y
la cerámica de la fachada ventilada) con casi 200 t CO 2, y las carpinterías y
cerrajerías de la rehabilitación (por las altas emisiones del aluminio lacado) con más
de 375 t CO2. Estas tres partidas representan cerca del 60% del total de las
emisiones por la energía embebida en el edificio rehabilitado, de algo más de 2.000 t
CO2.

Cabe asimismo señalar que si en lugar de haber sido la fachada ventilada con
revestimiento cerámico la solución más ampliamente usada en la rehabilitación,
hubiese sido la de aislamiento exterior con mortero tipo Coteterm, según los datos
unitarios de BEDEC el impacto ambiental habría sido aún mayor, debido a las altas
emisiones que conlleva el uso del adhesivo copolímero acrílico en esta segunda
solución.

6.2- Comparación de las emisiones de CO2 del edificio en sus diferentes fases
Los datos de la tabla 2 obtenidos del estudio de la mejora energética que se realizó
con la IAAE-CENER [27], y los datos de la figura 4, nos han permitido realizar una
comparativa entre las emisiones asociadas a la energía embebida y la operacional

34
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

en las diferentes fases del edificio, que reflejamos en la figura 5. Esta figura deja
patente la conveniencia medioambiental de la mejora energética de la edificación
existente, dado que en el cómputo global de las emisiones de CO 2 del edificio, la
energía operacional previa a la rehabilitación representa más del 85% del total, para
una vida de 54 años, mientras que la energía operacional después de la
rehabilitación para una vida de 25 años representa menos del 3% del total.

1.000.000,00

100.000,00

10.000,00

1.000,00

100,00 EDIFICIO ORIGINAL


EDIFICIO REHABILITADO

10,00

1,00

Figura 4. Kilogramos de CO2 asociadas a los costes energéticos incorporados para


las fases de construcción y rehabilitación por el bloque residencial rehabilitado del
grupo Girón, distinguiendo entre las emisiones del edificio original y las del
rehabilitado.

35
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

588.323 1.105.347
974.060

Construcción edificio

Energía operacional previa a


rehabilitación (54 años)
Rehabilitación edificio

17.748.720 Energía operacional post-


rehabilitación (25 años)

Figura 5. Distribución de los kg de CO2 emitidos a la atmósfera por el bloque


residencial rehabilitado del grupo Girón en las diferentes fases del edificio.

6.3- Análisis de costes


A partir de los datos de la tabla 2, obtenidos del estudio de la mejora energética que
se realizó con la IAAE-CENER [27], y de los coeficientes de paso desde energía final
a emisiones de CO2 en el anexo VI de la publicación Condiciones de aceptación de
procedimientos alternativos a LIDER y CALENER [30], hemos estimado los datos de
consumo de la tabla 3.

Estos datos nos han permitido realizar una estimación aproximada del periodo de
amortización de la inversión realizada. El Presupuesto de Ejecución Material de las
obras (PEM), incluida la reurbanización, proyecto y la gestión fue de 43.000
€/vivienda, con una subvención media del 75% [27], por lo que a los propietarios les
supuso 10.750 €/vivienda. Estimando la amortización a partir de las tarifas vigentes
de electricidad a partir del 1 de abril de 2013, publicadas en el BOE de 29 de marzo
de 2013, y las tarifas vigentes de gas natural a partir del 1 de enero de 2013,
publicadas en el BOE 31 de diciembre de 2012, y sin considerar los costes de
mantenimiento, obtenemos un periodo de amortización para el PEM total de casi 25
años y para el PEM asumido por los propietarios de algo más de 6 años.

Consumo calefacción Consumo refrigeración Consumo ACS anual


Edificio
anual (kW·h) anual (kW·h) (kW·h)
Sin rehabilitar 471.143,3 0,0 36.832,0
Rehabilitado 88.696,1 5.627,1 8.137,3

Tabla 3. Estimación de datos de consumo energético del edificio.

Se sabe que las ayudas para la rehabilitación integral de la vivienda social no serán
tan elevadas como en el caso de este proyecto piloto. Suponiendo que las ayudas
alcancen un límite de 5.000 €/vivienda, y teniendo en cuenta la reducción de los
costes de construcción en un 30% desde el comienzo de la crisis, podemos pensar
que hoy día se podría acometer una rehabilitación similar con un PEM a asumir por
los propietarios del orden de 25.000 €/vivienda. Estos costes son difícilmente
asumibles por una población con escasos recursos económicos como la residente
en la vivienda social. Suponen además unos tiempos de amortización elevados, en

36
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

torno a los 14 años, estimados bajo los mismos supuestos anteriores. Por ello,
podemos concluir que la selección de soluciones para la rehabilitación no sólo
requiere el estudio de las soluciones más medioambientales, sino además el análisis
de costes, que determinará en gran medida la viabilidad o no de las propuestas de
rehabilitación.

7.- Conclusiones
En este artículo hemos propuesto un modelo de cuantificación de las emisiones de
CO2 de los edificios y lo hemos aplicado a un caso de estudio, consistente en un
bloque de viviendas sociales rehabilitado de Zaragoza. El estudio nos ha permitido
constatar la importancia de la rehabilitación energética del parque de viviendas de
baja calidad para la reducción de las emisiones de CO2, dado que en el cómputo
global de las emisiones de este tipo de edificios las emisiones asociadas a la
energía operacional antes de la rehabilitación pueden representar hasta el 85%. Las
emisiones debidas a la energía embebida en los materiales de rehabilitación tienen
una influencia muy inferior en el caso de viviendas de bajo estándar energético. Sin
embargo, la viabilidad de las actuaciones de rehabilitación se verá en gran medida
condicionada por el coste de las obras, y por tanto de sus materiales. Creemos que
es necesaria la aplicación del modelo de cuantificación de las emisiones de CO 2 de
los edificios aquí propuesto a otras tipologías de viviendas a rehabilitar junto con la
realización de análisis de costes más pormenorizados que el presentado en esta
ponencia.

REFERENCIAS

[1] MAGRAMA (2012) Sistema Español de Inventario y Proyecciones de Emisiones de


Contaminantes a la Atmósfera, Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente,
Madrid. http://www.magrama.gob.es/es/calidad-y-evaluacion-ambiental/temas/sistema-
espanol-de-inventario-sei-/ Acceso el 03.04.2013.
[2] INE (2013) Censo de Población y Vivienda 2011. Instituto Nacional de Estadística,
Madrid. http://www.ine.es/censos2011_datos/cen11_datos_inicio.htm Acceso el 03.04.2013
[3] Rubio del Val, J. y Ruiz Palomeque, L. G. (2006) Nuevas propuestas de rehabilitación
urbana en Zaragoza, Sociedad Municipal de Rehabilitación Urbana de Zaragoza, Zaragoza.
[4] IDAE (2012) Procedimientos de certificación energética para edificios existentes. Informe
ejecutivo. Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, Madrid.
[5] E-RETROFIT-KIT (2006-2007), project Tool-Kit for Passive House Retrofit, co-funded by
the European Union under the Intelligent Energy-Europe Programme
http://www.energieinstitut.at/retrofit/?id=19d654448a586cc81ddfe5b7c99b4bb6&to=0&dmy=
3eefd5529968a11f91a217328c1f9651 Acceso el 20.12.2012.
[6] NIRSEPES (2006-2007) project New Integrated Renovation Strategy to improve Energy
Performance of Social housing (NIRSEPES), co-funded by the European Union under the
Intelligent Energy-Europe Programme http://www.nirsepes.eu Acceso el 20.12.2012.
[7] RESHAPE (2006-2008), project Retrofitting Social Housing and Active Preparation for
EPBD (RESHAPE), co-funded by the European Union under the Intelligent Energy-Europe
Programme http://www.reshape-social-housing.eu/index.html Acceso el 20.12.2012.
[8] Rehenergía (2005-2008) proyecto Rehabilitación energética de edificios de viviendas.
Instituto Cerdá. http://www.fomento.es/NR/rdonlyres/E211018F-40C5-411B-B2CB-
EE951F97BC3A/98660/Eviladomiu1.pdf Acceso el 20.12.2012.
[9] Revitasud (2003-2007) proyecto Estudios y elaboración de propuestas piloto de
revitalización urbana en barrios residenciales transfronterizos (1945-1960).
http://www.adigsa.cat/wps/wcm/connect/0afd2c0045a49da7901d949b28e74931/Conferencia
FinalRevitasud.pdf?MOD=AJPERES Acceso el 20.12.2012.
[10] WWF España (2010). Potencial de ahorro energético y de reducción de emisiones de
CO2 del parque residencial existente en España en 2020. WWF/Adena, Madrid.

37
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

[11] Cuchí, A., Sweatman, P. (2011) Una visión-país para el sector de la edificación en
España. Hoja de ruta para un nuevo sector de la vivienda. Grupo de Trabajo sobre
Rehabilitación (GTR), Green Building Council España, Fundación CONAMA, Madrid.
[12] IDAE (2011). Proyecto Sech-Spahousec. Análisis del consumo energético del sector
residencial en España. Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía, Madrid.
[13] Cuchí, A., Sweatman, P. (2012) Informe GTR 2012. Una visión-país para el sector de la
edificación en España. Hoja de ruta para un nuevo sector de la vivienda. Grupo de Trabajo
sobre Rehabilitación (GTR), Madrid.
[14] IDAE (2008) Soluciones de aislamiento con poliestireno expandido (EPS). Guías
técnicas para la rehabilitación de la envolvente térmica de los edificios nº 1. Madrid, Instituto
para la Diversificación de la Energía.
[15] IDAE (2008) Soluciones de aislamiento con poliestireno extruido (XPS). Guías técnicas
para la rehabilitación de la envolvente térmica de los edificios nº 2. Madrid, Instituto para la
Diversificación de la Energía.
[16] IDAE (2008) Soluciones de aislamiento con lana mineral. Guías técnicas para la
rehabilitación de la envolvente térmica de los edificios nº 3. Madrid, Instituto para la
Diversificación de la Energía.
[17] IDAE (2008) Soluciones de aislamiento con poliuretano. Guías técnicas para la
rehabilitación de la envolvente térmica de los edificios nº 4. Madrid, Instituto para la
Diversificación de la Energía.
[18] IDAE (2008) Soluciones de acristalamiento y cerramiento acristalado. Guías técnicas
para la rehabilitación de la envolvente térmica de los edificios nº 5. Madrid, Instituto para la
Diversificación de la Energía.
[19] IDAE (2008) Soluciones de aislamiento con espumas flexibles. Guías técnicas para la
rehabilitación de la envolvente térmica de los edificios nº 6. Madrid, Instituto para la
Diversificación de la Energía.
[20] IVE (2013) Sistema integral de procedimientos para la rehabilitación energética de
edificios existentes. Instituto Valenciano de Edificación, Valencia.
http://www.five.es/descargas/archivos/ProcedimientosParaRehabilitacionEnergetica.pdf
Acceso el 19.04.2013.
[21] Rúa, M.J., López-Mesa, B., Vives, L., Civera, V. (2012) Environmental advantage of
back-ventilated façades in comparison with brick cavity walls in residential buildings. In:
Advances in Energy Research, Volume 8. Ed. Morena V. Acosta, Nova Science Publishers.
[22] Yohanis, Y.G., Norton, B., (2002) Life-cycle operational and embodied energy for a
generic single-storey office building in the UK, Energy. 27, 77-92.
[23] Sartori, I., Hestnes, A.G. (2007) Energy use in the life cycle of conventional and low-
energy buildings: A review article, Energy and Buildings. 39, 249-257.
[24] Zabalza Bribián, I., Aranda Usón, A., Scarpellini, S. (2009) Life cycle assessment in
buildings: State-of-the-art and simplified LCA methodology as a complement for building
certification, Building and Environment. 44, 2510-2520.
[25] López-Mesa, B. (en prensa) Reflexiones sobre rehabilitación sostenible en Canfranc.
En: Monclús, J., López-Mesa, B., de la Cal, P. (Ed.) Repensar Canfranc. Taller de
rehabilitación urbana y paisaje 2012. Instituto Fernando el Católico, Zaragoza.
[26] Energía y rehabilitación (2012) Ciclo de vida de los edificios
http://www.energiayrehabilitacion.com/ciclo-de-vida/#more-609 Acceso 19.04.2013.
[27] Green Building Challenge (2011) Seleccionados los 16 edificios que representarán a la
arquitectura española en el Green Building Challenge de Helsinki.
http://www.gbce.es/es/noticia/seleccionados-los-16-edificios-que-representaran-la-
arquitectura-espanola-en-el-green-buildi Acceso el 22.02.2013.
[28] ITeC (2013) Banco de detalles BEDEC. Institut de Tecnologia de la Construcció de
Catalunya http://www.itec.es/nouBedec.e/bedec.aspx Acceso entre 22.01.2013 y el
19.03.2013.
[29] ITeC (2013) BEDEC. ITeC. Contenido y criterios. Institut de Tecnologia de la
Construcció de Catalunya, Barcelona.
[30] AICIA (2009) Condiciones de aceptación de procedimientos alternativos a LIDER y
CALENER. Anexos. Publicación del Grupo de Termotecnia de la Escuela Superior de

38
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Ingenieros Industriales de la Universidad de Sevilla para el Ministerio de Vivienda y el


Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, Madrid.

AGRADECIMIENTOS
Agradecemos el apoyo económico recibido por la Universidad de Zaragoza y el
Banco Santander, proyecto UZ2012-TEC-03. Asimismo agradecemos al estudiante
en prácticas Jorge Casado, del Ciclo Superior de Proyectos de Edificación del CPI
FP Corona de Aragón, la ayuda en la realización de la figura 2.

39
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

REHABILITACIÓN CON PRINCIPIOS, CONSTRUCCIÓN EFICAZ.


EL CASO DEL PALACIO DE LA ADUANA PARA MUSEO DE MÁLAGA

Pérez Mora, Á. F.
Escuela Técnica Superior de Arquitectura eAM. Universidad de Málaga.
Paseo de Sancha 10, 1º A. 29016 Málaga
e-mail: aperezm@uma.es; apmora@arquired.es

RESUMEN

La rehabilitación de ciudades y edificios históricos es sin duda un paso hacia la


sostenibilidad. La supervivencia del patrimonio es el último fin de la rehabilitación. Toda obra
de rehabilitación implica operaciones de alto coste económico debe ser por tanto abordada
con criterios de ahorro energético. Sólo así será posible mantener edificios y ciudades
históricas en activo.
Un edificio a rehabilitar es un legado histórico que casi siempre llega a nosotros tras su
abandono. Abandonados los edificios quedan como estructuras vacías de contenido, como
objetos obsoletos. Ante la rehabilitación importa el estudio exhaustivo del estado y las
características de lo construido hasta el encuentro de lo esencial edificado: su valor
arquitectónico.
Destacar y hacer valer los principios inherentes de la arquitectura del edificio no es solo un
deber del que rehabilita para con la naturaleza de lo que interviene, puede además erigirse
en guía del proceso de rehabilitación.
Es necesario deshacerse de todo lo superfluo y añadido hasta quedarse con lo esencial del
legado. En lo esencial de lo edificado está implícita su capacidad de supervivencia, y las
claves para su adaptación a un nuevo uso, distinto a aquél para el que fue concebido.
Es precisa una postura valiente en toda intervención arquitectónica. Hay una razón obvia, no
nos podemos permitir el lujo de mantener vacíos nuestros mejores edificios.

Keywords: palimpsesto, huella, materia, orden, vacío.

40
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

1.- Edificio: valor histórico y valor arquitectónico

La intervención arquitectónica en el patrimonio histórico ha de ir acompañada


necesariamente de una reflexión sobre el concepto de valor y sus distintas
acepciones: valor constructivo, valor material, valor histórico, valor sentimental,…
además del fundamental: su valor arquitectónico.

Este sopesar viene alumbrado por la necesidad de ocupar y utilizar. Esta necesidad
se convierte a su vez en un nuevo valor: la adaptación del espacio edificado a las
exigencias de nuestros nuevos hábitos. En nuestra realidad solo sobrevive aquello
que se adapta a los tiempos nuevos. En la ciudad sólo los edificios que son capaces
de soportar nuevos usos.

La ciudad histórica sobrevive rehaciéndose a sí misma. Cada edificio histórico es


parte inherente de la ciudad. Si queremos que ciudades y edificios sobrevivan a su
tiempo, debemos entender nuestros edificios como seres que también precisan
deshacerse para renacer.

Pero cada edificio histórico que ha llegado hasta nosotros, en nuestras ciudades lo
ha hecho por muy diversas causas. En primer lugar ha tenido que ser afortunado en
su construcción material, ya que ha sobrevivido al paso de los años. Por otra parte
ha tenido que ser también más o menos afortunado con sus sucesivos moradores y
con el uso que ha recibido de ellos a lo largo de su vida.

Cada nuevo morador que habita un edificio deja en él sin remedio su propia huella. Y
cada nueva huella se dibuja sobre otra anteriormente borrada y todas a su vez sobre
el trazado original del edificio, como las calles de una ciudad histórica. Así el legado
de un edificio histórico es muchas veces una sucesión de actuaciones a lo largo del
tiempo.

Así el valor de un edificio histórico es difícil de determinar, pues al valor histórico que
se presupone de algo antiguo que sobrevive se puede unir o no el de su condición
física de construcción antigua que permanece o no intacta. Por otra parte el valor
arquitectónico de su espacio edificado puede o no haber sido mejorado por el de sus
sucesivos moradores. Sin olvidar que el valor sentimental que tiene para sus
habitantes próximos puede verse unido tanto a su estructura original como a su
imagen sobrevenida a lo largo del tiempo. como así ha sido en el caso del palacio de
la Aduana y su cubierta plana de 1927.

En conclusión rehabilitar un edificio implica un complejo estudio de distintos valores


sobre sus interrelacionados componentes: construcción, estructura, historia, estado
actual,…. Complejidad que se nos ocurre asemejar a un sistema de ecuaciones.
Ecuaciones que nombramos cuando decimos: estado de la construcción, sistema
constructivo, capacidad portante de la estructura, relación valor construido/ valor a
construir,…. Rehabilitar es plantear una matriz de variables en sistema de
ecuaciones de la que hacer surgir una suma de decisiones (proyectuales).

A la hora de abordar el proyecto de rehabilitación del Palacio de la Aduana para


Museo de Málaga, asumimos un principio rotundo y claro: el valor histórico del
edificio es uno e inseparable de su valor arquitectónico.
Esta afirmación significaba renunciar a todas las intervenciones que no trabajasen
en esa línea, aunque fuesen recientes y estuviesen en buen estado.

41
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Y este principio para la recuperación del valor arquitectónico se hizo bascular sobre
una doble premisa:
- la recuperación de la imagen original del edificio.
- la manifestación de lo esencial de su arquitectura: su cohesión estructural-espacial.

2.- Leer sobre lo edificado: palimpsesto

El edificio del palacio de la Aduana, por su inspiración neoclásica, tuvo como origen
una lectura limpia y clara. Sin embargo, tras la envolvente ordenada y equilibrada de
sus fachadas, ofrecía en el año 2006 un caos cocinado a lo largo de los años
transcurridos desde su incendio en 1927.

Antes de iniciar el presente proyecto el palacio había devenido en un edificio


absolutamente fragmentado, interiormente discontinuo y compositivamente ilegible.
Su espacio interior había sido tabicado en compartimentos estancos, “formatos” de
pequeñas historias que se materializaban en partes independientes e inconexas:
comisaría de policía, parque móvil del gobierno civil, casa del gobernador,
delegación de gobernación, archivos diversos,….

Abordar el proyecto significaba enfrentar esa realidad caótica a un futuro incierto.


Rehabilitar para Museo era mucho más que adecuar una realidad a un programa.
Surgieron preguntas que quedaban en el aire sin respuesta: ¿hasta dónde demoler
?, ¿demoler estructuras en mal estado pero originales, conservar lo reciente
constructivamente sano aunque desvirtúe la composición original del edificio.

Planta a planta, nos fuimos reformulando las mismas preguntas. Y planta a planta,
contrastamos el estado anterior al incendio con el estado actual en cada una de
ellas. la sucesión de imágenes comparadas empezó a marcar una dirección, hasta
que se detuvo nuestra mirada sobre la planta semisótano. Su contraste visual con el
resto de las plantas del estado actual resultó ser reveladora. (fig. 2-3).

Fig.2- Palacio de la Aduana. Fig.3 Palacio de la Aduana.


Estado actual. planta baja. Año 2005 Estado actual. planta semisótano. Año
2005

La planta semisótano refleja unas pequeñas dependencias bajo rasante del patio
principal. Esta planta muestra un vacío delimitado por el dibujo de un cuadrado que
refleja la traza exterior de las cuatro fachadas del edificio. En su interior vemos
dibujados a trazos unos elementos de fábrica que se ordenan en malla cuadrada
(fig.3).

42
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Esta planta transcribe una huella en profundidad que es la intersección del edificio
con el terreno. Dada la condición de arquitectura masiva del edificio, esa huella
estructural revela lo esencial del edificio, su relación intrínseca espacio-estructura.
Sus elementos estructurales: muros de fábrica perimetrales y pilastras son uno con
el sistema constructivo de bóvedas de ladrillo. El grueso en planta de los muros, su
potencia, determina la relevancia del elemento en altura y por tanto su importancia.

En esa huella dibujada sobre el terreno se manifiestan en interrelación más


esencias: entre los macizos del muro, los vanos; entre los machones del espacio en
planta, los intervalos. Vano e intervalo, medida, proporción y ritmo son los que
pautando el espacio atravesado caracterizan el edificio.

Miramos las plantas del resto del edificio que ha llegado a nosotros y distinguimos
con claridad, cómo sobre su estructura original, su huella primigenia, se han ido
plasmando por las sucesivas intervenciones a lo largo del tiempo, otras huellas
dibujadas por cada morador en su uso.

Esta observación nos hace distinguir las distintas operaciones en el tiempo, como si
fueran transparencias que se superponen unas sobre otras y todas sobre la traza
original del palacio. Y miramos ahora la planta del edificio que ha llegado a nosotros
como un palimpsesto, comenzando a discernir la escritura original, su esencia
(orden), de otras huellas escritas sobre ella. (fig.2)

Cada edificio tiene un orden que lo hace posible (construible). Este orden subyace
en el edificio y en la medida en que no interfiramos en él, el edificio conservará su
lectura y esencia. Recordamos aquí una disertación de Rafael Moneo1 cuando del
examen de la planta primigenia de la mezquita de Córdoba, entendió que en la
definición clara de sus principios formales podía residir el éxito de sus posteriores
ampliaciones e intervenciones (fig. 4-5).

Fig.4-Mezquita de Córdoba Fig.5-Mezquita-Catedral de Córdoba


Primera construcción de Abderraman Planta. Hernan Ruiz. Año 1523.
I. Año 880.

La planta de la primitiva mezquita nos habla de un recinto definido por cuatro muros
que se divide en dos: un espacio descubierto y un espacio cubierto, patio y sala de
rezos (fig.5). En su mitad cubierta, se lee una suerte de líneas paralelas a trazos
interrumpidos que se dibujan en perpendicular hacia la quibla y se sitúan
equidistantes entre sí. Cada línea define un muro de apoyo y cada equidistancia la
luz máxima entre apoyos.

43
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Recordando la arquitectura masiva de la mezquita de Córdoba procedemos a


realizar un ejercicio comparativo situando junto a nuestra planta “esencial” de la
Aduana, la planta primigenia de la mezquita. Del contraste de las dos imágenes,
desde sus similitudes y semejanzas nos vienen algunas revelaciones.

En la planta de la mezquita deducimos fácilmente la existencia de un orden interno


que se manifiesta con claridad, en la unidad estructural–espacial línea de pilares y
luz de cubierta. En la planta semienterrada de la Aduana (fig.4) encontramos una
unidad esencial estructural, la forman cuatro pilares equidistantes que soportan la
unidad de luz cubierta: una bóveda. Esa unidad, se repite en doble dirección
ocupando todo el espacio interior trabado entre las fachadas exteriores y el patio
cuadrado.

Tras el proceso de “limpieza” de todo lo superfluo, dibujamos una planta del palacio
de la Aduana, sólo con sus muros y pilastras. Gracias a esa depuración, vemos un
orden homogéneo a partir de una unidad de 5m x 5m que brilla en su sencillez y
reúne estructura y espacio. En ese orden se resumen los principios formales del
palacio tal como fue concebido, en esa ley estriba la esencia de su arquitectura.

Fig.6- Mezquita de Córdoba Fig.7- Palacio de la Aduana


Primera construcción de Abderraman Estado actual. planta sótano. Año
I. Año 880. 2005

3.- Intervención: un nuevo uso, un nuevo orden.

Recuperar un edificio conlleva un nuevo uso. Ese nuevo uso significa una manera
distinta de imaginar su espacio interior y concebir y disponer los elementos que lo
hacen posible y habitable, ese hecho implica una imposición sobre el edificio
existente. Proponemos aquí que un nuevo uso debe aportar su propio orden. Toda
intervención sobre el edificio que quiera cuando menos ser correcta, deberá
establecer un nuevo orden legible e independiente del preexistente en el edificio.

Charles Moore para enseñarnos a ver a través de su complejidad, el diseño de la


casa observó que una casa se pensaba básicamente estableciendo un orden de las
habitaciones (“la casa, forma y diseño”)2. Después constató que ese hecho no se
bastaba por sí solo para definir y proyectar una casa. Entonces anotó que sobre él
se superponían y basculaban con más o menos peso dos estructuras
independientes a los que llamó el órden de las máquinas y el orden de los sueños.

Los edificios históricos disponen de un orden intrínseco, esencia que condensa


además su valor arquitectónico. Pero si llegan hasta nosotros obsoletos, quieren

44
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

decir que son incapaces de adaptarse a la realidad. Precisan de un nuevo uso para
su supervivencia y de unas máquinas que los hagan habitables.

Pensamos que la mejor rehabilitación de un edificio depende de la cohabitación de


su nuevo uso con sus espacios preexistentes, pues ellos constituyen parte de su
legado. Esto significa que una correcta rehabilitación conlleva a la manera de la casa
ideal de Moore, la superposición de un orden nuevo al orden intrínseco al mismo.

Al pensar el edificio ahora como Museo, superponemos un nuevo orden sobre lo


esencial de la Aduana, y lo hacemos trabajando en tres frentes, cómo se concibe su
espacio interior, (el orden de las habitaciones, desde el vacío), como se hace
posible ese espacio interior estructural, constructivo y habitable por medio de la
introducción de nuevos elementos y sus leyes (el orden de las máquinas) y cómo
podremos llevar al edificio su soñada imagen original (el orden de los sueños).

Fig.8-Planta semisótano. Levantamiento Fig.9- Esquema de intervención en


del estado actual. Anterior al proyecto de planta.
rehabilitación. Año 2005 Primeros borradores. Croquis del autor.
Año 2006.

4.- Intervención: desde las máquinas, desde el vacío, desde los sueños.

Al hablar aquí de máquinas, nos referimos a ascensores, escaleras, aseos,


armarios, zonas de servicio y redes de instalaciones que hacen funcionar el edificio.
Las máquinas hacen a los edificios habitables, dotándolos de las condiciones de
electricidad, alumbrado, y calidad de aire que cada situación de habitabilidad
requiere.

Ahora bien en general todas las instalaciones que denominamos máquinas han sido
diseñadas para edificios de nueva planta. Esto quiere decir que se han pensado
para edificios de estructuras generalmente de hormigón o acero, con cerramientos
ligeros y plantas de escasa altura libre.

Dotar a un edificio histórico de todos los sistemas de instalaciones necesarios para


su uso como Museo supone introducir objetos que se rigen por leyes que poco
tienen que ver con su orden intrínseco, con la arquitectura masiva y ordenada de un
palacio público de la época del neoclásico.

Las máquinas introducen sus propias leyes. De un lado, las máquinas que sirven
directamente a las personas: aseos, escaleras, ascensores,...rigen los movimientos
horizontales de usuarios delimitando distancias en planta. De otro, los sistemas de

45
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

instalaciones que llevan cosas, bien de arriba a abajo (aire acondicionado), bien de
abajo a arriba (agua, electricidad). Rigen flujos verticales en el edificio.

Las máquinas funcionan según un régimen de distancias entre aparatos y entre


personas en movimiento. Son sistemas que vienen determinados por un “régimen de
cargas” y fijados por una “red de distancias”. El edificio será posible en su nuevo uso
como museo si logra un complejo equilibrio entre sistemas y puntos, equilibrio que
implica un nuevo orden.

Así resulta que para la rehabilitación de la Aduana el orden de las máquinas debe
ser pensado con origen independiente al estructural del edificio, así quizá pueda
existir superpuesto a él. De aquí surge la decisión de concentrar en planta la acción
de las máquinas en nudos concretos del edificio.

En los bocetos iniciales de planta del proyecto, se dibujan cuatro grandes nudos
para la introducción de los elementos nuevos que funcionen. Nudos que
posteriormente pasarán a ser tres y después se convertirán en torres que atraviesan
en vertical todo lo edificado.

Una vez fijada su agrupación en núcleos, las máquinas, como si pudieran moverse
buscan su posición relativa entre ellas y marcan entre sí las distancias: de
evacuación en las escaleras, de uso en los aseos, de abastecimiento de ascensores
a planta,…. optimizando espacios entre ellas. Al principio se sitúan cuatro torres
junto a las esquinas interiores del patio, para después mediante un gesto en hélice
buscar una mejor relación con el patio en rincón de claustro (fig.10-11).

Esta concentración permite que todo los elementos ajenos a lo preexistente


edificado se ordenen según su propia naturaleza: escaleras, aseos, control y
servicios, máquinas de aire, cuadros eléctricos,… la intervención se traza
independiente a la estructura preexistente, y la rehabilitación es superposición.

Fig.10- Esquema de intervención en Fig.11-esquema en hélice. Primeros


planta. borradores
Primeros borradores. Croquis del autor. Núcleos de máquinas. Torres de
Año 2006. instalaciones.2006

La concentración de máquinas (aseos, ascensores y escaleras) en núcleos


comienza a aportar ventajas. Tanto la planta baja como la primera tienen 7,00m de
altura libre, mientras que la altura libre que precisa un aseo es de 2,70m. Su
agrupación libera espacio sobre ellas, aparecen entreplantas.

46
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Este hecho hace a los nudos aún más singulares. Estos nuevos vacíos atraen en
torno a los nudos del edificio las redes de instalaciones. Estas ocupan las
entreplantas. La sección del edificio se especializa entre espacios servicios y
servidores.

La concentración en núcleos ha abierto un camino de mayor libertad para la


colocación de las máquinas y el diseño y trazado de las instalaciones, ahora bien
concentrar las máquinas supone aunar la rotura dentro de la edificación en
rehabilitación.

Recordamos unas palabras del profesor Saenz de Oiza cuando explicando el


proyecto de su torre para la sede del Banco de Bilbao en Madrid decía “cuando
tengas un edificio, debes llenarlo de agujeros…”.

Y nos decidimos a abrir grandes grietas verticales de arriba abajo, en principio


cuatro y finalmente tres. En su separación las heridas abiertas ordenan el resto de
la planta. El nuevo orden se dibuja desde sus vacíos espaciados entre sí, ordenados
desde una matriz posicional. (fig.15).

Fig.12-esquema de desarrollo vertical de Fig.13-apertura de cuatro bóvedas


lo nucleos de comunicaciones e para el encaje de los núcleos
instalaciones

Estos núcleos verticales son ahora grandes chimeneas donde se concentran los
espacios huecos, los pasos que necesariamente han de comunicar las plantas entre
sí, y todas a su vez con el suelo y el cielo. Esos huecos serán recorridos por los
montantes de instalaciones. Desde ellos en cada cruce de planta o nivel se obtienen
distancias nunca superiores a 30m para el trazado de derivaciones horizontales.

A la optimización de escaleras y ascensores y aseos se suma un trazado de las


redes de instalaciones. Estos tres sistemas unidos en el edificio reportan una lectura
clara en su conjunto. Y de su trazado claro deriva sin duda una economía de
medios.

De entre todas las instalaciones proyectadas, brilla por su optimización, el sistema


de aire acondicionado. Un sistema de climatización todo aire en el que las unidades
de tratamiento de aire están alejadas del sistema del espacio que se acondiciona. La
exigencia de llevar aire en determinadas condiciones a cualquier punto del edificio
se canaliza a través de las tres grandes perforaciones de lo edificado, dado que
cada torre es un vacío que atraviesa por igual todas las plantas (fig.12) .
47
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Como primera medida, se piensa en el sistema como conjunto y se proyecta una


unidad centralizada de frio-calor. Esta unidad central se compone de dos máquinas
capaces para cuatro ciclos, que se sitúan en planta cubierta en zona ventilada. Esta
unidad centralizada garantiza las necesidades de todo el edificio y lo hace
alimentando cuatro grandes climatizadores de columna.

Cada uno de estas tres grandes máquinas se ubican en la parte superior de cada
columna o torre y desde esa posición en cabeza llevan cada una agua fría a
distribuidores independientes de planta. Una vez tratado el aire en los climatizadores
de columna se distribuye a cada planta de dos maneras distintas: bien a
climatizadores independientes, bien a unidades terminales.

Esta fragmentación en cadena, de máquinas nodrizas que abastecen a otras hace


que el aire una vez tratado tenga circuitos cortos en circulación, hecho que significa
menores pérdidas y menor coste energético. En cada una de las torres, que agrupan
ascensores, escalera, aseos y servicios, gracias a la altura libre de que disponen las
plantas baja y primera (casi siete metros), se construyen entreplantas sobre los
aseos y servicios. En ellas se ubican los climatizadores de planta.

Junto a las perforaciones verticales de ascensores “viaja” el aire frio hacia abajo,
envuelto por un plenum para el aire de retorno. Mientras el conducto de aire enfriado
disminuye su sección hacia abajo, el plenum aumenta. De lo que resulta una
chimenea de sección constante.

Fig.14-Planta baja. Fig.15.-Planta baja. Proyecto de


Estado previo al proyecto. Año 2006 rehabilitación
de la Aduana para Museo de Málaga.
Año 2012

El ahorro energético queda asegurado por el sistema centralizado que aprovecha la


simultaneidad de cargas. El verdadero ahorro viene a partir del diseño de las
instalaciones, concebido como un orden en .superposición sobre lo edificado.

5.- Intervención: …., desde el vacío, desde los sueños

Del examen detenido de aquella planta semisótano, se reveló la condición de


arquitectura masiva del Palacio de la Aduana. De la interpretación de la misma como
huella, lo esencial del edificio, su relación intrínseca “espacio-estructura”.

48
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Sus elementos estructurales: muros de fábrica perimetrales y pilastras son uno con
el sistema constructivo de bóvedas de ladrillo que techa la totalidad del edificio en su
planta baja. El grueso en planta de los muros es reflejo de la importancia de la
fábrica en altura.

Durante la obra, el proceso de demolición de añadidos interiores, implicó un vaciado


brutal de escombros. Tras la eliminación de tabiquerías y falsos techos a veces
superpuestos tres veces, se detectaron que los forjados superiores, además de ser
posteriores al incendio, presentaban defectos y graves carencias resistentes. Su
eliminación devolvió al espacio interior asfixiado su aire natural. (Fig. 14-15)

Surgió entonces la necesidad de forjar de nuevo la planta segunda del edificio.


Cabía la posibilidad de pensar la estructura desde la naturaleza masiva de su
arquitectura. La realidad física de los muros del palacio, su fábrica, su potencia y
capacidad portante nos conducían a que la solución estructural conllevase realzar
los muros y ponerlos en valor.

Fig.16- Secciones de forjados Fig.17-Forjado de planta segunda.


postesados. Montaje de armaduras. Foto de obra.
Planos de proyecto. Año 2009.

Esta intención/obsesión condujo a pensar una solución estructural que se sirviese


físicamente de los muros al máximo. Y se estudió una estructura horizontal de
forjados de fachada a fachada construible gracias al hormigón pretensado,
concretamente a forjados de hormigón pretensado tipo postesado.

Estos forjados postesados presentan inferior canto y menor cantidad de estructura


respecto a los más comunes y usados en edificación. Esta elección supone un doble
ahorro de material, de un lado en la cantidad de hormigón (menor canto) y de otra en
el acero empleado (menor cantidad de armaduras pasivas).

Por otra parte, pone aun más en carga los muros históricos, ennoblece la fábrica
superviviente, al adjudicarle aun más trabajo en lugar de liberarla de él. Tras el
desencofrado aparecieron por primera vez frente a frente muros de patio y muros de
fachada, confirmándose ambos muros en su potencia. ( Fig. 16-17)
Realzar la arquitectura masiva del palacio nos ha conducido a una estructura de
forjados que se aligera en sí misma a la par que se sirve al máximo de la capacidad
de los muros.

En conclusión podemos afirmar que una rehabilitación con principios en el rescate


del valor arquitectónico, ha reducido el coste económico, ha significado un ahorro

49
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

energético y ha concluido en una solución constructiva sostenible. El compromiso


con la naturaleza del edificio, arquitectura masiva, resulta un valor económico y ha
traído como resultado de un volumen lleno de vacío3.

Fig.18-interior de sala de planta primera


Bajo forjado postesado. Año 2009.

6.- Intervención: ……, desde los sueños

Del orden de los sueños nos viene por último la necesidad de recuperar la imagen
original del edificio con su cubierta inclinada. Para la recuperación de esta imagen
soñada se piensa en una técnica y un material nuevo, (fundición de aluminio) en
orden independiente a lo edificado compartiendo la postura de Camilo Boito 4 en
cuanto a la actuación en edificios históricos.

La estructura de cubierta se apoya sobre las cornisas y sus espacios abuhardillados


soñados “se descuelgan desde ella” sobre los interiores del edificio. Estos
descuelgues comportan múltiples soluciones que hacen homenaje a ese mundo
soñado de desvanes perdidos en el incendio.

Las nuevas buhardillas, los espacios bajo cubierta de salón de actos, restaurante,
biblioteca, etc,… quedan literalmente colgados de una estructura nueva que
descansa sobre los muros exteriores.

Al orden preexistente de arquitectura masiva de muros de metro y medio y en


homenaje a sus fábricas, en alarde estructural de cerchas metálicas y tejas de
fundición, se superpone el orden nuevo de los sueños.

El palacio de la Aduana ha llegado hasta nosotros como huella de una manera de


hacer y de pensar de otro tiempo, el XVIII, concretada en una construcción en
fábrica de ladrillo y piedra. La fortaleza con que los nazaríes protegieron Málaga, fue
completada por arquitectos de la ilustración con una joya perfecta: una construcción

50
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

atirantada en cuatro líneas iguales, en cuatro caras proporcionadas en ancho y alto.


El conjunto palaciego militar de Málaga y su Alcazaba fue rematado con un
cuadrado perfecto, puro artificio del neoclásico italiano.

La intervención del XXI es un eslabón más en ese edificar sobre lo edificado que es
característica constante de nuestros legados históricos: artefacto constructivo
(Fig.19) que precisa del necesario transcurrir del tiempo para poder ser entendido
como otra huella sobre huella, en el palimpsesto de su ciudad.

Angel Fernando Pérez Mora


Doctor Arquitecto
redactor del proyecto del Palacio de la Aduana para museo de Málaga
en colaboración con Fernando Pardo Calvo y Bernardo Garcia Tapia

Fig. 19.- foto de la maqueta. Proyecto de rehabilitación del palacio de la aduana


para museo de Málaga.
Desde el orden de los sueños, La recuperación de la imagen soñada del edificio
original.

1
Moneo, Rafael, la vida de los edificios. Artículo publicado en revista arquitectura nº 256.Madrid 1985.
…. dicho de otro modo, el arquitecto levanta un edificio y crea un ente perfectamente comprensible en sí mismo
gracias a unos principios formales inherentes a su arquitectura: la obra de arquitectura trasciende al arquitecto, va más
allá del instante en que la construcción se produce y puede, por tanto, ser contemplada a lo largo de las luces cambiantes de la
historia sin que su identidad se pierda con el correr del tiempo. ….
……Los principios de la disciplina, establecidos por el arquitecto en la construcción de la obra, se mantendrán a
lo largo de la historia y, si resultan suficientemente sólidos, el edificio podrá absorber transformaciones, cambios,
distorsiones, etc., sin que éste deje de ser fundamentalmente el que era, respetando, en una palabra, lo que fueron sus
orígenes.
2
Moore, Charles. La casa, forma y diseño. Editorial Gustavo Gili. Barcelona 1980
3
Álvaro de Rújula, físico teórico del Laboratorio Europeo de Fisica de Partículas (CERN).
"… Saquemos los muebles de la habitación, apaguémos las luces y vayámonos. Sellemos el recinto, enfriemos las
paredes al cero absoluto y extraigamos hasta la última molécula de aire, de modo que dentro no quede nada. ¿Nada?, no,
estrictamente hablando lo que hemos preparado es un volumen lleno de vacío. y digo lleno con propiedad. Quizás el segundo
más sorprendente descubrimiento de la física es que el vacío, aparentemente no es la nada, sino una substancia. Aunque no
como las otras ...".
4
Boito, Camilo. a la hora de la rehabilitación de edificios mantiene una posición que es síntesis de las dos posiciones opuestas
de Viollet le duc y Ruskin. Camilo Boito propone la actuación mínima: derribar lo indispensable, no reconstruir, adicionar lo
mínimo y en este caso, que las nuevas actuaciones sean claramente reconocibles.

51
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

MODELO DE REHABILITACIÓN AMBIENTAL PARA EDIFICIOS TERCIARIOS:


EL CASO DEL PALACIO DE CONGRESOS EUROPA DE VITORIA-GASTEIZ
1
Wadel, G.; 2Álvarez-Ude, L.; 1Volpi, L.; 1Serra Rocha, P.
1
Societat Orgànica, 2Green Building Council España
Dirección postal: Europa 15, 2do 4ta, 08028 Barcelona
e-mail: gwadel@societatorganica.com

RESUMEN

Este artículo presenta el desarrollo y resultados de la primera fase del asesoramiento


ambiental que forma parte del proceso de rehabilitación y ampliación del Palacio de
Congresos Europa (PEV-G) del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, en el marco de las
actuaciones que esta ciudad ha decidido emprender como European Green Capital, a partir
de haber obtenido este reconocimiento en 2012.

Es un desarrollo de Green Building Council España (GBCe) en colaboración con Societat


Orgànica (SO) que propone una metodología y unas acciones para abordar un proceso
continuo de mejora ambiental para que el edificio, sus actividades y los actores directamente
relacionados puedan alcanzar los máximos niveles posibles de sostenibilidad ambiental,
atendiendo también a las dimensiones económica y social.

A través de diferentes modelos se ha estudiado el edificio existente, así como las hipótesis
de ampliación y rehabilitación determinadas por el ayuntamiento en su anteproyecto,
empleando la metodología del análisis de ciclo de vida simplificado centrada en los vectores
ambientales de energía, agua, materiales y residuos. Se han determinado diferentes
opciones de mejora basadas en aspectos pasivos, activos y de gestión del edificio que han
permitido establecer los objetivos ambientales a los cuales debe responder el proyecto,
rehabilitación, ampliación y uso del PEV-G. Por último, se han redactado los requerimientos
que forman parte de los pliegos de licitación del proceso que va del proyecto al edificio
acabado, así como el protocolo ambiental a aplicar en las fases aun no ejecutadas.

Los trabajos realizados incluyen el desarrollo inicial de una nueva herramienta de


certificación de la calidad ambiental de los edificios Verde RH EQ Rehabilitación de
Equipamientos, que se suma a las existentes.

De la visión, objetivos, metodología y acciones de reducción de impactos ambientales


aplicables al PEV-G se ha obtenido un protocolo de actuación válido para ser aplicado en
otros equipamientos de Vitoria-Gasteiz, el País Vasco y el resto de España, a ser
rehabilitados en el futuro próximo.

Fig. 1 Vista general del Palacio de Congresos Europa, de Vitoria-Gasteiz

Keywords: renovation, refurbishment, methodology, LCA, energy efficiency.

52
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

1.- Planteamiento del proyecto.

El PEV-G (figuras 1 y 2) será rehabilitado y ampliado hasta alcanzar una capacidad


operativa 2,5 veces superior a la actual. Para ello el ala sur (derecha de la planta) de
conferencias y reuniones se rehabilitará sin cambio de uso, el ala norte (izquierda de
la planta) se rehabilitará cambiando de uso deportivo a expositivo y se agregará un
auditorio mayor en el ala centro, actualmente conformada por un espacio exterior.

En la determinación de la visión ambiental, los objetivos de reducción de impacto, la


metodología de evaluación y seguimiento, los requerimientos de proyecto,
construcción y uso, las necesidades de formación de técnicos y gestores, los
protocolos de actuación y el desarrollo de la certificación el Ayuntamiento de Vitoria-
Gasteiz (01) ha contado con un equipo técnico integrado por GBCe y SO (02).

La complejidad que supone el desarrollo de un proceso de reducción de impactos


ambientales continuado a lo largo de la rehabilitación y ampliación del edificio hace
necesario tener en cuenta cómo interactuar con múltiples factores: los hitos o fechas
previstas por el Ayuntamiento, las fases de desarrollo que se determinan entre esos
hitos, el trabajo ambiental a desarrollar en cada una de esas fases y los actores que
intervienen antes, durante y después del proceso.

Fig. 2 Planta baja y alzado principal del Palacio de Congresos Europa, de Vitoria-
Gasteiz

-Hitos y fases de la planificación: la decisión de promover la ampliación y


rehabilitación corresponde a septiembre de 2011, el proyecto básico se sitúa entre
enero y mayo de 2013 mientras que el proyecto ejecutivo lo hace entre agosto y
diciembre de 2013. Las obras están previstas entre enero de 2014 y marzo de 2015,
situándose el período de prueba desde ese momento hasta marzo de 2016.

-Trabajo ambiental por fases: entre la decisión de promover y el proyecto básico,


fase ya ejecutada, se determinaron los objetivos ambientales a alcanzar y la
metodología de trabajo, se evaluó el edificio y sus opciones de mejora, se
redactaron los pliegos de proyecto y obra así como el protocolo de guía para todo el
proceso y se desarrolló una primera versión de la herramienta Verde RH EQ (03).

53
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

En el proyecto ejecutivo se verificará que se alcanzan los niveles de calidad


ambiental exigidos en los pliegos, se redactarán documentos específicos para
mantenerla en obra y uso (04) y se completará el desarrollo de la herramienta de
certificación. Durante las obras se cumplirán los requerimientos ambientales de los
sistemas constructivos e instalaciones, así como de los procesos de construcción, se
comenzará la formación a los técnicos y gestores del edificio, se redactará su
manual ambiental de uso y se realizará la certificación ambiental de proyecto.
Durante el período de pruebas se verificará que el edificio cumple con sus objetivos
ambientales, realizándose los ajustes necesarios para ello, se completará la
formación de técnicos y gestores y se realizará la certificación ambiental final.

-Actores intervinientes: El promotor y sus técnicos, que antecede, acompaña y


sucede a la rehabilitación, fija sus objetivos y alcances y decide sobre todos sus
aspectos y actores. Los técnicos de la asesoría ambiental, que determinan los
procesos, acciones y mecanismos de verificación de la calidad ambiental. El
proyectista y sus colaboradores, que definen cómo será y cómo funcionará el futuro
edificio una vez rehabilitado y ampliado. El constructor, que ejecuta los sistemas
constructivos y de instalaciones que determinarán si el edificio construido tiene
cambios o no respecto del proyecto. El gestor del edificio, que es quien más incidirá
en su uso y por tanto en sus impactos finales. Los técnicos de mantenimiento y
logística, brazo ejecutivo del gestor. Los usuarios, cuyo comportamiento incide en
los consumos de recursos y generación residuos de uso.

La coordinación de todos los factores anteriormente mencionados así como la toma


de decisiones finales en las acciones de estudio, mejora y determinación de
requerimientos ambientales a cumplir en el PEV-G ha estado a cargo de una
comisión de seguimiento del proyecto, integrada por técnicos de urbanismo,
medioambiente, mantenimiento y gestión del edificio del Ayuntamiento de Vitoria-
Gasteiz, así como por técnicos de GBCe. Esto ha permitido determinar un plan de
trabajo que integra los hitos, las fases, el trabajo ambiental y los actores (figura 3).

Fig.3 Plan de trabajo ambiental en la rehabilitación y ampliación del PEV-G

A lo largo del proceso tienen lugar acciones de comunicación destinadas a dar a


conocer la transformación del PEV-G a la comunidad de Vitoria-Gasteiz, en web y
blog (05), redes sociales, presentaciones, notas de prensa y artículos.

54
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

2.- Visión y objetivos ambientales.

La rehabilitación y ampliación del PEV-G debía definir una estrategia para obtener
habitabilidad y confort a un coste de recursos ambientalmente razonable,
aprovechando al máximo las oportunidades que ofrecen el lugar, la configuración del
edificio, sus materiales y los diferentes recursos técnicos e instalaciones de que
dispone. Tal estrategia tiene que buscar la máxima eficiencia ambiental para cada
servicio obtenido, reduciendo los recursos que precisa el edificio para construirse y
funcionar, así como substituyéndolos por renovables, reciclándolos o reutilizándolos.
El trabajo desarrollado determinó en forma técnica las estrategias y acciones de
rehabilitación, ampliación y uso que debe seguir el edificio PEV-G para reducir al
máximo sus impactos ambientales actuales y alcanzar los mejores niveles posibles
en calidad ambiental de ciclo de vida y eficiencia energética de uso.

Para ello se pretende influir tanto en el rediseño del propio edificio y su


funcionamiento, como en la gestión integral de la actividad de congresos que se
desarrolla en su ámbito. En tal sentido, se prevé que la futura oferta de congresos y
exposiciones del PEV-G se diferencie de otras alternativas regionales por la baja
huella ecológica y/o de carbono (06) que con las que será capaz de realizar tales
actividades, acorde a su rol de European Green Capital (07).

Como indicadores ambientales principales a utilizar a lo largo de todo el proceso se


han empleado y se emplearán el consumo de energía, agua y materiales así como la
generación de residuos sólidos y emisiones de CO2, en un ciclo de vida de 50 años y
focalizando todo esto en las fases de rehabilitación ampliación y uso, por ser las que
más impacto ambiental suponen a lo largo del ciclo de vida (08).

Se han definido objetivos ambientales a cumplir a lo largo del proceso de


rehabilitación, ampliación y uso del edificio, que deben poder ser registrados en con
una alta puntuación en distintos sistemas reconocidos de evaluación y certificación
de la eficiencia energética y la calidad ambiental (figura 4) obligatorios y voluntarios.

Fig. 4 Sistemas de certificación energética y ambiental , calificación a alcanzar

Los contenidos y secuencia del trabajo ambiental, con tareas ejecutadas en las
fases de decisión de promover y proyecto básico así como por ejecutar en las fases
de proyecto ejecutivo a puesta en marcha, pueden sintetizarse se la siguiente forma:

55
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

-Definir una metodología ambiental para el proceso de rehabilitación y ampliación del


PEV-G que, en los aspectos que puedan ser generalizables, sirva como base para
otros procesos similares en otros edificios públicos y privados.

-Ambientalizar los pliegos del proceso general, concurso y licitación que para el caso
disponga el Ayuntamiento, así como definir la redacción de un manual ambiental de
uso y mantenimiento del edificio.

-Establecer el nivel de impacto ambiental actual del PEV-G y definir las estrategias y
acciones de mejora a ser aplicadas en la rehabilitación, ampliación y uso, evaluando
su repercusión ambiental y económica.

-Determinar el nivel de impacto ambiental que tendrá el edificio una vez


reinaugurado y contrastarlo con los objetivos. Definir las exigencias ambientales que
deberá cumplir en las fases de proyecto, obra y puesta en marcha.

-Realizar acciones de comunicación a lo largo de toda la asesoría ambiental, que


permitan dar a conocer las principales actuaciones.

-Colaborar en la formación ambiental de otros actores del gestor del edificio, sus
técnicos y los usuarios, para que puedan actuar adecuadamente en la fase de uso.

3.- Metodología de análisis, mejora, seguimiento y certificación.

La metodología que permitiría una valoración exhaustiva del impacto ambiental de


los edificios es el análisis de ciclo de vida o ACV (09), puesto que realiza una
contabilidad completa del consumo de recursos y de la emisión de residuos
asociados al ciclo de vida total del edificio, resumiéndose sus fases en extracción-
fabricación de materiales, transporte, construcción o rehabilitación, uso y
mantenimiento, derribo o desconstrucción y disposición final de residuos.

No obstante, las metodologías y herramientas relacionadas con el ACV de los


edificios no son suficientemente conocidas, ni utilizadas entre los agentes del sector
de la construcción (10). La complejidad de su aplicación en edificios, el tiempo que
requiere su desarrollo respecto de los plazos del proyecto y la elevada inversión
económica que requeriría, con las herramientas y metodologías actualmente
disponibles, hace que su implantación sea muy difícil.

Atendiendo a estas dificultades y con la intención de generar una metodología


simplificada, aunque capaz de realizar una evaluación completa y replicable en otros
proyectos, se ha optado por la realización de un ACV simplificado que resulta de
gran utilidad para la evaluación tendencial del impacto ambiental –no así para su
determinación con gran exactitud- del PEV-G. Supone un tiempo de realización de
estudios más corto, unas menores cantidades de información para representar las
fases principales del ciclo de vida y, finalmente, unos menores costes económicos
ya que es posible realizar buena parte del trabajo con herramientas y fuentes de
información de libre disposición o al menos de bajo coste (figura 5).

56
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Extracción y fabricación Uso y mantenimiento del Transporte,


de materiales edificio construcción, derribo
Energía Consumos de rehabilitación y Demanda, consumo y energía Estimaciones según fuentes
2 ampliación, a partir del peso. renovable. HVAC e iluminación. disponibles (publicaciones,
(kWh/m ) Programas y bbdd ITeC o Cype. Programas Enegy+, Ecotect, etc. proyectos de investigación).

CO2 Consumos de rehabilitación y Conversión del consumo de Conversión del consumo de


2 ampliación, a partir del peso. energía a emisiones mediante energía a emisiones mediante
(kg/m ) Programas y bbdd ITeC o Cype. fuentes de información oficiales. fuentes de información oficiales.

Agua No se tiene en cuenta Consumo de agua de red y No se tiene en cuenta


reutilización mediante un balance
(l/persona) hídrico.

Residuos No se tiene en cuenta Cálculo de generación, vertido e Cálculo de generación, vertido e


2 incineración de RSU, uso de incineración de RCD. Programas
(kg/m ) fuentes estadísticas. y bbdd ITeC o Cype.
Figura 5: Cuadro de impactos, fases del ciclo de vida y herramientas de cálculo

Mediante este ACV simplificado se compararon distintas opciones constructivas, de


instalaciones y de gestión del edificio, determinadas a partir de considerar la
situación existente y el anteproyecto del ayuntamiento, para reducir su impacto
ambiental en el proceso de rehabilitación, ampliación y uso. Esta información,
además de útil el PEV-G, será aprovechada por otros agentes del sector que tienen
incidencia en la definición constructiva y la gestión de otros edificios a rehabilitar.

El trabajo ambiental desarrollado puede sintetizarse en la siguiente secuencia:

1. Obtención y estudio de información del edificio: planos, sistemas constructivos,


sistemas de instalaciones, consumos, perfil de uso, tipo de gestión, clima, etc.

2. Realización de un perfil informatizado de sus impactos ambientales (energía, CO 2,


agua, residuos, etc.) mediante herramientas de modelización y representación.

3. Determinación de opciones de reducción de impacto para las fases de


rehabilitación y uso, con valoración técnica, económica y de gestión.

4. Reelaboración del perfil informatizado de los impactos ambientales del edificio


optimizado y verificación del cumplimiento de los objetivos ambientales.

5. Definición de requisitos ambientales, prestacionales (niveles de consumos,


emisiones, etc., de acuerdo a condiciones de habitabilidad) y prescriptivos (calidades
mínimas de los sistemas constructivos y de instalaciones) a cumplir en el proyecto y
obra. Redacción de la parte ambiental del pliego de licitación correspondiente.

En el futuro se continuará este análisis comparativo entre lo que se denomina como


edificios de referencia (situación existente o práctica habitual) y de proyecto (básico,
ejecutivo, edificio acabado, etc.) a efectos de poder controlar el cumplimiento de los
objetivos ambientales (figura 6) y de determinar el ahorro de impactos.

57
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Fig. 6 Esquema de incidencia de los objetivos de reducción de impacto ambiental

En este trabajo incluye el desarrollo y aplicación de la nueva herramienta Verde RE


EQ, que incluye las funciones de a) ayuda al diseño de edificios de bajo impacto
ambiental, b) evaluación del comportamiento ambiental, social y económico del
edificio entre los rangos de práctica habitual y mejor práctica así como determinando
sus impactos ambientales en magnitudes objetivas y c) certificación de su calidad
ambiental en fases de proyecto y obra terminada.

La metodología Verde está basada en una aproximación al análisis de ciclo de vida


en cada fase y consiste en evaluar la reducción de los impactos del edificio y su
emplazamiento por la implementación de medidas, tanto en estrategias de diseño
como en factores de rendimiento, agrupadas en criterios de sostenibilidad (figura 7).

Fig. 7 Fases del ciclo de vida e impactos evaluados en la herramienta Verde RH EQ

Verde combina dos tipos diferentes de información: medidas incorporadas al


proyecto, que se evalúan a través de un listado de criterios, y los impactos
asociados a las medidas, que se determinan a partir de parámetros y fórmulas de
cálculo. Los criterios recogen las exigencias presentes en la normativa y otras de
especial importancia ambiental en la rehabilitación de equipamientos.

Estos criterios, actualmente en fase de definición final, se agrupan en las categorías:


A. Parcela y Emplazamiento, B. Energía y Atmósfera, C. Recursos Naturales, D.
Calidad del Ambiente Interior, E. Calidad del Servicio, F. Aspectos Sociales y

58
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Económicos, G. Aspectos Culturales Perceptivos, H. Calidad del Diseño e I.


Innovación.

El valor final de la evaluación se obtiene mediante la ponderación de los impactos


reducidos en relación a un edificio de referencia, considerado la práctica habitual en
rehabilitación. Los pesos asignados a cada impacto están relacionados con la
importancia de dichos impactos en la situación mundial en aquellos que son globales
y con la situación del entorno español en aquellos que son locales y regionales.

En relación con el uso del edificio, no incluido en los sistemas de certificación, la


gestión del PEV-G se valorará tanto respecto de las instalaciones como en relación
su actividad. Para ello se elaborará, conjuntamente con quienes tienen
responsabilidad en su gestión, una matriz que permita ordenar y evaluar todos
aquellos aspectos asociados a la actividad del edificio que no hayan sido
considerados en el análisis y las certificaciones ambientales a alcanzar, como el
aprovechamiento de su capacidad de uso, la movilidad asociada a sus actividades y
otros ámbitos de impacto que afecten a su huella ecológica total.

4.- Evaluación del edificio existente.

Una vez recogida y analizada toda la información disponible del edificio a través de
planos, memorias, estadísticas de consumo, perfiles de uso de les instalaciones,
visitas, entrevistas con técnicos, evaluación termográfica, etc., se procedió a la
modelización de su comportamiento en los vectores ambientales de energía, agua,
materiales y residuos (figura 8) a efectos de determinar sus niveles de impacto
actuales, contrastarlos con las exigencias normativas y valores de referencia de
otros edificios similares y determinar los factores que impiden un mejor desempeño.

Análisis realizados Principales problemas detectados


Energía y Consumo anual según fuentes Aislamiento y estanqueidad insuficientes, exceso de radiación
Demanda de HVAC e iluminación solar por lucernarios, baja eficiencia y adaptabilidad de las
CO2
Eficiencia de las instalaciones instalaciones, falta de recuperación de energía del aire, no se
Control solar e iluminación natural utiliza la ventilación natural, falta de confort, dificultades de
Termografías de cerramientos control y contratación de gestión que no fomenta el ahorro.

Agua Consumo anual de agua de red Insuficiente segregación del consumo, ausencia de mecanismos
Eficiencia de las instalaciones de ahorro, no se reutilizan aguas grises o de lluvia y las aguas
Reutilización de aguas de lluvia residuales van directas al alcantarillado.
Reutilización de aguas gris
Materiales Impactos construcción existente Sistemas constructivos que dificultan el reciclaje, materiales de
Posibilidades de reutilización alto impacto en algunos casos y sistemas constructivos que
Impactos construcción nueva deben ser derribados cuando hay que hacer modificaciones

Residuos Generación en rehabilitación En la práctica habitual hay alta generación de residuos,


Generación en obra nueva dificultades en la separación selectiva, reutilización y reciclaje y
alto porcentaje de vertidos.
Figura 8: Evaluación del edificio existente, análisis y diagnóstico

Para poder referir los cálculos de impacto ambiental al funcionamiento del edificio de
acuerdo a la situación real presente (último año calendario) y futura (previsión), se
definió un modelo de uso que recoge la información y la experiencia de los técnicos
de urbanismo, mantenimiento y explotación del edificio. Esta información incluye
parámetros de uso de los locales, horarios y días en que ello ocurre, intensidad y
simultaneidad de la ocupación de espacios, perfiles de confort y toda otra
característica que permita definir los perfiles de funcionamiento del PEV-G a lo largo
del año, útil en la evaluación del edificio existente pero también en la formulación del
proyecto de rehabilitación y ampliación.

59
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

5.- Propuestas de mejora y calidad a alcanzar.

Mediante el empleo de los métodos y herramientas que han sido reseñados en el


punto anterior han sido ensayadas diversas opciones de reducción del impacto
ambiental a ser incorporadas en el proyecto de rehabilitación y ampliación del
edificio. A continuación (figura 9) y siguiendo el orden de los vectores ambientales
considerados se presentan las oportunidades de mejora más importantes, cuya
aplicación se estudia en fase de proyecto básico (11).

Análisis realizado Oportunidades determinadas


Energía y Demanda de HVAC e iluminación Mejora del aislamiento y la estanqueidad de la envolvente, control
Control solar e iluminación natural solar en lucernarios, cambio a instalaciones de mayor eficiencia y
CO2
Alternativas de instalaciones sectorización , disminución de exigencias de confort en áreas de
baja permanencia, recuperación energética del aire de renovación,
incorporación de captación fotovoltaica en cubierta y refrescamiento
por ventilación natural.

Agua Eficiencia de las instalaciones Mecanismos de ahorro en alas sur (rehabilitación) y centro (obra
Reutilización de aguas nueva), reutilización de aguas de lluvia, recuperación de nutrientes
Depuración natural de aguas negras, depuración natural de aguas grises y vertido de
natural de las aguas depuradas.

Materiales Materiales de bajo impacto Máximo aprovechamiento de la construcción existente, materiales


Potencial de reutilización y reciclaje renovables y reciclados en rehabilitación (ala sur) y obre nueva (ala
norte), sistemas constructivos de juntas mecánicas que permitan la
reutilización y reciclaje.

Residuos Disminución de la generación Minimización de la generación a través de la selección de sistemas


Potencial de reutilización y reciclaje constructivos, aumento de la separación selectiva por control en
obra , reutilización in-situ de áridos y reciclaje en planta de áridos,
metales, madera, plásticos, etc.
Figura 9: Oportunidades ambientales en la rehabilitación y ampliación

Una vez conocida la repercusión ambiental de la aplicación de las oportunidades de


mejora detectadas, los pasos siguientes son determinar su viabilidad económica, su
incorporación al proyecto y su influencia en el uso del edificio en el futuro. En tal
sentido, pueden suponer necesidades de formación para sus gestores y usuarios.

6.- Metas de proyecto, construcción y uso.

El desarrollo de proyecto básico y la disposición final de presupuesto de obra de


rehabilitación y ampliación pueden, naturalmente, modificar tanto las acciones de
reducción de impacto ambiental determinadas así como su repercusión en el
comportamiento final del edificio (figura 10).

Está previsto que, una vez acabado este proceso, se actualicen los requerimientos
de reducción de impacto ambiental así como los mecanismos por los cuales se
verificarán en las fases de proyecto ejecutivo y obra.

El marco legal que regulará estos aspectos son los pliegos administrativo y técnico
de licitación de proyecto y obra cuya redacción preliminar, en cuanto a
requerimientos ambientales, se encuentra desarrollada. Estos documentos, con las
modificaciones que se le puedan hacer en el futuro, incluyen el protocolo ambiental
para todo el proceso, los requerimientos y metodología a aplicar en la verificación de
objetivos ambientales y el modelo de análisis de uso del edificio a tener en cuenta.

60
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Fig. 10 Esquema del proceso de definición de objetivos ambientales

Los requerimientos ambientales, verificados en el proceso de evaluación seguido,


permiten la comparación del edificio existente con la situación que se pretende
alcanzar una vez se haya ejecutado completamente el proyecto de rehabilitación y
ampliación. Estos requerimientos se organizan tanto en términos prestacionales a
través de metas cuantitativas con procedimientos de verificación (figura 11) así como
en términos prescriptivos y metodología a aplicar en el proyecto y la obra.

Parámetro Situación existente Reducción a alcanzar


2
Energía Demanda 211 KWh/m año 52 %
Consumo HVAC 158 KWh/m2 año 60 %
Consumo total 240 KWh/m2 año 60 %
Energía primaria total 341 KWh/m2 año 63 %

CO2 Emisiones totales 79 Kg/m2 año 60 %

Agua Consumo total 9 l/pers. día 80%


Reutilización No existe Total en usos no potables

Materiales Energía obra nueva 9.000 MJ/m2 aprox. 50 %


CO2 obra nueva 1.000 Kg/m2 aprox. 50%
Energía rehabilitación No hay referencia Mejor alternativa demostrable
CO2 rehabilitación No hay referencia Mejor alternativa demostrable

Residuos Generación en obra nueva 84 kg/m2 aprox. 20%


Generación en rehabilitación No hay referencia Máxima reducción demostrable
Parte que no se recicla 50% aprox. 60 % (reciclar el 80%)

Fig. 11 Comparativa prestacional entre el edificio existente y futuro

Por la vía prescriptiva, en cuanto a demanda de energía, se proponen un 30% de


reducción de la transmitancia en cerramientos, el aumento de la protección solar, el
control de condensaciones, la limitación de la permeabilidad del aire en carpinterías
a clase 4, la eliminación o reducción de puentes térmicos y el aporte de energía
renovable en la parcela del un 40% en relación a los consumos eléctricos finales,
con independencia de los requisitos mínimos que pudiera establecer la actualización
del CTE (12). En cuanto a sistemas de instalaciones, se recomienda producción de
mayor eficiencia, aprovechamiento de criterios pasivos desarrollados, feecooling,
flexibilización de algunos espacios en cuanto a condiciones de confort, mayor
eficiencia en la distribución, reducción de consumos auxiliares de bombeo y

61
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

ventilación, aumento del rendimiento en iluminación en cuanto a fuentes, niveles y


relación con la luz natural y contratación de la gestión según la eficiencia final.

Respecto del agua, los requerimientos prescriptivos incluyen reductores de presión


en el abastecimiento, cisternas de baja descarga (mínimo 2/4 litros) e interrupción de
flujo, grifos de caudal bajo (3 a 5 l/min) y control de la abertura, urinarios secos,
separación mecánica de las fracciones líquida y sólida en inodoros y depuración
natural de aguas grises con vertido natural.

En relación con los materiales, tanto para la rehabilitación como para la ampliación,
la prescripción alcanza la utilización de un mínimo del 20% de árido reciclado si se
emplea hormigón estructural y un 100% en no estructural, 90% de reciclado en
aceros, soluciones constructivas que permitan su fácil desmontaje (junta seca)
cuando los materiales a unir no tengan el mismo nivel de reciclabilidad. En
rehabilitación las soluciones constructivas a utilizar deben justificarse, mediante su
comparación cualitativa en impactos ambientales, con otras alternativas posibles.

En cuanto a residuos de uso, se prescribe la inclusión de espacios y equipamientos


necesarios para separación selectiva de, como mínimo, las fracciones papel y
cartón, vidrio, plástico, metal, orgánica, especiales, voluminosos reciclables y resto,
así como una gestión interna de los residuos que permita adoptar el sistema externo
de recogida puerta a puerta.

La redacción de los requerimientos ambientales de los pliegos administrativo y


técnico de proyecto y obra (figura 12) tuvieron en cuenta, además del estudio
realizado, otros documentos relevantes por sus exigencias y criterios ambientales
útiles para contratar por procedimiento abierto y adjudicación por concurso. Entre
ellos, manuales del IHOBE y el Ayuntamiento de Barcelona sobre aspectos
ambientales en la contratación pública, pliegos de proyecto y obra del Ayuntamiento
de Vitoria-Gasteiz y la Universidad Autónoma de Barcelona y propuestas de
introducción de criterios ambientales en los pliegos de obra de la Administración del
Estado (13) realizados por AUIA (14) en colaboración con parte del equipo de
asesoramiento ambiental que interviene en el PEV-G.

Requisitos / Ponderación Mejoras adicionales


Objetivos ambientales de Niveles mínimos en certificaciones energética, Niveles superiores de certificación
VERDE, IHOBE y prestaciones Passivhaus
proyecto y obra
Objetivos prestacionales (cuantificación de Superación de los objetivos
impactos) y prescriptivos (requisitos físicos) en prestacionales y prescriptivos
energía, CO2, agua, materiales y residuos

Equipo de proyecto y Solvencia técnica ambiental demostrable Expertos en disciplinas adicionales


Propuesta con cumplimiento de objetivos Propuesta de objetivos superiores
obra
Experiencia en proyectos similares con Experiencia o reconocimientos
requisitos ambientales adicionales

Empresa constructora Certificación de calidad ambiental Certificaciones adicionales


Solvencia técnica ambiental demostrable Expertos en disciplinas adicionales

Puntuación licitación Un tercio dedicado a aspectos ambientales, ………..


integrado en las memorias

Asesoría ambiental del Solvencia técnica ambiental demostrable Expertos en disciplinas adicionales
Experiencia en proyectos similares Experiencia superior a la mínima
ayuntamiento
Experiencia en desarrollo y gestión de ………..
herramientas de certificación

Redacción de proyecto Estudio ambiental con metodología de Mejoras respecto de los objetivos
determinación de objetivos mínimos

Control de obra Plan ambiental con metodología de validación Mejoras respecto de los objetivos
de objetivos mínimos

62
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Puesta en marcha del Un año de gestión a cargo de la constructora, Superación de los objetivos
con verificación de objetivos ambientales ambientales en el primer año de uso
edificio
Garantía sobre el valor del contrato

Fig. 12 Aspectos ambientales de los pliegos de licitación de proyecto y obra

El pliego administrativo define los criterios y valoraciones de solvencia técnica,


solvencia económica, aportaciones técnicas externas, calificación para la
ponderación y adjudicación de propuestas, obligaciones y penalizaciones de los
distintos agentes y contratación del asesoramiento ambiental a la propiedad.

El pliego técnico define los objetivos ambientales mínimos en el proceso de


proyecto, obra y uso, a partir de los resultados del proyecto básico y del
asesoramiento ambiental realizado, qué certificaciones y en qué niveles se desean
alcanzar, la metodología de justificación de los objetivos, la documentación técnica
que se deberá entregar en cada fase y, finalmente, las mejoras adicionales.

7.- Conclusiones.

Los estudios desarrollados durante la primera fase del asesoramiento ambiental


para la rehabilitación y ampliación del PEV-G, así como su consideración por parte
de los distintos técnicos que han intervenido en su desarrollo, revisión y
presentación, permiten hacer las siguientes apreciaciones:

La metodología empleada, basada en el ACV simplificado, las herramientas y datos


de libre disposición y la comparación entre las situaciones de referencia (el propio
edificio, la normativa, otros casos) y proyecto ha permitido modelizar
adecuadamente un edificio complejo tanto en su constitución actual como futura, así
como establecer los objetivos ambientales a cumplir y sus procesos de verificación.

Tanto en la realización de los estudios como en la consideración de cómo aplicar las


mejoras detectadas en el proyecto, construcción y uso futuro del edificio ha sido
indispensable contar con un equipo de trabajo que integra los técnicos municipales
de urbanismo, medio ambiente, mantenimiento y gestión del edificio junto a los
técnicos del asesoramiento ambiental contratado. También contar, en todos ellos,
con una visión común acerca de qué es la sostenibilidad, cómo aplicarla en la
edificación y qué acciones supone.

Los ahorros de impacto ambiental que pueden alcanzarse en los indicadores de


energía, CO2, agua y residuos, de acuerdo a las posibilidades técnicas y económicas
actuales, en el caso del PEV-G se sitúan entre el 20% y el 80%. Se trata de
magnitudes significativas que, seguramente, pueden alcanzarse también en muchos
otros edificios terciarios y residenciales a rehabilitar.

Preparar un edificio para funcionar con bajo impacto ambiental, mediante su


proyecto y rehabilitación, no es suficiente para que funcione de tal manera. Se
necesita, además, la continuidad del plan de trabajo ambiental que va desde la
decisión de promover hasta el edificio en marcha, implicando en ello a los técnicos,
gestores y usuarios mediante acciones de formación e información así como
llevando adelante rutinas de seguimiento y mejora.

Tal como había sido definido en la propuesta de asesoramiento ambiental


presentada oportunamente al Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, la metodología

63
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

desarrollada en este trabajo es aplicable a muchos otros edificios terciarios de la


ciudad, del País Vasco y del resto de España en los que se quieran alcanzar niveles
elevados de sostenibilidad. Ello, junto a muchas otras iniciativas del sector, abre las
puertas al cambio de objetivos de la edificación, girando desde su función
constructora hacia la rehabilitadora y dejando de incrementar su impacto ambiental
para comenzar a reducirlo.

REFERENCIAS

[01] Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz. Equipo de trabajo en el PEV-G: Carlos Ibarlucea,


Alfredo Bengoa, Iñaki Arribas, Roberto González y Ana Lasarte.
[02] Green Building Council España (GBCe) y Societat Orgànica Consultora Ambiental SL
(SO) www.societatorganica.com. Equipo GBCe: Luis Álvarez-Ude, Bruno Sauer, Paula Rivas
y Raquel Díaz. Equipo SO: Gerardo Wadel, Albert Sagrera, Fabian López, Paula Serra y
Luca Volpi. La adjudicación de los trabajos es resultado de un concurso por invitación.
[03] Herramienta de evaluación y certificación de calidad ambiental de los edificios VERDE,
www.gbce.es/es/pagina/herramientas-de-evaluacion-de-edificios
[04] Futuros pliegos administrativo y técnico de rehabilitación y ampliación del Palacio de
Congresos Europa. Memoria ambiental de concurso, estudio ambiental de proyecto y plan
ambiental de obra. Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz.
[05] Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz www.vitoria-gasteiz.org
[06] Sociedad Pública de Gestión Ambiental Ihobe. Análisis de Ciclo de vida y Huella de
Carbono. Dos maneras de medir el impacto ambiental. Bilbao, 2009.
[07] European Comission. European Green Capital | Green Cities Fit for Life
http://ec.europa.eu/environment/europeangreencapital/
[08] G. Wadel, La sostenibilidad en la arquitectura industrializada. La construcción modular
ligera aplicada a la vivienda. Tesis doctoral, capítulo 6. Universidad Politécnica de Cataluña,
2009. www.tesisenred.net/handle/10803/6136
[09] European Comitee for Standardisation, CEN/TC 350, Sustainability of construction
works standards,
www.cen.eu/cen/Sectors/TechnicalCommitteesWorkshops/CENTechnicalCommittees/
[10] Proyecto europeo de investigación EnerBuiLCA, Lyfe cycle assesstment for energy
efficiency in buildings, http://www.enerbuilca-sudoe.eu/ (encuestas)
[11] La redacción del proyecto básico, mediante concurso público de antecedentes y
propuesta, ha sido encargada a Idom Ingeniería y Consultoría.
[12] Código Técnico de la Edificación, cuyos documentos básicos sobre ahorro energético
(DB-HE) actualmente en revisión podrían ser actualizados en 2013.
[13] Ministerio de Justicia de España (concursos para la redacción de proyectos técnicos
para edificios de juzgados).
[14] Arquitectos, Urbanistas e Ingenieros Asociados, www.auia.es

64
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Capítulo II

Residuos de construcción y demolición, sus posibilidades de reciclaje y reutilización

65
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

DISEÑO DE NUEVAS MATRICES CEMENTANTES BASADAS EN RESIDUOS DE


CONSTRUCCIÓN Y DEMOLICIÓN
1
Asensio de Lucas, E.; Sánchez de Rojas, M. I.; Frías, M.; Medina, C.
1
Instituto Eduardo Torroja de Ciencias de la Construcción
C/ Serrano Galvache 4. 28033 Madrid
e-mail: 1eloyadl@ietcc.csic.es

RESUMEN

En este trabajo se va a estudiar la posible reutilización de los residuos de construcción y


demolición (RCD) centrando especial atención en su empleo como adición activa al
cemento.
Los residuos son recogidos de diversas plantas de gestión españolas de distintas
localizaciones.
Es importante conocer las características de estos residuos y de esta manera conocer su
comportamiento como adición en el cemento. Estas características van a depender del
material original, del tratamiento en la planta de gestión y también de la posibilidad de que
contenga productos indeseables como pintura, mortero, grasa u otros.
Este estudio muestra la caracterización de los residuos recogidos, desde el punto de vista
químico, mineralógico y su actividad puzolánica, así como la caracterización de las mezclas
obtenidas por la sustitución del cemento por el residuo en porcentajes determinados.
Los resultados revelan un buen comportamiento y una composición similar a otros residuos
que normalmente son usados como adiciones activas en los cementos.

Keywords: RCD, Cerámico, Reciclado, Puzolana, Cemento.

66
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

1.- Introducción.

El reciclado es muy importante en el mundo, se está acostumbrado a reciclar en las


casas distintos tipos de residuos como papel y cartón, vidrio, envases, etc., pero
reciclar no es solo eso, hay otras fuentes de residuos que son o deben llegar a ser
objeto del reciclado. Una de esas fuentes son los residuos de construcción y
demolición (RCD); el sector de la construcción genera una gran cantidad de este tipo
de residuos alrededor del mundo (aproximadamente 500 millones de toneladas solo
en Europa), pero debido a las bajas tasas de reciclaje, la mayor parte son vertidos
en escombreras [1]. Además es muy importante gestionar esta clase de residuos en
las plantas de reciclado para intentar darles una nueva vida, y conocer sus
características, que dependerán del material original, el tratamiento en las plantas de
gestión y también la posibilidad de contaminación sufrida por productos indeseables
como pintura, grasa, mortero, esmaltes, etc.
Actualmente estos residuos son empleados en su mayoría como árido en la
fabricación de hormigones reciclados. [2, 3]
Esta investigación presenta el estudio de los residuos de construcción y demolición
como adición activa al cemento, entonces, es necesario un primer
acondicionamiento de estos residuos provenientes de las plantas de gestión, una
caracterización química y mineralógica y una caracterización de las mezclas cuando
el cemento es reemplazado por el residuo.
Los resultados muestran una composición tanto química como mineralógica similar a
otros residuos industriales usados como adición activa al cemento (humo de sílice,
ceniza volante y teja cocida), además de un buen comportamiento puzolánico, por lo
que es posible por tanto usar estos residuos y su comparación con materiales
actualmente en uso.
Con una gestión apropiada por las plantas de reciclado con un acondicionamiento
inicial, estos materiales podrían ser incorporados al cemento, llevando a cabo su
valorización con las ventajas que esto implica:

 Reducción de esta clase de residuos en vertederos con un menor impacto


visual.
 Reducción en la producción de clinker, con menos explotación de las fuentes
de materias primas además de menos emisiones de CO2 a la atmosfera.
 El término sostenible de reutilización, podría introducirse en el sector de la
construcción, que tradicionalmente ha sido considerado como irrespetuoso
con el medio ambiente, estando en consonancia con las políticas de
desarrollo sostenible.

A la vista de estos datos y de las ventajas expuestas, el presente trabajo presenta


como objetivo principal:

 Reutilización de residuos de construcción y demolición empleados como


adición puzolánica en el cemento.

2.- Materiales y métodos.

Los materiales usados fueron cemento y diferentes residuos de construcción y


demolición.

67
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

 El cemento de referencia usado fue un CEM I 42.5R, de acuerdo a la norma


UNE – EN 197-1:2011 [4], con un contenido en clínker al menos de un 95%
con un máximo de 5% en componentes minoritarios.
 Las muestras consisten en RCD provenientes de plantas españolas de
gestión con un contenido en material cerámico superior al 20%, y el resto de
residuo pueden ser productos indeseables como pintura, mortero, grasa, etc.
El total de muestras recogidas fueron 20 de 12 plantas diferentes. Las
localizaciones de las plantas, se muestran en el mapa correspondiente a la
figura 1.

Fig.1. Mapa de localización de las plantas de reciclaje donde se han recogido


muestras.

Para poder usar estos materiales, es necesario llevar a cabo en estos residuos un
acondicionamiento previo que consiste en secar la muestra a 105ºC seguido de una
molienda hasta obtener un tamaño de partícula inferior a 63 micras. Después de
este proceso, es posible reemplazar el cemento por el residuo en unas proporciones
determinadas, estando entonces la mezcla preparada para su uso, siendo muy
importante conservarla sin humedad.

3.- Resultados y discusión

3.1.- Caracterización del residuo.

Después del acondicionamiento de los residuos de las diferentes plantas de gestión


españolas es necesario llevar a cabo una caracterización química y mineralógica.

3.1.1.- Mineralógica.

La composición mineralógica fue estudiada por difracción de rayos X (DRX) en todas


las muestras recogidas, siendo el cuarzo, calcita, dolomita, moscovita e illita los
compuestos cristalinos más importantes.
A modo de ejemplo, en la figura 2, se muestra el diagrama de difracción
correspondiente al residuo recogido en la planta número 4 (figura 1).

68
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Fig.2. Diagrama de difracción del residuo recogido en la planta 4

3.1.2.- Química.

El análisis de fluorescencia de rayos X (FRX) se realizó para determinar la


composición química de los diferentes residuos recogidos, los resultados se
muestran en la tabla 1 en comparación con otros residuos usados como adiciones
activas.

Materiales
Compuestos Ceniza Humo de Teja Cocida RCD**
(%)* Volante Sílice
SiO2 42.44 92.22 67.03 61.40
Al2O3 28.00 0.10 19.95 9.36
Fe2O3 17.38 0.62 6.29 2.56
CaO 7.40 0.54 0.11 11.66
MgO 1.38 0.27 1.37 2.27
Na2O 0.21 0.01 0.21 0.67
K2O 1.55 0.60 3.54 2.73
SO3 0.05 0.18 0.00 0.66
LOI 1.23 5.50 0.47 8.22
* Completado hasta 100% con componentes minoritarios
** Los resultados son la media de las 20 muestras recogidas en las 12 plantas
(Figura 1).

Tabla 1. Comparativa de la composición química de algunos tipos de residuos


industriales.

De acuerdo a los resultados, se observa que la composición de los RCD es muy


similar a otros residuos comparados. Es importante conocer que la composición
química se va a ver influenciada por el porcentaje cerámico en las muestras.

3.1.3.- Estudio de la actividad puzolánica

Se evaluó la actividad puzolánica en todos los residuos recogidos, por un método


rápido basado en el estudio de la fijación de cal con el tiempo por las muestras
cuando estas se curan en una disolución saturada de hidróxido cálcico [5].
Los resultados que se muestran en la figura 3, son el valor medio de la fijación de cal
y son comparados con otros residuos como ceniza volante, humo de sílice y teja
cocida que son normalmente empleados como adición puzolánica en cementos [6].

69
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Fig.3. Actividad puzolánica: Fijación de cal (%)

De la misma manera que la composición química, la actividad puzolánica también se


va a ver influenciada por el porcentaje cerámico en el residuo.

3.2.- Caracterización de las mezclas de cemento y residuo.

Las mezclas de estos residuos en diferentes porcentajes [7] (10, 20 y 30% en peso)
con cemento se llevaron a cabo en la muestra número 4 (figura 1), para comparar
los resultados con el cemento Portland de referencia.

3.2.1.- Química-

Los contenidos en sulfatos y cloruros en las mezclas fueron evaluados por


fluorescencia de rayos X (FRX) y los resultados se muestran en la tabla 2.

Cl- (%) SO3 (%)

Cemento* 0.000 3.7

Muestra 10% 0.002 3.4

Muestra 20% 0.004 3.0

Muestra 30% 0.006 2.7

UNE – EN 197-1:2011 < 0.100 < 4.0

* Se tiene en cuenta el cemento usado

Tabla 2. Comparativa de contenido en cloruros y sulfatos en las mezclas realizadas

3.2.2.- Ensayo de puzolanicidad.

La actividad puzolánica fue evaluada en tres mezclas diferentes de la planta número


4, de acuerdo con la norma UNE – EN 196-5:2006 [8].
Los resultados se muestran en la figura 4 y cumplen con la normativa UNE – EN
197-1:2011.

70
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Fig. 4. Gráfico para la actividad puzolánica de tres muestras diferentes y CEM I


usado como referencia a 8 y 15 días.

La norma anteriormente mencionada, deben cumplirla los cementos de tipo CEM


IV/A y CEM IV/B (con porcentajes de residuo entre el 11 y el 55%)

3.2.3.- Física

Se midieron el tiempo de fraguado y la estabilidad de volumen en las tres mezclas


estudiadas cumpliendo con la normativa (UNE – EN 197-1:2011) al tener en todos
los casos un tiempo de fraguado superior a 60 minutos y una expansión inferior a 10
mm.

3.2.4.- Comportamiento mecánico

Se llevó a cabo el estudio del comportamiento mecánico en morteros. La elaboración


de los morteros se realizó acorde a la norma UNE - EN 196-1:2005 [9]. Los
resultados de los esfuerzos a compresión en morteros del cemento usado como
referencia y de las muestras con residuo reemplazando al cemento en diferentes
porcentajes se muestran en la figura 5.

71
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Fig.5. Comparación de los esfuerzos a compresión entre CEM I y las muestras

4.- Conclusiones.

 Los resultados muestran similar composición química y mineralógica además


de similar actividad puzolánica entre diferentes plantas de gestión españolas,
que se van a ver influenciadas por el porcentaje cerámico.
 La composición y la actividad puzolánica es similar a la de otros residuos
previamente empleados.
 Cuando el cemento es reemplazado por residuo los requerimientos químicos
y físicos cumplen con la norma UNE – EN 197-1:2011.
 Los esfuerzos a compresión disminuyen con respecto a la referencia aunque
la resistencia inicial y a 28 días de las muestran es buena, cumpliendo con la
normativa.
 Es posible reutilizar este tipo de residuos como adición activa en cementos
con buenos resultados.
 Importantes ventajas medioambientales como la reducción de la explotación
de los recursos debido a la reducción en la producción de clinker, menores
emisiones de CO2 y reducción de los residuos en vertederos con menor
impacto visual.

REFERENCIAS.

[1] Plan español de residuos de construcción y demolición 2001 – 2006 (BOE nº 166
12/07/01)
[2] Instrucción de hormigón estructural (EHE – 08). 2008
[3] Guía española de áridos reciclados procedentes de RCD. Proyecto GEAR. 2012.
[4] Norma Europea UNE – EN 197-1 (2011): “Cemento Parte 1: Composición,
especificaciones y criterios de conformidad para cementos comunes”.
[5] Sánchez de Rojas, M. I. (1986): “Study of the connection structure – pozzolanic activity
of Spanish siliceous materials (source: natural or artificial) and their use as hydraulic
binders”, PhD. Thesis, Autonomous University of Madrid
[6] M. I. Sánchez de Rojas et al. J. Am. Ceram. Soc. Vol. 89, No. 12, pp. 3701 – 3705
(2006).
[7] Patente. P201330415. Residuo cerámico útil para la fabricación de cemento,
procedimiento de obtención y cementos incluidos. 22/03/2013

72
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

[8] Norma Europea UNE – EN 196-5 (2006): "Método de ensayo en cementos. Parte 5:
“Ensayos de puzolanicidad para cementos puzolánicos”.
[9] Norma Europea UNE – EN 196-1 (2005): " Método de ensayo en cementos. Parte 1:
Determinación de resistencias mecánicas”.

Agradecimientos.

El presente estudio fue subvencionado por el Ministerio Español de Ciencia e


Innovación bajo la coordinación del proyecto de investigación (BIA2010-21194-C03-
01).

73
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

LOS SISTEMAS DE GESTIÓN DE LA CALIDAD EN LA EDIFICACIÓN


INSTRUMENTOS PARA LA REDUCCIÓN DEL IMPACTO MEDIOAMBIENTAL.
1
Del Río Merino, M.; del Solar Serrano, P.; Villoria Sáez, P.
Dpto. Construcciones Arquitectónicas y su control. EUAT UPM.
Avda. Juan de Herrera, 6. 28040 Madrid.
e-mail: 1mercedes.delrio@upm.es

RESUMEN

Aunque las primeras referencias históricas del establecimiento de normas para la fabricación
de materiales y productos se encuentran en los Gremios Artesanos, en la Edad Media, no es
hasta principios del siglo XX cuando surgen los Sistemas de Gestión de la Calidad en la
industria. En España, estos Sistemas se implementan en el ámbito de la Edificación en
1970, en concreto, en la construcción de Centrales nucleares. Pero no es hasta la década
de 1980 cuando comienzan a aparecer textos de autores españoles sobre Sistemas de
Gestión de Calidad aplicados al sector de la construcción de edificios. Esto es
fundamentalmente debido a que la Edificación tiene unas características especiales que la
hacen diferente del resto de las Industrias y que dificultan la aplicación de Sistemas capaces
de gestionar y garantizar la calidad de todo el proceso.

En la actualidad, la Edificación en España se encuentra regulada por tres documentos


principales:

 Ley 38/1999 de Ordenación de la Edificación


 Código Técnico de la Edificación.
 Transposición de la Directiva 89/106/CEE de Productos de Construcción: RD 1630/1992
de 29 de diciembre.

Pero también otros documentos como los Decretos en materia de calidad de la construcción
de las distintas Comunidades Autónomas, las Normas UNE, la Instrucción de hormigón
estructural EHE, los Reglamentos que afectan a las instalaciones que se incorporan en los
edificios (RIPCI, REBT, RITE, RIGLO, etc.), etc. definen requisitos y objetivos para el diseño
y la ejecución correcta de los edificios, así como las obligaciones de los intervinientes
contempladas en la LOE.
Estos requisitos y recomendaciones deberían estar recogidos en un Sistema de Gestión de
la Calidad para la Edificación. Sistema, flexible y suficientemente genérico, que debería
adaptarse a proyectos concretos y alcanzar todo el ciclo de vide de los edificios, así como
considerar la responsabilidad de todos los agentes implicados.

Cada vez se hace más importante reflexionar sobre la necesidad de que este Sistema de
Gestión incorpore también consideraciones medioambientales y de seguridad, de forma
transversal, a través de buenas prácticas (BP) y de esta manera evolucione hacia un
Sistema de Gestión Integral (ISO 9001+14001+OHSAS 18001), lo que redundaría en una
reducción del impacto medioambiental y de los accidentes en la Edificación. En esta
ponencia se resumen algunas de las BP sobre gestión de residuos que deberían estar
implementadas en el Sistema.

Keywords: Sistemas de gestión de la calidad; buenas prácticas; edificación; mejora continua.

74
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

1.- Introducción.

El proceso de edificación es muy complejo por lo que el establecimiento de un


Sistema que garantice la Gestión Integral (SGI) del mismo debería ser fundamental.

Este Sistema deberá ser lo suficientemente flexible para adaptarse a cada proyecto
en particular y atender todo el ciclo de vida del mismo: diseño; ejecución; uso,
mantenimiento y demolición, así como debería implicar a todos los agentes
intervinientes: el promotor, el proyectista; el director de obra, el director de ejecución
de obra, la empresa constructora que ejecuta las obras, las entidades y laboratorios
de control de calidad, los suministradores de productos y por último a los
propietarios y usuarios.

Por otra parte y según datos de la Plataforma Tecnológica Española de la


Construcción (PTEC), en Europa el 40% de la energía se consume en edificación
para el calentamiento, enfriamiento e iluminación. Asimismo, el sector de la
construcción, a lo largo de todo el ciclo de vida de los edificios, consume alrededor
del 40% de los recursos materiales, generando el 40% del total de residuos y
produciendo el 35% de las emisiones de gases efecto invernadero [1]. Datos como
estos muestran la clara interrelación del sector de la construcción con el
medioambiente, y la evidente necesidad de la aplicación de criterios de
sostenibilidad en el desarrollo de proyectos que minimicen los impactos ambientales
producidos. Por tanto, llevar a cabo una gestión sostenible de un edificio implica
aplicar criterios de sostenibilidad y adoptar buenas prácticas (BP) Las BP deben
hacer referencia a la normativa actualmente en vigor, a la vez que pueden aportar
especificaciones adicionales encaminadas a superar estos mínimos legales.

Por ello se hace necesario incorporar en los Sistemas de Garantía de Calidad (SGC)
para edificación, los Sistemas de Gestión Ambiental (SGA). Si bien esto es una
realidad en algunas grandes empresas constructoras que no sólo tienen
incorporados en sus SGI aspectos medioambientales, si no también de seguridad y
salud (ISO 9001+14001+OHSAS 18001), la gran mayoría de las empresas de
edificación, no los tienen implementados o no los utilizan como instrumentos para la
mejora continua.

En esta ponencia se reflexiona sobre el interés de los SGI, como instrumentos para
la reducción del impacto medioambiental, en el caso que nos compete y en el caso
de incorporar también Sistemas de Gestión de Seguridad y Salud, la reducción de
los accidentes.

Por último se concretarán algunos ejemplos de BP en el ámbito de la gestión de los


residuos, que se pueden incorporar en un SGI.

1.1.- Los Sistemas de Gestión de la Calidad.

Un SGC permite el aseguramiento de que un producto o servicio satisfará los


requisitos dados sobre la calidad, a través de la definición de la estructura de la
organización, de las responsabilidades, de los procedimientos, de los procesos y de
los recursos para llevar a cabo la gestión de la calidad. Los SGC contribuyen a
aumentar la satisfacción del cliente y como las necesidades y las expectativas de los
clientes son cambiantes y están influidas por la competencia y los avances técnicos,
estos sistemas dan una gran importancia a la mejora continua.

75
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

El control de calidad lleva implícito la aplicación de técnicas operativas y de


actividades, que tienen dos objetivos fundamentales: mantener bajo control un
proceso y eliminar las causas de defecto, con el fin de conseguir los mejores
resultados económicos.

La Norma ISO 9001 [2] especifica los requisitos para el aseguramiento de la calidad
a través de 8 etapas:

1. Determinar las necesidades y expectativas de los clientes y de otras partes


interesadas.
2. Establecer la política y objetivos de la calidad de la organización
3. Determinar los procesos y las responsabilidades necesarias para el logro de
los objetivos de la calidad
4. Determinar y proporcionar los recursos necesarios para el logro de los
objetivos de la calidad
5. Establecer los métodos para medir la eficacia y eficiencia de cada proceso
6. Aplicar estas medidas para determinar la eficacia y eficiencia de cada proceso
7. Determinar los medios para prevenir no conformidades y eliminar sus causas
8. Establecer y aplicar un proceso para la mejora continua del sistema de
gestión de la calidad.

Los SGC incluyen un Manual de Calidad que recoge los objetivos y la política de
calidad de la empresa, así como la descripción de la organización, medios y
recursos y la estructura de responsabilidades y jerarquías; un Manual de
Procedimientos: que describe de manera estructurada todos los procedimientos
necesarios para las distintas actividades de la empresa; un Manual de Instrucciones
de Trabajo que recoge todas las instrucciones que se deriven de los
procedimientos.; los Procedimientos o Instrucciones de Trabajo que permiten
recoger la forma de realizar una actividad o proceso, para que todo el personal de la
organización actúe con una pauta común, de manera que se puedan recoger las
mejores prácticas, tanto propias como ajenas y se pongan a disposición del resto de
la organización; unos Registros de la Calidad, es decir los documentos que recogen
la información, las evidencias y los mecanismos de control que muestran los
resultados obtenidos y el cumplimiento de los requisitos y por último el Plan de la
Calidad, que es el documento que especifica qué procedimientos y recursos deben
aplicarse, quién debe aplicarlos y cuándo deben aplicarse a un proyecto concreto.

Por otra parte, los Sistemas de Gestión Ambiental (SGA) son compromisos
voluntarios que se pueden adquirir para demostrar la conciencia medioambiental que
una empresa, organización o entidad adquiere con su entorno. Los requisitos de
estos sistemas se definen en la norma UNE EN-ISO-14001: 2004. La estructura de
esta norma está basada en el ciclo PLANIFICAR-HACER-VERIFICAR-ACTUAR
(PHVA) que permite desarrollar un sistema de mejora continua en el desempeño
energético. Las empresas deben definir unos objetivos medioambientales, es decir
su política medioambiental y el sistema de gestión necesario para cumplir esos
objetivos.

Entendemos que la incorporación de estos objetivos medioambientales (política


medioambiental) en el Manual de calidad de una empresa de edificación, obligará a
incorporar en los procedimientos e instrucciones de trabajo “buenas prácticas” que

76
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

posibiliten los resultados esperados y de esta forma los dos sistemas quedarán
fundidos en un Sistema de Gestión Integral (SGI).

1.2.- Marco Legal de la edificación en España.

Para coordinar los temas relacionados con la calidad de la edificación se crea en


1992 la Comisión General para la Vivienda y la Edificación. Esta comisión tiene
como asesora a la Comisión Técnica para la Calidad en la Edificación: (CTCE). La
CTCE considera prioritario establecer una política de calidad de forma coordinada
entre las distintas administraciones, que implique a todo el proceso de la edificación
dentro de un Plan de Calidad de la Vivienda y la Edificación.

El Plan, aprobado en noviembre de 1993, tiene como objetivo mejorar la calidad de


las viviendas y de los edificios en general, a través de tres áreas de actuación:

 Regular el proceso de la calidad: mediante la elaboración de normativa técnica.


 Promover la calidad: a través de una política de elaboración de guías técnicas
que faciliten la aplicación de la normativa junto con una política de fomento de los
distintivos de calidad.
 Verificar la calidad: mediante la aplicación de técnicas de control que abarquen el
proyecto, la recepción de materiales, la ejecución de la obra y el uso y
mantenimiento del edificio.

El Plan divide el proceso de la edificación en cinco etapas y propone para cada una
de ellas una Guía Técnica como medio de promoción de la calidad:

 Proyecto básico: pautas para la comprobación y criterios técnicos.


 Proyecto de ejecución: bases para el control efectivo del contenido técnico del
proyecto.
 Recepción de materiales: programa para el control de la recepción
 Ejecución de la obra: programa para el control de las unidades de obra y pruebas
de servicio.
 Uso y mantenimiento: sistemas de control a realizar por los propietarios y
usuarios.

Como las competencias en control de calidad de la edificación y vivienda están


transferidas a las distintas comunidades autónomas desde 1983, éstas redactaron
decretos autonómicos sobre calidad en la construcción. Todos esos decretos
enuncian la necesidad de acreditar ante la propiedad y la administración la
realización de controles del proceso. [3].

En la actualidad, la edificación en España se encuentra regulada por tres


documentos principales: Ley 38/1999 de Ordenación de la Edificación (LOE) [4];
Código Técnico de la Edificación. (CTE) [5]; Transposición de la directiva
89/106/CEE de productos de construcción: RD 1630/1992 de 29 de diciembre [6]

La LOE, y el CTE, establecen clara y concretamente las responsabilidades y


obligaciones de todos los intervinientes en el proceso de edificación.

La LOE cumpliendo el mandato de las directivas europeas, establece los requisitos


básicos de la edificación, con el fin de garantizar la seguridad de las personas, el
bienestar de la sociedad y la protección del medio ambiente. Los edificios deberán

77
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

proyectarse, construirse, mantenerse y conservarse de tal forma que se satisfagan


los requisitos básicos relativos a la funcionalidad, a la seguridad y a la habitabilidad.

El CTE desarrolla los requisitos básicos de seguridad y habitabilidad que establece


la LOE, mediante las Exigencias Básicas, de entre ellas las que afectan al
medioambiente son las exigencias básicas HE 1: limitación de demanda energética;
HE 2: rendimiento de las instalaciones térmicas; HE 3: eficiencia energética de las
instalaciones de iluminación; HE 4: contribución solar mínima de agua caliente
sanitaria; HE 5: contribución fotovoltaica mínima de energía eléctrica. Estas
exigencias básicas deben cumplirse en todo el ciclo de vida del edificio, desde su
concepción hasta el final de su vida útil.

El RD 1630/1992, modificado por el RD 1328/1995, tiene como objetivo regular las


condiciones que deben cumplir los productos que se incorporan de manera
permanente en las obra de construcción. Para ello establece las características que
deben certificar mediante el Marcado CE de conformidad para asegurar que las
obras de construcción terminadas cumplen con los requisitos esenciales
establecidos por la directiva europea.

Además de estos tres documentos, existen otras normas que deben tenerse en
cuenta en los proyectos de edificación y que se encuentran relacionadas en la LOE y
en el CTE, como son los decretos en materia de calidad de la construcción de las
distintas comunidades autónomas [3], las normas UNE recogidas en el CTE como
prescriptivas, la instrucción de hormigón estructural EHE, los reglamentos que
afectan a las instalaciones que se incorporan en los edificios (RIPCI, REBT, RITE,
RIGLO, etc.).

Toda esta normativa debe estar incluida en los diferentes procedimientos del SGI
generando una documentación única sobre los controles y verificaciones realizadas
en cada obra concreta. Por otra parte, también se hace necesario designar un
mando único que permita aunar esfuerzos para alcanzar el objetivo de crear
edificaciones de calidad, que respondan a las necesidades de los usuarios y que
lleguen en buenas condiciones y con un bajo coste de mantenimiento al final de su
vida útil.

2.- Antecedentes.

2.1.- Sistemas para la Gestión de la Calidad en edificación.

Aunque las primeras referencias históricas del establecimiento de normas para la


fabricación de materiales y productos se encuentran en los gremios artesanos, en la
Edad Media, no es hasta principios del siglo XX cuando surgen los Sistemas de
Gestión de la Calidad en la industria.

Pero los SGC para la edificación no aparecen hasta mucho después debido a las
características especiales que tiene y que la hacen diferente del resto de Industrias,
lo que dificulta la aplicación de SGC capaces de gestionar y garantizar la calidad de
todo el proceso. [7]

Además en España, estos Sistemas no se implementan en el ámbito de la


Edificación hasta 1970, en concreto, en la construcción de centrales nucleares. Pero

78
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

no es hasta la década de 1980 cuando comienzan a aparecer textos de autores


españoles sobre SGC aplicados al sector de la construcción de edificios.

De entre estos autores destacan García Meseguer, Fernández Martín, Garrido


Hernández y Parras Simón. A continuación se relacionan algunas de sus principales
ideas.

García Meseguer plantea que la calidad en construcción requiere cinco acciones que
se deben extender a las cinco fases del proceso constructivo: promoción, proyecto,
materiales, ejecución y uso-mantenimiento. Estas cinco acciones son: [7]

1. Definirla, ya que sólo puede exigirse aquello que se ha definido de antemano.


2. Producirla, lo que requiere la existencia de unos procedimientos.
3. Comprobarla a través de reglas de control de producción, pues quien la produce
solo podrá estar seguro de haberla conseguido si lo comprueba.
4. Demostrarla ante otro, lo que entraña unas reglas de control de recepción.
5. Documentarla, mediante la documentación y archivo de todo lo actuado.

Por otra parte entiende que hay 4 modos de control: la inspección; el control de
recepción; el control de producción sin nexo con el control de recepción; y el control
de calidad avanzado que considera ambos controles.

Parras Simón, [8], indica que la calidad en edificación vendría definida por un Plan
de control de calidad del proyecto cuyo responsable es el promotor y el proyectista y
sobre este Plan el constructor haría sugerencias. La dirección, control y seguimiento
del Plan la haría la dirección facultativa que tomaría medidas y decisiones en caso
de ausencia de especificaciones, incumplimientos o disconformidades. Por último,
entiende que el aprendizaje de los aciertos y de los errores cometidos
correspondería a todos los intervinientes.

Por último, Garrido Hernández, [9] reflexiona sobre el grupo de normas UNE 9000 y
concluye que el promotor debería tener su propio sistema de calidad, que daría
cobertura al sistema de calidad del constructor.

También los colegios profesionales han trabajado en el desarrollo de guías y


manuales que facilitan a sus colegiados certificar que realizan su trabajo de acuerdo
a las exigencias marcadas por la Ley. El Consejo General de la Arquitectura Técnica
de España editó en 1997 una primera guía para la implantación de la norma ISO
9001 en la profesión y en 2008, el Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos
Técnicos de Madrid edita una guía enfocada a la implantación de Sistemas de
Gestión de la Calidad en empresas de arquitectos técnicos, basada en la norma ISO
9001 [10].

2.2.- Buenas prácticas medioambientales en edificación.

Las comunidades autónomas han redactado diversas guías de buenas prácticas


medioambientales en edificación [11]. Estas guías nacen como instrumentos de
consulta para todos los trabajadores del ámbito de la edificación.

En general, las guías están organizadas según las distintas fases a desarrollar en el
proceso edificatorio, esto es.

79
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

• Fase de diseño.
• Fase de construcción.
• Fase de uso y conservación.
• Fase de demolición.

En cada fase se contemplan aspectos legales, así como se recomienda mejorar los
parámetros de carácter obligatorio establecidos por la legislación de aplicación
mediante iniciativas voluntarias que contribuyan a reducir de una forma global el
impacto ambiental de los proyectos (buenas prácticas). Estas BP consideran:

 La racionalización en el uso de los recursos naturales.


 La minimización los consumos de agua y de energía.
 La protección del entorno que rodea la obra para facilitar su recuperación.
 La disminución del volumen de residuos generados y la mejora de su valorización.
 La reducción de la contaminación del entorno.
 La capacitación de los operarios mediante una correcta formación e información.

3.- Propuesta de un Sistema de Gestión Integral (SGI).

Por todo lo anterior se propone la necesidad de definir un SGI general para la


edificación. Como se ha comentado en este Sistema deberán quedar recogidas
todas las normas nacionales y autonómicas vigentes, así como las recomendaciones
que son de aplicación en la edificación en España, tanto desde el punto de vista
técnico como medioambiental. El sistema incluirá todo el ciclo de vida del edificio,
así como determinará las responsabilidades que en cada caso tengan los agentes
intervinientes en el proceso edificatorio.

El SGI concretará las distintas actividades a realizar en cada fase del ciclo de vida y
estas actividades se definirán en procedimientos e instrucciones de trabajo. El
conjunto de procedimientos se unificará en el Manual de procedimientos y las
instrucciones en el Manual de instrucciones de trabajo.

Estos procedimientos constarán de, como mínimo, los siguientes apartados: índice;
objeto (donde se define el objeto del procedimiento y se establecen las
responsabilidades implicadas en el mismo); alcance (hace referencia a las
actividades sobre las que se aplica); referencias (listado de documentos a los que el
procedimiento alude en alguno de sus apartados); responsables (donde se indica la
persona responsable de la preparación del procedimiento y su puesta en marcha);
fases (donde se define: el método y secuencia con arreglo a los cuales se ejecuta el
trabajo, la persona responsable de llevar a cabo el trabajo; los criterios de
aceptación/rechazo del resultado del trabajo y los puntos y momentos en que debe
hacerse un chequeo (hitos de control), así como los puntos críticos en los que es
más fácil la aparición de defectos y si procede, ocasiones en las que debe realizarse
una inspección y a cargo de quién); flujograma; revisiones del procedimiento y
cambios realizados en las revisiones; documentación de control (donde se ofrecen
los impresos, planillas, etc., de control, indicando cuáles de ellos deben conservarse
de forma permanente, por formar parte del historial de calidad de la obra) y por
último si fuera necesario anexos (instrucciones de trabajo, información
complementaria, etc).

En la descripción de las fases se tendrán en cuenta como mínimo:

80
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

 ¿Cuáles son las condiciones necesarias para iniciar la actividad? (control de


entrada).
 ¿Cuáles son las condiciones necesarias para desarrollar la actividad? (control
del proceso).
 ¿Qué comprobaciones deben hacerse al final de la actividad? (control de
salida).

Además, en este mismo apartado se podrán concretar “buenas prácticas” técnicas,


sociales y medioambientales que mejoren la actividad a realizar.

Para facilitar el control, toda la información anterior se deberá expresar en forma de


listas de chequeo, enunciando cada una de las cuestiones de manera que la
respuesta sea necesariamente SI o NO.

Este Sistema se deberá aplicar en cada proyecto particular a través del Plan de
calidad cuyo propietario será el promotor o propietario del proyecto edificatorio.

El Plan se revisará por la dirección facultativa, quienes podrán incorporar, modificar


o suprimir justificadamente algunos aspectos del mismo.

Este Plan se puede concretar para cada oficio en diversos Manuales de Calidad, que
permitirán a los operarios realizar las tareas de forma adecuada y controlada. Estos
manuales incluirán las instrucciones de trabajo de los procedimientos.

El análisis de los fallos detectados dará lugar a sucesivas revisiones de las


instrucciones de trabajo y de los procedimientos, permitiendo, a través de la mejora
continua, conseguir la excelencia del proceso.

3.1.- Buenas prácticas ambientales en el ciclo de vida de un edificio.

Se relacionan a continuación, considerando las distintas fases del proceso


edificatorio, los elementos sobre los que en el SGI se deberán incorporar BP
ambientales y se destacan a modo de ejemplo, algunas de las prácticas que las
guías recomiendan para la mejora de la gestión de los residuos [12].

Fase de diseño: como regla general el diseño de los elementos constructivos debe
prever la demolición posterior del edificio, por lo que se debe fomentar la utilización
de prácticas de diseño y construcción, como el montaje en seco o las uniones
mecánicas, que faciliten el posterior desmontaje durante la fase de demolición.

También se describirán en esta fase BP sobre: la ubicación, el entorno y la


orientación del edificio; la configuración arquitectónica del edificio; las instalaciones y
los materiales.

En cuanto a BP sobre residuos las guías recomiendan:

.-Utilizar materiales y productos reciclados.


.-Evitar la aplicación de tratamientos para preservar los materiales a base de
materiales tóxicos.

Fase de construcción: durante esta fase se adoptarán actuaciones que posibiliten


la reducción de los efectos ambientales negativos derivados de la construcción en sí

81
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

misma, como el control de la erosión, la contaminación del suelo y la contaminación


atmosférica y acústica, además del ahorro de energía y agua, el aprovechamiento
de recursos (gestión, almacenaje, uso y reutilización adecuado de materiales);
control de maquinaria y equipos.

En cuanto a BP sobre la gestión correcta de residuos durante la obra se deberá:

.-Considerar un enfoque preventivo, que permita anticipar las cantidades y tipologías


de residuos que se generarán para planificar su adecuada gestión posterior.
.-Aplicar medidas que fomenten la reducción en la generación de los Residuos de
Construcción Demolición (RCD) y la adecuada separación de las diferentes
fracciones, para facilitar su gestión externa dando preferencia al reciclado de los
mismos (Real Decreto 105/2008 [13]).
.-Prever los medios y la información necesaria para realizar una correcta gestión de
residuos.
.-Desarrollar un plan de gestión de RCD según el Real Decreto 105/2008,
controlando la separación de los residuos, la gestión y destino de los RCD,
preferentemente y por este orden, a operaciones de reutilización, reciclado o a otras
formas de valorización.
.-Disponer de un protocolo de actuación ante accidentes con residuos peligrosos.
.-Separar los residuos para favorecer su gestión.
.-Reducir el volumen de los residuos para ayudar en su gestión.
.-Controlar el registro de todas las operaciones realizadas para los RCD más
comunes.

Fase de uso y conservación: de cara a sistematizar lo más posible la gestión


ambiental en esta fase es recomendable implantar sistemas de gestión energética
según el referencial UNE 21630 que fomenten el ahorro de energía y/o sistemas de
gestión ambiental basados en la ISO 14001, así como aplicar los programas de
mantenimiento de equipos que especifica la legislación vigente.

En cuanto a cuestiones referentes a BP de residuos en el uso de los edificios se


relacionan las siguientes:

.-Disponer de contenedores para la recogida selectiva.


.-Reducir el consumo de papel, toner, etc, así como reutilizar o utilizar recursos
procedentes del reciclaje.

En cuanto a cuestiones referentes a BP para la gestión de residuos en el


mantenimiento y limpieza de los edificios habrá que considerar las características del
edificio, los volúmenes generados y actividades en él desarrolladas. En el caso de
no disponer de contenedores para la recogida selectiva de envases, éstos deberán
ser solicitados a los servicios municipales, que se encargarán de suministrarlos o
bien de señalar el punto donde deben depositarse en contenedores en la vía pública.
Los envases depositados en estos contenedores deben disponer del logo de
ECOEMBES.
.-Clasificar y tener disponibles para los usuarios de los mismos las fichas de datos
de seguridad (FDS) de todos los productos que se utilizan.
.-En cuanto a los residuos vegetales: no depositar los residuos derivados de
operaciones de desbroce de hierbas, siegas, podas y talas (restos vegetales) en los
contenedores ubicados en la vía pública para la fracción resto.

82
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Fase de demolición: en la fase de demolición se desarrollan un conjunto de


procesos y aplicaciones orientados a la recuperación, clasificación, reutilización de
materiales y espacios constructivos al finalizar la vida útil de una edificación.
En esta fase, se pueden poner en práctica muchas de las medidas de la fase de
construcción como: asegurar la correcta gestión de productos peligrosos presentes
en la edificación; realizar un proceso de demolición selectiva y recuperar el espacio
en el que se hallaba el edificio lo antes posible.

En cuanto a algunas de las BP para la gestión de los residuos:

.-Incorporar, en la medida de lo posible, los materiales reutilizables de la demolición


a la propia obra nueva o de reforma.
.-Gestionar los residuos de forma que se fomente su valorización.
.-Estudiar la posibilidad de instalar in situ un sistema de reciclaje de escombro limpio
para obtener un árido que sea apto para reutilizar, evitando de esta manera el
transporte de cantidades elevadas de escombros.

4.- Conclusiones.

Es precisamente la complejidad del proceso edificatorio, entendido éste como el


compendio de todas las acciones que se llevan a cabo a lo largo de todo el ciclo de
vida de los edificios, la que hace necesario la definición e implantación de Sistemas
de Garantía de Calidad que permitan la satisfacción de los usuarios finales y la
mejora continua del proceso.

Los SGC establecerán objetivos de partida que tendrán en cuenta la responsabilidad


social, medioambiental, etc, de las empresas que los desarrollan. Estos objetivos
deberán desplegarse en todo el Sistema.

Además estos Sistemas deberán considerar, en la definición de las actividades que


desarrollan a través de sus procedimientos, toda la legislación vigente en la
actualidad en el ámbito de la edificación así como las recomendaciones o “buenas
prácticas” que en el ámbito técnico, social, medioambiental, etc, podrían
implementarse para mejorar la calidad del proceso edificatorio.

Existen muchas guías que relacionan BP en la edificación, en esta ponencia se


recogen algunas BP en el ámbito del medioambiente, en concreto en la gestión de
los residuos. Estas BP, si queremos que sean eficaces, deberán incluirse en los
diferentes procedimientos del SGC y de esta manera será posible conseguir reducir
el impacto medioambiental de la edificación.

En esta ponencia se defiende la necesidad de que exista un único SGC que integre
todos estos aspectos, un SGI. Este Sistema actuará de paraguas con otros sistemas
o planes paralelos como los SGA (Plan de gestión de RCD), el Sistema de Gestión
de Seguridad y salud (OHSAS), integrándolos en un único documento. Documento
que deberá ser lo más sistemático posible y que se desarrollará a través de un
Manual de calidad que englobará un Manual de procedimientos y un Manual de
instrucciones de trabajo, así como unos registros documentales de la calidad.

Por otra parte, aunque será un único SGI el que coordine todo el proceso, su
flexibilidad será tal que permita la pervivencia de Sistemas de calidad de otras
empresas en paralelo, así como su adaptación a las circunstancias concretas de

83
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

cada obra, sea ésta obra nueva, de rehabilitación, de mantenimiento o de


demolición, considerando también los diversos agentes implicados en el proceso
edificatorio, así como sus responsabilidades.

REFERENCIAS

[1] PTEC. www.construccion2030.org


[2] ISO 9001 2008. Sistemas de gestión de la calidad. Requisitos. Cuarta edición
[3] Decreto 80/1987 de 8 de mayo, por el que se regula el control de calidad de la
construcción y obras públicas. GOBIERNO DE CANARIAS. Consejería de Obras Públicas.
(B.O.CAN. de 10/06/87); Decreto 13/1988 de 27 de enero, por el que se regula el control de
calidad de la construcción y obra pública. JUNTA DE ANDALUCÍA. Consejería de Obras
Públicas y Transportes. (B.O.J.A. nº 11 de 12/02/88); Decreto 375/1988 de 1 de diciembre,
sobre control de calidad en la edificación. GENERALIDAD DE CATALUÑA. Departamento
de Política Territorial y Obras públicas. (C.O.G.C. nº 1086 de 28/12/88)
[4] Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación. BOE núm. 266 de 6 de
noviembre de 1999.
[5] Real Decreto 314/2006 de 17 de marzo, por el que se aprueba el Código Técnico de la
Edificación. (BOE 28-marzo-2006).
[6] Transposición de la Directiva 89/106/CEE de Productos de Construcción de 29 de
diciembre, por el que se dictan disposiciones para la libre circulación de productos de
construcción.
[7] García Meseguer, A. (2001). Fundamentos de calidad en construcción. Fundación
Cultural del Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Sevilla. ISBN:
8495278219.
[8] Parras Simón, J (2007). Manual de bases para la gestión de la calidad en la dirección de
la ejecución de la obra. Madrid: Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de
Madrid. ISBN: 9788486891329.
[9] Garrido Hernández, A. (1996). Aseguramiento de la calidad en la construcción. ICCE.
ISBN: 8492017740.
[10].Colegio Oficial De Aparejadores Y Arquitectos Técnicos De Madrid. (2008). Compendios
de normativas sobre calidad. Documento compendio de las normativas relacionadas con el
Control de Calidad. http://www.coaatm.es/detalle.aspx?CodContenido=1051&tipo=33.
[11] Fundación biodiversidad. (2005). Guía de buenas prácticas ambientales de Navarra;
Buenas prácticas ambientales en el sector de la construcción de la cámara de Santiago de
Compostela; Las buenas prácticas medioambientales en la construcción de la Generalitat
Valenciana.
[12] Ayuntamiento de Madrid. (2009). Guía de buenas prácticas ambientales en el diseño,
construcción, uso, conservación y demolición de edificios e instalaciones
[13] Real Decreto 105/2008, de 1 de febrero, por el que se regula la producción y gestión de
los residuos de construcción y demolición.

84
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

ALTERNATIVAS PARA LA OPTIMIZACIÓN DEL RATIO DE RECICLAJE DE LOS


RESIDUOS DE CONSTRUCCIÓN EN EDIFICACIÓN: EL ENFOQUE DE LOS
SELLOS DE CERTIFICACIÓN EN SOSTENIBILIDAD
1
González Pericot, N.; 2Del Solar Serrano, P.; 3Del Río Merino, M.
Dpto. de Construcciones Arquitectónicas, E.U.A.T.M., U.P.M.
Avda. Juan de Herrera nº 6, 28040 Madrid
e-mail: 1 natalia.gpericot@upm.es; 2 patricia.delsolar@upm.es; 3
mercedes.delrio@upm.es

RESUMEN

La gestión de residuos de construcción demolición ha avanzado notablemente en los últimos


años, fundamentalmente en el tratamiento de los denominados residuos inertes, con el
impulso que ha supuesto la creación de plantas de tratamiento específicas; no obstante
éstas encuentran dificultades a la hora de utilizar el producto obtenido en forma de áridos
reciclados debido a la reticencia de los agentes intervinientes en el proceso de la
construcción al uso de productos reciclados, a pesar de los resultados de los ensayos
analíticos que las plantas les aportan.

Con ratios de hasta el 95% de recuperación de áridos reciclados, queda pendiente la mejora
del otro gran integrante dentro de los residuos de construcción demolición: los embalajes.
Estudios previos (González Pericot, N.; Del Río Merino, M. 2011) cuantificaron el volumen
del residuo de embalaje de materiales de construcción en un 43,6 % sobre el volumen total
de los residuos de las obras estudiadas; estos datos refuerzan la necesidad de establecer
medidas para incrementar el porcentaje de reciclaje de los materiales que componen los
embalajes, básicamente plástico, papel, cartón y madera. En la actualidad las plantas no
alcanzan el 1% en cuanto a reciclaje de ninguno de estos materiales, debido a la
contaminación con la que los residuos llegan a planta.

El trabajo analiza los datos publicados en las memorias de las plantas de tratamiento de
residuos de construcción demolición de la Comunidad de Madrid de los últimos tres años, y
explora en el entramado de empresas valorizadoras que en la actualidad gestiona este tipo
de residuos, con el fin de obtener una imagen del panorama actual en lo que a la gestión del
residuo de embalajes de materiales de construcción se refiere.

Finalmente, conocida la legislación aplicable a la gestión de los residuos de construcción y


demolición, y los resultados obtenidos con su aplicación, se expone el enfoque propuesto
por las distintas certificaciones en sostenibilidad y se analizan datos de obras realizadas
bajo una certificación en sostenibilidad.

Keywords: reciclaje, residuos de construcción, embalajes.

85
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

1.- Introducción.

El desarrollo sostenible implica la aceptación de límites (M.A. Murga Menoyo, 2013)


al denominado progreso, subordinando la ciencia, la tecnología y la economía a las
necesidades sociales, y siempre respetando las posibilidades de renovación de los
recursos naturales, así como la capacidad de absorción de desechos que tiene el
medio físico.

En el campo de los residuos producidos por la actividad humana, y concretamente


en el ámbito de la construcción, resulta imprescindible no sólo una correcta gestión
de los RCD sino además una máxima reutilización de los mismos, lo que requiere de
una adecuada gestión particularizada según cada tipo de material que compone el
residuo.

El Plan Regional de Residuos de Construcción y Demolición publicado por la


Comunidad de Madrid para el periodo 2006-2016 revisa el grado de alcance de los
objetivos planteados en el Plan Nacional de Residuos de Construcción y Demolición
2001-2006 en Madrid, y en base a este análisis, con el apoyo de las nuevas
infraestructuras creadas, plantea medidas adicionales, entre ellas algunas
encaminadas a conseguir la total comercialización de los áridos reciclados, y la
separación de un 100% de otras fracciones no áridas valorizables del RCD
(cartonaje, plástico, madera, metales, vidrio).

El escenario objetivo planteado para los años 2007 a 2016 preveía una generación
en toneladas año con tendencia ligeramente al alza en cada año sucesivo, fruto de
un ligero aumento de la población con un pequeño descenso de la tasa de
generación en toneladas/habitante por año. La crisis en el sector, en crecimiento
desde el mismo 2007 han provocado importantes diferencias entre el escenario
objetivo planteado en el Plan y las cifras reales, lo que a su vez ha supuesto la
ralentización o paralización de alguna de las infraestructuras previstas para el
tratamiento de los RCD.

Más allá de las obligaciones impuestas por el RD 108/2008 por el que se regula la
producción y gestión de RCD, surgen herramientas voluntarias para medir la
sostenibilidad de los proyectos que premian la gestión que desvía los RCD de
vertederos e incineradoras y fomenta la reutilización y el reciclaje de los residuos
valorizables.

2.- Antecedentes.

De acuerdo a la información facilitada por la Consejería de Medio Ambiente,


Vivienda y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid, y dentro del marco
de la Estrategia de Residuos de la C.A.M. 2006-2016 formada por nueve planes de
residuos según su distinta tipología, para los RCD existen en la actualidad 23
infraestructuras autorizadas :

86
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Dirección del
TIPO Razón social centro Alcance de la autorización

CCR LAS MULAS,


S.L. (URBASER, Camino Mula s/n Valorización de RCD y eliminación de
C ACS) 28945 FUENLABRADA residuos inertes de CD
Ctra. San Agustín
CESPA Gestión de Guadalix, Km. 13
Residuos, S.A. 28770 COLMENAR Valorización de residuos de construcción y
C (FERROVIAL) VIEJO demolición

Sector I-3 "Prado


FAUSTINO Gª Ancho" 28810 Valorización de residuos de construcción y
I YEBRA E HIJOS, S.L. VILLALBILLA demolición

C/Pozo Lirón, s/n


FAUSTINO MATEO 28240 FUENTE EL SAZ
I E HIJOS, S.L. JARAMA Clasificación y almacenamiento de RCD

GEDESMA, S.A. Ctra. M-600 km. 46,


(gestiona 28600 Valorización de RCD y eliminación de
P MACOTRAN) NAVALCARNERO residuos inertes de CD
Autovía A1 pk. 41
dirección Burgos, Cmo.
de los Barracos s/n Valorización de RCD y eliminación de
P GEDESMA, S.A. 28170 EL MOLAR residuos inertes de CD

Ctra. M-608 Cerceda,


km. 34 28411 Valorización de residuos de construcción y
P GEDESMA, S.A. MORALZARZAL demolición

Cmno. De los Terreros Clasificación y almacenamiento de RCD.


s/n 28590 VILLAREJO Almacenamiento y trituración de residuos
P GEDESMA, S.A. DE SALVANÉS vegetales de parques y jardines.

Camino del Pino, s/n Clasificación y almacenamiento de RCD.


28680 SAN MARTÍN DE Almacenamiento y trituración de residuos
P GEDESMA, S.A. VALDEIGLESIAS vegetales de parques y jardines.
Ctra. Arganda del Rey
a Valdilecha, M-229
km. 4,5 28500 Valorización de residuos de construcción y
P GEDESMA, S.A. ARGANDA DEL REY demolición

Ctra. M-137 Gandullas, Clasificación y almacenamiento de RCD.


km. 0,25 28730 Almacenamiento y trituración de residuos
P GEDESMA, S.A. BUITRAGO DE LOZOYA vegetales de parques y jardines.
MACOTERA, S.A.
(empresa C/ Tajo, 20 - 28840
movimiento MEJORADA DEL Valorización de residuos de construcción y
T tierras) CAMPO demolición

Ctra. Villaverde a
Vallecas, 277 - 28031
T MACOTRÁN, S.L. MADRID Clasificación y almacenamiento de RCD

MATERIALES Y
AZULEJOS PETRI, C/Puerto Used, 22
I S.L. 28031 MADRID Almacenamiento y clasificación de RCD

87
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

RCD RECICLADOS
DE RESIDUOS Camino Bajo Llanos, 5 Valorización de residuos de construcción y
I MADRID, S.L. 28021 MADRID demolición
SALMEDINA
TRATAMIENTO DE
RESIDUOS INERTES, Camino Aceiteros, 101 Valorización de RCD y eliminación de
C S.L. 28052 MADRID residuos inertes de CD

C/ Carpinteros, 9
SELECCIÓN Y 28939 Valorización de residuos de construcción y
I RECICLADO, S.L. ARROYOMOLINOS demolición

SURGE C/ Laguna
AMBIENTAL, S.L. Marquesado 16 28021 Valorización de residuos de construcción y
C (SACYR) MADRID demolición

SURGE
AMBIENTAL, S.L. C/ D2 Sector 42 28806
C (SACYR) ALCALÁ DE HENARES Almacenamiento y clasificación de RCD

TECNOLOGÍA Y Ctra. Valdemingomez


RECICLADO S.L. km. 0,7 28051 Valorización de residuos de construcción y
I (TEC-REC) MADRID demolición

Avda. Constritución,
T TRANSANC, S.L. 24 28820 COSLADA Clasificación y almacenamiento de RCD

TRANSPORTES Y Camino de la Leña, 12


CLASIFICACIÓN DE Subparcela 14, 28031
I RCD, S.L. MADRID Clasificación y almacenamiento de RCD

TRYOB OBRAS Y C/ Calabozos 4-6


T SERVICIOS S.L. 28108 MADRID Clasificación y almacenamiento de RCD

Tabla 1. Listado de gestores RCD autorizados C.A.M.

Las infraestructuras que figuran en la Tabla 1 se pueden clasificar en función de su


naturaleza en Estaciones de Transferencia, Centros de Almacenamiento y
Clasificación de RCD y Centros de Tratamiento de RCD; según su iniciativa unas
son privadas y otras públicas.
Dentro de las instalaciones de iniciativa privada, se observa que las señaladas con
la letra C están participadas por grandes empresas constructoras, a las que dan
servicio, T las empresas dedicadas principalmente a transporte, tierras y
contenedores, y por último otras de menor entidad, independientes, denominadas I.

En 2011 el diario El País publicó un artículo denominado “El reciclaje está en ruinas”,
en el que los responsables de la planta de Navalcarnero denunciaba prácticas ilícitas
en la gestión de RCD por parte de grandes empresas privadas participadas por
grandes constructoras. Esto podría haberse acentuado con la crisis actual, debido a
que la Administración debe grandes sumas de dinero a las grandes constructoras
que deben financiar la deuda, lo que las coloca una posición de fuerza de cara a
posibles negociaciones o excepciones en la gestión de los residuos, lo que supone
una desventaja hacia las plantas públicas cuya gestión no admite tolerancias.

En la Tabla 2 se observan las tasas de recuperación logradas por una de las plantas
de gestión pública, según la información disponible en su web:

88
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Tabla 2. Tasas porcentuales de recuperación de los elementos principales que se


seleccionan, clasifican y separan en el CCT-RCD de Moralzarzal para su
valorización posterior.

Los datos reflejan un alto grado de recuperación de los distintos materiales, con la
reducción paulatina de la parte que va a rechazo; en la planta informan que esto
sucede gracias a la labor de información y concienciación a las empresas del sector,
que comprueban el ahorro que les supone segregar en obra, reduciendo con ello la
contaminación de los materiales que llegan a planta y ampliando así las
posibilidades de valorización.

En las páginas de plantas de iniciativa privada no se publican datos con el mismo


nivel de transparencia, si bien en algunas si se detallan aspectos de la composición
de los residuos (Tabla 3), aunque sin dar a conocer el porcentaje de rechazo.

Tabla 3. Porcentaje de participación en el peso del 100% del RCD según


información de la web de la Planta de Salmedina.

89
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Respecto al resto de materiales que componen los RCD, de naturaleza no inerte,


estudios previos indican que están formados en gran parte por restos de embalajes
de materiales de construcción, con un pequeño porcentaje en peso debido a su
naturaleza ligera, pero un gran volumen.

Las empresas valorizadoras tienen acuerdos con las plantas de clasificación de


residuos, y recogen los materiales objeto de tratamiento cuando se alcanzan
cantidades que hacen viable el transporte. Una de las dificultades de todo el proceso
es la escasa posibilidad de planificación, dado que la instalación que clasifica lo
hace con el material que le llega, y éste varía en función de la procedencia, según el
tipo de obra. Por todo ello es un mercado poco desarrollado en cuanto a residuos de
construcción, las valorizadoras pueden encontrar flujos más constantes y estables
en actividades industriales, que además probablemente les provean con material
con un menor grado de contaminación.

Los sellos de certificación en sostenibilidad son una herramienta a disposición de los


agentes involucrados que permite evaluar la sostenibilidad de los proyectos; el
objetivo de los sellos es liderar el mercado hacia una construcción verde o más
sostenible, y para ello premia las iniciativas que van más allá de lo exigido por la
normativa, con el efecto añadido de fomentar el cambio hacia delante en las
prácticas habituales.

El sello LEED (Leadership in Energy and Environmental Design) en su crédito de


gestión de residuos persigue la desviación de RCD de vertederos e incineradoras,
redirigiendo los materiales valorizables de vuelta al proceso de fabricación y los
materiales reutilizables a los usos que lo permitan.

3. Objetivos.

Una vez revisadas las infraestructuras existentes para la gestión de RCD en la


Comunidad de Madrid, y conocida su problemática, el trabajo plantea los siguientes
objetivos:

a) Analizar la gestión real de los residuos en 10 obras de edificación de obra nueva


residencial en bloque, mediante los datos recogidos en los albaranes de la
empresa gestora.
b) Comparar dicha gestión con la que plantea el sello LEED, detallando los
procedimientos establecidos para documentar la gestión real de las obras.

4. Metodología.

Las 10 obras estudiadas están situadas en Madrid, y corresponden con edificación


residencial en bloque, la menor con 32 viviendas y la mayor con 192. Dado que los
datos que se manejan se materializan en porcentajes para cada tipo de residuos, no
se ha considerado necesario reducir la muestra a volúmenes más homogéneos,
pero sí se han ordenado en orden creciente de modo que la obra 1 es la menor en
número de viviendas y la 10 la mayor, para permitir identificar tendencias si
existieran.

Los datos recogidos en la Tabla 4 ofrecen información sobre el número total de


contenedores para cada tipo de residuo, su densidad media, peso total, y porcentaje
con respecto al global de los residuos de la obra.

90
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Tabla 4. Datos con cantidades de RCD según su naturaleza de las 10 obras.

Se puede observar que el tamaño de la obra no es directamente proporcional a su


número total de RCD en peso, si bien es clara la tendencia ascendente en la tabla
según crece el volumen de las obras analizadas.

El caso más favorable en cuanto a segregación se refiere es el de la obra nº 3, en el


que el RCD mezclado asciende al 94%, seguido de 2,49% de hormigón. Esto
demuestra que la separación de los residuos en obra según su naturaleza es muy
escasa, resultando prácticamente anecdóticos los contenedores registrados para el
resto de tipos de residuos (tejas, madera, etc.).

Los cálculos para el crédito de Gestión de Residuos en LEED se basan en la


cantidad de residuo desviado de vertedero o incineración en relación con la cantidad

91
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

total de residuo generado en la obra. Porcentajes del 50% y 75% darán 1 y 2 puntos
respectivamente.

Los cálculos para obtener dichos porcentajes se realizan en peso o en volumen,


quedando excluidas las tierras procedentes de desbroces y excavaciones. Proyectos
en los que se tritura y reutiliza hormigón, albañilería o asfalto in-situ deberán incluir
el peso o volumen de dichos materiales en los cálculos.

Cualquier residuo de construcción que se envía a una planta que a su vez saca al
mercado los subproductos que obtiene puede entrar en los cálculos. Los proyectos
que no realizan separación en obra deberán aportar los ratios de reciclaje de la
planta a la que llevan su residuo mezclado, que deberá aportar informes mensuales.
Los residuos peligrosos quedan excluidos de los cálculos y deberán tratarse de
acuerdo a la normativa aplicable.

Un Plan de Gestión de Residuos de una obra que opte al sello LEED debe, como
mínimo, identificar los tipos de residuos y establecer objetivos de valorización en
función de la información disponible por cada uno de los valorizadores escogidos.

La tabla 5 muestra un modelo sobre el que se calcula el porcentaje de desvío de


residuos, que debe actualizarse periódicamente durante la obra, en base a los datos
aportados por las empresas a las que se envía cada residuo según su naturaleza.

Tabla 5. Tabla modelo para una obra cuyo objetivo es reciclar el 75% del RCD

En base al Plan de Gestión de Residuos planteado para la obra el siguiente paso


que requiere el sello es el seguimiento de los objetivos marcados a través del
registro de los certificados emitidos por las gestoras escogidas; para garantizar un
alto porcentaje de reciclabilidad, y una vez establecidos los procesos necesarios
para conseguir la separación in situ, esto se consigue identificando especialistas en
cada uno de los residuos, a los que se requerirán los siguientes datos en sus
informes para demostrar la trazabilidad del residuo:

 Datos de la Obra: Nombre del proyecto, dirección, etc.


 Cantidad de residuos retirados.

92
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

 Datos de la empresa gestora de residuos


 Certificado de el porcentaje de material que se ha retirado, con porcentajes
detallados en function de la naturaleza del residuo.
 Firma y sello

La información generada para dar cumplimiento al crédito de Gestión de Residuos


en LEED debe resumirse en la plataforma “leedonline” aportando los datos de la
cantidad de residuos total generada en peso y la cantidad de residuos total desviada
de vertedero, lo que dará el porcentaje en base al cual se obtendrían los puntos.
Nótese que el constructor debe firmar la template certificando la veracidad de los
datos (Tabla 6).

Tabla 6. Cuadro resumen para justificar el crédito de Gestión de Residuos en LEED

A continuación en la Figura 1 se muestra un ejemplo de certificado de empresa


valorizadora en el que figura la obra de referencia, la naturaleza del residuo y el
porcentaje de valorización.

En base a esta información en la tabla 5 se debería introducir en la línea de vidrios la


identificación del gestor, en la columna de cantidad de RCD reciclado el 80% de
2.200 kg, y el 20% restante en la columna de RCD eliminado en vertedero.

De este modo para cada tipología de residuo se rellenaría la línea correspondiente,


permitiendo calcular el porcentaje final de residuo desviado de vertedero y por
consiguiente el grado de alcance del objetivo del crédito.

93
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Figura 1. Ejemplo de certificado de gestor de residuos para obra LEED.

Dado que en España la normativa ya obliga a la redacción del Plan de Gestión de


Residuos, la práctica habitual en las obras que persiguen el sello es tratar de
acceder a los puntos de gestión de residuos; esto simplemente les supone identificar
posibles gestores para los residuos más significativos en peso y gestionarlos a
través de ellos, tal y como en principio se debería plantear cualquier plan.

Por otro lado de este modo se obliga a las plantas a aportar una información en
relación con el porcentaje de reciclaje que hasta la llegada de los sellos no era
objeto de interés; a priori no es una petición fácil ya que el porcentaje que se
requiere no es el resultado medio de la planta sino el específico obtenido de los
contendedores de la obra objeto del sello.

94
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

5.- Discusión y conclusiones.

La gestión actual de los RCD en obra deja en manos de las plantas de tratamiento la
misión de separar los residuos según su naturaleza, y los datos aportados por las
distintas plantas no permiten afirmar el grado de alcance de dicho objetivo.

La aplicación de las condiciones requeridas por los sellos de sostenibilidad está


encaminada a impulsar la segregación en obra y a conseguir que las plantas sean
capaces de ofrecer una información transparente que hasta la fecha todavía no es
práctica habitual; pero sobre todo fomentan la búsqueda de gestores adecuados
para cada tipo de residuo, que lo reciclen en el mayor porcentaje posible.

Es previsible que según avance la implantación en el mercado de los sellos se


generalizará esta práctica, lo que redundará en un mayor porcentaje de
reciclabilidad con la consiguiente reducción de espacios destinados a vertedero.

Tal y como se comentaba en la introducción, dado que los embalajes son materiales
reciclables que constituyen un porcentaje elevado en volumen del global de residuo
en las obras de edificación, su segregación resulta obligada de cara a una buena
gestión. De cara a lo expuesto en relación con el crédito de gestión de residuos, lo
cierto es que aunque suponen un alto porcentaje en volumen, el peso de los
embalajes es poco significativo debido a su baja densidad, lo que no les convierte en
objetivo prioritario a la hora de sumar puntos para el sello a no ser que se opte por
contabilizar por volumen en lugar de por peso.

No obstante, el residuo de menor peso, el plástico, sí es capaz de introducir un


grado de contaminación que reduzca el porcentaje de reciclaje de otros inertes, por
lo que su segregación queda suficientemente justificada.

Se ha podido comprobar que lo que en la actualidad los sellos de certificación en


sostenibilidad proponen de manera voluntaria inducirá a proyectistas y constructores
a mejorar sus estudios y planes de gestión de residuos en cuanto a operaciones de
valorización se refiere, y esto unido a una adecuada gestión de RCD en obra les
ayudará a proyectar y construir colaborando con el desarrollo sostenible.

REFERENCIAS

[1] Gonzalez Pericot, N. Y Del Río Merino, M. (2011). Management of Waste from Packaging
of Construction Materials. The Open Construction and Building Technology Journal. 5,
(Suppl 2-M5) 149-155.
[2] Murga Menoyo, M. A. (2013). In Cristina Sánchez Sáinz (Ed.), Desarrollo sostenible.
problemáticas, agentes y estrategias. (2013th ed.). Madrid: Mc Graw Hill.
[3] USGBC. LEED Reference Guide for New Construction and Major Revonavions. 2009
Edition.
[4] CCT-RCD de Moralzarzal. “Actividades”. On line http://www.ctinertes.es/cti-
moralzarzal/actividades/ Consultado 30/03/2013.
[5] Planta de Residuos Inertes de Salmedina. “Reciclaje de RCD”. On line
http://salmedinatri.com/RCD-residuos.php Consultado el 02/04/2013.

95
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

GUÍA DE MATERIALES RECICLADOS EN LA CONSTRUCCIÓN “+LIVE”

Herrera Martín, J. A.
Departamento de Construcciones Arquitectónicas II.
Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Edificación. Universidad de Sevilla
Avenida de Reina Mercedes, S/N, 41012 Sevilla
e-mail: jaherrera@us.es

RESUMEN

El objeto de este trabajo es la presentación de guía para la utilización y difusión de


materiales procedentes de labores de reciclado y su aplicación en procesos constructivos.

La guía persigue los siguientes aspectos:

- El conocimiento de materiales procedentes del reciclado, que tienen un uso eficaz en


procesos constructivos, en una base de datos.

- La generación de una base de datos actualizada que permita la fácil incorporación de


nuevos productos y técnicas constructivas de reciclado.

- La mayor difusión de productos del reciclado entre el colectivo social, profesional,


industrial y empresarial.

- El fomento de la cultura de la reutilización y nueva vida útil de productos.

- Generación de productos y base de datos “+LIVE”.

- La creación de una herramienta informática vía Web que permita la incorporación por
los usuarios interesados, tales como empresas, industrias y profesionales técnicos
de sus productos y técnicas constructivas.

La guía se estructura en los siguientes capítulos principales:

- Concepto “+LIVE”.

- Procedencia de los materiales.

- Procesos de cambio y transformación.

- Productos y materiales constructivos de reciclado.

- Aplicaciones de productos del reciclado.

- Sistemas constructivos con materiales reciclados.

- Procesos constructivos con materiales reciclados.

Keywords: reciclado, productos reciclados, reutilización, guía, base de datos.

96
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

1.- Introducción.
La preocupación por los residuos y por la aplicación de los mismos son una realidad
que queda plasmada en las diferentes normativas, baste destacar en entre otras las
siguientes:
- Normativa europea:
o Directiva 2008/98/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de
noviembre, sobre los residuos [1].
- Normativa estatal:
o Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados [2].
o Ley 11/2012, de 19 de diciembre, de medidas urgentes en materia de
medio ambiente [3].
o Orden MAM/304/2002, de 8 de febrero, por la que se publican las
operaciones de valorización y eliminación de residuos y la lista europea
de residuos [4].
o Corrección de errores de la Orden MAM/304/2002, de 8 de febrero, por
la que se publican las operaciones de valorización y eliminación de
residuos y lista europea de residuos [5].
- Normativa autonómica: Se ordena la secuencia de comunidades autónomas
según su población definida en el padrón municipal, a 1 de enero de 2012:
o Andalucía: Ley 7/2007, de Gestión Integrada de la Calidad Ambiental
[6].
o Cataluña: Decreto Legislativo 1/2009, de 21 de julio, por el que se
aprueba el Texto refundido de la Ley reguladora de los residuos [7].
o Comunidad de Madrid: Ley 5/2003, de 20 de marzo, de Residuos de la
Comunidad de Madrid [8].
o Comunidad Valenciana: Ley 10/2000, de 12 de diciembre, de residuos
de la Comunidad Valenciana [9].
o Galicia: Ley 10/2008, de 3 de noviembre, de residuos de Galicia [10].
o Castilla y León: Ley 3/1990, de 16 de marzo, de Seguridad Industrial
de Castilla y León [11].
o País Vasco: Ley 3/1998, de 27 de febrero, General de Protección del
Medio Ambiente del País Vasco [12].
o Castilla-La Mancha, Islas Canarias, Región de Murcia, Aragón, Islas
Baleares, Extremadura y Principado de Asturias: Carecen de
legislación autonómica específica de residuos.
o Navarra: Ley Foral 4/2005, de 22 de marzo, de intervención para la
protección ambiental [13].
o Cantabria: Ley 8/1993, de 18 de noviembre, del Plan de Gestión de
Residuos Sólidos Urbanos de Cantabria [14].
o La Rioja: Ley 5/2000, de 25 de octubre, de Saneamiento y Depuración
de Aguas Residuales de La Rioja [15]. La regulación autonómica es
muy reducida.
o Ceuta y Melilla: Carecen de legislación autonómica específica de
residuos.

El origen de la Guía de materiales reciclados en la construcción +LIVE parte de la


investigación desarrollada por el autor del presente escrito dirigida hacia:
- La formación de base de datos de materiales de construcción que procedan
del reciclado.
- La mejora y aporte de soluciones técnicas, constructivas y de producción
mediante la utilización de materiales reciclados.

97
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

- El desarrollo de patentes y sistemas constructivos que utilizan materiales


reciclados.
- La formación de alternativas constructivas a sistemas y procesos
constructivos utilizando materiales reciclados.
- La valoración de costes de construcción utilizando materiales reciclados.

Las siguientes líneas presentan las trazas y la estructura principal de la Guía


“+LIVE”.

2.- Objeto.
El proyecto tiene por objeto la difusión, distribución y el conocimiento de productos
procedentes de labores de reciclado para su aplicación en procesos constructivos.

La guía parte de la necesidad observada de la falta de compendio de materiales


reciclados que tengan aplicación en la construcción, englobando aspectos
constructivos, técnicos, de ejecución, de mantenimiento y económicos.

3.- Antecedentes.
La GUÍA DE MATERIALES RECICLADOS EN LA CONSTRUCCIÓN “+LIVE”,
continúa y amplía el trabajo realizado en:
- “El catálogo de Residuos Utilizables en Construcción” publicado en 2002, por
el entonces Ministerio de Medio Ambiente.
- La ampliación en 2011 del catálogo anteriormente indicado, realizado
mediante convenio entre la Dirección de Calidad y Evaluación Ambiental del
Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino y el Centro de Estudios
y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX) [16].
- La base de datos BEDEC del Institut de Tecnología de la Construcció de
Cataluña – ITeC [17].

El catálogo CEDEX se reduce a la utilización de los siguientes residuos:


- Residuos de la industria del carbón: Estériles de carbón.
- Residuos de la industria metalúrgica: Estériles de horno alto, escorias de
acería de LD, escorias de acería de horno eléctrico y humo de sílice.
- Residuos de la industria no metalúrgica: Cenizas volantes de central térmica
de carbón, residuos procedentes de la fabricación de hormigón preparado y
fosfoyeso.
- Residuos municipales: residuos de construcción y demolición, neumáticos
fuera de uso, escorias y cenizas de incineradoras de residuos sólidos
urbanos, lodos de depuradoras y residuos de plásticos urbanos
- Residuos procedentes de carreteras: residuos de pavimentos asfálticos,
reciclado de pavimentos de hormigón, residuos plásticos procedentes de
balizamiento de carreteras.
- Residuos de dragados: Materiales de dragado.

La base de datos BEDEC del Institut de Tecnología de la Construcció de Cataluña-


ITeC, incluye en cada unidad de obra información medioambiental, indicando el tipo
de “Residuo de obra” y el tipo de “Residuo de embalaje”, siguiendo la nomenclatura
establecida para los residuos la recogida en la vigente Orden MAM/304/2002, de 8
de febrero, por la que se publican las operaciones de valorización y eliminación de
residuos y la lista europea de residuos.

98
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

En relación al proceso de reciclado de materiales y residuos, la base de datos


CEDEX se ciñe a los residuos expresados anteriormente y la base de datos BEDEC
atiende, en la definición de las unidades de obra, a los residuos generados en el
proceso constructivo y de embalaje.

Las bases de datos indicadas y el catálogo se dirigen hacia un campo muy concreto
y muy limitado. La guía a la que se refieren las presentes líneas amplía el campo,
uso y aplicación de materiales procedentes del reciclado que no están reflejados en
ninguna de las bases de datos actuales.

4. Concepto +LIVE.
El término +LIVE hace referencia a modos de volver a utilizar un material usado,
haciendo la equivalencia de cada nuevo uso con una nueva vida útil del material. De
este modo cada material tiene tantas vidas útiles como formas de utilización pueda
tener.

En el hecho de volver a utilizar los residuos surge la necesidad de crear la


plataforma +LIVE.

El proyecto +LIVE se dirige a la gestión automatizada y eficiente de la información


relacionada con los procesos de reciclado y su aplicación en la construcción y obra
civil. El citado proyecto +LIVE está destinado a promotores públicos o privados,
personal técnico, industrial y empresarial.

El proyecto parte de dos líneas de trabajo complementarias: por un lado la aplicación


de materiales reciclados en la construcción y por otro lado el desarrollo de sistemas
informáticos. Las citadas líneas de trabajo se desarrollan respectivamente en los
departamentos de Construcciones Arquitectónicas II y Ciencias de la Computación e
Inteligencia Artificial, ambos de la Universidad de Sevilla.

Surge +LIVE de la sinergia entre dos disciplinas del ámbito académico universitario:
las obras de construcción y el desarrollo de aplicaciones informáticas.

La plataforma se dirige hacia el desarrollo de un servicio web que proporcione


comunicación fluida e intercambio entre las partes implicadas en el proceso de
construcción, aplicando materiales reciclados. Siendo +LIVE el vínculo de gestión
entre los actores intervinientes.

La iniciativa se pone al servicio de las políticas destinadas a la gestión de residuos y


materiales procedentes del reciclado para su aplicación en materia de construcción.
Siendo sus usuarios potenciales las entidades públicas y privadas, organizaciones
no gubernamentales y otras entidades preocupadas por la gestión de residuos y
materiales procedentes del reciclado, así como asociaciones vecinales, comunales,
culturales o políticas.

La plataforma +LIVE permite unificar y difundir productos procedentes de la gestión


de residuos y del reciclado proporcionando un espacio común y de encuentro entre
las partes.

99
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

El concepto +LIVE se refleja en el diseño de su logotipo (fig. 1).

Fig. 1. “Logotipo +LIVE” [18]

5.- Fundamentos de +LIVE.


La guía +LIVE persigue la creación de una amplia oferta de productos procedentes
del reciclado.

La plataforma toma como fuente y base de residuos para reciclar la clasificación


europea de residuos [19], para a partir de éstos incorporar técnicas y soluciones
constructivas aplicables en la edificación y en los entornos urbanos y naturales.

La base de residuos de +LIVE contiene, entre otros materiales, los siguientes


residuos:
- 01 Residuos de la prospección, extracción de minas y canteras y tratamientos
físicos y químicos de minerales.
- 02 Residuos de la agricultura, horticultura, acuicultura, silvicultura, caza y
pesca; residuos de la preparación y elaboración de alimentos.
- 03 Residuos de la transformación de la madera y de la producción de tableros
y muebles, pasta de papel, papel y cartón.
- 04 Residuos de las industrias del cuero, de la piel y textil.
- 05 Residuos del refino del petróleo, de la purificación del gas natural y del
tratamiento pirolítico del carbón.
- 06 Residuos de procesos químicos inorgánicos.
- 07 Residuos de procesos químicos orgánicos.
- 08 Residuos de la fabricación, formulación, distribución y utilización (FFDU)
de revestimientos (pinturas, barnices y esmaltes yítreos), adhesivos, sellantes
y tintas de impresión.
- 09 Residuos de la industria fotográfica.

100
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

- 10 Residuos de procesos térmicos.


- 11 Residuos del tratamiento químico de superficie y del recubrimiento de
metales y otros materiales; residuos de la hidrometalurgia no férrea.
- 12 Residuos del moldeado y del tratamiento físico y mecánico de superficie
de metales y plásticos.
- 13 Residuos de aceites y de combustibles líquidos (excepto los aceites
comestibles y los de los capítulos 05, 12 y 19).
- 14 Residuos de disolventes, refrigerantes y propelentes orgánicos (excepto
los de los capítulos 07 y 08).
- 15 Residuos de envases; absorbentes, trapos de limpieza, materiales de
filtración y ropas de protección no especificados en otra categoría.
- 16 Residuos no especificados en otro capítulo de la lista.
- 17 Residuos de la construcción y demolición (incluida la tierra excavada de
zonas contaminadas).
- 18 Residuos de servicios médicos o veterinarios o de investigación asociada
(salvo los residuos de cocina y de restaurante no procedentes directamente
de la prestación de cuidados sanitarios).
- 19 Residuos de las instalaciones para el tratamiento de residuos de las
plantas externas de tratamiento de aguas residuales y de la preparación de
agua para consumo humano y de agua para uso industrial.
- 20 Residuos municipales (residuos domésticos y residuos asimilables
procedentes de los comercios, industrias e instituciones), incluidas las
fracciones recogidas selectivamente.

Los residuos incorporados en la base +LIVE se organizan y estructuran siguiendo la


clasificación de sistemas constructivos indicados en el contenido del proyecto
relacionado en el Código Técnico de la Edificación (CTE) –Sistema estructural
(cimentación, estructura portante y estructura horizontal), sistema envolvente,
sistema de compartimentación, sistema de acabados, sistemas de
acondicionamiento e instalaciones y equipamiento– y la clasificación de los sistemas
constructivos publicados en las Normas Tecnológicas de la Edificación.

Los residuos y productos del reciclado se organizan en tabla de doble entrada, –


clases de residuos y sistemas constructivos–, permitiendo de éste modo la rápida
relación entre residuos y sistemas constructivos y viceversa, favoreciendo y
facilitando la aplicación de materiales reciclados procedentes de residuos en
soluciones constructivas.

La plataforma +LIVE incorpora, además, las características técnicas de los


materiales reciclados y residuos, el modo de utilización y el proceso constructivo en
el que es de aplicación el material reciclado/residuo, el modo de ejecución y control
en obra, las soluciones constructivas, el mantenimiento y el coste económico
comparado con otras soluciones alternativas a la utilización de productos reciclados.

6.- Cumplimiento de la normativa.


La plataforma +LIVE contribuye a la protección del medio ambiente y la salud
humana, poniendo especial énfasis y prioridad al reciclado frente a su eliminación.

En la Directiva 2008/98/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de


noviembre, sobre los residuos se indica en punto 1 del artículo 11 se indica que: “[…]
los Estados miembros tomarán las medidas que procedan para fomentar la
reutilización de los productos y las actividades de preparación para la reutilización,

101
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

promoviendo el establecimiento y apoyo de redes de reutilización y reparación, el


uso de instrumentos económicos, los requisitos de licitación, los objetivos
cuantitativos u otras medidas […]” y en el punto 2 del mismo artículo 11 se hace
referencia al objetivo de una sociedad europea del reciclado estableciendo fechas y
tantos por ciento de reutilización y reciclado de productos: “[…] Con objeto de
cumplir los objetivos […] y de avanzar hacia una sociedad europea del reciclado con
un alto nivel de eficiencia de los recursos, los Estados miembros deberán […] a)
antes de 2020, deberá aumentarse como mínimo hasta un 50 % global de su peso la
preparación para la reutilización y el reciclado de residuos de materiales tales como,
al menos, el papel, los metales, el plástico y el vidrio de los residuos domésticos y
posiblemente de otros orígenes en la medida en que estos flujos de residuos sean
similares a los residuos domésticos; b) antes de 2020, deberá aumentarse hasta un
mínimo del 70 % de su peso la preparación para la reutilización, el reciclado y otra
valorización de materiales, incluidas las operaciones de relleno que utilicen residuos
como sucedáneos de otros materiales, de los residuos no peligrosos procedentes de
la construcción y de las demoliciones […]”

En el artículo 1 de la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados


se dice “[…] ésta Ley tiene por objeto regular la gestión de los residuos impulsando
medidas que prevengan su generación y mitiguen los impactos adversos sobre la
salud humana y el medio ambiente asociados a su generación y gestión, mejorando
la eficiencia en el uso de los recursos […]”.

El proyecto +LIVE sigue la línea indicada de reciclado de residuos, buscando facilitar


la plataforma el intercambio de conocimiento para la aplicación de materiales
procedentes del reciclado en el proceso constructivo.

7.- Procedencia de los materiales.


La plataforma +LIVE incorpora en su base de datos los materiales procedentes de:
- Residuos indicados en la Orden MAM/304/2002, de 8 de febrero, por la que
se publican las operaciones de valorización y eliminación de residuos y la lista
europea de residuos.
- Productos incorporados procedentes de la industria del reciclado, albergando
catálogo de empresas.
- Productos provenientes del reciclado incorporados en proyectos de
construcciones singulares y sostenibles.

La plataforma +LIVE añade en su estructura apartado para materiales


experimentales o en fase de desarrollo. Favoreciendo la comunicación y el
intercambio de información entre nuevas patentes y el proceso constructivo.

Las fuentes de procedencia de los materiales se entienden en continuo cambio y


evolución, aportando la iniciativa industrial, empresarial e investigadora nuevos
productos y sistemas constructivos.

8.- Procesos de cambio y transformación.


La plataforma +LIVE realiza la clasificación de materiales y residuos en función del
proceso de cambio y/o transformación del residuo hasta su aplicación en obra.

Los procesos de cambio y transformación del residuo son identificados mediante


código numérico que expresa el número de transformaciones y cambios que ha
requerido el residuo para su aplicación en la construcción.

102
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

La identificación de la secuencia de procesos de cambio y transformación de un


residuo permite cuantificar y valorar el coste energético requerido para su nueva
utilización y compáralo con el coste económico y medioambiental del producto
generado desde el origen inicial.

La identificación de los tipos de procesos de cambio y transformación se realiza


mediante la incorporación de caracteres alfabéticos.

9.- Productos y materiales constructivos reciclados.


En la plataforma +LIVE se identifican los distintos productos y materiales
constructivos procedentes del reciclado estableciendo su clasificación en función de
la procedencia del material y en función de su aplicación constructiva.

La consulta de los productos se realiza en tabla de dos entradas (tabla 1), en una
entrada se especifica el código del residuo y en la otra entrada el proceso y/o
sistema constructivo en el que se aplica.

Código de residuo
Proceso/sistema constructivo x

Tabla 1. “Tabla de utilización de residuos”

La (x) representa la utilización del residuo –nuevo producto– en el proceso/sistema


constructivo.

Los productos provenientes del reciclado identificados en la tabla permiten la


consulta de:
- las características técnicas del producto,
- el modo de ejecución en el proceso de construcción,
- la empresa y/o patente que la comercializa o desarrolla,
- el coste del producto,
- los controles a realizar durante la ejecución de la obra, y
- el proceso de mantenimiento y conservación.

10.- Aplicaciones de productos del reciclado.


En la plataforma +LIVE se indican las aplicaciones constructivas de los materiales
procedentes de residuos y la utilización de los mismos en los distintos sistemas y
procesos constructivos.

En las aplicaciones constructivas de los materiales de la base de datos +LIVE se


hace referencia a otros productos y materiales utilizados en construcción que no
provienen de las fuentes indicadas. El hecho de hacer referencia a otros productos
alternativos a los indicados en +LIVE permite el cambio hacia la utilización de
materiales procedentes del reciclado.

Las aplicaciones constructivas se expresan mediante código alfanumérico que se


asemeja a la nomenclatura establecida en la publicación de las Normas
Tecnológicas de Edificación. Se ha seguido ésta nomenclatura por tradición técnica
y por el compendio de tipos y soluciones constructivas que contiene.

103
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

11.- Sistemas constructivos con materiales reciclados.


La aplicación +LIVE permite la consulta de materiales y productos reciclados y la
aplicación de los mismos en sistemas constructivos.

La clasificación de sistemas constructivos sigue el esquema establecido en el CTE y


sigue la nomenclatura expresada en la publicación de las Normas Tecnológicas de
Edificación.

La plataforma incorpora sistemas constructivos de nueva generación y sistemas


constructivos elaborados por la industria y por patentes. Ofreciendo y extendiendo el
campo de acción a la iniciativa empresarial, industrial e investigadora.

Sigue la nomenclatura correspondiente a la primera letra de los sistemas


constructivos indicados y publicados en las Normas Tecnológicas de Edificación:
- Acondicionamiento del terreno (A).
- Cimentaciones (C).
- Estructuras (E).
- Fachadas (F).
- Instalaciones (I).
- Particiones (P).
- Cubiertas (Q).
- Revestimientos (R).

La clasificación indicada queda reordenada siguiendo la clasificación de sistemas


establecidos en el Código Técnico de la Edificación del siguiente modo:
- Sustentación del edificio: Acondicionamiento del terreno (A).
- Sistema estructural: Cimentaciones (C) y Estructuras (E).
- Sistema envolvente: Fachadas (F) y Cubiertas (Q).
- Sistema de acabados: Particiones (P) y Revestimientos (R).
- Sistema de acondicionamiento e instalaciones: Instalaciones (I).
- Equipamiento.

En la siguiente tabla (tabla 2) se esquematiza la organización de residuos y


productos procedentes del reciclado:

104
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Residuos / productos reciclado


Residuos Productos Productos de Productos
de lista procedentes construcciones experimentales
europea de la singulares y o en fase de
de industria del sostenibles desarrollo /
residuos reciclado patentes
Sustentación del (A)
edificio
Sistema (C)
estructural (E)
Sistema (F)
envolvente (Q)
Sistema de (P)
acabados (R)
Sistema de (I)
acondicionamiento
e instalaciones
Equipamiento

Tabla 2. “Esquema general de organización de residuos-sistemas constructivos”

12.- Procesos constructivos con materiales reciclados.


La plataforma +LIVE incorpora materiales y sistemas que proceden de materiales
reciclados y que sirven como medios auxiliares para la ejecución de obras de
construcción.

Los materiales empleados en procesos constructivos de procedencia del reciclado


permiten su utilización en el desarrollo de proyectos de ejecución. La organización
de éstos materiales en la plataforma +LIVE sigue la clasificación anterior añadiendo
“+” al inicio de texto de la signatura (el signo “+” hace referencia a la plataforma y
distingue al material reciclado utilizado en el proceso constructivo).

Los materiales reciclados utilizados en el proceso constructivo siguen la siguiente


clasificación:
- Material utilizado en el proceso de Acondicionamiento del terreno (+A).
- Material utilizado en el proceso de Cimentaciones (+C).
- Material utilizado en el proceso de Estructuras (+E).
- Material utilizado en el proceso de Fachadas (+F).
- Material utilizado en el proceso de Instalaciones (+I).
- Material utilizado en el proceso de Particiones (+P).
- Material utilizado en el proceso de Cubiertas (+Q).
- Material utilizado en el proceso de Revestimientos (+R).

13.- Conclusiones.
La Guía +LIVE unifica en una plataforma la aplicación de materiales procedentes del
reciclado en los procesos constructivos. Las bases de datos actuales se ciñen
únicamente a aspectos concretos careciendo de la globalidad de aplicaciones que
presenta +LIVE.

La plataforma +LIVE, es un avance en el área de estudio y aplicación de materiales


reciclados en la construcción dado que proporciona un espacio común en el que
están incluidos todos los agentes y productos implicados en el proceso constructivo.

105
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

La estructura +LIVE proporciona un nuevo método en la gestión de los productos y


los agentes intervinientes en el proceso constructivo, posibilitando un espacio común
de información para la utilización de materiales procedentes del reciclado en los
procesos constructivos.

La base teórica de la estructura de la plataforma +LIVE sigue los pasos de la


Directiva 2008/98/CE y la estructura del Código Técnico de la Edificación, siendo
una base sólida y apoyada en fundamentos jurídicos y técnicos adaptados a la
normativa vigente.

El proceso metodológico de la investigación que conduce al desarrollo de +LIVE, se


basa en la sinergia entre dos disciplinas científicas, de un lado la construcción
arquitectónica y de otro lado la Computación e Inteligencia Artificial.

El proyecto Guía de materiales reciclados en la construcción +LIVE contribuye y


fomenta la utilización de materiales y productos del reciclado con una perspectiva
global, atendiendo a aspectos técnicos, económicos, culturales y sociales.

El proyecto +LIVE facilita el intercambio de información y productos entre las partes


intervinientes en el proceso constructivo y permite la incorporación por los usuarios
interesados, tales como empresas, industrias y profesionales técnicos, de sus
productos y técnicas constructivas.

La plataforma +LIVE permite y favorece la actualización continua de la información


referente a materiales, productos y técnicas constructivas procedentes del reciclado.

La estructura de la plataforma +LIVE contribuye a la investigación de residuos para


su utilización en procesos constructivos.

La Guía +LIVE contribuye a la gestión de los residuos y a la utilización e


incorporación de los mismos en el proyecto y proceso de construcción, protegiendo
el medioambiente y mejorando la eficiencia en el uso de los recursos.

El proyecto +LIVE sigue las trazas de la Directiva 2008/98/CE del Parlamento


Europeo y del Consejo, de 19 de noviembre, sobre los residuos, haciendo especial
énfasis en la tercera consideración de la Comunicación de la Comisión de 27 de
mayo de 2003, titulada «Hacia una estrategia temática para la prevención y el
reciclado de residuos».

En el resumen ejecutivo de la anteriormente citada Comunicación se expresa: “[…]


la Comunicación se inspira en un planteamiento de la gestión de recursos basado en
el ciclo de vida y toma la fase de los residuos como el punto de partida […]” y
continua enunciando que “[…] es evidente que la prevención y reciclado de residuos
puede reducir el impacto medioambiental del consumo de recursos de dos maneras:
evitando, por una parte, los efectos negativos en el medio ambiente debidos a la
extracción de materias primas y, por otra, los debidos a la transformación de estas
materias primas mediante procesos de producción […]”.

El proyecto +LIVE se dirige hacia la puesta en valor del ciclo de vida de los
productos y hacia la utilización de los nuevos productos –anteriores residuos– en el
proceso de construcción de nuestros edificios, obras civiles y entornos urbanos y
naturales.

106
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

14. Bibliografía y fuentes:


- Hornbostel, C. (1999). Materiales para construcción: tipos, usos y
aplicaciones. Limusa-Noriega. México.
- Kottas, D. (2010). Materiales: innovación y diseño. Links Internacional,
Barcelona.
- Pérez Navarro, J. et alli. (2008). Guía de materiales para una construcción
sostenible. Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de la
Región de Murcia, Murcia.
- Directiva 2008/98/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de
noviembre, sobre los residuos.
- Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados.
- Ley 11/2012, de 19 de diciembre, de medidas urgentes en materia de medio
ambiente.
- Orden MAM/304/2002, de 8 de febrero, por la que se publican las
operaciones de valorización y eliminación de residuos y la lista europea de
residuos.
- http://www.cedexmateriales.vsf.es/view/default.aspx (web visitada el
30/03/2013)
- http://www.cedexmateriales.vsf.es/view/catalogo.aspx (web visitada el
30/03/2013)
- http://www.itec.es/home/index.asp (web visitada el 30/03/2013)
- http://www.itec.es/nouBedec.e/bedec.aspx (web visitada el 30/03/2013)

BIOGRAFÍA.

José Adolfo Herrera Martín, es Doctor en Arquitectura por la Universidad de Sevilla.


Es profesor de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Edificación de las
asignaturas de Proyecto Fin de Grado, Gestión y Control Urbanístico, Historia de la
Construcción e Introducción a la Construcción. Su tesis “El planeamiento urbanístico
como modelador del trazado urbano. La ciudad de Andújar” es germen de nuevos
proyectos de investigación, así ha obtenido mediante Concurso, subvención del
Instituto de estudios Giennenses en el año 2011 a Proyectos de Investigación en el
Área de Ciencias Sociales y Jurídicas, para el proyecto “Estudios de investigación de
los espacios públicos de Andújar, como base para la redacción del Plan Especial de
Espacios y su traslación a ejemplos de ciudades medias en la provincia de Jaén”. Y
obtiene mediante Concurso Subvención concedida por el Instituto de Estudios
Giennenses en el año 2012 a Proyectos de Investigación en el Área de Ciencias
Naturales y la Tecnología, para el proyecto “Estudio de accesibilidad en los entornos
naturales de Andújar y su traslación a otros ejemplos de entornos naturales en la
provincia de Jaén”.

REFERENCIAS

[1] Diario Oficial de la Unión Europea, núm. 312 de 22 de noviembre de 2008, páginas 3 a
30.
[2] Boletín Oficial del Estado, núm. 181 de 29 de julio de 2011, páginas 85650 a 85705.
[3] Boletín Oficial del Estado, núm. 305 de 20 de diciembre de 2012, páginas 86283 a
86297.
[4] Boletín Oficial del Estado, núm. 43 de 19 de febrero de 2002, páginas 6494 a 6515.
[5] Boletín Oficial del Estado, núm. 61 de 12 de marzo de 2002, páginas 10044 a 10045.
[6] Boletín Oficial del Estado, núm. 190 de 9 de agosto de 2007, páginas 34118 a 34169.

107
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

[7] Boletín Oficial del Estado, núm. 262 de 30 de octubre de 2009, páginas 90534 a 90574.
[8] Boletín Oficial del Estado, núm. 128 de 29 de mayo de 2003, páginas 20646 a 20669.
[9] Boletín Oficial del Estado, núm. 5 de 5 de enero de 2001, páginas 653 a 672.
[10] Boletín Oficial del Estado, núm. 294 de 6 de diciembre de 2008, páginas 48903 a
48922.
[11] Boletín Oficial del Estado, núm. 97 de 23 de abril de 1990, páginas 10903 a 10904.
[12] Boletín Oficial del Estado, núm. 308 de 23 de diciembre de 2011, páginas 140507 a
140547.
[13] Boletín Oficial del Estado, núm. 108 de 6 de mayo de 2005, páginas 15496 a 15524.
[14] Boletín Oficial del Estado, núm. 312 de 30 de diciembre de 1993, páginas 37575 a
37578.
[15] Boletín Oficial del Estado, núm. 273 de 14 de noviembre de 2000, páginas 39588 a
39603.
[16] http://www.cedexmateriales.vsf.es/view/catalogo.aspx (web visitada el 30/03/2013)
[17] http://www.itec.es/nouBedec.e/bedec.aspx (web visitada el 30/03/2013)
[18] Diseño realizado por Pablo López Garro.
[19] Orden MAM/304/2002, de 8 de febrero, por la que se publican las operaciones de
valorización y eliminación de residuos y la lista europea de residuos. (Boletín Oficial del
Estado, núm. 43 de 19 de febrero de 2002, páginas 6494 a 6515.

108
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

OBTENCIÓN DE CEMENTO ECO-EFICIENTE A BASE DE CENIZA


PROCEDENTE DE CALDERA DE LECHO FLUIDIZADO
1
Jiménez, I.; 2Perez, G.; 2Velasco, D.; 3Ruiz, M. B.; 2Guerrero, A.
1y2
Instituto Ciencias de la Construcción “Eduardo Torroja”. Consejo Superior de
Investigaciones Científicas. c/ Serrano Galvache, 4. 28033 Madrid
3
Instituto Nacional del Carbón. Consejo Superior de Investigaciones Científicas
c/ Francisco Pintado Fe, 26. 33011 Oviedo
e-mail: 1i.jimenez@ietcc.csic.es

RESUMEN

El objetivo principal de este trabajo ha sido la valorización de una ceniza procedente de un


combustor de lecho fluidizado de biomasa forestal (CCBF) para su posible empleo como
adición puzolánica con el fin de obtener un material base cemento más ecoeficiente. Esta
ceniza es un residuo procedente de un combustor que es alimentado fundamentalmente por
restos de corteza de eucalipto para la fabricación de pasta de papel, originando toneladas
de dichas cenizas. La ceniza CCBF tiene importantes contenidos en SiO2, CaO, Al2O3 y K2O,
como componentes mayoritarios. Estos óxidos la hacen atractiva para el campo de los
materiales de construcción.

Para su valorización se somete a la ceniza a un tratamiento hidrotermal (TH) durante un


periodo de 4h a dos temperaturas (150 y 200ºC) en contacto con dos medios, agua
desmineralizada y una disolución de NaOH 1M, en ambos casos se ha empleado una
relación líquido/sólido de 10. Los cambios que se producen en la fase sólida resultante del
TH se analizan mediante diferentes técnicas de caracterización

Después del TH, se identifica, como fase predominante, la fase tipo tobermorita, precursora
del gel C-S-H. La obtención de dicha fase, se optimiza durante el TH a 200ºC, temperatura
en la que desapareen prácticamente la fase cuarzo y disminuye la de calcita, lo que
favorece la formación de las fases tobermorita por incorporación de iones calcio y silicio, a
su estructura. Previa a la incorporación de la ceniza a la matriz de cemento es necesario
determinar su activididad puzolánica. Por ello, se ha estudiado la actividad puzolánica de la
ceniza CCBF y de la ceniza CCBF activada hidrotermalmente (200ºC/4h). Para determinar
esta activiad se ha empleado en ambos casos el método de la disolución saturada de cal,
desarrollado en el Instituto Ciencias de la Construcción “Eduardo Torroja”. En ambas
cenizas, CCBF y CCBF-200º/4h, se alcanzan valores de cal fijada a los 28 días, de 52,1 y
98,2% respectivamente. Debido a la alta actividad puzolánica que presentan, se procedió a
una sustitución parcial de cemento Portland por ambas cenizas, en porcentajes del 0, 10 y
20% del cemento por ceniza, según la EN 196-3. Para evaluar el efecto de las mismas, se
fabricaron probetas de 1x1x6cm, las cuales se sometieron a pruebas de resistencia
mecánica a compresión a diferentes edades de hidratación (2, 7 y 28 días). Se pudo
observar como con la adición de ambos tipos de ceniza mejoraba hasta un 30% la
resistencia mecánica a los 28 días en relación a la referencia (0%), obteniendo mayores
resistencias en ambos casos (CCBF y CCBF-200ºC-4h) con el 10% de sustitución.

Keywords: cemento eco-eficiente, residuo, tratamiento hidrotermal, tobermorita, actividad


puzolánica

109
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

1.- Introducción.

En la lucha contra el cambio climático se han estado desarrollando soluciones más


eco-eficientes mediante la reutilización y valorización de sub-productos industriales,
con el fin de transformar a España y a la Unión Europea en una “sociedad de
reciclado” [1]. Entre las posibilidades de reutilización que se le dan a los sub-
productos industriales es su incorporación al sector de los materiales de
construcción [2, 3], como sustitutos parcial o total del cemento. De esta manera se
consigue una importante reducción de las emisiones de CO2 [4] que constituyen el
principal problema medio ambiental de la industria del cemento, entre otras.

En este trabajo se ha estudiado como sub-producto industrial una ceniza que


procede de la combustión de biomasa forestal (CCBF). Se trata de la fracción
inorgánica procedente de un combustor de lecho fluidizado alimentado
fundamentalmente de corteza de eucalipto para la producción de pasta de papel.
Este residuo tiene contenidos en SiO2, Al2O3, CaO y otros óxidos, que hacen posible
su reutilización en el campo de los materiales de construcción [5, 6, 7].

El grupo de investigación tiene amplia experiencia en el empleo del tratamiento


hidrotermal (TH) como un proceso respetuoso con el medio ambiente en la
obtención de cementos eco-eficientes. Mediante dicho tratamiento se pueden
obtener fases tipo tobermorita, zeolitas, gel C-S-H, entre otros, de amplia aplicación
en el sector del cemento y la construcción.

En trabajos previos del grupo de investigación [8] se han realizado estudios para
valorizar la ceniza CCBF mediante este proceso eco-eficiente y se han obtenido
fases hidratadas tipo tobermorita (Ca5Si6O16(OH)2.4H2O) y epistilbita
(Ca3.06((Al6.18Si17.82)O48)(H2O)16). El objetivo de este trabajo, es presentar la
obtención de nuevos tipos de “cementos eco-eficientes” o “amigables” con el medio
ambiente, en los que se ha empleado la ceniza CCBF como sustituto parcial del
cemento.

2.- Materiales y procedimiento experimental.

En este trabajo se emplea como materia prima las cenizas de un combustor de


caldera de lecho fluidizado (CCBF) y un cemento Portland CEMI42.5R. La
composición química se ha determinado de acuerdo con la Norma Española UNE-
EN 196-2 (Tabla 1).

%peso CaO SiO2 Al2O3 Fe2O3 MgO SO3 Na2O K2O Cl- PF
CCBF 19.8 41.1 8.24 2.91 2.93 1.58 1.22 5.06 1.79 11.8
CEMI 59.63 20.0 6.03 2.57 1.55 4.59 0.56 1.49 - 3.26

Tabla 1: Composición química de los materiales de partida en % peso.


(PF: Pérdida en Fuego UNE 8015)

Esta ceniza es de naturaleza calcárea, debido a su alto contenido en CaO (>10%),


con un contenido en SiO2+Al2O3+Fe2O3<70%. La relación molar Ca/Si es de 0,49
consistente con la composición de la tobermorita.

La ceniza CCBF se somete a un tratamiento hidrotermal (TH) que consiste en


ponerla en contacto con agua desmineralizada durante 4h a dos temperaturas (150 y

110
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

200ºC). Idéntico procedimiento se repite sustituyendo el agua por una solución


activante NaOH 1M. Estos procedimientos se han realizado con un equipo Parr
modelo 4522 y un controlador de temperatura PID modelo 4842. Los cambios que se
producen en la fase sólida de la ceniza CCBF después de los diferentes TH se han
evaluado mediante diferentes técnicas de caracterización. Difracción de rayos X
(DRX) con el equipo Philips PW 1730 con monocromador de grafito y radiación Kα1.
Las medidas de área superficial por el método BET de multipunto, con un equipo
ASAP 2010, (Micromeritics Instrument Corp. Norcross, GA), usando gas n2-77K
como absorbato.

Para determinar la actividad puzolánica de los materiales se ha empleado el método


químico acelerado Disolución Saturada de Cal (DSC) optimizado en el Instituto de
Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja (IETcc-CSIC) [9-11]. Este método
consiste en determinar la cal fijada a diferentes tiempos de reacción. Para
comprobar el efecto de dichas cenizas en una matriz de cemento, se han fabricado
probetas de pasta de cemento Portland con una sustitución parcial de ceniza. Las
pruebas de resistencias mecánicas a compresión en las probetas se determinaron
según las especificaciones de la norma UNE-EN-196-1.Para ello se ha empleado
una prensa hidráulica AUTOTEST 200/10-SW de IBERTEST. Ésta se equipó con un
adaptador para rotura de probetas de 1x1x6cm. Por otro lado, los valores de
resistencia mecánica a flexotración se llevaron a cabo por un equipo NETZSCH
modelo 6.111.2, el cual utiliza 220V y 50Hz. Para estimar el posible riesgo de
expansión debido a la hidratación del óxido de calcio de la ceniza CCBF, se ha
realizado el estudio de la estabilidad de volumen (Norma UNE-EN 196-3).

3.- Resultados y discusión.

3.1.- Valorización de ceniza CCBF mediante TH.

En trabajos previos llevados a cabo por el grupo de investigación sobre esta ceniza
CCBF [8], se ha observado que el TH favorece la formación de la fase tobermorita,
precursora del gel C-S-H. Mediante estudios de difracción de rayos X (Fig. 1), se
puede observar que la ceniza de partida CCBF, tiene como principales fases
cristalinas: Portlandita (Ca(OH)2); sílice (SiO2); calcita (CaCO3) y silvita (KCl).

Figura 1: Difractograma de rayos X de la ceniza CCBF y de la ceniza después del


TH (CCBF-200ºC/4h): (P-Ca(OH)2; S-SiO2; C-CaCO3; K-KCl;
T-Ca5Si6O16(OH)2.4H2O; E- Ca3.06((Al6.18Si17.82)O48)(H2O)16)

111
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Después del TH en medio NaOH 1M desaparecen las fases portlandita y silvita


presentes en la ceniza de partida. La desaparición de esta última es conveniente ya
que la presencia de iones cloruro pueden generar problemas de expansión en una
matriz de cemento. También se observa la disminución de las fases CaCO3 y SiO2,
lo que permite la incorporación de iones de calcio y silicio para la formación de las
fases de silicatos cálcicos hidratados y silicoalumiatos cálcicos hidratados, tipo
tobermorita (Ca5Si6O16(OH)2.4H2O) y epistlbita (Ca3.06((Al6.18Si17.82)O48)(H2O)16).

Así mismo, el TH produce un refinamiento de la microestructura, pasando de un


valor de área superficial BET-N2 de 5m2/g en la ceniza de partida CCBF a un valor
de 37m2/g en medio NaOH-200º/4h. Estos valores están íntimamente relacionados
con un aumento del volumen de microporo, pasando de un volumen de 8.5x10 -4
cm3/g en la ceniza CCBF a valores 10 veces superiores, alcanzando en el caso del
tratamiento en NaOH a 200ºC/4h de 4.6x10-3 cm3/g. Este aumento está relacionado
con la formación de fase tipo tobermorita.

3.2.- Actividad puzolánica.

Según el método DSC se obtiene la cal fijada por la ceniza de partida (CCBF) y de la
ceniza CCBF activada hidrotermalmente en medio NaOH 1M (CCBF-200ºC/4h), a 1,
7, 28 y 90 días de reacción (Fig. 2). Los valores de cal fijada por estas muestras se
comparan con los correspondientes a puzolanas normalizadas como las cenizas
volantes (CV), el metacaolín (MK) y el humo de sílice (HS).

Figura 2. % Cal fijada de la ceniza CCBF y la ceniza CCBF-200ºC/4h en medio


NaOH 1M a diferentes tiempos de reacción.

Como se puede observar en la Figura 2, la CCBF a un día de reacción presenta


valores negativos de cal fijada, probablemente debido a la presencia de calcita. Al
cabo de 7 y 28 días de reacción esta CCBF presenta una actividad puzolánica
superior a la ceniza volante normalizada (CV), alcanzado valores de cal fijada del
orden del 17 y 52% respectivamente. A los 90 días de reacción, se observa que el
contenido de cal fijada es inferior al fijado por la CV normalizada, sin embargo sigue
alcanzando valores de cal de un 62%. Lo que indica que el periodo de activación de
esta ceniza se alcanza mayoritariamente a los 28d y después permanece muy

112
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

constante; comportamiento similar a las otras puzolanas como son el metacaolín


(MK) y el humo de sílice (HS).

En el caso de la ceniza activada CCBF-200ºC/4h (Fig. 2), desde tiempos cortos (1d y
7d) se obtiene valores de más del 90% de cal fijada. Comportamiento que se
mantiene con el tiempo de reacción, donde se puede ver que después de 28d y 90d,
esta ceniza presenta valores mayores de cal fijada muy superior a los presentados
por las puzolanas naturales de referencia (CV, MK y HS). Con estos datos se puede
confirmar que la ceniza con mayor actividad puzolánica es la ceniza tratada
hidrotermalmente en medio NaOH 1M durante 4h y 200ºC. Su alta actividad
puzolánica es debido al refinamiento de su micro-estructura producido por el
tratamiento hidrotermal (TH).

3.3.- Preparación de probetas.

Para evaluar el efecto de estas “nuevas puzolanas” y poder diseñar y fabricar un


nuevo cemento eco-eficiente, se ha sustituido parcialmente un cemento Portland
42.5R por la ceniza CCBF y CCBF-200º/4h. Los porcentajes de sustitución
empleados han sido de 0, 10 y 20%. En la Tabla 2 se recoge la nomenclatura
empleada para las diferentes mezclas.

Nombre CEMI 42,5R (%) CCBF (%) CCBF 200ºC/4h (%)


CCBF-0 100 0 0
CCBF-10 90 10 0
CCBF-20 80 20 0
CCBF-TH10 90 0 10
CCBF-TH20 80 0 20

Tabla 2: Nomenclatura empleada para diferentes porcentajes de sustitución.

Se han fabricado probetas prismáticas de dimensiones 1x1x6cm y se han amasado


de acuerdo a la norma UNE 196-3. En todos los casos se ha intentado mantener
constante la relación agua/sólido de 0.4. Las probetas donde se emplea la ceniza
CCBF, matrices CCBF-10 y CCBF-20 se ha observado una buena trabajabilidad. Al
proceder al amasado de las probetas con ceniza activada mediante TH se han
observado problemas en la trabajabilidad (amasado y compactación) de ambas
mezclas: CCBF-TH10 y CCBF-TH20, llegando prácticamente a evitar la
compactación de la matriz CCBF-TH20. En el primer caso, se obtiene una pasta más
o menos fluido, pero en el segundo se obtiene una pasta prácticamente seca. Por
este motivo en este caso, CCBF-TH20, no se pudo emplear la mesa de sacudidas
para la compactación sino que se tuvo que hacer de forma manual, lo que ha
producido la aparición de poros de aire apreciables a simple vista.

Este fenómeno está actualmente en estudio mediante diferentes técnicas y métodos.


Tal y como se ha mencionado en el apartado 3.1, el TH produce un refinamiento de
la microestructura, llegando la ceniza CCBF-200/4h a valores del área superficial
BET-N2 de 37m2/g y a un volumen de microporo de 0.0046 cm3/g. Por este motivo,
se ha realizado la determinación del área superficial BET-N2 en todas las mezclas de
estudio que se recogen en la Figura 3.

113
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Figura 3. Área BET-N2 de las mezclas de cemento y ceniza CCBF.

El valor de área BET-N2 de la mezcal CCBF-TH20 es muy superior a las mezclas


con ceniza sin activar, lo que podría explicar que una sustitución del 20% da lugar a
un material que tiende a adsorber más agua en su superficie, por lo que la demanda
de agua de esta mezcla es superior a la establecida de partida, es decir, superior a
0.4. Es de resaltar que el valor de área superficial BET-N2 de la mezcla CCBF-TH10
es muy similar al de la mezcla CCBF-TH20, sin embargo dicha mezcla no tiene
tantos problemas de trabajabilidad. Esto indica que son necesarios más estudios
para explicar los problemas encontrados en la fabricación de las probetas.

3.4.- Resistencias mecánicas.

En las Figuras 4 y 5 se presentan los valores de resistencia a compresión y


flexotracción para todas las matrices a diferentes tiempos de curado. En la Figura 4,
se presentan los valores de resistencias a compresión; en todos las matrices los
valores a 2d y 28d de curado cumplen con la norma para cemento Portland 42,5R
(UNE-EN 197-1 2000), 2 días ≥20MPa y a 28 días entre 42.5-62.5MPa, a excepción
de la matriz CCBF-TH20 a 28d.

Figura 4. Resistencias a compresión a diferentes tiempos de curados.

114
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Es importante señalar que el mayor aumento se puede apreciar en las matrices


CCBF-10 y CCBF-TH10 a los 28 días, alcanzando los 63.9 MPa y 56 MPa
respectivamente, con un aumento del 60% y 40% respecto a la CCBF-0.

En cuanto a los valores de resistencia a flexotración (Rf) de cada una de las


matrices (Fig. 5) se puede observar una gran variabilidad de los mismos. Cabe
destacar que a 2d de curado todas las matrices tienen valores de Rf superiores al de
referencia CCBF-0, a excepción de CCBF-TH20. A los 7d, se observa una inversión
de los valores, todas las matrices presentan valores superiores que el material de
partida. A los 28 días de hidratación todas las matrices tienen menores valores de Rf
que la matriz de partida CCBF-0, existiendo un grado de dispersión alto.

Figura 5. Resistencias a flexotracción a diferentes tiempos de curados.

3.5.- Requisitos físicos.

Una vez comprobado que el cemento eco-eficiente tiene altas resistencia


mecánicas, se plantea la necesidad de comprobar los requisitos físicos definidos en
la Norma UNE 197-1, que deben cumplir los expuestos en la misma. Estos requisitos
son necesarios para conocer las diferentes propiedades y prestaciones del cemento
eco-eficiente.

El primer requisito que se ha comprobado es el de estabilidad de volumen debido al


alto contenido en óxido de calcio, CaO, más del 10% que tiene la ceniza de partida
CCBF con el fin de estimar el posible riesgo de expansión debido a la hidratación de
dicho óxido presente en el material de partida. Se ha realizado el estudio de
estabilidad de volumen según la Norma UNE-EN 196-3. El ensayo se ha llevado a
cabo en la matriz que mejor comportamiento mecánico desarrolla a los 28d de
curado, es decir la matriz CCBF-10; como referencia también se ha realizado en la
matriz CCBF-0. En ambos casos se ha respetado la relación agua/sólido de 0.4
empleada en la fabricación de las probetas. Los resultados que se han obtenido
muestran que el cemento de partida (CCBF-0) no presenta ninguna expansión; y
para la matriz con el 10% de ceniza (CCBF-10), se obtuvo un valor de expansión de
0.5mm, cumpliendo lo especificado en dicha norma (<10mm), para un cemento de

115
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

consistencia normal. Por lo tanto, con la sustitución parcial de cemento Portland por
un 10% de residuo tipo CCBF se obtiene un cemento eco-eficiente con propiedades
mecánicas mejoradas y sin problemas de estabilidad de volumen.

Actualmente se están llevando a cabo ensayos de determinación de la consistencia


normal, tiempo de fraguado y estabilidad de volumen con la consistencia normal
según la Norma UNE-EN 196-3. También se considera conveniente realizar una
ampliación del estudio sobre aspectos de durabilidad en diferentes medios agresivos
como pueden ser resistencia a ciclos hielo-deshielo y resistencia química entre
otros, que son línea futura de investigación en el grupo de investigación.

4.- Conclusiones.
 El tratamiento hidrotermal en medio alcalino de las cenizas CCBF permite la
formación de la fase hidratada de silicato de calcio tipo tobermorita. La
presencia de esta fase nos permite valorizar la ceniza como sustitución
parcial del cemento Portland para la obtención de un cemento eco-eficiente.
 Tanto la ceniza CCBF como la CCBF-TH presentan alta actividad puzolánica,
superando esta última los valores de las puzolanas normalizadas CV, MK y
HS.
 Con la sustitución parcial de ceniza CCBF en matriz de Cemento Portland,
matrices: CCBF-10, CCBF-20 y CCBF-TH10, se obtienen cementos eco-
eficientes con prestaciones mecánicas semejantes y/o superiores a una
matriz 100% de cemento Portland 42,5R (CCBF-0).
 Además la matriz de cemento eco-eficiente, CCBF-10, es capaz de alcanzar
valores de resistencia a compresión a los 28 días de 63MPa similar a una
matriz 100% de cemento Portland 52,5N (UNE-EN 197-1 2000, 2 días
≥20MPa y a 28 días ≥ 52,5MPa), de aplicación en pre-fabricados de altas
resistencias mecánicas, hormigones armados y pre-tensados de alta
resistencia, no presentando ningún problema de estabilidad de volumen.
 Para la posible aplicación de este nuevo cemento en el campo de la
construcción son necesarios estudios adicionales. Entre estos están los
estudios de consistencia normal, tiempo de fraguado, durabilidad, entre otros.

Agradecimientos:

Los autores agradecen a José Antonio Sánchez García y Maria Teresa Vázquez
Segovia, por su colaboración en la investigación. Al Programa JAEPre-2011
financiado por la Agencia Estatal Consejo Superior de Investigaciones Científicas
(CSIC) por la financiación de Ivelisse Jiménez como investigador en formación. Y a
la financiación a través del proyecto PC10-39 dentro del plan PCTI de Asturias y a la
empresa CEASA (grupo ENCE-Navia) por su participación y apoyo económico en
dicho proyecto.

REFERENCIAS.

[1] Ley 22/2011 de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados. BOE del 29 de julio de
2011, Num. 181, Sec. 1, 85650-85705, 2011.
[2] Isaia, GC. (2000), High-performance concrete for sustainable constructions. Waste
Management Series. 1, 344-354.
[3] Berndt, M.L. (2009). Properties of sustainable concrete containing fly ash, slag and
recycled concrete aggregate. Construction and Building Materials. 23(7), 2606-2613.

116
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

[4] Ley 1/2005 de 9 de marzo, por la que regula el régimen del comercio de derechos de
emisión de gases de efecto invernadero. BOE del 10 de marzo de 2005, Num. 59, 8405-
8420, 2005.
[5] Guerrero, A., Fernández, E., Macías, A. y Goñi, S. (2000). Hydrothermal treatment of fly
ash from municipal solid waste incineration. Waste Materials in Construction Science
Engineering of Recycling for Environmental Protection. 1, 178-185.
[6] Goñi, S., Guerrero, A., Luxán, M.P. y Macías, A. (2003). Activation of the fly ash
pozzolanic reaction by hydrothermal conditions. Cement and Concrete Research. 33(9),
1399-1405.
[7] Canpolat, F., Yılmaz, K., Köse, M.M., Sümer, M. y Yurdusev, M.A. (2004). Use of
zeolite, coal bottom ash and fly ash as replacement materials in cement production. Cement
and Concrete Research. 34(5), 731-735.
[8] Jiménez, I., Pérez, G., Pérez, R., Ruiz, B., Suárez-Ruiz, I., Fuente, E. y Guerrero, A.
(2012). Valorización de cenizas procedentes de caldera de lecho fluidizado como materia
prima para la obtención de fases precursoras de otros materiales. En XII Congreso Nacional
de Materiales, ISBN: 978-84-695-3316-1, 204-205, Alicante, España.
[9] M.I. Sanchez de Rojas, “Estudio de la relación estructura-actividad puzolánica de
materiales síliceos españoles (origen: natural y artificial) y utilización en los conglomerantes
hidráulicos, Tesis Doctoral, Universidad Autonoma de Madrid, pp. 207 (1986).
[10] M.I. Sanchez de Rojas and M. Frías, “The puzzolanic activity of different materials, its
influence on the hydration heat in mortars”, Cement and Concrete Research, vo. 26(2), pp.
203-213 (1996).
[11] M.I. Sanchez de Rojas, M. Frías and J. Rivera, “Studies about the heat of hydration
developed in mortars with natural and by-product materials”, Materiales de Construcción, vol.
50(260), pp. 39-48 (200).

117
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

ESCAYOLA ADITIVADA CON RESIDUOS AGRÍCOLAS:


CÁSCARA DE ARROZ Y CÁSCARA TRITURADA
1
Leiva Aguilera, M.J.; Del Río Merino, M.
Escuela Universitaria de Arquitectura Técnica de Madrid.
Av. Juan de Herrera nº 6 - 28040 Madrid
e-mail: 1majleiva@gmail.com

RESUMEN

El crecimiento agrícola e industrial en el mundo genera abundantes residuos, cuyo


tratamiento y destino final es difícil, costoso y en algunos casos ambientalmente poco
sostenible.
La cáscara de arroz es un residuo agrícola resultante de la producción de este cereal. Este
trabajo expone la posibilidad de emplearse en la fabricación de materiales de construcción
como alternativa a los que se comercializan actualmente. El objetivo fundamental es el
estudio de un nuevo material de escayola aditivada con cáscara de arroz y cáscara de arroz
triturada. Para ello se realizan probetas de escayola en laboratorio con distintos porcentajes
de residuo, y se ensayan para analizar su comportamiento, por comparación con la matriz
de escayola.
Las conclusiones de estos ensayos son:
• La adición de cáscara de arroz en sus dos formatos reduce la densidad de la
escayola aunque conlleva pérdidas de valor en la resistencia a flexotracción y a
compresión.
• Este nuevo material se puede utilizar para la fabricación de elementos prefabricados y
otros elementos constructivos que requieran poco peso.
• Aplicado a la fabricación de elementos constructivos, reduce el residuo, y el empleo
de materia prima, contribuyendo, por tanto, a la mejora del impacto medioambiental.

Keywords: cáscara de arroz, escayola, dureza, resistencia a flexotracción, resistencia a


compresión.

118
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

1.- Introducción.
La cáscara de arroz es el mayor residuo resultante de la producción agrícola de
granos de este cereal, y su destino final es uno de los mayores problemas que
tienen los países productores de arroz. Cada cuatro toneladas de arroz producidas
generan una tonelada de cáscara. En la Unión Europea el tercer país productor de
arroz es España con una producción de 929.900 Tn en 2011 (FAOSTAT) [1].

En la producción de arroz se emplean fertilizantes, herbicidas, insecticidas y


fungicidas, transformando la cáscara en un residuo altamente contaminado,
debiendo evitar la quema indiscriminada de éste, ya que libera tóxicos que provocan
afecciones respiratorias.

La cantidad de residuo generado y las características que tiene esta fibra, hacen que
el estudio de su aprovechamiento y reutilización en la fabricación de otros
elementos, constructivos o de otra índole, sea importante para dar salida a este
subproducto y así colaborar a la mejora del impacto medioambiental.

1.1.- Antecedentes yeso-escayola aligerada.


La incorporación de materiales a la escayola es una práctica habitual en la
construcción en búsqueda de la mejora de sus propiedades. La mayoría de las
investigaciones y estudios realizados se basan en la reducción de la densidad, en la
mejora del aislamiento térmico-acústico y de la resistencia mecánica del compuesto.

Para aligerar la escayola se han utilizado diversos procedimientos:

- Oclusión de aire en masa: aumentando la relación A/E, con agua


carbonatada, aireantes, espumantes.

- Incorporación de cargas ligeras: arcilla expandida, perlita, vermiculita,


poliestireno expandido, residuos EPS, corcho natural, vidrio celular, etc.

Diversos investigadores han incorporado áridos ligeros en la escayola para reducir


su densidad. De estos trabajos destaca el de Oteiza San José I. [2] que en su
estudio incorpora cáscara de arroz con relaciones agua/escayola de 0,6 y adiciones
de 1% y 2% de fibra sobre el peso seco de la escayola. Los resultados y
conclusiones del autor sobre la incorporación de esta fibra son: buena trabajabilidad,
disminución de la resistencia a flexotracción en un 25% con respecto a la referencia,
densidades similares a las de la escayola sin adiciones y un aumento de la
resistencia a compresión en un 12% con respecto a la referencia. Por tanto
concluye que esta fibra con los porcentajes empleados en su estudio no aporta
mejoras significativas en relación con la escayola sin adiciones.

Río Merino M. [3] realiza un estudio para aligerar la escayola basado en la oclusión
de aire en masa y en la incorporación de cargas ligeras como arcilla expandida,
perlita expandida, vermiculita, poliestireno expandido, vidrio celular y desechos de
corcho granulados [4]. Sus conclusiones admiten los composites formados por
escayola-corcho y escayola-EPS.

González Madariaga F.J. [5] busca una forma de reciclar los residuos EPS. A través
de su parte experimental confirma la posibilidad de utilizar estos residuos, y afirma
que las placas y los paneles con estos residuos pueden cumplir con los usos de

119
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

placa de yeso laminada y paneles de EPS comerciales para la construcción pero con
solicitaciones menores para algunas de sus características [6].

Jobbins F. [7] presenta una patente en la que propone un material alternativo a la


adición de vermiculita expandida, perlita y más recientemente partículas
termoplásticas, incorporando un látex natural o sintético a la masa del yeso en
combinación de un tensioactivo no iónico.

Sumin Kim [8] realiza un estudio con tableros de yeso fabricados con incorporación
de cáscara de arroz de hasta un 40% sobre el peso del yeso. Del estudio concluye
que la cáscara de arroz es buen material de refuerzo, con un ligero efecto resistente
sobre la absorción de agua y humedad.

De toda la bibliografía consultada se puede concluir que son numerosos los


investigadores que han trabajado incorporando al yeso/escayola diferentes adiciones
para mejorar alguna de sus características (reducción de densidad, mejora de la
tenacidad, etc.) o simplemente para ahorrar materia prima y reducir el vertido de
residuos (caucho, EPS procedente de reciclaje, etc.) pero salvo las investigaciones
del profesor Oteiza sobre la adición de cáscara de arroz, y los estudios realizados
por Sumin Kim, no se han encontrado más referencias en la bibliografía a la adición
de este residuo en ningún conglomerante. Por tanto, se decide continuar con dicho
estudio (1% y 2% y A/E=0,6) para contrastar resultados y para estudiar la viabilidad
de incorporar dicho residuo en mayor cantidad.

2.- Metodología.

- Estudio y análisis de los materiales utilizados en la investigación.

- Plan experimental: materiales, normativa y ensayos.

- Análisis de resultados.

- Conclusiones.

3.- Materiales empleados.

Yeso-escayola: Material fácilmente explotable y que requiere poco consumo


energético. Se caracteriza por su trabajabilidad (excelente plasticidad), buen
aislamiento térmico, capacidad higrotérmica y resistencia al fuego. Por todo esto
hace que sea un material muy versátil, pues, empleando en su confección distintas
proporciones y tipo de adiciones, se pueden obtener múltiples productos finales.
La escayola utilizada en la parte experimental es Iberplaco E-35.

Cáscara de arroz (CA): La cáscara de arroz es una fibra corta que recubre
naturalmente el grano para protegerlo del ambiente. Aparece en el proceso de
molienda de este cultivo. Su longitud varía entre 5 y 11 mm según la especie
considerada, es de estructura ondulada y apariencia superficial irregular [9]. Tiene
propiedades altamente abrasivas y 6 en la escala Mohs en estado natural. Su
estructura presenta un volumen poroso del 54%, cavidades que permanecerán
cerradas en tanto no se someta a un proceso de combustión [10].

Cáscara triturada (CT): obtenida de la molienda de la cáscara de arroz.

120
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

La cáscara de arroz utilizada procede del Molino de arroz que pertenece a Herba
Ricemills. S.L.U ( Grupo Ebro Puleva ) situado en San Juan de Aznalfarache. Sevilla
( España ).

4.- Plan experimental.

Los ensayos se han realizado en el Laboratorio de Materiales de la Escuela de


Arquitectura Técnica de Madrid.

La temperatura del laboratorio es aproximadamente de 23 ºC y la humedad relativa


es de 26,4%.

Se realizan probetas de referencia de 40x40x160 mm según normativa UNE-EN


13279-2 con escayola E-35 y relación A/E=0,6 y A/E=0,8. Posteriormente se va
incorporando CA y CT en porcentaje sobre el peso de la escayola incrementando de
forma gradual.

La metodología empleada en la confección de probetas y ensayos de laboratorio se


realiza según la norma UNE EN 13279-2 Yesos de construcción y conglomerantes a
base de yeso para la construcción. Métodos de ensayo.

5.- Resultados y discusiones.

5.1.- Trabajabilidad.

En la relación A/E=0,6 la trabajabilidad es buena en porcentajes de cáscara de


arroz que no superan el 6% y con A/E=0,8 la trabajabilidad de la pasta es buena con
incorporaciones de CA y CT superiores a 8%.

5.2.- Densidad.

En la tabla 1 se muestran los resultados del peso de todas las probetas con
porcentajes de CA y CT del 8% y 10% en relación A/E=0,6 y A/E=0,8.
Se observa que la densidad de las probetas con incorporación de cáscara no sufre
una variación significativa, pero todos los resultados con incorporación de residuo
están por debajo de la densidad de referencia.

Peso (g) Referencia CA8 CA10 CT8 CT10


A/E=0,6 326.8 317.6 _ 320.2 321.1
A/E=0,8 261 _ 248.3 _ 258.8

Tabla 1. Pesos promedio

5.3.- Dureza Shore C.

La tabla 2 muestra los resultados en los ensayos de dureza Shore C. En relación


A/E=0,6 y A/E=0,8 las incorporaciones del 8% y superiores de CA y CT obtienen
durezas con valores por encima de los de referencia.

121
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Dureza
Referencia CA8 CA10 CT8 CT10
Shore C
A/E=0,6 92 93 _ 93 93
A/E=0,8 80 _ 81 _ 82

Tabla 2. Dureza promedio.

5.4.- Resistencia a flexotracción.

La tabla 3 muestra los resultados promedio obtenidos en el ensayo a flexotracción.


Con incorporaciones de CA las probetas con relación A/E=0,6 disminuye hasta un
43% con respecto a le serie de referencia (7,6 MPa). En relación A/E=0,8 la
resistencia a flexotracción , disminuye en un 41% con el 8% de adición, con respecto
a la serie de referencia 4,5 (MPa).

Con incorporaciones de CT las resistencias disminuyen un 14% en ambos casos.

Resistencia
flexotracción Referencia CA8 CA10 CT8 CT10
(MPa)
A/E=0,6 7.58 4.75 _ 6.5 6.2
A/E=0,8 4.5 _ 2.8 _ 3.9

Tabla 3. Resistencia promedio a flexotracción

5.5.- Resistencia a compresión.

La tabla 4 muestra los resultados en el ensayo a compresión. En relación A/E=0,6


para el 8% de adición de CA y CT, la resistencia es un 43% menor que la serie de
referencia (21,3 MPa).

En relación A/E=0,8 el descenso de la resistencia a compresión es para el 10% de


adición de un 51% con respecto a la serie de referencia 11,0 (MPa).

Resistencia
compresión Referencia CA8 CA10 CT8 CT10
(MPa)
A/E=0,6 21.3 12.21 _ 12.9 11.6
A/E=0,8 11.0 _ 5.3 _ 6.8

Tabla 4. Resistencia promedio a compresión

6.- Conclusiones.

El residuo cáscara de arroz es abundante y renovable. Según el estudio realizado,


España se encuentra dentro de la Unión Europea, en el tercer puesto de los países
productores de arroz. Si la producción de arroz en el año 2011 fue de 929.900 Tn, el
residuo generado sería alrededor de 232.475 Tn.

La cantidad de residuo generado y las características que tiene esta fibra, hacen que
el estudio de su aprovechamiento y reutilización en la fabricación de otros

122
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

elementos, constructivos o de otra índole, sea importante para dar salida a este
subproducto y así colaborar a la mejora medioambiental.

En el gráfico 1 se muestran los resultados obtenidos en “peso-dureza” de los


compuestos formados con CA y CT. Las dos líneas perpendiculares marcan la
referencia. Los compuestos que quedan a la izquierda de la línea tienen menores
densidades y los que quedan por encima de la línea horizontal mejores durezas.

Gráfico 1. Relación dureza-peso de las series A/E=0,6 y A/E=0,8

Una vez analizado el compuesto “escayola-cáscara de arroz”, la disminución de


peso (gráfico 1) no es significativa. Sin embargo se consigue disminuir el peso en
todas ellas. Para que este efecto se produjera en proporciones mayores, habría que
aumentar más la adición de CA y CT, condicionada por la trabajabilidad del
compuesto y las pérdidas de resistencias mecánicas, y así estudiar la posibilidad de
utilizar el compuesto en la fabricación de materiales de construcción que necesiten
poco peso.

En el estudio realizado con relación A/E=0,6 se incorporó residuo CA hasta un 8%


sobre el peso de la escayola, agotando la trabajabilidad del compuesto, sin embargo
con la relación A/E=0,8 se tendría que seguir incorporando más porcentaje de carga
para comprobar el comportamiento del material.

En cuanto a la dureza en ambas relaciones y con los dos tipos de subproductos


utilizados se observan valores superiores a los de referencia.

En el gráfico 2 se muestran los resultados obtenidos en resistencia a flexión-peso,


los compuestos que quedan a la izquierda de la línea vertical tienen menos
densidad, y los que quedan por encima de la línea horizontal tienen mejores
resistencias.

Gráfico 2. Relación resistencia a flexotracción-peso de las series A/E= 0,6 y A/E=0,8

123
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Se observa un incremento en la resistencia a flexotracción en los compuestos con


adición de CT respecto al mismo porcentaje de adición en formato CA. La cáscara
triturada consigue un reparto totalmente homogéneo en la masa del compuesto y el
descenso de la resistencia es un 14% con CT frente a un 38% en CA.
En el gráfico 3 se muestran los resultados obtenidos en resistencia a compresión-
peso, los compuestos que quedan a la izquierda de la línea vertical tienen menos
densidad, y los que quedan por encima de la línea horizontal tienen mejores
resistencias.

Gráfico 3. Relación resistencia a compresión-peso de las series A/E=0,6 y A/E=0,8

La resistencia a compresión va decreciendo en proporción al aumento del residuo en


la escayola.

Se observa un incremento en la resistencia a compresión en CT con respecto al


mismo porcentaje de adición en formato CA. Sin embargo este incremento es más
acusado en la relación A/E=0,8.

7. Conclusiones finales.

El compuesto escayola-cáscara de arroz estudiado y ensayado en este trabajo ha


resultado ser un material bastante competitivo en cuanto a reducción de peso con
respecto al material original. Se consiguen reducciones de densidad significativas,
con respecto a otros materiales investigados, se puede considerar un compuesto
ligero, y se podría utilizar en la fabricación de materiales de construcción que
necesiten poco peso.

Las resistencias mecánicas del material con respecto a las de la escayola sin
aditivar, disminuyen bastante, siendo este un punto desfavorable que habría que
solucionar, si las pérdidas de resistencias hacen que el material no reúna las
condiciones necesarias exigidas.

En estos casos habría que estudiar la posibilidad de refuerzo del compuesto


obtenido, incorporando algunos de los materiales utilizados ya en este campo por
otros investigadores y que ya están comercializados.

Por las características de la cáscara de arroz, el material CA se ha utilizado en el


trabajo experimental sin ningún tratamiento especial, es decir, se recibe procedente
del molino, envasado en plástico, en este caso, y se utiliza. El proceso de fabricación
de este compuesto no requiere de ninguna técnica especial.

124
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Esto contribuye al abaratamiento del producto final y por supuesto al ahorro


energético, por no tener que someterse a ningún proceso añadido.

Sin embargo, el producto final cuando el porcentaje de CA añadido es elevado,


presenta un aspecto totalmente rugoso en la cara que no está en contacto con el
molde. Si el producto final se aplicara en revestimientos, esta rugosidad mejoraría la
adherencia, pero habría que estudiar qué tipo de revestimientos son adecuados en
estos casos.

El compuesto “escayola-cáscara de arroz” puede ser una alternativa viable a la


escayola aligerada con otros productos utilizados en la actualidad.

El compuesto estudiado tiene posibilidades dentro del mercado de la construcción


en prefabricados para realizar particiones interiores, por su ligereza, para ser
transportado y porque aporta pocas cargas a los forjados. Por la incorporación de
una fibra a la escayola se consigue también que el material no tenga una rotura frágil
haciendo que el compuesto obtenido sea más seguro en su transporte y colocación
en obra.

8. Futuras líneas de investigación.

El residuo estudiado presenta los siguientes aspectos no tratados en este trabajo:

- Estudio con otros residuos agrícolas como agregados ligeros.

- Estudio con otros tipos de escayolas-yesos y otros conglomerados.

Agradecimientos:

A Juan Caro Ramos, persona de contacto en la empresa Herba Ricemills, por su


amable y constante colaboración.

REFERENCIAS

[1] Base de datos de FAOSTAT, 2011. Organización de las naciones unidas para la
alimentación y la agricultura (FAO).
[2] Oteiza San José I. Estudio del comportamiento de la escayola reforzada con fibras de
sisal, para componentes en viviendas de bajo coste. Tesis doctoral 1993.
[3] Río Merino M. Elaboración y aplicaciones constructivas de paneles prefabricados de
escayola aligerada y reforzada con fibras de vidrio E y otros aditivos. Tesis doctoral. 1999.
[4] Río Merino, M., Domínguez, J.D. (1998) Escayola aligerada con sólidos celulares.
Informes de la construcción, 458, 43-60.
[5] González Madariaga F.J. Caracterización de mezclas de residuos de poliestireno
expandido (EPS) conglomerados con yeso o escayola. Su uso en la construcción. Tesis
doctoral 2007.
[6] González Madariaga F.J., Lloveras Macía, J. (2008) Mezclas de residuos de poliestireno
expandido (EPS) conglomerados con yeso o escayola para su uso en construcción.
Informes de la construcción, 509, 35-43.
[7] Jobbins R. Composiciones de yeso de bajo peso. España, patente de invención ES 2 178
407 T3. 2001-01-03
[8] Sumin Kim.(2009), Inconbustibility, physic-mechanical properties and TVOC emission
behavior of the gypsum-rice husk boards for wall and ceiling materials for construction.
Industrial Crops and Products, 29, 381-387.

125
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

[9] Cadena C., Bula A. (2002), Estudio de la variación en la conductividad térmica de la


cascarilla de arroz aglomerada con fibras vegetales. Ingeniaría y desarrollo. Revista de la
División de Ingeniería de la Universidad del Norte, 12, 1-9.
[10] www.asocem.org.pe/SCMRoot/bva/.../MGC30_morteros_arroz.pdf. Visitada 10/03/13

126
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

REUTILIZACIÓN DE ÁRIDO MIXTO RECICLADO PROCEDENTE DE LOS


RESIDUOS DE LA CONSTRUCCIÓN Y DEMOLICIÓN EN LA FABRICACIÓN DE
HORMIGONES
1
Medina, C.; 3Zhu, W.; 2Frías, M.; 3Howind, T.; 2Asensio, E.; 2Sánchez de Rojas, M.I.
1y2
Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja (CSIC), Madrid, España
3
University of the West of Scotland, Paisley, United Kingdom
e-mail: 1cemedmart@yahoo.es

RESUMEN

Este artículo recoge el estudio de la viabilidad de la utilización de árido grueso mixto


reciclado procedente de los residuos de la construcción y demolición como sustituto parcial
del árido grueso natural, en la fabricación de hormigones con una resistencia característica
de 30 MPa. El árido mixto reciclado utilizado tiene una calidad media – baja, debido a que el
contenido de asfalto y partículas flotantes es elevado. La propiedades físicas (densidad y
trabajabilidad) y mecánicas (resistencia a compresión y tracción) fueron estudiadas en los
hormigones reciclados con un porcentaje de sustitución del 50% en peso de árido natural,
con y sin partículas flotantes. Los resultados obtenidos, muestran que la incorporación de
este árido reciclado no tiene un efecto negativo en la trabajabilidad de los hormigones en
estado fresco. Respecto a la densidad y las propiedades mecánicas, se observa como
disminuyen estas propiedades a medida que aumenta el contenido de árido mixto reciclado
y de partículas flotantes. Finalmente, a la luz de estos resultados se puede señalar que
estos áridos mixtos reciclados pueden emplearse en la fabricación de hormigones
destinados a la edificación u otras aplicaciones.

Keywords: árido mixto reciclado, partículas flotantes, propiedades mecánicas, hormigones


para la edificación u otras aplicaciones.

127
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

1.- Introducción.
Actualmente, existe una creciente presión social sobre los fabricantes y
consumidores con el objetivo principal de fomentar el desarrollo de una construcción
sostenible que permita reducir el consumo de recursos naturales e incrementar la
reutilización de los residuos procedente de la construcción y demolición (RCD) en la
fabricación de hormigones.
En el Reino Unido [1] se generan anualmente 110 millones de toneladas de residuos
de la construcción y demolición (RCD) que representan un 60 % del total de residuos
generados. Las características y la viabilidad de reutilización de estos residuos
dependerá fundamentalmente del proceso de gestión llevados a cabo en las plantas
de reciclado, así como de las características del residuos original, que puede
presentar en su composición partículas indeseables tales como: materiales
cerámicos, asfalto y otros materiales (madera, plástico, vidrio, etc.)
La gestión de los residuos de la construcción y demolición (RCD) está enfocada a
reducir el volumen de residuos que son depositados en vertederos y a obtener unos
productos finales (ej. Áridos reciclados, etc.) que puedan ser reutilizados y
comercializados como materia prima en la fabricación de materiales de la
construcción. La norma inglesa de hormigones BS 8500-2 [3] define dos clases de
áridos reciclados: árido reciclado de hormigón (RCA), que contiene principalmente
hormigón triturado ( 95 %), y árido reciclado (RA) que está constituido por material
de naturaleza pétrea (hormigón, material cerámico o asfalto), así como materiales
orgánicos (madera, plástico y cartones) e inorgánicos (metales y yeso).
Respecto al volumen generado de cada uno de estos materiales finales, indicar que
en Europa [4]: el volumen producido de RCA es muy inferior al de RA, habiéndose
estimado en España que el 67% del volumen total de árido reciclado obtenido
corresponde al árido reciclado mixto (RA) [5].
En la actualidad, el estudio de la viabilidad y el efecto de utilizar áridos mixtos
reciclados (RA) procedentes de los residuos de la construcción y demolición [5-9] en
la fabricación de hormigones ha sido objeto de un menor número de investigaciones
que los árido reciclados procedentes del hormigón, debido a la complejidad que
supone trabajar con un material tan heterogéneo que contiene habitualmente un
pequeño porcentaje de impurezas (madera, plástico, yeso, etc.) las cuales afectan
negativamente al comportamiento de los mismos. Los resultados obtenidos en estas
investigaciones muestran la existencia de un descenso de la densidad y un
empeoramiento de las propiedades físicas (trabajabilidad) y mecánicas de los
hormigones reciclados. La disminución de la resistencia a compresión es progresiva
a medida que aumenta el porcentaje de sustitución, alcanzando pérdidas del 30% en
los hormigones elaborados con un 100% de RA.
La posibilidad de encontrar una alternativa a la utilización de estos RA como material
de ejecución de las bases y sub – bases de carreteras supone una gran importancia
desde un punto de vista medioambiental (reducción de la extracción de recursos
naturales, de las emisiones de CO2, del volumen depositado en vertederos, etc.) y
económico (menor coste de transporte y de consumo de energía), ya que el volumen
generado de los mismo es elevado, tal y como se indicó anteriormente [10, 11].
El árido reciclado mixto (RA) utilizado en la presente investigación procede de una
planta de gestión de residuos de la construcción y demolición de Glasgow (Escocia).
El presente trabajo de investigación estudia la viabilidad de incorporar el RA como
sustituto parcial (50% en peso) del árido grueso natural en la fabricación de
hormigones destinados a la edificación u otras aplicaciones y una resistencia
características de 30 MPa. Los efectos que tiene la incorporación del árido mixto
reciclado (con o sin partículas flotante), se analiza estudiando las propiedades

128
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

físicas (densidad, trabajabilidad y capacidad de absorción de agua) y mecánicas


(resistencia a compresión y tracción) de estos nuevos hormigones.

2.- Materiales y parte experimental


2.1.- Materiales
* El árido natural es un árido machacado de naturaleza silícea que se divide en dos
fracciones: la fracción gruesa (grava) de morfología irregular, aristas marcadas y un
tamaño máximo de 20 mm y la fracción fina (arena) de tamaño inferior a 4 mm. Su
composición química se caracteriza por estar constituidos mayoritariamente por
sílice y alúmina (> 67 % en peso), seguido por otra serie de óxidos (Fe 2O3, Na2O,
CaO) que se encuentran en una menor proporción, así como otros elementos
minoritarios. Respecto a su mineralogía, destaca la presencia de cuarzo, junto con
otro grupo de minerales pertenecientes al grupo de los feldespatos y filosilicatos.
* El árido mixto reciclado (RA) procede de una planta de gestión y tratamiento de
RCD de Glasgow (Scotland). Este RA tiene un tamaño máximo de partícula de 20
mm en el que visualmente puede observase dos aspectos (véase figura 1): una gran
heterogeneidad en su composición y una morfología variable que varía en función
del tipo de material del que se trate. Una vez seleccionado el producto, se procedió a
realizar su caracterización composicional, física, química y mecánica

Figura 1. Aspecto y composición de los RA

* El cemento utilizado es un cemento Portland 52.5 R que cumple con los requisitos
físicos, químicos y mecánicos establecidos en las norma BS EN 197-1 [12].

2.2.- Caracterización de los áridos reciclados mixtos


La caracterización del RA ha consistido en un primer lugar en la clasificación de los
componentes (hormigón, cerámico, asfalto, etc.) que forman parte de este árido,
según la norma BS EN 933-11 [13]. Posteriormente, se determinó su composición
química y mineralógica así como las propiedades físicas (distribución
granulométrica, densidad y absorción [14]) del mismo.

2.3.- Diseño de las mezclas de hormigón


Para el presente trabajo de investigación se elaboraron los siguientes tipos de
hormigones: un hormigón de referencia (RC), dos hormigones reciclados con 50 %
de árido mixto reciclado con partículas flotantes (RCF-50) y sin partículas flotantes
(RC-50).
El método de dosificación empleado en el cálculo de las mezclas ha sido el Mix
British Method [15], en el cual se establecen como datos de partida la resistencia

129
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

mecánica (30 MPa), la clase resistente del cemento (52.5 R), la relación a/c (0.65) y
el tamaño máximo de árido (20 mm).
La cantidad de agua añadida fue ajustada para cada mezcla, teniendo en cuenta la
cantidad de agua absorbida por el árido reciclado. La relación agua total/ cemento
[16] es identificada como relación agua aparente/cemento [(a/c) aparente], mientras que
la relación agua real / cemento de las mezclas diseñadas fue nombrada como
relación de agua efectiva / cemento [(a/c) efectiva].
Las mezclas obtenidas cumplen con los requisitos del contenido mínimo de cemento
y la máxima relación a/c establecidos en la tabla A.14 de la norma BS 8500-1 [17]
para hormigones destinados a la edificación u otras aplicaciones.
La dosificación de los hormigones se muestra en la tabla 1.
3
Material (kg/m )
Hormigón
Arena Grava RA* RAWF** Cemento Agua (a/c)efectiva (a/c)aparente
RC 953,72 1033,20 - - 323,08 210,00 0,65 0,65
RCF-50 941,72 510,10 514,84 - 323,08 229,36 0,65 0,71
RC-50 941,72 510,10 - 511,46 323,08 228,57 0,65 0,71
* Árido reciclado con partículas flotantes
** Árido reciclado sin partículas flotantes

Tabla 1.Dosificación de los hormigones

2.4.- Caracterización física y mecánicas de los hormigones en estado fresco y


endurecido.
En los hormigones en estado fresco se han estudiado la consistencia mediante el
cono de Abrams, de acuerdo a la norma BS EN 12350-2 [18] . Respecto a la otra
propiedad física (densidad) fue evaluada de acuerdo a la norma BS EN 12390-7
[19]. Finalmente, la resistencia a compresión y tracción, fue determinada de acuerdo
con la metodologías descritas en la respectivas normas vigentes [20, 21].
Para evaluar estas propiedades se han elaborado 63 probetas cúbicas (9
probetas/tipo de hormigón) 100 x 100 x 100 mm 3 de las cuales 27 probetas se han
utilizado para determinar la resistencia a compresión. Además se han fabricado 21
probetas cilíndricas (3 probetas/tipo de hormigón) de 10 x 20 cm para evaluar la
resistencia a tracción.

2.5.- Caracterización química, mineralógica y microestructural.


La composición química fue analizada mediante un espectrómetro de fluorescencia
de rayos X por dispersión de longitudes de onda modelo S8 TIGER, de Bruker. Para
el análisis se empleó standardless QUANT EXPRESS, del paquete de programas
SEPECTRAPlus.
El análisis mineralógico realizado con el objetivo de identificar las fases minerales
que se encuentran presentes en los áridos (naturales y reciclado) se realizó
mediante la técnica de Difracción de Rayos X (DRX). La medida difractométrica se
efectuó con un difractómetro BRUKER Theta – Theta modelo D8 Advance sin
monocromador y ánodo de Cu de 2,2 kW.

3.- Resultados y discusión


3.1.- Caracterización del árido mixto reciclado
3.1.1.- Caracterización composicional
El análisis composicional del árido reciclado mixto fue llevado a cabo según la norma
BS EN 933-11.
La figura 2 muestra la composición del árido mixto reciclado (RA), observándose que
este árido contiene un 45.64 % de residuos de hormigón (Rc), un 28 % de árido

130
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

natural (Ru), un 19 % de asfalto, un 5% de material cerámico (bloques, tejas,


sanitarios, etc.); seguidos de otros materiales minoritarios de origen no pétreo
(madera, vidrio, metales, etc.). Finalmente, el contenido de partículas flotantes fue
de 5 cm3/kg.

Ra: Asfalto
Rb: Cerámica
Ru: Árido natural
Rc: Hormigón
X: Otros materiales
Rg: Vidrio

Figura 2. Composición del árido reciclado

El porcentaje de material cerámico está dentro de los requisitos establecidos en la


norma BS 8500-2 [3] y BS EN 12620 [22] para los RA utilizados en la fabricación de
los hormigones reciclados. Respecto al contenido de asfalto (Ra) y otros materiales
(X+Rg) se observa que los valores obtenidos están por encima de los límites, 10% y
1% respectivamente, fijados en la normativa.

3.1.2.- Propiedades físicas del árido mixto reciclado


Las propiedades físicas del árido reciclado se recogen en la tabla 2. El tamaño
máximo de partícula del árido grueso (natural o reciclado) fue de 20 mm.

Tipo de árido
Propiedad física
Grava RA RAWF
Tamaño máximo de árido (mm) 20 20 20
3
Densidad (Mg/m ) 2,66 2,54 2,56
Absorción de agua (% wt.) a las 24 h 2,66 4,49 4,36

Tabla 2.Propiedades físicas de los áridos gruesos

En esta tabla puede observarse que el árido reciclado tiene una menor densidad que
la grava, siendo este descenso para el RA y RAWF de un 4,67 % y 3,87 % respecto al
árido grueso natural, respectivamente. Este descenso registrado se debe a la menor
densidad del: mortero que se encuentra adherido a los áridos y a la menor densidad
del material cerámico, tal y como observaron previamente otros autores [23].
Respecto a la absorción de agua se observa que el RA y RAWF absorben 1,68 y 1,63
veces más agua que el árido natural debido a la mayor capacidad de absorción de
mortero adherido y del material cerámico [24-26]. Además, el hecho de que el RA
tenga 3% más de absorción de agua que RAWF es debido a que las partículas
flotantes, principalmente madera, tienen un coeficiente de absorción alto. Además
estos valores se encuentran por debajo del 5%, límite establecido en la norma
española de hormigones estructurales [27].
131
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

3.1.3.- Composición química y mineralógica


La tabla 3, muestra la composición química del RA, en la que puede observarse que
está formado químicamente por óxido de sílice (54.37 %), óxido de aluminio (12.90
%), óxido de hierro (8.28 %) y óxido de calcio (7.94 %), seguidos por otros óxidos en
una menor proporción (< 5%). Además, también se identifican otros elementos
minoritarios expresados en ppm (Sr, Cl, Zr, Cr, etc.). Es importante resaltar que el
contenido de óxido de hierro es superior al observado en otros áridos reciclados [28],
debido a que el árido grueso natural presenta elevados contenidos de este óxido.

Óxido / Elemento (wt%) Grava RCD


SiO2 51,26 54,37
Al2O3 16,36 12,90
Na2O 6,47 2,78
K2O 2,96 1,68
Fe2O3 8,25 8,28
CaO 4,57 7,94
MgO 2,39 4,07
TiO2 1,30 1,44
SO3 0,00 0,24
P2O5 0,44 0,28
MnO 0,19 0,15
BaO 0,09 0,09
Sr* 489,84 345,85
Zr* 301,76 166,96
Ce* 639,24 -
Cl* 441,75 563,82
Rb* 191,41 179,57
Zn* 172,61 130,52
Cu* 0,00 0,00
Ni* 55,23 142,68
Cr* 130,51 201,06
LOI 5,39 5,52
* En ppm

Tabla 3.Composición química de los áridos gruesos

Respecto a su composición mineralógica, se caracteriza por presentar


mayoritariamente cuarzo, acompañado por feldespatos (albita, ortoclasa y sanidina),
mullita, hematites magnetita y calcita.

3.2.- Propiedades del hormigón en estado fresco


3.2.1.- Consistencia
La trabajabilidad de los hormigones se mantiene constante (32 mm) a medida que
aumenta el contenido de árido reciclado, ya que en el cálculo de la dosificación se
ha tenido en cuenta la humedad inicial de los mismos y su absorción, evitando de
este modo que la mayor absorción de agua de los áridos reciclados influya
negativamente sobre está propiedad física tan importante.

3.3.- Propiedades del hormigón endurecido


3.3.1.- Densidad
La tabla 4 muestra los valores obtenidos de densidad de los diferentes hormigones a
los 28 días. En esta, se puede observar que la densidad de los hormigones
reciclados es menor que la del hormigón de referencia (RC), disminuyendo a medida
que aumenta el contenido de árido reciclado, independientemente de que el árido

132
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

contenga partículas flotantes o no. Este descenso, es provocado por la menor


densidad que tienen los áridos reciclados.

Porcentaje de sustitución de árido Densidad


Hormigón 3
reciclado mixto (%) (kg/m )
RC RA 0% 2.37
RCF-50 RA 50% 2,32
RC-50 RAWF 50% 2,32

Tabla 4.Densidad de los hormigones a los 28 días

3.3.2.- Resistencia mecánica


La figura 3 muestra los valores obtenidos de resistencia a tracción y compresión de
los hormigones a los 28 días.

Figura 3.Resistencia a tracción y compresión de los hormigones a los 28 días

Respecto a la resistencia a compresión todos los hormigones elaborados tienen una


resistencia superior a 30 MPa. Se observa además que los hormigones reciclados
con o sin partículas flotante experimentan un descenso de resistencia del 18% y
17% respecto al hormigón convencional (RC), respectivamente.
En el caso de la Resistencia a tracción indirecta se observa como varia en una
mayor o menor cuantía en función de sí el árido mixto reciclado contenga o no
partículas flotantes, observándose un descenso del 16% y 3% respecto al hormigón
de referencia, respectivamente.
Estos resultados obtenidos [29] se deben al efecto negativo que tienen las partículas
flotantes sobre las propiedades mecánicas, debido principalmente a la mala
adherencia entre estas partículas (madera y plásticos) y la pasta de cemento, dando
de este modo una zona de transición (ITZ) débil, tal y como puede observarse en la
figura 4

133
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Figura 4. ITZ (x250): a) Grava/pasta; b) Madera/pasta y c) Plástico/pasta

4.- Conclusiones.

Las conclusiones obtenidas a partir de los resultados obtenidos son las siguientes:
1. El árido mixto reciclado utilizado en esta investigación está compuesto
principalmente por residuos de hormigón (46%), árido suelto (28%), asfalto (19%)
y material cerámico (5%). El contenido de asfalto y otros materiales (X + Rg +
Partículas flotantes) superan los límites establecidos en la norma BS EN 8500-2.
2. La consistencia de los hormigones reciclados no se ve afectada por la
incorporación del árido mixto reciclado (RA and RAWF).
3. La densidad y el comportamiento mecánico de los hormigones son ligeramente
inferiores que la del hormigón convencional, particularmente cuando el árido mixto
reciclado tiene partículas flotantes.
4. Los áridos mixtos reciclados podrían ser utilizados en un porcentaje de sustitución
menor o igual a 50% en peso del árido grueso natural en la fabricación de
hormigones destinados para la edificación u otras aplicaciones.

Agradecimientos
This research has been made possible through funding from the Spanish Ministry for
Science and Innovation’s national project ref. BIA2010-21194-C03-01. The main part
of the experimental study was carried out in the UK collaboratively with the University
of the West of Scotland, during the research visit by the first author.

REFERENCIAS
[1] Medina, C., Zhu, W., Howind, T., Sánchez de Rojas, M.I., Frías, M. Effect of mixed
recycled aggregate on the physical-mechanical properties of recycled concretes.
Construction and Building Materials, 2013 [Under review].
[2] Paine, K.A. and Dhir, R.K. Recycled aggregates in concrete: a performance-related
approach. Magazine of Concrete Research, 2010, 62(7), 519-530.
[3] British Standard Institution. BS 8500-2. Concrete - Complementary British Standard to BS
EN 206-1. Part 2: Specification for constituent materials and concrete. p. 462006).
[4] Vegas, I., Ibanez, J.A., Lisbona, A., Saez de Cortazar, A. and Frias, M. Pre-normative
research on the use of mixed recycled aggregates in unbound road sections. Construction
and Building Materials, 2011, 25(5), 2674-2682.
[5] Martínez-Lage, I., Martínez-Abella, F., Vázquez-Herrero, C. and Pérez-Ordóñez, J.L.
Properties of plain concrete made with mixed recycled coarse aggregate. Construction and
Building Materials, 2012, 37, 171-176.
[6] Yang, J., Du, Q. and Bao, Y. Concrete with recycled concrete aggregate and crushed
clay bricks. Construction and Building Materials, 2011, 25(4), 1935-1945.
[7] Mas, B., Cladera, A., Bestard, J., Muntaner, D., López, C.E., Piña, S. and Prades, J.
Concrete with mixed recycled aggregates: Influence of the type of cement. Construction and
Building Materials, 2012, 34, 430-441.

134
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

[8] Mas, B., Cladera, A., Olmo, T.d. and Pitarch, F. Influence of the amount of mixed
recycled aggregates on the properties of concrete for non-structural use. Construction and
Building Materials, 2012, 27(1), 612-622.
[9] Agrela, F., Sánchez de Juan, M., Ayuso, J., Geraldes, V.L. and Jiménez, J.R. Limiting
properties in the characterisation of mixed recycled aggregates for use in the manufacture of
concrete. Construction and Building Materials, 2011, 25(10), 3950-3955.
[10] Jiménez, J.R., Ayuso, J., Galvín, A.P., López, M. and Agrela, F. Use of mixed recycled
aggregates with a low embodied energy from non-selected CDW in unpaved rural roads.
Construction and Building Materials, 2012, 34, 34-43.
[11] Tabsh, S.W. and Abdelfatah, A.S. Influence of recycled concrete aggregates on strength
properties of concrete. Construction and Building Materials, 2009, 23(2), 1163-1167.
[12] British Standard Institution. BS EN 197-1. Cement. Composition, specifications and
conformity criteria for common cements. 2011, p. 50.
[13] British Standard Institution. BS EN 933-11. Tests for geometrical properties of
aggregates. Classification test for the constituents of coarse recycled aggregate. 2009, p. 16.
[14] British Standard Institution. BS EN 1097-6.Test for mechanical and physical properties
of aggregates. Part 6: Determination of particle density and water absorption. 2000, p. 32.
[15] Teychenné, D.C., Franklin, R.E. and Erntroy, H.C. Design of normal concrete mixes. IHS
BRE Press, Garston , Watford, 2010.
[16] Fonseca, N., de Brito, J. and Evangelista, L. The influence of curing conditions on the
mechanical performance of concrete made with recycled concrete waste. Cement and
Concrete Composites, 2011, 33(6), 637-643.
[17] British Standard Institution. BS 8500:1. Concrete - Complementary British Standard to
BS EN 206-1. Part 1: Method of specifying and guidance for the specifier. 2006, p. 66.
[18] British Standard Institution. BS EN 12350-2. Testing fresh concrete. Part 2: Slump-test.
2009, p. 12.
[19] British Standard Institution. BS EN 12390-7. Testing hardened concrete. Part 7: Density
of hardened concrete. 2009, p. 14.
[20] British Standard Institution. BS EN 12390-3. Testing hardened concrete. Part 3:
Compressive strength of test specimens. 2009, p. 22.
[21] British Standard Institution. BS EN 12390-6. Testing hardened concrete. Part 7: Tensile
splitting strength of test specimens. 2009, p. 14.
[22] British Standard Institution. BS EN 12620. Aggregates for concrete. 2008, p. 60.
[23] Gonzalez-Fonteboa, B. and Martinez-Abella, F. Concretes with aggregates from
demolition waste and silica fume. Materials and mechanical properties. Building and
Environment, 2008, 43(4), 429-437.
[24] Medina, C., Frías, M., Sánchez de Rojas, M.I., Thomas, C. and Polanco, J.A. Gas
permeability in concrete containing recycled ceramic sanitary ware aggregate. Construction
and Building Materials, 2012, 37, 597-605.
[25] Medina, C., Frías, M. and Sánchez de Rojas, M.I. Microstructure and properties of
recycled concretes using ceramic sanitary ware industry waste as coarse aggregate.
Construction and Building Material, 2012, 21, 112 - 118.
[26] Senthamarai, R.M., Manoharan, P.D. and Gobinath, D. Concrete made from ceramic
industry waste: Durability properties. Construction and Building Materials, 2011, 25(5), 2413-
2419.
[27] Comisión Permanente del Hormigón. Instrucción Hormigón Estructural. EHE-08.
(Spanish Code on Structural Concrete). Ministerio de Fomento. Centro de Publicaciones,
Madrid, 2008.
[28] Bianchini, G., Marrocchino, E., Tassinari, R. and Vaccaro, C. Recycling of construction
and demolition waste materials: a chemical-mineralogical appraisal. Waste Management,
2005, 25(2), 149-159.
[29] Ferreira, L., de Brito, J. and Saikia, N. Influence of curing conditions on the mechanical
performance of concrete containing recycled plastic aggregate. Construction and Building
Materials, 2012, 36, 196-204.

135
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

REFUERZO DE LA ESCAYOLA MEDIANTE FIBRAS DE LANA MINERAL


PROCEDENTES DEL RECICLAJE DE RCD
1
Romaniega Piñeiro, S.; Del Río Merino, M.; Pérez García, C.; San Antonio González, A.
1
Universidad Politécnica de Madrid. Escuela Universitaria de Arquitectura Técnica.
Departamento de Construcciones Arquitectónicas y su control.
Avda. Juan de Herrera, 6. 28040 Madrid
e-mail: 1s.romaniega@gmail.com

RESUMEN

Con la entrada en vigor del Código Técnico de la edificación el uso de lanas minerales está
cada día más generalizado tanto en obras de rehabilitación como en obra nueva. Por lo
tanto, la generación de residuos de este tipo de material aislante cobra una mayor
importancia.

El objetivo principal de la investigación que se presenta en esta ponencia es analizar la


viabilidad del reciclaje de fibras obtenidas de las lanas minerales procedentes de los RCD
como material alternativo a las fibras de vidrio cortadas que se utilizan en la actualidad como
elementos de refuerzo en los prefabricados de yeso.

Para ello se realizan series de escayola E-35 aditivadas con residuo de lana de roca y con
residuo de lana de vidrio en diferentes porcentajes de adición. Dichas series se repiten
cambiando este aditivo por fibra de vidrio E de 25mm de longitud con el fin de realizar un
análisis comparativo con respecto a las series aditivadas con residuo de lanas minerales.
Todas las series se someten al ensayo Shore C para determinar su dureza superficial y a
ensayos mecánicos correspondientes para determinar su resistencia a flexotracción y a
compresión.

A partir de los resultados obtenidos se concluye que, con residuo de lana de roca se
aumenta la Dureza Shore C en todos los porcentajes de adición, llegando a mejorar en un
12% con respecto a la fibra de vidrio, con un porcentaje de adición del 2%. Sin embargo, se
obtienen valores inferiores de resistencia a flexotracción para todos sus porcentajes de
adición. La mayor diferencia, un 50%, aparece con el porcentaje de adición del 4%. En el
ensayo de resistencia a compresión los resultados obtenidos en las series aditivadas con
residuo de lana de roca son superiores para todos los porcentajes de adición estudiados. La
mayor diferencia aparece para el 3% de adición, en el que las series aditivadas con residuo
de lana de roca superan en un 36% a las aditivadas con fibra de vidrio.

Con respecto a las series aditivadas con residuo de lana de vidrio se concluye que, mejoran
la dureza superficial linealmente en torno al 5% para todos los porcentajes de adición, con
respecto a las series aditivadas con fibra de vidrio. Los valores de resistencia a flexotracción
son superiores hasta el 3% de adición, llegando esta mejora al 26% con el 1% de adición.
Los valores obtenidos en el ensayo de resistencia a compresión son mayores para todos los
porcentajes de adición, excepto para el 4%. Esta mejora alcanza el 41% para el porcentaje
de adición del 3%.

Como conclusión final decir que las series aditivadas con lanas minerales procedentes del
reciclaje obtienen mejores resultados en los ensayos realizados que las fibras utilizadas en
la actualidad como refuerzo del yeso, por lo que resulta viable su sustitución.

Keywords: lana mineral, reciclaje, RCD, escayola, fibras.

136
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

1.- Introducción.

Durante la última década la intensa actividad en el ámbito de la construcción ha


generado grandes cantidades de residuos procedentes de la construcción y
demolición (RCD). En Europa se han generado alrededor de 890 millones de
toneladas de RCD de media al año, sin embargo, sólo el 50% de estos RCD
generados se reciclan [1].

Debido a la importancia de estos residuos, los países europeos están poniendo en


práctica políticas nacionales e internacionales, así como diferentes medidas cuyo
objeto es reducir al mínimo los efectos negativos de la generación y la gestión de los
residuos para la salud humana y el medio ambiente. La política en materia de
residuos tiene también por objeto reducir el uso de recursos y por tanto el impacto
medioambiental derivado de la producción de los mismos.

En España se han generado en los últimos años 40 millones de Toneladas de


residuos de construcción y demolición. Dentro de estos RCD el 72% pertenecen a
obras residenciales y el 28% a infraestructuras [2].

Por lo tanto, el sector de la construcción, y en particular la construcción de ámbito


residencial, debe asumir el objetivo de reducir el impacto perjudicial que produce,
por lo que resulta indispensable introducir nuevas medidas para prevenir la
generación de estos residuos o encontrar nuevas vías para su reciclaje.

En España el documento que regula actualmente los residuos de construcción y


demolición a nivel nacional es el Real Decreto 105/2008, de 1 de febrero, por el que
se regula la producción y gestión de los RCD [3]. De este Real Decreto se derivan
los siguientes objetivos:

 Inclusión en los proyectos de obra de un estudio de gestión de RCD.


 Separación en origen de los RCD peligrosos generados en obra y gestión de
acuerdo a la legislación de residuos.
 Separación en planta de tratamiento de los residuos peligrosos contenidos en los
RCD recibidos y gestión de acuerdo a la legislación de residuos.
 Separación de los RCD en obra, por materiales, a partir de los umbrales
establecidos en el Real Decreto 105/2008.
 Cumplimiento del artículo 13 del Real Decreto 105/2008, en cuanto a la
utilización (valorización) de residuos inertes procedentes de actividades de
construcción y demolición.
 Erradicación del vertido incontrolado de RCD. Desde el 16 de julio de 2009 todos
los vertederos en operación en España deben cumplir con los requisitos que les
sea de aplicación del Real Decreto 1481/2001.
 Tratamiento de los RCD por gestor autorizado en los términos establecidos en la
legislación.

Este Real Decreto se instituye como pieza fundamental de la política española sobre
RCD y se espera que contribuya al desarrollo sostenible de un sector tan importante
para la economía española como es el sector de la construcción.

137
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

1.1.- Fibras minerales utilizadas en construcción.

Los materiales textiles se pueden clasificar según su naturaleza en tres grandes


grupos, naturales, artificiales o sintéticos (Tabla 1). En los tejidos naturales las fibras
que lo forman se sitúan de manera caótica e irregular por lo que pierden resistencia.
Sin embargo, en los tejidos artificiales o en los sintéticos se pueden alinear y juntar
al máximo las moléculas de fibra, mejorando su durabilidad y cohesión.

NATURALES AMIANTO
FIBRA DE VIDRIO
LANA MINERAL
MINERALES
TRANSFORMADAS ORO
METALES PLATA
COBRE
NATURALES DE SEMILLA ALGODÓN
LINO
VEGETALES (CELULOSA) DE TALLO
CAÑAMO
DE HOJA ESPARTO
LANA
ANIMAL(PROTEINAS) SEDA
CUERO
NITROCELULOSA
CUPROAMONIALCAL
RAYONES VISCOSA
CELULÓSICAS
ACETATO
TRIACETATO
POLINOSICAS RAYÓN DE ALTO MÓDULO
ARTIFICIALES
LANITEL
ANIMALES
FIBROLANA
PROTEÍNICAS
ARDIL
VEGETALES
QUIMICAS VÍCARA
ALGINIDAS( ALGAS RAYONES
MARINAS) ALGINATO
OBTENIDAS POR POLIAMIDAS
POLICONDENSACIÓN POLIESTER
ACRILICAS
SINTETICAS POLOVINÍLICAS
OBTENIDAS POR
POLIMERIZACIÓN POLIETILÉNICAS
POLIPROPILÉNICAS
POLIURETANO

Tabla. 1 “Clasificación de fibras en función de su naturaleza”

Las Fibras Minerales pueden ser naturales, como el Amianto o provenir de


materiales hilables como el vidrio o algunos metales. A partir de estas fibras
minerales se constituyen las denominadas lanas minerales.

La lana mineral es un material flexible compuesto de fibras inorgánicas constituido


por un entrelazado de filamentos de materiales pétreos que forman un fieltro que
contiene y mantiene el aire en estado inmóvil. Se obtienen mediante fundición,
centrifugación y otros tratamientos y se utilizan en construcción como aislante
acústico y térmico. Este material se diferencia de otros aislantes en que es un
material resistente al fuego, con un punto de fusión superior a los 1.200 °C.

Existen dos tipos de lanas en función del mineral utilizado como materia prima, la
lana de vidrio obtenida a partir de vidrio, y la lana de roca obtenida a partir de roca

138
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

basáltica. Ambas lanas se comercializan en multitud de formatos, principalmente


aparecen en forma de panel o lámina rígida o semirrígida, ligados con diferentes
tipos de resinas como resinas fenólicas, ignifugas o termoendurecibles, con o sin
recubrimiento. Estos recubrimientos pueden llegar a ser muy diferentes, algunos de
los más utilizados son: lámina de aluminio, lámina elastómera, velo de poliéster,
papel kraft de polietileno, placa de yeso laminado, capa betún oxiasfáltica, capa de
polímero intumescente, etc. También se puede encontrar suministrada en forma de
rollo o a granel.

Debido a que la lana de roca está fabricada a partir de basalto algunos fabricantes
como Rockwooll afirman que es por ello un producto natural 100% reciclable, y por
tanto ideal en el desarrollo de proyectos de construcción sostenible [4]. Por otra
parte, otros fabricantes como Isover afirman que las lanas minerales se pueden
utilizar para crear nuevas lanas, en concreto nos encontramos con los siguientes
porcentajes de reciclado según dicho fabricante, 66 % de lana de roca sobrante de
producción y un 75% en lana de vidrio [5]. También incorpora vidrio reciclado en el
proceso de fabricación de la lana de vidrio.

Sin embargo, ambas lanas minerales necesitan grandes cantidades de energía para
su fabricación por lo que resulta interesante buscar otro destino tanto para estos
sobrantes de fábrica como para los RCD ya que éstos últimos no se someten a
ningún tipo de proceso de reciclaje, reutilización o valorización.

Dentro de las fibras minerales utilizadas en construcción se encuentra la fibra de


vidrio. La Fibra de Vidrio se obtiene fácilmente del vidrio, calentándolo a la llama y
estirándolo con unas pinzas metálicas.

Ésta fibra se comercializa en bruto en forma de hilos de diferentes longitudes para


refuerzo de hormigones, morteros o yesos. También se comercializa como material
compuesto en multitud de formatos como, tejas acústicas, placas de cartón-yeso
reforzadas o láminas asfálticas reforzadas.

Existen cinco grupos:

•Tipo E: es el tipo de fibra más empleado, se caracteriza por sus propiedades


dieléctricas, representa el 90% de refuerzo para composites.
•Tipo R: se caracteriza porque tiene muy buenas prestaciones mecánicas,
demandándose en los sectores de aviación, espacial y armamento.
•Tipo D: su principal característica es su excelente poder dieléctrico, de ello su
aplicación en radares, ventanas electromagnéticas…
•Tipo AR: posee un alto contenido en óxido de circonio, el cuál le confiere una buena
resistencia a los álcalis.
•Tipo C: se caracteriza por su alta resistencia a agentes químicos.

2.- Antecedentes.

Las fibras se utilizan desde la antigüedad para reforzar materiales frágiles como el
tapial o el adobe. En general, el refuerzo con fibras actúa mejorando el
comportamiento físico-mecánico de la matriz. El comportamiento de estos
compuestos depende, en primer lugar, del tipo de fibra añadida, y luego de otros
factores, como: porcentaje de fibra, longitud de la fibra, orientación, superficie de la
fibra, etc.

139
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Se han encontrado varias referencias bibliográficas sobre la adición de fibras


naturales en el refuerzo del yeso/ escayola [6] [7] [8], ninguna de ellas reciclada. Muy
utilizadas son las fibras cortas de celulosa, sisal y esparto, pero, de todas ellas, con
la que se obtuvieron mejores resultados, fue con la fibra de sisal [9].

En cuanto a la adición de fibras sintéticas y minerales en una matriz de yeso o


escayola, se han encontrado numerosas referencias sobre la adición de fibras
poliméricas [10] y fibras de vidrio [11] [12], ninguna de ellas procedía del reciclaje.
Estas fibras son las más adecuadas ya que el resto son excesivamente caras y de
prestaciones mecánicas muy superiores al yeso/escayola, con lo cual estarían
infraaprovechadas. Por otro lado, las fibras de vidrio son las fibras que más se
utilizan como refuerzo en los prefabricados de escayola.

Existen numerosas investigaciones sobre la incorporación de áridos reciclados en


construcción. Estos áridos se agregan en hormigones, morteros y asfaltos
sustituyendo a los áridos naturales, con aplicaciones en: bases y subbases de firmes
y de carreteras fundamentalmente [13] [14].

También se han encontrado investigaciones sobre el reciclaje de residuos de


poliestireno expandido [15] o diversos residuos industriales [16] [17], incorporándolos
como cargas en conglomerantes.

Uno de los residuos industriales con aplicaciones en el campo de la construcción es


el caucho procedente de neumáticos fuera de uso. Se han encontrado diversas
referencias documentales sobre proyectos de investigación que utilizan el granulado
de caucho como otro componente más en la fabricación de hormigones,
sustituyendo parcialmente a los áridos finos o a las gravas [18].

Se considera que aunque se han encontrado referencias bibliográficas sobre la


adición de RCD en una matriz de escayola, como el corcho reciclado [19], no se han
encontrado referencias sobre la utilización de fibras minerales procedentes del
reciclaje en conglomerados, en concreto en una matriz de escayola.

3.- Objetivo.

El objetivo principal de este estudio es analizar la viabilidad del reciclaje de fibras


obtenidas a partir de las lanas minerales procedentes de los RCD como material
alternativo a las fibras de vidrio cortadas que se utilizan en la actualidad como
elementos de refuerzo en los prefabricados de yeso.

4.- Método experimental.

Se confeccionan diferentes probetas de dimensiones 4x4x16 cm utilizando los


siguientes materiales: escayola E-35, lana de roca procedente del reciclaje, lana de
vidrio procedente del reciclaje y fibra de vidrio E de 25mm.

En una primera fase se realizan como referencia series de escayola E-35 y relación
A/E 0,6 aditivadas con fibra de vidrio E de 25mm en los siguientes porcentajes de
adición; 1%, 1,5%, 2%, 2,5%, 3%, 3,5% y 4%.

140
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Como segunda fase se realizan series de escayola E-35 y relación A/E 0,6
aditivadas con lana de roca procedente del reciclaje y lana de vidrio procedente del
reciclaje, ambas en formato polvo, en los siguientes porcentajes de adición; 1%,
1,5%, 2%, 2,5%, 3%, 3,5% y 4%. Estas series se confeccionan con las lanas
minerales en formato polvo ya que al tratarse de mantas recicladas aglomeradas con
resinas no resulta viable su incorporación en formato fibra.

Sobre estas series se realizan ensayos mecánicos para determinar la resistencia a


flexión y compresión de las probetas, y el ensayo Shore C para determinar la dureza
superficial de las mismas. Todo ello según norma UNE EN 13279-2.

5.- Resultados y discusión.

Se analizan los diferentes comportamientos en cuanto a dureza superficial,


resistencia a flexotracción y resistencia a compresión de la escayola aditivada con
lana mineral procedente del reciclaje, comparando estos resultados con los
obtenidos para las probetas de escayola aditivada con fibra de vidrio E de 25mm,
según los diferentes porcentajes de adición.

5.1.- Dureza shore C.

Destaca que para todos los porcentajes de adición se obtienen unos valores
mayores de dureza superficial en las series realizadas con lana de roca procedente
del reciclaje. La mayor diferencia la encontramos para un porcentaje de adición del
2%, en este punto las series aditivadas con lana de roca superan en un 14% a las
aditivadas con fibra de vidrio. Para los porcentajes de adición del 1% y 1,5% la
diferencia se sitúa en el 12%. A partir del 2,5% de adición los valores se igualan
manteniéndose muy similares hasta el 4% de adición estudiado (fig. 1).

DUREZA SHORE C
105

100
DUREZA SHORE C

95
LANA DE ROCA
90
LANA DE VIDRIO
85 FIBRA DE VIDRIO

80

75
1,0% 1,5% 2,0% 2,5% 3,0% 3,5% 4,0%

fig. 1 “Comparativa Dureza Shore C”

Las series aditivadas con lana de vidrio obtienen también valores superiores a las
aditivadas con fibra de vidrio para todos los porcentajes de adición estudiados. En
este caso los resultados son muy similares, apareciendo la mayor diferencia, un 5%,
para los porcentajes de adición del 1,5% y 2%.

141
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

5.2.- Resistencia a flexotracción.

Las probetas aditivadas con lana de roca obtienen unos valores inferiores para todos
sus porcentajes de adición que las aditivadas con fibra de vidrio. Los valores van en
aumento alcanzando su máximo para el 2,5% de adición, en este punto la diferencia
con respecto a las series aditivadas con fibra de vidrio es de un 16% (fig. 2). El valor
más cercano entre estas dos adiciones se encuentra en el 1% de adición, en este
punto la diferencia es del 3%. En el otro extremo está el 4% de adición, en el que
aparece la máxima diferencia, un 50%.

RESISTENCIA A FLEXOTRACCIÓN
12
11
VALOR MEDIO(MPa)

10
9 LANA DE ROCA

8 LANA DE VIDRIO

7 FIBRA DE VIDRIO

6
5
1,0% 1,5% 2,0% 2,5% 3,0% 3,5% 4,0%

Fig. 2 “Comparativa Resistencia a flexotracción”

Los valores de resistencia a flexotracción de las series aditivadas con lana de vidrio
son superiores a las aditivadas con fibra de vidrio para los porcentajes de adición
inferiores al 3%, obteniendo para el 1% de adición un valor un 26% superior. A partir
del 3% de adición los valores de las series aditivadas con lana de vidrio caen
mientras las aditivadas con fibra de vidrio aumentan llegando a su máxima
diferencia, un 45%, en el 4% de adición.

5.3.- Resistencia a compresión.

RESISTENCIA A COMPRESIÓN
24
22
VALOR MEDIO(MPa)

20
18 LANA DE ROCA

16 LANA DE VIDRIO

14 FIBRA DE VIDRIO

12
10
1,0% 1,5% 2,0% 2,5% 3,0% 3,5% 4,0%

Fig. 3 “Comparativa Resistencia a compresión”

Las series aditivadas con fibra de vidrio obtienen una menor resistencia a
compresión que las aditivadas con lanas minerales para todos los porcentajes de
adición. En el caso de la lana de roca la mayor diferencia aparece para el 3% de
142
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

adición, en el que las series aditivadas con residuo de lana de roca superan en un
36% a las aditivadas con fibra de vidrio. Aparecen dos picos en el 1,5% y 4% de
adición que deberán ser estudiados (fig. 3).

Los valores de resistencia a compresión también son inferiores para las series
aditivadas con fibra de vidrio en comparación a las series aditivadas con residuo de
lana de vidrio, encontrándose esta diferencia entre el 33%, para un porcentaje de
adición del 2%, y el 41%, para un porcentaje de adición del 3%. A partir del 3% de
adición los valores descienden para las series aditivadas con lana de vidrio mientras
aumentan para las aditivadas con fibra de vidrio llegando a ser estas últimas un 22%
superiores, con el 4% de adición.

6.- Conclusiones.

A partir de los resultados se concluye que, con residuo de lana de roca se aumenta
la Dureza Shore C y la resistencia a compresión en todos los porcentajes de adición
estudiados. Sin embargo, los valores inferiores de resistencia a flexotracción son
inferiores para todos sus porcentajes de adición.

Con respecto a las series aditivadas con residuo de lana de vidrio se concluye que
mejoran la dureza superficial linealmente en torno al 5% para todos los porcentajes
de adición, con respecto a las series aditivadas con fibra de vidrio. Los valores
obtenidos en el ensayo de resistencia a compresión son mayores para todos los
porcentajes de adición, excepto para el 4%. Los valores de resistencia a
flexotracción son superiores hasta el 3% de adición.

Como conclusión final se establece que en general se obtienen mejores resultados


con las series aditivadas con lanas minerales recicladas analizadas en este estudio
que con las series aditivadas con las fibras utilizadas en la actualidad como refuerzo
del yeso. Por tanto, la sustitución de la fibra de vidrio E por lanas minerales
recicladas resulta viable.

7.- Futuras líneas de investigación.

Se proponen como futuras líneas de investigación, utilizar mayores porcentajes de


adición, estudio sobre otros formatos de adición de la lana mineral, trabajar con otros
tipos de tejidos procedentes de los RCD´s u otros residuos industriales y mezclas
mixtas entre diferentes tipos de fibras.

REFERENCIAS

[1] P. Villoria Sáez; M. Del Río Merino; C. Porras-Amores “Estimation of construction and
demolition waste volume generation in new residential buildings in Spain”. Waste
Management & Research 2012 Feb;30(2):137-46. Doi: 10.1177/0734242X11423955.
[2] Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, 2008
[3] Real Decreto 105/ 2008, de 1 de febrero, por el que se regula la producción y gestión de
los residuos de construcción y demolición. (1 de febrero de 2008).
[4] Rockwool firesafe insulation. (s.f.). Recuperado el Enero de 2013, de http://www.
rockwool.es
[5] Isover. Saint-Gobain. (s.f.). Recuperado el Enero de 2013, de http://www.isover.es
[6] García Santos, A. (enero/febrero/marzo 2004. ). Aplicaciones constructivas de un
material compuesto de escayola y fibras naturales de Typha Latifolia. Materiales de

143
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Construcción. CSIC. Incluida en el JCR del ISI. , ISSN 0465-2746, Vol. 54. nº 273. Págs. 73-
77.
[7] Haselein, R., & otros. (2002). Fabricaçao de chapas de partículas aglomeradas usando
gesso como material cimentante. Ciência Forestal, V.12, n.1, 81-87.
[8] Khedari, J., & otros. (2001). New lighweight composite constructions materials with low
thermal conductivity. Cement & Concrete Composities, Elsevier Ltd.27: 41-47.
[9] Oteiza San José, I. (s.f.). Estudio del comportamiento de la escayola reforzada con fibras
de sisal, para componentes en viviendas de bajo coste. Tesis Doctoral.
[10] Santos, A. G. (s.f.). Modelo teórico del comportamiento mecánico del yeso y sus
compuestos fibrosos poliméricos. Tesis Doctoral.
[11] del Rio Merino, M. (s.f.). Elaboración y aplicaciones constructivas de paneles
prefabricados de escayola aligerada y reforzada con fibras de vidrio E y otros aditivos. Tesis
Doctoral.
[12] del Río Merino, M., & Comino Almenara, P. (2002). Análisis de los refuerzos mixtos de
fibras de vidrio E y fibras AR en la escayola, como alternativa a los refuerzos monofibras
(homogéneos)”. Materiales de Construcción , Vol. 52, nº 268, pp. 33-42.
[13] Aguilar, J. C., Mendoza, D. N., Fuertes, R. H., González, B. B., Gilmore, A. T., &
Ramírez, R. P. (octubre-diciembre 2007). Caracterización del hormigón elaborado con áridos
reciclados producto de la demolición de estructuras de hormigón. Materiales de
Construcción, Vol. 57, 288, 5-15.
[14] Gónzalez Fonteboa, B., & Martínez Abella, F. (2005). Hormigones con áridos reciclados:
estudio de propiedades de los áridos y de las mezclas. Materiales de construcción , Vol 55,
nº 279.
[15] Madariaga, F. J., & Macia, J. L. (enero-marzo 2008). Mezclas de residuos de
poliestireno expandido (EPS) conglomerados con yeso o escayola para su uso en la
construcción. Informes de la Construcción, Vol. 60, 509, 35-43.
[16] Andreloa, F., Barbieri, L., & Lancellotti, P. (2005). Reciclado de residuos industriales en
la fabricación de ladrillos de construcción. Materiales de Construcción , Vol 55, nº 280.
[17] Sabador, E., Frías, M., Rojas, M. I., Vigil, R., García, R., & José, J. T. (enero-marzo
2007). Caracterización y transformación de un residuo industrial (lodo de papel estucado) en
un material con propiedades puzolánicas. Materiales de Construcción, Vol. 57, 285, 45-59.
[18] del Rio Merino, M., González Cortina, M., Izquierdo Gracia, P., Santa Cruz Astorqui, J.,
& Salto weiss Azevedo, I. (s.f.). Los nuevos materiales de construcción como alternativa al
reciclaje de los residuos industriales: mortero de cemento-caucho reciclado (ccr).
[19] del Río Merino, M. (2002). Patente nº ES2170612A1, Yeso aligerado con corcho y su
aplicación en paneles para construcción. . España, Madrid: OEPM.

144
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

UTILIZACIÓN DE ARENAS PROCEDENTES DE RESIDUOS DE CONSTRUCCIÓN


Y DEMOLICIÓN, RCD, EN LA FABRICACIÓN DE MORTEROS DE ALBAÑILERÍA.
1
Saiz Martínez, P.; González Cortina, M.; Fernández Martínez, F.
Departamento de Construcciones Arquitectónicas y su Control
Avenida Juan de herrera, 6. 28040 Madrid.
e-mail: pablo.saiz@upm.es

RESUMEN

En esta investigación se estudió el comportamiento y las propiedades más relevantes de los


morteros de albañilería, al sustituir parte de la arena convencional por arena reciclada en
diferentes porcentajes. Para ello se caracterizaron las arenas recicladas procedentes de las
centrales de reciclaje y se realizaron ensayos con el fin de comparar las propiedades de los
morteros tradicionales con los morteros elaborados con arena reciclada. La dosificación del
mortero utilizada ha sido 1:3:0,5, y los porcentajes de sustitución de arena normalizada por
arena reciclada fueron de: 10%, 15%, 25%, 35% y 45% , para los tres tipos de arenas
recicladas empleadas en este estudio, dos arenas procedentes de la línea de reciclaje de
hormigón y una de la línea de reciclaje cerámica.
Los resultados indican un aumento en la demanda de agua para obtener morteros
trabajables, siendo necesario el empleo de aditivos a partir del 10% de sustitución. Las
resistencias mecánicas obtenidas en los morteros reciclados son superiores en el caso de la
flexión y ligeramente inferiores en compresión. Tanto en el ensayo de adherencia como en
el de retracción, los morteros reciclados presentan un peor comportamiento que los
morteros tradicionales, pero sin evidenciar pérdidas significativas en dichos valores, por lo
que los morteros de cemento para albañilería con dosificación 1:3:0,5 pueden incorporar
hasta un 45% de árido reciclado sin que sus principales características se vean afectadas.

Keywords: Árido reciclado, morteros de albañilería, residuos de construcción y demolición,


ensayos mecánicos.

145
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

1.- Introducción.

La creciente sensibilización social por la conservación del Medio Ambiente y los


recursos naturales, fomentan la búsqueda de alternativas que alivien el impacto que
tienen los residuos sobre la Salud humana y el Medio Ambiente. Debido a esto,
preservar el equilibrio natural se ha convertido en uno de los principales desafíos
para la sociedad del siglo XXI.

La construcción es un sector que genera grandes cantidades de residuos y a su vez


idóneo para fomentar el uso y la reutilización de los mismos al consumir una elevada
cantidad de materias primas. De esta forma, se conseguiría modelos de
construcción más sostenibles aliviando así parte del problema generado por la
actividad de dicho sector.

La incesante actividad económica vivida en los últimos años previos a la crisis,


provoco un aumento en la generación de residuos y en la utilización de recursos
naturales. Por ello, los estados de los países más industrializados elaboraron planes
que promueven la prevención, valorización, reciclaje y reutilización de dichos
residuos.

A nivel Europeo la directiva 2008/98/CE [1] regula la producción y gestión de


residuos. En España la legislación básica para los Residuos de Construcción y
Demolición (RCD), la constituye la Ley 10/1998 [2], que obliga a las diferentes
Comunidades Autónomas a elaborar y aprobar Planes Nacionales de Residuos. En
base a dicha Ley, se elaboró el II Plan Nacional Integrado de Residuos (PNIR) [3]
para los años comprendidos entre 2008 y 2015.

Los RCD se utilizan fundamentalmente como relleno de secciones de carreteras y


en la fabricación de hormigones. En España, se permite la utilización de la fracción
gruesa (tamaño superior a 4 mm) del árido reciclado sustituyendo al árido natural en
un 20% según la EHE-08 [4]. En base a esto, la utilización de la fracción fina del
árido reciclado en la fabricación de morteros de albañilería supone una nueva vía
para la revalorización de los RCD.

Diferentes investigaciones científicas han estudiado la viabilidad de incorporar la


fracción fina del árido reciclado en la fabricación de morteros de albañilería. Álvarez
Cabrera et al. [5] analizaron morteros de albañilería empleando arena reciclada
procedente de los escombros de demolición de un edificio. Para ello, prepararon
cuatro dosificaciones (1:4, 1:5, 1:6 y 1:8) sometiéndolas a ensayos físico-mecánicos,
resistencia a la adherencia y absorción capilar. Concluyeron que esta arena
reciclada era apta para la fabricación de morteros de albañilería y que poseían un
comportamiento similar a los áridos de cantera y yacimientos.

Mesbah et al. [6] estudiaron la retracción producida en morteros elaborados con


arena reciclada. Al cabo de 600 días la retracción en morteros reciclados era de
2.010 μm/m mientras que en morteros elaborados con arena natural era de 1.060
μm/m. Para retrasar dicha fisuración Mesbah investigó la incorporación fibras
metálicas o de propileno con arena reciclada.

Vegas et al. [7] estudiaron la viabilidad técnica de la fracción fina de los áridos
reciclados procedentes de escombros de hormigón. Debido al estudio de

146
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

dosificaciones y caracterización de los morteros, concluyeron que los morteros de


albañilería pueden incorporar hasta un 25% de árido reciclado sin que estos vieran
afectadas sus prestaciones mecánicas, trabajabilidad y retracción sin el uso de
aditivos.

Corinaldesi et al. [8] evaluaron el comportamiento mecánico y reológico de los


morteros de cemento elaborados con tres tipos de áridos reciclados: material
desechado de hormigón prefabricado, restos procedentes del reciclaje de ladrillos y
escombros de una planta de reciclaje. Los resultados indican un peor
comportamiento mecánico que los morteros de referencia, sin embargo, la
adherencia mortero-ladrillo es superior en los morteros reciclados siendo los áridos
procedentes de la planta de reciclaje los que mejor adherencia presentan.

Seung-Tae-Lee [9] estudio la influencia de la arena reciclada procedente de


demoliciones de estructuras de hormigón en presencia de sulfato de magnesio. Los
resultados obtenidos muestran que hasta el 50% de sustitución los morteros
reciclados soportan un ambiente severo en presencia de sulfato de magnesio.

También destacar las investigaciones de Jiménez et al. [10], incorporando residuo


cerámico hasta en un 40% de sustitución en la fabricación de morteros reciclados y
de Miranda et al [11] [12], analizando la influencia en algunas propiedades la
incorporación de áridos reciclados de diferente naturaleza.

El objetivo principal de este trabajo consiste en caracterizar la fracción fina del árido
reciclado y estudiar el comportamiento y las propiedades más relevantes en los
morteros de albañilería, al sustituir parte de la arena convencional por arena
reciclada en diferentes porcentajes. Para ello, se recogieron muestras de RCD´s
procedentes de dos centrales de reciclado situadas en la Comunidad de Madrid. Dos
de ellas, pertenecen a líneas de reciclado de hormigón y la tercera a la línea de
reciclaje cerámica.

2.- Materiales y parte experimental.

En el desarrollo de este estudio se han utilizado los materiales básicos en la


elaboración de los morteros como son: cemento, arena y agua, así como el empleo
de arenas recicladas procedentes de dos centrales diferentes situadas en la
Comunidad de Madrid. A continuación se describe las características de cada uno
de ellos.

2.1.- Materiales.

2.1.1.-Áridos.

La arena empleada para la fabricación de morteros ha sido arena normalizada, la


cual, viene directamente empaquetada por el Instituto Eduardo Torroja
perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas en bolsas de 1350
gramos. En las Tablas (1) y (2) se muestra su composición y granulometría.

147
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Composición
SiO2 ≥ 98%
Humedad < 0,20%

Tabla1. Composición arena normalizada.

Granulometría
Tamiz Residuo
Luz de malla( mm ) Acumulado ( % )
2 0
1,6 7±5
1 33 ± 5
0,5 67 ± 5
0,16 87 ± 5
0,08 99 ± 5

Tabla2. Granulometría de la arena normalizada.

Las arenas recicladas empleadas para el desarrollo de este trabajo proceden de dos
plantas de tratamiento integral de Residuos de Construcción y Demolición (RCDs):
“La Palentina” y “El Molar” (fig. 1). Se recogieron muestras de 3 tipos de arenas
recicladas diferentes: Las arenas 1 y 2 proceden de la planta “La Palentina”,
correspondientes a las líneas de reciclaje de residuos cerámicos y hormigones
respectivamente. La arena 3 procedente de la planta “El Molar”, línea de reciclaje de
residuos de hormigón.

fig. 1. Plantas de reciclaje “La Palentina” y “El Molar”.

2.1.2.- Conglomerante.

El conglomerante utilizado fue el cemento CEM II/B – L 32,5 N apto para morteros y
albañilería en general. Las propiedades de dicho cemento quedan recogidas en la
norma UNE-EN 197-1 [13] y en la instrucción para la recepción de cementos RC-08
[14]. La (Tabla 3) presenta algunas de las características de este cemento.

148
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Composición de la masa
Clinker 65-79%
Caliza 21-35%
Componentes minoritarios 0-0,5%
Características químicas
Sulfato ≤ 3,5%
Cloruros ≤ 0,10%
Cromo(IV) solubles en agua ≤ 2 ppm.
Características físicas
Inicio de fraguado ≥ 75 minutos

Expansión (Le Chatelier) ≤ 10 mm

Características mecánicas
Resistencia a compresión a 7 días ≥ 16 MPa
Resistencia a compresión a 28 días ≥ 32,5 MPa
≤ 52,5 MPa

Tabla 3. Propiedades del cemento CEM II/B-L 32,5 N

2.1.3.- Aditivo.

En la elaboración de las amasadas donde el porcentaje de sustitución de arena


normalizada por arena reciclada ha sido superior al 10%, se utilizó el aditivo
superplastificante Rheobuild 2100, de la empresa BASF. Dicho aditivo, es un
producto líquido a base de polímeros sintéticos de melamina que está exento de
sustancias que pudieran producir efectos negativos sobre los morteros. Rheobuild
2100, ha sido prescrito por el departamento técnico de la empresa BASF para
mejorar las consistencias obtenidas de los morteros de cemento elaborados con
arenas recicladas.

2.2.- Caracterización y Metodología de ensayo.

Para determinar la granulometría de las arenas recicladas se han seguido las


prescripciones recogidas en la norma UNE-EN-933-2 [15] y UNE-EN-933-1
“Ensayos para determinar las propiedades geométricas de los áridos”,
concretamente en la parte 1: Determinación de la granulometría de las partículas.
“Método del tamizado” [16]. Los resultados obtenidos se recogen en la (fig. 2)

149
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

fig. 2. Línea granulométrica de las arenas recicladas, en comparación con los límites
de la NBE-FL 90, adaptados a la serie de tamices de la UNE-EN-933-2.

Como puede observarse en la (fig. 2), la línea granulométrica de las arenas


recicladas se encuentran dentro de los límites establecidos por la Norma Básica
NBE-FL 90 [17]. Además, no existe ninguna partícula de tamaño superior a 8mm
(2D), y las partículas de tamaño mayor a 5,6 mm (1,4D), no superan los valores
mayores al 5%. El porcentaje que pasa por el tamiz 0,063, no supera los valores
límite fijados por la Norma UNE-EN-13139 [18], del 5% para morteros para revoco y
enlucido y del 8% para morteros para albañilería respectivamente. También se ha
obtenido el módulo de finura, la densidad de conjunto, la densidad relativa y la
absorción de las tres arenas recicladas. La (Tabla 4) recoge los resultados
obtenidos:

Características de las Arenas Recicladas


Ensayo Norma AR 1 AR 2 AR 3
Contenido de finos UNE-EN-933-1 2,53% 3,22% 2,91%
Forma de las partículas UNE-EN-13139 No relevante No relevante No relevante
Módulo de Finura UNE-EN-13139 4,77% 4,12% 4,26%
3
Dens. Conjunto(gr/cm ) UNE-EN-1097-3 1,21 1,73 1,52
3
Dens. Relativa(gr/cm ) UNE-EN-1097-6 2,34 2,74 2,66
Absorción UNE-EN-1097-6 5,21 4,49 4,63

Tabla 4. Resumen características Arenas Recicladas.

Tanto los morteros de referencia como los morteros elaborados con arenas
recicladas han sido elaborados con la dosificación: 1:3:0,5(cemento, arena y agua
respectivamente) y fabricados con la misma técnica y maquinaria. El cemento
utilizado para las diferentes amasadas ha sido el CEM II/B-L 32,5 N indicado para
morteros y albañilería en general. Se han propuesto cinco porcentajes de
sustitución de arena natural por arena reciclada para los tres tipos de arenas
estudiadas: 10%, 15%,25%,35% y 45%. Se estructuró el diseño de mezclas en dos
niveles, el primero de ellos sin el empleo de aditivos. En el segundo, se consideró la

150
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

utilización del aditivo Rheobuild 2100 en la dosificación establecida por el fabricante


y mezclándose previamente con el agua de amasado, para conseguir que la
trabajabilidad de los morteros reciclados fuera similar a los morteros de referencia.
En el laboratorio, las arenas recicladas obtenidas de las Plantas de Tratamiento
fueron tamizadas, eliminando así, el material retenido en el tamiz 4mm y el material
pasante por el tamiz 0,063mm.

El programa de ensayos se organizó en dos fases: una primera fase donde se


realizaron ensayos de consistencia, resistencia a flexión, resistencia a compresión y
un análisis de las curvas granulométricas de las arenas, con los diferentes
porcentajes de sustitución de arena normalizada por arena reciclada. En la segunda
fase se analizaron los ensayos de adherencia y retracción de las amasadas que
mejores resultados obtuvieron en la primera fase del programa de ensayos.

2.3.- Resultados y discusión.

Acorde con los resultados obtenidos en la (Tabla 4), la densidad relativa es similar
para los áridos reciclados y superior a la densidad de la arena de referencia, por lo
que podemos deducir que los morteros reciclados serán más pesados que los
morteros de referencia. El coeficiente de absorción de agua de las arenas
recicladas es mucho mayor, como recogen otros autores [8] [12]. Esta característica
puede influir negativamente en las prestaciones mecánicas, debido a los huecos
que pueden crearse en el interior del material tras la evaporación del agua. También
afecta a la trabajabilidad de los morteros reciclados haciendo necesario el uso de
aditivos para conseguir consistencias parecidas a los morteros de referencia.

Como se puede observar en la (fig.3), a medida que se incrementa el porcentaje de


sustitución de arena normalizada por arena reciclada, fue necesario incrementar el
% de aditivo para conseguir valores de consistencia comprendidos entre 160 y 185
mm. Debido a esto, el porcentaje máximo de sustitución se fijó en un 45% para los
tres tipos de morteros reciclados empleando un 4% de aditivo sobre peso del
cemento. El código empleado para la identificación de las amasadas es el siguiente:
A-Nº-X%-Y%, donde: A= Arena reciclada, X%= Porcentaje de sustitución de arena
reciclada, Y%= Porcentaje de aditivo empleado sobre peso del cemento y Nº= indica
la Planta de Tratamiento de donde proceden las arenas. 1 y 2 para línea de residuos
cerámicos y hormigón de la Planta “La Palentina” respectivamente, y 3 para la línea
de residuos de hormigón “El Molar”.

151
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Resultados consistencia
185,00
Consistencia (mm) 180,00
175,00
170,00
165,00
160,00
155,00
150,00
145,00
140,00

fig.3 Resultado de ensayo de consistencia.

Con relación a las resistencias mecánicas, se puede observar que los resultados de
resistencia a compresión (fig.4) son inferiores a los obtenidos en las probetas de
referencia en los tres tipos de morteros reciclados. Sin embargo, no es necesario
llevar a cabo un aumento en la cantidad de cemento, ya que dichos valores cumplen
con lo exigido en la Norma UNE-EN-998-2 [19].

Resistencia a compresión (Mpa)


35
30
25
20
15
10
5
0

fig 4. Resultado ensayo a compresión.

Por otro lado, los resultados de resistencia a flexión (fig.5) muestran valores
superiores a los de referencia, destacando las amasadas realizadas con la arena
reciclada 3 perteneciente a la Planta de Tratamiento de “El Molar”, llegando a
alcanzar un valor de más de 6 Mpa en media.

152
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Resistencia a Flexión (Mpa)


7
6
5
4
3
2
1
0

fig.5. Resultado ensayo a flexión.

En la segunda fase de ensayos, se realizaron ensayos de adherencia sobre rasillón


cerámico de 400x500x50 mm, con un diámetro de probetas de 50 mm y un espesor
de revestimiento de 10 mm. Los resultados obtenidos se muestran en la (Tabla 5):

Resistencia a la adhesion
Amasada Tipo de Rotura¹
Valor medio (N/mm²)
Referencia 0,57 A 100
A-1-15%-2% 0,49 A 100
A-1-25%-2% 0,51 A 100
A-1-45%-4% 0,4 A 100
A-2-10%-0% 0,45 A 100
A-2-25%-2% 0,54 A 100
A-2-45%-4% 0,55 A 100
A-3-10%-0% 0,47 A 100
A-3-25%-2% 0,56 A 100
A-3-45%-4% 0,56 A 100
Nota 1: Tipo de rotura y porcentaje de la superficie que afecta.

Tabla 5. Resultados del ensayo de adherencia.

Los ensayos de retracción realizados muestran valores superiores en los tres tipos
de morteros reciclados estudiados. Este ensayo tiene por objeto medir los
movimientos que sufre el mortero durante las primeras 24 horas realizando lecturas
cada 30 minutos. En la (Tabla 6) se muestran los resultados obtenidos:

153
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Resistencia a la adhesion
Amasada Tipo de Rotura¹
Valor medio (N/mm²)
Referencia 0,57 A 100
A-1-15%-2% 0,49 A 100
A-1-25%-2% 0,51 A 100
A-1-45%-4% 0,4 A 100
A-2-10%-0% 0,45 A 100
A-2-25%-2% 0,54 A 100
A-2-45%-4% 0,55 A 100
A-3-10%-0% 0,47 A 100
A-3-25%-2% 0,56 A 100
A-3-45%-4% 0,56 A 100
Nota 1: Tipo de rotura y porcentaje de la superficie que afecta.

Tabla 6. Resultado ensayo de retracción.

2.3.- Conclusiones.

En este trabajo se ha planteado un programa experimental con el fin de estudiar


como afecta la incorporación de áridos reciclados a las propiedades de los morteros
de cemento. A continuación, se indican las conclusiones más importantes obtenidas
de dicho estudio:

 Las características de los tres tipos de arenas recicladas son su elevado


contenido en finos y de partículas retenidas en el tamiz 4mm, así como una
elevada absorción de agua. Las líneas granulométricas están dentro de los
límites marcados por la NBE-FL 90 [17] previa adaptación de los tamices a los
reflejados en la Norma UNE-EN-933-2 [15].
 A partir del 10% de sustitución en cualquiera de las tres arenas recicladas, ha
sido necesario incorporar aditivo para obtener consistencias que permitan
morteros reciclados trabajables.
 Las prestaciones mecánicas de los morteros reciclados son inferiores a la de
los morteros de referencia en el caso de la compresión, y superiores en el
caso de la flexión para los tres tipos de arenas recicladas. En el caso de la
resistencia a la compresión, las resistencias obtenidas son suficientes para el
cumplimiento de las normas EN para su utilización en obra, tanto como
morteros de albañilería como morteros para revoco y enlucido.
 En los morteros de cemento elaborados con arenas recicladas, la resistencia
a la adhesión es inferior que en los morteros de referencia. La arena 1,
perteneciente a la línea de reciclaje cerámico es la que presenta valores más
bajos. Sin embargo, las arenas 2 y 3 que pertenecen a la línea de reciclaje de
hormigón presentan valores de resistencia a la adhesión muy próximos a los
morteros de referencia.
 Debido al buen comportamiento a flexión y adherencia que presentan los
morteros de cemento elaborados con arenas recicladas, pueden ser utilizados
para revestimientos continuos en fachadas.
 Los valores de retracción obtenidos en los morteros reciclados muestran
valores superiores a los morteros de referencia, sin embargo, dichos valores
se encuentran dentro de los límites establecidos por los fabricantes.
 En principio, la colocación en obra sería igual a la de los morteros
tradicionales, teniendo en cuenta el % de humedad

154
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

 Como conclusión final, los morteros de cemento pueden incorporar hasta un


45% de arena reciclada de los tres tipos estudiados, sin evidenciar pérdidas
significativas en los ensayos realizados en este trabajo.

REFERENCIAS.

[1] Directiva 2008/98/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19/11/2008, sobre
residuos.
[2] Ley 10/1998 de 21 de abril de residuos. BOE Nº 96 de 22/04.
[3] Plan Nacional Integrado de Residuos (PNIR) para el periodo 2008-2015. Resolución de
20 de Enero de 2009. Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino. BOE Nº 49 de
26/02.
[4] COMISIÓN PERMANETEN DEL HORMIGÓN. Instrucción de hormigón estructural. EHE-
08. Madrid: Ministerio de Fomento, 2008.
[5] Álvarez Cabrera, J.L, Fernández, A. (1997), Morteros de albañilería con escombros de
demolición. Materiales de Construcción. 47, 43-48.
[6] Mesbah, H.A, Buyle-Bodin,F. (1999), Efficiency of polypropylene and metallic fibres on
control of shrinkage and cracking of recycled aggregate mortars. Construction and Building
Materials. 13, 439-447.
[7] Vegas, I, Azkarate, I, Juarrero, A, Frias, M. (2009), Design and performance of masonary
mortars made with recycled concrete aggregates. Materiales de Construcción. 59, 5-18.
[8] Corinaldesi, V, Moriconi, G. (2009), Behaviour of cementitious mortars containing different
kinds of recycled aggregate. Construction and Building Materials. 23, 289-294.
[9] Seung-Tae, L. (2009), Influence of recycled aggregates on the resistance of mortars to
magnesium sulfate attack. Waste Management. 29, 2385-2391.
[10] Jiménez, J.R, Ayuso, J, López, M, Fernández, J.M, De Brito, J. (2013), Use of fine
recycled aggregates froma ceramic waste in masonry mortar manufacturing. Construction
and Building Materials. 40, 679-690.
[11] Miranda, L.F.R, Selmo, S.M.S. (2006), Analysis of the effect of materials finer tan 75 µm
on mortar properties. Construction and Building Materials. 20, 615-624.
[12] Miranda, L.F.R, Selmo, S.M.S. (2006), Analysis of the effect of materials finer tan 75 µm
under accelerated aging performance. Construction and Building Materials. 20, 625-633.
[13] AENOR. Cemento. Parte 1: Composición, especificaciones y criterios de conformidad
de los cementos comunes. UNE-EN 197-1. Madrid: AENOR, 2000.
[14] Comisión permanente del cemento. Instrucción para la recepción de cementos. RC-08.
Madrid: Ministerio de Fomento, 2008.
[15] Norma Española UNE-EN 933-2. Ensayos para determinar las propiedades geométricas
de los áridos. Parte 1: Determinación de la granulometría de las partículas. Tamices de
ensayo, tamaño nominal de las aberturas. 1995.
[16] Norma Española UNE-EN 933-1. Ensayos para determinar las propiedades geométricas
de los áridos. Parte 1: Determinación de la granulometría de las partículas. Método del
tamizado. 1997.
[17] Norma Básica de la Edificación NBE-FL 90 “muros resistentes de fábrica de ladrillo”. RD
1723/1990 de 20 de diciembre, BOE Nº 198 de 04/01. 1991.
[18] AENOR. Áridos para morteros. UNE- EN 13139. Madrid: AENOR, 2004.
[19] UNE-EN 998-2: Especificaciones de los morteros para albañilería. Parte 2: Morteros
para albañilería, 2004.

155
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

ANÁLISIS DE LOS RESIDUOS DE CONSTRUCCIÓN Y DEMOLICIÓN EN


ALBAÑILERÍA PARA EVITAR SU GENERACIÓN
1
Villoria Sáez, P.; del Río Merino, M.; Romaniega Piñeiro, S.
1
Dpto. Construcciones Arquitectónicas y su control. EUATM UPM.
Avda. Juan de Herrera, 6 28040 Madrid
e-mail: 1paola.villoria@upm.es

RESUMEN

La dificultad de hacer frente a los residuos de construcción y demolición (RCD) generados


en las obras de edificación no es nueva y continúa siendo un problema ambiental
significativo. Actualmente, el sistema de recogida de los RCD en España se realiza de forma
descentralizada por cada empresa sub-contratada en la obra, siendo necesario implementar
medidas encaminadas a su minimización y correcta gestión.

Durante los últimos años, se han impulsado medidas encaminadas a mejorar y fomentar la
reutilización y el reciclado de los RCD. Una solución generalizada para la valorización de los
RCD es su reciclaje como material en jardines, bases o sub-bases de carreteras. Sin
embargo, se ha prestado menos atención a aquellas medidas que evitan su generación en
origen.

En este trabajo se identifica la fase de obra que más RCD produce, así como las categorías
de RCD generados durante su ejecución. Para ello, se han analizado varias obras reales de
edificación en aras a cuantificar los RCD generados. Los resultados de este estudio
muestran que el capítulo de albañilería contribuye significativamente a la generación de
RCD en obras de edificación residencial en España.

Por último, se propone un Manual de Buenas Prácticas (MBP) que contiene medidas o
estrategias aplicadas durante el desarrollo de la albañilería encaminadas no solo a la
prevención de los RCD, sino también a mejorar su gestión. La integración del MBP junto con
el Estudio y Plan de Gestión de RCD (requeridos por la ley), potencia la gestión
medioambiental de la empresa, favoreciendo la cohesión de la organización en todas las
etapas del proceso constructivo, dando pie a establecer responsabilidades en materia de
residuos y aportar un mayor control del proceso.

Keywords: residuos de construcción y demolición, gestión, albañilería, buenas prácticas,


prevención.

156
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

1.- Introducción.
En los últimos años España ha producido en torno a 40 millones de toneladas
anuales de residuos de construcción y demolición (RCD), lo que ha ocasionado un
gran impacto medioambiental. En aras a mejorar esta situación, aparece el Real
Decreto 105/2008 (Ministerio de la Presidencia), de 1 de febrero, por el que se
regula la producción y gestión de los RCD, aporta varias novedades a la regulación
española en materia de residuos, entre las que destaca la obligación de elaborar un
Plan y un Estudio de gestión de residuos para cada proyecto [1]. Así, los nuevos
Estudios y Planes de Gestión de Residuos fomentan la minimización de los residuos
evitables, la retirada selectiva y el reciclaje de los residuos inevitables, favoreciendo
la reducción del impacto ambiental de la edificación.

A pesar del alto potencial de valorización de los RCD [2] y de la existencia de


diversos modelos de gestión (en colegios profesionales, empresas constructoras,
software…) a día de hoy, los profesionales todavía siguen priorizando la eliminación
frente al reciclaje o reutilización, pues según el II Plan Nacional de RCD 2007-2015
(II PNRCD) el porcentaje de RCD reciclado en España, no llega ni en el mejor de los
casos, al 18% del total producido [3]. Esta situación, se debe principalmente al tipo
de sistema de recogida de residuos que se utilizan en la construcción de edificios,
pues se realiza de forma descentralizada por cada empresa sub-contratada para la
realización de la obra [4]. Esto significa que el principio de reducción de residuos no
se aplica en la práctica, ya que no es considerado como una actividad en la
planificación de la obra.

En general, los profesionales del sector no son conocedores de la cantidad de


residuos que generan, ni de cómo éstos deben ser gestionados. La planificación de
los RCD se limita al análisis de la cantidad total de residuo generado, siendo pocas
las empresas que van más allá y clasifican esa cantidad según la actividad de la
obra. Además, utilizan el mismo método de gestión para todas sus obras, sin tener
en consideración las características de cada una de ellas, pudiendo solucionar la
situación, en muchos de los casos, realizando una planificación previa [5].

Existe pues, una importante falta de planificación e implementación en obra de


tareas que minimicen los residuos generados y favorezcan el reciclado. El desarrollo
y utilización de ratios de generación de RCD más específicos permitirá una mejor
estimación de los residuos que se van a generar y, en consecuencia, permitirá
conocer de antemano la cantidad total de RCD y cuando se va a generar. Esta
información es útil y necesaria para lograr un plan de gestión de RCD eficiente.
Además, adoptar medidas preventivas de planificación es esencial para establecer
un modelo de gestión de RCD, cuyo principal objetivo es la generación de residuos
cero.

2.- Antecedentes.
La preocupación por establecer indicadores que describan los residuos generados
en la construcción ha aumentado en los últimos años [6]. Son varios los autores que
han desarrollado nuevos métodos para cuantificar los RCD generados tanto en
obras de nueva construcción como de demolición. Han sido varios los estudios que
distinguen el porcentaje que representa cada categoría de RCD sobre el total
generado (Tabla 1).

En concreto en España el estudio de Mañà i Reixach et al. (2000) [7] desarrolló los
porcentajes utilizados por el Instituto de la Construcción de Cataluña (ITeC) para

157
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

cuantificar cinco categorías de RCD generado según los distintos sistemas


constructivos. Posteriormente, en el 2001 el I PNRCD [8] amplía la información
aportando datos sobre un total de 12 categorías de RCD distintas. En 2011,
Mercader Moyano et al. obtuvo ratios de generación para cada categoría de RCD a
través de un análisis de diez edificios residenciales [11].

Autor/Fuente
Residuo Maña i Costa & Bergsdal Llatas et
I PNIR Pereira
Reixach et Ursella et al. al.
2001 2002
al. 2000 2003 2007 (2011)
Piedras y rocas sin SP 9,00 - - - - 67,00
Hormigón 12,00
Ladrillos, tejas y material cerámico 54,00 85,00 58,30 84,30 67,24
Mezclas de hormigón, ladrillos y
-
mat. cerámico
RCD Mezclado sin SP - - - - -
Madera 4,00 11,20 8,30 - 14,58
Envases de papel y cartón 0,30 - - - - 33,00
Plástico 1,50 0,20 0,83 - -
Yeso 0,20 - - - -
Vidrio 0,50 - - - -
Metales 5,00 1,80 8,30 0,08 3,63
Asfalto 5,00 - 10,00 6,90 -
Otros 11,00 1,80 14,20 8,80 14,55
Total 100 100, 100 100 100 100

Tabla 1. “Porcentaje de cada categoría de RCD sobre el total generado”. [7-12]

Otros estudios establecen ratios de generación de RCD en obras de edificación


relacionando la cantidad de residuo generada y la superficie construida del proyecto
(Tabla 2). Entre ellos, cabe destacar a Bossink y Brouwers (1996) los cuales
establecieron las primeras estimaciones de generación de RCD a partir del estudio
de 184 viviendas desarrolladas en Holanda. Mañà i Reixach et al., (2000) desarrolló
el método utilizado por el Instituto Tecnológico de la Construcción de Cataluña
(ITEC) para cuantificar el RCD generado por superficie construida según los distintos
sistemas constructivos [7].

Kofoworola et al. (2009) en Tailandia emplea la información obtenida de los


permisos de construcción expedidos en un año y obtiene los siguientes factores de
generación de residuos: 21,38kg/m2 para obras de construcción residencial y de
18,99kg/m2 para obras de construcción no residencial [13]. En 2010, el trabajo
desarrollado por Solís-Guzmán et al. (2010), estableció un modelo para la
cuantificación de RCD en España, basándose en los presupuestos del proyecto [14].
El modelo cuantifica las distintas categorías de residuos generados, diferenciando el
residuo procedente de las demoliciones, pérdidas de material durante la
construcción y los embalajes.

Más recientemente, Llatas (2011) determinó ratios de generación de RCD para tres
tipologías de residuos: restos, envases y tierras. Los resultados del estudio
determinaron los siguientes ratios de generación: 0,0819 m 3/m2 construido para
residuos de embalajes; 0,0569 m3/m2 para los restos; 0,2805 m3/m2 para las tierras.
En resumen, la tabla 2 recoge los ratios de generación de RCD obtenidos en los
estudios previos más relevantes.

158
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

II Maña i Kofoworola Solis-Guzmán


Llatas
PNRCD Reixach et al. et al. et al.
País España España Tailandia España España
Año 2008 2000 2009 2009 2011
Hormigón - 3,29 4,47 - - -
Ladrillos - - - - - -
Tejas y materiales
- - - - - -
cerámicos
Mezclas hormigón y
- 96,92 96,92 - - -
mat. cerámicos
Madera - 2,52 0,99 - - -
Vidrio - - - - - -
Plásticos - 0,14 0,15 - - -
Metales mezclados - 3,38 3,93 - - -
Aislantes - - - - - -
Yesos - 5,93 5,93 - - -
RCD mezclado - 0,87 0,87 - - -

Total 120 114,3 114,5 21,38 255,49 115,29

Tabla 2. “Ratios de generación en obras de nueva construcción residencial


establecidos en los estudios previos (kg/m2)”.

3.- Objetivo.
El objetivo principal de esta ponencia es la definición de unos indicadores eficaces
que permitan, no solo cuantificar el RCD total generado en una obra y en cada una
de las actividades, sino también determinar las categorías de RCD en las
actividades que más residuo generen. Con estos indicadores, se pretende no solo
mejorar los actuales sistemas de gestión, sino ayudar a los responsables en materia
de gestión de RCD a aplicar correctamente la legislación vigente, y contribuir así a la
consecución de los objetivos cuantitativos estipulados, para el año 2015 [3].

4.- Metodología.
Se ha centrado el estudio en la obtención de datos, a partir del análisis de cinco
obras reales ejecutadas por ARPADA S.A con similares características constructivas
entre ellas (tabla 3).
2 2
Fecha 1º Nº m Total m
Obra Situación Características
Certificación viv viv construidos
Estructura HA.
Cubiertas plana.
O156 Jun-10 Getafe 156 119 30.759,68
LCV, poliuretano, yeso
laminado.
Estructura HA.
Cubiertas planas formación de
O154 Ene-10 Getafe 154 112 25.936,00
pendientes de Arlita.
LCV, yeso laminado.
Estructura HA.
Cubiertas planas formación de
O115 Jul-09 Móstoles 105 115 20.435,24
pendientes de Arlita.
LCV, poliuretano, LHS.
Estructura HA.
PAU Cubiertas planas.
O32A Jun-10 32 111 5.983,46
Vallecas Fachada ventilada + poliuretano
+ tabiquería gran formato
Estructura HA.
PAU Cubiertas planas.
O32B Jun-10 32 111 5.983,46
Vallecas Fachada ventilada + poliuretano
+ tabiquería gran formato

159
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Tabla 3. “Características de las obras analizadas”.

Con las obras seleccionadas se ha realizado un análisis experimental utilizando: los


albaranes correspondientes a la salida de los contenedores de la obra (albarán de
servicio), así como los albaranes que emite el gestor una vez pesado el contenedor
en su planta (albarán de admisión) y las fechas de las siguientes certificaciones de
obra:

- Primera certificación.
- Última de estructura: incluye trabajos previos, movimiento de tierras,
saneamiento, cimentación y estructura.
- Primera de albañilería: cerramientos, trasdosados y tabiquerías, rozas, yesos y
enfoscados.
- Primera de acabados I: inicio de alicatados, solados, falsos techos, carpinterías,
etc.
- Primera de acabados II: inicio de pinturas, tarimas, rodapiés, las puertas de
madera, barandillas, etc.
- Última certificación.

A modo de ejemplo, la tabla 4 muestra la información recogida para cada una de las
obras estudiadas.

Información de los contenedor RCD según la actividad


3 3
Nº Precio € Tipo de RCD Peso (kg) Volumen (m ) Actividad Total kg Total m

Total RCD por actividad

Tabla 4. “Ejemplo de la ficha de recogida de datos para el análisis experimental”.

El estudio experimental permite, a través de datos reales a pie de obra, identificar la


actividad que más residuo genera utilizando la metodología desarrollada en el
trabajo de del Solar Serrano et al. (2010) basada en el desarrollo de histogramas
[16].

No obstante, la información recogida en el estudio experimental es limitada, ya que


se obtienen cantidades de RCD mezclado sin detallar las distintas categorías de
residuos (plásticos, madera,…). Por tanto, es necesario realizar un análisis teórico
para conocer en detalle las categorías de RCD generadas.

Para el análisis teórico se recurre al software Arquimedes Cype (2012), que junto
con las mediciones, permite cuantificar, tanto en peso (kg) como en volumen (m3) las
distintas categorías de residuos generados en cada actividad de la obra y en
agregación, a la totalidad de la misma. El análisis teórico se ha realizado para las
tres obras con tabiquería interior de ladrillo y además, se ha prescindido de las
tierras, pues aun siendo el sobrante más común no es considerado un residuo [17].
Por último, los indicadores se establecen al relacionar, el peso (kg) de residuo
generado y la superficie total construida del edificio (m2).

5.- Resultados.
Las cuantificaciones recogidas en los albaranes de las cinco obras analizadas, junto
con el análisis teórico, permite establecer una primera aproximación a la obtención

160
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

de una cuantificación que relacionan el RCD generado y la superficie construida. Así


pues, se obtienen ratios que permiten conocer: el peso de RCD global así como, el
RCD generado en la actividad de obra que más residuo produce y el porcentaje de
las distintas categorías de RCD generadas en el capítulo de obra que más RCD
produce.

5.1.- Cuantificación del RCD generado en la totalidad de la obra.


De la relación entre el peso (kg) de RCD total generado en la obra y la superficie
construida (m2), se obtiene el primer ratio (i1) (tabla 5). De los ratios obtenidos para
las cinco obras analizadas se obtiene un indicador (i1), el cual permite estimar, para
obras de similares características a las analizadas, cual es el peso del residuo total
generado una vez conocida la superficie construida del proyecto.

Obra
Total m
2
kg RCD
i1
Tabiques
i1m
2 2
construidos kg RCD/m constr. kg RCD/m constr.
O156 30759,68 2934829,00 95,41 Yeso laminado
90,55
O154 25936,00 2222305,00 85,68 Yeso laminado
O105 20435,24 2370680,00 116,01 Ladrillo
O32A 5983,46 978392,00 163,52 Ladrillo 132,69
O32B 5983,46 709220,00 118,53 Ladrillo

Tabla 5. “Relación entre el RCD total generado en la obra y la superficie construida


(Indicador i1)”.

De los resultados mostrados en la tabla 5 se observa que aquellas obras con mayor
número de viviendas y que a su vez coincide con aquellas que tienen la tabiquería
interior de yeso laminado, tienen un indicador menos, lo que significa que generan
menos cantidad de RCD por metro cuadrado.

Este indicador es el más utilizado por los profesionales para conocer la generación
aproximada de la totalidad del residuo, una vez conocida la superficie total
construida. La figura 1 muestra una comparación entre los indicadores obtenidos en
este estudio y los obtenidos por otros investigadores en estudios previos (tabla 2).

Fig. 1. “Comparación de i1 con el obtenido en otras investigaciones previas”.

La diferencia entre las distintas fuentes puede deberse a los siguientes factores:

- La discrepancia entre los sistemas constructivos utilizados en las viviendas


analizadas por los distintos autores (tipo de fachada, estructura, cimentación...)
- La superficie construida que se ha considerado en el estudio (depende de si se
tiene en cuenta total o parcialmente las zonas comunes del edificio).

161
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

5.2.- Cuantificación de RCD según las actividades de obra.


Es importante conocer, no solo la generación total de residuo sino en qué actividad y
cuándo va a generarse. De este modo, en obras de similares características, los
capítulos de albañilería y acabados II generan durante su ejecución alrededor del
20% del total de RCD previsto de ser generado (fig.2).

60,00%
% de RCD sobre el total

50,00%
O154
40,00%
generado

O105
30,00% O156

20,00% O32A
O32B
10,00%
Media
0,00%
Estructura Estructura + Albañilería Albañilería + Acabados I Acabados II
Albañilería Acabados I

Fig.2 “Porcentaje de peso de RCD total generado en cada actividad de obra”.

Fig. 3. “Cantidades de RCD generado y porcentaje acumulado sobre el total, según


las actividades de obra”.

162
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Relacionando las cantidades generadas en cada actividad de la obra (fig 3) con la


superficie total construida (m2) se establece un segundo indicador (i2), el cual
permite conocer la generación de RCD estructurada por actividades de obra,
consiguiendo una información de generación más minuciosa (tabla 6 y fig.4).

i2 Media
ACTIVIDAD O154 O105 O156 O32A O32B 2
(kg RCD/m const)
Estructura 9,20 1,66 11,66 16,55 7,37 9,28
Estructura + Albañilería 12,75 1,84 8,53 24,10 20,27 13,50
Albañilería 20,87 11,25 28,74 25,96 32,59 23,88
Albañilería + Acabados I 22,26 39,57 24,12 18,72 10,46 23,03
Acabados I 6,38 4,51 - 28,66 21,44 15,25
Acabados II 14,22 57,17 22,36 49,52 26,41 33,94

Tabla 6. “Relación entre el peso de RCD generado en cada actividad y la superficie


total construida (indicador i2)”.

Fig. 4. “Ratios de RCD generado según las actividades de obra”.

Son pocas las referencias que se han encontrado que ofrezcan ratios según las
actividades de construcción. Entre ellas, Maña i Reich [7] determina, en una
construcción convencional, ratios para tres capítulos: estructura, albañilería y
acabados. El estudio concluye que la albañilería es la actividad que mayor cantidad
de RCD genera en volumen (0,05 m3RCD/m2construidos).

5.2.- Cuantificación de RCD generado en la albañilería y los acabados.


En aras a realizar una mejor planificación de la gestión de RCD no basta con
conocer el indicador que estime la generación global de los residuos producidos,
sino que es necesario ir más allá y determinar el porcentaje que estime las distintas
categorías de RCD generadas en las actividades de albañilería y acabados.

Del análisis realizado únicamente con las obras ejecutadas con tabiquería de ladrillo
(O105, O32A, O32B), se observa que el residuo procedente del ladrillo y material
cerámico, el yeso, el hormigón y la madera representan más del 90% del total
generado en peso (Fig. 5).

163
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Fig 5. Porcentaje de que cada categoría de RCD generada durante la albañilería y


los acabados.

Con los resultados obtenidos en las obras anteriores (O105, O32A, O32B), se
obtiene el porcentaje medio que representa cada categoría de RCD sobre el total
generado en albañilería y acabados, en obras que utilicen tabiquería tradicional
(tabla 7).

Categoría de RCD O105 O32A -O32B Media (%)


Ladrillos , azulejos y
69,50% 58,44% 63,97%
otros cerámicos
Yeso 11,34% 16,85% 14,10%
Hormigón 7,43% 8,96% 8,20%
Papel 2,77% 4,48% 3,63%
Madera 5,86% 6,32% 6,09%
Metales 0,66% 0,67% 0,67%
RCD Mezclado 0,57% 0,84% 0,71%
Plástico 0,97% 1,50% 1,24%
Aislantes 0,62% 1,36% 0,99%
Asfalto 0,25% 0,50% 0,38%
Vidrio 0,04% 0,07% 0,06%

164
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Tabla 7. “Porcentaje que representa cada categoría de RCD sobre el residuo total
generado en albañilería y acabados utilizando tabiquería tradicional.”

En cuanto a la obtención de indicadores para cada categoría de RCD de forma


individual en una actividad específica no se han encontrado fuentes que constaten
dichos resultados en peso, por lo que estos resultados establecen una primera
aproximación.

6.- Conclusiones.
De todo lo anterior, se puede concluir que los modelos de gestión de RCD actuales
no son suficientes para responder a la creciente presión de la sociedad para que las
empresas asuman sus responsabilidades en relación con el medioambiente. Una
planificación minuciosa de los RCD (previa a la ejecución de la obra) mediante la
utilización de indicadores o ratios, permite conocer no solo su cantidad, sino también
cuando van a ser generados, lo que mejorará notablemente los modelos de gestión
utilizados en la actualidad.

Los ratios obtenidos en este estudio permiten estimar (una vez conocida la superficie
total construida) la generación de RCD en una edificación de obra nueva con
similares características a las obras tomadas como muestra para el estudio. De este
modo se podrá designar, con la antelación suficiente, la sistemática óptima para su
gestión, priorizando su tratamiento para poder reducirse o reutilizarse frente a la
eliminación definitiva, así como, prever la implantación de buenas prácticas para su
correcta gestión a lo largo de la ejecución de la obra.

Pocas son las fuentes dedicadas al estudio por capítulos de los residuos generados
en las distintas obras de edificación. De este modo, se ha conseguido una primera
aproximación al estudio del capítulo o capítulos más conflictivos en una obra de
nueva planta. De entre todas las actividades del proceso de edificación de obra
nueva, las que más residuo genera son la albañilería y acabados. En definitiva, la
aplicación de un nuevo modelo de gestión en obras de edificación para dichas
actividades, que incentive la minimización y prevención de los RCD en origen
mediante la implementación de buenas prácticas a lo largo de la ejecución de la
obra, implicaría una correcta gestión y minimización de alrededor del 70% del
residuo total generado en edificaciones de nueva planta, mejorando el
comportamiento medioambiental de la empresa.

REFERENCIAS.

[1] Gobierno de España. (2008). Real Decreto 105/2008, de 1 de Febrero, por el que se
Regula la Producción y Gestión de los Residuos de Construcción y Demolición. España:
Ministerio de la Presidencia.
[2] Guzmán Báez, A., Villoria Sáez, P., Río Merino, Mercedes., García Navarro, J. (2012),
Methodology for quantification of waste generated in Spanish railway construction works.
Waste Management; 32, 5, 920-924.
[3] Gobierno de España. (2009). Plan Nacional Integrado de Residuos para el Período 2008-
2015. España: Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino.
[4] Del Río, M; Izquierdo, P; Salto Weis, I. (2006), Ethical and legal aspects of the use and
recycling of masonry waste in Spain. Masonry Conference. British Masonry Society. London.
[5] Villoria Sáez, P; Del Río Merino, M. (2010), Gestión de residuos de construcción y
demolición (RCD) en obras de edificación. Buenas prácticas en albañileria. I Congreso

165
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

nacional de investigación aplicada a la gestión de la edificación (COIGE). Universidad


Politécnica de Alicante. Alicante, España.
[6] Yuan, H. & Shen, L. (2011), Trend of the research on construction and demolition waste
management, Waste Management, 31, no. 4, 670-679.
[7] Mañà i Reixach, F., Gonzàlez i Barroso, J., Sagrera i Cuscó, A., 2000. Plan de gestión de
residuos en las obras de construcción y demolición. Instituto Tecnológico de Construcción
de Cataluña. Barcelona, Spain.
[8] Gobierno de España. (2001). I Plan Nacional Integrado de Residuos para el Período
2001-2007. España: Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino.
[9] Costa U., Ursella P., (2003), Construction and demolition waste recycling in ltaly. 5th
International conference on the environmental and technical implications of construction with
alternative materials. San Sebastian, Spain.
[10] Bergsdal H., Bohne R., Brattebjll H., (2007), Projection of construction and demolition
waste in Norway. Journal of Industrial Ecology, 11, no. 3, 27-39.
[11] Mercader Moyano M.P, Ramírez de Arellano Agudo, A, Olivares Santiago, M. (2011),
Calculation Methodology to Quantify and Classify Construction Waste. The Open
Construction and Building Technology Journal, 5, 131-140.
[12] Llatas Oliver, C; Carolina Ramírez, L; Huetes Fuertes, R. (2010), Una aproximación
metodológica a la verificación en obra de la cuantificación de residuos de construcción en
Andalucía. Sustainable building conference (SB10mad), Spain.
[13] Kofoworola, O.F., Gheewala, S.H., (2009) Estimation of construction waste generation
and management in Thailand. Waste Management, 29, 731–738.
[14] Solís-Guzmán, J., Marrero, M., Montes-Delgado, M.V., Ramírez-de-Arellano, A., (2009),
A Spanish model for quantification and management of construction waste. Waste
Management, 29, 2542–2548.
[15] Llatas, C., (2011), A model for quantifying construction waste in projects according to the
European waste list. Waste Management, 31, 1261–1276.
[16] Solar Serrano, P., Rio Merino, Mercedes., Palomo Sanchez, J.G. Sistemas de Gestión
de la Calidad. Actividades del proceso de mejora continua: Estudio y Análisis de los defectos
de construcción en edificación de viviendas. Congreso Nacional de Investigación en
Edificación. Madrid, España.
[17] Directive 2008/98/CE of the European Parliament and of the council of 19 November
2008 on waste and repealing certain Directives.

166
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

MEZCLAS DE CEMENTO U OTROS LIGANTES APLICABLES A MATERIALES Y


TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS UTILIZANDO EPS [1] MOLIDO Y CASCOTES
RECICLADOS PROVENIENTES DE RESIDUOS DE CONSTRUCCIÓN Y
DEMOLICIÓN.
1
Yajnes, M. E.; Caruso, S. I.; Pecorelli, I.; Sutelman, S.; Cantero, N.; Altamirano, G.
Arquitectas. Centro Experimental de la Producción (CEP), Facultad de Arquitectura,
Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires.
Director: arquitecto Carlos Hugo Levinton
Intendente Güiraldes 2160 Pabellón III Ciudad Universitaria C1428EGA Ciudad
Autónoma de Buenos Aires, Argentina
e-mail: 1meyarch@gmail.com

RESUMEN

Desde el CEP desarrollamos materiales de construcción alternativos a los tradicionales para


minimizar el impacto medioambiental generado por los residuos de construcción y
demolición (RCD).
El hormigón es el material de construcción más empleado en el mundo gracias a sus
excelentes propiedades: durabilidad, resistencia y adaptación a moldes. Su uso produce
grandes costos medioambientales: enorme cantidad de energía consumida para extracción,
acarreo, fabricación y traslado de componentes.
Esta investigación desarrolla distintas fórmulas utilizando EPS molido y cascotes
fraccionados mezclados con ligantes apropiados para fabricar Materiales Constructivos
durables, económicos, de bajo peso y con buena aislación térmica, reduciendo el impacto
ambiental que produce la fabricación tradicional de bloques, ladrillos y revestimientos.
El EPS es uno de los RCD de restos y de embalajes más perjudiciales al medio ambiente
tanto por su volumen como por su prolongado tiempo de degradación, mientras que los
cascotes son el principal RCD en nuestra área de trabajo.
Estas mezclas pueden ser utilizadas para autoconstrucción y planes de vivienda
contribuyendo a generar empleo, creando nuevos conocimientos y expandiendo la
conciencia del cuidado Medioambiental. Los profesionales del Centro trabajamos junto con
alumnos en programas de pasantías de investigación con crédito académico.
Para la obtención de las citadas materias primas se han generado acuerdos con empresas
generadoras, con planes logísticos para optimizar recorridos reduciendo consumo de
combustible. De esta forma se evita que un considerable volumen de RCD llegue a
vertederos y centros de enterramiento habituales y se reduce la potencialidad de su
voladura tapando desagues pluviales.
Se desarrollan por un lado mezclas aislantes en densidades de 500 a 600 kg/m3 que
utilizadas en espesores habituales de construcción cumplen con las normas actuales de
transmisión térmica. Estas mezclas incluyen cemento, residuos de EPS molidos pasantes
por tamiz de 6mm y aditivios. Por otro lado se desarrollan mezclas en densidades de 900 a
1100 kg/m3 que utilizadas en espesores habituales cumplen con resistencia equivalente a la
de ladrillos comunes. Estas mezclas incluyen cemento, residuos de EPS molidos pasantes
por tamiz de 6mm, restos de cascotes molidos pasantes por tamiz de 20mm, arena y
aditivos. Los moldes requeridos son fabricados a su vez con materiales reciclados de EPS.

Keywords: sustentabilidad, residuos, cascotes, poliestireno, educación

167
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

1.- Planteo del Problema

En la República Argentina, principalmente en áreas urbanas y suburbanas, existe


una importante y mensurable cantidad de restos de EPS provenientes de obras de
construcción y embalajes sin un destino claro de disposición final, tanto en el área
doméstica como empresarial.
Existe una importante y mensurable cantidad de cascotes provenientes de RSU y
RCD que son actualmente vertidos en volquetes sin una previa clasificación en obra.
El CEP ATAE de la Facultad de Arquitectura Diseño y Urbanismo de la Universidad
de Buenos Aires (FADU), cuenta con un equipo técnico de profesionales capacitados
para el desarrollo de técnicas de reutilización y reciclado de dichos materiales
aplicadas a la construcción que actualmente están dedicados a la investigación de
dicha problemática.

2.- Estado actual del conocimiento sobre el tema

Se está trabajando en el laboratorio del CEP en el desarrollo de Hormigones en base


a EPS de diferentes características, obteniendo a través de ensayos en probetas y
en bloques por un lado, un hormigón que utilizado en espesores habituales de muros
exteriores cumple por sí solo con los requerimientos de resistencia térmica para
categoría B de Norma IRAM [2] de Aislamiento Térmico en edificios, métodos de
cálculo N° 11601 3ra edición 2002-10-10, vigente para las diferentes zonas
bioclimáticas de Argentina.

fig. 1 “Embalajes de EPS ”

Se logró este objetivo con hormigones de 500 k/m3 de densidad. La dosificación


utilizada para llegar a esta densidad fue 1:6, una parte de cemento y 6 partes de
EPS molido pasando por un tamiz de 6mm. Se cuenta con ensayos de conductividad
térmica llevados a cabo por el INTI [3] Construcciones Unidad Técnica Habitabilidad.
Los resultados obtenidos coinciden con los valores de conductividad de mezclas
obtenidas con la incorporación de EPS virgen según la hoja 15 de la citada Norma
Iram 11601. Se cuenta con los certificados mencionados y cálculos de transmitancia
térmica realizados con diferentes densidades de mezclas, todos aplicados a bloques
del mismo espesor. Se emplea esta mezcla en bloques denominados “Hache”
diseñados por el director del Centro el arq. Carlos Hugo Levinton y rediseñado por la
arquitecta Marta Yajnes en medidas de largo y espesor.

168
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

fig. 2 “Bloque Hache con hormigón EPS 500 k/m3”

Como segundo paso se desarrolló un Hormigón de 1000 k/m3 de densidad, que


utilizado en espesores habituales para muros portantes cumple con el mismo valor
de resistencia a compresión que un ladrillo común. Se complementó el requerimiento
térmico con placa maciza de EPS proveniente de residuos recuperados. La
dosificación utilizada para esta densidad fue de 1:1:3,5, una parte de cemento, una
parte de arena y 3,5 partes de EPS molido pasando por un tamiz de 6mm.

fig. 3 “Bloque Hache Plus con hormigón EPS 1000 k/m3”

Por otro lado se desarrollaron diferentes mezclas con la incorporación de cascotes


provenientes de RCD, pero por las densidades obtenidas, el peso final de los
productos fue mayor al de productos similares a los habituales de mercado. Se
buscó en todo momento lograr mezclas cuyas densidades estuvieran tabuladas en la
mencionada Normas IRAM, de forma que su empleo resulte práctico a los
destinatarios, al poder emplear programas existentes para verificaciones térmicas.
Se trabajó reemplazando un porcentaje de agregado fino en dichas mezclas por
diferentes tipos y cantidades de los citados cascotes de fórmulas tabuladas para la
densidad buscada.
Se emplea esta mezcla en bloques denominados “Hache Plus” diseñados por la
arquitecta Marta Yajnes con la colaboración de las arquitectas Natali Cantero y
Georgina Altamirano. En ambos casos las arquitectas diseñaron un Sistema
Constructivo en base al Bloque Hache básico donde se incluyen para ambos casos
bloques de esquina y de viga dintel.

169
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

fig. 4 “Bloques de esquina”

3.- Hipótesis de la investigación

3.1.- Hipótesis principal

La incorporación de materiales reciclados en las mezclas de hormigón contribuye


efectivamente a la sustentabilidad de la construcción con impacto a corto, mediano y
largo plazo.

3.2.- Hipótesis secundarias

3.2.1.- Mezclas utilizando poliestireno expandido proveniente de residuos

Con la cantidad de EPS molido proveniente de los embalajes de electrodomésticos


vendidos en el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA) por mes es posible :
 Obtener productos para la construcción de muros de 200 viviendas de 36 m2.
 Obtener mezclas más económicas que otras de usos similares al usar un
residuo como materia prima
 Obtener mezclas más livianas que otras de usos similares existentes.
 Obtener mezclas con buena aislación térmica, siendo posible que las mezclas
obtenidas a partir de este residuo tengan las mismas propiedades térmicas
que mezclas de igual densidad obtenidas a partir de materiales vírgenes.
 Fabricar productos con estas mezclas que posean una resistencia adecuada
para ser utilizados en construcción de muros no portantes o portantes
debidamente reforzados.
 Obtener mezlcas que presenten una buena resistencia al fuego.
 Desarrollar una tecnología replicable y apta para la generación de empleo.
 Contribuir a la disminución de la Huella Ecológica de la Construcción con el
uso de agregados provenientes de residuos de EPS al disminuir el riesgo que
representan dichos embalajes depositados en aceras y volquetes para el
escurrimiento de aguas en sumideros tapados.

3.2.2.- Mezclas utilizando poliestireno expandido y cascotes

Con la cantidad de cascotes provenientes de demoliciones realizadas por mes en


el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA) es posible :
 Obtener mezclas más económicas que otras de usos similares al utilizar parte
del agregado grueso proveniente de RCD.

170
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

 Obtener mezclas equivalentes en peso que otras mezclas similares


 Disminuir la densidad de las mezclas de cascotes sustituyendo una proporción
de arena de las mezclas tradicionales con EPS molido, resultando elementos
de menor peso y mejor maniobrabilidad.
 Obtener mezclas que presenten una buena resistencia al fuego.
 Obtener mezclas que posean buena resistencia a agentes biológicos.
 Obtener mezclas que posean una resistencia adecuada para ser utilizadas en
construcción de muros portantes para 2 pisos, dependiendo de la resistencia a
la compresión de la fórmula adoptada y de acuerdo a los datos provistos por la
Guía Siempio [4] y los provenientes del estudio realizado por el arq. Pablo
Azqueta, consultor técnico de las normas de la AAPE [5].
 Contribuir a la disminución de la Huella Ecológica de la Construcción al
disminuir la cantidad de material en volquetes.
 Desarrollar una tecnología replicable y apta para la generación de empleo.

3.2.3.- Moldes

 Es posible preparar moldes con EPS provenientes de embalajes recuperados


y obtener con dichos moldes productos de la misma o mayor calidad que los
productos obtenidos con moldes fabricados con metal o madera vírgenes.
 Es posible bajar los costos finales al utilizar moldes así fabricados facilitando
su replicación por cooperativas de vivienda y ONGs.

fig. 5 “Molde de Bloque Hache con EPS recuperado y bloque resultante”

4.- Objetivos

4.1.- Objetivo general

Promover el uso de RCD y RSU como agregados en mezclas de hormigones y


productos finales de construcción, favoreciendo el cuidado del ambiente y la
reducción de la huella ecológica, mejorando las condiciones de habitabilidad y
eficiencia energética.

4.2.- Objetivos específicos

4.2.1 Desarrollar mezclas aptas para ser utilizadas en elementos constructivos


portantes que no superen en más de 10% el peso de elementos de mercado.
4.2.2 Desarrollar distintas fórmulas para mezclas con buena capacidad aislante aptas
para ser utilizadas en elementos constructivos.

171
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

4.2.3 Desarrollar moldes económicos apropiados para cada elemento constructivo


que permitan el moldeo múltiple y simultáneo.
4.2.4 Mejorar el sistema de obtención de materiales de RSU y RCD
4.2.5 Optimizar el sistema de molido de EPS y cascotes.
4.2.6 Determinar en cada elemento constructivo: Resistencia a la Compresión,
Dureza Superficial, Resistencia al Fuego, Absorción de Agua y Permeabilidad,
Conductividad y Transmitancia Térmica.
4.2.7 Difundir los resultados de la Investigación.

5.- Metodología

Se desarrolla una metodología experimental, en la que cada mezcla propuesta es


materializada a través de probetas en una primera instancia y luego en productos
finales. Consecuentemente se realizan análisis cualitativos de ensayos de materiales
realizados en laboratorios especializados y se reinterpretarán los datos obtenidos a
partir de dichos ensayos. Los resultados permitirán comprender y entender los
datos que se generarán a partir de cada ensayo de densidades, pesos, valores de
conductividad de mezclas y transmitancia térmica de productos finales, costos y
tiempos de fabricación entre otros, de forma de jerarquizarlos según indicadores.

5.1.- Obtención de materiales de trabajo

Se procurará optimizar la red actual de contactos y acuerdos del CEP con diferentes
empresas y organizaciones para Reducir el volumen de RSU y RCD que producen
las mismas, permitiendo que estos residuos se transformen en materia prima.

5.2.- Fabricación

Hormigones en base a cascotes y a EPS de diferentes características. Se continuará


con el trabajo con hormigón tipo A. Para la fabricación del Hormigón tipo B se trabaja
sobre la misma premisa que para el material ya desarrollado reemplazando parte del
aporte de arena por cascotes provenientes de RCD. A efectos de minimizar la
emanación de gases al ambiente se estudiarán mejoras en el fraccionamiento.

fig. 6 “Máquinas de fraccionamiento y tamizado”

5.3.- Pasos seguidos en nuestro laboratorio para la obtención de EPS molido:

5.3.1- Medición volumétrica de cada pieza: a) medición externa, lados, volúmenes;


b) medición volumétrica real por sumergido en agua (principio de Arquímedes).
5.3.2.- Medición en peso en kg y obtención de densidad del material.
5.3.3.-Fraccionamiento de las piezas con segelín para poder ser introducido en la
máquina ralladora ad hoc.
5.3.4.-Rallado y tamizado de EPS a través de tamiz de 6 mm.

172
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

5.3.5.-Medición de volumen obtenido de EPS molido.


5.3.6.-Medición de peso en kg y obtención de densidad del material.
5.3.7.-Separación y guardado de sobrantes para otros usos.
MEZCLA 3
MEZCLA 1
cemento, polvo
cemento, arena, PESO VOLUMEN DENSIDAD PESO VOLUMEN DENSIDAD
ladrillos, arena,
cascote, EPS
cascote, EPS
1:1:1:3,75 kg m3 kg/m3 1:0,5:0,5:1:3,75 kg m3 kg/m3
PROBETA 1 2,02 0,0019 1057 PROBETA 1 2,03 0,0025 818
PROBETA 2 1,99 0,0020 1000 PROBETA 2 1,86 0,0023 807
PROBETA 3 2,32 0,0023 1000 PROBETA 3 2,13 0,0026 805
PROM EDIO 2,11 0,0021 1019 PROM EDIO 2 0,0025 810

MEZCLA 2 MEZCLA 1
cemento, arena, PESO VOLUMEN DENSIDAD cemento, polvo, PESO VOLUMEN DENSIDAD
cascote, EPS cascote, EPS
1:1,5:1,5:5 kg m3 kg/m3 1:1,5:1,5:4,2 kg m3 kg/m3
PROBETA 1 2,1 0,0024 869 PROBETA 1 1,77 0,0022 815
PROBETA 2 2,19 0,0025 878 PROBETA 2 2,13 0,0025 844
PROBETA 3 2,1 0,0024 888 PROBETA 3 2,29 0,0026 880
PROM EDIO 2,13 0,0024 878 PROM EDIO 2,06 0,0024 846

fig. 7 “Pruebas de búsquedas de mezcas densidad 1000k/m3 en formato ladrillos”


aglomerantes y áridos unidad medida en kilos, EPS unidad medida en volúmenes

5.4.- Perfeccionamiento de Moldes

Se ha perfeccionado el desarrollo de moldes de sencilla fabricación, simples y


múltiples, utilizando mayormente EPS recuperado, con diferentes materiales de
terminación logrando variantes en las superficies vistas. Los caños utilizados para
huecos corresponden a materiales de mercado para instalaciones sanitarias.

5.5.- Listado de Tareas

5.5.1.- Diseño Plan de Trabajo, prioridades, cronograma y búsqueda de bibliografía.


5.5.2.- Elaboración de planillas de control de actividades.
5.5.3.- Mejora herramientas existentes para fraccionamiento de las materias primas.
5.5.4.- Adquisición los materiales como cemento, cal, arcilla, cola vinílica, a través de
fondos de programa vigente Ubacyt Pacha 2015 y aportes de colaboradores.
5.5.5.- Recuperación de embalajes de EPS y similares por diferentes métodos:
 Recolección en la FADU de embalajes de equipamiento interno (reposición
de lámparas de bajo consumo de gran tamaño).
 Recolección en vía pública.
 Recolección en empresas de venta de electrodomésticos, provenientes de
su mercadería en exhibición.
 Acuerdos de cooperación y disposición final de residuos con empresas
radicadas en el AMBA (Area Metropolitana de Buenos Aires), (envases de
traslado de fabricantes a distribuidores de farmacéuticas y laboratorios,
sobrantes de obras a través de empresas constructoras)
5.5.6.- Fraccionamiento y procesamiento de los agregados provenientes de
recuperación con máquinas existentes en el laboratorio del CEP.
5.5.7.- Fabricación de probetas cilíndricas y otras con las medidas de un ladrillo
común utilizando mezclas fórmulas y aditivos.
5.5.8.- Fabricación de productos para utilizar en muros como el bloque “Hache” ya
desarrollado en el CEP por el director del centro arq. Carlos Levinton y la
directora del proyecto arq. Marta Yajnes con sus pasantes de investigación y
del bloque “Hache Plus”.
5.5.9.- Cálculos transmitancia térmica programas específicos norma IRAM 11601.

173
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

5.5.10.-Ensayos Modos y Tiempos de Secado; Prueba de Dureza Superficial;


Pruebas de Resistencia a la Compresión; Pruebas de Resistencia al Fuego;
Pruebas de Absorción de Agua; Prueba de Transmisión del Calor.
5.5.11.-Selección de las mezclas que mejor hayan cumplido las expectativas, se
realizarán los estudios normados sobre ellas en laboratorios especializados.
5.5.12.-Revisión, rediseño mezclas y productos en base a ensayos, costos y testeos.
5.5.13.- Elaboración de material de Difusión y Divulgación de los Resultados finales.

5.6.- Recursos humanos.

Para el desarrollo de la investigación se cuenta con Investigadores del CEP;


alumnos de 1er año de la carrera de Arquitectura de la FADU, materia Introducción a
los Tipos Constructivos; alumnos pasantes de las diferentes carreras de la FADU
con crédito académico; graduados pasantes de investigación; voluntarios internos y
externos de diferentes Organizaciones no Gubernamentales y particulares
interesados en la temática para ampliar sus conocimientos y su potencial aplicación.

fig. 8 “Pasantes alumnos de grado de las diferentes carreras y niveles”

6.- Resultados Previstos.

A través de la utilización de los citados residuos de RSU y de RCD se espera lograr:


6.1.- Productos que aporten una solución sustentable al problema habitacional
cumpliendo con los principios de la OPS Organización Panamericana de la
Salud, (el CEP ATAE es sede de la Coordinación Nacional).
6.2.- Productos que por sus características técnicas y económicas satisfactorias se
conviertan en referentes para popularizar la reducción de la cantidad de
residuos RSU depositados en rellenos sanitarios y basureros a cielo abierto.
6.3.- Productos que puedan ser aptos para producción por cooperativas de trabajo
con valores competitivos tanto para su uso propio en reemplazo de materiales
tradicionales como para posterior fabricación para venta, generando empleo.
6.4.- Ofrecer dentro de la currícula universitaria una alternativa que incluya la
enseñanza de métodos de construcción más sustentables que los
tradicionales. De esta forma no sólo se logrará bajar consumos de CO2 y la
eliminación de fuentes de contaminación sino que se formarán profesionales
con más herramientas para su suceso personal.
6.5.- Una correcta Planificación para el fraccionamiento y traslado de los recursos
de RSU y RCD junto a una adecuada Gestión de recursos y productos finales.

174
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

7.- Estudios Complementarios:

7.1.- Introducción a apartado de Cálculos de Transmitancia Térmica

7.1.1.- Pasos realizados:

Se realizaron cálculos de transmitancia térmica en bloque modelo “Hache” y “Hache


Plus” para muros desarrollados en el CEP. Se trabajó aplicando la Norma IRAM
11.601 realizando cálculos manuales en planillas propias, con el objetivo de lograr la
verificación de los productos para llegar a valores que verifiquen dentro de la
categoría B de dicha norma. Se realizó planilla de síntesis.

Se mantuvieron constantes los siguientes valores en los modelos analizados:


 El espesor total del bloque de 0,163 mts.
 La localización de la verificación en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
 En los bloques “Hache Plus” se mantuvo constante el espesor de la placa
compacta de EPS
Observaciones:
 Se verificó el K para estación invierno.
 No se calcularon puentes térmicos.
 En cada planilla se incluye un cálculo de peso de cada bloque.

7.1.2.- Variantes analizadas

Cálculo 1: Bloque denominado “Hache 500”, con capa superficial interior de 0,008
metros de espesor de de mortero de cemento, alma de hormigón de EPS en un
espesor de 0,147 metros de densidad 500 kg/m3 y capa superficial exterior de
0,008 metros de espesor de de mortero de cemento.
Cálculo 2: Bloque denominado “Hache Plus 1900i”, con capas superficial interior de
0,01 metros de espesor de mortero de cemento, alma de hormigón de cascotes en
un espesor de 0,113 metros de densidad 1600 kg/m3, placa de EPS compacta de
0,03 metros de espesor y capa superficial exterior de 0,01 metros de espesor de
mortero de cemento.
Cálculo 3: Bloque denominado “Hache Plus 1900”, con alma de hormigón de
cascotes en un espesor de 0,113 metros de densidad 1900 kg/m3, placa de EPS
compacta de 0,03 metros de espesor y capa superficial exterior de 0,01 metros de
espesor de mortero de cemento.
Cálculo 4: Bloque denominado “Hache Plus 1600i”, con capas superficial interior de
0,01 metros de espesor de mortero de cemento, alma de hormigón de cascotes en
un espesor de 0,113 metros de densidad 1600 kg/m3, placa de EPS compacta de
0,03 metros de espesor y capa superficial exterior de 0,01 metros de espesor de
mortero de cemento.
Cálculo 5: Bloque denominado “Hache Plus 1600”, con alma de hormigón de
cascotes en un espesor de 0,113 metros de densidad 1600 kg/m3, placa de EPS
compacta de 0,03 metros de espesor y capa superficial exterior de 0,01 metros de
espesor de mortero de cemento.
Cálculo 6: Bloque denominado “Hache Plus 1000i”, con capas superficial interior de
0,01 metros de espesor de mortero de cemento, alma de hormigón de EPS molido y
cascotes en un espesor de 0,113 metros de densidad 1000 kg/m3, placa de EPS
compacta de 0,03 metros de espesor y capa superficial exterior de 0,01 metros de
espesor de mortero de cemento.

175
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Cálculo 7: Bloque denominado “Hache Plus 1000”, con alma de hormigón de EPS
molido y cascotes en un espesor de 0,113 metros de densidad 1000 kg/m3, placa de
EPS compacta de 0,03 metros de espesor y capa superficial exterior de 0,01 metros
de espesor de mortero de cemento.

Nota: Para el Bloque “Hache 500”, se redujeron al mínimo posible ambas capas
superficiales para lograr mayor capacidad aislante y reducir riesgo de conden-
saciónes superficial e intersticial. Para hormigones 1000 kg/m3 EPS y cascotes se
tomo lambda 0,42 W/mc según norma Iram 11601 hormigones arcilla expandida.

Desviación peso
valor K desviación K desviación P
N° K % sobre unitario
W/m2c % sobre B 1 % sobre B 1
bloque Nombre del bloque B6 kg
B1 HACHE 500 0,859 8,877 6,765

B2 HACHE PLUS 1900i 0,908 5,634 15,011 15,370 127,187

B3 HACHE PLUS 1900 0,908 5,634 15,011 15,232 125,147

B4 HACHE PLUS 1600i 0,869 1,087 10,061 13,406 98,151

B5 HACHE PLUS 1600 0,872 1,487 10,496 13,061 93,052

B6 HACHE PLUS 1000i 0,789 -8,153 9,477 40,080

B7 HACHE PLUS 1000 0,780 -9,241 -1,185 8,718 28,861

Tabla. 1 “Cuadro comparativo de resultados de la transmitancia térmica K para la


Ciudad Autónoma de Buenos Aires y peso de Bloques Hache y Hache Plus”

7.1.2.- Conclusiones

Se observa que todas las mezclas propuestas tienen valores de K admisibles dentro
del área del AMBA para categoría B de Norma Iram 11601 según leyes vigentes en
la Provincia de Buenos Aires, siendo la desviación máxima de 15%. Solo la mezcla
identificada como B7 de las mezclas B2 a B7 correspondientes a cálculos de peso
bloques “Hache Plus” entra dentro del rango buscado de pesos inferiores a 9 kilos
unitarios, siendo la desviación con respecto al bloque Hache 500 máxima de 125%.

7.2.- Introducción al cuadro comparativo de conductividades térmicas

7.2.1.- Pasos realizados

Se comparó la conductividad térmica alcanzada por las placas producidas en el CEP


y ensayadas en laboratorio del INTI, con valores tabulados en Norma IRAM 11.601
para mezclas obtenidas con materiales vírgenes de densidades estandarizadas.
Las mezclas nominadas M1, M2, M5 y M6 corresponden a valores de las citadas
Normas mientras que se intercalaron los valores obtenidos en los ensayos de
nuestras placas como M3 y M4.
Se listaron los valores en orden creciente en función de la densidad de las mezclas.
La mezcla nominada como M3 de 632 kg/m3 de densidad se logró con una
proporción en volúmenes de 1:3,5 siendo 1 el valor de la incorporación de cemento y
3,5 la de EPS recuperado molido.

176
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

La mezcla nominada como M4 de 710 kg/m3 de densidad se logró con una


proporción en volúmenes de 1: 5 siendo 1 el valor de la incorporación de cemento y
5 la de EPS recuperado molido.
7.2.2.- Análisis

Luego del análisis volcado en la Tabla 3 se llegó a la conclusión que las mezclas
obtenidas con la incorporación de EPS recuperado molido, con los pasos seguidos
en nuestro laboratorio para su obtención, alcanzan valores de lambda equivalentes,
proporcionales o aún más bajos que las mezclas obtenidas a partir de EPS virgen.
En la tabla 3 se observa que los hitos de los datos obtenidos para las mezclas M3 y
M4 están por debajo de la línea trazada para los valores M1, M2, M5 y M6.
A: densidad B: valor lambda
horizontal vertical
Nombre del bloque N° mezcla kg/m3 W/mc
hormigon de EPS 300 Iram M1 300 0,090
hormigon de EPS 500 Iram M2 500 0,150
hormigon de EPS 632 kg/m3 M3 632 0,170
hormigon de EPS 710 kg/m3 M4 710 0,180
hormigon de EPS 1000 Iram M5 1000 0,260
hormigon de EPS 1300 Iram M6 1300 0,350

Tabla. 2 “Cuadro comparativo de resultados de conductividad térmica lambda”

7.2.3.- Conclusiones

Se elaboró un primer gráfico de líneas uniendo los valores obtenidos para todas las
mezclas M1 a M6. Se elaboró un segundo gráfico de líneas en el que se unieron los
valores tabulados en la Norma IRAM 11.601 y se incorporaron como hitos separados
los valores obtenidos en ensayos para las mezclas producidas en nuestro
laboratorio. Se observa que ambos valores están por debajo de la línea trazada.

Tabla. 3 “Línea de unión de resultados de conductividad térmica lambda de Tabla


2 con indicación de valores para las mezclas desarrolladas en el CEP”

8.- Conclusiones generales

8.1.- Ha sido posible coordinar acciones entre empresas privadas, ONGs y la


universidad pública para encarar un proyecto que reduce la cantidad de RSU y RCD
para aplicación en un sistema constructivo sustentable transferible a la comunidad.
8.2.- Los estudiantes involucrados mejoraron su capacidad de inter relación entre
alumnos de diferentes carreras y de comprensión de la situación ambiental local.

177
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

8.3.- Se obtuvieron mezclas de las densidades buscadas cumpliendo así con los
preceptos de diseño en cuanto a peso de los productos facilitando su uso.
8.4.- La calidad térmica de las mezclas obtenidas con empleo de RSU y RCD
fraccionado con métodos desarrollados por el CEP ha sido equivalente a la de
productos comerciales con mano de obra especializada y maquinaria industrializada.
8.5.- La calidad de los prototipos de productos finales alcanzó las expectativas de
estándares de terminaciones y ensayos preliminares.
8.6.- Los conceptos arriba citados en estas Conclusiones permitirán desarrollar un
método comparativo de costos para relacionar los productos del Centro CEP con
elementos existentes en el mercado a igualdad de prestaciones.

REFERENCIAS.

[1] EPS Expanded Polystyrene.


[2] Instituto Argentino de Normalización y Certificación.
[3] INTI Instituto Nacional de Tecnología Industrial, Centro de Investigación y Desarrollo en
Construcciones.
[4] Guía para la construcción Sempio .http://guiasempio.com.ar/gs-esp/area-
construccion/tecnologia/0010-hormigon-liviano-eps/tabla-hormigon-eps.pdf
[5] AAPE Asociación Argentina del Poliestireno Expandido

Bibliografía.

 Azqueta, P. E. [en línea] Hormigones livianos a base de poliestireno expandido


http://www.aape.com.ar/biblioteca/Hormigones_Livianos.pdf 27/02/13
 Azqueta, P. E.; Bittner, P. U. (2002). Las condensaciones de humedad en la
construcción. Revista VIVIENDA N° 474 (páginas 54 a 57)
 Cagiao Villar, Juan; Breixo Gómez Meijide; Juan Luis Doménech Quesada;
Salvador Gutiérrez Mainar; Hortensia Gutiérrez Lanza; Fernando Martínez Abella;
Mª Belén González Fonteboa. (2010). HUELLA ECOLÓGICA DEL CEMENTO -
Cálculo de la huella ecológica de una industria cementera y propuesta de medidas
de ingeniería sostenible destinadas a su reducción. Universidade da Coruña,
Laboratorio de Ingeniería Sostenible, Escuela Técnica Superior de Ingenieros de
Caminos, Canales y Puertos, Fundación de la Ingeniería Civil de Galicia.
 Cittadino, A; Igarzabal de Nistal, M.A; Zamorano, J; Ocello, N; Majul, M.V; D´hers,
V; Ajhuacho, R. (2012). Atlas de la Basura, Área Metropolitana de Buenos Aires.
Wolkowicz Editores, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
 Gonzalo, G. E., Nota, V. M. (2009). Manual de Arquitectura Bioclimática
Sustentable, Facultad de Arquitectura y Urbanismo, Universidad Nacional de
Tucumán, Tucumán.
 Henry, J. Glynn ; Gary W. Heinke. (1999). Ingeniería Ambiental. Prentice Hall, 2ª
edición, México.
 Instituto de Ingeniería Sanitaria FIUBA (2012). Estudio de calidad de los residuos
sólidos urbanos del área metropolitana de Buenos Aires, informe final. Facultad de
ingeniería, Universidad de Buenos Aires ; CEAMSE Ecología Urbana, C. A. B.
Aires.
 Latchinian, A. (2009). Globotomía. Ediciones Punto Cero, Caracas.
 Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable. (2005). Estrategia Nacional para
la Gestión Integral de RSU (ENGIRSU). Ministerio Salud y Ambiente, Jefatura
Gabinete de Ministros, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

178
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

 Tchobanoglous G. (1994). Gestión integral de residuos sólidos. Mc-Graw-Hill,


México.
 UNESCO ETXEA. (2009). Manual de Educación para la sostenibilidad. Fundación
Iberdrola, Bilbao.

Agradecimientos: A los alumnos que han colaborado con las investigaciones:


Diseño industrial: desarrollo y mejora de máquinas y moldes: M.C. Cappelletti, M.
Egan, J.M. Federici, F. Menzella, R. Sztrum. Arquitectura: trabajo de mezclas y
bloques: M. Cuccorese, L. Cutufia, M. Gude, I. Hefling, N. Ibarra, A. Iriart, C. Joaquin,
G. Linari, L, López Mora, R. Luna, M. S. Mac Gaul, G. Molina, F. Sremac y C. Torres.
Y al arquitecto Ricardo Tartaglia que ha aportado su conocimiento sobre trabajos
prácticos y fue el quien comenzó con las investigaciones preliminares.

179
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Capítulo III

Eficiencia energética

180
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

BASES METODOLÓGICAS PARA EL USO DE TECNOLOGÍA BIM


COMO HERRAMIENTA DE SIMULACIÓN ENERGÉTICA
EN REHABILITACIÓN
1
Chaza Chimeno, M. R.; 2Fernández Rodríguez, J. F.; Quiñones Rodríguez, R.
Departamento de Expresión Gráfica e Ingeniería en la Edificación
E.T.S. Ingeniería de la Edificación. Universidad de Sevilla
Avenida Reina Mercedes 4A. 41012. Sevilla
e-mail: 1chaza@us.es; 2jfernandez52@us.es

RESUMEN

La presente comunicación parte de una línea de investigación iniciada en el departamento


de Expresión Gráfica e Ingeniería en la Edificación de la Escuela Técnica Superior de
Ingeniería de la Edificación de la Universidad de Sevilla, que pretende implementar el uso de
los modelos BIM dentro del campo de la rehabilitación energética.

El objetivo de la investigación será desarrollar el uso de nuevas tecnologías de diseño BIM


(Building Information Modeling) como herramienta de simulación tendente a la mejora
energética de edificios existentes y arquitectura patrimonial a rehabilitar, mediante la
construcción de modelos virtuales para el estudio integral y simulación de eficiencia
energética de los mismos.

Dicho modelo permitirá integrar el propio desarrollo de proyecto con la simulación


energética, de forma que decisiones de proyecto puedan irse ensayando de manera
simultanea y conocer así la incidencia energética de las diferentes soluciones planteadas.

Para ello planteamos la metodología de trabajo que a continuación se resume y que se


desarrollara a continuación:

1. Visita y toma de datos inicial del edificio, con el objetivo de construir una maqueta virtual
sobre la que trabajar en la plataforma BIM.
2. Simulación inicial para conocer la situación energética de partida del edificio.
3. Propuesta de mejoras a llevar a cabo en la edificación (desarrollo del proyecto de
rehabilitación energética).
4. Simulación energética del modelo basado en tecnología BIM de manera simultánea al
desarrollo del proyecto, para conocer la incidencia y mejora que cada una de las soluciones
planteadas aporta.
5. Obtención de la certificación energética final del edificio rehabilitado.

A partir de este análisis los resultados esperados fruto de la investigación realizada serán:

1. Creación de un protocolo de auditoría energética específico para la rehabilitación de


edificación existente, mediante la utilización de herramientas BIM.
2. Generación de un patrón de comportamiento energético de las diferentes soluciones
ensayadas, de forma que pueda estimarse la incidencia en el ahorro energético global del
edificio de cada una de las acciones propuestas, y a partir de éste el ahorro económico de
cada una de ellas a medio y largo plazo.

Keywords: Rehabilitación energética, BIM, Eficiencia, Metodología

181
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

1.- Introducción.

Situándonos en el contexto de crisis económica y energética en el que nos


encontramos, y que parece afectar especialmente al sector de la construcción,
resulta de interés dirigir el análisis y el debate público generado en torno a este tema
hacia el mercado energético y las implicaciones del cambio climático, tanto en las
políticas de mitigación como de adaptación, realizando un especial énfasis en la
minimización del impacto provocado por el sector de la edificación y rehabilitación,
buscando con ello el desarrollo de edificios y en definitiva ciudades, sostenibles.

Dentro del sector de la construcción parece interesante plantear como primer


objetivo, analizar la situación energética real del parque edificatorio existente y
cuantificar las mejoras energéticas que pueden conseguirse por medio de la
rehabilitación, dado que será ésta la disciplina que previsiblemente primero se
reactivará dentro del sector.

La rehabilitación energética, por tanto, se presenta como una línea de trabajo que
optimizará la eficiencia energética de edificaciones existentes, pondrá en valor y uso
parte del parque edificatorio ya construido, contribuyendo a la reutilización del mismo
y a la reactivación de forma paulatina del sector de la construcción, y reducirá la
dependencia energética en la que actualmente vivimos, de fuentes relacionadas con
el petróleo.

Numerosos reglamentos y normativas de carácter nacional y europeo pugnan por la


investigación y el desarrollo de acciones en la línea de la rehabilitación energética, y
plantean un calendario de adaptación a los mismos de forma que progresivamente
edificios nuevos, tanto públicos como privados, presenten un consumo de energía
casi nulo (objetivo 20-20-20) e igualmente se plantea para el caso de la
rehabilitación.

A nivel nacional este objetivo se traduce en la ley de Economía Sostenible, para


edificación existente, que aprueba el procedimiento básico de certificación
energética en estos casos, que tendrá como objetivos la reducción de consumo de
energía y emisión de CO2, promover la eficiencia energética y dar calificación
energética al edificio (de A a D para edificios de nueva construcción y de A a G para
los existentes).

En lo que a eficiencia energética se refiere, no deberíamos plantear el tema desde el


punto de vista de proyección (de obra nueva y rehabilitación) y certificación como
procesos independientes, ni siquiera consecutivos. Parece que lo realmente
interesante sería trabajar ambas cuestiones a la vez, que una se alimente de la otra,
de forma que estemos hablando de auténtica construcción sostenible. Surge por ello
la necesidad de introducir en el proceso de proyecto la certificación energética como
una variable más sobre la que trabajar y no como una consecuencia de las
decisiones de proyecto tomadas. Se hace preciso por ello contar con una
herramienta capaz de gestionar de manera integral el proceso de proyecto, y parece
que el BIM nos ofrece esa posibilidad.

Se propone trabajar con una herramienta que considerará durante el proceso de


diseño de la obra nueva, pero también de la rehabilitación, criterios sostenibles.
Orientaciones, apertura de huecos o espesores de cerramiento, definidos
inicialmente en el modelo virtual BIM de trabajo, nos irán indicando en que rango

182
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

energético se mueve nuestro edificio y nos permitirá definir las características de los
mismos para que contribuyan, de manera pasiva, a la eficiencia del mismo, sin
realizar una mayor inversión.

2.- Estado de la cuestión.

Antes de comenzar a hablar de la herramienta BIM como plataforma de trabajo para


la simulación y certificación energética analizaremos que otras herramientas
encontramos en la actualidad en el mercado a nivel nacional e internacional, para
poder así determinar en que aspectos la herramienta BIM supone una mejora a lo ya
existente.

Comenzaremos hablando de herramientas de estudio de indicadores de eficiencia


energética de ámbito internacional, como son LEED y HADES.

LEED (acrónimo de Leadership in Energy & Environmental Design) desarrollado por


el Consejo de la Construcción Verde de Estados Unidos (US Green Building
Council), se compone de un conjunto de normas sobre la utilización de estrategias
encaminadas a la sostenibilidad en edificios de todo tipo. Se basa en la
incorporación en el proyecto de aspectos relacionados con la eficiencia energética,
el uso de energías alternativas, la mejora de la calidad ambiental interior, la
eficiencia del consumo de agua, el desarrollo sostenible de los espacios libres de la
parcela y la selección de materiales. Existen cuatro niveles de certificación:
certificado (LEED Certificate), plata (LEED Silver), oro (LEED Gold) y platino (LEED
Platinum).

La certificación, actualmente de uso voluntario, tiene como objetivo avanzar en la


utilización de estrategias que permitan una mejora global en el impacto
medioambiental de la industria de la construcción.

HADES, acrónimo de Herramienta de Ayuda al Diseño de Edificios Sostenibles y


desarrollado con la colaboración de la Secretaría de Estado de Vivienda y
Actuaciones Urbanas, Ministerio de Fomento, es una herramienta pensada para
ayudar al proyectista en el proceso de diseño, cuantificando las mejoras ambientales
al aplicar criterios de sostenibilidad en el proyecto.

Para realizar un edificio sostenible es importante que se definan los objetivos que se
quieren alcanzar desde las primeras fase de diseño y toma de decisiones en el
proyecto. HADES es una herramienta de ayuda al diseño de edificios, basado en la
metodología de evaluación y certificación ambiental de edificios VERDE.

El sistema empleado para la herramienta de ayuda al diseño HADES mezcla dos


tipos de información; medidas incorporadas a proyecto y los impactos asociados a
las medidas. Esto conduce al propósito de resolver dos funciones: Guiar los
promotores y proyectista en el intento de diseñar edificios de alto rendimiento
ambiental y permitir evaluar el proyecto de la forma más objetiva posible.

Además de ésta podemos hablar de otra herramienta, esta centrada en la


evaluación de emisiones de C02 fundamentalmente, encontramos el protocolo
IPMVP auspiciado por la organización Efficiency Valuation Organization, EVO, que
parece abrirse paso como uno de los principales estándares internacionales de
medida y verificación de ahorros, ya que responde a los requerimientos exigidos y

183
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

permite aplicarse bajo el control de técnicos certificados como CMVP (Certified


measurement and verification professional). El representante de EVO en España es
Energylab.

El cálculo se basa en la comparación de consumos entre un periodo de referencia y


una línea base, acordada ésta desde el principio junto con una serie de ajustes
rutinarios (condiciones climatológicas, nivel de ocupación, horario de operación) y no
rutinarios (modificaciones constructivas, sustitución de equipos, parámetros de
consigna) que se computarán para cada periodo de cálculo. El incumplimiento de los
indicadores de confort por parte de la ESE (temperaturas, ventilación, iluminación)
podrán evaluarse en términos energéticos con el Plan M&V.

Otros programas y herramientas que se están implementando actualmente con base


tecnológica en CALENER GT son EQUEST, ECOTECT y la herramienta HACE, que
plantea como novedad la posibilidad de poder certificar viviendas o locales e manera
individual, sin tener que obtener la certificación de todo el edificio, entendiendo
además que la certificación de una vivienda no tiene por qué ser igual a otra dentro
del mismo edificio, ya que influirían numerosos parámetros como la orientación etc…

En esa línea, la tecnología BIM pugna por introducir en su proceso de gestión


integral de la edificación a la eficiencia energética como elemento a tener en cuenta
en el desarrollo y toma de decisiones del desarrollo de cualquier proyecto (más aún
cuando se trata de un proyecto de rehabilitación energética). Por ello se están
desarrollando por parte de los principales productores de BIM (Archicad, Revit y
Nemetscheck entre otros) herramientas que integradas en la misma interface de
desarrollo del proyecto de arquitectura permita simular y evaluar la situación
energética del edificio a tiempo real, de forma que sin tener que realizar un trabajo
adicional de generar un modelo de ensayo de eficiencia energética distinto del de
cálculo de estructura, instalaciones, o de la propia herramienta de delineación de
planos y generación de infografías, podamos construir una maqueta virtual que
integre todos los aspectos que intervengan en el proyecto y puedan simularse a la
vez, trabajando a la vez en las posibles interferencias entre una y otra disciplina y
resolviendo posibles conflictos desde el desarrollo del proyecto.

3.- La rehabilitación energética como integrante del proceso de auditoría.

Para comenzar a hablar de rehabilitación energética señalaremos que lo óptimo


sería enmarcarla dentro del proceso de auditoría energética. Para ello definiremos a
grandes rasgos cual sería el procedimiento deseado a seguir en un proceso de
auditoría.

3.1. En primer lugar partiríamos de la visita y toma de datos inicial del inmueble
objeto de análisis. Este estudio iría seguido de una primera evaluación energética
(certificación inicial) que nos aporte la información del punto en el que se encuentra
nuestro edificio, y poder así calificarlo energéticamente hablando.

3.2. Tras eso lo normal sería realizar una serie de propuestas de mejora que incidan
en la disminución del consumo energético del inmueble y su impacto ambiental, con
la consecuente evaluación de costes. Este proceso de estudio de actuaciones a
llevar a cabo en la edificación sería el origen del proyecto de rehabilitación
energética que, como ya indica su nombre, tendrá como objetivo llevar a cabo una
obra de mejora de la edificación existente en aquellos puntos que incidan en el

184
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

comportamiento energético del mismo. Por lo general al hablar de rehabilitación


energética hablaremos de tres tipos de acciones concretas:

- Actuaciones en la envolvente del edificio.

- Actuaciones en los diferentes sistemas, instalaciones y equipos del edificio.

- Inclusión del uso de renovables por parte del edificio.

3.3. Finalizada la propuesta de mejora del edificio objeto de estudio (proyecto de


rehabilitación energética) se realizará una nueva certificación energética que ponga
de manifiesto las mejoras en cuanto a comportamiento energético del mismo, y que
permita compararlo con la situación inicial evaluada.

4.- El sistema BIM (Building Information Modeling) como herramienta de


gestión integral del proyecto de arquitectura.

La tecnología asociada al modelado inteligente para la coordinación de proyectos,


conocida como BIM – Building Information Modeling – consiste en desarrollar
“simuladores de estado de un proyecto” con la intención de evaluar, de manera
anticipada e integral, los posibles conflictos que se puedan presentar durante la
construcción de las obras. Se trata de una herramienta digital que permite facilitar la
gestión, coordinación y administración de proyectos de edificación.

El BIM da origen a un cambio de paradigma que se produce, principalmente, por la


capacidad de los programas de almacenar información adicional de cada elemento
diseñado, lo que se entiende como la cuarta dimensión (4D). En el caso del CAD es
el usuario el que interpreta un conjunto de líneas como una losa, una viga o un muro
de hormigón armado; en el BIM es el programa el que entiende que ese elemento es
una losa o un muro y a su vez sabe su espesor, componentes, materialidades,
precios, etc. Toda esta información la almacena y permite al usuario administrarla,
presentarla en variados formatos y transferirla a distintos programas. De esta forma
pasamos del concepto de dibujar a construir modelos virtuales.

Lo que persigue BIM es que todos los agentes que intervienen en los proyectos
puedan conectarse con una plataforma en donde se encontrarán y podrán subir las

185
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

actualizaciones de sus especialidades, permitiendo una coordinación en tiempo real,


lo que se podrá lograr siempre y cuando todos ellos utilicen los mismos programas o
herramientas digitales, por ende deberán pasar del CAD al BIM, situación que se
esta iniciando lentamente en nuestro país. Por el momento, el uso del sistema se
puede realizar por medio de Coordinadores de proyectos BIM, quienes son capaces
de modelar 3D en base a un 2D de CAD, los distintos proyectos y vincularlos para
detectar conflictos.

La eficacia de los procesos constructivos centralizados en una única base de datos


atacada por todos los programas implicados en el proyecto facilita la tarea
planificadora y creativa y permite visualizar en 3D aquellas cosas que hasta ahora
solo podíamos imaginar en 2D sobre la pantalla. El principal beneficio en el empleo
de estas herramientas es que se logra una importante mejora de los proyectos en
tanto reportan los cruces e interferencias entre las distintas especialidades
intervinientes, por lo que se logra una mayor coordinación entre ellas.

La metodología consiste en construir un modelo virtual, ajustado a la realidad en


términos de diseño (dimensiones, materiales, clima entre otros), así como otros
factores determinantes de un proyecto (plan de trabajo, calidad de materiales y
componentes, puesta en obra, recursos humanos). Es decir, una simulación de la
realidad que permite ensayar y llevar a cabo todos los cambios en el diseño,
planificación o logística, antes que estos cambios incidan en la obra.

BIM, no es un software, es un proceso de representación del edificio basado en


datos, y no sólo en su geometría. La informatización del proceso a través del
software es lo que modifica por completo las reglas tradicionales del proyecto y su
construcción. Facilita compartir datos (Comunicación), trabajar sobre los datos
compartidos (Colaboración), realizar análisis previos a la construcción
(Simulación), y usar estos resultados para mejorar el diseño (Optimización).

La tecnología BIM contempla todas las fases del proyecto y su construcción, con un
nivel de detalle de proyecto de ejecución. Dispone de una base de datos
multiarchivo, de forma que el proyecto puede estructurarse en cuantos archivos se
desee, cada uno de ellos, al igual que el CAD con sus correspondientes capas. Para
trabajar en equipo sólo hay que definir a qué archivos tiene acceso cada uno de los
usuarios del sistema, o si estos han de ser compartidos o no. El sistema es muy
flexible y permite trabajar en red con una gran agilidad. Un usuario puede abrir en
una misma ventana de trabajo y editar a la vez dos o más archivos, sin ningún
problema, y sin tener que organizar un sistema de referencias externas para ello.

Los principales programas BIM que se encuentran actualmente en el mercado son


Revit (Autodesk), Archicad (Graphisoft) y Allplan (Nemetschek). Estos dos últimos ya
hace muchos años que se comercializan y tienen una comunidad de usuarios bien
consolidada en el mundo entero. Revit, a pesar de ser el último en llegar, ha entrado
en el mercado con la seguridad que supone proceder de la misma compañía que el
famoso Autocad.

5. Gestión del proyecto de rehabilitación energética mediante tecnología BIM.

Una vez definido el procedimiento a seguir en un proceso de auditoría energética y


la utilidad del uso de herramientas BIM en el desarrollo de cualquier proceso de
proyecto de edificación, trataremos de vincular ambos, proceso y herramienta, para

186
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

dar como resultado un protocolo de trabajo en el desarrollo de proyectos de


rehabilitación energética.

Para ello partiremos de la realización de un estudio de la edificación objeto de


auditoría, que pasará por la visita y toma de datos con los que realizar una
certificación energética inicial de la edificación. A partir de ésta se realizará una
propuesta de mejora y como consecuencia una nueva certificación energética con la
consideración de las mejoras propuestas. Evidentemente será necesario realizar
también un estudio económico que evalúe el ahorro que la intervención
proporcionará a la edificación en cuanto a gasto energético y la inversión inicial que
requiere, de forma que las acciones propuestas estén proporcionadas al ahorro que
producirán a medio y largo plazo.

Como decimos necesitaremos de la certificación energética de la edificación para


conocer y cuantificar la situación energética de la misma. Para ello existen
herramientas de simulación reconocidas por el ministerio de industria, CE3 y CE3X,
que consiguen, mediante la entrada de una serie de datos geométricos y tipológicos,
determinar la certificación energética de la edificación.

Está claro que para una certificación energética inicial de una edificación ya
construida estas herramientas nos permiten definir la eficiencia energética en base a
una serie de parámetros existentes y establecidos. Pero ¿qué pasa cuando nos
encontramos inmersos en una segunda fase del proceso de auditoría, el de
propuesta de mejoras o de redacción de un proyecto de rehabilitación energética?

Las herramientas antes mencionadas (CE3 Y CE3X) realizan una simulación


energética de un proyecto ya ejecutado, dado que introducimos los datos finales que
se han estimado para el mismo, pero sería interesante integrar en una misma
herramienta el proceso de realización del proyecto y el de cálculo de eficiencia
energética del mismo, de forma que los cambios que puedan irse realizando en el
proyecto puedan irse simulando de manera simultanea, conociendo durante el
proceso de proyecto, y no solo al finalizarlo, la situación energética de nuestro
edificio y las ganancias o pérdidas energéticas generadas por las diferentes
acciones realizadas en el mismo, de forma que se pueda proyectar teniendo en
cuenta la repercusión de aspectos ambientales.

La tecnología BIM antes descrita nos permite llevar a cabo este trabajo, dado que en
un mismo interfaz se integran herramientas de desarrollo de proyecto y de
simulación energética. Nos permitirá realizar comprobaciones a tiempo real de la
situación energética de nuestro edificio y de las diferentes intervenciones que
realicemos en el mismo en el proceso de desarrollo del proyecto de rehabilitación
energética.

Evidentemente integrar el cálculo de eficiencia energética en el propio proceso de


proyecto resulta de interés dado que no será, como viene siendo hasta ahora, un
simple cálculo realizado a posteriori una vez cerrado el proyecto sino que permitirá a
los criterios energéticos incidir en la definición y diseño del edificio, pero además
será una forma de cuantificar la mejora que la introducción de uno u otro elemento
constructivo produce en la eficiencia energética del edificio.

Está claro que es fácil cuantificar el ahorro de consumo energético que introduce a
un edificio la incorporación de renovables o la renovación de instalaciones y

187
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

maquinarias, pero resulta mucho más complejo determinar el ahorro energético que
se produce en el consumo del edificio por la sustitución de una determinada
carpintería, por la utilización de uno u otro espesor de aislamiento, por la influencia
de la orientación, disposición y tamaño de huecos y por la influencia del soleamiento
en el ahorro de energía.

Precisamente serán todos estos aspectos, relacionados con la envolvente del


edificio, los que permiten reducir la transmitancia del edifico y reducir el consumo del
mismo, y son precisamente los más difíciles de cuantificar. El uso de simuladores
BIM integrados en el proceso de proyecto ayudará a establecer un estudio y
tipificación de cómo la rehabilitación de la envolvente podrá producir ahorro
energético e incidir en el ahorro económico que experimentará el edificio tras la
rehabilitación energética.

Por todo ello plantearemos a continuación el proceso a seguir para la gestión de un


proyecto de rehabilitación energética a través de tecnología BIM.

6.- Desarrollo del proyecto de rehabilitación energética con la herramienta BIM.

Como ya se ha señalado, lo primero sería llevar a cabo los pasos de visita y toma de
datos de la edificación existente marcados como iniciales en un proceso de auditoría
energética. Podría plantearse a partir de este punto, como se señaló anteriormente,
la realización de una certificación energética inicial a partir de estos datos, aunque lo
que haremos en este caso será realizarla una vez introducidos los datos en el
sistema BIM y definido el modelo virtual inicial, entendiendo que el proceso no
terminará en la certificación, sino que ese modelo servirá para continuar con el
proceso de definición del proyecto de rehabilitación energética.

De esta forma, a partir de estos datos llevaremos a cabo la construcción de un


modelo virtual BIM, con definición de la geometría existente, orientación, ubicación
de huecos, definición de elementos y soluciones constructivas que conforman la
envolvente del edificio (capas que conforman los cerramientos, tipología de cubierta,
sistema empleado en cimentación, aislamiento con respecto al terreno etc…),
soluciones estructurales y de instalaciones, incluyendo la toma de datos y medidas
realizada en la visita inicial a la edificación (tipo de instalación, características de
aparatos de climatización, calefacción, sistema eléctrico etc…)

188
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

En base a este primer modelo llevaremos a cabo una primera simulación que
determine la certificación energética del edificio de partida, con carácter previo a la
propuesta de mejoras.

Partiendo de ese dato de certificación inicial realizaremos la propuesta de mejora a


incluir en el proyecto de rehabilitación energética sobre el modelo planteado. Para
tratar el tipo de mejoras a realizar en el edificio las dividiremos en tres tipos:

6.1. Reducción de la demanda energética del edificio mediante la reducción de


la transmitancia de su envolvente.

6.2. Reducción del consumo de equipos mediante la intervención y mejora del


rendimiento de las instalaciones ubicadas en el edifico y encargadas de
garantizar el confort térmico, lumínico y de salubridad del mismo.

6.3. Incorporación de energías renovables que reduzcan el consumo de otras


fuentes energéticas altamente contaminantes y con mayor dependencia
económica de los productores de la misma.

Como ya se señaló anteriormente, en general, resulta fácil determinar el ahorro


energético que supone la sustitución de una determinada instalación o maquinaria
en un edificio existente, y por tanto estimar el ahorro económico que esto supondría
de cara a determinar si la inversión a realizar resulta adecuada a medio plazo.
Igualmente la introducción de renovables supone un ahorro fácil de cuantificar, y de
la misma forma se puede determinar si resulta o no rentable la introducción de las
mismas en relación al ahorro-inversión inicial que se produzca.

Sin embargo, es en el apartado de la intervención sobre la envolvente en el que


resulta más complicado estimar el ahorro generado y la relación entre ese ahorro y
al inversión inicial a realizar. Sin embargo es el punto más importante sobre el que
actuar, dado que será el que determine si aumenta o disminuye el consumo
energético del edificio de cara a garantizar condiciones de confort en el mismo.
Existen hasta ahora pocos patrones de funcionamiento en cuanto a envolvente, a
diferencia de con respecto a instalaciones y maquinarias, y precisamente es uno de
los aspectos mas importantes sobre los que incidir al iniciar un proceso de
rehabilitación energética.

Hablaremos por tanto, dentro de la rehabilitación energética de dos tipos de


actuaciones; las pasivas, referidas a la envolvente del edificio y a su comportamiento
energético como reductor de demanda en base a las soluciones adoptadas, y las
activas, entendiendo por estas las intervenciones sobre las instalaciones, aparatos e
introducción de renovables que traten de optimizar y reducir el consumo del edificio y
la emisión de CO2.

Y son precisamente las primeras cuyo comportamiento energético parece más


interesante analizar durante el propio proceso de proyecto, de forma que la apertura
o cierre de determinados huecos, la modificación de sus dimensiones etc… y el
estudio de soleamiento del mismo nos aporte datos sobre si es o no adecuado
utilizar esos huecos o tiene más sentido abrir otros, durante el proceso de proyecto y
no al final, dado que lógicamente una vez cerrado el diseño no será ese uno de los
aspectos que modifiquemos al hacer la simulación energética tal y como la venimos
entendiendo, sino más bien los aspectos relacionados con la rehabilitación activa.

189
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Por ello se tratará de realizar un estudio de los diferentes aspectos que incidan en el
comportamiento energético de la envolvente del edificio (simulación pasiva) que nos
de cómo resultado un patrón de comportamiento de los mismos y de ahorro
energético en función del uso de una u otra solución (y también de ahorro
económico) para realizar después un análisis completo de elementos pasivos y
activos que nos aporte el grado de certificación energética final de la intervención
propuesta.

7.- Simulación interactiva del modelo en la plataforma BIM (simulación pasiva o


de diseño).

Como ya se ha señalado anteriormente uno de los aspectos a tener en cuenta


dentro de la envolvente será la orientación de los diferentes paramentos y la
apertura de huecos. Como partimos de un edificio existente las orientaciones del
mismo ya estarán definidas (y serán las que emplearemos en el modelo virtual de
trabajo), pero si que podremos realizar modificaciones en cuanto a la apertura o
cierre de determinado huecos, su dimensión, análisis de apertura de los mismos en
las orientaciones más favorables (atendiendo lógicamente también al clima en el que
nos encontremos), ubicación de elementos de protección de los mismo etc… Una
vez definida una primera solución y aprovechando el recursos de simulación para
cálculo de soleamiento e iluminación natural que nos ofrece el programa
realizaremos un análisis que determine la situación en cuanto a iluminación natural
de nuestro edificio y simularemos igualmente las posibles alternativas sobre los
aspectos antes mencionados para alcanzar la situación más favorable.

Igualmente, y una vez definidas las características y soluciones constructivas del


edificio existente, y transferidos esos datos al modelo virtual, determinaremos las
mejoras que sobre los elementos envolventes se podrían realizar (modificación de
las capas constructivas que forman la fachada, aumento de la capa de aislamiento,
modificación de la solución aportada para cubierta etc…) y con las soluciones
estudiadas realizaremos simulaciones energéticas para determinar cuales resultan
más favorables.

Una vez finalizado este proceso analizaremos los resultados de la simulación de la


envolvente, de soluciones ensayadas y de mejoras en cuanto a exigencia de
demanda energética del edificio. En el trabajo a desarrollar se plantea la realización
de un análisis cuantitativo de las mejoras en cuanto a ahorro energético de cada una
de las soluciones simuladas, y del ahorro económico que dichas soluciones
aportarían, comparándolo con el coste de inversión en la rehabilitación de la
envolvente del edificio, de forma que se establezca un patrón de funcionamiento de
dichas soluciones en cuanto a energía de tipo cuantitativo.

8.- Simulación interactiva del modelo en la plataforma BIM (simulación activa o


de instalaciones y equipos).

Una vez analizada la envolvente, y partiendo de la situación de mínima transmitancia


energética de la misma (o la más optimizada en relación calidad-precio) pasaremos
a analizar los diferentes equipos e instalaciones de que consta el edificio. Como ya
se señaló con anterioridad la herramienta BIM servirá para calcular las instalaciones
definidas en nuestro proyecto, tras la definición de su trazado y tipología, de manera
integral dentro del proceso de gestión del proyecto a desarrollar. Al igual que

190
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

comentábamos con respecto a la relación entre fase de diseño de la envolvente-


estudio energético de la misma, en este caso trabajaremos las diferentes
instalaciones y equipos existentes en el edificio al mismo tiempo que los ensayamos
desde el punto de vista energético, de forma que las soluciones y decisiones
tomadas respecto a la instalación incluyan una nueva variable, en este caso, su
eficiencia energética. Al igual que en el caso de la envolvente la simulación de
diferentes soluciones nos aportará diferentes datos de eficiencia energética y será
necesario realizar un estudio cuantitativo del ahorro que cada una de las soluciones
supone y la inversión a realizar para la optimización de dicha instalación. Al finalizar
el proceso tendremos nuevamente un patrón de funcionamiento en cuanto a
instalaciones y equipos que considerar en esta y en rehabilitaciones futuras.

Del mismo modo introduciremos en esta herramienta las energías renovables


existentes (si así fuese) en el edificio, o las proyectadas de manera inicial si no
contase con ellas y ensayaríamos las mejoras energéticas que supondrían las
modificaciones que sobre estas instalaciones (generalmente placas solares o
fotovoltaicas) producirían. Una vez analizadas todas las variables de manera
individual y a medida que avanza el proceso de proyecto, de manera integral,
realizaríamos una última simulación para obtener la certificación final del edificio, y
poder compararlo con el definido inicialmente para el mismo.

9.- Conclusiones.

Una vez analizado el proceso de auditoría energética y dentro de este el de


rehabilitación energética mediante la utilización de tecnología BIM pasaremos a
definir las conclusiones más interesantes que podemos obtener de esta
investigación, aún en proceso:

9.1. Se establece un protocolo de auditoría energética específico para rehabilitación


de edificación existente basada en el uso de tecnología BIM, que permite la
introducción de conceptos de sostenibilidad y eficiencia energética al parque
edificatorio construido, de cara a reducir el impacto ambiental que éste genera
y la dependencia energética del mismo al entrar en uso.
9.2. Mediante este protocolo se consigue integrar el proceso de desarrollo de
proyecto de rehabilitación energética o de propuesta de mejoras en la
edificación con el de simulación y cálculo de eficiencia energética de la misma,
contribuyéndose así la consideración de la eficiencia energética como un
agente interviniente en el propio proceso de proyecto.
9.3. La evaluación simultanea de las diferentes modificaciones que sufra el edificio
durante el proceso de definición del proyecto de rehabilitación energética
permite, por otro lado, evaluar el grado de mejora del comportamiento
energético del edificio en función del uso de una u otra solución constructiva.
Este estudio servirá para establecer un catálogo de soluciones con evaluación
energética de cada una de ellas.
9.4. Además de eso, la evaluación simultánea permitirá separar el estudio
energético de aspectos relativos a envolvente, instalaciones y maquinarias o
renovables, permitiendo así la evaluación de los efectos que las modificaciones
sobre cada uno de estos paquetes por separado tendría en el comportamiento
final del edificio.
9.5. Con este estudio pormenorizado podrá evaluarse también el ahorro energético
que cada una de esas acciones supondrá de manera individualizada para el
total del edificio, y una vez cuantificado ese ahorro energético poder cuantificar

191
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

el económico, permitiéndose así la realización de un estudio económico de la


rehabilitación a realizar, analizando el coste de cada una de las intervenciones
a realizar con el ahorro que eso supondrá a medio plazo para el edificio.
9.6. Por último señalar, que este análisis pormenorizado e integrado en el propio
proceso de proyecto resultará de especial interés para el caso del estudio de la
envolvente, principal agente en lo que a reducción de demanda energética se
refiere y sobre el que suelen tenerse menos datos comparativos. Por ello se
establecerá un patrón de funcionamiento de la envolvente en lo que a ahorro
energético se refiere.

Bibliografía.

Coloma Picó. E. 2008, Introducción a la tecnología BIM. Departamento de Expresión


Gráfica Arquitectónica I. Escuela Técnica Superior de Barcelona, Universidad
Politécnica de Cataluña.

De Pereda L. Martínez I. 2012, Claves para la rehabilitación energética de edificios.


Encuentro-Edificación: Rehabilitación energética. Madrid.

Drozdowskyj, R. 2012, Implantación de protocolo de auditoría energética para


viviendas. Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la Edificación, Universidad de
Sevilla

Soto Francés, L. 2011, La herramienta informática CERMA para rehabilitación. La


certificación energética de edificios existentes. Ejemplo de aplicación. Instituto
Valenciano de la Edificación.

192
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

ESTUDIO DEL ENFRIAMIENTO PASIVO POR FACHADAS VENTILADAS EN EL


SUR DE ESPAÑA
1
Domínguez Delgado, A.; 2Duránd Neyra, P.; 3Dominguez Torres, C. A.
Escuela Técnica Superior de Arquitectura
Avda. Reina Mercedes, 2. 41002 Sevilla.
e-mail: 1domdel@us.es; 2percy@us.es; 3cardomtor@us.es

RESUMEN

En este trabajo, se estudia el efecto de enfriamiento pasivo por fachadas ventiladas, en


edificios bajo las condiciones climáticas habituales del sur de España. En dichas
condiciones climáticas, conseguir confort en el interior de las viviendas supone
generalmente un fuerte consumo energético en los periodos de verano. El uso de fachadas
ventiladas, cuando su diseño es correcto, puede reducir considerablemente dicho consumo
en verano, especialmente en situaciones de fuerte irradiación solar.
Las fachadas ventiladas presentan generalmente una capa exterior unida al muro interior del
edificio por medio de estructuras especiales. De esta forma entre las dos capas se crea una
cámara de aire, ventilada de forma natural.
En nuestro contexto, la función más relevante de la capa exterior es proteger el muro
interno de la radiación solar, así como dar carácter y definir la estética del edificio. Por otro
lado, la radiación solar al calentar la hoja externa provoca en el interior de la cámara
ventilada un flujo de aire ascendente, debido a la convección natural, que produce un
fenómeno de ventilación transportando el calor desde las caras de dicha cámara al exterior.
Algunos autores señalan la disminución de rendimiento energético de estas fachadas
cuando la temperatura ambiental es alta. Fenómeno que puede agravarse cuando la
presencia de viento hace aumentar el flujo de aire caliente hacia el interior de la cámara
ventilada.
El objetivo del presente trabajo consiste en determinar si en las condiciones climáticas
habituales del sur de España, donde se pueden dar ambos fenómenos, las fachadas
ventiladas aportan algún tipo de ahorro energético respecto las fachadas no ventiladas y
deducir sus patrones de comportamiento en cuanto a su eficiencia energética.
Para simular el flujo en el canal de aire, se utilizan las ecuaciones de Navier-Stokes para
flujos termodinámicos. Se modeliza la fachada como un canal con dos planos verticales
calentados de forma asimétrica mediante una aproximación por Elementos Finitos
bidimensionales (2D).
Los resultados obtenidos por la computación CFD, muestran que el efecto combinado de
sombra de la capa externa y de ventilación producido en el interior de la cámara de aire,
consiguen un significativo efecto de enfriamiento del edificio, que ha sido evaluado
comparando el comportamiento térmico de las fachada ventiladas con otra no ventilada.
Por último, se analiza el comportamiento de dichas fachadas bajo diversas condiciones
atmosféricas como viento variable, y diferentes niveles de irradiación solar y temperatura
ambiente.

Keywords: Enfriamiento pasivo, fachadas ventiladas, edificios energéticamente eficientes,


CFD, FEM.

193
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

1.- Introducción.
En los últimos años el interés por el desarrollo de sistemas pasivos, tanto para
calefacción como para refrigeración, ha tenido un notable auge ante la necesidad de
reducir los costes energéticos para la climatización de los edificios.
El objetivo de este trabajo es analizar la transferencia de calor a través del sistema
formado por fachadas ventiladas en condiciones atmosféricas propias del verano en
el sur de España y determinar si en dichas condiciones climáticas, las fachadas
ventiladas consideradas aportan algún tipo de ahorro energético respecto las no
ventiladas. Concretamente se consideran diversos valores de temperatura ambiente,
radiación solar y velocidades de viento, propias de dicho marco geográfico y
estacional.
La configuración más habitual para las fachadas ventiladas consiste en un
cerramiento convencional, de ladrillo o cualquier otro material que pueda ejercer
funciones de soporte, sobre el que se dispone una capa de material aislante y una
subestructura que fija un sistema exterior de revestimiento que puede ser de
materiales muy variados y que constituye la cara vista del edificio en dicha fachada.
Esta disposición produce una cámara de aire entre el muro interior y la placa exterior
que es ventilada a través de aberturas situadas en las partes inferior y superior de la
fachada.
Por otro lado, es de destacar que las fachadas ventiladas permiten múltiples
configuraciones y geometrías que condicionan de forma determinante el
comportamiento termodinámico de las mismas. En el presente trabajo nos
centramos en una fachada con canales de ventilación abiertos al frente de la
fachada y estudiamos dos dimensiones diferentes para las aberturas de ventilación.
La principal ventaja atribuida a las fachadas ventiladas en climas cálidos es la
reducción de la carga de enfriamiento de climatización del edificio debido a dos
factores fundamentales: la ventilación inducida por la convección natural en la
cámara ventilada y el papel protector respecto de la radiación solar que desempeña
la hoja externa de la fachada.
En concreto se produce un efecto chimenea en la cámara ventilada por el
calentamiento provocado por la radiación solar en la superficie externa de la
fachada. Este calor se transmite por conducción a través de la hoja externa
calentando la superficie de la misma que da a la cámara ventilada, y calentando por
radiación la superficie del muro interior que delimita interiormente la cámara
ventilada. De esta forma la convección natural provoca un flujo de aire a través del
canal formado por ambas superficies, que extrae el calor acumulado en las mismas,
lo que en principio debería traducirse en una reducción de la temperaturas de dichas
paredes y por tanto de la ganancia de calor hacia el interior del edificio.
Sin embargo, este efecto de ventilación inducido por la convección natural es
sensible a las temperaturas ambientes, los diferentes niveles de radiación solar y la
velocidad del aire que impacta contra la fachada.
En el presente trabajo se extraen conclusiones sobre los patrones del
comportamiento termodinámico de las fachadas ventiladas consideradas, bajo la
acción de distintos factores ambientales.

2.- El modelo físico.


El tipo de fachada ventilada que estudiamos se ha modelizado como un sistema
bidimensional (fig.1), mediante un muro compuesto interno y una capa externa,
creándose entre ambas superficies una cámara de aire. Esta cámara o canal de aire
está delimitado en la parte superior por la cubierta del edificio y en la parte inferior
por la base del mismo, y su comunicación con el ambiente exterior se produce, en la
configuración geométrica considerada, mediante aberturas situadas en la base y en

194
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

la parte superior de la pared externa. Las dimensiones y características físicas de las


distintas capas que conforman la fachada estudiada se describen en la Tabla 1.

Cubierta
Abertura de Ventilación

Muro Ladrillo

Interior Capa de Aislante


Edificio

Cavidad Ventilada

Hoja Externa

Abertura de Ventilación

Fig.1 Sección esquemática de la Fachada Ventilada.

En el sistema formado por la fachada ventilada se dan los tres mecanismos básicos
de transferencia de calor: radiación, convección y conducción. Concretamente, la
transferencia de calor en la fachada está determinada por:

 Ganancia de calor en la superficie externa debida a la irradiación solar de la


misma.
 Intercambio de calor por convección y radiación entre la superficie externa de
la fachada y el ambiente. Muro Ladrillo
 Transferencia de calor por conducción a través de la placa externa de la
fachada.
 Intercambio radiativo de calor entre las dos superficies que delimitan la
cámara ventilada.
 Intercambio de calor por convección entre dichas superficies y el aire que
circula por dentro de la cámara.
 Transferencia de calor por conducción a través de la pared interna.
 Intercambio de calor por convección y radiación entre la superficie de la pared
interna que da al interior del edificio y el ambiente interior del mismo.

Para establecer el modelo físico, hay que tener en cuenta que el aire que fluye por el
canal interior, extrae o adiciona calor a las paredes del canal a un ritmo determinado
fundamentalmente por la velocidad a la que circula el aire por la cámara y la
diferencia de temperaturas entre las paredes del canal y el aire. La velocidad de
dicho flujo de aire a través de la cámara ventilada viene condicionado por el
fenómeno de convección natural que se produce en la misma y por el flujo de aire a
través de las aberturas de ventilación de la fachada que a su vez viene condicionado

195
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

por la velocidad del aire exterior e incluso, por la temperatura a que se encuentra
dicho aire.
Por tanto debemos resolver de forma acoplada las ecuaciones de Navier-Stokes que
describen el movimiento del aire, la ecuación de transporte de energía para el
movimiento del aire, y las ecuaciones de transferencia de calor a través de las
distintas paredes de la fachada.

3.- Formulación matemática.


3.1.- Ecuaciones que gobiernan el fluido.
Las variaciones que se esperan para la temperatura relativa , no son
demasiado grandes y por tanto se puede emplear la simplificación de Boussinesq
para modelizar los efectos de flotabilidad debido a la convección natural. Así,
asumimos que las propiedades termofísicas del aire son constantes excepto la
densidad, que se supone variable en la ecuación para la conservación del momento
vertical.
Las ecuaciones entonces que rigen el comportamiento del fluido son las de
conservación de masa, momento y energía:

siendo el vector de velocidad en las direcciones e , respectivamente;


la presión; la temperatura; y la viscosidad cinemática y la difusividad térmica
del aire.
En estas ecuaciones representa la fuerza de flotabilidad
debida a la convección natural, siendo la aceleración de la gravedad, la
temperatura ambiente y el coeficiente de expansión térmica que bajo la hipótesis
de gases ideales podemos aproximar por .
Para el fluido se impone la condición de no-slip sobre todas las superficies de la
fachada ventilada y del suelo exterior. En la frontera de entrada del aire al dominio
computacional se fija la velocidad y la temperatura del mismo, y en las fronteras
restantes los valores de la velocidad y la temperatura del aire son los resultantes del
propio cálculo efectuado.
En la frontera de suelo exterior se ha tomado una temperatura constante igual a la
temperatura ambiente.

3.2.- Conducción térmica a través de las paredes sólidas.


La conducción del calor a través de la placa exterior y del muro interior se modeliza
mediante la ecuación

donde ahora, el coeficiente de difusividad es variable tomando el valor


correspondiente a cada material de los que constituyen las distintas capas del muro
interior y de la placa exterior.

196
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Esta ecuación se cierra con las condiciones de frontera correspondientes que


resultan de escribir para cada superficie la ecuación de balance energético
correspondiente. Para la cara externa de la placa exterior este balance energético
debe recoger:
 La radiación solar incidente sobre dicha superficie. El valor efectivo
considerado para esta radiación es la componente perpendicular absorbida
de la radiación solar que incide sobre la superficie exterior de dicha fachada.
 El intercambio radiativo entre la superficie externa de la placa exterior y el
ambiente. Para este intercambio el valor de la temperatura del cielo lo
calculamos en función de la temperatura ambiente mediante una correlación
de las más habituales dadas en ASHRAE [1], dada por

donde ambas temperaturas son absolutas.


 El intercambio de calor por convección con el ambiente. Para este
intercambio se ha empleado un coeficiente de transferencia de calor por
convección promedio a través del área de la superficie. Para la determinación
de este coeficiente se usa la correlación dada por Sharples [2]

donde es la velocidad del viento en medido cerca de la superficie de


la fachada. Esta correlación nos permite un cálculo más preciso de al
tener en cuenta la velocidad del viento cerca de la fachada, y no del viento
atmosférico que entra en el dominio de cálculo.

Para las superficies, tanto de la placa exterior, como del muro interior, que delimitan
la cámara ventilada, la ecuación del balance energético deben tener en cuenta:
 El intercambio radiativo entre ambas superficies.
 El intercambio de calor por convección con el aire que circula por la cámara.
Para este intercambio se ha usado la correlación anterior, para el caso de
velocidades de viento de entrada no nulas, y las correlaciones establecidas
en ASHRAE [3] para convección natural dadas para flujo ascendente por
y para flujo descendente por .

Finalmente, para la superficie del muro interno que da al interior del edificio, la
ecuación de balance energético se define teniendo en cuenta una temperatura
interior constante de y un intercambio de calor por convección y
radiación para el que se toma un coeficiente de transferencia mixto dado por
, que es el habitualmente recomendado en las especificaciones
técnicas para este tipo de intercambio de calor en interior.

4.- Simulación Numérica.

4.1.- Dominio de cálculo.


Para la resolución numérica del conjunto de ecuaciones que describen el problema
se ha partido de un dominio bidimensional que abarca tanto la fachada ventilada
como una amplia región exterior a la misma para poder simular de forma adecuada
los flujos de aire frente a la fachada. Dicho dominio se ha mallado mediante
elementos triangulares para efectuar una discretización del problema por el Método
de Elementos Finitos (MEF). La malla considerada (fig.2), consta de un total de
13415 triángulos lo que permite una razonable precisión en los resultados numéricos
que se obtienen.
197
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Fig. 2 Mallado del dominio de cálculo

En la anterior figura, el edificio al que pertenece la fachada ventilada se encuentra


en la esquina inferior izquierda, mientras que la frontera derecha del dominio es la
frontera de entrada de aire, para los casos de velocidad no nula del mismo. En
(fig.3) se pueden ver algunos detalles del mallado de las secciones inferior y superior
de la cámara ventilada.

.
Fig.3 Detalles del mallado de la parte superior e inferior de la cámara ventilada.

4.2.- Resolución numérica.


La resolución numérica del problema se ha llevado a cabo mediante una
discretización por Elementos Finitos de las ecuaciones termodinámicas de Navier-
Stokes. En dicha resolución se ha empleado el logicial de código abierto FreeFem
del INRIA francés. Las ecuaciones de transferencia de calor a través del muro
interno y la capa externa se han resuelto mediante una discretización por diferencias
finitas de las mismas.
En la simulación efectuada, se ha buscado alcanzar el estado estacionario para
cada caso considerado. Dicho estado se ha alcanzado resolviendo de forma iterativa
las ecuaciones consideradas, tomando en cada paso de tiempo como condiciones
de frontera para el fluido en las superficies de la fachada ventilada, los valores
resultantes de resolver las ecuaciones de conducción en las capas interna y externa
de la fachada.

198
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

4.3.- Condiciones ambientales.


Se ha considerado un conjunto de condiciones ambientales que intenta reproducir
las características más relevantes del verano en el sur de España.
Estas condiciones se caracterizan por temperaturas elevadas en las horas centrales
del día, así como por niveles de radiación relativamente elevados.
Los vientos no suelen ser fuertes pero pueden variar desde la calma total hasta
vientos relativamente moderados que pueden incrementar de forma notable la
sensación de calor. Así los valores estudiados en el presente trabajo son de y
para la radiación solar incidente normal a la superficie exterior de la
fachada [4], temperaturas ambientales de y , y velocidades de entrada
para el viento de y . Estos valores permiten elaborar patrones de
comportamiento para la fachada ventilada en las condiciones climáticas buscadas.

4.4.- Características de la fachada estudiada.


La fachada estudiada se ha tomado con una geometría semejante a la
esquematizada en Fig.1. El Código Técnico de la Edificación [5] señala para las
fachadas ventiladas que el ancho de la cámara debe estar comprendido entre y
y que las aberturas de ventilación deben tener un área efectiva total como
mínimo igual a por cada de paño de fachada entre forjados
repartidas al 50 % entre la abertura superior y la inferior. Aunque algunos autores [6]
señalan que el rendimiento energético óptimo de la fachada ventilada se alcanza
para una anchura de la cámara en torno a , en el presente trabajo nos
ceñimos a los valores marcados por el Código Técnico y todo el estudio se centra
en dos fachadas ventiladas con una anchura de la cámara de para ambas y
dos anchos diferentes en cada fachada para las aberturas de ventilación,
concretamente de para una y para la otra. Con estas dimensiones se
cumplen los requisitos específicados en el Código Técnico. Ambas fachadas se
designaran a partir de aquí como FVP1 y FVP2, respectivamente.
Las características termofísicas de las dos fachadas estudiadas se detallan en la
Tabla 1.

Nº de capa Descripción Espesor Densidad Calor esp. Conductividad


( ) ( ) (
1(Capa Ext.) Hoja de cerámica .013 2000 800 1
2 Cámara de aire 0.1 1.184 1005 0.0255
3 Aislante PUR 0.035 40 1674 0.028
4 Ladrillo perforado, 0.115 1600 1000 0.59
mortero de cal y
cemento
5 (Int.) Enlucido 0.015 1800 1000 0.90

Tabla 1. Características termofísicas de las Fachadas Ventiladas estudiadas.

Para la superficie exterior de la capa externa se considera un valor de absortividad


de la radiación solar de 0.63. El coeficiente de emisividad de las dos superficies de
dicha capa se ha tomado como 0.93, y para la superficie del muro interno que da a
la cámara ventilada se ha tomado para dicho coeficiente un valor de 0.75. Estos
valores se han tomado según las especificaciones técnicas para los materiales
considerados.

5.- Resultados y discusión.


Para el estudio del comportamiento energético de las fachadas consideradas se han
llevado a cabo varias series de simulaciones que recogen las distintas condiciones

199
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

ambientales de temperatura, intensidad solar y velocidad del viento descritos en el


apartado 4.3.
Como paso previo, se ha validado el modelo de cálculo comparando los resultados
que el mismo da para las fachadas ventiladas estudiadas en [7]. En el citado trabajo,
se considera velocidad del aire de entrada nula, temperatura ambiente de e
intensidad solar de . Los resultados de nuestra simulación para la
velocidad promedio del aire dentro de la cámara ventilada y el flujo de calor hacia el
interior del edificio, muestran una buena analogía con los presentados en dicho
trabajo.

5.1 Flujo de calor en las fachadas ventiladas para distintas condiciones


ambientales.
Los resultados de las simulaciones muestran el comportamiento cualitativo
esperable para las fachadas ventiladas (fig.4). Así, a mayores niveles de radiación
solar y de temperatura exterior, corresponde un mayor flujo de calor hacia el interior
de la vivienda.

Fig.4. Flujo de calor hacia el interior del edificio para las dos fachadas ventiladas
(FVP1, FVP2), bajo distintas condiciones ambientales.

En cuanto a la influencia de la velocidad del aire exterior, cabe reseñar como el flujo
de calor disminuye a medida que se incrementa la velocidad del viento. Esto puede
venir motivado por el aumento de la ventilación en el interior de la cámara de
ventilación y también por el aumento de intercambio energético en la cara externa de
la fachada para mayores valores de la velocidad del viento. Se observa como si bien
para velocidades de aire en reposo hay cierta diferencia entre los flujos de calor de
ambas fachadas, cuando la velocidad del aire va en aumento, el flujo de calor tiende
a ser muy semejante.

5.2 Flujos de calor con respecto a las temperaturas.


El flujo de calor para las fachadas ventiladas es netamente menor respecto a la
fachada no ventilada. Para temperatura ambiental de (fig.5) y fachadas
ventiladas, los valores mayores de transferencia de calor al interior, se corresponden
con velocidad de aire nula, observándose una paulatina disminución en el flujo de
calor hacia el interior a medida que aumenta la velocidad del aire. Para la fachada

200
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

no ventilada, en cambio, se observa un fenómeno contrario. Esto se puede


corresponder con el hecho de que el movimiento de aire en dicha fachada solo
influye en la superficie externa de la misma sin extraer calor del interior de la misma.

Fig.5 Flujos de calor a temperatura ambiente de para las


fachadas ventiladas (FVP1, FVP2) y la no ventilada (FNV).

Fig.6 Flujos de calor a temperatura ambiente de


para las fachadas ventiladas (FVP1,FVP2) y no ventilada (FNV).

Para la temperatura de (fig.6), el comportamiento de las fachadas ventiladas y


de la no ventilada es similar al caso anterior.

5.3 Flujos de calor con respecto a la intensidad de radiación solar


En (fig.7) y (fig.8), se observa como la convección natural para el caso de aire en
reposo, produce los peores resultados. Es de resaltar que para las intensidades de

201
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

radiación solar consideradas, la presencia de viento en movimiento produce una


disminución del flujo de calor hacia el interior, en línea con lo observado
anteriormente.

Fig.7 Flujos de calor para una radiación solar de

Fig.8. Flujos de calor para una radiación solar de

Nuevamente podemos concluir de las dos gráficas, que la llegada de aire con
velocidades no nulas a las fachadas ventiladas, aumenta el efecto de ventilación de
las mismas, siendo muy similar el comportamiento de las dos fachadas consideradas
frente a las radiaciones estudiadas.

202
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

5.4.- Diferenciales en el flujo de calor entre la fachada ventilada y la no


ventilada.
Las diferencias en el flujo de calor más pequeñas se producen en todos los casos
estudiados para el caso de velocidad del aire exterior nula. Es de observar
nuevamente el papel de la radiación solar a la hora de producir buenos resultados
en la fachada ventilada. Efectivamente vemos que para la temperatura más elevada,
dicha diferencia en el flujo de calor es mayor para los niveles de radiación más alta,
lo que ya hemos observado anteriormente y supuestamente se debe al efecto de
aumento de la convección natural que produce en la cámara ventilada niveles de
radiación más alta. Como vemos, el peor resultado se obtiene para el caso de una
temperatura de y una radiación de lo que refuerza el hecho
observado de que los niveles de evacuación del calor que produce dicha radiación
compensa en menor medida la entrada de aire más caliente procedente del exterior.

Fig.9 Diferenciales del flujo de calor entre las fachadas no ventiladas y la ventilada.

5.5 Tasas de ahorro de energía.


En (fig. 10) se presentan las tasas de ahorro de energía para las distintas
condiciones ambientales estudiadas.
De forma general cabe reseñar que la menor tasa de ahorro de las fachadas
ventiladas respecto la no ventilada, se produce para el aire en reposo. En este caso,
la evacuación de calor a través de las aberturas de ventilación se produce
únicamente por convección natural, sin que el movimiento de aire externo apoye
dicho mecanismo. Para las distintas velocidades de aire consideradas se observa
que la tasa de ahorro aumenta gradualmente respecto al aire en reposo. Si bien
para velocidades de viento nula o bajas hay ciertas diferencias para la tasa de
ahorro energético entre los dos tipos de fachadas consideradas, dicha tasa tiende a
homogeneizarse a medida que aumenta la velocidad del viento.
Los peores resultados se obtienen para una temperatura ambiental elevada ,y
nivel de radiación más moderada, . Este comportamiento lo presentan las

203
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

dos fachadas ventiladas FVP1 y FVP2. Esto puede deberse a que el aire que entra
en la cámara ventilada no es evacuado con la suficiente rapidez de la misma, debido
a que la menor radiación solar recibida por la capa externa se traduce en un menor
calentamiento de las superficies de la cámara y por tanto en una menor velocidad
del flujo de aire debido a convección natural.
Así por ejemplo, cabe reseñar que para la misma temperatura de , la tasa de
ahorro es bastante mejor para una intensidad de radiación solar absorbida de
, debido justamente al mayor efecto de evacuación que dicha intensidad
provoca al aumentar las velocidades del flujo de aire dentro de la cámara. Este
efecto es común a todas las velocidades de aire exterior consideradas.

Fig.10. Tasas de ahorro energético de las dos fachadas ventiladas bajo distintas
condiciones ambientales

Otro hecho que se puede deducir de las gráficas es que el rendimiento de las
fachadas ventiladas es menor para altas temperaturas, como se observa en (fig.10).
Este hecho ya señalado por algunos autores [6,7] para aire en reposo, es aquí
también observado y puesto de manifiesto para velocidades del aire no nulas.

6.- Conclusiones.
- Se ha desarrollado un código numérico para la simulación del comportamiento de
una fachada ventilada bajos condiciones atmosféricas típicas de la estación de
verano en el Sur de España. El código se ha validado con los resultados
presentados en [7].
- Se ha estudiado el comportamiento termodinámico de dos casos particulares de
fachadas ventiladas, comparando sus rendimientos frente a otra no ventilada con las
mismas características termofísicas, con especial atención en el análisis de cómo la
temperatura ambiente, la radiación solar y la velocidad del viento influyen en el flujo
de calor hacia el interior del edificio.
- De los resultados obtenidos se puede concluir que las fachada ventiladas
estudiadas en general presentan un mejor comportamiento respecto a la no
204
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

ventilada en cuanto a la refrigeración del edificio. Así las fachada consideradas dan
tasas de ahorro de energía en un rango entre un 35% y más de un 80% respecto la
no ventilada en el contexto climático considerado, dependiendo de las condiciones
ambientales. Esto se de debe a que en la estación cálida, el aire que circula por la
cámara ventilada extrae parte del calor acumulado en las superficies de la fachada
ventilada, reduciendo de esta forma la ganancia de calor hacia el interior del edificio.
- Se observa que aunque para altos niveles de radiación y temperatura ambiente la
ganancia de calor aumenta, la tasa de ahorro energético sigue siendo considerable,
si bien cuando la temperatura ambiente alta va acompañada de niveles de
irradiación bajo, dicha tasa disminuye notablemente.
- Se concluye que, en las condiciones ambientales propias de la estación de verano
en el sur de España, el uso de las fachadas ventiladas permite una notable
reducción de la carga de calor del edificio respecto a la no ventilada, si bien la tasa
de ahorro energético que se consigue es relativamente sensible a la combinación de
dichas condiciones ambientales.
- Como línea de trabajo futura, sería interesante ampliar el estudio a fachadas con
distintas configuraciones, estudiando como distintos colores del revestimiento
exterior, espesores de la cámara ventilada, tamaños de las aberturas de ventilación,
y dimensiones de la fachada, se comportan bajo la acción de las variables
climáticas propias del estío en el Sur de España.

REFERENCIAS

[1] ASHRAE Fundamentals/75 p.43


[2] Sharples S. (1984). Full scale measurements of convective energy losses from exterior
building surfaces. Building and Environment. 19,31-39.
[3] ASHRAE (1999). HVAC Applications.
[4] Giancola E., Sanjuan C., Blanco E., Heras M.R. (2012). Experimental assessment and
modeling or the perfomance of an open joint ventilated facade during actual operating
conditions in Mediterranean climate. Energy and Buildings. 54, 363-375.
[5] Código Técnico de la Edificación (Rd 314/2006 de 17 de Marzo).
[6] Ciampi M., Leccese F., Tuoni G. (2003). Ventilated facades energy performance in
summer cooling of buildings. Solar Energy. 75, 491-502.
[7] Patania F., Gagliano A., Nocera F., Ferlito A., Galesi A. (2010). Thermofluid-dynamic
analysis of ventilated facades. Energy and Buildings. 42, 1148-1155.

205
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

EFICIENCIA ENERGÉTICA DEL ALUMBRADO EXTERIOR EN ESPAÑA


1
Gutiérrez Escolar, A.; 2Castillo Martínez, A.; 3Gómez Pulido, J. M.; 4Gutiérrez Martínez,
J. M.; 5Garcia-Cabot, A.
Departamento de Ciencias de la Computación, E.T.S. de Ingeniería Informática
Universidad de Alcalá. 28871 Alcalá de Henares, Madrid
e-mail: 1alberto.gutierreze@uah.es; 2ana.castillo@uah.es; 3jose.gomez@uah.es;
4
josem.gutierrez@uah.es; 5a.garcia@uah.es

RESUMEN

El alumbrado público en España representa entre un 40% y 60 % del total del consumo
eléctrico de las ciudades, lo que supone unos gastos de electricidad y mantenimiento en
torno a los 1.200 millones de euros al año. Sin embargo, los avances realizados en esta
materia pueden ayudar a reducir este consumo energético hasta en un 45%. Si echamos un
vistazo al resto de los países de la Unión Europea, podemos comprobar como España es el
país que presenta un mayor consumo energético en alumbrado exterior por habitante,
llegando a duplicar el valor de países como Alemania o Reino Unido. Por este motivo
pretendemos realizar un pequeño análisis sobre el estado de nuestras instalaciones, para lo
cual realizaremos una comparación con uno de los países más eficientes de la Unión
Europea, el Reino Unido. Esta comparación nos ayudará a analizar algunos de los aspectos
que consideramos que han sido pasados por alto en la normativa de eficiencia energética de
alumbrado exterior de España, los cuales podrían suponer un aumento en la eficiencia de
nuestros sistemas de alumbrado, con el correspondiente ahorro energético que esto podría
conllevar.

Keywords: Alumbrado exterior, Eficiencia energética, Índice de reproducción cromática,


Lámpara, Regulación.

206
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

1.- Introducción.
El alumbrado público en España representa entre un 40% y 60 % del consumo
eléctrico, lo que supone unos gastos de electricidad y mantenimiento en torno a los
1.200 millones de euros al año [2].
Según estudios realizados [3], se puede reducir el gasto energético de este tipo de
instalaciones hasta un 45%. Para conseguir esta reducción existen numerosas
posibilidades, tales como la reducción de los elevados niveles de iluminación, la
mejora de la calidad de las luminarias o la eliminación de la contaminación lumínica.
Estas mejoras suelen ir acompañadas de grandes inversiones que hacen en
numerosas ocasiones no sean viables, por lo que en este documento se pretende
estimar la posibilidad de obtener ahorros energéticos sin tener que realizar
modificaciones de gran envergadura económica.

2.- Situación actual.


Actualmente nuestro país supera el consumo medio por habitante en alumbrado
exterior con respecto a la mayoría de países de la Unión Europea. Según estudios
realizados [4] España presenta un consumo aproximado de 118-114 kwh/año por
ciudadano, muy por encima de los 90-77 de Francia o los 48-43 de Alemania.
A continuación se muestra en la fig.1 el gasto eléctrico en alumbrado público por
habitante en diez países de la Unión Europea.

Fig.1 Gasto eléctrico en alumbrado público

Cabe destacar que no todos los países anteriores presentan características similares
en cuanto al número de habitantes, superficie iluminada u horas de funcionamiento,
por lo que se considera necesario realizar un análisis del comportamiento energético
de los países en función de ambas características.

2.1.- Medición de la eficiencia energética.


Actualmente la eficiencia energética de los países se mide como un valor que tiene
en cuenta el consumo por habitante, sin considerar la superficie, el nivel de
iluminación o el número de horas de funcionamiento.
A continuación se muestra en la Tabla 1 en la que se puede observar cómo puede
variar el consumo si tenemos en cuentas otros posibles aspectos de evaluación.

207
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

España Reino Unido


Habitantes Habitantes
43.038.000 60.035.000
Kw/Habitante Kw/Habitante
118 41
Kw/año Kw/año
5.078.484.000 2.461.435.000
Horas Noche Horas Noche
4320 4488
Kw/Hora Noche Kw/Hora Noche
1.175.575 548.448

Tabla. 1 Diferentes evaluaciones del consumo eléctrico

Si comparamos estos países podemos observar que no tienen el mismo número de


horas de funcionamiento. Por ejemplo, al comparar España con Reino Unido vemos
que allí tienen un 3% más de horas nocturnas, lo que hace suponer que para evaluar
la eficiencia energética de una instalación se debería de tener en cuenta el número
de horas de funcionamiento de esta.

2.2.- Inventario de luminarias.


Antes de ver donde se puede actuar, es necesario conocer los elementos instalados
en cada país, ya que un consumo excesivo puede ser provocado por el uso de
luminarias ineficientes.
Para realizar este inventario se ha utilizado los datos publicados en el documento
Study for the European Commission DGTREN unit D3 [5], los cuales hacen
referencia al inventario existente en el año 2005. Aunque los datos utilizados en
principio puedan ser anticuados no existe gran diferencia con los datos del 2010 en
España [6].
A continuación se muestra los inventarios realizados en nuestro país y en uno de los
países con menor consumo por habitante, como es el Reino Unido:

España Reino Unido


Lámparas % Lámparas %
840.000 20,0% 0 0,0% HPM
2.940.000 70,0% 3.181.000 40,6% HPS
0 0,0% 3.454.000 44,1% LPS
0 0,0% 0 0,0% MH
420.000 10,0% 1193000 15,2% FL
4.200.000 100,0% 7.828.000 100,0% Total
2 2
Lam/Km Lam/Persona Lam/Km Lam/Persona
8,31 0,09 32,23 0,13

Tabla. 2 Inventario de lámparas en España y Reino Unido

Como puede apreciarse en la tabla anterior, España presenta un menor número de


lámparas que el Reino Unido. Sin embargo, tal y como se vio en el apartado anterior,
nuestro país presenta un mayor consumo en iluminación. Esto se debe

208
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

principalmente a que las lámparas utilizadas producen un mayor consumo por


unidad. Si analizamos el consumo medio por lámpara vemos como nuevamente
España está a la cabeza, tal y como se muestra en la siguiente imagen:

Fig.2 Potencia media por lámpara (W) [4]

El inventario anterior muestra la existencia de los siguientes tipos de lámparas en el


alumbrado público de cada país:
 HPM: High pressure mercury lamps.
 HPS: High pressure sodium lamps.
 LPS: Low pressure sodium lamps.
 MH: High pressure ceramic metal halide lamps.
 FL: Fluorescent lamps.
Para comprender como afecta la eficiencia de la lámpara en el alumbrado exterior es
necesario analizar la eficiencia de cada una de las lámparas (lum/W) por separado.

Fig.3 Eficiencia energética en función del tipo de lámpara [7]

Si nos fijamos en el inventario anterior, España no contaba con ninguna lámpara de


tipo LPS que son las lámparas con mayor eficiencia hasta ese momento. Por el
contrario se observa un gran porcentaje de lámparas de tipo HPM, que como se
puede observar en el grafico anterior no son las más eficientes, por lo que una
posible mejora de la eficiencia en alumbrado exterior sería la sustitución de este tipo
de lámparas por otras de mayor eficiencia.

209
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Como dato a tener en cuenta, a lo largo del 2015 las lámparas HPM dejaran de ser
fabricadas por su baja eficiencia [8], lo que nos indica que este tipo de instalaciones
no dispondrán de material para la reposición de las mismas.

2.3.- Sistemas de regulación.


La finalidad de este tipo de elementos es ahorrar energía en las instalaciones de
alumbrado exterior. Se recomienda utilizar algún tipo de sistemas de regulación, ya
que este tipo de dispositivos permiten modificar sus características como son la
intensidad de entrada o el flujo luminoso, pudiendo además modificar estas
características de forma que se adapten a las condiciones que presente la vía en
cada momento
Si echamos un vistazo a las instalaciones de alumbrado en España vemos como la
mayoría no presenta ningún tipo de regulación, llegando en el caso de Andalucía a
un 64% del total. Se trata de un dato preocupante, ya que de tener en cuenta algún
tipo de sistema de regulación se podría conseguir un aumento en la eficiencia
energética de las instalaciones.

Fig.4 Clasificación de las instalaciones en Alumbrado Exterior en Andalucía [9]

3.- Parámetros donde actuar.


Existen varios aspectos donde las instalaciones de alumbrado público pueden
mejorar su eficiencia sin tener que apagar las luminarias para disminuir el consumo.
A continuación vamos a especificar los puntos donde consideramos que es posible
mejorar la eficiencia energética de nuestra instalación sin realizar modificaciones
que puedan suponer un coste elevado para el gestor.

3.1.- Regulación de la Fotocélula.


Uno de los aspectos más importantes en relación a las fotocélulas, y que no se
tienen en cuenta en la normativa española, es el que hace referencia a los niveles
de iluminación necesarios para realizar el encendido y apagado de las instalaciones.
Estudios realizados en Reino Unido [10] estiman que los valores establecidos por la
normativa pueden ser regulados de forma que ayuden al aumento de la eficiencia de
la instalación. En ellos se estima que las instalaciones pueden encenderse cuando el
nivel de iluminación sea equivalente a 35 lux, y apagarse con 18 lux. Con esta
regulación se podría conseguir un ahorro aproximado de 92 horas de funcionamiento
al año con respecto a los valores configurados de fábrica, los cuales están
estipulados en 70 para el encendido y 35 para el apagado. En cambio otros estudios
realizados en Australia [11], especifican que la instalación puede ser encendida
cuando haya 10 lux y apagadas con 40 lux.
Algunos fabricantes de fotocélulas como Zodion, establecen que la relación ideal es
encender con una iluminación de 20 lux y apagar con 10 lux. Este aumento en el

210
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

nivel del encendido se debe a que se tiene en cuenta el tiempo necesario para que
las lámparas alcancen su valor nominal de iluminación. De este modo cuando se
necesita el aporte de iluminación las lámparas estarán funcionando en régimen
nominal.

3.2.- Regulación del Interruptor Crepuscular.


Según la normativa española todas las instalaciones que presenten una potencia
instalada superior a 5kw deberán realizar las tareas de encendido y apagado por
medio de un interruptor crepuscular o sistema centralizado, pero no se indica las
especificaciones necesarias para su correcta regulación. En cambio las normativas
de otros países si especifican estos valores.
En países como Reino Unido [12], la normativa indica que los relojes crepusculares
deben de estar regulados de manera que su puesta en marcha se produzca 30
minutos después de la puesta de sol y se apagado 30 minutos antes de la salida del
sol. De este modo el ahorro estimado para la instalación es de 1 hora al día.

3.3.- Luz blanca en alumbrado residencial.


Otro de los puntos en los que distan nuestra normativa y la de países como la de
Reino Unido [12] es la clasificación del alumbrado en zonas residenciales. En
nuestro país la clasificación de este tipo de alumbrado puede variar entre cuatro
tipos distintos (S1 - S4), mientras que allí amplían esta clasificación hasta seis
clases diferentes (S1- S6).
Uno de los aspectos más llamativos de la normativa de Reino Unido es que tiene en
cuenta el índice de reproducción cromática de la fuente de luz, permitiendo reducir
los niveles de iluminación en aquellas instalaciones que presentan luz blanca, la cual
se caracteriza por tener un índice de reproducción cromática superior a 60.
A continuación se muestra la Tabla 3 en la que se refleja esta modificación y el
ahorro que puede suponer la utilización de este tipo de luz en áreas residenciales.

Nueva Nuevo Ilum. Ahorro%


Clase Ilum. (lux)
Clase (lux) (Ilum.)
S1 15 S2 10 33%
S2 10 S3 7.5 25%
S3 7.5 S4 5 33%
S4 5 S5 3 40%
S5 3 S6 2 33%
S6 2

Tabla. 3 Ahorro con luz blanca en áreas residenciales

4.- Conclusiones.
Se considera que las modificaciones contempladas en este artículo pueden ayudar a
mejorar la eficiencia de las instalaciones españolas sin necesidad de realizar
grandes inversiones, ya que bastaría con la configuración de los sistemas de
regulación existentes de modo que su comportamiento sea el correcto. Estos
cambios podrían suponer un ahorro energético considerable en el alumbrado
exterior de nuestro país.
Para la elaboración de este estudio nos hemos basado fundamentalmente en la
normativa de Reino Unido, ya que es uno de los países que presenta una mayor
eficiencia energética en Europa. De este modo se pretende realizar una pequeña
comparación entre ambas normativas, y mostrar cómo nuestra normativa no tiene en
cuenta algunos aspectos que en otros países más eficientes sí.
211
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

REFERENCIAS.

[1] España. Real Decreto 1890/2008, de 14 de noviembre, por el que se aprueba el


Reglamento de eficiencia energética en instalaciones de alumbrado exterior y sus
Instrucciones técnicas complementarias EA-01 a EA-07. Boletín Oficial del Estado, 19 de
noviembre 2008, núm. 279, p.45988-46057.
[2] Silvero-Hormigo Ramón. "La mejora de la eficiencia en el alumbrado público y privado
en España". Seminario de Gestión Ambiental, La eficiencia en el alumbrado. Sevilla 26 de
enero de 2012. Disponible en Web:
<http://www.fundaciongasnaturalfenosa.org/SiteCollectionDocuments/Actividades/Seminario
s/Sevilla%202012%2001%2026/1._Ramon_Silvero.pdf> [Consulta 03 de abril de 2013].
[3] Herranz Carlos. "Entrevista a Alfonso Beltrán García-Echaniz, Director general del
Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE)". Física y sociedad. Junio
2011. Vol.21 p.26-29.
[4] Silvero-Hormigo Ramón. "La mejora de la eficiencia en el alumbrado público y privado
en España". Seminario de Gestión Ambiental, La eficiencia en el alumbrado. Sevilla 26 de
enero de 2012. Disponible en Web:
<http://www.fundaciongasnaturalfenosa.org/SiteCollectionDocuments/Actividades/Seminario
s/Sevilla%202012%2001%2026/1._Ramon_Silvero.pdf> [Consulta 03 de abril de 2013]
[5] Van Tichelen P. Geerken T. Jansen B. Vanden Bosch M. Van Hoof V. Vanhooydonck L.
Vercalsteren A. (2007). Study for the European Commission DGTREN unit D3.
[6] Alumbrado Exterior. IDAE. Disponible en web:
http://www.idae.es/index.php/id.644/relmenu.355/mod.pags/mem.detalle.
[7] Godfrey Bridger, Bryan King. "Lighting the way to road safety – A policy blindspot,".
Australasian Road Safety Research, Policing and Education Conference. 2012. Nueva
Zelanda.
[8] Directiva 2011/65/UE del parlamento Europeo del consejo de 8 de junio de 2011 sobre
restricciones a la utilización de determinadas sustancias peligrosas en aparatos eléctricos y
electrónicos.
[9] Guía de ahorro y eficiencia energética en municipios. IDAE. Agencia Andaluza de la
Energía. Consejería de Economía, Innovación y Ciencia. Depósito Legal: SE-632-2011.
Disponible en Web:<
http://www.agenciaandaluzadelaenergia.es/sites/default/files/guia_de_ahorro_y_eficiencia_e
nergxtica_web_def1.pdf>. Pág. 20 de 97
[10] Central Bedfordshire Council. Lighting Report. 10 July 2009, p. 9 of 34.
[11] Northern Alliance for Greenhouse Action. Sustainable Public Lighting Testing
Program. June 2008. >. Page 14 of 41.
[12] British Standard 5489-1:2003 Code of practice for the design of road lighting- Part 1:
Lighting of roads and public amenity areas.

212
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

LUZ BLANCA EN LA NORMATIVA ESPAÑOLA COMO MEJORA DE LA


SOSTENIBILIDAD
1
Gutiérrez Escolar, A.; 2Castillo Martínez, A.; 3Gómez Pulido, J. M.; 4Gutiérrez Martínez,
J. M.; Garcia-Cabot, A.; 5García López, E.
Departamento de Ciencias de la Computación, E.T.S. de Ingeniería Informática
Universidad de Alcalá. 28871 Alcalá de Henares, Madrid
e-mail: 1alberto.gutierreze@uah.es; 2ana.castillo@uah.es; 3jose.gomez@uah.es;
4
josem.gutierrez@uah.es; 5eva.garcial@uah.es

RESUMEN

En la actualidad, en nuestro país debido al indice de reproducción cromática en las lamparas


del alumbrado exterior, el color que suelen presentar es un color amarillento, lo cual puede
tener graves consecuencias en la seguridad de los ciudadanos al distorsionar algunos
aspectos de la realidad. Es por este motivo que pretendemos resaltar las bondades que
presenta la luz blanca, como la mejora de la eficiencia energetica o en el comportamiento de
los usuarios a la hora de aprovechar los espacios públicos en horarios nocturnos. Para
asegurarnos que la introducción de la Luz Blanca en la normativa no presenta
inconvenientes, esta investigacion se presenta dividida en tres campos diferentes: Crimen,
Seguridad Vial y Eficiencia Energética, con el proposito de evaluar el mayor numero de
factores que afectan al alumbrado exterior.

Keywords: Alumbrado exterior, Eficiencia energética, Índice de reproducción cromática, Luz


blanca, Seguridad.

213
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

1.- Introducción.
En el mercado existe una gran variedad de lámparas que pueden ser utilizadas para
el alumbrado exterior, lo que dificulta la elección de un tipo de lámpara para nuestras
instalaciones. La principal dificultad radica en la gran cantidad de factores que
influyen en el alumbrado. El hecho de que la normativa española actual [1] no
contemple todas los factores, ni tiene en cuenta todos los tipos de lámparas
existentes en el mercado actual, condiciona la elección de la lámpara a aquellas de
tipo vapor de sodio de baja presión debido a que son las más eficientes pese a no
tener un elevado en la reproducción del color. En cambio, existen numerosas
investigaciones en las que se estudia cómo influye el color de la fuente luminosa,
obteniendo resultados concluyentes que no se deberían de pasar por alto. Por este
motivo pretendemos realizar un breve repaso por algunos de los estudios más
importantes en este aspecto y ver cómo se podría mejorar algunos aspectos de la
normativa actual.

Fig. 1 - Bufanda iluminada con vapor de sodio a baja presión Ra<40 y la misma
bufanda iluminada con LED Ra=60 [2]

2.- Situación Actual.


En España, la clasificación vial está regulada por el Real Decreto 1890/2008. Para
clasificar entre los distintos tipos de vías se tiene en cuenta varios factores como la
velocidad de la vía, la intensidad media de tráfico rodado o el flujo de personas. Sin
embargo, en otros países como en Reino Unido, existen normativas [3] que tienen
en cuenta otros factores como el índice de reproducción cromática o la tasa de
criminalidad de la vía.
A continuación se muestra la clasificación realizada por Reino Unido, en la que se
puede observar los factores utilizados para la clasificación.

Clase de alumbrado
Tasa de Bajo flujo de Bajo flujo de Bajo flujo de
Ra
criminalidad trafico trafico trafico
E1/E2 E3/E4 E1/E2 E3/E4 E1/E2 E3/E4
<60 S5 S4 S4 S3 S3 S2
Bajo
≥60 S6 S5 S5 S4 S4 S3
<60 S4 S3 S3 S2 ─ S1
Moderado
≥60 S5 S4 S4 S3 ─ S2
<60 S2 S2 S2 S1 ─ S1
Alto
≥60 S3 S3 S3 S2 ─ S2

Tabla 1. Clase de alumbrado en el Reino Unido [3]

La clasificación de alumbrado de tipo S se corresponde con vías que presentan una


velocidad de circulación inferior a 30Km/h, entre las que se encuentran también los
carriles bici.
Actualmente en España no se tienen en cuenta las clasificaciones S5 y S6 con
respecto a la normativa EN 13201-2:2003 [4] que corresponde a nivel Europeo. Para

214
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

ver las diferencias existentes en este aspecto se incluye la Tabla 2, en la que se


presentan ambas clasificaciones.

EN 13201-2:2003 R.D. 1890/2008


Clase de Iluminación Horizontal Clase de Iluminación Horizontal
Alumbrado Em (lux) Emin (lux) Alumbrado Em (lux) Emin (lux)
S1 15 5 S1 15 5
S2 10 3 S2 10 3
S3 7,5 1,5 S3 7,5 1,5
S4 5 1 S4 5 1
S5 3 0,6
S6 2 0,6

Tabla 2. Comparación de la Normativa Europea y Española

Como se puede apreciar en la clasificación realizada por la Unión Europea, los


niveles de iluminación media van desde 2 lux hasta 15 lux.

3.- Estudios realizados hasta el momento.


Debemos tener en cuenta que cualquier modificación de la normativa no puede
implicar una disminución de la seguridad de los ciudadanos. A continuación se
presentan varios estudios realizados con el fin de asegurar que los cambios
realizados no empeorarán las características de las vías residenciales en España.
Para una mayor claridad, estas investigaciones se presentan divididas en tres
campos diferentes.

3.1.- Crimen.
Para un gran número de personas, la reducción del nivel de iluminación puede crear
cierta sensación de inseguridad, ya que la visibilidad se reduce considerablemente.
En algunos países como Reino Unido se tiene en consideración el índice de
reproducción cromática con respecto el nivel de criminalidad de la vía, ya que se
permite utilizar las grabaciones realizadas por las cámaras de seguridad en un juicio
siempre y cuando las lámparas tengan un Ra superior a 80 [3].
Para comprobar cómo afectan las modificaciones del alumbrado a la delincuencia,
se han realizado una serie de investigaciones entre las que se encuentra la realizada
por el Instituto de Criminología de la Universidad de Cambridge [5] y el realizado en
Australia por el Departamento de Servicios Urbanos [6].

3.1.1.- Instituto de Criminología de la Universidad de Cambridge.


Esta institución realizó dos proyectos de investigación en el año 2000, los cuales
fueron llevados a cabo en los municipios de Dudley y Stoke-on-Trent, en Reino
Unido. La finalidad de ambos proyectos era la de ver cómo la mejora en la
iluminación vial ayuda a reducir los índices de criminalidad, y estudiar si los ahorros
producidos por esta reducción justifican la inversión producida en iluminación.
Para realizar ambos estudios se evaluó el índice de criminalidad de ambos
municipios, comparándolos posteriormente con los resultados obtenidos después de
las mejoras, observándose en ambos casos una reducción significativa de los
delitos:
Dudley. Los crímenes disminuyeron un 41%, mediante la sustitución de lámparas de
mercurio por lámparas de vapor de sodio de alta presión con (Ra=80).
Stoke. Los crímenes disminuyeron en 43%, mediante la sustitución de lámparas de
tungsteno por lámparas de vapor de sodio de alta presión (Ra=80).

215
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Finalmente se comprobó como el ahorro producido por el descenso de los delitos


hace viable el coste de las mejoras en el alumbrado, favoreciendo a su vez la
seguridad de los ciudadanos.

3.1.2.- Prevención de Crimen y Diseño Urbano de Australia.


El documento desarrollado por el Departamento de Servicios Urbanos de Australia
presenta estudios muy interesantes respecto de cómo afecta el nivel de iluminación
al nivel de delincuencia.
En estos estudios se indica cómo un 40 % de la delincuencia callejera se produce
con niveles de iluminación de 5 lux o inferior y solo un 3 % de los delitos nocturnos
se producen con niveles superiores a 20 lux. Estos datos resultan muy significativos
a la hora de estudiar la ampliación de la clasificación del alumbrado tipo S en
nuestro país.

3.2.- Seguridad Vial.


Otro de los aspectos a tener en cuenta a la hora de realizar una modificación en las
normativas de alumbrado es la seguridad vial, por lo que cualquier cambio producido
deberá de intentar mejorar este aspecto. Según algunos estudios [7], el riesgo de
sufrir un accidente por la noche es 5,8 veces superior al de sufrir un accidente
durante el día. Existen numerosos estudios que hablan de las ventajas que puede
aportar la utilización de la luz blanca en la seguridad, entre los que se encuentra el
realizado en la ciudad de Nueva York y el realizado por el Departamento de
Transportes de Arizona, los cuales se presentan a continuación.

3.2.1.- Centro de Investigación en Alumbrado, New York.


En esta investigación [8], publicada en 2007, trece sujetos se sometieron a una serie
de pruebas de conducción durante el día y luego durante la noche. Durante estas
pruebas se evaluó el tiempo de respuesta para ambas condiciones de iluminación.
En total se llevaron a cabo 686 ensayos.
A continuación se muestran los resultados obtenidos para las diversas condiciones
que se propusieron.

Fig. 2 - Tiempo de respuesta para diferentes condiciones

Como se puede observar el tiempo de respuesta es inferior con luz blanca que con
luz amarilla.

3.2.2.- Departamento de Transporte de Arizona.


El departamento de transporte de Arizona [9] ha analizado el tiempo de reacción
durante la conducción con diferentes niveles de iluminación. Para ello se ha tenido

216
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

en cuenta tres tipos de lámparas: halogenuro metálico, vapor de sodio de alta


presión y vapor de sodio a baja presión.
Los resultados se pueden observar a continuación.

Fig. 3 - Tiempo de reacción en función del tipo de lámpara

Aunque los valores aportados en las diferentes investigaciones son distintos, ambos
llegan a la misma conclusión, cuanto mayor es el índice de reproducción cromático
menor es el tiempo de reacción.

3.3.- Eficiencia Energética.


Una de las características más importantes de la utilización de luz blanca es el
ahorro energético. A continuación se presentan una serie de estudios que pretenden
demostrar el beneficio aportado por este tipo de lámparas.

3.3.1.- Universidad de FuDan. Departamento de Investigación Eléctrico.


En este estudio, realizado en 2007 en Shanghái [8], se pretende comparar dos
carreteras que presentan niveles similares de iluminación. Para su realización se
han elaborado una encuesta en la que los usuarios compararon la iluminación
existente en ambas vías. Las principales características de ambas son:
North Hean Toad: iluminado con lámparas de 250 W de Vapor de Sodio Alta
Presión, la cual presenta un color amarillo.
Qi Pu Road: iluminado con lámparas de 150 W de Halogenuro Metálico que aportan
luz blanca.
A continuación se muestran los resultados obtenidos en la encuesta:

Preguntas North Hean Toad Qi Pu Road


¿Qué carreteras cree que esta mas iluminada? 7,70% 92,30%
¿Qué carretera ilumina mejor los objetos? 3,80% 96,20%
¿Qué carretera tiene mejor uniformidad? 0% 100%
¿Qué carretera deslumbra más? 57,70% 42,30%
¿Qué carretera tiene mejor uniformidad entre el
11,50% 88,50%
centro y el lado de la carretera?
¿Qué carretera tiene una iluminación más
11,50% 88,50%
auténtica de las personas u objetos de la calle?
¿Qué carretera cree usted que ofrece un
7,70% 92,30%
ambiente más cómodo?

Tabla 3. Resultados de encuesta

Como puede apreciarse en la encuesta anterior, la vía que presenta una mayor
aceptación por parte de los usuarios es la que presenta una fuente de luz blanca.

217
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

3.3.- Sensación de bienestar similar en Holanda y en España.


Se han realizado una serie de test tanto en Holanda como en España, durante los
años 2006/2007 [8], los cuales consistían en comparar el reconocimiento facial antes
y después de realizar la instalación de luz blanca.
La mayoría de los 200 entrevistados, afirmaron que mejoró la calidad, la seguridad y
el reconocimiento facial.

3.4.- Centro de Investigación en Alumbrado, New York.


La investigación llevada a cabo por este centro [10], junto con Philips Lighting, tiene
como objetivo conocer que factores afectan a la calidad de iluminación nocturna, el
reconocimiento facial y la claridad.
El estudio fue realizado con halogenuros metálicos como “luz blanca” y con
lámparas de vapor de sodio de alta presión como “luz amarilla”.
A continuación se muestra la tabla obtenida del estudio en la cual se refleja la
aceptación de los usuarios en cuanto a la equivalencia lumínica de ambos tipos de
luz.

Fig. 4 - Porcentaje de aceptación

La conclusión obtenida en esta investigación fue que es posible reducir entre un 20-
30% el nivel de iluminación si se utiliza una fuente de luz blanca.

3.5.- Estudio teorico.


Vamos a realizar un estudio mediante el software Dialux para validar la investigación
realizada y demostrar el posible ahorro energetico.
Considerando un ayuntamiento que nos ha pedido renovar el tipo de lámpara en una
calle ME3a iluminada con lámparas HPL de 250 W. Vamos analizar dos alternativas,
una con luz blanca y otra con lámparas de sodio de alta presión.
La altura de los postes es de 8 metros con una separación de 24 metros.
El camino se compone de 2 carriles de 5,5 metros de ancho con una longitud de 1
Km, con un total de 42 luminarias.
Luminancia media (cd/m2)=1 cd/m2.
La siguiente tabla muestra los resultados teoricos.

HPL 250 W HPS 100W White light 90 W


Potencia W 12684 5208 4158

Tabla 4. Potencia de las diferentes posibilidades

218
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

4.- Conclusión.
Las investigaciones realizadas hasta el momento nos indican que se puede reducir
aproximadamente un 20 % el nivel de iluminación si se utiliza una fuente de luz
blanca.
Esta reducción de la clase de alumbrado permitiría un ahorro significativo sin
disminuir la calidad de la instalación por lo que consideramos que la normativa
española está pasando por alto un aspecto muy importante y en cambio otras
normativas lo están llevando a cabo como por ejemplo Reino Unido.
A continuación mostramos la Tabla 4, para que pueda ser observado el posible
ahorro:

Nueva Nuevo Ahorro%


Clase Ilum. (lux)
Clase Ilum. (lux) (Ilum.)
S1 15 S2 10 33%
S2 10 S3 7.5 25%
S3 7.5 S4 5 33%

Tabla 5. Ahorros estimados

REFERENCIAS.

[1] Real Decreto 1890/2008, Reglamento de eficiencia energética en instalaciones de


alumbrado exterior y sus Instrucciones técnicas complementarias EA-01 a EA-07.
[2] Exterior Spaces. A guide to energy efficient and cost effective lighting. Sustainable
energy authority of Ireland.
[3] British Standard 5489-1:2003 Code of practice for the design of road lighting- Part 1:
Lighting of roads and public amenity areas.
[4] EN 13201-2:2003. Road Lighting- Part 2: Performance requirements.
[5] (2001). The financial benefits of improved street lighting, based on crime reduction. Kate
A Painter, David P Farrington. Institute of Criminology, University of Cambridge, UK. Lighting
Res. Technol. 33,1.
[6] (2000). Australian Capital Territory. Crime Prevention and Urban Design. Resource
Manual.
[7] (2012). Godfrey Bridger ME, Bryan King. Lighting the way to road safety – A policy
blindspot?. Australasian Road Safety Research, Policing and Education Conference.
Wellington, New Zealand
[8] White Light. Transforming your urban nightscape. Philips.
[9] (2006). Roadway Lighting: An Investigation and Evaluation of Three Different Light
Sources Final Report 522. Arizona Department of Transportation.
[10] (2007). White Light at Night: Beyond Visual Performance. Lighting Research Center.

219
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

EFICIENCIA ENERGÉTICA Y SOSTENIBILIDAD EN UNA VIVIENDA


UNIFAMILIAR PREFABRICADA: CASA PATIO 2.12
1
Moreno Rangel, D.; 2Terrados Cepeda, J.; 3Fernández Expósito, M.
1
Grupo de investigación TEP 130: "Arquitectura, Patrimonio y Sostenibilidad:
Acústica, Iluminación y Energía". Instituto Universitario de Arquitectura y Ciencias de
la Construcción de la Universidad de Sevilla.
2
Grupo de investigación RNM 909: "Vivienda Eficiente y Reciclaje Urbano".
Universidad de Sevilla.
C/ José Laguillo 27, Bloque 7, Local 1B. 41003 Sevilla.
e-mail: 3manuelfernandez@estudioheliopausa.com

RESUMEN

La arquitectura es gran consumidora de recursos energéticos, por ello creemos firmemente


que la forma de realizar una arquitectura más sostenible también puede ser mediante
reinterpretaciones de los modos tradicionales constructivos y tipológicos de cada lugar. Patio
2.12 aprovecha las condiciones espaciales y bioclimáticas de la casa patio andaluza para
obtener una mayor eficiencia energética.

En la búsqueda de un diálogo, integración y negociación entre arquitectura, bioclimatismo y


eficiencia energética, el proyecto ha mantenido una tensión constante en el proceso de
diseño. Este artículo tiene como objetivo explicar cómo se utilizan todas las bondades del
modelo tradicional andaluz mediante su transformación en estrategias pasivas o semi-
pasivas que unidas a la realización de exhaustivas simulaciones informáticas, vienen a
corroborar que la reinterpretación del modelo de casa patio andaluz pueden llevar a una
contundente reducción del gasto energético y una clara mejora de la sostenibilidad. Estas
estrategias están centradas en el estudio de aspectos sobre la envolvente, sistemas pasivos
o sistemas activos, buscando una máxima integración entre lo tradicional y lo tecnológico,
que hace evidente y necesario que sean aplicables a cualquier diseño de vivienda
unifamiliar.

Este proyecto, presentado al prestigioso concurso Solar Decathlon Europe 2012 que
impulsa la investigación en el desarrollo de viviendas eficientes, fue premiado con un total
de ocho premios, entre ellos: el primero en eficiencia energética, primero en balance
energético o segundo en sostenibilidad. Logrando así, el segundo puesto en la clasificación
general del concurso.

Keywords: casa-patio; prefabricada; bioclimático; evapotranspiración.

220
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

1.- Introducción.
En el proyecto Patio 2.12 se ha intentado aunar aspectos habitualmente separados
como son arquitectura, bioclimatismo y eficiencia energética. El pensamiento
bioclimático introduce la idea fundamental del aprovechamiento de los recursos
naturales, de una manera consciente y lógica, por ello propone la utilización de
recursos locales. En este sentido el proyecto aboga por una economía constructiva,
basada en estudios del patrimonio andaluz, que es llevado al presente mediante un
lenguaje arquitectónico contemporáneo en la apuesta por la durabilidad y
versatilidad, al tiempo que reciclabilidad.
De ahí que de la tradicional casa-patio andaluza, y del efecto bioclimático más
popular andaluz: la evapotranspiración del botijo (recipiente de barro cocido poroso,
diseñado para beber y conservar fresca el agua), surge una lectura transversal de
reinterpretación que es traducida en Patio 2.12, y que va a ser el motor que
dinamizará todas las estrategias de ahorro energético que han sido aplicadas a este
edificio.
Ello nos permite tomar las mejores cualidades de cada una de ellas, pero
tecnificándolas hacia el presente, haciéndolas más ecoeficientes (fig.1).

fig. 1 “reinterpretación de la tradición y economía constructiva”

El prototipo Patio 2.12, presentado al concurso Solar Decathlon 2012, se basa en


una vivienda unifamiliar compuesta por cuatro módulos prefabricados: dormitorio,
salón, cocina, y módulo técnico. Con distribución en torno a un patio interior, cada
estancia se comporta de manera independiente, aunque su múltiple configuración
permite una lectura integral de los espacios (fig.2).

221
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

fig. 2 “Planta Patio 2.12”

2.- Objetivos.
Definición de estrategias bioclimáticas y líneas de actuación, traducidas en
estrategias pasivas y semi-pasivas, basándose en que la forma de realizar una
arquitectura más sostenible puede ser mediante reinterpretaciones de los modos
tradicionales constructivos. Por tanto, la finalidad será dar validez a dichas hipótesis
cuantificando la sostenibilidad y la eficiencia energética del prototipo de vivienda
casa patio 2.12.

3.- Metodología.
Partiendo de un trabajo previo de indagación y análisis, es iniciado un proceso de
diseño bioclimático basado en el modelo de construcción tradicional que nos ocupa,
proponiendo mejoras sobre este, llevando a cabo un exhaustivo estudio mediante
simulaciones informáticas y comprobación con la puesta en funcionamiento del
prototipo real.

Esto permite ratificar y apostar por determinadas soluciones gracias a la


confrontación de los datos simulados y reales.

4.- Resultados.
A continuación, se describen los resultados obtenidos tras este proceso, que
mejorarían la sostenibilidad y la eficiencia energética de cualquier vivienda
222
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

unifamiliar y que hicieron que este prototipo se alzase con un total de ocho premios,
entre ellos el primer premio de Eficiencia Energética y balance energético y el
segundo premio de Sostenibilidad, en su participación en el concurso Solar
Decathlon Europe 2012.

4.1.- Diseño de la envolvente.


Aspectos biofísicos, tanto climáticos-térmicos, como a los acústicos que han de
tenerse en cuenta en la envolvente de nuestro edificio.

4.1.1- Aislamiento térmico.


El cerramiento se proyecta con una transmitancia térmica muy baja entre 0,07 y 0,20
W/m2K (tabla 1) [1]. Para optimizar la delgadez, el material aislante de lana mineral
MW de alta densidad es introducido entre los elementos estructurales: cubierta,
suelo y fachadas.

ELEMENTO TRANSMITANCIA MATERIAL ESPESOR

Cerámica 0,023

Cámara de aire 0,05

Aislamiento reflexivo 0,010

Panel OSB 0,010


Fachada 0,20
Aislamiento lana mineral 0,070

Panel Sandwich 0,059

PCM 0,010

Placas de Corcho 0,011

Aislamiento lana mineral 0,190

Aislamiento lana mineral 0,200


Suelo 0,07
Panel Sandwich 0,059

Placas de Corcho 0,011

Panel Fotovoltaico 0,046

Cámara de aire 0,050

Lámina impermeabilizante 0,020

Panel Sandwich 0,079

Cubierta 0,12 Aislamiento lana mineral 0,140

Panel OSB 0,010

Aislamiento lana mineral 0,050

Cartón Yeso 0,013

Placas de Corcho 0,011

Tabla. 1 “Transmitancia de la envolvente”

223
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

El cerramiento exterior incluye un aislante reflexivo que permite expulsar el exceso


de radiación procedente de la capa cerámica y eliminar el puente térmico generado
por los elementos de madera (fig.2).

Fig. 2 “Esquema de la acción del asilamiento térmico en la envolvente”

4.1.2.- Estanqueidad.
Recientes investigaciones en viviendas Andaluzas realizadas por la Universidad de
Sevilla demuestran como más del 60% del consumo energético proviene de superar
las cargas de climatización. Por tanto, se ha buscado tener gran estanqueidad y
mínimas infiltraciones, teniendo especial atención a la hora de la ejecución (fig.3).

Fig. 3 “Estanqueidad de la envolvente”

4.1.3.- Inercia térmica.


En Patio 2.12, se ha analizado el efecto de incorporar una superficie de terminación
de PCM, un material de cambio de estado que ayuda a simular el efecto de una
capa de gran masa térmica, pero de gran delgadez, ahorrando energía para en
acondicionamiento.

Para el diseño de la envolvente, se ha llevado a cabo un proceso iterativo con


numerosas simulaciones térmicas [2], que nos permiten conocer la temperatura
exterior e interior y por tanto el grado de amortiguamiento y carácter pasivo de la
envolvente [3] (fig.4 y 5).

224
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Fig. 4 “Temperaturas durante semana de diciembre”

225
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Fig. 5 “Temperaturas durante semana de junio”

Durante la competición, se realizaron una serie de simulaciones comprobando que el


material de cambio de estado no era necesario que fuese incorporado ya que como
muestra la gráfica (fig. 6) el propio carácter de la envolvente mantenía el interior del
módulo en temperatura de confort.

Fig. 6 “Temperaturas durante la competición”

Las distintas gráficas demuestran la clara mejora de la eficiencia energética de


nuestro prototipo, puesto que conseguimos aproximarnos a las condiciones de
226
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

confort en el interior de nuestro módulo obteniendo, sin hacer uso de los sistemas
activos, un consumo cero. Por tanto, se hace necesario replantear este tipo de
estrategias a tener en cuenta para el diseño de cualquier envolvente.

4.1.4.- Aislamiento acústico.


La envolvente del edificio no sólo asegura el efecto pasivo de la vivienda, sino que,
por el tipo de aislante instalado, también asegura una fuerte absorción acústica a
ruido aéreo y de impacto, cumpliendo sobradamente con el CTE HR.
Además se ha tenido especial hincapié en situar los elementos de mayor producción
de ruido interno a la vivienda en un módulo independiente (el módulo técnico),
asegurando mayor confort a los habitantes.
En cuanto a la reverberación, que podía ser un problema en una vivienda de un
diseño interior con mobiliario situado fundamentalmente en el perímetro a modo de
armario y con pocos elementos decorativos adicionales, queda sobradamente
solucionada con la elección del material de acabado interior: el corcho. Ello permite
dejar los diferentes habitáculos más “pulcros”, asegurando un correcto confort
acústico interior.

4.2.- Carpintería: tipo, tamaño y orientación.


Todas las carpinterías utilizadas en los módulos son de madera y tienen rotura de
puente térmico con un vidrio 8+12+4+12+8 de baja emisividad, consiguiendo una
transmitancia muy baja (0.7 W/m2K).
Existen dos situaciones muy diferentes: verano e invierno. El patio está cubierto por
unas hojas que simulan el efecto de una parra natural, típica cubrición de un patio
andaluz formada por hoja caduca que en invierno cae permitiendo la entrada de
iluminación y radiación. Sin embargo, en verano, la parra está muy poblada lo que
genera, un efecto contrario, un espacio sombrío. Pues bien, en patio 2.12, se lleva a
cabo el mismo proceso de manera tecnificada. Durante el invierno (fig.7), la parra se
gira dejando entrar la máxima radiación en el patio y en verano (fig.8) ocurrirá lo
contrario, evitando y reduciendo la radiación considerablemente.

Fig. 7 “Incidencia solar en invierno”

227
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Fig. 8 “Incidencia solar en verano”

Puesto que parte del consumo energético proviene de la iluminación artificial, cada
uno de los módulos han sido estudiados y simulados para obtener el máximo
aprovechamiento de la iluminación natural obteniendo los requerimientos lumínicos y
visuales adecuados. Los huecos cuentan con unas contraventanas que en función
de los requerimientos lumínicos y visuales, éstas pueden permanecer abiertas o
cerradas. En días de invierno, pueden permanecer cerradas, ya que podemos tomar
la suficiente iluminación del patio, puesto que las lamas se orientan para recibir la
máxima iluminación. Sin embargo, en días de verano cuando las lamas se colocan
de manera que el patio esté lo más sombrío posible, se abren logrando mantener
similares características.
Para conseguir un adecuado ambiente luminoso, hemos tenido en cuenta dos
parámetros que van relacionados con la iluminación del espacio [4]:
a) La iluminancia y su distribución en el área de la tarea y el área circundante tienen
un gran impacto en cómo una persona percibe y realiza la tarea visual de un
modo rápido, seguro y confortable. La Iluminancia se define como el flujo
luminoso recibido por una superficie (1):

E = Ф / S (luxes) (1)

b) El Factor de luz diurna (FLD) se define como la iluminación de luz natural medida
en un punto situado en un plano determinado, debida a la luz recibida directa o
indirectamente desde un cielo de supuesta o conocida distribución de iluminación
(E), y que se expresa en porcentaje (2):

FLD (%)=Eint / Eext (2)

Se ha realizado un proceso iterativo [5] hasta obtener el máximo aprovechamiento


de la iluminación natural, consiguiendo una iluminancia con un valor de 300 luxes y
un FLD entre el 3%-5% (fig. 9 y 10), que nos permiten tener una iluminación natural
regular para actividades de poca precisión durante la mayor parte del día.

228
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Fig. 9 “Luxes y FLD en el modulo de salón en situación de invierno”

229
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Fig. 10 “Luxes y FLD en el modulo de salón en situación de verano”

230
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

4.3.- Sistemas “pasivos” y “semi-pasivos

4.3.1.- Zonificación.
Otra de las acciones que va de la mano con el trabajo proyectual es la zonificación
que reduce los espacios de climatización. La organización espacial de la vivienda se
realiza de manera compacta en torno al patio. De esta manera se pueden establecer
unas condiciones diferentes de confort a las habitaciones y al corazón central.
Dotando de mayor eficiencia el uso anual, puesto que se climatizará solo aquella
parte de la vivienda que se esté usando. Además, este patio, gracias a su
envolvente, es capaz de regular la ventilación y la radiación solar, será utilizado
como sistema pasivo para cada uno de los módulos adyacentes.

4.3.2.- Factor de forma


El simple gesto de abrir o cerrar, nos permite alterar el factor de forma del edificio.
En verano tenemos un factor de forma de 1,4, ideal para el clima cálido,
conseguimos una ventilación cruzada y disipar el calor. Mientras que en invierno,
cerramos obteniendo un factor de forma de 1,0, muy adecuado para los climas fríos,
nos reduce al mínimo la pérdida de energía (fig. 11).

Fig. 11 “Factor de Forma”

4.3.3.- Funcionamiento cohesionado bioclimático para calefacción /


refrigeración.
Muchas estrategias entran en juego como herramientas pasivas de calefacción y
refrigeración. A continuación describimos el funcionamiento completo.

En días calurosos, se activa la evapotranspiración de la fachada norte, sin


exposición solar directa, del módulo de cocina y salón. El acabado cerámico del
prototipo añade un sistema de riego capilar interior que consigue que la pieza se
enfríe y humidifique gracias a un proceso de evaporación del agua contenida. La
cámara de aire situada entre la pieza cerámica y la capa interior se enfría entre 5 y
10 grados (fig.12) [6]. El aire es canalizado hacia el interior a través de unas rejillas
motorizadas, que cuentan con unos sensores de temperatura tanto en el interior
como en el exterior, permitiendo programar mediante domótica cuándo deberán
permanecer abiertas o cerradas. La compuerta de cada chimenea solar se abre,

231
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

permitiendo la ventilación transversal de los módulos. Estas han sido diseñadas de


forma inclinada con la incorporación de una piedra volcánica que asegura un
funcionamiento adecuado. Aún así, cuentan con ventilador híbrido por si la carga
térmica fuese mayor (fig.13).

Fig. 12 “Temperatura cámara de aire” Fig. 13 “Funcionamiento modulo”

Todo esto junto con el material aislante y de cambio de estado, consigue un gran
amortiguamiento y gran inercia térmica, traducido en: temperaturas interiores menos
alterables y menor oscilación entre los picos máximos y mínimos. El vidrio de baja
emisividad minimiza la entrada de radiación solar directa durante el día. El patio se
abre, permitiendo ventilar mucho más la casa y disipando mucho más el calor, al
tiempo que el factor de forma aumenta considerablemente. Las lamas se giran y el
vidrio se abre evitando que se produzca el efecto invernadero (fig.14).

Fig. 14 “Funcionamiento cohesionado días calurosos”

En días fríos la ventilación bajo la casa se anula mediante un sistema neumático


automatizado que convierte la cámara en un espacio semiestanco aislante. Las
compuertas perimetrales se cierran eliminando el puente térmico gracias a la
adhesión de una cinta de polietileno. La evapotranspiración se anula. Todo ello,
junto con el material aislante y de cambio de estado, consigue un gran
amortiguamiento y gran inercia térmica, traducido en: temperaturas interiores menos
alterables y menor oscilación entre los picos máximos y mínimos. El vidrio de baja
emisividad evita la disipación de calor. El patio se cierra, disminuye el factor de
forma y se consigue el efecto invernadero que permite calefactar gratuitamente las
estancias. Gracias a su doble cubierta tecnificada formada por vidrio, haciendo

232
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

referencia a las monteras colocadas en casas palaciegas, y la parra, típica cubrición


en los patios de los pueblos blancos andaluces, conseguimos un control excelente
de la cantidad de radiación, evitando así, un sobrecalentamiento (fig.15). Al
anochecer, la parra se gira y este espacio se transforma en un colchón de aire entre
los espacios interiores y el exterior que minimiza las pérdidas térmicas. Además, el
suelo y las paredes irradian calor, gracias a que ha sido almacenado por la
composición constructiva.

Fig. 15 “Funcionamiento cohesionado días fríos”

4.4.- Sistemas activos.

4.4.1.- Climatización.
Un paso previo a la utilización de la climatización interior de las estancias es el
sistema evapotranspirativo del patio. Se trata de un sistema de enfriamiento
adiabático situado en el módulo técnico que permite refrigerar toda la vivienda
(incluido el patio) con un coste mínimo (EER de 9.6).
Debido a las condiciones impuestas por el concurso, se instala un sistema adicional
mediante fancoils que permite refrigerar (y calefactar) sólo aquella parte de la
vivienda que se esté usando, dotando de mayor eficiencia en el uso anual de la
vivienda cuando se pasan prolongadas horas en determinadas estancias. Estos
fancoils cuentan con una batería adicional que permite un primer preenfriamiento,
freecooling, con el agua del estanque exterior situado al norte.

4.4.2- Iluminación.
Se ha tenido en cuenta el máximo aprovechamiento de la iluminación natural lo que
reduce considerablemente el consumo energético. Unido a ello, se ha diseñado una
instalación de iluminación artificial mediante tiras de LED que, apoyados en la
instalación domótica, permiten la adaptación luminosa de las diferentes habitaciones
en función del grado de iluminación natural interior.
Este modo de funcionamiento consigue ahorrar considerablemente el consumo ya
que la luz artificial se amolda a la demanda alejándose del tradicional on/off (todo
encendido o todo apagado).

4.4.3- Solar térmica.


Para la generación de agua caliente sanitaria se ha optado por instalar unos paneles
solares térmicos por debajo de los paneles fotovoltaicos dando lugar a un panel
híbrido sobre la cubierta del módulo técnico. Este panel híbrido ha sido objeto de
numerosas investigaciones, pero ninguna de ellas patentada, por tanto, una

233
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

instalación innovadora que ha demostrada su eficacia en nuestro prototipo. Este


panel nos permite compatibilizar mayor superficie de solar térmica.
La instalación cuenta con dos interacumuladores, uno conectado directamente a las
placas solares y otro de apoyo cuyo primario se conecta a la bomba de calor de
climatización.

4.5.- El uso del agua.


Diversos mecanismos en el uso del agua son utilizados para conseguir reducir un
30% el consumo del agua respecto a la media española.
Es fundamental en el ciclo del agua el proceso de reutilización, por tanto, se
incorporan sistemas y mecanismos de reciclado y re-uso del agua.
Para el tratamiento y reciclado de las aguas grises generadas se ha diseñado una
depuradora adaptando al uso doméstico la tecnología de humedales artificiales de
flujo vertical con recirculación. El funcionamiento es el siguiente: las aguas grises
procedentes de la descarga de lavadora y de las duchas, se conducen a una arqueta
de recepción, en la que se ubica una bomba temporizada sumergible que eleva las
aguas a la zona superior del humedal. Un sistema de reparto permite la distribución
homogénea de las aguas a tratar sobre la superficie de la primera capa del humedal
y de ahí va atravesando la capa de gravilla y las distintas zonas de aireación –
filtración consecutivas. Finalmente, son recogidas en un depósito inferior de
acumulación, donde está instalada una lámpara de UV para la desinfección de las
aguas. Posteriormente, son empleadas para el riego del jardín, la irrigación de la
cerámica o el baldeo de espacios exteriores.
Esta planta de aguas residuales puede tratar hasta 150 litros al día. Con esta
estrategia se vierte un 80% menos de agua residual.
Por otro lado, el prototipo también cuenta con sistemas muy novedosos de Re-uso
del agua. Un sistema integrado en el baño permite usar el agua residual del lavabo
para el inodoro y otro sistema hidro-ahorro permite desviar el agua aún no caliente
de la ducha hasta un depósito. Esta agua, entrará en circuito hidráulico en la
siguiente demanda de agua fría, pudiendo ser usada en tal caso.
Por último, se disponen 3 estanques en el exterior, con surtidores de agua, para
refrescar por evaporación del agua el ambiente exterior. Se ha dispuesto el estanque
de mayor dimensión al norte, donde se garantiza el mayor número de horas de
sombra. Este estanque, que también cuenta con surtidores para mantener fresca el
agua, sirve como intercambiador de un sistema de enfriamiento gratuito diseñado
para la climatización activa de la casa. Cada fancoil, cuenta con una batería por la
que pasa el agua enfriada gratuitamente (fig.16).

234
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Fig. 16 “Soleamiento exterior”

4.6.- Selección de los materiales.


El prototipo Patio 2.12 utiliza materiales renovables, reciclables y recuperables. En lo
posible, se ha recurrido a materiales de la región disponibles, para reducir el
consumo energético en el transporte.
Durante la selección de materiales, se ha realizado un proceso de adaptación a la
oferta de productos por parte de las empresas, aprovechando los desechos y piezas
sobrantes procedentes de otras construcciones.
Uno de los ejemplos más evidentes, es la creación de la parra mediante la
reutilización de los residuos de paneles de composite. Éstos fueron seccionados
según la geometría diseñada y pintados con los colores elegidos. Dicha pintura es
fotocatalítica que permite reducir la contaminación del medio ambiente.
De la misma manera, la pieza de cerámica que envuelve a los módulos, utiliza un
molde ya existente para la extrusión. Además, esta cerámica es 100% reutilizable.
En el caso de la madera, ésta proviene de bosques de pino sostenibles, el corcho es
100% reciclable y se extrae de Andalucía. El corian, utilizado para el mobiliario de
cocina y baño, es 100% reciclable, o el suelo de patio se ha realizado a base de
virutas de madera y plásticos reciclados.
Además, la prefabricación de la casa permite reutilizar los módulos una y otra vez.
Con este tipo de construcción se puede modificar la casa de acuerdo a los requisitos
de sus habitantes. Gracias a la autonomía de cada módulo, la casa se puede
ampliar o reducir de acuerdo con el número de módulos necesarios. Es más, el tipo
de cimentación utilizada hace posible que la vivienda pueda ser transportada sin
dejar ninguna huella en el territorio y situarla fácilmente en una nueva ubicación para
su uso y funcionamiento.
Esta es la idea principal de esta construcción ligera, lo que implica que la casa no
será demolida sino reutilizada completamente.

4.7. - Balance energético.


Para el cálculo del balance energético, nos hemos basado en los hábitos de
consumos de un modelo de vida mediterráneo. Para ello, se ha estimado el
consumo de una familia de dos personas durante un año. La producción sobrepasa

235
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

al consumo claramente, sobre todo los meses de verano. Por tanto, el balance es
claramente positivo: 5,5 veces más producción que consumo (16388 kWh vs. 2982
kWh) (fig.16).

Fig. 16 “Consumo y producción mensual”

La eficiencia energética final de Patio 2.12 es clase A+ (Tabla 2) [7].

Concepto Edif. Objeto Edif. Referencia

Energía Final (kWh/año) 3497.9 10075.4


Energía Final (kWh/(m²año)) 33.2 95.8
En. Primaria (kWh/año) 0.0 16739.4
En. Primaria (kWh/(m²año)) 0.0 159.1
Emisiones (kg CO2/año) 0.0 4282.5

Tabla 2. Eficiencia Energética

Con esas estrategias acerca de los materiales ya disponibles y reutilizables que han
cancelado el proceso de extracción, disminuido el CO 2 durante la fabricación y
reducido la cantidad de materiales de desecho, junto con las estrategias
bioclimáticas y el consumo mínimo de los sistemas instalados, se ha calculado un
análisis de ciclo de vida para 35 años donde el balance energético resulta

236
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

claramente positivo, sólo necesitamos 6 años (gracias a la alta eficiencia de los


paneles fotovoltaicos), para producir toda la energía necesaria para la casa durante
su vida útil.

REFERENCIAS.

[1] Biblioteca de materiales LIDER. Aplicación informática que permite cumplir con la opción
general de verificación de la exigencia de Limitación de Demanda Energética establecida en
el Documento Básico de la Habitabilidad y Energía del Código Técnico de la Edificación
(CTE-HE1)
[2] Biblioteca de materiales DESIGN BUILDER. Herramienta de simulación energética de
edificios avanzada, al tiempo que ha sido desarrollada para simplificar enormemente el
proceso de modelado y análisis de resultados, permitiendo optimizar en tiempo y
presupuesto la evaluación energética de los proyectos.
[3] Datos climáticos proporcionados por Solar Decathlon Europe (File Madrid-TMY-Data).
[4] Guía técnica para el aprovechamiento de la luz natural en la iluminación de edificios /
Comité Español de Iluminación, Instituto para la Diversificación y ahorro de la Energía, [con
la colaboración del Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España].
[5] Biblioteca de materiales de ECOTECT, software de análisis y simulación energética de
los edificios.
[6] ANSYS-CFX, software de alto rendimiento para resolver una amplia gama de problemas
de dinámica de fluidos.
[7] Programa informático CALENER GT, herramienta que permite determinar el nivel de
eficiencia energética correspondiente a un edificio.

237
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

HACIA UNA REHABILITACIÓN DE LA VIVIENDA SOCIAL EN LAS GRANDES


CIUDADES ESPAÑOLAS A TRAVÉS DE LA EFICIENCIA ENERGÉTICA DE LA
ENVOLVENTE. CASO MADRID- 1940-1980.
1
Oteiza, I.; 1Alonso, C.
1
Departamento de construcción. Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo
Torroja. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. (IETcc-CSIC) Madrid.
e-mail: 1i.oteiza@ietcc.csic.es; 2c.alonso@ietcc.csic.es,

RESUMEN

Este trabajo tiene como objeto de estudio la construcción de los cerramientos verticales
exteriores opacos de los edificios de viviendas multifamiliares construidos desde el final de la
Guerra Civil (1939), año a partir del cual se va produciendo una afluencia creciente de la
población rural a las grandes ciudades, con el consecuente incremento de actividad en la
construcción de vivienda, hasta la aparición de la primera norma que incluye el aislamiento de
los cerramientos verticales opacos, la norma NBE-CT-79 (RD.2429, 1979). Este periodo
coincide salvo en los últimos cuatro años, con la dictadura franquista en España. Forma parte
de un estudio sobre las posibilidades de mejora en los sistemas constructivos de cerramientos
exteriores verticales de vivienda social en España con dos objetivos en paralelo: mejorar la
calidad ambiental interior en las viviendas, y mejorar su eficiencia energética.

El trabajo que se está desarrollando actualmente se enmarca dentro de una trayectoria de


investigación sobre evaluación de la sostenibilidad en la edificación, y supone un avance sobre
un proyecto desarrollado en 2009 y 2010, centrado en los criterios ambientales de
sostenibilidad para la construcción de vivienda social.

Las actuaciones en cerramientos exteriores verticales, además de mejorar el comportamiento


energético, van a permitir renovar y mejorar otro tipo de aspectos, como por ejemplo la imagen
del edificio, con un consecuente impacto positivo a escala de barrio. La implementación de las
mejoras energéticas se puede apoyar también en otro tipo de actuaciones necesarias, como
obras de mantenimiento o reparación, de manera que se optimicen los costes de las diferentes
actuaciones.

Se plantean como objetivos por un lado la mejora en la habitabilidad en viviendas, y por otro la
reducción de impactos ambientales en el ciclo de vida de los sistemas constructivos. En ambos
casos, la fachada juega un papel clave

Keywords: Vivienda social, rehabilitación energética, envolvente, Madrid.

238
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

1.- Vivienda social y rehabilitación energética.


En este primer punto se trata de acotar algunos de los criterios que definen las
viviendas sociales como objeto de estudio. Se explican algunos indicadores y
conceptos utilizados en estudios previos por este y otros grupos de investigación
para España, fundamentalmente estudios recientes en los que se trata la
rehabilitación energética de viviendas.

1.1.- La vivienda social.


En Europa la vivienda social, tiene su origen en la necesidad de alojamiento para la
concentración de población surgidas de las migraciones campo-ciudad desde
mediados del S XIX, en varios países centroeuropeos podemos encontrar ejemplos
de desarrollo importantes de vivienda social. En España aunque las propuestas de
vivienda social surgen también desde finales del S XIX y comienzos de S XX, este
trabajo se va a centrar en las viviendas sociales construidas en Madrid, después de
la Guerra Civil (1939) y la aparición de la primera norma la NBE- CT-79 [1] que tiene
en cuenta aspectos de tipo térmico, en el año 1979.

Después de la Guerra Civil el panorama de necesidades de vivienda e


infraestructuras era muy grande e inversamente proporcional a los recursos, por lo
que no es sino hasta después de los años 50 cuando comienzan a aparecer
desarrollos habitacionales de viviendas de cierta importancia. El comienzo en el
desarrollo de la promoción privada, operaciones importantes como los “Poblados
dirigidos, mínimos y de absorción” reduce la cantidad de viviendas promovidas por
organismos públicos y supone un nuevo periodo de reflexión en torno a tipologías
urbanas y constructivas, pero los problemas de suburbios y chabolismos persistían.
En los 70 del siglo pasado se produce una gran cantidad de viviendas,
fundamentalmente de promoción privada, la transición ofrece un panorama en que
una enorme cantidad de viviendas construidas en los años 50 se encuentran en un
estado muy malo, en algunos casos ruinoso, dando lugar a una primera
remodelación de barrios en los años 1975-80.

En muchos países del mundo desarrollado los edificios de vivienda son los
responsables de una parte importante del consumo de energía de sector de la
edificación, en España alcanza el 40% del consumo final de la energía [2], sin
olvidarnos que es el sector transporte el responsable de los mayores consumos
energéticos, siendo mayor en las ciudades más dispersas que en las compactas

1.2.- Las viviendas entre los años 1939-1979.

El parque de viviendas edificadas según el censo del 2011 [3] es de más de 25


millones de unidades, en la fig 1 observamos que el 42 % fueron construidas entre el
año 1940 y 1980 [4], si a esto le sumamos las viviendas construidas con anterioridad
al año 1939, estamos hablando del 61%del total de las viviendas, más de 15
millones, que fueron construidas sin tomar en cuenta criterios térmicos y solo el 39%
de las viviendas actuales fueron construidas con posterioridad a la aparición de las
normas NBE- CT-79 [1].

239
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Fig. 1 Porcentaje de edificios destinados a vivienda, según años de construcción.


Elaboración propia a partir de datos del INE del Ministerio de Fomento [3]

Muchas de las viviendas que se construyeron en el periodo 1940-1979 forman parte


de diferentes programas y planes de vivienda de las sucesivas organizaciones,
como Instituto Nacional de la Vivienda o la Obra Sindical del Hogar, tratándose en
muchos casos de vivienda pública, a menudo precaria.

Se representan en la Fig. 2 una serie de hitos que se han considerado importantes


para caracterizar el parque existente: el número de viviendas principales,
secundarias y vacías en edificios destinados principalmente a viviendas, según el
censo de población y viviendas de 2001 y del 2011 [3], las viviendas de nueva planta
según los datos de licencias de la Administración desde 2001 [5], el final de la
Guerra Civil (1936-39), los edificios anteriores a 1951 como indicador de
vulnerabilidad residencial [6], el inicio de los sucesivos planes de vivienda, y en
especial el III Plan nacional de viviendas durante la dictadura (1961-76) y las
grandes remodelaciones de barrios, en concreto las llevadas a cabo por el IVIMA en
Madrid a partir de los años 70, la crisis del petróleo de los años setenta, junto con la
normativa de 1979 que ya incluye criterios energéticos, el pico del boom inmobiliario
e inicio de la crisis económica con el pinchazo de la burbuja inmobiliaria en 2006, así
como la publicación del Código Técnico de la Edificación español [7], unida a la
trasposición de diferentes planes y directivas europeas en el ámbito de la eficiencia
energética que se han ido publicando en los últimos años y que tienen objetivos
claros de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero a corto y largo
plazo.

También se muestran los dos principales periodos de estudio A y B (1940-1960-


1979) con evidentes diferencias en cuestión de número de viviendas y cuyas
características constructivas y energéticas se detallan en este trabajo, más adelante.
Las necesidades de vivienda en España van en aumento tras la guerra civil. Las
grandes migraciones a núcleos urbanos y la escasez de recursos disponibles van a
ir generando un parque de viviendas marcado por los sucesivos planes y
actuaciones durante la dictadura. A partir de los años 70 se suceden diversos planes
de remodelación de barrios de la mano de organizaciones vecinales que van a ir
ganando en estándares de calidad y que por lo general dan respuesta a los
asentamientos de infravivienda de diferentes tipologías, que en el caso de Madrid
son: barrios-pueblo formados por grandes concentraciones de chabolas, pequeños
enclaves chabolistas, asentamientos de minorías étnicas, principalmente gitanas, y

240
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

núcleos de vivienda pública precaria ejecutados por el Instituto Nacional de la


Vivienda y la Obra Sindical del Hogar [8].

Viviendas principales Grandes remodelaciones


de barrios
Viviendas secundarias I. vulnerabili- Boom inmobiliario
Viviendas vacías dad urbana
CTE
* número de viviendas Crisis del petroleo
terminadas Planes de
vivienda
NBE-CT-79
Guerra Civil
5000000 A B
4000000 *
3000000
Objetivo 20-20-20
2000000
Horizonte 2030-2050
1000000

011
920

940

950

960

970

980

990

001
00
e 19

0-2
0 -1

1-1

1 -1

1 -1

1 -1

1 -1

1-1

1 -2

200
es d

190

192

194

195

196

197

198

199
Ant

Figura 2. Número de viviendas principales, secundarias y vacías en España datos de


INE [3] y número de *viviendas de nueva planta (datos de licencias de Ministerio de
Fomento [5]).

En 2011 [3], había 25,2 millones de viviendas (4,3 millones más que en el censo del
año 2001), el 71%, 18 millones, eran viviendas principales (“aquellas que constituyen
la residencia habitual de al menos una persona”), el 14% - 3,7 millones, son
viviendas secundarias (“las usadas sólo en vacaciones, fines de semana”) y el
13,7% - 3,4 millones viviendas vacías . de las cuales en el año 2011 se estimaba sin
vender de un millón de viviendas [2].

Si se analiza la estructura del parque edificado, representada en la figura 4 para el


caso de Madrid, en relación a la media de España, destaca el último periodo desde
el año 2000, en el que el boom inmobiliario ha dejado más de un cuarto del parque
actual de edificios, y que coincide con la actual referencia normativa, el DB-HE
dentro del Código Técnico de la Edificación, CTE [7].

Retrocediendo en el tiempo, el siguiente hito normativo lo marca la norma NBE-CT


79, ya que fue la primera en incorporar aislamiento térmico en los cerramientos, y
que afecta aproximadamente a un tercio del actual parque de edificios.

241
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

100%
90% 19,4
26,4 26,5
80% 2000-2011
70% 24,2
60% 29 30,9 1980-2000
50%
40%
46 1950-1979
30%
38,4 31,5
20%
10% -1950
10,4 6,2 11,2
0%
Madrid C. de Madrid España

Figura 3. Proporción de edificaciones construidas en diferentes periodos. Municipio


de Madrid. Comunidad Autónoma de Madrid y media de España [9].

Para este estudio se han tomado los edificios multifamiliares o bloques de viviendas,
por ser los más representativos y predominantes en las grandes ciudades de las
viviendas sociales, además por la componente social y económica, y por que la
repercusión de la superficie de fachada respecto al total de la envolvente es
importante.

1.3.- Grado de ocupación.


Si en 2001 ya había un 31% de viviendas secundarias y vacías, en el 2011 es del
27,7%, el incremento en los últimos años en el parque edificado al margen de las
dinámicas de la población, junto con las características constructivas que se detallan
a continuación, deja un parque de viviendas ineficiente e infrautilizado, que ofrece un
punto de partida único para la propuesta de mejoras en el ámbito de la
rehabilitación.

1.4.- Estado de conservación.


Una gran parte de los edificios de vivienda social, construidos entre los años 1940 y
1980 tienen importantes procesos patológicos de deterioro, especialmente en la
envolvente de los edificios y de los espacios públicos donde están ubicados. En
Madrid, basta con visitar barrios como Manoteras, Canillas (1959-60), San Blas
(1951-59), Villaverde –Fuencarral (1957-77), San Cristóbal de Los Ángeles (1950-
81), o Carabanchel (1960) entre otros barrios. Sin duda la mejora de la envolvente
puede llevarse a cabo no solo para la eficiencia energética y la mejora del confort,
sino también como complemento o herramienta de apoyo para la resolución de
diferentes patologías o problemas de adecuación funcional (ruido, accesibilidad,…)
pero especialmente para mejorar los espacios exteriores con problemas sociales de
estas zonas, a menudo degradadas de la ciudad.

1.5.- Pobreza energética.


Sin duda una parte importante de la población que vive en los barrios cuyos
conjuntos de viviendas sociales fueron construidas entre los años 1940-80, sufren lo
que se conoce como “pobreza energética”, esta se define como aquella situación
que padecen los hogares que son incapaces de pagar una cantidad de servicios de
la energía suficiente para la satisfacción de sus necesidades domésticas y/o cuando

242
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

se ven obligados a destinar una parte excesiva de sus ingresos a pagar la factura
energética de sus viviendas. En España, se estimaba en el año 2010, un 10% de
los hogares se encontraban en situación de pobreza energética [10]. Desde hace
unos años España vive una crisis financiera con una enorme repercusión en la
sociedad y particularmente en el ámbito inmobiliario, mientras los ingresos anuales
de las familias continúan descendiendo, los gastos en energía doméstica y los
costes para el usuario van en aumento. Esto da lugar a un aumento de los hogares
en pobreza energética objetiva.

1.6.- Consumo energético.


En España el estudio del IDAE [11] nos indicaba que los consumos de energía son
mayores en las viviendas unifamiliares que en las multifamiliares o en bloques, cabe
destacar que los desarrollos de vivienda social en Madrid, igual que en otras de las
grandes ciudades de España entre los años de estudio (1940-1980), han sido
desarrollos multifamiliares, y es hacia las personas que viven en este tipo de
vivienda donde deben de centrarse las acciones de rehabilitación. Este estudio
afirma “El consumo total de una vivienda unifamiliar duplica al de la vivienda en
bloque, siendo el consumo de calefacción cuatro veces superior”.

Fig.-4 Consumo energético unitario según el tipo de vivienda [11]

La disminución de la demanda energética para calefacción y refrigeración supone


también un impacto positivo sobre los requerimientos de infraestructuras de
generación y distribución. La tendencia en aumento de los consumos energéticos en
el sector residencial, aunque se ha atenuado en los últimos años de crisis
económica, supone una ampliación de estas infraestructuras, y en consecuencia un
aumento del impacto ambiental y de la dependencia energética.

Dentro de los consumos energéticos en los edificios del sector doméstico en


España, según el IDAE [11], se distribuye por usos de la siguiente forma: 48,8%% se
destina al acondicionamiento térmico, (calefacción 47 y refrigeración AA 1,1%), para
Agua Caliente Sanitaria (ACS) un 27,4%, para equipamiento 20,6% e iluminación
3,9%. Lo que significa que un 50% de la energía se destina a dotar de confort
térmico a la vivienda. (Ver Fig. 5).

243
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Fig. 5.- Distribución de consumos de energía en la vivienda en España [11].

El consumo de energía de un hogar medio en España es de 10.521 kWh, de los


cuales, el 65% se dedica a la demanda térmica (Calefacción, ACS y cocina) y el 35%
a la electricidad [12].

2.- Cerramientos verticales opacos.


La rehabilitación se puede plantear de manera integral, o por elementos. Aunque
ambos sistemas tienen ventajas e inconvenientes, en el caso de este estudio se ha
tratado de aislar el objeto de rehabilitación a escala de elemento constructivo, sin
dejar de detallar sin embargo diversos factores de contorno que determinan su
comportamiento. Aunque es la parte hueca y acristalada donde se produce mayor
intercambio de energía por su relación con el exterior es en la parte opaca de la
envolvente y en- el muro, donde se va a centrar este estudio.

2.1.- El comportamiento térmico-Tipo de cerramiento.


Son diversos los factores que van a determinar el comportamiento térmico en un
edificio, podemos diferenciar como factores fundamentales de contorno: el clima,
entorno urbano y el comportamiento del usuario. El edificio responderá a estas
condiciones atendiendo a su diseño, composición constructiva de la envolvente y
sistemas. Para caracterizar este comportamiento por un lado encontramos
estimaciones de diversa índole apoyadas en simulaciones teóricas tanto desde el
punto de vista sectorial agregado como para casos concretos de edificios, y por otro,
aunque escasos, algunos datos reales de monitorización del comportamiento
térmico.

En el trabajo realizado específicamente para la ciudad de Madrid por M. Luxan [12].


se confirma que la eficacia de las acciones aumentará si las actuaciones están
encaminadas hacia los edificios que se encuentran en peor estado energético. En
este estudio se mencionan específicamente los edificios construidos antes de la
NBE-CT-79 [1], y el importante papel de los cerramientos exteriores, y en concreto el
del muro, en el ahorro energético, que en algunos casos, si se mejora
energéticamente puede superar el 70% del ahorro total posible.

Por otro lado, los cerramientos verticales exteriores juegan también un papel
importante si se tienen en cuenta la energía incorporada en los materiales de
construcción. En el caso de la rehabilitación, ya contamos con unos cerramientos
que no hará falta fabricar de nuevo, con lo cual al aprovecharlos y mejorarlos surge
la oportunidad de reducir esta energía incorporada.

En las estrategias de rehabilitación energética hay que considerar varias actores y


puntos fundamentales para lograr la eficiencia energética, los usuarios, las
instalaciones, las fuentes de energía renovables y sin duda como elemento principal
la envolvente, la actuación sobre este último punto será el más efectivo.

244
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Para conocer el tipo de cerramientos que se pueden encontrar en el periodo de


estudio, se han representado en la Fig. 6, algunos cerramientos utilizados como
referencia en diferentes proyectos y tres referencias básicas de cerramientos con
algún tipo de aislamiento: la que establecía la Norma Básica de la Edificación en el
año 79 [1] (1,2 W/ m2K), la que actualmente es de obligado cumplimiento según el
Código Técnico de la Edificación (0,66W/m2K) [7] y el estándar Passivhaus [14],
como referencia de cerramiento muy aislante (0,15 W/ m 2K). Los estándares de
calidad energéticos van siendo cada vez más exigentes, y esto hace que todo el
conjunto del parque construido hasta la fecha requiera algún tipo de intervención, ya
sea de mayor o menor calado.

Las características concretas de estos cerramientos existentes son difíciles de


determinar. Si tomamos la transmitancia U (W/m2K) como principal factor para
caracterizar el comportamiento energético, hay estudios que toman diferentes tipos
de cerramiento de referencia:

IDAE CE3 Luxan GTR ERF PDEHU Guía R VP (IETcc)

3 2,84
2,8
2,65 2,69
2,6
2,46
2,5
2,31
2,15 2,15 2,13

2 1,9 1,9 1,87


1,72 1,75
1,68
1,57 1,54 1,56
1,48 1,5
1,5 1,4
1,3
1,2 1,24
NBE-CT-79 (1,2) 1,15
1,01
0,95
1 0,9 0,9
0,8
0,71
0,66 0,65 0,66
0,63 0,62 0,66
CTE (0,66) 0,59 0,59 0,56 0,59 0,6
0,5 0,52 0,530,5
0,46
0,42
0,5 0,4 0,38
0,32 0,32 0,3
0,15
PH (0,15)
0
0 2 4 6 8 10 12 14 16 18 20 22 24 26 28 30 32 34 36 38 40 42 44 46 48 50 52 54 56 58 60

Figura 6.- Transmitancia térmica U (W/m2K) en cerramientos verticales exteriores


para las diferentes referencias. [1, 7, 13, 14, 15 16, 17 y 18]

Si observamos estos casos, tanto para Madrid como para España (Fig 8-) se pueden
observar varias cuestiones, ente las que se destacan:
-existe una dispersión en los datos de referencia de los diferentes
cerramientos, que lógicamente indican la diversidad de situaciones de origen
que se pueden dar.
--el caso de menor demanda es de 0,9 W/m2K y el de mayor de 2,84 W/m2K
-la mayoría de los cerramientos a rehabilitar tienen una transmitancia entre
1,2 W/m2K (mínimo exigido por la norma del 79) [1] y 3,0 W/m2K
-las propuestas de mejora se acercan a lo exigido por el CTE [7]
-cualquiera de los casos queda muy alejado del estándar más ambicioso, que
queda representado por el estándar Passivhaus de 0,15 W/m2K [14]

245
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

El primer grupo indicado con un recuadro son los casos es el que se detalla en la
escala de certificación de edificios existentes del IDEA [15], en el que las dos
primeras referencias son las que pautan la escala. Se corresponden con los
cerramientos representativos de los dos grandes periodos A (1939-1960) y B (1961-
1979) objeto de estudio: un pie de ladrillo para los edificios del primer periodo, y
medio pie cerámico con cámara de aire y tabique interior para los edificios del
segundo. El tipo de elemento cerámico es el que va a marcar las diferencias entre
las diferentes variantes de este tipo que se presentan en la figura. Este grupo resulta
muy similar al segundo grupo es el que se incluye en la herramienta CE3 para la
certificación.

En el tercer grupo estudiado por Luxán [13] se incluyen tres cerramientos


representativos específicos para Madrid: el caso más desfavorable, un caso tipo, y el
caso de vivienda protegida, todos ellos anteriores a 1979. Los tres siguientes se
corresponden con diferentes proyectos de investigación (GTR, ERF y PDEHU) en
los que encontramos algunas similitudes de planteamiento. En el primero aparecen
cuatro tipos de cerramiento, y entre ellos el caso peor, de medio pie de ladrillo
macizo, que seguramente habrá sido objeto de rehabilitación por condensaciones.

Para el estudio de la eficiencia energética de estos cerramientos hay que tener en


cuenta otro tipo de aspectos o factores, como se indicó antes, como son el tipo de
uniones entre componentes, la tipología de edificio, su superficie relativa respecto a
la envolvente, la orientación, el clima y entorno urbano, o el comportamiento del
usuario.

2.2.- Posibles mejoras.


Teniendo en cuenta el tipo de cerramientos existente, se plantean posibilidades de
mejorar de estos cerramientos verticales para la mejora de la eficiencia desde el
punto de vista del aislamiento térmico. En este sentido, cabe estudiar no sólo el
grado de aislamiento, sino el grado de deterioro de las viviendas y de los espacios
públicos de los conjuntos donde están estos edificios, analizando las posibles
mejoras y los riesgos derivados de estas intervenciones.

Desde la óptica de la sostenibilidad podemos encontrar tres tipos de coste: el


ambiental, el económico y el social. Desde Europa las políticas actualmente se
encaminan a establecer unos niveles de eficiencia energética rentables u óptimos en
términos de costes, para edificios nuevos, existentes y sus elementos, determinando
las mejoras a partir de modelos de referencia (EC.244, 2012). El coste económico,
tiene especial relevancia en el caso de las viviendas objeto de estudio, tomando en
cuenta que las poblaciones que viven en estos conjuntos de vivienda son a menudo
las más vulnerables y necesitadas.

Respecto al coste ambiental, ya que se están dando planteamientos de inversión-


beneficio, cabría completar este análisis con una aproximación a la energía
incorporada en los materiales, tanto de los cerramientos originales, como de la
actuación de rehabilitación.

Al tratar la rehabilitación a escala de elemento constructivo, se da la necesidad de


valorar los posibles impactos que puede tener no sólo de manera aislada, sino
también en su combinación con otro tipo de mejoras, como la utilización de sistemas
TIC (domótica), la rehabilitación de otros elementos, o la mejora de los sistemas de
acondicionamiento térmico.

246
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Los estándares de calidad energéticos van siendo cada vez más exigentes NBE CT-
CTE- Pasivhaus, y esto hace que todo el conjunto del parque construido hasta la
fecha requiera algún tipo de intervención, ya sea de mayor o menor calado. Resulta
fundamental definir los requisitos técnicos, los procedimientos para la implantación
de las mejoras, y el tipo de participación de los agentes involucrados al acometer
este tipo de obras, tanto desde el punto de vista económico y social, como desde la
mejora constructiva, tomando también como ejemplo las virtudes y defectos de otras
experiencias similares. La simplificación en los trámites administrativos, y la
transparencia especialmente en el cálculo de costes.

3.- Conclusiones.
Existe una gran dispersión en los datos de referencia del comportamiento térmico de
la envolvente (opaca y hueca) de los edificios de vivienda anteriores al año 1980,
que debe de ser contrastado con las mediciones reales de los edificios que se
decida rehabilitar.

En el caso de los cerramientos verticales objeto de estudio, la incorporación de


aislamiento va a suponer una mejora en la transmitancia térmica del cerramiento,
aproximándolo a estándares más exigentes, ya que en las publicaciones
consultadas, los cerramientos quedan por debajo de los que marca la norma de
1979.

A modo de propuesta, a la hora de abordar las posibles actuaciones, o establecer un


grado de prioridad, cabe tener en cuenta otro tipo de factores, no sólo vinculadas a
los sistemas constructivos, como el estado de conservación o posibles patologías,
sino también los de ámbito económico, social y cultural . Las intervenciones en los
edificios con mayor deterioro y probablemente antigüedad, tendrán un mayor
impacto en cuanto al ahorro energético, a la mejora del confort y a las mejoras
sociales de la población.

Las propuestas técnicas de rehabilitación de las viviendas sociales en las grandes


ciudades, deben ir acompañadas de propuestas económicas (subvenciones,
préstamos,..) que faciliten el acceso a estas mejoras sin gravar la situación
económica a los sectores de pocos recursos que a menudo viven en estos edificios.

En muchos países de la Comunidad Europea, la rehabilitación de viviendas ha sido y


es una actividad económica tan o más importante que la construcción de vivienda
nueva (en España no ha sido así hasta ahora); en muchos de estos países se ha
logrado rehabilitar considerable cantidad de edificios, que tenían importantes
deficiencias energéticas y ambientales, que han permitido hacer más eficientes
energéticamente a los edificios, logrando ahorros significativos de energía, además
de lograr disminuir las emisiones de GEI, mejorar el confort en las viviendas y ocupar
una importante mano de obra y especializando un sector importante industria de la
construcción.

4.- Agradecimientos.
El presente estudio se ha realizado en el IETcc-CSIC y forma parte del proyecto BIA-
2012-39020-C02-01 financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad.
Datos de este trabajo forman parte del Proyecto nº C33/06 Ministerio de Fomento
FOM/2251/2006.

247
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

REFERENCIAS.

[1] RD.2429. NBE-CT-79 (1979) Real Decreto 2429/1979, de 6 de julio, por el que se
aprueba la norma básica de edificación NBE-CT-79, sobre condiciones térmicas en los
edificios. Presidencia del Gobierno.
[2] Silva, R. (2012) La eficiencia ambiental y energética en la rehabilitación de edificios"
Proceedings Gas Natural. Madrid, Noviembre ,7. Madrid. España.
[3] INE, Instituto Nacional de Estadística. Censos de población y vivienda Censos 2001 y
2011. www.ine.es. visitado en enero 2013.
[4] Alonso, C. Arteaga, A. Oteiza, I(2010). Notas sobre la construcción de la vivienda social
para el Siglo XXI. Informe del proyecto Prointec. IETcc-CSIC- Madrid.
[5] Ministerio de Fomento (2011) Permisos de habitabilidad. Madrid. España.
AAVV. Herramienta CE3. (2013) http://www.minetur.gob.es (consulta diciembre 2013)
[6] Hernandez Aja, A.; Vázquez Espi, M. & García Madurga, C. (2012) Atlas de
Vulnerabilidad Urbana. ARGEA, Ministerio de Fomento. Madrid. España.
[7] RD.314. (2006) REAL DECRETO 314/2006, de 17 de marzo, por el que se aprueba el
Código Técnico de la Edificación. Ministerio de vivienda.
[8] Casanova Gómez, C. 2008. De las políticas urbanas a la lucha contra la exclusión social
100 años de intervención pública en la vivienda y la ciudad. La vivienda de realojo.
Sambricio, C. & Lampreave., R. S. (Eds.) AVS, 2008, 191-214.
[9] D.G Catastro, (2011). datos de la DG Catastro obtenidos en el Atlas Digital de Areas
Urbanas del Ministerio de Fomento http://atlas.vivienda.es (consulta enero 2013).
[10] Tirado Herrero, S.; López Fernandez, S. & Martín García, P. (2012) Pobreza energética
en España. Potencial de generación de empleo derivado de la rehabilitación energética de
viviendas Asociación de ciencias ambientales, ACA.
[11] IDAE- Proyecto SECH-SPAHOUSEC. (2011). Informe Final- Análisis del consumo
energético del sector Residencial en España.
[12] Fernández R. Energy Lab (2012) El punto de vista de las instalaciones energéticas .La
eficiencia ambiental y energética en la rehabilitación de edificios" Proceedings Gas Natural.
Madrid, Noviembre ,7. Madrid. España.
[13] Luxán, M..; Barbero, M.; Díez Abarca, R.; Gómez, G. & Román, E. (2010) Metodología
de evaluación para el programa de ayudas a las actuaciones de rehabilitación para la mejora
de la sostenibilidad y eficiencia energética de las edificaciones. SB10Mad Sustainable
building conference. Madrid España
[14] Diaz Antón, N. (2011) La envolvente opaca y el aislamiento: Minimizar pérdidas. Guía
del estandar passivhaus. Fundación energía de la Comunidad de Madrid.
[15] Salmerón, J. M.; Cerezuela, A.; Salmerón, R.; Álvarez, S. & Tenorio, J. A. (2011) Escala
de calificación energética. Edificios existentes IDAE. Instituto para la Diversificación y Ahorro
de la Energía. IDAE (Ed.) España.
[16] Martin-Consuegra, F.; Alvarez, S.; Olaya, M.; Tenorio, J. A. & Gavira, M. J. (2008)
Viabilidad técnico-económica de soluciones bioclimáticas en edificios existentes. IETcc
CSIC. (pdf OSE. 2012 http://www.sostenibilidad-es.org)
[17] Garrido Soriano, N. (2006) Proyecto Rehenergia. Anàlisi de resultats globals. Tipologies
i subtipologies. Universidad Politécnica de Cataluña. UPC- Barcelona España.
[18] Ortega, L. & Serrano Lanzarote, B. (2011) Use of Building Typologies for Energy
Performance Assessment of National Building Stock. Existent Experiences in Spain (TABULA
project) IVE, Valencian Institute of Building. Valencia, España.

248
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

MEJORA DE LA EFICIENCIA ENERGÉTICA DEL PARQUE EDIFICADO. EL


CASO DE ESTUDIO DE LA REHABILITACIÓN EN LA BARRIADA DE LA PLATA
1
Pulido Arcas, J. A.; 2Rubio Bellido, C.; 3León Muñoz, M.
1
Departamento de Historia, Teoría y Composición Arquitectónica, ETSA.
Avenida de Reina Mercedes, s/n. 41012 Sevilla
2y3
Departamento de Construcciones Arquitectónicas II, ETSIE.
Avenida de Reina Mercedes, s/n. 41012 Sevilla
e-mail: 1jpulido@us.es; 2carlosrubio@us.es; 3miguelleon@us.es

RESUMEN

Según datos de la Unión Europea, el sector de la edificación es responsable del 40% del
consumo total de energía en la Unión, bastante más que la industria (25%) y el transporte
(30%). El sector de la edificación está adoptando medidas encaminadas a reducir este
consumo, lo cual es responsabilidad de arquitectos e ingenieros de la edificación.
La industria de la construcción presenta una gran permeabilidad a las innovaciones técnicas;
en consecuencia, la eficiencia energética en la edificación se limita a cumplir los estándares
mínimos exigidos por la normativa vigente; además, la elevada vida útil de un edificio, que
llega en ocasiones a 100 años, provoca un desfase entre construcción y normativa. Según
datos del 2001, el 47% del parque edificado español se construyó entre 1942 y 1981, y sólo
el 32% tras 1981, tras la entrada en vigor del NBE-CTE; el CTE, vigente a partir de Marzo de
2006, sólo ha afectado a una pequeña parte del parque edificado, tras la crisis del sector de
la construcción a partir de Junio de 2006. Por tanto, toda normativa debe contemplar la
rehabilitación de las edificaciones existentes como parte sustancial de su articulado.
Nuestro caso de estudio se centra en la barriada de La Plata, en Jerez de la Frontera.
Diseñada por el arquitecto Fernando de la Cuadra en 1940 según los estándares del
Movimiento Moderno, goza de excelentes estándares ambientales aunque su estado de
conservación es muy deficiente.
Los autores han trabajado en 22 proyectos de rehabilitación en esta barriada, al amparo de
los programas regulados por los decretos 149/2003 y 395/2008 del gobierno regional
andaluz. Las actuaciones se centran en la mejora energética de la envolvente y de las
instalaciones de servicios (agua, electricidad y saneamiento); estas obras han contado con
escasos presupuestos de ejecución material, alrededor de 100 €/m2. Gracias a una amplia
base de datos de proyectos, así como a una campaña de mediciones in-situ, los autores han
llegado a conclusiones acerca de la conveniencia de ciertas estrategias de rehabilitación
ambiental, su control presupuestario y la conveniencia de incluir en la normativa del sector
edificatorio artículos específicos referidos a la rehabilitación.

Keywords: Rehabilitación, eficiencia energética, control presupuestario, sostenibilidad,


Código Técnico de la Edificación.

249
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

1.- Introducción.
El consumo de energía en nuestras distintas actividades tiene un impacto directo en
la acción que los seres humanos ejercen sobre el medio ambiente. Dicho consumo
se distribuye de modo desigual dependiendo de la actividad que consideremos.
Dentro de la Unión Europea, podemos distinguir tres grandes sectores consumidores
de energía: La industria, el transporte y la edificación: la primera consume,
aproximadamente, un 25% del total, el transporte un 30% y la edificación un 40% [1],
situándose como el primer consumidor neto de energía. Si hablamos de las
emisiones de CO2, las actividades asociadas a este sector representan un 14.8 %
del total de las emisiones de la UE, algo menos importante, comparado con el sector
industrial (47,4 %) o el transporte (22,7 %), pero aun así bastante representativo.
Todos los sectores han adoptado iniciativas para reducir el consumo de energía,
manteniendo o aumentando su eficiencia en su uso. En el caso de la edificación,
esto se puede conseguir de dos maneras. En primer lugar, modificando las fuentes
de energía que usan los edificios, sustituyendo los combustibles fósiles por fuentes
renovables, como la energía eólica o la solar; estas actuaciones son objeto de la
planificación energética de los estados y, por lo tanto, quedan fuera del alcance de
los profesionales que se dedican al diseño, construcción y mantenimiento de las
edificaciones. En segundo lugar, aumentando la eficiencia energética de los
edificios, es decir, que estos consigan las mismas prestaciones haciendo uso de una
cantidad menor de energía, lo cual, a diferencia de lo anterior, es responsabilidad
directa de los arquitectos e ingenieros de la edificación, como responsables directos
del diseño de las construcciones.

2.- Características del parque edificado español.


La edificación presenta un problema muy específico, derivado de dos características
intrínsecas de dicho sector. Su gran permeabilidad a las innovaciones técnicas hace
que las técnicas constructivas y las soluciones innovadoras se implanten con
excesiva lentitud; en consecuencia, la eficiencia energética en la edificación suele ir
a remolque de las exigencias de las normativas de construcción, limitándose a
cumplir los estándares mínimos exigidos por ésta. Además, la elevada vida media
útil de un edificio, que suele rondar los 50 años pero que puede llegar a los 100 en
algunos casos, provoca un desfase evidente entre las exigencias de la normativa en
un momento dado y la situación real que vive el parque edificado. Las distintas
normativas aprobadas en este campo no tienen carácter retroactivo, por lo que los
edificios ya construidos mantienen unas pobres características en materia de
eficiencia energética. En el caso de España, según datos del 2001, sólo el 32 % del
total de edificios residenciales existentes fueron construidos después de 1981; esta
fecha es importante, ya que la primera norma estatal que regulaba la eficiencia
energética de los edificios fue aprobada en 1979 [2]; antes no existía ningún límite
para parámetros como la transmitancia de los cerramientos. Otro hito importante lo
encontramos en 2006, fecha de entrada en vigor del Código Técnico de la
Edificación [3], normativa que sustituyó a la anterior de 1979, endureciendo las
exigencias en materia de eficiencia energética y acercándola a los estándares
europeos. El pico de crecimiento de la burbuja inmobiliaria en España se produjo en
el año 2006, produciéndose a partir de 2007 un abrupto declive en el número de
edificios construidos, por lo que el alcance real de dicha norma ha sido más bien
escaso.
Todos estos datos nos llevan a dos premisas importantes que se deben contemplar
al hablar de la eficiencia energética de la edificación. Toda norma debe contemplar
el parque edificado existente y, en consecuencia, debe proponer soluciones
adaptadas a la rehabilitación de estos edificios. Entre los años 1941 y 1981 se

250
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

construyeron en España aproximadamente el 47 % del parque edificado de España


hasta el año 2001 [4], unos 19 millones de viviendas; gran parte de estos edificios
fueron producto de programas de promoción pública para el alojamiento de familias
con pocos recursos, mediante la intervención del Instituto Nacional de la Vivienda
(INV), organismo dedicado a la gestión, planificación y construcción de grandes
polígonos residenciales. Sus diseños adaptaban los paradigmas del Movimiento
Moderno y los modelos procedentes de las Siedlungen alemanas, produciendo
viviendas cuyos diseño tenía en cuenta ciertos principios básicos de diseño
ambiental, inspirados en las corrientes higienistas modernas; así, estos conjuntos
contaban con una adecuada distancia entre edificios, ventilación cruzada y
profundidades de crujía aceptables. No obstante, la gran escasez de recursos
materiales daba como resultado unas pobres características constructivas; en
muchas ocasiones, la envolvente carecía de aislamiento. Esto, unido a la falta de
mantenimiento por parte de sus propietarios, en su mayoría familias de escasos
recursos económicos, pensionistas y desempleados, ha llevado a estos conjuntos
residenciales a un estado de conservación muy deficiente.

3.- Programa de rehabilitación estatal y autonómico.


En España, las administraciones nacional y de las distintas comunidades
autónomas, conscientes de este problema, han puesto en marcha en los últimos
años distintos programas enfocados a la rehabilitación de estos edificios. Sus
objetivos principales han sido la adecuación de sus instalaciones de servicios (agua
corriente, energía eléctrica y saneamiento), la mejora de su envolvente (fachada y
cubierta) y la adecuación funcional para personas discapacitadas. En Andalucía,
región en la que se centra nuestro estudio, estas actuaciones se regulan mediante
planes cuatrienales, regulados hasta la fecha por los Decretos 149/2003 [5] y
395/2008 [6]. En total, en 7 años de vigencia del programa, se han redactado 4.200
proyectos y se ha intervenido en unos 1.900 edificios.
Actualmente se ha aprobado Plan Estatal de fomento del alquiler de viviendas, la
rehabilitación edificatoria, y la regeneración y renovación urbanas [7], que plantea un
nuevo período de cuatro años, de 2013 a 2016, en el que se centra principalmente
en la renovación de la ciudad existente y que tendrá repercusión en los planes de las
comunidades autónomas. Así, las investigaciones relacionadas con las actuaciones
con los programas anteriores, son de máxima importancia a la hora de acometer
nuevas intervenciones en el parque edificado.

4.- Elección del modelo de estudio.

4.1.- Características.
El presente caso de estudio se centra en la barriada de La Plata, en la ciudad de
Jerez de la Frontera, situada al Sur de España, a una latitud de 36,42 º N. Esta
barriada, diseñada por el arquitecto municipal de la ciudad desde 1936 hasta 1971,
Fernando de la Cuadra e Irizar, es un caso paradigmático de cuanto hemos
expuesto. Su diseño data de 1940, estando influenciada de modo muy directo por
los diseños de núcleos residenciales procedentes de la Alemania de los años 20 y
30 [8]. Se organiza en 85 bloques en hileras con fachadas orientadas en Noroeste y
al Sureste, y una separación entre hileras aproximadamente el doble que la altura
entre edificios (Fig. 1); los edificios tienen una estructura de doble crujía y todas las
viviendas tienen huecos a ambas fachadas y, por ende, doble ventilación; en
resumen, unas condiciones de partida envidiables.

251
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

4.2.- Rehabilitación de bajo presupuesto.


A los autores del presente artículo se les encargó la redacción de proyecto, la
dirección y la dirección de ejecución de obra de la rehabilitación de 32 de estos
edificios, algo más de un tercio del total de la barriada, de los que, hasta el
momento, se han ejecutado 22 obras.

Fig. 1. Imagen del barrio

Una de las líneas principales de estos planes consistía en la rehabilitación de


edificaciones residenciales existentes, concretándose en la mejora de las
condiciones higrotérmicas y de estanqueidad de fachadas y cubiertas, con
condiciones económicas muy ajustadas, buscando maximizar los recursos
disponibles y llegar al máximo posible de viviendas; los presupuestos que se
manejan son muy bajos, alrededor de 100 €/m2 construidos. De la experiencia
adquirida tras la rehabilitación de numerosos de estos edificios surgió la pregunta
que ha dado origen a la presente investigación: ¿Hasta qué punto es realmente
efectiva, en términos de eficiencia energética y calidad ambiental de estos edificios,
este tipo de rehabilitación?

5.- Metodología.
Los autores disponen de una amplia base de datos, nutrida de mediciones
planimétricas in-situ, catas de los elementos de la envolvente, secciones
constructivas y 32 proyectos redactados.
Además, la presente investigación desarrolla métodos de cuantificación y evaluación
que serán referente en el panorama nacional y autonómico los próximos años,
acompañados de un trabajo de campo que se detalla a continuación.

252
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

5.1.- Evaluación de las actuaciones realizadas.


La edificación de referencia para la aplicación del método se sitúa en el barrio de la
Plata en Jerez de la Frontera, Cádiz, España. Este barrio obrero construido en los
años 40 es un ejemplo de edificación de bloque de viviendas en hilera conformando
un conjunto residencial uniforme que se repite en la mayoría de ciudades españolas
como ensanche de la ciudad. Esto nos permite con determinadas medidas obtener
valores extrapolables a dicho barrio, pues todas las viviendas tienen la misma
orientación y se encuentran en el mismo tipo de bloque. Al ser un conjunto
residencial poco mantenido (Fig. 2), ya que hasta la propuesta de rehabilitación de
viviendas subvencionadas por parte del gobierno en el año 2007, no se había
realizado ninguna labor de mantenimiento, salvo un adecentamiento de fachada en
los años 90 y al haber rehabilitado gran parte de los bloques de forma conjunta, se
han adoptado las mismas soluciones constructivas. Esto supone que el estudio
realizado en la envolvente de un bloque en su estado original y tras su rehabilitación
es extrapolable al resto de la barriada. Principalmente se tendrán en consideración
las actuaciones en la envolvente de la edificación.

Fig. 2. Estado original de la edificación. Fachada principal y trasera. Pza. Virgen de


Loreto nº3. Barriada de La Plata. Jerez de la Frontera.

5.2.-Certificación energética de edificios existentes.


El 5 de abril de este año se aprueba el procedimiento básico para la certificación de
la eficiencia energética de los edificios existentes [9], ya que la Directiva
2010/31/UE, de 19 de mayo, relativa a la eficiencia energética de los edificios, que
deroga la Directiva 2002/91/CE, obliga a expedir un certificado de eficiencia
energética para los edificios o unidades de estos, que se construyan, vendan o
alquilen; los Ministerios de Industria, Energía y Turismo y de Fomento, mediante el
Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), están
realizando programas informáticos de calificación de eficiencia energética para
edificios existentes, de aplicación en todo el territorio nacional.
Estos programas se encuentran aún en su versión de prueba hasta el 1 de junio,
pero son una excelente vara de medir para realizar un análisis en el parque edificado
actual y en consecuencia para ver la incidencia que han tenido las actuaciones
desarrolladas desde el punto de vista de la certificación energética.
Se ha realizado el certificado energético con el programa CE3, unos de los
documentos reconocidos por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, una

253
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

vivienda tipo de la barriada de La Plata en su estado original y tras las obras de


rehabilitación realizadas. Esta vivienda tipo se sitúa en planta intermedia a 7.20m de
altura para mantener concordancia de valores medios, ya que en la planta superior o
inferior tendríamos la distorsión de los valores debido al contacto directo con la
cubierta o con el terreno y el objetivo a perseguir son los valores medios. Ya que los
parámetros a introducir en el certificado son los mismos en el caso de todas las
viviendas de la barriada, se corrobora que los resultados de aplicar el método son
extrapolables a su conjunto.

5.3.- Mediciones de campo.


5.3.1- Sensores de temperatura.
Los datos teóricos, respecto a un edificio de referencia, se acompañan de unas
mediciones in-situ. Según se ha demostrado en otras investigaciones dirigidas por
los autores, en las que se han efectuado planes de monitorización en edificaciones
existentes [10], las mediciones de temperatura tienen por objetivo esclarecer como
se comporta desde el punto de vista térmico la vivienda rehabilitada y la vivienda en
su estado original respecto a los valores térmicos exteriores.

Fig. 3. Ejemplo de localización de sensor fachada S-E en su estado original.

Sensores Data Loggers Hobo® U12 de Onset se han instalado en las plantas
intermedias (Fig. 3) tanto en el exterior como en el interior de viviendas en estado
original y rehabilitado con el objetivo de cuantificar los valores de temperatura. Como
se puede observar en la Tabla 1, los sensores Ext1 correspondientes con la
orientación N-O y Ext2 con la orientación S-E se instalan en el exterior de la vivienda
tipo en planta intermedia a 7.20m de altura para mantener concordancia de valores
medios realizados en la certificación y evitar la distorsión de las plantas superiores o
inferiores antes mencionados. En el interior de las viviendas los sensores se instalan
a la misma altura que los exteriores, siendo el uso de la habitación el de dormitorio,
teniendo tanto en la vivienda rehabilitada como en la vivienda original el mismo uso.
La campaña de mediciones se acota al mes de mayo, siendo este mes el más
cercano a la temperatura media anual según los valores climatológicos normales de
Jerez de la Frontera [11], que establecen el mes de mayo en una temperatura media
de 18.4 ºC y la media anual del municipio en 17.7 ºC, evitando así los meses más
fríos o calurosos, que pueden llevar a desviaciones en los sensores y acercándonos
a valores cercanos a los medios anuales. La comparación entre la temperatura en el
interior de la vivienda en estado original y rehabilitada en comparación con los

254
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

valores exteriores en el mes más cercano al medio anual entre ambas orientaciones
determinará el comportamiento medio de la vivienda rehabilitada respecto a la que
se encuentra en estado original.

SENSOR TEMPERATURA ALTURA ORIENTACION PERÍODO


Ext 1 Calle 7.20 S-E 3-31 Mayo 12
Int 1 Vivienda 7.20 S-E 3-31 Mayo 12
rehabilitada
Int 2 Vivienda estado 7.20 S-E 3-31 Mayo 12
original
Ext 2 Calle 7.20 N-O 3-31 Mayo 12
Int 3 Vivienda 7.20 N-O 3-31 Mayo 12
rehabilitada
Int 4 Vivienda estado 7.20 N-O 3-31 Mayo 12
original

Tabla 1. Sensores instalados en viviendas en mes medio.

5.3.2- Imágenes termográficas.


Además de la campaña de mediciones realizadas se aportan imágenes
termográficas tomadas durante el mismo mes de mayo para comparar la
temperatura superficial de la envolvente de la de las viviendas rehabilitadas con la
envolvente de las viviendas en su estado original.

6.- Resultados extraídos del programa informático.

6.1.-Mejoras realizadas.
Las intervenciones se han realizado principalmente en cubierta y fachada,
respondiendo a las premisas fundamentales del programa de rehabilitación
autonómico, que consistían en propiciar la estanqueidad frente a lluvia y supresión
de humedades de capilaridad y condensación. La mejora de la eficiencia energética
no era prioridad de este programa, pero se han mejorado diferentes elementos
constructivos que mejoran sensiblemente la transmitancia térmica de la envolvente.
El Código Técnico de la Edificación, en el ámbito de aplicación del Documento
Básico HE1 Ahorro de Energía, sólo contempla nuevas edificaciones o reformas o
rehabilitaciones en edificios existentes mayores de 1000m 2 de superficie últil donde
se renueve más del 25% de los cerramientos, por lo que la mejora en la
transmitancia en este tipo de rehabilitaciones en las que se persigue el
mantenimiento y la renovación quedaría fuera del ámbito normativo. En la Tabla 2 se
puede ver una comparativa entre las transmitancias originales, las desarrolladas en
los proyectos y obras, y las exigidas por el CTE en nuevas construcciones. Todos
estos datos se han extraído del programa informático CE3, introduciendo los
diferentes elementos que componen el estado original y reformado.

U W/m2K Estado original Estado reformado Exigencia obra nueva


Fachada 1,63 1,48 0,94
Cubierta 2,68 0,70 0,50

Tabla 2. Actuaciones en la envolvente. Transmitancia térmica W/m2K

255
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Fig. 4. Estado reformado de la edificación. Fachada principal y cubierta. Pza. San


Antonio nº2. Barriada de La Plata. Jerez de la Frontera.

Como se puede apreciar en la Tabla 2, en fachada no se ha mejorado


sustancialmente la transmitancia térmica, ya que sólo se ha actuado sobre la cara
exterior modificando el revestimiento, además estos valores están muy lejanos a los
exigibles en obra nueva para la zona Climática A3, a la que pertenece Jerez de la
Frontera. Sin embargo, al introducir el aislante térmico de poliestireno extrusionado
en cubiertas, además de la lámina impermeabilizante y la solería cerámica se ha
conseguido que los valores se sitúen cercanos a los exigidos por el CTE, además de
garantizar la estanqueidad. Sin embargo, un porcentaje de la fachada significativo y
sin apenas mantenimiento desde su construcción, como son los huecos de fachada
y las carpinterías que en ellos se alojan no eran premisas fundamentales en el
programa de rehabilitación, por lo que no se intervino en ellos. Las instalaciones
sobre las que se actúa en el programa autonómico son las de electricidad,
saneamiento y fontanería. En la mayoría de los casos es una adaptación a la
normativa actual enfocada principalmente en la centralización de contadores y la
instalación comunitaria a cada una de las viviendas. El caso del saneamiento
requiere el cambio de las bajantes, ya que la mayoría son de fibrocemento.

6.2.- Discusión de los resultados


Las mejoras realizadas en las rehabilitaciones llevadas a cabo, se centran en las
premisas fundamentales del programa, y debido al bajo presupuesto disponible la
mayoría de las intervenciones efectuadas han sido consecuencia de garantizar la
estanqueidad.

Calificación Indicador Indicadores Parciales


energética del Global
edificio CALEFACCIÓN REFRIGERACIÓN ACS
Rehabilitado E 15,89 E 8,60 D 3,88 E 3,41
Sin rehabilitar E 16,87 E 9,41 D 4,05 E 3,41

Tabla 3. Calificación Energética del edificio. Emisiones globales. KgCO2/m 2año

No obstante, (Tabla 3) los datos de salida del programa CE3 reflejan unas pequeñas
mejoras en la calificación energética del edificio, situando el indicador global del
edificio rehabilitado en E, al igual que el edificio sin rehabilitar con la mejora sensible

256
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

en las emisiones globales en 15,89 KgCO2/m2año frente a 16,87 KgCO2/m2año que


emitía el edificio sin rehabilitar. Esta reducción de las emisiones se debe a la mejora
de la envolvente reduciendo las emisiones en Calefacción y refrigeración, tal y como
se puede ver en la tabla adjunta.
Si tenemos en cuenta el consumo de calefacción y refrigeración (Tabla 4) para
conseguir confort en el interior de la edificación, también podemos observar una
reducción sensible en la demanda de calefacción de 24,40 a 22,30 kWh/m2año. De
estos datos, lejos de ser significativos, se puede deducir que con la intervención
realizada se reduce el consumo anual por metro cuadrado, siendo esta intervención
necesaria para garantizar el mantenimiento y la estanqueidad de las fachadas.

Calificación Parcial

CALEFACCIÓN REFRIGERACIÓN
Rehabilitado E 22,30 C 10,22
Sin rehabilitar E 24,40 C 10,22

Tabla 4. Calificación Parcial de la demanda energética de calefacción y refrigeración.


kWh/m2año

Indicador Indicadores Parciales


Global
CALEFACCIÓN REFRIGERACIÓN ACS
Rehabilitado E 75,09 E 42,58 D 15,60 E 16,91
Sin rehabilitar E 79,79 E 46,58 D 16,30 E 16,91

Tabla 5. Calificación Parcial Consumo de Energía Primaria. kWh/m2año

La energía consumida por la edificación (Tabla 5), teniendo en cuenta que no se han
realizado ninguna aportación a los sistemas, ni se ha potenciado el consumo de
energía renovable debido al carácter del programa de rehabilitación, se ha reducido
sensiblemente al actuar en la envolvente de la edificación y a reducir los valores de
transmitancia de fachadas y cubiertas.

7.- Resultados extraídos de las mediciones de campo.

7.1.- Temperatura y termografías.


Los resultados de los sensores de medición muestran datos sobre la oscilación
térmica en las fachadas orientadas a Noroeste y al Sureste, así como el efecto de
del cerramiento del edificio, en sus estados original y reformado, según se expuso
en la Tabla 1.
Las mediciones se realizaron durante el mes de mayo de 2012, desde el día 3 hasta
el 31, siendo este mes el más cercano a los valores medios anuales de temperatura
en el municipio. Ambas gráficas (Fig. 5) (Fig. 6) muestran una oscilación térmica en
el exterior, siendo ésta más acusada en la fachada Sureste (Fig. 5), debido a que
sobre ésta incide el Sol de manera directa durante gran parte del día; no obstante,
en la fachada Noroeste (Fig. 6) se alcanzan también valores importantes, debido a la
elevada temperatura ambiente. Podemos observar cómo las condiciones
ambientales son diferentes en ambas fachadas, sobre todo en lo que se refiere a los
valores máximos alcanzados cada día. Esto se debe a la bondad de la orientación
Sureste, que capta bastante menos radiación en los meses estivales que la
Noroeste; además, esta última recibe radiación solar directa en las primeras y en las

257
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

últimas horas del día, lo que explica que durante la noche su temperatura sea
mayor, ya que le cuesta más disipar la energía ganada en la puesta de Sol. [12]

45

40

35

30

25

20

15

10

Ext 1 Int 1 Int 2

Fig. 5. Medición de temperatura en ºC del 3 al 31 de mayo en orientación Sureste.

La oscilación térmica de cada orientación se ve lógicamente atenuada por el efecto


del cerramiento; durante el día la temperatura es inferior, quedando dentro de los
límites de confort [13] (hasta 26ºC) y por la noche se observan valores superiores a
los exteriores; podemos atribuir este hecho a el uso del edificio por parte de los
habitantes, que no procuran la suficiente ventilación cruzada en estas viviendas,
estrategia muy adecuada y posible en este caso, al ser todos los bloques de doble
crujía y contar con espacios libres entre ellos de generosas dimensiones.

45

40

35

30

25

20

15

10

Ext 2 Int 3 Int 4

Fig. 6. Medición de temperatura en ºC del 3 al 31 de mayo en orientación Noroeste.

Podemos observar cómo el efecto de la rehabilitación en la oscilación térmica es


muy sensible aunque existente. En efecto, un cambio en el revestimiento exterior
actúa sobre el coeficiente de reflexión de los paramentos exteriores, pudiendo de

258
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

este modo reflejar una mayor proporción de la energía incidente; sin embargo, al no
actuarse sobre el aislamiento (inexistente) y únicamente sobre la capa más exterior
del cerramiento, se observa que el efecto de la actuación es escaso desde el punto
de vista de la amortiguación de la onda térmica.

Fig. 7. Imágenes termográficas tomadas en edificios colindantes, comparando el


estado original y reformado.

Las imágenes termográficas se realizan en distintos meses y corroboran lo medido


por los sensores. Una fachada inicialmente blanca, pero con una evidente falta de
mantenimiento, adquiere una tonalidad más oscura y acumula más radiación
infrarroja, como se observa en las imágenes. Las fachadas rehabilitadas adquieren
temperaturas de entre 15 y 20 ºC, mientras que las deterioradas pueden llegar a 30
ºC.

7.2.- Discusión de resultados.


La campaña de mediciones in-situ, mediante sensores e imágenes termográficas ha
mostrado el efecto real de estas operaciones de rehabilitación en las fachadas de los
edificios y en sus condiciones interiores. Tanto la temperatura exterior de los
cerramientos como la oscilación térmica interior en los edificios rehabilitados han
experimentado una pequeña mejora en el mes estimado como valor medio anual. No
obstante, podemos concluir que el efecto de las mismas es muy limitado, pues no
logra reducir la temperatura interior de las viviendas en unos valores que podamos
considerar significativos.

8.- Conclusiones.
La rehabilitación del parque de viviendas edificado es uno de los principales
problemas actuales de la industria edificatoria. Muchas de estas viviendas
perteneces a barrios obreros construidos en las décadas de la posguerra o el
desarrollismo. Su rehabilitación cuenta, como en el caso de Andalucía, con ayudas
económicas financiadas con fondos públicos; por lo tanto, sus presupuestos de
ejecución material son muy limitados.

259
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

La principal duda planteada consistía en la conveniencia de este tipo de


actuaciones, y su grado de acción real en el campo de la eficiencia energética. A la
luz de la investigación realizada, siempre basada en los valores más cercanos a los
medios anuales y los datos obtenidos, podemos concluir que estas actuaciones no
tienen una cuantiosa incidencia en la mejora energética y resultan más bien
operaciones de mejora estética o mantenimiento de la envolvente.
Una mera reposición de acabados exteriores no influye de modo notorio sobre el
coeficiente global de aislamiento del cerramiento. Por lo que mejora de forma muy
escasa la calificación energética y las condiciones higrotérmicas.
Por lo tanto, los programas de rehabilitación financiados con fondos públicos, si
tienen como objetivo mejorar la calificación energética de las viviendas existentes,
deben contemplar actuaciones más allá de las meramente centradas en el
mantenimiento.
El nuevo Plan Estatal del 5 de abril de 2013 [7], propone una serie de subvenciones
en la rehabilitación energética, e incluso toma con especial atención en el capítulo IX
“Programa de Fomento de ciudades sostenibles y competitivas” la mejora de barrios
construidos entre 1940 y 1980, como el que nos ocupa, y que no cuentan con
ninguna normativa que regule su nivel de aislamiento.
Es por tanto esta investigación un estudio sobre las actuaciones realizadas en la
barriada de La Plata basadas en los planes autonómicos de vivienda y suelo [5] [6],
que son base sobre la que se sustenten futuras intervenciones de mejora energética
en estas tipologías edificatorias y que serán acometidas en los próximos planes
autonómicos.

REFERENCIAS.

[1] VVAA (2012) EU Energy in figures. Statistical pocketbook. European Union, Bélgica
[2] REAL DECRETO 2429/79, de 6 de julio, por el que se aprueba la Norma Básica de la
Edificación NBE-CT-79, sobre Condiciones Térmicas en los edificios.
[3] REAL DECRETO 314/2006, de 17 de marzo, por el que se aprueba el Código Técnico de
la Edificación.
[4] INE (Instituto Nacional de Estadística) www.ine.es
[5] DECRETO 149/2006, de 24 de junio, por el que se aprueba el Plan Concertado de
Vivienda y Suelo 2003-2007.
[6] DECRETO 395/2008, de 24 de junio, por el que se aprueba el Plan Concertado de
Vivienda y Suelo 2008-2012.
[7] REAL DECRETO 233/2013, de 5 de abril, por el que se regula el Plan Estatal de
fomento del alquiler de viviendas, la rehabilitación edificatoria, y la regeneración y
renovación urbanas, 2013-2016.
[8] Aladro Prieto, José Manuel. Habitar en la periferia. La barriada de la Plata en Jerez. Un
ejemplo de vivienda social de los años 40 en el sur de España. Revista de Historia y Teoría
de la Arquitectura. Vol. 4-5. 2003. Pag. 9-31
[9] REAL DECRETO 235/2013, de 5 de abril, por el que se aprueba el procedimiento básico
para la certificación de la eficiencia energética de los edificios.
[10] Rubio C., Sánchez-Montañés B., Pulido J.A., Lainez, J.M.C. (2012), Techniques of
environmental analysis applied to the urban heritage of Cadiz. HERITAGE 2012. 3rd
International Conference on Heritage and Sustainable Development. Green Lines Institute
for Sustainable Development. Pag. 629-637. Oporto, Portugal.
[11] Valores climatológicos normales. Jerez de la Frontera. 1971-2000. Agencia Estatal de
Meteorología. Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. www.aemet.es
[12] VVAA. (1997). Arquitectura y clima en Andalucía. Manual de diseño. Consejería de
Obras Públicas y Transportes. Sevilla.
[13] Givoni B, A. (1969) Man, Climate and Architecture. Elsevier Architectural Science
Series. New York.

260
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

COMPARACIÓN DE LA CERTIFICACIÓN ENERGÉTICA DE EDIFICIOS ENTRE


LOS PAÍSES MIEMBROS DE LA UNIÓN EUROPEA
1
Rodríguez Quijano, M.; 2García Navarro, J.
Grupo de investigación Sostenibilidad en la Construcción y en la Industria,
Universidad Politécnica de Madrid.
ETSI Agrónomos. Ciudad Universitaria, s/n. 28040 Madrid
e-mail: 1m.rodriguezq@alumnos.upm.es; 2justo.gnavarro@upm.es

RESUMEN

Como consecuencia de la Directiva Europea de Eficiencia Energética en Edificios


2002/91/EC, y la Directiva 2010/31/Eu refundición de la anterior, se obliga a los países
miembros de la Unión Europea a expedir un certificado de eficiencia energética y mejorar el
comportamiento energético de manera que en el año 2021 sean edificios de consumo de
energía casi nulo. El presente trabajo examina como se han introducido estas nuevas
medidas en cada uno de los países miembros, con la finalidad de proporcionar un
conocimiento más profundo de las diferentes normativas, y analizar las estrategias y
métodos de cálculo existentes, así como la eficacia de su aplicación, a través de un estudio
comparativo basado en los requerimientos establecidos por las citadas Directivas.

Los resultados obtenidos muestran la existencia de grandes desigualdades en sus modelos


y algunos aspectos significativos que podrían servir de ayuda para una futura
implementación más efectiva.

Keywords: eficiencia energética, certificación energética, Directiva Europea, transposición,


análisis comparativo.

261
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

Introducción.
El aumento del consumo de energía, consecuencia del crecimiento económico, hace
cada vez más urgente la integración de los aspectos medioambientales y el
desarrollo sostenible en la política energética. La eficiencia energética y el desarrollo
de energías renovables son los principales instrumentos para conseguirlo.
Debido a que el sector de la edificación en la UE representa en torno al 40% del
consumo final de energía [1], ha sido esencial la creación de un conjunto de políticas
y medidas necesarias para el ahorro de energía.
En este estudio, se pretende analizar cómo se han introducido estas nuevas
medidas en cada uno de los Estados miembros, dada la autonomía que se les
concede para implementar las disposiciones legales necesarias para dar su
cumplimiento.

1.- Marco Regulatorio.


La Certificación Energética de los Edificios es una exigencia derivada de una serie
de normativas europea que intentan fomentar la eficiencia energética de edificios. En
1993, la Directiva 93/76/CE propuso el primer programa de certificación energética
de viviendas, SAVE. Conscientes del alto consumo energético que apuntaba el
sector de la edificación recomendaba su implementación antes de 1995. Sin
embargo, dado su alto grado de ambigüedad, el proceso no tuvo éxito. Con el
objetivo de complementarla, desde entonces, y en aras de un consumo energético
cada vez menor, se han concebido dos nuevas Directivas con carácter obligatorio
para los Estados Miembros.
La Directiva 2002/91/CE, fue el primer marco jurídico sobre el rendimiento
energético de los edificios, estaba articulada en torno a los siguientes puntos:
 Una metodología común de cálculo del rendimiento energético integrado de
los edificios.
 Las normas mínimas relativas al rendimiento energético de los edificios
nuevos y existentes con una superficie útil total igual o superior a 1000m² cuando se
proceda a una reforma importante de los mismos.
 Control regular de las calderas y de los sistemas centrales de climatización en
los edificios, así como la evaluación de las instalaciones de calefacción.

La Directiva 2010/31/UE del 19 de Mayo de 2010, refundición de la anterior y


actualmente en vigor, introduce además como principales novedades:
 A partir del 31 de diciembre de 2020, todos los edificios nuevos deben tener
un consumo de energía casi nulo. Los edificios que estén ocupados y que sean
propiedad de las autoridades públicas deben cumplir los mismos criterios después
del 31 de diciembre de 2018.
 Certificado de eficiencia energética para los edificios que se construyan,
vendan o alquilen, y los edificios públicos que ocupen una superficie útil total
superior a 500 m² frecuentados habitualmente por el público. El 9 de julio de 2015,
este umbral de 500 m² se reducirá a 250 m².
 Un marco metodológico comparativo, para calcular los niveles óptimos de
rentabilidad de los requisitos mínimos de eficiencia energética de los edificios y de
sus elementos. Estimando su ciclo de vida o el de sus elementos.

2.- Acercamiento a la implementación.


Remitiéndonos a los registros oficiales de los certificados emitidos por cada país
hasta 2010 [2], se demuestra claramente la existencia de grandes desigualdades en
sus modelos. Existen ejemplos como Grecia con 4.000 certificaciones, cifra que

262
Actas del I Congreso Internacional de Construcción Sostenible y Soluciones Eco-eficientes

resulta muy reducida si la comparamos con las 1.762.631 de los Países Bajos (fig.
1).
NL 1.726.631
DK 1.380.000
SI 280.000
IE 148.695
AU 135.000
HU 53.000
RO 30000
SK 9.342
GR 4.000
ES 1.791
0 180.000 360.000 540.000 720.000 900.000

Fig. 1" Certificados registrados hasta 2010"

AT BE BG CY CZ DE DK EE ES FI FR GR HU
AUSTRIA BELGICA BULGARIA CHIPRE R. CHECA ALEMANIA DINAMARCA ESTONIA ESPAÑA FINLANDIA FRANCIA GRECIA HUNGRÍA
IE IT LT LV MT NL PL PT RO SE SK SI UK
IRLANDA ITALIA LITUANIA LETONIA MALTA PAÍSES BAJOS POLONIA PORTUGAL RUMANÍA ESLOVENIA ESLOVAQUIA SUECIA R. UNIDO

Estos registros varían en función del momento en que se realizó la transposición e


implantación de las Directivas en cada país. Es decir, algunos países de forma
estrategia e influenciados en mayor medida por la primera Directiva 93/76/CE, posen
ya una amplia trayectoria en materia de eficiencia energética en edificación (fig. 2),
acumulando un mayor número de certificaciones. Los países más experimentados
son Dinamarca, con normativas vigentes desde 1961 (normativa BR61) y Francia
desde 1980 (proyecto "Label Haute Isolation").

2000 7 7
12 10
18 20 22
1990

1980 41

1970

1960
AT BE DE DK FI FR NL UK

Fecha transposición anteriores códigos Años de Experiencia hasta 2002

Fig. 2 “Antecedentes”

3.- Proceso de transposición.


Mediante las siguientes disposiciones transitorias se establecerán los plazos para la
adaptación del procedimiento básico en los edificios existentes y para la obtención
del certificado:
 Los estados miembros pondrán en vigor las disposiciones legales, reglamentarias
y administrativas necesarias para dar cumplimiento a lo establecido en la presente
directiv