Sei sulla pagina 1di 4

Barreras en la

Elección de una Mujer como Ministro de Defensa

Jonathan Martins Torres

ICPVR157-1 LIDERAZGO Y TRABAJO EN EQUIPO

Instituto IACC

19 de Noviembre de 2018
A menos que hayamos vivido en un búnker o una isla desierta durante los más recientes 20
años, habremos visto tanto en los textos de la semana 03 del ramo como en noticias, reportajes
digitales e impresos, protestas, marchas y conversaciones en cualquier lugar de cualquier día,
cómo es que la mujer viene luchando por conseguir igualdad de oportunidades en un mundo
literalmente gobernado por hombres.

Frente a esto existen 2 alternativas: pensar que las mujeres están equivocadas y que no
necesitan realmente un reconocimiento especial pues el mundo les entrega equitativamente a
ambos sexos igual cantidad de acceso a cargos de alta dirección, o, por otro lado, asumir esto
como una realidad no basada solamente en experiencias individuales sino fundamentada en
hechos y argumentos respaldados por información verificable mediante estudios serios al
respecto.

Pensemos en la primera opción y que alguien plantea que "las mujeres no necesitan
equidad pues ya la tienen." Ok, entonces podríamos hacer una búsqueda rápida en el mayor y más
confiable (hasta ahora) buscador de Internet, Google, los siguientes términos:

"mujer+ministro+defensa".

El resultado es abrumador (aunque difícilmente sorprendente), no tanto por su extensión,


sino por sus implicancias respecto a la casi total ausencia de mujeres que hayan o estén ejerciendo
ese cargo. Salvo por España, India, Chile, Australia, Ecuador y Perú no existen más países que
hayan al menos sugerido la posibilidad de encomendar a una mujer, entre otras funciones, la
compra y administración de armas para resguardar la soberanía y seguridad de una nación. Seis (6)
países de un total de ciento noventa y cuatro (194), es decir, un escueto 3%.

Comentario del autor: Oficialmente la ONU reconoce 193 estados miembros, pero para
efectos estadísticos consideraremos también a la Ciudad del Vaticano. Y que estamos hablando de
equidad entre hombres y mujeres y por supuesto vamos a considerar a países como Irán, India,
Arabia Saudita e Indonesia en donde las mujeres son consideradas propiedad del hombre por un
tema religioso, ergo, no podemos dejar fuera al estado occidental históricamente más machista y
misógino, representantes del Catolicismo, quienes por siglos y basados en un texto, no solamente
torturaron y asesinaron a una inmensa cantidad de mujeres so pretexto de ser acusadas de
brujería durante la Santa Inquisición, sino que además se arrogaron no solo el derecho sino
también la obligación de dictar el comportamiento que deben cumplir las mujeres, pasando por la
cantidad de parejas sexuales que decidan tener o con quienes se casan, métodos anticonceptivos o
incluso el rol que pueden cumplir dentro de su misma administración.
Pienso que a estas alturas ni siquiera es necesario argumentar si la situación de desventaja
de las mujeres en cuanto a cargos de responsabilidad es real o no: es un hecho.

Ciertamente elegir a una mujer como Ministra de Defensa no es la decisión más evidente.
Si en el mundo del empresariado existe una tendencia a que los fundadores de empresas y
corporaciones sean hombres, estableciendo con ello una tendencia a esperar que el
comportamiento de los futuros gerentes y otros nuevos fundadores sean y se comporten de
manera masculina, esperando de ellos los rasgos que al evolutivamente predominan en nuestro
género como la competitividad, agresividad, territorialidad e incluso la violencia, la posibilidad de
que una mujer sea puesta al mando de la seguridad de un país es, aunque no nula, sí muy baja (3
por ciento, de hecho).

Los prejuicios, entendidos como las ideas preconcebidas acerca de las mujeres incluso
antes de evaluar sus capacidades, limitándolas dentro de las áreas que tienen como principales
funciones el cuidado de otros, la enseñanza y las labores asociadas a la crianza de niños, no juegan
a favor de ellas. Independiente de que muchos no compartamos dichos prejuicios, desde muy
jóvenes nos enseñan a naturalizarlos y hasta existen argumentos desde ridículos hasta
convincentes del porqué "es de mujeres" o "es de hombres".

Todo lo anterior está en contra de que la postulante pudiera ser elegida.

Pero ¿y a su favor? Ya dijimos que el prejuicio es la idea previa, pero además es aquella que
no estamos dispuestos a cambiar aun cuando se nos presente evidencia de nuestro error, entonces
si bien la idea de que mostrar las capacidades de esta posible Ministra de Defensa pudieran ser un
factor considerado a favor de ella (y que ciertamente lo es) pienso que lo que más ayudará a cargar
la balanza a su favor es precisamente el concepto de discriminación, pero positiva. Esto junto con
que la decisión de ponerla en el cargo sería una jugada tremendamente celebrada por gran parte
de quienes hayan votado por el (o la) Presidente ya que no hay que perder de vista que hablamos
de una decisión política.
Bibliografía

- Material Semana 03 de Liderazgo y Trabajo en Equipo, IACC, 2018

- Los Peores 20 países para ser mujers según el G20


https://www.esglobal.org/los-peores-paises-del-g20-para-ser-mujer/

- Listado de Países 2018


https://www.saberespractico.com/geografia/cuantos-paises-hay/