Sei sulla pagina 1di 3

DOCTRINA DEL ESPIRITU SANTO.

Introducción:

La importancia del estudio de esta doctrina:

a. En toda las Escrituras es una doctrina prominente.


b. Se ha descuidado el estudio de la doctrina.
c. Se ha tergiversado la doctrina dentro de la iglesia evangélica.
d. Es una doctrina que tiene que ver con la vida practica del creyente.

BOSQUEJO.

I. LA PERSONALIDAD DEL ESPIRITU SANTO.

A. Atributos personales.
B. Acciones personales.
C. Relaciones personales.
D. Otras cualidades personales.

II. LA DEIDAD DEL ESPIRITU SANTO.


A. Nombres y títulos divinos.
B. Atributos divinos.
C. Actividades divinas.
D. Su asociación divina.

III. LA OBRA DEL ESPIRITU SANTO.


A. En el Antiguo Testamento.
B. En el Nuevo Testamento.
C. Su obra futura.

1
I. LA PERSONALIDAD DEL ESPIRITU SANTO.

¿Qué es el Espíritu Santo una persona o solamente una influencia y energía


divina?

Las Sagradas Escrituras describen al Espíritu Santo en forma tal, que no dejan
lugar a dudas con respecto a su personalidad. Él posee:

Atributos Personales.

 Intelecto. Romanos 8.27; Isaías 11:2; 1 Corintios 2:10,11; Efesios 1:17.


 Sensibilidad. Efesios 4:30;Romanos 15:30.
 Voluntad. 1 Corintios 12:11; Hechos 16:6-11.

Actividades personales.

 Revela. 2 Pedro 1:21;


 Enseña. San Juan 14:26;
 Atestigua. Gálatas 4:6;
 Intercede. Romanos 8.26;
 Habla. Apocalipsis 2:7;
 Ordena. Hechos 16:6-7;
 Testifica. San Juan 15:26;
 Restringe o prohíbe. Génesis 6:3;Hechos 16:6.
 Se puede contristar. Efesios 4:30;
 Se le puede mentir. Hechos 5:3;
 Puede llegársele a blasfemar. Mateo 12:31-32.

Su relación personal.
 Con los apóstoles. Hechos 15:28.
 Con Jesucristo. San Juan 16:14.
 Con el Padre y él Hijo. San Mateo 28:19; 2 Corintios 13:14.

Por sus atributos, sus actividades y su relación, podemos deducir


que el Espíritu Santo es una persona.

Quizá algunos le hayan negado personalidad al Espíritu Santo porque en las


descripciones que de él se hacen, no se le atribuye cuerpo o forma. Pero la
personalidad y corporeidad (calidad de corpóreo) deben distinguirse entre sí.
Personalidad es aquello que posee inteligencia, sentimientos y voluntad, y no
requiere necesariamente un cuerpo. Además, la falta de forma definida no
constituye un argumento contra la realidad. El viento es real y sin embargo no
tiene forma. San Juan. 3:8. ( T.B.S. Myer Pearlman)

No es difícil formarse una idea de Dios el Padre o del Señor Jesucristo, pero
algunos han confesado ser incapaces de formarse una concepción clara del
Espíritu Santo.

2
La razón es doble.

En primer lugar las operaciones del Espíritu Santo a través de las Escrituras
son invisibles, secretas e internas.

En segundo lugar, el Espíritu Santo nunca habla de sí mismo o se representa


a sí. Siempre se revela en el nombre y en la representación de otro. Se esconde
tras el Señor Jesús y en las profundidades de nuestro hombre interior. Nunca
llama la atención a sí mismo, sino hacia la voluntad de Dios y la obra salvadora
de Cristo. "Porque no hablará de sí mismo," San Juan 16:13. ( T.B.S. Myer
Pearlman)

A través de las Sagradas Escrituras vemos la relación que como


persona el Espíritu Santo tiene:
Primeramente con El Padre y él Hijo, lo vemos relacionarse en el bautismo de
Jesús en el rio Jordán, cuando en forma como de paloma descendió del cielo y
se posó en el cuerpo de Jesús; también, el Señor Jesucristo lo relaciono con la
deidad, cuando dijo: "Bautizándolos en el nombre del Padre, del hijo y de el
Espíritu Santo" . En las cartas del apóstol Pablo, él relaciona al Espíritu Santo
con el Padre e Hijo. (San Juan 1:32; Lucas 3:22; San Mateo 28:19; 2 corintios
13:14) El Espíritu Santo lo vemos muy relacionado con el Padre Eterno y luego
con nuestro Señor Jesucristo y por supuesto más tarde con sus discípulos y con
cada uno de nosotros. San Juan 14:16-17; Hechos 15:28.

II. LA DEIDAD DEL ESPIRITU SANTO.

El apóstol Pedro se dirige al Espíritu Santo como Dios mismo. Hechos 5:3-4.
Pablo se refiere al Espíritu Santo como el Señor mismo. 2 Corintios 3:17-18.

Sus atributos divinos: El Espíritu Santo no solamente es una persona, si no


también es Dios. Su divinidad se da por sentado por sus atributos divinos, a
saber: omnisciencia, omnipotencia y eternidad, atributos que solo le pertenecen
a Dios. 1 Corintios 2:10-11; Hebreos 9:14; Salmos 139:7.

Actividades divinas.
El es el dador de la vida. Romanos 8:2.
Es el creador del universo y del hombre. Génesis 1:2;Job 26:13;33:4.