Sei sulla pagina 1di 2

Paula Pedraza

1º Bach Sena
22/10/2017

Tema 2. Revoluciones liberales y nacionalismo

INTRODUCCIÓN:
Esta etapa de la historia comienza con la caída del Antiguo régimen tras las revoluciones dadas en el
siglo XVIII y XIX. Comenzó su expansión por el actual Estados Unidos con la declaración de la
independencia y prosiguió por Francia con la revolución francesa llegando así al resto de Europa de la
mano de el imperio Napoleónico.
Con estas revoluciones desaparece finalmente la sociedad estamental y da paso al Estado-Nación.

DESARROLLO:
En el año 1776 los estadounidenses proclamaron la declaración de la independencia de Estados
Unidos, debido a la subida de los impuestos del té por parte de la metrópoli hacia los Colonos, cuya
respuesta a eso fue el motín del té que causó el inicio de la guerra de Independencia de Estados
Unidos que constó de dos etapas.
Finalmente los Colonos salieron victoriosos y trajeron al país la esperada constitución la cual
establecía un sistema de tres poderes de la mano de George Washington como presidente.
Durante el reinado de Luis XIV Francia se encontraba en una grave crisis económica debido, entre
muchos otros factores, a la subida de impuestos. Como intento de mejorar la situación del país
ministros como Brienne plantearon reformas basadas en ideas ilustradas pero fueron rechazadas. El
tercer estado para manifestarse creó La Asamblea Nacional constituyente con la finalidad de
implantar un sistema constitucional en Francia la cual sale beneficiada con la proclamación de la
primera constitución francesa de 1791 que trajo consigo soberanía nacional, separación de poderes
y sufragio censitario. Además, el rey Luis XIV fue detenido y más tarde ejecutado en 1793, con su
muerte el poder pasó a disputa de tres grupos (girondinos, jacobinos, llanura), los girondinos reinaron
durante la etapa de la convención y más tarde el poder pasó a los jacobinos que crearon una nueva
constitución que nunca entró en vigor debido a la guerra. La última etapa de la revolución francesa
viene enlazada con el ¨Gran Terror¨ que da paso al Directorio liderado por Napoleón Bonaparte
que bajo el apoyo del ejército dio un golpe de estado y disolvió el Directorio por la fuerza; Con esto
se da comienzo a otra etapa de la historia denominada El Consulado bajo el mando del general
Napoleón que se autoproclama emperador de Francia trayendo consigo el código civil, el contratado
con la santa sede, equilibrio y paz para el pueblo aunque también provocó numerosos enfrentamientos
con los principales países de Europa, Reino Unido principalmente con el bloqueo continental, que
finalizó con la derrota de Napoleón en Waterloo en 1815 y con el ascenso de Luis XVIII al trono de
Francia.
Tras la derrota de Napoleón se restauraron las viejas monarquías e incluso se planteó el retorno a la
situación internacional anterior a la Revolución francesa, este periodo es denominado la
Restauración cuyo sistema fue elaborado en Congreso de Viena que junto con la Santa Alianza,
que tenían como objetivo restablecer el equilibrio entre las potencias europeas y el mantenimiento del
absolutismo.
Todos los políticos involucionistas no consiguieron restablecer el Antiguo Régimen en todos los
países, debido a la oposición por parte del pueblo lo cual estalló en una serie de oleadas
revolucionarias que tienen lugar desde el año 1820 hasta el 1848.
Las revoluciones comenzaron en España y prosiguió por Gracia entre los años 1820 y 1825; En
España la causa del conflicto fue el pronunciamiento de Riego, restauró la Constitución de 1812 lo
que hizo que el rey Fernando VII conspirara para volver al régimen absolutista, con la ayuda de los
Cien Mil Hijos de San Luis proporcionados por la Santa Alianza. En Grecia tuvo lugar el
enfrentamiento con el Imperio Otomano, la burguesía financió la guerra de Grecia y posteriormente se
firmó la Independencia de Grecia con el Tratado de Adrianópolis. Las principales potencias
firmaron el protocolo de Londres y se abolió cualquier forma de gobierno liberal en Grecia.
Las revoluciones continúan en Bélgica y por el continente Europeo en el año 1830, estos
enfrentamientos fueron de carácter liberal, se reconoció la independencia de Bélgica en 1831 y
elaboró una constitución modelo para el resto de Europa, también cabe destacar la fuerte repercusión
que tuvieron durante la oleada las sociedades secretas.
Finalmente destacan las revoluciones de 1848, fue la oleada que alcanzó más extensión y
dimensiones a nivel europeo, Francia y Reino Unido rompieron su alianza debido a los pactos de
familia, Francia tuvo un gran éxito junto con Italia, Alemania y numerosos países más, aunque cabe
decir que muchas de las medidas tomadas durante la oleada fracasaron rápidamente.
Llegando a final de las revoluciones ocurridas en el siglo XIX, se formaron nacionalismos
disgregadores que fue el caso de Bélgica y Grecia y tuvieron un gran éxito, y nacionalismos
unificadores donde tuvieron gran importancia la unificación Italiana y Alemana. La unificación
Italiana fue gobernada por Víctor Manuel II junto con la ayuda de Francia y constó de tres fases,
fueron de gran relevancia la actuación de personajes como Garibaldi y Cavour; Mientras que la
unificación Alemana también atravesó tres fases y estuvo gobernada por el canciller de prusia
Bismarck, finalizó con la proclamación del segundo Reich de la mano de Guillermo I como rey.
Es de gran importancia destacar la independencia de América Hispano-Portuguesa que tuvo lugar
debido a numerosos factores independentistas, aunque cabe destacar la pérdida de confianza con la
metrópoli. El proceso constó de dos grandes fases donde fue crucial participación de José de San
Martín y el proyecto de Simón Bolívar, finalmente el reconocimiento definitivo de la independencia
de las colonias se produjo tras la muerte de Fernando VII y dejo consigo una serie de consecuencias
políticas, sociales, económicas y territoriales.

CONCLUSIONES:
Tras todas las revoluciones de carácter liberal de finales del siglo XVIII se favoreció con la
implantación de un sistema de gobierno más progresista, sin embargo el resultado de las
revoluciones de la primera mitad del siglo XIX fue muy desigual, pues mientras en algunas zonas los
planteamientos triunfaron y en otras fracasaron. Generalmente los países progresaron gracias a las
ideas liberales y la abolición total del sistema estamental… Todas estas medidas llevaron a cabo la
nueva etapa conocida como el mundo contemporáneo.