Sei sulla pagina 1di 2

DESCUBRE LA LIBERACION SOMATO EMOCIONAL

EL VALOR TERAPÉUTICO DE LA LIBERACIÓN SOMATO-EMOCIONAL

La Liberación Somato-Emocional es un proceso terapéutico cuyo objetivo es liberar a la


mente y al cuerpo de los efectos residuales de traumatismos y experiencias negativas del
pasado.

La Liberación Somato-Emocional fue desarrollada por el Dr. John E. Upledger como


parte de la Terapia Cráneo-Sacral para así poder ofrecer al paciente/cliente un
tratamiento integral curativo.

Somos una unidad cuerpo-mente-espíritu; los pensamientos, sentimientos y emociones


conviven y habitan nuestros tejidos, vísceras, sistemas nervioso, así que también pueden
ser la causa de diferentes trastornos en nuestro cuerpo y nuestra mente.

LA CREACION DE LA LIBERACION SOMATO-EMOCIONAL

El Dr. John E. Upledger se propuso en 1975 confirmar científicamente la existencia del


sistema cráneo-sacral. Aceptó trabajar como investigador clínico en el Osteopatic
Collage de la Universidad de Michigan. Allí dirigió a un equipo de anatomístas,
fisiólogos, biofísicos y bioingenieros, y fue junto a Dr. Zvi Karni (ingeniero en biología
y biofísica) durante 3 años (1977-1980) con quien desarrolló el concepto de Liberación
Somato-Emocional.
Una idea importante en este trabajo fue entender que cuando una persona es víctima de
un accidente o lesión, la fuerza física del trauma entra dentro del cuerpo y si los
mecanismos de autorregulación de éste no disipan enseguida esta energía física lo que
ocurre es que la víctima retendrá en su interior esa fuerza del trauma.
Cuando esto sucede es necesario que el cuerpo se adapte a esa “anormalidad” y lo que
hace es aislar o “encapsular” la fuerza anormal y se forma lo que se ha denominado
“quiste energético” (término acuñado por el Dr Elmer Green; el termino quiste aquí no
tiene el mismo significado que en Medicina, es sólo un concepto, una manera de llamar
a ese proceso).

El cuerpo se adapta a la existencia de estos “quistes energéticos” o áreas en disfunción,


pero le cuesta un esfuerzo extra; además, donde se localiza el quiste energético los
tejidos ven alterado su funcionamiento y el movimiento de los fluidos.

A veces, con el tiempo el cuerpo ya no puede seguir adaptándose a esa alteración y


empiezan a aparecer síntomas y disfunciones que cada vez son más difíciles de ignorar
y suprimir.

Es importante saber que el origen de un quiste energético puede ser físico, emocional o
ambos.
IMPORTANCIA DEL COMPONENTE EMOCIONAL

El factor más determinante para que se forme un quiste energético es el estado


emocional de la víctima en el momento del traumatismo.
Cuando sentimientos negativos (rabia, resentimiento, miedo, etc) predominan en la
víctima en el momento en el que sufre las fuerzas de lesión externas, estas fuerzas
probablemente serán retenidas y el resultado será un quiste energético.

Cuando estos sentimientos negativos son descubiertos y liberados la disfunción corporal


y sus síntomas son libres para abandonar el cuerpo de la víctima.

¿CÓMO ACTÚA LA LIBERACIÓN SOMATO-EMOCIONAL?

Durante el proceso de Liberación Somato-Emocional el terapeuta actúa como facilitador


que coopera con el consciente y no consciente del cliente. Para ello, el terapeuta
estimula los aspectos positivos de la mente y el cuerpo del paciente y así puede ayudarle
a expresar el quiste energético facilitando que recuerde y reviva el hecho traumático y
deje ya guardarlo en él.

Esta facilitación es posible gracias a que el terapeuta ha completado la formación


Terapia Cráneo-Sacral y Liberación Somato-Emocional con el Instituto Upledger y
tiene la experiencia y sensibilidad imprescindibles para localizar las zonas corporales
donde se encuentran guardadas esos recuerdos, sentimientos, traumas, etc y además
tiene la preparción necesaria para acompañar al paciente con la palpación y el diálogo
terapéuticos que precisa una Liberación Somoto-Emocional.

El terapeuta sigue las reglas básicas marcadas por del Dr Upledger: RESPETO,
PACIENCIA, HUMILDAD, OBJETIVIDAD, HONESTIDAD.

OBJETIVOS DE LA LIBERACIÓN SOMATO-EMOCIONAL

Durante una sesión de Liberación Somato-Emocional con frecuencia el paciente


reexperimenta miedo, dolor, angustia, rabia, resentimiento, relacionados con el
incidente original del problema. La re-experimentación de los aspectos negativos del
trauma es un excelente signo de que el cuerpo ha liberado al menos una parte, si no
todo, del problema en cuestión. Cuando este tipo de reacciones ocurre, el terapeuta
ayuda al cliente a que éste alcance un entendimiento, integración y una resolución
positiva.

La Liberación Somato-Emocional no es regresión, psicoanálisis o hipnosis. El cliente


está totalmente consciente y el terapeuta ayuda a que este se libere del quiste energético
que le estaba alterando a nivel físico y/o emocional, y así ser más “libre”; ese es el
verdadero objetivo de la Liberación Somato-Emocional.