Sei sulla pagina 1di 3

Domingo IV de Adviento

Ciclo B
24 de diciembre de 2017
El nombre de la ciudad era Nazaret. El nombre del varón de la estirpe de David era José. El nombre
de la virgen era María. Un flujo vital de nombres corresponde a la fuerza divina que se presenta
por medio del mensajero Gabriel. El que saluda con júbilo celeste: “Alégrate, llena de gracia, el
Señor está contigo”. Aunque ella es presentada desde el inicio, hay un compás de espera antes de
pronunciar su nombre. Dulce espera que permite al que recibe la narración introducirse también
con el ángel al lugar donde ella estaba, como delineando el rostro hermoso que sólo cuando ha
llegado a ser visto se identifica con una palabra: María. La luz se posa sobre ella, y su fascinante
inocencia nos conmueve. El mismo saludo del ángel, lejos de ser sólo una frase cortés, refleja el
gozo personal de mirarla. Si le dice “alégrate” es porque él también se alegra al verla, como en el
encuentro más deseado. Si le dice “llena de gracia” es porque sus ojos, acostumbrados a la gloria
divina, no pueden sino asombrarse ante la coincidencia en ella de lo más prístino del amor divino.
La imagen perfecta de Dios está en la tierra. Si le dice “el Señor está contigo” es porque, en efecto,
al mismo Dios que adora siempre lo reconoce ahora reflejado en su espejo sin mancha.
En las palabras de Gabriel también se prepara la manifestación de un nombre. “No temas… Has
hallado gracia… Vas a concebir… y le pondrás por nombre Jesús”. A todo el movimiento
espiritual que se sigue en aquella doncella ante las expresiones del mensajero lo corona también
la presentación del Hijo. “Le pondrás por nombre Jesús”. También esta preparación interior nos
sugiere detenernos, contemplativos, y no precipitar las palabras. María. Jesús. Aprender a
reconocerlos, primero, identificarlos por las notas que van apareciendo con ellos. Y entonces sí,
una vez que los ojos se han habituado al ambiente de misterio y que el corazón ha empezado a
encenderse con la presencia, atrevernos a llamarlos por su nombre. María. Jesús. José. Y en la
Nazaret de la tierra, darnos cuenta de lo que está ocurriendo. El designo eterno de Dios escondido
durante siglos se revela.
Nosotros tenemos la dicha de acogerlo. Ocurre en una historia, en una narración a la vez sencilla
y densa. En cada nombre, en cada personaje, acontece lo definitivo. Escuchando que ellos son
presentados, también nosotros quedamos involucrados en el tiempo santo. Mientras se recorre,
pudoroso, el velo de la eternidad, entramos recatados al evento. Por más que nos sobrepase, por
más que, como a María misma, un manto santo nos envuelva, entendemos que lo santo, lo más
santo, está ocurriendo. Es el Espíritu Santo el que lo realiza. Es el Santo quien va a ser concebido.
Es el poder del Altísimo el que envuelve. Y ahí está ella, la llena de gracia, convirtiéndose en la
tierra purísima donde las promesas tienen su lugar. Ella es virgen, se nos dice. Y no porque haya
alguna especie de maldad en el matrimonio. De hecho, ella está desposada con José. Pero no
conoce varón. Si se sorprende ante el anuncio es porque no conoce varón. Se adivina una
consagración implícita que confirma a los nombrados en una elevación del amor, a un horizonte
que resultaba desconocido. La santidad está también en la casta pertenencia de María y José al
designio de Dios. El reino sobre la casa de Jacob, el trono de David, no será ya solamente una
dinastía en la carne que goza del favor de Dios, sino el orden totalmente renovado de la creación.
El Hijo de Dios habrá de nacer. Todo será radicalmente renovado. Una nueva familia. Santa
familia. Un reino que no tendrá fin.
El concebido y que habrá de ser dado a luz es, a la vez, el esperado de los tiempos y el dispuesto
desde la eternidad. Aquí encuentra nuestra fe su más delicado eslabón. Dios, el Dios único, tiene
un Hijo, el Hijo único, eternamente Dios con él como Padre, idénticamente Dios ante él,
plenamente unido a él en el Espíritu Santo. Y él es quien viene a ser concebido y nacer, a asumir
el trono de David, a convertirse también en Hijo de David, para dar a la promesa de David y a su
dinastía la verdadera estabilidad definitiva de la salvación. Viene a ser grande, aunque el anuncio
ocurre en la minúscula ciudad de Nazaret, en la periférica región de Galilea. Y su grandeza no se
mide en primer lugar ante la hazaña humana que habrá de realizar –la gesta inconcebible de la
redención– sino desde su identidad divina, que en este momento se esconde en el tiempo. Y es el
vientre de María, su seno que no conoce varón, el rincón del universo donde el creador se dispone
a florecer. Toda la belleza de María, que admiró a Gabriel y nos sorprendió también a nosotros,
todo el encanto del que José es custodio y que habría de prendar a la humanidad entera, se explica
ahora como propia de la elegida, de la hermosa desde el principio, de la absolutamente toda
hermosa. Porque había de ser aquella en la que la Palabra buena, llena de gracia y verdad, que es
toda vida y toda luz, pudiera encarnarse, pudiera morar entre nosotros. Es ella, la virgen cuyo
nombre es María, a la que hemos aprendido a amar y llamar como bendita entre las mujeres.
El Adviento cede su paso a la Navidad. El botón se abre, porque el rocío ha fecundado la tierra.
Nosotros somos testigos. Conocemos sus nombres. El anuncio llega a nosotros. José. María. Jesús.
Bienvenidos a nuestra tierra, a nuestro tiempo, a nuestra casa, a nuestro Nazaret.

Lecturas
Del segundo libro de Samuel (7,1-5.8-12.14.16)
Tan pronto como el rey David se instaló en su palacio y el Señor le concedió descansar de todos
los enemigos que lo rodeaban, el rey dijo al profeta Natán: “¿Te has dado cuenta de que yo vivo
en una mansión de cedro, mientras el arca de Dios sigue alojada en una tienda de campaña?”
Natán le respondió: “Anda y haz todo lo que te dicte el corazón, porque el Señor está contigo”.
Aquella misma noche habló el Señor a Natán y le dijo: “Ve y dile a mi siervo David que el Señor
le manda decir esto: ‘¿Piensas que vas a ser tú el que me construya una casa, para que yo habite
en ella? Yo te saqué de los apriscos y de andar tras las ovejas, para que fueras el jefe de mi pueblo,
Israel. Yo estaré contigo en todo lo que emprendas, acabaré con tus enemigos y te haré tan famoso
como los hombres más famosos de la tierra. Le asignaré un lugar a mi pueblo, Israel; lo plantaré
allí para que habite en su propia tierra. Vivirá tranquilo y sus enemigos ya no lo oprimirán más,
como lo han venido haciendo desde los tiempos en que establecí jueces para gobernar a mi pueblo,
Israel. Y a ti, David, te haré descansar de todos tus enemigos. Además, yo, el Señor, te hago saber
que te daré una dinastía; y cuando tus días se hayan cumplido y descanses para siempre con tus
padres, engrandeceré a tu hijo, sangre de tu sangre, y consolidaré su reino. Yo seré para él un
padre y él será para mí un hijo. Tu casa y tu reino permanecerán para siempre ante mí, y tu trono
será estable eternamente’”.
Salmo Responsorial (88)
R/. Proclamaré sin cesar la misericordia del Señor.
Proclamaré sin cesar la misericordia del Señor
y daré a conocer que su fidelidad es eterna,
pues el Señor ha dicho: “Mi amor es para siempre
y mi lealtad, más firme que los cielos. R/.
Un juramento hice a David, mi servidor,
Una alianza pacté con mi elegido:
‘Consolidaré tu dinastía para siempre
y afianzaré tu trono eternamente’. R/.

Él me podrá decir: ‘Tú eres mi padre,


el Dios que me protege y que me salva’.
Yo jamás le retiraré mi amor,
ni violaré el juramento que le hice. R/.
De la carta del apóstol san Pablo a los romanos (16,25-27)
Hermanos: A aquel que puede darles fuerzas para cumplir el Evangelio que yo he proclamado,
predicando a Cristo, conforme a la revelación del misterio, mantenido en secreto durante siglos,
y que ahora, en cumplimiento del designio eterno de Dios, ha quedado manifestado por las
Sagradas Escrituras, para atraer a todas las naciones a la obediencia de la fe, al Dios único,
infinitamente sabio démosle gloria, por Jesucristo, para siempre. Amén.
R/. Aleluya, aleluya. Yo soy la esclava del Señor; cúmplase en mí lo que me has dicho. R/.
Del Santo Evangelio según san Lucas (1,26-38)
En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret,
a una virgen desposada con un varón de la estirpe de David, llamado José. La virgen se llamaba
María. Entró el ángel a donde ella estaba y le dijo: “Alégrate, llena de gracia, el Señor está
contigo”. Al oír estas palabras, ella se preocupó mucho y se preguntaba qué querría decir
semejante saludo. El ángel le dijo: “No temas, María, porque has hallado gracia ante Dios. Vas a
concebir y a dar a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús. Él será grande y será llamado Hijo
del Altísimo; el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, y él reinará sobre la casa de Jacob
por los siglos y su reinado no tendrá fin”. María le dijo entonces al ángel: “¿Cómo podrá ser esto,
puesto que yo permanezco virgen?” El ángel le contestó: “El Espíritu Santo descenderá sobre ti y
el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso, el Santo, que va a nacer de ti, será llamado
Hijo de Dios. Ahí tienes a tu parienta Isabel, que a pesar de su vejez, ha concebido un hijo y ya
va en el sexto mes la que llamaban estéril, porque no hay nada imposible para Dios”. María
contestó: “Yo soy la esclava del Señor; cúmplase en mí lo que me has dicho”. Y el ángel se retiró
de su presencia.