Sei sulla pagina 1di 3

Gerónimo Moreano

Raúl Serrano

Taller de Tesis

22 de octubre del 2018

Fernando Ortiz,

Del fenómeno social de la transculturación, De la transculturación del tabaco.

En Contrapunteo del tabaco y del azúcar. Caracas: Ayacucho, 1987, 92-97, 204-284.

En este muy recomendable texto este autor cubano, haciendo gala de una larga recopilación de fuentes, analiza la historia cultural de Latinoamérica desde la conquista, a la vez que cuenta las diversas transformaciones culturales producto de este evento. Es muy interesante el hecho de que para su análisis el autor utilizó dos productos icónicos producidos en Cuba, el tabaco y el azúcar. 1

Es importante recalcar que desde el principio del libro el autor propone el término “transculturación” para denominar al fenómeno de transformación y resignificación de la cultura. Quizá la mejor manera de entender este fenómeno sea la analogía que propone el autor, que es la de un hijo cuyos padres son dos culturas muy distintas que se encuentran y fruto de estas tenemos una cultura nueva y diferente de sus progenitores pero que conserva rasgos de los dos.

En el capítulo “De la transculturación del tabaco” a manera de crónica el autor analiza como el imaginario cultural en torno al tabaco fue resignificado, trasformado, “transculturado” sería un mejor término. Ya que en un principio el tabaco en las sociedades precolombinas tenía un carácter ritual y medicinal muy alejado del carácter que obtuvo para las culturas europeas en donde incluso en algún momento llegó a ser símbolo de estatus y de uso exclusivo de la aristocracia.

1 La presente reseña trata sobre el capítulo de la transculturación del tabaco únicamente, sin embargo, en el libro se utiliza al tabaco y el azúcar como figuras de análisis

Sin embargo, el autor nos cuenta de cómo esta transculturación de los imaginarios culturales en torno al tabaco tuvo una larga historia, en la que incluso podemos analizar las relaciones de poder en la historia de Latinoamérica. Ejemplo de esto lo vemos en el hecho de que en un inicio el uso de la hierba del diablo como la denomino la iglesia, era un acto condenado y atribuido a Satanás. Frente a lo mencionado en un rápido análisis podemos ver la postura que la iglesia mantuvo no solo frente al tabaco, sino más bien frente a todas prácticas culturales indígenas a las que tachaba de salvajes, demoniacas, etc. Quizás por ello en un principio el uso del tabaco se expandió primero hacia los esclavos traídos desde África y luego a las clases sociales bajas en donde su uso continuaba siendo mal visto y hasta cierto punto condenado. Pasaría algún tiempo antes de que su uso fuera expandido hacia Europa y luego hacia el mundo.

Algo importante a mencionar es que la satanización frente al tabaco solo duró hasta que tanto la iglesia como los estados se dieron cuenta de la alta demanda y redituabilidad económica alrededor de esta planta. Por su parte los estados pasaron a imponer impuestos a este producto mientras que la iglesia que en un principio ataco y demonizó fervientemente al tabaco, luego se dedicó a su cultivo y comercio, siendo incluso utilizada por papas y cardenales quienes lo llegaron a defender hasta el punto de atribuirle propiedades casi divinas.

El texto termina haciendo una alegorización en defensa de los múltiples beneficios del tabaco, lo cual hace recordar al lector que fue un texto escrito en 1940 en donde no existía la actual satanización frente a este producto esta vez de manos de la medicina y la ciencia. Como menciona el autor, al igual que la iglesia ahora son ciertos médicos quienes atacan al tabaco cuando en el pasado defendieron sus propiedades medicinales. De hecho, Ortiz apenas dedica un minúsculo capitulo en el que cita un artículo escrito hace apenas unos meses en los cuales se advierte una posible, aunque no comprobada relación entre el cigarrillo y el cáncer (relación ampliamente aceptada en nuestros días). Serían sumamente interesantes los nuevos análisis de transculturación que el autor hubiera podido escribir actualmente en donde el tabaco vuelve a adquirir el carácter de ser “La hierba del diablo”.

Un análisis final que me gustaría mencionar, es que luego de ver la historia cultural del tabaco vemos que su uso sobrevivió hasta nuestros días luego de atravesar un proceso en el que perdió todo su carácter original ligado a la ritualidad (aunque aún hay prácticas sobrevivientes que se reúsan a desaparecer). Esto es algo que ocurrió con muchas otras prácticas culturales originarias, como fiestas, tradiciones, creencias, conocimientos, etc. Las

cuales perdieron gran parte de su riqueza cultural luego de atravesar el filtro ideológico de la modernidad y el capital, en otras palabras, luego de ser transculturizadas.

Bibliografía:

Ortiz, Fernando. “Del fenómeno social de la transculturación”, “De la transculturación del tabaco”. En Contrapunteo del tabaco y del azúcar. Caracas: Ayacucho, 1987, 92-97,

204-284.