Sei sulla pagina 1di 10

MAESTRÍA EN IMPUESTOS

LOS PRINCIPIOS TEÓRICOS DE LA


TRIBUTACIÓN

P R E S E N T A:

L.C. MOISÉS SAMUEL CALDERÓN ROSALES

ACAPULCO DE JUÁREZ, GRO. 10 de septiembre del 2018


ÍNDICE

LOS PRINCIPIOS TEÓRICOS DE LA TRIBUTACIÓN ............................................................. 1


LOS PRINCIPIOS DE ADAM SMITH ....................................................................................... 1
LOS PRINCIPIOS DE ADOLFO WAGNER............................................................................. 3
PRINCIPIOS CONSTITUCIONALES DE LOS IMPUESTOS ............................................... 5
PRINCIPIO PRO-HOMINE ......................................................................................................... 7
LOS PRINCIPIOS TEÓRICOS DE LA TRIBUTACIÓN

LOS PRINCIPIOS DE ADAM SMITH

En su libro "La Riqueza de las Naciones", Adam Smith dedicó una parte al
estudio de los impuestos y formuló cuatro grandes principios fundamentales de la
tributación.

1. Principio de justicia. Escribió Adam Smith que "los súbditos de cada


Estado deben contribuir al sostenimiento del gobierno en una proporción lo más
cercana posible a sus respectivas capacidades: es decir, en proporción a los
ingresos de que gozan bajo la protección del Estado. De la observancia o
menosprecio de esa máxima depende lo que se llama la equidad o falta de equidad
de los impuestos".

El principio de justicia se desenvuelve en dos subprincipios: el de la


generalidad y el de la uniformidad.

El principio de la generalidad exige que paguen impuestos todas aquellas


personas que se encuentren comprendidas dentro de las hipótesis generales y
abstractas que establezcan las leyes y que no dejen de pagarlos quienes se
comprendan en ellas.

El subprincipio de la uniformidad proclama la igualdad de todos frente al


impuesto. Esa igualdad requiere que todos contribuyan a los gastos públicos de
acuerdo con su capacidad contributiva, de tal manera que a mayor capacidad
contributiva la aportación sea mayor.

2. Principio de certidumbre. Adam Smith escribió que "el impuesto que


cada individuo está obligado a pagar debe ser fijo y no arbitrario. La fecha del pago,
la forma de realizarse, la cantidad a pagar deben ser claras y patentes para el
contribuyente y para cualquier otra persona”.

1
Cuando esto no ocurre, todos los que están sujetos al impuesto se
encuentran más o menos a merced del recaudador, que puede recargar al
contribuyente que a él le molesta o arrancarle por miedo a tal recargo algún regalo
o propina. La inseguridad del impuesto estimula toda insolencia y favorece la
corrupción de una categoría de personas que son por naturaleza impopulares,
incluso cuando no son insolentes o corrompidos.

3. Principio de comodidad. Adam Smith lo formula en la siguiente forma:


"Todo impuesto debe recaudarse en la época y en la forma en las que es más
probable que convenga su pago al contribuyente. Un impuesto sobre la renta de la
tierra o de las casas, pagadero en el tiempo en que, por lo general, se pagan dichas
rentas, se recauda precisamente cuando es más conveniente el pago para el
contribuyente o cuando es más probable que disponga de los medios para pagarlo..”

4. Principio de la Economía. "Los impuestos ---dice A. Srnith-, 'pueden


sacar o impedir que entre en los bolsillos de la población, una cantidad mucho mayor
que la que hacen ingresar en el tesoro público, y eso de las cuatro maneras
siguientes:

Primera: el cobro del impuesto puede exigir un gran número de funcionarios


cuyos salarios pueden consumir la mayor parte del producto de aquél, y cuyos gajes
pueden suponer otro impuesto adicional para la población.

Segunda: puede constituir un obstáculo para las actividades de la población,


desalentar a ésta para que no se dedique a determinadas ramas del negocio que
podrían dar sustento y ocupación a grandes sectores. Al mismo tiempo que obliga
a la población a realizar un pago, puede de ese modo disminuir, y quizá destruir
totalmente, algunas de las fuentes que le permitirían hacerlo con mayor holgura.

"Tercera: los embargos y demás castigos en que incurren los individuos que
intentan sin éxito esquivar el impuesto, puede constituir con frecuencia la ruina de
los mismos, acabando de ese modo con el beneficio que podría producir a la
comunidad la inversión de sus capitales. Un impuesto mal meditado ofrece una gran
tentación de evadirlo.

2
"Cuarta: al someter a las gentes a las visitas frecuentes y a los registros
odiosos de los recaudadores de impuestos, pueden exponerlas a molestias,
vejaciones y tiranías innecesarias."

LOS PRINCIPIOS DE ADOLFO WAGNER

Adolfo Wagner, en su Traité de la Science des Finances, formula cuatro


grupos de principios de la tributación.

A. Principio de Política Financiera.

1. El principio de suficiencia de la imposición requiere que los impuestos


deben ser suficientes para poder cubrir las necesidades financieras en un
determinado periodo, en la medida en que otras vías o medios no puedan
hacerlo o no sean admisibles.
2. El principio de elasticidad de la imposición proclama que el sistema
fiscal debe estar integrado por diversos impuestos que hagan que en un
periodo de coyuntura permitan al Estado recibir todos los ingresos que
necesita.

B. Principios de Economía Pública.

3. Elección de buenas fuentes de impuestos. Este principio consiste en


la elección entre la renta, el capital y los medios de consumo, teniendo en
cuenta el punto de vista de la economía privada y de la pública, las
consideraciones de política social y los fines de aplicación de los
impuestos
4. Elección de las clases de impuestos. Este principio tributario consiste
en que el legislador puede escoger quien será el sujeto del impuesto, pero

3
está fuera de su poder fijar quien será el pagador. La autoridad sólo puede
emitir hipótesis y obtener, por la elección de las clases de impuesto y de
los objetos, una realización más o menos verdadera de sus hipótesis.

C. Principios de equidad o de repartición equitativa de los impuestos.

Estos postulados proclaman dos características de la tributación:

5. Generalidad y Uniformidad, Wagner se declara partidario de que los


impuestos tengan solamente finalidades fiscales; de la proporcionalidad
de los impuestos, que graven a todos los individuos, sin mínimo de
exención y sin cuotas progresivas. Los postulados de Wagner en materia
de equidad, han quedado superados por la doctrina tributaria y no han
sido acogidos en la legislación.

D. Principios de administración fiscal o principios de lógica en materia de


imposición:

6. Fijeza de la imposición:

La fijeza tendrá mayor efectividad si se siguen las siguientes reglas:

I. La mayor preparación profesional y moral de los encargados de la


determinación de los impuestos.
II. La simplicidad del sistema de impuestos y de su organización.
III. Dar la indicación exacta y precisa de la fecha y lugar de pago del monto de
la suma debida y las especies liberatorias admitidas.
IV. Emplear en las leyes y en los reglamentos un lenguaje claro, simple y
accesible a todos, aun cuando no siempre será posible por las
complicaciones que entrañan los impuestos modernos.
V. El rigor jurídico y la precisión, que excluyen la discusión y las controversias,
son una necesidad de las leyes, pero a veces su realización es difícil.

4
VI. Al lado de las leyes deben expedirse circulares y disposiciones que, citando
ejemplos, y en la mejor forma posible, aclaren no sólo para los órganos de la
Administración, sino para el público en general, los principios establecidos en
la ley.
VII. Las disposiciones relativas a penas, defensas y ciertos principios
fundamentales deben hacerse imprimir en las formas oficiales para
notificaciones o para el control del impuesto.
VIII. Debe utilizarse la prensa para dar a conocer las leyes nuevas.

7. Comodidad de la imposición.

La comodidad no sólo beneficia al causante, sino también al fisco porque


incrementa los ingresos. Para realizar este principio se debe establecer que el
pago se haga en la moneda de curso legal; que el lugar de pago sea por regla
general el domicilio del causante; la época de pago debe ser la que resulte más
ventajosa para los contribuyentes y los procedimientos deben ser lo menos
molestos posible.

8. Tendencia a reducir lo más posible los gastos de la recaudación de


los impuestos.

PRINCIPIOS CONSTITUCIONALES DE LOS IMPUESTOS

En nuestro sistema jurídico mexicano, los principios en materia tributaria


constituyen el eje del orden jurídico-fiscal y se encuentran contenidos en el artículo
31, fracción IV, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que
establece textualmente lo siguiente:

“Artículo 31.- Son obligaciones de los mexicanos:

5
(…)

IV.- Contribuir para los gastos públicos, así de la Federación, como del
Distrito Federal o del Estado y Municipio en que residan, de la manera proporcional
y equitativa que dispongan las leyes.”

Del precepto transcrito se desprenden los siguientes principios:

 Principio de generalidad “son obligaciones de los mexicanos”.- Al


establecer de manera general las obligaciones de los mexicanos, lo
que resulta ser uno de los elementos principales del acto legislativo,
ya que una ley es general cuando tiene aplicación a todos los
individuos que se coloquen en el supuesto normativo.

 Principio de obligatoriedad “son obligaciones”.- La contribución a los


gastos públicos constituye una obligación de carácter público que
encuentra vinculación directa con la coercitividad con la que cuenta el
fisco; este principio se encuentra reiterado en el artículo 1° del Código
Fiscal de la Federación.

 Vinculación al gasto público “contribuir para los gastos públicos”.-


“El gasto público comprende todas aquellas erogaciones destinadas
tanto a la prestación de servicios públicos, como al desarrollo de la
función pública del Estado”. Este principio a su vez constituye una
obligación para el Estado, que es el destinar las contribuciones
únicamente a la satisfacción de los gastos públicos, concepto que
doctrinaria y constitucionalmente tiene un sentido social y un alcance
de interés colectivo.

 Principio de proporcionalidad “…de la manera proporcional…”.- A


través de este principio se distribuyen las cargas tributarias, tomando
en consideración la capacidad de pago individual de los
contribuyentes, lo que implica que sea en proporción a sus ingresos,
6
mientras mayores sean los ingresos del contribuyente el impuesto
deberá incrementarse, correspondiendo al legislador fijar la proporción
en que las contribuciones aumentarán.

 Principio de equidad “…y equitativa…”.- El Pleno de la Suprema


Corte de Justicia de la Nación ha establecido que en base a este
principio, los contribuyentes de un impuesto que se encuentren en una
misma hipótesis de causación, deben guardar una idéntica situación
frente a la norma jurídica que lo regula, lo que implica que las
disposiciones tributarias deben tratar de manera igual a quienes se
encuentren en una misma situación y de manera desigual a los sujetos
del gravamen que se ubiquen en una situación diversa, para lo cual el
legislador debe crear categorías o clasificaciones de contribuyentes,
sustentadas en bases objetivas que justifiquen el tratamiento diferente
entre una y otra.1

 Principio de legalidad o reserva de ley “…que dispongan las


leyes…”. “Conforme a la división de poderes el acto legislativo es
facultad del Congreso de la Unión, razón por la cual él y sólo él podrá
emitir leyes en sentido formal y material”.2

PRINCIPIO PRO-HOMINE

La SCJN define el concepto del principio pro-homine, de la siguiente forma:

1
Jurisprudencia P./J. 24/2000. Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, T. XI, marzo
de 2000, p. 35

2
Delgadillo Gutiérrez, Luis Humberto. Principios de Derecho Tributario, cuarta edición, Limusa Noriega,
México, 2003, p. 60

7
Consiste en ponderar ante todo la fundamentalidad de los derechos
humanos, a efecto de estar siempre a favor del hombre, lo que implica que debe
acudirse a la norma más amplia o a la interpretación extensiva cuando se trate de
derechos protegidos e, inversamente, a la norma o a la interpretación más
restringida, cuando se trate de establecer límites para su ejercicio.

Asimismo, en el plano del derecho internacional, el principio en mención se


encuentra consagrado en los artículos 29 de la Convención Americana sobre
Derechos Humanos y 5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos,
publicados en el Diario Oficial de la Federación, de manera respectiva, el siete y el
veinte de mayo de mil novecientos ochenta y uno.3

3
2000630. XVIII.3o.1 K (10a.). Tribunales Colegiados de Circuito. Décima Época. Semanario Judicial de la
Federación y su Gaceta. Libro VII, Abril de 2012, Pág. 1838.