Sei sulla pagina 1di 11

CRIMINOLOGÍA ACTUAL

INTRODUCCIÓN.

Rafael Garófalo conceptúa la Criminología como' la "ciencia del delito",


diferenciando entre delito sociológico o natural (al que llama también crimen) y
el delito jurídico. Este último seria el que el legislador considera como tal y lo
incluye en el Código Penal. Debido a que la criminología es una ciencia con
poco tiempo y poco difundida hay varios cuestionamientos sobre cuáles son las
funciones que implica ser un criminólogo, sus diferentes actividades que puede
ejercer, sus alcances y límites que tienen en su campo de estudio.

Como la criminología trata un fenómeno de tipo social y cultural, que


constantemente está transformándose, como tal, es el ejemplo del reciente
estudio de la víctima y control social. Por lo cual se generan algunas cuestiones
sobre el estado actual que posee dicha ciencia y del código por la cual se rige.

En este escrito se abordaran diferentes temas de la criminología, tales como su


estado actual, la ética por la que se rige un criminólogo, las perspectivas y
retos que maneja actualmente la criminología, los campo profesionales en los
que se puede desenvolver un criminólogo y las limitaciones que puede tener
dicha ciencia, y con lo recabado daremos una opinión del porque es importante
estudiar criminología y todo lo que esta con lleve.
DESARROLLO

Estado Actual de la criminología.

La Criminología asume como objeto de estudio el análisis del delito, el


delincuente, la víctima, el control social, la inclusión de la víctima, el control
social y procesos de reinserción son los más recientes para ser estudiados. Su
función está dirigida esencialmente a explicar y prevenir el crimen e intervenir
en la persona del infractor, se interesa más en prevenir el delito que castigarlo,
es decir, tiene orientación prevencionista.

La Criminología está concebida dentro de las ciencias sociales, no es una


ciencia exacta. Trata de estudiar mediante la observación de los hechos, las
diferentes manifestaciones de la delincuencia y sus eventos concretos. Hace
aproximaciones al fenómeno delictivo sin prejuicio, procurando obtener una
información directa de éste.

Su carácter interdisciplinario se encuentra en la utilización del saber científico


de otras ciencias que ayudan a comprender esa realidad y la nutren, ejemplo:
biología, sociología, psicología, es decir, disciplinas que estudian al hombre y la
sociedad. Forma una síntesis de los conocimientos aportados por estas
disciplinas, ya que el delito es un fenómeno que trasciende estas ciencias. La
Criminología toma el conocimiento que aportan esas ciencias, lo amplía y
modifica, busca formular probabilidades. Coordina e integra la información que
obtiene de aquéllas que se interesan por el fenómeno delictivo,
retroalimentándose y se enriquece con el resultado de su propio saber.

La Criminología se considera como ciencia, debido al tipo de sistema de


conocimientos que ha formado a lo largo de la historia, es independiente y
defiende un espacio de actividad científica profesional, la cual es compartida
con otras ciencias. Se establece que tiene un objeto compartido, cuyo método
es empírico, pues el crimen, es un fenómeno humano y cultural. Nace de
distintas ramas del saber científico, aportando información válida, fiable y
contrastada sobre el problema criminal, dispone de un objeto del conocimiento
propio y móvil, debido a sus cambios a largo de la historia y sus investigaciones
son referentes a problemas de la práctica social, cuenta con un sólido cuerpo
de doctrina sobre el fenómeno delictivo e integra la teoría a la práctica y a su
vez, esta lleva a la investigación.

Es una ciencia compuesta por un conjunto de conocimientos racionales, exige


el uso de la razón y la sistematización coherente de enunciados fundados y
contrastables. Son verdades parciales sujetas a correcciones cuando nuevos
datos empíricos o experiencias demuestran la necesidad de rectificación,
según ciertas convenciones científicas. Esta ciencia hace referencia a objetos
de una misma naturaleza, a objetos que pertenecen a un determinado aspecto
de la realidad y que guardan cierta homogeneidad entre sí y sus conocimientos
son susceptibles de ser trasmitidos a través de un lenguaje que le es propio.

Ética del criminólogo o Código Deontológico del criminologo.


El presente Código de ética del criminólogo orientará la conducta del
profesionista en sus relaciones con la ciudadanía, las instituciones, la víctima,
el sospechoso y consigo mismo, el cual será aplicable en cualquier actividad
profesional que este realice.

Entendemos por código de ética al conjunto de principios, virtudes y reglas


éticas que regulan y guían una actividad profesional, así mismo como las
normas que determinan los deberes mínimamente exigibles a los profesionales
en el desempeño. A continuación se mencionaran los primeros 10 artículos del
Código:

ARTICULO 1º

El Criminólogo/a está destinado a servir como conjunto de reglas de conducta


profesional, en el ejercicio de la Criminología en cualquiera de sus
modalidades.

ARTICULO 2º

La actividad del Criminólogo se rige por los principios de convivencia y de


legalidad democráticamente establecidos en la Constitución Española.

ARTICULO 3º

En el ejercicio del Criminólogo tendrá que tomar en cuenta las normas sociales
explícitas o implícitas del entorno en el que actúa, valorando las consecuencias
que la conformidad o desviación respecto a ellas puedan tener en su quehacer
profesional.

ARTICULO 5º

El ejercicio de la Criminología se ordena a una finalidad social y humana,


promoviendo el respeto a la vida, a la dignidad y a la libertad de la persona
humana, pudiéndose expresar en objetivos tales como: el bienestar, la calidad
de vida, la justicia, la igualdad, la seguridad, la plenitud del desarrollo de las
personas y los grupos tanto individual como socialmente. Dado que estos
objetivos no son exclusivos de la Criminología se hace necesaria la
permanente colaboración interdisciplinar con otros profesionales, sin perjuicio
de las competencias y saber de cada uno de ellos.

ARTICULO 6º

La profesión de Criminólogo/a se rige por el respeto a la persona, protección de


los derechos humanos, sentido de responsabilidad, honestidad, sinceridad para
con los clientes, prudencia en la aplicación e instrumentos y técnicas,
competencia Profesional, solidez en sus intervenciones profesionales.

ARTICULO 7º

El/a Criminólogo/a no realizará por sí mismo, ni contribuirá a prácticas que


atenten contra la libertad física, psíquica, moral o ideológica de las personas.
Todo Criminólogo/a tiene el deber de informar acerca de violaciones de los
derechos humanos, malos tratos o condiciones de reclusión crueles,
inhumanas o degradantes de que sea objeto cualquier persona.

ARTICULO 8º

El/La Criminólogo/a respetará la libertad ideológica, de valores e ideas


personales de sus clientes, sin que impida su cuestionamiento cuando sea
necesario y pertinente en el curso de una intervención. No hará ninguna
discriminación de personas bajo ninguna razón.

ARTICULO 9º

El/La Criminólogo/a no aprovechará, para lucro o beneficio propio o de


terceros, la situación de poder o superioridad que el ejercicio de la profesión
pueda conferirle sobre los clientes.

ARTICULO 10º

Especialmente en sus informes, pericias y dictámenes escritos el/la


Criminólogo/a será sumamente cauto, prudente y crítico, frente a nociones que
fácilmente degeneran en etiquetas devaluadoras y discriminadoras, del género
de adaptado/inadaptado-desadaptado, normal/ anormal-desviado, delincuente
peligroso/nocivo.
Retos de la criminología.

Uno de los retos que busca la criminología es el de transformar su objeto de


estudio en América Latina. La actual necesidad del derecho penal y la
criminología de cumplir una función que ayude al cambio social. El criminólogo
debe procurar una delimitación correcta y adecuada de las problemáticas con
las que trabaje. Debe estar consciente de las dificultades de las ciencias
sociales que afrontara para lograr captar un trazo óptimo de la realidad. Debe
buscar averiguar como suceden las cosas en la realidad y de estudiar las
causas de la realización entre sociedad y orden jurídico.

Otro reto es lograr la desmitificación del estigma de la criminalidad, el definir el


problemático concepto de criminalidad, a partir de discursos generados por
construcciones sociales del fenómeno de criminalidad, elaborados por los
políticos, la ciencia jurídica, los medios de comunicación masiva y la opinión
pública. El someter a estudio la imagen construida en la percepción social de la
criminalidad en general y sus elementos mistificadores, se convierte en un reto
más para los criminólogos.

La introducción de la opinión de
la víctima en el proceso de
reforma penal, a través de la
presión que los medios de
comunicación que se ejerce
sobre la población, las
agresiones sexuales contra los
niños y niñas; la violencia
contra las mujeres, y las muertes violentas ocasionadas por atracos con el
empleo de armas, han sido recurrentes para mostrar la gravedad de un delito
por la gran desproporción del delincuente frente a la víctima, por lo que la
criminología debe cederle más importancia a las víctimas en los procesos
penales, tomando en cuenta que cada caso se debe tratar de una forma en
particular y buscar la prevención de los delitos.
El buscar un proceso adecuado que lleve a cabo una eficaz reinserción social
de los delincuentes representa uno de los retos más importantes y actuales de
los criminólogos. Tratan de refundar esta ciencia a través de una ideología que
necesita ser reincorporada en el discurso científico a través de elaboraciones
racionales, tomando su función auxiliadora de las ciencias penales.

Campo profesional.

La licenciatura en Criminología es importante en la formación y preparación


de profesionales relacionados a un conjunto de ámbitos de actividades
relacionados con el delito, la atención al criminal y a la víctima.

La Procuraduría General de la República (PGR), las procuradurías de los


Estados, los Cerezos, Tutelares, escuelas, corporaciones de seguridad pública,
o de manera individual en especialidades como detective o investigador
privado, son algunas de las opciones en donde puede trabajar un criminólogo.

A continuación mencionaremos algunos de los ámbitos donde se puede


desarrollar un criminólogo.

 Ámbito de seguridad pública: funcionarios de policía, fuerzas y cuerpos de


seguridad y fuerzas armadas.
 Ámbito penitenciario: funcionarios y profesionales de prisiones —desde
educadores, psicólogos, juristas criminólogos, miembros de las juntas de
tratamiento, hasta los mismos gestores y directores de centros
penitenciarios.
 Funcionarios y profesionales en centros de menores (protección y
reforma).
 Profesionales de la Administración de Justicia: desde peritos, médicos
forenses, abogados penalistas o psicólogos forenses, hasta fiscales y
jueces del ámbito penal y vigilancia penitenciaria.
 Profesionales de centros de asistencia a las víctimas y servicios sociales y
de mediación.
 Profesionales dedicados al ámbito de la prevención y del tratamiento de
comportamientos desviados patológicos (programas para el tratamiento
de adicciones, trastornos de la personalidad, problemas de rehabilitación
y reinserción, desintoxicación u otros programas específicos).
 Investigadores privados, detectives, mediadores, directores de seguridad,
directores de recursos humanos.
 Criminólogos, analistas delictivos en el ámbito privado o público.
Profesionales en el ámbito de la Administración Pública que ejerzan
funciones con relación al estudio y la prevención del delito y las causas, la
reinsercción social, la prevención y gestión de riesgos y cualquier política
social de prevención primaria, entre las cuales hay, por ejemplo, las
políticas de familia y las de juventud.

Límites al conocimiento de la realidad criminal: las estadísticas


criminales.

La Criminología contiene una serie de limitaciones para conocer tanto la


realidad criminal como los efectos que produce una determinada política
criminal. A continuación mencionaremos algunas limitaciones que se presentan
a la hora de aproximarse al conocimiento de la realidad social a través de la
ciencia criminología, prestando especial atención a aquéllas referidas a los
instrumentos de medición del delito.

La primera limitación radica en sus propias restricciones estructurales o


epistemológicas, de la cuales podemos destacar tres: la primera, referida al
limitado conocimiento humano a la hora de acceder a la realidad social; la
segunda, la limitada asignación de recursos, especialmente escasos en este
ámbito, que incide directamente en las posibilidades de cualquier estudio
criminológico; y la tercera, acotada a las ciencias sociales, se deriva del hecho
de que Criminología es una ciencia construida en un mundo de hechos
políticamente delimitado, un acto de poder político señala el límite
epistemológico de la criminología.

La segunda cuestión que limita el conocimiento de la Criminología radica en si


resulta realmente posible una ciencia de la Criminología ausente de valores. Si
bien, los valores no deben sustituir al método científico como mecanismo de
aproximación a la realidad, resulta problemática una Criminología científica
carentes de éstos: ¿es posible efectuar cualquier tipo de investigación sin estar
ligado a ningún juicio de valor a priori? y ¿es posible obtener conocimiento a
partir de los datos puramente empíricos sin utilizar ninguna categoría o
experiencia preconcebida? Por lo que respecta a la segunda pregunta,
entendemos que, incluso desde la metodología positivista, los juicios de valor
son necesarios o, al menos inevitables, en el proceso de selección de objetos y
en las preguntas que habrán de investigarse.

Las teorías o investigaciones con implicaciones sociales, como es el caso de la


criminología, inevitablemente se ven afectadas por las propias vivencias y
concepciones del mundo del propio investigador. Así, por ejemplo, en el caso
de las teorías parten de la racionalidad del delincuente, demostrado a través
de los instrumentos técnicos, para fundamentar sus propuestas de prevención
del delito. Pero a la vez, toda investigación social contiene una serie de
proposiciones que no se apoyan en un sistema lógico material. Nos referimos
al inevitable reflejo de las vivencias e ideología del investigador, que sin duda,
influyen en la elección del tema de investigación y en su posterior estudio
influirá sus propias vivencias y manera de entender el mundo.

Por tanto, puede suceder que no exista audiencia interesada en conocer los
resultados empíricos, tanto respecto del impacto social de la criminalidad como
de la propia criminalización. Así, el rol de la Criminología es tener una
perspectiva pragmática y no sólo descriptiva debe ofrecer evidencias no sólo
empíricas sino hacerlo accesible a los órganos decisorios y al público en
general.
CONCLUSIÓN.

Mediante la información que obtuvimos, podemos concluir que la criminología


no es una disciplina de la cual no valga la pena estudiar, ya que es importante
para la sociedad, desde sus diferentes campos de estudio ayuda a la
seguridad, a la prevención de los delitos y la ayuda hacia las víctimas, por lo
tanto es importante su estudio,

La criminología es de vital importancia para la vida en sociedad, dependemos


de la eficacia de nuestros cuerpos de seguridad para el bienestar colectivo. El
grado en criminología abarca ámbitos como: la justicia, la seguridad, la
legislación actual, etc.

Los estudios de Criminología tienen como objetivo la formación de


profesionales especializados en temas relativos a la delincuencia y seguridad
ciudadana, tanto en su dimensión preventiva, como en aquellos otros aspectos
relativos al proceso después de que se ejecuta un delito y superación.

El campo profesional de un criminólogo es basto como se muestra en la


información, hay muchas alternativas en donde un criminólogo puede trabajar.
Si habrá limitantes y diferentes retos a los cuales el criminólogo se enfrenta al
momento de tratar un problemática que es tan diversa y cambiante, el cual es
el delito.

En cuanto al código que maneja un criminólogo, se establece principios como


la honestidad, el respeto, la solidez al momento de hacer sus investigaciones y
escritos, el procurar el cumplimiento y preservación de los derechos humanos
en cualquier ámbito de la sociedad, así como también el tratar con respeto y
confidencialidad a sus clientes y jamás aprovechar sus situaciones para fines
personales.

En referencia al artículo donde se muestra una crítica errónea y muy poco


fundamentada, se puede concluir de la información expuesta en el artículo, que
carece de solides y valides, por lo que su investigación no es verídica ni se
puede comprobar, por lo que rompe el código por el cual se debe regir un
verdadero criminólogo.
BIBLIOGRAFÍA

 Cruz, J. Á. (s.f.). La legitimidad social de las leyes penales: límites y


ámbitos de su aplicación. Obtenido el 04 de 12 del 2015 de
http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0718-
68512009000200006&script=sci_arttext

 Gonzalo. (22 de mayo de 2011). criminología aplicación. Obtenido de


http://grado-criminologia.blogspot.mx/2011/05/campo-de-aplicacion-
laboral.html

 Rodríguez, C. A. (10 de febrero de 2014). Retos y desafíos del derecho


penal y la criminología en América Latina. Obtenido el 4 de 12 del 2015
de http://www.scielo.org.mx/scielo.php?pid=S1870-
21472014000200002&script=sci_arttext

 (Noviembre del 2012). Código De Ética Del


Criminólogo. ClubEnsayos.com. Recuperado el 4 de 12 del 2015,
de https://www.clubensayos.com/Ciencia/Codigo-De-Etica-Del-
Criminologo/447467.html

 Aguilar Avilés, D.(Mayo de 2010). FUNDAMENTOS GENERALES


SOBRE CRIMINOLOGÍA Y CONTROL SOCIAL. Recuperado 04 de 12
del 2015 de http://www.eumed.net/rev/cccss/08/daa10.htm

 Cortez, c. (10 de marzo de 2012). Criminología, una carrera de


'todólogos'. Recuperado el 9 de diciembre de 2015, de
http://www.elmanana.com/criminologia,_una_carrera_de_todologos-
1555938.html