Sei sulla pagina 1di 12

APUNTES

-

BIOGRAFICOS

DE L

-

Maestro Compositor

de Música

REMIJI O

ACEVED O POR

R .

(

Octavi o

M a

or e ir a

)

Santiago

da

Chile

-1950-

HUI JHWJIWHIIIIJH I

APUNTES

BIOGRAFICOS

DE L

-

Maestro Compositor de Música

REMIJIO ACEVEDO R

D E

( Octavio

Santiago

Maureira )

de

Chile

-1950-

2

padre,

comenzó a estudiar teoría, solfeo y canto con el pro- fesor don Francisco Avendaño; armonía y composi-

Sthober

ción con el maestro alemán don y piano con el maestro don Raúl

Se profundizó en los' motivos autóctonos y popu- lares de nuestro folklore nacional por los escritos

Heredando

las

cualidades

alodiales

de

su

Federico

Hugel.

recopilados por su padre, quien había

ido

a

la

Arau-

canía a documentarse "Caupolicán".

cuando

escribiera

la

ópera

Acevedo estudió a los grandes maestros aquella sensación genial para comprenderlos y encontró su sitial junto a ellos, ocupando un lugar en el cuadro de la posteridad, vertiendo sus obras tan múltiplos por senderos sin curvaturas, para ÍÓÍ O parecerse a si mismo, con su originalidad que lo caracteriza.

fol-

Los elementos fundamentales de la música

klórica dieron ^sunto para su estilización diferen- ciada y original de vuelco lírico en donde la natu- ralasa y el arte empleados han conseguido su sim- plificación quintaesenciada y su transformación. Para alcanzar tal plenitud de concepción ha sido necesario un severo acto de conciencia americana, el castigo constante de la tentación de las inclinacio- nes j' tonalidades de estribillos mediocres y sólo en su menta registra la partitura invisible que lleva en cada compás el repertorio de la Gran Música del Grande Maestro.

Acevedo se lenzó al horizonte musical, escribien- do 5u primera obra en el año. 1916, intitulada ' Fan- tasía en Sol Menor" y otras, las cuales ss mencio- nan a continuación:

 

3

 

OBRA S

MUSICALE S

TONADAS.:

 

Sorbito

de

Miel

Hacia

la

Era

¡Ay,

vida

mía!

Contigo

olvidé

las

Penas

¡Viña

do!

Mar¡

CANCIONES:

Por

los

Caminos

lunados

Meciendo

 

Avecita

de

sol

Bogad

 

Frente

al

otoño

Bn.'ada

del

árbol

inmóvil

Los

lirios

yertos

Himno

primaveral

 

Al

álamo

dorado

Díptico:

Crepúsculo

y

Salida

de

sol

Nostalgia

Campera

Las

tardes

Mandolinata

Salmo

130

de

David

 

Himno

al

Liceo

de

Hombres

de

Constitución

Himno

al

Liceo

de

Niñas

N 9

1

de

Santiago

CUARTETOS

DE

CUERDAS:

 

Cuarteto

N?

1

 

QUINTETO

DE

CUERDAS:

 
 

oración

en

el

Huerto

 

TRIO

VIOLIN,

PIANO

Y

CELLO:

Trío

N"

1

CELLO

Y

PIANO:

4

Concierto

N?

1

VJOL1N

Y

PIANO:

 

Sonatina

Leyenda

Canción

PIANO:

Fantasía

en

Sol

Menor

Tríptico:

a)

Barcarola;

fe)

Canción

Nocturna;

c)

Lr

Cascada

Canción

de

Cuna

 

Libertad

(par a

dos

pianos)

Tonada

Apasionada

Tonada

Melancólica

 

Pequeña

Suite

 

Evocación

 

Canción

sin

Palabras

 

Minueto

Leyenda

Mexicana

 

(Suite)

Vals

Choapino

N?

1,

2

y

3

Marcha

Nupcial

 

Preludio:

a)

Astral,

 

b)

Paraíso

Sonata

en

Si

Bemol

 

Menor

Danza

de

la

Samaritana

Dos

Danzas

de

Negros

 

Danza

de

los

Huecufes

Danza

de

los

Pingüinos

Crepúsculo

frente

al

Estero

(estudio)

Policromía

junto

a

la

Playa

(estudio)

Amanecer

de

Pascua

(estudio)

OBRAS

El

Mote

5

SINFONICAS:

M'ei

Sinfonía

de

América

Sinfonía

de

Jesús

La

Orquesta

Lago

Suite

Las

La

El

Diosa

y

de

la

Montaña

Soprano

Budi

Araucana

Tres

Luna

Pascualas

entre

los

del

Arboles

Pelícano

La

El

Procesión

Açlarar

(Concertante

Piano

y

Orquesta)

 

Díptico:

a)

Rocío,

b)

Salida

de

sol

BALLET:

Rapa

Nui

OPERAS:

 

Thamar

El

Corvo

 

Bernardo

O'Hiégins

Pesa

sobre

el

artista,

el

estilo

único,

original

de

su personalidad, en armonía con las tendencias mu-

sicales

en

fundamente interior.

tamente criollos, estrujando el sumun de la patria, hasta llegar a los albores de la trutruca musical de nuestra raza araucana. Tema inexplotado y que unen a la potencia de su sonoridad su valor intrínseco, el valor estético y artístico eventuales cuando se difun-

y

de

la

época

y

por

sobre

ella,

se

de

nos

su vida

revela

pro-

su

animación

exaltada

creadora

Se ha inspirado en temas ne-

6

den conciertos en salas ante espectadores y críticos de gustos excéntricos y exigentes y nunca se sienten satisfechos con los esfuerzos de nuestra intelectua- lidad. Y esto basta para explicar la conspiración de silencio que se extiende en torno de su trayectoria cósmica-musical. Acevedo dió a la publicidad en 1947 un cuaderno de música titulado "Tonadas y Canciones', con al- gunas de sus composiciones, cuyos títulos van cita- dos má s arriba, para piano y canto. Además I03 Al- macenes de Música de Santiago, exhiben sus obras. La música chilena obtiene en este cuaderno un aporte aquilatado y un camino para la conquista de los propios valores y surge como uno de nuestros compositores mejor dotado e identificado con la sen- sibilidad de nuestro pueblo.

Si

la

búsqueda

lo

llevó

alguna

vez

tras

los

soplos

cósmicos

de

la

Biblia,

como

lo

demuestra

su

ópera

"Thamar"

 

y

"Sinfonía

de

Jesús",

su

acanto

encuen-

tra

exacta

versión

en

el

ballet

"Rapa

Nui".

 

En

la

"Suite

Araucana"

y

en

los

"Choapinos

N '

1,

2

y

3",

E l

Corvo'

"Las

'ires

Pascualas",

obra

en

las

cuales

el

motivo

 

aborigen

y

criollo

es

aprovechado

 

con

acierto

y

convertido

en

estructura

sinfó nica

de

fuerte

sugere.icia.

 

Acevedo,

creador

de

nuestro

siglo,

con

la

probi-

dad de todo verdadero artista, con desinterés y

sin

otra pasión que su arte, continúa produciendo

según

su espíritu,

las

obras

que

se

ha

propuesto.

 

En

el

año

1923,

Acevedo

tomó

parte

en

el

Con-

cierto Sinfónico de la Universidad

de

Chile,

dedi-

cado a las Delegaciones americana.

de

la

V

Conferencia

Pan-

t

Remigio Acevedo es suficientemente conocido en

las "élites" de Europa, ante las cuales ha sido dado

a conocer por el virtuoso del teclado, Claudio Arrñu. Los públicos de Chile, por otra parte, han sentido

sus obras, por I03 conciertos

tambié n la potencia de

que da la Dirección de Extensión Musical, depen- diente de la Universidad do Chile.

 

Claudio

Arrau,

interpretó

la

"Suite

Araucana"

de

Acevedo,

en

Berlín

(Alemania),

en

1926,

en

pre-

sencia

de

un

grupo

de

músicos

alemanes

y

miem-

bros

de

la

Colonia

chilena.

Arrau.

dice,

sobra

la

crítica:

"La

música

les

pareció

extraña

y

cosa

que

"

no

ocurriría

hoy,

en. que

el

triunfo

está

de

parle

"

de

las

curiosidades

aborígenes

de

todo

el

mundo".

E n

Junio

ds

1929,

cuando

estuvo

de

paso

por

nuestro

país,

la

danzarina

"Tórtola

Valencia",

se

in-

teresó

por

interpretar

en

Europa

la

parta

del

Canto

Guerrero

de

la

"Suite

Araucana".

 

La primera presentación da Acevedo se maiizó

en la Universidad de Chile, en

a) Barcarola, b) Canción Nocturna, c) La Cascada y la "Fantasía en Sol Menor". Al año siguiente, eje- cutó con un cuarteto de cuerdas en dicha sala magna sus obras. E n otra ocasión, con un cuartetp de cuer- das, sus obras para violín y piano.

Munici-

1918, con e! Tríptico:

El

maestro

Acevedo

dirigió, en

el

Teatro

pal,

en

el

año

1923,

sus

obras

"Suite

Araucana"

(1*

parte),

y

un

poema

sobre

motivo

folklórico,

siendo muy

aplaudido

y

bien

acogido

por

la

crítica

nocional.

Salió

e n

piira

al

Norte

del

país,

en

el

año

1925,

dando conciertos de piano con sus nroDia«

obras,

acompañado por la soprano, señorita Lidia

Saavedra

s

Almeida.

En

el

año

1930,

salió

en

gira

al

Sur.

Con

fecha

16 de Abril de

1937,

contrajo

matri-

monio

con

la

cantante

nacional,

doña

Lidia

Saave-

dra

Almeida.

Actualmente su esposa es Profesora

de

música

en

los

Liceos

de

Niñas

N 9

1

y

2

de

esta

capital.

Amaldo Tapia Caballero, Munízaga, etc., ejecutan sus obras en el extranjero y nuestro país. Víctor Tevah, dirigió con la Sinfónica en el Teatro Central, una parte de la "Sinfonía de América" y el poema sinfónico "Las Tres Pascualas", en el Teatro Mu-

nicipal

Actualmente dirige el "INSTITUT O MUSICAL REMIGI O ACEVEDO GAJARDO", ubicado en ca- lle San. Francisco N 9 879 de esta capital, en home- naje postumo a la memoria de su padre, donde per- sonalmente da clases de piano, canto teoría, armonía y composición. En el mes de Enero de 1950, dió término a la ópera "Bernardo O'Higgins", epopeya lírica, de la cual es autor del libreto el joven escritor, composi- tor de música y poeta don Víctor Lohenthal. En consecuencia, Acevedo ha hecho música chile- na y universal. Todo su talento se concentra en la interpretación cósmica, en el abundamiento del » tilo y en el mensaje emocional para todos los cora zones que trepitan con sus obras. Especialmente así sucede con su "Sinfonía de Jesús".

y

en

conciertos

al

aire

libre.

Y

para

cerrar

esta

entrevista,

oigamos

la

palabra

del

maestro

Acevedo:

"

Los

músicos

modernos

1'°

" vamos

una

paleta

sonora

que

es

riquísima

en

co

" lores,

en

el

concepto

personal

y

estético

y

en

el

"tota!

constructivo

de

 

la

obra,

domina

siempre

el

9

"

espíritu

racial

y

así

no

caer

en

lo

caricaturesco

y

"

en

lo

imitado.

Hay

que

implantar

los

cimientos

" parp

nuestra

obra

musical,

desde

el

puro

motivo

" araucano

y

la

tonada,

cueca

y

canción

criolla,

has-

"

ta

las

obras

artísticas

con

técnica

universal,

que

"

es

lo

que

da

mayor

valor,

por

cuanto

va

más

allá

"

de

nuestros

límites

estrechos

y

es

un

aporte

a

la

"

estética

musical".

 

"

"

"

"

La

com-

piejo de sus valores seleccionados por el tempera- mentó que escogió el material técnico. El interés constructivo está acondicionado por la fcultura".

lí-

forma se debe en

"La

música

es

el

ritrho

cada

sometido

individuo

a

al

la

forma.

conjunto

"Entre

lo

clásico

y

lo

contemporáneo

hay

una

" nea

de

continuidad".

 

"Juan

Sebastián

Bach,

que

es

netamente

construc-

" en

y

tivo

expresivo

 

detalle,

es

el

maestro

de

la

" arquitectura musical.

Beethoven,

es

el

libertario

" de

la

música,

el

que

se

anticipa

a

estas

épocas

li-

brea .

Es

viril,

canta

 

a

todas

las

pasiones

salvajes

" y

heroicas,

al

amor,

al

dolor,

a

la

tragedia,

a

la

" naturaleza,

pastoral

y

a

la

metafísica

(en

su

IX

"Sinfonía) .

Son los dos músicos de mi

predilección'.

"Bach,

llevó

a

la

cumbre

a

los

antiguos

contra-

" italianos

puntistas

y

Beethoven,

llevó

a

la

cum-

" bre

"Hoy por hoy, Stravinsky, me parece el más de-

" finido y preciso. Manuel de Falla, es muy intere-

" sante y se destaca entre los creadores modernos de

" Europa, estilizando lo español. Pero Musorgsky, es

'" el innovador extraordinario de las escuelas moder-

" ñas. Boris Gudonoff, es una obra maestra. La cual

" demostró el nuevo sentido de la música".

el

estilo

de

Haydn

y

Mozart".

10

"Actualmente

no

creo

nada

más

que

on

la

música

" que

nace

del

espíritu

de

su

creador,

 

llámese

éste,

" fulano

o sutano,

por

estar

el

arte

lejos

de

los

pre-

juicio s

de

nombres.

La

propaganda

no tiene

ningún

" valor

ante

la

obra

pura

y

ante

la

verdad

del

yo,

que

es

lo

único

que

perdura.

 

/

f

 

Santiago,

 

9

de

Junio

de

1950

OCTAVIO

MAUREIR A

 

ESCOBAR

XDCOOOOOOCOOOOCOCCOC<XOOOCODOOCOOCX

•oooooooooooo<x>ocooooo< x

IMPRENTA

ENC JADER N A C I • N

" G U l

MU

H

"

COP I AP O

104 0

STG

• .

ooooooooooooooooocxxxxx

: