Sei sulla pagina 1di 2

ANÁLISIS JURISPRUDENCIAL

- Identificación de la Sentencia:
Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, Sala de Descongestión No. 1, SL
2349-2018, Radicación No.56747 del 21 de junio de 2018, Magistrado Ponente Dr. Martín
Emilio Beltrán Quintero

- Problemas jurídicos identificados


1. ¿Incurrió en algún error de hecho la Sala de Descongestión Laboral del Tribunal Superior
del Distrito Judicial de Barranquilla al atribuir a TRANSFLUCOL LTDA culpa comprobada
frente al accidente laboral que causó el deceso del señor JESÚS ANTONIO DONADO
BECERRA?
2. ¿La sentencia casada viola la ley sustancial al no descontar del monto de la
indemnización total y ordinaria de perjuicios, y del lucro cesante, la pensión de
sobrevivientes subrogada a la entidad aseguradora de riesgos profesionales?
3. ¿Viola la sentencia impugnada, por vía indirecta, la normatividad laboral al ordenar que
ECOPETROL S.A. responda solidariamente con TRANSFLUCOL LTDA por el pago de los
perjuicios ordenador?
4. ¿Viola la sentencia impugnada, por vía directa, la norma sustancial por no aplicar en
debida forma el artículo 311 del Código de Procedimiento Civil, al no resolver las dos
instancias frente al lucro cesante consolidada?

- Consideraciones de la Corte
1. Frente al primer problema jurídico puesto de presente, la Sala, en punto de resolver el
primer cargo del recurso de casación impetrado por TRANSFLUCOL LTDA, afirmó que la
decisión tomada el 30 de noviembre de 2011 por la Sala de Descongestión Laboral del
Tribunal Superior del Distrito Judicial de Barranquilla no contiene yerro alguno, comoquiera
que la misma obedece al imperio de la ley, la cual establece que el empleador velará por la
salud y la seguridad plenas de sus trabajadores en las labores que se les encomienden; y
que dicha providencia se fundamentó en las pruebas aportadas por las partes, tales como
los informes realizados tanto por los encargados como por testigos de los hechos sobre el
accidente de trabajo que provocó el deceso del trabajador en horas laborales y el mismo
contrato de prestación del servicio de transporte celebrado entre las empresas
demandadas.
Además, establece que si bien la demandada puso en conocimiento de la contratante el
mal estado de los elementos a usar al momento de cumplir con su tarea, este hecho no
aligera su carga, en tanto que muestra una conducta negligente por parte del empleador al
permitir que sus empleados laboren en circunstancias semejantes.
2. Sobre este punto, establece la Corte que existen dos tipos de responsabilidad frente al
pago de una indemnización consecuente a un incidente laboral: objetiva y subjetiva. La
indemnización objetiva es una reparación estipulada por la Ley como consecuencia de un
accidente de trabajo y que es relativa al reconocimiento de beneficios y prestaciones
económicas al trabajador. Por otro lado, la reparación subjetiva se deriva de una culpa
comprobada patronal frente a la ocurrencia de un siniestro y se encarnará en una
indemnización total y ordinaria de los perjuicios. Teniendo en cuenta lo anterior, la Sala, de
manera tajante, asevera que la sentencia recurrida no viola la ley sustancial al no descontar
de la indemnización lo pagado por concepto de pensión de sobreviviente, habida cuenta
que las dos obedecen a tipos de responsabilidades distintas y no sería posible compensar
la una con la otra.
3. En contraria postura de lo presentado en el recurso, pone de presente la Corte que dentro
del objeto social de ECOPETROL S.A. se encuentra el transporte de hidrocarburos y que,
contrario a lo asegurado por el casacionista, el elemento que se encontraba cargando el
fallecido, GLP (Propano, butano o una mezcla de estos), es un hidrocarburo, según la
definición dada por UNIGAS, ECOPETROL y la UPME. Por lo anterior, teniendo en cuenta
que el trabajador fallecido se encontraba transportando un elemento enmarcado en el
objeto social de ECOPETROL S.A., sí es posible atribuírsele responsabilidad frente al
accidente de trabajado y, en consecuencia, establecer una responsabilidad solidaria de la
petrolera estatal. Por lo anterior, afirma la Sala que el Tribunal no erró en su decisión, en
tanto que del objeto social de ECOPETROL S.A. y del contrato suscrito entre la anterior y
TRANSFLUCOL LTDA se derivó el deceso de JESÚS ANTONIO DONADO BECERRA.
4. De manera clara, establece la Corte que este cargo no está llamado a prosperar, en tanto
que el fallador de primer grado, al momento de calcular el lucro cesante, lo hizo desde la
fecha de la ocurrencia del accidente de trabajo hasta la esperanza de vida del causante,
sin diferenciar entre lucro cesante pasado y lucro cesante futuro. Teniendo en cuenta que
el lucro cesante consolidado es el causado entre el día del suceso hasta la fecha de la
sentencia, es más que claro que el Juzgado de primera instancia se pronunció sobre el
mismo.
Por otro lado, afirma la Sala que el Tribunal, amparándose en el artículo 311 del Código de
Procedimiento Civil, está plenamente facultado para complementar la sentencia de primer
grado, siempre y cuando la parte hubiese apelado el punto omitido. Por ello, teniendo en
cuenta que la parte demandante presentó recurso de apelación frente al lucro cesante
consolidado, es claro que la segunda instancia estaba plenamente facultado para adicionar
o complementar la sentencia de primera instancia, sin incurrir en ningún tipo de yerro
jurídico.

- OPINIÓN PERSONAL
La jurisprudencia previamente analizada, si bien no es novedosa, comoquiera que resuelve
los dos recursos de casación impetrados por los demandados con reiteración de la norma
y la jurisprudencia, sí propende por los derechos de los trabajadores y de sus herederos
ante un suceso tan fatal como un accidente de trabajo que desencadena en el fallecimiento
del empleado, puesto que deja claras muchas situaciones referidas a la culpa del empleador
en los accidentes, la responsabilidad de los contratantes en los accidentes e incluso la
facultad de la segunda instancia de adicionar las providencias dadas por el fallador de
primer grado.
Todo lo anterior conlleva, a todas luces, a velar por la protección plena del empleador, en
concordancia con lo establecido por la misma norma e incluso la mismísima Carta Magna.