Sei sulla pagina 1di 181

DICIEMBRE 1955 N 9 14

FACULTAD
DE

HUMANIDADES
y

CIENCIAS
REVISTA
SUMARIO Págs.

Crónica 5
EUGENIO COSBRIU . . . . . . La Geografía Lingüística ............. . 29
GERVASIO GUI.LLOT
MUÑOZ . ........... . Modalidades del yo disociado . . . . . . . . . . 71
E. M. NABANCIO ..... . Las ideas políticas en el Río de Ja Plata
a comienzos del siglo XIX . . . . . . . . . . . . 97
BENIGNO FERRARIO A propósito de tres textos en lengua
Tsóneka . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 185
JUAN LLAMBIAS DE
AZEVEDO ........ . .• Informe sobre los Seminarios de Filosofía
en Alemania y en Francia • . . • . . . . . . . . . . 201
LUCE FABBRI DE
CRJ!SSATI'l ••••..•..• • Las Corrientes de Crítica e Historiografía
Literarias en la Italia actual . . . • . . • . . • 231
RODOLFO V. TALICE
Y MARTHA 0TTINO .... Investigaciones sobre la biología de los
roedores autóctonos del género Cteno-
mys . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . • • • 289
BARBARA HoLCMAN DE
SPECTOR ............. • Estudio bacteriológico del contenido intes·
tinal de hemípteros hematófagos • . . . . . . 309
RBNBB KOLSKl ........• Estudio de 11 genealogías en las que apa-
rece el carácter lóbulo adherente • . • . . • 321
EUGENIO RIEsz,
ROSA VIÑOLY
Y ALBERTO ZALTZMAN Contribución al estudio de la cloranila
(tetracloroquinona) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 329

UNIVERSIDAD DE LA REPUBLICA
MONTEVIDEO URUGUAY
UNIVERSIDAD DE LA REPUBLICA

FACULTAD DE HUMANIDADES Y CIENCIAS


• REVISTA DE LA FACULTAD
DE HUMANIDADES Y CIENCIAS

Rector: Arq. Leopoldo C. Agorio

CONSEJO DIRECIWO:
Decano:
Dr. Carlos Vaz Ferreira
Consejeros:
Dr. Emilio Oribe
Prof. Alfonso IJambías de Azevedo
Dr. Julio María Sosa
lng. Constancio R. Lázaro
Sr. Víctor Cayota
S.r. Isaías Ximénez
Dr. Juan José Carbajal Victorica
Dr. Pedro Ferreira Bercuti
Secretario: Dr. Luis Giordano
Encargado de la Revista: Francisco Espínola

DIRECCION:
Calle Cerrito, 73 (Segundo Piso)
MONTEVIDEO - REP. O. DEL URUGUAY
Decanato y Secretaría . .. .. .. . ... . Teléf.: 9 23 15- 8 45 47
Inscituco de Investigaciones Hiscóricat 8 73 28
lnscicuco de Filología ••. ......... 9 33 01
Laboratorio de Biología ......... . 9 33 02
Biblioteca •.......... . ... . . ..... 9 23 15
DICIEMBRE 1955

REVISTA DE LA

FACULTAD
DE

HUMANIDADES
y

CIENCIAS

UNIVERSIDAD DE LA REPUBLICA
MONTEVIDEO URUGUAY
f

r
CRONICA

MEMORIA ANUAL

Montevideo, diciembre 30 de 1955.


Señor Rector de la Universidad
Arquitecto Leopoldo C. Agorio
Presente.
Señor Rector:
Con la presente Memoria Anual informo a Ud. sobre las acti-
vidades en esta Casa de Estudios durante el correr del año 1955.
CONSEJO DIRECTIVO.

El Consejo Directivo celebró 45 sesiones con asistencia de sus


miembros en la forma que indica el cuadro que se agrega.

t Faltas
Consejeros 1 As;z;n- 1 e/aviso 1 LJcencfus 1 siFaltas
aviso
Observacfones

Vaz Ferreira 38 3 - - Cesa el 19 / X


Reingr. el 5/ 12
Oribe 40 5 - - Cesa el 19 / X
Reingr. el 18/ Xl
Llambías 43 2 - - --
Lázaro 39 6 - - --
Saez 29 6 - - Cesa el 19/ 10

Ferreira Berrutti 28 9 8 - Cesa el 19/ 10


Reingr. el 18/ XJ
Carbajal Victorica 27 16 2 - --
Cayota 39 6 - - --
González 30 5 - - Cesa el 19 / X

Copyright by FACULTAD DE HUMANIDADES Y CIENCIAS


Sosa 10 - - - Ingresa el 18/ XJ

COLOMBINO HNOS. S. A . MONTEVIDEO Ximénez 7 - -


-
- Ingresa el 5/ 12

-5-
Durante el año cesaron en sus funciones el Decano, doctor Está en prensa el número 14 de la Revista que se pondrá en
Carlos Vaz Ferreira y los consejeros Emilio Oribe, Pedro Fer.reira circulación en fecha próxima.
Be.rrutti y Romeo González. El Consejo Directivo de la Universidad El Instituto de Investigaciones Históricas y el Laboratorio de
reeligió al doctor Pedro Ferreira Ber.rutti, y los profeso.res de Hu- Zoología publicaron "El viaje de William Toller al Río de la
manidades al Dr. Emilio Oribe. Los profeso.res de Ciencias eligieron Plata" con reproducciones facsimilares de sus grabados. El mismo
al Dr. Julio María Sosa y los estudiantes del mismo sector al alumno Instituto publicó las Tablas Cronológicas de los Poderes Legislati-
Sr. Isaías Ximénez Trianón. vos y Ejecutivo de la República, revisadas por el alumno Juan
El Consejo Directivo, con la presidencia del Rector de la Uni- Antonio Oddone. El Instituto de Filología de la Facultad editó
versidad, reeligió al Dr. Carlos Vaz Ferreira, Decano de la Facultad mimeografiadas diversas traducciones de que informa la respectiva
por un nuevo período de cuatro años. Memoria. La cátedra de Ciencias del Lenguaje puso en circulación
El Consejo Directivo sesionó públicamente todos los viernes el Vocabulario Campesino y el Cuestionario Idiomático, y la Bi-
de cada semana con excepción de cortos recesos los meses de enero blioteca con motivo de una Exposición del libro francés del siglo
y julio y la semana de primavera. Excepcionalmente, el Consejo XVIII editó el respectivo catálogo. El Seminario de Historia de
realizó alguna reunión de carácter privado de que dan cuenta las la Cultura editó un trabajo del Dr. Carlos M. Rama titulado "La
respectivas actas. ideología del fascismo en el XX".
COMISIONES PERMANENTES.
MISIONES EN EL EXTRANJERO Y BECAS.
Las Comisiones Permanentes del Consejo Directivo funciona-
ron regularmente. Las de enseñanza sesionaron durante todas las El Consejo Directivo otorgó en el año 1955 la pensión de es-
semanas del año. La mayor parte de los asuntos antes de ser trata- tudios correspondiente a la seccion Humanidades al Dr. Arturo
dos por el Consejo fueron informados por las diversas Comisiones Ardao. Durante el año cumplieron con sus obligaciones como beca-
permanentes del propio Consejo. Sólo excepcionalmente se procedió rios en diversos países de Europa, los profesores Juan Llambías de
al nombramiento de Comisiones para casos especiales. Aevedo, Armando D. Pirotto y Carlos lnfantazzi, y el ayudante de
profesor señor Remember Caprio. Partió para Europa el Dr. Eu-
SECRETARIA. genio Riesz en uso de la Beca Gallina! y el Dr. Julio María Sosa
La Secretaría despachó 1164 asuntos; remitió 536 notas y ofi- cumplió una pensión de estudios en Brasil, ambas correspondientes
cios y varias circulares; expidió 371 repartidos y organizó un régi- a 1954. El Consejo encargó diversas misiones de carácter oficial al
men de fiscalización de asistencias de alumnos a clase en libretas consejero Pedro Ferreira Berrutti con motivo de su viaje a México
firmadas por los alumnos y fiscalizadas por el profesor. En la parte y Estados Unidos, y a los doctores Sosa y Riesz con motivo del
administrativa se estableció un sistema de presentación mensual de cumplimiento de actividades científicas en Brasil y Francia; al pro-
cuentas y gastos de los Institutos y Laboratorios controlados por fesor Juan Rodríguez Réguli para actuar en los cursos de perfec-
los directores, jefes y profesores respectivos. cionamiento de Física Moderna realizados en la República Argenti-
na; a la alumna Marta Rodríguez Grau para estudiar en Francia
PUBLICACIONES. la organización de los cursos de Filosofía Moral; al señor Was-
La Facultad publicó en el correr del año el número de la Re- hington Vázquez para realizar estudios de lenguaje en tribus bra-
vista correspondiente a diciembre de 1954 con el siguiente sumario: sileñas; a la señora Esther Dosil de Ramírez, becada por el gobierno
francés, para hacer estudios en la Biblioteca de la Sorbona; al
Centenario del nacimiento de Florentino Ameghino. profesor Carlos S. Carbonell para asistir a un congreso científico
Memoria anual de 1954. en. C:olombia y ª. un grupo de alumnos de Historia del Arte para
F. Bielschowsky: Aporte de los tumores experimentales a la as1sur a la III Bienal de arte de San Pablo. Asimismo encargó di-
histofisiología hipofisiaria. versas misiones y la representación de la Facultad a los señores
Rodolfo V. Tálice y Eisa Momigliano: Investigaciones sobre consejeros J. J. Carbajal Victo.rica en el Congreso de Juristas de
la biología de los roedores del género Ctenomys. Atenas; al Dr. Carlos M. Rama en la X Conferencia Mundial de
Zelmira Silva Durán: Heterocromía iridis. Ciencias Históricas de Roma; al Dr. Arturo Ardao al Congreso por
Juan J. Scha.ffer: Figura mínima que cubre puntos de una red. la Libertad de la Cultura realizado en Milán; al profesor Alfonso
José Bergamín: Fronteras infernales de la poesía. Llambías de Azevedo a la reunión de Literatura Iberoamericana
Luis Juan Piccardo: El concepto de "Oración". de Berkeley; al estudiante W. Alles para realizar estudios de física
Carlos Visea: La estructura moral de las clases medias (1870 - moderna en Alemania; a los alumnos Braulio Orejas y Alfredo
1914). Ximénez para realizar una excursión científica al Alto Paraná, y

-6- -7-
a Ja señorita Amalia Meléndez para proceder al relevamiento de una serie de normas generales, amplias desde luego, pero exhaustiva,
parte de los archivos de Río de J aneiro. con el propósito de fijar con carácter permanente las directivas del
funcionamiento de esta Facultad a fin de evitar improvisaciones de
cualquier orden, tan opuestas a los principios educacionales.
DESIGNACIONES.
"Previo al delineamiento de la encuesta corresponde pues pre-
El Consejo Directivo entre otras designaciones, hizo las si- cisar claramente los puntos fundamentales sobre los que aquella
guientes: al profesor Alberto Soriano para representar a la Facul- deberá basarse. En tal sentido creemos que no puede haber opinión
tad en el Festival Musical de Caracas; a la Srta. Susana Salgado contraria a los tres siguientes:
Gómez, alumna de Musicología, ante las Juventudes Musicales del Finalidad de los estudios.
Uruguay; al Dr. Rodolfo V. Tálice en el Congreso de Profesores
de Higiene y Medicina Preventiva; al Dr. Julio María Sosa ante Ordenamientos de los planes de las licenciaturas.
el Instituto Cinematográfico de la Universidad; al Dr. Eugenio Requisitos de admisión.
Coseriu ante la Unión de Sociedades Polacas con motivo del cente-
nario de Adam Mickewietz y al Dr. Luis Giordano ante la Comisión "Con respecto al primer tema surge de inmediato el problema
de Educación de la Exposición Nacional de la Producción. de las limitadísimas oportunidades que se sospecha tendrán nuestros
graduados en su actuación futura, tema que ha ocupado en los
últimos tiempos la atención de todos, muy particularmente la de los
HOMENAJES. estudiantes. Pero no es este el único punto de vista a tener presente
y la ley de creación de la Facultad nos recuerda deberes muy im-
El Consejo Directivo adhirió y organizó los homenajes a Paul portantes sobre el estudio desinteresado y la investigación pura.
Claudel, al profesor de la Facultad, Ergasto Cordero, Emilio Ravig- Hay además un aspecto de Ja orientación de la enseñanza que tiene
nani, Zorrilla de Sao Martín, Alberto Einstein, Adam Mickewietz que ver con todos los centros de estudio, pero que nuestra Facul-
y W. A. Mozart. tad puede y debe tener presente, quizás por sobre los otros dos
aspectos anteriores. Este es el de la preparación de los jóvenes para
ALUMNOS. enfrentar los graves problemas humanos, con conocimiento de sus
motivaciones y objetividad y una moral sólidamente comprendida.
Se inscribieron en 1955 para los cursos regulares de la Facultad Deseamos recordar que este punto de vista nada tiene de original y
498 alumnos de los que son uruguayos 470, extranjeros 28; hombres que forman legión los universitarios que en todos lados llaman la
176 y mujeres 294. De estos alumnos, por haber asistido regularmen- atención sobre la deshumanización de la cultura en la universidad
te a los cursos del año lectivo, están en condiciones de presentar sus moderna.
trabajos: 255. Como es sabido, las inscripciones se toman al comien- En lo que se refiere a la racionalización de los planes de las
zo del año lectivo para los cursos permanentes pero el número de licenciaturas cabe preguntar sobre la necesidad de una preparación
estudiantes es mayor desde que asisten a cursos y cursillos que no básica en la iniciación de los estudios de Facultad. Así mismo se
abarcan la totalidad del año, como ocurrió con los de Biología Ce- deberá pensar en el esfuerzo a exigir al estudiante y desde luego
lular, Lengua y Literatura Inglesa, Lengua Alemana, Pedagogía de en las materias que se considera deben incluirse en las distintas
la Fonética, Historia de la Cultura Italiana, etc. cursos y cursillos licenciaturas. También deberá formarse criterio respecto a las razo-
que contaron con crecido número de asistentes. nes que deberán existir para la inclusión o exclusión en el futuro
de otras materias y para la creación de otras licenciaturas.
CLAUSTRO. "Los requisitos de admisión deberán naturalmente ser determi-
nados en función de la enseñanza impartida en la Facultad y como
La Asamblea del Claustro fué convocada oportunamente reali- lo establece la ley de creación en su espíritu, no existirán, para
zándose la elección de sus delegados el 27 de diciembre. Previamente quienes asisten a esta Facultad con el elevado propósito de profun-
el Consejo Directivo realizó una encuesta entre profesores y alum- dizar sus conocimientos e investigar en un determinado tema. Debe-
nos con el fin de preparar y anticipar la labor de esta Asamblea. rá pues pulsarse la opinión de profesores y estudiantes respecto a
Esta encuesta estableció los siguientes principios: la obligatoriedad de preparatorios, creación de preparatorios espe-
"Proyecto del Consejero Constando R. Lázaro, aprobado por la ciales, etc.
Comisión Especial (sesión del 11 de mayo de 1955). Consideramos "De este breve planteamiento del problema, surge el siguiente
que debe realizarse un esfuerzo definitivo en el planteamiento de proyecto de

-8- -9-
ENCUESTA PROFESORES DEL EXTRANJERO

La Facultad contrató al profesor Jorge Romero Brest para dictar


"Exprese todo lo breve que sea posible pero sin menoscabo de el curso de Historia del Arte; al Dr. José Luis Romero para el de
la claridad, su punto de vista respecto a las distintas preguntas de Filosofía de la Historia y dirigir un Seminario de Historia de la
esta encuesta. Cultura y al Dr. Américo Ghioldi para un curso sobre temas rela-
"--Cuál o cuáles cree Ud. que deben ser los propósitos finales cionados con las concepciones filosóficas de la historia en relación
de la enseñanza en esta Facultad? De amplia comprensión de los con las ideas políticas en el Río de la Plata. Estos profesores no pu·
problemas humanos, de preparación para la investigación pura; de dieron actuar en la Facultad por diversas causas relacionadas con la
preparación para el profesorado o para otras actividades, una com- situación política Argentina.
binación armónica de varios propósitos. Asimismo solicitó el Consejo Directivo la ayuda técnica de las
"--Considera Ud. que es necesario proyectar para la licencia- Naciones Unidas y de la UNESCO para contratar al matemático
tura de su especialidad, un ciclo de estudios básicos? profesor Antonio Monteiro. Se recibió en la Facultad, y en sus Ins-
"--Con respecto al esfuerzo a exigir al estudiante ¿prefiere Ud. titutos, a los profesores 'extranjeros historiadores Jaime Cortesao y
Harold Davies, al citólogo británico G. H. Bourne y al biólogo por-
el establecimiento de estudios más o menos rígidos en un ciclo
tugués Dr. Flavio Rezende, quienes dictaron conferencias o cursi-
de cierto número de años o por el contrario se inclina por un sistema llos en las respectivas aulas. Por su parte la Sociedad Francesa de
de planes parcialmente individuales con materias básicas obligato- Enseñanza facilitó a la Facultad la colaboración del profesor Lucien
rias y cursos optativos? Mercier, y la Legación de Israel al profesor historidor de arte Jaim
"--Cuáles serían a su juicio las materias correspondientes a la Gam2u.
licenciatura de su especialidad y en qué orden deberían ser dictadas?
"--Cuáles serían las razones que motivarán en el futuro la in-
clusión o exclusión de nuevas materias en las licenciaturas, de acuer-
do al sistema de estudios o plan de su preferencia. CONCURSOS
"--Cuáles cree Ud. que debieran ser las razones que determi-
En 1955 se llevó a cabo el concurso para proveer el cargo de
naran en el futuro la creación de nuevas licenciaturas? profesor de Filosofía de la Historia resultando competente el señor
"-En función de los conocimientos previos necesarios para el Jesús Bentancourt Díaz. El tribunal estuvo formado por los doc-
estudio aprovechado de la licenciatura de su especialidad ¿cuáles tores Emilio Oribe, Fructuoso Pittaluga, Lincoln Machado Ribas,
deberán ser los requisitos de admisión para los estudiantes que in- Arturo Ardao y el profesor Osear Secco Ellauri. Varias pruebas del
gresen a Facultad? concurso de Lengua y literatura francesa fueron realizados en el co-
.rrer del año. Están en trámite los concursos relativos a los cargos de
profesor de Bioquímica y de Zoología (Invertebrados). Se llamó a
INVESTIGACIONES ORIGINALES aspiraciones para los cargos de profesor de Geología, Lengua y Lite-
ratura Inglesas, Teoría Superior de la Música y Violería, los que
En el año 195 5 se procedió al llamado respectivo para las pro- fueron provistos por méritos. Por méritos y por méritos y pruebas
puestas para investigaciones originales en el año próximo venidero .se proveyeron respectivamente los cargos de ayudante del laborato-
y el Consejo Directivo en las últimas sesiones del año decidió el rio de Anatomía Microscópica y Citología y del Instituto de Fi-
apoyo correspondiente, distribuyendo 20. 000 pesos para las aspira- lología.
ciones de Humanidades; otra suma igual para las aspiraciones en
Ciencias y reservando 10. 000 pesos para premios a la labor intelec-
tual. Durante el año 1955 se establecieron las bases para los premios CURSOS
a otorgarse a los mejores trabajos inéditos escritos en español sobre
algún tema relacionado con cualesquiera de las materias cuya ense- Los cursos realizados en el año fueron los indicados en el
ñanza imparte la Facultad. Como es sabido estos trabajos deben SYLLABUS que a continuación se trascribe:
constituir un aspecto importante en la investigación u orientación
de una disciplina especial o significar un esfuerzo superior de conse-
cuencia evidentes en el plano de la inteligencia o de la experiencia
por su densidad, representación y originalidad.
-10- -11-
SYLLABUS Historia Universal: Ayudante. Carlos M. Rama.
Historia Americana y Nacional: Prof. Agustín Berazza.
1955 Historia Nacional: Prof. Eugenio Petit Muñoz.
Historia Nacional: Prof. Edmundo M. Narancio.
Antropología: Prof. Paulo de Carvalho Neto.
FILOSOFIA Historia de la Cultura Italiana: Prof. Francisco Marcianó.

Historia de la Filosofía Antigua y Medieval: Prof. Enrique


Grauert Iribarren. MUSICOLOGIA
Historia de la Filosofía Moderna. (En concurso). Prof. (a. i.)
Juan Silveira Larrart. Historia de la Mt¿sica: Prof. Kurt Pahlen.
Filosofía Teórica: Prof. Mario Silva García. Organología y Musicología: Prof. Lauro Ayestarán.
Filosofía Pr~tica: Prof. Juan Llambías de Azevedo. Introd11-cción a la Filosofía: Prof. Juan Silveira Larrart.
Estética General: Prof. Emilio Oribe. Formas Estéticas Mmicales: Prof. Carlos Estrada.
Psicología: Prof. Mario Berta. Etonologia Mmical: Prof. Alberto Soriano.
Historia de las Ideas en el Ur11-gt1ay: Prof. Arturo Ardao. Folklore: Prof. Lauro Ayestarán.
Acústica: Prof. Juan C. Laborde.

LETRAS
CIENCIAS
Ciencias del Lenguaje:· Prof. Adolfo Berro García.
Sánscrito: Prof. Nicolás Altuchow. CIENCIAS BIOLOGICAS
Lengua y Literat11-ra Griegas: Prof. Pedro Heller.
Lengua y Literatura Griegas: Profra. Lea S. de Scazzocchio. Biología General y Experimental: Profesor Rodolfo V. Tálice.
Lengua y Literatura Latinas: Profra. María del Rosario Fernán- Ayudantes: Remember Caprio y María E. Franca Rodrí-
dez Alonso. guez (a. i.).
Lengua y Literatura Latinas: Prof.: Vicente O. Cicalese. Anatomía Microscópica y Citología: Prof. Julio María Sosa.
Lengua y Literatura Latinas: Prof. Armín Schlaefrig. Genética: Prof. Constando R. Lázaro.
Lingüística General e Indoeuropea: Prof. Eugenio Coseriu. Zoología: Prof. Raúl Vaz Ferreira.
Lingüística y Filología Romance: Prof. Armín Sclaefrig. Entomología: Prof. Carlos S. Carbonell.
Literatttra Española: Prof. Carlos Sabat Ercasty. Botánica: Prof. Bernardo Rossengurt.
Literatttra Española: Profra. Sarah Bollo. Paleontología: Prof. Rodolfo Méndez Alzola.
Literatura Iberoamericana: Prof. Alfonso Llambías de Azevedo. Q1,ímica Orgánica y Biológica: Prof. Eugenio Riesz.
Literatura Uruguaya: Prof. Roberto lbáñez. Geografía Física y Biológica: Prof. Jorge Chebataroff.
Literatttra Italiana: Prof. Luce Fabbri de Cressatti.
Introducción a la Filosofía: Prof. Juan Silveira Larrart.
Estética Particular: Prof. Emilio Oribe. FISICA - QUIMICA - MATEMATICAS
Estética General: Prof. Emilio Oribe.
Lengua Port11guesa: Prof. Walter Wey. Física: Prof. Félix Cernuschi.
Análisis y Composición Literarios: Prof. Francisco Espínola. Químico Física: Prof. Juan Rodríguez Réguli. Ayudante: Ra-
món Sosa Sánchez.
Química: Prof. Eugenio Riesz. Ayudante: E. Zaltzman.
HISTORIA Astronomía: Prof. Félix Cernuschi.
Introducción a los Estudios Hist6ricos: Prof. Carlos M. Rama. Cttrsos Introductivos de matemáticas: Prof. Alfredo Jones
Prehistoria del Litoral Rioplatense: Prof. Eugenio Petit Muñoz. Odriozzola.
Ciencias Históricas: Prof. Lincoln Machado Rivas. Matemáticas Superiores: Prof. José Luis Massera.
Historia Unitersal (Antigüedad): Prof. Carlos Pittaluga Vidal. Seminario: Prof. José Luis Massera.
Historia Universal (Contemporanea): Prof. Lincoln Machado Mecánica Celeste: Prof. Carlos A. Etchecopar.
Rivas. Ciencias de la Emefianza: Prof. Dr. Carlos Vaz Ferreira.

-12 - -13-
CURSILLOS ESPECIALES pecuniario, que representan un elevado mont~, hao sido contem-
pladas en el proyecto de presupuesto que se encuentra a estudio en
A cargo del profesor Ralph A. Cowling se dictó el curso de el momento en que se redacta esta Memoria.
Lengua y Literatura Inglesas y con el apoyo de la Legación de Ale-
mania, el de Lengua Alemana con el profesor Luis P. Hcller. Los CONGRESO DE FACULTADES DE FILOSOFÍA LATINOAMERICANAS.
cursillos de Biología Celular fueron dictados por los profesores
Clemente Estable, Carlos De Robertis y Francisco A. Sáez. El Pro- La Facultad ha tomado a su cargo 1a organización del Con-
fesor W áshington V ázquez dictó un cursillo sobre Pedagogía de greso de Facultades de Humanidades y Ciencias y Filosofía de La-
la Fonética y el profesor Hyalmar Blixen otro sobre Literatura pre - tinoamérica. Una Comisión Organizadora emanada del Consejo
colombina. Como se ha indicado en otro lugar de esta Memoria, el estudia esta organización y su Comité Ejecutivo ha llamado a cola-
profesor Luden Mercier dictó un curso sobre Literatura Francesa borar en este asunto a los profesores y alumnos de la Facultad.
Contemporánea y el profesor Jaim Gamzú sobre arte contemporáneo.
AÑO GEO - FÍSICO INTERNACIONAL .

.INSTITUTOS Se ha resuelto que la Facultad tome a su cargo lo relacionado


con el Año Geo - Físico Internacional y ha designado una Comisión
Para el Instituto de Filosofía, de reciente formación, el Consejo integrada por los profesores Rodolfo Méndez Alzola, Félix Cer-
Directivo estudia en estos momentos, la forma del llamado a aspira- nuschi y Jorge Chebataroff, la que ha programado las diferentes
ciones para su Dirección Honoraria. Por resolución, también reciente formas en que el país puede contribuir a esta importante actividad
del mismo Consejo, se crea el Instituto de Psicología, encontrándose científica mundial.
a estudio del Consejo Directivo de la Universidad el reglamento de
su constitución. Para el Instituto de Investigaciones Históricas se
designó Director Honorario al profesor Edmundo Narancio. Los SEMINARIO DE CIENCIAS SOCIALES.
Institutos de Investigaciones Históricas y de Filología (Departamen-
to de Lingüística y de Literatura Iberoamericana) han realizado la Durante el año se inició la experiencia de organizar un Semi-
labor investigativa y docente que les corresponde de acuerdo con las nario de Ciencias Sociales a cargo de los señores P. de Carvalho
directivas para que han sido creados. A ellos asisten profesores, estu- Neto, W. Vásquez y D. Vidart, en el que trabaja un equipo de
diantes e investigadores del país y del extranjero. Sobre sus activi- alumnos.
dades se informa en el respectivo lugar. También durante este año
se establecieron las bases reglamentarias para el Departamento de PRESUPUESTO.
Astronomía.
Se formuló un Proyecto de Presupuesto incorporándose a él
la creación de diversos institutos y departamentos, ampliándose así
BIBLIOTECA. las posibilidades futuras para un mejor desarrollo de las actividades
relativas a la enseñanza superior y a la investigación, de acuerdo
En la sección correspondiente se acompaña la Memoria relativa
a las directivas legales que la Facultad debe cumplir.
a las actividades de la Biblioteca Central de la Facultad. Con la coo-
peración de la Biblioteca particular del Dr. Lincoln Machado Rivas
se realizó la Exposición de Libros Franceses del siglo XVIII. EDIFICIO.
Las Bibliotecas de los Institutos han crecido en forma correla-
tiva con la adquisición del material bibliográfico indispensable para El Ministerio de Obras Públicas estudia un anteproyecto de
su marcha normal. El Consejo Directivo ha proyectado la adquisi- modificaciones para el edificio de esta Facultad que le permitirían
ción de la importante biblioteca del Dr. Emilio Ravignani, asunto cumplir adecuadamente con sus servicios.
que se encuentra a estudio de los poderes públicos.
EXPOSICION NACIONAL DE LA PRODUCCION.
ÜBSERVATORIO ASTRONÓMICO NACIONAL.
La Facultad preparó para la Exposición Nacional de la Pro-
Por resolución del Consejo Directivo de la Facultad, aprobado ducción una manifestación dentro del pabellón de Ja Cultura (Sec-
oportunamente por el Consejo Directivo de la Universidad, se crea ción Educación) y sus laboratorios han ofrecido todos los elementos
el Observatorio Astronómico Nacional. Las necesidades de orden de que disponen dentro de la sección respectiva de ese mismo

-14- -15-
pabellón. Por otra parte en el " Stand Bibliográfico" de la Exposición SINTESIS DE LA LABOR DESARROLLADA POR EL
figurarán las publicaciones hechas durante los diez años de existen- INSTITUTO DE INVESTIGACIONES
cia de la Institución.
VINCULACIONES CON CENTROS DE ESTUDIOS HISTÓRICOS
E INVESTIGADORES
SOCIEDAD INTERNACIONAL DE FILOSOFÍA.
El Instituto ha proseguido su correspondencia con instituciones
La Facultad ha adherido a la Federación Internacional de Socie- y profesores vinculados a las disciplinas históricas. Por intermedio
dades de Filosofía. Una vez que su Instituto de Filosofía esté en fun- de la comisión encargada por esta Dirección a la Srta. Amelia Me-
cionamiento tomará contacto con este organismo internacional. léndez ha sostenido en este año, un activo intercambio con centros
docentes y archivos brasileños.
Normalmente, el desarrollo de las actividades de investigación
y de enseñanza sufren dificultades de orden pecuniario. Se aspira DELEGACIONES.
a que con un presupuesto más amplio pueda cumplirse con los fines
La Delegación en Buenos Aires, a cargo de la Srta. Amalia
legales en forma más adecuada y eficaz. Sin perjuicio de lo indicado,
Fanelli ha continuado sus investigaciones en el Archivo General de
los servicios docentes se han cumplido con toda regularidad.
la Nación, Museo Mitre, Instituto de Investigaciones Históricas de
Saluda al Sr. Rector muy atentamente. la Facultad de Filosofía y Letras, etc. Y la Sra. Clara Fanelli de Chac,
ha colaborado en la traducción de manuscritos procedentes del
CARLOS V AZ FERREIRA Foreign Office.
DECANO La Delegación en España, confiada al Dr. Emiliano Jos, ha con-
LUIS GIORDANO tinuado su labor en los Archivos de Madrid y Sevilla, rep:Útiendo
SECRETARIO importantes fotocopias documentales.
La Delegación en Londres, a cargo de la Srta. Margarita Fran-
klin continuó sus investigaciones, exhumando material de trascen-
dental interés para la historia rioplatense.
INSTITIJTO DE
INVESTIGACIONES
HISTORICAS BIBLIOTECA.

Montevideo, 13 de enero de 1956. La Biblioteca ha acrecentado considerablemente el número de


volúmenes que asciende a 6659, habiéndose incorporado en 1955,
Señor Decano de la Facultad de Humanidades y Ciencias, 634 títulos nuevos. Las obras se han obtenido por canje y adqui-
sición.
Doctor Carlos Vaz Ferreira.
Presente. HEMEROTECA HISTÓRICA.
Señor Decano:
Se ha incrementado considerablemente y se ha proseguido la
Cumplo con elevar al señor Decano el resumen de la Memoria labor iniciada el año anterior, en el sentido de organizar los ficheros
Anual del Inistituto de Investigaciones Hist6ricas que dirijo. por orden temático.
La razón de que se envíe solamente una síntesis está en que
procuro evitar una inútil repetición puesto que, en el mes de abril ARCHIVOS DE COPIAS Y FOTOCOPIAS.
próximo, se cumplió el término de mi mandato como director y
debo hacer, entonces, una exposición detallada de las actividades Se han incorporado colecciones de fotocopias de los Archivos
del Instituto a mi cargo. de España e Inglaterra y como resultado de la comisión de la Srta.
Saluda al señor Decano muy atte. Meléndez a Río de Janeiro, la Biblioteca Nacional de aquella ciu-
dad ha remitido gratuitamente microfilms de la documentación allí
(Pdo.) E. M. N A RANCIO. archivada y que está vinculada con la historia de nuestro país en las
DIRECTOR primeras décadas del siglo XIX.

16 - - 17 -
EDICIONES.
I) Colaboradores: Han colaborado con el Departamento los
Se ha incorporado a las ediciones del Instituto el tomo 11 de profesores B. Ferrario, N. Altuchow, W. Vásquez y G. Zannier y
los DOCUMENTOS PARA LA HISTORIA DE LA REPÚBLICA o. DEL URU- los estudiantes Sres. M. García Puertas y H. Solari.
G1!AY, Relatos de Viajes, Memorias y Autobiografía, Viaje de Wi-
lluim Toller a la Banda Oriental y Río de la Plata, editado en cola- II) Relaciones e intercambio. El Departamento ha mantenido
boración con el ~ab?ratorio de Zoología, y en breves días aparecerá vivas las relaciones ya establecidas en los años anteriores y ha esta-
el Cuaderno Artigmsta N 9 1 a cargo del Dr. Petic Muñoz cuya im- blecido nuevas relaciones con estudiosos, asociaciones científicas e
presión se está concluyendo. ' instituciones del exterior, enviando y recibiendo material bibliográ-
Acaba de aparecer el primer volumen de los MANUALES AUXI- fico e información científica.
LIARES PARA LA INVESTIGACIÓN HISTÓRICA, }UAN ANTONIO ÜDDONE
Poder Ejec11,tivo - Poder Legislativo, 1830 • 1951, Tablas Cronol6: III) Biblioteca. El Departamento ha seguido ampliando su
gicas: continúa en preparación, para publicar dentro de esta misma acervo bibliográfico, mediante adquisiciones, suscripciones y canje.
serie el Catálogo de la Hemeroteca Histórica dei Instituto. Obras entradas: 141 (56 revistas). La biblioteca ha tenido durante
Se encuentra en prueba de páginas, el tomo 111 de los Docu- el año lectivo un movimiento de 418 obras prestadas a 126 lectores.
MENTOS PARA LA HISTORIA DE LA REPÚBLICA 0. DEL URUGUAY,
Dominaci6n. lmo - brasileña. La re11oluci6n ·oriental de 1822-1923. IV) Ficheros. El Departamento ha continuado ampliando sus
ficheros de universidades, bibliotecas, centros de estudios lingüísti-
cos, revistas, editoriales y librerías, así como sus varios ficheros bi-
CURSOS DE LA LICENCIATURA DE HISTORIA QUE SE DICTARON EN EL bliográficos.
INSTITUTO.
Se cumplieron las clases prácticas del curso de Introducción a V) Cmsillos. Bajo la égida del Departamento se han dictado
los Estudios Históricos; y los cursos de Seminarios de Historia Na- los siguientes cursillos: a) Fonética y fonología. (Prof. W. Vásquez),
cional. 10 clases; b) Pedagogia lingiiistica (Prof. W. Vásquez), 10 clases;
c) Sánscrito y cttltura india (Prof. N. Altuchow), 21 clases.
VISITA DE PROFESORES EXTRANJEROS. VI) Traducciones. Se han traducido por estudiantes de la Fa-
cultad los siguientes trabajos: 1) S. Ulhnann, Signos y símbolos;
Dictó dos conferencias en el Instituto el Dr. Harold Davis de la 2) B. Lee Whorf: Un modelo indio del Universo; 3) T. Bolelli, Indi-
American U niversity de Wáshington.
viduo y sociedad en el lenguaje; 4) H. Hatzfeld, La nueva estilís-
tica; 5) E. Sapir, Esquemas fónicos en el lenguaje.

INSTITUTO DE VII) Publicaciones. El Departamento ha publicado: 1) E.


FILOLOGIA Cose'Tiu, El plural en los nombres propios (en la "Revista Brasileira
de Filología", I, 1); 2) N. Alt11chow, Gramática sánscrita (según el
texto clásico de Buehler); 3) G. Zannier, Ensayo paleográfico sobre
Departamento de Lingüística Of. 1/956.
las abreviaturas latinas de la Edad Romana; 4) ]. Medina Vidal,
Dos poetas yámbicos griegos: Arquiloco e Hipónax. Se hallan en
Montevideo, 11 de enero de 1956. prensa (en la Revista de la Facultad): B. Ferrario, Tres textos en
Sr. Decano de la Facultad de Humanidades y Ciencias. lengua tsóneka; 6) E. Coseriu, La Geografía Lingüística. Trabajos
listos para la impresión: 7) E. Coseri111 Logicismo y antilogicismo
Dr. Carlos Vaz Ferreira. en la gramática (se publicará en la "Revista Brasileira de Filolo-
gía", II, 1); 8) B. Migtiorini, Lingüística (trad. de M. García Puer-
Presente. tas); 9) W. 11on W artb"'rg, La posición de la lengua italiana (trad.
de G. Zannier); 10) Ch. Batly, Lingüística general (trad. de H. So-
Sr. Decano: lad); 11) J. P. Rona, la obra de B. Hrozny; 12) H. Solari, La norma:
Me es muy grato elevar a Usted el presente resumen de las proceso del lenguaje en la comunidad. En preparación: 1) B. Fe-
actividades desarrolladas por el Departamento de Lingüística du- rrario, Introducción al estudio de las lenguas indígenas de Améri-
rante el año lectivo 1955. ca; 2) A. Schliifrig y E. Coseri11-1 Antología provenzal; 3) E. Cose-
riu y W. V ásquez, sobre pedagogía lingüística.
-18-
-19-
VIII) Difusión de las publicaci'!nes. Distribuídas en el p~s: Colaboradores. En las investigaciones emprendidas por el De-
325; enviadas al exterior: 407; v.endidas: ~~· ~ot~l.:, ~?3· ~ese~ partamento han colaborado las siguientes personas: Tabaré Prade-
de nuestros trabajos se han publicado en: Pat~,ei,a , -!le".~ta. 10- rio, José E. Etcheverry y Martha Rodríguez Sau.
teramericana de bibliografía", "Bulletin .de la &x:ie~e de Lin~isn9'!~
d e París" ' "Leuvense BiJ'dragen" "Revtsta Bras1leira de Ftlolog1a . Ficheros y microfilmaciones. Se ha continuado trabajando en
Otras reseñas han sido anunciad'as por 1as revtstas:
· ·word" , " Lan- los ficheros bibliográficos y el archivo se ha enriquecido con nume-
"
ge ' "Studia Lingu··ística" "Latomus", "Paideia", "Seculorum rosos microfilms de interés directo con los estudios que se realiza11.
gua
Gymnasium". Nues~os traba~os ' · d os y ut1·lizad os en
han s1·do cita
varias obras extranJeras publicadas en 1954- 55. Relaciones e intercambio. El Departamento continúa mante-
niendo relaciones con instituciones y profesores extranjeros, envian-
IX) Congresos. En el Congreso de cienc~as onomásticas ~e do y recibiendo información bibliográfica y literaria.
Salamanca, el que suscribe ha. sido ~legi~o miembro del Comité
permanente Internacional de dichas .c1enc1as. El Departam~nto ha Biblioteca. La biblioteca del Instituto posee aetualmente 1.645
sido invitado a participar en el próxrmo Congreso. Internacional de volúmenes, ampliándose día a día su fondo bibliográfico mediante
Filología Románcia, que tendrá lugar en Florencia, en el mes de adquisiciones, donaciones, canje, etc. En 1955 la biblioteca ha tenido
abril de 1956. un movimiento de 418 obras prestadas a 126 lectores.

Saludo al Sr. Decano muy atentamente Saludo al Sr. Decano muy atte.,
Dr. EUGENIO COSERIU (Fdo.) ALFONSO UAMBIAS DE AZEVEDO
JEFE DEL DEPARTAMENTO }EFE DEL DEPARTAMENTO

Departamento de Literatura Iberoamericana.


BIBLIOTECA
Montevideo, 12 de Enero de 1956.
Montevideo, enero 2 de 1956.
Sr. Decano de la Facultad de Humanidades y Ciencias,
Sr. Presidente de la Comisión de Biblioteca,
Dr. Carlos Vaz Ferreira.
Dr. Emilio Oribe.
Presente.
Presente.
Sr. Decano:
De nuestra mayor consideración:
Elevo a Ud. un resumen de las actividades cumplidas por el
Departamento de Literatura Iberoamericana durante el año 1955. . En ausencia de la Bibliotecaria, Sra. Esther Dosil de Ramírez,
que se encuentra en el extranjero en Misión Oficial, cúmplenos
Estudios e investigaciones. Se continúa trabajando en torno a elevar a Ud. memoria de la Biblioteca correspondiente al año 1955.
la obra realizada por los emigrados argentinos entre 1829: 185.2 Y Dicha memoria presenta un cuadro total de las actividades
se han iniciado y redactado nuevos estudios, co~o ser: His~oria Y cumplidas por la Biblioteca y las cifras que se dan en cada caso
técnica del verso libre en la poesía hispanoam~rtcana, Poética del están apoyadas por las estadísticas que se llevan diariamente, que
Modernismo, Las revistas literarias y el moder01smo, etc. quedan a disposición de quien dese.e consultarlas.
-20- -21-
COMlSION DE BIBLIOTECA Y ADMlNISTRACION.
CUADRO DEL MOVIl\UENTO TOTAL DE OBRAS y LECTORES
La Comisión de Biblioteca estuvo integrada por los sefiores
Consejeros, Dr. Emilio Oribe como Presidente, Ing. Constando (Préstamo en sala, domicilio y renovaciones)
Lázaro, Prof. Alfonso Llambías de Azevedo y Sr. Víctor Cayota.
Se realizaron 18 reuniones en las que se consideraron las necesidades Mes Obras Lectores
generales de la Biblioteca y las particulares de cada especialidad. 1 1
La distribución del rubro de adquisiciones se realizó de acuerdo Enero
a un reglamento aconsejado por la Comisión de Biblioteca. Una 663 401
Febrero 626
cantidad de dicho rubro fué repartida en partes iguales entre todas 354
Marzo 984 591
las materias que se dictan en la Facultad, y el resto se destinó para Abril
atender suscripciones de publicaciones periódicas y adquisición de 812 505
Mayo 1.026 701
obras de interés general. Se dispuso así de la cantidad aproximada Junio 882 694
de $ 300. 00 para cada asignatura. Julio
Se mantuvo el criterio general de adquisiciones directas, hecho 697 444
Agosto 975 697
este que produce. mayor rendimiento adquisitivo, a pesar de que
el tipo de cambio dirigido que se utiliza para la compra de libros,
Setiembre
Octubre
860 603 .
y que cotizaba el dolar a $ 1.90, varió en el correr del afio, elevan- 970 683
Noviembre 843
do dicha cotización a $ 2 . 10. 573
Diciembre 641
Se dispuso de un rubro anual de 14.400.00, que, como en años 431
anteriores, resultó insuficiente para cubrir las necesidades biblio- TOTALES
1 9.979 6.632
gráficas de la Biblioteca. , 1
Se compraron 185 obras y 28 microfilms por valor de $ 2. 796
con 45 centésimos en la Sección Ciencias y 219 obras por valor de DISCRIMINAOON POR MATERJAS
$ 4. 903. 51 en la Sección Humanidades; el resto del rubro se des- Obras generales . . ... . .. . 153 Ciencias Puras .......... .
tinó a la adquisición de obras de interés general y de referencia,
suscripción de publicaciones periódicas y a completar colecciones.
.. ..
Filosofía . . . . . . .. . . . . 1.801 Ciencias Aplicadas ...... .
781
9
Psicologfa ............. . 686
Se mantuvieron 107 suscripciones a publicaciones periódicas, Arte ... ... . ........... . l .397
Religión . . . ..... . ..... . . 124 Literatura . ............. . 3.397
69 de Ciencias y 38 de Humanidades (incluyendo 12 de Psicología). Ciencias Sociales .. . . . ... .
Detallamos a continuación las adquisiciones que se destacan por su Filología ..... ......... .
368 .
Historia .............. . 919
218 Revistas ................
importancia: 491
Bacon, F. Works. London, C. and J. Rivington, 1826. 10 vol. Obras prestad;zs en sala de lect11ra: ..............
Encyclopédie, ou Dictionnaire Raisonné des Sciences, des Arts et Obras Prestadas " domicilio: .................... .. 3. 309 a l. 837 lectores
4.384 a 3.119
des Métiers. Mis en ordre & publié par M. Diderot. . . & quant a Obras f>restad11s " domicilio:
4. 384 n 3. 119
la partie Mathématique, par M. D'Alambert. . . París, Chez Brias- i :i9i
Obras r-ovadas: ........... : : : : : : : : : : : : : : : ..
son, David, Le Breton, Durand, 1751-1765. 17 vol. y 11 vol. de
lám. Herder, Johann G. Samtiche Werke. Stuttgart, J. G. Gotta' CUADRO COMPARATIVO DE LAS OBRAS LEIDAS
schen Buchhaodlung, 1827 - 1830. 30 vol. Levy, Emil. Provenzalis- DURANTE LOS ULTIMOS CINCO AÑOS
ches Supplement - Wfüterbuch. Leipzig, O. R. Reisland, 1894- 1924.
Thesaurus graecae linguae, ah Henrico Stophano. Graz, Aka· 1951: 5 .149 obras para 3 .881 solicitantes
domische Druck-U, Verlagsanstalt, 1954. 7 vol. 1952: 7. 788 .. .. 5 .645
1953: 10.586 .. 7.253
1954: 10.846 " 7.531
SERVICIO AL PÚBLICO. 1955: 9.979 " 6.632

El total de obras presentadas durante el afio es el siguiente: De la comJ?aración de las cifras del cuadro procedente se dedu-
9.979. c~f que, ª partir de 1953 incluso, se opera una estabilización de
ª ra~jtanto en las obras prestadas como en el número de lectores.
se ob n embarg~, e~ de .hacer notar que, con respecto al año 1954,
serva una dmrunuaón de casi 900 obras prestadas y de lectores
-22-
- 23 -
COMISION DE BIBLIOTECA Y ADMINISTRACION.
CUADRO DEL MOVIMIENTO TOTAL DE OBRAS y
LECTORES
La Comisión de Biblioteca estuvo integrada por los señores
Consejeros, Dr. Emilio Oribe como Presidente, Ing. Constando (Préstamo en sala, domicilio y renovaciones)
Lázaro, Prof. Alfonso Llambías de Azevedo y Sr. Víctor Cayota.
Se realizaron 18 reuniones en las que se consideraron las necesidades Mes Obras Lectores
generales de la Biblioteca y las particulares de cada especialidad. 1 1
La distribución del rubro de adquisiciones se realizó de acuerdo Enero
a un reglamento aconsejado por la Comisión de Biblioteca. Una 663 401
Febrero 626
cantidad de dicho rubro fué repartida en partes iguales entre todas Marzo
354
las materias que se dictan en la Facultad, y el resto se destinó para 984 591
Abril 812
atender suscripciones de publicaciones periódicas y adquisición de Mayo
505
obras de interés general. Se dispuso así de la cantidad aproximada 1.026 701
Junio 882
de $ 300. 00 para cada asignatura. Julio
694
Se mantuvo el criterio general de adquisiciones directas, hecho 697 444
Agosto 975
este que produce. mayor rendimiento adquisitivo, a pesar de que 697
Setiembre 860
el tipo de cambio dirigido que se utiliza para la compra de libros, 603
Octubre 970
y que cotizaba el dolar a $ 1.90, varió en el correr del año, elevan- Noviembre
683
843 573
do dicha cotización a $ 2. 10. Diciembre 641 431
Se dispuso de un rubro anual de $ 14.400.00, que, como en años
anteriores, resultó insuficiente para cubrir las necesidades biblio- TOTALES 9.979 6 .632
gráficas de la Biblioteca. , 1 1
Se compraron 185 obras y 28 microfilms por valor de $ 2. 796
con 45 centésimos en la Sección Ciencias y 219 obras por valor de DISCRIMINACION POR MATERIAS
$ 4. 903. 51 en la Sección Humanidades; el resto del rubro se des- Obras generales ........ . 153
tinó a la adquisición de obras de interés general y de referencia, Filosofía . .. . Ciencias Puras .......... . 781
1.801 Ciencias Aplicadas ..... . .
suscripción de publicaciones periódicas y a completar colecciones. Psicología .. : : : : : : : : : : : : 686 9
Se mantuvieron 107 suscripciones a publicaciones periódicas, Arte
Religión . . . ...... .... . . . 124 Literat~~~ .. . ........ · · · · · 1.397
69 de Ciencias y 38 de Humanidades (incluyendo 12 de Psicología). Ciencias Sociales . .. . . . .. . 368
. ............. . 3.397
Detallamos a continuación las adquisiciones que se destacan por su Historia . .............. . 919
Filología .. . ........... .
importancia:
218 Revistas ... ............. 491
Bacon, F. Works. London, C. aad J. Rivington, 1826. 10 vol. Obras prestadas en sala de lectt,ra:
Encyclopédie, ou Dictionnaire Raisonné des Sciences, des Arts et Obras P,-es14das o domicilio· .. · · · · · · · · · · · · 3 · 309 a l. 83 7 lectores
Obras f>resJad4S " domicilio~ ...•.. .. · · . · · · · · · · · · · ' 4.384 a 3.119
des Métiers. Mis en ordre & pub lié par M. Diderot. . . & quant a
Obras renovadas: . . · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · 4.384 a 3.119
la partie Mathématique, par M. D' Alambert. . . París, Chez Brias- . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2.192
son, David, Le Breton, Durand, 1751-1765. 17 vol. y 11 vol. de
lám. Herder, Johann G. Samtiche Werke. Stuttgart, J. G. Gotta'
CUADRO COMPARATIVO DE LAS OBRAS LEIDAS
schen Buchhandlung, 1827 • 1830. 30 vol. Levy, Emil. Provenzalis-
DURANTE LOS ULTIMOS CINCO AÑOS
ches Supplement · Würterbuch. Leipzig, O. R. Reisland, 1894 - 1924.
Thesaurus graecae linguae, ab Henrico Stophano. Graz, Aka- 1951: 5.149 obras para 3.881 solicitantes
domische Druck-U, Verlagsanstalt, 1954. 7 vol. 1952: 7.788 .. .. 5.645
1953: 10.586 .. 7.253
1954: 10 .846 7.531 tt

SERVICIO AL PÚBLICO. 1955: 9 .979 " 6.632

El total de obras presentadas durante el año es el siguiente: ce De la comparación de ~as cifras del cuadro procedente se dedu-
9.979. "f que, ª parttr de 1953 mcluso, se opera una estabilización de
c1 ra~i::~to en las obras prestadas como en el número de lectores.
b mbarg<?, e~ de .hacer notar que, con respecto al año 1954
se 0 serva una d1smmua6n de casi 900 obras prestadas y de lector~
-22-
-23-
correspondientes. Comparando las cifras de obras prestadas en su
discriminación por materias, se comprueba una disminución de 400 enviado 1.200 avisos de reclamos. Además se han reservado 126
libros para lectores interesados en su consulta.
obras en Filosofía y de 300 en Ciencias, lo que en cifras totales, ex-
plica la diferencia anual anotada.
Es necesario señalar además que los alumnos del Instituto de PROCESOS TECNICOS.
Profesores Artigas, del Instituto A. Vál:quez Acevedo, etc., continúan
utilizando los servicios que la Biblioteca ofrece en su Sala de Lectura. En el curso de este año la sección superó ampliamente el
c?rd d.e producci_?n del año ~nterior, pese a la ausencia de la f:::
Préstamo anual. - Este préstamo se realiza con aquellas obras c1onaria m~ .antigua y expenmentada de la Biblioteca.
de texto para los cursos de griego y latín, necesarias para el trabajo Se clasif1caron y catalogaron 1 098 libros más q l ñ
diario del alumno, y de las cuales la Biblioteca posee varios ejem- 1954, año en el que ya se había registrado un aumen~e e~ e.d ª 0
plares. Este año fueron prestados por este sistema 15 libros. ble de producción. o cons1 era-
Préstamo especial a Laboratorios e Institutos. - Los laborato- Se organizó el personal de dicha sección quedando
gado por la mañ~na y otro por la tarde, lo qu'e favoreció l~n ench-
..
rios e Institutos retiran de la Biblioteca Central el material biblio- regular del trabaJO. . marc a
gráfico necesario para sus servicios. En el corriente año, la cantidad
de obras que retienen los mencionados institutos y que se prestan Los cuadros siguientes dan detalle de los trabajos realizados:
sin límite de tiempo, es la siguiente: ln~entario: - En el correr del año se incorporaron 2 070 b
en el libro de mventario, las que sumadas a 1 25 176 · . 0 ras
Departamento de Geografía Física . . . . . . . . . . . . 7 hasta 1954, dan un total de 27 . 246. as · registradas
Departamento de Literatura Iberoamericana . . . . 67 En revistas se posee un total de 27 35 5 e·
Departamento de Lingüística . . . . . . . . . . . . . . . . 23 títulos. Sumadas las cantidades totales d~ libr Jemp1are~ pa~a 1 . 788
Laboratorio de Anatomía Microscópica . . . . . . . . 72 riódicas el acervo de la B ·bl· os Y publicaciones pe-
Laboratorio de Astronomía . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81 b ·br •áf. i ioteca es, en la fecha, de 56 601 piezas
1 iogr teas. Por lo tanto, hay un aumento de 5 894 .. d d
Laboratorio de Biología General y Experimental 37 respecto al año anterior. · uni a es con
Laboratorio de Botánica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
Laboratorio de Entomología . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
Laboratorio de Genética . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11 ÜBBAS CLASIEICADAS y FICHAS PRODUCIDAS.
Laboratorio de Fotocinematografía . . . . . . . . . . . . 11
Laboratorio de Hidrobiología . . . . . . . . . . . . . . . . 31 Obras clasificadas 3.619 (Promedio diario: 12'3)
Laboratorio de Paleontología . . . . . . . . . . . . . . . . 19 Obras de Institutos. ~~~~1~8'.ad~~: 474
Laboratorio de Psicología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6 1:otal de fichas permanentes · 22.007
Laboratorio de Química . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31 Fichas provisorias 1.293
Laboratorio de Química - Física . . . . . . . . . . . . . . 1 ...........
Total producido .. : · · · · · · · · · · ·
23.300 (Promedio diario: 79'3)
Laboratorio de Zoología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
FICHEROS AL PUBLICO
TOTALES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 448
Fichas de autor 5.522
Fichas referencia ·¡~t~~ · · · · · · · · ·
CUADRO COMPARATIVO DE LAS OBRAS PRESTADAS A Fichas de materia ···· ·· ·· 33
LABORATORIOS E INSTITUTOS Fichas ref. materia· · · · · · · · · · · · 6.973
344
1954 .................. . 354 obras Topográficas ..... : : : : : : : : : : : 3.642
1955 ....... . .......... . 448 obras
FICHAS EN LOS CATALOGOS INTERNOS
La creación de nuevos Laboratorios y Departamentos ha apare-
jado un aumento sensible del préstamo mencionado, tal como lo Fichas d~ i~entidad de autor . . . 4.002
demuestra el cuadro precedente. Referenc1a identidad autor
Reclamos y Reservas. - Periódicamente se realizan los recla-
Identidad de entes colectivos·:::
Ref. entes colectivos 1 g~
mos de obras atrasadas en el plazo de devolución. Este año se han Indice de materia
. . .· .· .· .· .· .· .· .· .· .· IO
749
-24-
- 25
Para mostrar el aumento de producción ya anotado, se da un Sumados a las cifras de 1954, los totales son los siguientes:
cuadro comparativo de lo realizado en los últimos años:
Títulos Ejemplares
Años 1953 1954 1955
Hasta 1954 ............... . . 1.613 23.531
Libros incorporados . ... .. ... .... . 2.040 2.394 2.070 Hasta 1955 ................ . 175 3.824
Libros clasificados y catalogados .. . 745 2.591 3.619 Totales ... . .. . .. .... .. . 1.788 27.355
Fichas provisorias ............... . 1.182 I.606 1.293
Total fichas permanentes ... .... . . 6.319 17.579 22.007
Total fichas producidas .......... . 7.501 19. 185 23.300 Es de hacer notar que se ha logrado la normalizaci<)n total de
los procesos técnicos de revistas, por lo cual los ficheros corres-
Un hecho a destacar y que contribuyó al incremento anotado, pondientes se encuentran completamente al día.
es que se siguió un plan definido en el proceso de dasificación y El detalle de las fichas producidas para los distintos catálogos es
catalogación de los libros. Se realizó la clasificación en forma sis- el siguiente:
temática y discriminada por materias, para lo cual se utilizó la es-
pecialización en determinadas asignaturas de los funcionarios de Fichas de título: 157; fichas de materia: 154; fichas de país: 169.
esta sección. En el caso de Ciencias, en que la Biblioteca carece de Total de fichas producido para los catálogos al público: 480.
personal especializado, se contó con la valiosa y voluntaria colabo-
ración de los profesores José L. Massera, F. Cernuschi y del ayu-
dante del Departamento de Astronomía Sr. A. Lista. Como conse- ENCUADERNACIONES.
cuencia de ello, la Biblioteca ha extendido las secciones corres- Este año, como en los anteriores, se mantuvo el rubro mensual
pondientes a Matemáticas, Física y Astronomía del sistema de cla- de $ 100. 00 para encuadernaciones. Se trabajó con dos encuaderna-
sificación universal Dewey. dores, que encuadernaron 311 volúmenes por un valor de $ 1.200.40.
De acuerdo al plan mencionado, se completó y se mantiene al
día la clasificación de las siguientes materias: Psicología, Arte, As-
toriatronomía, Física, Geografía Física y Geología, Literatura e EXPOSICION DEL LIBRO DEL SIGLO XVIII.
Historia. En el correr del año se realizó una importante adquisición de
Por último, se clasificaron casi enteramente, en las distintas obras de los siglos XVIII y algunos de los siglos XVII y XIX. Entre
materias, las obras de la colección Morelli. ellos se destaca por su importancia la 1~ edición de la Gran Enciclo-
pedia, ya mencionada.
INSTITUTOS Y LABORATORIOS. Conjuntamente con un número apreciable de obras d~l Profe-
Mensualmente se realiza el inventario y catalogación del material sor Lincoln Machado Ribas y otras del Dr. Armando Pirotto, se
que reciben los Institutos de Historia y Filología. Cada Instituto co- realizó una Exposición del libro del siglo XVIII, que estuvo abierta
pia las fichas realizadas en la Bibiloteca Central, que, una vez de- al público en el período setiembre • octubre.
vueltas, son incorporadas al Catálogo General. Este año se comenzó
a catalogar el material que posee el Laboratorio de Psicología. :EDICIONES DE LA BIBLIOTECA.
El cuadro siguiente registra la cantidad de libros y revistas
sometidos a este proceso: Se continuó editando trimestralmente el Boletín informativo,
en que se da cuenta de los libros y revistas entrados en la Facultad.
Instituto de Filología . 215 volúmenes 133 revistas 218 fichas Este año se imprimieron los Nos. 36, 37, 38 y 39.
de libros. Con motivo de la Exposición del libro del siglo XVIII, se editó
Instituto de Historia . . 233 volúmenes 619 revistas 253 fichas un Catálogo en el cual se detalló extensamente el contenido y carac-
de libros. terísticas de los libros exhibidos.
Lab. de Psicología . . . . 39 volúmenes 47 fichas Al finalizar este informe, que se ha realizado en la forma más
de libros. -objetiva posible, saludan al Sr. Presidente de la Comisión de Biblio-
HEMEROTECA. teca con la más alta consideración, María E. Ct11rballal de de Torre,
- Leonor Pesaj - María Luisa Torrens de Vignolo - Manuel
Se registró la entrada de 175 títulos nuevos que comprenden García Puertas - Víctor Sans - María E. Castilla - Maria E. D'
3 . 824 números de revistas. Angelo.
-26- -27-
,

EUGENIO COSBRIU

La Geografía Lingüística

1.1. En la terminología técnica de la lingüística actual, la


expresión "geografía lingüística" designa exclusivamente un méto-
do dialectológico y comparativo que ha llegado a tener extraordina-
rio desarrollo en nuestro siglo, sobre todo en el campo románico,
y que presupone el registro en mapas especiales de un número
relativamente elevado de formas lingüísticas (fónicas, léxicas o
gramaticales) comprobadas mediante encuesta directa y unitaria
en una red de puntos de un territorio determinado, o, por lo menos,
tiene en cuenta la distribución de las formas en el espacio geográ-
fico correspondiente a la lengua, a las lenguas, a los dialectos o a
los hablares estudiados (1).

(1 ) La más amplia informaci6n híst6rka y bibliográfica acerca de la geografía lingülstica,


y de la dialectologla en _general, se halla en: S. POP, U. dialectologie. A.perfu bislorique el mé·
tbotles d'enquéles linguuliq11es, 2 ts., Lovaina, {1950}, que condene también la descrlpcl6n
de todos los atlas Ungülsticos publicados o en curso de publicaci6n. Para la blbliografla
anterior a 1933, "· } . SCHRJJNBN, Bss11i da bibliogr11pbie tle gtiogr11pbie linguislique gñé-
rtde, Ni.mega, 1933. Acerca de los desarrollos y uabajos más recientes, v. el informe de W.
Pl!B, en A.eles tlu Sixiime Congr•s 1"'arnallo"'11 des Linguisles, París, 1948, pp. 47 • 81, 1
V. PISAN!, A.llgemeine u,,,J fJerglnchende Spr11chw:issenscbll/t. lndoger"'4nis1;Ji, Wissenschaft·
liche Porschungsberkbte, Geisteswi.ssensc:haftliche Relhe, 2, Berna, 1953, pp. 30 • 32. Para el
dominio románico en partlcular, d. A. KUHN, Sechzig ]llhre Spr11chgeogr11phie ;,. tler Ro·
m11nia, en "Romani.sti.scbes Jabrbucb", l, 1947 • 48, pp. 25 · 6 3, y R.o,,,,,,.iscbe Pbilologie, 1,
Die rom,.,,iscben Spracb.,., Wlssenscbaftliche Porschungsbericbte, Geistesw. Re.ihe, 8, Berna,
19Sl, pp. 100. 115, Las principales obras de información general acerca de la g. l. so.o :
A. DAUZAT, LI g_,ograpbie linguistlque, Parls, 1922, y E. GAMILLSCHEG, Die Spr11cbg1ogr4'
pbie uná ihre Erg•b•isltJ /ür die ttllgemein• Spr11chwissenscb11/t, Bielefeld • Leipzig, 1928.
óptimo y ampliamente documentado es el capítulo que a la g. l. dedica S. SILVA NETO,
111,,,.,,.¡ th Püolog/4 Por1ugues11, Rio de Janeiro, 1952, pp. 179 • 231. Sobre todo acerca de
la g. l. de Alemania, pero con muchas observaciones te6ricas y metodol611icas de interés
general: A. BACH, Deutscbe Mu•tlllrlforsebung, Heidelberg, 1934, partic. pp. 14 • 129. Jn.
fonnaci6n más sucinta proporcionan, encre otros: L. BLOOMPIBLD, Lllllguage, N. York,
1933, pp. 321 • 345; L. R. PALMllll An Introtluetion lo Motlern U.guistics, Londres, 1936,
pp. 129 • 150; [G. MAVB&}, G•ogrll/ia LJnguis1ic11, en Eneiclopetlú lltdiantt, A.ppentllce 1,
Roma, 1938, pp. 648 • 649; E. SCHWY2BR, Griecbiscbe Gr11mmatiJ., 1, Municb, 1939, pp.
17 • 19; N. LINDQVIST, Sprllkg1ogr11/i, en H . S. NYBBRG, Orimlering i Stirllk11elensltap, Esto-
colmo, 1943, pp. 36. 76; A. DAUZAT, Les Plllois, 4• ed., París, 1946, patrie. p. 11 y sigs.;
E. H . STURTEVANT, An lntrotlucllon to Linguislic Science, New Haven, 1947, pp. 32 • 37;
B. MIGLIORINI, Li11g11istlc11, 2• ed., Florencia, 1950, pp. 59.. 71: c. TAGLIAVINI, lntroduzio·
"" 111/a glottologia, 4• ed., Bolonia, 1950, pp. 93. 106; ID., Le origini tlelle lingue 1U10l"line,
2•. ed., Bolonia, 1952, pp. 22. 32 y 34. 35; A. MONTEVJ!RDI, Man111tlB tli 111111iamenlo 11gli
studi romanzi, I, Milán, 1952, pp. 86. 93; }. MATTOSO CAMAllA }R., Principios de Lingüls1Jc11
Gertd, Rlo de Janeiro, 1954, passlm. En particular sobre los A.LP y A.IS: V. BERTOLDl, 1l
linguaggio umano ne/la su11 tmenz11 u11i11ers11I• " ,,,.¡¡,. storicitti tlei suoi asflelli, Nápoles, 1949,
pp. 87 • 116. Sobre el ALI: M. BARTOLI, L'Al/11n1e tinguislico i111liano1 en M . B. y G. V1ooss1,
Line11men1; tli IJnguJstica 11>azillle, Milán, 1943 (LLS), pp. 22 · 34. Sobre el A.LR: S. POP,
L'All111 lfoguistiqu• rotmuin, en "Revista Porru¡¡uesa de Pilologia", J, 1947, pp. 275 • 339:
d., además, M. ALVAR, Hlstori" ,. m•lodologia Ungüislic111. A. propósito del At/111 de Ru-
nia, Salama.nc:a, 1951. Sobre el a1w alemán: W. MITZKA, Handbucb zum Deutscben Spr11eb·

-29-
Acerca de tal método, de sus fundamentos y de sus alcances senr_ido. un "centro" puede ocupar u~a posición excéntrica en un
prácticos y teóricos, entiende informar brevemente este ensayo. territor10, como es el caso de Montevideo y de Buenos Aires e 1
Las comprobaciones de la geografía lingüística en este sentido, Uri;iguay Y ~n la Argentina. Y lo que se aplica a las localid~de~ e
aunque logradas en un terreno propiamente glotológico, se relacio- a~l1ca. también a las regiones lingüísticamente "centrales": en ~e
nan estrechamente con la geografía como tal y no pueden dejar de Hipa01a roma~a, eran zonas de irradiación lingüística la Tarrac:
interesar a esta disciplina -en la medida en que ella considera la n~nse y la Bét1ca, ambas "marginales" en la Peninsula (fig. 1). D 1
cierra como "habitat" del hombre y, al mismo tiempo, considera mismo n;iodo, los obstácu}os "naturales" -ríos, montañas, mares_:_
como pertenecientes a su objeto todas aquellas realizaciones huma- no son ~ie~pr~. y ~ecesai:iamente tales desde el punto de vista de la
nas que tengan extensión en el espacio--, no sólo por el empleo geografia lm~ lSttc~~ asi como no _lo s.on desde el punto de vista
común del instrumento cartográfico, sino también porque revelan de la geograf1a pol1ttca: al contrario, ciertos grandes ríos (como el
un aspecto esencial de las relaciones entre la vida social y cultural
del hombre y su ambiente natural. Sin embargo, hay que señalar,
aunque de paso, que la misma expresión puede entenderse también
en varios sentidos no-técnicos, según el concepto que se tenga de lo
geográfico y de lo lingüístico, según se ponga el acento principal en
el sustantivo "geografía" o en el adjetivo "lingüística" y según las
relaciones que se quieran destacar entre ambiente de vida y lenguaje.
1.2. Las relaciones que destaca la g~ografía lingüística, en el
sentido que hemos llamado "técnico", no se entienden como relacio-
nes directas entre el ambiente natural (geográfico) y el lenguaje, sino
como relaciones entre el ambiente geográfico y la difusión y dis-
tribución espacial de las formas lingüísticas. Y no se conciben como
relaciones de por sí determinantes, sino como relaciones condicio-
nadas política, social y culturalmente: más bien que a la geografía
física, atañen a la geografía humana y política. Así, los "centros de
irradiación" de los que ella habla no son los centros geométricos
de los territorios estudiados, sino los centros políticos, administrati-
vos, culturales y religiosos, los centros comerciales y de comunicación
(por ej., grandes ciudades; capitales de estados, de provincias o de
a : . : : a > CO~Ü-hTES bt
departamentos; ciudades industriales, centros de producción y con-
sumo, localidades de feria o de empalmes importantes, santuarios, liO/'fAIYÜA ci()N
ciudades universitarias, etc.), es decir, aquellos mismos que se
consideran como centros "propiamente geográficos" (2). En este
FJG. l. - la Hispania romana (según w. ENTWISTLE y H. MEJER).

t1llas, MarbUJ'go, 1952. Sobre el atlas de Nueva Inglaterra: H . KURATH y ouos. !lft1nu"1 o/
Rhin, ~l J?anubio, el Río de la Plata) son a menudo puentes de
lhe Linguislic Geogrt1pby of Nftll Engl1md, Providence, R. l., 1939. Sobre la técnica de la
investigación, la importancia del método geográfico y sus alcances, d. en particular: K. }ABERG,
Spr11cbgeogr11phie. Beitrt1g zum V ersliindnis des Atlos t;,.guistique de 14 Fr1t11ce, Aacau, 1908;
ID., Aspects géogrt1phiq11es du ltlng.,ge, París, 1936; ID. y ]. ]UD, Der Sprt1cb111tas llls Por- c?murucac1ón más bien_ que límites; pero pueden representar obs-
schungsi1Jstru1TU1rt, Halle, 1928; V. BERTOLDI, LinguÍJtict1 storic". Q11eslioni di metodo, Géno-
va • Roma, [1942). Sobre la "lingülstica espacial" : M. BARTOLI, Linguistic11 spt1zillle, en R.
taculos. pa;a la e~pansió_n lingüística si impiden efectivamente la
BJASUTTI, Le r11zze e i /Jopoli dellt1 Terr11, l, Turln, 1940, pp. 320 • 336; ID., Le nomu sp11· comun1~ac1ón o si constituyen fronteras administrativas, político.
zWí, en US, pp. 35 • 54 (v. también n. 37). Sobre el lupr y la importancia del método
geográfico en la historia de la lingüística: A. MEILLllT, u méthode comp11r111ive en Jinguúti· económicas o, en otras épocas, aun eclesiásticas. Por lo tanto
q11e bistorique, Oslo, 1925, pp. 60 • 71; A. PAGLIAJIO, Som"'4ÑO di linguistic11 11rioeuro(>et1,
I, Roma, 1930, pp. 89 • 92, 172. 177, y passim; I. loRDAN, An lntroduction to Ronunce
tampoc? las zonas lingüísticamente "aisladas" coinciden siempre ~
Linguissics. lis Scbools 11nd, Scbolors, trad. ingl. de ]. ORR, Londres, 1937, pp. 144 • 200; V. necesariamente con las zonas naturalmente aisladas (por ej islas 0
BERTOLDI, ÚI p11rol11 q1111le mezzo d'esprersione, Nápoles, 1946, pp. 9 • 37. Véame, además,
los recientes "balances•· histórico· críticos de C. SCHICK, u geogr.,fi11 1it1guistict1, en "Paidela''. va~~~ de alta mo~taña, de difícil acceso), si no son aisiadas ·;ambién
IX, 1954, pp. 241 • 277d y G. BOTTIGLIONI, I.inguistic Geogr11pb1: Acbievemenls, Methods ,,,,,¡,
Orünt11tiot11, en "Wor ", X 1 1954, pp. 375 - 387. Varios aspectos y problemas de g. t. se
exponen y se discuten tambien en: W. v. W AJITllURG, Problenus 1 métodos tle le li#güís1U:t1,
fº 1
.tica o eco~ómJcamente. Es por esto que se puede hablar de ais-
eamien~o de ciertas re~ones en ciertas épocas, por ej., de Toscana
uad. esp., Madrid/ 1951. Verdaderos modelos de una sabia aplicación del método geográfico
a la hisroria lingü stic:a pueden verse en: R. MEN tNDEZ PIDAL, Orígt!lles del espt1fiol, 3• ed., n Italia Y de Florencia en Toscana, en los siglos IX y X (3). Es
Madrid, 1950; ID., El UliOm11 español en sus prinuros tiempos, B. Aires, 1942.
(2) Cf. G. DEVOTO, Pro/ilo dí stori11 linguistiu it11lútnt1, Floreoda, 1953, p. 33. ( 3) Id., ibid, p. 31.

-30- - 31
11
plano más general, puede hasta inducir que los distint ·
decir que no sólo se trata de geografía política, sino de geografía lin~ísticos reflejan distintas mentalidades. Pero el pro~.5 unider~os
política de un3: ~eter~a.da época: _de condicio0:es g~og~~fi~o-his· relaaones entre mentalidad y medio físico no p d . ema 1 e as
tóricas que facilitan o dificultan la mterpenetrac1ón lmgu1st~ca. . ni negarse en el campo propio de la 1inguisuca: .. , . ue ese un n1 reso
proble verse
En relaciones muy distintas -precisamente en una. acaón di·
En último análisis, no es la lingüística la g:-e ydeb antro~olog1a.
que d e b en p lantear y resolver la etnopsicolo , 1 I?ª
recta del medio físico sobre el hablar- han pensado ciertos estu·
diosos como H. Meyer • Benfers y H. Collitz, que han intentado mentalidad o tratar de explicarla, sino al conir . e ªt'udi: ª_la
explicar por el ambiente de vida de los habitantes (llanur3: o m<;>n· que se ocupan de la mentalidad las ' ue debe~10, so~ as c1c:ncias
taña) y por el influjo del clima sobre la fisiología de la art1culac1~'>n datos. lingüísticos.
··, · Entre la geografía' qq ue d escn.bacudirl tall?-b1én a
e e ambiente
fenómenos lingüísticos como la primera mutación consonántica ~ l mgu1sttca,
1riamente que estudia el lenguaje se int , , y
ocurrida en las lenguas germánicas y la segunda mutación ~el mis- otras ciencias. ' erponen aqui necesa·
mo tipo, que caracteriza los dialectos alto - alemanes. Tales mtentos 1.3. En otro sentido no. técnico la geografía 1. .. , .
han sido muy eficazmente criticados, en particular por E. Sapir Y de entenderse simplemente como a~te de m~1stica p_ue-
O. ]espersen (4), y el mismo problema general de las relaciones mente, como "geografía de las len p as" la geo~raf1~, precisa-
entre ambiente físico y lenguaje --que, más bien qu~ de la "geo· históricas) (6) . En efecto, ¡as ¡engttas
gu es (dactuales,
ecir 1 históricas·d d o pre-
grafía", sería el de una "ecología" lingüística- suele considera~se que el lenguaje humano se realiza hlstóric ' as entt a. es e~ las
hoy como inexistente o como un falso problema. Pero ello no s1g· las c01mmidades lingiiisti.cas que ali amente, o, meior dicho,
nif ica que haya sido realmente superado o resuelto en sentido nega·
ex--tensión y límites en el espaa·o terrestre
enguas
f
hablar las entidades ideales llamad:~ .. ªn co~cretamente en su
tivo, y, en efecto, ha sido nuevamente planteado en época recien· . y por, se lo presentan
t edcon
te (5). En realidad, se trata de un problema que no puede resolverse
o negarse en el campo propio de la lingüística, ni con medios ex·
registrarse en mapas y constituir oh. t0
de la distribución de las "lenguas"
la tierra Y de las fronteras entre ellcomub1
'
t ;into, pu en
de.Jaleo~r~!~: _el estudio
d
es lmgu1sucas) sobre
clusivamente lingüísticos; y por esto los ejemplos particulares, como
los de Collitz -u otros ejemplos análogos o contrarios-, no pue· política. Hay que recordar además as cal e ..{ntro de la geografía
den servir en ningún sentido. El lenguaje presenta efectivamente de los principales compon~ntes de '0que ª . engua" suele ser uno
una faz físico. fisiológica, pertenece también al vivir biológico del objeto de la geografía humana t;r~s entidades que integran el
hombre. Por lo tanto, los eventuales influjos del medio físico no "cultura" la "nación" .. ydp~ltuca, co!11o la "civilización" 0
' ' e1 esta o · es sabido
pueden excluirse a priori. Pero la lingüística estudia el lenguaje en trata de hacer coincidir con los , . . . .. , que a menudo se
ciertas condiciones dadas y no el condicionamiento de estas condi- entre estados (así en el caso d Ilimites . lmgu1st1cos las fronteras
ciones. Así, puede estudiar el influjo de las grandes ciudades sobre sobre las ruinas del Imperio A:s;~
famosas líneas Wilson y Cur:zon
_¡::ios
es~ados que surgieron
ungaro, en el caso de las
la historia de las lenguas, pero no es su tarea investigar cómo se
forman las grandes ciudades. Del mismo modo, la lingüística puede de min~rías étnico - lingüísticas e~~ra:zadad para resolver conflictos
estudiar el condicionamiento fisiológico del lenguaje, pero no pue- las . vanas repúblicas federales o : e:~ª os europeos-; en el de
de investigar el influjo del clima o de otros factores sobre lo fisio· Uruón Soviética, etc.). u nomas que componen la
lógico: el problema de una "ecología de la articulación" es, desde Caben dentro de este conc pt d , .
el punto de vista lingüístico, un problema previo, que debe plan· pas lingüísticos que se encuente o e geograf1a lmgüística los ma-
y en los atlas históricos como ~::ib~ los atlas geográficos comunes
tear y resolver la biología.
En una situación semejante se halla aquel otro problema que nes y de los mapas qu~ contienen ;en g~an parte de las indicacio-
también se relaciona con la geografía y que es el de los eventuales del ~undo, .u otras obras que regisC::nº1ara;is~trca. las le~rias ?e
influjos del medio físico sobre la cosmovisión que se refleja en el gu~ en ciertos territorios (7). La 1 bo buao~ de las len-
lenguaje. Empíricamente, es evidente que a un distinto universo de reah:zada comúnmente por 1' .. . a r correspondiente, aunque
mgu1stas, pertenece con más derecho a
experiencia corresponde un distinto universo lingüístico. Así, por
ej., el caudal léxico de un pueblo de estepa no es el mismo que (6) 1939
Tal esp el concept. 0 d e 8· 1· que aparece en L H GRAY F
el de un pueblo de montaña. Y esto la lingüística --que se ocupa N. York,
los atlas propi~ente li~gu~llSSst :•
120 a pesar de que en la bibliografla ('ppº"4n4d
1cos. ·
.
9"''º4"5sO)o/
• ~ng11ags,
se incluyen
de situaciones lingüísticas concretas en condiciones históricas dadas
(entre las cuales hay que incluir también la llamada "mentali· Caben b ·
Stwach-.1kre~e ~enguas, co~tenidns en ob~as. como~ Wfms~~nes acer~a
. (7)
tcrruorial d 1 a¡o este concepto de g 1 hu . f .
de la d1Jtribuci6n
dad")- puede comprobarlo y explicarlo históricamente, y, en un /.angues dans l'Euro"Erd•, H e1delberg, 1926 (con atÍas)." A ~~':::· Dt• Spracbf11m;Jie,. una
LIT Y L. T~SNIERI ús
Crncovi~~'~9~7~148 ~1i.ÍtwsK1.' z,,,.,/ ie;yko~~:~:íwL,
L'Eur~r·
1940 [ ,,e nouve1le, 2t ed. Parls 1928· A :Ó •
en( 1944); T. ling11/11iq1111, Pads,
(4) Cf. O. JESPl!RSBN, Lang11ag61 9• ed., Londres, 1950, pp. 256 • 257. V. también Cambridge 19Sl· ú c~n un amplio atlas)- w. K MATIHEWS ogo 11ego, 2 rs., Lubllno·
A. MEJLLET et M e' angu•s du mond•, 'par un .groupe de l" '!gruzges of tbe U.S.S.R.,
]. MAnoso CAMAllA Ja., Principios, p. 216 y sigs. • OHBN, 2• cd., Parls, ¡9 . tngumes sous la direction de
52
(5) Cf. V. PlSANl, Porscbungsbericb' cit., p. 25.
- 33
-32-
. d 1 lingüística representa El mapa de fondo, que contiene sólo unos pocos elementos indis-
la geografía (y a la histo~1a), Y. dfentro ·~ ~'exterior". pensables o útiles (los límites del territorio en el que se ha realizado
más bien una labor previa de 10 ormao n la encuesta y, eventualmente, otros límites, administrativos o
, . ··, · en el sentido técni- políticos; la ~bicació~ de los puntos in:vesti~d~s; alguna vez tam-
2 1 En cambio, la geografia 1mgu1st1ca, de las bién ciertas cmdades Jmportantes, los nos pnnopales, los paralelos
. . f ' ... erna" de las lenguas: no se ocupa y los meridianos, etc.), es siempre el mismo: lo que cambia es el
co, es una geog~~ ia rn~. unidades lingüísticas), .sino de. la
fronte~~s entr.e .len~as ~co'!11l de fenómenos lingüístuos particu- material lingüístico registrado. En otras palabras, los atlas lingüís-
extenswn y distnb1tct n es ª;:Strucciones) dentro de una o más ticos son colecciones cartográficas de material lingüístico.
lares (fo~emas, plalal~r~,· c entre las áre~s ocupadas por tales fe- Según los hechos lingüísticos que registran, los mapas lingüís-
" lenguas , y de os -,,mi es ticos pueden ser: a) mapas fonéticos, si registran las variantes de
un fonema comprobadas en los puntos investigados, o los varios
fonemas correspondientes a un único fonema más antiguo (v. fig. 2),
0 también determinadas series de fonemas que se hallan en la mis-
ma situación desde el punto de vista histórico (v. fig. 5); b) mapas
léxicos, si registran las palabras empleadas para expresar el mismo
concepto (por ej., "hermano", "casa", "cabeza"), independientemen-
te de las variaciones fónicas, es decir, de la pronunciación peculiar
comprobada en cada punto (v. figs. 3, 6, 9, 12); y c) mapas pro-
piamente lingiiísticos, si registran en su integridad fónica y morfo-
lógica las expresiones concretamente comprobadas en cada punto
investigado. Según la manera de presentar el material, se distin-
guen los mapas sintéticos, que ya implican una elaboración, pues
KI· establecen los límites de las áreas correspondientes a las formas
típicas comprobadas (v. figs. 2, 3, 5, 6, 9, 12); y los mapas p1mtua-
CI- les, que no establecen tales límites y registran fielmente las formas
comprobadas en todos y cada uno de los puntos investigados. Los
mapas fonéticos y léxicos pueden ser de los dos tipos y pueden
realizarse sobre la base de los mapas propiamente lingüísticos;
estos últimos son siempre puntuales y se realizan directamente sobre
la base del material recogido. Pero se pueden encontrar expedientes
para que los mapas fonéticos y léxicos sean al mismo tiempo sinté-
ticos y puntuales, por ejemplo, empleando símbolos especiales, o,
mejor aún, colores distintos para cada forma típica, como en el
A LRM (cf. 4.2.). Un tipo especial de mapas son los mapas simi-
lares, esquemas que reproducen sólo los paralelos y los meridianos
del territorio investigado y registran en columna, en cada trapecio
esférico, las formas comprobadas en los puntos correspondientes al
trapecio mismo. Estos últimos mapas constituyen una innovación
del ALI (cf. 4.2.) (8).
\l:lldOS de lat. /ti en Cerdei\a (según un mapa de U. PELLIS
FJG. 2. - Los resu reproducido por G. VJDOSSI) · La geografía lingüística comprende, pues, tres etapas princi-
pales (además de la etapa de preparación, en la que se seleccionan
eciales pueden coincidir con los los puntos a investigar, se recopila el cuestionario, se establecen los


nómenos, que sólo en casos fsp as estudiadas. Por lo tanto, los
límites de la lengua d~ las en3u los atlas geográficos corrientes
atlas lingüísticos se ist.mguen e de varios territorios, sino una
principios metodológicos y técnicos, etc.): 1) la labor de recolec-
ción del material, que se realiza mediante encuesta, sobre la base
de un cuestionario normalmente idéntico para todos los puntos ele-
también porque no contienen ~ap.as y precisamente un mapa para
serie de mapas del mismo territorH(' serie de fonemas) cuya expre-
G V (8) Por lo que cooclerne o los varios cipos de mapas liogüísticos, cf. el articulo de
cada concepto o para cada fonema ho comprobado por el investí- · IOOSSJ, lA c11rl• lin&uistich•, "Rivuta geografica italiana", 1941, republ. en M . BAllTO·
. lización concreta se an bl .d ll 1 G. V., L l S, pp. 5 . 21
s16n o cuya rea (1 al. d des) previamente esta ec1 a.
gador en una red de puntos oc 1 a
- 35 -
-34-
idos, pero también con la ayuda de medios in~ectos, como ~oto­ La técnica de esta geografía lingüística es de índole geográfica
~rafías, dibujos, ilustraciones, o la p~esentac1ón de los .ob1etos (pues se trata de comprobar hechos en el espacio), y de la misma
·smos cuyos nombres dialectales se quieren obtener de los mterro- índole son los instrumentos que ella realiza y ofrece para ulterio-
::dos; 2) el registro del material coleccionado en mapas que cons- res pesquisas (los atlas lingüísticos). Pero sus fundamentos y sus
fines son evidentemente glotológicos. Por esto algunos consideran
como inadecuado el nombre ya consagrado por el uso y preferirían
llamarla "lingüística geográfica" (9). Sin embargo, hay que notar
que sus conclusiones superan el ámbito estrictamente lingüístico,
pues revelan aspectos característicos de la vida del hombre sobre la
tierra y, por lo tanto, pueden iluminar también problemas pura-
mente geográficos.
2.2. Los mapas lingüísticos, además de consentir observacio-
nes de carácter general acerca del funcionamiento del lenguaje
como medio de intercomunicación social (cf. 6.2-3.), revelan la
vinculación entre la historia lingi.iística y los factores geográficos o
geopolíticos: permiten comprobar que las innovaciones en las " len-
guas" proceden de ciertos centros y su difusión se detiene en ciertos
límites constituídos por ríos, montañas, fronteras políticas, admi-
nistrativas o eclesiásticas (cf. 1.2.); las zonas "aisladas" y "laterales",
alejadas de los centros de innovación, suelen conservar formas lin-
güísticas más antiguas. Es decir que en la distribución espacial de
los hechos lingüísticos se refleja de algún modo su cronología rela-
tiva. Tal comprobación ha hecho que se tratara de efectuar induc-
ciones en el sentido inverso: establecer la relación cronológica entre
los hechos lingüísticos partiendo de su distribución espacial. Esta
fratc orientación, transformada en doctrina con metodología propia, y
que constituye una aplicación particular de la geografía lingüística
a la historia de las lenguas, ha sido llamada neolingiiística (Barto-
li), geolingüística (Pisani) y, finalmente, lingüística espacial (Bar-
toli). Ella, sobre todo si se aplica en el campo de la dialeccología
y de la gramática comparadas, prescinde normalmente de los ma-
pas y se conforma con el conocimiento indirecto o documental de la
distribución espacial de los fenómenos considerados, distribució1cl
que -para mayor claridad- puede eventualmente representarse
mediante simples esquemas (cf. 7.2.).

~ fr,,te,.
3.1. De la geografía lingüística se suele considerar como fun-
llIIIIIIIIIl fr~te!!CJs dador - y muy justificadamente- al estudioso suizo ]ttles Gillié-
ron, profesor de dialectología en París y autor del Atlas lingiiístico
de Francia (AL F) (cf. 4.1.).
FIG. 3, _ Un mapa léxico "sintético": fr11Jer y frate/1111 en Italia (según V. Bl!RTOLDI). Pero el método ha tenido precursores, así en el campo teórico
como en el aspecto práctico, de representación cartográfica del ma-
terial lingüístico. Y a Leibniz -que por tantas razones merece un
tituyen los atlas lingüísticos; y 3) el estudio. y la interpretación lugar importante en la historia de la lingüística- había pensado
del material proporcionado por los mapas. Sin en;ibargo, ~l~a en la realización de mapas lingüístico - etnográficos (1 O). Luego,
vez se aplica la misma expresión para designar. solo e~ta ultuna
etapa, considerándose las anteriores como preparac16n del mstrumen-
(9) Así, por ej .. A. DAUZAT, LI géogr111>hit1 ling., p. 5, o. l.
to de investigación. (10) Cf. E. SCUWYL:ER, Grieehische Gr., 1, p. 17.

- 36- - 37-
ideas que preanunciaban el método geográfico se expresaron por 3.2. Por otro lado, un impulso en la misma dirección partió
los estudiosos contrarios a la orientación "neogramática", que do- del estudio directo de los hechos lingüísticos, es decir, desde el
minó la lingüística de las últimas décadas del siglo pasado. Y a en terreno de la dialectol~g~a, a c~y~ renovación co~tribuyeron prin-
1872, ]ohannes Schmidt, para explicar las relaciones de parentesco cipalmente, en el domtruo roman1co, G. l. Ascoli -un estudioso
entre las lenguas indoeuropeas, opuso a la tesis del "árbol genea- que sólo en parte puede considerarse como "anti- neogramático"-,
lógico" de August Schleicher la llamada "teoría de las ondas" con sus Saggi ladini (1873), y, en el dominio germánico, ]. lJ7inte-
(Wel/.entheorie)(ll), según la cual las innovaciones lingüísticas se ler (Die Kerenzer Mtmdart des Kantom Glarus, 1876) y Ph. W e-
propagan desde varios centros, como las ondas en un lago al que gener (Ueber deutsche Dialektforschung, 1880). Muy fructuosa re-
se hayan arrojado algunas piedras, y la individualidad de las len- sultó también la discusión acerca de los límites dialectales entre el
guas "parientes" se define por el encuentro de distintas innovacio- mismo Ascoli, G. Paris y P. Meyer. En este campo, justamente, el
nes (v. fig. 4). Una tesis análoga había sostenido cuatro años antes abate P. Romselot demostró, en su obra Modifications phonétiques
d1' langage étt1,díées dans le patois d'une famille de Cellefrouin
(Charente), París, 1891, que la unidad lingüística absoluta no exis-
te siquiera entre los estrechos límites de una familia. Otro tra-
bajo análogo (L'tmité phonétique dans le patois d'tme commune)
publicó el estudioso suizo L. Gauchat en 1905, cuando ya se estaba
imprimiendo el A L F.
3.3. Sin embargo, hay que señalar que, si las conclusiones
de la dialectología contradicen ciertos postulados de la escuela neo-
gramática, los estudios dialectológicos como tales, lejos de ser con-
.An tifuo Úu/io trarios, coinciden con una exigencia sostenida por la misma escuela:
~ la de estudiar e investigar directamente las "lenguas vivas".
Y hasta la idea de un atlas lingüístico surgió en el ámbito neo-
gramático, con G. Wenker (1852 -1911), quien, en 1876, empezó
una encuesta, por correspondencia, en 30.000 puntos del territorio
de habla alemana, con el propósito de establecer con precisión los
límites dialectales, y en 1881 publicó en Estrasburgo un primer
fascículo de ensayo, con 6 mapas fonéticos sintéticos. Los resultados
obtenidos no confirman las ideas de W enker acerca de la unidad
dialectal (al contrario: indican que todo fenómeno tiene sus propios
límites y que el mismo fenómeno no ocurre uniformemente en to-
PIG. 4. - Diagrama explicativo de la teoría de las ondas (según J. SCllllJNIN) . das las palabras de una serie; v. fig. 5), pero esto no disminuye su
mérito como precursor inmediato de la actual geografía lingüística.
La publicación de su atlas (con los puntos de encuesta aumentados
Ht,go Schuchardt, coa respecto al campo románico (12), y volvió a a unos 53. 000) ha sido reiniciada en 1926 por F. W rede, en Mar-
sostenerla en una famosa lección universitaria dictada en 1870, pero burgo, y se continúa en la actualidad, con el mismo método, bajo
publicada sólo en 1900 (13). Con esto se negaba decididamente la la dirección de W. Mitzka y B. Martín (14).
idea de cambios generales y simultáneos en toda una lengua y se Otros atlas anteriores al A L F son el pequeño atlas de Suevia
afirmaba que el origen de las innovaciones hay que buscarlo en publicado por H. Fischer (28 mapas, Tübingen, 1895) y el atlas ru-
la actividad lingüística concreta de los individuos hablantes, pues, mano de G. W eigand (Linguistischer Atlas des dakorumanischen
en último análisis, el punto de partida de toda innovación debe ser Sprachgebietes, Leipzig, 1898 - 1909). Este último contiene 67 ma-
un hablante real que, por múltiples razones, modifica en algo la
"lengua" anterior a su hablar. pas fonéticos, de los cuales 16 sintéticos, correspondientes a 130
palabras estudiadas y realizados sobre la base de encuestas efectua-
das por el mismo Weigand (1895 - 1901 y 1907) y, en parte (47 de
( 11) En el opósculo U11b1r di• V Bl'll/11,.dlsch11/1Sverbiillnisst1 der indogerm111flscb1,.
SPracbm, Weimat, 1872. los 752 puntos investigados), por tres colaboradores.
(12) Eo el 3er. romo de su obra Der Volt11Usm11s d•s Vulgiirl11lt1hu, Leipzlg, 1868.
(14) El atlas de Wenker (Spr11cb11ll111 t10• Nord- u•d Mill~ldeutscb'4nd) debla com-
(13) V•bn- di• Kúss#ilt111io,. dn- rom11,.isch"" Mund11rlm, Grn, 1900, reprod. en gran prender sólo la Alemania cenuo - septenuional; el atlas de Wrede - Mltzka - Martín (D--
parte en: L SPITZBll, Hugo ScbuchMdl - Brt111in-, 2• ed., Halle, 1928, pp. 106 - 188. lsebn- sp~acblllllls) abarca todo el terticorio de habla alematta.

-38- -39-
4.1. Cuando ]ules Gilliéron (1854-1925) emP.ezó s~ cursos que permitiera se~tar sobre bases m~ firmes su ~studio comparati-
de dialectología en la "École p~atiqu~ de~ Haute~ Etudes (1883), vo; y 3) la necesidad d~ ~a colección d; material, en lo, posible,
ya había realizado apreciadas mve~~gaaones d1~lectales y hasta homogéneo. Para estas fmaltdades no pod1an resultar suficientes las
había publicado un Petit Atlas phonettque du V a/.au roman (30 ma- monografías dialectales. Éstas, entonces como ahora, no existían pa-
pas, París, 1880). Pero sólo las .circunstanci:is. de la enseñ~nza Y las ra todos los dialectos y no presentaban ninguna uniformidad, ni de
investigaciones que siguió realizando le h1c1eron conceb-':1" el pro- criterios, ni de proporciones, ni de nivel científico. Con las exigen-
yecto del Atlas lingttistiq11e de la France, que había de maugurar cias indicadas sólo podía cumplir, según Gilliéron, un atlas lingüís-
tico de todo el territorio frances, realizado sobre la base de un
material homogéneo recogido mediante encuesta directa y por una
sola persona. Pensaba, además, Gilliéron que -para asegurar en
grado sumo la "objetividad" de la encuesta y para que la realidad
del hablar se captara en su genuina espontaneidad- el investiga-
dor no debía ser un lingüista o un dialectólogo de profesión, sus-
ceptible de dejarse dominar o desviar por "preconceptos" históricos
o teóricos.
La persona idónea debía de resultar Edmond Edmont, un sim-
ple comerciante de la pequeña ciudad de Saint - Pol (Pas - de - Ca-
Jais), el cual, sin embargo, no era ajeno a los intereses dialectoló-
gicos, pues había realizado un valioso estudio sobre el léxico de su
ciudad, y poseía, además, una notable capacidad para percibir y
distinguir los macices fonéticos. Accedió éste con entusiasmo a
colaborar con Gilliéron y en agosto de 1897 emprendió, con un
cuestionario de unas 1400 preguntas (aumentadas lU;ego hasta
1920), la que había de ser la primera investigación directa y siste-
mática de todos los hablares franceses y la primera de este tipo en
la historia de la lingüística. Según el proyecto de Gilliéron, la en-
cuesta debía abarcar 639 puntos (entre ellos, dos de habla italiana)
y Jlevarse a cabo en cinco años. Pero Edmont, trabajando con in-
creíbles tesón y tenacidad, logró concluirla aun antes del término.
En menos de cuatro años (1897 - 1901), investigó todos los puntos
previs~os, interrogando más de 720 sujetos (en unos 550 puntos,
un sujeto por punto; en otros puntos, dos o tres; y, en dos casos,
hasta cuatro sujetos) y registrando más de un millón de respuestas.
De este modo, ya en 1902 se pudo empezar la publicación en fas-
cículos del material elaborado cartográficamente, bajo el título ya
indicado y con Gilliéron y Edmont como autores.
,La obra completa (París, 1902 - 1910) comprende 36 grandes
fasc1culos, con un total de 1920 mapas, ordenados en tres series
F1G. 5. - lsoglosas correspondien1es a la ••segunda ro1aci6n consonáncioi" , alf~béticas, respectivamente, de 1421, 326 y 173 mapas. La primera
en Renania (según E. H. STURTl!YANT).
sene (.abeille -vrille) abarca todo el territorio francés·, la segunda
( s,ab.nter-vous autres), sólo la zona meridional; y la tercera
una nueva etapa en la historia de la lingüística, constituyendo el (abncot - voler), sólo una parte de ésta. En 1912 la imponente obra
modelo de una serie muy larga de obras análogas (d. 4.2.). Tres fue completada con un grueso índice; en 1914 - 15, con un suple-
fueron las principales razones que le determinaron a ~mp~ender la mento .para ~órcega (799 mapas de los mil proyectados; 44 locali-
gravosa tarea: 1) la necesidad de "salvar" Rara la c1enc~a Y pa~a dades tnv.esttgadas P.or el mismo Edmont); y en 1920, con un tomo
la posteridad por lo menos una parte de la riqueza y variedad his- ~e m~tenales recogidos por Edmoot allende los límites del cues-
tórica de las hablas locales, ya muy amenazadas por la rápida difu- uonano y no elaborados cartográficamente.
sión de la lengua común; 2) la necesidad de una colección de 4.2. . A pesar de algunas reservas y de ciertas inevitables in-
materiales de todos los dialectos, sin lagunas demasiado graves, comprensiones parciales, la importancia de la obra de Gilliéron

-40- -41-
fu~ muy pront~ reconocida en esferas cada vez más amplias, y el
metodo geográfico ha llegado a ocupar hoy una posición de primer cor de los mapas. En efecto, el Prof. Bottiglioni (actualmente en la
plano, sobre todo en la lingüística europea. Lo demuestra en pri- universidad de Bolonia) ha realizado personalmente sus encuestas,
mer lugar, el .gra!1: número de ~?as lingüísticos ya publicados, o en entre 1928 y 1932, en 55 localidades (49 de Córcega, 2 de C~rdeñ~,
curso de pu.bhcac10n o elaborac10n. La mayoría de estos atlas siguen una de la Isla de Elba y 3 de Toscana), empleando un cuesttonar10
en lo esencial el método del A L F, aun introduciendo innovaCiones de 1950 frases e interrogando, en general (en 42 ~e los 55 puntos),
un solo informador por punto. El AL E I C contiene 2001 mapas,
Y tratando de perfeccion~rl~ y ~~9ue .no acepten siempre como
do~mas a~guno~ de los criterios gilheromanos (en particular el cri- con notas y observaciones y con la traducción francesa, inglesa y
alemana de las frases del cuestionario.
terio del mvestigador no - lingüista). '
Otros dos atlas románicos, el de Rumania y el de Cataluña,
. Entre los atlas rom~nicos completos -dejando de lado los va-
rios a~las fran.ceses regionales (15)- los más importantes son el han quedado incompletos y, por el momento, hay pocas esperanzas
Atlas italo - su~zo .~ e.1 Atlas de, <;órcega de. Gino Bottiglioni. de que puedan continuarse. . ,
El Atlas linguzsttco-etnogrtiftco de Italia y de Sttiza meridional El atlas lingüístico rumano (A L R), consi~erado por . algun
(Sprach- untf- Sachatlas Italiens und der Südschweiz), 8 tomos (16 estudioso como "el más perfecto hasta. la fecha (16), fu~ idead~>,
partes), Zofingen, 1928-1940 (AIS), es obra de los romanistas sui- proyectado y dirigido por Sextil Pu~cariu (187_7 - 1948), qmen habia
zos Ka;l ]aberg (n. 1877) y .!a_kob ]ttd (1882 - 1952), profesores, colaborado como investigador al Ad~ .de Wei~and (~f. 3 .3.)~ Y re~­
lizado por Sever Pop y Emil PetroVtci -al mtsmo tiempo invesn-
r~s.pect1va~ente'. en .Ber~a .Y Z~ich. Este .atlas no mantiene el prin- gadores y redactores-, los tres de la universidad de ~luj . A pe~ar
cipio del investigador ~nico ni el del investigador no - lingüista.
Las encuestas -que, a diferencia de lo que ocurre en el ALF com- de haber empleado dos investi_gadores, el AL R. man~ene el prm-
prenden tambié~ las ciudades- abarcan 407 puntos (entre' ellos, cipio del investigador único. En efecto, ~~os ~nv~.s,n~adores han
dos de h~bl~ g!iega y uno de habla albanesa) y han sido realizadas
realizado sus encuestas en todo el territorio 110gutst1co rumano
por tres 1nvestt~adores: P. Scheuermeier (Suiza meridional e Italia (entre 1930 y 1937), pero en dos redes distin~as d~ puntos Y con
centro - septentrmnal; 306 puntos investigados -cinco de ellos dos cuestionarios distintos. Sever Pop, con un cuestionario de 216~ pre-
vece~, en. u.nos seis ~ños de trabajo ,entre 1919 y 1928), G. Rohlfs guntas, ha realizado en 3~1 puntos 305 ~ncuestas (301 c~n mfor-
(ltalta meridional y S1cilia, 81 puntos en 15 meses de trabajo entre madores rumanos, 2 con mformadores hungaros y 2 c~n mform~­
1922 Y 1928) Y M . L. W agner (Cerdeña, 20 puntos en 5 meses' entre
dores ucranianos) y ha interrogado, además, a tr.es escritores. Emil
1925 Y 1927). Normalmente se ha interrogado un solo suje~o por
Petrovici, con un cuestionario ampliado, ha reahz~do 87 encuestas
c~da punto, aunqu~ en presencia de otras personas, cuyas interven- en 83 puntos, y precisamente: 76 encuestas con informadores de
habla rumana y con el cuestionario completo de unas 480.0 pr~gun­
ciones se han pod1d? tener en cuenta. En las encuestas se han
emp leado tres. cuestionarios distintos: el normal, con unas 2000 tas, y 11 con informadores de otras hablas y con un cuest10nar10 ~~
preguntas, aplic.ado en 355 localidades; el reducido, de 800 pregun- sólo unas 2700 preguntas. En 5 p~ntos han c<;>la~orado c~n Petrovm
tas, en ~8 localidades; y el ampliado, con unas 4000 preguntas en G. Nandri~, St. Pa~ca y Th. Capidan, estos ~ttm<;>s reali.zando, ~es­
30 localidades. J:>ero la novedad más importante del ·A [Ses la' ue pectivamente, una y dos encuestas: ~l mat~nal as1 recogido ha si?o
aparee~ ~n su titulo: es un atlas no sólo lingüístico sino también reunido en dos atlas, Atlasul linguisttc roman, Partea I y Atla_sul lm-
etnograftco, un atlas de palabras y cosas. En efecto además de los gttistic román, Partea a 11" ( ALR I y ALR ll),, corres~ondie?te.s a
1705 mapas. con comentario marginal (ampliación 'de la informa- las dos redes de puntos. Además -y ésta es. la mr;iovación mas im-
c1ói;i contemda en los mapas e información acerca de los objetos portante introducida por el AL R-1 ambo~ mvesugadores - redacto-
designados .PO! las palabras), contiene unos 1900 dibujos y más de res han elaborado ciertos aspectos más mteresante~ y gener3:1es
4000 fotograf1as. (fonéticos, gramaticales y léxicos), ofrecidos por ~1 mismo material,
. ~a -?1isma orientación presenta el Atlante linguistico. etnogra-
f tco
en mapas de tamaño menor y en colores, const!tuyendo o~os .d~s
atlas: Micttl Atlas linguistú: roman, Partea l y Mtettl Atla_s Üngtttsttc
. ttaltano della Corsica, 10 tomos, Pisa, 1933 - 1942 (A LE I C)
~e~lizado enteramente P<?r Gi~o !Jottiglioni (n. 1887), como auto; roman, Partea a II - a ( ALRM I y ALRM ll). Asi, pue.s, el
A L R se compone en realidad de cuatro atlas. Se han publicado
e proyecto Y del cuestionario, mvestigador y, finalmente, redac-
hasta la fecha: ALR l , ts. I y II, Cluj, 1938 y Sibiu, 1942 (302
(15) Cü. GUERLIN DI! GUJ!R ¡f.IJ ¿· ¡ ¡ •
mapas); AL R ll, t. I, Sibiu, 1940 (296 mapas); AL R M I, ts., ~Y
(casi enteramente fonético): G. MIÚARD~
des, Tolosa - París 19 1O· o B OCH A •.
¡,:t:'º 1 1
~giqu ~ d~ .Nol"1nfndie, I._ Caen, 1903
1
.' . " " 1 1ngtJ11 11/Utt <>'une r•g1on dtts [.,,,..
II, Cluj, 1938 y Sibiu, 1942 .<414. mapas); A LRM ll, t. 1, S1biu,
A. DUllAPPOUll y 'p, GÁ11Drni AtÍtts ':i!g~'!'f!'"''qk
phiné, 11), Lyoo, 1935 Un ouev~ l:u "· •q'!_'! .
"T Vosgpes méridiO#tl/es, París, 19i 7;
ttrres roüles (ús P111ois du o.,..
1940 (416 mapas). Luego, la situación creada por la guerra, la muer-
d~de 19 39, por uo ~~upo de estu~~at ba¡·~ºfa"d~co ~Óe FdrancAia, Dpor regiones, se prepara,
te del director, la separación de los dos redactores (S. Pop enseña
tlilll•clolo1i•, l , pp. 136 - 151. ' JtCCCJ o e . AUZAT; el. s. POP, Lit

(16) C. TAGLIAVINI, lnlrotl. 111/11 Glollol_ogÚI, p . i05 .


-42-
-43-
actualmente en la universidad de Lovaina) y la destrucción de una de Tomás Navarro Tomás, "El español en Puerto Rico. Contribtt-
parte del material han interrumpido la publicación de la obra por ción a la geografía lingüística hispanoamericana", Río Piedras
lo menos en la forma inicialmente planeada. ' J948. El atlas registra una parce del material recogido por el mism~
Como el AL El C, el Atlas lvngü.ístic de Catalttnya, 5 ts. publi- estudioso ( 1927 - 1928) en 43 localidades, con un cuestionario de
cados, Bar~elona, 1923 - 1939, es obra de una sola persona: del ilus- 445 preguntas (17). Para el español de España hay buenas esperan-
tre catalanista P. Antoni Griera (n. 1890). En efecto también el P zas de poder tener pronto el Atlas lingüístico de la Peninsttfo Ibé-
~riera ha realizado p~rsonalmente su encuesta (19d- 1922), inves~ 1-ica (A LP 1), que se ha estado preparando desde 1928, bajo la
tJgando, con. un. cuestionario de 2886 preguntas, 101 localidades de dirección del mismo T. Navarro Tomás, antes profesor en el Centro
todo el ~erntotto ~e habla catalana: Cataluña y zonas adyacentes de Estudios Históricos de Madrid y actualmente en la Columbia
de Aragoi;i; Valencia, Baleares, Pitiusas (Ibiza), Andorra, Rosellón University de Nueva York. Se trata, en realidad, de un atlas del
(en Francia) y Alguer (en Cerdeña). El AL C debía de ser uno de romance ibérico, pues abarca también el catalán y valenciano y el
los .atlas más ricos, tan~o por el número de preguntas del cuestio- gallego - portugués: en total, unas 525 localidades (427 en Espa-
narn;> como por la d~ns1d~d de la red de puntos investigados. Des- ña, 7 en el Rosellón, una en Andorra, y unas 90 en Portugal),
g.ra.c1adamente, la disp~rs1ón. d.e. los materiales durante la guerra correspondiendo 280 de ellas al dominio español, 97 al catalán y
civil. ha truncado, qu1zas defiruuvamente, su publicación. La parte valenciano y el resto al gallego - portugués. En su realización se
publicada comprende 858 mapas ordenados alfabéticamente de han empleado dos cuestionarios, impresos en 1930: uno fonético -
abans d'ahir a fregar (la roba). ' gramatical y el otro léxico, con un total de 834 preguntas (pero
Muy adelantados se hallan los trabajos para el Atlante lin- "correspondientes a unas 2000 respuestas"). Los investigadores han
gttistic? italiano (AU), planeado ya desde antes de 1914 por Matteo sido seis: F. de B. Moll, A. M. Espinosa (hijo), M. Sanchis Guarner,
B_~rtoli (1873 - 194?) y ~n preparación desde 1924, bajo la direc- L. Rodríguez Castellano, A. Otero y A. Nobre de Gmmáo (este
aon d~ M ..Bartol1 y .Giulio Bertoni, y luego (desde 1931) de M. último sustituído recientemente por L. F. Lindley Cintra). Después
Barto~ y Gi_useppe Vtdossi. (n. 1~78), con Ugo Pellis (1882-1943) de ensayos preliminares efectuados en 1931, las investigaciones di-
com? m~esugador .<Y al. mismo tiempo redactor, junto con Bartoli rectas empezaron en 1932, y en 1936 se acercaban a su término, con
Y V1doss1). El cuest1onar10 del ALI es el más rico de todos los que unas 350 localidades estudiadas. Pero los trabajos quedaron inte-
se han empleado hasta ahora: co~prende . un cuestionario general rrumpidos, por la guerra civil y por el traslado de los materiales
de 3630 preguntas; dos cu~suonar1os técnicos, respectivamente, de a Nueva York, y sólo se han reanudado en 1947, bajo la égida del
2~00 y 1224 pre~ntas (agrzcultura, ganadería, caza, pesca, navega- Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Hoy pueden con-
c10~, plantas, ammales, etc.; artes y oficios), y un cuestionario mor- siderarse prácticamente concluídos, salvo para Portugal, donde, has-
fologtco de 1048 preguntas. Sin embargo, una serie de encuestas ta 1953, sólo se habían investigado unas 15 localidades. Desde 1951
se han. ~echo con un cuestionar~o red~cido, de unas 2500 preguntas. todos los materiales recogidos se hallan depositados en el Instituto
Ta~b1en la red de puntos a investigar es más espesa que la de- "Miguel de Cervantes" del C S I C. Pero su publicación cartográfica
var1os ~~os atlas (u°:os 1000 puntos). Por lo que concierne a la aún no se ha iniciado. Sólo se han publicado algunos estudios y
~·ecole~c1on d~l ~ater1al, Bartoli entendía mantener el criterio del unos pocos mapas, en revistas (18).
mvesugador un1co. Pero U go Pellis falleció antes de terminar Ja Fuera del mundo románico se han publicado o se están publi-
encuesta: .entre 1925 y 1943, había investigado 727 localidades (31 cando atlas del Pequeño - Brabante, _por E. Blancqttaert (Amberes,
d~, e~las incompletamen.te), reuniendo, además del material lin- 1926); del Sur - oeste de Flandes, por el mismo Blancquaert y H.
gu1st~co, una gr~n cantidad de material folklórico (en el sentido V angassen (Amberes, 1931); de la región subcarpática de Polonia,
amplio del té~mmo) y m~ de 7000 fotografías. Después de la por M. Malecki y K. Nitsch (Introducción y t. I, Cracovia, 1934);
muer~e de Pellts y de Bartol1, los trabajos para llevar a cabo el atlas de Holanda, por G. G. Kloeke (4 fascículos, Leiden, 1939-48); de
han sido retom.ados por un °:uevo comité de redacción (constituído Nueva Inglaterra, dirigido por H. Kttrath (Providence, 1939 y
en 1947)! qu~ integran G; V1dossi y B. Terracini (n. 1886), ambos
de la un1vers~dad de .Turin, en la que funciona, ya desde los tiem-
(1 7) Acerca de la importancia de esto obra ejemplar para los estudios lingüísticos
pos de Bartoli, un lst#uto dell'Atlante lingttístico italiano. hispanoamericanos, v. In reseña de A. ROSENBLAT, en "Nueva Revista de Filología Hispá·
De tod~ las lenguas. ro_~a~ces, sólo el español y el portugués nica", IV, pp. 161 · 166.
no poseen aun su atlas hnguisuco. Por lo que se refiere al portu- ( 18) La lnic.iativa del Atlas lin¡:füscico de España pertenece a D. R . Mcnéndez Pida!.
gués, ha hecho en~uestas preliminares, en vista de un futuro atlas, quien destacó su necesidad ya por 1907. Pero sólo alrededor de 1923 el proyecto empezó n
tomar cuerpo. Sobre las caracterlsticas y IM vicisitudes del ALPI informan dos investigado·
el p~o~esor de Co1mbra Manttel de Paiva Boléo. Para el inmenso res del mismo: L. RODRIGUl!Z CASTELLANO, El Atlas li11giilslico d~ la Pe11insula ibérica
(ALPI), en º'Archivum", Oviedo, 1952, pp. 288. 296, y M. SANCHIS GUARNER. La cttrlogra·
dom1010. español, sólo tenemos! por el momento, el pequeño pero /la lingiilstica en la actualidad " el Atlas dB la Pením11la Ibérica, Palma de Mallorcn, 1953.
La información proporcionada por estos autores ha disipado las dudas que ~nsta hace u.nos
muy valioso atlas de Puerto Rico (75 mapas) contenido en la obra pocos años subsistían acerca de destino del atlas español {cf. S. POP, Ob. cit., p. 429).

-44- -45 -
sig..), etc.; y muchos º"ºs se han proyectado o ya se están prepa.
rando.
y g

:::~=i~ad !"j':;¡:f;.,~1~: !~':ti~d~dsº!~ticula


P::'::~le~l~f
, s de unidad técnica,
arant1a de que
ho-
4.3. Además de estos resultados materialmente evidentes, la . de los fenómenos "d d de puntos estud ta· d os,
geografía lingüística ha hecho progresos en v~rios
sentidos, fecun- del i.atf.;!:
dando otros campos de la investigación lingüística y cultural. no pueden reunir resenta los hechos a1s a un dialecto o
El método "espacial" elaborado por Bartoli (cf. 2.2.) ha sido
conJft~endo ~ednóm~noesude
Y, sobre todo, no pde hablares en los que se na visión espacial
aplicado en el campo de la reconstrucción y prehistoria del indo- sino en el para cada orden histórico,
europeo, con restricciones y críticas, por V. Pisani, por G. Bon/ante una
. 1lengua,
, a que o rec1
perm1'te importantes in ucc1on .
y, sin restricciones, por el propio Bartoli (cf. 7. 4- 5.). El mismo mé- ! 0
sunu tane omparattv . · . probar. la existen-
todo, superados los límites de la lingüística, ha sido reconocido genera Y c . er lugar el atas 1 Permite com 'deta particularmente
cas
como 09).fructuoso para las investigaciones etnográficas y folklóri- s,2. En P"m forma, hecho que .se COOSIª forma antigua, sus-
Por º"ª
parte, mediante la unión con la orfontación lingüis.
cia m1sma s1 se
importante d~
unatrata de
ás la pers1stenc1a
recientes en lademayor1a
un , de los hablares
tituída por formas m
tico • ecnográfica llamada "Wlir,_,. ,.,,,¡ S.,h.,.,, ("palabras y cosas"),
que exige el estudio simultáneo de las palabras y de los objetos
que ellas designan (20) -unión que, como se ha visto, se presenta
en forma sistemática en el AIS-, la geografía lingüística ha dado
nuevo impulso a la onomasiología, un campo de investigación en
el que sey han
schwiler destacado estudiosos como V. Bertoldi, E. Eggen.
F. KN1ger(21).
Finalmente, se ha entrevisto también la posibilidad de elabo-
rar un atlas fonológico de Europa, y la Asociación Internacional de
Estudios Fonológicos ha tomado una resolución en este sentido en
1936. Una "geografla fonológica" presentaría un interés muy
peculiar, porque a menudo las lenguas territorialmente vecinas
pueden presentar inventarios fonemáticos idénticos o muy semejan.
tes (como, por ej., en el caso del español y del vascuence), aunque
no exista en"e ellas lo que se llama "parentesco genealógico" (22).

5.I. El atlas lingüístico es esencialmente una "colección de


material" (cf. 2.1.). Por lo tanto, lo que se comprueba en un atlas
podría deducirse también de otras colecciones de materiales (por ej.,
textos y léxicos dialectales), así como de estudios particulares sobre
los dialectos. Pero el atlas presenta ventajas de claridad y evidencia
· ("mujer") en romano (sobre la base
FJG, 6. _ Áreas apro~el
• das mapa 278, F fu.&~'"del
de muier• • ALRM I) ·
(19) Cf. hf. B.urou, LLs, pp, 46 y 53, ns. 143, 144.

(20) La revista "Worrer und Sachen", Heidelberg, 1909 y sigs., fue fundada por R. . .. , . constituye, en primer
d7'nv~ario f~as. Clar~dios
MElllNGER y W. MEYER • LOBICI!. Pero como iniciador del movünienco hay que citar, junco
con llferinger, a H. ScHucn.uor. Acerca de Merin¡;er, v. la introducción de P. U. GoNZÁLEZ ir ue el atlas lingu1st1co stá ue las mismas
H.,. S<h•"-'" •• ,_,_, _.._~., "'~-. ios~r p~r
DE LA CALLE a la trad. esp. de R. MSl!INGER, LingüísJica indo"urope.z, .Madrid, 1923, pp, 7 • investigados}' de iarticula<es so-
Madrid, 1946,
CUmáa, '"""'º"'"
"· A-., do pp, 103 • 131.A. C.Uno,
1924, pp, 155 · 170, y A. B. TERRACINI, Sch11cbard1, en Perfiles de lingiiisl11.S, Tu. lugar, un vda señaladas tamb_ien e;ón sistemática en una
formas pue en sólo una mvesugac
bre los dialectos; P.erollas" suficientemente estrec ~rantías
has como las que
acerca
( 21) De V. BERTOtDI es célebre, sobre codo, el esrucJjo u,. ribe//" net reg110 ds' fi-OrJ.
r;::s of~ece buen:~ ~azooablemente
P~'"d s~P.'?:astreadas"
l noml ronumzi dct Colcbicum Aulumnate, Ginebra, 1923; pero cf. también, entre las obras red de puntos cln lingüísticos,
más reciences, J.,, Parola qua/e lesJimont! de//11 slori,z, Nápoles, 1945, y J.,, Glottologia comtt

~
storia -delt,z cultur11. Princip¡ melodi fJrobtemi, Nápoles, 1946. De E. EGGENSCHWJLER: Di11 se exigen 'dej inventatio y petmtte (si •¡las
NtZmen der Pledermaus 1mf dem franziisischen und il11lit!IJiscb.,, S(>r11chgebi11t, l.eipzig, 1934.
de la amp tu merosas las formas . ) Además, la or-
algunac~.:.:.eba adqui~te O.:P"fT.!.t~gde
e nta del cuesttonar1~ . . nificación en
De F . KROGER, Que dirigió durante muchos años la famosa revista de lfamburgo "Volkstum
und Kulrur der Romanea" y i!s actualmence profesor en la universidad de Mendoza ( R. ue no sean muy nu
Argentina), hay6 que
Hochl>yren;;,,,., ts., recordar
Hamburgo,Por1936
lo menos
• 1939.la monumental obra etnográfico· lingüistica Die
::1ottesponde.n
m a las formas
a cuya ex1stenc1a se 1 ve en un conJunto. ~ 'o'n) o que la
un mapa, pu~st º1·que
/Jhonologie,
(22) Cf.trad.N.fr.,S.París, 1949, pp. Phonologie
TRUBETZKOY, 343 - 350. et géographie linguistiqtte, en Princi/>t!s d e
. se
ndoa (si se trata d e una .mnovac1
, ) Así por eJ., . se
ahan
las sustttut
que. esta
'do e(si
1?1ma
se trata de una conservac1on . '
-46-
-47-
comprueba que el lat. apes o apis, "abeja", generalmente sustituído dones se difunden a lo largo de las grandes vías de comunicación,
en francés por el tipo meridional abeílle ( < apicula) y por otros ti- siguiendo, por ej., los valles de los ríos (v. fig. 7), y a menudo
pos, se co~serva todaví~ espo~ádicamente, en algunas zonas margi- pasan de una ciudad a otra sin conquistar las campafias intermedias
nales (v. f1g. 12). Al rrusmo aempo, se comprueban los límites, las (en Francia, por ej., pasan de París directamente a Burdeos, Lyon,
áreas, de los fenómenos registrados. Así, por ej., se comprueba que, Marsella, etc.). Pasan de un dialecto a otro y de una lengua a otra,
en rumano, las formas latinas mulier, "mujer", y nivem "nieve" sobre todo si se trata de dialectos o lenguas afines. Así, en España
se conser~an en Tra~silvani~ (muiere, nea), mientras q~e en la~ las formas de origen francés y provenzal se difundieron a lo largo
otr~s regione~ han sid_o. sustitu.1das, respectivamente, por el más
reciente femete < familia (v. f1g. 6) y por los empréstitos zapadá
y 0111at.
5.3. Tales comprobaciones, si se pueden constituir series de
muchos casos análogos, consienten, ante codo inducciones de índole
histórica acerca del carácter "conservador" 'o "innovador" de un
dialecto. Luego, también inducciones de carácter general: por ej.,
que las formas o fases más antiguas se conservan a menudo en zo-
nas a~slad~s, !e!o.s de las grandes vías de comunicación. Así, quien I
r'l
estudie el inf1rut1vo personal y los indicios de conservación de la u (
final latina en portugués, u observe que los sistemas vocálicos ro- ~.l'f~!.!,~/·-·
mances reflejan tres distintas distribuciones de las vocales latinas .---
·..1
(puesto que el sardo y el rumano presentan cada uno una distribu- :~:
c~ón propia),. no considerará los primeros dos hechos como peculia- ·~·

r~dad exclusiva del portugués ni pensará en la escisión de un ll.S


sistem~ latino - vulgar único y ea sucesivas regresiones inexplica-
bles, s1. compr.u:ba que. el A IS registra hechos análogos en dialectos
de Italia merid1ooal, smo que .rel~cionará los fenómenos portugue-
se~, sardos Y rumanos con los italianos y con diferencias dialectales
existentes ya en el lla;°Jado "latín vulgar" (23). Es por esto que,
en efecto, el Al S no sirve sólo para el estudio de los dialectos ita-
lianos, sino también para el estudio de las lenguas romances en
gen,eral, r~s~ltando un instrumento indispensable para la dialecto-
FIG. 7. - Renanla: penerrnción de la formo utu en el área de us, por el valle del Rhin
logia romamca comparada. Y es así como los restos de fases anti- (según A. BACH).
guas adquieren peculiar importancia para la historia de una lengua
o de un grupo de lenguas. del "camino francés" que unía antiguamente Navarra a Santiago
. 5.4. .Po~ lo q~e concierne a las innovaciones, el atlas lingüís- de Compostela. Naturalmente, no hay que interpretar esto de ma-
ti.co per.r;n1~e. mducctones del mismo tipo. En primer lugar, induc- nera mecanicista; las formas lingüísticas no avanzan por su cuen·
ciones htstor1cas: desde qué centro se ha difundido una innovación ta e independientemente de los individuos hablantes, si~o que
(por ~j:, de una ciudad importante, de particular prestigio cultural pasan de un individuo a otro, y la rapidez y amplitud de su difusión
Y polmco) Y hasta dónde ha llegado; cuáles son sus límites los depende del prestigio de los individuos y de los centros innovadores
obstáculos que ha.o detenido su difusión; cuáles han sido, e~ ge- y de la intensidad y vastedad de las relaciones sociales y culturales:
n.eral, los ce!1tros mnovadores en un territorio y cuáles las resisten- "Speech, like disease, spreads quickest where contact is closest and
Cias, ~ las . ~~vaciones. Así, un mapa de algunos fenómenos intercourse most intense" (24). Se observa, asimismo, que las in-
fone.ttcos h1span~c?s pone en evidencia que ciertas innovaciones han novaciones son detenidas por las fronteras o por los obstáculos
part~do de Galtoa, otras de Cataluña y otras, la mayoría, de naturales que impiden efectivamente la intercomunicación (cf. 1.2.).
Cas~illa, Y. que el castellano es el dialecto más innovador dentro del Muchos haces de "isoglosas" (líneas que limitan las áreas ocupadas
con1unto ibero - romance (v. fig. 10). por los hechos lingüísticos) coinciden con antiguas fronteras polí-
En segundo lugar, inducciones de índole general: las innova- ticas, o eclesiásticas, o administrativas, sobre todo si se trata de
fronteras que se han mantenido durante siglos (así, por ej., los
. b (231)9 48Cf. H.5M3EOIER(, A [ornufiio d11 Jlngu• Porlugues11, en Eruaio1 d11 filologia románic11
L as oa, , pp. - partic. p. 11 y sogs.) . '
(24) L R. PAI.MER, A,. lnlroduclio,,, p. 138.

-48- -49-
Pirineos entre el español y el gascón, pero no en_tre el catalá!1 ~e En un plano más general, se observa que las fases más antiguas
Cataluña y el catalán del Rosellón). A este propósito h~y que 10s_1s- se conservan, normalmente, en zonas "aisladas" o en zonas "late-
tir en el hecho ya señalado de que los límites lingüísticos no com- rales" (cf. 7.2.), como es el caso de apes y de equa en Francia
ciden necesariamente con los límites naturales: un río no navegable, (v. figs. 9, 12), lo cual indica que, presumiblemente, en una época
bastante ancho y sin puentes, impide la difusión de las innovaciones anterior, las mismas zonas debían de estar unidas a través de una
y constituye límite dialectal, pero no sucede lo mismo con un río zona intermedia, ocupada luego por una innovación. Y lo mismo
navegable o cruzado por muchos puentes, que no impide la inter-
comunicación (25).
Por otra parte, se observa que una nueva unidad política cons· AJJco•• 118 •NI>
tituída en una zona donde se encuentran varias fronteras acepta rt++++ ++ ~·· ++++++
l'fl'f.NN
innovaciones de las varias unidades cuyas fronteras se entrecruza-
ban en su territorio; es el caso de Castilla, constituída en una zona
que perteneció a tres provincias de la Hispania romana: Tarraco-
nensis, Carthaginensis y Gallaecia · Asturica (v. fig. 1).
Finalmente, la comprobación del área de una innovación y de
su centro de irradiación permite importantes inducciones en el
campo de la comparación lingüística. Así, por ej., si se observa que
habere se sustituye por tenere en varios dialectos de Italia meridio-
nal, es razonable relacionar, bajo este aspecto, las lenguas hispáni-
cas con esos dialectos italianos. Del mismo modo, si se observa que
mb > m y nd > n se registran en Italia en la zona antiguamente
poblada por umbros, sabelios y samnitas, se justifica la atribución
de tales fenómenos al "substrato" osco· umbro; y luego, al com·
probar que en Hispania los mismos cambios se han difundido de
una zona colonizada presumiblemente por oscos (cf. Osca >- Hu.es-
ca), es, evidentemente, lícito relacionar los fenómenos hispánicos
con los italianos (v. fig. 8) y con un latín hablado por itálicos
(las discusiones acerca de la acción del substrato y las dudas acerca
de la etimología de Osca no quitan, claro está, el valor teórico del
ejemplo).
5.5. Lo dicho hasta aquí implica que en los mapas lingüísti-
cos se comprueba también, y sobre t0do, la distribución de un fe. ~'tenere
nómeno con respecto a otro (de una conservación con respecto a la
innovación que la sustituye). Y la distribución permite observar fiIIIIIll a.ver e
que ciertos dialectos se diferencian de otros, no tanto por diferen-
cias ya existentes en la unidad o en las unidades lingüísticas de las
que ellos proceden, como porque muchas innovaciones más recien- FJG. 8. - TenertJ y 1111ert1 y mbl _ntl > mm, nn, en la Italla centro · merldJonal (según H .
tes no abarcan todo el territorio considerado: han conquistado Ml!IEll y C. TAGLIAVlNI) .

determinados dialectos, pero, por varias razones, no han llegado a


otros. Así, por ej., en Hispania, la palatalización de pl, ft, kl inicia- puede observarse con respecto a un grupo de lenguas: así, por ej.,
les, surgida en Galicia, se ha difundido también al castellano, pero el hecho de que formosus, mensa, petere se conserven en Hispania
no ha llegado al catalán; la reducción de mb a m, realizada pri- y en Dacia indica que antiguamente sus áreas debían de ser conti-
mero en la zona catalano - aragonesa, ha llegado al castellano pero nuas y que fueron separadas por la difusión de las innovaciones
no al gallego- portugués; la dipt0ngación de e y o abiertas acen- bellus, tabula, demandare (cf. 7. 2 - 3.).
tuadas, originada en el centro de la Península, se ha difundido a 5.6. Pero normalmente no se comprueba una sola pareja de
todos los dialectos propiamente españoles, pero no ha llegado ni al formas (una conservación y una innovación), sino varias formas:
gallego - portugués ni al catalán (v. fig. 10). una innovación se difunde en cie.tta área y en esta misma área sur-
gen nuevas innovaciones. Tal comprobación permite establecer, con
(25) Id., ibid., p. 140; A. DAU ZAT, La géogr. ¡;,,,., pp. 179 - 180. ayuda documental, lo que se llama la estratigrafía de las formas
-50- - 51-
lingüísticas. Así, en Francia, se encuentran al lado de Jorgeron, qu.e nua: se debe a la difusión discontinua de las formas de París (d.
es el término más nuevo (derivado de forger .< fabnc~re), el ~ntt­ 5.4), por lo menos en el hablar de ciertos sujetos "francesizados"(27).
guo faberr (fabre, faure, fevre) y el intermedio f.erra:ius (ferNer). 5.7. Las comprobaciones hasta aquí señaladas se hacen, prác-
Las tres formas se han sucedido en el gran centro 10nova~or d~ ticamente, con respecto a un hecho (o a una serie de hechos corre-
París: a una "capa" primitiva fevre se ha sobrepuesto la capa lativos), en tm mapa. Pero al comparar varios mapas, o al reunir
ferrier, y a ésta la "capa" forgeron (26). A~álo.go es ~l caso d.e equa, varios hechos en un mapa sintético, se impone otra observación
cavaUa, iument1,m (v. fig. 9.). Eq11a1 el termmo latino clásico que esencial, y es que, lo más a menudo, los límites entre los varios fe.
nómenos léxicos, gramaticales y fonéticos análogos no coinciden,
que cada fenómeno tiene su área y tienen áreas distintas hasta pa-
labras que presentan el mismo fenómeno (cf. 3.3.). La comprobación
de que las áreas de los mismos cambios fonéticos en una serie de
palabras no coinciden se ha podido hacer hasta en un territorio
tan pequeño como Puerto Rico, como resulta de los mapas y de los
estudios de T. Navarro Tomás (cf. 4.2.).
Ahora, la no - coincidencia entre las varias "isoglosas" implica
una nueva visión del problema de los límites dialectales y de aquel
otro de las llamadas leyes fonéticas, pues parece indicar que, sim-
plemente, no existen límites entre los dialectos y que las "leyes
fonéticas" tienen una aplicación arbitraria y caótica: un cambio
ocurre en ciertas palabras y no ocurre en otras que se hallan en la
misma situación; así, en Renania, no coinciden las áreas del mismo
cambio k ) ch en make y en ik (v. fig. 5.).
Esto se ha interpretado a veces en un sentido "extremista",
señalándose la arbitrariedad tanto de los límites dialectales como
del concepto de "ley fonética", y mucho se han criticado el presun-
to dogmatismo y la presunta ceguera de los neogramáticos a este
respecto. Pero, en realidad, el subrayar que no hay límites dialec-
tales revela la misma actitud fundamental de los que insisten en
que los hay, pues implica pensar que debería haberlo~: significa
que se piensan los dialectos como cosas concretas, existentes de por
sí, antes e independientemente de la comprobación de las áreas que
presentan los varios hechos lingüísticos en un territorio. En efecto,
la existencia de los dialectos no implica la existencia de límites dia-
lectales, así como negar estos límites no implica afirmar la no-
F1G. 9, - EqNll, tt111111l11 e iMment11m en el galo· romance (según A. DAUZAT) · existencia de los dialectos. Los dialectos no existen antes sino des-
pués de la comprobación de las áreas en las que se registran los
fenómenos concretos del hablar; no son cosas, sino abstracciones,
se conserva en Hispania (esp. yegua) y en Dacia. (rum: iapá), per- sistemas de isoglosas que se estructuran por encima de la multifor-
siste sólo en pocas y reducidas zonas en Francia, ba10 la forma midad del hablar. Y entre los dialectos puede haber, naturalmente,
ega¡ cavalla ( cavala, cavale), término d~ difus~ón más reden~, se interferencias y caracteres comunes; es decir que ciertas isoglosas
extiende a expensas de ega hasta Valoma, y, fmalmente, se difw;i.- abarcan más de un dialecto: todo depende de las isoglosas que, por
de de la zona de París la innovación jument ( < iumentum, bestia convención, se adopten como límites dialectales. Sin embargo, esta
de carga) a expensas de cavala, cavale: las áreas de ega son latera- convención no es totalmente arbitraria, porque no todas las isoglo-
les con r~specto a las de cavala, cavale, y ést~ son laterales con sas tienen la misma importancia: una isoglosa que abarque un te-
respecto a la de jument. Pero ~l hecho de que 11¿m~nt .s~ encuentre rritorio amplio es más importante que una que abarque sólo pocas
también en algunos puntos aislados d~l _Sur ne: s1gnif1ca en est.e aldeas (28), y un haz de isoglosas que coinciden en una misma línea
caso que tales puntos debieron de constituir anta.no una zona conti-
(27) A. DAUZAT, ZA géogr. li1tg., pp. 37 .·3s.
(26) Cf. v. BERTOLDI, lt li1tg1111ggio 11ma110, pp. 115. 116.
(28) Cf. L. BLOOMflELD, C..1tgu•g•, pp. 341 • 342.

-52- - 53-
-como sucede en Hispania al sur del Duero (v. fig. 10)- es más nos físicos, sino fenómenos sociales y culturales. La normalidad y
importante que una sola isoglosa con recorrido a~la?o· ~o~,. el uniformidad de un cambio es un hecho, pero un hecho de carácter
observar que en ciertas zonas las isoglosas no comcrden ~tgnif1c:i histórico, una comprobación a posteriori. En efecto, los mapas lin-
sólo que hay interferencias entre los "dialectos", en el sentido defi- güísticos presentan zonas donde un cambio ha ocurrido y otras
nido, lo cual es comprensible. Y, al mismo tiempo, significa que donde no ha ocurrido: no revelan sólo que el cambio 110 es unifor-
en otras zonas coinciden "extrañamente". En realidad, hay que ex- me, sino también que en ciertas zonas es uniforme. No se trata
pues, de negar o afirmar una ley, sino de explicar dos hechos histó~
ricos: la uniformidad del cambio en unas zonas y la no-uniformidad
en otras. Lo que ocurre es que, aquí también, hay interferencias entre
zonas; pero no hay por qué considerarlas como "anormales" (así se
consideran sólo si se piensa que realmente la "ley fonética" debería
ser genecal): pueden interpretarse como interferencias entre dos o
más normas. Por ej., en Renania hay puntos donde k cambia en ch
y otros donde no cambia (v. fig. 5); la innovación ha conquistado
enteramente ciertos hablares, mientras que en otros hablares sólo
ha conquistado ciertas palabras. Dos palabras opuestas en este as-
pecto (por ej. ik y mache) pertenecen a dos normas distintas. En
otros términos, el principio neogramático es útil si se considera
histórica y no físicamente, y la geografía lingt'iistica no contrib11.ye
a destrttirlo, como a veces se cree, sino, justamente, a transformarlo
•••••• c/,-,.fo1t.,•c-l1f,. de fisico En hist6rico.
ge i.~
Pero hay que observar que una lengua de cultura puede for-
---·· /·>R (>cero) marse en una zona de interferencias, y que entonces queda fijada
-1-1-1- ,/ipfonfOS ei, una situación de heterogeneidad. En tal caso, la lengua comprenderá
ou e,.,.,,.,,,__ _.~

palabras en las que un cambio ha ocurrido y otras en las que no ha


........... 1- > //- ocurrido. Así sucede con el toscano, donde a palabras como lago,
t 00
t .. t·•t S JorJ-./ o ago se oponen otras con la sorda intervocálica no sonorizada (f1'o-
"º"•"4/ co, potere)/ o con el castellano, donde a lomo, plomo se oponen
ambos, cambiar, que conservan el antiguo grupo -mb·. Esto, sin
embargo, no implica nada anormal, si se entiende que también la
FIG. 10. - Principales isoglosu hispánicas y confluencia de innovaciones en el castellano
(según R. MENl!NDl!Z PlDAL y H. MEll!R). lengua es sólo un "sistema de isoglosas" (30) y que una norma se
verifica dentro del área de una isoglosa y concierne a esta área, y
no a la lengua. La norma fonética se comprueba donde ha ocurri-
plicar tanto la coincidencia como la no · coincidencia de las isoglo- do un cambio y no donde no ha ocurrido, y un idioma (o un dia-
sas y la explicación resulta ser, justamente, geopolítica o his- lecto) no se caracteriza sólo por isoglosas que lo abarcan exclusiva·
tórica (29). mente y en su totalidad, sino también por isoglosas que lo superan
Lo mismo vale con respecto a las llamadas "leyes fonéticas". y por otras que le son internas: se opone a otras unidades por las
La comprobación de la distinta extensión de las áreas no implica isoglosas que le son propias; se relaciona con otras unidades por las
un rechazo de la idea de "ley fonética" (pues se reconoce que hay isoglosas que tiene en común con ellas; y se subdivide en unidades
zonas en las que ella se aplica), sino que sólo señala la existencia
menores por las isoglosas que le son internas.
de "excepciones", hecho reconocido también por los neogramáticos.
En realidad, la comprobación no se refiere al cambio fonético en sí, Distinto es el problema de la comprobación de las interferen-
sino a la manera de difundirse los cambios, y afecta sólo la idea cias de normas cuando no se conoce la historia de las lenguas que
neogramática del cambio simultáneo en toda una lengua, es decir, se comparan. Aquí hay que aplicar estrictamente las normas, dejan·
la concepción de la lengua como organismo natural y autónomo y do de lado las "excepciones" (interferencias), que podrán o no ex·
de la ley fonética como ley fisica: señala que los cambios se difun- plicarse: la comparación no puede hacerse sin reconocer la validez
den con las palabras, de individuo a individuo; que no son fenóme-
( 30) Acerca de l concepto de "len:iua" romo sistema de isoglosiu que se estrucrura
sobre la base de los nccos lingülsticos concretos, cf. V. PISANI, r..,, /ing"" • /11 1u11 11orl11, en
(29) Id., lbid., pp. 343 - 345. Li,.g,,isli&,, g•n;ral• • ind•uro¡,,,,, Milán, 1947, pp. 9 - 19.

- 54- - 55 -
del principio de la regularidad de las correspondencias fonéticas muestra que la sustitución ha ocurrido justamente en una zona
(aunque sin atribuirle carácter absoluto, de ley física), porque tal donde, por la normal evolución fonética de ll > t, gallus debía
principio constituye su mismo fundamento. dar gat, confundiéndose, por lo tanto, con la otra palabra gat, de
cattus, "gato".
La homofonía como tal no es un fenómeno que los lingüistas
6.1. Las comprobaciones e inducciones señaladas en el capí- hayan descuidado. Del mismo modo, en rumano, un probable leg,
tulo anterior las hizo, naturalmente, y ya desde el comienzo, J. ''leo" se habrá sustituído por el eslavo citesc por la homonimia con
Gilliéron, sobre la base del A L F. Pero Gilliéron no tenía un interés
real por la lengua, como entidad histórico - cultural, sino más bien
por el lenguaje en su múltiple variedad: su cariño por los patois
era, justamente, la forma de su interés por Ja espontaneidad expre-
siva, por el hablar como síntoma inmediato de fenómenos de la
conciencia. Por esto trató de ir mucho más allá de las observacio·
- -U-> -t

nes objetivas, intentando descubrir, con la ayuda del atlas y tam-


bién de otros datos, el mecanismo interno del lenguaje, la .razón
íntima de las innovaciones. A este propósito empezó, ya desde 1905,
a publicar varios ensayos, algunos de ellos en colaboración (31).
En estos ensayos, ahora famosos, entre muchas intuiciones agudas
y muchas expresiones polémicas, aparecen principalmente dos con-
ceptos nuevos, con respecto al "cambio lingüístico": la patología
y la terapéutica verbales. Al inevitable esquematismo simplificador
de la historia comparada de las lenguas, que ignora o debe ignorar
los detalles (32), Gilliéron opone de esta manera la infinita com-
plejidad de la historia de las palabras.
6.2. Se da un caso de "patología verbal", según Gilliéron,
cuando dos palabras, en virtud de los cambios fonéticos, se vuelven
homófonas, o cuando una palabra pierde su expresividad, por ha-
berse reducido excesivamente su cuerpo fónico. Se necesita enton-
ces una "terapéutica": el hablante siente la necesidad de modificar .x co1
o sustituir la palabra que ya no le sirve.
Así, por ej., comprueba Gilliéron que el lat. serrare, "serrar, •
aserrar", ha sido sustituído por varios otros verbos, como secare, PIG. J l. - "º el S. O. de Francia (según
Los no mbres del "gallo"'
A. DAUZAT y C. TAGLIAVINI) .
"segar", justo en una zona en la que se encontraba con otro serra--
re, "cerrar" (y en español puede explicarse de la misma manera la
forma con "ceceo" que tenemos en cerrar),· como mottdre < mul- leg, "ato"; en italiano, el normal mancare < manducare, "comer",
gere, "ordeñar", ha sido sustituído por traire < trahere ahí donde se sustituyó por la forma galo - romance mangiare, probablemente,
coincidía fónica.mente con otro moudre < molere, "moler". Pero el para evitar la confusión con mancare, "faltar"; a la sustitución del
ejemplo más famoso es el de gallus, "gallo": en una amplia zona lat. bellum por el germánico werra (guerra) debe de haber contri-
de Francia meridional (v. fig. 11), esta palabra latina ha sido sus- buído la homonimia con bellus, " bonito, hermoso"; en rioplatense,
tituída por otras que significaban propiamente "pollo", "faisán'', cocer se sustituye por cocinar debido a la confusión con coser, etc.
o por la imagen vicaire, "cura"; y la comparación de varios mapas Pero Gilliéron ha atribuído a la homofonía una importancia deci-
siva y ha logrado demostrar su "terapéutica" con ejemplos geográ-
(31) L'•ir11 dov11Uus, Neuveville, 1912; Gl,.loloiie tl11s mols qui tlésig""'' l'•h•itu,
Pad1, 1918; Lo /11illi111 tl11 l'llymo/ogi11 {Jbo,.l1iqu111 Neuvevllle, 1919; Les conséque11us tl'u,,. ficamente evidentes.
collisioll /11.vie11/e et lo /11lini11llion tl11s mo/s fronr11is, Parls, 1921¡ Pttlhologie el théro{Jeuli·
qu• v11rbt1/es, París, 1921; Les llymologies ª" l 1ymologi1l•s •I celi11s tlu {Jeu{Jle, Parls, 1922;
Un ejemplo del otro caso de "terapéutica" es el de apes o apis,
J. G. y J. MONGIN, Scier dttns lo Gtt,,/11 romttn11 du Slltl 111 tl11 l'Bsl, París, 1905; J. G. y M. " abeja" (v. fig. 12). Esta palabra antigua ha sido sustituida en la
ROQUES, t1utle1 de géogr11{Jhie linguiltique tl'tt{Jri1 /'A.U', Parls, 1912. Sobre Gillléron: A .
M.l!ILLET, J. Gilliéron el l'influenc11 d11 l'ltude tl.s 1>orl11r1 loc11ux sur /e tléveloppemml tlu mayoría de los dialectos franceses -y a través de un proceso que
rom.ni1m•, en Linguillique his1oriq11e el liniuilliqu• ilnlro/111 l, nueva ed., París, 1948,
pp. 305 · 309; A. B. TERllACINI. Gillilro,,, en P11rfil11s, pp. 85 - 102; P. SCHORR, Sprocbwilsff·
Gilliéron ve sumamente complejo- por varios otros términos
teb•fl 1111d Zeilgeill, 2•. ed., Marburgo, 1925, pp. 72 - 77. (mouche, motJchette, essette, motJche a miel, abeille): tal sustitu-
(32) 0. A. MElLLET, J. Gillilron, pp. 308 • 309. ción habría ocurrido, principalmente, por haberse reducido el cuer-

- 56- -57-
\

po fónico de apis, apes a un simple monosílabo (ef, é), de ex- relación con la vida psíquica y también con la vida material de los
presividad insuficiente. La misma razón habrá contribuído en la hablantes, con las cosas que ellas designan: observa, por ej., que
sustitución de términos como sol y pectm por soleil solic11lum y < en la zona donde aserrare se ha suscituído secare, "segar", se em-
poitríne < pectorina¡ y, en español, de capt# y cor por cabeza < plea una guadaña con dientes, semejante a una sierra. De este mo-
capítía y corazón < corationem. do, el autor del AL F se acerca a Schuchardt y al ya recordado mo-
Naturalmente, no hay que pensar que, en todos estos casos y vimiento W orter tmd Sachen (cf. 4.3.).
justo en el momento en el que intervino la homofonía o la reduc- 6.4. Ciertos estudiosos, dados los hechos que señala la geo-
ción del cuerpo fónico, un hablante inventó ad hoc una forma grafía lingüística y el tono polémico adoptado a menudo por Gil-
liéron, han visto en su método y en su obra una total negación de
- ) ( co,.f,;..,.,.cJ:'"u <le I/~ las "leyes fonéticas" y una oposición esencial a la ideología neogra-
(<l/'1, •.• ..•) mática. Pero en el fondo no hay tal oposición o, por lo menos, ésta
A ¿J.,¡//e
no es tan radical como a veces se cree. Algunos de los ejemplos
/'1 molJ~~eft#
fonéticos más conocidos de Gilliéron caben dentro de la ideología
neogramática, como "excepciones" que hay que explicar "psicoló-
gicamente" o como "empréstitos" (aunque suponen un concepto de
"empréstito" mucho más elástico). Y los mismos fenómenos de "pa-
tología" y "terapéutica" implican la admisión del principio de la
normalidad, y hasta de la "inexcepcionalidad", de los cambios fo.
néticos (gallus se vuelve gat a pesar de la confusión con cattus, y
es por esto que se llega a una situación "patológica").
En realidad la geografía lingüística no modifica aquello que
los neogramátic~ habían comprobado como "hecho" histórico.
Pero proporciona más hechos, permite una nueva visión de los he-
chos mismos y contribuye a modificar su interpretación, colaboran-
do de esta manera en la estructuración de una concepción más
propiamente histórica de la "lengua". Lo que el nuevo método
comprueba es lo que era razonable esperar, si se considera 9u~ la
"'lengua" no existe concretamente fuera del hablar, de la act1v1dad
q b ei//e lingüística concreta: es decir, que en el hablar no domina la regu-
laridad mecánica, sino que hay compromisos entre formas viejas y
formas nuevas, sobreposiciones de normas, zonas intermedias,
focos de resistencia a la innovación, sobrevivencias, etc. Bajo este
aspecto, lo más valioso de la polémica de Gilliéron es el haber
intuído este estudioso que el secreto de la "lengua" se halla
encerrado en el hablar: que toda innovación tiene un origen indi-
PtG. 12. - Zonas . donde se conserva lar. 11/Hls, 11pis y áreas aproximadas de algunas formas
más reaentes, en el galo-romance (según el mapa /, 11beillt!, del ALI').
vidual; y el haber tratado de explicar la innovación misma, colo-
cándose en la mentalidad de quien la introdujo, antes aún de
explicar su difusión o aceptación (33).
nueva, con fines exclusivamente " terapéuticos": las formas dobles Su valoración de la "etimología popular" es, sin duda, impor-
y las imágenes habrán existido ya antes, y su adecuación a una ne- tante, pero no hay que interpretarla (como él mismo hada) en el
cesidad expresiva habrá sólo facilitado su difusión (es decir su sentido de una oposición entre esta "etimología", que es un hecho
aceptación por un número cada vez mayor de hablantes). ' lingüístico, y la "etimología de los doctos", que es investigación e
6.3. Por otra parte, Gilliéron trata de descubrir las imágenes interpretación de hechos: lo que Gilliéron sostiene, en el fondo, es
con las que las palabras se asocian en la mente de los hablantes sólo que la etimología no debe ser simple ecuación fonética, sino
-ya~o~izando de. esta. manera la etimología popular. Así, para la oh~ historia de la palabra. Y acerca de esto último ya en su época esta·
Jet1v1?ad del ltngü1sta, f ermer es sólo una forma que procede del -caban de acuerdo otros lingüistas, en primer lugar, H. Schu-
lat. firmare, pero para el hablante real e ingenuo la misma forma chardt (34).
se asocia con fer, "hierro" (y significa, por lo tanto, "cerrar con un
hierro"). Gilliéron entiende que hay que considerar las palabras en (33)
( 34 )
Cf. A. 8 . TEUAC INI , Gilliéron, p . 99.
Id., ibid., pp. 109 • 110.

-58- - 59-
7 I Una forma de este pasaje de la historia de las palabras
La geografía lingüística confirma en efecto, que cada palabra a la bis~oria de la lengua, sobre la b~e del método geográfico! es
tiene st1 historia. Pero, naturalmente, esto no significa, como algu- la "neoliogüíscica" de Matteo Bartoli (cf. 2.2.) (37). Este estudioso
nos creen, que la historia de las palabras debería sustituir la histo- afirma a menudo su deuda con respecto al LF, P?r lo que con- 1
ria de las lenguas, así como el hecho de que cada individuo tiene cierne al método (38). Pero los fundamentos ideológicos de l~ neo-
su historia no implica que no pueda hacerse la historia de una liogüística no son gillié~onianos, s~o que proceden de 1scoh y del
nación. Nos encontramos aquí con una interpretación errónea del idealismo filosófico italiano, es decir, de Croce Y Gentile (39). Por
método geográfico y de sus alcances, análoga a aquella otra de que otra parte, el interés de Bartoli no se ~oncen:tra. t~to en el momen-
la geografía lingüística debería tratar a toda costa de desenterrar to creativo del lenguaje, en el mecanismo mdividual de la expre-
las formas antiguas conservadas en los patois(35), para lo cual sión, como en el momento cultur:il, en !ª
lengt1a como entidad
~staría permitido hasta "provocar" una segunda respuesta del su- histórica, y supera también los límites de esta, trasl~dá?dose al ~l~-
Jeto interrogado, si en la primera éste se dejara influir por la lengua
no de 1a comparación entre varias lenguas.
b" l '
Bartoh afirma exphc1-
· · 1 Y cam-
común (36). Es, ésta, una "arqueología" lingüística que Gilliéron tamente el principio de que ~ntre cai;n io exico ,Y gramauca
no. habría hecho nunca, porque lo que él buscaba era la esponta- bio fonético no hay diferencia esencial y, ademas, que las causas de
ne1~ad del hablar, y en el hablar no es importante sólo la conser- las innovaciones deben buscarse en la imitación de habl3:res de
va~ón de elementos antiguos sino también la aceptación de inno- mayor prestigio (40). Con esto último quedamos muy leJOS de
vaciones y .elementos de la lengua común: su uniformización por aquel determinismo entre "patología" y "terapéutica" (cf. 6.2.), P<?r
razones sociales y culturales. Del mismo modo, Gilliéron, aun ocu- el cual el cambio léxico repara los daños prod?ddos p~r. e.l cambio
pándos.e d~ palabras, no podía reducir la historia de la lengua fonético, y en el que persiste un evidente r«71duo posi~1vLSta. Que
a la ~toria de las p~labras, porque consideraba cada palabra en luego también Bartoli llegue a un esqu~mansm? exces1vo, Y. a un
u_n conJunto, en relación con codo un patrimonio léxico y grama-
tical. juego mecanicista entre conservación e mnovac1ón, es una mcon-
. En ~ea~~ad, no s~ trata de eliminar la historia de la lengua, gruencia independiente de los fundamentos declarados de su doc-
sino de Just1f1carla; asi como no se trata de destruir el concepto de trina (41). , b" 1
"len.gua", sino de mostrar de 9ué manera se estructura y cuál es su 7 2 El mismo método de Bartoli se basa mas ien en os
realidad. El método geográfico empleado con discernimiento no hecho~ ~omprobados en el ALF que en las obras de Gilliéron. Tal
afirma ninguna posición dogmática: ni el esquematismo simplifica- método se compendia prácticamente en sus n~rm_as ~reales q~e
dor que ve en el lenguaje la absoluta regularidad y uniformidad justifican el pasaje de los indicios espaciales (distr1buci6~ geogra-
ni el individualismo atomizante que sólo ve la arbitrariedad hete~ fica de las áreas ocupadas por los "tipos" lingüís.ticos equivalentes)
r?geneidad y variedad. Mejor dicho, no afirma ninguna p;sición, a inducciones de carácter histórico y comparativo. Estas normas
s100 que muestra, por un lado, el constante juego diálectico entre areales mediante las que Bartoli piensa poder establecer la rela-
innovación y conserv~ción, entre creación individual y tradición, ción c;onológica entre dos o más fases equivalentes, l<:>s ~eneros de
y, por otro lado? el Juego entre acto individual y norma social, irradiación y las causas de las innovaciones, son las siguientes:
entre heterogeneidad y homogeneidad, no sólo con respecto a la
lengua común, sino también con respecto a las normas limitadas a) Norma del área aislada (llamada luego del área men-0s
de la familia, aldea, región, etc. La idea de la uniformidad en l~ expttesta a las com11nic'!ci?,nes): "~l área más aislada conserva nor-
varieda~ con~titu.~~ la base mism~ de la geografía lingüística, por- malmente la fase anterior . Por ejemplo:
que la 10vest1gacion con un solo informador en cada punto implica
la suposición de que en esta localidad (y en una región circunstante)
la gente habla "más o menos" como el sujeto interrogado. ( 37) lntroduzlO#•
· · ·
llll• n•ol,,,1uut1c•.
p · .,.. "· metotli Ginebra • Florencia.
,.,.,c,,,1, sco,,1, M B ' B . . tl' n•oli•·
1925; S•lll• d1· ¡·1•fUUl1Cd
· · s.,•ZI" ·,,¡e, Turfn' 1945·' G 'CBERTONI y • ., rftl111No '
Si esto se admite, es evidente que la historia lingüística no pue- 'terl I ct1/ci pp. 61 • 126); v. también
111isti<M, ModBaeoa, .~9V28 p<,i;s. ~~ ~~,~~ ~,,;,:,f~rti,; u:iuutic! st>•~i41•, eo "Paideia", I, 1946,
de atender sólo a los episodios (historia de las palabras), sino que o. l. Sob~ no11 • • ~ ' • • " W d" Jll p 208 216
pp. 95 • 108; G. Dl!VOTO, M11tuo B•rtol1, eo or , , P · • •
debe atender también a las etapas (historia de la lengua); lo que
deb~ coL?probar es de qué manera la historia de la palabra refleja (38) Cf, Bre11imo, p . 123.
la historia de la lengua, y se inserta en esta misma historia. (39) Ibid., p. 124.
(40) Ibid., p. 94.
LA é I' g p 6 Bartoli y sus duclpulos
. (35) Señala tal tendencia L BLOOMFIELD, r..."F""I•, p. 331 al observar que más. (41) A pesar de lo que cr~ A. DdAUZAT , 1 g 0
no se basan eo F. de Sall5sure ru coos 1 eran 1'" engu
:J· ce:::,~· "~rpnismos naturales". Todo
fic1lmen1e se comprueba la penisteocia de formas vie1as que la pe~ecración de las nuevas.
lo contrario.
(36) Así lo entiende, por ej., A. DAUZAT, r... 1lov. ¡;,.,,, p. 10, n. 2.
-61-
-60-
CERDEFIA IT ALJA CENTRAL IBERIA GALLIA ITALIA DACIA

kras
domo
domani
casa
.. cosa
mes
ehose
mois
cosa
mese
lucru
tima
abrir ouvrir aprire a deschide
mannu grande
iskire y et e ~i
sapere
ebba cavalla
Las formas españolas, francesas e italianas, que proceden de
ca11sa1 mensis, aperire, et, son más antiguas que las rumanas.
En todos estos casos, las formas sardas (logudoresas), que pro-
ceden de las formas . latinas 1"clásicas" eras, domus, magnusJ scire1 d) Norma del área posterior: "la fase anterior s~ conserva
equa, son m á s antiguas que as formas toscanas, que proceden del normalmente en el área posterior" (de conquista más reciente). Por
latín "vulgar" (de mane, casa, grandis, sapere, cavalla). Muchos
casos análogos se comprueban, en el campo románico, también en ejemplo:
otras zonas "menos expuestas a las comunicaciones" como Recia PROVINCIAS ITALIA
Portugal, Veglia. En general, observa Bartoli, las Íslas son m~
conservadoras que los continentes, las montañas más que las llanu- mangiare
ras, las llanuras abiertas más que las ciudades (42). esp. comer
fr. oncle zio
rum. lingurá c11cchiaio
b) No-rma de las áreas laterales: "la fase de las áreas latera- nipote
les es normalmente más antigua que la fase de las áreas interme- esp. nieto
rum. a duce condurre
dias". Por ejemplo: pattra
esp. miedo
IBERIA GAUIA ITALIA DACIA
En todos estos casos, y en muchos otros, las f~rmas .conserva-
hermoso beau bello /rumos das en las provincias del Imperio Romano son mas antiguas que
mesa table tavola masá las formas italianas.
hervir bouillir bollire a fierbe A las cuatro normas areales se añade una quinta, intrínseca-
entonces alors allora atunci mente histórica, la norma de la /ase desaparecida (o moribunda):
día jonr giorno zi si de dos fases una ha sido sumergida, es decir, está muerta o mo-
más plus piú mai ribunda, y la otra sobrevive, "la fase sumergida es normalme~te la
fase anterior". Así, las formas arduus y cruor serían más antiguas
que las formas altm y sangtJis, conservadas en las l~n~as roman-
En todos estos casos, las formas españolas y rumanas que pro- ces. (Los ejemplos que aquí se han dado son f?dos lexic?s, por ser
cede? de las form~s latinas f<n:mosus, mensa, fervere, tune, dies, éstos los más evidentes, pero las normas se aplican también a fenó-
magu, son más antiguas que las francesas e italianas, que proceden menos fónicos y gramaticales).
de bellus, tab11la, bullire, illa hora, diurnm, plus. Coincidencias 7.3. Es indudable la importancia de estas normas, J?ues .ellas
ª?álogas entr~ las zon:15 laterales se dan en muchos otros casos: por han hecho entender un principio fundamental para la historia de
eJ., entre lbena y Recia, Dalmacia, el Sur de Italia; d . también los las lenguas: que dos o más fenómenos equivale!1t~s, en dialectos o
casos de apes en Francia y de frater · fratellm en Italia (v. figs. 3, 12). lenguas del mismo grupo, pueden arrancar de d1sontas épocas y no
continuar formas igualmente antiguas, aun cuando procedan todos
c) Norma del área mayor: "el área mayor conserva normal- de la "lengua - base". Así, no diríamos hoy que a la palabra "clá-
mente la fase anterior (a menos que el área menor sea la menos sica" p11.lcher correspondían en latín "vulgar" bellm y formosus,
expuesta o esté constituída por áreas laterales)". Por ejemplo: sino que formoms sustituyó en la ~en?°a hablada.ª P!'lcher y, lue·
go, fue a su vez parcialmente sustituido por la dif~1ón de belltu.
De esta manera la reconstrucción lingüística adqwere una nueva
fundamentación: puesto que los elementos "originales" s~ disponen
( 42) u.s, p. 36. en la línea del tiempo. En el caso del latín vulgar, por e¡., ya no se

-62- -63-
piensa en una lengua estática, simplemente opuesta al latín clásico, lus ) oncle. Además, no hay que excluir las regresiones: en España,
sino en una lengua en evolución, en la que surgen continuamente la zona más innovadora de Burgos ha aceptado en varios casos for-
innovaciones y las formas más recientes eliminan, en zonas más o mas cantábricas más antiguas, renunciando a sus propias innova-
menos extensas, las formas más antiguas. Así, los tres distintos sis- ciones.
temas vocálicos latinos que se continúan en la lenguas romances Finalmente, hay que subrayar que la existencia de dos "fases"
(cf. 5.3.) pueden interpretarse como tres etapas distintas en la evo- equivalentes no implica necesariamente que una sea más antigua
lución del mismo vocalismo, representadas, respectivamente, por el que la otra o que procedan una de otra. Las dos pueden ser innova-
sardo, por el rumano y por las demás lenguas del grupo. ciones y proceder de una tercera fase desaparecida: así, el port.
Naturalmente, a pesar de la terminología de Bartoli (que em- ólho y el ital. occhio no proceden uno de otro sino que representan
plea metáforas como "la fase parte", "la fase se pone en camino", evoluciones divergentes del lat. oclu. O pueden ser ambas antiguas,
"la fase no llega", etc.), no hay que interpretar sus normas de mo· como, probablemente, es el caso de equ1¡,s y caball1"s en latín: cabal-
do mecanicista. No se trata de formas que "viajan", sino de formas lt/.s sería una innovación sólo desde el punto de vista de los em-
que ciertos individuos adoptan de otros individuos, y la difusión de pleos en los que sustituyó a eqtms, y no desde un punto de vista
las formas no se detiene por inercia física o sólo por razones de absoluto. En otras palabras, la pregunta constante de Bartoli
tiempo, sino también por la resistencia de ciertos ambientes más -¿cuál es la fase más nueva (o más antigua)?- no es siempre
cultos, o simplemente conservadores o "individualistas", que no legítima.
aceptan innovaciones ajenas. 7.5. Acerca de los riesgos de un empleo incauto de las nor-
7.4. Pero en la aplicación de las normas areales hay que pro- mas areales, sobre todo si se trata de épocas para las que no existe
ceder más cautamente de lo que a veces hizo Bartoli. Es verdad que documentación, ha llamado la atención, en particular, V. Pisani,
él mismo insiste en que se trata de normas indicativas y no de leyes quien ha sometido a una minuciosa crítica las normas mismas y su
y da siempre también ejemplos que las contradicen (sólo observan- aplicación a la prehistoria de las lenguas indoeuropeas (47). El ilus-
do que los casos "normales" son más numerosos), así como insiste tre indoeuropeísta observa, justamente, que dos "fases" equivalen-
en la necesidad de aplicar más de una norma a la vez y de tener tes y simultáneas pueden ser ambas igualmente antiguas o igual-
en cuenta los documentos(43). Sin embargo, en la práctica le ha mente nuevas; que el "área aislada" o "menos expuesta" no debe
ocurrido ir más allá de estos límites, eludiendo las dificultades que entenderse en sentido absoluto, sino en relación con las lenguas o
el método ofrece. los dialectos del mismo grupo, pues un área "expuesta" suele ser
La más seria de estas dificultades es la que se debe a la co- conservadora si se halla en contacto con otras lenguas (48); y que
existencia de "fases": en efecto, ni la geografía lingüística como el área mayor puede ser el resultado de una innovación. La conclu-
tal ni las normas areales pueden iluminar la relación cronológica sión de Pisani es que, para la prehistoria, sólo tiene valor la
entre dos o más "fases" que se empleen al mismo tiempo y en la norma de las áreas laterales, y aun ésta con limitaciones: ella indica
misma comunidad, por ej., como variantes facultativas o estilísticas, sólo que la "fase" marginal debe de haber existido también en la
o en distintas capas sociales o culturales (44), como puede ser el zona intermedia, y no su mayor antigüedad en sentido absoluto. En
caso de las parejas avis - passer, equus - caballus, en las lenguas efecto, tal "fase" puede haber existido sólo en una sección de la
romances, o de ignis • pyr, en las antiguas lenguas indoeuropeas. zona intermedia (la sección que une las zonas laterales), y aun en
Es decir que la cronología relativa debería referirse no sólo a cierto ésta puede haber coexistido con la "fase" de la zona intermedia,
"espacio", sino también a un determinado "lenguaje" dentro de la aunque con valor distinto.
lengua, y a un determinado empleo: el mismo Bartoli observa que 7.6. Hay que señalar también que la imitación de los habla-
una forma como passer (forma "más nueva" pero conservada en res de mayor prestigio a la que se refiere Bartoli (y que, en esen-
zonas laterales: esp. pájaro, rum. pasáre) puede haber existido tam· cia, es una especie de "empréstito") explica la difmión del cambio
bién en la zona intermedia, al lado de avis, aunque con un distinto lingüístico más bien que el cambio mismo: explica, a lo sumo, el
valor semántico (45). Hay que pensar también en los contactos cambio en la lengua y no la innovación inicial en el hablar de un
directos entre zonas "laterales" (por ej., entre Italia meridional e individuo. Los centros de irradiación de Bartoli son comunidades
Iberia): una forma como thius ) tío puede haber llegado a Espa- entre comunidades, pero en último análisis todos los individuos
ña por el mar (46), sin interferir con el área gálica de avuncu- hablantes son "centros innovadores", pues todos ellos, con o sin
éxito, "agregan" algo al patrimonio lingüístico de la comunidad,
( 43) Cf. Bre11i4rio, p. 66.
todos modifican de algún modo la tradición lingüística en la que
(44) Por lo que concierne al problema de las variantes, cf. L. BOOMFIELD, Ob. e#., p. 324.
(47) V. PISAN!, G 11olinguiS1i&d e indeurop110, Roma, 1940, partic. pp. 165 • 195; cf, ta m·
(45) Br"1Jiario, pp. 78, 103. bién PorscbungsbericbJ, p. 32.
( 46) Cf. V. BEllTOLDI, ú gloll. come slorú del/• eullur111 p. 72. ( 48) Geoling., p . 170.

-64- - 65
se insertan. Y en estos "centros" últimos las innovaciones no son profundas innovaciones de edad romance (49). En este mismo campo
sólo "préstamos" sino que son también --o son. al mismo tieml?o-- se hao modificado, bajo el impulso de la dialectología, la visión y
actos de creación inédita, cuyas modalidades, Justamente, trato de la técnica de la reconstrucción de estados lingüísticos no docu-
intuir Gilliéron (cf. 6.2, 6.4.). mentados. fortaleciéndose y aclarándose los principios de la relación
cronológica entre "fases equivalentes", de las interferencias y con-
fluencias entre fenómenos de la misma lengua o de lenguas distintas
8.1. El método geográfico --con todos sus alcances prácticos, del desarrollo no lineal sino "estratificado"; y ha adquirido aspecto~
históricos y teóricos que se han tratado de esbozar en lo que precede totalmente nuevos el concepto de "parentesco lingüístico" (50).
- constituye, indudablemente, una de las grandes conquistas de Finalmente, el propio concepto de "lengua" se ha modificado
la ciencia del lenguaje de nuestro siglo. . . ., gracias a la noción de "isoglosa", adquirida primeramente --como
Concebida· inicialmente como actividad prehnunar de colecc1on "línea espacial"- por la geografía lingüística. En efecto, se debe en
y registro de materiales, la geografía lingüística ha logrado, ya en gran parte al método geográfico, y a las discusiones e interpreta-
este plano, adelantos muy considerables, perfeccio~ando cada . vez ciones que éste ha suscitado, el hecho de que la lengua pueda verse
más los métodos de investigación directa de la multiforme re.ahdad hoy, ya no como organismo autónomo con "vida" independiente de
del hablar y proporcionando a los lingüistas es?s poderosos mstru· los hablantes, sino, idealmente, como "sistema de isoglosas" que se
mentos (y, al mismo tiempo, fuent~s) de estudio que son lo~ atlas estructura sobre la base del hablar concreto e, históricamente, como
lingüísticos. Pero en sus fases sucesivas ha logrado mucho mas que unidad y continuidad de una tradición lingüística en una comunidad.
esto. La interpretación de los mapas ha desechado dogmas, ha co~­ 8.2. Pero, como es natural, el método geográfico no lo explica
firmado hipótesis y ha puesto en evidencia nuevos hechos, contri- todo y no debe considerarse como una panacea para todos los pro-
buyendo a aclarar y a modificar profundamente W?'ª ~eri~, d~ pro- blemas lingüísticos. Los mapas no reflejan todo el hablar corres-
blemas que hoy, gracias en gran p~rte a la gc:_ograf1a lmguisnca, se pondiente a una lengua, como ya lo señalaba el mismo Gilliéro.n. Y
conocen mucho mejor que hace cincuenta anos, o se plantean de esto no sólo por el contacto algo artificial que se establece entre
manera muy distinta. Precisamente, la geografía lingüística ha hablante e investigador por medio de un cuestionario fijado de
contribuído a demostrar con toda evidencia que cada cambio lin- antemano, ni sólo por las inevitables limitaciones materiales (sería
güístico parte, en último análisis, de un individuo hablant~ y s.e imposible investigar todos los puntos de un territorio y a todos los
difunde por razones sociales y culturales; que no hay cambios si- hablantes en cada punto, y ningún cuestionario puede ser jamás
multáneos en toda una "lengua", debidos a oscuras razones fisio- "completo"), sino también porque se investiga sólo un determina-
lógicas o biológicas; que los cambios fonéticos se difunden con las do momento histórico y, en cada caso, sólo un determinado mo-
palabras y que cada fenómeno tiene su área de difusión, segú°; su mento del hablar. La variedad "horizontal" que comprueba esque-
antigüedad y según la aceptación que ha encontrado en el amb1~n­ máticamente la geografía lingüística no es toda la variedad del
te social; que los fenómenos lingüísticos, no sólo los léxicos s100 lenguaje: existe también una variedad "vertical", entre "capas"
también los fónicos y gramaticales, pasan de una "lengua" a otra; sociales y culturales, y en el hablar del mismo individuo, según las
que las palabras son formas de cultura que acompañan en su difu- distintas situaciones y los distintos momentos expresivos.
sión los conceptos y los objetos de civilización. Ha hecho ver clara- Por lo tanto, lo que se registra en los mapas refleja sólo apro-
mente que cada palabra, cada forma lingüística, tiene su propia ximadamente el hablar. Existe, además, el peligro de que se en-
historia; y ha contribuído de esta manera a modifi~ar ~a concepción cuentre justamente lo que se está buscando: la arcaicidad, por ejem-
misma de la historia de la lengua, que ya no es histona de un blo- plo, si se eligen sujetos viejos y refractarios a la innovación; o la
que unitario visto sólo en sus rel~ciones externas, sin.o -:-;:orno se novedad, la adaptación y la difusión de la lengua común, si se
ha señalado-- la historia de un Juego constante, e mfirutamente eligen sujetos jóvenes e innovadores.
matizado, entre innovación y conservación, entre el hablar concreto Los atlas lingüísticos, ni siquiera los más ricos, no pueden
del individuo que realiza una tradición lingüística y la lengua de proporcionar, para cada punto, una descripción "exhaustiva" del
una comunidad histórica, que se alimenta continuamente de los actos hablar y, por lo tanto, no sustituyen las investigaciones dialectales
lingüísticos individuales. . monográficas. Y los indicios espaciales que los mapas ofrecen no
La individualidad misma de una lengua, dentro de un conjunto sustituyen la documentación histórica, así como el simple conoci-
de hablares afines, llega de este modo a definirse según los distintos miento mecánico de la distribución de las formas en un territorio
momentos de equilibrio en la tensión entre innovación y conserva-
ción, y con esto ya se pasa al campo de la gramátic~ comparada. Así, (49) Cf. M. BARTOU, Saggi di ling. spaziaJe, p. 110.
por ejemplo, la individualidad del castellano se def10e, fundamental· (50)
-
Acerca de este concepto, d. V. P ISANI, Parenté lit1guistiqu~, en "Lln¡¡ua", lll,
mente, por sus numerosas conservaciones de edad romana y sus pp. 3. 16.

-66- -67-
no dispensa del conocimiento de las condiciones de vida, sociales y
culturales, que rodean, y en parte condicionan, el hablar. que ~a:'cieode al individuo: Por todo esto, al emplear el método
8.3. En la historia de la lingüística, el método geográfico ha g~ográfico, hay que tener siempre presentes sus limitaciones y sus
contribuído a fortalecer y a justificar la oposición a ciertos princi- riesgos.
pios neogramáticos, explícitos o implícitos, como el de la existen- .Cabe advertir, finalmente, que no hay que caer en el error de
cia independiente de la lengua fuera del hablar, el de los límites consi~er~, 1~ geografía lingüístic~ como toda la lingüística, como
dialectales y el de la generalidad e "inexcepcionalidad" de la ley u~a linguistica nueva que se sustituye a una lingüística vieja eli-
fonética. Pero esta oposición no podría ser absoluta (cf. 6.4.) ni ~m~~d?la totalmente. La geografía lingüística no es una n~eva
llegar a eliminar ciertos conceptos que, aunque tales (es decir, abs- linguistica, como algunos parecen creer, sino ttn método nuevo den-
tracciones), corresponden a realidades del hablar, como "lengua" y t~o de la lin~ística. Tiene sus raíces en ideas y concepciones ante-
"dialecto'', o a ignorar una comprobación como la de la norma- riores y coexiste con otros métodos, igualmente valiosos y proficuos·
lidad histórica del cambio fonético. En realidad, la geografía lin- no se opone a la lingüística anterior, sino que se inserta en ella ;
güística no puede eludir la exigencia de una norma objetiva y por la modifica, en parte, y sólo de este modo la · supera.
esto, al desechar las normas neogramáticas, y en particular la gene-
ralidad y fisicidad de la "ley fonética", debe introducir una nueva
norma, que es la de la continuidad de las áreas: la no - continuidad
es algo que exige explicación en cada caso, del mismo modo que
las "excepciones" en la aplicación de la ley fonética de los neogra-
máticos. Y es aquí donde empiezan los riesgos, en primer lugar,
el de caer en el objetivismo de las formas y áreas lingüísticas con-
sideradas como "cosas" independientes de los hablantes: hay que
tener siempre en cuenta que las formas no "viajan" de por sí, sino
que se introducen en el acervo de un individuo del hablar de otro
individuo, mediante contactos que no implican una continuidad de
áreas, porque los individuos se trasladan de un área a otra con
todos sus hábitos lingü1sticos, y también a través de contactos in-
directos. Una lengua común, por ejemplo, no se difunde por irra-
diación mecánica desde un solo centro (que puede ser la capital),
sino que irradia de todos aquellos centros en donde por lo menos
un individuo la emplee, aun parcialmente, como hablante o como
"oyente" (por ej., escuchando la radio o leyendo libros y diarios).
Otro riesgo es el de atender sólo a la multiplicidad y hetero-
geneidad y descuidar, en cambio, la unidad y homogeneidad del
hablar (cf. 6.4.); o bien de ver lo que cambia, descuidando lo que
permanece de algún modo "idéntico": es el riesgo de la excesiva
atomización. A este respecto, hay que observar que las "conserva-
ciones" e "innovaciones" son tales con respecto a algo: a un con-
junto, a una tradición o "norma". En el lenguaje es importante el
polo de la variedad, que corresponde a la expresión individual,
pero también lo es el de la unidad, que corresponde a la comuni-
cación interindividual y es garantía de intercomprensión. El len-
guaje expresa al individuo por su carácter de creación, pero expresa
también el ambiente social y nacional, por su carácter de repeti-
ción, de aceptación de una norma, que es al mismo tiempo histórica
y sincrónica: existe el hablar porque existen individuos que piensan
y sienten, y existen "lenguas" como entidades históricas y como
sistemas y normas ideales, porque el lenguaje no es sólo expresión,
finalidad en sí mismo, sino también comunicación, finalidad instru-
mental, expresión para otro, cultura objetivada históricamente y

-68-
-69-
GERVMIO GUIUOT MUÑOZ

Modalidades del yo disociado

Es en nuestro siglo y en los poetas que son sus precursores in-


mediatos, escalonados a partir del romanticismo, donde se pueden
registrar las formas y expresiones más visibles del yo disociado.
No me refiero al yo romántico, encarnado en personajes de
novela y de teatro, elevado o transvasado en símbolos y culminacio-
nes de poemas o esparcido en ramificaciones autobiográficas. Me
refiero a ciertas modalidades del diálogo subjetivo o a la proyección
del yo en una ficción objetiva, es decir, a una parcelación polifurca-
da o a un desdoblamiento del ego en el que las partes son autónomas
aunque vinculadas entre sí.
Acaso esta disociación suponga una experiencia de contactos
laterales con el mundo circundante, más reales de lo que el poeta
sospecha, aun cuando ese mundo sea un espejismo inestable; acaso
también aspire a tener conciencia, en una dimensión poética, de las
imágenes internas que parpadean en el fluir de la substancia afec-
tiva.
La "corriente del pensamiento" jamesiana (que, en última ins-
tancia, es un proceso unitario) queda aparentemente escindida para
que la ideación lírica pueda alcanzar los dos ámbitos del yo disocia-
do, y, de este modo, hacer del egotismo un caso particular de juego
de espejo y de juego de prisma, pues ese desdoblamiento del yo re-
quiere, para ser tal, una imagen reflejada y refractada en la con-
ciencia del poeta.

En Ulalttme, de PoE (1847), el poeta dialoga con Psiquis, su


propia alma, en la soledad de un camino de cipreses, bajo la advo-
cación esotérica de un cuadrante estelar (acaso alusión al tiempo) y
ante la presencia de un espacio que se manifiesta en
the Lethean peace of the skies.
El desdoblamiento del yo se agudiza con el diálogo e irradia
plásticamente sobre un paisaje punzante de ceniza y hojas secas, de
bosque, de bruma y de tristeza lacustre. Al final del camino, al
encontrarse con el sepulcro de Ulalume, el diálogo termina y el
desdoblamiento del yo se esfuma para dejar lugar a un monólogo
del corazón que acaso refleja la uni4ad del yo reconstituido.

-71-
El estado de alma está identificado con el color y el soplo aní- Además, ¿es seguro acaso que esos yo actuen sucesiva y no si-
mico del paisaje. Los elementos oníricos flotan y se deslizan en el multáneamente? Por otra parte, el diálogo que se tiende entre esos
diálogo (this is nothing but dreaming) para hacer más sutil y a la yo configura una mudable relación entre los mismos.
vez más perceptible la trama del lirismo. Esa especie de concilio de presencias disímiles dentro del sujeto
La correspondencia entre las dos partes divergentes del yo y el que nos revela Michaux, es una experiencia introspectiva, expresad~
paisaje filtrado por el ensueño es uno de los vértices de profundidad en forma simbólica, acaso con un sentido dramático, impuesto por
del püema. Objeto y sujeto están aunados, y el desdoblamiento del el diálogo. Una disociación del yo, o más precisamente, una disocia-
yo pone en evidencia la unidad temática de esta pieza lírica tejida ción de las etapas discursivas o de los diferentes yo razonadores,
con sentimientos y apercepciones, gris de cielo y solicitación sibilina escalonados en el tiempo, pero sin alejarse de la substancia afectiva
de las altas estrellas. que está diluída en la meditación.
En medio de paradojas metafísicas, impulsadas por una imagi-
nación de fuente poética, discurren los diversos Qui je ftts y alternan
En el monólogo interior, tal como lo realizaron EnouARD Du- en ese diálogo, el materialismo, el idealismo lírico, el escepticismo,
JARDIN, V ALERY LARBAUD y ]AMES ]OYCE, el desdoblamiento del yo pero un escepticismo matizado por el humorismo más imprevisto.
-si lo hay- reviste formas muy diferentes a las del mencionado Consideraciones sutiles sobre las manos, la aprehensión, el po-
poema de Poe. La alternación de la narración en primera y en tercera der de palpar, las contingencias del tacto en el hombre y los anima-
persona hace que Amant Heurettx Amants, de Larbaud (1923) sea, les. "L'homme, !'industrie, le langage sont sortis de la main'', dice
en su trasplano, un proceso de disociación del yo (disociación vaci- Michaux, o más exactamente Qtti je fm. (No olvidemos que Henri
lante, discontinua) capaz, sin embargo, de acentuar la agudeza Berr había dicho, en un plano sociológico: "La main, le langage,
psicológica y el matizado introspectivo del relato, sin que esta pre- voila l'humaoité").
sentación formal alcance a ser diálogo. Explora las condiciones de tomar conciencia o de darse cuenta
Así, en Mon pl11s secret conseil, después de decir: "s'éloigner por sensibilidad digital. De ahí llega a circundar lo anímico, las
d'elle daos l'espace est surtout un moyen de s'éloigner d'elle daos le equiformaciones, los sentidos como hábitos del alma, la percepción.
temps, daos mon temps a moi, et i1 s'agit de faite rendre a cet espace Después de indagar el yo y sus aledaños, arriba a esta afirma-
un maximum de temps", el narrador habla enseguida de " son conflit ción no exenta de humorismo: "L'homme est une aine a qui il est
intérieur au sujet d'Isabelle et d'Irene'', estableciendo una continui- arrivé un accident"; y desemboca en esta conclusión que formula
dad entre yo y él y hasta una identidad anímica entre ambos, por lo Q1'i je fus escéptico: "La transformation est notre iofioi, on ne peut
cual hay simplemente disociación pero no desdoblamiento. faire fond sur quoi que ce soit qui ne se transforme, et si on est, on
Otra particularidad del monólogo interno ofrece el Ulysses, de n'est que successivement. Le tetard pour devenir grenouille et pren-
Joyce (1922), en la relación sesgada que guardan entre sí sus perso- de patte, perd sa queue". (Reflexión acabadamente dialéctica y
najes. El juego de interferencias y de mutaciones laterales en torno captación del yo como acontecer en el tiempo y en mutación con-
a las palabras, el pensamiento, la acción o los gestos simplemente tinua).
esbozados de los personajes parece más bien esparcir el yo en los En esa indagación, atisba algunas relaciones del pensamiento
diversos momentos de la afabulación, sin llegar al desdoblamiento con el lenguaje en el plano dinámico: "La parole, si vite qu'elle
subjetivo. Este juego empieza a dibujarse en la conversación de soit, n'est pasa la vitesse de la pensée. C'est un express poursuivant
Stephen Dedalus con Bucle Mulligan, el primero expresándose en une dépeche".
tono lúgubre, el segundo risueño y deleitoso (a pleasant smile broke La parte que lleva por título Enigmes, la componen esquemas
quietly over his tips). de relatos, en los que la afabulación sabe trazar, unas veces, líneas
nítidas, y, otras, esbozar perspectivas indefinidamente abiertas en
la aventura brevísima de un personaje, o bien tomar la apariencia
HENRI MICHAUX, en Qui je fus (1927) es donde mejor ensaya de sentencias gratuitas; narraciones sumarias condensadas en un
su agudeza disociativa. Doble personalidad, o más bien, personali- párrafo, que tienen intensidad y agudeza, en las que las relaciones
dad múltiple, bifurcación que se manifiesta en un diálogo entre deformantes y volátiles, y, acaso, los datos oníricos, dan un clima
varios yo del mismo ser, o mejor aun, entre los diversos momentos de misterio flotante (en los actos y fisonomía de los personajes) que
de un yo en devenir. se aproxima al superrealismo.
La sucesión de varios yo implica la multiplicidad de la persona- Entra luego al tema de la evasión del "yo que he sido" res-
lidad y al mismo tiempo su unidad integrada por una serie de yo pecto del mundo circundante; al motivo de la irradiación anímica,
polifacéticos que están vinculados entre sí, en una interdependencia en forma que linda con el mito.
mantenida por estimulantes poéticos. No siempre en esas páginas puede inferirse que exista una

-72- -73-
concepción bipolar de sujeto - objeto, un perceptible dualismo de <liante agudos psiqueos, del ensueño que se acerca a la realidad y
"~fuera y adentro". Lo que ahí ocurre es una parcelación del sujeto luego se aleja de ella; una inquisición del trasplano de ciertas es-
(s1 es que se tolera esta manera de hablar espacial para referirse a tampas muy próximas a lqs sentidos y a los modos de percepción.
lo inextenso).
Asoman hipótesis sutiles (dentro de la ondulación mítica)
respecto del alma, la muerte, la relación del alma y el cuerpo, todo
en ~1 plano de lo fantástico, ingenioso, imprevisto, de una inventiva En la experiencia introspectiva de PROUST, el yo, más que un
a~d1ente, y de una expresión sobria. (Citaría como ejemplo Karisha yo disociado, es una conciencia (con todas sus ramificaciones y le-
a1mée des morts, poema en prosa en donde un lirismo trágico al- janías hasta llegar a los imponderables) reflejada en el tiempo,
canza una hondura como de Poe). identificada con el decurso del tiempo vivido, mediante la acción
Sus imágenes, aun sus alusiones a los estados físicos de la ma- del recuerdo y los motivos e imágenes de la memo.ria involuntaria,
teria, a ciertas particularidades químicas están impregnadas de flui- reforzada por la memoria voluntaria y por la inteligencia que capta
do poético, de ensuefío filtrante. las relaciones del sujeto y el objeto.
. En el poema Vitles mo1'vantes.• aparece una especie de poder La dinámica de las imágenes subjetivas tiende a menudo al
aclópeo q.ue trastc;>~na la geografía. El sentido de la fragmentación, .desdoblamiento de la conciencia, cuando se trata de desarrollar un
d~ la destntegrac1on. es muy frecuente en Michaux: diversos yo, tema poético o de rodear el dato lírico que se encuentra en una
diferentes trozos de ciudades, de mares de espacio, como si se tratara correspondencia con el objeto.
de un mundo desmontable. En el yo de Proust, que, como queda dicho más arriba, es un
Dispon~ de numerosos ar~ides para distinguirse de lo que lo acontecer identificado con el tiempo, estimulado por el mundo exte-
rodea, aun s1 se acerca a un ob¡eto, aun si lo penetra (como cuando rior (y, a veces, visiblemente condicionado por éste), la disociación,
se mete dentro de una manzana y en ella encuentra el sosiego). muy ramificada, se presenta, por su devenir y su éco1'lement irre-
El poe!D.ª Pensée <?e su libro Entre Centre et absence, 1936) ductible, como el yo dialéctico por excelencia.
es d.e un lm~mo que. ti~ne algo de fluvial, porque impregna, se La experiencia proustiana tiene alguna semejanza con la que
d~h~a, relac10na las 1magenes con un ritmo interno, con algo de -expresa el verso de LAFORGUE: Je deviens le Temps infaillible (Les
hwdizo.. Ese poema esboza una correspondencia del pensamiento Complaintes, 1885). La esencia lírica de ese verso y la experiencia
con la vida y con el yo, tal vez con las apariencias: que revela son sin duda una variante de la perspectiva cósmica que
predomina, como dato cardinal, en Le Sanglot de la Terre (1878-83),
ombres de mondes infimes, particularmente en el soneto Apothéose y en el poema Marche fune-
ombres d'ombres bre pottr ta mort de la T erre.
centlres J/a#es. Por otro camino, las asociaciones verbales e ideo-verbales de
Paroles, de ]ACQUES PREVERT (1947) tienen cierta similitud (aunque
La intensidad narrativa se evidencia en el relato con que se remota) con la experiencia proustiana, especialmente el encuentro
abre Voyage en Grande Garabagne (1936), en el que se desnuda el con recuerdos de infancia, tal como se da en el poema So1'venirs
odio feroz entre dos hombres, trabados en una lucha a muerte su- de Familte º" l'Ange Garde-Chiourme (publicado en Bifur, en
mergidos en el fango de un pantano sórdido y angustioso. ' 1930), en donde el yo va corriendo de imagen en imagen, en una
En Un Barbare en Asie (1932), se enfrenta con el Oriente y su rememoración de estampas superpuestas ·y trastrocadas, con algunos
~undo n>:ilenario. Observación ágil, inquieta; anotación sobre lo toques de irresistible humorismo y con remanentes de representa-
v1v~>, .al rttmo de su andar º. de .su mirada investigadora, en torno ción onírica y de escritura automática de cuño surrealista, aunque
a ficaones, semblantes, apanenaas. El relato es variado en la re- sin perder propiamente el hilo del pensamiento dentro del meca-
fracción de s?S dive~sas facetas; en él se alínean rasgos, sorpresas, nismo asociativo subconsciente: todo un proceso dentro de la me-
encuentros, mdagaaones penetrantes de la ancestral modalidad moria involuntaria, llevado a la deriva por las palabras y las ana-
asiática, de la muchedumbre que deambula por las ciudades orien- logías inmediatas que ellas suscitan. Es decir, la semejanza con el
tales, d~ ~us gestos, pensamiento, creencias y cordura.
Q1~1 1e fm y Entre Centre et absence no son propiamente textos
yo proustiano se limita sólo.ª una ca.ptación del rº en mc;>v.imiento,
bajo la forma de la percepción del tiempo (del tiempo v1v1do y en
surr~ahstas: aun cuando pueda vislumbrarse en ellos alguna refe- perspectiva).
rencia o .dato capt.ados ~ubrepticia~e_!lte de lo_s suefíos, no aparece,
en cambio, el eno¡oso farrago de 1magenes ni la ostentación de la
e~critura automática, ni u.n desbordamient~ de la experiencia oní- El dualismo del yo se perfila en Plain - Chant, de CocrEAU
rica. En esas obras de Michaux hay, eso sí, una penetración, me- (1923). Aquí el poeta y lo que él llama su " angel", es decir, su
-74- - 75 -
Las formas que reviste la disociación del yo se tornan más
alma en un sentido de creación o de inspiración déUica, a la vez de complejas o inesperadas cuando aparece alguna referencia a lo somá-
ensueño y de vigilancia, dialogan en un plano de reciprocidad lí- tico. Así, en la Chanson du Baladin, de SUPERVIELLE, la dinámica
rica, con incursiones al hecho onírico. Las imágenes del sueño del viaje tiene la virtud de separar lo afectivo de lo corporal:
decantan el sentimiento y lo hacen capaz de relacionar sutilmente
y de soslayo, las apariencias. El sueño, con un ritmo que le es pro- Il avait tant voyagé
pio, penetra la vigilia y difunde una irrealidad que llega hasta el Que son coeur tres allégé
umbral de las ideas. Précédait son corps moins leste
El "angel" de Cocteau es como la figuración de su musa o
bien el símbolo del alma del poeta y ejerce sobre éste una potestad (Débarcaderes, 1922)
misteriosa, con un matiz coercitivo. Pero ese "angel", condición del
desdoblamiento del yo, toma a veces los rasgos de un duende hecho La diferencia de densidad entre el corazón y el cuerpo, como
de oposiciones cardinales: fuego y nieve, liviandad de éter y pesadez consecuencia de la continua andanza, sugiere, en cierto modo, una
de tierra: disociación simbólica del yo (de un yo que se evade de si mismo,
enrareciéndose y haciéndose imponderable). La estrofa siguiente, te-
Tu sais quel est sur ta carte ñida de un toque de humorismo, parece indicar que la escisión
Mon mystérie11x chemin subjetiva se cumple, aunque por un sendero remoto, con vista al
Et des que je m'en écarte, cielo:
Tu m'empoignes par la main. Puis tm jour, bon gré, mal gré,
Ange de glace, de menthe, Sa cervelle avait viré
De neige, de feu, d 1éther1 En tme bulle céleste.
Lourd et léger comme l 1air1
Ton gantelet me tourmente. Muy diferente es el yo de Le Forfat innocent (1930), también
de Supervielle. Es un yo que se siente prisionero, acaso, de las imá-
El yo disociado permite aquí un animismo de la inspiración y genes del mundo circundante, fundidas o identificadas con las imá-
suscita un diálogo entre dos existencias simultáneas dentro del genes interiores. Pero ese yo, presidiario inocente, irradia hacia el
ámbito subjetivo. objeto inmediato que es la muralla (potestad hermética, impasible,
La misma disociación se pone en evidencia, también, en la carente de recuerdos, de pensamiento y de rostro); la muralla que
simple extraversión de un sentimiento. Así, en VERLAINE, este colo- "gasta el deseo" y permanece al margen del tiempo se comporta
quio del alma y el corazón, bajo la advocación de una tristeza de como un antagonista mudo (pero indispensable) del yo del poeta,
origen romántico, sin duda, aunque refractada por los matices del pues desata el pensamiento de éste y, en cierto modo, lo libera y lo
prisma simbolista: hace expandirse en monólogo que participa del ensueño y de la
reflexión (una reflexión cruzada de correspondencias y siempre den-
Mon áme dit a mon coeur: Sais - je tro de la apercepción y del lenguaje poéticos).
Moi méme, qt1.e nous ve11-t ce piege Ser prisionero de su propia alma es, en última instancia, ser
D'étre présents bien qu1exilés1 prisionero de si mismo.
Encore que loin en allés?
(Romances sans paroles, 1874)
La separación o distinción entre el yo y el cuerpo, que llega a
En Ecoutez la chanson bien áouce, del mismo poemario, se una forma de dualismo psico-somático, se encuentra agudamente
dibuja el desdoblamiento spbjetivo cuando la voz del poeta (que analizada por SA1NT - ExuPÉRY, en Pilote áe gtJerre (1942), en las
aquí es su alma "desolada") revela la verdad al corazón asombrado: observaciones de base introspectiva (e indirectamente deontológi-
cas) acerca del vuelo en avión de reconocimiento, rodeado de una
Et dans les longs plis de son voile corona de humo por las explosiones de las granadas antiaéreas. En
Qui palpite aux brises d'at#omne, la distinción que hace entre "l'ivresse du combat" y "l'ivresse de
Cache et montre au coeur qu; s'étonne la vie", o en la comprobación de que su cuerpo es "territoire étran-
La vérité comme une étoile. ger, déja autre", o bien en la identificación del yo con el "acto",
hasta llegar a comprender que el cuerpo no soy yo sino que me
pertenece y, por lo mismo, sus miembros son meras herramientas,

-76- -77-
el escritor - piloto percibe las actitudes del yo r~specto ~el cuerpo, de transfigurarse en la delicuescencia de los segundos. Pero las es-
los límites inestables de cada uno de ellos y la mtegración de am- cuelas o movimientos que quieren romper con la pasada centuria o
bos (un aspecto del monismo psico - somático), cuand<? ha termin~do emanciparse de ella (Ecole Romane, de Moréas, de 1891; Naturis-
el peligro del vuelo cumplido sobre las batería.s enemigas, y ~l avión mo, de Saint - Georges de Bouhélier, de 1897; Humanismo, de Fer-
se dispone a aterrizar y él a volver a la embriaguez de la vida. nand Gregh, de 1902; lntegralismo, de Adolphe Lacuzon, de 1904)
no parecen preocuparse por los contestados abusos del egotismo y
buscan en otras coordenadas la comarca de la poesía.
La quiebra del yo romático y el descrédito de sus efusiones y
Algunas veces, el yo romántico (~al como se encarna,º. transfi- excesos parecerían capaces de reactualizar, en el fin de siglo, aque-
gura en los héroes byronianos) necesita del poema dramat1co para llos versos acuñados por el presunto impasible Leconte de Liste en
poder enfrentarse consigo mismo y descargar su pasión en un diá- Les Montreurs (que aluden al Pélican de Musset):
logo entre el poeta y las fuerzas de la naturaleza impulsadas por un "Promene qui voudra son coeur ensanglanté
obscuro designio antropomorfo y espectral.
Otras veces, como en el diálogo entre el poeta y la musa, de la ] e ne te vendrai pas mon ivresse ou mon mal"
Nttit de mai, de Musset, la disociación toma la forma de un dualis-
mo casi esquemático, en torno al tema romántco de la inspiración. (Poemes barbares, 1862)
En el "yo a través de un él", del Molse, de Vigny, no hay pro-
piamente disociación sino transferencia del yo, sin abdicar, por La atención prestada a la realidad objetiva, en los comienzos
supuesto, de los fueros del lirismo sentimental y figurativo. de nuestro siglo, coincide con aquellas palabras de Théophile Gau-
Pocas veces se ha llegado a una mayor ostentación del yo en tier que, en su tiempo, sirvieron de estímulo a la estética parnasiana:
primera persona como en la rima V ("Espíritu sin nombre"), de "Je suis quelqu'un pour qui le monde exterieur existe".
Becquer. En esa pieza, la forma, la tonalidad y los símiles del ego- Dentro de la manera finisecular, Herui de Régnier, Samain,
tismo romántico se presentan de modo caudaloso y sin ambages. El Pierre Louys, supieron, tal vez sin proponérselo, aproximar y hasta
yo no se disocia sino que, considerado desde cierto ángulo, se con- fundir las líneas cardinales del Parnaso y las del Simbolismo, en lo
centra, y encarado desde un plano inmediato, se diluye y se debilita que estas tendencias tienen de conciliable.
en la cuantía de los atributos y en el torrente de las autodefiniciones. Ante las oleadas de egotismo de entronque romántico, De Sé-
En la introducción (junio de 1868) a las Rimas, dice Bécquer: gur dice de modo categórico: "Il n'y a pas de mot plus insupporta-
"entre el mundo de la idea y el de la forma existe un abismo que ble que le moi".
sólo puede salvar la palabra, y la palabra, tímida y perezosa, se Al margen de la experiencia romántica, pero conservando, sin
niega a secundar sus esfuerzos . . . Deseo ocuparme un poco del embargo, ciertos lazos con la misma, el yo, alguna vez, vuelca hacia
mundo que me rodea, pudiendo, una vez vacío, apartar los ojos de un personaje de su propia ficción (qui luí ressemble comme un
este otro mundo que llevo dentro de la cabeza". La actitud román- f1·ere) su arrebato o su ensueño, reservándose para sí los móviles de la
tica indica aquí la relación bipolar de lo interno y lo externo, y un afabulación, situación ésta que le permite tan pronto encarnarse en
propósito de extraversión, sin duda para liberarse de la coacción de su doble como separarse de él y contemplarlo (o contemplarse);
los fantasmas subjetivos. La inmersión en el mundo exterior (modo como Narciso en la fuente, pero para deleitarse con todos los estig-
de evasión a la vez que de comunicación) no reviste la forma de la mas del réprobo grabados en su cara: es el yo de LAUTREAMONT,
disociación sino de mera proyección del yo hacia lo que el poeta lla- que lleva como una carga eléctrica, una nube densa de satanismo
ma "la vida de la realidad". y de licantropía, de teofobia, sarcasmo y blasfemia, de antítesis
detonantes como proyección de la lucha del bien y del mal; de
rebeldía furiosa contra todas las potestades del orden establecido;
El siglo XIX, cuando empieza a dibujarse su ocaso, no sabe rebeldía que comienza por anunciar: "J'ai fait un pacte avec la
qué hacer con el yo y sus derivados más o menos latentes. prosticution, afio de semer le désordre daos les familles", y que
Si el yo de los Parnasianos quiere quedar oculto o ausente luego entra en una trayectoria de gigantismo teratológico a pérdida
bajo la legendaria "máscara de impasibilidad" o bajo la inflexible de vista, de exaltación del crimen, detrás del cual se presiente lo
estética de la objetividad; si el yo de los Simbolistas está como que él llama "holocauste expiatoire". En Les Chants de Maldoror
esfumado en las "correspondencias" de ascendencia baudelairiana y (1868), el personaje Maldoror es el doble de Lautréamont o por lo
en una idealización de la sensación, del matiz y de lo fugitivo; el yo menos, su réplica fantasmal.
que adviene hacia fin de siglo se encuentra ante la alternativa un
tanto esquemática de desaparecer bajo la rigidez de los primeros o

-78- - 79
Se da también esta situación: cuando hay dos elementos en Así, también, VALERY, en su meditación poeuca sobre la vi-
conflicto, ya sean datos poéticos o ideas presentadas en forma sim- gilancia creadora, en Les Pas (1919), se refiere, en la última estrofa,
bólica, como en el baudelairíano antagonismo de spleen et idéal, a l'habitant de mes pensées y a la douce11r d'étre et de n'étre pas,
de Les F~eurs du Mal (1857), el yo se superpone a representaciones dejando entrever una conciencia que se responde a si misma.
legendarias creadas por el poeta: Satan "trismégiste", o bien l'En- En la 8~ estrofa de Le Cimetiere marin (1920), el poeta se bus-
nui, ce monstre délicat. La disociación, aquí, es de trasplano y, por ca en su propio interior, en la fuente de su lucidez (que aquí coin-
l<? tanto, no llega a la superficie formal de un diálogo propiamente cide con la de su latido), esbozando una sutil disociación por grada-
dicho. El yo de BAUDELAIRE se pluraliza y se extiende en las corres- ciones divergentes:
pondencias y se profundiza en la relación de sensaciones aparen-
temente disímiles. O pour moi seul, a moi se11l1 en moi-méme,
. El tedio como síntoma del "mal del siglo" o simplemente como Aupres d'un coeur, aux sources du poeme,
derivado colateral de esa enfermedad romántica, aparece en Baude- Entre te vide et l'événement pur,
laire vinculado al remordimiento (nom alímentons nos aimables re- ]'attends l'écho de ma grandettr interne,
mords), al arrepentimiento (nos repentirs sont láches), al pecado Amere, sombre et sonore citerne,
terco (nos péchés sont tétm), al sadismo y al satanismo. Sonnant dans l'dme un creux to11jours f1,tur!
En es:i .e~pecie de dualismo avéstico de spleen e ideal, el gusto
por lo artif1c1al, base de la estética baudelairiana, es acaso el punto
de conv~rgencia y .ª~ ~ismo tiempo de pugna entre esos principios En Quelques pensées de Monsieur Teste, Valéry habla de cet-
antagórucos: lo artif1c1al es una perspectiva de decantación del hom- te sorte de champ qui domine les phénomenes de la conscience -
bre. ~persp~tiva que podría llamarse teológico legendaria), de ele- images, úiées, lesquels sans luí ne seraient q11e combinaisons, for-
v~c10n hacia las altas regiones y a la vez un remanente de su sata- mation symétrique de toutes les combinaisons.
rusmo, de su inclinación a la voluptuosidad, de su convivencia con De ese "campo", los fenómenos de la conciencia se dispersan
el pecado. He ahí la paradoja del valor de lo artificial en la poesía en trayectorias vigiladas para alinearse reflexivamente en el verso
de Les Flettrs du Mal y de Le Spleen de París así como en la doc- valeryano, en el cual la disociación sigue los pasos del hermetismo
trina de L'Art Romantique y de Curisiosités Ésthétiqttes. (hermetismo muy particular o quizá aparente) o se identifica con
Aproximarse a Baudelaire para considerarlo teniendo en cuen- éste.
ta el demonio de la contradicción es caer en una fuente de mito. Sin
embarg<?, h.3;Y en es~ poeta una lucha de principios antagónicos:
~na aspirac1on a un ideal de substancia metafísica y mística, simbo-
hzada en una pureza abstracta, y una tendencia infra realista
detrás de 1~ cual forcejea Satán, irónico, poderoso, con sus variante~ En el UNANIMISMO francés, el yo se extravierte hasta bosquejar
de perversidad y de astucia. una forma variable del yo colectivo; se difunde para alcanzar el
Cuando una vol~n.tad de evasión lleva al poeta a cortar ama- yo de las gentes sencillas o anónimas que deambulan por la calle;
rras Y a lanzarse al via1e y a la aventura como única salida y como se rebasa a sí mismo para rozar el yo de las masas y para llegar a
medio para romper violentamente con las normas del mundo obli- identificarse con la conciencia de un grupo social reunido y vivien-
terado Y opresivo, el yo se identifica con ese viaje y se expande en te, por encima de la heterogeneidad de las apariencias. La V ie 1ma-
una avidez espacial inextinguible. Es el caso de RIMBAUD en su nime1 de ]ULES RoMAINS (1908), se estructura temáticamente con
Batea,1' lvre, cuando se reconoce Plm léger qu'tJn bouchon j'ai ese lirismo que se extiende del yo del poeta al yo del prójimo y de
danse sur les flots y, luego, cuando toma conciencia de haber visto· ahí al yo del cuartel, del café, del teatro, de la ciudad. El propio
des archipels sidéra11x et des iles. · Romains, en un prefacio de 1925, refiriéndose al citado poemario,
. ~l ?ermetisrrl:o en~elve al yo e impide vislumbrar las posibles dice a modo de aclaración: ll marq1"ait par ses divisions les phases
di~oc1ac1ones º. b~rcac1!:>nes que n~ llegan a perfilar una dicoto- que j'avais appris a reconnaítre dans cette relation passionnée de
mia de lo sub1et1vo. As1, MALLARME, en su búsqueda de lo abso- l'ame avec l'unanime.
luto en p_oesía, apenas deja traslucir algún matiz de su subjetividad Los arcos voltaicos, cilindros de auto, locomotoras, esquinas
despren?ido de sí o de su propio espejismo, entre brumas o cenizas de calles forman elementos flotantes del decorado en medio del
que ascienden por los cielos. cual el poeta capta lo "unánime". Esta concepción se hace por apro-
ximaciones sucesivas o bien por m~dio de una anotación capaz de
Br01tillards, montez! versez vos cendres monotones. abarcamiento:

-80- - 81
"Qu'est-ce qui transfigure ainsi le boulevar~? semi o~jetivado ei;i las bielas, moto~~s y émbo}os! pero de origen y
L'allure des passants n'est presque pas phys1que; perpecttvas romát1cos. (Como tamb1en es romantica su consigna de
Ce ne sont plus des mouvements, ce sont des rr.thmes, pretenciones anti- románticas: U ccidiamo il Chiaro di Luna que se
Et je n'ai plus besoin de mes yeux pour les vo1r. destaca en el manifiesto marinettiano de abril de 1909.
. . . . . . . . . . . . . . . . Les hommes La exaltación futurista, aunque no incurre en "efusiones líri-
Ressemblent aux idées qui logent un esprit. cas", no puede disimular la existencia de un yo romántico, defor-
D'eux a moi ríen ne cesse d'etre intérieur; mado y paroxístico. (En Ponti sull'Oceano, de Luciano Folgore,
Rien ne m'e;t étranger de leur joue a ma joue, 1914, y en Aeroplani, de Paolo Buzzi, 1909, los estallidos románti-
Et l'espace nous lie en pensant avec nous. cos son frecuentes y ramificados, sin que estas obras dejen de ser
futuristas).
(Une atetre áme s'avance)

" . . . . . . . . . . . . . . . . . Jamais
Je ne pourrai grandir mon unité vivante La disociación del yo en la poesía cubista, desde cierto ángulo,
Jusqu'á ce que l'énorme dehors entre en elle". parecería ser (por influencia de la pintura de la misma tendencia)
de tal naturaleza que equivaldría a la desintegración de los valores
a cause de la brume.
"La rue est plus intime subjetivos y hasta a la anulación de los estados interiores. Sin em-
. . . .. . . . . . . . . . . . . . bargo, esta objetividad radical es más bien aparente.
Mon corps est le frémissement de la cité". Si el cuadro cubista llegó a ser acierto de concordancias late-
rales de forma, expresión plástica obtenida en la captación casi
(Ríen ne cesse d'étre intérieur) directa del volumen, fragmentación de superficies y superposición
de planos, con un semi abandono de lo figurativo y una tendencia
"Les omnibus grincent et les cheminées fument; a la deformación y a lo abstracto, todo realzado y prolongado por
Les hommes sont liés par leurs rythmes confus; una paleta capaz de matizado, de tonos tiernos y a veces de alguna
Des groupes vifs naissent, pullulent, se transforment". franja de color vivo; si el cuadro cubista ha sabido ubicar elemen-
(La Caserne) tos de construcción para ajustar el volumen o la certeza espacial,
en cambio, en el poema cubista la desintegración del objeto que
La forma de disociación del yo, en la perspectiva unanimista, se presenta á manera de tema, no ha podido abolir el yo sino par-
es la expansión del mismo hacia los grupos humanos que pasean, celarlo en segmentos, disociarlo en polifurcaciones múltiples y ha-
respiran, se reconocen, esperan: grupos humanos concretos que cerlo parpadear en el lirismo "instantaneista".
pueden llegar a ser la multitud. APOLLINAIRE, en su poemario Alcools (1913) prolonga, en
algunas piezas, remanentes del matizado subjetivo derivado del sim-
bolismo, aunque en otras, esboza anticipaciones cubistas. En Calli-
grammes (1918), se encuentran poemas como Liens o Les Collines,
El yo de los FUTURISTAS italianos aparece arrebatado y espar- en los que el yo asoma en más de una estrofa, y composiciones en las
cido por el vértigo de la velocidad, por el maquinismo temático, que el tema y las técnicas cubistas segmentan la corriente subjetiva
por lo que ellos mismos denominan enfáticamente la "embriaguez hasta parecer diluirla en el objeto, como Paysage, Lettre-Océan
del peligro'', y, sobre todo, por el "dinamismo plástico" y por su (dejando de lado la coadyuvante caligrafía y disposición tipográ-
consecuencia formal que son las "palabras en libertad" y la "ima- fica, Arbre, Le Palais du Tonnerre (Lueurs des tirs); o bien el yo
ginación sin hilos". se identifica con el paisaje inmediato, con el espacio concreto:
Sus declaraciones iniciales, estampadas en el primer manifiesto
de MARINETTI, proclaman: "Noi vogliamo cantare l'amor del "Je su is seul dans le champ de bataille
pericolo, l'abitudine all'energia e alla temerita. Il coraggio, !'auda- Je suis la tranchée blanche le bois vert et roux
cia, la ribellioni, saranno elementi essenziali della nostra poesía".
(Fondazione e Maní/esto dtel Futurísmo (febrero de 1909). Moi l'horizon ...
El propósito futurista de abolición del yo no llega a cumplir- }' ai creusé le lit ou je coule en me ramifiant en mille
se más que en apariencia y de modo incompleto. En el desarrollo petits fleuves qui vont partout"
tonante del tema del maquinismo, en su presunto "tactilismo", el
yo parpadea y estalla más de una vez: un yo un tanto disociado y (Óbus couleur de lune)
-82- 83 -
En ANDRÉ SAI.MON y en MAx ]ACOB, (integrantes conjun- "nous portons tous les grelots-tumulte que nous agitons
tamente con Apollinaire y con Picasso, del grupo de la rue Ravig- ...................
nan, y, por lo mismo, íntimamente vinculados a la aventura cubista), le jeu de glaces année qui passe"
los elementos espaciales aparecen más distantes del cubismo instan-
taneista y de la "construcción" buscada por esa estética. En Le LJvre (Cinéma Calendrier dtt Coeur Abstrait, 1920)
et la bot1teille 0920) y en Prikraz (1921), de Salmon, así como en
Le Laboratoire Central (1920) y en Le Corneta des (1917), de Max "la suie tissée en lingots d'or
Jacob, se puede vislumbrar, apenas, cierta presentación, de modo couvre la nuit lacérée par les motifs brefs"
intermitente, de imágenes vinculadas al cubismo. (De nos oiseaux, 1923)
André Salmon, (con su agudo sentido pictórico que le ha he-
cho exclamar en un verso: "Peindre c'est la merveille"), refirién- FRANCIS PICABIA, cofundador del dadaismo, escamotea su yo
dose al cubismo, observa que éste se propone hacer sensibles "toutes en este presunto juego de colores:
les faces d'un objet a la fois".
La presentación de las diversas faces del volumen y el juego "Azur ivoire ton corps"
de planos y de aristas que se da en los cuadros de Braque, Picasso,
Juan Gris, Fernand Léger, André Lhote ... toda esa atención a lo GEORGES RmEMONT - DESSAIGNES, otro dadaista de la primera
espacial, con lo que ello significa de complacencia en la intersec- hora, desquicia sus estados interiores en estas líneas:
ción de líneas y de superficies, parecería querer ilustrar, con toda
aplicación, este pensamiento de Pascal: "Nous voyons par expé- "}'ai sur la téte une perite ailette qui tourne au vent
rience qu'entre esprits égau.x et toutes choses pareilles, celui qui a Et me monte l' eau a la bouche"
de la géométrie l'emporte et acquiert une vigueur toute nouvelle". (Trombonne a couUsse)
La simultaneidad de superficies, de estructuras, de relaciones
de extensión es más perceptible (dentro del cubismo) en la pintura La disociación (o dispersión) del yo SUPERREALISTA se ma-
que en la poesía. En ese propósito de simultaneidad y de superpo- nifiesta en la comunicación del hecho onírico o en la atención
sición espacial, el yo sólo puede presentarse en una disociación que prestada al delirio, mediante las técnicas usadas desde 1924, las
lo lleva hasta el parcelamiento. cuales intentan una captación del "psiquismo puro" y la expresión
GBORGES BRAQUE escribe: "}'aboutis a une sorte de désaffecta- del "funcionamiento real del pensamiento'', según lo proclama
tion de l'objet pour lui donner un sens pictural qui suffira a sa vie presuntuosamente el primer manifiesto de ANDRÉ BRETON.
nouvelle". Ese objeto no se deja penetrar por el sujeto sino escin- El yo superrealista ha sido, sin duda, el más ambicioso y el
diendo a éste y segmentándolo. que ha buscado cualquier camino "inexplorado" para revelarse a
El paroxismo de NICOLÁS BAUDUIN, el sincronismo de MAR· si mismo, para expandirse en los "vasos comunicantes" del subcons-
CELLO FABRI, el simultaneismo de MARTIN BARZUN, el nunismo de ciente, para refractarse en el espejismo de la "superrealidad". Ese
PIERRE - ALBERT BIROT se encuentran, en cuanta a la disociación del yo fué investigado y expresado en su trasplano psíquico, en sus
yo, dentro de la órbita cubista o por lo menos cerca de ella. En imágenes oníricas o hipnagógicas, en la vigilia vacilante, en el
cambio, el cerebrismo de CANUDo y el creacionismo de REVERDY, "contenido" del sueño, en los meandros de la escritura automática,
se hallan más alejados de esa órbita, y la disociación subjetiva en de los actos espontáneos, de los discursos improvisados, así como
ellos es de otra índole. En Les Epaves d11 Ciel (1925), de Reverdy, en una consulta a la premonición, y desde el punto de vista ~eórico,
se infiltran imponderables de lirismo romántico que no se avienen en una confrontación (viciada de origen) del ser con el devenl.1', y de
al lirismo del espacio. los datos de la dialéctica con los de la inmanencia.
En la poesía y los textos de los superrealistas Benjamín Péret,
René Crevel, Jacques Rigaut, Antonio Artaud, Robert Desnos, Ray-
La disociación del yo, en el DADAISMO, presenta otras caracte- mond Queneau, René Char, así como de los ya citados Tristan Tzara
rísticas: es un yo semi anegado en el nihilismo y la destrucción, en y Jacques Prévert, y también de Louis Aragon ~ Paul Eluard (cuan-
el juego elemental o en la gratuidad de conexiones. Ese yo a veces do ambos eran superrealistas), el yo suele marufestarse envuelto en
se evapora cuando el poema desemboca en un conjunto de fonemas todo el juego de luces, penumbras y sombras del sueño, duplicado o
o en un mero balbuceo verbal, en el que asoman imágenes heteró- deformado por las imágenes oníricas e "ideas latentes" que lo cir-
clitas desligadas entre sí. cundan como nubes y lo refractan en las asociaciones más sesgadas
TRISTAN TZARA "fundador y profeta del dadaísmo", presenta y remotas.
los rasgos de este movimiento en los versos siguientes: En cuanto al Populismo (1929) de Thérive y Lemonier, así como
-84- -85-
al Letrismo (1949) cuyo pontífice es Isidore Isou, y que en cierto mo- poeta de tal modo que en el son.ar '?1"istalino y en la "copl~ bc;>rbo-
do es una falsificación y degradación del dadaísmo, no aportan nada llante" en medio del parque solitario, el yo se escucha a s1 mismo,
a la parcelación divergente del ego ni a la relación del sujeto con el en un 'reflejo especular indecible y punzante. ~revio ~l diálogo,
objeto. aparece este escenario en el que concuerdan sensaciones diferentes en
torno a un sentimiento y en el que figuran, como datos te~por_ales,
la hora del día y la estación del año, a la vez 9ue una sobria pince-
Etienne de Condillac dice con toda claridad: "11 y a dewc moi lada que sirve de marco visual y pone en primer plano la fuente
dans chaque homme: le moi d'habitude et le moi de réflexion". Es (la cual condensa el contenido simbólico del poema):
fácil observar, teniendo en cuenta esta distinción hecha por el jefe
de la escuela sensualista, que ambos yo se contradicen en un antago- "Fué una clara tarde, triste y soñolienta
nismo dialéctico. Cabe suponer que entre esos dos yo condillacia.nos tarde de verano. La hiedra asomaba
se escalonan, en planos diferentes, otros yo que representan con di- al muro del parque, negra y polvorienta .. .
versos matices cualitativos, la trama afectiva o la imagen onírica o La fuente sonaba".
la transición del sueño a la vigilia (un aspecto del yo pr,.oustiaoo, (Del Camino)
por ejemplo, se revela con extrema agudeza en la captación de los
estados hipnagógicos). Otras veces, ese diálogo (que corresp<?nde en su tras~~ano afec-
Tomando esta definición de Mesnard: "Le moi est la conscience tivo a una fluidez de imponderables de tiempo) es un diálogo con
de l'existense maoifestée" (la cual contiene un sentido unitario), se la noche, una noche más subjetiva que sideral y que ofrece al poeta
podría esbozar la trayectoria del yo, en su proceso de disociación, "el retablo de sus sueños".
en poetas que hao profundizado la imagen y la correspondencia, y La última estrofa dice la contestación de la noche, con notable
también en novelistas que han hecho incursiones a la inteligencia profundidad en el dato poético:
discursiva.
Para no extender más este trabajo, dejamos de lado, por ejem- "Para escuchar tu queja de tus labios
plo, los indicios de disociación subjetiva en la audición coloreada de yo te busqué en tu sueño,
Rimbaud, la "instrumentación verbal" de René Ghil, el supernatu- y allí te vi vagando en tu borroso
ralismo de Gérard de Nerval, el ideorealismo de Saint - Pol . Rowc, laberinto de espejos".
los poemas en prosa de Aloysius Bertrand, los soliloquios y reflexio-
nes contrapuntísticos de Hwcley, el pensamiento de "Monsieur Tes- El lirismo de Antonio Machado, ya se encauce en el yo conce~­
te" de Valéry, el "Axel" de Villiers-de-l'Isle-Adam, el "Igitur" de trado, ya se vierta en el yo disociado, confir!ll~ lo que el gra!l ~evi­
Mallarmé, el "nomadismo" del verso libre de Gustave Kahn, el llano del palacio de las Dueñas dice en su pagma sobre esena.ahdad
egocentrismo exasperado "trágico" y "agónico" de Unamuno, el y temporalidad: "al poeta no le es dado pensar fue~a del tiempo,
clima desquiciado, el tedio, la desesperación y la desolación de "The porque piensa su propia vida que no es, fuera del tiempo, absolu-
Waste Land" de Eliot, las sinuosidades de Gide, la proyección del tamente nada".
yo hacia el futuro, con sus particularidades premonitorias en "Le
Temps est un songe" de Lenormand ...
En el poema La Voz a ti debida _(1933), de PEDRO ~ALINAS, las
sutites interferencias y alcances afecuvos del yo y del tu se presen·
El lirismo de ANTONIO MACHADO desliza un yo que necesita tan identificados con el dato poético:
del diálogo, aún en plena soledad, un diálogo tácito con esa misma
soledad; o bien ensaya un monólogo que, a poco de comenzar, se Sí, por detrás de las gentes
interrumpe para interrogar acerca de sí mismo: el poeta pregunta te busco.
sutilmente a aquello que le huye o que lo prolonga, o que lo rodea No en tu nombre, si lo dicen,
de cerca, en una intimidad de latido; o bien quiere una respuesta no en tu imagen, si la pintan.
de lo que se aquieta en una ficción de lejanía y que es su propia Detrás, detrás, más allá.
alma, su "espina clavada", su recuerdo, su tiempo. A veces, el yo,
como si dispusiera de su propio rumbo, se encamina a la fuente de También detrás, más atrás
mármol y dialoga con ella, creando un espejismo de encantamiento: de mi te busco. No eres
las respuestas del "agua cantora" se superponen a las del alma del lo que yo siento por ti.

-86- -87-
No eres "Sw: la jungle et le désert
lo que me está palpitando Sur les nids et les genets
con sangre mía en las venas Sur l'écho de mon enfance
sin ser yo. J'écris ton nom
Detrás, más allá te busco. s~ l~s. cha~ps ~~ l;h~ri~o~ . . . . . . .
Por encontra.rte, dejar Sw: les ailes des oiseaux
de vivir en tí, y en mí, Et sw: le moulin des ombres
y en los otros. J'écris ton nom".
Vivir ya detrás de todo, Aragon levanta su canto desde Le Musée G:~vin hasta Le Nou-
al otro lado de todo, veau Creve Coeur, consubstanciado con la decmón de lucha de su
-por encontrarte- pueblo contra el ocupante. Sus v~rsos se lanz,an como parábolas de
como si fuese morir. tiro, estallan como granadas y afinan punter1a:
"]'eropeche en respirant certaines gens de vivre
Lo que hay de esencial originalidad en este poema es la refe-
rencia espacial a que recurre la pasión: el "detrás", el "más allá" y Ah si l'écho. d~s .char~ da~s ·m~s ·v~rs. v¿?~ ~éra:°ge
0

el "al otro lado de todo", son proyecciones subjetivas hacia una S'il grince daos mes cieux d'étranges cns d ess1eu
extensión supuesta por el poeta para satisfacer su anhelo punzante C'est qu'a l'orgue l'orage a détruit la voix .d'an~e
de búsqueda de su amada. El yo disociado se busca en el tú, que es Et que je me souviens de Dunkerque Mess1eurs
la amada, de la cual se diferencia, sin embargo, como conciencia; (Les Y eux d'Elsa, 1940 - 1942)
el amor y la captación lírica van superpuestos hasta ser indiscer-
nibles. "Auschwitz Auschwitz o syllabes sanglantes
Este poema no retoma el concepto de Husserl: "La evidencia Id l'on vit id l'on meurt a petit feu
del tú es anterior a la del yo propio". Salinas hace una experiencia On appelle cela l'exécution lente"
afectiva que le pertenece y que se remonta en la esfera de la poesía (Le Musée Grevin, 1943)
hasta identificar el dato lírico con la pasión.
"Entendez Francs - Tirew:s de France
L'appel de nos fils enfermés
Formez vos bataillos formez
Le carré de la délivrance
En otro escrito he anotado y comentado las diversas modalida- . . ..... . ....
des de la disociación del yo en poetas y escritores de Hispano Amé- De~ ~r~e~ ¿ú trouver des armes
rica y Brasil, por lo cual no los menciono en el presente trabajo. 11 faut les prendre a l'ennemi
Assez attendre l'accalmie
Assez manger le pain des !armes
Chaque jour peut etre Valmy
(La Diane Franfaise, 1946)
En los POETAS DE LA RESISTENCIA, especialmente Iou1s ARA-
GÓN, con La Diane franfaÍse (1944) y PAUL ELUARD, con Liberté "La forme de mon coeur est celle ~e l~ 'Yille
(1942), como cantan un tema heroico y perfilan una nueva canción 11 y souffle un grand vent on ne sait d ou venu
de gesta, el yo está fundido en el alma colectiva que vive ese tiem-
po de epopeya, de modo que no corresponde hablar, en este caso, é•étaft ~ ia ·fi~ ~¡¡ qu~r~n¡e da~s. l~s Fl~ndres
de un yo disociado o desintegrado o escindido, sino de un yo a tono Les hommes harassés hésitaient a comprendre
con la conciencia de un pueblo; un yo aunado con la lucidez de Nous marchions vers la roer avec étonnement
una ciudadanía en armas que vive en el fragor del rudo combate
victorioso. C' ~st ·ici 1~ pa;s de. B~s~ilies. t~mbé~é . . .
Eluard dice, en una dimensión de universalidad, en un impul- (Le Nouvea11. Creve - Coeur, 1948)
so cósmico y en una voluntad combatiente:

-88-
-89-
Aragon. to~a la voz del pueblo; su yo (que nada tiene que ver Desde un ángulo que no es ni el solipsismo ni el cogito carte-
con el unanumsmo) se confunde con el yo múltiple colectivo er- siano, Marcel asevera que no se puede atribuir la existencia sino a
guido en la lucidez de las masas en lucha. Los poe~as de Ar~gon los Otros: "Il est de l'essence de l'Autre d'exister" (Etre et Avoir).
traducen y expresan la conciencia de las barricadas. Por otro camino, A. de Waelhens, investigando los rasgos y
relaciones de la vida interior y la vida activa, dice: "L'homme n'est
. Situación análoga es la del poeta MIGUEL HERNÁNDEZ, identi- aupres de lui-meme et ne devient lui-meme qu'en étant toujours et
ficad~ con el pueblo espafiol en armas, en la batalla contra sus nécessairement hors de lui-meme et ar,pres des choses. Je n'ai de
enemigos: conscience de moi que latérale et en ricochet de la saisie du non-
moi". Por ese camino, el prójimo es el "mediador indispensable
"Vientos del pueblo me llevan para alcanzar una auténtica conciencia de sí". (Vie intérie1're et
vientos del pueblo me arrastra~, Vie active, 1950). La disociación subjetiva hace que el yo se prolon-
.me es_parcen el corazón gue en el prójimo para reconocerse. Por su lado, Louis Lavelle,
y me aventan la garganta . . . " asevera que "le moi est une forme creuse a laquelle le non-moi seul
peut donner un aliment". (De l'acte, 1937). En esta afirmación se
Poema de un impulso épico no inferior a los medievales can- puede vislumbrar una relación del yo y del no-yo que, en último
tares de. gesta, en el cual el yo se extravierte hasta ser el desvelo término, revela un matiz de escisión subjetiva, precisamente en el
esclarecido del alma del pueblo.
seno de la conexión con el objeto.
La disociación se produce también, me parece, cuando los exis-
tencialistas enfrentan el "sujeto epistemológico" y el sujeto humano.
Dej~n.do de lado la dis~sión sobre aproximación, diferencia 0
superposición del yo y el existente (el existente considerado como
una " exasperación del subjetivismo" o como una perspectiva in- En PIRANDELLO, la disociación del yo presenta un aspecto parti-
trover.tida, dis~ión que caería inevitablemente en coordenadas es- -eularísimo si consideramos el transplano de Sei Personaggi in cer-
col~ttcas), es .10d!-1d~?le que la actitud existencialista presenta una .ca d'autore (1921). El yo se encarna en cada uno de ellos y se con-
variante de disociacion del yo, toda vez que afirma que el yo no fronta, así disociado, en el diálogo (ya directo y cortante, ya obli-
se comprende sino en sus relaciones con otro. cuo y sinuoso) y en la tragedia que envuelve el careo de la realidad
. C~and.? Me~leau -Ponty, en La Phénoménologie de la percep- y la ficción. Ese frente a frente de las dos potestades, una que está
tion, dice: Je ~uts la source absolue" y luego habla de la conciencia más acá y la otra más allá de las candilejas, realizado con un cavado
por .la cual pr~eramente ,::el mundo se dispone a mi alrededor y sentido escénico, sirve, por añadidura, de armazón al juego de vai-
C<?~ienza a exisnr para mi , su egocentrismo extremista parece in- vén del yo; promueve las divergencias y convergencias de los des-
hibir toda disociación subjetiva. Sin embargo, por una vuelta de tellos subjetivos que recorren la pasión de los personajes, encen-
sus argumentos (o de sus argucias), ese presunto mundo circun- diéndola y revelándola, tanto en el fondo del escenario como en el
dande puede ser factor indirecto o medio inestable de la disociación fondo del hecho psíquico de aquéllos; esos destellos alternan, para
subjetiva para la mayor gloria del "existente". hacer más aguda la toma de conciencia, con penumbras latentes de
. En la d.is~ión de uno de los temas cardinales del existencia- trasplano y con situaciones marginales de refuerzo.
hsmo (la priorida? de la es~ncia o de la existencia) Sartre pretende El frente a frente ocurre detrás del telón, a tal punto que no
enco?,trar una. salida al d.ectr que la conciencia "segrega su propia cabe decir la consagrada frase: "il sipario cala lentamente".
n~a., ~s deetr! s~ néantise. En ese néant sartriano hay atisbos de Pero, pese a la separación que podemos establecer de manera
~isoc1aaón sub1enva: en Le Sttrsis, dice Sartre: "Je nous ai vus arbitraria (y hablando como si se tratara de planos abstractos)
etayant nos deux néants l'un par l'autre" y más adelante: "on m~ entre la realidad y la ficción, ambas se compenetran con tanta ple-
v:oit, done je suis", fórmula que para la :nayoría de los existencia- nitud y agudeza que se tornan indiscernibles; y el yo, como conse-
listas substituye al cogito cartesiano. cuencia de esa situación, deambula, en su trayectoria de disociación,
Gabriel Marce! (que, como es sabido, es uno de los principales de esa realidad a esa ficción y vice versa, como si se moviera de
promotores de la psi~ologí~ "~n segun~a persona", la cual comple- un polo a otro, pasando unas veces con rapidez por encima ~e las
ta los datos ~e la 1?s1col.og.ia tnt~ospectiva o "en primera persona" latitudes intermedias, y otras veces deteniéndose, en una serie de
Y los de la psicolog1a ob1et1va o en tercera persona") sitúa al hom- aproximaciones, en las zonas que se escalonan entre ambos opues-
bre "devant autrui" y ese "autrui" no es la sociedad sino un T" tos ficticios.
un "prochain". ' A ese juego (que es juego escénico, a la vez que sondeo psico-
-90- -91-
lc?gico y sobre todo acontecer en el tiempo) se agrega un espejismo En el yo disociado, los diversos focos subjetivos pueden ir per-
verbal que lo extiende y enriquece de matices. Así, el Padre, dice: diendo su densidad y enrarecerse hasta evaporarse. Pero, en tal caso
Frasi! Frasil Come se non fosse i1 conforto di tutti, devanti a un el yo reaparece bajo la forma de unidad: es lo que ocurre con Proust'
fatto che non si spiega, devanti a un male che ci consuma, trovare Pirandello y, en cierto modo, con Joyce. Cuando el desdoblamient~
u.na parola che non dice nulla, e in cui ci s'acquieta! .. . Ma se e llega a perfilarse y a señalar una escisión casi radical entre ambos
~tto qui il male! Nelle parole! Abbiamo tutti dentro un mondo yo, la situación así creada semeja la separación entre el pensamiento
di cose; ciascuno un suo mondo di cose! E come possiamo intender- y una realidad simbolizada por el doble subjetivo (espejo ilusorio y
ci, signore, se nelle parole ch'io dico metto il senso e i1 valore delle engañoso de la realidad y de sus interludios objetivos). Esta situa-
cose como sono dentro di me; mentre, chi le ascolta, inevitabilmente ción se parece a la que se esboza cuando el ser y la representación
le assu.me col senso e col valore che hanno per se, del mondo com' se desplazan paralelos, pero sin perder contacto, y acaban por for-
egli l'ha dentro? Crediamo d'intenderci; non c'intendiamo mail" mar un solo foco subjetivo manifestado por una imagen única: tal
Esta imposibilidad de entendimiento, a causa del sentido de las es el caso de Ulalume en Poe.
palabras y especialmente de un equívoco verbal suscitado por la A veces el poeta (Rimbaud, Verlaine, Lautréamont, Supervielle,
pasión, hace más intrincada la relación de los diversos yo y más Machado, Salinas, Cocteau) nos hace sólo entrever la disociación de
acentuada la disociación subjetiva. su yo en un esbozo de proyección subjetiva indecisa y vagamente
autónoma que luego se evapora en la obscuridad, en medio de la
cual había aparecido.
Si el yo se presenta como una conciencia "en expansión" que
Cuando el yo se torna impertinente por abuso de confesiones o busca, fuera de sus límites hipotéticos y borrosos, la resistencia del
de efusiones, o porque tergiversa las relaciones con el objeto hasta mundo exterior o bien una perspectiva de equilibrio y de coherencia
encerrarse en un egocentrismo o hasta descender al solipsismo, se como modos de autoconocimiento, ese mismo yo ensaya su propia
produce (ha ocurrido repetidas veces) una legítima reacción contra disociación o su bifurcación para realizar ese fin.
esa absorción subjetivista. Es entonces, sin duda, que acude a la me- El poeta y el novelista, mediante sus técnicas respectivas, acuden
moria este pensamiento de Pascal: "Le moi est ha1ssable. . . 11 est: a esa experiencia que los conduce a una irradiación o escisión diver-
injuste en soi, en ce qu'il se fait centre de tout; il est inconmmode gente del yo o a un espejismo subjetivo flotando sobre el objeto.
aux autres en ce qu'il les veut asservir; car chaque moi est l'ennemi Este vaivén entre un yo y su doble interno, puede ser un tanteo,
et voudrait etre le tyran de tous les autres". acaso inconsciente, de una duración que quiere espacializarse. He
A veces la disociación del yo se presenta como una forma de la ahí, el espejismo del desdoblamiento del yo, como un caso particular
exasperación subjetiva (fu turismo, dadaísmo, superrealismo); otras. de la disociación subjetiva.
veces, la disociación puede revelar una tendencia a la extraversión o·
el de.seo de recuperar los contactos con el objeto y palpar así el mun·
do ?J'cundante para captado, ubicarlo y penetrarlo (unanimismo,.
cubismo, tema épico de la Resistencia y Liberación). La concepción del yo en estamentos o planos o en zonas apenas
homogéneas, repercute alguna vez en la poesía. Así, la concepción
de las tres regiones psíquicas que ofrece el psicoanálisis (el esto, el
yo, el superego, de las cuales las dos primeras son inconscientes) deja
La dicotomía del yo no llega a ser un isomorfismo de las dos su rastro en el superrealismo de Breton.
imágenes subjetivas: cada parte del yo escindido o desdoblado tiene La concepción existencialista (el pour soi que es la conciencia,
sus rasgos propios. y el en soi que es el mundo, ambos inseparables aunque signifiquen
Puede oc~rir que, en el caso del dualismo del ego, un yo se un dualismo irreductible), con el fárrago de elementos escolásticos
prese~te como 1nnato y el otro como adventicio (usando el lenguaje que la rodea, no influye sobre la poesía, en cambio incide sobre la
c?-t'tes!ano)._El yo que tiende a objetivarse mediante una representa- novela y el teatro y aporta, a la bifurcación de los focos subjetivos,
ción simbólica (generalmente antropomorfa) como Psiquis en el poe- elementos de procedencia doctrinaria.
ma Ulalttm_e, . se com~or~a p:iralelamente al yo que conserva su Por otra parte, la necesidad de la presencia actuante de un "pró-
aspe~to sub1ett~o. Este ultimo tntenta conocer al primero por aproxi- jimo" (que se presenta a veces como "alter ego" ) para que el yo
mación, por busqueda de un punto de referencia por analogía de tome conciencia de sí, crea condiciones de disociación a la vez que
trasplano, por una inducción que permanece den~o de la esfera de fomenta una ósmosis inestable entre sujeto y objeto o entre el yo y
la poesía. (Esta situación dista mucho de la duda cartesiana acerca el "otro" que puede extenderse hasta llegar al camino de la cosmo-
de la existencia de las otras personas). visión.

-92- -93
La concepción tripolar de Georges Gurvitch (La Vocation actt~­ cises, la meme discontinuité qu'entre objets matériels". También
lle ~e _Ja so~iologie, 1950) no se refiere a la polifurcación de focos Bergson dijo: "c'est l'espace qui fait les divisions nettes" .
subjetivos sino .ª la relación tensa ~e los tres términos que, según Es decir que, por una modalidad del lenguaje y de sus expre-
ese a~tor, configura un rasgo cardtnal de toda conciencia: "L'on siones simbólicas, con toda su estructura de semantemas y morfemas
c,on~ott .de plus en plus la tensión entre les trois poles du Moi, de (y también por una modalidad de nuestros hábitos de representación
l .Autnu et du. Nous, com.me un des aspects essentiels de toute cons- espacial), cuando se habla de hechos subjetivos, como en el presente
etence. Voulou séparer le Moi, l'Autrui et le Nous c'est vouloir trabajo, ha sido inevitable referirse a los mismos como si ocurrieran
détruire la conscience meme qui consiste daos la teC:sion entre ces en la extensión, y equipararlos a hechos objetivos, tal vez aproximar-
trois termes, aussi bien que les oeuvres objectives signes et sym- los a representaciones mensurables y a supuestos de estratificación.
boles par ou elle se manifeste". ' A pesar de todo, creo que se puede hablar de disociación del yo sin
caer en una cuadrícula.
Mientras subsista la concepción bipolar de sujeto y objeto y se
. En los poet~ ~ás extre~.adam~nte subjetivistas, en los que han recurra al planteamiento del dualismo exterior - interior, con toda
mtentado transcrtb1r los espejismos mternos e imágenes del sueño la la frondosa escolástica que le es inherente, supongo que sea legítimo
presencia, a yecc:s ~ecisiva, de lo objetivo es innegable, aún ed. el hablar del yo saliendo de si mismo y ubicándose en otra representa-
proceso de d1Soetac1ón del yo: la irresistible dinámica del mundo ción para enfrentarse con su primera figuración: cada uno de estos
circundante, bajo las formas y estructuras más diversas actúa sobre dos hemisferios del yo podrá atisbar o interrogar al otro, y ambos
la subjetividad más de lo que los egotistas herméticos io sospechan, reconocerse recíprocamente.
y, a menudo, contra la voluntad de éstos. (Hay tenaces e irreducti-
bles elementos del mundo exterior aún en el balbuceo dadaísta y
en los desarrollos oníricos superrealistas).
Por otra parte, Le Bateau lvre, de Rimbaud; los versos más
cavados de Gérard de Nerval; ciertas estrofas de The Waste Land
de Eliot; Le Fard des Argonautes, de Robert Desnos· Les Mim1tes dt;
Sa~le Mémorial, de Alfred Jarry; La Lt'xure, de R~né Char; Feude
Joie, de Aragon; L'Amour la Poésie, de Eluard; L'Union Libre de
Breton, se dejan penetrar por paisajes, semblantes, situaciones ; re-
laciones objetivas.
En .cua~to al yo en .~~tación, envuelto en el juego del devenir,
puede sintetizarse en el Tiempo perdido" de Swann o de Guerman-
tes, tal como lo discrimina y lo siente Proust, y en esta frase que
Joyce pone en boca de Buck Mulligan: "I am another now and yet
the same".

Esta manera de considerar la disociación, el desdoblamiento el


parcelam.iento o la dicotomía del yo, acaso pueda parecer un es~ue­
ma J?uram~n~e espacia! y por lo mismo abusivo y falseante; una pro-
yección gráfica que solo representara elementos discontinuos a lo
sum.o un estereograma. Sin embargo, cuando en la escena el prota-
go01sta se enfrenta con el deuceragonista, el nexo del diálogo y de
la acció!1 dramática no impide que sean dos personajes separados y
acaso divergentes.
Ya en 1888, Bergson, en el prefacio de Les Données immédiates
basándose sin duda en datos introspectivos y en observaciones acere~
de las relaciones
. del
, pensamiento
. con el lenguaje' escribió: "Nous
nous exprunons necessauement par des mots, et nous pensons le
plus souvent daos l'espace. En d'autres termes, le langage exige que
nous établissions entre nos idées les memes distinctions nettes et pré-

-94- -95
E. M. NARANClO

Las ideas políticas en el Río de la Plata


a comienzos del siglo XIX
Contribuci6n al conocimiento de su filiación
y desarrollo iniciales.
EXPLICACION

En 1951 cumplimos un curso monográfico, en la Facult(lá, sobre


la Junta de Montevideo. Nos basamos en fuentes documentales
procedentes de los archivos de Buenos Aires, en especial el expe-
diente n 9 1944 de Ja Real Audiencia de Buenos Aires. (1)
Posteriormente fuimos desenvolviendo nuevas investigaciones
que ampliaron los alcances que originalmente dimos al estudio que
titulamos Ensayo histórico sobre la crisis de la monarquía española
y el Río de la Plata. Este trabajo, casi concluído, comprende los si-
guientes capítulos:
(1) Real Audiencia, no 1944, Q .no to Ex(Jed.te formado 11 re(Jres.on,, de los S.S. Pis·
ellles <h S.M. Sobre /11 exli11cJ011 de la }1111t11 llamada de Gobierno ere11d11 "" /11 Ciudad dt1
/lfo11tevideo, ele •..• Real Audiencia, n o 1944, Q.no 20., Sobre disolueitfo dt1 Ja ]mtta 1111·
mlld11 de Gobierno, uellda "" 111 ciudad de Montevideo, recurso de Súplica Jnter(J.lo por
ell11 . . . . ele. (Sumarla información sobre los sucesos de Monrcvideo mandada levantar por la
Real Audiencia], R"urso del Gov.or ínter.o de /lfontev.o v... Xavier P.Jio conlr11 la reso·
lución <hl Ex.mo s.or virrey • . ., [111e.]. Las tres primeras piezas en Mus•o Mitre, Buenos Aires,
la última en Archivo Gmeral de /11 Nación, Buenos Aires, División Colonia, Tribunlllt1s, Le·
gajo 259. Expediente n o 32. La versión de este documento utilizado en nuestro mcdfo sola·
menrc por B:nuá, 1 se encuentra, por donación que hice en 1949 en el Archivo <hl J,.stituto
de In vestigaciones f/istórie111, procedente del Museo Mitre. De ella tomé el escrito del doccor
Elías que publiqué ea El Sol en 1949. 1 Ultimamente, los documentos originales, a lo que
parece por la venión periodfstica (v~: Ut1gar,/ hoy el Prof. Carbone Para donar ""'"us·
eritos del Grlll. Arligas, en El Pllis, Moncevideo, 18 de noviembre de 1955. u.,,,,, los don1·
mentos sobre Josi ArlilftU, hoy, ea lll M11ñ4n11, Montevideo, 18 de noviembre de 1955. Do·
eumentos históricor d• ""º valor sertÍn t!fJlr•gados 11 nuestr11 C11#cillma, en El Plal11, Monte·
video, 18 de noviembre de 1955. Mañ41r• Stl hartÍ entrega de vllliosos docu,,,.nlos sohr• Jos'
GervtUio Arsi¡r111, en El Bien Público, Monrcvideo, 20 de noviembre de 1955. "No don11mos,
restituimos" dec/•ra Osear Carbont1, en Acción, Montevideo, 21 de noviembre de 1955. v ...
Jios• documt111tación sohr• Artig111, donaro,. en homn11tie 111 Urugu•y1 ea Lit Tribun11 Popular,
Montevideo, 22 de noviembre de 1955 . Entrega de documentos iniaitos referentes 111 Gt1neral
ArligtU, en El Dla, Montevideo, 22 de noviembre de 1955. Documentos inéditos sobr• Arlig111,
fueron entregados, en El Bien Público, Monrevideo, 22 de noviembre de 1955 ) fueron do-
nados y devueltos a nuestro pais. Sin embargo hemos de señalar que el lugar donde debieron
CU5todiane es en el Archivo Gmeral de la Na&ión de Buenos Aires. La copia del Jnsrituto ha
estado al alcance del público desde 1949; la hemos de publicar pronto para fncilltar, todnvla
más, la carea de los estudiosos.
1. FRANCISCO BAUZÁ, Hislorüs de la domina&ión espa1iola e,. el Uruguay, t. 11,
pp. 551 y ss. Monievldeo, 1895.
2. E. M. NARANCIO, u.,
documentq inédi10, L4 }un111 de Montevideo su ius·y
ti/icad6n doclrit1aritt. C6mo se Preparó 111 independenei•, en El Sol, Montevi·
deo, 16 de dkicmbre de 1949.

-97-
1) El medio rioplatense a fines del siglo XVIII y comienzos volucionario en sus orígenes y desenvolvimiento inmediato: el de la
del XIX. historia de las ideas políticas en el Río de la Plata manifestadas en
11) Napoleón y la crisis española. ocasión ~e e.ntrar en crisis la dinastía de los Borbones. Va de suyo,
111) La política napoleónica en el Río de la Plata. La misión por cons1gu1ente, que no es una explicación de la revolt,ción -la
de Sassenay y el plan de invasión francés. que abarca muchas cosas más- sino, simplemente, una contribu-
IV) La política portuguesa e inglesa en el Río de la Plata. ció~ al esc~a:ecimiento y fijación de algunas de las corrientes ideo-
V) la Junta de Montevideo. lógicas rec1b1das en nuestro medio en aquella época. Tampoco, en
1) Antecedentes:
este c~po, pretende ser un cuadro total de la. cuestión, desde que
no consideramos necesario, por ahora, el insistir sobre aspectos que
a) la acusación del 7 de setiembre, ya han sido objeto de otros trabajos.
b) la actitud del Virrey y de la Real Audiencia,
c) la destitución del gobernador Elío.
2) El cabildo abierto del 21 de setiembre de 1808: OBSERVACIONES PREVIAS
a) los cabildos abiertos en el Montevideo colonial,
b) estudio particular del Cabildo del 21 de setiembre: Fuera de los muy valiosos trabajos del profesor Ardao, en el
con-vocación, integración, funcionamiento, resolu- campo de las ideas filosóficas, nuestro medio no ha producido es-
ciones; el obedecer pero no cumplir y el recurso tudios en profundidad, de investigación exhaustiva, sobre historia
de Elío ante la Audiencia, la formación de la Junta. de las ideas. Y ello es particularmente notable en el terreno de
las ideas políticas del período prerevolucionario y revolucionario,
3) Las justificaciones de la Junta. Los documentos en aunque existen importantes obras parciales. (3)
que están expuestas; las leyes y la doctrina.
Nuestra investigación, fundándose en fuentes que muestran la
VI) Las tentativas de disolución de la Junta. existencia de un pensamiento político orgánico en el Montevideo
VII) Repercusión del movimiento: intentona en Buenos Aires, de 1808, han tratado de ir determinando algunos de los orígenes y
del 19 de enero de 1809. La extensión en el resto de cursos de que se alimentó el ideario que justificó, apoyándose en
América. la doctrina y la ley, partiendo de las consecuencias institucionales
de la acefalía de la corona, la formación, primeramente, de un go-
Al proceder a las indagaciones necesarias para el punto V, 3 bierno propio y, luego, se avanzó en la fijación de criterios sobre
(que deliberadamente hemos detallado antes especialmente) nues- formas de gobierno. Con estos elementos iniciales proseguimos en
tras investigaciones nos permitieron ubicar, siguiendo una comuni- la determinación de fuentes todavía no evidenciadas del pensa-
cación de Anibal Eugenio Sorcaburu, para el Primer Congreso de miento revolucionario en 1810 y aún del artiguista.
Historia de los Pueblos de la Provincia de Buenos Aires, sobre los . l!emos procurado expresar nuestras comprobaciones por el pro-
papeles de José María de Sautu que se guardan en la Biblioteca ceduruento de enfrentar textos; en tal sentido aclaremos que no
Municipal Dr. Menéndez de Pergamino, República Argentina, (2) d.ebe ent~nderse q~e han sido apareados para mostrar palabras idén-
un importante conjunto de probanzas sobre el período y los suce- ticas o giros semejantes. Lo que se ha buscado es determinar iden-
sos que despertaban nuestro interés histórico. Con estas fuentes, tidades, semejanzas y vinculaciones ideológicas.
además de lo procedente de Buenos Aires y Montevideo, pudimos No es común, en este género de fenómenos históricos, poder
ampliar en forma considerable nuestros puntos de vista y los enri- hacer concordar las ideas como pueden serlo los artículos de los
quecimos con nuevos conocimientos sobre las ideas políticas riopla- c?digos; su ser se transmite bajo las más diversas formas y cons-
tenses que se evidencian al producirse los sucesos de Bayona y la tituyen un elemento sutil que hasta escapa a la misma conciencia
guerra contra los franceses, a partir de 1808. de aquél én quien influyen. En algunas circunstancias se las acepta
Los primeros atisbos en torno a esta cuestión, que hemos de
( 3) V~e sobre estos aspectos parcial<?$ a Htcroa MIRANDA, Las lnstruc&iones del .,¡¡0
ampliar o quizás modificar en la monografía cuyos capítulos pro- Xlll, Montevideo, 1913; AJUOSTO D. GoNZÁLEZ, Las f>rimffas fórmulas constitucionales n lo•
visionales indicamos al comienzo, se constituyen por este trabajo en (Jafou del Plata (1810-1813), Montevideo, 1941; EUGENIO PBTIT Muf:loz Los do&Umntos
básicos de la 1>0Utica ar#guista, en CoNSEJO NACIONAL DE ENSEf:IANZA PRrMARIA y NORMAL
el que intentamos examinar un aspecto particular del fenómeno re- Centro ':!" Divulgació". d_e PrtÍ&li&as Es&ojnes, año V, nn. 27-28, Montevideo, mayo-junio d~
1947; ano V, o. 29, ¡ulio de 1947 y ano V, oo. 30-31, agosto·setiembre de 1947· HllcroR
(2) ARCHIVO HISTÓRICO DI! LA PROVINCIA DI! BUENOS AIRES, Primer Congreso d6 Gaos EsPIELL, La forma&iótJ del ide.,rio arliguista, en Artigas, Estudios f>ubli&ados ;,, El Pais
Historia de los Pueblos de la Provin&ia de Buenos Aires, re1mido en La Plata eti los di11s como homenaje al iefe de los orientales en el centenario de m m11erte Montevideo 1951 · Eu-
25 ,. 28 de setiembre de 1950 eu homenaje al Libertador General San Martfo, t. Il, p. 327 G~NIO PETJT Muf:loz, V "loración de Artigas, en Artigas, Estudios Publicados en El Pais' 111c.
y ss., La Plata, 1952. Comisioné para la obtención de estas fuente$ al 1?$tudiante de. la Fa· c1t.¡. EUGENIO PBTIT Muf:loz, Dos imtÍget1es (Jroféti&as de la emigr11ción del Pueblo Oriental ;
culead, Ruben O. CeciUi, quien desempeñó eficazmente su misión y obtuvo las copias de todo su •nfluenei4 sobr11 el destino artiguista, en A&ción, Montevideo, 6 de sedembre de 19SO·
el archivo de Sautu. Debemos agradecer al Director de la Bibliote&a Muni&i(Jal de Perga- EUGENIO PETIT Mu~oz, Artigas " su ideario ,. través de seis series documentales, prime~
,,.;,.o, Prof. luis E. Giménez Colodrero y al Sr. Ern1?$tO de Sauru de Pergamino, el haber parte, en INSTITUTO DE INVESTIGACIONES HISTÓRICAS, ENSAYOS EsTUDIOS y MONOGllAPIAS
fadütado esa tarea. o9 Ill, Cuader11os Artiguutas, n9 l, Montevideo, 1956. ' '

-98- -99-
reconociéndolo o no, incorporándolas al acervo propio; otras se las b) la regencia conservadora de los derechos de Fernando VII,
refuta o se admite solamente un aspecto de ellas -sus fundamen- la cual recaería ,en la princesa Carlota, hermana del Rey depuesto
tos o sus consecuencias- y, todo ello, condicionado, claro está, al y esposa del pnncipe Juan.
medio individual y colectivo sobre el que inciden. La misión de Curado estaba dentro de la primera de esas orien-
La investigación debe ir buscando, en difícil pesquisa, no sola- taci~nes de la diJ:?lomacia portuguesa. Fracasada la tentativa de en-
mente las evidencias formales, sino -lo que es más importante-- trevistarse con L1niers, el comisionado portugués, que permanecía
las conexiones de todo aquello que, sin tener --como quedó dicho-- en Montevideo, decidió retirarse.
identidad, semejanza o vinculación de forma, las tienen en el orden Al hacerlo dirigió un documento al Virrey que era, en reali-
conceptual. dad, un tJltimatum y tuvo con el gobernador de Montevideo, Elfo,
una entrevista en el "camino de Pando". En esa reunión las nuevas
LOS HECHOS BASICOS probanzas que allí se mostraron por Curado, permitieron acrecer
las sospechas sobre la traición del Virrey e, inmediatamente, previa
Al solo efecto de una mejor inteligencia del lector que no tenga reunión del Cabildo de Montevideo, se acordó acusar a Lini~rs ante
bien presente los hechos que produjeron la formación de la Junta, la Real Audiencia, y el Cabildo de Buenos Aires, con asistencia del
Jos que pienso estudiar en detalle en el trabajo de que antes se Presidente, el Obispo y el Subinspector.
habló, recordemos aquí que, en mayo de 180~, Fernando VII es . El documento dirigido con tal fin fijaba, en larga enumera-
hecho prisionero por Napoleón en Bayona. Producida su abdicación ción, los cargos contra el Virrey en estos términos:
y la de su padre, el rey Carlos IV, en Napoleón, José Bonaparte "· . . el empeño que se advierte en querer sostener su mando el S.r Dn
fue instituído por rey legítimo de España e Indias. Santiago Liniers debiendo haverlo renunciado por el solo hecho de ser
El pueblo español se levantó en armas en un movimiento que Francés, y hacér mas alarde de serlo que Vasallo de ñi'o Monarca: que á
ha sido denominado con exactitud por Toreno (4) Levantamiento, e~lo debió obligarle el paso delincuente dehaber dado parte á un Prin·
c1pe Extrangero, antes que á nra Corte de los Sucesos y circunstancias de
guerra y revolución de España, en una obra fundamental por mu- t estas Provincias, coop,erando tal véz con esta acción á que el Gefe de Jos
chos conceptos. franceses conciviese el deprabado designio de destronar á ñTo Soberano
Napoleón aspiraba mantener las Indias unidas a la corona de contando con la posesion de America: que Mr Giequel, y Mr de Perichon
España, ahora en poder de José y desarrolló esa política mediante encargado de estos partes, lo fueron tambien de dár informes de palabra
cuyos contenidos se ignoran: que por la ultima Barca tubo cartas de Pe-
el envío de agentes que recorrieron América buscando el reconoci- richon el Sr Liniers dandole noticia de haver sido llamado á presencia
miento del nuevo orden dinástico. del Emperador de los Franceses, y esperanzas de sér socorrido por medios
Al Río de la Plata se dirigió el Marqués de Sassenay quien indirectos con armas y Municiones, en circunstancias de no poder ignorar
después de desembarcar en las costas de Maldonado, llegó a Mon- Perichon los Plánes que ya habia comenzado á descubrir Napoleon segun
lo indicaban los papeles que la misma Barca condujo: que p oco despues
tevideo y luego pasó a Buenos Aires. llegó un Emisario Frances conduciendo pliegos de Napoleon para el Sr
También estuvo en Montevideo el comisionado Goyeneche, Liniers quien abrió, entre otros pliegos en la primera Junta diminuta
quien había sostenido a su arribo la inconveniencia de que el Virrey celebrada al intento, un Pliego del Ministro de Estado Francés donde le
estuviera al frente del virreinato y que había que formar una junta manifestaba Ion iniquos Planes de su amo, la abolicion de la Dinastía de
Borbón, la inauguracion de José Bonaparte en el trono de España, ha·
de gobierno. ciendole responsable de la inobediencia á las Providencias que se le comu-
Las actitudes asumidas por Liniers, que era francés, frente al nicaban: que estas no puede concevirse se proveyesen en francia sin el
comisionado napoleónico, produjeron sospechas sobre su posible allanamiento ante.c iar del Sr Liniers, ni menos que sin contarse con su
traición entre los españoles, tanto europeos como americanos, que prestacion á las voluntades del tirano se remitiesen pliegos por su con·
dueto á todos los Gefes dela America: que para las Juntas celebradas en
mantenían su lealtad a Fernando VII, el monarca cautivo. esa Capital en negocio de tanto bulto, jamas se há contado con el S.r
Esa posición se robusteció a raíz de la misión de Curado. En Obispo Consejero nato de S.M, ni con el Sr Sub·Ynspector Cabo Subal-
efecto, los portugueses, que de tiempo atrás deseaban ensanchar terno del Virrey: que en virtud de los referidos datos, abusó el Sr Virrey
de Ja fidelidad de estas Provincias en la Proclama de 15 de Agosto: que
sus dominios a expensas de las colonias españolas del Río de la las retardaciones de la -Jura del Rey Do Fernando indicadas por el Sr
Plata, aprovecharon las circunstancias para cumplir esos propósitos Virrey no han podjdo considerarse sino como torcidas y delincuentes: que
por medio de dos planes que jugaron con habilidad: no consta se hayan abierto y reconocido los Pliegos que el Emisario
Francés entregó al Sr Liniers para los Gefes Españoles dela America: que
a) el protectorado portugués de la región platense para de- si consta quiso el Sr Liniers en cumplimiento de sus encargos remitir al
fenderla de un posible ataque francés, y Virrey de Lima el Pliego q• le vino destinado: que quiso el Señor Liniers
permitir el regreso del Emisario francés que debia conducir sus respuestas;
y que se acoogoj6 mucho el Sr Liniers sabiendo la Prision desu Emisario
( 4) CONDE DE TOKENO, Historia del Levantamiento, guerra " revolución de España, en Perichon siendo preciso para trabquilizarle que el Brigadier d. 0 José
Biblioteca de A11tore1 Espa1iole1 desde la formació,. del lenguaje hasta n.11e1tro1 días, t. 64,
Madrid, 1926. Manuel de Goyeneche le asegurase no tendría resultas (prueba de que

- 100- - 101 -
tenia por que temerlas.) En fin estos cargos de que no podemos dudár, D.n Joaqu!n Conrado:}) Que mediante á ser estas provid.ao tomadas enla
unidos ala Conducta que obserbamos en el Gefe relatiba al estado militar, \ estreches del q)o, inst.u del Pueblo, y su griil contraste, se entienda facul-
al empleo de los Caudales del Estado, y á una miscelania bizarra de in- tada p.• corregir, ampliar o modificar tanto el n9 de Individuos q la com-
mortalidad y de sobocion [sic] nos dan margen sobrado para juzgar que ponen, como qualesquiera otras deliveraciones relativas ásu ereccion y
el mando superior de estas Provincias se halla mal puesto en manos del procedim.•00 consiguientes, delos quales particularm.•e se([. .. }) (ha) tra·
Sr Dn Santiago Liniers: que debe renunciarlo, ó ser depuesto; y que por tado en este acuerdo: Que todos los Gefes militar.• q.• son presentes quedan
ultimo enello estriba el que vivamos tranquilos o nos veamos precisados obligados á consultarla qualesq.ra genero de ordenes, que directamente
á sufrir una guerra lastimosa cuyo teatro habrá d~ serlo esta vanda seles comunique por el EiiñO. S.r virrey D.n Santiago Liniers, obien p .r
oriental." (5) otra autorid.d dela Capital, ínterin las cosas subsisten en el estado q hoi
tienen, yque el objeto de la pres.te determ.ºº no se entienda ni interprete
por motivo alguno ser otro, q el de (evitar conmosion.' populares y)
El Virrey resolvió la destitución de Elfo y su reemplazo por conservar esta parte del Virreynato en la devida obediencia ásu legitimo
el capitán de navío Michelena, que llegó a Montevideo al atarde- Soberano el S.r d.o Fern,do 7". defenderle hta donde ·oras fuerzas alcan:zen,
cer del 20 de setiembre. Reconocido, en un primer momento, por y en va todo ypor todo servirle como fieles vasallos: ([y que en el mo-
el Cabildo, ante la agitación pública, se dejó en suspenso lo resuelto mento mismo q la Capital quiera sin estrepitos, ni violencia y abusos
y quedó todo pendiente del dictamen de un cabildo abierto que desupoder escuchar y hacer just.• álas represent.• de Mont. 0 , hechas antes
de ahora contra el Capit.n gri l dela Prov.•, se someterá, segun se ha dicho,
tendría efecto, al día siguiente, 21 de setiembre. Congregados los muy gustosa, y como sjii'C. lo há acostumbrado, alantiguo systema de
"habitantes de Montevideo", en esa fecha, dispusieron que en aten- Gov.no]). (6)
ción de la
"precipitada ausencia q en la madrugada de este día acaba dehacer el LA JUSTIFICACION DE LA JUNTA
referido D.n Juan Angel Michelena sinnoticias del Cavildo, y dexando
entregado así mismo el vecindario debía obedecerse pero no cumplirse
el citado om Sup.0 • de 17,, del corriente: Que el S.r Gov.or elevase por su Desde el mismo instante de su instalación se quiso justificar
parte los recursos q la Ley le franquea en estos casos, bien ála R.l Aud.• la formación de la Junta con argumentos de distinto orden que
Territorial, sin cuyo acuerdo procedió el Exmo S.• virrey ásu deposicion aparecen en muchos textos cuyo número e importancia va acrecien-
del mando ó bien tentado este arbitrio al mismo Soberano, en la Su- do, según las investigaciones los descubren, y que son dirigidos al-
prema Junta erigida por la Nacion en la Capit.l de Sevilla el 19,, de
Mayo del presente año, sin apartarse de esta Ciudad por interesar asi gunos exclusivamente a fundamentarla, otros, en que los argumen-
ala tranquilidad publica, por tener este vecindario cifrada enel su esper.u tos sobre la licitud de la Junta aparecen junto a consideraciones
caso derealizarse alg.• invasion p.' los Enemigos dela Corona, esperanza destinadas a otros fines. Hasta el presente ellos son:
q coofundamto le há hecho concevir la notoria aptitud, actividad y valor
de este Gefe, de q.• tiene dadas las mas relevant.• pruebas, igualm.•• q A) Acta de la Junta de la que se transcribió antes lo más im-
con ascendrado vasallage al mejor delos Monarcas, y finalm.•• p.r ser este portante de la parte resolutiva.
el voto del Pueblo, á cuyas instancias se hán congregado en este día: que
en el entre tanto y hta q con mejor acuerdo se establesca aq.I plan de B) Escrito en el que se relatan los sucesos que dieron lugar
Gov. 0 0 mas adaptable á1as circunst.•• y resolucioo.• subsecivas dela Capt.l, a la formación de la Junta de Montevideo. Se enumeran los hechos
se reconozca esta Junta precidida por el indicado S.r Gov. 0 r D.n Fran.co producidos desde que se conoció la proclama circular expedida por
Xavier Elio como la particular y Subalterna de este Pueblo, formada á
exemplo delas q se han mandado crear por la Suprema de Sevilla en la Infanta del Brasil Carlota Joaquina de Barbón; el envío de un
todos los Pueblos del Reyno aueconteng:in el n 9 de 2 ~ vecinos, de~de el diputado montevideano a la ciudad de Buenos Aires; la orden del
mom.•o enq llegarón á entenderse las siniestras miras del Emperador delos virrey Liniers para que se postergase la jura de Fernando VII; la
Franceses, la prision deiiro Rey y S.r muy amado D.° Fern.d0 el Septimo, llegada del comisionado francés, marqués de Sassenay, luego de su
y las violent.• abdicacioo.• dela Corona áq.e fueron obligadas las personas
R.•: que se elijan por Asesores dela misma Junta álos referidos Doctores
visita a Buenos Aires y a su prisión en la Ciudadela; el arribo del
Elias y Obes, y por Secretario ámi el infrascrito Escribano ([que la in- brigadier Goyeneche con pliegos que, de inmediato, fueron remi-
sinuada Junta se entienda establecida y duradera hasta tanto q la R.l tidos a Buenos Aires. Se refiere a las versiones que circularon de
Audiencia del Distrito, u otra autoridad competente, juzgue y sentensie que el Cabildo de Montevideo había solicitado se depusiese del
con arreglo á dro la denuncia hecha por el l. C. de esta Ciudad yponga
el mando dela Provincia en sugeto no sospechoso, idoneo, español de
mando al Virrey y que se formase una Junta de Gobierno, según
11acion, capaz. . . por su providad y sentimient.• acreditados decaptarse la lo ordenado por la Junta de Sevilla; a la proclama que promulgó
confianza deeste Pueblo, diccipar los :zelos q agita la Corte de Portugal, Liniers y a la contestación que le dió Elío al Virrey; al nombra-
y quitarle de consig.•• el motivo q há tenido pe pedir esta vanda oriental miento que Liniers hizo en la persona de Juan A.Qgel Michelena
en reenes deñrii fidelidad al S.r D.• Fernando 7" y sus legitimos subsesor.•,
p.• todo lo qual há tenido la Junta en consideracion las exposiciones pri-
para desempeñar el gobierno de Montevideo y a su llegada a esta
vadas y publicas inst."' del Plenipotenciario de dicha Corte el EXciñO. S.r
(6) la parte que transcribimos es una venión de lo publicado po~ Costa (Revis/11
del Archivo Gtmeral Admi,,istrativo o Colección de documentot '""'" servir IÚ 11studio t"1 14
( 5) Archivo Generlll d11 Indias, Sevilla, Audi1111cill de Buenos Air'1, legajo 141, eo Az. HistorÍll de la Ret11íblic11 Ori11ntlll del Urug1111'J, vol. 9, pp. 154-156, Montevideo, 1919) co-
chivo de fotocopias del Instituto de Inve1tig11ciones Hi1tóric111 de 14 Paculltld d11 Hu,,.,,,,J,. rregida sobre el original del Archivo Gn1er11l d11 ¡,. N11ción, Montevideo, con la adición de
""'111s y Ci1111cias, Monrevideo. Jo testado legible no editado en Ja Revi1t11.

-102 - - 103
ciudad el 20 de setiembre; a la conmoción popular a que dio lugar en Buenos Aires, bajo la firma de Español Americano. Exhorta al
la remoción de Elío; a la exigencia de que el Gobernador resistiese rompimiento con la capital y ataca las actuaciones del virrey San-
la orden de Liniers y se convocase a Cabildo abierto el que se rea- tiago Liniers, a quien acusa de traidor, comentando los documentos
lizó el día 21; a la creación de una Junta de Gobierno; a la reso- emanados de las autoridades de Buenos Aires. Confronta las acti-
lución de la Junta de enviar a José Guerra como diputado ante tudes del Virrey y las de Elío y asume la defensa de lo hecho por
la Junta de Sevilla, vista la decisión de las autoridades radicadas el gobernador de Montevideo. Compara la gestión de ambos du-
en Buenos Aires de suprimir la Junta establecida en Montevideo; rante las invasiones inglesas, poniendo de relieve la impericia y
al arribo el 2 de octubre de un diputado con pliegos del Virrey y cobardía de Liniers y la capacidad de Eüo, enjuiciando, además, la
de la Audiencia, intimando nuevamente la disolución de la Junta; obra del gobierno de Lioiers. Justifica jurídicamente Ja creación de
a la llegada, el 23 del mismo mes, del corsario Belén, con el fin la Junta de Montevideo: alegando que, destronada la casa reinante,
de conducir preso al gobernador Elío y los miembros del Cabildo, los derechos de la soberanía han retrovertido al Pueblo español y
el que se hizo a la vela poco después sin haber podido cumplir su que éste puede crear nuevas autoridades, nuevas leyes y nuevas
objeto. Noticia sobre el arribo del oficial de patricios Rocha con- Constituciones, como se ha hecho en España; reivindica para los
duciendo pliegos de la Audiencia y acerca de la agitación del Pueblo americanos los mismos derechos de las provincias españolas. (9)
ante los rumores de que la finalidad de su misión era el disolver la
Junta; detalla, de manera pormenorizada, la forma en que este E) Carta del presbítero José Manuel Pérez Castellano, al
emisario fue recibido en Montevideo. Concluye manifestando que Obispo de Buenos Aires, en la que defiende la posición de la Junta
el vecindario montevideano ha procedido movido por un senti- de Montevideo. Sostiene que Jos españoles americanos son herma-
miento de lealtad hacia su Soberano y se ha manejado con cautela; nos de Jos españoles europeos, porque son hijos de una misma fami-
que es necesario que las ciudades del Río de la Plata den aviso lia, están sujetos a un mismo monarca, gobernados por idénticas
de su lealtad a las autoridades españolas de la Península y que leyes y usufructúan idénticos derechos; que si los Pueblos de la
a este efecto se despachó un bergantín desde Montevideo, el cual Península, privados del Monarca, han tenido facultades para pro-
pretendieron detener las autoridades de Buenos Aires, a cuyo fin veer sobre su seguridad común y defensa, Jos mismos derechos caben
decidieron bloquear el puerto de Montevideo. (7) a los españoles americanos; hace notar, asimismo, que si Montevi-
deo fue la primera ciudad de América que manifestó el deseo de
C) Dictamen del asesor de gobierno, José Eugenio de Elías,
en el que evacúa la consulta del Gobernador de Montevideo sobre igualarse con las de la Madre Patria, ha sido por su tradición de
si debía obedecer la Real Provisión que ordenaba la disolución de fidelidad y porque se vio obligada a ello por razones de imperiosa
la Junta gubernativa de Montevideo. El Asesor manifiesta su opi- necesidad, dada su posición geográfica. Concluye afirmando que
nión de que la R.eal Provisión debe cumplirse siempre que no acata la orden del Prelado suspendiéndole en sus facultades como
peligre la salud del Pueblo; cita la ley 36, Lº, 2 9 , TO 15 de las mu- sacerdote. (10) '
nicipales, por la que se establece se deje obrar a los Virreyes y F) Carta de Lucas Obes, a Echeverría, en la que defiende la
Presidentes libremente, aun excediéndose y transgrediendo los orde- actitud asumida por los montevideanos y ataca la posición de éste
namientos, siempre que la resolución tomada no provoque "movi- y quienes sostienen que la América no tiene derecho para hacer por
miento o inquietud en la tierra" y que se de aviso a las autorida- sí lo que han hecho otros Pueblos de España, juzgando que carecen
des sobre el particular para que se mande remediar como convenga.
Siendo el caso de Montevideo y teniendo en cuenta la excitación de facultad para elegir Juntas de gobierno similares a las allí for-
madas. Le recuerda que, en una carta anterior, había convenido en
que existe en el Pueblo y la decisión de sostener la } unta por todos
lo~ medios, de los que puede, con fundamento, temerse un movi-
que por la abdicación de Fernando VII habían retrovertido al Pue-
mJento, el Asesor entiende que aquélla no debe disolverse y que blo sus facultades, lo que legitimaba las innovaciones introducidas
su constitución debe ser tolerada, cuando menos, por la Real Au- en la constitución. Hace notar, luego, que en virtud de ser América
diencia, hasta que el Rey Fernando VII o la Junta Suprema de la del Sur una parte de la Monarquía española y como consecuencia
Nación resuelvan al respecto definitivamente. Recomienda mode- de la doctrina antes apuntada, América tiene derecho a introducir
ración. (8) novedades en el gobierno; destaca que todos los distritos o partidos
Yios pueblos pueden por derecho formar Juntas subalternas y con-
D) Proclama anónima, en respuesta a un artículo aparecido
(9) Véase, Apéndice, documento nv 7, p. 156 y ss.
(7) Véase, Apéndice, documento n9 4, pp. 144 y ss.
(10) Véase, Apét<díce, documento n9 8, P- 166, tomado de DANIEL GAllCIA ACEVEDO,
. (8) Véaae, A{>bulíce, documento n v 6. p. 154 y ss., procede del expediente 1944, antes Et doctor José M11n11el Pbez Ctntel"1no (A{>untes {>artS su bíogr"fl" ) en RevisttS Histórie• de
citado, de la R •.t Audieneio de Buenos Aires. IA UniversidAd, año l , n v 1, Montevideo, Jiciembre de 1907.

- 104- - 105 -
cluye por sentar la opinión de que el Pueblo de Montevideo está Tribunales imparciales de Buenos Aires oirán las quejas y repon·
facultado para actuar como lo ha hec~o y para enviar un repre· drán las cosas al estado que tenían antes de la llegada de Miche-
sentante a la Junta que reconozcan por suprema. (11) lena a Montevideo. (12)
De todos estos escritos resulta que, en resumen, la formación
G) Escrito de Mateo Magariños y Ballinas en defensa de los de la Junta de Montevideo se basa legal y doctrinariamente en:
sucesos que tuvieron lugar en Montevideo cuando se rechazó la
destitución de Elío de su cargo de Gobernador y se resistió su reem· a) el ejemplo de las que se mandaron crear por la Junta de
plazo por Juan Angel Michelena. Se expone la doctrina que justi· Sevilla que en una proclama datada el 3 de agosto de 1808 había
fica el proceder de la ciudad de Montevideo y las arbitrariedades dispuesto se erigieran Juntas subalternas en las poblaciones de dos
legales cometidas al deponer al gobernador Elío; se señala que Elío mil y más vecinos (Acta de la creación de la Junta pp. 102 - 103 de
y el Cabildo de Montevideo acusaron de infidente al virrey Liniers este estudio; escrito en el que se relatan los sucesos. . . etc., docu-
ante las autoridades competentes y demandaron su remoción y éstas, mento n 9 4 del Apéndice pp. 144 y ss.).
sin emplazar y juzgar al Gobernador determinaron relevarlo, nom- b) la igualdad de las diferentes partes integrantes de la Mo-
brando, el acusado, al capitán de navío Juan Angel Michelena para narquía española, esto es, que la Junta de Montevideo se había
desempeñar el gobierno de Montevideo; se destaca que no era equi- hecho siguiendo el ejemplo de España (ad exemplum). Por consi-
tativo se castigase sólo a algunos de los culpados por firmar y acu- guiente, si las Juntas eran allí legítimas, también lo eran en Amé-
sar de sospechosa la persona del Virrey, haciéndose notar los peli- rica. (Acta del 21 de setiembre; doctor José E. de Elías, documento
gros que arrancaban de tal procedimiento, y que, asimismo, era n 9 6 del Apéndice, pp. 154 y ss.; proclama anónima aparecida en
indispensable, dadas las circunstancias, juzgar a Lioiers. Hace men- Montevideo, documento n 9 7 del Apéndice, pp. 156 y ss.; Pérez
ción de las causas que dieron origen a las sospechas; sostiene que Castellano, documento n 9 8 del Apéndice, p. 166; L.ucas Obes, do-
el Gobernador de Montevideo tiene en su poder los documentos cumento n 9 9 del Apéndice, p. 167).
que probaban la deslealtad de Lioiers para con el Soberano espa· c) el derecho del hombre a su propia conservación que re·
ñol. Destaca que en Montevideo se vio con sentimiento que se des- sultaba de la circunstancia de que la permanencia de un virrey
pidiese al enviado de Portugal, mariscal de campo Joaquín Curado; francés, sospechoso de traición, al frente del Río de la Plata, ponía
alude a la misión del brigadier del ejército español, Manuel de Go- .en peligro la seguridad e integridad de los habitantes, los que po-
yeneche, a la forma en que fue recibido por las autoridades monte· dían ser entregados a la tiranía napoleónica y contra quienes los
videanas y a su reacción ante los ultrajes de que fue objeto. Señala portugueses podrían dirigir sus ataques. La formación de la Junta,
que el enviado de Portugal no intentó perturbar el sosiego de los que procuraba evitar esos males, tenía, por ello, otro fundamento
Pueblos sino sólo indagar los sentimientos de éstos. Se refiere a los .concordante: la voluntad presunta del Soberano.
sucesos desarrollados en Montevideo el 20 y 21 de setiembre; se (Acta del 21 de setiembre; Mateo Magariños, documento n 9
extiende en reflexiones sobre ellos y aduce los fundamentos jurídicos 10 del Apéndice, pp. 168 y ss. e implícitamente todos aquellos docu-
que justifican la Junta creada. Al desarrollar su argumentación ex- mentos en que trata de probarse la traición de Liniers).
presa que el primero de los derechos del hombre es su conservación; d) la voluntad popular, vale decir, que el Pueblo quiere
subraya que el pacto social es la fuente originaria del poder real, formar la Junta por que le asiste, pa,ra ello, el derecho resultante
derivándose, por tanto, su po~er del derecho natural; establece los de que, al faltar el rey, retroverti6 en él la soberanía (Proclama anó-
casos en que el hombre, a pesar de haber abdicado del derecho de nima aparecida en Montevideo, documento n 9 7 del Apéndice,
su propia defensa, puede ocurrir a las armas sin mandato superior pp. 156 y ss., tucas Obes, documento n 9 9 del Apéndice, p. 167).
para concluir sosteniendo la tesis, a fin de defender la actitud asumí·
da por el Pueblo de Montevideo, que un Pueblo está legítimamente UN ANTECEDENTE
autorizado por derecho a oponerse a todo lo que sea contrario a
su voluntad y a remover a las autoridades cuando no puede fijar La voluntad popular y el derecho a la propia conservac100
por otra vía su seguridad, ni atender a su conservación; expone la tienen como antecedente inmediato la doctrina expuesta en ocasión
jurisprudencia admitida que otorga licitud a la determinación del <lel conflicto con Sobremonte, en 1806, durante las invasiones in-
Pueblo de Montevideo en el conflicto de competencia entre la auto· glesas. Allí se invocaron argumentos que, luego, repetiría Maga-
ridad del Virrey y del Gobernador de Montevideo; destaca la acti- riños y sus resonancias alcanzarían a 1810. Con razón Mitre ex-
vidad y celo del gobernador Elío y concluye manifestando que los presó en la Historia de Belgrano: "El pueblo que escuchaba aquel
lenguaje atrevido, que abandonado por sus mandatarios habíase
(11) Véase, Apéndice, documento n9 9, p. 167. La veni6n de este documento la difundió (12) Véase, Apéndice, documento no 10, pp. 168 y SS., toma~o de MATEO J. MAGARIF!OS
mi profesor de Historia Nacional y Americana, el doctor Felipe Ferrciro, en los cursos de 'DE MELLO, Reseña.1 Documenlales, DefenstS de 111 ]unltS de MonletJideo (l 808) en SOCIEDAD DE
preparatorios paza Derecho. La tomamos de sus apuntes de clase. HISTORIA .ARGENTINA, ¡fouario, l940, Buenos Aires, 1941.

- 106- -107-
han estudiado, y mejor lo entienden (2) guerra y entregarse a otro Dueño para
reconquistado a sí mismo, dando y quitando el poder supremo, en que por la dilacion, distancia, 6 impo- que la defie.n da y ampare, y esto por
uso de su soberanía natural; que había adquirido el derecho de sibilidad de poder ocurrir al Superior, dro. (n11tur11l por la misma razón de
llevar las armas y el estandarte de la nación, levantando fuerzas para que quite la opresion, y por el ser en tal extrem-0 q•. siendo)]) dila-
superiores a todas cuantas podían hacerle frente; ese pueblo que peligro que hay en la tardanza, puede tado o dificil el recurso a el sup•. pue-
la Ciudad hacer ligas, y confederaciones, den los Monges prehender á su Abad,
acababa de coronarse de gloria, y que veía rendida a sus plantas a y levantar gente de guerra para su de- y ponerle baxo el / amparo de qn. no
la soberbia Albión, no comprendía aún el alcance de lo que había fensa, 6 eottegarse á otro Dueño 6 tenga jurisdiccioo alguna sobre ellos, y
hecho, no sabía que era árbitro de sus destinos, que tenía los me- Señor para que la defienda, y ampare; aun el particular hacerse juez en su
dios para ser independiente y que sólo le faltaba la voluntad de- y esto por d•0 • natural. Porque por la propia causa, y el qe. esta obligado a
misma razoo deser dilatado 6 dificil el consultar al Rey dejar de hacerlo pr. q.•
cidida de serlo. El día que unos cuantos hombres comprendieron recurso Superior, pueden los Mooges p.r la imposibilidad del pronto remedio
esto, estalló la revolución". (13) prender á su Abad que Jos ostiga y es lícito pasar el rigor y disposiciones
El escrito de Magariños defendiendo la Junta de Montevideo hostiliza, y ponerse bajo el amparo, de de las L.L. (1) en tales ero•. q•. los D . D.
sigue en muchos pasajes, a la letra, los anónimos bonaerenses de quien no tenga jurisdiccion alguna so- tienen la necesidad y el peli,gro de la
bre ellos; y haun el particular hacerse tardansa ([(y la necesidad es)]) de tan-
1806 como se demuestra seguidamente. (14) Juez en su propia causa. Y el que está ta gravedad q•. carece si L., no Ja ad·
Anónimos bonaerenses Defensa de 111 ]untit de Montevideo obligado á consultar al Rey, dejar de mite, y antes la da: hace lícito lo q•. no
flor M11teo ltfitgitriños. hacerlo, porque por la dificultad, 6 lo es y al incompetente lo convierte en
agosto y setiembre de 1806 imposibilidad de consultar al Superior Juez legitimo, y altera eo muchas oca-
1808 es licito para el rigor, y disposicion siones los preceptos humanos y divinos.
Se save que los oficios no se han
creado en España para acomodar las Se save por la Ley Rl. de Castilla,. ordinaria de las Leyes. ( 1) Bobadilla li.ro 29 cap• 17 o.os 108,
personas, sino para que las personas que los oficios no los dá el Rey para La necesidad, y el peligro de la tar- 109, 110 SaJya ... de Regia procectione part
danza. es de tanta coosideracioo, que lt Capo. preludio 39
sirvan y desempeñen los oficios (1). No acomodar las personas, sino para que
es de presumir que el Rey haya nom- estas Jo sirban y desempeñen con con- en sentir de muchos textos, y Doctores,
brado á Sobremoote para unos cargos cepto a los cargos que ellos tienen; y dice uno de los que van citados, que
tan graves, y delicados, como los de el iohavil que no posé las cualidades, carece de Ley, no la admite, y antes la
Virrey, Goveroador, y Capitao General, o constitutivo esenciales, debe perderlo d•. Hace licito, lo que no lo es; y al
solo por honrar su persona, 6 por fa- por el mismo echo, y quando la inha- Juez incompetente lo convierte en lexi-
cilitarle volsillo para el acomodamiento vilidad consta de notoriedad, no se timo. Altera, mas de una vez, no solo
de su familia. Quando el merito y ser- debe esperar a sentencia, maxime en los preceptos humanos sino cambien los
vicios del Marques fueran distintos del casos urgentes y de diffril haver riesg0> divinos, y los naturales.
que ha labrado con la enttega de Bue- enla tardaosa, pr. q•. el orden de dro. (2) Bobadil. lib. Cap. 17 N 108 109 y
nos Ayres, no le faltaba modo al So- es no observado quebrantando con no- 110, Salg. de Procec, part. In. Cap. 19 prlud.
berano de corresponderle y premiarle toriedad sus fueros y preceptos. 3 á oum. 100, nsq. ad 104.
sin desengastar de su Rl. Diadema una
En las materias de esta clase, la vo- En toda materia enque es dificil la
de las mas preciosas joyas que la re-
comiendan, y hacen brillar, ni exponer luntad, y mente que se deduce por con- consulta el Soberano aprueva y confir-
á sus Vasallos á los iosuhos, tropelias, geturas, o que se hace verosímil, se ma la que se acerca mas a su voluntad,
y extorsiones de una Nacioo segun se tiene por voluntad ebidente y expresa. y lo que es mas verosimil, se t iene por
acava de descrivir, como la Inglesa. De suerte que el que alega la verosi- expreso. Desuerte que, el que alega ve-
militud, se dice que alega Texto de rosimilitud se dice, que usa del texto
( 1) Li. 2. tit. 5. lib. 3. R. C. ley, porque la Ley manda observar lo de la Ley, porque esta manda guardar
Los 0•00• que han conocido los enga- los d roa qe. han conocido los engaños, que es verosimil. En tal conformidad lo que es mas verosimil; eotal confor-
ños que suelen padecer los constitu- y lo expuesto q.• es alos subdictos to- que el que arguye con lo verosímil, ar- midad, que el que arguye con ella lo
yentes en nombrarlos, y lo expuesto lerarlos hao acordado saviam•e. q•. si guye con razon natural, porque la ve- executa con razón natural, porque se
y peligroso que és á los subditos to- alguno se sintiese ([agraviado)) opri- rosimilitud se tiene por parienta de la tiene por coosanguioia de la natura-
lerarlos, han acordado savia, y pru- mido de su sup0 r. en partes y lugares naturaleza (3). Esto ts expreso en el
dentemente, que si alguno se sintiese muy remotos como aqui en Indias, y d ro.; y sieodolo, lo és igualmente, que
gravemente molestado y oprimido de q•. pr. la larga distancia y dificultad de el Publico no procedio sin voluntad
su superior, en partes, y lugares muy recurrir al Rey no puede esperar pron- del Principe, á proclamar á D. San-
remotos, como acá en Indias, y otros to y oportuno remedio deve licitam••. tiago Liniers, por su Goveroador, y
parages, adonde por la larga distancia, recurrir a otto Juez, aunqe. sea absolu- Capitan á Guerra, porque és verosimil
y dificultad de recurrir a!Rey, no se tam••. incompetente, y, ([(fl'· qe. pr, el (3) Pigoatell. T oro. 19 Cons. 139. N 12.
puede esperar oportuno remedio, puede peligro q<. h11y en lit t11ráanza é impo- Ven. Vecim énibvero l. ul. Cap. Tomo 19
licitamente recurrir á otro Juez, que sibilidad de oc11rrir 11l legitimo sup•r. Discep . 58 N. 23.
no sea suyo, aunque sea absolutamente puede) aun la Ciudad haver ligas que el Rey le nombrase mientras, a lo
incompetente. Porque dicen los que lo y confederaciones, levantar gente de- menos, no pudiese embiar otro, si es-
tuviese informado del esfuerzo, celo é
(13) BA•TOLOMI! MITRE, HislorÍ4 d11 B11lgr•no " d11 /,. iruÚ/)(mdenci4 11rgenli1J11, en inteligencia que mostt6, que és lo que
ObrllS compl11/11S de B11r1olomé Mitre, vol. VI, p. 200, Buenos Alces, 1940.
(14) Véase, Apérulice, documentos nos. 1, 2, 3 y 10, pp. 13 1 a 143 y 168 y ss. en el dia mas se necesita, para defender

- 108- - 109
Y conservar la Tierra, que se halla leza. Y siendo esto expreso en el Dro. Governador) espira la jurisdiccion de q 0 • los eligio cesa la prohibicioo, y se
amenazada de enemigos, y se ha hecho lo es igualmente, que el Pueblo proce- su teniente, y este no deve entrar en coostituien con plena jurisdiccion si el
el obgeto de su embidia, por las pro- dió conforme con la presunta voluntad lugar del que le nombró, cesa la pro- pueblo lo Elige. Y lo mismo sucede
porciones que la acompañan, é infor· de S. M. mirando por su seguridad hivicion, si el Pueblo lo elige (7). Lo qdo, muerto el Rey no teniendo suce-
mes que les han dado de su vondad, conserbación, quietud y tranquilidad. mismo pasa, quando se acava la paren- sion legitima pues el Pueblo eligue el
los que para su destruccion se han re- tela del Rey, que no quedando ningu- q•le parece. El Pueblo de Montevideo
civido en su seno; de cuyo particular no de los de su Casta, á quien de dr0 • en la conservoc•. de su Gov.0 r no miro
no puede tampoco prescindir el Pu- pertenece la Corona, el Pueblo elige al a otra cosa q•. al mejor servicio del
blico, mirando por su seguridad, y que que mejor le parece (8). Buenos Ayres, Rey, y . . . gloria dela / Nacion,
le pone igualmente en la necesidad de tanto en la Reconquista de su Ciudad,
tomar sobre ello sus medidas a tiempo, quanto en la eleccion del nuevo Go·
antes de que estos Cuervos le saquen vernador por muerte Civil del antiguo,
los ojos, despues de haverle comido el no miró a otra cosa principalmente co-
corazoa. mo al mejor servicio del Rey, y á la
gloria de la Nacion.
El que formó las Siete partidas era El qe. formo las 7 partidas era todÓ
todo un Sabio; y como que posehia co- (7) Acev. lib. 3 . tít. 7 leg. la. N 13.
un savio, y como q•. poseía conoci- L. 12 tit. 3. lib. 5. R. C.
nocimientos, y le asistia autoridad, de· mientos nada vulgares, y le asistia po- (8) Covarr. in Pract. Cap. 4 N 3.
lineó las de Capitan General, ó de der y autoridad delineo estos tres atri·
Caudillo, que es el titulo con que lo bucos asaver esfuerzo, maestría y sesso; Es el primero de los derechos del El primero de los derechos del hom·
distingue, ea estos tres precisos termi· qualiáades . . .1 en tal manera esenciales hombre, la defensa y conservación de la bre, en su conserbacióo y por ello es
nos: esfuerzos, maestría, y seso(4). Estas a todo Xefe o Caudillo, qo. el mismo vida. Para asegurarla de los insultos licito en propia defensa matar al agre·
qüalidades de tal manera son esenciales Supremo Legislador advierte, q 0 • si el del mas fuerte, combinieron en unirse sor; y para evitar esto, y la Ley del
á todo Caudillo, que el mismo Legis- Emperador, o Rey sale ala guerra, yno en Sociedad formando Ciudades, y Po- mas fuerte, combinieron unirse en So-
lador advierte, que si el Emperador, 6 blaciones; (1) al paso que para mejor ciedad, formando partidos y Ciudades,
las posee deve subrogar otro en su consultar este fin, tomaron el partido ydirigiendo al fin caudillos, que los
Rey, sale á la guerra, y no las posé,
deve nombrar al que las tenga, para lugar qelas tenga p•. q•. acaudille y di· de elegir uno de ellos por Caveza para Governasen, de donde procede el ori-
que Caudille diestramente á la gente. rixa diescramt•. ala gente; De modo su Govierno (2). Siendo este el origen gen delos Reyes y Potentados, deriban·
La obligacion en el Principe de buscar q•si pr. esta razon no puede un Sobe- de los Príncipes y Soberanos (3) cuyo dose todo su poder por estas causas del
Caudillo á proposito, arguye la necesi- rano usar en tales casos de su plena poder nace, y se deriva de la causa del Oro. natural; y por lo mismo es es-
dad de este en serlo, qual combiene. En potestad, y libre arbitrio, meaos debe dr0 • natural; y asi la mas estrecha obli- trecha obligacion de los Soberanos la
especial emanando, como se explica el el subdito dexarse llevar de su orgullo gacion de los Reyes es la defensa de defensa de los Pueblos, y aunque por
Texto, la obligacion del Principe de la p•. aceptarlo, y exercetlo, y y si lo los Pueblos (4). estas maximas abdico de si el hombre
calidad de los echos de la guerra. Pues executa, no se quexe de q•. un Pueblo Aunque por estos principios el hom- aquel Dro. de su propia defensa, remi-
dicen, que todos ellos están llenos de amante de su sosiego e instruido delas bre en sociedades abdicó de si aquel tiendolo a su Rey y Señor, natural,
peligros, é de aventuras: é demas el maximas de su constitucioo repulse (a dro. de su propia defensa, é incumbe al hay casos en q ue puede y deve ocurrir
yerro que ay aviniere, non se puede el q•. q11ebrantanáolas altera) con eoer· Rey aquien privativamente corresponde a las armas sin esperar mandato Supe·
despues vien emendar. E por ende non gia a el perturbador qe. selo perturbaba el dr0 • de la Guerra (5) con todo hay rior; como son: Quando corre riesgo
se debe traer (la guerra) si non por casos en que puede, y deve ocurrir á su conservación; Se teme traicioo a Ja
seso, ó por grande acabdellamiento. De las Armas sin esperar el mandato del Patria; o se presume emoción Popular,
modo, que si por esta razon no puede Rey. Estos son aquellos en que corre porque en tales circunstancias se pro-
el Soberano usar en esta materia de su un riesgo inminente su conservación, y
plena potestad, y libre alvedrio menos que no dan espera al recurso de su
podra el subdito dejarse llevar de él Soberanía; porque ademas de que en
para aceptar el cargo, y exercerlo. tales casos se procede conformemente
con la voluntad del Monarca expl icado
( 4) L 5. tit. 23. Pan. 2a.
( l) Soclero.s co tendit, ut sum salvum su
Tenga entendidos los zoylos, que la communi ope, ac conspiratiooe. Grocius de
La represeotacion de / un Pueblo no jure bell er pac.U. L. 1 Y Cap. 2 S. l.
Representacion y Autoridad de un Pue- es tan despreciable como algunos se (2) Ubi non est Caput Corruet Populus
blo caveza de un Reyno, no es tan pe- han figurado, pues apesar de prohibir Probev. Cap. 11 . . . . . . Porque naturalmente
danea, como á ellos se les ha figurado. las voluntades de los homes son de partidas,
la L. q•. el q•. fue un año Af.e. no lo los unos quieren m.U valer que los orcos. E
Sin embargo en prohivir la Ley, que el vuelba a ser hasta pasados dos, el dro. por ende fue menester por derecha fuerza
q 0 • fue un año Alcalde, lo buelva á y la practica lo dispensan si fuese acla- que obiese uno que fuese Cabeza de ellos.
ser, hasta no pasados dos, el d"'., y la mado pr. unanime votac•. No obstante L. 7. T. l9 la. 2a.
(3) E por esta razon combino qe. fuesen
practica dispensan si fuese aclamado por qe. en. . . España muerto el Corregidor Reyes é los toma.sen los homes pr. Señores
unanime votacion (6) No obstante tam· o Gov0 r. espira la jurisdiccion de los L. 7. ibi.
bien, de qe. en España muerto el Co· coadjutores de este y no deven exercer (4) Vnges cum Ducen Populum meum de
rregidor (lo mismo deve decirse del n;iaou Filis tinorum 1 Reg. Cap. 9 . . . . Otro
mas autoridad, ni entrar en lugar del ss la deven guardar de los enemigos de ma·
ncrn que no puedan en ella hacer daño. L.
( 6) Lib. 9. tit. 3. Lib 5. R. l. Bobad. 3. T. 12. P. 2a.
Hb. 3. Cap. 8. N 60 y 61 Evia. Pan. 1 S. 2. ( 5) Regalin incocusa de los Soberanos.
N 36.

- 110 - 111
en sus leyes ( 6) el Pueblo reasume su cede conforme a la voluntad del Mo- Montevideo al de Buenos Aires; "destronada la casa reynante re·
natural dro. de defenderse, y sin ofensa narca, deslindada en sus Leyes resu- trobertieron al Pueblo español todos los derechos de la Soberanía"
de su suprema Regalia obra en favor miendo el Pueblo su natural d'efensa
de su causa ~copia, y de la del Rey, responde a Los Gemelos, el anónimo montevideano y, todavía,
que es una misma; pues que el vien é
sin agravio de l~ Suprema regalia, po; Lucas Obes contesta a Echeverría que por la destronación de Fer-
obrar en favor t.e su causa, propia re-
la Requeza de sus V asa/los es como moviendo los obstaculos que puedan nando VII habían retrocedido al pueblo sus facultades.
suya (7) y el Rey es el Alma, y la Ca-
veza, y ellos los miembros (8).
comprometer su soberanía; y por cuyos He aquí los precedentes ideológicos inmediatos de la doctrina
motivos aprovó S. M. a la Capital de que sostendría Castelli el 22 de mayo de 1810 y que llevarían a
Es~ facultad, y poderio del Pueblo Buenos Ayres la deposición del Exmo.
autor1z.ad~ por el dro. natural, y Jas ~arques de Sobremonte, Virrey en pro- Saavedra, en su voto triunfante a afirmar que la integración de la
lel'.es md1cadas, se extiende por nece- piedad de esta Provincia. Junta debía hacerse en forma que "no quede duda de que es el
saCJa Consecüencia para tomar todas las
Providencias conducentes á su defensa pueblo el que confiere la autoridad o mando" y luego a Zudáñez
r~moviendo los obstaculos, que impe- en 1811, en su Catecismo Político, a decir que, en este caso, (15) "la
dula, o compro~eterla, puedan, por autoridad vuelve al pueblo de donde salió". (V. cuadro 1).
que se comp~mdr1a mal, que el fin le
f~ese perm1t1~0, y prohivido los me- (15) RICARDO DONOSO, El c11t~cismo polltico cristiano, p. 100. Mencionamos a Zu·
dáoel: porque si bien su Calecúmo es de origen chileno su autor era de formac16o riopla-
dios. I é aqu1 como llegamos iosensi- tense, en las aulas de Charcas, de donde salieron, precisamente, también, Moreno, Castelli,
bl~mente, al caso en que se halla nra. Rodríguei de Quiroga y Monteagudo. Del Alto Perú parrieron anónimos dirigidos a Elfo eo
Ciudad, o Pueblo de Buenos Aires. los que se decla, entre or:rns cos3s. nada meaos que lo que uanscribimos:
"Si bu.seamos el origen de los Soberanos, en la Ley Natural, Escrita, y de Gracia, sea
( 6) . " .. ~or todas escas razones deveo denuo del Paganismo, 6 dentro de la porción escogida del Señor, no encontraremos que haya
todos vemr a tal huesre, non areodfondo sido ouo, que el de la elecci6o por las Naciones, ó Reyoos. Esta elección supone potencia, y
man~a~o del Rey. L. 3. T. 19 pda. 2; Ley esta potencia oo faltará mientras hayan Naciones. Luego escas que rieneo potencia por sí,
4a. 1b1dem; r el Sr. Gregorio L6pe% glosa nunca pueden sin degradación de su racionabilidad ser comparadas con los Mayorasgos, que
8 r glosa 4 es la 4a. ninguna potencia tienen por si. En los Mayorasgos se suponen cosaa inanlmadas, como las
(7) Ley 9. Tir. 19 Pda. 2a. tierras, y animadas racionales, como los Ganados, que con las tierras, ó sin ellas se venden,
(8) Ley 5a. Tit. 19 Pda. 2a. se compran y se dan. Pero eo los Reynos no se suponen mas que hombres, aunque lo com·
prebendan todo. El hombre que es un compuesto de Alma y cuerpo, cuya principal parte, es
iorelecrual, que sublimado con la noble distinción del libre albedrío, piensa, medira, reflec-
1:ª L,ey Municipal de Indias, que Remover ad. livitum una clase de ciona, quiere, reprueba, teme, desea, espera y bu.sea la verdad y perfección: nunca podía haber
obliga a respetar la alta autoridad de empleo jurisdicional como este, o si pr. disminuido su dignidad, sus prenogativa.s, y privilegios e.o la sociedad, sino antes aumeotán·
los Virreyes, hasta el extremo de obe- dolas, como sucede en la fuena, que la de cien hombres juntos es a la de uoo solo. Y á esre
las excepciones de la misma Ley muni- fin cada Monarquia, y sociedad civil, es una persona moral unida parn la felicidad de los
decerles, y cumplir sus mandatos, aun- cipal de Indias q e. prescribe los limites individuos de que se compone, cuyo bien lo dice la Ley 1', titulo 10. Parte 2. Luego el hom-
que sean excesivos y contra dro.; ex- de su poder esta exceptuado, pues assi b re en el goviertto que se fuere, nunca devfa, ni deve perder, sino anteJ ganar; nunca devió
cluye sin embargo el caso de que la llegar al vil ultraje de ser parangonado con las especies inanimadas é irracionales, vendibles,
se deduce de las terminantes espre- comparables, donables y renunciables, sin6 que notes devió ser, resperodo, y exepro de qualquiera
ma~eria sea de calidad, que pueda su- ciones de ella misma en quanto orde- oprecion de sus derechos, y livertad. Y qualquiera que diga lo contrario, no puede menos
genrle mobimiento, ó inquietud de la nando q •. estabamos obligados a obe- que ser un degradante de su propia racionalidad, por uo vil interés; por una vaja servilidad;
Tierra. por una ruin condescendeocln, y otras miserias que le precipitan basta el delito de daño contra
decer y .cumplir sus mandatos aunq.• la Nacioo, que todavía es más grande que el de daño contra la Magesrod, porque despues de
sea excesivos y contra dro, despues delas Dios, primero se deve mirar por el bien de la Patria, que por el bien del R ey; pues la Patria
protestas ordinarias / excluye el caso es el todo; y el Rey solo una parte, y su hecb1ua. Y si por Dios reynan los Reyes, oo es decir
que Dios violente al Pueblo, sino que docilita los corazones á la ovediencia, porque de lo
de que la materia sea de tal calidad, contrario no habría quien obedeciese á otro hombre.
que pueda seguirse movimiento o in- El ho.mbre pues, que por todos derechos, no podia tener orro objeto que el de su propio
quierud a la Tierra.- bien, y decoro en la formncl6n de sociedad, viéndose en un solo cuerpo todos los de uo
Continente, compooieodo una sola persona morá l, obligada á buscar su subsinencla y segu.
Es, ~iert.~~nte~ una ironía que Magariños en su alegato en ridad, y que taocas atenciones sin dividirlas enue sus propias partes con el orden adaptable,
no era posible desempeñarlas exactamente: eligieron uno, que como senrinela, ó Apoderado, vi-
favor de~ en1wc1anuenr? y separación del virrey Liniers se valiese gilase coa especialidad, y trabajase theoricamente sobre los objeros de la felicidad, rigiendo,
de los nusmos r~onam1entos que, poco antes, habían servido para
disponiendo, y mandando, coa el nombre y autoridad de Soberano, que se le cooferla, y que
el resro de la Sociedad, obedecería como vasallos, poniendo en práctica sus mandatos; que es
que~rar la auton~a.d del virrey Sobremonte y poner en su lugar decir, que la sociedad le confió la potesrad que viene de lo airo, para que la admlnisua.se
en los diversos modos, que hay de govieroos en las Naciones. Pero sea del modo y clase, que
precisamente, a Ltruers. ' se fuere la elección, y su adminisrracioo: esra no pudo durar eo el electo soberano, 6 sus
descendientes, sino mientras convenga á la sociedad; por que esra, que ounca había tenido en
5Wl disposiciones, otro objeto que la cooven.i encia, á su bien estar, falcando esra, pecarla
LA SOBERANIA POPULAR gravemente en no buscarla, cortando el daño, y suscitando el bien, en mudar ó reformar el
Govierno hasra ncercarlo á lo mejor; porque hay diferencia de particular á Pueblo. Uo parti-
cular podrá hablar, pero no hacer lo que hace el Pueblo, pues la legitima poresrad que viene
El principio de la voluntad popular, como con cierta timidez de Dios, la dá 6 comunica el Pueblo, á uno, ó muchos; y como la dá, puede quitarla, refor-
se ~e nombra en algunos documentos, o más abiertamente la sobe- marla, ó rea.sumirla, segun vea convenir á su bien emir, conforme á la Ley de Dios.
De estos principios es inegable, que los Reyes por sus derechos ó sus descendientes por Jos
ra01a popular, empieza a manifestarse con expresiones como: "Por de succesion, james pueden tener titulo de justicia para reynar, ó pretender reynar contra la
voluntad de la sociedad, porque donde esta recele, donde sienta sus perjuicios, y donde esta
ser este el voto de~ Pueblo:: que sienta el acta de erección de la no quiera: no hay derecho de succesion, nJ cosa que valga en este punto. El mismo Dios
no quiso resistir la volunrnd de su Pueblo, quando l?'!e le pidió orro govierno. El Profera
Junta del 2.1 de settembre; La. representación de un Pueblo no es Snmuél, llevó muy á mal In peticlon, pero Dios le dixo: Oye la voz del Pueblo, en todo lo que
tan. despr~c1able como algunos se han figurado" en que Magariños dicen, porque no re ha desechado á ti, sioó á mi, para que no reyne sobre ellos. De este
modo se desechó el govierno de los Juezes, por medio de los quales reyo~ba Dios, y se adoptó
repite casi las mismas palabras que su predecesor de 1806" Un el que r eynen los hombres, como se acosmmbraba en las demas Nnciones. Con que si el
goviecno de Dios fué d esechado, por el extravío, y venalidad de sus J uezes, coa más razon
pueblo tumultuado es semejante al rayo" que dice el Cabildo de podrá ser desechado 7 quicado el de un hombre solo, por causa de su incapasidad, ó indoleo·

- 112 - 113
En la formación de este pensamiento intervinieron vanas co-
rrientes de distinta fuerza o eficacia:
1 Hay una base o fondo ideológico que inspi!'ó igualmente a
las juntas españolas (la de Sevilla proclamó que cuando el reino se
halló repentinamente sin rey y sin gobierno, el Pueblo reasumió
legalmente el poder de crear un gobierno) que se manifestó por
LE D RO 1 T
teólogos, juristas, y filósofos españoles que dieron los fundamentos DE LA
populares del poder de los príncipes, desde Saavedra Fajardo, Suá-
rez, Fernández de Navarrete, etc., a Rodríguez de Quiroga en 1809,
en Quito, quien siguiendo la clasificación de Grocio sostiene que la
NATURE &DES
ou
GENS
monarquía española es us14'ruct11aria. (16)
Además de la doctrina las mismas leyes españolas reconocían
que por encima del poder del príncipe se hallaba el de la comu- SYSTEME GENERAL
nidad. Petit Muñoz que ha estudiado la cuestión las clasifica así:
1° Leyes que establecen que el origen de la monarquía está Des PRINCIPES les plus importans de la MoRALE,
en el Pueblo. de la juRISPRUDE.NCE, & de Ja PoLITIQ..UE
2° Leyes que mantienen al rey limitado en el ejercicio de sus
funciones: PAR LE
a) por las mismas leyes
b) por la justicia BARON DE PUFENDORF
c) por el derecho de los individuos Traauil da Latin par
d) por el derecho de la nación.
3° Leyes que erigen al pueblo en vigilante y sancionador de
los excesos del rey; presuponiendo, con ello, tácitamente en la Na- JEAN BAR.BE'l'R.AC
ción el derecho de hacer efectiva la responsabilidad del poder pú- P1.onsHl1R rn DaotT clan1 rUnit)trfité Jt GILOMlNGUI!.. fJ Mtmbrt
blico y deponer, en su caso, al monarca como última forma de de la Socu:Ta' RoTALE des Sciences a Br.1tLIN.
sanción.
4° Leyes que una vez eliminado el rey hacían recaer en el Avec des Notes du méme; & UDC Préface, qui fert d'lnuodullion a tout l'Ouvrage.
Pueblo la plenitud de la soberanía, para que éste volviese a dis- Nounr.LLE EJ>ITION faitt d'apri1 un Enmplair1 rttoucbl dt nouf11au •
poner de ella, repitiendo el momento de la elección originaria. fi augmmté d1 lll main dt Mr. B AR•~TAAC.
cía. ó la opreción y clamores del Pueblo; por causa de no dar oidos, sino solamente á adulado-
res; por causa de la prostitución, y despotismo de sus ]uezes; por causa de que se olvidan,
que el Pueblo es inmediata.mente de Dios, y no del Rey; que el Pueblo hace á los Reyes, Y TOME SECO N D.
no los Reyes al Pueblo; que los Reyes, deben ser considerados despues de la Patria 1 oo a ntes
como lo hacen. Es decir, que en primer lugar se ha de amar á Dios; eo segundo lugar á la
Patria; y en tercer lupr al Rey; y no en tercer lugar a la Patria, como quieren los factores
del delito de lesa Nación. Y ya que los Reyes son hechos por el Pueblo, y ellos no pueden
hacer a l Pueblo, mucho menos podrin convertirlo en su propia hacienda, 6 bienes de Ma·
yo rasgo.
España misma con la cosrumbre de jurar al Principe de Anurias, parn subsesor á la corona,
hace notar en esto, que ninguno deve ser jurado en ella Rey, sin que primero preceda la
anuencia del Pueblo. Y como la anuencia se la dé jurandolo por Priocipe de Anurias, claro
está que nadie puede ser legitimo Rey de las Espailas, si primero no fuere Príncipe de Astu·
rias legitimamenre jurado. Con que tambien es claro que nadie ha sido Rey legitimo, sino
por la anuencia y eleccion del Pueblo, vajo de cierto orden, que conforme este lo estableció
podrá deshacerlo, justa y legítimamente conviniendo á su felicidad. Y como á la sasón no
haya Priocipe de Asturias legitimamente jurado, ni es posible que lo haya mieorrns el Frances
domfoe la España, como lo está dominando, tampoco puede haber pretendiente á la Corona,
aun quando no existiera el Señor Don Pemando. (A.t1ón;mos del Interior del Perrí. P11fu!les en-
tregados /Jor Elio que se Je deben d•11olt1.,., Archivo Gtm.,.lll de Imlús, Sevilla, J!sr. 122,
c. 2, l. 16, en FACULTAD DE FILOSOFIA y LETRAS. SECCIÓN DE HISTOllA. Dotumenlos rel41i1101
11 los 1zntecedentes de /11 indeptmthnci11 de /11 Repúblic11 A.rgtmlÍlu, pp. 462 - 64, Buenos A L E 1 D E
Aires, 1912).
Es interesante comprobar que el famoso dlálogo de Monteagudo entre AtllhulllfJ• y Fer·
n11ndo Vil es, en parte, fuenre de inspiración de otro Catecismo que publica también Donoso.
(Véase, RICARDO DONOSO, El c11tecismo polltico crutitmo, cit., pp. 78 y ss., y MARIANO Chez J. oE WETSTEIN, 1759.
DI! VJ!DIA Y MITRE, L4 fJidtl de Monte11gudo, t. JII, pp. 233 y ss., Buenos Aires, 19S0.)
(16) Alecato de Quirog11 m I!/ primer ;uicio it1ici11do contr11 los prócerl!s en febrero de
1809 en Memoria de 111 Ac11demia Ec1111torian11 correspo,.ditmte di! 111 Re11l P.sp11ñol4, Número
extr11ordinario dedicado " la memori11 del Gr11" M11rhclll A11to11io José de Sucre, con moti110
del Cnten11rio de 111 B11tlllla de Picbi11cba, pp. 62-100, Quito, 1922.

- 114- - 115
_ 11 ~obre esto incidió una corriente de procedencia no espa- convención por la cual después de haber escogido una o var~as
nola: las ideas de Pufendorf, al que debe haberse llegado, muy pro- personas a las que se les confiere el poder de gobe~nar la socie-
bablemen~e, por la orientación de la Enciclopedia. En efecto, varios dad aquellas a quienes se ha revestido de esta autoridad suprema
de sus arttculos sobre temas fundamentales de derecho público, que se ~omprometen a velar con celo po~ el bien. pú~lico y las otras,
redactó De Jaucourt, remiten a Pufendorf, como es el caso de la al mismo tiempo, les prometen una f 1el obed1enc1a. De lo que re-
explicación de las palabras: royaume, état composé, interregne, sulta plenamente esa unión y esa sumisión de voluntades que
etc. (17) Si bien no excluimos la posibilidad de que Pufendorf acaba de formar el Estado y del que hace un solo cuerpo al que
fuera conocido en América antes de la Enciclopedia y del siglo se mira como una sola persona. (21)
XVIII (Rodríguez de Quiroga lo cita en latín posiblemente de la Cuando se produce la acefalía de la . corona, esto es, en el
edición de 1672), quien en realidad lo difundió en distintas edi- interregno, siguiendo a Grocio, Pufendorf dice que el poder vuelve
ciones fue Barbeyrac a través de cuyas versiones al francés es como a cada pueblo (rétourne ~ chaqu~ per:ple), el cu3:1, m1e~tras tanto,
posiblemente llegó a América; no hay duda alguna de que aquí se puede ejercer la sober_ania por s1 m!smo o mediante dip?tados y
le conocía (18): además de citarlo Quiroga, como indicamos, Funes realizar los actos que Juzgue nece.s~nos para su conservación. (22)
en su autobiografía expresa: La extinción total de la familia real vuelve al. Pueblo l~ so-
beranía y también entonces el Pueblo puede cambiar el gobierno
" Los tiempos que nos ocupan eran precisamente aquellos en que iba
susurrando el ruido sordo de este volean cuya esplosion habia de arruinar en aristrocrático o democrático.
los tiranos del Nuevo Mundo y establecer un órden político de nueva El paralelismo con las ideas de Moreno es notable cuando es-
creacion. cribe en la Gazeta de Buenos Aires que la acefalía de la corona
a
Es bien conocido el suceso que DOS referimos. Aunque de UD modo determinó que cada Pueblo reasumiese la autoridad que de co~­
vago y confuso se hablaba de este cambio, eran bien pocos los que por
una. lectura profunda y reflexiva, se hallaban prevenidos para ejecutarlo,
suno había conferido al monarca y aun que c:ada hom~re debió
y mucho menos para sostenerlo. considerarse en el estado anterior al pacto social que liga al rey
Entre estos es preciso contar al Sr. Punes, que desde bien lejos habia con sus vasallos (el segundo pacto de Pufendorf, entre gober-
ido nutriendo su espiritu con la lectura de Platon, Aristóteles, Pufendod, nantes y gobernados). Pero ha que~ado subsistent~ el vínculo ~ue
Condillac, Mably, Rousseau, Reinal y otros, furtivamente escapados de la vi-
jilancia de los gefes." (19) une a los hombres entre sí (el primer pacto social) porque un
Pueblo es Pueblo antes de darse un rey". (23) (V. cuadro 2).
Pufendorf figura entre los libros del canónigo Maziel califi- Pero la circunstancia de que tanto Pufendorf como Moreno
cado por Probst como "el maestro de la generación de Mayo". (20) aludan a dos pactos no demuestra en forma definitiva que el '?no
Pero en quien la influencia del autor del Derecho Natural y de haya influído sobre el otro, ~a q.ue :Ulpiano ~abla del pactum t~mons
Gentes es más notable, en este aspecto, es en Moreno. En efecto, como previo al pactmn mbiectioms y Altuc10 del pactu~ ~mons Y
según Pufendorf una multitud que ha vivido en estado de libertad del pacto por el que se trasmite el poder del Pueblo al pnncipe (24),
natural y que quiere formar una sociedad civil, debe comenzar por lo cual probaría la posibilidad de que alguna otra fuente sea el
establecer una primera convención o pacto en el cual cada uno se origen de estas ideas de Moreno. Sin ~mbargo el desarrollo ~on 9ue
compromete con todos los demás a unirse para siempre en un solo continúa la exposición de su pensamiento muestra que su rnsp1ra-
cuerpo y a reglar de un. común consentimiento lo que se refiere a ción procede de Pufendorf. Para probarlo nos apartaremos ~lgo del
su conservación y a su seguridad mutua. A esto que representa el tema del subtítulo y volveremos a Pufendorf que explica que
esbozo de un estado debe seguir el establecimiento de una or- durante el interregno, si el reino es muy extenso Y. es formado de
denanza que fije la forma de gobierno y, finalmente, una segunda diversas naciones, diferentes provincias y grandes oudades o cuan-
do el príncipe ha sido despojado justamente de la corona, puede
(17) Y~ en: E.nc1elop1ulie ou Dicli01Uir• raiJonNI tks uitmces, des arls el des mlliers darse el caso de que se forme un estado compuesto (Confedera-
Par uNe socille de 8"'" de leltrtJs, Neufchastel, l 76S, las palabras citadas.
ción). (25)
(18) He utili%ado la traducción de B11rbeyrac de 1759 (ú droil de ¡,, ""''"" & des El estado compuesto, es .decir, aquel que se fo~ma por la
g...s ou sysl~tt general d.s PrincifJa les fl/UJ imporltmS de /11 Mor11Je, d. la Jurbpruthtsce,
& de "! Pol1tiq:1• f?ar ~". Baron de. Pufendorf. Tr11d11it du Ltti11 {Jar }e11n B11rbeyr11c Pro/esseur confederación perpetua de diferentes estados, -sostiene Pufen-
•n Drod dans l Unwersile de Gronmgue, & M""'bre de la Societl Royllh des Sciences .; Ber/;,.
Ave.e. des "fotes, du mé'1Jtl; & une Préf11ce, qui serl d'lntroduclion ,; loul l'Ouvr11ge. Nouvell~
Ed111on f11#e d a~r~s "" E.xem/>111ire reto11chl de nouv111111, & augmenll de /11 m11in d11 Mr. (21) PUPENDORP, Le droil de la nat11re & des gens, etc., cil., pp. 286-287.
Barbe1r11c. A Le1de, Cbez J. de Wetstcln, 1759). La parte sobre derecho público está en
el t. U. (22) Jbid., pp. 387-388.
(23) MARIANO MollBNO, en G11;:el11 dt1 Buenos Aires, ed. facsim., t. 1, pp. (599-600),
( 19) BIBLIOTECA NACIONAL, Archivo del doctor Gregorio Punes, Dt1áN de 111 S111St11 Buenos Aires, 191 O.
lglesú C11tedral d11 Córdob11, pp. 9 • 10, Buenos Aires, 1944. (24) RODOLPO MONI>OLPO, Rouss•1111 ~ lo concitmci4 modern11, p . 81, Buenos Aires,
(20) JUAN PROBST, Juan B11lttU11r l\fa:iel el maestro de 111 gent11'ación de m1110, en 1943.
l NSTITUTO DE DIDÁCTICA, Ducnos Aite5, 1946. (2S) PUPENOO&P, Le tlroil de 111 n11turt1 & des 8'"'• etc., cit., p. 35 l.

- 116- - 117-
dorf- tiene, ordinariamente, su origen en, que cada uno de esos ferencias entre algunos miembros del Estado compttesto, los otros,
Estados, queriendo mantenerse en la libertad de gobernarse por sus que se mantienen al margen, deben ent~nces interve?ir como media-
propias leyes, no se siente con fuerzas suficientes para repeler por dores e impedir que se llegue a un conflicto armado mterno. De todo
sí solo a los enemigos comunes. Los Estados así unidos se compro-
lo dicho se concluye -afirma Pufendorf- que cada uno de los con-
meten a no ejercer sino de común acuerdo una parte de la Sobera-
nía. La diferencia fundamental que hay pues entre esta confederación federados tiene entera libertad de acción ea lo relativo a todas las
perpetua que reúne varios pueblos en un solo cuerpo y las alianzas partes de la soberanía de las que no se ha hecho mención en el
que los Estados hacen todos los días conjuntamente es que en estas Tratado de Confederación como que deben ser ejercidas en común,
últimas cada uno de los aliados se determina¡ por su propio juicio de suerte que los otros Estados no pueden impedírselo legítimamente.
respecto de ciertos asuntos, sobre los cuales se han comprometido Por otra parte dice que cuando un príncipe ha sido privado con
recíprocamente sin pretender hacer depender del consentimiento de justicia de la monarquía, el Pueb~o entr~, a justo tí.~lo, en la. liber-
los otros aliados, el ejercicio de la parte del Poder soberano con la tad del gobierno democrático, baJO de ciertas condiciones y tiempo,
que esos compromisos tienen relación, ni ceder en nada el derecho con lo que justifica la emancipación. (26)
pleno y absoluto que tiene de gobernar su Estado. Por otra parte Por su parte Moreno, luego de sostener, como se ha visto, la
para Pufendorf, las simples alianzas no tienen ordinariamente por reasunción del poder por los pueblos y aun por cada hombre, aun-
fin sino alguna utilidad particular a cada Aliado y no son sino deli- que dejando subsistir el primer pacto social, sostiene que, ~1 desapa-
mitadas en el tiempo; en vez, la Confederación consiste en que, recer el vínculo real cada provincia era dueña de sí misma; (el
varios Pueblos, sin dejar de ser Estados diferentes, se unen para Reino constituído por diversas naciones, provincias, grandes ciuda-
siempre en vista de su conservación y de su defensa mutua, se com- des, de Pufendorf, que al faltar el rey se divide en .c~d.a pueblo y,
prometen7 para este efecto, a no ejercer sino de común acuerdo cier- luego, se confedera?). Admite, seguidamente, la J?Osibilida~ de que
tas partes de la soberanía. Hay diferencias sensibles -continúa Pu- "reunidas las provincias que la antigüedad de intimas relaciones ha
fendorf- entre un Tratado que sostenga: Y o me comprometo a dar hecho inseparables, traten por si solas de su co~stituci~n" (el ~jem­
,.ecursos para r1,na determinada guerra y a deliberar con vosotros so- plo ilustre de las Provincias Unidas de los Paises. ~a1os, segun la
bre la forma como nos uniremos pa'ra atacar al enemigoj y el que es- nota de Barbeyrac ?) y concluye (Gazeta del 6 de diciembre) negan-
tipule: Ninguno de nosotros no hará ni g11erra ni paz, sin el común
consentimiento de todos. Repite que en las confederaciones de Estados do la conveniencia de una confederación de toda América, aunque,
Compuestos los estados no se someten a ejercer en común sino ciertas en el fondo, aceptándola para una determinada región ya qu~ "la
partes de la soberanía,- ya que no puede concluirse que los intereses naturaleza misma les ha prefijado esta conducta en la producción Y
de los diversos Estados se encuentren fuertemente mezclados y que es límites de sus respectivos territorios". Ideas estas que influyen en
ventajoso a todos los confederados y a cada uno en particular, el no Artigas cuando sostiene que se ha visto ~ividir "e'.1 m~nore~. e~~ados
ejercer ninguna parte de la soberanía sino con el común consenti- un cuerpo disforme a que un cetro de f 1erro h~ ~raruzado ; ~ero
miento. Si así fuera sería mejor para ellos el reunirse en un solo Esta- la sabia naturaleza parece que ha señalado los limites de las socieda-
do que estar unidos por una simple confederación. Es necesario, pues, des y de sus relaciones" y por ello, las promueve ~on el Paraguay
que cada uno de los Estados confederados se reserve el pleno poder "siendo tan declaradas las que en todos aspectos ligan a la Banda
de actuar como lo juzgue conveniente en todo lo que se relacione Oriental del Río de la Plata con esa provincia". (Acaso la "anti-
con las partes de la Soberanía que son de tal naturaleza que los güedad de íntimas relaciones" a que se refirió Moreno?) Y Artigas
otros Estados unidos tiene.o poco o ningún interés, al menos di- propone (1812) , al Paraguay, unirse bajo el sistema de confederación.
rectamente, en la manera como hace uso de ella; como, por ejem- (V. cuadro 3).
plo, en el caso de los tratados comerciales, el establecimiento de los
impuestos necesarios para sus necesidades, la designación de ma- III Las ideas del Contrato Social de Rousseau. Ha sido indi-
gistrados, la legislación, el derecho de vida y muerte sobre los ciu- cada muchas veces, ,incluso atribuyendo a su influjo, con error,
dadanos, el poder en materia de religión y otros asuntos semejan- toda mención del contrato o pacto social, como si Rousseau fuese
tes; pero en cuya materia tiehe que cuidar de no hacer nada que el único contractualista. Moreno, se ha insistido siempre, recibe sus
quiebre la unió(l. El mismo procedimiento debe adoptarse para los ideas y en efecto no solamente lo difunde, y lo cita en sus escritos,
asuntos ordinarios o aquellos que no dan tiempo de consultar a los sino que le sirve de inspiración sin nombrarlo, como en este caso:
otros confederados. Pero para aquellas cuestiones relacionadas con
el bienestar y salud común de todo el cuerpo, es necesario decidirlos
en una asamblea general; tales son por ejemplo la guerra, tanto
ofensiva como defensiva, y la paz que le pone fin. Si sobrevienen di- (26) lbid., pp. 385· 386.

-118 - 119 -
Cont,.ato Socúl p,.0 yecto de Constilución
Moreno Rousseau
De los límites del poder soberano. El estado es una persona moral com-
De aquí es que siempre que los pue· Desde el instante en que el pueblo puesta de muchos pueblos cuia vida
blos han logrado manifestar su volun· está legítimamente reunido en cuerpo Si el Estado o la ciudad no es sino consiste en la uníon de sus miembros.
tad general, han quedado en suspenso soberano cesa toda jurisdicción del go- una persona moral, cuya vida cons.iste Su mas importante cuidado es el de .su
todos los poderes que antes les re- bierno, se suspende el poder ejecutivo en la unión de sus miembros, Y si el propia conservac.n y p.• ella necesita
gían ....(27) y la persona del último ciudadano es más importante de sus_,cuidados .es .el de una fuerza compulsiva q.o disponga
tan sagrada e inviolable como la del de su propia conservacion, le es mdis· cada parte del mejor modo q. 0 con-
primer magistrado. (28) pensable una fuerza univ:ersal Y com- venga al todo. Y asi como la natura·
pulsiva que muev~ y d1sp~nga cada lesa da acada homb.e un poder abso-
parte del modo mas conveniente para luto sobre todos sus miembros, asi el
A nuestro entender Rousseau influye, más intensamente a el todo. Cuerpo moral y político deve tenerlo,
De igual modo que la Naturaleza da sobre todos los suíos. (32)
partir de 1810, cuando el movimiento revolucionario adquiere su a cada hombre un poder absoluto sobre
dinámica y su sentido liberal. En Moreno está el momento de la sus miembros, así el pacto social da al
transición ideológica entre el mundo de los juristas del derecho na- cuerpo político un poder absoluto so-
tural y el estado de derecho de la conciencia moderna de que habla bre todo lo suyo.(31)
Mondolfo. (29) Cuando expone las ideas de Pufendorf habla el
jurista que integraba su personalidad, cuando las de Rousseau, el
político revolucionario. La difusión de la traducción del Contrato PUFENDORF y OTRAS INFLUENCIAS IDEOLOGICAS
Social roussoniano fue intensificando su influencia a partir de EN LA REVOLUCION ORIENTAL
1811 sobre todo en las Gazetas, aunque la antigua escuela subsiste
en el Reglamento de la ]1mta Conservadora. (30) En un subtítulo anterior vimos algunas vinculaciones posi~les
Un proyecto de Constitución anónimo, pero evidentemente entre el pensamiento de Pufendorf, el de Moreno '( el de Arugas
de 1811, que es el primero que se conoce producido por la revolu- en 1811, hecho que ya habíamos indicado en relación con los dos
ción rioplatense, tiene un preámbulo que está inspirado en el Con- últimos en otro estudio. (33) . . d h b
trato Social. Véanse las pruebas: Se trata de examinar ahora otras 10fluencias q~e pu. o a er te-
\ nido Pufendorf en algunos asp~ctos de la revoluao!1 onental. En el
trabajo a que hicimos referenaa antes (34), conclu~os que las. ne-
(27) MARIANO MORENO, {edilorilll} en G4zeta Exfr4ordinari11 de Buenos Airtts, del gociaciones del Armisticio de Octubre de 1811 .produ1eron el ~ngen
13 de noviembre de 1810, en G4cela de Bue.os Aires, ed. facsim., cil.1 p. (605). del Estado Oriental de acuerdo co~ las pre1I>:1sas que entendiam~s
(28) JUAN JACOBO ROUSSEAU, Conlrtrlo Soci41, p. 124. Madrid, 1921. Pecit Muñoz haber probado con la documentación a la vista y que son las s1-
ha vi.Sto en este comienzo de capítulo del Contrato SocúzJ el origen de la expresión del discurso
de Artigas del 5 de abril de 1813: "Mi autoridad emana de vosotros y ella cesa por vuestra guentes:
presencia soberana", EUGENIO PBTIT Muf:loz, Arlíg111 y su ide4riO 11 lr11ués dtt seis sttries tJo·
cumtttlllles, ciJ., p. 132.
I El levantamiento popular de la Ban~a Oriental se hizo
(29) RODOLFO MONDOLFO, Rousseau y 111 eoncitmcia modttrna, cit., p. 92. contando con el auxilio de Buenos Atres.
( 30) En su preámbulo se expresó: "Después que por la ausencia y prision de Fer·
nando VII, qued6 el estado de una orfondad {sic} política, reasumieron los pueblos el II El suministro de ese socorro había dado lugar a un pacto
poder soberano. Aunque es cierto que la nacíon había =smirido en los reyes ese poder, tácito mediante el cual los orientales reconocían la auto-
pero siempre fue con la calidad de reversible, no solo en el c,,.o de un:> deficiencia total,
sino tambien en el de una momcntanca y parcial. Los hombres tienen ciertos derechos que ridad de Buenos Aires a cambio de la ayuda para derrotar
no les es pe.rmitido abandonar. Nadie ignora, quü en las ocasiones en que el magistrado no la tiranía, lo cual beneficiaba a ambas partes.
puede venir en su socorro, se halla qualquiera rcvesddo de su poder pasa procurarse todo
aquello que conviene á su conservacion. Una nacion ó un esmdo es un perronage moral,
procedente de esa ,,.ociaclon de hombres, que buscan su seguridad á fue<Z.U reunid,,.. Por III Al firmarse el Armisticio de Octubre quedó roto el lazo
la misma razon que esa multirud form a una sociedad, Ja qua! tiene sus interéses comunes, " nunca expreso" que ligaba a los orientales con Buenos
y que debe obrar de concierto, ha sido necesario, que en la orfandad poli rica en que se
hallaba la nuestra, estableciese una autoridad pública, cuya inspeccion fuese ordenar y di· Aires.
rigir lo que cada qual debiese obrar reladvamente al fin de la asociacion. Claro está por
estos principios de eterna verdad, que para que una autoridad sea legitima entre las ciu·
dades de nuestsa confederacion polidca debe nacer del seno de ellas mismas, y ser una obra (31) JUAN JACOBO ROUSSBAU, Co,,lrlllo So~, cit., cap. IV, P• 43. .
de sus propiiu manos. A.si lo comprendieron estas propi,,. ciudades, quando revalidando por A hulic•, documento n9 n. pp. 178 y ss. Debemos el conoc~ento de ette
un acto de radhabicion tacita el gobierno esroblccido en esta capital, mandaron sus diputados (32) Véase, ~exa del profesor Plavio García quien lo halló en el ArcbUJo Ge""""! "•
docume!'to a la genu Ai y donó generosamente una fotocopia al Instituto tJe ¡,,.,eslig11c10,.•s
pasa que tomasen aquella porcion de auroridad que les correspondía como miembros de la ¡11 Nació" de Buenos res
asociación." (INSTITUTO OB INVESTlGACIONES HISTÓRICAS, Asambl114s Constituye11l11s Argen- Históric11r en cuyo archivo se conserva.
lin111, ssg11id11r de los 111:ctos comlilucio1111les, legislllliuos y pactos inler/)rouineillles que or&• ?.(. NARANCJO, El origttt tkl Est4"o Oriffltll, pp. 28 • 31, Montevi•
,.iz11ron f)olílic11me,,te la ""ció,,, Fue.les seleccionaálls, coordinad11r y 11nol""4s en cumpl;,. (33) J!DMUNDO
minio tJe 111 ley l J.857 por llMILIO RAVIGNANI, t. VI, segunda parte, p. 600, Buenos deo, 1948.
Aires, 1939.) (34) Ibid.

121 -
- 120 -
pa. sí los eslabones a la Cad,ena qe.
droit qu'avoit sur ~ leur anci~.º
IV En uso de la libertad en que se hallaba el pueblo oriental Maitre, finit, a moa avis, (3) lors qu 11
rompieron su esfuerzos los mas gran-
armado "se constituyó" nombrando su jefe y dándose, más des. Ellos se creyeron un Pueblo libre
8 eté long-tems s~s se méle~ en aucune con la Soberanía consigte. y en la al-
adelante, otros órganos de gobierno. maniére de ce qui se passo1t chez ~ ternatiba dedoblar la rodilla ante
car cela fait voir manifes~ement, qu:~
elTirano qe. bavian oprimido, o entre-
V El Estado naciente, para el logro de sus fines inmediatos: ne se suocie plus de c~ Pais-!li, & q~ il
l'abandonne. 11 peut bien arriver, qu un garse a la desolacon. o la muerte, se
recuperación territorial, consolidación de la libertad en su Roi ou un Etat Populaire soient (b) decidieron por esta última p~oclaman­
suelo, por la derrota de la tiranía, buscó, como medio, la contraints de laisser pour quelque teros domesu Gl. en Xefe y haciendo en-
alianza con otros pueblos, a los que propuso la confede- sans secours une Ville ou un Pais de tender su resolución exforzada al Sr.
leur dépendance: .mais il faut q~'ils Diputdo. del Exmo. Supr. Govno. Dr.
ración. (3 5) J. J. Perez pr. quien sexiraba aquella
reprenoent l'exercice de leur dom10a-
tion si-tot que le péril est passé; autre- negociación. Yo 110 veo en esto Sr.
Respecto de los puntos II y III, es claro que Pufendorf da las men't le Peuple n'est plus tenu de re- Exmo. sino unos hombres qe. abando-
bases teóricas en que podrían fundarse los orientales para conside- garder comme son Souver~in, celu} q_ul, nados así solos se forman y reunen pr.
saos que rien l'en empeche, neghge sí, contrayendo las obliga~iones . mu-
rarse desligados de Buenos Aires. En efecto, en el Derecho Natural tuales qeles proscribe el ob1eto m1Smo
1 de Gentes se afirma que si el Estado se encuentra en la impo- pendaot long-teros d:exercer a son
égard aucune des fonct1ons de la Sou- qe. se proponen llenar. Yo admid la
tencia de proteger y defender algunos de sus ciudadanos, éstos están veraineté (e).
honra conque me distinguieron me
desde entonces libres de las obligaciones que tenían a su repecto y Que s'il s'agit d'aliéoer seulement comprometí a guiarlos bta. el fin, y
eché sobre mí los deveres qe. son
vuelven a entrar a su antiguo derecho de proveer por ellos mismos une partie du Roiaume, outte l'appro: anexos al todo... (Artigas a Sarratea,
batioo du Roi, & celle des Peuples qu!
sus necesidades como lo juzgaran a propósito". Por otra parte, allí -demeurent sous ses Loix, il faut ·~~i
6 de agosto de 1812).
también se ha dicho antes, que "un pueblo se sustrae a su rey y en- Los lances dela guerra separaron de
que le Pleupe du Pais qu'oo veut ahe-
entre nosotros los brazos fuertes de
tra a justo título en el gobierno democrático cuando implora en ner y consente; & ce deroier consen- nuestros auxiliadores, sellando estos una
vano la protección de su rey que no se encuentra en estado de soco- te~ent est encore plus oécessaire que les convención p.a. la neutralidad reciproca
deux autres. En effet, ceux qui oot con Monte-video, y entonces nosotros,
rrerlo, de suerte que quede reducido a defenderse por si mismo, formé les Sociétez Civiles, ou qui sont
como puede, por sus propias fuerzas y por su propia conducta". (36) en el goce de nuestros derechos primi-
enttez volontairement daos quelque Etat tivos, lexos de entrar en un ~cto con la
Tales ideas tienen una relación conceptual evidente con los textos déja formé, se sont engagez les ~os tiranía, que mirabamos agomzante, nos
orientales de 1812, en los que se justifica el haberse "constituído" o envers les autres a ne reconnoitre qu un
constituimos en una forma baxo todos
seul & meme Gouvernement, tant qu'ils aspectos legal, y juramos continuar la
haberse dado una "constitución social" o "constituirse por si" con- voudroient demeurer daos les terres de
trayendo las obligaciones q.• les prescribe el objeto mismo q .• se guerra, hasta q.e. los sucesos de ~lla so-
l'Etat ou ils se joignoient ensemble. lidasen en nuestro suelo una libertad
proponen llenar" y "erigido una cabeza en la persona de nuestro Ainsi en vertu d'une telJe Conveotion, rubricada yá con la sangre de nuestros
dignísimo conciudadano don José Artigas" luego que Buenos Aires cbac~n a aquis le droit de ne point conciudadanos.- V.E. no puede ver el!
etre ni retranché de l'Etat, ni mis sous esto sino un pueblo aban.d onado á_ s1
al firmar un pacto con la tiranía que dejaba a los orientales sin su -une domination étrangére, a moins qu' sólo y que analizadas las circunstanaas,
protección, por el retiro de los auxiliadores, quedó el Pueblo de la il ne vint a y étre justement condamné queÍe rod~aban, pudo mirarse com~ el
Banda Oriental "abandonado a si solo y que analizadas las circuns- en punitioo de quelque Crime; primero dela tierra, sin q.e pudiese
tancias que le rodeaban pudo mirarse como el primero de la tierra Si done l'Etat est daos l'impuissaoce baver otro q.e reclamase su dominio,
sin q• pudiera haver otro, que reclamase su dominio y que en el de protéger & de defendre quelques-uns y que en el uso de su soberanía inalie-
de ses Citoiens, ceux-ci sont des lors nable pudo determinarse según el voto
uso de su soberanía inalienable pudo determinarse segun el voto de dégagez de l'Obligation ou ils étoi~nt desu voluntad suprema. Allí obligados
su voluntad suprema ... " (37), como se prueba seguidamente: envers lui, & rentrent daos leur anc1eo por el tratado convencional del Go-
droit de pourvoir eux-mémes a leurs bierno Superior, quedó roto el lazo
Pufendorf Árlig11S, ele. besoins comme ils le jugeront a propos. (nunca expreso) queligó á el otra. obe-
1759 1812 L'Etat d'autte coté, n'a pas plus de
droit ;ur ses Membres, que les prémiers
4. Si les Habitaos d'uoe Ville, ou hiban ya a recoger el fruto de sus tra- Fondateurs de la Société ne lui en ont
d'uo Pais, se voiaot pressez par l' bajos cuando los tratados deocte. se- accordé. Et comme il ne s'est engagé a
Ennemi, imploreot en vain la protec- pararon de ellos el awco. poderoso, défendre les Particuliers, qu'autant qu'
tion de leur Roi, qui ne se trouve pas que.laCapl. generosamente les havía i1 n'en seroit point empécbé par quel-
en état de les secourir, en sorte qu'ils presentado. Respetada la necesidad qe. que'que Nécessité insurmontable; en ce
soieot réduits a se défendre ewc mémes, pudo haberles impulsado, nunca pudo •cas-18, il est censé consentir que cbacun
commes, ils peuveot, par leurs propres hacer una sanción tal qe. exigiese de se sauve comme il pourra. (2) 11 n'en
forces & par leur propre conduite; le ellos el sacrificio indecoroso de unir est pas ici comme des Membres. ~u
Corps Humain, dont on peut sacrif!e.r
( 3S) IbUI., pp. 22 y u.
quelcun directement & de propos deh-
(36) PUPBNDORP, La droil tl• I• ••lt1r• & tl•s 1ns, de., eil,, pp. 386 • 387 y S48 • S49. béré, pour conserver tout le Corps. ~
(37) EOMUNOO M. NA11ANCIO, I!J orí1.,, rl.el Es1.tlo 0rUftl(I/, eiJ., p. IS. -ces Membres-la ne vivent & ne subs1S·

- 122 - - 123
tent que par 1 Co .
M b e rps; au J1eu que ses d!encia, Y aUi sin darla aéJ de Monte-
~ res des Corps Moraux peuvent Los principios generales llegaron por medio de Pufendorf en
Q:ster & vivre séparément. Ainsi Je video, ceJe_bramos el acto solemne, sa-
cro~anto .s1~mpre de una constitución tanto que las fórmulas concretas, en los textos norteamericanos,
rps na pas autanc de droit sur eux,
;J?e le Corps Humain en a, pour ainsi social, er1g1endonos una cabeza en Ja como también la idea de la evolución progresiva de la confede-
ire,, s~ ~es Membres. Que si un Roí persona de au~o dignisimo Conciu- ración a la federación, como lo muestra el análisis de las instruccio-
dadano D.n ]ose Artigas para 1 d
est rédutt a la nécessité de faire Ja paix ilº e or ea nes del año XIII, y otros textos de esa época y como, todavía mejor,
avec . ~ Ennemi plus fort que Jui, á ~ 1tar,. de que necesitabamos. [Los
cond1uon de lui céder una partie de ses Je~es orientales al Gobierno de Buenos lo dice en forma explícita el artículo 59 de las bases propuestas por
Etats, done les PeupJes ne veuleot pas Aires, 27 de agosto de 1812]. Artigas a los comisionados de Buenos Aires, Candiotti y Amaro,
(e) changer de maitre; iJ peut bien a el 23 de abril de 1814. (42)
mon avis, retirer ses Garnisons & Íes Finalmente queremos indicar una tercera influencia en el pen-
Tr~upes q!l'il a dans le País: & ne
i;iomt empecher _qu_e le Vainqueur ne
samiento político de la revolución oriental: la corriente hispánica.
s en empare: ma1s iJ ne sauroit légiti- En efecto, el artículo 89 de las propuestas formuladas por Artigas
m~ment forcer Jes Habitans a recon- a Buenos Aires, por intermedio de García de Zúñiga, en febrero de
no!tre pour leur Souveraín cecee aucre 1813, dice que "la soberanía particular de los pueblos será precisa-
Pu1~sance: de sorce que s'ils se sentent
en e~t de mesurer Jeurs forces contr' mente declarada y ostentada como el objéto único de la revolu-
elle, Jls '?Ae .sont P1!5 mal de luí résister, ción". (43)
ou de s e~1g_er meme en Corps d'Etat Partiendo de este principio Petit Muñoz da una "interpreta-
séparé. Ains1,. quoi qu'en vercu d'une
tel~e ~nvenaon, le Roi, & le Peuple ción dinámica del ideario artiguista: de la soberanía particular de
qui lw r~~ perdent tout leur droit los pueblos a las soberanías provinciales, de las soberanías provin-
s~r ce }?~1~-li, Je Vainqueur n'en de- ciales a la confederación", etc. y establece su origen posible en la
viene legitime Souverain que par Je tradición española, de las ciudades y villas. (44)
consentemeat des Habitans memes ou
pa~ le serment de fidélité qu'ils' J . La filiación inmediata de estas ideas está, a nuestro juicio, en
pretent. u1 las Cortes de Cádiz (45) en una exposición que hizo en ellas, el
diputado peruano Feliú, (46) como se muestra seguidamente:
l:ld~:C~~ 1: c~~;de~c~~:~~n ~u~~n?~~f
1
en 1iiudo haber influído La soberanla /JtWIÍcul#r tl• los Pu•blos.
de su obra (38) y ello es conc ya e 1Dlct n a~e. en una. página Exposici6a del Diputado Feliú Instrucciones dadas por Artigas a
Artigas en 1812 cuando ret ~~~ante_ con la pohtica seguida por en las Cortes de Cádiz García de Zúñiga para su comisión ea
t~ños y paraguayos (39) y ~on ~~s 1d unir en pacto a o~ientales, por- 11 de enero de 1811 Buenos Aires.
s1ón más firme eJ ideario , . ocumentos en que nene su expre- "Asi como la soberanía una e 111- 2 de febrero (?) de 1813
año XIII (V. cuadro 4). (4Ó)o11t1co de la Revolución oriental en el divisible se divide prácticamente en
quanto al exercicio de sus facultades, 89 La soberanía particular de los
Una primera fuente de 1 ·d d así cambien se compone de partes real pueblos, será precisamente declarada y
Pufendorf, Ja segunda en Jas ~br:: dee 1ª confed~ración estaría en:
traducidas por García de Sena. (4 l) procedenaa norteamericana (42) EDMUNDO M. NUANCJO, 1!J orii•• del l!shlJo Orinhll, cil., pp. 43 y SI.
(43) Comisión del ehl"""-o don TomJs GMeÍ• IÚ Zúiii&• tkl••le del 1obúrno .U
Bunos Aire., C L PalGBllO, Ar1i1.u, l!sludio His1órieo, Doeu,,,.,,los j111li/ie•fi11os, pp. 133·
134, Montevideo, 1886.
(""') EUGENIO PITIT Mutll'oz, ArlildS 1 Sii úh4rÍO " lr1111is d• seis series doeu,,,_.
llÜflS, primera parre, en INSTITUTO DB INVESTIGACIONES HISTÓRICAS, Ens111os, l!sludJos 1
Mo,.,,vll/ús, n• IJI, c;,,,,¿...,,os Ar1i1uisl1U, o9 1, cit., pp. 185 y ss.
En el fondo la posición de Petit Muíioz no es contradictoria con oues1111o comprobación
por ruanto es posible que la flllación que ~I acribuye a esca.s ideu sea su origen remoto.
Algo semejanre tiene lugar eo relación con su tesis de que el origen olvidado del gobierno
represeo111rivn eo Am~rica esrá en hu juntns o congresos de procuradores de las ciudades y
villas (Véase también, EUGENIO PIITIT MUROZ. Orlgenes ol11úlllllos del r'1ime11 represmlll·
IWO "" Amirie11, ACADEMIA NACIONAL DI LA HISTORIA, 11 Conveso lnlnn•eion•I de H is-
lori4 de Amirie•, t, Il, pp. 433 y u. Buenos Aires, 1938) y Julio V. Go02ález ha mostrado
la influencia de las Cortes de Cádiz (Véase JULIO V. GONZÁl.IZ, Pili•eión bistórie• d•I
iobinno represnl•li110 11rgtmlino, t . l y JI, Buenos Aires, 1937).
(45) La publicó la G•zel• d• Bu1nos Ayres el 17 de diciembre de 1811 (G•eel11 u Bumos
Aires, ed. facsim., etc., t. lll, pp. 54· 55).
La G•zel• o los Dltlrios de 1111 Corles, que 110 hemos tellldo a la vista, deben haber sido
el velúculo de estas ideas huta el cnroprunento oriental.
(46) El diputado Pellú alcanzó el importanre pues10 de secretario de las Cortes y se
destacó en la defensa de los derechos americanos. Había nacido en Ceuta y cursó leyes en
la Universidad de Lima y estudios en el Colegio de San Carlos. Enseñó en Sao Marcos. Por
orden de Femando Vll estuvo preso por ocho años en el Castillo de Benasque. (Véase: L.
A. EGUIGUKEN, Dieeio,.,,rio Hislórleo Cronológico, t. l, p. UX, Lima, 1940.)

- 124- -125 -
r

Y físicamente distintas, sin las quales ostentada como objeto único de nuestra tado el tema. A medida que se profundiza en l~ , inve_sti~ción de
todas, ó sin muchas de las quales no revolución. la realidad pasada y sabemos más de una cuesuon ~1stórica y ~e
se puede entender la soberanía, ni me-
Acta de reconocimiento de la Asam-
ensancha nuestro conocimiento en punto a ella, también se amp~1a
nos su representacion. Las naciones di-
versas, las provincias de una misma blea. el campo de nuestras dudas (47) y de lo que desconocemos. A .10-
nacion, los pueblos de una misma pro- 5 de abril de 1813 tentar su esclarecimiento esperamos poder consagrar un próxllllo
vincia, y los individuos de un mismo seminario en la Facultad.
pueblo se tienen hoy unos respecto de 79 En consecuencia de dicha confe-
otros, como se tienen unos respecto de deración, se dejará a esta Banda en la
otros todos los hombres en el estado plena libertad que ha adquirido conw
natural. En él cada hombre es soberano Provincia compuest~ de pueblos libres,
de sí mismo, y de la coleccion de esas pero queda desde ahora sujeta a la
soberanías individuales resulta la sobe- Constitución que emane y resulte del
ranía de un pueblo. Entiendo por esta Soberano Congreso General de la Na-
soberanía, no la independencia de la cion, y a sus disposiciones consiguien-
legítima autoridad superior, sino una tes, teniendo por base la libertad.
soberanía negativa, y que dice relacion
solo a otro pueblo igual. De la suma
de soberanías de los pueblos, nace la
soberanía de la provincia que com-
ponen, entendida esta soberanía en el
mismo sentido: y la suma de soberanías
de las provincias constituye la sobera-
nía de toda la nacion. Nadie, pues, dirá
que un pueblo de una provincia de Es-
paña es soberano de otro pueblo de la
misma provincia; nadie dirá que una
provincia de España es soberana de
otra; nadie dirá que la coleccion de
algunas provincias de España es sobe-
rana de la coleccíon de las restantes.
L~ego nadie podrá decir que la colec-
c1on de algunas provincias de la mo-
narquía que forman lo que se llama
España, es soberana de la coleccion de
las otras provincias de la monarquía
que forman lo que se llama Amé.rica.
~ ~ta idea es la que indiqué al prin-
~1p10 que debe servir de norma para
JUZgar acertada é imparcialmente de las
conmociones que se han suscitado en
algunos puntos de aquella parte de la
nacion. Luego para que haya una ver-
dadera representacion de toda la sobe-
ranía nacional, es preciso que haya una
verdadera representacion de la parte
que en ella tiene la soberanía de Amé-
rica; y no será verdadera, sino quando
sea proporcional á Jos elementos de
que se compone; es decir; proporcional
á. la suma de soberanías de sus provin-
cias, que es proporcional á la suma de
sober.anias de los pueblos, que es pro-
porcional á la suma de sus individuos.
Esta me parece una demostracion ma-
temática tan rigorosa [etc.]

Al poner fin a este breve trabajo nos enfrentamos con el hecho (47) El lector Ju enconuu6 a lo Jugo de tod<! est~ esru~io como correspond~O:
de tener que repetir lo que dijimos al concluir nuestro Origen del una obra que a.tpira a mantener un riguroso caráct~ cientlf1co.. ~· ouos, que ?,?f n':Jt •
Ju resuelven 0 nos recrifkan con fundamentos senos, lo adaúuremos con sauo ac n, Y
Estado Oriental y es que, como entonces, pensamos no haber ago- desde ya los estimulamos a ello.

- 126- - 127-
JAIME WDANEZ
1811 [?]
' P. Y disuelto el gobierno por la muerte o cautiverio del rey y de toda su
familia, a quien vuelve la autoridad, y quien puede organizarle de nuevo?
R. La autoridad vuelve al pueblo de donde salió, vuelve a la fuente pura y
primitiva de donde emanó, y el pueblo es el único que tiene autoridad
para nombrar o instituir un nuevo rey, o para darse la forma de gobierno
que mejor le acomode para su prosperidad. [Catecismo Polilico]

JOSE ARTIGAS
1811

Quando las revoluciones politicas bao reanimado uoa vez los espiritus abati-
dos p.r el poder arbitrario, corrido ya el velo del error, seha mirado con tanto
horror yodio el esclavage ybumillacion q .• antes les oprimía, q.• nada parece
demasiado p.• evitar una reuogradacion de lahermcsa senda de lalibertad. Como
temerosos los ciudadanos de q.• la maligna intriga les suma de nuevo baxo
latiraoia, aspiran generalm.1• a concentrar la fuerza yla razoo en un gobierno
inmediato q.• pueda con menos dificultad conservar sus derechos ilesos, y con-
ciliar su seguridad con sus progresos. Asi comunm. 1• sehavisto d ividirse en me-
nores estados un cuerpo disforme á q.n un cetro defierro hatirani:tado. Pero la
sabia naturaleza parece q.• ha señalado p.• entonces los limites delas sociedades
yde sus relaciones: y siendo tao declaradas las q. en todos respectos ligan á
labanda oriental delRio de la plata con esa provincia, yo creo q.• por una
conseq.• del pulso y madurez con q.• ha sabido declarar suJibertad, y admirar á
todos los amadores de ella con su sabio sistema. habrá de conocer la reciproca
conveniencia é interes de estrechar nra comunicacion yrelaciones del modo q.•
exijan las circunst. "' al estado. - Por esteprincipio be resuelto dar a V.S. una
idea delos principales acontecim. 109 en estabanda, yde su situación actual, como
q.• debeteoer nopequeño influxo enlasuerte de ambas provincias [Nota de José
Artigas a la Junta G11bernalitJa del Paraguay, 7 de diciembre de 1811)
JUAN ]OSE CASTELLI MARIANO MORENO
22 de mayo de 1810 13 de noviembre de 1810
deduciendo de aquí su ilegitimidad [la del Consejo de Regencia] y la reversión La autoridad del Monarca rettovertió á los pueblos por el cautiverio del Rey;
de los derechos de la Soberanía al Pueblo de Buenos Aires y su libre exercicio pueden pues aquéllos modificarla ó sugetarla á la forma, que mas les agrade, eo
en la instalación de uo nuevo Gobierno, principalmente oo existiendo ya como el acto de encomendarla á un nuevo representante: éste oo tiene derecho alguno,
se suponía no existía la España en la dominación del señor Don Fernando porque hasta ahora oo se ha celebrado con él ningún pacto social; el acto de
Séptimo. [Carta de los oidores al Consejo de Regencia.] establecerlo, es el de fixarle las condiciones que convengan á el instituyente; y
esta obra es la que se llama constitución del estado. [Gazeta exti·aordinaria de
Buenos Ayres, 13 de noviembre de 1810]

CUADRO 3
PUFENDORF MARIANO MORENO
1759 28 de noviembre de 1810

I1 peut ardver néanmoins, lors que le Roiaume est composé de plusieurs parties Cada provincia se concentró eo sí misma, y no aspirando á dar á su soberanía ma-
considérables, par exemple, des diverses Nations, de différentes Provinces, & yores términos de los que el tiempo y la naturaleza habiao fixado á las relaciones
d'uo nombre de grandes Villes, q'il résulte de la, pendaot l'lnterrégoe, une espece interiores de los comprovincianos, resúltaron t antas representaciones supremas é
d'Etat (b) Composé. [Le droit de la nature & des gens, p. 388] independientes, quantas Juntas Provinciales se habían erigido. Ninguna de ellas
Si uo prince a été justemeot dépouillé de la Couronne, (2) ses Sujets recouvreot solicitó dominar a las otras; ninguna creyó menguada su representación por no
des lors leur liberté, san.s avoir besoio d'une longue possession, ni d'etre reconnue haber concurrido al consentimiento de las demas; y todas pudieron haber conti-
indépendaos par leu.r anden Maitre; . . . Ici se présente naturellement l'exemple nuado legítimamente, sin unirse entre sí mismas. Es verdad que al poco tiempo
illustre & incontestable des Provinces Unies des Pais bas. [Le droil de la nat11re & resultó la Junta Central como representativa de todas pero prescindiendo de las
des gms, p. 385) graves dudas, que ofrece la legitimidad de su instalacion, ella fué obra del uná-
nime consentimiento de las demas Juntas; alguna de ellas continuó sio tacha de
crimen en su primitiva independencia; y las que se asociaron, cedieron á la ne-
cesidad de concentrar sus fuerzas, para resistir un enemigo poderoso que instaba
con urgencia: sin embargo Ja necesidad no es una obligacion, y sin los peligros
de la vecindad del enemigo, pudieron las Juntas sostituir por si mismas eo sus
respectivas provincias, la represeotacion soberana, que con la ausencia del Rey
había desaparecido del reyno .
. . . Ya en otra gazeta discurriendo sobre la instalación de las Juntas de España,
manifesté, que disueltos los vínculos qe. ligaban los pueblos coo el Monarca,
cada provincia, era dueña de sí misma, por quanto el pacto social no establecía
relacioo entre ellas directamente, sino entre el Rey y los pueblos. Si considera-
mos el diverso origen de la asociacion de los estados, que formaban la mooar-
quia española, oo describiremos un solo título, por donde deban continuar u.ni-
dos, faltando el Rey, que era el centro de su anterior unidad. Las leyes de
Indias declararon, que la America era uoa parte ó accesioo de la corona de
Castilla, de la que jamas pudiera dividirse: yo no alcanzo los principios legítimos
de esta decision, pero la reodicion de Castilla al yugo de un usurpador, dividió
nuestras provincias de aquel reyno, nuestros pueblos entraron felizmente al goce
de unos derechos, que desde la conquista habían estado sofocados; estos derechos
se derivan esencialmente de la calidad de pueblos y cada uno tiene los suyos
enteramente iguales y diferentes de los demas. No hay pues ioconvenieote en
que reunidas aquellas provincias, á quienes la antigüedad de intimas relaciones
ha hecho inseparables, traten por sí solas de su consticucioo. Nada tendría de
irregular, que todos los pueblos~ de América concurriesen á executar de comun
acuerdo la grande obra, que nuestras provincias meditan para sí mismas; pero
esta concurrencia sería efecto de una convencioo, oo un derecho á que precisa-
mente deban sujetarse, Y yo creo impolítico y pernicioso, propender, á que se-
mejante coovencion se realizase .. . Pueden pues las provincias obrar por sí solas
su coosticucion y arreglo, deben hacerlo, porque la naturaleza misma les ha pre-
fixado esta conducta, en las producciones y límites de sus respectivos territo-
rios,.... [Gazeta de Buenos A.yres, 6 de diciembre de 1810]
CUADRO 1
PUFENDORF ANONIMO MONTEVIDEANO
1759 Noviembre de 1808
De ce que nous venons de dire, il paroic, en que! seos il faut encendre ce
que GROTIUS (c) dit, avec plusieurs 2uttes, que quand la Pamille Roiale vient Nosotros concebimos que destronada la casa rcynante, retrobertieron al pueblo
a manquer, l.r Souveraineté reto11N1e a chaque Pcuple. C'est-a-dire, qu'encore que español todos los derechos de la Soberanía y que usando de ellos [los derechos
pendant l'lnterrégne, le Peuple n'ait pas proprement la Souveraineté puis qu'o~ de la soberanía] como en el primer instante de un ser político pudo crear
n'a point encore pris de délibération, par la qucllc Je Gouveroemen; aic été mis nuevas autoridades, nuevas Leyes, nuevas constituciones [ . . . ]
pour toujours entre les maios de l'Assemblée générale de tous les Citoiens· le ... Yo soy un hombre libre formo una sociedad a la cual me su jeté con el fin
Peuple peut néaomoins, en atteodant, exercer ou par lui-meme, ou par ses 'oé- preferente de proporcionarme todos los vienes posibles; me veo en una orfandad
putez, tous les actes de la Souveraineté qu'il juge nécessaires pour sa propre política; estoy emancipado por la muerte civil del Padre de mi grao familia;
conservation. Car c'est se ttompcr que de dire, comme sont quelques-uns, qu' hoy puedo disponerlo todo; hao vuelto a mis manos las facultades que les tenía
aprcs l'extinction entiére de la Famille Régoante, le pouvoir d'exercer la Sou- conferidas; por eso lo he trastornado todo; y no cesaré un punto en la reforma
veraineté ne retourne pas au Peuple, mais seulemcnt le pouvoir de se choisir un t hasta tanto que mis providencias o la libertad de Fernando el amado hayan re&·
autre Prince; comme s'il falloit nécessairement que le Peuple creat un nouveau taurado el orn. perdido. [Véase, Apéndice, documento n9 71
Roi, & comme s'il ne lui étoit pas libre de changer désormais le Gouvernement
en Aristocratique, ou Démocratique.

CUADRO 2
PUFENDORF MARIANO MORENO
1759 13 de noviembre de 1810

I1 est clair, que quand le sujet propre de la Souveraineté vient a manquer, le el cautiverio del Rey dexó acephalo el reyno, y sueltos los vínculos que lo
Roiaume o'est plus qu'uo Corps imparfait, uni seulement par la Convention pri- constituiao centro y cabeza del cuerpo social. En esta dispersión no sólo cada
mordiale des Etats, qui consiste en ce que chaque Particulier est censé s'etre pueblo reasumió la autoridad, que de consuno había.o conferido al Monarca,
engagé eovers tous les a utres a former une seu le & meme Société Civile. Cet en- sino que cada hombre debió considerarse en el estado anterior á el pacto social,
gagemeot aquiert oéanmois beaucoup de force par la vue d'une commune (2) de que derivan las obligaciones, que ligan á el Rey con sus vasallos. No preten·
Patrie, & de la liaison qui en résulte, laquelle tient un peu de la parenté; com· do con esto reducir los individuos de la Monarquía á la vida errante, que pre-
me aussi par l'iot.'.:rét des Citoiens, qui ont la p!Upart leurs biens & leurs établis- cedió la formación de las sociedades. Los vínculos que unen el pueblo á el Rey,
semens atrachez au Pais (3), d'ou ils ne sauroient les transponer ailleur qu'avec son distintos de los que unen á los hombres entre si mismos: un pueblo es pue-
beaucoup de peine, & qui, ourre la doucer du Climat, auquel ils sont accoutumez blo, antes de darse á un Rey; y de aquí es, que aunque las relaciones sociales
des leur enfance, (4) ttouvent la toutes les p ersonnes qui leur soot les plus entre los pueblos y el Rey, quedasen disueltas ó suspensas por el cautiverio de
chéres, & avec lcsquelles ils sont étroitement uois par le saog, ou par l'alliance. (5) nuestro Monarca, los vínculos que unen á un hombre con otro en la sociedad que-
C'est porquoi il y a une plus force liaison entre les Citoieos d'un Etat, pendaot daron subsistentes, porque no dependen de los primeros; y los pueblos no debieron
l'lntcrrégne, qu'entre les Soldats, sur tout ceux des Troupes étraogéres, apres la tratar de formarse pueblos, pues ya lo eran; sino de elegir una cabeza, que los
mort de leur Géoéral; la plUpart des derniers o'aiaot p oiot de Patrie, ou du rigiese, ó regirse á sí mismos segun las diversas formas, con que puede cons-
moins étant de différeotes Pais. Ainsi les gens un peu accommodez, pour con- tituirse íntegramente el cuerpo moral. Mi proposición se reduce, á que cada
server & mettre en sureté tout ce qu'ils oot, eotreticnnet la p aix avec leurs individuo debió tener en la constitución del nuevo poder supremo, igual parte
Concitoiens, peodant l'Ioterrégne, & s'empresscnt a faire rétablir le Gouveroe- á la que el derecho presume en la constitución primitiva de el que había desapa-
ment. Au reste, quoi qu'uo Roiaume pendant l'Ioterrégoe puisse etre apellé, recido. [Gazeta extraordinaria de Bumos Ayres, 13 de noviembre de 1810]
selon, l'exprcssion de TITE LIVE, (6) un Ettrt sans Go11verneme11t, & une Armée s11ns
Général: cependant comme tant que le Gouvernement o'a pas encore été mis
entre les mains d'une Personne, ou d'uoe Assamblée(a), l'Etat naissant tient quel-
que chose d'une Démocratie; & que d'ailleurs il ese naturel, que, celui, a qui
une Multitude avoit confié le soin de la gouverner, venaot a mourir, saos qu'il
y ait aucun Successeur désigoé, eJJe pourvoie elle-mcme a sa propre conservatioo
& a ses besoins; les Interrégnes produisent une espéce de Democratie établie
seulmeot pour un tems, en sorce que l'on doit pendant ce tems-la adrnioisrrer
en commun les affaires publiques, & élire un nouveau Roi d'un commun con-
sentement; a moins que l'on ne trouve a propos de chaoger la forme du Gou·
vernemcnt. [Le d1·oit de la 11at11re & des gens, pp. 387 - 388]
TEXTOS ARTIGUISTAS
1813

'

art. 10 ... Que esta Prov.• por la presente entra separadam•• en una firme liga
de amistad con cada una delas otras para su defensa comun, seguri-
dad desu libertad y para su mutua y general felicidad. obligandose a
asistir/á cadauna delas otras contra toda violencia, o ataques hechos
sobre ella, o sobre alguna de ellas por motivo deReligion, soberania,
trafico, o algún otro pretesto cualquiera q• sea. [Instmcciones del
año XIII]

art. 11 . . . Que esta Prov• retiene su soberania, libertad e independencia, todo


poder jurisdiccion y derecho que no es delegado expresam•• por la
confederacion a las Provincias unidas juntas en congreso. [Instruc-
ciones del año XIII]

art. 7 ... . El Gov.• 0 Supremo entenderá solam•• en los negocios generales del
Estado. El resto es peculiar al Govierno de cada Prov.• [Instrucciones
del año XIll]
60 Será reconocida y garantida la Confederacion ofensiva y defensiva
de esta Banda con el resto de las Provincias Unidas, renunciando
cualquiera de ellas la subyugacion á que se ha dado lugar por la
conducta del anterior Gobierno. [Acta de la Asamblea del 5 de abril
de 1813]
1
CUADRO 4

PUFENDORF ESTADOS UNIDOS


1759 1778

§. XVIII. L'A u T RE sorte d1Et11ts Composez, c'est·a-dire, ceux qui se for- <;om·
Des P.11111qui }- - - - - Artículos de confederación y perpetua unión.
ment par la C<mfédération (I) perpétuelle de plusieurs Etats, tirenc ordinairement pouz, se
formenr par
Jeur origine de ce que chacun de ces Etats voulant se maintenir daos la liberté u o e Co11/édér11·
de se gouverner par ses propres Loix, ne se sentoit pas assez de force pour re- lio11 perfJéluelle.
pousser lui seul leuxs Ennemis communs. Les Etats ainsi unís, s'enga,gent les uns
envers les autres a n'exercer que d'un commun accord quelque partie de la
Souveraineté. Car la principale différence qu'il y a encre cette Confédération
perpétuelle, qui réunit plusieuxs Peuples en un seul Corps, & les Alliances que
les Etats font tous les jours ensemble; c'est que, dans les derniéres, chacun des
Alliez se détermine par son propre jugement a certaines choses, auxquelles ils
se sont engagez réciproquemeot, saos prétendre du reste faite dépendre du con·
sentement des autres l'exercice de la partie du Pouvoir Souverain, a laquelle
ces engagemens ont du rapport, ni cien relicher du droit plein & absolu qu'il
a de gouverner son Etat. D'ailleurs, les simples Alliances n'ont ordinairement
pour bout que quelque utilicé particuliere de chaque Allié & ne sont que pour
un certain tems. Au lieu que Ja Confédération, dont il s'agit, consiste en
ce que plusieurs Peuples, saos cesser d'etre autant d'Etats distincts, s'unissent pour Art. 111. Los dichos Estados por la presente entran separadamente en una firme
toujours en vue de leur conservation & de leur défense mutuelle, s'engageant
pour cet effet a n'exercer que d'un commun consentement certaines parties de
l liga de amistad con cada uno de los otros para su defensa común, la
seguridad de su libertad, y para su mutua y general felicidad, obligán-
Ja Souveraineté. En effet, il y a bien de la différence entre ce Traité: je 1rlen-- J --------------..., dose a asistir a cada uno de los otros contra toda violencia, o ataques
gage a vous donner du seco11rs dans 11111! telle G11erre, & J déUbérer avec vous hechos sobre ellos, o sobre alguno de ellos por motivo de Religión,
mr la maniét·e dont no11s nous y pre1ldrons, pour 11gir contre l'Ennemi; & cet Soberanía, tráfico o algún otro pretexto cualquiera que sea. [Artic11los
aucre: A11cun de no11s ne /era ni Guerre, ni Paú:, sans le commun consentement de co11feáeración y perpetua unión]
de tom. ]'ai dit au reste, que, dans ces Confédérations d'Etats Composez, on ne
s'assujettissoit a exercer en commun que certaines parties de la So1weraineté.
Car il ne peuc guéres arriver, que les intérets de divers Etats se trouvent si
fort melez ensemble, qu'il soit avantageux a tous les Confédérez en général
& a cbacun en particulier, de n'exercer aucune partie de la Souveraineté que
d'un commun consentement. Et si cela se trouvoit ainsi, i1 vaudroit mieux pour
eux de se réunir en un seul Etat, que d'etre liez par une simple Confédération.
ll faut done que chacun des Etats Confédérez se reserve un plein pouvoir de
taire, comme il le jugera a propos, tout ce qui se rapporte aux parties de la } Art. JI. Cada Estado retiene su Soberanía, libertad e independencia, y todo po-

l
Souveraineté qui sont de telle nature, que les autres Etats unís n'ont que peu ---~----------~ der, jurisdicción, y derecho, que no es delegado expresamente por esca
ou point d'intéret, du moins directement, de quelque maniére qu'il en fasse Confederación a los Estados Unidos juntos en Congreso. [Artículos de
usage; comme, par exemple, les Traitez de Commerce, l'établissement des Impots confederación y perpetua 11nión]
nécessaires pour ses besoins particuliers, la création des Magistrats, les Loix, le
droit (2) de Vie & de More sur les Citoiens, le pouvoir en matiére de Religion,
& autres choses semblables; a l'égard desquelles pourtant il faut que chacun
prenne garde de ne rien faire qui soit capable de troubler l'union. La meme
chose doit avoir lieu, a l'égard des affaires ordinaires ou qui ne donnent pas
le tems de consulter les autres Confédérez. (3) Mais pour celles qui regardent
le bien & le salut commun de tout le Corps, on ne sauroic se dispenser de les )
faite décider daos une Assemblée générale. TeUe est sur touc la Guerre,(4) tant · ------:.,,....----------------------------------------------------
Défensive, qu'Offensive; & la Paix, qui y met fin. S'il survient aussi quelque dif- J
férent entre certains Membres de l'Etat Composé, les autres, qui sont désince-
ressez, doivenc d'abord intervenir comme Médiateurs, & empécher qu'on n'en
vienne a prendre les armes. De ce que nous avons die, il s'ensuit, que chacun des
Confédérez a une entiére liberté d'exercer, comme il le juge a propos, toutes
les parties de la Souveraineté, done i1 n'est point fait mention daos le Traité
de Coofédération, comme devane etre exercées en commun; de sorte que les
autres ne sauroient l'en empecher légitimement.

[Le droit de la nat111·e & des gens, pp. 351- 352)


'~

APENDICE DOCUMENTAL*

* Los documentos N.os 1, 2, 3, 4, 5 y 7, proceden del Archivo Sautu que


se guarda en la Biblio1ec1Z Dr. Menéndez, de Pergamino, República Argentina.
Respecto de la transcripción que aquí se hace debemos aclarar que, por la situa-
ción imperante en la Argentina cuando se hizo la copia, no fue posible hacer el
cotejo y corrección final con los originales a la vista. El documento N9 6 se
encuentra en fotocopia en el Archivo de microfilms del Instituto de InveslÍglZ-
ciones Históricas. El documento N9 8 fue tomado de DANIEL GARCÍA ACEVJ!DO,
El doctor ]osé Manuel Pérez Castellano. Apuntes para su biografía, en Revista
Histórica, t. I, pp. 268 a 270, Montevideo, 1907. El documento N9 9 procede de
los Apuntes del curso del doctor Felipe Ferreiro, como se indicó en el texto. El
documento N9 10 se copió de MATEO J. MAGARIÑOS DE MELLO, Defensa de la
]unt11 de Montevideo, en Anuario de Histori11 Argentin11, Año 1940, vol. 11,
pp. 283 a 294, Buenos Aires, 1941, cuya versión se completó, en los fragmentos
que faltaban, con una copia existente en el citado Archivo de Sautu. El documen-
to N9 11 se halla original en el Archivo General de la Nación, Buenos Aires,
y su microfilm nos fue facilitado por el profesor García.
1 - (Apuntamientos anónimos sobre la determinación que tomó el Pueblo de Buenos Aires de
substituir al virrey, marqués de Sobremonte, por Santiago liniers. Se sostiene que tal reso-
lución no habla sido ni descaminada, ni falta de apoyo en lo legal puesta que, siendo el
salvamento de la República la suprema ley del Estado, no había duda fue la necesidad la
que los forzó a tomarla. Se exponen las razones porque serla desacertado volver a confiar
la defensa de la Plaza a Sobremonte y se hace notar que la intención del monarca español,
al encargarle del virreinato, fue de que pusiese la plaza en estado de defensa ante la pre-
sencia del enemigo; se denuncia la ineptitud del marqués de Sobremonte, que justifica el
procedimiento del Pueblo; se apunta la doctrina que concurría a otorgar licitud a la deter-
minación del Pueblo de proclamar a Santiago liniers por Gobernador y Capitón General; al
desarrollar su argumentación en favor de esta tesis se establecen las cualidades esenciales a
todo Capitón General, según términos de Alfonso el Sabio, considerándose que cuando faltan
esas condiciones el Virrey debe cesar en el cargo. En último término se observa que, al cesar,
debe nombrarse a otro Jefe hasta que el Monarca lo confirme o monde a quien sea capaz
de cumplir su voluntad y que, por tanto, la determinación del Pueblo no es escandalosa ni
ilegal, estando inspirada en el respecto a la Ley y al Soberano.]

[25 de agosto de 1806)

Aunque la determinaci6n que tom6 el Pueblo de Buenos Ayres de 06 volver


á admitir por Governador al Marques de Sobremonte, y substituir en su lugar
provisionalmente á Do. Santiago Liniers hasta la resulta de S. M., no faltaran
espíritus que la graduen de arrojada, temeraria, injusta, escandalosa, é ilegal, por-
que para todo hay hombres en las grandes Poblaciones, por los diversos resortes
que en ella se encuentran, y mueven; no obstante un discernimiento fino, y juicio-
so, un espíritu verdaderamente Patriota, y un hombre prudente que prevé las
consecuencias, y procura evitarlas en tiempo, no la hallará tan descaminada ni q•.
le falten apoyos en lo Legal.
Bien savido es, que conforme á la máxima del dro. de que el salvamento de la
Republica es la Suprema Ley del Estado: Salus Reipublicae suprema lex esto, si
la necesidad la disculpa, y ella nó llevara por norte otro obgeto que el de salvar
la Republica, asegurar al Rey una Ciudad, y Puerto que le és sumamente esencial,
y poner á cubierto las vidas, y haciendas de los havitantes, de la rapiña e inuma·
nidad de una Nacion que en todos tiempos, y en especial en los presentes no sigue
otra re&la que la de lo util, sin tener quenta en lo mas minimo con lo licito y
honesto: en una palabra, que no aspira mas, que á engrandecerse, y hacerse de
riquezas sea por los medios que fuese para hacerse espectable en el mundo, con-
tentas y satisfacer sus pasiones: base sobre que estriba el fantasma de la Religion
que profesa.
No es dudable que la necesidad, fué la que forzó á Buenos Ayres á tomar
esta determinacion. Si apesar de haver sido Reconquista la Ciudad por otro,
ó nó se temiera una nueva imbasion de los enemigos: es decir, si la guerra hu-
viera acabado, ó los Ingleses huviesen salido tan escarmentados que probable-
mente no se pudiese recelar que les quedase ganas de volver; combengo, que sin
embargo del descuido y abandono con que Sobremonte miró á Buenos Ayres po-
día tolerarse que volviese á exercer el cargo de Governador y Capitan General,
porque en este caso no havia que temer de parte de los enemigos externos. Mas
hallandose la Ciudad amenazada de una nueva imbasion con el socorro que se
save pidio el General Ingles al Cavo, 6 con el refuerzo, que es regular le embie
de Londres el Ministro Ingles, en virtud del parte que le dió de haver tomado
felizmente la Plaza con un puñado de hombres, y haviendo salido al fin aunque
desonrado, siempre ventajoso con los Cáudales que el Marques les embio, y
otros que ellos se tomaron, los quales se dieron prisa de poner inmediatamente

- 131-

......________ -
en salvo, cooociendo la felicidad del Marques, que se los havia proporcionado,
no seria prudeocia, ni acertado eo estas circunstancias volver á confiar la de- que eligió el Pueblo? Es asaver, confiar la Cust~ia y Conservacioo de la Ciu-
fensa de la Plaza á un Xefe que la miró con taota iodifereocia la vez pasada. dad al que la supo librar delas manos d,el Eoenugo. No es esto, no, repro~ado
S~ save que los oficios no se hao creado en España paca acomodar las personas. por dro. sino antes muy conforme / á el aunque sea substrayeodose, en cierta
sano para que las personas sirvan y desempeñeo los oficios (1). No es de presu- manera.' de la obediencia del constituido para G~veroar. Los Droe. que han co-
mi~ que el Rey haya oo~brado á Sobremoote para uoos cargos tao graves, y nocido los engaños que suelen padecer los constituyentes eo nombrarlos, y lo
delicados, como los de Virrey, Governador, y Capitao Geoecal, solo por hoorar expuesto y peligroso que és á los subditos tolerarlos, hao acordado ~av.ia, y pru-
su persooa. ó por facilitarle volsillo para el acomodamieoto de su familia. Quan- dentemente, que si alguno se sintiese gravemente .o;iolestado. Y oprimido de su
do el merito y servicios del Marques fueran distintos del que ha labrado con la superior eo partes y lugares muy remotos, como aca en Indias, Y otros parages,
entrega de Buenos Ayres, no le faltaba modo al Soberano de corresponderle y adonde 'por la lar~a distancia, y. dificultad de r~riral Rey, no se puede espe-
premiarle sin desengastar de su Rl. Diadema una de las mas preciosas joyas que rar oportuno remedio, puede llc1tameote recurrlf. a oteo Juez, que no se~ suyo,
1~ recomiend~n, y haceo brilla~, ni exponer á sus Vasallos á los insultos, trope- aunque sea absolutamente incompetente. ~orqu~ dice? lo~ ~ue l~ ~~o estudiado, y
lias,, y ~ors1ooes de una Nac1on segun .se acava de desccivir, como la Ioglesa. mejor lo entienden (2) que por la dilac100, d1Stanc1a, o unpos1v1hdad de poder
La ~otenc100 y mente de S. M: eo la confianza que hizo del Marques fué, si hera ocurrir al Superior, para que quite la opresioo, y _por el peligro que hay en la tar-
P.os1ble para que so~repasase a Cevallos; es decir, para que luego que tuvo noti- danza puede la Ciudad hacer ligas, y confederaciones, y lebantar gente de guerra
cia de que ~l eoem1go se acercava, pues la tuvo cierta á fines del año proximo para ;u defensa 6 entregarse á otro Dueño ó Señor para que la defienda, Y ampare;
pasado! pusiese la Plaza en estado de defensa, alistase y adiestrase la geote sin ?
y esto por dro. 'natural. Porque por la misma ~azoo deser dilatado, dificil e.l .re.
excepc100 de clases, puesto que por sus abultados informes se hallava sio tropa curso al Superior, pueden los Moo~es prender a ~u !"-b:id. que los ost1ga Y hostiliza,
arreglada, y presentando al eoemigo saliese á rebatirlo á la frente de su gente y ponerse bajo el amparo, de quien no tenga ¡ur1Sdicc100 alguna sobre .ellos; Y
como su Caudillo y Capitao General. El Marques de Sobre Monte nada de est~ haun el particular hacerse Juez en su propia causa: _Y el que .está ?b.li.gado á
ha echo, y aotes en lugar de hacerlo, hizo cosas cootracias que haora no es me- consultar al Rey dejar de hacerlo; porque por la d1f1cultad, 6 unpos1v1l1dad de
nester traer á colacioo para justificar el procedimiento del Pueblo. Basta este consultar al Sup~rior es licito paca el rigor, y disposicioo ordioaria de las Leyes.
riesgo, y este ~b.andooo para ponerle á cu_b!erto no solo de los tiros de los que La necesidad, y el peligro de la t:irdanza, es de tanta cons!deracion, que en
s~ muestran n~1do~ censores, mas por utilidad que por regularidad, sino tam- sentir de muchos textos, y Doctores, dice uno de los que van citados, que carece
b1eo d~ la cavilaci?oes que puede imbentac el amor propio paca vender por de Ley, no la admite, y antes la da. Hace licito, lo que no lo es; y al Juez incom-
c?mpas.1on, p~udenaa y celo, lo que. no es efecto sino de una declarada y pu- petente lo convierte eo lexitimo. Altera, mas de una vez, no s?lo l?s ~receptos
DJble, 1noept1tud. Pues un Pueblo fiel, venemerito, y honrado asi como debe humanos sino tambieo los divinos, y los naturales. Y que el peligro mmmeote, Y
coadyubar á las disposiciones del Soberano expedidas en su v:neficio del mis- la necesidad que aprieta, no admite dilacioo, confiere mando, poder, y jurisdic-
J:?º modo esta lexitimamente autorizado, por razoo de consequeocia, para resis- cioo al que no le tieoe, por quaoto entonces nos apartamos con razoo de las re-
~ y oponerse á todo lo que sea contrario á la voluntad del Priocipe, y correla- glas del derecho. Estas dosctrioas aplicadas al caso preseote hacen ver, que el Pu-
tivamente para remover po~ tiempo aunque sea por violencia, al que en lugar blico de Buenos Ayres no anduvo tao descaminado, quaoto por haverlo desampa-
de ser su protector se comb1erta en destructor, quando de pronto no puede fi.xar rado el Marques de Sobremonte, y dejadolo echo presa del Ingles! puso los ojos
por una via su se~idad, ~i atender. á su conserbación é indemnidad, que es el en Dn. Saotiago Lioiers, paca que lo liberatse de tan grave opres100, Y lo guar-
blanco de todo Gov1erno v1eo organizado, y por el que estan establecidos todos dase, y defendiese en adelante. A lo menos no ~a . sido. un impero de ac¡.uellos que
los que se encuentran en el mundo. inspira el amor Marcial, en q~C: tanto se ha ~1st10~1do este vene~.ento Pueblo,
Ni la necesidad, ni lo laudable, 6 la justicia del fin, es lo unico que favo- para recobrar su liberta~, auxilia.do de su pnmogemto, _el floreotlSlmo. de °!"1ºº;
rece la determinacioo del Publico de Buenos Ayres en no ceoseotir por mas tevideo como ahora quieren dear algunos, que los obliga esta determmac1on a
tiempo de Goveroador de su Ciudad al Marques de Sobremoote. El Derecho comer ~l pan, con un poco mas de trabajo, que bast~ aqui, no teniendo muelas
tamb!en la a1;1xilia! y nadie pudiera gra~uar de temeridad si alguno <ligera que para mascarlo. Pues el miedo grave, capaz de hacer titubear al Varoo mas cons-
tam~1en la dispoo1a. Nos exte~deremos a / dar sobre esto alguna pincelada, en tante, no solo embarga la voluntad, sino que tambien ofusca las potencias, no
gracia de los que todo lo quieren reglar por las Leyes Civiles: de suerte que dejando á la razoo en estado de poder deliberar con madurez, y acierto. Mas no
aunque sea caso de mera politica, ó que solo se roce con la materia del Estado devió tanto su impulso á esta pasioo, la determ!nacion del ~ueblo, q~n~o al
d_an,. y teman en que su resol1;1cioo se ha de sacar precisameote de aquel Goz~ amor hacia el Soberano, el entusiasmo por la g lona de la Nac100, el seot1m1eoto
filac10, y que lo que oo derive de aquella fuente es agua turvia y cenagosa. que formo de haverse dejado perder iodevidameote la Ciudad, daodo con esto la
R_ecurramos, pues,_ á los volumeoes de la Jurisprudeocia. Pero oo por esto espere ocasioo á que la Religion se proscriviese, y el Santuario se profanase: sobre todo
ninguno que le cite texto que hable, de quando Buenos Ayres se ha visto iooo- lo que la hizo, digamoslo asi, saltar fue lo inminente del peligro, y la dificultad
mioiosameote e!1tregada por la mala disposicioo de su Gefe nato, y gloriosa- en recurrir, que restablece á los Pueblos á la libertad de dejar, al que los man-
mente Recooqu1Stada por la de otro electivo. ¿Que es lo que se deve hacer en da, y ponerse bajo de la salvaguardia de otro, que sea capaz de defenderlos, no
este caso? Ba~tara q,ue solo las reglas g~nerales nos. den la mano, pues Ariadoe dando lugar á que todo perezca á un tiempo, ó que honras, vidas, hacienda Y
solo por el hilo topo la puerta del Lavermto. No de¡aremos por esto de servirnos religioo se pierdan de un solo golpe.
de aquellas disposiciones, ó doctrinas, que ó vien por su razoo transcendental o Es de extrañar verdaderamente que los allegados al Marques; ó interesados
por la afinidad de la materia que resuelveo, concurren apecsuadir lo mismo, que en su reposicioo, noten tanto, y censuren la determioacioo del Pueblo, no por
nos proponemos provac.
otra cosa. sino porque nó consta de la voluntad de S. M. pa. su remocioo, aunque
Nos halJamos en el caso de no poder recurrir prontamente al Soberano
para que prove~ de remedio. Este es un lance muy fuerte, porque si no quere'. á ella haya lugar en justicia. que esto creo no se atreven á disputarlo. Pero es
mos movernos a nada, el mal nos consume y devora. Dejar las cosas en el mis- grande su equivocacioo en esta parte, porque en las presentes circunstancias basta
mo ser Y estado que antes tcoian, es para perecer sin remedio. Buscarlo á distan- que la voluntad del Principe se presuma, para que se dé por expresa. En toda
cia de mas .de d<!s mil leguas, por caminos cortados, y peligrosos, es exponerse á materia eo que no es facil la consulta al que manda, apreva, 6 confirma, lo que
no conseguulo, o a que llegue tao tarde, que se haga ilusorio ameoazando de se hace verosimil sea lo que mas se acerque. En quaoto á últimas voluntades pasa
pr.oximo el peligro, y no pudiendo espera~se su llegada, sino d~ aqui á ocho, 6 por dogma en la Jurisprudencia; y esto nó por otra razon, si no porque al muerto
seis !11eses, quando mas vreve. En este conf!1cto se hace iodispeosable tomar algun no se le puede interrogar, sin embargo de que lo verosimil sea lo que mas se
parudo. ¿Y qual otro .mas oportuno, fac1l, y acertado se puede tomar, que el acerque á la verdad. Por lo que és lo del día, tanto importa que el Soberano esté
á la distancia, á que se halla, como si fuese muerto, porque ni en uno, ni en
-132 -
133 -
otro caso se le puede consultar, para que responda á tiempo. En las materias de d. desfigurarlos ó colorirlos el mismo Pueblo que en ellos se fundó
esta clase, la voluntad, y mente que se deduce por congeruras, ó que se hace vero- preten iese erse mas en 'sw manos l~ hará resaltar los colores á lo natural, que
símil, se tiene por voluntad ebidente y expresa. De suerte que el que alega la ve- para no_ pon bago oficio de Fi~ sino qe. suponiendo los echos, trato de dar
yo aqu.i no bli ' '
rosimilirud, se dice que akga Texto de Ley, porque la Ley manda observar lo alguna ligera idea, de que la determinacion del Pu co, en quanto a acogerse a
que es verosímil. En ra1 conformidad que el que arguye con lo verosimil, arguye la valentía de Dn. Santiago Liniers, mientras que ~- M. como PaW:e le prové de
con razon natural, porque la verosimilitud se tiene por parienta de la naturale- un buen Tutor, no es arrojada, ni escandalosa, tu tamp~o tan il.ega~ que . no
za (3). Esto és expreso en el d ro.; y siendolo, lo és igualmente, que el Publico no haun en las mismas Leyes, á que se ere contraria. S1 huviera
tenga algun a poyo• · ó d. 1
procedio sin voluntad del Príncipe, á proclamar á Dn. Santiago Liniers, por su
Governador, y Capitan á Guerra, porque és verosimil que el Rey le nombrase
de escrivir Defensorio, ó Alegato, tal vez mudase de rumbo, .ª
1gera go mas!
sin embargo de que mi caudal no puede ser mas ~aso. Pero combencido de m1
mientras, a lo menos, no pudiese embiar otro, si estuviese informado del esfuerzo, · uf. ·encia me he ceñido á estos cortos apuntamientos, que tales quales ellos
celo é inteligencia que mostró, que és lo que en el dia mas se necesita, para de- JOS iCJ d e1 p ueblo, serv irán á lo
fender y conservar la Tierra, que se halla amenazada de enemigos, y se ha echo sean, si no 'valiesen para canonizar el proced"im1ento
.
el obgeto de su embidia, por las proporciones que la acompañan, é informes que menos, como lo espero, para hacer á los pocos, algo mas cautos en ~l hablar de
les han dado de su vondad, los que para su destruccion se han recivido en su Pueblo que acava de dar las mas relevantes pruebas de su adhesión al Sobe·
seno; de cuyo particular no puede tampoco prescindir el Publico, mirando por ~:no desp~es de haverlas dado de su mas ciega obediencia á los man.datos de
su seguridad, y que le pone igualmente en la necesidad de tomar sobre ello sus sus Superiores, por respeto solo á dil~s Leyesf•. y al Soberano, por quien supo
medidas a tiempo, antes de que estos Cuervos le saquen los ojos, despues de ha- sacrificarse á los principio, en el me o y a 1 m. . .
verle comido el corazon. En esto no se hace mas, que poner patente la voluntad Tengan entendidos los Zoylos, que la Representac1on y Autoudad de un
del Príncipe, por la berosimilitud que resulta de la aptirud de D. Santiago Li- Pueblo caveza de un Reyno, no es tan pedanea, coro~ á ellos se les ha figu;ado.
niers, y riesgo en que se halla la Plaza. Después la evidenciaremos con la inha- Sin embargo de prohivir la Ley, que e~ q•.. fue un a~o Alcalde, lo buelva a se~,
vilidad del Marques, proviniente de su incapacidad, para los cargos que le han hasta no pasados dos, el d•o., y la practica dispensan s~ fuese aclamado po~ unan1-
confiado al primero interinamente, que és lo que mas le hace resaltar, y lo cac ·on (6) No obstante tambien, de q•. en Espana mueno el Corregidor (lo
que en diseño bamos á demostrar. m~ vo d~e decirse del Governador) espira la jurisdiccion de su teniente, Y este
En todos los oficios se requieren qüalidades esenciales, y qüalidades acci- mismo
no deve entrar en lugar del que le nombro, • cesa l a prohiv1oon,
· · si· e l P u eblo lo
dentales. El que no posé las primeras, no puede respectivamente exercer ningu- elige (7). Lo mismo pasa, quando se acava la parentela del Rey, que no quedan.do
no; mas el que no está adornado de las segundas vien puede buscar el que le ninguno de los de su Casta, á quien de dro. pertenece la Coron_a. el Pueblo. elige
deo, aunque lo hará mal, y caramente. Siendo de tanta gravedad, y recomenda-
al que mejor le parece (8). Buenos Ayres, tanto en la Recon~~ta de su . Ciudad,
cion, el de Capitan Gral., no puede estar destituido de los constitutivos esen-
ciales, porque nada menos se aventura en ello, que la subsistencia de un Imperio. quanto en la eleccion del nuevo Governado_r por i:n~erte Civil de~ antagu~, no
La dificultad esta en averiguar, y saber, quales son estos constitutivos. Aunque miró á otra cosa principalmente como al me1or serv1c10 del Rey, y a la gloria de
las Leyes no describieran, los que forman al Gefe de un Exercito, la razon na- la Nacion. Se ha movido á lo segundo en especial, por haver dad.o pruevas e~
tural sola bastava para detallarlos. Es innumerable lo que se interesa en el buen Marques de Sobremonte, de que no és para d~fe~der Ciudades, 01. mandar, n.1
o mal desempeño de ese cargo, para que la racionalidad no pudiese dar con sus batirse con exercitos, que es el fin con que pr10cipalmente lo const1tu~ó .de Vi-
dotes. Dejemos que el comun de los hombres pudiese descubrirlas, o dejase de rrey el Soberano; y cesando ese fin, cesa tambien la volunr:'d del. Prmc1pe, en
poder. Al Legislador no podian ocultarsele. El que formó las Siete partidas era quanto á su nombramiento; y de consiguiente ~enemos ~sta a la vista, se p~lpa,
todo un Savio; y como que posehia conocimientos, y le asistía autoridad, deli- y toca con las manos. Y ella es de que se tome a otro mientras ~· M. lo co_nfuma
neó las de Capitán General, ó de Caudillo, que es el titulo con que lo distingue, ó manda aquien sepa cumplir con sus fines, porq. este Exerc1to, es decu, est~
en estos tres precisos termioos: esfuerzos, maestría, y seso (4). Estas qüalidades Pueblo, no puede estar sin Caudillo, ni ~l opulento Reyno del Peru. expu~to a
de tal manera son esenciales á todo Caudillo, que el mismo Legislador advierte, que unas manos violentas lo arrebaten, asi como arrebataron esta Capital, ba10 la
que si el Emperador, ó Rey, sale á la guerra, y no las posé. devé nombrar al que direccion y mando del Marques de Sobremonte.
las tenga, para que Caudille diestramente á la gente. La obligacioo en el Prín-
cipe de buscar Caudillo á proposito, arguye la necesidad de este en serlo, qual Buen•. Ayres Agosto 25 de
combieoe. En especial emanando, como se explica el Texto, la obligación del 1806
Príncipe de la calidad de los ecbos de Ja guerra. Pues dicen, que todos ellos
están llenos de peligros, é de aventuras: é demas el yerro que ay aviniere, non [ Hay tma rúbrica ]
se puede despues vien emendar. E por ende non se <leve traer (la guerra) si non
por seso, ó por grande acabdellamiento. De modo, que si por esta razon no pue-
de el Soberano usar en esta materia de su plena potestad, y libre alvedrio me-
nos podra el subdito dejarse llevar de él para aceptar el cargo, y exercerlo.
Entra haora aquí la qüestion, de si el inhavil, q•. és el que nó posé las
qüalidades, ó constituvos esenciales, pierde por el mismo echo el oficio, proban- ( 1) L. 2. tit. 5. lib. 3. R. C.
dosele la tacha. Sea la que fuere la resolucion, en orden á quanto se procedé por (2) Bobadil. lib. Cap. 17. N 108, 109 y 110, Salg. de Protec, pare. la. C.p. 19 prlud.
via de accion, ó de acusacion. Lo cierto es, que quando la inhavilidad consra de 3 á num. 100, nsq. ad 104.
(3) Pignacell. Tom. 19 Com. 139. N 12. Vers. Verim énibver<> l. ul. Cap. Tomo 19
notoriedad, no se deve esperar á sentencia, sino que luego que se descubre el
Ducep. 58 N. 23.
defecto, deve cesar en el oficio, el que lo detenta, en atencion, aq• en lo no-
torio el orden de dr 0 • es, no observa.r orden. Por lo que respecta á los Jueces, ( 4) L. 5. ele. 23. Pare. 2a.
así se colige, de lo que apuntan los A. A.; y de lo mas arriesgado y peligroso (5) Caicej. Verv. Sudex. N 171. Barb. In leg. 125. finan. 156 de ludie.
(6) Lib. 9. ele. 3. Lib. 5. R. J. Bobad. lib. 3. Cap. 8. N 60 y 61 Evia. Pnrc. t S. 2.
del oficio se infiere, que lp mismo <leve ser en quanto al Caudillo ó General
de un Exercito (5). Juzgo no ser necesario descender a enumerar l~ casos que N 36.
(7) Acev. lib. 3. tic. 7. leg. la. N 13. L. 12 tít. 3. lib. 5. R. C.
pruevan, no darse en el Marques esfuerzo, ni maestría. El por su desgracia, y
para nuestro daño y perjuicio, los practicó á vista de todo este gran Pueblo. Si (8) Covarr. in Pracc. Cap. 4 N 3.

-134- 135 -
~ - [~crito ª~?nimo en e~ que se expone la doctrina que, según el auror, da derecho al Pueblo
e uenos 1res para eponer al Gobernador nombrado por el Re 1 • ron· su furor mezclado con la venganza (por la abominacioo con que los hemos
nuevo Jefe o Caudillo militar· se apuntan ideas b 1 • d y 1y p 0 ro. e eg1rse un mir~do sin querernos prestar á sus lisoogeras promesas) nos será funesto en el
bl 1 ' so re e origen e a aulondod R 1
~:,,es;: c~~~:d o~:a~os en qAu.e el Puebla reasume IU Soberanla, para concluir manifest6:~os~ caso desgraciado de no alcanzar nuestros esfuerzos á rechazarlos; y <levemos
considerar, que los conocimientos que hao tomado de la Tierra los que se sal-
uenos ires, pueslo que 1e encuentra en el caso d
por el .enemigo y necesito de un Caudillo militar, en quien concurran ~a:s:::li~:~nazada varon de las Naves les proporcionan ventajas para las nuevas ostilidades que in-
se requieren para el desempeño de su cargo y "rt d d I • . . es que tenten (apesar de la eoergia, que dá á nuestros animos el Amor á nuestra Reli-
expuestos, puede tomar con legitimo derecho aq::u:' p~ovid:nc~~ Pl•n:~~s ~ argu~en.~s gion, á nuestro Rey y á nuestra Patria) la falta de disciplina militar de los que
agr~an ?lgunos reflexiones que corroboran esta tesis. En una advertenciao fin:I ~on\usi n podremos tomar las Armas, puede impedirnos la Gloria del Triunfo, aunque ja-
consi erac1ones en torno al Congreso General u 1b • 1 e acen mas podra quitarnos la de sacrificar gloriosamente nuestras vidas por aquellos
aprobación a lo olll resuelto de solicitar del ~ ~ se ~ e ro ~ 14 de ª.g~sto, y se presta tres dignos obgetos de nuestro fiel amor.
milirar de la Plaza a Liniers; se hace notar '1 mo irrey e . que com1~1?nase el mando Es pues volvemos á decir evidente el peligro en que se halla el Pueblo de
nlo Cfue menester que el Pueblo hiciese volerq~:. de~~;~¿s ª;:~~1ód:p~~e:~~tc1Stud,
e Pºt.r lo que Buenos Ayres. El golpe que le amenaza de ser nuevamente subyugado por el
e ongreso dadas las . t . f . e sos iene que perfido enemigo de su Rey, y substraído de la suabe, y apetecida dominacion de
' . circuns anc1as, ue necesario y que el Cabildo habrl id
bl
ponsa e d e gravlsimos cargos si no 1 h b. d a s o res- su Señor Natural, le sera mas sensible, quequantas calamidades puedan so!fre-
puede dudar de la autoridad del Ay:nt:m~es~ convoca o; ~e afirma, por último, que nadie benirle. Pero ya hemos visto que el supremo dr0 • de la Razon, y las Leyes Na-
defensa de este punto es el apoyo ue :no .~or~ nom rar esas Juntas y que la mejor cionales lo autorizan en tales casos para correr á las Armas en su defensa, y
Regulares, Ministros del Supremo Con!i·o d:r~cld' e a~od de parte del Obispo, Prelados conserbacion; y que consiguientemente le son permitidos los medios p •. conse-
. • n 1as, rest entes en Buenos Aires, y de la guirla, y para remober los obstaculos.
Real Aud1eneta que concurrieron a ella.]
Mas ¿que obstáculos podran dificultar, ó comprometer su seguridad, y qua-
[2 de setiembre de 1806] les los medios que necesite para ella? Por haora no necesita de mas medio, que
la de elegirse un Caudillo militar, ea quien concurran las Cualidades, y dotes
que se requieren (9) para el desempeño de su cargo, y que puesto á la Cabeza del
Breve significacion en obsequio de Ja c1·udad de ¡ Pueblo (10) dirija sus operaciones, y regle, el ardor, valentía, y generoso entu-
arreglo d · Buenos Ayees, sobre el siasmo de sus individuos, que primero quieren regar con su sangre la tierra,
e sus pretensiones; I en orden a su defensa y seguridad. ¡
que perderla á su Señor. Ni tiene otro obstaculo que el Gefe que lo perdió,
de quien desconfía justamente y aquien detesta con razon; clamando, y dispo-
..
"C•· natural cosa es, é muy guisada que todo home haya poder de amparar niendo á arrojarse á los ultimos extremos antes que consentir que buelva á
su pe~sona de muerte .. .. Ley 2• Tít. ¡9 tomar las riendas de su defensa; pues lo considera como un presagio cierto de
Partida 7•. su nueva perdida. •
vida.E~;:.1ª p:s:~t: J~s 1der~cb~s del hombre, la defensa y conservacion de la Estamos en el proposito. Estos son los dos puntos á que á dirigido el Pue-
Sociedad for!11ando Ciudadºe:, i;s p~º~1a~7¿n:~s (~}e~e, combinieron en u!lirse en
blo sus clamores, y deseos para segurar los frutos de la victoria conseguida, y
perpetuar su prosperidad vajo del dulce vasallage de su amado Monarca Dn.
sulcar este fm tomaron el artido d .' paso que para me¡or con- Carlos IV. ¿Serán justos estos clamores? Tendrá el Pueblo, ó podrá atribuírsele
Govierno (2). Siendo este el !rigen dee l~se~r. ui:io de ~llbs por Caveza para su
1
algun principio de potestad para hacerlo; ó deverá censurarse su intento por
nace, y se deriva de la causa del dro n ~incip.es y o eranos, (3) cuyo poder
un atentado contra las leyes, contra las autoridades constituidas, y contra las Re-
Jos Reyes es la defensa de los Puebl~s (.:}.ral, y asi la mas estrecha obligacion de galías de S. M.?
dro. feu~¿u;rti,~~ ~~~~~si,rié~~:~:nb~hombre en. socie?ad. abdicó de si aquel La satisfaccion á estas preguntas merecía un volumen en honor de la Ciu-
dad de B•. Ayr•. y que á una pluma brillante se fiase el d esempeño de recoger,
el dro. de la Guerra (5) con todo b al Rey aqu1en privativamente corresponde
Armas sin esperar el mandato del
go inminente su conservacion ·
:..:y
c~~~ eQ que pu;ie, Y deve ocurrir á las
s son aque os en que corre un ries-
y organizar en eloqüente estilo los sublimes principios de d •0 • natural, y Divi-
no; las maximas preciosas de los Savios Políticos; y los excelentes lugares de
porque ademas de que en tal~/cis~e no dan espera al recurso de su Soberanía; nuestras Leyes Patrias, que hacen en favor de las pretensiones del Pueblo en los
puntos enunciados.
del Monarca explicada en sus Leye~ (6)
prr:;ie bi°nformemente con la voluntad El presente papel apenas merece el concepto de una superficial pincelada
defenderse, y sin ofensa de su su e .ue 0 reasume su natural dro, de
pria, y de la del Rey pre~a Regaha obra en favor de su causa pro- que no llega á bosquejar siquiera el quadro que podria formarse de la justicia
v , que es una misma· pues que el · , ¡ R de los Clamores publicos, y los dro1. del Pueblo íntimamente unido con los del
asallos es como suya (7) y el R Í Alm v1eti e a equeza de sus Soberano para proveerse de su remedio sin dilacion. Sin embargo los Savios que
bros (8). ey es e a, Y la Caveza, Y ellos los miem-
sabea pensar, y combinan los principios / no dejaran de conocer que en lo
yes i!~~~a!f cultad, y .podderio del Pueb~o autorizado por el dro. natural y las Le- poco q•. se apunta se ofrecen fundamentos no bulgares del lexitimo dro. conque
as, se extien e por necesaria Consecü · ' en el caso ha podido la Ciudad de B•. Ayr. elexirse un Gefe para el mando de
videncias conducentes á su defensa removí d ~nc1abpara tomar to?as l~ Pro- las Armas en su defensa, desechando al que tenia por inepto y perjudicial, mien-
comprometerla, puedan or u en '? os o staculos, que unpedula, o
tido, y prohivido los m'eios
que se halla ora Ciudad, ó p
Í é
se c.ompondria mal, que el fin le fuese permi-
bl aqdui cBomo llegamos insensiblemente al caso en
tras tanto informado el Rey de todo lo ocurrido determina lo q •. sea de su So-
berano Arvitrio.
El , · ue o e uenos Aires No <levemos entrar ea el examen de los echos que han causado en el Pue-
se ve amenazado in.minenteme d 1 O .1 .
Nuestra Nacion. Aunque hemos domi n~t e ~gu loso, Y fiero enemigo de blo la aversion y descoofianza del Gefe de su perdida. No tratamos tampoco
se apoderó de nuestra Plaza mata na, .s~ al ti ves derrotando la Tropa que
0 de questionar sobre si no hay otra autoridad que la del Monarca que pueda
neros á todos, incluso el mismo n¿ole e h1ti~ndole muchos, Y haciendo prisio- juzgar sus desaciertos. Reservese enorabuena para el severo juicio de S. M.,
Buques, y sabemos que tienen ed. eneral;. ~xisten haun cerca de nosotros sus pero siendo ellos notorios al Pueblo que los havisto con sus ojos, y ha expe.ri-
recelar lleguen sioque se pase mp hidos. auxilios, los que prudentemente <levemos mentado sus funestos efectos; sin necesidad de mezclarse en juzgarlos (lo que
. uc o tiempo.
El msulto que pueden hacernos d , . nunca ha pretendido) le dan sobrada causa á recelado para detestarlo, y en fío
1
constancias; probablemente será con' m:;~r::r t:C~~emq~~e asen qluaes actuales cir-
aotes trage-
para resistir ponerse en sus manos, porqu.e de ellas á las del enemigo no ad-
vierte distancia alguna.
136 -
- 137
El dro. que para esto tenga el Pueblo ya dejamos bastantemente indicado No se ha tocado pues en esta necesidad de lo que todos los buenos Vasallos
y el que quiera radicarse mejor en el concepto, podrá tomarse el trabajo de me-'. savemos se hao alegrado; pero nunca estará de ?las el haver dado algunas luces
ditar en las leyes aplicadas, aplicando sus decisiones al caso de que se trata. en la materia para que los preocupados desprecie~ las sombras con que no po-
Entretanto se añadirán aquí por conclusion algunas reflexiones que corroboran cos críticos ignorantes pretenden, en aquellos corrillos en q•. hacen ~e. maestras,
las ideas, y salvan al fidelisimo Pueblo de Buenos Ayres de qualquiera nota censurar la conducta de N r•. 11'"'· y Leal Ciudad de Buenos Ayres cr~ttcada tam-
conque algun Zoylo parcial intente deslucir su merito. b·en con grosera malicia la Junta general de la parte mas noble, é ilustrada de
(11) Sabemos que la salud de la Republica es la Ley Suprema: Que á ella l~ Sociedad, que se comboc6 para tratar del importante objeto de s~ . Seguridad,
cede~ todas las Leyes, y que estas tienen siempre por obgeto el vien de la causa y conserbacion, que devía ocupar todo el cuidado. de los, que no q~1s1e~on hacer
pub~1ca. Sabemos que entre el I_ley y la Republica, hay una intima unidad, que el repreensible, papel de ociosos e~~ectad~res, semeiantes a aquellos a qwenes ello·
aqu1 es la caveza, y esta los miembros inseparables de ella· y que el Soberano quentemente increpa al gran pohuco C1ceron. (13). .
vela de continuo por la Salud del Pueblo guardando gener¿samente mas la (12) Quando la accidental confluencia de la gente huv1ese causado algun desor-
Proc~munal que la suya misma. Sabemos en fin por estos mismos principios que den (que á la verdad no lo huvo) los. que saven, que ?º deve juzgarse del merito
la piadosa voluntad de nuestro amable Monarca esta siempre dispuesta en favor de las cosas por el exito, 6 los accidentes, confesaran que el ~ngreso en las
de sus yasallos, y que nada le és mas interesante que la defensa de un Pueblo. circunstancias fué de necesidad, y que exigiendo l_a de tratarse sm perde~ .mo-
Vaio de estos conocimientos ¿Sera licito dudar, que tratando de defender mento de la quietud y seguridad Publica, habria ~ido responsabl.e de grav1~1mos
la Patria de~ odioso enem~go de nuestro Rey, y de nuestra Nacion, que aspiran- cargos el Cavildo (unico Magistrado que en med!o .de la calamidad e~p~nmen­
do, no solo a conservar vaio de su augusta dominacion, porque abominamos toda tada subsistia en la razon) sino llama á los pr~nc1pales ~relados, M1n1stros Y
otra que no sea la de nuestro amado Principe; y que considerando los d roo. Vecinos distinguidos para consultar sobre la n~es!dad publica, Y acordar con sus
sagrados. de nuestro Soberano por unos mismos con los nuestros, y hiendo q•. savios y juiciosos consejos del pronto remedio a los males que amenazaba la
~a perd..da de este punto interesante de sus Americas Meridionales, pone en confusion, y genero de anarquía en que nos hallavamos por el ~astorno causado
igual riesgo a todos estos sus dominios, por salvarlos, y amparar de muerJe en tiempo de la opresion del enemigo, de que acabamos de salir.
m~~t~as personas! nuestras familias, y nuestras haciendas nos disponemos al sa- Mas ¿Quien ha dudado de la autoridad del Ayuntamiento para estas Jun·
cr1f1c10 de la ul~a gota de nuestra sangre? ¿No seria de aprovacion del Rey tas, no ya en el caso de que se habla, sino en o~os de inferior apuro e? ne~o­
e~ q•. su Pueblo fiel para conseguir estos fines se elija un Gefe de su satisfac- cios de publica utilidad? ¿No saben todos . . . No, es m~nester cesar. N1 se 10-
c1on, Y deseche al que faltó tao escandalosamente á su Rl. confianza en la mas tenta una defensa ni es capaz de la que merece la materia que forma este ~apel
sagrada de sus regias obligaciones? confidencial y d~ reserba pa. un amigo curioso, que deseaba algun11:5 nociones
¿Quien se atreverá á decir que obrando el Pueblo, con el seguro apoyo de sobre estas ~osas. Si.n embargo los juiciosos hande confesar, que la me¡or defensa
l~ ~resun~ v~lu'?-tad del Monarca, atenta contra sus Leyes, y autoridades cons- de este punto es la respetable autoridad que mereció el a~~>, 6 Junta General
t1tutdas; n1 ~ciara de confesar que la Suprema Ley de la salud de la Republica .. del Hl1no. Sr. Obispo, Prelados Regulares, y los Sres. M101Stros del Supremo
hace callar a todas? Ademas las Leyes que se pueden c.i tar hablan de los casos Consejo de Indias (que existían aqui por fortuna de este Pueblo) Y de nuestra
comunes! y ~o en este, que es excepción de ellas. La Ley Municipal de Indias, Rl, Audiencia, que concurrieron a ella.
que obliga a respet~r la alta autoridad de los Virreyes, hasta el extremo de
obed.ecerles, y cumplir sus mandatos, aunque sean excesivos y contra dro.; exclu- Buenos Ayres Sept"'. 2 de 1806.
ye s~n .embar~o. el ~aso de que l~ materia sea de calidad, que pueda sugerirle [Hay una rúbrica]
mobumento, o mqwetud de la Tierra.
Si en este instante pudiesen resonar en los amorosos oidos de S. M. los
clamores de. est~ su fiel .Pueblo, q_ue acava de darle la mas luminosa prueva de
su .a mor Y fidelidad ¿Quien dudara de que condescendería piadoso con sus votos,
<l,Ultan~ole al Gefe que detesta, y dandole al que aclama, ú otro de su Rl. sa- ( 1) Societas eo tendit, ut sum salvum su communi ope, ac conspimtionc. Groúus
usfacc1on capaz de lle~ar ~os obgetos de sus fieles intenciones, de asegurarle en de jrue belli et pacis. L. l9 Cap. 2 S. l.
su s1;1a_ve, y dulce dommac1on? Parece que apesar de la mayor distancia se deja (2) Ubi non est Cnput Corruet Populus. Proberv. Cap. 11 ... . .. Porque naturalmente
las oluntades de tos homes son de partldas, los unos quieren más valer que los ouos. E
perc1vu el eco de la voz Soberana, que nos grita. - Que nada desea sino que s11 por vende fue menester por derecha fuerza que obiese uno que fuese Cabe:ta de elloe. L. 7 ·
salve el P11eblo, y que combien11 q11e 11mtra 11no Civilmente pero, no per11zcan T. 19 Ja. 2a.
todos. ( 3) E por esta razon combino qe. fuesen Reyes é los tomasen los homes pr. Se·
ñottS L 7. ibi.
ADVERTENOAS. (4) Vnges cum Duccn super Populum . mcum de manu Filis tinorurn l Reg. Cap.
9 . . . . Otto si la devcn guardar de los enemJgOS de manera que no puedan en ella hacer
Aunque los principios y fundamentos q•. se hao indicado en el papel ante- daño. L 3. T . 12. P. 2a.
cedente combeoceo el lexitimo dr0 • y legalidad conque ha podido la Ciudad de ( 5) Regalía inconcusa de los Soberanos.
Buenos AJ'.ri;s en las cirCW1;staocias, resistir el mando del Sr. Virrey, y nombrar ( 6) .... Por todas estas razones deve'! ~odos venir á tal hueste, non atendiendo man-
al Gral. L101ers por Gral. o Gefe de Armas para su defensa y conservacion- con dado del Rey. L. 3. T . 19 pda. 2; Ley 4•. 1b1dem; y el Sr. Gregorio L6pez glosa 8 1 glosa
todo fue muy prudente, equitativa, y laudable su resolucion en el Con.gres~ Ge- 4 es la 4a.
ne!~l que se celebró el ~4. de Agosto de solicitar del mismo Sr. Virrey, que co- (7) Ley 9. Tic. 10 Pda. 2a.
m1s1onase el mando / Militar de la Plaza al Sr. Liniers. ( 8) Ley 5a. Tic. 19 Pda. 2a.
Esto, y no otra cosa fue lo acordado en el Congreso, sin embargo, que al- (9) Ley 4 . 5. 6 . 7. 8. de. 23. Partlda 2.
gun~ de la ple~e~ y de los que, no ocurriero.n en todo el tiempo del acta lo en- (10) Cuidan algunos que Pueblo es llamado la. gente , menuda, asi como menestra·
tend1e.r~n de ~1stmto modo. A~1 es, qu7 hav1endose accedido por el Sr. Virrey a les y labradores. Esto no es as! . . . . Pueblo el ayunta011ento de todos los omes comunalmte.
la ~oltc1tud (v1en sea por considerarla Justa, 6 vieo porque teniendo en conside- de los mayores, medianos y menores. L. la. t . 10. Pa. 2.
rac100 los R. encargos de S. M. de que en tales casos el que mas perdiese de su ( 11) Salus Populi Suprema Lex esto. Cícero de finlb. L. 5.
dro. en materias que importan á su Rl. servicio, lo hará mayor y mas agradable) ( 12) Ley 9 titulo 1 pardda 2a.
podem~s decir, ~ue. no tenemos caso; porque solo en el de baverse denegado la ( 13) Nonne repente omnes fere socii deseroeruor speaatoresque se ociosos praebuerunt
pretens10n, habr1a sido menester, que el Pueblo hiciese valer sus dr.,.. Leuuicae calamltads? Cicero de Officiis Lib. 2. C. 7

138 - -139-
iedra por mover para asegurar de firme tantos vienes, y ahuyenta~ muí lejos
3 - [Escrito onánlmo sobre los consecuenclos que traerla el establecimiento del gobierno inglés ~les males. La experiencia hace subir de punto los deseos de la propia I conse~­
en Buenos Aires. El autor se extiende en consideraciones sobre el derecho de conservación; vacion, y en esto consiste el mayor dro., y el que pone á Buenos Ayees en. termi-
se refiere a los males que, a su juicio, arrancaron de la posesión de la plaza por los oos de hacer quaoto pueda, por no caer segunda vez en la pasada calamidad, Y
ingleses: en el orden comercial, al implantar el comercio libre, en el judicial, en el admi- en sus grandes Males. . . .
nistrativo y en el religioso, sosteniendo que el Imperio inglés sálo aspira a enriquecerse No contaré por mal (aunque es bien grande) el robo de millon Y medio de
y que no respeta derecho alguno natural y de gentes. Insta al Pueblo de Buenos Aires a pesos que nos han echo, sin embargo que este dinero hace suma falta ~1 Estado.
defenderse haciendo uso del derecho de conservación; observa que, aunque Sobremonte no Tampoco contaré el general trastorno de toda la Ciudad en su co.merc10, que al
hubiese tenido culpa en la pérdida de la ciudad, siempre existía causa para desear otro Jefe punto experimentó la decadencia. y quiebra universal con la ba¡a de sus. efec-
militar mós afortunado y pedir a Santiago Liniers, quien acababa de conseguir una amplia tos consiguiente á la pobreza del Pueblo, y á la abundancia que se expenmeo-
victoria; considera prudente y laudable la resolución del Congreso, celebrado el 14 de agosto, taba en la plaza con el franco Comercio de los Ingleses. Tampoco contaré el
de solicitar del Virrey que comisionase el mando militar de la plaza a aquel jefe; alude a desamparo de las familias que subsistían de los diversos empleos de los Padres
los descontentos y a las criticas que esta conducta habla motivado y, con el objeto de en Tribunales, y oficinas R•. Tampoco la ignominia y desprecio en que cayer~n
desautorizarlas, hace notar que el Virrey habla accedido a la solicitud del Cabildo; señala, todos los Magistrados; ni la emigracioo, que al Campo, y Pueblos de lo loter10~
además, que este cuerpo fue el ónico árgano gubernativo que subsistió y que nadie podfa abrazaron casi todos, pasando mil trabajos é incomo.didades, en ~ rigor del h1-
dudar de su autoridad para convocar Juntas, a fin de tratar negocios de pública utilidad. vieroo, los pobres á pie, y llevando á cuestas su rop1ta y cama, p1san~o barro Y
Concluye manifestando que la Junta fue autorizada por el Obispo, Prelados Regulares, Mi- descalzos, hasta las mugeres y niños. Todos estos males, buelv_o á decir, aunque
nistros del Supremo Consejo de Indias, residentes en Buenos Aires, y de la Real Audiencia.] grandes, pueden disimularse por transitorios y de corta durac100, Y po~ que no
son irreparables; pero la Sangre que se ha derramado para la Reconqu1s~; pero
[setiembre de 1806] el numero de Ciudadanos que falta y entre ellos muchos Padres de familia, que
eran el consuelo, el abrigo, y espe;anza de sus casas? ¡A~ ~ios mío! Mas tam-
Si solo el temor de perderse, aun antes de llegar el caso, justifica á el poco quiero, que entre en cuenta todo es~e cwnulc;> de m1Ser1as. Solo el mal de
I. C. en su conducta ¿Quanto mas le justificará, despues de haverse perdido, el los males hade considerarse, y con / el tiene la Ciudad de Buenos Ayres sobra-
prudente temor de volverse a perder? disimo fundamento para oó fiarse, sino de si misma. ¿Y qu~l es este mal? Per-
der para siempre á Dios, perdiendo á su Rey en todos los uempos, en el de la
Ya se ha visto quanto es, y quan bien fundado el dr•. de su propia conser- presente guerra, y en el de la Paz, como lo pensaba y ~~ba el General Be~es­
bacion, antes que llegue el caso de perderse, solo porque puede suceder: Ahora ford- y como se huviera verificado, si el esfuerzo que p1d~6, y esperava, ~uv1era
veremos, quanto mayor y mas fuerte es este mismo dr•. quaodo despues de ha- lle~do antes que los nobles hijos de esta Ciudad la hubiesen dado la libertad.
verse perdido una vez, llega á verse libre, y trata de no ponerse en riesgo de- Esta idea y este proyecto, al paso qe..era veotajosisimo para. la. Inglaterra,
volverse á perder. era nuestra total ruina, no solo tempo~al sino eterna, y por cons1gu1ente forzo-
El vien no es conocido hasta que se pierde, ni los males, hasta que se expe- so. Este es el mal de los males, el tern~le y ~antos? .. No que<!ando e.o la paz
rimeotao. El hombre posée fríamente los mayores vienes, pareciendole que nada restituida esta Ciudad á España se perd1a aqu1 la R~ltgioo C:Stohca, ~ s~ no fue-
tiene, y aun llega á tanto su insensatez, que algunas veces se considera desdicha- semos nosotros ni nuestros hijos tambien los perdidos ¿Qwen podra 9: segurar
do en medio de una felicidad la mas solida y verdadera: Goza de la salud; goza que no lo fu~n nuestros nietos? Perdido nuestro Rey en la Paz, perd1~mos su
de la libertad; goza del buen clima; goza de las comodidades de la sociedad, y Govierno, y el de sus Leyes Santas. Este mal ~ tan grand~, que ~un mirado en
ventajas del comercio; goza de los buenos y abundantes frutos de la tierra, y del lo temporal es espantoso. Porque, ¿que nos dar1ao en cambio? ¡Hai ~ados ~om­
mar; goza del buen nombre y fama; goza de un suabe benigno justificado Go- patriotas! En cambio de tao Uustre Iglesia, qual es la de la ~menea Espanol.a.
vierno; su vida, su honra y su acienda es defendida de todo género de enemigos: compuesta de millares de Templos, de muchos. y grandes Obispados r Ar:zob1S-
En una palabra nadie le quita lo que Dios le ha dado, y todos aspiran a conser- pados, de tantas Provincias de Regular~, y de 1;0nume~ab~es Monasterio~ de Re;
varselo y aumentarselo. En medio de tao rica posesion pasa los dias el hombre, ligiosas, planteles de santidad, y refugio de l~ 1i;iocenaa ~qll;~ nos p~r1an dar.
sin pensar lo que tiene, ni de donde le viene, hasta que un golpe repentino de En cambio de tan insignes Ciudades, de Territorios ta? pingues Y fer~1les de las
la adversidad le hace perder alguna de estas cosas, como la salud, la libertad, ó- mejores producciones y frutos de la Tierra; C? camb1_? de tantaS fatigas Y des-
todas ellas juntas: Entonces empieza á conocer el vien que poseia, despierta de velos de nuestros Reyes Católicos que en trescientos anc;>s han ec;ho, lo que. ape-
su letargo, y procura por todos medios volver á su antiguo estado: Toda dili- nas cabe en tres mil (14). Todo dirigido á nuestra felicidad; y s1 esto es mirad?
gencia le parece poco, y no se considera bastante seguro por mas que haga, y por lo temporal en cambio de sus fatigas y de lo que ~an ~ho por nuestra ~eh;
P'· mas cuidado q•. ponga para no volver á perderlo. cidad eterna, y á mayor honra de Dios ¿~ue és buelbo a ~ecir, lo que nos dar1an.
Del mismo modo, y con igual frialdad, ó indolencia oie los males, por mu- Ya lo haveis visto en el corto espacio de mes y medio: no ha durado mas la
chos y terribles que sean: ni los queridos de los enfermos, ni las miserias de los especie de entredicho religioso; y no podreis ~ei;ios de eotern~~ros al v~r. como
e?carcela~os, ni las necesidades de los pobres, ni la ignominia, ni el desprecio, salia la Magestad divina en la Sagrada Eucharist.1a, que por v1a~c? se m101straba
m otros 1ooúmerables males, que aflixeo á la humanidad, le mueven á compa- á los enfermos de grabedad. Cotejad esta obscundad c?n el luo~~eoto Y pompa,
sion, ni lo atemorizan ni espantan, mientras no los padece, 6 experimenta, aun- adoracion y respeto, conque antes salia: ya os acordare1S de las d1f1cultades opues-
que lo amenacen si los considera algo lejos. Pero caigan de una vez todos estos tas para hacer los honores devidos á Dios, y acostumbrados por nuestras Armas.
males sobre sus cabezas (como al presente) ó padezcan algún dolor vehemente, Esto es lo que nos han dado eo cambio. Todo esto no fue mas que el ensayo Y la
una hambre, una peste, una ofensa, una ignominia: Entonces despierta y clama. muestra de lo que se esperaba: esto fué en los primeros dias._ quando. ~o estaba
á gritos por el remedio: los momentos se le hacen siglos por bolver á su anti- bien establecido el dominio Ingles, y quando su falaz y estudiada polmca trab~­
guo estado. Y si por fortuna se ve libre, ¿Quien podra calcular el impetu y la jaba en reprimir su fiereza p•. engañarnos / con sus aparente dulzura, Y apri-
vehemencia de sus deseos, conque intentará alejar de si todo riesgo de volver sionarnos mas fuertemente. ¿Que hubie~a sido de nosotr?~ despues de asegurad~
á perder tantos vienes, ó padecer tantos males? Pues tan impetuosa y ardiente su posesion? ¿En que hubiera venido a parar la magnif1ce~cia del Culto Rel.i-
diligencia, no es otra cosa, que el mismo dro. de su propia conserbacion. Esta gioso? ¿En que los Ministros del Altar? Apartemos la vista de tan oreado
misma propension, que antes era fria, ó tivia, porque no le tocava sensiblemente, Quadro. .
después que le hirio la propia experiencia, despues que vio lo que hera perder Pensemos un poco sobre los efectos de esta idea del Gral. Ingles, en poseer
vienes, y lo que era padecer males, se exalta, se electriza, y enardece, y no deja.
- 141-
-140-
esta Ciudad aun despues de echa la Paz, por lo respectivo á nuestra subsisten- tante obgeto de su seguridad y conservacion, que devia ocupar todo el Cuidado
cia y sus consequencias. Aquí era necesario llamar á los vecinos de Buenos Ayres, de los que no quisiesen hacer el reprehensible papel de ociosos espectadores, seme-
que oí componen lo mas lucido de esta Ciudad, y preguntarles, si la decencia y jantes á aquellos, á quienes eloquentemente increpa el gran político Ciceron. (15)
comodidad actual la conserbarian, 6 se destruiría del todo bajo un govierno y Quando la accidental confluencia de la gente huviera causado algun desorden
dominacion de un Tirano, que solo aspira á enriquecerse á cosca de todo el (que a la verdad no lo huvo); los que saven que no deve juzgarse del merito
mundo, y que por lograrlo no respeta derecho alguno natural ó de gentes. delas cosas por los accidentes imprevistos, confesaran, que el Congreso en las
Si los hombres de vien no quieren responder por su moderacion, y si los Circunstancias fue de necesidad, y que exigiendo la de tratarse, sin perder mo·
malos (que son mui pocos) no se atreven, respondan los echos de todos los tiem- mento de la quietud, y seguridad publica; habría sido responsable del gravísimo
pos; y si tampoco quieren tomarse el trabajo de recorrer las Historias, respondan cargo el Cavildo unico Magistrado (16) que en medio de la calamidad subsistía
los recientes echos, que han dado causa á la presente guerra; respondan los Con- en la sazon, porque todos murieron civilmente por su capacidad (17), y asi se
sulados Españoles de aca y de alla; y con solo esto se verá, que la Inglaterra á declaró en el bando del S0 r. Virrey, basta que avisase de su nueba avilitacion en
nadie quiere dejar vivir; que solo ella quiera vender, y que todo el mundo com· el caso de reconquista (18); sino llama á los principales Prelados, Ministros y
pre; que solo ella quiere tener la industria, y que todo el mundo este ocioso; que Vecinos distinguidos para consultar sobre la necesidad publica Y acordada con
ella quiere ser independiente, y que todo el mando dependa de ella; Señora de
sus sabios ( 19) y juiciosos consejos del pronto remedio á los males que amenaza·
los Mares á costa de todos, y á fuerzas de Robos y Piraterías, quiere tambien serlo
de todo el mundo. ba la confusion, y genero de Anarquía, en que nos hallabamos por el trastorno
Hijos nobles de Buenos Ayres, Españoles buenos, no lo seais tanto con los causado en tiempo de la opresion del enemigo, de que acabamos de salir.
malos y con buestro enemigo. Vuestra Ruina es la que estan / fraguando dia y Mas ¿quien ha dudado de la autoridad del Ayuntamiento para estas Juncas,
noche, y por todos los medios. En abiar mal de Dios y del Rey, ocupan todo el no ya en el caso, de que se habla, sin Virrey, sin Audiencia, como estaba en aquel
tiempo. Así, despertad: alarma, alarma: poneos en defensa, y procuradla en uso día, sino en otros de inferior apuro, en negocios de publica utilidad? No se inten·
de aquel primitivo é innegable dro. de vuestra propia conservacion. ta una defensa, ni es capaz de la que merece la materia el que forma este papel.
Aunque el primer Gefe no tenga culpa alguna en la perdida de la Ciudad, Sin embargo, los juiciosos hande confesar, que la mejor defensa de este punto es
este tiene causa justa y bastante en su desgracia para desear mas afortunado Gefe la respetable autorización que mereció el acto, 6 Junta General, del Ilustrísimo
Militar, como lo há hecho y deseado. S.,,.. Obispo, Prelados Regulares, y los Sres. Ministros del Supremo Consejo de
Un particular tiene derecho para llamar al medico mas famoso, y acreditado Indias (que existen aquí para nuestro consuelo por forro.na de este Pueblo) y de
por sus frequentes curaciones, y tiene tambien justa causa y mucha razón para nuestra Rl. Audiencia que concurrieron á ella.
huir de aquel que se sabe, y tiene el Publico por desgraciado, porque en ello le
vá la vida: otro que se quiere embarcar tiene dro. á buscar el Navio mejor, y el
Piloto mas feliz en sus viages, y tiene razon para huir del Navio y Piloto desgra-
ciados, porque en ello le va la vida: En fin, un litigante tiene dro. á valerse del
Abogado de mejor credito, y tiene razon para no fiarse de aquel que pierde los
pleytos, aunque sea igualmente, 6 mas sabio que el otro que los gana, porque en
ello le va la vida, la honra, ó la hacienda. Todos estos desgraciados se lamentarían
de su estrella, pero ninguno quexaria de agravio. Sin culpa nuestra, dirían todos,
pero ·no sin justa causa se valen otros mas afortunados. Sine culpa, sed non sintJ
causa patimur. Y quanto mayor sea la importancia de las cosas, que se abenturan,
tanto mayor será el dr0 • de valerse del afortunado, y la razon de huir del desgra·
(14) 1• Cas1illa de España. nuestra hermana mayor tiene esa edad ¿Pero que tiene
ciado. Comparese, pues, el valor de esas cosas juntas, 6 separadas de un / parti· digno de aprecio que no se halle en esta nueha Cas~lla? Si alli áy gran~es Dignidadi;s,
cular, con el valor de esas mismas de todo un Reyno, de una Ciudad, y de las misma ay aqul: si alli áy un estado florido y hnlla.n1e, secular y Eclesaastlco, el mu-
qualquier comunidad ó Pueblo; y entonces se verá quanto es el dr0 • de Buenos mo áy aqui. Nada de es10 se halla ~n las ~lonias .ln~lesas uluamarin!", ni en ese .ase~
Ayres, y quanto la razon y justa causa que tiene para pedir y desear en D . San· federatico, e independien1e de las diez y seJS Prov';"aas Anglo Americanas. .su unaco ftn
tiago Liniers un General afortunado, que acava de conseguir la victoria mas glo- es el dinero: todo lo demas les es Indiferente; que diversos modos de pensar oenen. nuesuos
Reyes! Digalo Felipe 11 que oyendo abiar del abandono de una lila de Asia, daxo ¿Hay
riosa y completa, que á Dios asegur6 su verdadero culto, al Rey estos sus dominios, almas que quieran bauptizane? ¿Se puede decir una Misa? con esto que logre, he echo u.na
y á Buenos Ayres toda su felicidad. rica adqulsidon.
Aunque los principios, que se han indicado, combencen el lexitimo dro., con
que ha pedido la Ciudad de Buenos Ayres, en las circunstancias, -nombrar al Sor. 2a. Aunque coda la America Septentrional y Meridional se pueda 1 de.,,..n llamar
Castilla, porque coda ella es parte de la Corona de Castilla, pero con mucha mayor razon
Liniers por General, ó Gefe de Armas para su defensa y conservacion; con todo esie territorio de Buenos Ayra, que desde el principio se llamó Castilla de Oro.
fue muy prudente, equitativa, y laudable su resolucion en el Congreso que cele-
br6 el 14 de Agosto, de solicitar del mismo Sor. Virrey, que comisionase el man· ( 15) Nonne repenie omnes fere socii deseruerunt, spectatoresque se odosos praebue-
do Militar de la Plaza á dho. S0 r. Liniers; pues, á si concilió admirablemente el runt Leuctticae calamira1is? Cicer. De Offic. Lib. 2. C. 7 •
respeto á las Leyes con su único remedio. ( 16) Solo la Jurisdiccion ordinaria se conserbó siempre en los Alcaldes, 1 Ubre el
Esto, y no otra cosa, fué lo acordado en el Congreso, sin embargo de que uso y el exercicio de nueuras leyes, porq. asi lo quiso el Gral lngs.
algunos desafectos, ó descontentos lo quieran interpretar malignamente. El mismo ( 17) La Audiencia se pudiera haber conserbado conforme á la ley 180 di. 15 lib.
S0 r. Virrey ha conocido la pureza de intencion del Ilustre Cavildo, accediendo á 2, baviendo saUdo antes fuera de la Ciudad algunos oydores, ó uno solo.
su solicitud, de que todos los buenos Vasallos del Rey se han alegrado: Asi aun·
que no havia necesidad de ilustrar esta materia por su notoriedad, nunca estará ( 18) Le reconquista por si sola no pudo havilitar á los Oydores; ni reponer }ª
Audiencia á su antigüa posesión, ya por que ob1enia la juridlcclón en todo este dlsmto
de más haber dado algunas luces, para que los no preocupados desprecien las la Audiencia de Charcas, basca nuevo aviso del Virrey; ya porque es notorio en el dro.,
sombras con que algunos pseudo-criticos pretenden en aquellos corrillos, en que que las cosas se adquieren, ó incurren ipso jure, necesitan de d eclaraclon en quan10 al
hacen de Maestros, censurar la conducta de nuestra Ilustre, y leal Ciudad de fuero externo. ·
Buenos Ayres, criticando tambien con grosera malicia la Junta General de la par·
( 19) Proverb. C. 11. v. 14. Salus auccm ubi multa consila.
te mas / noble, é ilustrada de la Sociedad, que se comboc6 para tratar del impor·

- 142- - 143 -
Virrey manifiesta al publico que reconoce y se sugeta a la S~prema de Sevilla,
4- [Escrito en el que se relatan los sucesos que dieron lugar o lo formoci6n de lo Junta de creada por la misma Nación Española por fal~a de poder _regtr NRO. Rey Fer-
Montevideo. Se enumeran los hechos producidos desde que se conoci6 lo proclamo circular
naodo 79 por los consavidos causales. .Ahorad v1en, pues, ¿s1 se sugeta a la Junta
expedido por lo Infanta del Brasil Carlota Jooqulno de Borb6n; el envio de un diputado de Sevilla como se opone al cumphmto. e 1o que aque lla mand a.? e·N o dic_e
montevideano o lo ciudad de Buenos Aires; lo orden del virrey Liniers poro que se poster- quella qde en todos los dominios de España y en los pueblos que pasen de nul
gase lo Juro de Fernando 7'1; lo llegado del comisionado francés, marqués de Sossenoy, ~ecinos se establezca una Junta Guvernativa, componien~o~e esta ~e todos los
luego de su visito a Buenos Aires, y a su prisi6n en lo Ciudadela; el arribo del brigadier del ramos q~ componen las Sociedades? ¿No es este un dom1010 Espanol co~o. lo
ejército español Manuel de Goyeneche con pliegos, que de inmediato fueron remitidos a es la Corte de Sevilla? Y si lo es ¿porque tan declaradamente f~lta al cumph1J:1:1en-
Buenos Aires. Se refiere a las versiones que circularon de que el Cabildo de Montevideo to de lo que aquella dispone, en circunstancias de. que a la Pr1?cesa del Brasil le
habla solicitado se depusiese del mondo al Virrey y que se formase una Junto de Gobier- dice que él y todos los Magistrados han reconoado Y ?bedec1do ~ la Junta Y.ª
no, según lo ordenado por lo Junta de Sevilla; a la Proclamo que promulg6 Liniers y a lo citada? El 10 o el 11 de Agosto a las 4 de la tarde llego a Montevideo el..Com1-
contestaci6n que le dio Ello al Virrey; al nombramiento que Liniers hizo en la persona de sario Frances, en ocasion de que todo el Pueb~o se allava lle?o de regoc1¡0 con
Juan Angel Micheleno para desempeñar el gobierno de Montevideo y a su llegada a los mejores preparativos para la Jura y corooac1on de Nr0 •• mm Caro Rey Fer~an­
esta ciudad el 20 de setiembre; o la conmoci6n popular a que dio lugar lo remoci6n de do 70 y havieodose apeado en el Fuerte, le pregunta a Elto que que preparativos
Elío; a lo exigencia de que el Gobernador resistiese la orden de Liniers y se convocase a eran ~quellos: Este le responde que el 12. se jura a nuestro S~be~ano; lo llama
Cabildo abierto, el que se reoliz6 el dio 21; a lo creaci6n de una Junta de Gobierno; a lo a parte y le dice q. suspenda aquella func~on respecto a~ue Jos~_ l . bermao~ del
resoluci6n de la Junto de enviar a José Guerra como diputado ante lo Junta de Sevilla, homicida Buonaparte era el que deviamos ¡urar, a cuyo fm se d1ngian los pliegos
vista la decisi6n de los autoridades radicados en Buenos Aires de suprimir lo Junto estable- que conducía para el Virrey. Eli<?. como b~eo ~spañol y buen ~oldado le.echo. un
cido en Montevideo; al arribo el 2 de octubre de un diputado, con pliegos del Virrey y de ca ... p! el infame Corso, y le d1¡0 que s1 pudiera en aquel llllSmo ~et<;> ¡urar1a a
la Audiencia, intimando nuevamente lo disoluci6n de lo Junio; a la llegada, el 23 del mismo Fernando· y que a este y no a otro ninguno exuangero reconocer1a ¡amas el Y
mes, del corsario Belén, con el fin de conducir preso al gobernador Elfo y los miembros del su Puebl¿, Se hallaba a la sazon en esta el hijo de Lioiers, y h~vieodole !~amado
Cabildo, el que se hizo o lo velo poco después sin haber podido cumplir su objeto. Noticio Elio le impone de todo, aconsejandole haga que su Padre abriese los Pliegos a
sobre el arribo del oficial de patricios Rocho conduciendo pliegos de la Audiencia y acerco pres~ncia delos Tribunales. Se huo efectivamente a la vela para esa a la~ l~ ?ela
de la ogitoci6n del Pueblo ante los rumores de que lo finalidad de su misi6n ero disolver lo noche se abren los pliegos del modo dicho y en ellos ha resultado la inf101dad
Junio; detallo, de manero pormenorizado, la forma en que este emisario fue recibido en de an:.biguedades y recuerdos intempestivos de la P~oclama que. pro~ul.gó.. ~oco
Montevideo. Concluye manifestando que el vecindario montevideano ha procedido movido por después ha corrido en esta una Copia dela Contestac1on que le _dio E~10 a L101ers,
un sentimiento de lealtad hacia su Soberano y se ha manejado con cautela; que es necesario con el encabezamiento "Copia dela respuesta a la Carta Capciosa cucular, reser-
que los ciudades del Río de lo Plato den aviso de su lealtad a los autoridades españolas bada &a." cuyos contenidos deduciao poco mas o menos el veneno que pod1a con-
de lo Península y que o este efecto se despoch6 un bergantín desde Montevideo, el cual
tener la reserbada. .
pretendieron detener los autoridades de Buenos Aires, o cuyo fin decidieron bloquear el Viendose el Virrey desengañado que por parte de Elio Y en los Mag~~ados
puerto de Montevideo.] de este Pueblo en nada coincidían a sus ideas, sin.o que las P<?nen de ma!11f1esto,
encierto modo, a los demas Magistrados de la Capital po~ m~d10 de un .D.iputado,
[5 de octubre de 1808] manda que Elio pase a Buenos Ayres; el Cavildo se lo 1mp1de; pero Limers _pre-
viniendo esto mismo, dispone benga Michilena. de Govern~dor .!?ara Montevideo;
RELACION DE LOS SUCESOS QUE DIERON / LUGAR A LA CREACION llega este el 20 de Septiembre después de oraaones, mas v1eo disfrazado, que en
DELA ]UNTA EN I MONTEVIDEO. clase de Militar (pues venia con un Situyen, Sombrero gacho y plumero de gran
altura, que parecía un faisan) conduciendo pliegos del Virrey por separado para
Con motivo de una Proclama circular expedida por la Infanta del Brasil D•. todos los Gefes delos cuerpos, y en ellos la orden para que desde el mo-
Carlota de Borbon, para todos los Goviernos del Continente tuvo a vien este mento que los reciviesen, no reconociesen ni ob~d.eciesen otras. o_rdenes ~ue
Cll;vildo, hunido con su Presidente mandar a la Capital un' Diputado con un las de Michelena, prestando a este todos los auxilios que le p1d1ere. Fue . a
pliego; y que este se abriese con presencia de todos los Tribunales. Del contenido Balbin, le entregó su pliego, este lo abrió y le ~ice q• a~uella orden no vie-
de el se habló con mucha variedad, porque por lo general se ha dicho que este ne por el conducto competente y que quando Elto se lo d1~e a reconocer, en-
Cavildo haviendo echo una continuada reflexion de varios papeles publicos del tonces obedecería al Superior mandato. Pasa a casa. de Garc1a (~<?~ndante de
Govierno, &a expedidos en la Capital, resultaron no solo faltos de verdad en lo Milicia) le da su pliego y le pide auxilio, este le dice que las Mihc1as no estan
pral. de sus con.tenidos, sino t~mbién perjudiciales a la misma Soberanía Espa- sobre las armas. Pasa a Murguiondo pidiendole lomis~o, despues de darle su
nola; como efecuvamente se de¡a ver en la de 15 de Agosto y en la postergacion pliego; este le dice, vien, vien - buelbe a casa de Gar~1a, hace que lo aco_mpa-
de la Jura de Fernand~ 79 en la Capital; la orden pasada por el Virrey a este ñase al Cavildo fueron y enseguida se juntaron los Capitulares (en. en medio de
Governador de. M<?ntev1deo para que no lo difir~ese hasta ,otra disposición &a., estos pasos dio,' sin entregarle a Elio el Pliego, ni menos haberlo ido a ~er~ les
de. curas combmac1ones, y la de haber dado el V urey al Publico, de que el Co- dió el pliego, y al tiempo que se estaba extendiendo el acta. del r~onoc1011~nto
~ano Fran~es s~le hav1a _fugado, y que para su aprension havia dado las mas en tal Governador a Michelena, y o~icio para Eli<;> ~ara el mismo fm! se lleno l~
eficaces prov1denc1as; sucediendo al contrario por quanto tiene el Governador de Plaza de gente, con gritos muera M1chelen~ Tra1c.100, de L ... ·.. Bito no saldra
Montevideo ordenes del Virrey para que se le franquea quantos auxilios necesite de Montevideo, muera también el Cavildo s1 lo rec1ve; y en me?1? de tal tum1;1Ito
p•. q•. sin demora se restituya a Francia. Como este Comisario llegó a Montevideo tiraron algunos tiros de fusil, sin causar dañ? algun~. El escr~v1eote de Cav1ldo
el mismo dia q•. havia llegado tambien de Cadis el Brigadier Goyeneche con que se ballava haciendo los borradores,. al bo1.t tanto. 1mpropeno Y ~multo, ron;i-
todos los sucesos ~e ~apoleon, el Governador puso al momento preso con el ma- pio al momento todo lo que tenia escnto y como M1chelena ya de mtento ".en1a
yo~ celo al Co_.nusario Frances el que permanece en la Ciudadela; y con los disfrazado salió con facilidad del Cavildo y se fué al Fuerte; le entrega a Elio el
Pliegos que tea¡~ Goyeneche, que por exrraordinario se remitieron a la Capital, Oficio de Liniers y en seguida le exige que en aquel mis?1º. momento le e?tres:ue
le da parte al Vurey el Gobernador, del citado arresto, y viendose el Virrey en el mando y poniendole un par de Pistolas al pecho, le muma arresto. Eho le¡?s
este descubierto, fué_ quaodo dió al ~blico de que el lo havia echo prender, sien- de cortarse lo abanza diciendole ¿quien le ha dicho a VM. so ca· · · que Eh~
do ~odo lo contrar~o. Coro? _llevo dicho, generalmente ha corrido de que este tubo alguna vez miedo a la muerte? y en el ~smo acto ~ue lo :'banzo le pe~~
Cayildo de Montevideo, sohc1taba .se depusiese a Lioiers del mando, y q•. consi- una guantada que lo tir6 contra el sofa y alli con sus mismas Pistolas le molio
gwentemeote se ( ..... ) eola Capital una Junta de Govierno, respecto a que el
- 145 -
- 144-
las costillas y lo echo a enoramala. Pasage fue este para el cuitao. Michelena que charlo para España con pliegos, y a Dn. Jose Guerra de Diputado para la Junta
el miedo de la Brabeza de Elio lo hizo temblar, y aun otra cosita peor que se de Sevilla el que dió la vela el l 9 de Octubre a la Tarde. Este Pueblo está
meó en los calzones· aun otro trabajo mui grande le sucedió también, que en mui dista~te de caer en los crimenes q•. los espiricus rebolucionarios y aun
medio de aquel gran 'aprieto en que se veya, no tubo abi~idad para apretar el culo viciosos, y egoistas partidarios del tirano, le quieren su~erir; y mucho mas lo
y se dejó salir por el la sustancia del c~rage ~elos Marmos. . está también de creerse de que esa ciudad sea capaz de mcomodarse quando se
Como el Tumulto creciese y al mismo uempo pensase de que todav1a estu- palpa la eroi:zidad y el Patriotismo qe. ~iem.p~e mira y ha mir_ado a la amada
biese en el Cavildo Michelena, luego que se desengañaron de que ya no estaba Capital, y solo solo declara Jas malas d1spos1c1ones de un Govierno sospechoso
alli, se agolpó el Tropel al Fuerte, le hicieron salir a Elio al Patio Y allí le pre- por todas circunstancias: cuyos vellos sentimientos creo mui vien se dispierten
cisaron aque prestase su palabra de no separarse de_l Pueblo, que el Pueblo ~o para ebadirse de los futuros males. Montevideo jamas ha pensado remotamente
aseguraba para siempre de sus resultas. Escobo remiso, pero viendo el e~peno subyugarse a ninguna Nación Extrangera: Montevideo está combencido y ase-
de querer buscar a Micbelena para ~atarlo, ~o tu~o mas recursos. que decirles a gurado de que tiene a todos un buen Militar Español neto y sin rebes, a su
mi me es forzoso obedecer; lo que s1 les suplico, s1 es que me estunan, es qu~ se cabecera; y este solo motivo es el bastante para que todo buen vasallo Español
aquieten y 00 hagan daño alguno a ese hombre. por. quanto es ~and~do y no uene viva alegre y contento, dandole incesantes gracias al gran Dios. de las Miseri-
la culpa. Señor no queremos tal hombre aqu1, gntaban y .as1 m'.1nana a las 10 cordias por lo mucho de que nos ha libertado que como a facinerosos quería
queremos Cavildo pleno: Vien, eso tratenlo Vms. con el ~av1ldo: fmalmen~e tanto el Sor. Liniers entregarnos a las manos de un deborador; como se infiere del
le interrogaron a Elio, que no tubo mas recurso que decirles que estaba bien, <¡.ue oficio que pasó el Tal Michelena al Cavildo desde que ya se vió en el Conelon,
no saldria de Montevideo, hasta que Fernando 79 o la Jun~a ~uprema ~e Sevilla amenazando la ruina de este Pueblo fiel a su lexitimo Rey Fernando 7°. Aquí
lo relevase. Con esto se dirigen de nuevo al Cavildo y alh piden lo m1s!110 que se dijo de mui cierto de que los Patricios, Arribeños, Andaluces, y Catalanes,
en el Fuerte: el Cavildo les concede el Cavildo abierto para la hora que senalaron; mal informados por Linieres, dela realidad de todo lo sucedido, se alarmaron
pero no satisfechos con esto descubren qJt Michelena se havia refugiado en. casa pa. venir a rendir este Pueblo lebantado; como también los Negros y Mulatos
del Administrador de la Aduana Oliver; alli se agolpó el Tropel, Y con ca1as Y libres; pero luego que circule la realidad de todo, creo mui vien que mudaron
todos instrumentos tocan a deguello; entran a la fuerza 12 disfrazados; le dice~ de sistema y se dará buelta completa al pastel; y ese Cavildo abrirá también los
que de todos modos tiene que salir de alli y obedecer a la fuerza, .pero que s1 ojos y los hoydos a las voces del brabo Hispano de que se compone y hará que
quiere salbar su vida que se entregue en un tod~ a . ellos, .que salian .garantes. termine todo lo que en el dia es mas abominable; y mucho más, quando vea
Mas muerto que vivo, accedió aquanto le . propusieron hav1endo suc~1do todo que conpretexto de contener contrabandos, se aporta·n los Corsarios de esa Ca-
esto a las 3~ de la mañana del día 21, a cuyas horas lo embarcaron los disfrazados pital para que intercepten el Bergantin que se despachó por esta Junta de
como pudieron por el Muelle, y lo desembarcar<XJ en la Playa de la Aguada; Govieroo para España.
pero el luego que se vió embarcado instaba a que lo llevasen a la Corbeta d.e Que razon podía haver para que despachando Liniers el Corsario de su
Malvinas, y 3 delos que lo acompañaban con los que bogaban! no se lo pernu- nombre para Esá; ( ..... ) pliegos, no impartiese a este Pueblo la Noticia, por
tieron; y así, tubo que hir desde la aguada hasta el paso de! Molino adonde estaba si alguno queria escrivir? pues nada de esto hizo. Buena correspondencia le
el coche, a pie por el arenal, hasta cuyo punto lo acompan.aron los 3 que lo em- retribuye a Montevideo, despues que este fué el primer movil de su fortuna.
barcaron. El mismo dia 21 a la hora citada, hubo el Cav1ldo pleno Y por con- El 2 del corriente llegó a Montevideo un Capitan de uno de los Cuerpos
siguiente desde temprano la plaza llena ?e gentes, y todas - ~clamando unan!mes de esa con Pliegos del Virrey y Audiencia, para el Govierno y el Cavildo, inti-
al Governador en cuyo tiempo se creo una Junta de Gov1erno por el m1Smo mando de nuevo la abolición de la Junta. Este Diputado se desembarcó con
orden que la Junta Suprema de Sevilla lo manda .haviend?~e nombrado 12 ind_i- bastante julepe por lo mal impuesto que venia; pero luego que obserba en to-
viduos de Cada Ramo para organizarla con la precisa cond1c1on de que esta hav1a das las gentes del Pueblo la serenidad de siempre, que la Junta lo recive con el
de permanecer hasta que Fernando 79 la derogase, o la de Sevilla Y a n'? obede- mayor aprecio, colocandolo en el Palco Capitular de Comedia en la noche del
cer otra autoridad que aquella, mientras 110 forme otra Junta de Gov1eroo la mismo día que llegó y que el Pueblo después de la comedia le da un golpe
Capital; en cuyo caso, y dirigiendo aquella en honor y defe~sa de Fernando 79 de Musica no puede menos que decir q•. toda la Junta que el venia embiado
seriaesta (aunque mas antigua) subdita y sugeta a la de la Capital. Esto es todo lo por mano, embiado por la Sala, para ser un testigo ocular de todos los mo-
que Montevideo sostiene, y todo los atentados que hizo, sioque en ellos haya pereci- vimientos de Montevideo; pero que protestaba desengañarla haciendo ver quan
do nadie ni menos se haya lastimado ni siquiera uno, por que todos biban a diferente era todo, de lo que el Virrey la instruía. Este Diputado llegó como
un mism~ fin. Combocado el Pueblo como ya queda dicho se le hizo salir a las deve llegar todo hombre vien criado, con politica y respeto; y como atal hom-
bentanas Capitulares de Cavildo a Elio y en grito dijo al Pueblo de que ya bre vien nacido y atento no se hizo mas que corresponderle; pero a Michelena,
quedaba con ellos, y así que se retirasen. Todo fue en bano porque tod_os qu~­ si le pasó lo que l e pasó fué porque como abe nacturna de rapiña, pensaba devo-
rian cargarlo en hombros hasta el Fuerte; de modo q•. por tres veces quiso salir rar a nuestro Caudillo y Padres del Pueblo &a.
y otras tantas lo agarraron y lo traian de mano en mano como una pelota sin El 21 antes de ponerse el sol, se acerco el Corsario de esa el Aranzazu, a
dejarle pisar un palmo de tierra, viendose precisado a meterse de nuevo en el las inmediaciones de la voca del Puerto en distancia de mas de tiro de cañon, y
Cavildo, y en seguida le quitaron las mulas al Coche suyo, que a la sazon s.e apesar de tener un viento duro y en popa para entrar, lo omitió, fondea, y al
hallava en la puerta de la Matriz (en donde est~ba la Gove~nadora _oyendo Mi- poco tiempo tira un tiro de cañon, y como no se le contestase de la Plaza, se
sa) lo trajo la misma gente a la puerta de Cav1ldo, y a Ello, Balbm y al Dr. mantubo 3 o 4 dias alli fondeado. El 23 sino me engaño llego el Corsario Belen
Perez que salieron acompaíiandolo a todos Tres los llevaron en el hasta . el a eso de las dos de la tarde, el qual venia para conducir preso al Governador
Fuerte y de a1li vinieron con el mismo coche y llebaron despues que oyó Misa Elio y a todo el Cavildo; pero como no tuvo efecto el Govierno de Michelena,
la Goveroadora en el, tirándolo siempre las gentes, con golpes de Musica, que era todo lo demás se fusttó y por consiguiente se hizo a la Mar, nose si en aquella
una gloria. misma noche al siguiente dia. Como en el Cavildo pleno que huvo, el Pueblo
De todo se le dió parte a Liniers y Audiencia, y Liniers dice que concede en pidio que asistiesen todas las personas condecoradas, tanto secular como excle-
calidad de por aora en que todo se quede como antes estaba; pero suprimiendo siasticas, sucede que el Padre Vicario se ocultó el 21 después dehaver dicho misa
la Junta, respecto a que no hay necesidad; pero eso no lo verá por que prime~o por la mañana, haviendo echo lo mismo D n. Bernardo Lecoq. De aqui sucedió
dejará de existir Montevideo antes q•. deje de permanecer esta Junta enlas cir- que una pandilla de enmascarados le intimaron a Lecoq y al cura saliesen del
cunstancias presentes. Pueblo, y sino q•. firmasen como todos, 1o~ demás la eleccion dela Junta. Lecoq
Con este motivo dispuso la Junta fletar el Bergantin Fiel Amigo y despa- no quiso, y digió hirse a la Capilla nueva. El cura tampoco quiso firmar, no

-146- 147 -
porque no conozca la razón sino porque el quiso bengarse del Governador y del
Cavildo por este medio, porque ellos fueron los que le hicieron la vez pasada delo que Vms. nos dicen estar impuestos de todo, es bueno los vean despacio
desocupar la Iglesia Vieja, porque era esta Almacen del Rey, que se cedió pro-
poniendo la consideración ymeditacion los puntos. En cuanto a lo que Vm. me
visionalmente para Iglesia mientras la nueva no se acavaba. Lecoq también esta-
ba picado con Elfo porque no quiso este que aquel dirijiese la renovacion del dice de habernos manejado con ligereza y poca cautela, devo decirle que en
cubo del Sur, ni la reforma delas Murallas, sino que el mismo era el Ingeniero, esa es donde se han cometido tales enormes hierros; pues nosotros nos hemos
el Sobrestante, el Peon &a Do. Juan Francisco García de Zuñiga, tambien estubo manejado con toda adberteneia y medidas de precaucion para el sigilo. Con la
muí remiso en firmar para la creacion dela Junta en la Actaplena del 21, pero oportunidad de un Pliego para el Sup. Gobierno, que remitia el Embiado Por-
viendo que era solo tuvo a vien combeairse, ysu fortuna ha sido que la multitud tugues, meditamos sirviese de lazarillo para introducir el reserbado que se rerni-
delos que estaban en1a Plaza nada supieron de su repugnancia. El cura ya se tia de esta para la Audiciencia en solicitud de nuestra pretension por los fun-
hiba a emb:ircar para esa; pero el Governador lo contuvo, asegurandole su pa- dados recelos y desconfianzas del Gral. Gefe. Este pliego seintrodujo con toda
cifica permanencia &a. recerba, pero luego que en esa ser vió el contenido, se lebantó el grito en des-
mensu.rada acusacion contra los de Montevideo, vociferando tumultuosamente,
Montevideo, Octubre 5 de 1808. - [Firma ilegible ,. 1·úbrica] deslealtad, sublebacion &a. Conque a virtud de estos hechos, en ningún modo
deven culpar de cautelosos y precavidos a los de Montevideo.
Ayer 4 a las 10 de la mañana entró en esta una Fragata Inglesa procedente
Montevideo, 5 de Octubre de 1808. - del Janeiro con 12 dias de nabegacion. Trae pliego p.! este Govierno para el de
esa, la Rl. Audiencia, Cavildo y Obispo. Todos de la Princesa del Brasil Carlota
El 2 de este a las 11 del dia llegó a esta el oficial de Patricios Escribano Joaqnina. La Rusia y Austria pare an echo ostilidades a la Francia. Cordova,
Rocha, conduciendo UD Pliego dela Rl. Audiencia, y segura!!!!.t. devia venir con Cuenca y Barcelona nos dicen estan libres de Franceses. Adjunto remito a Vm.
gran recelo, pues dió fondo la Lancha enque venia frente a el Baño de los
un impreso del Armisticio echo con los Ingleses y creo segun el que estos no
Padres, endonde se desembarcó con el Padre de las Minas. Luego que llegó a
esta se propagó venia con pliegos a efecto de que se disolviese la Junta esta- nos quitaron el bloqueo del río: actualmente se hallan los navios en guerra
blecida, concuya noticia se removió el Pueblo y se dejó percivir en el un susu- cruzando en la boca Amigo: ese Govierno nos trata como a declarados enemigos;
rro agitado de mal contento, que no pasó mas adelante: alas 7 de la noche ora No nos ha avisado se despache la Goleta Liniers para España para que por
coque se preparaban todos para hir a la Comedia se citó a los Sres. de la Junta ella pudiesemos dar cuenta de nuestra persona a nuestros respectivos padres y
la asistencia para abrir el Pliego y en este momento se experimentó mayor fer- hermanos, y de las relaciones mercantiles, que tan estrechamente nos ligan, a
mentación en los mal contentos, que para aplacarlos fué necesario hacerles en- nuestros amigos, corresponsales y consignatarios. ¿Y que diran unos y otros y
tender que la Junta nose disolvería ínterin no lo dispusiese el mismo Soberano aun el Govierno, quando llegue a la Metropoli UD barco salido de el Rio de
Fernando 7° pues de otro modo a los Vocales de la Junta yal embiado Rocha se la Plata, sin carta alguna ni noticia cierta de los havitantes y Govierno de Mon-
les preparaba una suerte desgraciada. A las 9, todo el Populacho tranquilo y tevideo? Diran que es cierto quanto la malicia de nuestros contrarios han que-
conforme con lo que se les aseguró ser dispuesto, fueron los Sres. Vocales a la rido suponer, pero sepan estos que los de Montevideo, tienen arbitrios, poder y
Comedia a el Palco del Cavildo, para manifestar la tranquilidad que en ellos energías, para dar prontos y directos avisos, de su lealtad y de su estado de fir-
reynaba y de consiguiente devia permanecer en el Pueblo: para mayor compro- meza en la dominación de nuestro amado Fernando, y que también la tiene para
varse de esto se dispuso una diputacion para ( ..... ) a el embiado Rocha, que desfigurar las negras imposturas que hayan pretendido ponerles. Aeste efecto
se hallaba en el palco de Magariño, que les hiciese el honor de acompañarlos se ha despachado un Bergantín, que ha mirado su salida con tanto odio ese
en aquella rehunion y de facto accedió a ello, con lo que se tranquilizó mas y Gobierno, que ha incurrido en el gravisimo desatino de bloquearnos el Puerto
mas el Pueblo y tubo que celebrar esta acción. Concluida la Comedia acompa-
con dos Lanchas de fuerza para cortarnos toda comunicación maritima y ya ba
ñaron a Rocha hasta la casa de avitacion en donde lo dejaron asegurandole de
ningun cuidado que devia tener pues que su persona se respetaría sagradamente. para 4 días que las dos se hallan fondeadas a mas distancia de Tiro de Cañón;
A la una de la mañana le dieron un golpe de Música agradable, y a las cinco pero deve saber que en Montevideo se miran semejantes bajezas con el despre-
sonaron las que le tocaron salió al balcón a dar gracias y el Puevlo recibió con cio que corresponde y a que a otra cosa no deven dar lugar.
mucho regocijo esta urbana demostración con lo que se retiraron muí contentos. Nos hallamos sin tener que fumar, y baviendo ocurrido a esa G. tabaco del
Desde el 21 del pasado a las 12 del dfa en que nombró el pueblo esta Junta, Paraguay, se nos ha negado; parece también que por este medio se nos quiere
descansa con la mayor seguridad en sus disposiciones y sobre su suerte, sin que sitiar y afligir; y si la necesidad nos obliga a pitar Tabaco brasil, entonces será
haya havido la menor conmoción, ni crebemos la haya ínterin permanezca sin quando se diga a boca llena los de Montevideo son tal, y tal. Sea todo por
innobación esta constitución de govierno. Mas si se trata de abolirlo o disolberlo Dios, aquien sinceramente devos pedir todos, nos concilie un Govierno Ilustrado,
por otra autori- que no sea la de Fernando 70 o la Suprema de Sevilla, es de recto y justiciero, con la total Tranquilidad y union fraterna, de Jos nobles, lea-
creerse en los mayores atentados y que no pareceran esto hasta el extremo de les y generosos havitantes del Rio de la Plata, y no basta Provincia.
una catástrofe.
El día 3 banduvo Rocha acompañado de uno de los de la Junta, todo el
recinto de la ciudad, viendo muí despacio, las murallas, pistoleras, Ciudadela,
&a. sin que nadie le huviese faltado al respeto y atenciones conque por medio 5 - [Oficio de lo Junto de Montevideo, al Cabildo de Buenos Aires, en el que pide el apoyo
de su buen modo se hizo lugar antes al contrario. Todos le correspondieron del Ayuntamiento en su gestión para derribar al virrey Santiago Liniers, sospechoso de infi-
dignamente llenandolo de mil satisfacciones, como el mismo selo dirá a Vms. dencia. Resume los actuaciones de dicho Virrey, demostrando su parcialidad y su connivencia
quando regrese.. Estamos firmisimamente persuadido (y de ello jamas hemos con el Imperio francés y adjunta documentos probatorios de sus afirmaciones. Historia los
dudado) que el modo de pensar de ese Vecindario y Cavildo, es conforme y sin
acontecimientos ocurridas en Montevideo, a raíz de la censura dictada por e l Cabildo contra
discrepar nada de el nuestro y que todos respiramos unos mismos sentimientos
Liniers por sospechoso; las medidas restrictivas ordenadas por el Virrey; la destitución de
de fortaleza para nuestra conserbación en lealtad a nuestro mui amado y Cató-
lico Soberano Dn. Fernando 70 y Dios quiera que jamás nos separemos de tan Francisco Xavier de Ella y nombramiento do Angel de Michelena para Gobernador de la
justos sentimientos. plaza; la ulterior conmoción popular causada por esas dispo•iciones y la formación de la
En este correo se remiten a esa muchos papeles curiosos y utiles; y apesar Junta; afirma que el Puebla resolvió formar la Junta para "ponerse a cubierta de nuevos
insultas" y que un " pueblo tumultuado es semejante al rayo"; destaca la decisión popular
- 148-
- 149-
de mantener la Junta contra la orden dada por el Virrey de que se disolviese y señala los tancias hagan combeniente el paso para arreglar las operaciones subersibas de
graves perjuicios que se derivarían de esta última resolución de Liniers. Concluye haciendo la campaña. En una palabra es licito acedo quando la necesidad lo exige, pero
un llamado al patriotismo del Cabildo bonaerense, para que apoye la obra en que estón que necesidad habrá de instruir directamente a Napoleón delos acontecimientos
empeñadas las autoridades y Pueblo de Montevideo de defender a Fernando VII y en la de una guerra ultramarina, quando estaba por medio la Corte de Madrid Y era
que estón decididos de continuar hasta el fin.] mas natural que ellas los comunicase a su Aliado, si lo hallase por combeniente?
La necesidad, el motivo es vien claro. El exttangero, E. E., siempre se acuerda
[5 de octubre de 1808) que lo es, y no se aplaude tanto de los servicios que puede acer a su Soberano,
como de pertenecer a la Nacion que le dió la Vida. Ellos nos desprecian aun
OFICIO DE LA JUNTA DE GOVIERNO / DE MONTEVIDEO AL quando somos el instrumento de sus glorias; pero nosotros no queremos conocer-
M.Y .C. y R. / DE LA CAPITAL DE BUENOS AYRES. lo, todo nos parece licito, todo disculpable, y esta docilidad es precisamente la
que nos pierde. Si toleramos el ultrage, sino somos unos celadores severos del
El Pueblo de Montevideo, que dió poco tiempo ha tantos asuntos a la His- honor de la Nación como podremos conserbar sus respetos? La frialdad conque
toria de la America, vuelve a ser hoy toda la expectación de este gran continente. han sido mirados los partes en question, prueban con energia quanto ha decaído
E~ el quien ha ~evantado el !?rito contu la corrupción del Gobierno ... el, quien en nuestros tiempos el generoso orgullo del Español. Si, el nos inflamara, si el
pide la separación de un Virrey extrangero por sospechoso de infidencia ... el reynase como en la epoca de Carlos V., como huvieramos permitido que un
~undo lo ~ave, y nosotros estamos en el caso de combencerlo. Pero por desgra- General de España se humillase a otro potentado eXtrangero hablando con la
cia Montevideo no es mas que un Pueblo pequeño y su ribal es el arvitro del espada en la mano, y a la frente de un Exercito vencedor? Para nuestro juicio
poder y la fuerza. Tenemos Justicia; pero que importa si nos falta el Vali- dista muy poco de tributar vasallage quien de este modo se somete; o quando
miento? Nosotros necesitamos de un apoyo, de un protector poderoso que nos menos juzgamos, que estando establecido y prohivid~ hacer o~ros acatamientos
sostenga, Y este no pude ser otro que V. E. Si, V. E. posee un valor heroico le a los Principes dela Tierra que los que ellos per1Il1ten se rindan a nuestros
sobra constancia, y ha provado vien que no le falta entereza para arrostr~lo Reyes (como indica un Capitulo dela ordenanza Nabal, hablando de. los Sa.lud<?s
todo quando se trata de salbar la Patria y servir al Soberano. Suya es la causa que deven hacerse a las Fortalezas y Buques Extrangeros) y no bav1endo ¡amas
que def~n~emos, no de M?~tevideo. Suyo es el Pueblo que representamos y suya acostumbrado los Generales Franceses dar ni meras noticias de sus Victorias a
la Provmci:i por cuya felicidad entablo este Cavildo sus primeros empeños. No nuestra Corte la oficiosidad del Sor. Liniers es un berdadero delito, sobre ser un
son estos tttulos mas que poderosos para interesar a V. E. en nuestra defensa? poderoso ar~ento de su afición del execrable enemigo del nombre Español.
Seguramente después d~ los grandes suces?s de Nra. imbasion no se ha presen- Es abandanado el concepto? delira el Cavildo de Montevideo? no hay mé-
ta~o otro l~nce mas digno de la protecc1on y cuidados de ese Ilustre Ayunta- rito para una censura tan agria? Todo puede ser; pero también nos engañare-
m1e~to. A él .t1?ca cortar .los abusos, remedia.r los males, y promover por todos mos en creer que es un delito pedir auxilios a la Francia (incc;>ns.ulto el Sob~r~no)
m~d1os la felic1~ad Publica. Montevideo ha dicho y sobsriene que esta peligra pa. la defensa dela Provincia? Este es un echo, cuya prueba msigne nos mm1stta
mientras c;1 Gov1~rno permanezca en manos de un Gefe nacido en el Centro de la Carta No 12 del fo 32, y supuesta su verdad solo quisieramo~ que el mismo
ese Imperio Sacrilego, cuyas deprabaciones nos han cubierto de un lunar eterno Napoleon, ese infame que tuvo osadía para reprender y exammar la co~ducta
Po~ eso pidió su remoción, y si V. E. gusta, entraremos ahora en algunas medí~ de Nro, Amado Rey y Señor Natural Dn Fernando 7° por haver echo iguales
tac1ones sobre la justicia de este proyecto. demandas en circunstancias de no tener otro recurso para desconcertar los pro-
Apenas el Pueblo inmortal de Buenos Ayres deseoso de labar los ulttages yectos de Godoy; que él mismo Napoleon, rep~tlo:1o~ fuese el Juez de esta causa,
de una sorpresa puso en la silla de sus Gefes a el actual Virrey, quando este em- y la fallase guardando consequencia con sus pr10c1p1os. Pasemos adelante. Oblad:i
pezó a dar las pruebas mas decididas de su aficion al pedido exterminador de la corona por él Sor. Dn. Carlos 4°, recivió ese Govierno el Rl. Orden consi-
nuestr~, Rl. estirpe. Sa~,e V. E. que sin noticia de nuestra Corte y con ultrage de guiente para la proclamación del actual Monarca. El Sor. Liniers ordenó desde
In nac1on entera, le dio un parte exacto delos sucesos Militares ocurridos desde luego que se executase el 12 de Agosto último, pero al mismo tiempo se le
el 24 d~ J.u~io hasta el l~ ,de Agosto de 1806; que posteriorme~te bajo los mis- presentó un impreso remitido de Cadiz sin carta de dirección ni otro carácter
~'?5 pr10c1p1os, le comunico la derrota del Exercito Ingles en Buenos Ayres; el que el de la Ymprenta que lo dió a luz, y sin más datos cambió tanto sus
Sitio de esta Plaza y su restauración por los tratados del 7 de Julio del año ideas que olvidando la eficacia del anterior expreso mandato se abanza a sus-
proso. pasado. peder la Jura del Señor Do. Fernando 7• basta recivir ordenes consiguientes ~l
En estas pzas. (N° 1 y 2 del adjunto testimonio) que no serán desconocidas mismo Impreso. Nosotros declamamos contra este paso, y procuramos hacer vi-
a V. E. es muy notable aquella prolija narración de que se hace estudio, como sible toda su intención, pero esto no obstante se quiso creer ~ue era inocente, Y
P'.1fª someter cada echo a la censura del e:x:trangero, como así mismo la protec- dirigido tan solo a disponer con mas desaogo la sumptuos1dad y aparato de
c1on de haber conserbado en medio dela distancia, y el tiempo los sentimientos aquella solemne función. Así se dibulgó en los del Brasil, seguramente sin acor-
de un verdadero Frances, con que concluye el Io. Y es lo solo sobre toda refe- darse que el oficio reserbado N • 10, fojas 29, era un documento intachable del
rencia, conque termina el 2° Ayudante de Campo Mr. Perison Vandevil para los verdadero motivo que causó la detención.
detalles que puede apetecer el Emperador sobre estas interesantes Provincias Haora pues preguntamos, si el Virrey creyó lexitima esta causal, como lo
Nosotros omi~imos glosar estos pasages por no acreditarnos de cavilosos ; anuncia su oficio, porq' es que la oculta? y sino la creyó lexitima, porque sus-
molestos, o mas v1en porque es escusado buscar el crimen en las circunstancias pende la jura? no será temerario conseguir que su Edecan Vandevil le huviese
quando se tiene. !1 , la vista un echo que por si mismo es el mas delinquente'. desde luego prumetido (en las cartas que escrivió por la Barca, segun parece
V. E.. nos perm1tira fun~~ un tanto esta producción, que parece hija del aca- de la del referido N° 12) esas mismas ordenes, relativas al Impreso que el
loramiento. No es permmdo al vasallo de una Potencia libre participarlos su- Exmo. Sor. Dn. Santiago Liniers esperava recivir. No por esto queremos que la
c~sos de la guerra a las Cortes extrangeras sin noticia del Soberano a quien indiferencia sea cierta; pero es laudable, es inocente, ese miramiento, esa aten-
sirbe Y o.bedece; porque un acto de esta naturaleza indica cierta dependencia cioo, esa conducta siempre devil, y solapada de un Gefe Frances? Digalo el
que ultra1a .el decoro de la Nación y rebaja la dignidad del Trono. Si alguna Pueblo de Buenos Ayres que menos minado qua:nto es mas Español, procuró
vez por lo importante y excraordinario delos acontecimientos suelen practicarlos con ruegos y amenazas apresurar el día de la Proclamación. En estos momentos
algunos Generales mas Políticos que Guerreros, siempre se acostumbra ceñir el arribó a la Capital Mr. de Sasenay, Emisario del Imperio Francés. Los pliegos
parte a un mero aviso del resultado feliz o adverso de la Vatalla, por el interes que condujo anunciaban que destronado Fernando 7° por la mas inaudita vio-
que en ello hayan tomado las fuerzas del Príncipe amigo o porque las circuns- lencia hiva a ocupar el Trono de España ua hermano de Napoleón, y el Exmo.

- 150 - - 151-
Sor. Virrey, lejos de indignarse, lejos de tomar medidas para armar los Pueblos merecio tanto aprecio tanto aprecio la .conducta de su explorador, per? conben·
contra el usurpador, procura adormecerlos en la ignorancia de su peligro, pu· os al .menos en que los calculos senan m~nos expui:s~os a la falenaa,. cu'.lndo
gam mas fi¡·os los antecedentes y de cualquiera supos1c1on; y por cons1gu1eote
blicaodo una proclama tan llena de veneno como el que lo produjo. Su lectura eran seria mas cierta ·nuestra conqulSta,
. . ·1 nuestra d ef ensa, en un
o mas d.f 1 1c1
exaltó a este Cavildo y no pudo menos que censurar y aun se tom6 la libertad
de explicarse con V. E. a fin deque procurase sufocar un papel tan escandaloso
q~ de inbasion: de forma que entonces se habria verificado de un modo el
como injuriante a la América del Sur. Pero todavia se le disculpa afirmando
~as funesto, que los auxilios indirectos del Sor. Lioiers eran la causa de nuestra
que se ignoraban las ideas del Tirano, que combenia alucinar los Pueblos y que perdicion. . . S d ¡ X f
En fuerza de estas combinaciones, y con noticia egura e os e es, ~ue
el Virrey no hizo mas que firma.ria despues de concluida por sus autores vien por los mismos principios agitaban a la Corte de Portugal, t?bo este Cav1ldo
conocidos. Montevideo contesta a estos efugios, que el primero es una falsedad, la generosa osadía de censurar ju?icialmente la conducta del Vu:rey, llamandole,
provada por Ja Carta No 13, fo 33 bto. en que el Señor Lioiers confiesa que tuvo no traidor, como creen algunos smo sospechoso c~mo lo es en efecto, Y result:i
un completo detalle de los iniquos proyectos de Napoleon. El segundo que no de los anteriores apuntamientos. Pero su S.E. que v16 preparada la torm~nta,. qw·
havia necesidad de ocultar al Pueblo una infamia que jamas hallaría partidarios. so compensarla arrancandonos el Governador inte~ioo de la plaza .ª quien ¡uzga
Que Buenos Ayres y toda la Provincia ha dado muchas pruevas de su fidelidad como el unico y poderoso agente de la acusac1on: para esto sm respetar la
para que se dudase su opinión. Al tercero que si la política hacia precisa aquella voluntad del Monarca, porquieo govierna interinamente, .le arranco el mando Y
ocultacion con respecto a los Pueblos, con referencia a los Goviernos, era per· le confirió al Capitan de Navío General Juan Angel Michelena; Intercepto las
judicial, pues embueltos en el herror no podían hir tomando sus medidas comunicaciones de este Puerto con la Capital; Detubo escandalosamei;ite la co·
para participar al Vasallo la Suerte dela Península, y sin embargo de eJlo la rrespondencia del Publico; se prohivio. ~l Transito a todo .P~agero; hbro orde-
circular reservada fo 30 acredita que la Superioridad les fijó por modelo de su nes anticipadas a los Comandantes, Militares de la Guarn1c1on para que sostu·
conducta la misma Proclama en questioo. viesen a todo trance el nuevo Governador nada en fin cambio de cuanto pu·
Preciodamos de todo, por un instante, combeogamos q' solo se procuraba diera hacer este lance mas estrepitoso.
atemperarse a las circunstancias, y precaver conmociones en lo interior, estando El Pueblo por eso mismo formo ideas equivocad~; cooo~io la viole.n~ia; se
el Sor. Liniers resuelto a sostener la causa del Soberano. Bien, y entonces porque creyo injuriado y rompio los diques en las moderac1on. Juro no permitir que
deja regresar libremente a Europa a Mr. de Saseoay? Y porque dice S. E. que un Gefe extra¿gero colmase la ruina . d.el mas en~s~asmado Español, y p~ra
no se le detenga? Porq' manda que sele embarque con preferencia a Ja restante ponerse a cubierto de nuevos insultos pidio que se eng1ese una Junta de Go.v1er-
oficialidad en el Bergantín Amigo fiel? Porque previene que se le desembarque no ... Que remedio havia sido concederla? Un pueblo tumultuado e.s seme¡ante
en el primer Puerto de su recalada? Porque se recomienda a Do. Manuel Ortega al Rayo, donde halla mayor resis~e.ocia! all.í es mas poderosa su ac~1on. . . (No
para q' le avilite con dineros, y libre a Ja vista contra S. E.? Porq' le ofrece huviera sido peor hacer una oposici<?~ mutil, que .acceder a un partido que pro-
recomendar al Ministro de Francia su buena comportacion? (fos. 28 bto.) Será metia en breve restablecer la tranquilidad y el sosiego? _
por las circunstancias? Será por no conmover los Pueblos? Será porque faltan Sin embargo el Exmo. Sor. Virrey parece q~e a echo un empeno de perder·
medios para hacerle prisionero sin mayor extrepito? No, nada de esto; el Exmo. los. De autoridad propia mando al momento dtSolver la Junta; a detemdo los
Señor Dn. Santiago Liniers dice, porque no estamos autorizados para ostitizar al oficiales y soldados de la dotacion en la Plaza, que se hallaran en esa; ha des-
Imperio Frances, fs. 12. O blasfemia sin igual! O pundonor delos Españoles! tacado bancos de fuerza que detengan y persigan (como ya lo han execut~do a
O infelices y amado Monarca! Fernando 7°1 Hay hombre que tal pronuncia entre nuestra vista) los que se dirigían al Puerto. Así fomenta el encono, Y empena en
nosotros para proteger a tus barbaros opresores? Y en tanto que V. M. gime nuevos desbarios a este fidelisimo vecindario. Nadie podrá creerla; el se ve per·
entre cadenas, el vive adorado de otros Pueblos. El representa vuestra sagrada fectamente hostilizado.
persona; el llama Traidores a los fieles vasallos que se abochornan de respetar en Los honrados vocales de la Junta de Govierno son intimados de disolverla
su individuo la imagen de vuestro poder y grandeza ... Disculpe V. E. estos bajo graves penas. El Pueblo lo ha. entendido y ofrece sacrifi.carlos en e~ mo-
transportes de nuestro justo dolor, y permita que volvamos al proposito deteoien· mento en que obedezcan. EJlos quisieran hacerlo porq.ue no. uen~n empeno . en
do la consideracion en el resultado delos documentos que obran de fs. 1 a llbta. lo contrario, pero su seguridad individual corre un nesgo mdu.bttable. Dociles
En ellos verá el Exmo. Ayuntamiento que por solo el echo de haber pro- pues a la Ley del mas fuerte, s~ maotend.ran velando por el v1~n de sus con·
puesto un M.inistro de S.M. F. que la Provincia se pusiese bajo la protección de becinos, mientras las circunstancias no vartan; y este sera un. delito, q?e provo-
Portugal, resolvió el Virrey romper la guerra, e imbadir los estados limítrofes de cará todo el enojo del Superior Govierno. De. este mod? 01 ellos, ~ nosotros
aquella Potencia y volviendo de aqui la vista a lo reflexionado no podrá menos hallamos un partido que tomar en circunstancia tan pehg~osas. .El nesgo ~ece
que adivinar el contraste de esta animosidad por un leve motivo (seve en razoo por momentos; ayer, era un niño, hoy es un. gigante. La d1scord1a hace rap1dos
de ser un mero partido dela intriga propuesto sin las armas en la mano y por progresos: el temor se aumenta: todo por decirlo de una vez. acrece la consterna·
un Ministro que acaso abusaba de su caracter) y de aquella tivieza aun despues de ción y el dolor inutil de este noble Cuerpo. Nuestros vecmos obse~ban como
saver que Napoleon havia subertido el Trono de España, Ala verdad que esta gusto esta disension domestica, y acaso despues de ella aguardan el mstaote de
implicante conducta no podrá conciliarse sin conceder que son diversas las reglas perdernos. Nosotros no tenemos aquien volver los ?ios .si nos aban?ona B. E.:
que autorizan para ostilizar la Francia, y las que permiten desbastar el Portugal. B. E. cuyo patriotismo ha savido calmar mayores inquietudes en t1emp~s mas
Mas la Metrópoli no esperó ni devi6 esperar otra cosa para hacer la guerra adversos es el unico que puede empeñar con buen suceso toda su autortdad Y
al usurpador, que ven atentada la magestad de su Soberano. Esto mismo vehia sus resp~ctos, para que se abandone el Sistema del terror, en tanto al menos
el Sor. Liniers en los Pliegos de Sasenay, luego es iniquo, malicioso, y despre· que cesan los primeros terrores de la Pleve. . .
dable, el efugio conque ha querido salbar, este Emisario, y proporcionarle un Juzga Exmo. Sor. Virrey s.i. ha creído <;1.ue con. r~me~1os v10lei;itos se cur8?
pronto regreso a la Corte de su Emperador. Calculemos ahora los males que de las coobulsiones del cuerpo Pohuco. Montei¡ideo odiara mas su Gov1ern? a medJ·
aqui vendrían a seguirse. da que activase las providencias. Ya. es im~osi?le borrar la ~e.sconf1anza. ~on
Sasenay puesto en Francia a espensas de Nro. Virrey, dará una noticia com· que le mirara: Eternamente le llamarta part1dar10 de la Francia, Y la opmion
pleca del estado de la Provincia, de su fuerza, de las disposiciones del Gefe &a. será un argumento que le confirme en su i~ea: .
Bonaparte que con este solo objeto le enbio al Río de la Plata (véase la Ins· Cuanto más justo seria tolerar esa asociac1on d e hom.bres buenos Y pud1~~­
truccion fs. 14). Tendria cuanto deseaba para arreglar el plan de ostilidades con- tes que en todo tiempo servirían de freno al mismo .Gov1erno, Y no se le cnu-
tra Nosotros, y cuando llegase a efectuarlo, sería, precisamente bajo unos datos caria de precipitado? No se dice que obras de concierto con P<?r~gal, por~ue
los más seguros. No creamos que contase con la voluntad de un Gefe a quien pues se empeña el Virrey en quitarle unos celadores de su mane¡o. El los pide

- 152 - - 153 -
y quiere esten a su lado para vindicarse de la calumnia mas negra; muy al con- Asesor en / tan asombroso evento dar un dictamen ajustado á las Leyes? _ _
trario de aquellos que aun ni las Juntas mas respetadas y legítimas, las llama ¿Donde estan las que tocan este caso? - - ¿Acaso se debería dirigir por una
ilegales, e impotentes. continuacion de principios como sucede en diferencias frecuentes del foro? =
Si la mediacion poderosa de V. E. llega a interesarsetal vez estas desazones En estas cierta analogía, ó similitud basta, y aun suele bastar q.• milite la misma
no pasarian de termino. Con gusto veremos renacer la fraternidad que siempre razon para q.0 eadem dit ¡ivm dfrpositio - - Pero cual es Ja analogía del caso
unio estos dos. Pueblos; cesaran las iniquidades, y sera sofocado en sus principios presente con otros dela ley, ni donde está esa identidad de razon para aplicar
un fuego, cuyo progreso nadie podra calcular exactamente. las Leyes? - - Sor Gobernador; todo esto es lo q.• trae de arduo el empeño
Esta es la obra grande del Pueblo de Montevideo, confía al patriotismo de en que se le pone al Asesor, por razon del objeto - - No obstante todo esto,
V. E. Este es el servicio importante en que se empeña con las mas sinceras pro- el Asesor dice, que la Reai Provis#on deberia ctJmplirse siempre qtJe 110 peligre
testas de reconocimiento. Nada deseamos que no sea justo: si en algo erramos, la salud del Pueblo - - Con esta espresion lohá dicho todo, y le há costado
puede creer V. E. que todo vendra a ser por un esceso de lealtad y buen deseo. revestirse de toda la rigidez de un Caton y de toda la constancia y fortaleza
Errara el entendimiento, pero la voluntad, eso no, que es muy Española para no de un Regulo - - Si, leha costado: porque el Asesor cree q.• este temperamen-
ser recta. Hemos jurado morir por Fernando 7° y lo cumpliremos. Donde diese- to acaso irritaría á un Pueblo, que no entiende el dialecco dela razon cuando
mos uno que asi no piense lo perseguiremos aun cuando sea forzoso arrostrar esta enfurecido - - A un Pueblo que no encuentra medio entre la permanencia
mayores peligros de los que ya nos cercan. Hagalo entender el N. A. a ese fi- dela Junta y el derramamiento de sangre - - A un Pueblo q.• no adopta arbi-
delisimo Pueblo, y a las Autoridades que lo goviernan, vien seguro no quedara trios, q.• puedan hacer fluctuar el amor á su Monarca - - A un Pueblo que
desairada la garantía de V. E.; y cuando nada parece doblar nos daremos por se jacta del mas fiel, y q.• jura á gritos llevará a sangre y fuego cuanto se le
muy satisfechos si olvidando resentimientos nos favorece con ~u conceoto. De oponga - - Si esta se juzga una ecsajeracion hiperbolica, q.• vengan á poner
corazon les pedimos pues deseamos el acierto, y en medio de Ja energía· conque la ley algunos diputados q.• se abriran las puertas delos muros - - Yó re-
nos disponemos a defender el Pueblo de todo ultrage, o violencia, no dudamos / recuerdo [sic] q.• V. S. yá propuso este arbitrio, pero sin embargo se opina q.• el
acreditaran que nos sobra nobleza para conocer y enmendar los yerros. cañon dela pluma del Asesor seria capaz de oponerse á destruir la fuerza de
Dios gue. a V. E. M. as. Sala Capitular de Montevideo, 5 de octubre de este Pueblo - - Si asi pudiera ser y si á costa de su vida se restablecieran las
1808: Exmo. C. J. 1. R. de l as Capitales. Buenos Ayres. cosas sin perjuicio delos derechos de su Soberano, el Asesor habría acabado sus
dias gloriosamente y no habria sucedido cuando mas otra cosa, que anticipar
por unos momentos un tributo natural y forzoso; pero incierto, que el ecsito no
6 • [Dictamen del asesor de gobierno, José Eugenio de Elías, en el que evacúa la consulta del
seria otro, q.• hacer perecer á un Vasallo sin fruto - - Despues de esto el
Gobernador de Montevideo, sobre si debía obedecer la Real Provisión que ordenaba la diso-
Asesor pasa á averiguar si esce diccamen será conforme á razon y á las leyes, y
lución de la Junta gubernativa de Montevideo. El Asesor manifiesta su opinión de que la
aun no siendolo, que dicta la prudencia? --No seria pequeño triunfo mover
Real Provisión debe cumplirse siempre que no peligre la salud del Pueblo; cita la ley 36, Lº, cuando no se lograra convencer - - Un brocardico can antiguo como el mundo,
29 A9 15 de las municipales, por la que se establece se deje obrar a los Virreyes y Presiden- dice: ad exemplum regis totus componitm orbis - - El hombre para hacerse
tes libremente, aun excediéndose y transgrediendo los ordenamientos, siempre que la resolu- visible y espectable se propone los decbados mas sublimes, y esta propension
ción tomada no provoque "movimiento o inquietud en la tierra" y que se de aviso a las innata siempre ha sido laudable - - El q.e obra al ejemplo del Soberano no
autoridades sobre el porticular para que se mande remediar como convenga. Siendo el caso equivoca su conducca, y cuanto es mas exacco, es mas recomendable - - De
de Montevideo y teniendo en cuenta la excitación que existe en el Pueblo y la decisión de
esta compaginacion de uniformes ideas resulta la armonía y el concierto, que
sostener la Junta por todos los medios, de los que puede, con fundamenta, temerse un hace un compuesto perfecto - - De que se sigue, que habiendo erijido esta
movimiento, el Asesor entiende que aquélla no debe disolverse y que su constitución debe ser
Ciudad una Junta Regís ad exemplum V9 concili4e ad exemplum, su resolucion
tolerada, cuando menos, por la Real Audiencia, hasta que el Rey Fernando VII a la Junta no debe merecerse el odio delas superioridades del Reyno - - Se ha dicho
Suprema de la Noción resuelvan al respecta definitivamente. Recomienda moderación.] que no se está en el caso; pero se repone q.• nunca dejamos de estar en la pre-
cision de imitar el Soberano ejemplo, y q.e no es cordura buscar / los remedios
[23 de octubre de 1808)
despues de vulnerada la causa. Si nuestra Península hubiera prevenido estos
peligros, no hubiera hecho con arroyos de sangre lo que podía hacer con un
plan de operaciones V. S. dice q.e ha visto caer en España los cedros mas encum-
I Señor Gobernador. brados del Libano, y q.• no es mas fuerce q.• ellas, ni tiene sus virtudes y
meritos: que es hombre y q.e quiere verse rodeado de Varones q.• opongan su-
El Asesor ~e. Gobierno á ~uien y. S. pide dictamen sobre el cumplimiento valor y sufirmeza á la humana devilidad - - Se acuerda del apotegma del
d~Ja Re~l .Prov1smn .!?ara la disoluc1on dela Junta Gubernativa erijida en esta viejo Socrates en Ja primera oracion, oradme nicion á Demonico: no des á
Cmdad 1m1tando el eiemplo d~ toda la ~enínsula, dice: que el empeño en q.• nadie en rostro consu miseria, porque en todo domina la fortuna, y nadie sabe
sele pone es arduo por su obieto y peligroso por la actual constitucion delas lo que puede sucederle---
cosas --.- Arduo porque ~ebe ajustarse, ó desindarse por unas leyes, q.• no El Ejemplo de Canarias es otro fundamento que debe suavisar el rigor dela
han previsto un caso sm eiemplo en los fastos de España - - La obediencia R eal Provision - - Los documentos que ya sehan remitido á la Real Audiencia
delos Reales Prescriptos! Cedulas Y. Provisiones '.lun en los tiempos pacíficos demuestran, q.• la creacion de una Junta deGobierno se creyo un paso escensial
suele pad.ec~r sus fa!enci~s, q.e no ignoran .los Trrones dela ciencia legal - -
para uniformar las ideas y sentimientos con la Mecropoli, y juzgaron aquellos
El. cump~1m1ento y eiecuc1on se lleva h~ta ciert<? ~unto, y no mas, y la Majestad
misma tiene es~o encargado y ha da~o a sus Mmistros muchas veces las gracias. babitantes, q.• no debían aguardar el resultado dela Peninsula para resolverse.
El Ase~or omite aglomerar: resoluciones, porq.• deben ser yson familiares á La unidad denuestra Santa Fé Catolica, los intereses delEstado han sido los
los sabios - - Recuerda sin embargo una decretal de Alejandro tercero con- principales ajentes de su heroica resolucion--
cordante con nuestro Derecho Real liberter sustintemm, dice si mandatum n<>n Aquella Audiencia no menos zelosa del cumplimiento delas Leyes q.•
áuxeris exeqüendum - - Si esto sucede porque porque [sic] ~olo ocurre una cir- Pretorial discernió la diferencia de casos, y siendo q.• aquellos no eran aplicables
cunstancia, q.• hace variar los casos accidentalmente, ¿que será cuando la ocurren- á la presente Constitucion, no solo ha aprobado el proyecto sino q.• dos de sus
cia .á q.• quieren aplicarse las leyes, es nueva, peregrina, y no prevista por el ministros son Vocales dela Junta--
Legislador? - - ¿Como ha de aplicarse la Ley dictada para Jos casos comunes Quando estas razones sino decisivas á lo menos congruenciables no persuadan
pá uno q.• ha alterado el sistema universal del Mundo? - - ¿Y como podrá el la estavilidad dela Junta creada, hablará el .Asesor con el testo acaso unico, termi-

- 154 - - 155
nante y categonco para Ja precente duda - - Tal es la Ley 36- V• 2.2 A.o 15
sombras de una famosa calumnia. El poder y 1a 1 d st~uye nuestro comercio, de-
. lisoo ·a hao estrechado sus anti-
delas municipales por la q.• se ordena se deje obrar á los Virreyes y Presidentes guos vinculos para consumar esta _maldad. Aque f~ fomenta traiciones al tiem-
libremente aun exediendose y transgrediendo los ordenamtos, sin otro arbitrio en vilita nuestra fuerza armada, conmma nuestros Xe ' ll insurgentes fanaticos,
los Sres Oidores, q.• el de hacer las diligencias, prevenciones, sitaciones y reque- po mismo que la adulacion grita coi;itra nosotros; nos ama os queda? Someter-
rimientos q.• segun la calidad del caso, ó negocio pareciere necesario: y si hechas temecarios, viles, infieles, Y despreciables . . . y que r~so :O no Vosotros sois
las diligencias, é instrucciones sobre q.• no pase adelante el Virrey perseverase nos? Sufrir ese trope~ de ins~tos? Callar? Compatr1?'de1 seno dela obscuridad,
enlo hacer y mandar ejecutar, no siendo la materia de calidad, en q.• notoriamen- valientes; digalo el .IIllSmo aqu1en nuestro esfue_.rzo s~col arrojo del Montevideano
te se haya de seguir en ella movimiento ó inquietud dela tierra, se cumpla y con los creditos de Guerrero? que nunca mereaer~:iz e un Puerto ventajoso; os
guarde lo q.• el Virrey proviene con solo la calidad de que se de aviso particular no Je obligara pelear. Pose1s, por fortuna una. a a, . vasallos de Fernando,
para que / se mande remediar como convenga--
manda un Español, teneis tropa, os sob~a entusiasmo, sd~endereis. Dejar que el
Si sin embargo dela plenitud de potestad delos primeros Gefes de Indias se en una palabra; nada h~y que ~emer; s1 os atacan, h~cer la guerra a un Pueblo
ponen estas estas [sic] trabas para queno procedan cuando se teme el movimiento egoísmo desfogue su rabia com~mando pl_anes, pa.;¡ leon· Dejadlos emprender;
dela tierra, y temiendose ea esta poblacion q.• ocurra el caso prevenido por la Ley hermano, por sostener en la silla al Am1~od de h apo '1a nube a la presencia
si se disuelve la Junta, de q.• son documentos el publico furor contra algunos ve- que al pie de nuestros muros su herror sera. esec o, como 'erno a todo atien-
cinos de q.• ya se instruyó á S. A. enlasuplica, opino, que siguiendo el espiritu de! sol. No os acongojeis, todo est~ prevemdo: del actual b~oy1 pa repeler aque-
dela ley no solo no debe disolverse la Junta sino q.• en constitucion debe ser de con la actividad que lo caract~r1za. Nose pbr ooar; ar ttbf:oe ~omar medidas
tolerada cuando menos por la Real Audiencia Pretorial, ioterio nuestro Catolico Ua a resion injusta; pero adberud que por a ora so o com ue sus mis-
Monarca elSor D.n Fernando Septimo, ó la Suprema delaNación resuelvalo q.• de s;guridad y sufrir un tanto los excesos de nuestro opresor, par:d~ la medida
:f~f:i~¿sh~o~:olad!U:i!,cidefi~o:,u~j; ~~t::ªl yac::; ::::taces, el
convenga--
El Asesor cree q.• ha dicho cuanto puede enla materia, sin embargo las :u°: castigo
angustias del tiempo; solo resta para concluir ver que dicta la prudencia, aun
cuando nohubiera ley decisiva yterminante-- que tienen merecidf.. de que el error Y la seduccion no acaveo de prostituirlo
EISor D.n Juan de Solorzano L. 0 32 Cap.!? 6.2 dice lo siguiente: "en provin- Entre .tanto, a m i buen deseo, tomaré el cuidado de orar vuestra
todo, yo sm otro apoyo que m n s rodean Ablaré el idioma dela verdad, Y re-
causa, delante l~edlos ;ue~fs~rib~es ºproducci~nes s hombres postituidos, aquiendes
cias ta·n remotas donde tan facilmente se truecan las cosas, muchas dispensaciones
y disimulaciones pide la ocurrencia y la diferencia de Jos tiempos ylas personas,
futare con so 1 ez as . . 'ó M' E on banas· vuestro soy y e
el Xefe. a confiado sl jus_ttfodc\:; tir~n~s:er~~m~r: que la ~ecesidad lo exiga,
yla prudencia consiste enla connivencia q.• es no lo querer apurar todo ni Uevarlo

m1, elo cen~


por el sumo rigor del derecho haciendonos desentendidos de suspuntos y tole-
rando semejantes transgresiones algunas veces - - Si asi hablaba ese Político del la .Pama.
ohiran Nodetem<?
ellos qu todos saben·' pero lo dicen pocos porque el pavor
Reyno aun enlos casos / que suponía Leyes dispositivas, ¿que seria si fuera con- les sella los lavios.
sultado enlas circunstancias extraordinarias del dia? - La misma maxima vuel- Entremos en Materia.
ve á recomendar en el Libo 4. Capt. 7 encargando q.• se eviten las ocasiones de
escandalizar la Republica habriendo puerta á sediciones y tumultos populares lo
cual (añade), si en todas partes puede y suele ser peligroso, mucho mas enlas CONTEXTACION
Indias donde estan mas expuestos á tales movimientos los animos delos hombres,
y se verifica mejor q.• en otras lo q.0 dijo Tacito á otro proposito, q.• son mas M do· hombres que sin tomar las armas en la mano
tardos los remedios, q.• los males y daños que los demandan - - De todo hay en el un · . . h bres díscolos perversos; diremoslo de
1
hacen heridas. ~rofundas a su Pat~da~d ajr:na Y enemig~s del vien de sus ciuda-
Montevideo 23 de Octubre de1808 una vez, emb1d1osos de ª prosper ::Uyos estragos no hay lagrimas que
dano. Con verdad, esta es ~na plaga lcrue 'sma humanidad ·oo estubiese sugeta
1
Don. ]ose E1'genio Je Elias. basten a llorarlos. Pero, º!ala que ª m · 1 odo alo menos viesemos ester-
al rigor de otros males! ~ria un ~onsueoo, !~ ~:.'.:ios con ben ido en llamar lison-
1

7 - [Prodama anónimo, e n respuesta a un artículo aparecido en Buenos Aires, bojo la firma d&
minado ese monstru? tetr1co y furd1blun~b
J·a Que diferente sena el aspecto e uni . e
iso si su cetro de hierro no se hubiera
Español Americano. Exhorta al rompimiento con lo capital y aloca los actuaciones del virrey · · od l ed dez de la Tierra!
extendido por t a ª r. on1 C . . la abominación no seria el caracter de los
Santiago liniers, o quien acusa de traidor, comentando los documentos emanados de los
Huiría de los Pala~ios e runen, a luz de la justicia· los Principes no
autoridades de Buenos Aires. Confronta los actitudes de l Virrey y los de Francisco Xovier Ello Gavinetes; resplandecer1a;° los Tronos con. l i nominia· España' no fuera victima
y asume lo defensa de lo actuado por el gobernador de Montevideo. Comparo la gestión de bajarian al sepulcr? .cubiertos de s~ prop~s!o no se;ia forzado a autorizar con
Santiago Liniers y de Ello durante los invasiones inglesas, ponie ndo de relieve la impericia y de sus malvados Mm1srros; Buenos . l'.res co~ ner elogios a sus delitos. Esto
cobardía de aquél y la capacidad de éste enjuiciando, adomós, la obra del gobierno de su silencio ~os excesos. de un Xef~ ¡nii:;;e Ylas c~ecuencias funestas de aquellos
Liniers. Justifica jurídicamente la creación de lo Junta de Montevideo, alegando que, destro- 0
no se ha d1cho para ttrarun J'{ra e de necesitarlo? De ningun modo. Moote-
nada la casa reinante, los derechos de la soberanía han retrovertido al Pueblo español y que vicios. Por ventura, nuestra e ensa pue s al n detractor infame, algun emu-
éste puede crear nuevas autoridades, nuevas leyes y nuevas Constituciones, como se ha hecho video abrigara. sin dud'.l ~entro de su~e~~r~ de8Ja tranquilidad publica, pero es
en Espoña; reivindico para los americanos los mismos derechos de las provincias españolas.)
lo de. las glor1~ d~ L10iers,.10al~ ~ losgdebates del dia. Lejos de nosotros i:ste
[10 de noviembre de 1808) una ligereza atribuirle el pr c 1pio e parte en una qüestion que ha movtdo
zangano detestable: el no tomara 1a meoorp . .
· · l fd J'dad y e 1 atr101:1smo. . ,
uoicamente la Jusucia, !1
1 1
e b'eto de la presente declamacion) s1 la
PROCLAMA INTRODUCCION A LAS / CONTESTACIONES DE MONTEVI- Muí por el contrario, (este es e1 o 1 o lo denota el reciente parto de los
DEO SOBRE / EL PAPEL IMPRESO EN BUENOS AIRES / BAJO EL lisonja no fuera tandfdnd¡ en re~:rc~~i~~~si su descaro no tocara en lo infi~i­
TITULO OBSERVACIONES Gemelos que se ~a ª
0
ª uz en. . onumentos al crimen Liniers en el seno
No hay remedio compatriotas; llegó el dia desgraciado de un romp1m1eoto to; si su ocupac1ohn bn~ fu~ d¡gdo:1Panegiristas? Su infidencia seria disculpa-
con la amada Capital: Está decretada la ruina del Pueblo reconquistador. Deve de Buenos Ayres u 1era ª 0
da donde este mas conocida? No compatriotas,
• ha amos 'usticia a la ilustrac1on
g · ~ r del 17 de Agosto
perecer, se ha dicho; Su nombre quedará proscripto, y su gloria sepultada en las y ~irtudes de nuestros hermanos: ellos conocen que 1a Cll' a

- 156- -157 -
. ilante quando era indu-
licado de las cosas? Complicado y _vac vacilante cuando se
ultimo y la proclama del 15, son indisculpables, apesar de quanto vocean en vacilante y .c?mPdel noble y Joven Monarca? Co~plicado y aña? Complicado y
contrario sus autores 11jen conocidos. dable la p~ision de Borbon havia acavado de remar. e~~jn otro obgcto que
En ellos se ofreció a toda la Provincia el veneno de la seducción mezclado savia que a cado 180 ~ hombres inundaban la Pcruns ' os raza iniqua para
con el accibar dela incertidumbre; se le fijó un plan de indiferencia que no vacilante qu: trance los proyectos del Tirano? A vo~~~oceis otro Dios que
puede ser honroso a sus fieles havitantes: esperemos, seles dijo a que las armas sostener ~ to bres despreciables, para vosotros que nt do y vacila11te. Para el
fijen la suerte de la Península; veamos que terminos tienen los proyectos de vosotros f om era con efecto a aquel estado C?mP ica lo por conserbar estos
Napoleon para decidirnos; No tomemos parte en la disputa, como hicieron nues- vuestra or:una, ara los Pueblos que todo expusieron so san riento, para los
1
tros antecesores en la Guerra de Sucesion; Juremos de voca a Ferna·ndo y de buen. ~spanol, )..ronarca, para los que sufrieron un ªJª ~ueno~ Ayres. Para los
corazon al que salga triunfante de la lucha sangrienta enque se ha empeñado doa11ruos a su su sangre el 12 de Agosto las calles del lomo Y de la Espada
la España. si ella vence, seremos suyos; si es subyugada, entonces tomaremos que reg_aro~r~~~s que el 5 de Julio entre. el horror lo~ ~ara estos oohera vaci·
nuestro partido. De este modo se empezaba a disponer la traicion mas infame: heroes ~l . aliento inbocando a su Dios y a Car • ·r declarar la guerra,
Napoleon hiba a ser impuesto sin perdida de tiempo del estado de la Provincia, f
daban el u tu~~~s la resolucion estaba ec~a; pelear, ~~1 'prevenirse contra sus
de sus opiniones, y de las resultas dela mision de Mr. Sansni; para ello era lante, para eF nando publicar las infam1~ de Napo e ti~ano trasmitir a tod~s
recomendado este Satelite al Govierno y particulares de Montevideo. De oficio proclamar a :spirar 'a su familias del odio cont~a es:e devia' hacerse si11 trep1·
se les mandava disponerle el Bergantin Amigo Fiel y se Je davan recomendacio- asechan~! y tos de una cruel venganza; esto eda 1 o irados con la esperanza de
nes para sus Ministros. Por ultimo, el gran Xefe dela Provincia, informaba a los se?ttJD.len.dar un insuante. Pero vosotros es um l ·rud mandasteis suspen·
su Emperador que reciviria gustoso todos los auxilios que consistiesen en Tropas dar, sm uep1 s grados de valimiento con nuestra ese av:a i:ivisteis de disponer
y armamento Español. Buenos Ayres deveria recibirlos, y el Virrey se pondria a contrate ~:!v:e juramento prestando el dese¡ q~e rºu:l oficio que da mas luz
su caveza olvidando que esas Tropas, aunque Españolas, quando llegasen a pisar der ~ sfuncion con roas aparato (va agrega o a in
nueruo continente no serian mas que Exercito de Traidores, ganados por el oro aque a . ) f meditados por Do.
del usurpador. Liniers no era sabedor de sus maquinaciones? No le constaba la sobre esta mateC1a . que la circular, y el manifiesto ueron importa? podrá esto
prision de nuestros Reyes? No savia que el Trono de los Borbones iba a ser ocu-
pado por un hermano de Napoleon? Si lo savia, pues que Mr. Sansney devio im- S. ¿:~r~ef:r~os1u~~r~~~ad: :~e;=~~n~:~tti:i~~ ~~e~e l~n ~:em~~
u:s vdiº
ponerle de todo, quando se quería negar que los pliegos conducidos por el, reb.a jari:n~ªº~udiencia ha dado buenas6pr~e~as de ¿~vJdo sa;emos de posit.i-
formaban un completo detalle de aquella singular catastrofe. Linicrs pues, y sus teC1a: , •. desde el año de 180 : e :xn~ 0 ·.d una incompetencl.ll
faccionarios nada menos se proponian que someterse en contado a Jose 12 Rey sido, y stt~ s~~¿:i~· de su credulidad, y que . ~p.r1m:o ~JC~~nerse a innumera~les
de Napoles, y para hacer inevitable la perdicion de la America, meter bajo el vo que u odia abenturarse a su opos1c1on s ambos papeles smo
nombre de Españoles, unas fuerzas cuyo objeto seria operar contra los Pueblos inco?tras~ble, n~o plos savios pudieron admi~ar otra ":tci~n de un Xefe ganado;
que no quisieran doblar la Cerviz a un yugo tan infame. Si, compatriotas: si, fesall'~~ica ~~s~til de un Tribunal corrom~1do;1~ªd:::ia: ya hemos di~ho que la
queridos herma-nos, se procuraba adormecer en la ignorancia del peligro; se os a Jºcaracter noble de vuestros hf er.1?ªºd~vie~~n cesar despues del arribo de Mr.
ocultaron nuestras desdichas. Se dejo en silencio el estado bacilante de la Mo- Y
. .d b las dudas, la con us10n,
narquia: se os pintó a Napoleón como un aliado, como un admirador de vuestro mcert1 um re, . d Elio Governador
esfuerzo p araque al!?targados en la confianza, fueseis esclavizados por un golpe Sans~ey ªa!~ ~:'t~do dijo divi?amente. el Sor. ~=· t;;:;e~u ~artido devia espe·
de sorpresa; o fueseis victimas del Tirano. Es preciso decirlo, se pidieron Tropas o r 'd . ue si don Santiago cre1a que pa distinto parecer: y es una
Españolas para hermanar vuestra suerte con la de Madrid y Barcelona. de MJºe:~~~ d~· ~s sucesos d~ .España! el ed: ~~a~~ycritica de estas expresiones,
Suponed por un instante, que arriba a vuestros Puertos un comboy, condu-
ciendo los auxilios pedidos por Liniers. Este golpe no baria impresion en vues- ~ajeza, o masbJ:~ra~:d;:~~11~;:;i:~:;<le un verdade: d~:~~~~~:º aorau:f::
tros animos porque estariais dispuesto a recivirlo: Los malvados pisarían vues- en que se v~nil y Militares porque en asuntos que toe . o disculparse con vehe·
tras Playas entre los aplausos del Candor. Y seria este el momento de indagar ª. las leyes ~~a:iento es rouy disculpable y aun fu~~: pensar de las autorida-
si eran Tropaz Españolas o Francesas? Y concediendo lo primero: si fieles a su ~:~iau~i ~l negocio ap~a tanto iue i:r:edea h~nor en el crimen tan execrable,.
Rey, o vendidos a Napoleon? De todos modos, el Xefe no se huviera detenido d el deseo de complicar a un om . .
en abrirles vuestrosquarteles, puesto que sabedor delos sucesos de la Metropoli, es o . ' desde luego huv1era mcu-
nada devia esperar que no fuese consiguiente a las noticias del Embajador. Nota: Tal ~~o~~:~· decimos a la acu:acion de t~~::t~~ e~~plotado con sus bermanhs,
rrido si por guardar considerac~ones :a~:1a. de Fernando. Fuera de esto es un ~
a mas de los Pliegos de oficio sabemos le trajo carta particular del mismo Na-
poleoo.
Si esto no es una Traicion consumada; si esto no concita todo el furor, todo
el encono, todo el enojo de los havitantes de la America del Sur, desde ahora
no huviese abrazadod~on e~etf~~ l~eva el grado de Bri~dier a o:~ ~~~
rror grosero h~dsua irs~ 'aefensa de Buenos Ayres. Ape a~~:d:º1ar noche del 2
:la

declaramos que Montevideo no halla en ellos las relaciones de hermandad con-


que los ha mirado mientras que fieles a su Rey veneradores de su Religion y
¡:;~t~ci~~d~d de~E~~º· s;;~r r~:~~d~ ~::i;'o,t~~:;aJ~eya en los :~:~~l::{:S~
amantes de su Patria, desembainaron la espada por mantener ilesos el honor, y Trabajaron en pre".'en1rdse M delante daremos sobre este punto ro ble en
bales de aquella c1uda · as ª s lectores de la falsedad remarca
la gloria de estos Tres objetos sacrosantos. Haora queremos instruir a nuestro frm.an que el arribo dle Señor Goyene-
que han incurrido l~s ~emeloJe~u:s~:dºo ad~ la Metropoli, decidieron. a~ ~~e:o~~
Pero creeis compatriotas que esto pasa de una ipotesis, de una suposicion,
de un echo figurado? No, nosotros conocemos vuestras virtudes tenemos pruebas che y nociones consigu1entes .d Victorioso· Que almas tan baias. l
nada equibocas de vuestra acendrado vasallaje; sois fieles, nadie puede dudarlo. dor de Montevideo, por. ~ paru o empeños .particulares! Buenos Afyéres y la
Abeis sufrido el mayor agravio quando se ha dicho que la circular del 17 y la trastornan, todo lo sacrifican a sus Señor Do. Fernando 79 . u, proc a-
Proclama del 15 no han herido vuestro pundonor. Verdad es que callareis por Provincia eoterano saben ,que nuesJ:ºo!~yy yque el Sor. Goyeneche arribo a nues-
efecto de moderación, no por una torpe apatía, no por un consentimiento tacito, mado en Montevideo el d1a 12 de gh ya Liniers bavia entregado la carta ma~
d:n~~biS:s;~;J':r ~: j:;: iu~{oId:~t~er~os~°cr!:u~b~~iftsºd~e ::er::: ;::Sato
no por una aprovacion verdadera de unas masimas tan detestables.
Los Gemelos os han dicho que sin embargo del estado complicado y vacilan-
te de las cosas se devia desde luego proceder a la proclamacion de Fernando 79 pesobediencia a este mandato. poc '
Anunciada ya en Bando de 31 de Julio; pero preguntadles, qual era este estado
- 159 -
- 158 -
que os escucha: Como teneis osadia para poner en cotejo vuestra conducta devil Sin embargo los militares huvieron admirado la impavidez con que Dn. San-
y reprensible, con los pasos firmes, nobles y enrusi~ma~tes de un Español aquien tiago se entretenía en componerse su gorro blanco, y hablar de cosas indiferen-
hav~is querido exterminar porque no fuese un tesugo. importuno de vuest~os es- tes con sus amigos, en tanto que el infeliz penetrado del agua y del frío se
t.rav1os? Aun teneis frente para ridiculizar como una msoportable pedanter1a, los vehia abandonado a si mismo, y sin mas recursos que sus brazos para desemha~car
iperboles vien usados de una alma que quiere espresar tocio el fondo de sus el petate, proporcionarse algun alimento, y pensar en defenderse si el enemigo
sentim.tos. para ser mas vivo el contraste entre su virtud y nuestra iniquidad? por desgracia huviera resuelta atacarlos anees de emprender la primera marcha.
Solo vosotros pocleis llamar ridícula arrogancia a una frase donde el hombre im- Con efectos no havia remedio pues ni una pequeña guardia se huviera
parcial ve retratado el noble orgullo de los Sires, de los Duques de Alba, y oa:os aportado en tal qual distancia del Puerto, si el Ayudante D , Juan }ose Biamonte
heroes de la Nación, cuya entereza en casos semejantes serbirán de eterno opro- escandalizado de aquel desorden, 110 huviese por si mismo tomado una medida
vio a los que viendo cargado de cadenas al infelize Fernando, se atrebieron a necesaria. Yo no se si seré creido, pero es un echo que en aquel momento no
decir, coperemos la suerte de Esp11iia. De vosotros temblará ella, como de la Ser- se guardava otra regla que hacer cada uno lo que se le antojaba: Aquí se vehia
piente que se enrosca en el regazo para derramar su veneno Enbuelto ~n los un Soldado secando la ropa, otro alla que disparaba el arma, otro que hiba alla
alagos. Vosotros sereis los Pigmeos de esta epoca grande; nosotros los Gigantes a la Choza a tomar un mate, otro que con mil trabajos atrabsaba un pantano,
que os perseguiremos de muerte, mientras que mudeis .de opi1?-ion~s confesando otro que estaba a bordo de la Lancha, porque no hallaba arbitrio para desem-
que sois viles y despreciables. Pero no es esto solo, sois cambien ignorantes en barcarse; todo en fin era una confusion, todo un caos, en el qual huviera sido
sumo grado pues haveis dicho que es tomismo declarar la guerra a España, que facil quedar sepultados si cien hombres huvieran atacado a Nro. Exercito solo a
a su Soberano; y que el Rey, y España e? la c3nstitución figuran una misma la Bayoneta o la espada. Al fin el todo Poderoso, cuya voluntad irresistible
cosa, sin otra diversidad., q' las palabras. S1 Espana se rebelara contra Fernando, dispone los Sucesos y las cosas del modo mas conforme a sus altos designios qui-
y Fernando quisiera sojuzgarla, harian la guerra al Soberano, ~aciendosela a so por su misericordia salvar a Nros. guerreros de este conflicto. Al otro dia
España? Si vosotros huvieseis logrado coronar a José ll!., y Montevideo a Ley de campamos en Sn. Isidro, y como no se havian tomado providencias para tener
Pueblo fiel imbadiera la Capital por restablecer los derechos de Fernando, baria un acopia de viveces, a poco que la lluvia hizo intransitables Jos campos, cada
también la guerra a este, inbadiendo sus Estados? Vosotros deveis decir que si, hombre se vio precisado a implorar la misericordia en el vecindario, o sacrificar
y para lo mismo haveis pronunciado un disparate. Estos conceptos ponen fuera su dinero para facilitarse una racion de hambre: Solo el entusiasmo de nuestras
de toda duda; pero la contestación del Governador de Montevideo, a la ciudad tropas pudo tolerar tanto, y continuar su marcha venciendo a cada paso mayo-
del [ ... ] es una obra dignamte. suya, un argumento inbencible de su providad, res obstáculos, hasta ponerse sobre los Corrales de Miserere, arrabal de Buenos
y un testimonio autentico de la energía conque detesto vuestras maldades. Quan- Ayees. Desde alli la guarnición Inglesa fue intimada, pero viendo que este paso
to el mismo de acuerdo con el M. Y. C. a dicho en sus representaciones contra no ofrecía esperanza en negociaciones, es constante que dió la orden de retroce-
esas dignidades, aquien vuestros inciensos han acavado de atolondrar, no se fun- der hacia el parage donde está siruado el Combento dela Recoleccion y que
da en congeturas y probabilidades: Fúndase en cetros y combinaciones exactas. huvieramos dado este paso vergonzoso al frente del enemigo, si el mismo Ayu-
NOTA, nos remitimos al oficio D.ll 2 que ba agregado: y, puesto que se los pone dante Biamonte no instara para atacar al retiro, donde nos alojamos esa misma
en la necesidad de contraernos a odiosas personalidades por quanto vuestras ob- noche después de haber ganado una victoria, aunque pequeña muy importante.
serbadones se detienen menudam.te en hacer la apologia del Xefe que detesta- En esta posicion era ya indispensable atacar la Ciudad y Dn. Santiago
mos, nuestros compatriotas serán servidos disimularnos si husando de nuestra que la conocía, resolvió hacer un movimiento combinado con las fuerzas del
natural defensa peleando con armas iguales nos atrevemos a presentarles un Mar, disponiendo que ene.re tanto estos batían la Fortaleza y despejavan las
quadro de Dn. Santiago Liniers, retratado con los pinceles de la verdad. No Calles, nuestra lnfanteria desalojase al enemigo de todos los puntos que ocupaba.
sabemos a punto fijo la historia de su vida antes de ser conocido en Buenos En tanto pues que se esperaba un viento favorable para la Escuadrilla, sucedió
Ayres; pero desde esta epoca los datos son seguros, y los conocimientos exactos. que un trozo de Miñones se empeñase tan deveras en una guerrilla que batiendo
Un Capitán de navío desconceptuado en su Cuerpo, separado del servicio una guardia considerable, le ganase también el Cañon enfilado a la calle de la
activo por informes poco favorables a su idoneydad: un segundo director de Catedral. Este golpe asombroso, produjo tan singular alarma, q' el exercito acam-
cierta fábrica de pastillas; un contrabandista consumado; un jugador de profe- P:1d.° en el Retiro sin esperar ordenes ni escuchar otra voz que la de su aliento,
sión; un Francés aturdido; un atolondrado sin igual; un hombre oscuro; un P!d1ó ~ voces la vatalla, y antes que se le concediera que la havia emprendido
Militar sin crédito, esto era Liniers antes del 23 de Julio de 1806. Aquí empie- d1fundiendose en desorden por todas las calles. El Torrente era tan impetuoso
zan los dias de su engrandecimiento; esto es empiezan aquí a descubrirse los que a no estar clavado de firme al Cavallo de Dn. Santiago necesariamente Je
prodigios del acaso, o los milagros de una fortuna embriagada. Destinado a huviera llevado consigo: y bease aqui toda la parte que tubo en el comvate. En-
defender el Puerto de la Ensenada del Rio, despés de perdido la Capital, pasó tró en la ciudad como uno de tantos cada hombre hizo más de lo que devia
a esta banda, como por instinto, donde alió enteramente dispuesta la expedici- y el qd2 roás fué un testigo de sus hazañas. Apeló a sus Ayudantes y a la oficia-
són que debía reconquistar a Buenos Ayees: marchó de aqui con mil y más lidad para comprobar este echo; y si alguno de ellos dijese que salieron ordenes
hombres: NOTA (Comprendemos en esta expresión el Ejército y Armada) arribó que se dispusieron ataques; que en lo natural se deve a otro principio la retoma
a la colonia dejando vien acreditado en el paso, su impericia hasta para dirijir de Buenos Ayees que a el entusiasmo del soldado, con gusto pasara la nota del
las marchas: allí instado delas tropas resolvió dar la vela para Buenos Ayees [ .... ... ] mas calificado. Tomando aqui las voces de un gracioso Militar, rubo
aprovechando la oscuridad de una noche tempestuosa, pero como no se fijó la tanta parte como el Cid Campeador quando después de muerto lo sacaron a
derrota, como no se vió un frente de rehunión, ni se aguardaron aquellas forma- cavallo y se ganó la vatalla. Si los Gemelos pudieran hablar en este asunto con
lidades que aconsejan la pruedencia, y el arce, a la mañana siguiente se vió solo la propiedad que aquellos que han tenido en el una interbencion inmediata, se
a bordo de su Buque sin saber mas de la esquadrilla que aquel que nunca la abochornaran de haber dicho, "que el garante de la felicidad y la gloria de la
hubiera pisado. Para 110 detenernos en prolijos detalles, bastará decir, que una Nacion, fue el General Liniers; y su denuedo y constancia afirmaron la domi-
división de Cañoneras que amaneció fondeada frente de buena vista, la tuvo por nacion sacandonos del grado de impotencia y nulidad a q ' haviamos llegado".
enemiga, y que incierto y bacilante, por mucho tiempo, abenturándolo todo, se Ha sido prudencia pasar en blanco los sucesos del 5 de Julio, porque su deidad
dirigió al Puerto de las Conchas, no por previsión y en fuerza de un plan en esta epoca descubrio todo lo que tenia desmentida, y se dejó ver a los ojos
acordado, sino porque el tiempo no lo dejava operar de otro modo. Una tropa de Sesenta mil havitantes, con los trages de su condición miserable.
resuelta, un paisanage amigo y entusiasmado, en breve todo lo hacen: a este prin- Con efecto, el abandono en que dej6 la Plaza, su vergonzosa huida su
cipio se deve el desembarco. Carta al Exmo. Señor Cavildo, coque dandolo tocio por perdido, se lisonjeaba

- 160- - 161 -
cidos a costas del soldado y punible disimulo del Virrey vereis los otros llenos
de estar destinado en los decretos dela Providencia para ser el Reconquistador de honores; los otros llenos de aplausos; todos soberbios! todos engrehidos, y
eterno de Buenos Aires. Su pavor en t<>?a la . no~he del 2; el gran cuidado de hasta Jos traidores como Guayt, Nao, Gonzalez, Onet, Luna & &a. Jos vereis
asegurarse su persona· finalmente su unpac1encia provada con tantos echos, respetados del sufrido Español, cuya Patria ~pune.mente han agraviado. Final-
quantos fueron las Ordenes para ;ecivir al enemigo en el Campo de Barra~as; mente hemos olvidado que Ja escandalosa cap1tulac1on del General Beresford, y
estos puntos no pueden retocarse sin que el orgullo. ~el abentur.oso se humille los trÍstes resultados que ella produjo a la provincia, y a el honor de la Nación
demasiado. Pero con todo obserbamos que sus panegiristas no de¡an de darle la entera, que tiene un i~ter~ en el mejor cumplimiento ~e semej~n~es ~cto~?
mayor parte en una victoria tan señalada: Una sola vez no le hacen abiar al Pue- Las impresiones de esta mtr1ga son muy profundas para olvidadas: Lm1ers ¡amas
blo de Buenos Ayres que no se le diga vu~~tro libertador, el Xefe qu_E; tantas se ha sinceradode ella, y mientras no lo haga, nosotros somos autorizados para
veces os condujo a las Vatallas, el q~e cmo de .laureles vuestros ~1¡~s &a. echarcela en cara. No se ha sincerado, dise, porque su contestacion al General
como si huviera uno solo de 60 mil hav1tantes, a quien se oculte que L101ers no enemigo lejos de justificarle, es Ja prueva mas insigne de lo que hemos repetido
ha sido, ni puede ser otra cosa que un automato afor~nado. Compatr!otas, yo lo tantas veces, asaver; que es una maquina, o es un malvado. Un malvado, si, sus
he mirado de cerca, y he procurado obserbarle. lnutilrnente me cans~ en descu- esculpaciooes son como dijo Berresford, un catalogo de embustes mal combina-
brir sus virtudes: nunca pude encontrar otra cosa que un hombre. sm caracter; dos: una maquina, si, son sinceras, pues á nadie le ocurre q ue una Capitulacion
un hombre entregado a los enca?tos de su Dama; un hom~r~ tan dispuesto para dado con el objeto de cubrir las operaciones del enemigo pudiese pasar de acto
hacer el vien, como para autorizar una maldad; un prod1g10 de ~o ageno; un particular y pribado. Berresford devia presentarla eo consejo de guerra; en con-
injusto; un orgulloso y un hipocrita malvado: Mas de u~a vez, abismado de la cejo de via publicarla para satisfacer a l a Naci<?n; y. la . Nacion red~~lll'. su
audacia conque pisaba las L.L. y ec~aba ~r t1~rra las primeras vases de. la cons- cumplimiento, como lo ha echo despues con la me1or eficacia. Mas la of1c1ahdad
titución, pronostique que su comedia termu~aria por una Jornada. Tr~g1c~. Has- del 71 no darian en rostro a Berresford con sit silencio, si huviera llegado a
ta aqui, vuestro sufrimiento me ha desmentido, pero una secreta 1nsp1rac16n me retirarse de Buenos Ayres sin pedir el reembarco de sus tropas, conforme a lo
anuncia que aun no es tarde. estipulado? Aquien pues, sino al Exmo. Sor. Do. Santiago, pudiera ocurrir que
Todo desorden tiene su termino; todo delinquente, solo puede serlo por un sus conbenios quedarían sepultados en lo secretos de una confianzza? Fuera de
tiempo aplazado: llegará el momento de la venganza, y entonces desde el mas esto éra el acáso árbitro para usar de esta condescendencia en materias tan deli-
pequeño basca et' mas grande desde Montev!deo hasta .e l. Pueblo ma~ distante del cadas? Asi podia el defraudar al Español de las glorias que conseguían sus ar-
Virreynato diran todos a una voz, el Gov1erno de L1n1ers solo fue bueno para mas, rindiendo a discresion a los Conquistadores de Buenos Ayres, solo un des-
los malvados. Con efecto, hemos visto progresar otros en la duracion de Tres pota podrá creer otro tanto? Aquel que no lo sea, dira con nosotros, que el
años? . . . Está vien calculado que el merecimiento, las providad, y la justicia, Xefe de la Provincia, por este solo echo vien encaminado, devio perder Ja cabeza
jamas tuvieron su entrada en su Palacio. Apenas tomó la rienda del mando, pudo en un cadalso.
conocer la Capital que estas virtudes hiban a ser desterradas. Un . Peña y un No se presentan al pie de esta pintura los Camilos, los Poosiones, los Arisci-
Padilla, Secretarios; Perison Ayudante; un.a Corte Compuesta delos ¡ovenes mas des&a.; pero si se agolpan los Forses, los Godoys, los Espeletas, los Solanos, los
despreciables; una oficialidad donde el Lad.ron, el Presidaio, el Cocinero ..... Cagigales y otros que a proporcion que fueron favorecidos de la Madre España,
las heces de la República ... . . en una palabra, eran admitidos sin escrupulo se empeñaron en perseguirla hasta esclavizarla, porque el hombre ingrato solo
ni repugnancia: la disipación del Erario; la proteccion del Extrangero; la tole- r espeta la mano que le ampara cuando ve el cuchillo a la garganta.
rancia del contrabando; los absurdos multiplicados con unarapidez increhible, Decid GEMELOS, estos hombres no se hallaban en un predicamento mas
dieron vien a entender que nos esperaba una epoca muy desgraciada; el suceso elevado que nuestro Aquiles? No hacían un papel incomparablemente mas bri-
ya lo tiene acredido premios de dos victorias se han repartido entre aquellos llante, que el de un Virrey de Buenos Ayres? . . . Pues con todo, ellos prevarica-
que menos lo merecieron: No hablemos del Exercito de Montevideo, ni de su ron y han sido victimas de su ambicion desmesurada.
Govierno y Cavildo, en favor de los quales nada hizo el heroe de la .America Yo os hablo con los exemplos, porque os creo incapaces de ponderar la fuer-
para significarles su gratitud, siendo aquel quien en el 14 de Agosto le dió Ja za de unos conceptos morales; pero si por fortuna os hallareis en este caso, os di-
Comandancia de armas, y estos los que dociles a sus instancias le confiaron la ría q' el hombre criado para gozar un Ente infinito, no puede este obrar en sus
expedición que havia de Reconquistar a Buenos Ayres. Hablemos si, de aquellos criaturas un objeto que le barie.
veteranos que conserbo siempre. A su lado sacando deello todo el partido posi- Vosotros ponderais la moderacion de Liniers, y nosotros creemos que quanto
ble, pero sin acordarse de sus nombres para recomendarlos. Hable un Biamont, habeis dicho en orden al Presidente de Charcas.&a., sea una verdad incontestable,
un Gomez, un Larraya, los Pinedos, un Espina, y otros que fueron Xefes subalter- pero os falta provar, que Liniers sometiendo a Pizarro, a Aviles, o vien renun-
nos y soldados para batir al enemigo el 12 de Agosto; y hasta ahora estan espe- ciando al Virreynato, no huso de aquella ipocresia tan frecuente en los hombre
rando el premio de sus afanes. Pero aque nos cansamos, cada hombre delos que que hacen alarde de poseer el maquiabelismo y Ja supercheria en alto grado. Asi
han servido en la imbasion no es un agraviado? Si exceptuamos los Marinos y como vosotros que para ensalzar al Extrangero que os manda, no haveis trepidado
algun otro ahijado de la Fudó de Buenos Aires, hay alguno que lograse de Do. en rebajar el concepto de todos nuestros Generales, postergandolos a los de otras
Santiago otro premio que indecentes certificados? Los Varelas, los Pampillos, Naciones que han servido en nuestros Exercitos mas para engrandecerse a si mis-
que han merecido de se hombre ingrato? El Cavildo de Buenos Ayres no es el mos y a su Patria, que al infeliz Español que los alimentaba. Vuestra opinion no
asunto de sus escarnios, despues que por labrarle su fortuna se ha sacrificado? es nueva en España; en el Siglo de su decadencia empezó a generalizarse y no ha
Compatriotas, vosotros lo sabeis, y apesar de vuestro disimuloestais combeocidos servido de poco en el dia, para apresurar su caida. Quienes pensais que han
que jamás la Providencia tubo un Xefe más inmoral, ni mas indigno del baston abrazado el partido de la Francia, sino aquellos que como los Gemelosaprecian
y de la banda. Benid aqui y vereis los hijos delos inmortales defensores de Mon- mas un extrangero perfumado, que un español rancio? Quienes los que han le-
tevideo, entregados a un llanto eterno porque la sangre de sus padres no vale vantado los brazos al cielo al ver la Patria en peligro de ser subyugada, sino los
tanto a los ojos del Xefe, como el dicho de una extrangera, o el empeño de un que como vosotros estan mas de un siglo, clamando por mudar de dueño, y ser
tercero infame. Venid, y vereis las reliquias de los regimientos veteranos redu- esclavos de una potencia extraña? Temblad infames, que el parangon formado
cidas a mendigar la subsistencia entre este vecindario; vereis mutilados a un entre los Generales extrangeros, y los de España, tal vez algun dia os saldra a la
Martinez, Capitan de Dragones, un Saabedra, Capitan del Fijo, ambos condena- caza: yo os daré ea rostro coa el, y un Tribunal mas justo que el que nos llama
dos a morir en la oscuridad porque mbieron la desgracia de haver servido al insurgentes, decidira si soy vosotros vasallos de Fernando.
Rey con honor por muchos años. Volved despues el rostro a los cobardes adu- Mienten vuestras lenguas, y os haceis reos del mayor delito en persuadir al
ladores que a todas horas infestan las Salas del Palacio: Vereis los unos enrique-
-163 -
- 162 -
Mundo que nosotros censuramos la humanidad con el enemigo. Savemos distin- por la proximidad y urgencia del peligro! nosotros . cre~mos que esta salida ar-
guir entre lo que es dar camisa a un desgraciado p~isionero, y facilitar el viage guye muy poco conocim.ien.t<? de nuesr;o ~astema legaslauv".. Segun este la mayor
de un espía, cuya detención devia desconce~tar, las 1deas del usur~ador. . . Pero necesidad solo baria perm1S1ble sobst1tuc10.n de un conse~o, en ~ugar ?e aquel
vosotros sin duda baveis crehido que babla1s con los Pueblos mas ignorantes del que (segun se dice), para perdernos se unao con. el enemigo, de¡ando ilesas las
universo o teneis desenfado para escrivir puerilidades y esponeros a la cen.sura de demas autoridades, como los Governadores, Capatan~s,. Generales,&a., a~ .~enos
los sensatos. No hay medio, baveis tocado uno de estos extremos raros; v1en que mientras el mismo sostituto o el Soberano, con coaoci011ento de causa, vm1s1e en
a nuestro juicio 110 estais sino en el segundo, del qual ~olo os veremc;>s apartados removerlos, si los consideraba digno de este. c~tigo. . .
quando un golpe de Justicia baya echo ~~s~parecer el 1dolo que esta1s a~orando. Tal era el orden, pero vosotros Jo baveis visto: La Na~1on, s1!1 respetar o.tra
A sus aras ofreceis este, y otros sacr1f1c1os aun mas bergonzoso, confiados en voz que la suya, dijo ea Sevilla; baga~e una Junta, y se li;izo: ba¡~n de su Silla
que el sabra remunerarlos; pero temed que no os ~aga sentir su ingratitud, como los Gefes que nos goviernan, y sobstatoyanl~s unos conse¡os, partao:J:res, cuyos
a los defensores de Buenos Ayres: Temed que un dia no se desconozca como lo ha miembros, sean sacados de entre nosotros mtsmos. . . . . Y q resulto. Ellos de-
echo con la respetable corporacion, aquien antes rendia sus omenages: temed que saparecieron como si jamás huvieran asistido. . . . . .
no os pague vuestros servicios como los del Montevideo: temed que no premie Ahora querrá n decir a los Pueblos que son m¡ustos, reboluc~onar1os! msur-
vuestra mala empleada animosidad, como los del venemeritos veterano: temedlo genres ..... y que sus deliberaciones chocan ~on Ja.s de un Gov1er~o rigorosa-
todo, pues son los agentes de un hermano de los grandes aliados de la infelice mente Monarquico. Dirán mas; vosotros havelS aplicado un remed10, del qual
España. Nra. enfermedad no necesita: nosotros podiamos permanecer en los emple~s con-
Estabamos en animo de no pasar adelante, pero no podemos prescindir de
informar a nuestros convecinos en la causa que justifica la creacion de la Junta, feridos por eJ Soberano, sometiendonos a vuestra Junta Suprema, para. !aberrar
aquicn se-da el epíteto de rebolucionaria. á éste y rechazaran el enemigo: Vosotros deviais conformaros en lo posible con
Este proposito en gran parte resulta combencidode los precedentes detalles; lo qu~ está escrito en el Codigo Antiguo: Deviais mir~r en nosotros l a imagen
porque si el Xefe es sospechoso; si nosotros como tal lo hemos delatado; si lejos del Monarca perdido. Que derecho, que facultad teneas para robarla? _vosotros
de escucharse nuestras quejas, las desairan los Tribunales; si en vez de suspender sois un populacho, cuyo ser en lo politi~o es meramente pasibo .. ·.. . S1 descon-
al Xefc, hasta que se justifique le hacen juez de la misma causa; si abusando del fiais de nosotros, si nos teneis por reos, ¡uzgadn'?s; pero no lebanteis con vue~tro
poder se nos amenaza por la fuerza, y se nos pone a punto de entrar en una guerra mero sufragio unas Juntas que nos son desconocidas. A esto responde eJ espanoJ:
con nuestros propios hermanos; si el Pueblo irritado pide que se cree y perma- Yo soy un hombre libre; formo una so~iedad, a .la qual me sugeté con el fin
nezca la Junta, que recurso nos queda sino obedecer su voz respetable? Los preferente de proporcionarme todos los vienes .posibles; me veo e~ una orfan.d?d
apologistas de la tirania quisieran que huviesemos empleado la fuerza armada, política; estoy emancipado por la muerte civil del Padre de m1 gran fam11l~;
para contener al vecindario, porque acostumbrados a mirar los Pueblos como un hoy puedo disponerlo todo; han buelto a mis manos las facultades que les tema
conjunto de irracionales juzgan que todas sus conmociones deven calmarse a conferidas; por eso lo he trastornado todo; y no cesaré un punto en la reforma
valazos. Pero nosotros pensamos de otro modo; veneramos en el Pueblo de Mon- basta tanto que mis providencias, o la libertad de Fernando el amado, hayan
tevideo la imagen de aquellos que acavan de salvar la España: el es un objeto restaurado oro.perdido
sacrosanto, desgraciado de aquel q'. a nuestra vista se atreva a ultrajarlel Antes Asi habla el Andaluz, el Aragonés, el Catalán &. Y porque no podrá decir
sufriremos todos los males que nos amenaza, que con sentir tamaño atentado. la mismo el Americano? Su Patria no es libre? No forma una parte esencial de
Basta que la cuchilla del Francés baya acavado con una gran porción de esta la Monarquia? También no han retrobertido a ella l".s derechos .d~l Trono?
noble parte de Ja Monarquía: nosotros nos conserbaremos, ya que el cielo nos No podrá también usar de ellas, como usan e!l la penmsula? O civilmente se
ha confiado para ser un plantel de heroicos defensores de la Patria; y asi, identifica, o es distinto. Si lo primero, puede: Si lo segundo, pesa entonces sobre
quando el poder, y la astucia del Tirano avise a nuestro Govierno que esta el
plan proporcionado, que es tiempo que caiga la segur sobre el Imperio nosotros la terrible Ley de Conquista, puesto que no podemos tomar parte en las
[ ..... ), tenemos quien haga justicia a nuestros Reyes; quien extermine los determinaciones grales. de la sociedad que constituimos.
traidores, y sostenga las glorias de la Nación, como lo estan haciendo hoy Jos Lo entendeis, Americanos? Pues abrid el olvido, y, meditad sobre una qües-
Pueblos de la Andalucía, los de Asturias, los de Castilla, los de Aragón, Catalu- tión que interesa demasiado, a vosotros, y a vuestros hijos, Canarias es una Colo-
ña, Galicia, y Viscaya. A tan justo miramiento responden Jos Gemelos, q' nos- nia como la vuestra: es pais conquistado; pero ella tiene su Junta.
otros culpamos al vecindario de un delito que no tenido la menor parte. Pero No temais las reboluciones de lo interior, ni os aterre el exemplo delo
si es asi, porque el valeroso Liniers no enbiaba sus legiones para castigar el pasado. Aquellos Pueblos si alguna vez se han conmovido, vosotros saveis las
corto número de individuos que en vuestro juicio manejan esta gran maquina? causas, y deveis conocer q' el tiempo es muy distinto. Oy se trata de una reforma
Porqllela Rl. Audiciencia no manda Diputados que conozcan de esta causa sin que deve ser grata a todo buen vasallo: De una reforma que le asegura por mu-
conmociones populares? Quantas veces ha dicho la Junta, garantidnos m'estra se- chos tiempos la buena administración de Justicia: de una reforma la más precisa
guridad, poned el Pueblo a salvo de 1'114 catastro/e y todo sera acavado? El nue- para el restablecimiento de nuestra gran Monarquia. En España las Juntas no
vo Govierno no ambicionado por el mando. Dejara de existir en el mando han causado otras conmociones, sino aquellas que temen los Tiranos, y las que
quando la superioridadproceda conforme a nuestras reyteradas demandas. Si, devia temer un Godoy, y el Govierno corrompido. Para ellos han sido funestas;
lo hara; apesar de que su autoridad sea la mas lexitima y vien fundada. para la Nación Jas más felices. No por esto querernos imiteis Nra. conducta; ha-
Nosotros concebimos que destronada la Casa reynante retrobertieron al Pue- ced Jo que gustareis. Montevideo orguJloso de haber merecido los tirulos que
blo Español, todos los derechos de la Soberanía, y que usando de ellos como dieron buestros opresores a Jos fidelisimos Pueblos de Madrid, Victoria, y Sevilla,
en el primer instante de su ser polinco, pudo crear nuevas autoridades, nuevas reposará siempre tranquilo sobre Ja rectitud de su conciencia, aunque a solas
Leyes, nuevas constituciones, no subersiba de la que veneramos, sino interina y llore vuestro descuido. En medio de todo él, os jura el amor de un hermano
duradera hasta tanto que las armas reztabJezcan el caracter de la Monarquía que que ni os ofende, ni se considera ofendido. Un Francés lo persigue; vosotros no
por esto la Península sin guardar Ja menor consideracion a Jas leyes antiguas, tenis parte en este crimen, y para nosotros todo permanece en el mismo estado,
lebanto sobre las ruinas del gran consejo de Castilla, una Junta Suprema y esta sin otra diferencia que haver sido los primeros que en la América comenzaron
consintio en la eleccion de otras subalternas, sinqueen ello haya interbenido m as a sentir el influjo funesto de la traición más horrenda que vieron los siglos.
autoridad que la del Pueblo.
Y aunque alguno a dicho que tan extraña rebolucion solo puede legitimarse Montevideo, Novre. 10 de 1808. A Español Americano. - [Firm<1 ilegible]

- 164- 165 -
• [Corta de lucas Obes, a Echeverrla, en la que defiende la actitud a sumida por los montevi-
9
8 • (Carta del presbrtera Jos' Manuel P'rez Castellano, al Obispo de Buenos Aires, en fa que deanos y ataca la posición de 6ste y quienes sostienen que _la ~mérica no t iene derecho
defiende la posición de la Junta d e Montevideo. Sostiene que los españoles americanos son para hacer por si lo que han hech~ otros. ~ueblos de Espana, 1uzgando que carecen de
hermanos de los españoles europeos, porque son hijos de una misma familia, est6n sujetos facultad para elegir Juntas de gobierno s1m1lares a las allí formadas. le recuerda que,
a un mismo monarca, gobernados por idénticas leyes y usufrudúan Idénticos derechos; que si en una carta anterior, habla convenido en que por la abdicación de Fernando VII hablan
los Pueblos de la Península privados del Monarca han tenido facultades para proveer retrovertido al Pueblo sus facultades, lo que legitimaba las innovaciones introducidas en la
sobre su seguridad común y defensa, los mismos derechos caben a los españoles americanos; constitución. Hoce notar, luego, que en virtud de ser América del Sur una parte de la
hace notar, asimismo, que si Montevideo fue la primera ciudad de América que manifestó Monarqu ía española y como consecuencia de la doctrina antes apunt~d~, América. tiene de-
el deseo de igualarse con las de la Madre Patria, ha sido por su tradición de fidelidad y recho a introducir novedades en el gobierno; destaca que todos los d1Stritos o partidos y los
porque se vio obligada a ello por razones de imperiosa necesidad, dada su posición geogr6- pueblos pueden por derecho formar Juntas subalternas y concluye por sentar la opinión de
fica. Concluye afirmando que acata la orden del Prelado suspendiéndole en sus facultade1 que el Pueblo de Montevideo est6 facultado para actuar como lo ha hecha y para enviar un
como sacerdote.] representante a la Junta que reconozcan por suprema.]

(30 de noviembre de 1808) [ ..... 1808?]

Ilmo. S0 r.
Mi querido compañero:
Los Españoles Americanos somos Hermanos de los Españoles de Europa
porque somos Hijos de una misma Familia, estamos sujetos a un mismo Monarca, Bien descubro en los consejos de Ud. el buen afecto que me profesa pero por
nos Gobernamos por Jas mismas Leyes y nuestros dbos son unos mismos. ventura estoy yo en actitud de tomar hoy otro camino que el de la firmeza y
Los de allá viéndose privados de nr0 • muy amado Rey el Sor. Dn. Fernando resoluci6n vivo seguro de la rectitud de mis deseos soy el mayor entusiasta para
72 han tenido facultades para proveber a su seguridad común y defender los im- mi nación creí que en este lance debía exponerlo todo, me sonrojaba de no
prescriptibles dbot, de Ja Corona creando Juntas de Gov 0 , que han sido la salva- haberlo h;cho y cuando pienso que por el derecho de mi soberano, por el bien de
ción de la Patria y creándolas casi a un mismo tiempo y como inspiración Divina. este pueblo por de esa mi patria y el de todos la provincia corren .un pe~gr~ mi
Lo mismo sin duda podemos hacer nosotros, pues somos igualmente libres y nos vida y mis intereses me lleno de satisfacciones muy por el contrario me indigno
hallamos envueltos en unos mismos peligros por que aunq• estamos muy distantes y exalto al ver que Ud. y otros paisanos de mejores talentos hag~n tan poco
esta rica Colonia fué ciertamente el sevo que arrastró al Infame Corso al detesta- honor a la América que juzguen no tienen derechos para hacer por si lo que han
ble Plan de sus pérfidas y violentas usurpaciones, según él mismo lo manifestó hecho otros pueblos de España, Uds. están fomentan~o el orgullo del . agareno
a los Fabricantes de Burdeos poco antes de entrar a su oscura guardia de Marzac. que se cree superior en todo a nosotros, que nos considera como conqu1Stados Y
Debemos pues estar vigilantes quando es manifiesta su tenacidad en llevar adelante como un q11id distintum del español nacido en la península, pues nada men~s
sus proyectos y volver a la Preza como el vorá:z: Tiburón q• vuelve al segundo que esto se da a entender cuando se dice que no tenemos faculta~. para ~legu:
anzuelo aun que el 19 le baya roto las entrañas. las juntas de gobierno que allá se han formado ellos. Ud. me d110 hara ??s
Si se tiene a mal qe MonteVo baya sido la l.• ciudad de América q• mani- correos que convenía en la retrocesión de facultades al pueblo por la destron~c1on
festase el noble y enérgico sentim•0 de igualarse con las Ciudades de su Madre de Fernando VII y toda su real familia y que esto legitimaba las novedades IDtrO-
Patria, fuera de lo dho, y de hallarse por su localidad más expuesta q• ninguna ducidas en la constitución ¿y cuando nombra al pueblo, de quién habla Ud?
de las otras, la obligaron a eso circunstancias q• son notorias y no es un delito ·no es de Ja monarquía ~pañola? ¿y cuando dice la monarquía española no se
ceder a la necesidad. También fué la primera Ciudad que despertó el valor dor- ~omprende también la América del Sur?. Luego, si el pueblo español o más claro
mido de los Americanos. la monarquía española resumió las facultades ~adosadas ~ , soberan~ Y por, e:>ta
La brillante Reconquista de la Capital, la obstinada defensa de esta plaza razón árbitra de introducir novedades en el gobierno, tamb1en lo sera la Amertca
tomada por asalto, no se le ha premiado ni en comun ni en sus individuos y aun como parte integrante de ese gobierno, naci6n, reino o como Ud. quiera llamarle:
se le ha tirado a obscurecer aquella Acción gloriosa con mil artificios groseros e Amigo mío, o somos o no somos, si lo primero, conf~sar que podemos, ~1
indecentes que han sido el escándalo de la razón y de la Justicia. Sobre uno y lo segundo, dejarse amolar del agareno. ¿Con que ha cre1do Vd. Y creen mis
otro asunto ha llevado esta ciudad sus representantes a los pies del Trono, para paisanos que el pueblo de Sevilla tiene un derecho no sol? I?ara .formar una
que S. M. se digne resolver lo que fuere de su agrado, sufriendo con paciencia y junta y confe.r irle facultades, no solo para que mande en su d1str1to, SUJO en todas
resignación a más de los males que ha sufrido, los muchos insultos que se le hacen las provincias y hasta las colonias mismas? ¿Y entonces a d.onde va a parar aque-
de toda especie, mientras llega la Soberana resolución que espera favorable con- llo del pueblo? ¿Será Sevilla sólo el que llena la ampl1~d ,de este nombre?.
fiada en la Justicia de la causa. ¿No le parece a Ud. que está bueno?. Seguramente ello sera, as1 pe~o 1 . o que veo
Entre tanto yo, que respeto a V. S. l. por su alta dignidad, y como a mi es que la Junta Suprema ha mendigado un voto de l~ demas prov1Dc1as: que las
Prelado, me doy por suspenso de la facultad de celebrar, predicar y confesar a de Asturias y Galicia también se titulan su?re?1as, sm du~a por que tienen un
consecuencia del oficio de V . S. l. de 26 del Corr 1• que se sirvió dirigirme por el derecho para hacerlo así, como todos los d1str1ct?s o parudos Y los pueblos en
Presbístero D 0 • Angel Sauco, pues teniendo el honor de haber sido elegido por particular para hacer sus juntas subalternas. He violado el pre~epto de no ha_blar
Vocal de esta Junta, ni puedo dejar de cumplir con la sagrada obligación que en esta materia, por que sé que es inútil hacer uso de la razon para destruu el
me ha impuesto la Patria y cuya salud es la suprema Ley, ni puedo por abora empeño. Yo siempre opinaré que no sólo estamos faculta_dos para hacer lo que
comparecer personalmente a dar cuenta de mi conducta al Tribunal de V. S. l . tenemos hecho sino también para llevar nuestro voto a la iunta que reconozcamos
Dios Gu•. a V. S. l. m•a•. por suprema, ~ue pensar de ';>~º modo es establecer una distinción, Ja m ás odiosa
entre la metrópolis y la Amer1ca. . .
--MonteVo Nov• 30 de 1808. Ud. dirá que me en.gaño y así estaremos siempre con que lo me¡or es
callar hasta que decida el tiempo.

167
- 166-
10 • [Es~rito de Mateo Magariños y Bollinas, en defensa de los sucesos que tuvieron lugar en siendo p•. fuero y dro. vencidos se les apliquen las penas. . . ( [en proporción al])
t¿ontev1deo, cuando se rechazó fa destitución de Elfo de su cargo de Gobernador y se resis- proporcionadas ala. . . atrocidad de sus calumnias,? / como se ordena P'· el mis-
hó su ~eempfazo por Juon Angel Michefeno. Se expone fa doctrina que justifica el proceder ma aqn. demandan Ja remoción de su necesaria persona de esta Plaza y sin su ri-
de la c1ud~d de Montevideo y fas ?rbitrariedades _legales cometidas al deponer al gobernador guroso juicio sele aplica el fallo. . . a q •. p•. ultimo debia condenarsele? Si las
Elfo; se senala que Ello y el Cabildo de Montevideo acusaron de infidente ol virrey Linlers sospechas propagándolas estos C11erpos las tuvieren cilenciado y llegado a oidos
ante las autoridades competentes y demandaron su remoción y éstas, sin emplazar y juzgar delos Tribunales de Ja Capl. pr. otros conductos q•. no fuesen los de ellos mismos,
al Gobernador determinaron relevarlo, nombrando, el acusado, al capitón de novio Juan ,.equiriendose [?] sm conocimientos p•. indagac0 ••. secretas podrá tal vez colorif'se
An~el Michelena paro desempeñar el gobierno de Montevideo; se destaca que no ero equi· el procedimt0 • dela Capl. o de su Virrey no para ser removido ad libirum nr•.
tallvo se castigase sólo a algunos de los culpados por firmar y acusar de sospechosa la Xefe si no p•. ser citado de comparendo; pero proveerlo despues el mismo é l. C.
persona. ~el Virrey,, h~ciéndose notar los pel.igros qu~ arrancaban de tal procedimiento, y las demandaron p•. escrito baxo de sus proprias firmas, dirigiendo un Regidor
que, osrmasmo, era indispensable, dadas los circunstancias juzgar a Liniers. Hoce mención de p•. hacerlas mas autenticas, es un procedim•0 • tan violento y reposado como se
l?s causas que dieron orige n a las sospechas; sostie ne que el Gobernador de Montevideo patentisara la conducta y proceder del. . . acusado. / Los drow q•. han conocido
faene_ en su poder los documentos que probaban fa deslealtad de Liniers para con el Soberano los engaños y lo expuesto q•. es alos subdictos tolerarlos han acordado saviamto.
esponol. Destaca que en Montevideo se vio con sentimiento que se despidiese ol enviad d q •. si alguno se sintiese ((agraviado]) oprimido de su supor. en partes y lugares
Portu_gof, mariscal de campo Joaquín Curado; alude a lo misión del brigadier del ejé~cit: muy remotos como aqui en Indias, y q•. p•. la larga distancia y dificultad de
e~panol Manuel de Goyeneche, a la forma en que fue recibido por las autoridades monte· recurrir al Rey no puede esperar pronto y oportuno remedio deve licitam••. re·
v1deanos y o su reacción ante los ultrajes de que fué objeto. Señala que el enviado de currir a otro Juez, aunq•. sea absolutaml•. incompetente, y, ( [pr, q•. pr. el peli-
Portugal no '.ntentó perturbar el sosiego de los Pueblos sino sólo indagar los sentimientos de K"º qe. hay en la tardanza é imposibilidad de octtrrif' al legitimo mp•r. pttede
• dSe refiere a. los sucesos desarrollados en Montevideo el 20 y el 21 d e se t'1em bre¡ se
éstos. ((aun la Ciudad haver ligas y confederaciones, levantar gente de guerra y en·
ext1en e en reflexiones sobre ellos Y. aduce los fundamentos jurídicos que justifican la Junta tregarse a otro Dueño para que la defienda y ampare, y esto por dro. natural
creada. Al des~~rollor su argumentación expresa que el primero de los derechos del hombre pt>I' la misma f'azón de ser]} en tal e:<tf'emo q•. siendo) dilatado o dificil el re-
es su conservoc1on; subraya que el pacto socio! es la fuente originaria del poder real, deri· curso a el supr. pueden los Monges prehender á su Abad, y ponerle baxo el /
v6ndose, por tanto, su poder del derecho natural; establece los casos en que el h b amparo de q •. no tenga jurisdiccion alguna sobre ellos, y aun el particular ha-
a pesar de ha~er abdicado de.1 derech? de su propia defensa, puede ocurrir a las ar:::'s ;~~ cerse juez en su propia causa, y el q •. esta obligado a consultar al Rey dejar de
mandato superior paro c?ncluar sosteniendo la tesis, a fin de defender la actitud asumida hacerlo p•. q•. pr. la imposibilidad del pronto remedio es lícito pasar el rigor y
por el Pueblo de Montevideo, que un Pueblo est6 leg ítimamente autorizado por derecho a disposiciones de las L. L. (1) en tales t"''· q•. los D. D. tienen la necesidad y el
oponers~. a todo lo que seo contrario o su voluntad y a remover a las autoridades cuando no peligro de la tardansa ([y la necesidad es]) de tanta gravedad q•. carece si L.,
pue~~ fi¡or por otra v'.ª. su seguridad, ni atender o su conservación; expone lo jurisprudencia no la admite, y antes la da: hace lícito lo q•. no lo es y al incompetente lo con-
admitida ~ue otorgo hc1tu~ o la determinación del Pueblo de Montevideo en el conflicto de vierte en Juez legitimo, y altera en muchas ocasiones los preceptos humanos y
c?mpetencia entre la autoridad del Virrey y del Gobernador de Montevideo· destoco lo acti divinos.
;idod YA~elo d.el gobernad.ar Elfo Y concluye manifestando que los Tribuna(;, imparciales d~ A la reminiscencia de estas savias doctrinas de n'ª· constitución deve ceder
uenos ares oar6n las queras Y r11pondr6n los cosas al estado que tenían antes de la llegada la / preocupacion de algunos sensatos o ignorantes, pues sin separarse de tan
de Michelena a Montevideo.] recomendables ma."<imas ocurrieron ala Cp•. eligiendo de Tribunal ([p•. conocer
de s11s sospechas y . . . y remocion del mando en mieto español é imparcial]) al
DEFENSA DE LOS SUCESOS QUE TIJVIERON LUGAR1 NO ACEPTANDO Supor. dela Rl. Aud•. con el Illmo, S0 r. Obispo, Al•. del 19 voto y Embiado dela
LA SEPARACION DE ELtO, Y ADMISIÓN DE D. JN. ANG. MICHELENA St1prema Junta el Brigadier d•. Manuel de Goyeneche y deviendo ser su primer
pronunciam•0 • en materia de tanta gravedad el admitir las denuncias de un xefe
~oble e Ilustre (S) vecindario Montevideo oíd la voz de l 'Y capitulares notoriamto. Españoles. . . y ordenarles la remicion de sus compro-
Espanol os, habla 'Y alfé de11eis prestar atenc". [testado]. a razon, un vantes y comparendos Pº'· si o Pº'· Apoderados, pues con sus .. . empleos y fin-
L~ dias 20 Y 21 de Sepbr, q•. creieron algunos críticos eran 1 d cas estaba afianzada la calumnia si pr. tal Ja rotulaban, se desentienden / de los
~=o:nil _((asoSmbbro]) son los si.mientos políticos de vra. livert:d, Ye a~::trá q•. componen el. . . l. C. y emplazan al S0 •. Gob 0 •. ordenandole entregue el man-
do al oficial de más graduacicn, pero sorprehendido deste ilegal procedimt0 • y
: v 1ssuno o erano El Gn. Sor, Dn. Ferdo. el 7 y en. su al 'f' 00 J
quiere demostrar. c J 1cac • os o la necesidad de su asistencia al zelo de una Plaza jurada y confirmado su nom·
;gul el orden delas (tzaciones c11ltas) ([naturales a cada cosa q• pide pr ·
guar ar_ .ª proporción]} . . . dejar impunes los delitos es una max~a d . si...
bram•0 • p•. el Soberano ([se le hace presente]) (contesta ala Junta creada) 'Y q•.
esta pronto á remesar [?] y exponer los . . . motivos q•. le impulsaban á sus sos·
pues mi~hendo los pri!lcipios elementales de la sociedad y comparando lo:::~le pechas, y sin mas contumacia, q•. este juisioso discernimiento se nombra p•. el

:E:~~~~d~f~i:¡f:e~ed~nG~':~o~º~:=~~'y!•I;e~~~~~~~ ~!s e~~:n:! ~~~


acusado Pª· Gov. al Cap•. de Navio d 0 • Juan Augl. Michilena, y reteniendo con
malicia la correspondencia pP•. entra este nttebo electo, como el ave de rapiña
L . 1 d ' Y e as eron spre. as qe. ocuparon toda la atención de los savios
11alienáose del tenebroso manto de lanoche anticipando oficios del sospechoso
es~'f:ss :it~res, p•. q e. ala verdad son el dique, q•. se opone al torrente de los vicios·
magisdo, alos Xefes militares y de Oficinas de esta Plaza ([q•. le encarga la]) p•.
ran el buen ordi;n, Y ofuscado este, viene a tierra todo el edificio liti: q•. se le reconozca, fingiendo en ellos q•. el S0 r. Gov0 •. d 0 • Xavier Elio servia
co I ([y. por ~onsequenc1a es]) (De suerte qe.) la impunición de 1 d rpo pr. comicion, y q•. como dada p•. el / convenia á S. M. relevarlo, procedim10 • el
un fanatismo tirano contra la savia politica del Govno o . os ~ i~os es mas exotico q•. se ha visto, y qc. solo pudo nacer de un talento ... ofuscado Y
Jo sera arrancar del seno de sus formulas Pl las dev.idai' ,r Jfif~les sentun1e~tos nada libre delas sospechas . . . imputadas: Presindo aora ([delas ... omnímoda
el proseso pr 1 • 1 f d . a ca icar Y organisar Potestad, q•. confiere]) de si ([ .. . esta o no en la potestad de un virrey ... re-
p . · ~ _q · segun ~ rase el jurista deve recaer el fallo, o absolución de mover ad. livitwn una clase dé empleo jurisdicional como este, o si P'· las excep·
1a P~~a: rmc1p1os tan sav1dos de todos como encargados desde el primer delito
ciones de la misma Ley m11t1icipal de Indias q•. prescribe los limites de su poder
~e n · P.. Adan, pues quebrantado el precepto dice la Sagrada Historia q • se esta exceptuado, pues assi se deduce de las terminantes espreciones de ella misma
J~terrogo P'· el senor Ubi. es Adan, y no pudiendo pensarse q•. lo ignori:se ~on­ en quanto ordenando q c. estabamos obligados a obedecer y cumplir sus mandatos
vj8nen l?s ~agrado~ Espos1tores en q•. fue citacion p•. ser juzgado de su cul a· aunq•. sea excesivos y contra dro, despues delas protestas ordinarias / excluye el
l u~ 51 ~· • ·0 • dign~ Xefe. r; Capitulares han acusado de infidente y sospech~s~
1 o. • 0 · Santiago Lm1ers pr. q•. no se les emplasa, citan y oien p•. q•.
caso de que la materia sea de tal calidad, que pueda seguirse movimiento o in-
a quietud a la Tierra. -

- 168 - -169-
¿Y donde está la igualdad de los Oros. y la reciproca combinación de ellos: l ·uscas causas ¡ q•. hao influido á las sopechas se daca una pincelada ([no
¿Co~o puede suceder, que siendo muchos los culpados se los exonere a unos y se t1S:to' de o/ido, y, secreto q<. p11edan tener los De'!'andantes, . . . , sino_ delo qe. · · ·
castigue a otros? Si en la precisión de las LL. perpetradores, actores, consentido- · m'• se save ., (q•. pr.) corro P. tertulias, ca/eses P11lper1as y cafeses,
no t oria ·
res &a. merecen la misma pena siendo de paralela suerte su delito ¿como se arran- p deduciendo en• "estas si de ello sól o se premusas· el argumento pree1so · se
ca el honor de uno, quedando impugnes los demás? El eruditisimo Dn. Pablo c::~ensera con evidencia, qe. si esto solo da merito a la sospecha ~eá11cen con:
Mati:is Doria de la ilustre familia de este nombre, combeoce con la mayor evi- sequencias nada o]) auoq• .... vulgar (y nada profuo~a en conocim100• de f?Íl·
de.noa que la luz natural de la Razon inspiró al hombre la vida social para ocu- ·os) P' la notoriedad de algunos hechos P"· q•. deduc1endose de ellos el ente-
rrir a sus necesidades de un modo el más comodo, que solo podía tener lugar .e~ de ~ - verdad puedan los ( [Crlticos deducir]) Políticos ( [disc11lpar la cinco-
en .la de este estado de la naturaleza perfeccionada: Si en algun caso pudieran "º
riJ.sá y 1411dhesion com>cer l.s]) elevar sus 11;1ed'itac1ones,
. ftl-.
con ""6uo .
~as acierto en
delmquir mancomunados, y uno ser castigados y otros libres, apesar de que to- d gravio de un Pueblo fiel, y constante ala Soberarua de su leg1tmw Sober . ..
9
esadiiecioo a su Rey y Sr. D 11• el legitimo 7' Ferná•. natural Ferodo. 7 Y q•. solo
dos ofendiesen la reputación, fama y honor, vajo un salvo conducto de su ex-
cepcioo y libertad de toda corrección, quedaria privado el ofendido de toda se- y econocen y obedecen, y a sus legitimas autoridades con la mayor voluntad.
guridad, cuyo deseo le hizo sacrificar parte de su natural libertad; y el ofensor e En Sepbre. de 1806 le sugirio la sangre frances.a q•. corre P.º~ sus venas a
satisfecho en la indiferencia y tolerancia del Govieroo repitiria sin medida la .el Exmo. Sr. ¡ Dn. Santiago Liniers dar parte como ~i fuer~ su leg1t1m? So~t;rano
especie de sus delitos impugnes. Nuestra legislación en el concepto de los mejo- al Perfido zorro Napoleoo, y suponiendo la victoria dev1da a sus .d1spos1c1ones
res politicos es la mas arreglada de todas las Naciones: por ella se deducen las militares arranco ála nacion, q•.le distinguia en el man~o y a~n~aba en sus
penas de los mismos extraños de los delitos y estos con toda Ja analisis de que es entrañas el concepto PPºº· q•. en todas epocas ha . merecido atr1bu1eodo .... l~
capaz la insondable malicia de los hombres, se precaven y castigan como males pral. parte de su gloriaá 4 de su oacion ~·· concwrit;ron en masa con los l~giu­
opuestos a la Sociedad: En la deduccion particular delas pena, se halla diferencia mos y verdaderos Españoles, q•. exponiendo sus vidas .Y caud.ales meres1eroo
por la varia naturaleza de los crímeoez; pero - ninguna absolutamente en la eternisar sus nombres, y sepultando en el olvido y queriendo s1 le fuese dable
Razón general de castigarlos siendo unos mismos ycon las mismas circunstan- sobre las cenisas de estos levantar los clarines de su fama P_'· los Franceses:. ldr
cias perpetrados. Si los capitulares estuvieran autorizados para difamar, y ex- dho manifiesto y encontrareis q•. º? n?mbra un sol? Espanol y .q•..recom1eo a
ceptuados para ser corregidos, claudicaria la parte mas noble de nuestra Juris- -el rn.erito de los franceses suios atr1bu1eodo ~u marma .ª D•. H1pohto Morde~l
prudencia, se inttoduciria el despotismo, y admitido un Rasgo dela independen- y su fuersa Terrestre alos q•.le seguian te01endo la v1lantes de expresarse q ·
cia incurriríamos en el delirio de que censuramos a otras Naciones; luego no .aunq•. su uso diario del idioma conservaba. los senti~i~ntos de un verdadero
pudo tomarse por el Sor. Jo. Santiago Lioiers providencia alguna contra el Sor. Franses, ¿puede decirse mas / p•. ver patent1sada nr•. m¡uria Y det~star la con·
Jo. Xavier Elio, sin ser igual para los Sres. Capitulares que firmaron, y acusaron <iucta de un caudillo, q•. mereciendo el aplauso de un~s Pueblos f1~~es Y ge_ne-
rosos les deslumbra SU gloria, . . . y desnudan del cred1tO '!' reputaooo, q • JUS•
0
de sospechosa su persona.
¿Pero es acaso este el solo error legal cometido por su procedimiento? tamte. se bao adquirido? El aprecio de ~a buena reputac~oo, Y el amor tela
¿Quien duda que estando recusado y calumniado por el mismo Sor. Governador é lionrra son atributos tan íntimos dela. nac1on, q•. P'·. un axiomb ltga~ ~ ~~ ie¡~
Y. C. no pudo ni devió tomar otro partido que el de su defensa, y satisfacción a deo los fueros de sus prerrogativas, vrta et fama fiar• passu am u ant, .s1 ien
los motivos que movían a los acusados? O el Tribunal que conoce es legitimo, estimación del buen nre. es conocida enlos Estad0$ desde su mayor antJguedad, Y
y como tal ordenó; o si provee por si el acusado es atentarlo y no respetar su odiada La injuria aun delos mismos Enemigos, q•.le deseaban la muerte: Men-
autoridad, que como necesaria deve juzgarlo en unas circunstancias enque la noo Gral, de Dacio contra Alejandro, atraveso su lanza en. el pecho de un. so~
menor sospecha deve ser descubierta, y evitada p•., no incurrir en el laby- dado q• le maldecía diciendole a par del golpe, yo te traigo, Y sus~ento ~ · q ·
rioto, q•, con dolor observamos en º'º'· Herm•. ¿Y secan. . . de poco vulto pele~ c¿o ¡ tra Al~jaodro, y 00 p•. q•.le ioj~ies, o quites el cred1to Y onor.
las q•. notoriedad, y sin entrar en lo interior se han deseado translucir? 'Es demasiado notoria la utilidad e interescenc1a del Estado. en q•., no s~fº este
A la verdad q•. no han sido tao. . . patéticas las de los Xefes de alg1mos sino los mismos particulares defiendan su conducta reputación Y b~eo i° ·•f pues
Pueblos de España, ... y sin embargo han sufrido su deposicioo, y muchos de 1lSSi podran las pasiones dirigirse al bien ppco, perciviendose me¡?r os cutos
ellos la correcion de sus excesos, cosa q•. ni se ha apetecido ni solicitado, pues dela vida civil, y la oaturalesa tocará la medi~a y gra.do de perfec1on, q~·.;}ºº 1
una la severidad ... y animo de estos respetables Magistrados q•. se guian pr. la ro ias con las condiciones del contrato social, hab1tos, usos Y orden. i;·-. Y
verdadera senda del honor, amor y lealtad. . . al proximo, y oro. amabilisimo ... ~onptodos los demas principios del dr<>. político viendo cumplida la exactitud, 6-.º
So~ano el 7 9 Ferd 0 • y de ello se le hao dado al Sr. Do. Santiago pruebas nada demandan enla defensa del credito y honor no P'· los recurso.s del po?er ar 1•
equivocas de esta verdad, pues llegado a este Puerto el Infame Comisario france~ ttario ni del despotismo sino p•. los dela naturaleza perfeccionada,: cY habra
qe.. ~irigio el. monstruo Napoleon tubo el Sr. Dn. Xnvier c;fe Elio la / bondad y l!spaiol q•. 00 se irrite 'con un despojo violento y otros como . este ~e su re-
polmca (q•. ¡amas recompensada) de ilustrar a su Hijo, el Com••. dela Zumaca utac•. ? Habra sensato q•. no lamente la triste suerte de .su ~ac1on, P · estar a
Belen p•. q•. partiendo sin demora impusiere a su P••. de el estado de cosas po- .!'u ¡ cabesa un Fraoses, q•. deviendo ser el sosten de sus v1ctor1as, Y aplausos los
litico de Em·opa, y qe. previendose de toda sos. . . sospecha observase la conduc- substrae a esmaltar la Corona de uo traidor y ganarse con el concepto. de par:
ta de su indife.r~ncia; consejo q•. al tP 0 • qe. le precavio [entre lío.] de todo in- 'tidario /' ¡eloso desu elevacion? No puede ser, dexara de t~ner sangre.pustre
quaod¿ llega el preciso momento de sacrificarse pr. la Patria,. no maru. 1ed 8 a
J1
sulto, le rec~oc1ho el: . . concepto q•. este manejo le ha acarreado, y q•. frustrado
(~en u11 gemo propriamente frances .. . y en proyutos]) sin este aviso, en un ge- faz del mundo los obstaculos, q•. pueden poner en ~omprom1so eld ~to e /u
ruo como el q•. es notorio le caracterisa, y de ello deducira todo sensato el tierno -gloria. ¿Pero ... pr. ventura son estos solos los quex1dos amorosos e os:·· 1c;
amor del proximo; restando solo provar el del amabilísimo Soberano el 79 Ferodo. les ... leales y Reconquistadores Mo!ltevi~eaoos? Oh! y con .quanta alegria r~pr1-
q•. se d~uce de haversele jurado y proclamado no solo sin ordenes del Supar. nüendo sus paciones los darian al cilenc10 hasta. . . mas feliz epoca, pero,_ P · su
Gov 0 0 • s:oo / ~erutado pr~e~o q•. atropellando obices y obstaculos q•. se obje- .aesgrasia ([repite estos y otras evidentes sospechas de su cora~o.n]) (cote,and los
taban P . el mismo, y suplica mfernal pa. suspenderlo del. . . Comisario Franses ecos reso'nantes de st1s) expresiones cediciosas en el ultimo man1f1esto en qÁf '."-°º
con pliegos de º'º'· mismos. . . Ministros, y abdicación. . . de nro•. Inocente -do queota / ala enroscada serpiente de Bonaparte, le dice, q•.. OCtlfad¿ sr M:~':J~
([Sr. t1ntural Pernd•. 79 y digno]) y legitimo Soberano P'· q•. el inflamado
amor d~ º'º· Xefe solo luda apeteciendo lucha p•. desagraviarlo dela oprecióo
tad Imperial en arreglar los destit1os dela E11ropa, o mall b¡,en os
entero. . . que no Je11e cilenciar q•.los franseses q•. se ~a. " ªtJ en ~
/R.io e
á l11
delos Tiranos, Y en su alma puram••. Española conocía q•. el homenaje de su p¡ 1 han sido los primeros á tomar las armas y tfotrng111rse, v•enJo Fra¡
verd•. lealtad . . . .era rendirle quanto antes este dulse vasallaje. se:.:·~ toáo. . . Que jamas le aplauáira tanto los ser11icios, qo. ha kech~ 11 "
Pero no devieodo el pp<0 • espeetador dexar de tener algunas nosiooes de rnacion Española, como la 11anúlaJ, q•. le result" de partenecer ala nacion rllfl-

-170- -171-
cesa. . . Que su P,.imer &lecan Mr. Perichon criolfu dela Isla de Francia sera et
tp.le entregue ks despachos " el q•.le referira los detalles q•. S. .M. l. puede de- enero de rosultos,
. pr. seguir la tristeanzas
suerte de su arrelatado so / beraoo el 7"
cear sobre estas interesantes cotn11rc11s. . . ¿Españoles montevideanos, para distin-
guiros delos qe. no lo soa, pues segun Ja frase del Politico se distingue el hombre ~erdo.Mecentro y fin de todas ~des~ri ooc~~~e Hijo a qn. le trata de obscurecerlle
llama la ternura prop1~ e u g nlas ultimas postrimerías voqueadas de
P~~r deJo~~n;~~:ae~~
del mismo hombre podeis dudar de la lealtad de este Xefe? Creeríais / vosotros
pr. un momento, q•. un hombre distinguido pr. la piedad de nro. Soberano, se jac- el meriJo el Y el :uelo q•. pisa regado con las ultid'"'"f: · ·
sus fines " qulZT""'º y quan 1 res irara y con un valor como e iera
p d'd d 'j·~iendo
tase en un Jengua(je] tan impropio de un alma fiel y leal á su confiansa? Pués
:va lo veis; no dudeis de su verdad, pues ~s fingida son sacadas sus expresiones de ultimas gotas de su noble .sangre so o f
n le quitan los parvulillos de s~ ecun i a ' ' 11ivo Fer.do pues pr. el
los Partes, q •. tubo la facilidad de enseñar haciendo merito dela locuci6n. ¿Y qe.
detalles os parece qe. Je habra dado ael s11bcesor de AtiltS su primer Edecan Mr.
Perichon de VandeviJ criollo de Ja Isla de Francia de una Familia distingui-
i;,,:Je;.e con g11sJo egnllPue~lo "'°ente:~:~~:·
Pero no es re ar exar
0 aquel 3 capitulo subrayado pueQs
. 'entos de mi. . . sensibilidad . . ·
co~o
ue 1"'"
da; ... ? Como lo ha acreditado su M•. en Ja ilustre Capital? ya Jo resuenan los Español. . . oa~o me
le apltSud1rtS JantoH¡an los }~~tu;:htS
os serv1 ' '1 p hecho tila nacion Espa1iola, como la
clarines de su noble enruciasmo sepultado en un Castillo pr. los guerreros y no-
d rances~d
edc~:St~;s
bles. . . Cuerpos Españoles, q•. P11dieron contener m. . . y debieodose suponer m::,idad q•le resulta de pertenecer 4 . tan estimada delos hombres,
qe. un valer (?) militar habra sido el distinguido premio de sus primeros ensa- 'V La 'gratitud y buena correspoo los q•la aborrecieron. Franco. 19
JJos, y dado su Espíritu al 0
Tutelar de n••. suerte, q•. habra recompensado ... se-
gun el moral arrepeatimt • de sus diabolicas intencion. (es] / Muchas refleciones
analisaria sobre el terminante contexto. . . delas palabras subvrayadas, pero seria
~ye~e
Jacovo
q
Francia borro todo su r· !" iª 1;::::tb~nd~~~: P'·
todas edades, fueron Y seran e . . d 0
la salud del
Tribukion. Eld PoJulfilc o o e39 ~: libertador se prostituio a una memoria
cabal~o
trato al Mariscal Juan

difuso, y hacer fastidioso este papel, y pr.Jo ntismo desciendo á deciros q•. apesar ue causo la muerte e u ermR d Evipto dando muerte a Pompero, quan-

Th~.t;,, ,!':.:;::,:':';'.",:.~g••d=
delas preveaciones juiciosas q•.le hiso aro. digno Gov<>r. á el Hijo de m [?] Dn. to dicteriosa, y Ptolomeo ey e o · n otro tpo. hav1a restau-
Santiago Líoiers p-. q•. se precaviese de las astucias de Mr. de Sasseoais emisario
franses, no pudo su espíritu suprimir Ja tendencia acia su persona y dando al
:;:;;:::.,;.do P'· 'º
ee.n Ja 1,
rado al Trono se c'!ncilio pr. su d~orpr:ho de Dario aquella exprecBioob
Pº""':!;•·
d<I•
·t° !Xl ~~
E
PPºº· leal celador dela Capl, en 19 de Agosto una proclama (cuios vicios y nuli- l od dela gratitud arranco . quam center " 1 omas.
dades deslindo 10este I. C. haciendo conocer 11l dela Ca en oficio q•. paso a el
Exmo AYontam .) lo dexo JJeoo de mas confusion, cuio echo crimin11l pr. todos
de
una
s~m~ atitud abominable autorisar c?n su
d ( • r tal debe tenerse) .unpencia y
.f~ma
p e;,riunfos Mallem munn Zophirum in_tegrum, a una Potencia extrangera
'f.tlri de Politica. ¿Dime Sor., el
tu subsistencia? no te hace
aspectos ([criminal como los más, como lo conocen tSrm sus más 11llegados " ace-
d~ Esf?d""oJah~~o!e prpopo.nesoss1~p~~f~eN~·
su fatu1da ' -q .p . 11 a de favores? ¿No le deves. 1 ) No te recogio
rrimos Partidarios, con 1
lo q•.]) y decir enla del 26 de Ag•o. q•. se resolvió 11 Re"c1· de C:remiar alos q•les te liverto dela
llrrestar inmediatam. •. al dho Emisario con toda la Tripu/.acion del Bergantín, el 1st1ngu1 · do tu M• atr1a · r qn
quando sus providencias
0
lo desmienten es dar pavulo p-. dete:nar y no dar cre-
dito ni a lo pp• • ni secreto de sus deliberaciones, y. . . q•. cuando recordemos entrf~di los Españoles yalos twos q ·
y terror con q•. trataba ([de] evo~a;osªq•
d · , tus semejantes essa nac100 .p · .;
dispensas ala q•. te sosuende.
· has de e-
:<ldªJ!~! mda:te~c~ble l~1cifelri11a :gr:;~~nlo~n~l:los
per 1 a, • . e delo serv1c1 · d
sintamos el caos de sus presuntivas " sospechosas intenciones. Aun no bavia lle- clamas y de q•. :"as Y }º{f futuros,
gado a esta novilissima Ciudad el Emisario Pranses quando ya su amado paysano pues pr. q•. usa de tu dev1l ta ento. . l b on de tus
imparcio sus mas estrictas ord.• al Sr. Govor. p•. q•. con preferencia a toda otra nigrarte con los ridkulos partos padeceras {Jarecera reluc1~a e . º~{ ·España!,
atencion del0 servicio Je comprase embarcacion ylo dirigiese á Europa, :y encargando y perdida la suerte de los sucesosy acreedor tu demerito, é. mgratttul d~l de tus
al mismo IP • aun joven Hermo. º'º· q•.le facilitase el din[ero] numerario, q•. pidie-
se; pero estas dos. . . almas dignas de estar sus nombres esculpidos en marmoles Madre / a tria • 1
tos y de
tristes conpcep. Í ·o'e 1Jo~q• es causa
lamentos del. .. menor
t como estos a tus
detus Hiios espe e
J) a todos los ingratos e
d.
d
d los frutos

::·.::.g~:F~.~~;.•~;~~:!:i::.-:-:;-;,~~:?'!:~.~~~~~~.::t.-::;

6bronses, no cumplen el uno desentendiendose y el otro detextaodo una amistad,
q•. es parricida de su misma defensa natural. Esta es la rígida precioo y el man-
damto. de Captura q•. con tanta desvergueosa se imprime lo contrario de su or- en q•. a un . en tu fecundo vientre a ro us cienes . . . y reparta
den ,, p•. alucinar unos Pueblos leales constantes y generosos como / este y la
Madre Capital: No lo dudeis, constan en poder de nr0 • digno Xefe documentos setJ "· pero•
perlilltas q.
º~acrJ:Srre Dinastia delos
" solo aspira á devorarº. y
Bor~ones d:~a:: ~erra con la fée, q•. ':J°
t nto derrame de... e
auténticos de estos asertos, y q•. la posteridad no podra jamas olvidar pr. mas ia religion defendieron con ..: 1 ilesa del poder de~os
depoc1t~ ~mnipotente
su cetro . . . ! con. q .. 1
q•.la maledicencia ... aporte sus tiros contra la ignocencia, y desahogue sus gol- ellos el .c1e ':uiC::onales de nr•. suelo pr. fooser o del Dios
pes contra el oprimido; ([pero al fin no ha de poder oprimir]) pues el triunfo
ha dedelos
Casa ser dela sinceridad y fée y. . . lealtad ala Soberanía dela. . . ilustre y RI.
Borbones.
s~gre, "~' ~:ur~anto juvilo ve~d,C:iriiu;osdo ªalm~io delas Españas é Indias
eracion ¡ del amor
delos exercitos ~1 res~tu1 o p~eba (?) sobre ([esto en remm¡ ello conociendo las
Tiraoos. · c . . ºd oro amab1hsimo er ·
Dispierta M•. Capital, oir los Clamores de un Hijo q•. os ha dado tantas ~ºi;,s
11erd•~\:%:eto !t ioi~ua ~:!ºJe
diese su RI. a01mo a •••. como viera11 su centro e1i ee sus aliados, q•.solo
pruebas de Amor filial, no incurras pr. tu ciega confianza en el destino, q•. espe-
coro~ t~dos
innato desus la mano del dsu centro levantaron
timenta la parce más noble de nro.. Peo. amigos y Herm0 •. Acordaos de aquellos duras cade?as ª q dad áesus mbá1ctos]) fu dulces y reso11antes ecos
preciosos momentos en q•. cood0 • oro. rostro con el Polvo, humo y sangre de pudo abatir ltS grav:a_ esparciando a el ayre ' e os ms sequases.
vroo. ettemigos. . . visteis renacer y enarbolar ea vru. fortalesas y corazones los el grito dela vengalo ·.. . Perdo muera Napoleon "b (vasallage) vasa11ague
Leones de Castilla, abatido el orguio y desterrada la tiranía. Este primogenito; otro Po o v1v11 ' . d ll ado del onor y ll ¿· " sa--
de utw " b ebatado demas1a o, ..ev 1 S b rano ( (1 P'· e a is,,en
(a qn. pr. tal haveis caracterisado en vuestros. . . manifiestos) no es una vez sola Pero me e arr l d 'l]) be sacrificado a 0 e
(?),J)q·~.~[;~~a:~fo~ªa~ibu~~; (~med per1d~:~]~laes::=ti~:: tenga;:io~
' or la censura de
la q•. ha sufrido (infinitos 11ltraies el vilipendio é . .. indignacio1z de V'º'· arre- :::?do no
batos) pero ... esta ... ni esto ni quanta clase de ultrajes ... invente la perfidia
de alguaos envidiosos seductores le harao desmerecer el elevado concepto de- rtSn d q• s1gu1en o e d l labermto nos us
mis coociuda anos, y . 1 "' el dio con la Puerta e ºb ,p.•· . conbenser
Hijo fiel, amoroso y obediente alos preceptos justos, y q•. en nada desdigan a
los rudimentos q•. en su infancia adquirio de su savia M•. la integridad de su
la suerte i l~es
trava con as
d Ar'adoe q•so o r · d' m4s arrs a...
nociones vulgares, como ixe o dixe n'uss ar-riba el justo
l twciones vulgares, com e· d d
·

alm a posee una tranquilidad inaudita y como tiene su aciento en /4, . . en el enlo posible " con las il~:s~:na 1 1 fiel y Reconquistadoraliu a . firme apoyo de
piadoso disceroim•o. de sus. . . asenos se consuela de qualesq•r. cautiverio a q•_ edimto de esta oov S ill (piedra aogu ar, Y )
d
s~ol
proc Q 0 la Suprema Junta de ev a voJos vehementes rendimos]
quiera condeoarsele con ... la segura esperanza de q•. sufrira ... contento tod<>
:~;t'::a suerte y felicidad, Y a q•n. (pr.
tal ha baxado la cerviz todo honra o esp
-J '
en representac de/11 a11gusJ11

- 172 -
- 173 -
Y R'. Persoru de n•. Sobtr" Pera .
todas las naciones (h • . b .º· 7' nene pr. objeto el agrad .
y de Jos Homb asta q . a atido Y reducido a la nad J o ... Y un1on de de su medido discernimiento, tento avivo la palea [?] p•. sepultar con sus ceni-
de su sist res , s~nsatos ... Napoleon pueda a e ... reprobo de Dios
s~ntimto. qe;u:l 'í:~~~d Yd nea organizad~~) ha ~:'~'::an ~~sd ~erdaderas bases zas los inquietadores de su reposo, (y q'. 'Y es una) y agregar este eslabon mas
ála dulce cadena, q~. sostiene el. . . edificio de su Monarquía independiente y
sido despedido Y vil. o die dPorrugl. Mariscal de Can..>.o Dn 1ª con no poco libre p•. operar en el basto imperio suelo q•. domina. Si el Mundo entero save y
Sob ' •pen a o nada me ··-r • uaqn. Curado ha
!; erano, casado conla R'. Persona d~f: i: e
conJa investi~ura de un Prfoci.
mayor de w•. Rey Y Sor. Natural D• Ca l • ([ln/an~4 Prmcesa In/.]) herm -
le consta, q•la Suprema Junta de Cebilla ([es la cabeza .. . esta]} es la q.• da mo-
vimiento á nro. á este precioso fideo, y mercantil á este apetecido Continente, y
contento con su notoriedad se . . . r ota Juaquina de Borbon· • a ( q•. las estipulaciones desus q•. los demas Potentados ligan eo la actualidad sus
~Gl pa. satisfaccion del pp•o. 'ocu1:a":ipdro"'¡:ien[Emaoifiestos atribuyendo su 'd~spqed1'doo estipulaciones, y tratados recíprocos con ella, como representante del absoluto y
oyeoeche"J e J n un angulo , a Soberano poder, ¿no es un delirio fl. . . creer, q•. deceando morir pr. Ferd•. sus
de F q . os recelos de otro Emb. d y entre paren tesis dice·
serase[(se!:.~se;l el ?'efe de esta Provincia, ;aq~ :m~r~~ed:o ~de ocra caus~'. q•.I~ fueros usos y cosrumbres 1'0 se luche en/a otra decicion q•. enla de sostener ...
con rigorismo sus preceptos? Sera guiado pr. principios entrar á coovioar. . . /
p . p~ mJSmo se expresa digo d a s1 o su maneio y J
: 1 r1nc1ye Regente, espresando p• mºas ~ ~?{pec~arse]) spr•, sospechoso á S
n esca e 19 de Ag••. el Brigadier. D~ J icac1on, q•. haviendose present~do
A con un Pupilo los methodos economicos dela Escuela olvidando el Preceptor
y Xefe de ella? Ni q•. disposiciones determinaciones podria podia ... convioar
~: ~7e~:~7:~itl · c'1i!~~~o ;na~~d~s s~s ~¡~tes á1~ª;;~/en~~o~~Yd~e~~~0Y ~id~s sus
2 el mas esperto q•. no . . . fuessen evulsibos evulsibos del orden legal 'Y atentar los
quilates, y partos proprios dela seguedad? En otras circunstancias nos serian ...
Sat:ti4~o Liniers creandose una Ju~~a s;~1a r~movido del n_iando et ex~:!: S,';e¡,; utiles las resoluciones proprias de º'"· suerte, reciproca con las Potencias extran-
aviso. a s!-1 Corte se ttanquiliso en tales t~r1or p•. la Provmcia, con lo q•. dando' geras q•. tanto anelao pr. 1J.' ª· su enlase, pero si las q•. han de ser el timon segu-
autor1rc1on pr. ~rito de esta estipulaci " q :. ttataba de/ partir solam••. la ... ro de 11r11 dela flotante nave q•. nos sostiene se. . . se esperan pr. momentos en
oru. radas; ¿á q•. sensato sele objetara con ello, q•no le pese su gravedad y per·

rid d 1
~!~~~~ ~asdhcredencial~ q•. havia diigfd~e
a unta, sino antes se a/ianso af'
::t:º
mesar e e? el pnmer correo, péro aun • on, q . quedo dho. Brigadier en . . . re-
,~0 ~JSmo P'· oficio ni sele
m . o1 menos se efecruo la
civa, q•. tanto el como nosotros seriamos el ludibrio y juguete dela ... delos /
Gavioetes de Europa? y q •. hoy creyendo y q•. levantabamos un peodoo, o rasgo

des:og~a~~ [~;t::n';~,::~~~1f:n;:s ultra~e;ª:f~i~n n,~evC:ser~~~je~~ ::t:u~~


de Independencia, aprovechando la ocasion de un dolor y aparente de/4 en la .. .
frente del mejor delos Monarcas or•. lgooct•. Ferd•.?

:tcoote~arle~e
.e
lsa/l1R
ala alta represe11taeori. cosa at]) P . el c1lenc10 qe.se le guardaba sin
este Pueblo, y desde Pando letrt;:: ape;ar de su elevada representacn.
io dela Plata pr. sospechar de otr imo ~ entrega dela Banda Oriental
No, Españoles nobles y generosos dela America del S. sepultar (si necessario
fuese) vr••. frutos, ag11a11t11r la sobrellevar con union il'º· indigencia (si tal que-
reis llamarla) q •. la Aurora no tardara en poneros en ciruacion, q•. seais Ja
oones, y manifiestos q•. Je havia hecho o modo s10 estos reenes, delas convioa- embidia delos mismos, q•. intentan precipitar. Desde la mas negra c11ptura en q•.
una novedad de tanto ~·ulJo v
. . . mas• qey quando¡ la reforma de estos ab usos
ex1g1r1a los asesinos y parricidas de Booaparte qujereo sepultar á Ferd0 • el os habla de
reI orma, lo repulsa con la negativa de 4S • r;:¡nca as conferencias de estado su corasoo, y como tier-oo Padre coodoliendose de vosotros mas q•. de sus ofensas
q_uerer Prei!enirle l~ contitsuacion deu p .ar " Capl · · · · Y q•. se negaba á no ultrajes, os dice sostener amados leales Americanos essa joya de mi RI. Diadema,
~:J1° co,:; S. A. R. directatnt•. ocon otr;s i!:!egue, Ybd~ quererse entender con el q•. con tantas fatigas adquirieron mis ascendientes ( ... ) pr. las lagrimas, sudores
~ eas 1 sas, e injuriosas a u11 xefe cuio ~us su ictos menos preocupados de y desvelos de nro• p ... y Abuelos (? ) H erm•. y Abuelos, y q•. no podra / desgas-
ltm mas apoloxia q•sus Proprios ;ch dCN1olaJ_o honor y proi!idtrd no necesi- tarse un solo quilate sin q•. la mano Santa del Dios delas venganzas, q•. lo depo-
i·· b;te lenguaje es el habil usual y °:¿r:J Jodr1a el mas estupido persuadirse
pu.e .os y aprecia su transqui / lidad y sos: e? eSstas Pª· de un xefe q•. ama su;
cito en el Solio de Castilla ( [tome entregando]} encargando a i!osotros su cus·
todia tome parte p• . . . matenerlo ileso. Portugal. . . nacioo culta y politica de nro.
rmc1pe Regente de m d. iego e creera alguno ., l S b fPº., cuio Soberano ha sido, y sera el q•. se conduele de n ro•. . . . infortunios, no
niers qe , . as ere ito alos rasiosinios del E S q . e o erano
· ª su mismo confidente Emb 1· d xmo r. Dn. Santiago L · os quiere precipitar, como dehilm••. han opinado algunos Zoylos, tila la conserva·
Podran ~olorirse Jos informes q• Y
tos exor1co .
~ ?? Se persuadira el mayor Zoylo
• · · · · sum101Stre el Sr M · 1
!.
• q ·
don de vro. territorio es el q•. anela, y t0maodo parte en ellos os incita y amo-
nesta, y el Embiado mas fue p•. indagar . . . los sentimientos de estos l. . . Pueblos
ser bastant; ~~:ºh!c~~:e::Jª :erspicacia del ·Sup~~~~v~~~d~·~º~e~:ª;; q•. p•. perturbar vro. Sosiego, el tpo . . . Son oroa. Herm•. iguales en los trabajos,
la llam~ ~evocadora dela cedicion p d':'"o 1?5 Mroe. desu Corte, p•.... ensend y pr. ello deponiendo ... aquel recelo, q•. havia fomentado el govierno / pertur-
1 se ~di/tquen edificando Torres ·d~ q~cordia~ No creo qe. la di/ . . . se trepide: bador del Privado Godoy, ya se eolasan con Jos n""'. sus exercitos y haciendo
uf d1s1É con el epicteto de sospechosos ·:¡uan o no ~ea otta cosa no precented causa comuo contra un mismo enemigo tratan de dexar á cada cual el dominio
. l e b uropa. Los monumentos de º "'" 1;.ª~· "'4ne1os sobre el baile cootinen- directo de su Soberanía. ¿I como puede calcularse q•. sus fri9s pensamientos des-
s~g o a ren suficiente campo p•. med. · lpo meo~ I Y toda la ilusttacion de no mintiesen los pp•oa manifiestos, q•. nos ha dirigido p•. recordarnos el patri ...
c1ooes, q•. demandan el l JC a ex11ct1tud con exactitud las • el devido y justo patrimcoio dela RI. casa de Borbon? Seria11 frustradas todas
f:'~~e~~.la politi':a abr.:::'1f,.:s~,1,, :~u~d:~:;· n~~ Tropos dela. retoric~~o;es:;
tores nos :::u ~as maud1ta, y el santuario de .oues:oes p •. revatJC co~ elegancia
gativas que de::d~~~a E1ta rdpresentac~. de. un EmhlaJ¿, ~ fo:~ sav1os expoci.
las No es posible abrigue el magoanimo corasoo de un Príncipe cristiano aman-
te de la Paz, y estrechado con tantos vinculos de sangre una perfidia de esta
clase, pues su perspicacia mira con un anteojo de no pequeña magnirud, q•. con
sumento pa. rebatir todesta o á_e y c1tuac1on de oro. suelo y el erosdydprerro- la suerte de Europa (es la qe. .. . deve decidir sobre las detnas) deve medir y
que exigu 1 ... a extrana pretencioo J ver a ero ar- sancionar sus reales intenciones, P'· q•. desagraviado P'· los procederes de un
cioo, y qd:. :1 epodmp!eo, ly carlacter de. cada qua! 'noasp::i:cnes. rfelfl~íones juiciosas Infame Mr 0 • sacrílego, q•la oacion y detexto detexto pr. sus echos vuelbao aque-
. . r e o e Despotis ul . JD u1r en nra ....b llos preciosos momentos en q•. la RI. familia de Bragaoza / era el mas feliz ios·
qu1s1eseo q• el e d b mo tra1en los fueros · ...... a-
~:~~osª~~P:fo~tas;io~b(~~c%f: ~~~':!~~t!;,:~J>et-;a~:!~[~J~ª(e:~:bÍ:C~~~ trumeoto dela del juvilo de la de Borboo; Si Montevideanos si el Sr. Mariscal
Curado, forma quexa de sus tJltra . .. su micioo ha de cubrir la inculpabilidad
ros dela ;Americe del S. ~i~=n:~~bdos pr. nro. vasallaje, los io':e~c%i~es~s alos delos Españoles, y el Principe .. . justiciero solo to'1Ulra . .. medidas (a el desa·
sabran disputar co . res Y ya relucen eolos 4 gu1 s uerre- grat1io de tJn Xefe qe.) contra el ... p•. deslindar el origen y causa ... impulsiva
colonia fiel sin ar:e su 1:tda su su devoradora diestra q• ~á os d~J Emisferio de esta paladeada acion.
pent1rse, y q•. (qn •. .• ) despues d~ te . t J modas se insulto una Pero he sido mas lato de lo q •. imaginabais he sido demasiado lato en es-
n ar t os los arbitrios
tas disgresiones, y pr. ello sin salvar el justo proceder delos Habitantes de este
174 -
175 -
Pub.. . Pueblo en las aciones del 20 y 21 del del corr••. q•. esi el pral. obje-

ca;d~r~::ªq~~~c~ilC::P:!r!or;e~g~e; sa~:. ª!~!;¡~~~\Y~fr:: ~f=~a:~~ ~~


. od Xefe o Caudillo q•. el mismo Supremo Legisla-
to de ... mi question, y por lo mismo hare algunas reflexiones delas q •. se
apoya11 acercan mas a n••. legislacion y. . . principios del d•0 • natural, p•. q•. Jos :r •.
juiciosos y amantes de n•0 • suelo conoscan, qa.. . . q •. no son tan descabelladas brogar otro en su .ugar q no uede un Soberano usar en tales casos
como critico la maledicew-[cia]. de algunos, y determioava la preocupación de gente; De modo q•d py•.lib:: ~~f~io m~nos debe el subdito dexarse llePuvarb1~
~ exer~~rlod!ia~ s~~i:~de :u
otros, persuadidos que era la epoca de nuestra desolación, sin hacer reminiscen- d su plena potesta ' ' .1 a, o se quexe de q•. un e
cia de aquel legal axioma de que PEndiente el juicio entre dos com,petidores orgullo p •. aceptarlo, >: constitucion repulse (a el
~'adª se debe alterar; y que en consecuencia a tentaba los respetos dela Junta amante de su sosiego e mstru1 o
q • quebrantando/as altera) con. enerelgia . a el erturbador q•. selo perturbaba ¿P-:
creada para conocer, el Exmo. Sor. D. Santiago lmiers, quando sin aguardar el bed' Pt. . o Cavildo Y Xefe militar? D1-
fallo, o absolución dela acusación, provehe a esta Plaza de Governador, des- . . d ta savia max1ma o ten 1s1m l 1 d y
gro acaso o10 e es 1 testimonio mas autentico de su ea ta
pojando violentamente al que guiado de su celo por el vien de la Nacion, com- anlo1 sus. . . sus .acuer~o~, .y dserasn sedros obedecieron Y cumplieron dando po~e-
parecio como actor. · q• sm per1u1c10 e u · b' 'd v1c
vasa! a¡e, en · b d y • q• ala menor expresion hu 1ese s1 o.· · •
El primero de los derechos del hombre, es su conserbación y por ello es don / a un hom re arma o, q • • d u Monarca sin ocuparse en otra
licito en propia defensa matar al agresor; y para evitar esto, y la Ley del mas tima de uo pueblo fiel gen~roso, Y ª!:1anteco:t!ner y suavlsar. . . los procederes
fuerte, combinieron unirse en Sociedad, formando partidos y Ciudades, ydiri-
gieodo al fin caudillos, que los Governasen, de donde procede el origen delos
Reyes y Potentados, deribandose todo su poder por estas causas del Dro. natu-
de unos Españ.oles q•.b al pasd
mar de confusiones, o servan °
r
cosa estos respectabJes Magistrados, q .. en

ª
c~~~~e°n~:s
0
. '
b e as ideas
q•~ r~ndiao

a -~~
fluctuaban en un
Embia~o del Supo
odiando la mutac1on, ... del
Govno.; privados de su .correspondenci: 1;~ 'C::m~~eocia, (y con lo q•. revestidos
01
ral; Y por lo mismo es estrecha obligacion de los Soberanos la defensa de los
Pueblos, y aunque por estas maximas abdico de si el hombre aquel Dro. de su Xefe q •. amaban esparc1an sus vc::es P1; d:viva Ferdo. 7P echos a la verdad, q •.
propia defensa, remitiendolo a su Rey y Señor, natural, hay casos en que puede ya del poder y respeto q•la: · 'i' q · con e:rac• discurriendo arbitrios pa. preca-
y deve ocurrir a las armas sin esperar mandato Superior; como son: Quando los pusieron e!l continua v1gi (3 Y espe verUi~~) tomando el l. C. y su xefe mi-
corre riesgo su conserbación; Se teme traicion a la Patria; o se presume emoción ver el menor msulto Y q•. no co¡no J cabos subalternos hasta q •. asegurada
litar . . . demanda de rondar co~ 0~ ~mas se le salvase del furor de un Pueblo
Popular, porque en tales circunstancias se procede conforme a la voluntad del
Monarca, deslindada en sus Leyes, resumiendo el Pueblo su natural defensa, sin ¡ Ja persona de Dn. Jua~ Ang: :ttichil:i~ª fin de su .. . independencia politica, Y
agravio de la Suprema regalía, por obrar en favor de su causa, propia remo- q •. frenetice y f 11era de ss lo n~sr4 4 co .. . Ferdo cuias aclamaciones eran el
viendo los obstaculos que puedan comprometer so soberania; y por cuyos mo- sustraídos á de (?) la Soberan1a de .sud1~¡1~cle 0 Dn Xavier E1io su contraseña p•.
Secreto (?) (Santo?) y Ja permanencia e ·
tivos aprovó S. M. a la Capital de Buenos Ayres la deposición del Exmo. Mar-
ques de Sobremoote, Virrey en propiedad de esta Provincia. ser respectados. .. • eportaron estos Cuerpos sintieron todos JosdCuer~s
En toda materia enque es dificil la consulta el Soberano aprueva y confir- El gozo y regos11.o q . ~o b aron reunidos sus votos, y respeta a y ase-
ma la que se acerca mas a su voluntad, y lo que ts mas verosímil, se tiene por constituidos en Autoridad b9 1 d. o J0serv eden pregonisar las grasias con q •. amones-
expreso. Desuerte que, el que alega verosimilitud se dice, que usa del texto de gurada
tando alla Pueblo ~el Em ª con
Personatributaron º• e1 ~u~1.d0 homenaje al Supremo Hacedor el 25
la Ley, porque esta manda guardar lo que es mas verosimil; eotal conformidad,
que el que arguye con ella lo executa con razon natural, porque se tiene por de corrt•. enla lgle~ia Matris. de ~ta b~m~~d.es tan despreciable como algunos se
La representac1on de I un .u~
0
consanguinia de la naturaleza. Y siendo esto expreso en el Dro. lo es igualmente, •. el •. fue un año Al•. no lo vuelba
que el Pueblo procedió conforme con la presunta voluntad de S. M. mirando por han figurado, pues apesar delroh1~1r la :C~/J.a lo dispensll'n si fuese aclamado pr.
su seguridad conserbación, quietud y tranquilidad. a ser hasta pasados dos, el ro. Y pr Es aña muerto el Corregidor o G:ovo•.
3

Se save por la Ley Rl. de Castilla, que los oficios no los dá el Rey para unanime votacn. No obstante q~. en· · ·d Pt no deven exercer mas autoridad.
acomodar las personas, sino para que estas lo sirban y desempeñen con con- espira la jurisdiccion de los coad¡~~o~es e esl e ~rohibicion y se constituien con
ni entrar en lugar. del q•. los e ig~? ce~ ~ mismo sucede qdo. m11erto el Rey
cepto a los cargos que ellos tienen; y el inhavil que no posé las cualidades, o
constitutivo esenciales, debe perderlo por el mismo echo, y quando la iohaviJj.
1
plena jurisdiccion. s1 el I?~eblo lo F~:g~~eblo eligue el q •le parece. El P.ueblo d~
dad consta de notoriedad, no se deve esperar a sentencia, maxime en casos ur- no teniendo suces1on legitima pues Go or miro otra cosa qe. al meior serv1-
Montevideo enla cons~rvacn. ~e;: . v · E~o conociendo lo q•. iba a perder co!1
3
gentes y de dificil haver riesgo enla tardansa, p•. qe. el orden de dro, es no
observado quebrantando con notoriedad sus fueros y preceptos. cio del Rey, y ... glona f~· h'J :~º;'cfesprehenderse del actual en unas ta~ cn-
admitir a d•. Juan Ange JC • e l X f • manda da valor a sus subd1ctos,
ticas circunstancias. La fée q•. d~ enf.e de leaC:.i~rto y victoria de toda emprehmsa
Un Pueblo fiel, benemerito y honrrado, assi como debe coadyuvar álas Rls.
intenciones del Soberano expedidas en su beneficio, por iguales principios esta Y suele ser las mas veces pronostico dlX~ e es del s r D• Xavier Elio nos ponen
legitimam••. autorisado p•. oponerse a todo lo q •. sea opuesto a su voluntad y · 'd d elo y esmter · ·
correlacivam••. p•. remover pr. wo. aunqu•. sea con violencia al q e. en Jugar de los 'Y victoria. La act1v1 a ' z . 1 nos de estos Jumina.res magestuosos no
ser .su Protector, puede ser su destructor quando de pronto no puede fixar pr. á cubierto de toda· · · sens~ra, Y. ~~~·~a imparcialidad y Hechos ficico~ Y sus
otra via su seguridad ni atender a su conservacion e indemnidad, q.• es el objeto fluiesen como de u.n. propn~ o~gde Sepbre del año po.pdo. tomo poces1on d~l
de todo govierno bien organizado. En todo apuro y conflicto se hace indispensa- acciones nos lo calificara?. n f talesas en el mas calamitoso estado, s1~
ble tomar algun partido. Y ¿qua! otro mas OPQrtuno, 11; pudo excogitar / y mando reciviendo esta Cmdad ysus or. bitrios (sino su espíritu mfütar, Y e
auxil10s, sm soc~rr •
. . . os y lo q • es mas s10 ar . te
elegir el Pueblo d e Montevideo, q•. conservar, y no fiar en custodia y defensa a ·. h c nstruido obras de la mas precisa y urgo
otro que al mismo q •. ya tenia conocido y experimentado? (Q11e paralelo p11ede incansable empeno y comtancta ba . o ersonal dando exemplo alos demas ¿y q •n.
formarse entre los . . . ) No es esto, no, reprovado p•. d•0 . , sino antes muy conforme ne- / cesidad, ha empesado su tr.a aio p la Magdalena quando trae a la memo-
a el, aunq•. sea substrayendose en cierta manera dela obediencia al constituido no se enternese Y anega en lagrimas¡ co~o s de noble edtJcaciou los ancianos,
l dia en q• os 1ovene ·
p•. governar. Sin estar pocecionado del oficio, ya imperiosamt•. ultrajaba y quan- ria aque venturoso ··· . · i mos Militares Magistrados, en su consorcio
do el seso, es el uno de los tres presiosos termines q•. distingue saviam1• . la ley ... los deviles, y el Xefe los nm. . . ~ s 1 'd d el reposo todos de de sn 11at1sral
5 de Partida p•. todo caudillo es el qc. le ... faltaba ((p•. empezar á claudicar]) . s d t s del Sant1'ar~o
y los mismos acer o e al
o v1 an o . .
cot1 un patriotismo y enttmasmo mau ' o
d't
Y pr. consiguinte empezaba a claudicar. El q•. formo las 7 partidas era todo un su ser, su caracter y su reposod~atur x' y¡ pusieron los primeros framentos p•. la
to ~l
d S F do , Pues aquel juramento q •. pres ~
savio, y como q•. poseía conocimientos nada vulgares, y le asistia poder y autori- · d' con el n'º igno ee
snau do a una ·
dad delineo estos tres atributos asaver esft1Erzo, maestría y sesso,· qruzlidades . .. / elevada obra del Cubo y Fuerte e º: er .. ser otra vez entregado a ageno
en estos dias con su Pueblo de monr antes q•.
- 176-
- 177
Dominio, debe disolverse y relaxarse pr. el solo poder arbitrario de un xefe alos q.• se asosiao pertenece regular las Condicion.• dela Sociedad, es claro y
cuias sospechas inducen su nulidad ¿No, l\.fo,,teu .. . No lo cretds penseis, lslefios manífiesto, q.• solo los Pueblos deben ser autor de las Ley~ a q.• esten Sugetos.
'Y si hubiese qn. pues hasta q•. magnanimo Ferdo. disipe / la tenebrosa nube, qe. Estas son proposicion.• de eterna berdad en toda especie de Gov.• 0 avn _q.•
nos cubre si11 11er 'Y 11e.mos sobre el Solio áe España los rayos de su luminosa sea Monarquico, no siendo d