Sei sulla pagina 1di 6

El régimen de visitas en el Perú

El concepto de régimen de visitas para los padres


separados

El régimen de visitas tiene como presupuesto


una situación nada agradable para los seres humanos: la separación. Es así, que el régimen de
vistas resulta ser el complemento de la patria potestad, ya que, es el derecho que tiene
el cónyuge que no posee de la patria potestad de mantener contacto directo
con los hijos a pesar de la separación.
El régimen de vistas es un derecho y como tal se espera que sea ejercido plenamente, sobre la
base del acuerdo entre los ex –cónyuges, sin generar ningún tipo de controversias ni conflictos
entre ellos ni tampoco con terceros. Sin embargo, recurriendo a la realidad, podemos
constatar que es muy común que tras la separación lo cónyuges no puedan llegar a un
acuerdo claro y satisfactorio sobre este asunto ocasionando, de esta manera, que el cónyuge
que se considere vulnerado en su derecho de visitar a su hijo, acuda al órgano judicial para
satisfacerlo.

¿Qué dice la ley sobre el régimen de visitas en el código


civil peruano?
Antes que el Código Civil, el régimen de vistas es una institución que está regulada, casi
íntegramente, por el Código de los niños y adolescentes. En dicho cuerpo de normas
,se define al régimen de visitas como el derecho que tiene los padres ,que no ejerzan la patria
potestad, de visitar a sus hijos , siempre y cuando, acrediten 2 cosas: 1) Estar al día en el
cumplimiento de las obligaciones alimentarias; o ii) Encontrarse en la imposibilidad de
cumplirlas.
El código advierte, más adelante que el padre o la madre que consideren haber sido
impedidos o limitados de ejercer el derecho a visitar a su hijo podrán interponer la demanda
correspondiente acompañando la partida de nacimiento que acredite su entroncamiento.

¿Cómo el juez atribuye la tenencia y el régimen de visitas


en Perú?
Tal como lo indicamos al iniciar el artículo, el
régimen de visitas tiene una condición previa: la separación. Desde esta óptica, debemos tener
claro, que solamente tiene sentido exigir un régimen de vistas cuando media la separación, ya
que, de no ser así no habría razón para hacerlo, porque se presume que mientras la pareja
está casada cohabita con los hijos y por ende no necesita visitarlos.

Ahora bien, la separación puede enmarcarse en 2 situaciones: i) cuando la pareja demanda la


separación y ii) cuando se separa de hecho.

El régimen de visitas y la patria potestad cuando la pareja


demanda la separación
Cuando la pareja demanda la separación, el juez, además de decidir sobre la separación
propiamente dicha, obligatoriamente debe pronunciase sobre tres asuntos de vital
importancia para la familia: el régimen de visitas, la patria potestad y los alimentos.
Siendo así, el juez otorga la patria potestad de los hijos al cónyuge inocente, es
decir, a aquel que NO haya sido culpable de la separación en caso de que se haya demandado
el divorcio por causal especifica. Así por ejemplo, si se demandó el divorcio por adulterio le
entregará la potestad de los hijos al cónyuge que fue víctima del engaño.
En contraparte, al cónyuge culpable le corresponderá un régimen de visitas.

Ahora bien también cabe la posibilidad de que ambos cónyuges sean culpables. En esa
situación, el juez deberá proceder de la siguiente manera:
 Los hijos varones mayores de siete años quedan a cargo del padre.
 Las hijas menores de edad y los hijos varones menores de 7 años quedan a cargo de la
madre.
Por último, existe una tercera posibilidad; esta es que la separación no se realice por causal
especifica sino por mutuo acuerdo. En este caso el juez deberá determinar la patria potestad
observando los intereses de los hijos menores de edad y la familia. Por lo general, el criterio
que más “pesa” es la posibilidad económica de los cónyuges.

La tenencia y el régimen de visitas en caso de separación de hecho


Cuando lo cónyuges o convivientes (¡!) no demandan la separación sino simplemente se
separan, la tenencia y el régimen de vistas de los hijos se determina de común acuerdo,
tomando en cuenta, dice el código, “el parecer del niño, niña o adolescente”.
Ahora bien, cabe la posibilidad de que no exista acuerdo entre los cónyuges o convivientes. En
ese caso el juez tomará la decisión en base a los siguientes criterios:

 El hijo deberá permanecer con el progenitor con quien vivió mayor cantidad de
tiempo, siempre que le sea favorable.
 El hijo menor de tres años permanecerá con la madre.
En contra partida el juez determinará un régimen de visitas para el cónyuge o conviviente que
no haya obtenido la tenencia.

La demanda de régimen de visitas

La demanda deberá interponerse cuando el


cónyuge o ex conviviente sienta vulnerado su DERECHO de visitar a sus hijos o hijas. En ese
caso, el ex cónyuge deberá acudir a un juez de familia para que por medio de un PROCESO
UNICO, este determine un régimen de visitas justo.

Siendo así, en la demanda se deberán exponer las razones de hecho y derecho que sustentan
el pedido de régimen de visitas, es decir, se deberá indicar que actualmente no se le permite
visitar a los hijos menores o que las visitas son muy esporádicas por causa del otro cónyuge.
Así también, en la demanda se deberán insertar todos los medios probatorios que se estimen
pertinentes.

Los trámites para pedir un régimen de visitas


Como se dijo, el régimen de visitas se tramita por la vía de un procedimiento legal
denominado PROCESO UNICO.

Siendo así, se deberá interponer una la demanda de régimen de visitas ante el juez
competente, que será el juez del distrito o localidad del domicilio del demandante o del
menor. Luego, una vez admitida la demanda el juez otorgará 5 días de plazo al demandado
para que conteste. Tras ello, dentro de los 10 días siguientes, el juez programara una fecha
inaplazable para la realización de la audiencia única, en la que finalmente tomará una decisión
y dictará sentencia.

¿Qué pasa en caso de incumplimiento del régimen de


visitas por el padre o la madre?
Una vez que el juez ha tomado una decisión sobre el régimen de visitas, esta es cumplimiento
obligatorio para el cónyuge que posee la tenencia del menor. En caso contrario, es decir, si
dicho cónyuge se niega a cumplir con lo dispuesto por el juez, se dará lugar a los apremios de
ley, y si a pesar de ello sigue habiendo resistencia, este hecho, podrá originar la variación de la
tenencia.

Para lograr ello (la variación de la tenencia) el cónyuge afectado con la vulneración del régimen
de visitas deberá solicitarlo al juez que conoció el primer proceso.

¿Existe un régimen de visitas para los abuelos?

Si bien es cierto que la ley no regula un


régimen de visitas específicamente para los abuelos, si señala , en cambio , que el régimen de
visitas decretado por el juez si podrá extenderse para los parientes hasta el cuarto grado de
consanguinidad y segundo de afinidad ; situación en la que evidentemente están incluidos los
abuelos.

Ahora también podría surgir otra pregunta:

¿Pueden los abuelos solicitar un régimen de vistas?


El código responde afirmativamente a esta pregunta, es decir, un abuelo si puede solicitar un
régimen de visitas, siempre y cuando, se manifiesten cualquiera de estas 3 situaciones:

 Que el padre haya fallecido.


 Que se encontrara fuera del lugar de domicilio.
 Que hubiera desaparecido.
¿Se puede pedir una modificación del régimen de visitas?
Efectivamente, el último párrafo del artículo 88 del Código de los niños y adolescentes, señala
que si las circunstancias lo ameritan se puede modificar el régimen de vistas.

Al igual que en el caso de la tenencia, el criterio básico para realizar la modificación es el


interés superior del niño, niña o adolescente.

Modelo de demanda de régimen de visitas


Especialista:
Expediente:
Cuaderno : PRINCIPAL
Escrito : 01
Sumilla: SOLICITO REGIMEN DE VISITAS.
SEÑOR JUEZ DE FAMILIA DE ___________
JUAN PEREZ ZUÑIGA, identificado con D.N.I N° __________, con domicilio real en
___________________ y procesal en__________________, me presento ante Ud. con el debido
respeto y digo:
I.- PETITORIO:
Que invocando mi derecho constitucional a la tutela jurisdiccional efectiva que se declare por
la vía de PROCESO NO CONTENCIOSO el RECONOCIMIENTO JUDICIAL DE LA UNION DE HECHO
que vengo sosteniendo con doña________________, con la finalidad de que se actúen los efectos
jurídicos prescritos por el artículo 326 del Código Civil. Todo ello, en atención a los
fundamentos de hecho y derecho que se exponen a continuación.

II.- FUNDAMENTOS DE HECHO:


1. Es el caso Sr Juez que conozco a doña ______________ desde el año 2004 y fue en el año
2005 en que nos volvimos enamoramos e incluso decidimos casarnos de religioso en el
año 2006.
2. Una vez casados, arrendamos un inmueble en la Av. ______ en donde libres de
impedimentos matrimoniales convivimos hasta la fecha, cumpliendo con los deberes de
lecho, cohabitación y demás similares al matrimonio. Es así, que como resultado de
nuestra vida de convivientes procreamos a nuestro menor hijo ________, quien hasta la
fecha tiene 8 años de edad.
3. En consecuencia, durante todos estos años de convivencia hemos adquirido algunos
bienes, razón que nos motiva a acudir a UD. para que se declare judicialmente el
reconocimiento de nuestra unión de hecho a efectos de acogernos al régimen de
sociedad de gananciales.
III.- FUNDAMENTACION JURÍDICA:
Amparo mi demanda en las siguientes disposiciones legales:

CONSTITUCION POLITICA DEL PERÚ


Artículo 5: “la unión estable de un varón y una mujer, libres de impedimento
matrimonial. Que forman un hogar de hecho, da lugar a una comunidad de bienes
sujetos al régimen de la sociedad de gananciales, en cuanto sea aplicables”.
CODIGO CIVIL:
Artículo 326: “La unión de hecho, voluntariamente realizada y mantenida por un
varón y una mujer, libres de impedimento matrimonial, para alcanzar finalidades y
cumplir deberes semejantes a los del matrimonio, origina una sociedad de bienes que
se sujeta al régimen de sociedad de gananciales, en cuanto le fuere aplicable, siempre
que dicha unión haya durado por lo menos dos años continuos. La posesión constante
de estado a partir de fecha aproximada puede probarse con cualquiera de los medios
admitidos por la ley procesal, siempre que exista un principio de prueba escrita.”
IV.- VÍA PROCEDIMENTAL:
La presente demanda le corresponde la vía del PROCESO NO CONTENCIOSO
V.- COMPETENCIA:
(…)

VI- MEDIOS PROBATORIOS:


(…)

VII. ANEXOS:
1-A Documento de identidad de ________
1-B Acta de nacimiento de ________-
1- C Contrato de arrendamiento de ____________