Sei sulla pagina 1di 39

ESTUDIOS BÍBLICOS

ELA:
LA SOBERANÍA DIVINA
EN ACCIÓN
(ESDRAS Y ESTER)
A menos que se indique lo contrario
todas las citas bíblicas están tomadas de la
Versión Reina-Valera 1960
Primera edición, 1997
© Todos los derechos reservados
editado por el personal de:
EDICIONES LAS AMÉRICAS, A.C.
Domicilio: Prol. Reforma 5514,
72130 Puebla, Pue., México
Dirección postal: Apartado 78, 72000 Puebla
Tels: 248-39-23; 248-23-23, FAX 249-59-84
ISBN 968-6529-61-6
CONTENIDO
ESDRAS
1. Profecías cumplidas
Esdras 1:1–2:70
2. Se inicia la construcción
Esdras 3:1–13
3. Cómo enfrentar la oposición
Esdras 4:1–24
4. La construcción se reanuda y concluye
Esdras 5:1–6:22
5. El regreso bajo Esdras
Esdras 7:1–8:36
6. Esdras dirige un avivamiento
Esdras 9:1–10:44
ESTER
7. Selección de una nueva reina
Ester 1:1–2:23
8. La seguridad amenazada
Ester 3:1–4:3
9. La firmeza de Mardoqueo
Ester 4:1–5:14
10. La derrota de Amán
Ester 6:1–7:10
11. Ascenso de Mardoqueo
Ester 8:1–17
12. Liberación de los judíos
Ester 9:1–10:3
LA SOBERANIA DIVINA EN ESDRAS
ACCIÓN
El regreso bajo Zorobabel 1:1– El regreso bajo Esdras 7:1–10:44
6:22
El edicto de Ciro 1:1–11 Esdras es acreditado 7:1–28
La lista de las personas 2:1–70 El viaje 8:1–36
El inicio de la construcción 3:1–13 La condición espiritual del pueblo 9:1–4
Se enfrenta la oposición 4:1–24 La confesión de Esdras y el avivamiento
La construcción terminada 5:1– resultante 9:5–10:44
6:22

1
Profecías Cumplidas
Esdras 1:1–2:70
Para el creyente en Dios, la soberanía divina se puede ver en todo tiempo y lugar.
Pero hay muestras de la soberanía que son más extraordinarias que otras. El libro de
Esdras pone de relieve varios ejemplos.
AUTOR Y FECHA
Siempre se ha considerado a Esdras como autor del libro que lleva su nombre.
Aunque él no presenció los hechos registrados en los primeros seis capítulos del libro,
tuvo a su disposición varias fuentes de información, como por ejemplo, documentos
oficiales (4:7–16) y genealogías (2:1–70). Originalmente, este libro formó parte de una
sola obra que incluía a Nehemías y Crónicas.
El libro de Esdras se divide en dos períodos de tiempo. El primero comienza con el
edicto de Ciro, rey de Persia para reconstruir el templo (expedido en el año 538 a.C.) y
se extiende hasta la terminación del templo en 515 a.C. Esdras no regresó a Jerusalén
sino hasta 457 a.C., y estaba allí todavía cuando llegó Nehemías en el año 444 a.C. De
modo que no se le puede poner fecha antes de 457 a.C. Es probable que el libro se haya
terminado entre 456 y 444 a.C.
TRASFONDO HISTÓRICO
Los judíos habían sido llevados cautivos a Babilonia en tres ocasiones, en los años
605, 597 y 586 a.C. Antes de llevarse a cabo el cautiverio, Dios prometió a través del
profeta Jeremías, que servirían al rey de Babilonia durante setenta años y después
volverían a su tierra (Jeremías 25:11 y 29:10). Ciro conquistó Babilonia en 539 a.C. y al
año siguiente promulgó un decreto que permitía a los judíos regresar a su tierra.
Algunos contemporáneos del período que abarca el libro de Esdras son: Hageo
(520), Zacarías (520–515), Ester (483–473), Malaquías (450–400) y Nehemías (445–
423). El profeta Daniel ya era muy anciano, pero vivía todavía cuando Babilonia cayó
en manos de los persas (Daniel 5:1–31).
Los reyes persas que se mencionan en Esdras son:
Ciro 538–530 a.C. Caps. 1–6 Hubo otros 2 reyes entre 530 y 521,
pero sus nombres no aparecen en el
libro de Esdras. Ellos son Cambises
hijo de Ciro (530–522) y Esmerdis
(522).
Darío I 521–486 a.C. Caps. 5–6
Jerjes 486–465 a.C. 4:6
(Asuero)
Artajerjes 464–423 a.C. 4:7–23 y caps. 7–10
Ya se ha hecho referencia a las tres deportaciones en 605, 597 y 586 a.C. También
sucedieron tres regresos al cumplirse el tiempo estipulado por Jeremías.

Zorobabel 538– Esdras 457–455 a.C. Nehemías 444–432 a.C.


515 a.C.
Reconstrucción Reforma del pueblo Reconstrucción del muro
del templo
PROPÓSITO DEL LIBRO
Para entender el propósito del libro, es menester reflexionar en los antecedentes que
ocurrieron antes del retorno de Esdras. Hacía ochenta y un años que Zorobabel había
regresado con los exilados para reconstruir el templo. Habían sufrido muchas pruebas
de parte de sus enemigos, y pasaron por muchas tentaciones. Varios se habían casado
con incrédulos. En fin, no anduvieron en obediencia al Señor. Esdras había observado
todo eso y llegó a Jerusalén con un propósito firme.
“ESDRAS HABÍA PREPARADO SU CORAZÓN:
a) PARA INQUIRIR LA LEY DE JEHOVÁ
b) Y PARA CUMPLIRLA,
c) Y PARA ENSEÑAR EN ISRAEL SUS ESTATUTOS Y
DECRETOS” (7:10).
Es lógico deducir que el propósito del libro era inculcar en los judíos la verdadera
adoración a Jehová en su templo y grabar en sus mentes las responsabilidades
relacionadas con el pacto.
ESTRUCTURA DEL LIBRO
El libro de Esdras gira alrededor de dos eventos especiales y bien marcados
1. El regreso de Zorobabel en 538 a.C. para la reconstrucción del templo Caps. 1–6
2. El regreso de Esdras en 457 a.C. para un avivamiento espiritual Caps. 7–10

¡PENSEMOS!
¿Quién es el autor del libro? ¿En qué fecha se escribió?
¿Cuál es el trasfondo histórico? ¿Quiénes eran algunos de
los contemporáneos del período que cubre el libro? ¿Cómo
se llamaban los cuatro reyes especificados en el libro? ¿Cuál
es el propósito del libro? ¿Cuál es su estructura?

DIOS VIGILA QUE SU PALABRA SE CUMPLA (1:1–11)


Se comprueba la autenticidad de Jeremías, Isaías y Daniel como
profetas 1:1–2
Las credenciales de un profeta quedan autenticadas cuando se cumplen sus profecías
(Deuteronomio 18:22). El libro de Esdras afirma que Isaías, Jeremías y Daniel fueron
profetas legítimos. Jeremías se menciona por nombre en Esdras 1:1. Jehová despertó el
espíritu de Ciro rey de Persia en su primer año, “para que se cumpliese la palabra de
Jehová [dicha] por boca de Jeremías” (Jeremías 25:11–12 y 29:10). Los “setenta años”
estaban a punto de cumplirse y era tiempo de que el remanente de judíos regresara a
Palestina.
Jeremías presenció el cautiverio babilónico (Jeremías 39–51), pero no logró ver el
cumplimiento de su profecía. Sin embargo, el Dios altísimo, que fue quien inspiró la
profecía, mostró su soberanía y fidelidad a su palabra, haciendo que se cumpliera a
cabalidad a su debido tiempo.
La expresión “en el primer año de Ciro rey de Persia” que aparece en Esdras 1:1, no
indica que Ciro llegara a ser rey de Persia aquel año, sino que ya lo había sido por unos
once años. La frase se refiere al primer año de la extensión de su imperio para abarcar a
Babilonia.
Esdras no menciona el nombre de Isaías, pero hace referencia a una de sus profecías
(1:1; véase también Isaías 44:28 y 45:1–5). Dios llamó por nombre a Ciro unos ciento
cincuenta años antes de que se realizara el regreso. Cuando llegó el momento para el
cumplimiento de la profecía de Isaías, otra vez el Señor mostró su soberanía y su
fidelidad a su palabra, tomando a Ciro por su mano derecha para sujetar a las naciones
delante de él y usarlo para hacer volver su pueblo escogido a Jerusalén.
Daniel profetizó la derrota de Babilonia por los medos y los persas, y se cumplió su
profecía la misma noche (Daniel 5:25–31).0
Ciro fue siervo de Jehová sin ser creyente 1:2
En su profecía acerca de Ciro, Isaías dice que el rey no conocía a Jehová (45:5)
aunque a primera vista, pareciera que había creído en “el Dios de los cielos”, ya que
habla de él en forma favorable, y le da crédito por haberle “dado todos los reinos de la
tierra” (1:2). Hasta especifica que Dios le había dado orden de edificarle casa en
Jerusalén. En realidad, en su soberanía, el Señor puede usar a los incrédulos para hacer
su voluntad.
Ciro tenía la política de repatriar a sus cautivos o devolverlos a su lugar de origen.
De modo que cuando conquistó Babilonia en 539 a.C., era muy natural que pronto
promulgara un decreto para que los judíos regresaran a Palestina. Aun su política era
parte del plan soberano de Dios. El Señor mismo había escogido y preparado a su
“ungido” (Isaías 45:1) para cumplir su voluntad.
Ciro también tenía la idea de que si trataba bien a los devotos de otros dioses, esos
mismos dioses rogarían a sus dioses para que lo bendijeran en los diferentes aspectos de
su vida. Estos conceptos se hacen constar en documentos hallados en el famoso cilindro
de Ciro, encontrado en Acmeta (6:2). Esos archivos dicen que él atribuyó la derrota de
Babilonia a Marduc, la deidad principal del panteón babilónico.

¡PENSEMOS!
Comente las profecías de Isaías, Jeremías y Daniel acerca de
Ciro, Persia, y el regreso a Jerusalén para edificar casa a
Jehová. ¿Cuáles son algunos atributos de Dios que se ponen
en evidencia al cumplirse esas profecías? ¿Por qué creen
algunos que Ciro se convirtió a Jehová? ¿Qué evidencias hay
de que probablemente no era creyente en Jehová, aunque le
reconocía? ¿Cuál era la política de Ciro en cuanto a los
cautivos?

EL DECRETO (1:1C–4)
Se divulgó por todo el reino 1:1c
El rey dio orden de que se pregonara un decreto por todo su reino, tanto de palabra
como por escrito. Su territorio era vasto. Se extendía desde la India hasta Etiopía hacia
el sur y hasta Grecia al norte. Es fácil imaginar la dificultad para que se pudiera divulgar
un mensaje en un territorio tan extenso sin disponer de las vías modernas de
comunicación.
Su contenido 1:2–4
1. El rey hizo referencia a Dios como “Jehová el Dios de los cielos” (1:2b). Este término
aparece nueve veces en el libro de Esdras, y afirma la soberanía de Dios. Ciro fue un
monarca que reinaba sobre un territorio enorme, pero Jehová reina desde los cielos,
sobre el mundo entero (Isaías 66:1).
2. Dijo que Jehová le había dado todos los reinos de la tierra, y le había mandado
edificarle casa en Jerusalén, en la provincia de Judá (1:2c). El famoso historiador Josefo
escribió que a Ciro le fue mostrada la profecía de Isaías 44:28 y deseaba cumplirla.
Algunos opinan que posiblemente Daniel le mostró la profecía. Esto es bastante creíble,
porque él jugó un papel importante en el gobierno persa después de servir por largos
años en el gobierno babilónico.
3. Dio libertad a todos los judíos para que regresaran a Jerusalén y edificaran casa a
Jehová (1:3).
4. Ordenó a todos los que hubieran quedado para que proporcionaran plata, oro, bienes y
ganado, y ofrendas voluntarias para la casa de Dios.
Su impacto 1:5–6
Los judíos estaban contentos con el decreto y pronto se movilizaron para iniciar el
regreso a su patria. Se mencionan primeramente a los líderes de las casas paternas de
Judá y de Benjamín, incluyendo a los sacerdotes y levitas. Se agregaron a ellos “todos
aquellos cuyo espíritu despertó Dios para subir a edificar la casa de Jehová” (1:5). Es
interesante notar que por segunda vez se hace referencia a la obra de Dios de despertar
el espíritu de las personas. Fue él quien despertó el espíritu de Ciro (v. 1c) y después el
de los que estuvieron dispuestos a regresar a Jerusalén. En ambos casos, el Señor tomó
la iniciativa y las personas demostraron sensibilidad a la obra del Espíritu de Dios,
obedeciéndole. ¡Bendito el hombre cuyo espíritu Jehová despierta!
Parece que la ayuda material, dada en abundancia según el v. 6; provino de los
vecinos gentiles y de judíos que no regresaron. Además de esas ofrendas voluntarias, el
rey, por mano de Mitrídates, sacó los utensilios de la casa de Jehová que
Nabucodonosor había saqueado de Jerusalén y los dio a cuenta a Sesbasar, príncipe de
Judá (1:7–8). Nabucodonosor había profanado esos utensilios, poniéndolos en la casa de
sus dioses (1:7b y Daniel 1:2). La devolución de esos utensilios era parte de la profecía
acerca del regreso de los judíos después que se cumplieran los setenta años (Jeremías
27:19–22).
No se sabe con certidumbre quien era Sesbasar, pero algunos eruditos creen que era
el nombre babilónico del mismo Zorobabel. Su argumento es como sigue: en Esdras
5:16 encontramos que “Sesbasar… puso los cimientos de la casa de Dios…” En
Zacarías 4:9 se profetiza que “las manos de Zorobabel echarán el cimiento de esta casa,
y sus manos la acabarán…” Parece que un solo hombre dirigió el trabajo y se usaron
dos nombres para referirse a él. Zorobabel era el nieto del malvado rey Jeconías (1
Crónicas 3:17–19).
Había un total de 5,400 utensilios de oro y de plata (1:11). Esa suma es distinta de
los 2,499 utensilios que se detallan en 1:9–10. Probablemente los mencionados con
detalle eran los de mayor tamaño e importancia, y no fueron incluídos los más pequeños
y de menor importancia, pero sí se incluyeron en la cifra mayor.
LISTA DE LAS PERSONAS QUE REGRESARON (2:1–63)
Primeramente, Esdras registra los nombres de los líderes (2:1–2). Los dos primeros
son los que más se mencionan en el resto del libro. Jesúa era el sumo sacerdote (3:2) y
se identifica como Josué en Hageo (Hageo 1:1), y en Zacarías (Zacarías 3:1). Zorobabel
era el gobernador de Judá (Hageo 1:1). Nehemías no es el Nehemías del libro que lleva
su nombre. El famoso gobernador no apareció sino hasta ochenta años más tarde.
Mardoqueo tampoco es el del libro de Ester.
El cuadro completo (2:1–65)
Cita Personas
Los dirigentes 2:1–2 11
Las familias 2:3–20 15,604
Las ciudades 2:21–35 8,540
Los sacerdotes 2:36–39 4,289
Los levitas 2:40–42 341
Los sirvientes 2:43–58 392
Las genealogías 2:59–63 652
inciertas
Total 29,829
NOTA: El total dado en 2:64–65 es de toda la congregación, y asciende a 49,897.
Es posible que la cifra mayor incluya a las mujeres y a los niños, así como a algunos
israelitas de las tribus del norte de Benjamín y Judá (los cuales no fueron incluidos en la
lista de 2:1–63).
De todo lo anterior, podemos hacer algunas observaciones:
1. Cualquier empresa necesita líderes.
2. Un esfuerzo de esa índole (la construcción del templo) requería la participación de
muchas personas.
3. Es importante contar con personas cuyo espíritu ha sido despertado por Jehová (1:5).
4. Siendo el templo el lugar designado para la adoración a Jehová, era necesario contar
con la ayuda de los sacerdotes y levitas (Números 3:1–10).
5. La exclusión de sacerdotes que no tuvieran los documentos necesarios iba de acuerdo
con la palabra de Dios (Números 3:10).
6. El propuesto uso del Urim y Tumim (Esdras 2:63) también es bíblico (Éxodo 28:30,
Números 27:21 y 1 Samuel 28:6). Parece que en aquel entonces Dios manifestaba su
voluntad por ese medio.
7. Al llegar a Palestina, todos habitaron en sus ciudades (2:70).

¡PENSEMOS!
¿Por dónde se divulgó el decreto del rey Ciro? Describa la
extensión territorial del reino de Persia. ¿Qué significa el
título “el Dios de los cielos”? Comente los detalles del
decreto. ¿Qué impacto causó? ¿Por qué cree que se
mencionan los utensilios del templo? ¿Cómo se llamaba el
sumo sacerdote? ¿Qué papel jugó Zorobabel? Según
Números 3:10, ¿por qué era peligroso entrar en el sacerdocio
sin las debidas credenciales? ¿Dónde habitaron las personas
después de llegar?

2
Se inicia la construcción
Esdras 3:1–13
Si usted estuviera a punto de comenzar la construcción de un templo para Dios en la
actualidad, ¿por dónde comenzaría? ¿Por el púlpito o con el bautisterio? Probablemente
antes pondría el fundamento. Generalmente así se hace, pero Zorobabel y Jesúa tuvieron
otra idea.
EDIFICACIÓN DEL ALTAR DEL DIOS DE ISRAEL (3:1–
2)
Trasfondo histórico
Desde el comienzo de la relación entre Dios y Abram, los altares fueron de gran
importancia en la vida de él y sus descendientes (Génesis 12:7 y 13:4). Después de
recibir la promesa de la tierra para su descendencia, el patriarca “edificó allí un altar a
Jehová” (Génesis 12:7). Al llegar a ese mismo lugar después de su estancia en Egipto,
“invocó allí Abram el nombre de Jehová” (Génesis 13:4). Es evidente que los altares se
asociaban con la adoración a Dios.
Al finalizar la entrega de los diez mandamientos, el Señor ordenó lo siguiente
referente a los altares: “Altarde tierra harás para mí, y sacrificarás sobre él tus
holocaustos y tus ofrendas de paz, tus ovejas y tus vacas; en todo lugar donde yo hiciere
que esté la memoria de mi nombre…” (Éxodo 20:24).
En la revelación que Dios le dio a Moisés acerca del tabernáculo, se incluyeron
instrucciones específicas acerca del altar de bronce (Éxodo 27:1–8): sobre ese altar se
presentarían los sacrificios.
Salomón también hizo un altar de bronce para el templo (2 Crónicas 4:1). La
destrucción del templo por Nabucodonosor en 586 a.C. incluyó ese altar (2 Crónicas
36:19).
Siendo que los sacrificios habían de hacerse sobre el altar de Jerusalén
(Deuteronomio 12:4–7 y 2 Crónicas 6:5–6), los judíos estuvieron privados de ese
privilegio durante el cautiverio. Con razón el remanente fiel que regresó con Zorobabel
y Jesúa estaba muy deseoso de hacer el altar y renovar los sacrificios. Probablemente
eso explica el hecho de edificar el altar antes de poner los cimientos del templo (Esdras
3:2).
Parece que el templo de Salomón fue edificado primero y después se hizo el altar (2
Crónicas 3:1 y 4:1). Evidentemente, mientras se construía el templo de Salomón, los
judíos seguían adorando en el tabernáculo que estaba en Sión (2 Crónicas 5:1–5).
La fecha 3:1 y 6
En el capítulo anterior se hizo referencia al hecho de que los que regresaron
habitaron en sus ciudades (2:70). En 3:1 se hace constar que ya estaban “establecidosen
las ciudades”. No se presentan fechas para explicar cuánto tiempo duró el proceso de
establecerse. No se sabe tampoco cuándo salieron de Persia, ni cuánto tiempo tardaron
en llegar a Jerusalén. Sabemos que Esdras y sus acompañantes hicieron el viaje en
cuatro meses (Esdras 7:8–9).
La referencia al séptimo mes de 3:1, puede tener varios significados. Puede referirse
al séptimo mes después de salir de Babilonia o al séptimo mes después de llegar a
Jerusalén. Lo que sí es seguro es que coincide con el séptimo mes del calendario usado
por los judíos. El séptimo mes, que corresponde a parte de septiembre y octubre,
siempre había sido de gran importancia en la vida religiosa de los israelitas.
TRES FIESTAS RELIGIOSAS SIEMPRE
SE CELEBRABAN EN EL SÉPTIMO MES:
LA FIESTA DE LAS TROMPETAS
EN EL PRIMER DÍA (NÚMEROS 29:1–6);
EL DÍA DE LA EXPIACIÓN (LEVÍTICO 23:26–32);
LA FIESTA DE LOS TABERNÁCULOS (LEVÍTICO 23:33–44)
Parece que los judíos no querían perderse de ninguno de esos días tan especiales.
Por eso, comenzaron a ofrecer holocaustos a Jehová el primer día del séptimo mes (3:6).

¡PENSEMOS!
¿Con qué se asociaba el altar en la vida de los judíos? ¿Qué
papel jugaba el altar de bronce en el tabernáculo ye en el
templo? ¿En qué año y por quién fueron destruidos el
templo y el altar? ¿Cuáles eran las tres fiestas que se
llevaban a cabo históricamente en el séptimo mes en la vida
de los judíos?
¿En qué fecha se edificó el altar mencionado en Esdras?

Los participantes 3:1–2


Evidentemente todos participaron en edificar el altar y hacer sacrificios al Señor. El
primer versículo dice que “sejuntó el pueblo como un solo hombre en Jerusalén”. Los
israelitas estaban ansiosos de consagrarse de nuevo a Dios. Recordaban que habían sido
entregados al cautiverio por sus pecados, y no querían correr el riesgo de una repetición
de semejante castigo.
Es interesante que el nombre de Jesúa el sumo sacerdote, surge primero en la
referencia a la edificación del altar. Era un trabajo netamente religioso y él era el líder
espiritual (3:2a). Casi siempre se menciona a Zorobabel primero, porque él era el líder
general y el gobernador, pero este momento pertenecía a Jesúa y sus hermanos los
sacerdotes, aunque Zorobabel sí estuvo presente y participó en ese acto de tanta
importancia en la vida nacional (3:2b).
Los motivos 3:3–5
Ya se ha hecho mención de su deseo ardiente de reanudar una relación correcta con
Jehová. Parece que querían acatar las instrucciones de la ley de Moisés en cuanto a los
sacrificios (3:2c–6a). También estaban motivados por el “miedode los pueblos de las
tierras” (3:3b). Si bien es cierto que Ciro tenía la política de repatriar a sus cautivos, los
asirios los arrancaban de sus países y los asimilaban en otras culturas. Fue así que
Palestina había sido poblada de gente de otras partes que desconocía a Jehová y la
religión de los judíos (2 Reyes 17:24–25). Por consiguiente, eran hostiles a los judíos, y
éstos tenían razón en tenerles miedo. El remanente quería disfrutar del amparo y
protección de Dios mientras llevaba a cabo su proyecto de edificar templo a Jehová.
Hicieron bien en levantar el altar, pero hacía falta algo: “…los cimientos del templo
de Jehová no se habían echado todavía” (Esdras 3:6).

¡PENSEMOS!
¿Quién dirigió la edificación del altar? ¿Quiénes
participaron? ¿Qué motivos tenían los judíos? ¿Por qué
tenían miedo de los pueblos de las tierras? Según 2 Reyes
17:24–25, ¿de dónde habían venido esos pueblos? ¿Cómo
concluye Esdras 3:6?

COMIENZO DE LA CONSTRUCCIÓN DEL TEMPLO


(3:7–13)
Los arreglos 3:7
Los dirigentes adelantaron dinero a los albañiles y carpinteros así como comida,
bebida y aceite a los sidonios y tiros. Además, contrataron la compra de madera de
cedro que debía traerse por mar desde el Líbano a Jope (3:7). Los arreglos hechos en
esta ocasión son muy parecidos a los que hizo Salomón en 966 a.C. para la adquisición
de materiales para el templo original (2 Crónicas 2:1–16). Hay varias referencias
bíblicas a los cedros del Líbano (Salmos 104:16, Cantares 5:15 e Isaías 14:8). Los
gastos para la adquisición de esos materiales fueron sufragados por las ofrendas del
pueblo (2:68–69) y por el rey Ciro (6:3–4).
Fecha y delegación de la dirección de la obra 3:8
El trabajo comenzó en el segundo mes (mayo-junio) del segundo año de la llegada a
la casa de Dios en Jerusalén, precisamente 70 años después de la primera deportación
realizada en 605 a.C. (3:8a). Salomón empezó la construcción del primer templo en el
mismo mes 430 años antes (2 Crónicas 3:1–2). Tardaron siete meses después de la
edificación del altar, porque tuvieron que organizarse y conseguir los materiales para la
construcción del templo.
Zorobabel se menciona primero en esta ocasión, pero inmediatamente después de su
nombre se registra el hecho de que también cooperó Jesúa juntamente con sus hermanos
(3:8b). Delegaron la supervisión del trabajo a los levitas de veinte años para arriba
(3:8c), y la responsabilidad cayó sobre tres familias de levitas, las de Jesúa, Cadmiel y
Henadad (3:9).
Alabanza espontánea 3:10–11
La colocación de los cimientos fue acompañada de alabanzas de parte de los
sacerdotes y los levitas hijos de Asaf. Los primeros tocaron trompetas, y éstos, címbalos
(3:10). Este acto de adoración se hizo siguiendo la ordenanza dada por David rey de
Israel (1 Crónicas 6:31; 16:4–5 y 25:1). El cántico que entonaron: “Porque él es bueno,
porque para siempre es su misericordia sobre Israel” (3:11a) viene de Salmos 136:1.
Todo el pueblo se involucraba en la expresión de júbilo al Señor (3:11b). El regocijo
demostrado aquí se expresó en forma casi exacta en el tiempo de Salomón, pero hasta la
dedicación del templo completo (2 Crónicas 5:11–14).
Reacciones mixtas 3:12–13
Entre las casi cincuenta mil personas que regresaron para edificar el templo, había
algunas que recordaban el primer templo con toda su majestuosidad. Viendo echar los
cimientos del nuevo templo, lloraban en alta voz (3:12a). Probablemente su llanto se
debía al hecho de que ese templo era más pequeño y menos lujoso. Otros daban grandes
voces de alegría (3:12b). Era difícil distinguir los gritos de alegría de la voz del lloro
(3:13a). El ruido se oía de lejos porque el pueblo clamaba con gran júbilo (3:13b).

¡PENSEMOS!
¿De dónde fue traído el cedro para la construcción del
templo? ¿En qué fecha comenzó el trabajo? ¿A quiénes fue
delegada la supervisión? Describe la alabanza elevada a
Jehová cuando los albañiles echaban los cimientos. ¿Cuáles
fueron las reacciones del pueblo al ver que se colocaban los
cimientos? ¿Por qué lloraron algunos?

3
Cómo enfrentar la oposición
Esdras 4:1–24
Cuando la obra de Dios progresa, Satanás siempre se opone. Los sucesos del cuarto
capítulo de Esdras corroboran este principio. Al terminar el capítulo tres, se observa
mucha alegría por la colocación de los cimientos de la casa de Dios (3:10–13). Pero al
principiar el capítulo cuatro, se aprecia de inmediato la oposición de los enemigos de
Judá y de Benjamín (4:1).
El principio de la oposición a la obra de Dios está en vigor en la actualidad, y es
menester que los creyentes en Jesucristo conozcan las artimañas de Satanás para que sus
ataques no nos encuentren desprevenidos. Cuando un creyente pasa por una experiencia
decisiva, puede estar seguro de que pronto vendrá una prueba en su vida.
Cuando hay un avivamiento en la iglesia o un nuevo avance, como el comienzo de
una construcción, el enemigo acecha, tratando de frustrar la obra de Dios. El creyente
no debe contemplar este principio con fatalismo, sino con valor para estar prevenido
cuando la oposición se manifieste (2 Corintios 2:10–11, Santiago 4:7 y 1 Pedro 5:8–9).
El triunfo del creyente es seguro (1 Juan 4:4).
“RESISTID AL DIABLO, Y HUIRÁ DE VOSOTROS”
(SANTIAGO 4:7)
OPOSICIÓN SUTIL 4:1–3
Los enemigos del pueblo de Dios vinieron a Zorobabel, y a los jefes de casas
paternas, y les dijeron: “Edificaremos con vosotros, porque como vosotros buscamos a
vuestro Dios, y a él ofrecemos sacrificios desde los días de Esarhadón rey de Asiria, que
nos hizo venir acá” (Esdras 4:2). Los asirios tenían la política de trasladar sus súbditos
de distintos países a lugares conquistados con el objeto de asfixiar el espíritu
nacionalista. Cuando Esarhadón conquistó a Israel en 669 a.C., trajo consigo a personas
de Babilonia, de Cuta, de Ava, de Hamat y de Sefarvaim, y las puso en las ciudades de
Samaria (2 Reyes 17:24). En vez de convertirse a Jehová, esas personas sólo agregaron
unas prácticas de los samaritanos a su devoción a sus ídolos (2 Reyes 17:33). Eso se
llama sincretismo, que es algo desagradable ante los ojos de Dios. Él exige lealtad
exclusiva y no comparte su gloria con nadie (2 Reyes 17:34–41).
La propuesta fue rechazada por Zorobabel, Jesúa y los demás jefes de las casas
paternas de Israel. Hicieron una magnífica decisión. La luz no puede tener comunión
con las tinieblas (2 Corintios 6:14).
“¿ANDARÁN DOS JUNTOS, SI NO ESTUVIEREN DE
ACUERDO?” (AMÓS 3:3)
Hoy en día, el diablo emplea la misma astucia. Llegan a las puertas personas
cargando material religioso, y al ver una Biblia dicen: “¡Qué gozo ver que tienen Biblia!
Nosotros también estudiamos la Biblia. Si le parece, podemos llegar cada semana en el
mismo día y a la misma hora para tener una clase bíblica” Otros dicen: “Somos una
misma cosa; trabajemos juntos”

¡PENSEMOS!
¿Qué sucede por lo general después de que un creyente o
una iglesia pasan por una experiencia cumbre? ¿Qué puede
hacer el creyente para ahuyentar al enemigo? ¿Quiénes se
opusieron a la construcción del templo? ¿Cuál de las
artimañas del diablo usaron en Esdras 4:2? ¿Cómo
respondieron Zorobabel, Jesúa y los demás jefes de casas
paternas de Israel? ¿Cuáles son algunos ejemplos hoy en día
de la misma táctica de parte de Satanás? ¿Cuál debe ser
nuestra respuesta? ¿Cuáles son algunos versículos que
pueden ayudar al creyente a enfrentar semejante prueba?

OPOSICIÓN ABIERTA 4:4–24


Este pasaje menciona cuatro reyes diferentes, Ciro y Darío (4:5 y 24), Asuero o
Jerjes I (4:6), y Artajerjes (4:7, 8, 11 y 23); es evidente que los eventos registrados no
suceden en orden cronológico. Es necesario entender eso para captar el sentido correcto
del contenido del pasaje. La oposición comenzó en los días de Ciro, 538–530 (4:5b), y
continuó hasta el reinado de Darío, 521–486 (4:5c). El versículo 6 da otra clave: “Y en
el reinado de Asuero…”, o sea, Jerjes I, 486–465. El versículo 7 agrega: “También en
días de Artajerjes…”, 464–423. Lo que tiene en común cada una de estas citas es que
hacen referencia a distintas clases de oposición abierta, no a una sola de ellas. El
versículo 24 sigue cronológicamente al versículo 5. Los versículos 6–23 son un
paréntesis que presenta la historia de la oposición.
OPOSICIÓN EN EL REINADO DE CIRO Y DARÍO 4:4–5
En el ataque inicial usaron sutileza. En el segundo, emplearon la intimidación
(4:4a). Su meta era atemorizar al pueblo para que no edificara (4:4b). También hicieron
uso del soborno (4:5a). Probablemente contrataron los servicios de unos consejeros que
eran expertos en relaciones públicas de la corte de Susa. Para ese entonces, Daniel ya
había muerto. De modo que el pueblo de Dios no tenía quien le representara en la
capital de Persia. Esdras indica que esa campaña de intimidación y soborno duró el resto
del reinado de Ciro (4:5c) y hasta el segundo año del reinado de Darío (4:5c y 24); la
amenaza comenzó en el año 535 a.C. Darío empezó su reinado en el año 521. De modo
que ese esfuerzo malvado se prolongó durante quince años, y tuvo el efecto que
deseaban los enemigos del pueblo. Se detuvo la edificación del templo durante esos
quince años.
LA EDIFICACIÓN FUE SUSPENDIDA POR QUINCE
AÑOS, DE 535–520 A.C.
OPOSICIÓN EN EL TIEMPO DE ASUERO 4:6
En 4:6, Esdras abandona la narración de los eventos de aquel entonces y prosigue el
hilo de la oposición, pasando por alto unos 34 años. En el principio del reinado de
Asuero, Jerjes I, quien era el monarca en tiempos de Ester (486–465; Ester 1:1), hubo
otra amenaza en contra del pueblo (Esdras 4:6). Escribieron acusaciones contra los
habitantes de Judá y de Jerusalén (4:6). En este versículo Esdras no registra los detalles,
ni da el resultado de las cartas; sólo hace constar que tal cosa sucedió. A propósito, ya
habían pasado 52 años después de la llegada de Zorobabel y los que le acompañaron, y
el templo ya se había terminado. Su oposición se manifestó en contra de la edificación
del muro.

¡PENSEMOS!
¿Qué clase de oposición desplegaron los enemigos del pueblo
judío después de fracasar en su oposición sutil? ¿Cuáles son
los nombres de los diferentes reyes persas mencionados en
Esdras 4? Hay un famoso paréntesis en Esdras 4:6–23, ¿de
qué se trata? ¿Por cuánto tiempo fue detenida la
construcción del templo? ¿En qué año comenzó a reinar
Asuero? ¿Cuántos años habían estado de regreso en
Jerusalén Zorobabel y sus compañeros cuando subió al
poder Asuero? ¿Cuál es el nombre de una famosa reina de
Asuero?

OPOSICIÓN EN EL TIEMPO DE ARTAJERJES 4:7–23


Artajerjes reinó de 464–423 a.C. Esdras y Nehemías regresaron durante su reinado.
El primero en 458 y el segundo en 444. Esdras sigue su tema de la oposición a la
construcción, que los judíos procuraban llevar a cabo. Fueron escritas dos cartas, la
primera de parte de Bislam, Mitrídates, Tabeel y otros compañeros suyos (4:7); la
segunda de parte de Rehum canciller y Simsai secretario (4:8). Parece que el primer
grupo se componía de hombres de Samaria y el segundo de persas que eran oficiales del
gobierno del rey Artajerjes. Ambas cartas se dirigieron al rey Artajerjes (4:7–8).
En ellas, protestaban por la llegada de los judíos a Jerusalén para levantar los muros
y reparar los fundamentos. La obra ya estaba en proceso (4:12); si el proyecto tenía
éxito, el rey perdería tributo, impuestos y rentas, y el erario real se vería menoscabado
(4:13). Era menester hacer una investigación en el libro de las memorias de los padres
de Artajerjes para enterarse del hecho de que Jerusalén siempre había sido una ciudad
rebelde (4:14–15) y había sido destruida por sus rebeldías. Advirtieron también que si la
ciudad fuera reedificada y sus muros levantados, el rey perdería toda la región que se
encontraba más allá del río Éufrates (4:16).
La respuesta del rey Artajerjes causó mucho regocijo de parte de los enemigos del
pueblo judío (4:17–23). La investigación se había llevado a cabo y las acusaciones
habían sido confirmadas (4:17–19). El rey también se enteró de que Jerusalén había
tenido reyes fuertes que dominaron en toda la región más allá del río, y que recibían
tributo, impuestos y rentas (4:20). Entonces el rey dictó la siguiente orden:
“AHORA, PUES, DAD ORDEN
QUE CESEN AQUELLOS HOMBRES,
Y NO SEA ESA CIUDAD REEDIFICADA
HASTA QUE POR MÍ SEA DADA NUEVA ORDEN”
(4:21).
OBSERVACIONES:
1. La construcción mencionada en esta orden no tiene en mente el templo. Se había
terminado la edificación del templo en 520 a.C. Hay que recordar que Esdras está
desarrollando el tema de la oposición, y no está siguiendo una cronología. Está
refiriéndose a eventos que sucedieron muy poco antes de la llegada de Nehemías en 444
a.C.
2. El mismo rey anuló esa orden como hace constar Nehemías 2:1–10. He allí otra
muestra de la soberanía de nuestro Señor, quien permitió la cesación del trabajo, pero a
su tiempo conmovió el corazón de Nehemías para que fuera a llevar a cabo la
construcción del muro. Nehemías, siendo un siervo predilecto del rey, después de
mucha oración, consiguió permiso para regresar y hacer el mismo trabajo que Artajerjes
había detenido.
“COMO LOS REPARTIMIENTOS DE LAS AGUAS,
ASÍ ESTÁ EL CORAZÓN DEL REY EN LA MANO DE
JEHOVÁ A TODO LO QUE QUIERE LO INCLINA”
(PROVERBIOS 21:1).
Artajerjes llamó la atención de sus oficiales a la importancia de proceder con
urgencia, para que el daño en perjuicio de los reyes no creciera (4:22). Rehum canciller
y Simsai secretario y sus compañeros, acataron las instrucciones del rey
apresuradamente. Hicieron cesar la construcción con poder y violencia (4:23). Por lo
que dice Nehemías, parece que aquellos hombres excedieron las instrucciones del rey.
Derribaron el muro, y quemaron las puertas (Nehemías 1:3). Artajerjes ordenó sólo la
cesación del trabajo, no la destrucción de lo que ya se había levantado.
ESDRAS VUELVE A LA EDIFICACIÓN DEL TEMPLO 4:24
Ya se ha dicho que los versículos 6–23 son un paréntesis. De modo que ahora, nos
conviene volver al versículo 5 para repasar su contenido y después leer el versículo 24
para seguir los eventos en su orden consecutivo. Esdras dice que la edificación de la
casa de Dios fue suspendida hasta el año segundo del rey Darío (4:24). Se detuvo la
construcción desde 535 hasta 520 a.C.

¡PENSEMOS!
¿Cuáles eran las acusaciones en contra del pueblo judío que
fueron presentadas al rey Artajerjes? ¿Qué hizo el rey al
hacer sus averiguaciones? ¿Qué puerta dejó abierta en
4:21c? ¿Qué hicieron Rehum y Simsai al recibir la carta del
rey? ¿Cuál era la construcción que ellos detuvieron? ¿A qué
edificación se refiere 4:24?

4
La construcción se reanuda y
concluye
Esdras 5:1–6:22
LA EDIFICACIÓN REANUDADA 5:1–2
Hageo y Zacarías fueron contemporáneos de Zorobabel y Jesúa. Cuando se detuvo
la construcción del templo por tanto tiempo, esos profetas se procuparon mucho, y con
exhortación y profecía animaron al remanente fiel a seguir adelante con el trabajo
(Esdras 5:1; Hageo 1:7–8 y Zacarías 1:16). Como resultado del ministerio de esos fieles
siervos de Dios, Zorobabel, Jesúa y los profetas de Dios, se comenzó a reedificar la casa
de Dios (5:2).
PROTESTA POR LA EDIFICACIÓN 5:3–4
Una vez que se reanudó la construcción, vino Tatnai gobernador del otro lado del
río, juntamente con Setar-boznai y sus compañeros, para interrogar a los edificadores
acerca del trabajo que desempeñaban. Tatnai era gobernador de una región que abarcaba
toda Palestina y Siria. No se ha de confundir su autoridad con la de Zorobabel. Éste sólo
gobernaba sobre Judá. Tatnai estaba actuando bien, de acuerdo con la situación
prevaleciente en Persia en aquel entonces. Durante la primera parte del reinado de Darío
hubo mucha turbulencia política, por lo que se podría creer que el edificio que los judíos
levantaban sería usado en una rebelión contra del imperio. Tenían dos preguntas: (5:3–
4)
1. “¿Quién os ha dado orden para edificar esta casa y levantar estos muros?” (5:3b)
2. “¿Cuáles son los nombres de los hombres que hacen este edificio?” (5:4)
Esdras no dio respuesta a esas preguntas allí mismo, sino que las incluyó como parte
de una carta que las autoridades persas enviaron al rey Darío (5:11).
CONCESIÓN OTORGADA 5:5
Probablemente Esdras no registra toda la conversación que hubo entre los dos
grupos. De modo que no se sabe si los judíos pidieron permiso para seguir trabajando o
si Tatnai tomó la iniciativa para extenderlo. Lo que sí es cierto es que Dios intervino.
“MAS LOS OJOS DE DIOS ESTABAN SOBRE LOS
ANCIANOS DE LOS JUDÍOS, Y NO LES HICIERON
CESAR HASTA QUE EL ASUNTO FUESE LLEVADO A
DARÍO” (5:5).
No sabemos cuánto tiempo duró el viaje y la investigación, pero cuando menos se
llevó algunos meses. De modo que la concesión de seguir trabajando permitió que se
lograra un gran progreso en la construcción. Lo que tenemos aquí es otra evidencia de
“la buena mano de Dios” que estaba sobre ellos (Esdras 7:6, 9, 28; 8:18, 22, 31).

¡PENSEMOS!
¿Qué papel tuvieron los profetas Hageo y Zacarías para que
se reanudara la reedificación de la casa de Dios? ¿Qué pasó
poco después de reanudarse la edificación? ¿Quién era
Tatnai? ¿Sobre qué países era gobernador? ¿Cuáles fueron
las dos preguntas que hicieron a los judíos? ¿Por qué tenía
razón Tatnai en preocuparse por la construcción? ¿Cuál fue
la concesión dada a los judíos? ¿Cuál era la expresión que
Esdras usaba con frecuencia para reconocer el favor de Dios
sobre su pueblo?

UNA CARTA PARA EL REY DARÍO 5:6–17


Tatnai, Setar-boznai, y sus compañeros los gobernadores que estaban al otro lado
del río, enviaron una carta al rey Darío. Esdras registra el hecho de que lo que él escribe
en su libro es una copia de esa carta (5:6). Sus puntos más sobresalientes fueron:
1. La investigación hecha de parte de Tatnai y sus acompañantes (5:8a).
2. El progreso hecho en la reconstrucción. Estaba bien adelantada y se hacía con prisa
(5:8b y c).
3. Hace referencia a las dos preguntas hechas a los judíos (5:9–10).
4. La respuesta de los judíos (5:11–16).
a. No dieron sus nombres. Dijeron que eran siervos del Dios del cielo y de la tierra
(5:11a). Vea el comentario de 1:2 bajo el título “el Decreto”.
b. Mencionaron la reedificación de la casa que el gran rey de Israel (Salomón) había
terminado (5:11c).
c. Reconocieron que el pueblo judío había sido llevado cautivo a Babilonia porque sus
padres habían provocado la ira del Dios de los cielos (5:12).
d. Incluyeron el hecho de que en su primer año, Ciro había dado orden para la
reedificación de la casa de Dios (5:13).
e. Relataron que Nabucodonosor había llevado a su templo en Babilonia los utensilios
de oro y de plata de la casa de Dios, y que Ciro los había devuelto para ser llevados de
regreso a la casa de Dios (5:14–15).
f. Añadieron que cuando llegó, Sesbasar puso los cimientos de la casa de Dios, y desde
entonces y hasta ese momento, la construcción se había llevado a cabo, pero aún no
estaba terminada (5:16).
5. Pidieron al rey que buscara en los archivos de los tesoros del rey en Babilonia para ver
si era cierto que Ciro había dado orden para la reconstrucción de la casa de Dios e
informarles de su voluntad (5:17).
LA RESPUESTA DEL REY DARÍO 6:1–12
Bajo orden del rey buscaron en la casa de los archivos en Babilonia, pero no se halló
el documento (6:1). Entonces se hizo una investigación en Acmeta, y allí sí se encontró
el libro que contenía la información (6:2). Acmeta (también Ecbatana) es la actual
Hamodán, que se encuentra en el camino entre Bagdad y Teherán. Dista unos 500
kilómetros al noreste de Babilonia. El documento se encontraba allí porque es donde el
rey Ciro pasó el verano cuando publicó el decreto. El contenido pertinente es como
sigue:
1. La orden de Ciro para la reedificación de la casa de Dios en Jerusalén como lugar para
ofrecer sacrificios (6:3a).
2. Las medidas y los materiales del templo (6:3b–4a). Había de tener sesenta codos de
altura y sesenta codos de anchura (27.7 metros, 6:3b). Habían de colocar tres hileras de
piedras grandes, y una de madera nueva (6:4a y 1 Reyes 6:36).
3. Se otorgaba un subsidio del gobierno para la reedificación (6:4b).
4. La devolución de los utensilios de oro y de plata y la colocación de ellos en su lugar
(6:5). Los detalles acerca de las medidas, los materiales, el gasto, y la colocación de los
utensilios del templo en su lugar no se encuentran en la proclamación de Esdras 1:2–4,
pero son propios de un documento oficial.
LAS INSTRUCCIONES DEL REY 6:6–12
Al finalizar el informe, el rey Darío dio órdenes referentes al trabajo. Tatnai y sus
colegas debían de alejarse de allí (6:6) y dejar que el gobernador de los judíos y sus
ancianos reedificaran la casa de Dios en su lugar (6:7).
Ordenó también que los gastos fuesen sufragados del tributo del otro lado del río y
que fuesen dados puntualmente para que no cesara el trabajo (6:8).
Además, debían proveer todo lo necesario para los sacrificios “agradables al Dios
del cielo” de acuerdo con las instrucciones de los sacerdotes en Jerusalén (6:9–10). Las
instrucciones detalladas en cuanto a los materiales para la adoración da la idea de que
Darío consultó con algunos judíos para redactar esta parte de su respuesta.
UNA ADVERTENCIA 6:11–12
El rey Darío pronunció una sentencia drástica en contra de cualquiera que alterara su
decreto. Sería ahorcado sobre un madero arrancado de su propia casa y su casa sería
convertida en muladar por eso (6:11). El rey también declaró que cualquier rey o pueblo
que pusiera su mano para cambiar o destruir esa casa de Dios sería destruido (6:12).
Esa maldición se ha cumplido en cuando menos tres ocasiones. Antíoco Epífanes
profanó el templo en 168 a.C., y murió loco tres años después; Herodes, quien añadió
mucho al templo para su propia gloria, murió comido por gusanos (Hechos 12:20–23); y
los romanos, que destruyeron el templo en 70 d.C., después sufrieron la pérdida de su
imperio.

¡PENSEMOS!
¿Dónde se encontró el documento que contenía el decreto de
Ciro acerca de la reedificación de la casa de Dios? ¿Por qué
estaba allí y no en Babilonia? ¿Qué detalles contenía el libro
que no estaban en el decreto publicado por el rey Ciro en
Esdras 1:2–4? ¿Qué instrucciones dio el rey Darío a Tatnai y
sus colegas? ¿Qué sentencia pronunció el rey en contra de
quien alterara el decreto? ¿De qué manera se ha cumplido la
maldición sobre quienes han cambiado o destruido el
templo?

CONCLUYE LA CONSTRUCCIÓN 6:13–15


Tatnai, Setar-boznai y sus compañeros acataron puntualmente las órdenes del rey
(6:13), y los ancianos de los judíos siguieron edificando y prosperando, animados por
las predicciones de los profetas Hageo y Zacarías (6:14a)
Es muy interesante la frase que Esdras usa en 6:14b para registrar el hecho de que la
edificación se terminó. Primeramente hace bien en decir que fue “por orden del Dios de
Israel”. Si bien es cierto que los reyes intervinieron, fue el Dios soberano el que lo
controlaba todo. Menciona a tres reyes, Ciro, Darío y Artajerjes, y en este versículo no
especifica la terminación de la casa de Dios. De modo que es posible que hace
referencia a la construcción entera, la del templo y la del muro. El muro no se terminó al
mismo tiempo que el templo, pero cuando Esdras escribió el libro, ambos estaban
terminados. En este caso, hace bien en incluir el nombre de Artajerjes, porque él dio
órdenes referente a la construcción del muro pero no sino hasta después de la
terminación de la casa de Dios.
En el versículo 15, sí menciona específicamente la casa de Dios, y dice que fue
terminada en el tercer día del mes de Adar en el sexto año del reinado del rey Darío
(6:15). Esa fecha corresponde al 12 de marzo de 515 a.C.
DEDICACIÓN DEL TEMPLO 6:16–18
Una vez terminada la edificación de la casa de Dios, fue dedicada con gozo. Ese
acto de júbilo fue dirigido por los sacerdotes y los levitas, y participó todo el remanente
que había regresado (6:16). Fueron ofrecidos animales apropiados en expiación por todo
el pueblo (6:17). Una comparación ligera entre el número de animales sacrificados en
esta ocasión con los que fueron sacrificados en la dedicación del templo de Salomón,
demuestra la pobreza en que se encontraba el pueblo en esta dedicación (compare 6:17
con 1 Reyes 8:63).
Los doce machos cabríos representaban las doce tribus de Israel (6:17). Este detalle
es interesante en vista del hecho de que la mayoría de los que regresaron eran de las
tribus de Judá y de Benjamín (1:5). Pero ellos querían reflejar la unidad nacional que un
día será realidad (Ezequiel 37:15–22). Los sacerdotes fueron puestos en sus turnos y los
levitas en sus clases, para que sirvieran a Dios en Jerusalén, de acuerdo con lo escrito
por Moisés (6:18, y Números 3:5–10 y 8:5–14).
CELEBRACIÓN DE LA PASCUA 6:19–22
El templo fue terminado el tercer día del último mes del calendario judío (6:15) y no
perdieron tiempo para restaurar una de las fiestas más importantes de su vida nacional.
A los catorce días del primer mes celebraron la pascua (6:19), recordando así la mano
poderosa y misericordiosa de Jehová que había librado a sus padres de la esclavitud
egipcia y a sus primogénitos de la muerte. La celebración de esa fiesta era ordenanza de
Dios (Éxodo 12:1–14). Hacía setenta años que no habían tenido semejante privilegio.
De modo que su gozo fue muy grande. Los sacerdotes y los levitas se habían purificado
para la ocasión, y sacrificaron la pascua por todos los hijos de la cautividad, y por sus
hermanos los sacerdotes, y por sí mismos (6:20). Los que se habían apartado de las
inmundicias de las gentes de la tierra también comieron la pascua. Puede ser que esto se
refiere a los gentiles que vivían en Judea o más probablemente a judíos que no habían
sido llevados cautivos (6:21).
Celebraron también la fiesta de los panes sin levadura durante siete días. Esto se
hizo igualmente por mandato de Dios (Éxodo 12:15–20). La levadura era símbolo de
corrupción y pecado (Levítico 2:11 y 1 Corintios 5:7–8). La celebraron también porque
Jehová los había alegrado, y había vuelto el corazón del rey de Asiria hacia ellos (6:22).
La referencia al rey de Asiria no es muy clara. Es posible que se refiera a Darío, cuyo
territorio incluía Asiria.

¡PENSEMOS!
¿Cómo reaccionaron Tatnai y sus compañeros a las órdenes
del rey? ¿En qué fecha se completó la edificación de la casa
de Dios? ¿Por qué ofrecieron los animales mencionados en
6:17? ¿Cuál es el simbolismo de los doce machos cabríos?
¿Por qué celebraron las fiestas de la pascua y los panes sin
levadura? ¿Qué simbolismo tienen?

5
El regreso bajo Esdras
Esdras 7:1–8:36
Hay un enorme lapso de tiempo entre los capítulos seis y siete de Esdras. La
construcción del templo se terminó en 515 a.C. El regreso bajo Esdras no sucedió sino
hasta 457 a.C. Además de que pasaron varios años, todo el reinado del rey Jerjes o
Asuero también tuvo lugar en ese lapso. Los eventos del libro de Ester (483–473)
encajan entre los dos capítulos ya aludidos. A eso hace referencia Esdras al decir
“pasadas estas cosas” (7:1). Vale la pena recordar también que hacía ochenta y un años
que regresaron Zorobabel y Jesúa y sus acompañantes.
ESDRAS ESTABLECE SUS CREDENCIALES 7:1–5
En Esdras 2:62 encontramos lo siguiente: “Estos buscaron su registro de
genealogías, y no fue hallado; y fueron excluidos del sacerdocio”. Acerca de Esdras no
existía ninguna duda. Su nombre y el de sus antepasados se encontraban en su registro
de genealogías. Él era hijo (probablemente bisnieto) de Seraías (7:1), que era el sumo
sacerdote cuando Jerusalén cayó en manos de los babilonios en 586 a.C. (2 Reyes
25:18). Su genealogía se remonta a Aarón, a través de Eleazar (7:5).
ESDRAS ERA ESCRIBA 7:6–10
La palabra en hebreo de la cual viene “escriba”, también quiere decir “maestro”.
Escriba probablemente hace referencia a su capacidad de investigar los manuscritos
sagrados y copiarlos fielmente para el uso de otros. “Maestro” indica que podía enseñar.
Dios había puesto en el corazón de ese hombre piadoso y bien capacitado el deseo de
salir de Babilonia, y el rey mostró su confianza en él concediéndole todo lo que pidió
(7:6). Sobre todo, disfrutaba de la aprobación de Dios y de su apoyo.
“PORQUE LA MANO DE JEHOVÁ SU DIOS
ESTABA SOBRE ESDRAS” (7:6).
LA DURACIÓN DEL VIAJE 7:7–9
El viaje se llevó a cabo en el séptimo año del rey Artajerjes (7:7c). Comenzó el
primer día del primer mes del año, y terminó el primer día del quinto mes (7:8–9). De
modo que el viaje duró cuatro meses. En este contexto, una vez más hace referencia a la
buena mano de Dios que estaba sobre él (7:9c).
EL PROPÓSITO DEL VIAJE 7:10
El propósito de Zorobabel y Jesúa era bien claro. Ellos regresaron para reedificar la
casa de Dios, y lo cumplieron. Nehemías, que fue contemporáneo de Esdras, también
tenía un propósito firme. Él regresó para levantar el muro, y tuvo éxito. Esdras no tenía
en mente una construcción material. Su meta era la edificación espiritual.
“ESDRAS HABÍA PREPARADO SU CORAZÓN PARA
INQUIRIR LA LEY DE JEHOVÁ Y PARA CUMPLIRLA,
Y PARA ENSEÑAR EN ISRAEL SUS
ESTATUTOS Y DECRETOS” (7:10).
¡PENSEMOS!
¿A qué se refiere Esdras al decir en 7:1“pasadas estas
cosas”? ¿Cuántos años transcurrieron entre 6:22 y 7:1?
¿Cómo comprueba Esdras su autoridad para ejercer el
sacerdocio? ¿Qué frase usaba Esdras con frecuencia para
demostrar que disfrutaba del apoyo de Dios para su viaje?
¿Cuánto tiempo duró el viaje? ¿Cómo se había preparado
Esdras para su ministerio en Israel? ¿Qué se proponía
hacer?

AUTORIZACIÓN ESCRITA DE PARTE DE ARTAJERJES 7:11–28


Esdras, tal como Zorobabel, llevaba una autorización por escrito para su viaje y
órdenes referentes a su misión dirigida a los tesoreros que estaban al otro lado del río
(7:11 y 21–24). Los puntos más sobresalientes de su carta son:
1. Esdras es presentado como escriba versado en los mandamientos de Jehová y en sus
estatutos a Israel (7:11).
2. Todos los israelitas, sus sacerdotes y levitas fueron incluidos en el permiso para subir a
Jerusalén (7:13).
3. Esdras fue enviado de parte del rey y de sus siete consejeros (7:14a).
4. Esdras llevaba consigo una copia de la ley (7:14b).
5. Le fue dado permiso para llevar plata y oro y ofrecerlo a Dios por el rey y sus
consejeros (7:15), plata y oro recogidos en Babilonia (7:16a), y ofrendas voluntarias del
pueblo y de los sacerdotes (7:16b).
6. El dinero fue designado para comprar todo lo necesario para sus sacrificios en
Jerusalén (7:17).
7. Podrían usar su propia discreción conforme a la voluntad de Dios en cuanto a la
disposición del resto de la plata y el oro (7:18).
8. Le fueron entregados a Esdras los utensilios para el servicio del templo (7:19–20).
Esto indica que Zorobabel y Jesúa habían dejado algunos utensilios en Babilonia.
9. Los tesoreros del rey al otro lado del río habían de proporcionarle a Esdras todo lo que
les pidiera para la casa del Dios del cielo (7:21–23). Es interesante notar que la
generosidad y aparente piedad del rey Artajerjes fueron motivadas por temor. Él quería
disfrutar de la bendición de Jehová y no quería incurrir en su ira (7:23b).
10. Los sacerdotes y levitas, cantores, porteros, sirvientes del templo y ministros de la
casa de Dios quedaron exentos de impuestos, contribuciones y rentas (7:24).
11. Conocedor de las leyes de Dios, Esdras recibió autoridad para delegar la
responsabilidad de gobernar al pueblo por medio de jueces y gobernadores (7:25a).
Debía enseñar al que no conocía las leyes de Dios (7:25b).
12. Se pronunció una sentencia fuerte contra cualquiera que desobedeciera la ley de Dios
(7:26).
ESDRAS ENSALZA EL NOMBRE DE JEHOVÁ 7:27–28
Esdras bendijo al Señor por haber puesto en el corazón del rey el deseo de honrar la
casa de Dios que estaba en Jerusalén (7:27). Expresó también su gratitud a Dios por
haber inclinado su misericordia hacia él delante del rey y de sus consejeros, y de todos
los príncipes poderosos del rey (7:28a).
“Y YO, FORTALECIDO POR LA MANO DE MI DIOS
SOBRE MÍ, REUNÍ A LOS PRINCIPALES DE ISRAEL
PARA QUE SUBIESEN CONMIGO” (7:28b).
¡PENSEMOS!
Explique a grandes rasgos la carta que el rey Artajerjes
entregó a Esdras. ¿Por qué favoreció el rey a Esdras? ¿Cuál
fue la reacción de Esdras a la buena carta que el rey le
entregó? ¿Qué hizo Esdras después de alabar al Señor?

LA LISTA DE LOS QUE REGRESARON 8:1–14


La lista se compone de los nombres de los jefes de casas paternas que subieron con
Esdras a Jerusalén (8:1). Los dos primeros mencionados eran del linaje de Aarón.
Gersón era de los hijos de Finees, hijo de Aarón (8:2 y Éxodo 6:25) y Daniel de los
hijos de Itamar, hijo de Aarón (8:2 y Éxodo 6:23). La mayoría eran de las mismas
familias que acompañaron a Zorobabel. Note, por ejemplo, las siguientes
comparaciones: los hijos de Paros (8:3 y 2:3), los hijos de Elam (8:7 y 2:7) y los hijos
de Adonicam (8:13 y 2:13). El total asciende a sólo 1,504. Al añadir a los 258 levitas
(8:15–20) la suma es 1,762. Si se toma en cuenta la posibilidad de que incluya a algunos
niños y mujeres, el número llega a unos 4,000, que es una cifra muy inferior a los
50,000 que acompañaron a Zorobabel y Jesúa (2:64–65).
EL RECLUTAMIENTO DE LEVITAS 8:15–20
Esdras los reunió junto al río que viene de Ahava, donde acamparon tres días
(8:15a). Fue allí donde Esdras se dio cuenta de que no habían aparecido los levitas
(8:15b). Despachó a algunos para solicitar su participación en este esfuerzo para que
hubiese ministros para la casa de Dios (8:17). Según la buena mano de Dios sobre ellos,
se presentaron 258 levitas para los diferentes ministerios relacionados con el templo
(8:17–20).
ESDRAS PUBLICA AYUNA 8:21–23
Antes de iniciar la marcha, Esdras publicó ayuno allí junto al río Ahava. El ayuno
tenía un doble propósito bien definido:
1. Para afligirse delante de Dios
2. Para solicitar de él camino derecho para ellos, y para sus niños, y para todos sus bienes
(8:21)
Esdras quería mostrar que dependía del Señor. Probablemente podría pedir al rey
tropa y gente de a caballo, pero tenía vergüenza de hacerlo, porque había hablado al rey
acerca de la protección del Señor (8:22).
“LA MANO DE NUESTRO DIOS ES PARA BIEN SOBRE
TODOS LOS QUE LE BUSCAN; MAS SU PODER Y SU
FUROR CONTRA TODOS LOS QUE LE
ABANDONARON Y ÉL NOS
FUE PROPICIO” (8:22–23).
ESDRAS ENCARGÓ A DOCE SACERDOTES QUE LLEVARAN LA
PLATA, EL ORO Y LOS UTENSILIOS 8:24–34
El resto del capítulo ocho se trata de la manera responsable en que Esdras entregó la
plata, el oro y los utensilios a doce sacerdotes para llevarlos a Jerusalén. Se lo entregó
todo por peso y por cuenta, y les encargó en las siguientes palabras: “Vigilady
guardadlos, hasta que los peséis delante de los príncipes de los sacerdotes y levitas, y
los jefes de las casa paternas de Israel en Jerusalén, en los aposentos de la casa de
Jehová” (8:29). El valor actual del oro y de la plata sería alrededor de unos 20 millones
de dólares. No se trataba de una responsabilidad menor.
Después de llegar a Jerusalén, resposaron tres días, y al cuarto día, “por cuenta y por
peso se entregó todo, y se apuntó todo aquel peso en aquel tiempo” (8:32–34). ¡Qué
bello ejemplo de la enseñanza de 2 Corintios 8:21 de hacer las cosas honradamente
delante de Dios y delante de los hombres!
ADORAN AL LLEGAR 8:35
Tal como se hizo en la dedicación del templo, los que habían regresado con Esdras
del cautiverio, ofrecieron holocaustos al Dios de Israel. Sacrificaron los mismos
animales pero en menor cantidad (8:35). Dios les había favorecido en el camino, y
querían expresarle su gratitud.
CUMPLEN SU MISIÓN A CABALIDAD 8:36
Se hizo entrega de los despachos del rey a sus sátrapas y capitanes del otro lado del
río (8:36a y 7:20–24). Ese acto benefició al pueblo, porque los oficiales aludidos
ayudaron al pueblo y a la casa de Dios (8:36b).

¡PENSEMOS!
¿Cómo se compara el número de los que regresaron con
Esdras con el número de los que regresaron con Zorobabel?
¿Cuál era el grupo que no apareció cuando acamparon junto
al río Ahava? ¿Qué hizo Esdras, y cuál fue el resultado?
¿Por qué publicó Esdras ayuno antes de marchar? Describa
el procedimiento que se siguió para entregar la plata, el oro
y los utensilios para el viaje y al terminar el viaje. ¿Qué
lecciones se pueden sacar de eso? ¿Qué hicieron para
demostrar su gratitud al Señor?

6
Esdras dirige un avivamiento
Esdras 9:1–10:44
Poco después de los eventos relacionados con la llegada de los hijos de Israel
procedentes de Babilonia, los príncipes consultaron con Esdras acerca de algunos
problemas serios que había entre el pueblo de Israel, los sacerdotes y los levitas (9:1).
Esdras había estado de regreso sólo unos cuatro meses y medio (10:9 y 7:9) y en tan
poco tiempo ya se había ganado la confianza de los líderes.
MATRIMONIOS MIXTOS 9:2
Los hijos de Israel, incluyendo a sus líderes, no se habían separado de los pueblos de
la tierra, y se habían contaminado con sus abominaciones (9:1). Se casaron con personas
del pueblo pagano que ante los ojos del Señor fue algo terrible (9:2 y Deuteronomio
7:1–4). El que se casara así, corría el riesgo de apartarse de jehová y servir a dioses
ajenos (Deuteronomio 7:4). Como consecuencia, Dios los destruiría.
LA REACCIÓN DE ESDRAS 9:3–4
La mala noticia de semejante pecado entre el pueblo de Israel y sus líderes provocó
una reacción fuerte de parte de Esdras. Rasgó su vestido y su manto (señal de luto); se
arrancó el pelo de su cabeza y de su barba (señal de mucha tristeza o ira), y se sentó
angustiado en extremo (9:3). Los que temían las palabras del Dios de Israel se le
juntaron, y Esdras siguió en su angustia hasta la hora del sacrificio de la tarde (9:4).

¡PENSEMOS!
¿Qué asunto trajeron los príncipes delante de Esdras?
¿Cuánto tiempo había estado de regreso Esdras cuando esto
sucedió? ¿Quiénes estaban involucrados en el pecado? ¿Qué
decía la ley acerca de los matrimonios mixtos? ¿Cómo
reaccionó Esdras al darse cuenta de ese pecado?

LA CONFESIÓN DE ESDRAS 9:5–15


A la hora del sacrificio de la tarde, Esdras se levantó de su aflicción, se postró de
rodillas y extendió sus manos a Dios. Comenzó hablando de la vergüenza que sentía al
dirigirse al Señor. Al comenzar a confesar se identificó con el pueblo, como si hubiera
participado él mismo en sus actos escandalosos (9:6).
La nación había tenido una larga trayectoria de gran pecado que había provocado
graves consecuencias, como ser llevados en cautiverio por los reyes de otras tierras, ser
robados y muertos a espada (9:7).
En aquel entonces, estaban experimentando un momento de misericordia. Un
remanente había regresado y disfrutaba de un lugar seguro en el santuario (9:8). Aun
estando en servidumbre, no habían sido desamparados. Dios había mostrado su
misericordia favoreciéndolos delante de los reyes de Persia, y ayudándoles a edificar
casa a Dios y protegiéndolos en Judá y en Jerusalén (9:9).
“A SABIENDAS HEMOS PECADO” 9:10–12
Esdras pregunta: “¿qué diremos, oh Dios nuestro, después de esto?” Y agrega:
“porquenosotros hemos dejado tus mandamientos” (9:10). A continuación, repasó la ley
acerca del matrimonio mixto, dando a entender que el pueblo había pecado aun
conociendo lo que decía la palabra de Dios (9:11–12).
RESUMEN 9:13–15
Antes de finalizar su confesión, Esdras hizo un resumen de todo lo dicho:
1. Con todo lo que hemos hecho, no nos has castigado de acuerdo con nuestras
iniquidades (9:13a)
2. Nos diste un remanente como este (9:13b).
3. ¿Hemos de seguir cometiendo los mismos pecados? (9:14a)
4. ¿Hay la posibilidad de que tú nos consumas y nos dejes sin remanente? (9:14b)
5. Terminó reconociendo la justicia de Dios y su santidad (9:15).
“HENOS AQUÍ DELANTE DE TI EN NUESTROS
DELITOS; PORQUE NO ES POSIBLE ESTAR EN TU
PRESENCIA A CAUSA DE ESTO” (9:15b).
¡PENSEMOS!
¿Cuáles fueron los puntos más sobresalientes de la confesión
de Esdras? ¿Qué evidencia hay de que el pueblo pecó a
sabiendas? ¿Cuál fue el resumen que Esdras dio en los
versículos 13–15?

EL PUEBLO HACE PACTO CON DIOS 10:1–8


Esdras seguía orando y haciendo confesión, y se le juntó una gran multitud de Israel,
hombres, mujeres y niños. Todos lloraban amargamente (10:1). Esdras dirigía con su
ejemplo, no con imposición o elocuencia. Viendo su aflicción, el pueblo se unió con él
en tristeza y arrepentimiento.
Secanías, hijo de Jehiel, de los hijos de Elam, hizo uso de la palabra, también
confesando el pecado de haber tomado mujeres extranjeras, pero expresó confianza al
decir las palabras siguientes: “aún hay esperanza para Israel” (10:2). Luego propuso el
siguiente pacto:
DESPEDIR A LAS MUJERES EXTRANJERAS Y A LOS
NIÑOS NACIDOS DE ELLAS, SEGÚN EL CONSEJO DE
ESDRAS Y CONFORME A LA LEY
(Véase 10:3 Y DEUTERONOMIO 7:2–4)
Secanías también tenía algunos consejos para Esdras. Le pidió que se levantara, que
se esforzara y pusiera manos a la obra, recordándole que era su obligación (10:4).
Esdras se levantó y juramentó al pueblo (10:5a). Al oírles jurar que harían conforme
al pacto (10:5b), se levantó de delante de la casa de Dios, y se fue a la cámara de
Johanán, hijo de Eliasib (10:6a). En ese lugar privado siguió en ayuno y duelo por la
gran aflicción que sentía por el pecado del pueblo (10:6b).
Se convocó una asamblea en Jerusalén a los tres días para tratar ese asunto (10:7–
8a). El que no viniera corría el peligro de perder su hacienda y ser excluido de la
congregación de los del cautiverio (10:8b–c).
EL PROCEDIMIENTO PARA JUZGAR A LOS CULPABLES 10:9–
17
El pueblo acató la orden de presentarse en Jerusalén a los tres días. Se reunieron a
los veinte días del mes noveno. Temblaba el pueblo por miedo del castigo de Dios y por
la lluvia (10:9). Esdras se levantó, y se dirigió a ellos acusándolos de haber pecado por
haber tomado mujeres extranjeras (10:10). Ordenó la separación con las palabras
siguientes:
“AHORA, PUES, DAD GLORIA A JEHOVÁ DIOS DE
VUESTROS PADRES, Y HACED SU VOLUNTAD, Y
APARTAOS DE LOS PUEBLOS DE LAS TIERRAS,
Y DE LAS MUJERES EXTRANJERAS” (10:11).
El pueblo respondió afirmativamente (10:12), pero suplicó más tiempo para tratar el
asunto porque estaban reunidos en la plaza, expuestos a la lluvia (10:13). Siendo que la
multitud era tan grande y las ofensas muchas, pidieron que sus príncipes se quedaran en
su lugar y sugirieron que en un tiempo determinado los culpables, juntamente con los
ancianos de cada ciudad y los jueces, vinieran con el propósito de apartar de ellos el
ardor de la ira de Dios (10:14). Sólo se opusieron cuatro personas, cuyos nombres se
encuentran en el versículo 15.
El proceso duró tres meses. Comenzó el primer día del mes décimo, y terminó el
primer día del mes primero (10:16–17). Esdras y ciertos varones jefes de casas paternas
fueron apartados para inquirir sobre el asunto (10:16). Una vez más, vemos evidencia de
la confianza que el pueblo tenía en Esdras como hombre de Dios.
LA LISTA DE LOS CULPABLES 10:18–44
Es un caso sumamente triste cuando los líderes religiosos defraudan al pueblo,
cometiendo los mismos pecados que condenan en sus adeptos. Así sucedió en esta
situación. La lista de los culpables comienza con los sacerdotes (10:18–22), seguidos
por los levitas (10:23–24). De las 113 personas, 17 eran sacerdotes y 10 levitas (o sea, el
24%). Los sacerdotes prometieron despedir a sus mujeres extranjeras y ofrecieron como
ofrenda por su pecado un carnero (10:19 y Levítico 5:14–15).
Aunque pareciera cosa dura separar a las mujeres extranjeras y a sus niños de los
demás miembros de su familia, hay que recordar la advertencia dada en Deuteronomia
7:2–4. “Porque desviará a tu hijo de en pos de mí, y servirán a dioses ajenos; y el furor
de Jehová se encenderá sobre vosotros, y te destruirá pronto” (Deuteronomio 7:4).
El libro de Esdras termina así en forma abrupta, pero no sin haber dado un mensaje
completo de cómo volver a tener comunión con Jehová. Los capítulos 1–6 hablan de la
reedificación del templo y la restauración de la adoración en el templo, y los capítulos
7–10 hacen hincapié en la importancia de vivir de acuerdo con la palabra de Dios.

¡PENSEMOS!
¿Cómo reaccionó el pueblo al ver a Esdras
orando y haciendo confesón? Comente la
intervención de Secanías en 10:2–4. ¿Qué
hizo Esdras después de juramentar al
pueblo? ¿Cuál fue el mensaje pregonado en
Judá y en Jerusalén? ¿Qué habría sucedido si
algunos no se presentaban? ¿Por qué
temblaba el pueblo reunido en la plaza en
Jerusalén? ¿Cuál fue la orden dada por
Esdras a los reunidos? ¿Qué arreglo hicieron
para inquirir sobre el asunto? ¿Cuánto
tiempo duró el proceso? ¿Cuántos líderes
religiosos se encontraton entre los 113
culpables? ¿Cuáles son las dos divisiones
principales del libro de Esdras? ¿Cómo se
puede aplicar el libro a los creyentes de hoy
en día?

LA SOBERANÍA DIVINA EN ACCIÓN ESTER


Coronación de Ascenso y derrota de Liberación de los judíos 8:1–10:3
Ester 1:1–2:23 Amán 3:1–7:10
Vasti es Amán es Ensalzamiento de Mardoqueo 8:1–2
destronada 1:1– engrandecido 3:1–2 El edicto que favorece a los
22 El decreto de Amán 3:3–15 judíos 8:3–17
Ester es Tristeza de los judíos 4:1– Los judíos triunfan sobre sus
coronada 2:1–23 17 enemigos 9:1–19
Intervención de Ester ante el Se establece la fiesta de Purim 9:20–
rey 5:1–8 32
El odio de Amán por Grandeza de Mardoqueo 10:1–3
Mardoqueo 5:9–14
La derrota de Amán 6:1–
7:10

7
Selección de una nueva reina
Ester 1:1–2:23
A través de los años se ha puesto en tela de duda la canonicidad del libro de Ester.
Se debe al hecho de que no se menciona el nombre de Dios en su contenido. Sin
embargo, se encuentra la mano de Dios manifestándose a favor de su pueblo en cada
página. El libro entero es otro ejemplo contundente de la soberanía del Señor.
AUTOR Y FECHA
Se desconoce quién es su autor. Algunos han sugerido que Esdras o Nehemías lo
escribió, pero no hay evidencia para apoyar tal idea. Es bastante evidente que el autor
era un judío que estaba al tanto de las actividades del palacio en Susa. Es probable que
fuera escrito después de 465 a.C., el año en que terminó el reinado de Asuero, porque
Ester 10:2–3 hace referencia a los hechos de su poder y autoridad como cosas ya
escritas en el libro de las crónicas de los reyes de Media y de Persia.
TRASFONDO HISTÓRICO
Los sucesos registrados en el libro acontecieron en los años 483–473 a.C. durante el
reinado de Jerjes o Asuero, quien reinó de 486–465 a.C. Los acontecimientos encajan
entre los capítulos seis y siete del libro de Esdras. El templo fue terminado en 515, y
Esdras no regresó sino hasta 457, ocho años después de terminar el reinado de Asuero y
16 años después de haber finalizado los eventos del libro de Ester. Para más detalles
sobre ese período, vea la introducción al libro de Esdras.
PROPÓSITO DEL LIBRO
El propósito es demostrar la forma en que Dios obra a favor de su pueblo para
conservarlo y así guardar su pacto con él (4:14a)
“HE AQUÍ, NO SE ADORMECERÁ NI DORMIRÁ EL
QUE GUARDA A ISRAEL” (SALMOS 121:4).
ESTRUCTURA DEL LIBRO
El libro gira alrededor de los siguientes eventos claves:
Colocación de Ester como reina en el caps. 1–2
gobierno de Asuero
La amenaza de destruir a todo el pueblo caps. 3–5
judío
Liberación del pueblo de Dios caps. 6–10

¡PENSEMOS!
¿Por qué algunos ponen en tela de duda la
canonicidad del libro de Ester? ¿Cuál es el
atributo de Dios que sobresale en el libro? ¿En
qué fecha aproximada fue escrito? ¿Cuál es el
trasfondo histórico? ¿Cuál es su propósito?
¿Cuál es la estructura del libro?

Problemas en el palacio 1:1–22


Asuero asumió el poder cuando su padre Darío murió en 486 a.C. El territorio sobre
el cual reinaba era muy vasto pues se extendía desde la India (el moderno Pakistán)
hasta Etiopía (hoy el norte de Sudán) e incluía ciento veintisiete provincias (1:1).
En el tercer año de su reinado hizo un gran banquete en Susa, capital del imperio, e
invitó a todos los príncipes y cortesanos (1:2–3). El banquete duró ciento ochenta días,
y tenía el propósito de mostrar las riquezas de la gloria del reino de Asuero, así como el
brillo y magnificencia de su poder (1:4).
El famoso historiador griego Heródoto, dice que Asuero pasó cuatro años planeando
la invasión de Grecia, que se llevó a cabo en 480 a.C. Es probable que la reunión de
tanta gente importante para ese banquete tuviera otro propósito también, la planificación
de su campaña militar contra Grecia.
Al cumplirse los ciento ochenta días, o sea seis meses, el rey Asuero hizo otro
banquete de siete días, al cual invitó a todo el pueblo que había en Susa (1:5). La
descripción del ornato, los muebles y los vasos demuestran la gran riqueza del reino
(1:6–7a). El monarca proveyó vino en abundancia, pero nadie fue obligado a beberlo
(1:7b–8). Durante los mismos días, la reina Vasti hizo otro banquete para las mujeres
(1:9).
Lo que sucedió en el séptimo día comprueba el peligro de beber mucho vino.
Estando el corazón del rey alegre por el vino, mandó a siete de sus eunucos a traer a la
reina Vasti para mostrar a los pueblos y a los príncipes su belleza (1:10–11). La reina
Vasti se rehusó a comparecer a la orden del rey, y éste se encendió en furor (1:12).
El texto sagrado no detalla lo que pidió el rey. Algunos suponen que la reina Vasti
debía de comparecer sin su velo para exhibir su belleza. La mera presencia de una mujer
en medio de tantos hombres borrachos le restaría respeto a ella y a su marido. Parece
que ella mostró una modestia muy admirable, pero su desobediencia creó problemas en
el palacio.
El rey entonces consultó con los sabios que conocían los tiempos (1:13), para saber
qué se había de hacer con la reina por no haber cumplido la orden de su rey (1:14–15).
Uno de los sabios, Memucán, dijo que la noticia de la desobediencia de la reina Vasti se
conocería en todas las provincias, y todos los príncipes sufrirían el menosprecio y enojo
de parte de sus esposas. Concluyó sugiriendo que se publicara un decreto deponiendo a
Vasti como reina (1:16–20).
Las palabras de Memucán le parecieron bien al rey, y envió cartas a todas las
provincias de su reino: “diciendoque todo hombre afirmase su autoridad en su casa; y
que se publicase esto en la lengua de su pueblo” (1:21–22).

¡PENSEMOS!
¿Qué hizo el rey Asuero en el tercer año de su reinado?
¿Quiénes fueron invitados a su banquete? ¿Por qué convocó
el rey a tal reunión? ¿Qué pasó al finalizar el primer
banquete? ¿Qué hizo el rey estando su corazón alegre por el
vino? ¿Cómo respondió la reina Vasti? ¿Cómo reaccionó el
rey Asuero? ¿Qué le aconsejaron sus criados? ¿Qué hizo el
rey entonces?

La búsqueda de una nueva reina 2:1–23


Pasadas estas cosas, se sosegó la ira del rey, y se acordó de Vasti y de lo que ella
había hecho, y de la sentencia que había expedido contra ella (2:1). Algunos creen que
posiblemente estaba arrepentido de haber tomado una medida tan drástica. La frase
“pasadasestas cosas” probablemente se refiere a la derrota de Asuero por el ejército
griego en Platea en 479 a.C. Hacía unos tres años desde que Vasti había sido depuesta.
Pero los criados del monarca no le dieron mucho tiempo para considerar el asunto. Le
sugirieron que se buscaran para el rey vírgenes jóvenes de buen parecer, las cuales se
pondrían en su harén bajo el cuidado de Hegai, eunuco real (2:2–3). La doncella que le
agradara, ésa sería la nueva reina. Al rey le agradó la idea, y así se hizo (2:4).
Aparición de Mardoqueo y Ester 2:5–9
Entre los muchos judíos que no habían regresado ni con Zorobabel ni con Esdras se
encontraban Mardoqueo y Ester. Él era hijo de Jair, hijo de Simei, el cual era hijo de
Cis, del linaje de Benjamín (2:5). En el versículo 6 se hace referencia a alguien que fue
llevado cautivo a Babilonia por Nabucodonosor. Algunos creen que era Mardoqueo,
pero si hubiera sido él, tendría 115 años en el tercer año del rey Asuero y Ester tendría
80. En tal caso, no la habrían considerado como candidata para ser reina. Es más
probable que fuera Cis, el bisabuelo de Mardoqueo quien fue llevado por
Nabucodonosor.
Ester era prima de Mardoqueo, y había sido criada por él como hija desde el
fallecimiento de sus padres y era muy hermosa (2:7). Cuando se divulgó el
mandamiento y el decreto del rey, Ester fue llevada juntamente con muchas otras
doncellas a la casa del rey, bajo el cuidado de Hegai (2:8). Le agradó a Hegai, y la trató
con mucha consideración, dándole todo lo necesario para prepararla cuando fuera
llevada delante del rey (2:9).
Selección de la nueva reina 2:10–23
Ester no divulgó el hecho de que era judía por mandamiento de Mardoqueo (2:10) y
él estaba muy pendiente del cuidado de Ester (2:11). Cada doncella pasaba doce meses
preparándose para presentarse delante del monarca (2:12). Cuando le tocó su turno,
Ester no procuró otra cosa más sino lo que dijo Hegai, y ganaba el favor de todos los
que la veían (2:13–15).
Ester fue llevada al rey en el mes décimo, en el año séptimo del reinado del rey
Asuero (2:16). Eso quiere decir que habían transcurrido cuatro años desde el banquete
que hizo el rey (1:3). El rey amó a Ester, y ella halló gracia en sus ojos más que todas
las demás vírgenes, y fue coronada reina en lugar de Vasti (2:17). Por eso, Asuero hizo
un gran banquete en honor a Ester (2:18).
En otra ocasión cuando fueron reunidas las vírgenes, Mardoqueo estaba sentado a la
puerta del rey. Es posible que su presencia allí indique que tenía algún puesto en el
gobierno (2:19). Ester todavía no había declarado cuál era su nación ni su pueblo, de
acuerdo con las instrucciones de Mardoqueo (2:20).
Estando Mardoqueo sentado a la puerta del rey, se enojaron con éste dos de sus
eunucos, Bigtán y Teres, y quisieron poner las manos sobre él (2:21). Se dio cuenta
Mardoqueo, y lo hizo saber a la reina Ester, quien avisó al rey en nombre de Mardoqueo
(2:22). Se investigó el asunto con el resultado de que aquellos dos fueron ahorcados. El
caso fue registrado en el libro de las crónicas del rey (2:23).

¡PENSEMOS!
¿Cuál fue el método sugerido al rey para seleccionar a la
nueva reina? ¿Qué relación existía entre Mardoqueo y
Ester? ¿Cuáles fueron las instrucciones que dio Mardoqueo
a Ester acerca de la identidad de su pueblo? ¿Cuándo fue
presentada Ester al rey? ¿Cuál fue el resultado? ¿Qué
complot descubrió Mardoqueo en contra del rey? ¿Cuál fue
el resultado de la investigación? ¿Qué se hizo con la
información?

8
La seguridad amenazada
Ester 3:1–4:3
EL ENGRANDECIMIENTO DE AMÁN 3:1–2b
El capítulo 3 comienza con una frase corta pero clave. Dice “después de estas
cosas”. Frases así provocan investigación. ¿Qué quiere decir? Probablemente se refiere
a la intervención de Mardoqueo para proteger la seguridad del rey Asuero (2:21–23).
AMÁN HIJO DE HAMEDATA AGAGUEO FUE ENGRANDECIDO
Y HONRADO POR EL REY ASUERO (3:1b)
Muchos comentaristas bíblicos creen que Amán era descendiente de Agag rey de
Amalec (1 Samuel 15:8), y por eso es llamado agagueo. Si esto es cierto, tenemos aquí
un ejemplo claro del principio bíblico de cosechar lo que se siembra en la vida (Gálatas
6:7–8). El rey Saúl había recibido órdenes del Señor de destruir a todos los amalecitas
(1 Samuel 15:1–3). Su obediencia fue parcial. Mató a todos a filo de espada, con una
excepión. “Ytomó vivo a Agag rey de Amalec” (1 Samuel 15:8). Muchos años después
(aquí), otro agagueo se levanta para tratar de destruir a todos los judíos.
El ascenso que Amán recibió lo colocó sobre todos los otros príncipes (3:1c). El rey
ordenó también que todos los siervos que estaban a la puerta del rey se inclinaran y
arrodillaran delante de Amán (3:2a). Y todos lo hacían con la excepción de Mardoqueo,
quien no se arrodillaba ni se humillaba (3:2b). No se sabe si Mardoqueo actuaba así por
orgullo o por piedad, ya que la Biblia prohibe inclinarse delante de los ídolos (Éxodo
20:4–5). Tomando en cuenta la costumbre de los reyes persas de exigir que se les
hicieran honores divinos, es posible que Amán demandara respeto para sí mismo como
un acto de adoración. En tal caso, Mardoqueo estaba demostrando su temor por Jehová.
Su comportamiento fue denunciado delante de Amán, quien al comprobar que era
cierto, se enfureció grandemente (3:3–5).

¡PENSEMOS!
¿A que se refiere la frase “después de estas cosas” que
aparece al principio del capítulo 3 del libro de Ester? ¿Quién
era Amán? ¿Por qué vivían todavía los agagueos? ¿Cuál fue
el honor otorgado a Amán por el rey Asuero? ¿Qué debían
hacer los siervos del rey al pasar Amán? ¿Quién no obedecía
esa ley? ¿Qué hizo Amán al darse cuenta?

AMÁN PROCURA LA DESTRUCCIÓN DE TODOS LOS JUDÍOS


3:6–9
Mardoqueo había declarado a sus colegas que era judío (3:4c) y esa información fue
proporcionada a Amán (3:6b). En vez de buscar solamente la muerte de Mardoqueo,
Amán decidió tratar de destruir a todos los judíos que había en el reino de Asuero
(3:6c). Para averiguar el mejor tiempo para llevar a cabo su complot contra los judíos,
Amán echó el pur o suertes. Esto sucedió en el primer mes del calendario judío que era
el duodécimo año del rey Asuero y la suerte marcó el tiempo propicio para el mes
duodécimo (3:7). Eso le dio a Amán once meses para prepararse, y providencialmente
dio tiempo a los judíos para contrarrestar su esfuerzo.
En la presentación de su plan al rey Asuero, Amán acusó a los judíos de ser
desobedientes a las leyes reales (3:8), y suplicó que se emitiera un decreto para
destruirlos (3:9a). Además, prometió al rey entregar diez mil talentos de plata a los que
manejaban la hacienda, para ser traídos a los tesoros del rey (3:9b). Pero pensaba
obtener la plata mediante la confiscación de las propiedades de los judíos. La cantidad
de plata ofrecida excedía los trescientos mil kilogramos.

¡PENSEMOS!
¿Qué había divulgado Mardoqueo en aquellos días? ¿Cuál
fue la reacción de Amán al darse cuenta de que Mardoqueo
era judío? ¿Qué hizo Amán para determinar el mejor
tiempo para ejecutar su plan? ¿Qué mes salió indicado?
¿Qué acusación hizo Amán en contra de los judíos delante
del rey? ¿Qué cantidad de plata ofreció Amán al rey?

PUBLICACIÓN Y ENVÍO DEL DECRETO 3:10–15


Sin investigar la identidad del pueblo aludido, el rey se quitó el anillo, lo dio a
Amán, y lo autorizó para ejecutar su plan y disponer del dinero ofrecido (3:10–11). Es
probable que el rey todavía no supiera que su reina era judía. Ignoraba las implicaciones
de su decisión. Por eso, Amán estaba muy contento.
Los escribanos fueron llamados, y el edicto se redactó en el mes primero, al treceavo
día (3:12a), que era el mes en que Amán echó la suerte (3:7a). Es evidente que la cosa
era urgente para Amán. Además, se le dio libertad para redactar el edicto como quisiera
(3:12b).
“Y FUE ESCRITO CONFORME A TODO LO QUE
MANDÓ AMÁN” (3:12b).
La fecha que fijaron para ejecutar la orden fue el día trece del duodécimo mes, o
sean once meses después de escribir el decreto (3:13c). Debían destruir, matar y
exterminar a todos los judíos, jóvenes y ancianos, niños y mujeres, en un mismo día y
podrían apoderarse de sus bienes (3:13b y d). El decreto fue escrito a cada pueblo según
su escritura y según su lengua (3:12c). Las cartas fueron enviadas por correo a todas las
provincias del rey (3:13a), y la copia del escrito fue publicada en todos los pueblos a fin
de que estuviesen listos para aquel día (3:14). Se usaron jinetes para facilitar el proceso
de hacer llegar el edicto a las distintas provincias a tiempo para la ejecución de los
judíos.
“Y SALIERON LOS CORREOS PRONTAMENTE POR
MANDATO DEL REY, Y EL EDICTO FUE DADO EN
SUSA CAPITAL DEL REINO. Y EL REY Y AMÁN SE
SENTARON A BEBER, PERO LA CIUDAD DE SUSA
ESTABA CONMOVIDA” (3:15).
Para poner las cosas en su contexto histórico, es necesario apuntar que ni Esdras ni
Nehemías habían regresado todavía. Esdras saldría dieciséis años más tarde y Nehemías
todavía tardaría otros treintaiún años para regresar. El remanente que volvió con
Zorobabel estaba en Israel con su templo ya construido. El decreto les alcanzaría a ellos
también. No quedó ni un sólo judío exento de sufrir sus consecuencias.

¡PENSEMOS!
¿Qué tal le pareció al rey el plan de Amán? ¿En qué fecha
fue publicado el decreto? ¿Cuál fue la fecha que fijaron para
ejecutar el plan de Amán? ¿Qué decía el edicto en cuanto a
la destrucción de los judios? ¿Cómo llegó el edicto a las
distintas provincias? ¿Qué hicieron el rey y Amán mientras
la ciudad de Susa estaba conmovida?

9
La firmeza de Mardoqueo
Ester 4:1–5:14
LA AFLICCIÓN DE LOS JUDÍOS 4:1–3
Cuando Mardoqueo se dio cuenta del edicto, rasgó sus vestidos, se vistió de cilicio y
de ceniza, y caminó por toda la ciudad haciendo un grande y amargo clamor (4:1).
Llegó hasta delante de la puerta del rey, porque no era lícito entrar vestido de cilicio a la
presencia del monarca (4:2). La reacción fue similar en todo lugar a donde llegaba el
mandamiento del rey. Había “gran luto, ayuno, lloro y lamentación; cilicio y ceniza era
la cama de muchos” (4:3).
MARDOQUEO PIDE LA INTERVENCIÓN DE Ester 4:4–8
Las noticias de la aflicción y de la vestidura de Mardoqueo llegaron a oídos de la
reina Ester. Por lo tanto, ella le envió vestidos para hacer que Mardoqueo se vistiera,
pero él se negó a hacerlo (4:4). Entonces Ester mandó a Hatac, uno de los eunucos del
rey que la atendía a ella, para averiguar qué sucedía y por qué Mardoqueo andaba así
(4:5). Su pariente le declaró todo lo que había pasado, incluyendo la información acerca
de la plata ofrecida por Amán a cambio de la destrucción de los judíos. Le dio también
copia del decreto, para que se la llevase a Ester con la súplica de que ella intercediera
delante del rey a favor del pueblo judío (4:6–8).
RESPUESTA DE LA REINA ESTER 4:9–11
Hatac rindió su informe a Ester, pero ella no estaba preparada para entrar a la
presencia del rey, por lo que envió a Mardoqueo la siguiente información. Le recordó
que según la ley persa, no era lícito que nadie entrara al patio interior para ver al rey, a
menos que fuese llamado. Ella no había sido llamada por treinta días. Sólo la muerte
esperaba a tal persona a menos que el rey le extendiera su cetro de oro.
EL RETO DE MARDOQUEO PARA Ester 4:12–14
Cuando le dieron a Mardoqueo la respuesta de la reina, le mandó decir que ella no
escaparía por estar en la casa del rey más que cualquier otro judío (4:13). Y agregó el
siguiente reto para ella:
“ PORQUE SI CALLAS ABSOLUTAMENTE EN ESTE
TIEMPO, RESPIRO Y LIBERACIÓN VENDRÁ DE
ALGUNA OTRA PARTE PARA LOS JUDÍOS; MAS TÚ Y
LA CASA DE TU PADRE PERECERÉIS. IY QUIÉN
SABE SI PARA ESTA HORA HAS LLEGADO
AL REINO?” (4:14)
Puesto que el libro de Ester no menciona el nombre de Dios, no podemos saber a
ciencia cierta el nivel de espiritualidad de Mardoqueo. Sin embargo, hay ciertas
indicaciones muy positivas. Ya hemos observado que se negó a inclinarse delante de
Amán, posiblemente debido a la prohibición expresa que se encuentra en Éxodo 20:3–4.
En su reto a Ester parece demostrar conocimiento de los pactos entre Dios y el pueblo
judío. Tenía razón al decir “respiro y liberación vendrá de alguna otra parte”. El pueblo
judío es indestructible, no por sus méritos, sino por los pactos que Jehová ha hecho con
él. Según el pacto abrahámico, obtendrán la posesión perpetua de una tierra (Génesis
13:14–15). Si Dios permitiera su destrucción, no podría cumplir con esa promesa.
Además, de acuerdo con el pacto davídico, siempre habrá un hijo suyo para sentarse
sobre el trono de Israel (2 Samuel 7:12–17). La destrucción del pueblo judío incluiría a
todos los descendientes de David, y si esto sucediera, quedaría abolido otro pacto de
Dios. Podrían decirse cosas parecidas acerca de otros pactos entre Dios y el pueblo
judío.
EL PUEBLO JUDÍO ES INDESTRUCTIBLE
NO POR SUS MÉRITOS,
SINO POR LOS PACTOS QUE JEHOVÁ
HA HECHO CON ÉL.
¡PENSEMOS!
¿Qué pasó entre los judíos cuando se dieron cuenta del
edicto? ¿Qué hizo la reina Ester al enterarse de que
Mardoqueo andaba llorando por las calles vestido de cilicio
y ceniza? ¿Cómo respondió Mardoqueo? ¿Cuál fue la
primera respuesta de Ester cuando Mardoqueo pidió su
intervención delante del rey? ¿Cuál fue el reto que
Mardoqueo le envió? ¿Qué dice el reto de Mardoqueo acerca
de su fe en la fidelidad de Dios? ¿Cree usted que Dios sigue
colocando a los creyentes en lugares clave para llevar a cabo
sus propósitos? Mencione algunos ejemplos.

LA RESPUESTA VALIENTE Y ABNEGADA DE Ester 4:15–16


Las palabras de Mardoqueo hicieron impacto en el corazón de la reina Ester, y envió
a decirle:
“VÉ Y REÚNE A TODOS LOS JUDÍOS QUE SE
HALLAN EN SUSA, Y AYUNAD POR MÍ, Y NO
COMÁIS, NI BEBÁIS EN TRES DÍAS, NOCHE Y DÍA;
YO TAMBIÉN CON MIS DONCELLAS AYUNARÉ
IGUALMENTE, Y ENTONCES ENTRARÉ A VER AL
REY, AUNQUE NO SEA CONFORME A LA LEY;
Y SI PEREZCO, QUE PEREZCA” (4:16)
Era cosa común entre los judíos relacionar la oración con el ayuno (véase Jeremías
14:12 y Nehemías 1:4). De modo que es lógico creer que Ester y sus doncellas, así
como Mardoqueo y el pueblo judío pasaron esos tres días orando y ayunando (4:17).
Ester estaba dispuesta a exponer su vida a mucho peligro. ¿Cuál sería la contestación
del Señor?
ESTER SE PRESENTA DELANTE DEL REY ASUERO 5:1–4
Al tercer día, portando su vestidura real, la reina Ester entró en el patio interior de la
casa del rey, frente al aposento del rey, donde él estaba sentado sobre su trono (5:1).
Había llegado el momento clave. Todo estaba en suspenso. ¿Qué haría el rey? Podría
ordenar la muerte de la reina o extender el cetro de oro.
Cuando la vio, ella obtuvo gracia ante sus ojos. Él extendió el cetro de oro, y ella se
acercó y tocó la punta del cetro (5:2). Por la gracia de Dios había sido aceptada. Las
oraciones habían sido contestadas.
El rey quería saber cuál era su petición y le ofreció hasta la mitad de su reino (5:3).
Ester se limitó a invitar al rey juntamente con Amán para un banquete que había
preparado para el rey (5:4).
LA ASTUCIA DE LA REINA ESTER 5:5–8
El rey ordenó a sus criados que llamaran a Amán con prisa para hacerse presente en
el banquete, al cual llegaron los dos juntos (5:5). Mientras bebían vino, el rey preguntó
de nuevo a la reina Ester cuál era su petición, y volvió a ofrecerle la mitad de su reino
(5:6). Ella con mucha astucia pospuso la declaración de su petición, e invitó al rey y a
Amán a su casa para otro banquete que prepararía. Prometió presentar su demanda el
día siguiente (5:7–8).

¡PENSEMOS!
¿Cuál fue la respuesta de la reina Ester al reto de
Mardoqueo? ¿Con qué relacionaban los judíos el ayuno en
muchas ocasiones? ¿ Qué pasó cuando Ester se presentó
delante del rey? ¿Cómo contestó ella cuando el rey quiso
saber cul era su petición? ¿Qué pasó en el banquete? ¿Qué
ofreció hacer la reina Ester al día siguiente? ¿Por qué cree
que Ester esperó para dar a conocer al rey su petición?

EL ORGULLO DE AMÁN 5:9–14


Amán se fue bien contento aquel día. Había sido el único invitado para acompañar
al rey al banquete que la reina Ester dio, y había sido invitado para el segundo banquete
el día siguiente (5:9a). Pero su gozo se volvió en tristeza e ira, cuando salió del palacio
y vio que Mardoqueo no le daba el respeto ordenado por el rey (5:9b).
Al llegar a casa mandó llamar a sus amigos y a Zeres su mujer (5:10). Les contó de
toda la gloria de sus riquezas y de su posición elevada en el gobierno (5:11). Añadió que
había sido el único invitado con el rey al banquete ese día y que al siguiente día otra vez
sería el único invitado para acompañar al rey a otro banquete que daría la reina Ester
(5:12). Pero todo aquello no significaba nada mientras Mardoqueo siguiera faltándole el
respeto (5:13).
Zeres su mujer y sus amigos le dieron el consejo de preparar una horca de cincuenta
codos de altura, y de pedir al rey que colgaran a Mardoqueo en ella. Le aconsejaron
también que fuera alegremente con el rey al banquete (5:14a—b). La sugerencia le
agradó a Amán, e hizo preparar la horca (5:14c).

¡PENSEMOS!
¿Con qué actitud salió Amán aquel día? ¿Qué pasó cuando
vio a Mardoqueo? ¿Con qué actitud llegó a su casa? ¿Qué
hizo al llegar allí? ¿Qué consejo le dieron su esposa Zeres y
sus amigos? ¿Qué tal le pareció la idea de hacer la horca?

10
La derrota de Amán
Ester 6:1–7:10
En Génesis 12:3, Dios le dijo a Abram: “Bendeciré a los que te bendijeren, y a los
que te maldijeren maldeciré”. Amán debió tomar esto en cuenta antes de tramar la
destrucción de los judíos y de hacer la horca para colgar a Mardoqueo. Su propia
destrucción se acercaba.
EL REY PADECE DE INSOMNIO 6:1–3
Es posible que Amán durmiera bien parte de aquella noche. Su problema con
Mardoqueo parecía estar resuelto y no tenía otra inquietud mayor. Ignoraba el hecho de
que hay alguien que nunca duerme.
“HE AQUÍ, NO SE ADORMECERÁ NI DORMIRA EL
QUE GUARDA A ISRAEL” (SALMOS 121:4).
Por su parte, el rey pasó una noche intranquila. No pudo conciliar el sueño en toda
ella (6:1a). Pidió a los que le atendían que le trajeran el libro de las memorias y crónicas
para que se las leyeran (6:1b). El rey Asuero ya estaba en el duodécimo año de su
reinado (3:7). De modo que había mucho que leer tan sólo de los acontecimientos de su
período de gobierno. Entre las muchas crónicas registradas en las memorias,
maravillosamente hallaron la historia de cómo Mardoqueo le había salvado la vida (6:2
y 2:21–23). El rey quiso saber qué honra o distinción se había dado a Mardoqueo por
ello. Sus servidores y oficiales le contestaron que nada se había hecho con él (6:3).

¡PENSEMOS!
¿Qué promesa hizo Dios a Abram en Génesis 12:3? ¿Cómo
se aplica eso a Amán? ¿Sigue vigente esa promesa en la
actualidad? ¿Qué pasó con el rey aquella noche? ¿Qué
detalle de gran interés hallaron en las memorias y crónicas
del rey? ¿Cuáles son algunos atributos de Dios que ilustra
este suceso? ¿Qué honra o distinción se había hecho a
Mardoqueo?

COMIENZA LA CAÍDA DE AMÁN 6:4–13


El rey mismo no fue quien sugirió la honra que debía recibir Mardoqueo. Parece que
en el momento de darse cuenta de la falta de recompensa para ese siervo, el rey escuchó
movimientos en el patio exterior y preguntó: “¿Quién está en el patio?” (6:4a) Muy
ansioso por acabar con su enemigo, Amán había llegado al patio exterior de la casa real
para convencer al rey de que hiciese morir a Mardoqueo en la horca que le había
preparado (6:4b).
Al darse cuenta el rey de que Amán estaba en el patio, le ordenó entrar (6:5). Es
lógico que el rey quisiera obtener el consejo del principal príncipe en su reino, por lo
que le preguntó:
“¿QUÉ SE HARÁ AL HOMBRE CUYA HONRA DESEA
EL REY?” (6:6a)
Amán estaba seguro de que era él a quien el rey quería honrar, y sugirió algo que él
deseaba ardientemente. Contestó al rey que uno de los príncipes más nobles debía ir y
vestir a tal hombre con el vestido real, montarle en el caballo en que el rey cabalgaba,
ponerle la corona real, llevarle en el caballo por la plaza de la ciudad (6:6–9c), y hacer
pregonar delante de él las siguientes palabras:
“ASÍ SE HARÁ AL VARÓN CUYA HONRA DESEA EL
REY” (6:9d).
Al rey le agradó la contestación de Amán, y le concedió el privilegio de tomar el
vestido y el caballo y conducir a Mardoqueo a caballo por la plaza, y hacer pregonar
delante de él: “Así se hará al varón cuya honra desea el rey” (6:10–11).
Mardoqueo volvió a la puerta real muy complacido, pero Amán se dio prisa para ir a
su casa, lleno de pesadumbre y cubierta la cabeza (6:12). Después de contar a Zeres su
mujer y a todos sus amigos lo que le había pasado, le dijeron:
“SI DE LA DESCENDENCIA DE LOS JUDÍOS ES ESE
MARDOQUEO DELANTE DE QUIEN HAS
COMENZADO A CAER, NO LO VENCERÁS,
SINO QUE CAERÁS POR CIERTO DELANTE DE ÉL”
(6:13).
¡PENSEMOS!
¿A quién pidió consejo el rey acerca de la honra que debía
darse a Mardoqueo? ¿Por qué estaba allí Amán? ¿Por qué
se puso contento Amán con la pregunta del rey? ¿ Cuál fue
la contestación del príncipe? ¿Cuál fue el resultado? ¿Qué le
dijeron Zeres su mujer y sus consejeros cuando Amán
regresó a casa apesadumbrado?

EL FIN DE AMÁN 6:14–7:10


Aún estaban hablando de ese asunto cuando los eunucos del rey llegaron
apresurados para llevar a Amán al banquete que la reina Ester había preparado. ¿Quién
sabe cuáles eran los pensamientos de Amán cuando llegaron para llevarlo al banquete?
El día anterior se había jactado de su invitación (5:12), pero seguramente después de la
humillación que recibió delante de su enemigo, no estaba pensando en cosas alegres.
Parece que ni el rey ni Amán tenían conocimiento de la relación que había entre
Mardoqueo y Ester. Por instrucciones de Mardoqueo, ella no había revelado su origen
nacional (2:20). Es evidente que ella no le declaró al rey la relación que existía entre
ella y Mardoqueo sino hasta después de la muerte de Amán (8:1). Así las cosas, el rey y
Amán llegaron al segundo banquete sin saber que la reina era judía.
Una vez más, el rey pidió a la reina Ester que le declarara su petición y su demanda
y le dijo que le sería concedida hasta la mitad de su reino (7:2). Como petición, Ester
rogó por la preservación de su vida, y la demanda que hizo fue por la vida de su pueblo
(7:3). Añadió que tanto ella como su pueblo habían sido “vendidos… para ser
destruidos… y exterminados” (7:4a). Declaró que ella podría aceptar que fuesen
vendidos como siervos, pero que la muerte de toda esa gente le haría un daño
irreparable al rey (7:4).
El rey quiso saber quién era y dónde estaba el que había ensoberbecido su corazón
para hacer esto (7:5). En el primer banquete, Ester había pospuesto su acción (5:8), pero
en éste, estaba bien decidida, e inmediatamente le contestó al rey:
“EL ENEMIGO Y ADVERSARIO ES ESTE MALVADO
AMÁN” (7:6a).
No se sabe si la reina y Mardoqueo habían conversado antes del banquete, pero
parece que ella tenía conocimiento de la humillación que sufrió Amán delante de
Mardoqueo esa misma mañana (6:10–11) porque de otra manera hubiera sido muy
arriesgado usar términos tan despectivos para referirse al príncipe más honrado del rey
(3:1–2). Amán no se defendió, sino que se turbó delante del rey y de la reina (7:6b).
EL REY SE ENFURECE 7:7–8
El rey se encendió en ira, y se levantó del banquete, y se fue al huerto del palacio
(7:7a). Amán se quedó para suplicarle a la reina Ester por su vida; porque percibió que
el rey estaba resuelto a hacerle mal (7:7b).
Cuando volvió el rey al aposento del banquete, Amán había caído sobre el lecho en
que estaba Ester (7:8a). El rey le acusó de querer violar a la reina en su propia casa
(7:8b). Al oir aquellas palabras de parte del rey, sus siervos cubrieron el rostro de Amán
(7:8c).
Harbona, uno de los eunucos del rey, le contó al rey que en la casa de Amán había
una horca de cincuenta codos de altura que el malvado había preparado para
Mardoqueo, y el rey dio orden de colgar en ella a Amán (7:9). Lo hicieron, y entonces
se apaciguó la ira del rey (7:10).

¡PENSEMOS!
¿Qué dijo el rey Asuero a la reina Ester mientras bebían
vino en el segundo banquete? ¿Cómo contestó ella? ¿Qué
dijo el rey al saber que ella y su pueblo habían sido vendidos
para ser destruidos y exterminados? ¿Qué palabras usó la
reina para identificar al culpable? ¿Qué hizo el rey después
de la revelación que Ester había dado? ¿Qué vio el rey
después de volver al aposento del banquete? ¿Qué acusación
lanzó en contra de Amán? ¿Cuál fue el fin de Amán? ¿Qué
lecciones prácticas saca usted de estos acontecimientos?
11
Ascenso de Mardoqueo
Ester 8:1–17
A Amán le salió el tiro por la culata. Estaba segurísimo de poder destruir a su
enemigo Mardoqueo, pero acabó ensalzándole. Pensaba colgarlo en la horca que había
hecho para tal fin, pero fue él quien fue colgado de ella. Aun muerto, Amán siguió
cosechando, ya que el mismo día el rey dio la casa de Amán a la reina Ester (8:1a) y
Mardoqueo fue ascendido a la misma posición que antes perteneció a Amán (8:1b y
10:3).
Parece que Mardoqueo recibió el puesto de Amán debido al hecho de que la reina
declaró al rey lo que Mardoqueo era con respecto a ella (8:1c). El rey quitó el anillo que
recogió de Amán, y se lo dio a Mardoqueo (8:2a) y Ester lo puso sobre la casa de Amán
(8:2b).
LA REINA SE PRESENTA DE NUEVO DELANTE DEL REY 8:3–6
Ester estaba siempre consciente del decreto de Amán que ordenaba la destrucción de
los judíos. Estaba vigente el decreto aunque Amán había muerto, porque la orden había
sido sellada con el anillo del rey y ya formaba parte de la ley de Media y de Persia, que
no podía ser abrogada (8:3 y Daniel 6:8).
De modo que vino delante del rey y se echó a sus pies, llorando y rogándole que
hiciese nulo el decreto de Amán (8:3). Aunque ya no existía el mismo suspenso en esa
ocasión, Ester se exponía a gran peligro al presentarse delante del rey sin ser llamada
(4:11). Pero una vez más halló gracia delante del rey, quien le extendió el cetro de oro.
Ester se puso en pie delante del rey, y declaró su petición (8:4–5a):
“QUE SE DÉ ORDEN ESCRITA PARA REVOCAR
LAS CARTAS QUE AUTORIZAN LA TRAMA DE
AMÁN… QUE ESCRIBIÓ PARA DESTRUIR
A LOS JUDÍOS QUE ESTÁN EN TODAS LAS
PROVINCIAS DEL REY” (8:5).
Y de nueva cuenta se identificó totalmente con su pueblo en las siguientes palabras
que parten el corazón:
“PORQUE, ¿CÓMO PODRÉ YO VER EL MAL QUE
ALCANZARÁ A MI PUEBLO?
¿CÓMO PODRÉ YO VER LA DESTRUCCIÓN DE MI
NACIÓN?” (8:6)
Aunque no era posible revocar la ley puesta en vigor por Amán, sí se podía dictar
una nueva ley contrarrestando la primera, y el rey dio a Ester y a Mardoqueo completa
libertad para redactar una nueva ley para revocar la anterior (8:7–8).

¡PENSEMOS!
¿Qué pasó con la casa de Amán el mismo día en que fue
colgado? ¿A quién le fue conferido el puesto de Amán?
¿Cuál fue la preocupación de la reina aunque ya había
muerto el enemigo del pueblo judío, y tanto ella como
Mardoqueo habían sido favorecidos? ¿Por qué continuaba
en vigor el decreto de Amán aún muerto él? ¿Qué hizo la
reina? ¿Cuál fue su petición delante del rey en esa ocasión?
¿Qué hizo el rey para comenzar el proceso de aliviar la
preocupación de Ester y Mardoqueo?

EL NUEVO DECRETO (8:9–14)


Detalles acerca de su redacción y circulación 8:9–10
Fueron reunidos los escribanos del rey en el mes tercero, a los veintitrés días para
escribir todo lo que Mardoqueo ordenó (8:9a). Amán había escrito su decreto en el mes
primero, al día trece del mismo. De modo que habían pasado dos meses y diez días
(3:12). La orden de destruir a los judíos había de cumplirse el día trece del mes
duodécimo (3:13), lo cual quiere decir que faltaban poco menos de nueve meses para su
ejecución.
El decreto se dirigió a los judíos, y a los sátrapas, los capitanes y los príncipes de las
ciento veintisiete provincias del reino de Asuero (8:9b). Tal como se hizo con el decreto
de Amán, este fue enviado a cada provincia según su escritura, y a cada pueblo
conforme a su lengua (8:9c y 3:12). Aquí se agrega un detalle que no fue mencionado
en 3:12: “a los judíos también conforme a su escritura y lengua” (8:9d). Es posible que
Amán no publicara el decreto suyo conforme a la escritura y lengua de los judíos
adrede, para aumentar su confusión. Mardoqueo quería estar seguro de que los judíos
fuesen informados de sus derechos.
El edicto fue escrito en nombre del rey Asuero, sellado con su anillo (8:10a) y
enviado por medio de correos montados en caballos veloces procedentes de los establos
reales (8:10b). El mensaje era urgente y debía darse a conocer en la forma más eficiente.

¡PENSEMOS!
¿En qué fecha se escribió el decreto de Mardoqueo y de
Ester? ¿Cuánto tiempo faltaba para poder ejecutar el
decreto de Amán? ¿A quiénes se dirigió el decreto? ¿Cuál
fue el detalle incluido en este decreto que no se encontraba
en el primero? ¿De qué manera se envió el decreto?

El contenido del decreto 8:11–13


El decreto autorizaba a los judíos a:
1. Defender su vida
2. Destruir a todos sus atacantes
3. Apoderarse de sus bienes
Todo eso podría llevarse a cabo en la misma fecha en que Amán había escogido
para efectuar la destrucción de los judíos (8:12). Es evidente que el decreto instruía a los
judíos a vengarse de sus enemigos (8:13).
El pueblo prosperó por la influencia de Mardoqueo 8:15–17
En su nuevo puesto, Mardoqueo portaba los colores reales, azul y blanco, una gran
corona de oro, y un manto de lino y púrpura (8:15a). Por su cargo trajo alegría y
regocijo a la ciudad de Susa (8:15b). El pasaje no lo dice, pero se supone que esto
estaba en contraste con la influencia de Amán, que tal vez atemorizaba y afligía al
pueblo. “Los judíos tuvieron luz, y alegría, y gozo y honra” por la influencia de él
(8:16). Muchos gentiles se convirtieron al judaísmo como consecuencia del buen
ministerio de ese hombre noble y piadoso (8:17).
¡PENSEMOS!
El decreto autorizó a los judíos a hacer tres cosas, ¿cuáles?
¿En qué fecha se podría llevar a cabo el nuevo decreto?
¿Cuáles fueron unos beneficios del mando de Mardoqueo?

12
Liberación de los judíos
Ester 9:1–10:3
Llegó el día estipulado, el trece de Adar que es el duodécimo mes que corresponde a
nuestros meses de febrero-marzo. Los enemigos del pueblo judío tenían autorización
para matarlos y apoderarse de sus bienes (3:13). Asimismo, tenían permiso de armarse
para resistir a sus enemigos hasta la muerte y apoderarse de sus bienes (8:11). En la
soberana providencia divina los judíos se enseñorearon de los que los aborrecían (9:1c).
Dios usó tres cosas para proteger a su pueblo escogido:
1. El temor de los judíos había caído sobre todos los pueblos (9:2d).
2. Fueron apoyados por la jerarquía del rey, porque el temor de Mardoqueo había caído
sobre ellos (9:3).
3. Mardoqueo iba engrandeciéndose más y más por todas las provincias del rey (9:4).
Los judíos se reunieron en sus ciudades en todas las provincias del rey (9:2a) y
armados de espadas asolaron a todos sus enemigos (9:5). Mataron a quinientos en Susa
capital del reino (9:6), pero no tocaron sus bienes (9:10b). Los diez hijos de Amán
fueron contados entre los muertos (9:10a).
Al ser informado el rey de la matanza de los que habían procurado el mal de los
judíos, preguntó a la reina cuál era su petición y su demanda (9:11–12). Ester pidió
permiso para extender la resistencia por un día más en Susa capital del reino y para
colgar en la horca a los diez hijos de Amán (9:13). El rey mandó que así se hiciese y
colgaron a los diez hijos de Amán (9:14). También los judíos mataron a trescientos
hombres más el día catorce del mes de Adar, pero no tocaron sus bienes (9:15).
Los judíos en las otras provincias hicieron todo el trabajo de su defensa en el día
trece del mes de Adar. Mataron a setenta y cinco mil de sus contrarios sin tocar sus
bienes (9:16) y reposaron el día catorce, y lo hicieron día de banquete y de alegría
(9:17).
CONTRARIO A LO QUE AMÁN TENÍA
PROYECTADO (3:13), LOS JUDÍOS NO TOCARON
LOS BIENES DE SUS ENEMIGOS AUNQUE TENÍAN
AUTORIZACIÓN PARA HACERLO (8:11)
Los judíos en Susa no celebraron sino hasta el día quince de Adar, debido al hecho
de que tenían que eliminar más enemigos el día catorce, pero el día quince sí “lo
hicieron día de banquete y de regocijo (9:18).

¡PENSEMOS!
Dios usó tres cosas para intervenir a facor de su pueblo,
¿cuáles fueron? ¿Qué pasó el día trece del mes duodécimo?
¿Cuántos enemigos del pueblo judío murieron a filo de
espada aquel día? Al ser informado de la matanza el día
trece, el rey le dio a la reina Ester la oportunidad de
presentar otra petición, ¿qué pidió ella? ¿Qué hicieron los
judíos que vivían en las provincias fuera de Susa el día
catorce de Adar? ¿Cuántos murieron el segundo día en
Susa? ¿Qué hicieron los judíos al vencer a sus enemigos?

EL INICIO DE LA FIESTA DE PURIM 9:20–32


Después de derrotar a sus enemigos, Mardoqueo escribió otras cartas a todos los
judíos que vivían en las ciento veintisiete provincias del rey Asuero (9:20) que tenían
que ver con el inicio y observancia de la fiesta de Purim, cuyas características
principales son:
1. Fue ordenada por Mardoqueo (9:21a) y Ester (9:31a) y autorizada por ambos (9:29)
2. Las fechas señaladas fueron el día decimocuarto y el decimoquinto del mes de Adar,
cada año (9:21b).
3. Eran días que recordaban
a. La paz sobre sus enemigos (9:22a)
b. El mes que la tristeza cambió en alegría (9:22b), y el luto en día bueno (9:22c).
4. Debían ser días de banquete y de gozo, y para enviar porciones cada uno a su vecino y
dádivas a los pobres (9:22d).
5. Fue aceptada por los judíos (9:23 y 27).
6. El nombre Purim viene de la palabra Pur y es la forma plural de dicha palabra, que
quiere decir “la suerte” (3:7).
7. La acción fue confirmada en una segunda carta de Ester y Mardoqueo (9:29–32).
SIN DUDA, LOS JUDÍOS NO ASOCIABAN SU FIESTA
CON LA SUERTE, SINO CON LA PROVIDENCIA
SOBERANA DE DIOS.
AUMENTA LA FAMA DE MARDOQUEO 10:1–3
La Biblia no es el único libro que registra la grandeza de Mardoqueo. Su nombre se
encuentra mencionado en el libro de las crónicas de los reyes de Media y de Persia
(10:2). Llegó a ser el primer ministro del gobierno del rey Asuero, segundo en el poder
después del rey (10:3a). Los judíos le tenían en gran estima, porque siempre “procuró el
bienestar de su pueblo y habló paz para todo su linaje” (10:3b y c).

¡PENSEMOS!
¿Por qué se inició la fiesta de Purim? ¿Quiénes ordenaron su
celebración? ¿Cuáles fechas fueron señaladas para su
celebración? ¿Qué significa el término Purim? ¿Dónde se
encuentra registrada la fama de Mardoqueo? ¿Por qué fue
tenido en alta estima por el pueblo judío? ¿Cuál es la
enseñanza clave del libro de Ester?
1

1
Collins, A. (1997).