Sei sulla pagina 1di 3

CENA CONFERENCIA PARA LÍDERES.

TEMA: COMO SER UNA IGLESIA UNA IGLESIA DE PRIMERA CLASE.


No me refiero a cosas materiales, templo lujoso, o gente de la alta sociedad.

INTRODUCCIÓN:

Hoy más que nunca, son muchos los seres humanos alrededor nuestro que están en búsqueda de "la
gran verdad" Hombres y mujeres tratando de hallar la solución para sus vidas. Si observamos, los
rostros de una gran cantidad de personas que vemos a diario, muestras rasgos de profunda tristeza
y preocupación. Lo grave de todo esto, es que estos individuos creen que el remedio para sus
angustias, están en las cosas materiales, por lo que no logran el tan ansiado alivio para sus almas.
La iglesia está para atender las necesidades espirituales y aun materiales de la gente que no tiene a
donde ir. Somos llamados a dar respuestas y soluciones a la gente. ¿Pero cómo podemos hacerlo?
¿Cómo podemos ser una iglesia de primera clase? ¿Cómo podemos ser la iglesia que Dios necesita?

Las intenciones de Dios para la Iglesia Ibarra Sur son tremendas, son grandiosas. Debemos
reconocer que nuestra iglesia está formada por gente ordinaria con manchas y arrugas. Pero Dios
tiene un sueño, un propósito con esta iglesia, eso es seguro.

Para comenzar a vivir el sueño que Dios tiene acerca de nosotros, necesitamos varias cosas que
quiero compartirles en este momento. Cabe recalcar que estas son algunas y son primeramente
necesarias lo demás será añadidura.

1. COMPROMISO

El compromiso hace referencia a un tipo de obligación o acuerdo que tiene un ser humano con otros
ante un hecho o situación. Un compromiso es una obligación que debe cumplirse por la persona
que lo tiene y lo tomó.

I. Comprometido con la unidad


El compromiso fundamental del cristiano con su iglesia es con respecto a la unidad. Si su
compromiso en este punto es débil, su compromiso en todo lo demás no puede ser fuerte y, en
efecto, todo lo demás se ve amenazado. Pero si su compromiso con la unidad de la iglesia es fuerte,
esto garantizará la calidad de su compromiso en las demás áreas también.

«Solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz» (Efesios 4.3). «Sintiendo lo
mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa» (Filipenses 2.2).

Un cristiano demuestra estar comprometido con la unidad cuando:


1. Respeta a sus líderes
2. Apuesta al diálogo
3. Trabaja para el bien de los demás
4. Cree en el perdón (para pedir y dar)
5. Ayuda a sus hermanos a reconciliarse

II. Comprometido con la adoración


Ciertamente, el nunca faltar en los cultos no significa en sí mismo que uno es un miembro
comprometido. Hay quienes nunca faltan a los cultos pero no demuestran mayor compromiso con
la iglesia.
1
Por el otro lado, resulta difícil estar seguro del compromiso de alguien que no frecuenta los cultos
más que en Navidad y Pascuas.

El cristiano comprometido:
1. Llega a la iglesia con puntualidad
2. Trae su Biblia y un cuaderno para tomar apuntes
3. Saluda a cuantos puede antes y después del culto
4. Se une con entusiasmo al canto congregacional
5. Observa si hay personas nuevas (visitas) para atenderlas

III. Comprometido con la misión


1. Da a conocer la verdad del Evangelio
2. Ofrecer adoración a Dios
3. Desarrolla hombres y mujeres maduros en Cristo

En el contexto de su propia iglesia local, el creyente comprometido se siente responsable del


cumplimiento de esta misión y participa en la misma de diversas maneras.

IV. Comprometido con el servicio


En este punto nos referimos a la actitud del miembro comprometido hacia sus hermanos en el
cuerpo de Cristo. Esa actitud, en palabras del apóstol Pablo, consiste en el servicio mutuo y
voluntario: «...servíos por amor los unos a los otros» (Gálatas 5.13).

El creyente comprometido se sentirá motivado a involucrarse en la vida de la iglesia a través de sus


dones espirituales, consciente de que «a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para
provecho [de todos]» (1 Corintios 12.7).

El creyente, en suma, se dedica a servir a sus hermanos de acuerdo a las necesidades que se
presentan y según las posibilidades que Dios le da, con: 1. Su tiempo 2. Sus palabras 3. Sus
habilidades 4. Sus recursos 5. Sus oportunidades

Los comprometidos con la iglesia no esperaren hasta que se nos ofrezca “una oportunidad para el
servicio”. Más bien, toman por si mismos la iniciativa de acercarse a pastores o líderes más
próximos para hacerles saber que estamos disponibles y con ganas de servir.

7 Señales de mi compromiso con la iglesia

1. Asisto puntualmente a los cultos


2. Ofrendo generosamente y con regularidad
3. Pongo mis dones al servicio de los demás
4. Practico el evangelismo personal
5. Actúo como agente reconciliador
6. Me someto y obedezco a mis pastores
7. Oro y doy gracias por mis hermanos con frecuencia

UNANIMES JUNTOS es estar de Acuerdo, en mutuo consentimiento, mantener la Unidad de


grupo, de pareja, de familia, congregación o iglesia, ser todos de una misma mente, un solo
propósito; esa es la voluntad de Dios para nuestras vidas, y El descenderá y derramará de su
Espíritu, porque donde hay Unidad, hay Amor, Paz, gozo , allí habita Dios en medio de ellos; el
ejemplo lo vemos en la Iglesia primitiva de los apóstoles, ellos obedecieron el mandato y se
2
mantuvieron UNIDOS, orando con perseverancia, y el Espíritu descendió y fueron llenos, es lo que
la Iglesia, las familias, las parejas deben hacer hoy, mantenernos en UNIDAD, Amor, respeto y
obediencia a Dios.

2. LA ORACIÓN

Si no hay oración, no hay fuego en la Iglesia, y el mundo necesita quitarse el frío producido por
sus amarguras y tristezas Colosenses 4:2; Efesios 6:18.
Orar no significa simplemente acercarse al templo los días de reunión y decirle unas cuantas
palabras a Dios, muchas veces por mero formulismo, sino que orar significa quebrantarse
espiritualmente y de todo corazón. La oración es la base del "gran despegue" de la Iglesia dentro
de los cometidos que el Señor nos ha dado, para así poder sentir el ardor producido por el fuego
del Espíritu Santo.

3. UNA IGLESIA SIEMPRE LISTA


No alcanza en ninguna congregación el tener temporadas y esfuerzos especiales para predicar el
Evangelio. No es suficiente La Iglesia de Cristo debe predicar el Evangelio sin descanso y sin
pausa: 2da. Timoteo 4:1-4.
Si el regreso del Señor se produjera hoy, nos debería encontrar trabajando sin desmayar en Su Obra,
mostrándole al mundo que el único camino al cielo se llama Jesucristo.

4. UNA IGLESIA DONDE TODOS TRABAJEN


Cada uno de nosotros es miembro voluntario de la Iglesia de Cristo, El día que nos bautizamos,
firmamos un "contrato" con Dios.
No es el pastor, no son los diáconos, no son los ancianos, no son los líderes los únicos responsables
del trabajo en la Iglesia, sino cada uno de nosotros: Efesios 4: 15b-16.

5. UNA IGLESIA SIN PECADO


UNIDAD - ORACIÓN - SIEMPRE LISTA - TODOS JUNTOS TRABAJANDO. Pero aún no es
suficiente para obtener un triunfo rotundo, ya que debe ser una Iglesia "sin mancha": - Sin engaño
a Dios - Sin envidias - Sin habladurías y calumnias - Sin un amor hipócrita. Debemos ser una iglesia
donde se acepte que todos tenemos errores y sabiendo perdonar de verdad.