Sei sulla pagina 1di 1

CONSEJOS PARA MEJORAR LA PLANEACIÓN DE TU CLASE

Sin duda uno de los retos más grandes que enfrentan los docentes se refiere a la planeación de las clases. Dar clases no se trata
de improvisar, por el contrario, lleva un gran trabajo previo que muchas veces es ignorado por el resto de las personas, y en el
cual recae el éxito del aprendizaje de los educandos.

Si uno de tus propósitos para este ciclo escolar es mejorar la planeación de tus clases, te compartimos seis claves que te
ayudarán a lograrlo:

1. Establece límites de tiempo

Es esencial que aceptes que cuando se trata de planear una clase, la perfección puede ser contraproducente, ya que puede
hacerte invertir demasiado tiempo, dejando pocas horas de descanso y sueño. Establecer un tiempo límite te ayudará a
asegurarte que no inviertas demasiadas horas de tu vida privada cuidando detalles que quizá no sean imprescindibles para la
clase, o bien, te permitirá no “perderte” en la planeación. Por ello, al momento de sentarte establece un tiempo de 40 minutos
en la alarma de tu reloj o celular para hacer lluvia de ideas, organizarte y planificar; y luego unos diez minutos extras, para
terminar lo necesario.

2. Anota las ideas que se te vienen durante las clases.

Matt Britland, director de la escuela The Lady Eleanor Holles, recomienda “mantén tus ideas en un lugar. A veces se te ocurren
buenas ideas para llevar a cabo en tu clase, pero al día siguiente se han ido; por eso, yo escribo todas mis ideas en un cuaderno
pequeño de notas que llevo conmigo, también puedes usar aplicaciones como Notes de Apple, o Evernote”.

3. Plantea las siguientes preguntas.

Cuando planeas una lección, o una serie de clases, es importante enfocarse en lo que deseas que los alumnos aprendan y cómo,
más que en las tareas con las que lo harás. Las siguientes preguntas te ayudarán a delimitar los temas y dar estructura a la clase:

- ¿Cuál es el conocimiento clave y las habilidades que quiero que los estudiantes aprendan, y cómo puedo hacer esto desafiante
para ellos?

- ¿Cuáles son los errores comunes que los estudiantes comenten respecto a este tema, y cómo puedo ayudar a evitarlos?

- ¿Cómo puedo saber que mi clase ya entendió el tema?

- ¿Cuándo y cómo les enseñará a los estudiantes a usar este conocimiento y habilidades en su vida diario?

- ¿Qué preguntas puedo hacer durante la lección para asegurar que los estudiantes entiendan los trabajos y tareas?

4. Aprende y distingue aquello que funcionó

La evaluación y organización hacen que la planeación de una lección sea menos estresante y más efectiva. Cada lección te ofrece
la oportunidad de una retroalimentación sobre lo que funcionó y lo que no. Tomarse unos minutos al final del día para procesar
y evaluar tus lecciones te permite descubrir que cambios habrá que hacerle en el futuro.

5. Colabora con tus colegas

En ocasiones no hay necesidad de experimentar y descubrir, y menos por ti solo. Aprende a pedir consejos a otros compañeros
y consultar las ideas y lecciones que ya han creado, para que después puedas estudiarlas y adaptarlas a tu clase.

6. No te obsesiones con la planeación

Planear la lección debe ser visto como un mapa que detalla la meta establecida. Si bien debe tener los suficientes detalles para
ponerte en el camino correcto y evitar que te pierdas, tampoco debe ser tan específico que no puedas improvisar un poco en
algunos momentos. Las lecciones rara vez siguen un orden, y planear con demasiada rigidez puede terminar por quitar la
diversión, así como oportunidades de aprendizaje que no habías pensado, pero que han surgido en el momento.