Sei sulla pagina 1di 3

Actitud y aprendizaje.

Definición.
La actitud es el comportamiento que emplea un individuo para hacer
las labores. En este sentido, se puede decir que es su forma de ser o el
comportamiento de actuar, también puede considerarse como cierta
forma de carácter, por tanto, secundario, frente a la motivación biológica,
de tipo primario que impulsa y orienta la acción hacia determinados
objetivos y metas.

Los tipos de actitudes


.1. Actitud positiva
Uno de los tipos de actitud más favorecedores es la actitud positiva, a
través de la cual se visualiza la situación o exposición a un estímulo de
manera que se favorece la interpretación positiva y optimista
independientemente de que se afronten dificultades, acercando al sujeto
a la estimulación o acción y a la búsqueda de la consecución de los
objetivos de manera sana, confiada y generalmente disciplinada. Suele ser
contagiosa.

1.2. Actitud negativa


Tipo de actitud que genera una visión negativa y pesimista de la realidad,
generalmente maximizando la experiencia aversiva y dando poco valor o
directamente no viendo los aspectos positivos de la situación. Suele
generar una evitación de la actuación o una conducta quejumbrosa más
allá de lo racional, haciendo difícil la consecución de metas. Al igual que la
positiva suele ser contagiosa.

1.3. Actitud neutra


Podemos considerar como actitud neutra aquella en que el juicio y el
pensamiento no están teñida por una emocionalidad ni positiva ni
negativa. Se trata de uno de los tipos de actitud menos frecuentes y suele
ser propia de personas que pretenden ser imparciales en sus juicios.
El aprendizaje.
El aprendizaje es el proceso a través del cual se modifican y adquieren
habilidades, destrezas, conocimientos, conductas, y valores, como
resultado del estudio, la experiencia, la instrucción, el razonamiento, y
la observación. Este proceso puede ser analizado desde distintas
perspectivas, por lo que existen distintas teorías del aprendizaje. El
aprendizaje es una de las funciones mentales más importantes en
humanos, animales y sistemas artificiales. En el aprendizaje intervienen
diversos factores que van desde el medio en el que el ser humano se
desenvuelve, así como los valores y principios que se aprenden en la
familia. En ella, se establecen los principios del aprendizaje de todo
individuo y se afianza el conocimiento recibido que llega a formar después
la base para aprendizajes posteriores.

Tipos de aprendizaje.

1-Aprendizaje receptivo: Es el tipo de aprendizaje en el que el sujeto solo


necesita comprender el contenido para poder reproducirlo, pero no
descubre nada.
2-Aprendizaje por descubrimiento: el sujeto no recibe los contenidos de
forma pasiva; descubre los conceptos y sus relaciones y los reordena para
adaptarlos a su esquema cognitivo.
3-Aprendizaje repetitivo: se produce cuando el alumno memoriza
contenidos sin comprenderlos o relacionarlos con sus conocimientos
previos, no encuentra significado a los contenidos estudiados.
4-Aprendizaje significativo: es el aprendizaje en el cual el sujeto relaciona
sus conocimientos previos con los nuevos dotándolos así de coherencia
respecto a sus estructuras cognitivas.
5-Aprendizaje observacional: tipo de aprendizaje que se da al observar el
comportamiento de otra persona, llamada modelo.
6-Aprendizaje latente: aprendizaje en el que se adquiere un nuevo
comportamiento, pero no se demuestra hasta que se ofrece algún
incentivo para manifestarlo.
7-Aprendizaje por ensayo-error: aprendizaje por medio de modelos
conductistas por el que se busca las respuestas al problema.
8-Aprendizaje dialógico: El aprendizaje dialógico es el resultado del
diálogo igualitario; en otras palabras, es la consecuencia de un diálogo en
el que diferentes personas dan argumentos basados en pretensiones de
validez y no de poder. El aprendizaje dialógico se puede dar en cualquier
situación del ámbito educativo y conlleva un importante potencial de
transformación social.

ACTITUD ANTE EL APRENDIZAJE


Hay muchos factores que intervienen en el éxito académico de un alumno.
Los factores individuales y del entorno familiar y social pesan. Pero para
compensar las desigualdades se tienen que trabajar las actitudes positivas
ante el estudio y conseguir aprovechar al máximo las competencias de
cada una de los estudiantes mediante las técnicas de estudio.
Las actitudes representan la voluntad de aprender, el interés por
progresar. En el caso de hacer un edificio, sería la voluntad de construirlo:
por muchos cimientos e ingeniería de la construcción que existan, hace
falta la voluntad del promotor del inmueble para que éste se realice.
Durante el proceso educativo, la actitud, que no es más que la forma en
que actuamos ante las situaciones que se presenten, se vuelve base para
alcanzar nuestros objetivos, es por ello que debemos conocer la forma
positiva y la negativa de ésta para así reaccionar de la manera más
adecuada ante el desarrollo de nuestro proceso educativo.
El esfuerzo aplicado al estudio no se corresponde a veces con el resultado
pues se realiza de modo mecánico y aburrido. El estudiante con este tipo
de actitud, es un mero receptor pasivo, que lee y memoriza sin más.
Carece de motivación.