Sei sulla pagina 1di 5

LA FORMACIÓN PROFESIONA EN UN

MUNDO LABORAL CAMBIANTE

½anzas mínimas de la FP
Aspectos básicos del currículum que componen las ense½

Los títulos profesionales serán establecidos por el Gobierno, previa consulta a las
Comunidades Autónomas, determinándose en el Real Decreto correspondiente
sus competencias profesionales características, expresadas en términos de
perfiles profesionales, necesarias para el desempeño cualificado de las
profesiones correspondientes; los aspectos básicos del currículo de los ciclos
formativos, que constituirán las enseñanzas mínimas, y la duración de estos
últimos.

En el Real Decreto correspondiente de cada título profesional se establecerán, de


conformidad con lo dispuesto en el Real Decreto 1004/1991, de 14 de junio, los
requisitos mínimos sobre espacios e instalaciones necesarios para la impartición
del correspondiente ciclo formativo.

1
De acuerdo con lo dispuesto por el artículo 30.4 de la Ley de Ordenación General
del Sistema Educativo y para posibilitar el cumplimiento de la disposición
adicional cuarta, apartado 6, de dicha Ley, las enseñanzas mínimas de la
formación profesional establecerán los módulos profesionales que
necesariamente deberán formar parte de cada ciclo formativo.

Las enseñanzas mínimas de la formación profesional de grado medio y de grado


superior incluirán, para cada ciclo formativo, los siguientes aspectos básicos del
currículo:
a) Los objetivos generales del ciclo formativo.
b) Los módulos profesionales necesarios para cada ciclo.
c) La duración total del ciclo formativo.
d) Los objetivos, expresados en términos de capacidades, y los criterios de
evaluación básicos de los módulos profesionales del ciclo formativo.

2
e) Los contenidos básicos de los módulos profesionales asociados a
una unidad de competencia, de los módulos profesionales de base o
transversales y del módulo profesional de formación y orientación
laboral, que en ningún caso requerirán más del 55 o del 65 por 100
del horario total previsto para el ciclo formativo, de acuerdo con lo
dispuesto en el articulo 4.2 de la Ley de Ordenación General del
Sistema Educativo. Por su propia naturaleza, que requiere su
adaptación y ajuste a las necesidades y disponibilidades del entorno
socioeconómico, los contenidos del módulo de formación práctica
en centros de trabajo serán establecidos en su totalidad por las
Administraciones educativas.

Las enseñanzas mínimas de la formación profesional de grado superior


podrán incluir, de acuerdo con las Comunidades Autónomas, la obligación
de haber cursado determinadas materias del bachillerato en concordancia
con los estudios profesionales a los que se quiere acceder.

Efectos académicos y profesionales de los ciclos de FP

a) Efectos profesionales del título de Técnico Auxiliar:


El titulo de Técnico Auxiliar en la correspondiente profesión tiene los
mismos efectos profesionales que el título de Técnico (LOGSE), según lo
preceptuado en la disposición adicional cuarta, apartado 3, de la Ley
Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo.

b) Efectos académicos y profesionales del título de Técnico Especialista:


El título de Técnico Especialista en la correspondiente especialidad tiene
los mismos efectos académicos y profesionales que el título de Técnico
superior (LOGSE), según lo preceptuado en la disposición adicional cuarta,
apartado 4, de la Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema
Educativo.

c) Acceso al bachillerato con el título de Técnico.


En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 35.3 de la Ley Orgánica

3
1/1990, de 3 de octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo,
quieness estén en posesión del título de Técnico, por haber superado la
formación profesional específica de grado medio según lo dispuesto en el
artículo 32.1 de la citada Ley Orgánica, tienen acceso directo a las distintas
modalidades del bachillerato.

Numerosas
umerosas experiencias, unas en el ámbito de la educación
compensatoria, otras en el de la formación ocupacional, han tratado de
recuperar de algún modo a jóvenes que salieron del
del sistema educativo con
una formación insuficiente. Sin embargo, es en la Ley de Ordenación
General del Sistema Educativo donde los Programas de Garantía Social
aparecen de manera explícita. En efecto, la LOGSE en su artículo 23,
dentro del capitulo dedicado
dedicado a la Educación Secundaria establece: "Para
los alumnos que no alcancen los objetivos de la Educación Secundaria se
organizarán programas específicos de garantía social, con el fin de
proporcionarles una formación básica y profesional que les permita
incorporarse
orporarse a la vida activa o proseguir sus estudios en las distintas

4
enseñanzas reguladas en esta ley y, especialmente, en la formación
profesional específica de grado medio a través del procedimiento que
prevé el artículo 32.1 de la presente ley. La Administración local podrá
colaborar con las Administraciones Educativas en el desarrollo de estos
programas".

Se sitúa a los programas de garantía social en la etapa de la Educación


Secundaria obligatoria, para los alumnos que la abandonan sin haber
alcanzado sus objetivos, y también apunta unas finalidades que conectan
simultáneamente con el mundo laboral y con las enseñanzas regladas
posteriores, especialmente con la Formación Profesional específica de
grado medio.

De las consideraciones que se realizan en el articulado de la LOGSE acerca


de los programas de garantía social se deduce un doble objetivo:
- Un carácter terminal: posibilitar la incorporación de jóvenes a la
vida activa mediante el dominio de las técnicas y conocimientos
básicos de un oficio profesional a nivel elemental.
-Otro de carácter propedéutico: preparación para la inserción en el
sistema educativo, especialmente a través de una prueba de acceso
a los ciclos formativos de grado medio de formación profesional.

La situación de los programas de garantía social en este tramo educativo


de la Secundaría nos lleva a afirmar que se proponen como una medida
más de atención a la diversidad, un instrumento más de la reforma
educativa para conseguir que los alumnos alcancen el mayor nivel de
formación que puedan en el tramo de edad correspondiente a las etapas
de la Educación Secundaria. Los programas de garantía social adquieren
sentido como elementos de compensación educativa, especialmente
respecto de los jóvenes en situación de desventaja sociocultural, al
ofrecerá sus destinatarios la preparación para insertarse
satisfactoriamente en la sociedad, como ciudadano y trabajador. Y a
través de esta finalidad puede intentar alcanzarse el ofrecerles la
oportunidad de continuar estudios en el sistema reglado, especialmente
en los ciclos formativos de formación profesional de grado medio.