Sei sulla pagina 1di 4

LOS NIÑOS SUPERDOTADOS

Se les llama superdotados a aquellos niños con un coeficiente intelectual mayor a


130, lo que indica que tienen un gran potencial de aprendizaje y comunicación, del
mismo modo presentan características como creatividad, sensibilidad,
perseverancia, tenacidad, independencia y competitividad, por lo que requieren
estar inmersos en un ambiente rico y estimulante a todos los niveles tanto social,
como escolar, cultural y familiar.

Sin embargo, la sociedad actual aún no se encuentra informada adecuadamente y


no comprende el fenómeno de la superdotación, el cual sigue lleno de mitos y
estereotipos algunos de ellos son:

 Tener altas capacidades es garantía de éxito


 Son niños muy bien estimulados
 Alta capacidad es igual a alto rendimiento

Que no hacen más que distorsionar la situación, por lo que es conveniente aclarar
que ser superdotado es diferente a:

 GENIO: Rompe con las normas, crea las suyas propias, es


extremadamente inteligente, creativo y productivo.
 PRODIGIO: Niños con ejecuciones sobresalientes a edades tempranas,
productos con calidad de adulto
 PRECOZ: Aprenden antes a andar y hablar, pero ello no significa que
llegue a ser un superdotado.
 TALENTOSO: Es extremadamente competente en un área o campo
específico.
Existen varios autores que intentan definir la superdotación y entre las más
aceptadas tenemos a Renzulli en 1996, que dice así:

“Lo sobresaliente consiste en una interacción entre tres grupos básicos de rasgos
humanos; esos grupos se sitúan por arriba de las habilidades generales promedio,
altos niveles de compromiso en las tareas y altos niveles de creatividad.
Los niños sobresalientes y talentosos son los que poseen o son capaces de
poseer ese juego compuesto de rasgos, y aplicarlos en cualquier área potencial
que pueda ser evaluada del desempeño humano. Los niños que manifiestan, o
que son capaces de desarrollar una interacción entre los tres grupos, requieren
una amplia variedad de oportunidades educativas y servicios que no son provistos
de ordinario a través de los programas de instrucción”

El poder identificar a los niños superdotados es de vital importancia para el


desarrollo adecuado de su propia dotación. Algunas características para su
detección que se pueden ver de forma temprana son:

 Entre 1 y 4 años: un desarrollo precoz del lenguaje, capacidad de mantener


una conversación a los 2 años, y elevada capacidad de memoria. Son
capaces de realizar puzzles y leer con facilidad antes de los 4 años.
 Entre los 4 y 6 años: muestran orientación social hacia los adultos
(conversaciones, juegos, etc.), disfrutan leyendo, tienen una gran curiosidad
por las cosas, y muestran facilidad y rapidez en la comprensión de conceptos.
 A partir de los 6 años: llama la atención su riqueza léxica; comprensión,
manejo y conexión de conceptos complejos y placer en plantear y resolver
nuevos problemas. Tienen talento en áreas específicas (dibujo, música,
matemáticas, etc).
Entre sus características psiconeurológicas:

 Se sienten “diferentes”, pueden creer que nadie de su edad piensa como


ellos o sobre las cosas que a ellos le interesan, y desean ser como los
demás.
 Experimentan emociones fuertes, reaccionando a situaciones que pasan
inadvertidas para otros. Parte de esta aparente sensibilidad es el producto
de un desarrollo asincrónico, es decir, ideas y conceptos adelantados a
emociones propias a su edad (síndrome de disincronía).
 Personalidad perfeccionista. suelen evitar tomar decisiones importantes
para no correr riesgos. Como consecuencia pueden presentar estrés
emocional, tristeza y depresión. Su perfeccionismo puede llevarle a una
excesiva autocrítica y falta de confianza en sí mismo

Debemos tener en cuenta es que en cuanto a escolaridad se estima que


aproximadamente el 70% de los alumnos superdotados presentan bajo rendimiento
escolar y entre el 30-50% fracaso escolar. Donde las causas de esto están
condicionadas por situaciones como el desconocimiento del tema por parte de los
profesionales (escasa identificación de estos niños), el nivel socioeconómico (los
más desfavorecidos presentan mayor riesgo de fracaso escolar) y la ausencia de
un tratamiento psicopedagógico apropiado (adaptación curricular).

Siendo catalogados como alumnos con TDAH, por ciertas actitudes como sentirse
aburridos en clase, mostrar falta de atención, poca persistencia para las tareas que
ellos consideran irrelevantes, iniciar muchos proyectos, pero terminar pocos,
cuestionar normas, tener dificultades para restringir su deseo de hablar, olvidar las
tareas y perder los trabajos, además de proyectar emocionalmente inestabilidad
emocional y baja autoestima

Por todo eso, se reitera, un niño con superdotación intelectual necesita una
educación ajustada a sus capacidades, mediante las adaptaciones pertinentes, para
optimizar y motivar su rendimiento académico y así poder aprovechar su potencial
CONCLUSIONES:

Estos niños tienen un potencial elevado de inteligencia, el cual si no se desarrolla


adecuadamente se perderá por lo que la temprana identificación es clave para
anticipar medidas psicoeducativas y evitar posibles problemas en el ámbito
personal, social y académico.

La sociedad en general entiende de muy forma distinta la superdotación. La mayoría


prácticamente la desconoce en esencia, teniendo como único referente unas vagas
nociones creadas por los múltiples estereotipos y mitos que han rodeado al tema.