Sei sulla pagina 1di 6

Shakespeare y Cervantes dos grandes autores de la literatura, el primero de

origen inglés y el segundo español, los cuales sus obras han prevalecido a través
de los tiempos, uno Hamlet y el otro Don Quijote, pasando sus grandes obras de
generación en generación, siendo así estas base de la educación y cultura en todo
el mundo, es por eso que se analizará la vida y obras de estos dos grandes
literarios, en los que se observarán inmensas y sorprendentes semejanzas tanto
en sus vidas, como en su obras aunque hayan pertenecido a diferentes naciones.

Existen en la actualidad distintas teorías sobre la vida de estos dos autores, desde
la teoría de que se conocieron y algunas otras más atrevidas como que fueron la
misma persona. Para poder entender un poco sobre este tema, primero se
analizará la vida de cada autor por separado, para después poder hacer un
análisis de los dos con ayuda de algunos historiadores que han analizado el
mismo asunto, no sólo limitando el análisis a sus vidas sino un poco de cada una
de sus obras para poder entender lo más posible el tema y poder llegar a una
conclusión.
Como se mencionó anteriormente, las vidas
de Miguel de Cervantes y de William
Shakespeare tuvieron grandes coincidencias
aun siendo los dos de lugares distintos y
teniendo fechas de nacimiento distintas
pertenecen aproximadamente a la misma
época, como a continuación se muestra.

Miguel de Cervantes nació el 29 de septiembre y el 9 de octubre de 1547 en


Alcalá de Henares, España, hijos del matrimonio de Rodrigo de Cervantes
Saavedra y Leonor de Cortinas. La familia de su padre conocía la prosperidad,
pero su abuelo Juan, graduado en leyes por Salamanca y juez de la Santa
Inquisición, abandonó el hogar y comenzó una errática y disipada vida, dejando a
su mujer y al resto de sus hijos en la indigencia, por lo que el padre de Cervantes
se vio obligado a ejercer su oficio de cirujano barbero, lo cual convirtió la infancia
del pequeño Miguel en una incansable peregrinación por las más populosas
ciudades castellanas.

Lo anterior redactado es una de las grandes coincidencias con la vida de


Shakespeare, no en la fecha de nacimiento ni su origen puesto que este nace el
26 de abril de 1564 en Stratford-upon-Avon, un pueblo del condado de Warwick, lo
similar que se encuentra es que su madre provenía de una vieja y acomodada
familia católica, y es muy posible que el poeta, junto con sus dos hermanos y una
hermana, fuese educado en la fe de su madre, sin embargo, no debió de
permanecer mucho tiempo en las aulas, pues cuando contaba trece años la
fortuna de su padre se esfumó y el joven hubo de ser colocado como dependiente
de carnicería. A los quince años, según se afirma, era ya un diestro matarife que
degollaba las terneras con pompa, esto es, pronunciando fúnebres y floreados
discursos. Se lo pinta también deambulando indolente por las riberas del Avon,
emborronando versos, entregado al estudio de nimiedades botánicas o rivalizando
con los más duros bebedores y sesteando después al pie de las arboledas de
Arden.
Así que podemos encontrar que una de las similitudes de las vidas de estos dos
autores fue que en su infancia y adolescencia sus familias a pesar de no provenir
de la pobreza, ambas sufrieron cuestiones económicas que afectaron a los dos,
puesto que uno tuvo que dejar sus estudios para trabajar y ayudar a su familia
(Shakespeare), y el otro al igual que el anterior no pudo continuar sus estudios, o
al menos no de forma continua porque tuvo que peregrinar junto con su familia en
busca de estabilidad económica.

Otra coincidencia que podemos encontrar es que En el año de 1569 un tal Miguel
de Cervantes fue condenado en Madrid a arresto y amputación de la mano
derecha por herir a un tal Antonio de Segura. La pena, corriente, se aplicaba a
quien se atreviera a hacer uso de armas en las proximidades de la residencia real.
No se sabe si Cervantes salió de España ese mismo año huyendo de esta
sanción, pero lo cierto es que en diciembre de 1569 se encontraba en los dominios
españoles en Italia, provisto de un certificado de cristiano viejo (sin ascendientes
judíos o moros), y meses después era soldado en la compañía de Diego de
Urbina. Estuvo en la batalla contra los turcos, en donde años más tarde escribiría
la primera parte del Quijote basada en dicha batalla.

En cambio a William Shakespeare en 1586 fue sorprendido in fraganti cazando


furtivamente. Se dice que en su juventud anduvo en malos pasos y por ese motivo
fue perseguido, por tal motivo es orillado a dejar sus negocios y su familia y a
refugiarse en Londres". Pero es más plausible que el virus del teatro lo impulsara a
unirse a alguna farándula de cómicos nómadas de paso por Stratford,
abandonando hijos y esposa y trocándolos por la a la vez sombría y espléndida
capital del reino. En 1593, cuando es ya un famoso dramaturgo y uno de los
personajes más populares de Londres. Entretanto se le atribuyen los siguientes
empleos: pasante de abogado, maestro de escuela, soldado de fortuna, entre
otros. Existen afirmaciones que de la vida de los dos autores hay partes en las que
se desconocen, periodos borrosos, años oscuros como le llaman los historiadores.

Cada quien tuvo su trayectoria artística que los llevó a ser dos de los más grandes
literarios hasta el momento. Algunas de las obras más importantes de Cervantes
fueron Don Quijote de la Mancha, La Galatea, Novelas ejemplares. Y de
Shakespeare podemos encontrar Hamlet, Romeo y Julieta, El sueño de una noche
de verano, etc.

Ambos mueren el mismo año, en 1616.

Aunque hayan tenido increíbles coincidencias tanto en el trayecto de sus vidas


como en su muerte, se rechaza la idea de que sean la misma persona, y aunque
algunos autores rechazan también la idea de que se conocieron, en lo personal no
excluyo totalmente la idea; pero este hecho es algo muy difícil dada la historia
puesto que uno la invasión que pretendía el rey Felipe ll pretendía invadir España,
intento del cual falló. Aunque se rechaza la idea anterior, Quizás sí que quepa la
posibilidad de que entre ambos hubiera cierto sentimiento de admiración. Y con
total seguridad se puede afirmar que ambos actores conocían de forma parcial el
trabajo del otro. Tanto es así que se atribuye a Shakespeare la autoría de la
obra Historia del loco Cardenio, o simplemente Cardenio, un personaje oriundo de
Sierra Morena y mencionado en la primera parte de El Quijote y en torno al cual
Shakespeare basó una obra puesto que en 1612 surge la primera versión del
Quijote en inglés, en donde en ese momento Shakespeare se encuentra semi-
retirado el cual junto con su amigo John Fletcher, dramaturgo leen a Cervantes,
esto se sabe porque los dos hacen una obra llamada la Historia de Cardenio que
ponen en escena el 20 de mayo y el 5 de junio en la corte de Jacobo l de
Inglaterra, esa obra no se publica, y a la fecha no hay exacta certeza puesto que
se encuentra perdida, ya que los únicos textos escritos se encontraban
depositados en el teatro del globo y en el año 1613 aproximadamente hubo un
incendio que provocó la pérdida de miles de documentos que guardaba, entre
ellos la obra anterior.

Me parece de suma importancia mencionar tal capítulo ya que es uno de los


enlaces que une a estos dos grandes autores.

La historia comienza con Quijote y Sancho Panza en la sierra Morena, en donde


se encuentran con un hombre acabado, triste, el cual estaba sufriendo, Este era
Cardenio, el cual explica a Quijote y Sancho el motivo por el cual se encuentra
así. Cardenio era un joven sevillano enamorado de Lusilda, el cual se quiere casar
con ella, pero cuando está a punto de pedir la mano de su amada a su padre le
llega una carta del duque Ricardo en la cual lo requieren para acompañante de su
hijo futuro duque, por lo cual la boda se suspende, ya que este tiene que irse para
poder realizar su labor, pero transcurrido el tiempo Cardenio descubre a Fernando
en un hecho muy malo puesto que este, le da la palabra de matrimonio a una
vasalla de su padre para poder mantener relaciones con ella. Cardenio estaba
dispuesto a decírselo al duque, pero Fernando lo convence de irse de viaje para
cuestión de negocios, este acepta cegado de la emoción de poder regresar a ver a
su amada Lusilda.

Fernando conoce a Lusilda enamorada de Cardenio y aquí es donde en ausencia


de Cardenio Fernando le pide la mano a Lusilda y se casan, Cardenio se va y es
cuando se encuentra a Quijote y Sancho Panza en Sierra Morena, los cuales leen
una carta escrita por Lusilda, advirtiéndole a Cardenio que regresara, pero para
cuando esto lo hizo ya era demasiado tarde, tanto que Lusilda ya se estaba
casando con Fernando. Transcurrido el tiempo y con ayuda de Dorotea y Quijote,
Cardenio vuelve a recuperar el amor de Lusilda, pese a todo lo ocurrido.

Además del capítulo anterior que los une se han hecho varias comparaciones en
algunas de sus obras, en las cuales tienen ciertas expresiones y formas literarias
parecidas, un ejemplo es nerviosismo de quijote por saber de Dulcinea, en la que
este se muestra desesperado por saber algo de ella, mismo comportamiento que
utilizará Shakespeare en una de sus obras hace la misma propuesta literaria, en
donde una mujer llamada Rosalinda muestra el mismo comportamiento de
desesperación por saber de su amado. Otro ejemplo es la mención de Helena de
Troya y un personaje del autor inglés llamado Lucrecia, en base al anterior.
Son increíbles las coincidencias que tuvieron estos dos grandes autores tanto en
su trayectoria como literarios y en su vida personal, pero esto no significa que
sean una misma persona, ya que este hecho es ilógico e imposible.

Los dos autores realizaron obras que marcaros la historia y la cultura, tanto, que
siguen presente en nuestros tiempos, pero Cervantes, en lo personal, creo que ha
sido el autor más grande de los tiempos, pues ha sido capaz de en una sola obra
introducir diversos temas, además de realizarlo en una forma ingeniosa y divertida,
tanto así, que su obra Don Quijote de la Mancha ha sido el libro más vendido
después de la biblia; y no sólo la admiración es hacia sus obras, sino a su vida, ya
que a pesar de todo lo ocurrido, pues no fue una persona que se las vio fácil, pudo
salir adelante e incluso usar algunos de los acontecimientos que vivió para sus
obras, así que no es de sorprenderse que se tuviera entre los dos autores un
sentimiento de admiración, puesto que como antes e mencionó Shakespeare no
se salvó de tener ese gusto especial por las obras cervantinas, tanto es así que
demuestra su admiración realizando una obra en base a un capítulo de cervantes,
como antes ya se ha mencionado.