Sei sulla pagina 1di 6

El salmo de David el pastor

Al leer la Biblia, primero conocemos a David como un pastor. Era


el más joven de sus hermanos y no estaba incluido en el sacrificio
especial organizado por Samuel. Sin embargo, él fue el elegido
por Dios, el hombre conforme al corazón de Dios, y así fue
convocado desde el campo donde atendía al rebaño para ser
ungido como rey. Dios lo llamó a pastorear a un rebaño diferente,
a Su pueblo Israel (1 S 16:1-13; 2 S 5:2; Sal. 78:70-71).
El pastoreo es una de las ocupaciones más antiguas. Por lo tanto,
no es de sorprendernos que el cuidado de un pastor y su relación
con su rebaño fuera una metáfora común en el antiguo Cercano
Oriente para el liderazgo de las personas, especialmente la
monarquía. Además, ocasionalmente se ha mencionado que
algunos dioses de naciones son pastores. En la Biblia, los líderes
civiles y religiosos son llamados pastores, y la metáfora está
conectada con la realeza (por ej.: 1 R 22:17), especialmente con
David. Dios es llamado pastor (por ej.: Gn 48:15; Sal. 23:1; 80:1),
y los elementos de la vida de un pastor ocurren varias veces para
describir la actividad de Dios (por ej.: Sal. 31:3; Is. 40:11; Mi.
7:14).
David conocía el cuidado constante que se necesitaba para ser un buen pastor y esto
proporcionó una rica metáfora del cuidado constante de Dios hacia él en el Salmo
23.

La vida de David como pastor continuó desempeñando un papel


después de que dejó los prados. Gran parte de lo que aprendió
pastoreando ovejas lo aplicó como líder de hombres.
Famosamente, apeló a sus hazañas de cómo protegió al rebaño,
cómo dependía de Dios para ilustrar su habilidad al luchar contra
Goliat (1 S 17:34-37). Las experiencias de David como pastor
también encontraron un espacio en su poesía, proporcionando
una rica variedad de metáforas para muchos de sus salmos más
queridos, incluyendo el Salmo 23.
Tratar de imaginar la vida de David como un pastor no es fácil
para la mayoría de nosotros, ya que vivimos en un mundo
moderno y urbano. Pastorear en el mundo antiguo era, en
muchos sentidos, más simple que nuestras ocupadas vidas, pues
implicaba mucho tiempo viendo comer a los animales. Pero
estaba lejos de ser trivial. Hasta el día de hoy, el cuidado de los
animales siempre presenta dificultades únicas, especialmente con
las ovejas necesitadas, además de los desafíos del medio
ambiente. Podríamos resumir la vida de un pastor como una de
cuidado constante.
David necesitaba proveer alimento y agua para sus ovejas, una
tarea nada fácil para un pastor de Belén. La Biblia describe a
Canaán como una buena tierra, una tierra de bendición para el
pueblo de Dios, pero no era demasiado exuberante. Además, las
mejores tierras, las áreas que recibieron la mayor cantidad de
lluvia, se reservaron para la agricultura. Los pastores
deambulaban por las colinas y valles en regiones más remotas y,
a menudo, rocosas, con precipitaciones marginales. Seguro que
hubo tiempos de abundancia, pero cuando pensamos en David
como un pastorcillo, no deberíamos contemplar prados verdes
todo el tiempo.
Para proveer a sus rebaños, David necesitaba ser un buen guía,
ya que la vida de un pastor implicaba mucho caminar. Cada día,
un pastor sacaba sus rebaños de la seguridad del pueblo y
deambulaba por las colinas y valles con el propósito de
proporcionar suficiente hierba para comer. Durante esta rutina
diaria, un buen pastor debería estar al tanto de las necesidades
del rebaño como un todo y las necesidades de cada oveja
individualmente.
Mientras estaba en Jordania en un estudio arqueológico, pude
observar a los pastores beduinos y sus rebaños. Cada mañana
viajaban varias millas mientras buscaban pastos adecuados.
Siempre me sorprende que eran capaces de mantener sus
rebaños juntos y encaminados a pesar de que, como en los días
de David, no había vallas para contenerlos. Durante el día, las
ovejas y las cabras se extendían para pastar y descansar. Luego
los pastores juntarían sus rebaños para hacer el viaje de regreso
a la aldea antes de que oscureciera, asegurándose de que cada
uno fuera contado.
David también necesitaba ser un guardián de su rebaño. Los
pastores beduinos no enfrentan las mismas amenazas de los
animales salvajes que David. Todavía hay lobos y algunos
leopardos en Israel, pero los leones y los osos que David conoció
se han ido. Las ovejas y las cabras son presa fácil, por lo que los
pastores deben ser protectores vigilantes, a veces poniendo en
peligro sus propias vidas. Incluso si un pastor es capaz de
ahuyentar a estos peligrosos depredadores, lo más probable es
que la manada se disperse y deba ser reunida, a menudo desde
varios rincones. Los perros fueron utilizados para ayudar a
proteger a las bandadas contra los animales salvajes y se
mencionan algunas veces en la Biblia (Job 30:1, Is. 56:11) pero
nunca como un compañero de David.
Todos estos elementos muestran cuán cercano era el vínculo
entre un pastor y su oveja. Él era su compañero constante y
necesitaría conocerlas individual e íntimamente para cuidarlas
adecuadamente. Las ovejas aprenderían a confiar en su pastor, a
seguir su liderazgo y a escuchar su voz. David conocía el cuidado
constante que se necesitaba para ser un buen pastor y esto
proporcionó una rica metáfora del cuidado constante de Dios
hacia él en el Salmo 23. Conocemos aún más plenamente el
costo de la atención constante que Dios nos tiene como se ve en
Jesús, quien dijo: “Yo soy el buen pastor; el buen pastor da su
vida por las ovejas” (Jn. 10:11).

El Señor es mi pastor, nada me


faltará
Pasaron muchos años antes de que pudiera decir: “Amo el Salmo 23”.
Todavía puedo ver la portada de la versión del libro de cuentos de mi
hijo. Allí está David, con mejillas color rubí y cabello rizado, con el
cayado de pastor a su lado, ovejas inmaculadas a su alrededor. Él era el
niño modelo, todo lo que yo no era. Este chico perfecto me condenó.
Me tomó más de veinte años y algunas penas mayores antes de que se
pudiera abrir esa puerta que tenía cerrada. Ese niño no escribió este
salmo. El David del Salmo 23 necesitaba la restauración del alma (v. 3):
había visitado “el valle de la sombra de la muerte”; se enfrentó al “mal”
(v. 4); él tenía enemigos (v. 5). Este fue un creyente bien probado
hablando de una larga experiencia con Dios. Su confianza en el futuro se
basó en experiencias del pasado.
Lo que Jacob y David vieron solo vagamente, Jesús lo vio claramente. El Pastor
debe sufrir por Sus ovejas.
Pero David no estaba replanteando todo simplemente por su propia
experiencia. Él no es la primera persona en la Biblia que dice: “El Señor
es mi pastor”. Simplemente se estaba aplicando a sí mismo algo que
había aprendido de Jacob.
Génesis 48:15-16 registra la escena al final de la vida de Jacob cuando
bendice a José y a sus dos hijos:
El Dios delante de quien anduvieron mis padres Abraham e Isaac,
el Dios que ha sido mi pastor toda mi vida hasta este día,
el ángel que me ha rescatado de todo mal, bendiga a estos muchachos.
Jacob no había sido la oveja más fácil. Incluso después de su encuentro
con el ángel en el vado de Jaboc, necesitaba ser desenredado. Su triste
repetición de la locura de sus padres de tener hijos favoritos llevó a la
disfunción familiar, los celos, el pecado y la tristeza. Pero ahora miró
hacia atrás con una visión clara y se maravilló de la forma en que el
Pastor lo había perseguido y lo había preservado, lo había herido solo
para protegerlo y le había producido tanto bien. Su hijo José ya había
visto eso (45:5-8), y más tarde lo confirmaría: lo que otros pensaban para
el mal, Dios lo usó para bien (50:20); la versión del Antiguo Testamento
de Romanos 8:28.
David había aprendido que lo que fue cierto para Jacob también era
cierto para él. Y sin mencionar situaciones específicas en su propia vida,
describe el pastoreo del Señor de una manera que muestra cuán aplicable
es para cada situación en nuestras vidas también.
Cuando sabes que el Señor es tu Pastor, puedes estar seguro de que no te
faltará nada. En otra parte, David registra que incluso en la vejez nunca
había “visto al justo desamparado, ni a su descendencia mendigando
pan” (Sal. 37:25).
El verbo que David usa (“nada me faltará”/”nada querré”) aparece en
otra parte. Durante las peregrinaciones en el desierto, a la gente no le
faltó nada (Éx. 16:18). Moisés pudo decir: “Por cuarenta años el Señor tu
Dios ha estado contigo; nada te ha faltado” (Dt. 2:7). Dios prometió que
lo mismo sería cierto en la tierra que les estaba dando (8:9). Él había
hecho provisión para esto en la ley concerniente a la espiga (Lv. 19:9-
10).
Por lo tanto, David probablemente también estaba pensando en cómo
Jehová había guiado a la multitud por el desierto (Sal. 77:20; 78:32) y
había demostrado ser el “Pastor de Israel” (80:1). Si Jehová pudiera
proveer para ese enorme rebaño, concluyó David, entonces seguramente
podría hacerlo para una sola oveja. Y ahora el Señor había vindicado su
fe satisfaciendo todas sus necesidades.
Lo que al principio parece una lección de pastoreo del Pastor resulta ser
la confianza de un creyente basada en la verdad de la Palabra de Dios y
la revelación de Su carácter. Quizás esto es menos del David pastor
pensando en cuidar ovejas y más del David expositor que se aplica la
Palabra de Dios a sí mismo. Así, vino a compartir la fe de Jacob y
experimentar la provisión soberana del Dios del éxodo.
Jesús vio un significado profundo en estas palabras; debe haberlos
cantado con alegría. Miró hacia atrás a Sus padres Jacob y David y como
ellos confiaron en su Padre para satisfacer todas Sus necesidades. De
hecho, como Él explicó a Sus desconcertados discípulos, Su Padre le
proporcionó Su alimento: “Yo tengo para comer una comida que
vosotros no sabéis… Mi comida es hacer la voluntad del que me envió y
llevar a cabo Su obra” (Jn. 4:32, 34).
Pero Jesús también debe haber leído el Salmo 23 con un profundo
sentimiento de carga. Porque Él sabía que, en última instancia, Él mismo
era “el Buen Pastor” que “da Su vida por las ovejas” (10:11, 14). Lo que
Jacob y David vieron solo vagamente, Jesús lo vio claramente. El Pastor
debe sufrir por Sus ovejas.
Como el Buen Pastor, Jesús tomaría el lugar de Sus ovejas y sería
llevado al matadero (Is. 53:7). Para ellos, Él sería herido (Za. 13:7;
ver Mt. 26:31). Él daría todo de Sí mismo para proporcionarnos todo.
¿La implicación? Como Él no fue eximido sino que fue entregado por
todos nosotros, podemos estar seguros de que Él nos dará todo lo que
necesitamos (Ro. 8:32).
Esto es lo que quiere dejar dicho un cristiano al decir: “El Señor es mi
pastor, nada me faltará”.