Sei sulla pagina 1di 10
Taye) Nee aes INTRODUCCION Jesiis se ha quedado con nosotros en la Eucaristia la noche de su pasién. Desde entonces, la Eucaristia qued6 estrechamente asociada al drama de la pasion y muerte del Seftor, de manera que cada vez que celebramos la Misa se hace presente la entrega de Jesus, su sacrificio. redentor. (Cfr. Ede 11) Nos disponemos @ acompatiar a Jestis en su agonia. Cuando llegé la hora de nuestra redencion Jesus fue sometido a una prueba terrible, pero no huyé ante esa “hora”. De sea que los discipulos. lo acompatien, y sin embargo debe experimentar la soledad y el abandono. Lo que les dijo a ellos en Getsemani nos lo dice hoy a nosotros: “Velen conmigo para que no caigan en la tent acion” (Mt 26, 41). La Eucaristia nos permite retomnar de modo mistico pero real a aquel lugar y @ aquella hora, la hora de la cruz y de la glorificacion (Cir. EdE 4), CANTO AL ESPIRITU SANTO TEXTO BIBLICO (Géi 4, 6) La prueba de que somos hijos de Dios “es que Dios infundié en nuestros corazones el Espiritu de su Hijo, que clama a Dios llamandolo: jAbbal, es decir, jPadre!” ‘Solo el Espiritu Santo puede elevar nuestros corazones para que también nosotros nos dir ijamos al Padre, unidos a la oracién de adoracién que brota del Corazén Sacratisimo de Je sus. Pedimos al mismo Espiritu que nos prepare para contemplar al Seftor en el huerto. Esta noche nos hemos reunidos para acompafiar a Jess en su oracién al Padre. Solo el Espiritu Puede damos la sintonia con sus sentimientos de amor hacia el Padre, por_es0, ahora, en oracion silenciosa, vamos a pedir que armonice nuestros corazones con su presencia para entrar en co- munién con El y conocer mejor lo que pasé la noche de preparacion a su Pasién y Muerte en Cruz, (Aproximadamente 5' de silencio) ORACION COMUN Digamos juntos: “ENVIANOS, SENOR, TU ESPIRITU” Para recordarnos tu gran amor. Para transformar nuestros corazones. Para completar en nosotros tu obra. Para hacernos dignos hijos tuyos. Para ensefiamos a orar Para que nuestra unidad sea perfecta KKK KK (Sigue oracién librey Sefior Jess, Tu que has muerto por la unidad del género humano, Tu. que has muerto por nuestra salvacién, Tu que has muerto para que todos nosotros fuésemos hijos de Dios, danos el gozo y la paz de vivir como hijos de un mismo Padre 1° PARTE TEXTO BIBLICO: Le 22, 14-20 “‘Llegada la hora, Jesiis se senté a la mesa con los Apéstoles y les dijo: '“"He deseado a dientemente comer esta Pascua con ustedes antes de mi Pasién, “porque les aseguro quo ya no la comeré mas hasta que llegue a su pleno cumplimiento en el Reino de Dios". Y tomando una copa, dio gracias y dijo: “Tomen y compartanla entre ustedes. “Porque les aseguro que desde ahora no beberé mas del fruto de la vid hasta que llegue el R eino de Dios”. Luego toms el pan, dio gracias, lo partid y lo dio a sus discipulos, diciendo: "Esto es mi Cuerpo, que se entrega por ustedes. Hagan esto en memoria mia". “*Después de la cena hizo lo mismo con la copa, diciendo: “Esta copa es la Nueva Alianza sellada con mi Sangre, que se derrama por ustedes” Jesucristo nos dio su Cuerpo y su Sangre, la noche mas dificil de su vida en la tierra, no cuando fas multitudes lo aclamaban, sino cuando todos lo abandonaron, para ensefiamos a no tener mie. do en los momentos en que experimentamos mas fue rtemente nuestra pobreza. Alli el Sefior va a Poner fo que nos falta, la ayuda de su gracia, su cercania. El nos ensefiara a seguit entregand o- os, a seguir dandonos. Jesus es Dios, es Todopoderoso y nos ama. Encuentra el modo de irse y de quedarse al mismo tiempo para ser por siempre alimento y fortaleza de nuestra debilidad. \Agr adezcamoslel Respondemos: ~ iGRACIAS, JESUS! ¥. Pordue te quedaste con nosotros en la Eucaristia, ¥ Porque viniste a salvar lo que estaba perdido, Porque derramaste en nosotros tu preciosa sangre. “Porque eres el camino que nos conduce al Padre, ‘Seguimos expresando nuestro agradecimiento con todo nuestro corazén ‘TIEMPO DE SILENCIO Sefior Jestis, Hijo de Dios vivo, Dios y hombre verdadero, te adoramos, pues esta aqui, realmente presente entre nosotros, estas aqui, TU, que sufriste en esta noche la agonia de Getsemani estas aqui, con tu Corazén Divino y Humano, misericordioso, de donde brota la luz para nosotros, festés aqui en perfecta unién con el Padre. regalandonos tu sabiduria y amor. CANTO ALMA DE CRISTO ALMA DE CRISTO, SANTIFICAME TEXTO BIBLICO: Lc 22. 39-42 En soguida Jestis salié y fue como de costumbre al monte de los Olivos, sequido de sus discipulos. “*Cuando Ilegaron, les dijo: “Oren, para no caer en la tentacion". “'Después se alejé de ellos, mas o menos a la distancia de un tiro de piedra, y puesto de rodillas, oraba: “Padre, si quieres, aleja de mi este céliz. Pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya Frente a nuestras actitudes violentas, frente a los hechos que nos hacen perder la paz, contem- plemos el corazén de Cristo y pidamos tener sus mismos sentimientos; “revistanse de sentimie n- tos de tierna compasion, de bondad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia” (Col. 3, 12) Al rezar el Alma de Cristo, Santificame estaremos diciendo: "Seftor, manso y humilde de corazén, haz mi corazon semejante al tuyo" Rezamos todos juntos: iALMA DE CRISTO, SANTIFICAME Para que seamos mansos y humildes. Para que tengamos hambre y sed de justicia. Para que seamos misericordiosos. Para que seamos puros de corazén. KKK (Todos contestan a cada invocacion “Alma de Cristo, santificame" y luego se invita @ seguir e s- ponténeamente con peticiones) CANTO TIEMPO DE SILENCIO CUERPO DE CRISTO, SALVAME: TEXTO BIBLICO: Rm 7. 14-25a “Porque sabemos que la Ley es espiritual, pero yo soy camal, y estoy vendido como e s- clavo al pecado. '°Y ni siquiera entiendo lo que hago, porque no hago lo que quiero sino lo ue aborrezco. “Pero si hago lo que no quiero, con eso reconozco que la Ley es buen a. "Pero entonces, no soy yo quien hace eso, sino el pecado que reside en mi, “porque sé ‘que nada bueno hay en mi, es decir, en mi carne. En efecto, el deseo de hacer el bien esta a mi alcance, pero no el realizarlo. "*Y asi, no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero. “Pero cuando hago lo que no quiero, no soy yo quien lo hace, sino el pecado que reside en mi. “'De esa manera, vengo a descubrir esta ley: queriendo hacer el bien, se me presenta el mal. “Porque de acuerdo con el hombre interior, me complazco en la Ley de Dios, “pero observo que hay en mis miembros otra ley que lucha contra Ia ley de mi razon y me ata a la ley del pecado que esta en mis miembros. ““Ay de mi! eQuién podra | de este cuerpo que me lleva a la muerte? *\Gracias a Dios, por Jesucristo, nuestro Sefior! Hay momentos en que aparecen nuestras debilidades con todas sus fiaquezas y miserias, nue S~ tras limitaciones, inquietudes, ansiedades, no gozamos de paz ni armonia. Sentimos en nosotros mismos un impedimento en ese santo deseo de unirnos al Sefior, de servirio solo@ El. ‘Al rezar Cuerpo de Cristo, sélvame estaremos pidiendo reconocer y aceptar nuestras debilidades y diremos entonces con Pablo: “me complazco en mis debilidades... porque cuando soy débil, en- tonces soy fuerte” (2 Cor. 12, 10) Rezamos todos juntos: |CUERPO DE CRISTO, SALVAME! Para que seamos pobres y humildes de espintu Y Para que seamos sembradores de paz y llamarnos hijos de Dios. Y Para que aceptemos las aflicciones, las burlas y toda clase de per secuciones por causa del Reino ¥ Para que seamos testigos de! amor. Y- Para que busquemos siempre tu perdén sin desanimarnos por nuestras faltas, (Siguen peticiones libres)