Sei sulla pagina 1di 26

En Santiago, a treinta de marzo de dos mil once.

VISTOS, OÍDOS Y CONSIDERANDO:


PRIMERO: Que comparece ERIKA NICOLE MOYA GUTIERREZ, Analista
de Cuentas, cédula de identidad N° 16.795.322-0, domiciliada en Nuestra Señora de
Loreto N° 9524, La Florida, quién interpone demanda en procedimiento de tutela
laboral en contra de su empleadora TRES MONTES LUCCHETTI S.A RUT
99.550.580-0, representada legalmente por don Justo García Gamboa, se ignora
cédula de identidad, Gerente General, ambos domiciliados en Los Conquistadores N°
2345, comuna de Providencia y en contra de don HERNAN GALLARDO ALVAREZ,
Analista Supervisor con domicilio en Raúl Garay N° 0580 Villa Los Héroes, comuna de
Santiago, por los antecedentes que a continuación expone.
Que ingresó a trabajar para la empresa TRES MONTES LUCCHETTI el 1 de
abril del año 2008, desempeñando labores de Analista de Cuentas Corrientes, según
contrato de trabajo suscrito con dicha empresa, que al inicio del trabajo todo fue
absolutamente normal, desempeñando sus labores con la máxima atención, llegando
a tener reconocimiento especial por parte de la empresa por su actividad laboral.
Que en el mes de agosto de 2009 y cuando comenzaron las negociaciones
preliminares de la negociación colectiva de la empresa con el Sindicato, doña Gilda
Cornejo, su jefa directa y tía política, habló con su padre a fin que la convenciera para
desafiliarse del Sindicato de trabajadores porque, según ella, o la despedirían o no
tendría posibilidades de desarrollo en la empresa. Idéntica solicitud le formularon al
demandado Hernán Gallardo el que a su vez es sobrino de la señora Cornejo, quien sí
aceptó desafiliarse y en tal virtud fue promovido a Supervisor de área mayorista.
Que a partir de ese momento el demandado Sr. Gallardo comenzó a hostigarla
en el trabajo. Inmiscuyéndose indebidamente en lo que debía hacer, criticando todo,
poniéndole mal frente a los clientes y otras jefaturas. Además no le avisaba de las
reuniones a las que tenía que asistir, en virtud de su cargo, siempre la acompañaba a
las reuniones a las que debía asistir, cosa que no hacía con otros u otras analistas de
cuentas.
Que junto con lo anterior y lo más grave de esta situación de vulneración de
derechos, es que el mencionado Gallardo comenzó a tener abiertas manifestaciones
de acoso sexual, como por ejemplo: tomarle la mano cuando la tenía en el mouse del
computador y si la sacaba le decía que la dejara ahí, se le acercaba al cuello y le
señalaba que su olor era rico.
Que comenzó a disminuir su cartera de clientes quedando solo con uno y
además ridiculizó su gestión con clientes importantes, en circunstancias que con
anterioridad siempre se destacó por ser una buena trabajadora, pero luego recibía
solo críticas, le decía que era floja y que hacía todo mal y todo por no haberse salido
del Sindicato.
Que todas estas conductas del demandado comenzaron a afectar su
autoestima, se sentía pésimo y no le daban ganas de ir a cumplir con sus obligaciones
laborales, se sentía acosada por este supervisor ya que no le dejaba hacer nada
tranquila y esto se transformó en pesadillas, ya que si bien este señor nunca tuvo
buen trato con los otros trabajadores a su cargo, con la actora fue más duro y cruel.
Agrega que llegó un momento en que, después de tantos malos tratos, se encerraba
en el baño a llorar y llegaba triste y angustiada a su casa.
Que un día se acercó a conversar el tema con su jefa doña Gilda Cornejo y le
comentó el trato que le estaba dando este Supervisor, aludiendo a lo señalado y su
respuesta fue que él tenía todo su apoyo para hacer y deshacer con ellos. Luego
escuchó una conversación donde don Hernán Gallardo señalaba que él tenía la
misión de hacerle la vida imposible, hasta que se aburriera y terminara renunciando,
todo por la sencilla razón de no querer renunciar al Sindicato.
Que su estado de salud empezó a empeorar y entró en una crisis de angustia y
ansiedad, subió 10 kilos y decidió acudir a un psicólogo, quien la trató por
aproximadamente 4 meses, pero después la derivó a un psiquiatra, es así como el día
24 de septiembre de 2010, el especialista le diagnosticó una depresión producto de
problemas laborales.
Que actualmente se encuentra con licencias médicas y con medicamentos, lo
que la tiene angustiada y producto de los medicamentos le ha afectado la presión
arterial ya que se le baja mucho y le produce mareos y jaquecas muy fuertes.
Que en la empresa cuando constataron la gravedad de su salud y asimilaron el
daño provocado por el trato que le habían dado, se preocuparon y un Gerente don
Pablo Gaete, de Recursos Humanos, llamó por teléfono a su casa pidiendo hablar con
ella, pero por prescripción médica no lo pudo atender.
Que, finalmente, hace una semana a su padre lo llamó telefónicamente su tío,
que también trabaja en la empresa, y le indica que la empresa necesita que presente
la carta de renuncia y que además firme un documento en que declara que jamás
recibió presión alguna para retirarse del Sindicato. Agrega que en los llamados
recibidos por su padre se le ha señalado que el finiquito está listo para ser firmado,
que solicitara el alta médica y se le pagaría todo.
Que como consecuencia de lo último, la situación le ha afectado aún más y no
ha ayudado a su recuperación, a tal punto que el IST no quiere atenderla, por su
depresión y la derivaron a la Clínica Santa Sofía de Las Condes, lugar donde está
internada actualmente.
Que la empresa a través de la actitud de sus jefaturas, ha vulnerado el derecho
constitucional del artículo 19 N° 1 de la Constitución Política, que la vulneración ha
sido consecuencia directa de actos ocurridos en la relación laboral.
Que además de lo indicado, don Hernán Gallardo no ha mantenido con la
actora, unas relaciones laborales fundadas en el trato compatible con la dignidad
humana, dado que es contrario a ello el acoso sexual en que ha incurrido el
mencionado Supervisor en contra de la suscrita.
Que la organización sindical a la que se encuentra afiliada, ha hecho la
denuncia tanto a la empresa como a la Inspección del Trabajo. Que la empresa abrió
una investigación al respecto, pero la misma fue sesgada y parcial lo que condujo a no
establecer responsabilidades. Que la Inspección del Trabajo de Providencia, ni
siquiera ha evacuado el informe de la fiscalización respectiva, haciendo presente que
la denuncia se hizo en la entidad el 22 de octubre de 2010.
Solicita en definitiva se declare:
1.- Que existe lesión de derechos fundamentales.
2.- El cese inmediato de las conductas que lesionan los derechos
fundamentales de la trabajadora.
3.- Que se imponga a la empresa infractora el máximo de la multa contemplada
en el artículo 492 del Código del Trabajo.
4.- Que la empresa y el demandado se encuentran obligados a obtener la
reparación de las consecuencias de la vulneración de los derechos fundamentales, las
que se señalarán por parte del tribunal con la indicación concreta de las medidas
tendientes a la reparación.
5.- Al pago de las costas de la causa.
SEGUNDO: Que la demanda Tres Montes Lucchetti contesta y solicita el rechazo
de la demanda con costas.
En cuanto a los antecedentes aportados por la demandante señala que ésta sólo
ha acompañado un formulario de ingreso electrónico de una denuncia ante la
Inspección del Trabajo con fecha 22 de octubre de 2010, la cual fue investigada por la
Unidad de Derechos Fundamentales de la Dirección Regional del Trabajo
Metropolitana Oriente, la cual resolvió que no existió la vulneración alegada. Agrega
que el 21 de diciembre de 2010 se emitió el Ordinario 00002765 suscrito por la
Directora Regional del Trabajo en el cual se concluyó que no existió la vulneración
alegada.
Controvierte la relación de los hechos efectuadas por la actora, como que ésta
haya sido víctima de acosos sexual, como que la demandada hubiera efectuado
acciones vulneratorias a los derechos fundamentales de la demandante,
particularmente a su derecho a la vida e integridad física y psíquica y que se haya
presionado a la actora para que se desafiliara.
Luego reconoce la fecha de ingreso de la actora en la empresa y que el contrato
se encuentra vigente, agrega que desde el 27 de septiembre de 2010 ha presentado
licencias médicas continuas y sucesivas.
Que con fecha 25 de octubre de 2010, mientras la actora se encontraba con
licencia médica, se recibió una carta enviada por doña Marisol Larenas Tapia,
Presidenta del Sindicato Nacional Tresmontes Lucchetti, en la que indicaba que con
fecha 22 de octubre se había efectuado una denuncia ante la Inspección del Trabajo
por acoso sexual y laboral en contra de Hernán Gallardo , la cual no se encontraba
firmada por persona alguna.
Que de acuerdo a la legislación y el Reglamento Interno, la empresa dio inicio a
una investigación de los hechos, la que realizó Sandro Biso. Se enviaron las
comunicaciones respectivas a la denunciante y al denunciado, con el objeto que
hicieran sus descargos, Se entrevistaron a 16 testigos y con fecha 22 de noviembre se
emitió el informe final, que dio por terminada la investigación determinando que no
existían antecedentes fidedignos que den cuenta de que los hechos denunciados
hayan ocurrido y se rechazó en todas sus partes la denuncia, remitiendo copia a la
Inspección del Trabajo y a las partes. Luego se transcribe parte de la conclusión final.
Como lo expresan las conclusiones, la demandante no aportó antecedente
alguno a la investigación realizada, marginándose a través del más absoluto silencio,
por completo de ella, pese a que se le envió la solicitud respectiva mediante carta
certificada enviada a su domicilio y se le requirió vía telefónica a través de sus padre
Carlos Moya, quien también se negó a entregar antecedentes. Sólo una vez que
recibió el informe y sus conclusiones, envió una carta sin firma en la que señalaba no
estar de acuerdo con las conclusiones arribadas.
Paralelamente, la Unidad de Derechos Fundamentales de la Dirección Regional
del Trabajo Metropolitana Oriente, mediante la fiscalía laboral efectuó investigación e
informe de fiscalización N° 1360.2010.325 de 22 de noviembre de 2010, la que
concluye con la dictación del Ordinario 00002765 de 21 de diciembre de 2010, el cual
concluye que no se ha podido constatar la existencia de las vulneraciones
denunciadas en los términos planteados por la denunciante. Agrega que la
investigación contó con entrevistas a Pablo Gaete, Darío Portilla Sandro Biso, Gilda
Cornejo y Hernán Gallardo.
Con fecha 13 de enero de 2011 la Directora Regional del Trabajo envió una
comunicación a la empresa en la que solicitó antecedentes adicionales a los ya
entregados respecto de la denuncia de acoso sexual efectuada por la demandante,
para efectuar una adecuada revisión de aquellos la cual se encuentra pendiente.
Que por todo lo expuesto, la empresa ha efectuado la investigación
correspondiente de acosos sexual de conformidad con la ley y el reglamento interno
respetando los derechos fundamentales de los involucrados, particularmente de la
denunciante sin que se haya vulnerado ninguno de ellos, todo lo cual cuenta con el
debido respaldo de la Dirección del Trabajo.
Que todas las actuaciones de la parte, dan cuenta de la gran preocupación y
diligencia que se ha tenido con un tema tan delicado como el que se plantea, jamás se
ha minimizado la situación y siempre se ha empleado los mayores esfuerzos en orden
a investigar de manera interna y a cooperar con las investigaciones realizadas por la
Inspección del Trabajo.
Reitera que la demandada no ha cometido acto de vulneración alguna, además de
hacer presente contradicciones en el relato pues de indicar que el Sr. Gallardo no le
avisaba de las reuniones, por otra parte señala que siempre la acompañaba a las
mismas, agregando que es falso que el señor Gallardo la haya acosado sexualmente,
pues se efectuó la investigación tanto por la empresa como por la Dirección del
Trabajo y se desechó la denuncia.
En cuanto a las presiones para que se desafiliara del Sindicato, también es falso,
jamás nadie se lo ha propuesto, ni a ella ni a ningún otro trabajador, beneficios por
desafiliarse, pues se respeta la libertad sindical que gozan todos los trabajadores y
nunca se ha inmiscuido en las decisiones soberanas de cada trabajador al respecto.
Solicita en definitiva se rechace la acción de tutela, que no ha existido vulneración
alguna a los derechos de la actora, que no proceden las multas y que se condene en
costas o en subsidio se exima a la demandada del pago de las mismas.
TERCERO: Que el otro demandado también contesta la demandada, sin perjuicio
de ello no se hará relación de la misma pues la demandante en audiencia preparatoria
se desistió de la acción en su contra.
CUARTO: Que, se llevó a efecto la audiencia preparatoria donde no se produce
conciliación. Se fijan como hechos no controvertidos:
1.- Fecha de inicio de la relación laboral 1 de abril del año 2008.
2.- Funciones desarrolladas como analista.
3.- Que desde el día 27 de septiembre de 2010, la actora ha presentado licencias
sucesivas.
Se fijan los hechos a probar consistentes en:

1) Efectividad de haber sufrido la demandante hostigamiento y actos de acoso


sexual, hechos y circunstancias en que estos habrían ocurrido.
2) La efectividad de haber sufrido la demandante la afectación a su salud
psíquica.
QUINTO: Que para acreditar sus alegaciones las partes rindieron e
incorporaron en la audiencia de juicio los siguientes medios probatorios, que habían
sido ofrecidos, en la audiencia preparatoria:
DE LA DENUNCIANTE:
Confesional: De Pablo Gaete Del Campo quien presta declaración y señala que
es Gerente de Recursos Humanos de la demandada, desde febrero del año 2009
ocupa el mismo cargo, señala que conoce a la demandante y en cuanto a la
denuncia sabe que Erika los denunció por maltrato a su entorno y que se hicieron
las investigaciones. El cargo de la actora es analista de cobranza. Señala que
nadie ha pedido la desafiliación de la actora al sindicato, en cuanto a los
hostigamientos sabe lo que dice la denuncia como lo que sale en la demanda. Que
la investigación se realizó a partir del 25 de octubre del año 2010 que se inició por
la carta que le fue enviada a la Gerencia de parte de la Presidenta del Sindicato de
la demandante que adjuntaba la denuncia de Erika. En cuanto al diagnóstico
médico no sabe cuál es. Que sí llamó a la casa de la demandante el viernes 15 de
octubre de 2010, llamó porque ella habló con su jefatura y Gerencia porque sentía
un maltrato en el área en que trabaja. Como no pudo comunicarse ese día el lunes
llamó la hermana y habló con ella, quería saber cómo estaba y de ahí nunca
intentó hablar con la demandante. El día jueves 14 de octubre la demandante junto
a los dirigentes sindicales, más Darío Portilla Subgerente y Gilda Cornejo tuvieron
una reunión conjunta y luego Darío le contó lo que le había dicho Nicole, que
sentía un maltrato laboral y psíquico nada más le dijeron, por eso llamó al día
siguiente como a las 11 de la mañana al teléfono de la casa, luego la hermana le
devolvió el llamado, no estaba bien de salud y le dijo que cuando se mejore
hablarían de nuevo el tema.
Testimonial:
1.- De Marisol Del Carmen Larenas Tapia quien señala que trabaja hace 20
años en la empresa y en el área de crédito y cobranza trabaja hace 10 años, que es
compañera de trabajo con la demandante y tienen el mismo jefe Gilda Cornejo, que
físicamente están separados por módulos y que la demandante está a 2 módulos de
ella, en Los Conquistadores. Antes en Vicuña Mackenna estuvieron hace más de un
años atrás y que físicamente más juntos aún y tenía visión directa en la posición del
asiento, trabajan en el mismo departamento, mismo equipo de trabajo. Que los
Supervisores de análisis de cuentas corrientes no eran jefes y no le consta que la
demandante hubiera tenido uno. En Los Conquistadores sí, cambió todo el ambiente,
ascendieron a Gallardo a Supervisor no sabe el momento exacto, pero le informaron
que estaba ascendido a Supervisor.
En cuanto a los maltratos, eran verbales veía a la Nicole llorar mucho se
encerraba en el baño, los compañeros le pedían que fuera a verla, que Gallardo
ejercía una presión fuerte sobre ella y era una buena trabajadora, por lo que no se
entendía. Siempre estaba encima de ella exigiéndole trabajo, la consoló muchas
veces y le preguntaba que le pasaba, le quitó clientes y la dejó con uno solo. Habló
con Gallardo y le dijo que lo hacía para ayudarla, que engordó, la pasó mal, que
Gallardo la acompañaba a terreno y ella empezó a darse cuenta que iba a trabajar en
verano muy tapada.
Agrega que le dijo a Nicole que fuera a un especialista y le hizo caso, comenzó
con las licencias y ella la llamaba a la casa y a veces no podía hablar con ella porque
estaba sedada con pastillas, luego le comentó que había tenido un episodio más allá
de lo laboral, Gallardo se acercaba mucho a ella, muy cerca, la acosaba, le tomaba la
mano, la ve mal. En cuanto al tratamiento médico, le diagnosticaron depresión grave
por acoso laboral. Que la empresa ha llamado a Nicole a la casa y a su padre le
ofrecieron plata, lo hizo Gaete y Biso.
En cuanto al acoso sexual respectos de los requerimientos sexuales los sabe
por lo que le dice Nicole, quería salir con ella Gallardo a terreno y luego salieron y no
sabe que pasó, en cuanto a la amenaza, se la perjudicó pues de una cartera de cuatro
clientes quedó en una. En cuanto a la investigación ella mandó la carta, pero su
declaración no era lo que ella dijo, llenó una hojita y cree que eso no quedó plasmado
en alguna parte, que entrevistaron también a otros.
En cuanto a la reunión con Darío, fue con Gilda, más la demandante y la Nicole
contó todo lo que le estaba sucediendo, contó con lujo de detalles y las veces que se
acercó a Gilda para cambiarse de lugar, ella reconoció que se había acercado pero
pensó que no era tan grave.
Señala que cuando Nicole se reincorporó el marzo de este año la sentaron al
lado de él, separado por un biombo, al segundo día fue a hablar con Biso y éste le
ofreció dinero y al tercer día se descompensó, ella la llevó al doctor y éste recomienda
que no siga trabajando en la empresa.
Señala que entre módulos hay unos biombos y se uno se para se puede ver
para el otro lado, que en lugar trabajan 9 hombres y 2 mujeres. Que Gallardo se retiró
del Sindicato, aludió a que se lo solicitaron, que esto fue a menos de un año y que su
retiro no ha afectado a los demás socios, a la pregunta si Gallardo obtuvo algún
beneficio, señala que es difícil saberlo porque eso se maneja bajo cuerda.
En cuanto a los acosos que vio, vio cuando la Nicole entraba al baño y él
estaba afuera esperándola, muchas veces, otros, con la cercanía que aquel le
hablaba, siempre, lo vio. Agrega que la cartera de clientes fue disminuyendo por la
presión ejercida, en cuanto al Sindicato, le pidieron renunciar, y los hostigamientos
comenzaron cuándo a Gallardo lo subieron de cargo, él es muy mirón y con Nicole es
muy difícil porque ella es una niñita y él un hombre mayor, cuando tuvo jerarquía
sobre ella comenzaron los acosos.
2.- Declara también Romilio Palacios, que trabaja como asistente de ventas en
Los Conquistadores, desde el mes de julio del año 2009, antes en Vicuña Mackenna,
en las mismas funciones. Conoce a la demandante es compañera de trabajo y ella
está en un piso anterior a la de él y por los cargos él visita su zona unas 10 veces al
día. Señala que hace bastante tiempo ha visto a la actora en un tema depresivo en su
persona, la ha visto bastantes veces llorar, muy bajoneada en términos personales. En
los temas más personales ha visto a su jefe acercarse a menos de 50 centímetros de
ella violando su intimidad dos veces en Los Conquistadores, su jefe directo es
Gallardo, a ella la veía tensionada, con cara de preocupación y tristeza como si
hubiera estado llorando anteriormente. En cuanto al tiempo, no se quedó observando
porque pensó que era una manera de él de estar enseñando una tarea, pero luego se
dio cuenta que eran actitudes porque él se cargaba en los hombros de ella cuando
estaba a menos de 50 centímetros, ella sentada y él a medio lado, se veía como
hostigada, como si alguien la estuviera hostigando. Cuando la vio llorar ella le contó
que era por problemas familiares, luego con otras conversaciones que tuvo con
compañeros sindicalista se dieron cuenta que eran familiares porque Hernán es su
familiar, no sabe el parentesco exacto, también con la jefa Gilda Cornejo. En cuanto a
las licencias médicas, las ha tenido a la vista y dentro de esto tiene una fuerte
depresión y que le han afectado su parte laboral, de hecho se hizo un intento de
reincorporación pero no dio resultado porque la dejaron a un módulo de distancia de
Gallardo. Hace unos meses atrás le pidieron una reunión a Darío Portillo, con Gilda,
más la afectada, quien dio un detalle completo de lo que le estaba pasando, Darío dijo
que lo iba a poner en conocimiento del Gerente de Recursos Humanos para que
tomara las medidas pertinentes, cuestión que no se hizo porque todo sigue igual. En
cuanto a los ofrecimientos señala que en los últimos tiempos la demandante fue a la
empresa y con Biso conversaron unos temas más privados y cuando estuvo con
licencia le ofrecieron dinero a fin que se desistiera de las demandas, lo conversó
directamente con la demandante. En cuanto a la investigación por acoso sexual la
empresa investigó, a él no lo llamaron a declarar. Señala que es Secretario del
Sindicato.
Bajaba al piso de la actora porque el testigo es encargado promoción temporal
de precios y baja porque tiene que visitar a unas tres personas de esa área, para que
le revisen las cobranzas de esto, la parte stock y la parte ingreso por informática
compañeros que están alrededor de la señorita Nicole, baja unas cuatro veces en la
mañana y otras cuatro en la tarde. En cuanto al lugar físico donde trabaja Nicole
señala que no es más grande que el cuadrante de la sala y en cada esquina hay
módulos. Le recuerda lo del acercamiento físico de Gallardo y dada la estructura del
lugar el abogado del demandado le pregunta si entonces este hecho pudo haber sido
visto por otras personas, y el testigo responde que sí podría haber sido visto. Señala
que la empresa no tomó medidas pues la empresa no tomó medidas pues no la
cambiaron de lugar.
DE LA DENUNCIADA:
Documental:

1) Carta de fecha 25 de octubre de 2010, enviada por Marisol Larenas.


2) Carta de fecha 26 de octubre de 2010 suscrita por Sandro Biso con sus
respectivos envíos de correos.
3) Carta de fecha 3 de noviembre de 2010 en la cual se presenta el informe ante
la Dirección del Trabajo.
4) Carta de fecha 8 de noviembre de 2010 enviada a doña Nicole Moya con
comprobante de correos.
5) Carta de fecha 8 de noviembre de 2010 suscrita por Sandro Briso.
6) 15 entrevistas realizadas a trabajadores producto de la investigación.
7) Carta de fecha 22 de noviembre de 2010 suscrita por Sandro Briso.
8) Carta de fecha 22 de noviembre de 2010, suscrita por Sandro Briso con
comprobante de correos.
9) Carta de fecha 23 de noviembre de 2010, suscrita por Sandro Briso a la
Inspección del Trabajo.
10)Infome confidencial por la investigación por denuncia de la señorita Erika
Nicole Moya.
11) Ordinario N° 29 de la Inspección del Trabajo.
12)Ordinario N° 2765 emitido por la Inspección del Trabajo.
13)Copia de reservado N° 3 de la Dirección del Trabajo.
14)Carta de fecha 25 de enero suscrita por Sandro Briso.
15)Resolución N° 20101200004691-000 de 20 de enero de 2011.
Confesional de Erika Nicole Moya, quién prestó declaración y señala que
cuando llegó a trabajar le asignaron 4 clientes y el trabajo no era por equipos, los
Supervisores se nombraron en noviembre del año 2009. En cuanto al lugar físico era
un módulo con 4 asientos, eran 3 hombres analistas y ella, habían más módulos todos
de a 4, con paneles. Ella Trabajaba con Gallardo, Osorio y Pérez, que era la más
nueva pues cuando llegó los otros ya estaban en la empresa. Que Gallardo era su
Supervisor del área mayorista, su jefe, se inmiscuía en su trabajo, (la absolvente
comienza a llorar) se empezó a meter en su trabajo, la dejaba mal con la demás
gente, se metía sólo con ella y no con sus compañeros, iba con ella a las reuniones en
cambio con sus compañeros no. Que Gilda Cornejo es su tía y ella le solicitó se
retirara del Sindicato y se lo repitieron a su papá por detrás. Se lo pidieron en agosto
del 2009 una vez y otra vez a su papá.
Que las licencias son del 24 de septiembre y están rechazadas el psiquiatra
dice que son laborales, que cuando quiso ir al IST, la empresa no quiso llenar el
formulario, el IST no quería atenderla, fue con la demanda y el formulario y ahí le
dieron el pase y la derivaron a la Clínica Santa Sofía y dijeron que era laboral, luego el
IST la trató un mes, fueron a hacer una investigación a la empresa y a sus testigos
nunca los encontraron, y estaban, luego le dicen que le van a dar el alta porque lo
suyo es un trastorno de adaptación. El rechazo se debe a que la Isapre dice que es
laboral y el IST dice que no es laboral y tiene el reclamo hecho ante la
Superintendencia. Agrega que cuando Gaete llamó no quiso contestarle y la hermana
lo llamó el lunes, porque su tío le dijo a su papá que le tenían el finiquito listo, porque
cuando echaron a sus compañeros, ella iba en la lista, que fuera al psiquiatra para
que le dieran el alta para pagarle. Eso le pidió Gaete a Gilda y Gilda se lo pidió a su
papá para que él se hiciera cargo para que el Sindicato no supiera y que firmara una
carta de renuncia al sindicato. En cuanto a denunciar estos hechos no lo hizo porque
tenía miedo. Luego señala que Gallardo es supervisor de noviembre del año 2009 y
que antes no había, que ahí empezó a ser su jefe, que le gritoneaba, marcaba la
diferencia, se metía en lo que ella hacía. Habló con Gilda pero le dijo que él tenía
poder para hacer y deshacer con ella lo que quisiera, se le pregunta cuál sería la
razón de aquello y por qué ella y contesta que cree que por lo del Sindicato. Señala
que el hostigamiento es por no renunciar al Sindicato y que Gallardo al ser Supervisor
comenzó a hostigarla. Se le pregunta respecto de sus otros dos compañeros de
trabajo Osorio y Pérez si eran sindicalizados y señala que sí y no sabe si le pidieron
que renunciaran al Sindicato, a Pérez lo despidieron. En cuanto a Gilda señala que es
esposa del hermano de su papá, que habló con ella en el año 2010. Señala que su
papá le decía todo lo que pasaba en la oficina y que ahora su mamá le administra los
remedios porque no es capaz de tomarlos sola. Señala que Gallardo la gritoneaba,
que el ambiente era pesado, se le acercaba más de la cuenta, siempre pendiente de
lo que ella hacía no la dejaba tranquila. Que cuando volvió el 1 de marzo de 2011 a la
empresa no la cambiaron de lugar la dejaron a un módulo de distancia de Gallardo y
que ese día nadie la saludó, que fue a hablar con Briso y le dijo que no la podían
cambiar, le ofreció un millón de pesos, que se sintió mal y que la Sra. Marisol la llevó
al médico. Agrega que escuchó una conversación por celular de Gallardo no sabe con
quién en que le decía que a ella le haría la vida imposible hasta que se aburriera por
no salirse del Sindicato.

Indica que antes trabajaban en Vicuña Mackenna y ahí Gallardo tenía oficina aparte,
el espacio era más grande, no compartía con él. En junio del año 2009 se cambiaron a
Los Conquistadores, luego fue su Supervisor y ahí empezaron los problemas.
Testimonial
1.- De Hernán Gallardo, quien señala que trabaja en la empresa desde el año
1997, actualmente coordinador de cuentas corrientes externalizadas, de octubre del
año pasado, las ejerce en Los Conquistadores, lugar que lleva hace más de tres años.
Trabajó también en Vicuña Mackenna.
La empresa externalizó algunas cuentas y él les hace seguimiento a la
externalización, su jefe es Gilda Cornejo, no es jefe de nadie. Hace 6 meses era
Supervisor, se externalizó en octubre. Es Supervisor desde el año 2005 hasta octubre
del año 2010.
La demandante veía cuentas de clientes más chicos, no sabe cuántas, luego él
fue jefe de ella unos dos años atrás o un año y medio, quedó a cargo de cadenas de
supermercados, ella llevaba tres cuentas y quedó con dos, porque era un cliente que
se llamaba “soter clos” que se centralizó y la cuenta aumentó su nivel de trabajo y
para que ella pudiera cumplir con eso, se le sacó una cuenta y se le pasó a Pérez,
esta decisión la tomó con la señora Gilda.
Respecto de la demandante era un trato normal, nunca la vio llorar, tenía tres
personas a su cargo, Osorio, Pérez y Díaz. Salían a terreno y la demandante salía, él
la acompañó en dos ocasiones, esto se debió en una fueron los dos y en la otra fue
con el vendedor, la otra fueron los dos para ver los avances sobre el tema puntual, era
necesario ver los avances. Él físicamente en el mismo módulo se giraba de la silla, la
demandante estaba a su izquierda, las estaciones de trabajo las determina la
empresa, todos se dan la espalda, sólo se gira y se ve a la persona y la distancia
entre cada uno es de un metro veinte y si no se giraba para el otro lado. En cuanto al
Sindicato, no sigue allí, siempre estuvo sindicalizado, se retiró fue dirigente sindical
dos años y su línea no iba con la Presidenta, relata que ella es muy prepotente,
altanera, dictatorial, ella hace lo que quiere, es manipuladora, tenía sus preferidos, a
la gente que llegaba con licencia y los esperaba con flores y a los otros nada, lo que
no va con él, si ella tiene sus preferidos, hace demandas contra la empresa y ni
siquiera lo hace por asamblea. No sabe si a la demandante le pidieron retirarse del
Sindicato.
En cuanto a la investigación, sabe y lo llamaron a declarar, en el piso hay 9
mujeres y hombres no recuerda y en cuanto a los baños, hay 5 baños, están
separados no esperó a la demandante a la salida del baño, si puede haberse parado a
darle instrucciones a la demandante, señala que no son parientes, si se acercó a ella
lo hizo cuando ella presentaba alguna inquietud, pero las instrucciones se daban
desde el puesto de trabajo.
No obtuvo beneficios por haberse retirado del Sindicato ni ha aumentado sus
remuneraciones. Se ha sentido hostigado con la Presidenta, pues es ella es agresiva,
si no se va con sus ideas tiene una actitud agresiva, en un principio cuando se retiró
del Sindicato ella fue fuerte en su reacción, luego ya no, señala que ella no acepta la
carta de denuncia, y les dice que les dice que los va a llevar a la asamblea, esto lo
sabe porque las personas afectadas lo comentan. Se escucha todo lo que se dice en
los módulos si alguien grita se escucha. Señala que todo esto lo ha afectado, tuvo que
poner a su familia al tanto y se han visto afectados hasta el día de hoy.
En cuanto a las salidas de terreno, tenía a su cargo tres hombres y la
demandante, con los demás subordinados no salió nunca a terreno. En cuanto a las
cuentas de los demás analistas, a uno cuando le pasaron San Francisco que es “soter
clos”, D&S y Monserrat, quedó con tres, otro tenía la cadena SMU que agrupa muchas
cuentas y el otro tenía a su cargo las cuentas zonal Rancagua Talca. Señala que
desde el 2005 era Supervisor de la Zona norte y luego pasó a cargo de los 4 en Los
Conquistadores. Se retiró del Sindicato antes de irse a Los Conquistadores. Tenía
cuando era Supervisor de la zona norte, otras personas que estaban a su cargo pero
en el norte.
2.- Declara Gilda Cornejo quien señala que su trabajo consiste que es
jefa del área control créditos, debe coordinar el trabajo de las personas y el trabajo del
día a día, tiene gente a su cargo una 14 personas, trabajo que se desarrolla en Los
Conquistadores segundo piso, que son módulos y están todos en el mismo sector del
piso. Conoce a Hernán Gallardo, hace 22 años y ella trabaja hace 30 años. Señala
que ha escuchado los últimos comentarios, antes no había escuchado nada. Conoce
a la demandante es su sobrina política, no se relaciona de manera social con ella no
tienen vida social, se juntan lo justo y necesario.
En cuanto al lugar físico, ella tiene su módulo para ella sola y en cada módulo
trabajan cuatro de a dos, se sitúan en las cuatro esquinas, lo que están separados por
paneles de 1, 5, no hay privacidad, se escucha, nunca escuchó gritos, los normales
cuando alguien habla fuerte, podría darse cuenta si alguien tratara mal a otra persona.
En cuanto a la demanda, nunca vio nada de esas características, una vez le
comentó Nicole que Hernán le había pedido algo en mala forma y delante de sus
compañeros. En cuanto a la sindicalización no tiene inconvenientes, nunca le ha
pedido a nadie que se retire del Sindicato. Nunca ha llamado al papá de ella. En
cuanto al porte del piso, no sabe cuántas personas trabajan en ese piso cerca de 100,
todos trabajan en las mismas condiciones salvo el Subgerente y Gerente. En cuanto al
cargo de Gallardo está a cargo de la externalización desde octubre del año 2010,
antes fue Supervisor de cobranza, antes de la zona norte. Que Gallardo fue
sindicalizado y ahora no, cree que no ha tenido beneficios por la renuncia, refiere que
las remuneraciones por los cargos de Gallardo son iguales.
En cuanto a la investigación de la empresa, la llamaron a declarar. En cuanto al
trabajo de analista, es hacer gestión y control de las cuentas, el desempeño de Nicole
era regular, al principio era bueno luego se le entregó una cartera más grande y ya no
fue tan bueno. Cuando volvió a principio de mes volvió a su lugar de trabajo y Gallardo
a otro módulo de al lado.
En cuanto a la conversación sostenida por la mala forma, que se lo había
pedido delante de sus compañeros, ella fue a hablar con Hernán para que no volviera
a pasar, Gallardo es su sobrino político.
En cuanto al desempeño, al principio le pasaron clientes menores, luego le
pasaron tres clientes más importantes, luego estos clientes fueron creciendo porque
se formaron cadenas, y ella empezó a tener problemas. Cuando Gallardo asumió el
cargo de Supervisor, es parte de los procedimientos habituales salir a terreno, cuando
las cuentas no están bien o por problemas puntuales.
No llamó nunca al papá de la demandante, con ella nunca ha hablado de
salidas por lo de su licencias. En el área en que ella se desempeña son cerca de 14
más dos más, son tres mujeres una en Concepción. En cuanto al diagnóstico de las
licencias no sabe, cree que depresión.
Salir a terreno es parte de la rutina de un supervisor, si es necesario, no
recuerda si Hernán salía con los demás supervisores.
Que aparte de lo señalado nunca más se acercó la demandante a decirle más.
Clientes tenía tres y al final le dejaron el más grande, “soder clos” que es
cadena, junio o julio del año pasado, esto fue un resultado vieron que los clientes
desmejoraban y por afán de ayudarla para que se abocara a uno solo, ella siempre
llevó a esos tres, antes sí llevaba más pero eran menores, tomó los clientes grandes
cuando reestructuraron el área cuando Gallardo fue su Supervisor, su desempeño era
bueno, le pasaron tres más o menos grandes, luego soder empezó a crecer y quedó
con este que era bueno, porque el otro cliente que tenía Tottus le quitaba tiempo.
Le llamó la atención las licencias, señala que ella no era comunicativa, nunca
la vio llorar, nunca le llegaron comentarios. Se fue a Los Conquistadores con tres y al
final le dejaron uno pensando que iba a ser mejor para ella.
Con las licencias se enteraron que estaba enferma, antes le había pedido
permiso por unos dientes. En cuanto a la familia mantiene relación con lo justo, en un
funeral, una misa, no se junta para cumpleaños, once, matrimonio, no hay contacto,
su marido sí mantiene contacto, porque es hermano del papá de la demandante, ella
se califica como poco sociable tampoco recibe gente en su casa, tampoco sus hijos
mantienen contacto, ellos tienen su vida, cada uno tienen su vida.
En cuanto al procedimiento no le llamó la atención, había que hacerlo por la
denuncia, la denuncia le causó sorpresa. Entre Hernán y la actora no hay parentesco.
3.- Declaró también Juan Osorio, trabaja desde diciembre del año 1999,
se desempeña en el depto de cobranza y control de créditos desde la misma fecha,
conoce a la actora, porque ingresó en el mismo departamento como analista de
cuenta, igual que él. Cuando ella entró a trabajar había 8 analistas de cuentas, en las
oficinas de Vicuña Mackenna, dependían de la Sra. Gilda Cornejo, no había más
jefes. Luego don Hernán fue Supervisor, como coordinador, alrededor de dos años
atrás, lo que significa que les coopera en el trabajo, si necesitan apoyo les ayuda con
las cuentas, no tenía incidencia en cuanto a agregar o quitar carteras porque eso lo
decidía sólo la Sra. Gilda. Antes salían más terreno luego se fue perdiendo en el
tiempo luego se fue centralizando por correo salvo a algún tipo de reunión puntual
debían salir, salía solo a veces con la Sra Gilda. La demandante salía también
algunas veces salió con don Hernán. Físicamente estaba en diagonal a ella, la podía
ver, no había privacidad en el lugar de trabajo, en Los Conquistadores, todos juntos,
los otros departamentos están también juntos.
En cuanto a la descripción de la actora, señala que era tímida, no compartía
mucho, no notó nada extraño, nunca la vio llorar, ni angustiada, quizás un poco
aburrida del trabajo. Señala que antes sindicalizado, se desafilió en octubre del año
pasado, no le pidieron que se saliera del Sindicato, fue una decisión personal, en la
empresa hay varias Sindicatos.
Renunció porque se sintió un poco incómodo, muchas confrontaciones y el
ambiente le gatilló no estar más en el Sindicato. Conoce a Gallardo desde diciembre
del año 1999. A través de los años que lo conoce nunca ha visto una actitud impropia
de él, por el lugar físico alguien podría haberse dado cuenta, se escuchan las
conversaciones telefónicas.
Vio a la demandante cuando volvió de licencias, ella volvió a su mismo puesto,
a ellos le hicieron un cambio a los módulos de al lado. En el piso completo trabajan
unas 30 personas, 6 o 7 son mujeres. En cuanto a los analistas de los 8 quedan 2,
más la señorita Nicole, en Vicuña Mackenna de los 8 eran dos mujeres. El trato de
don Hernán es normal, no escuchó gritos, no vio conductas impropias. En cuanto a la
Sra. Gilda la conoce y nunca escuchó o a él le pidió que se desafiliara del Sindicato.
Señala que Romilio Palacios trabaja en el piso dos y lo ve unas dos veces al día en su
piso.
Ingresó después que don Hernán Gallardo, fue Supervisor de supermercados
hace unos dos años, como jefe no fue, era coordinador de los analistas de cuentas,
durante el tiempo ha tenido el mismo cargo que ha tenido hasta ahora. Describe a
Nicole como tranquila, tímida, como niña. Estaban todos tan cerca que Gallardo se
daba vuelta y pedía algo. NO sabe el diagnóstico de las licencias, no sabe si alguien
le pidió que renunciara al Sindicato o a la empresa. Cuando Nicole dejó de trabajar
circularon rumores de pasillo por acoso laboral pero aparte de eso no se interiorizó del
tema, le llamó la atención, porque conociendo a Hernán y estando encima nunca
vieron nada ni la vieron llorando, les pareció extraño. Cuando volvió de sus licencias,
la saludó y no fue mucho lo que hablaron vio que la saludaron, físicamente quedó
prácticamente al lado.
4.- Declara Jaime Jerez Doveri, quien señala que actualmente es
administrativo de las notas de crédito y digitalización, en Los Conquistadores segundo
piso, son varios módulos son cuatro personas en cada módulo, otro con dos, no hay
privacidad, se escucharían gritos, de él no ha escuchado gritos, ha escuchado gritos
entre dirigentes sindicales, los otro son conversaciones que se escuchan, no ha
escuchado llantos. Es sindicalizado, pero es el de José Pablo Lara, desconoce el
número, antes perteneció al de Marisol Larenas, no recibió presión de parte de la
empresa, fue una motivación personal, en una reunión se tomó en conjunto una
decisión y ahí decidió desafiliarse en septiembre más o menos, en su minuto los
dirigentes no le han dicho nada.
Que conoce a Gallardo desde el año 2004, sólo supo que había una demanda
en contra de él, no ha visto conductas impropias por parte de él, no había escuchado
nada en contra de Gallardo, conoce a la Sra. Gilda, porque es su jefa directa, no ha
recibido presiones por parte de ella ni ha escuchado que presionara a alguien al
respecto.
Físicamente se encuentra de Hernán Gallardo y Nicole, a tres módulos de
distancia, antes cuando realizaba labores de cobranza iba más a terreno, hasta
octubre del año pasado, actualmente no hay terreno, salía a terreno solo.

Oficios: se incorporaron las respuestas de los oficios solicitados a la Inspección del


Trabajo Región Metropolitana Oriente y del Instituto de Salud del Trabajo.
El tribunal de oficio solicitó se exhibiera por la demandada la investigación interna
efectuada por la empresa, lo que se dio por cumplido. Asimismo la presencia como
testigo de don Hernán Gallardo, quien compareció y se recibió respuesta al oficio
solicitado al Sindicato de la empresa demandada.
SEXTO: Que de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 485 del Código del
Trabajo, el procedimiento de tutela laboral tiene por objeto el conocimiento de las
cuestiones suscitadas en la relación laboral por aplicación de las normas laborales
que afecten los derechos fundamentales de los trabajadores, y en ese sentido la
actora alega que la demandada ha vulnerado su derecho fundamental a la vida y a la
integridad física y psíquica, además de denunciar conductas de acoso sexual y que
los hechos constitutivos de la vulneración alegada, o de la manera como se produjo la
vulneración, sería que desde el mes de agosto de 2009 y cuando comenzaron las
negociaciones preliminares de la negociación colectiva de la empresa con el
Sindicato, su Jefa Gilda Cornejo le solicitó renunciar a éste porque si no la despedirían
o no tendría posibilidades de desarrollo en la empresa, lo cual se le solicitó también a
Hernán Gallardo, quién sí acepto desafiliarse y de hecho fue ascendido a supervisor.
Que la negativa por su parte significó que desde esa fecha en adelante el Sr. Gallardo
comenzara a hostigarla en el trabajo, inmiscuyéndose indebidamente en lo que debía
hacer, criticando, poniéndola mal frente a los clientes y con los clientes, además no le
avisaba de las reuniones a las que tenía que ir y por otro lado la acompañaba a las
reuniones que debía asistir lo que no hacía con otros analistas, que además que el
mencionado supervisor comenzó con abiertas manifestaciones de acoso sexual, como
tomarle la mano cuando estaba en el mouse o decirle que olía rico, que se le
disminuyó su cartera de clientes quedando sólo con uno, ridiculizando su gestión con
clientes importantes, no la dejaba hacer nada tranquila y que si bien nunca tuvo buen
trato con los otros trabajadores a su cargo, con ella fue más duro y cruel, que de tanto
malos ratos se encerraba en el baño y lloraba y llegaba triste y angustiada a su casa.
La demandada por su parte, niega cualquier conducta vulneratoria, y agrega
que de la denuncia efectuada por acosos sexual interpuesta por el Sindicato, se hizo
una investigación interna, la que no arrojó resultado alguno y que la Dirección del
Trabajo tampoco constató indicios suficientes como para hacer la denuncia pertinente.
SEPTIMO: Que con la prueba rendida se puede dar por establecido lo
siguiente:
1.- Que cuando la actora comenzó a trabajar para la empresa, 1 de abril del
año 2008, sólo tenía como Jefe Directo a la Sra. Gilda Cornejo.
2.- Que el Sr. Gallardo asumió el cargo de Supervisor del área mayorista a
fines del año 2009.
3.- Que la empresa cambió de dependencias de Vicuña Mackenna a Los
Conquistadores a mediados del año 2009.
4.- Que el lugar físico en que se trabaja (Los Conquistadores) es un espacio
abierto, compuesto por módulos de por lo general cuatro personas, separados a su
vez de paneles de no más de un metro y medio de alto, donde no existe privacidad
alguna pues todo se escucha y además hay visión respecto de los demás
compañeros.
5.- Actualmente el testigo Gallardo, desde octubre del año 2010 es coordinador
cuentas corrientes externalizadas, no es jefe de nadie.
6.- Que los primeros días de marzo la actora se reincorporó a su trabajo y la
instalaron a uno o dos módulos de distancia respecto del Sr. Gallardo en el mismo
piso.
7.- Que el señor Gallardo ingresó al Sindicato Empresas Lucchetti el 10 de
noviembre del año 2006 y renunció el 24 de junio del año 2009, como da cuenta la
solicitud de incorporación y renuncia adjuntada por el Sindicato referido.
8.- Que en cuanto al hecho que desencadena los hostigamientos, resulta
contradictorio lo dicho por la absolvente con lo reseñado por la testigo Larenas, pues
la primera lo circunscribe a cuando le pidieron que se desafiliara del Sindicato y luego
al mismo tiempo asumió Gallardo el cargo de Supervisor, indicando que la idea era
molestarla hasta que renunciara al Sindicato, sin embargo la testigo Larenas señala
que los hostigamientos comenzaron cuando Gallardo asume una posición jerárquica
por sobre la demandante, apuntando de ahí toda su declaración a un acoso más bien
sexual, señalando como corolario que la situación era compleja, porque la
demandante es una niñita y él un hombre mayor. El testigo Palacios por su parte, se
limita a declarar acerca de dos acercamientos por parte de Gallardo a una distancia
no aceptable de la actora y la cara de angustia de la misma.
Entonces tenemos dos causas distintas que serían causantes del acoso, las
que necesariamente nos reconducen a dos tipos de acosos, que se confunden en
cuanto a la determinación de los hechos y que la demandante no aclara en su escrito
de demanda y tampoco hace referencia alguna al acoso sexual en su absolución, más
que señalar “que se le acercaba más de la cuenta” y para luego señalar que el
hostigamiento es por no renunciar al Sindicato y que Gallardo al ser Supervisor
comienza a hostigarla, no obstante existir coincidencia en quién ejerce los supuestos
hostigamientos, en la persona de don Hernán Gallardo.
Que lo primero que es necesario realizar para entrar al fondo de la cuestión
debatida, es que de los hechos expuestos en la demanda se puede concluir que estos
apuntan o reúnen más bien las características de un acoso laboral, pues la actora
determina el quiebre de la relación laboral en el hecho que no consintió en desafiliarse
del Sindicato al que pertenecía, donde en el relato que continúa, no aparece ninguna
motivación de tipo sexual de parte del supuesto agresor.
En efecto, la actora, en su demanda, refiere una serie de situaciones, que le
producen incomodidades y afectaciones, entre ellas algunas de connotación sexual,
que en su conjunto le generan un daño psicológico reflejado en la vulneración que
denuncia. No obstante en parte alguna se refiere que estas actuaciones con
connotación sexual tuvieren por finalidad que ella accediera a los mismos, sino que
por el contrario concluye que estos estaban destinados a que en definitiva ella
renunciara a su trabajo.
Que el artículo 2 del Código del Trabajo en su inciso segundo que las
relaciones laborales deberán siempre fundarse en un trato compatible con la dignidad
de la persona. Es contrario a ella, entre otras conductas, el acoso sexual,
entendiéndose por tal el que una persona realice en forma indebida, por cualquier
medio, requerimientos de carácter sexual, no consentidos por quien los recibe y
amenacen o perjudiquen su situación laboral o sus oportunidades en el empleo. Pues
bien del relato que se ha señalado en la demanda ni en la confesional de la actora, se
refiere haber manifestado disconformidad a esos requerimientos como “me incomoda”
o “saca la mano”, como tampoco se expresan cuales habrían sido esos
requerimientos que dado el tipo o figura que la norma describe, son de carácter
sexual, es decir no se señala cuál fue la proposición planteada por el supuesto
agresor ni la consecuencia de no acceder a aquellos propósitos, concluyendo esta
sentenciadora que la hipótesis enmarcada en el libelo de demanda no se encuadra
dentro del tipo descrito en la norma y más bien lo descrito y lo que se denuncia se
acerca a conductas de cierta connotación sexual que a requerimientos sexuales
propiamente tales.
Que la prueba aportada en esta línea confirma la conclusión arribada, pues la
confesional no da luces acerca de este tema, resultando un relato disperso, nervioso y
un poco caótico, referido a los acosos en general. Que las testimoniales de la actora
tampoco aclaran la situación, pues la testigo Larenas refiere que Gallardo la
presionaba para salir con ella a terreno, de hecho salió con ella, hecho que no es
desmentido por el mentado Gallardo pero esta situación no evidencia nada más que
determinar si aquello forma parte del conjunto de acosos sufridos por la actora, como
ella misma refiere en su demanda lo que se analizará más adelante, pero no resulta
ser indicio de acoso sexual pues como ya se ha reiterado se desconoce cuál fue la
propuesta. La misma tesis para desvirtuar las supuestas esperas a la salida del baño,
que podrían configurar más bien parte del acoso reclamado, que en la figura de acoso
sexual que se ha denunciado.
Por su parte el testigo Palacios relata una situación (dos veces indica) en que
vio como su jefe, Gallardo, se encontraba cerca de ella a menos de 50 centímetros, se
hace una pequeña representación en audiencia, ella sentada, él muy cerca de pie,
agregando que la actora tenía cara de angustia, tensa, agregando que primero pensó
que era por las labores pero luego captó que no era posible porque ella seguía muy
tensa y estaba muy cerca, lo cual nuevamente nos lleva a preguntarnos cuál fue el
requerimiento planteado y la amenaza asociada a la negativa, para recoger este
indicio como parte del tipo del artículo 2 del Código del ramo, pues la cercanía podría
perfectamente ser parte de los hostigamientos que se reclaman.
Por otra parte la empresa, a raíz de la denuncia presentada por el Sindicato,
realizó una investigación, respecto de la cual es posible formular el reparo que salta a
la vista y que la misma Inspección del Trabajo hizo presente, realizar las preguntas a
los testigos a través de formularios tipo y haciendo preguntas directas demasiado
evidentes como si ha visto o conocido hechos que le hubieren llamado la atención, por
poder ser considerados como acoso sexual entre las partes. Ahora bien,
independiente de la torpeza de las preguntas formuladas, lo que sí resulta relevante
para esta magistrado es que la demandante nunca hizo sus descargos a la empresa,
por lo que se desconoce su versión por esta vía, que hubiera sido interesante y
determinante quizás para desarrollar un cuestionario más acorde con lo denunciado, o
bien a partir de aquel haber construido los indicios suficientes para inferir la conducta
que se denuncia.
Que tampoco la Inspección del Trabajo encontró indicios suficientes en esta
parte para denunciar ante los tribunales de justicia, de acuerdo a lo que se informó por
Ordinario 2765 de 21 de diciembre del año 2010, que luego se confirma por
Reservado N° 27 de 14 de febrero del año 2011.
Que de esta manera se desestimará la denuncia por acoso sexual formulada.
En cuanto al acoso laboral, el primer antecedente que nos arroja la
demandante, es que la petición de desafiliación del Sindicato llevaba la amenaza de
despido y la de surgir en la empresa o de ascender y que a Gallardo, se le pidió lo
mismo y sí se desafilió y sí ascendió y comenzó a hostigarla por esta negativa a
renunciar.
Respecto a la consecuencia favorable obtenida por el Sr. Gallardo por haberse
desafiliado del Sindicato, no se observa esta afirmación de la prueba rendida, pues
por el relato por él aportado, más la del testigo Cornejo, éste era Supervisor desde el
año 2005, de la zona norte, con gente a su cargo y luego a fines de noviembre pasó a
hacerse cargo de las cadenas de supermercados, cuyas cuentas analizaba la actora,
desconociéndose si el nuevo cargo puede significar un beneficio desde un punto de
vista de cargo propiamente tal, es decir, si es mejor visto o si es un ascenso más bien
social, mirado desde un punto de vista subjetivo, pues el Sr. Gallardo siempre tuvo
gente a su cargo y no se ha determinado y él en todo caso lo niega, que se hayan
aumentado sus remuneraciones ante este cambio, tampoco la testigo Larenas da
luces al respecto, dice que esa fue la causa que esgrimió Gallardo para desafiliarse
que fue que se lo pidieron y en todo caso respecto de los beneficios obtenidos por
aquello, señala que es difícil saberlo porque eso se maneja bajo cuerda.
En cuanto a la exigencia a la actora para desafiliarse, tampoco se encuentra
acreditado como tal, el hecho puro, de los testigos de la demandada todos se
desafiliaron al Sindicato en cuestión por motivos personales, en fechas distintas y
alejadas en el tiempo y respecto de los compañeros de trabajo de la actora, al serle
formulada la pregunta, señala que también estaban sindicalizados y no sabe si les
pidieron salirse del Sindicato.
Que el otro antecedente que aporta la demandante en su libelo como indicio de
los hostigamientos es que se le disminuyó la cartera de clientes. Al respecto, es
necesario señalar que la situación es confusa, en cuanto al número de clientes que
tenía antes de que Gallardo fuera su jefe y luego con los que quedó con él.
En efecto la actora dice que eran 4 y se la dejó con uno, lo que es refrendado
por la testigo Larenas. Gallardo dice que traía 3 y le dejó 2 más o menos importantes,
porque Supermercados San Francisco que pasó a ser cadena se lo pasó a otro
analista, La Sra. Gilda dice que la actora traía 3 y le dejó una, precisamente San
Francisco que era el más importante para que se abocara a sólo ese.
Como sea, de los que traía, 4 o 3, quedó con menos, 2 o 1, lo cual desde un
punto de vista numérico evidentemente existe una disminución, pero lo que queda en
el aire es valorar la disminución desde un punto de vista cualitativo. Porque coinciden
la testigo Cornejo, Larenas y la actora en que quedó con un cliente y la testigo
Cornejo dice que se quedó con la cadena que requiere tiempo y en el fondo se la
quiso ayudar y por su parte el testigo Gallardo señala que en realidad la dejaron con
dos clientes más o menos importantes para que se dedicara mejor a ellos y no
sobrecargarla.
Que respecto de esta disminución resulta imposible valorarla como un acto de
hostigamiento en la medida que la actora no aporta, en su demanda, ni en su
confesional qué tipo de carteras de clientes tenía a su cargo, cuál era su importancia,
desde un punto de vista de responsabilidad en el trabajo que realiza, con qué cliente
en definitiva la dejaron y si aquello le produjo un menoscabo por la importancia del
mismo, porque afectaba sus remuneraciones o su posición en la empresa y frente a
sus pares y superiores. Por su parte la testigo Larenas tampoco aporta mucho en este
sentido en la declaración prestada, pues señala que la dejaron con un solo cliente,
bueno cuál, ni refiere en qué la perjudica, pues en este sentido resulta razonable la
explicación dada por la demandada a través de sus testigos, que en el fondo no se la
quiso sobrecargar con más trabajo y en definitiva dejarle una sola cuenta de una
cadena de supermercados, de ser efectivo lo que señala la testigo Cornejo, pues
como se ha dicho no existe otro elemento aportado en la causa que permita desvirtuar
la conclusión indicada.
Que en cuanto a los gritos, nadie escuchó nada, ni siquiera los testigos de la
demandante, pues la Sra. Larenas, se refiere más bien a los resultados pues la vio
llorar, cuestión que en todo caso nadie más vio, salvo el testigo Palacios, quién al
interrogarla ésta le habría indicado que por problemas familiares y salvo el
acercamiento inapropiado a su juicio, de Gallardo a la actora en dos oportunidades, no
refirió haber escuchado gritos ni ningún otro antecedente y eso que según su versión
iba al piso de la actora unas diez veces al día. Que de acuerdo a lo declarado por la
propia testigo Larenas, de existir los gritos que refiere la demandante haber sufrido de
parte de Gallardo, ésta debió haberlos escuchado pues físicamente, como ella
describe en el edificio de Los Conquistadores, estaban más juntos aún y tenía una
visión directa en la posición del asiento y que siempre vio la cercanía con que él le
hablaba y además los testigos son contestes en señalar que no existe privacidad por
lo que las conversaciones telefónicas se escuchan y que es posible observar lo que
pasa alrededor, por lo que claramente las subidas de tono se escuchan y con lo
concluido aquellas entonces no ocurrieron.
Nos queda entonces las conductas que los testigos y la actora han señalado en
cuanto a que el señor Gallardo se acercaba más de la cuenta, lo aportado por la
testigo Larenas, en cuanto a que la esperaba fuera del baño, la cercanía con la que le
hablaba y lo mencionado por el testigo Palacios respecto de los dos acercamientos
que vio a menos de 50 centímetros.
Al respecto y tal como se señaló anteriormente, respecto de estos hechos sólo
se tiene lo que la actora ha dicho, que Gallardo se le acercaba más de la cuenta, en
su absolución no existe ninguna referencia a estos episodios, ni tampoco a lo que se
indicó en la demanda, esto es que le tomaba la mano en el mouse, que se le acercaba
al cuello y le decía que olía rico. No existe otra declaración de la actora, ni una versión
de los hechos acerca de la denuncia efectuada por el Sindicato en octubre del año
2010. Que al ser preguntada por el abogado de la demandada por los hostigamientos
sufridos las razones por las que no denunció antes, señala que por miedo, lo cual es
comprensible y este tribunal no pide que ante este tipo de situaciones, las supuestas
víctimas realicen ese tipo de conductas, pero lo que no resulta explicable es por qué
razón la actora, cuando la investigación de la empresa se estaba desarrollando no dio
su versión de los hechos, pues el miedo a que alude se encuentra morigerado con la
circunstancia que a esas alturas, ella no estaba trabajando pues se encontraba con
licencia médica, el Sindicato la apoyaba y ya existía una reunión previa los primeros
días de octubre del año pasado, reunión a la que los testigos de la demandante se
refirieron pero nadie dijo qué se habló en ella, qué se denunció específicamente, qué
hechos, qué tipo de acoso, como, cuando, etc. Haciendo presente que tampoco se les
preguntó con estos detalles. Lo único que se sabe es a través del absolvente Gaete
quién señala que se le informó de la reunión sostenida, con el Sindicato, más el Sr.
Portilla y la Sra. Cornejo en la que la actora habría manifestado que sentía un maltrato
laboral y psíquico.
Que entonces las conductas planteadas, sobre todo la del Sr. Palacios, cabe
en la subjetividad de la apreciación de los hechos que vio en dos oportunidades, en un
espacio abierto, en horario de trabajo y respecto del cual se carece de cualquier tipo
de privacidad a la vista de todos y sobre todo de la testigo Larenas que señala que en
su posición tenía visión directa y ella no refirió tampoco esta situación tan particular e
incómoda, tampoco los otros testigos.
Que acercarse más de la cuenta ya a estas alturas también cabe dentro de la
subjetividad de quién lo ve y de cómo se percibe, pues es necesario hacer presente
que evidentemente la llegada del Sr. Gallardo como Supervisor provocó en la actora
un cambio de la que no estaba acostumbrada, pues desde la fecha de ingreso, abril
del año 2008 a noviembre o diciembre de 2009, la actora no contó con más jefaturas
que la Sra. Cornejo, que puede que tenga un estilo diverso a ejercer el mando en
comparación al Sr. Gallardo, como lo refleja la Sra. Larenas quién refiere que Gallardo
estaba siempre encima exigiéndole, no obstante ser la actora muy buena trabajadora,
y la misma actora resiente en su absolución, que el Sr. Gallardo se metía en todo lo
que ella hacía y la criticaba todo el tiempo. Que en este contexto resulta entonces
contradictorio que la Sra. Larenas se hubiere acercado al Sr. Gallardo, de ser aquello
efectivo, a preguntarle por esta exigencia y por la disminución en la cartera de clientes
y que él le haya respondido que era para ayudarla y no le haya representado estas
extrañas esperas a la salida del baño, de las cuales sólo se cuenta con la versión de
la testigo.
Que por último las dos veces que el Sr. Gallardo acompañó a la actora a las
reuniones, tampoco son indicadoras de algún tipo de acoso pues en una fue con otro
trabajador, un vendedor y la otra fueron por un tema puntual, pues era necesario ver
los avances.
Que el único reclamo confirmado es el que describe la testigo Cornejo quien
señala que en una oportunidad se acercó la actora a reclamarle porque el Sr. Gallardo
le pidió algo en mala forma y delante de sus compañeros, pero dado lo razonado
anteriormente resulta ser un hecho aislado, insuficiente para construir la vulneración
que se ha denunciado.
Que en cuanto a las llamadas telefónicas que la actora refiere haber recibido
de su tío y los mensajes y ofertas recibidas a través de su padre, que la habrían
afectado aún más y que derivó en que el IST no la quiso atender y se internó en la
Clínica Santa Sofía de Las Condes, donde se encontraría internada a la fecha de
interposición de la denuncia (enero del año 2011) resulta ser un relato confuso y que
no se condice con lo declarado en audiencia por la actora, quién refiere que luego que
la empresa no quiso llenar el formulario, fue personalmente con el mismo y con la
demanda y ahí el IST la derivó a la Clínica Santa Sofía, y dijeron que era laboral y la
atendieron un mes y que cuando hicieron la investigación (en febrero del año 2011) no
encontraron a sus testigos, por lo que le dieron el alta, todos periodos que no dicen
relación con la llamada que hizo el Sr. Gaete a mediados de octubre de 2010, como él
mismo reconoce, llamado que la actora no quiso contestar como declara, por lo que
no existe en esta causa tampoco un ofrecimiento directo que la actora pueda afirmar,
si no que todo supuestamente a través de terceras personas, haciendo presente que
del relato no queda claro si su angustia se agudiza con estos supuestos llamados o
dicen relación con la frustración que puede provocar en la actora que el IST no le
preste la atención médica que ella reclama.
Que respecto a la afectación psíquica de la actora, es necesario señalar que en
estrados ésta irrumpió en llanto y que se encuentra con licencia médica, pero con los
antecedentes que se han analizado precedentemente no es posible determinar que su
estado de angustia tenga como causa los hechos que ha denunciado, señalando
además que las instituciones pagadoras del subsidio se encuentran confrontadas en
cuanto al origen de la misma.
Que por todo lo razonado precedentemente, se desestimará la vulneración
alegada.
OCTAVO: Que no se condenará en costas a la demandante pues a pesar de
haberlo solicitado así el demandado, a juicio de este tribunal la presente demanda no
reviste las características de temeraria.
NOVENO: Que la prueba analizada lo ha sido conforme a las reglas de la sana
crítica y el restante material probatorio, en nada altera lo concluido en este fallo.
Por estas consideraciones y visto además lo dispuesto en los artículos 1, 2,
425 y siguientes, 453, 454, 456, 459, 485 y siguientes del Código del Trabajo y 19 N°
1 de la Constitución Política del Estado, se resuelve:
I.- Que SE RECHAZA, en todas sus partes, la demanda de tutela laboral
interpuesta por doña ERIKA NICOL MOYA GUTIERREZ, en contra de la empresa
TRES MONTES LUCCHETTI S.A.
II.- Que, cada parte pagará sus costas.

Regístrese y archívese en su oportunidad.


RIT T-1-2011.-
Dictada por Yelica Marianella Montenegro Galli, Jueza Titular del Segundo
Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago.