Sei sulla pagina 1di 12

Cómo

 me  liberé  de  las  dietas  


y  bajé  de  peso  para  siempre  

Te  tengo  que  hacer  una  confesión.  Nunca  he  tenido  


sobrepeso.    
 
Lo  más  que  he  llegado  a  pesar  en  mi  vida  son  54  kilos  
(mido  1.54m).    
 
Sin  embargo,  durante  15  años  de  mi  vida,  viví  a  dieta,  
odiando  mi  cuerpo,  enojada  con  él  porque  no  hacía  lo  
que  yo  quería,  siempre  queriendo  estar  más  Ilaca,  más  
toniIicada,  más,  más,  más.    
 
Durante  años  tomé  pastillas  para  adelgazar,  llegué  a  
hacer  3  horas  de  ejercicio  diarias,  comía  poco  para  
ahorrarme  calorías,  vivía  constantemente  controlando  
mi  ansiedad,  a  pura  fuerza  de  voluntad.    Hasta  llegué  a  
hacerme  dos  liposucciones.    
 
No  conozco  persona  que  tuviera  más  fuerza  de  voluntad  
que  la  que  yo  tuve  durante  esos  15  años.    
   
Y  aún  así,  el  jueves  terminaba  rompiendo  la  dieta,  
atragantándome  todo  lo  que  se  me  ponía  enfrente,  
deprimiéndome  al  día  siguiente  y  castigándome  por  
todo  lo  mal  que  me  había  portado  el  día  anterior.    
Durante  años,  me  sentí  frustrada,  enojada,  deprimida,  
desesperanzada.  Nada  de  lo  que  hacía  funcionaba,  nada  
me  ayuda  a  bajar  de  peso,  ni  de  medidas,  ni  de  talla,  
NADA.    
 
Al  contrario,  cada  año  pesaba  más,  a  pesar  de  que  cada  
vez  hacía  más  cosas  para  adelgazar.    
 
¿En  qué  mundo  racional  es  posible  que  hagas  de  TODO  y  
no  bajes  de  peso?    
 
Pues  en  el  de  miles  de  mujeres  que  existen  allá  afuera  
que  hacen  todo  lo  posible  por  bajar  de  peso  y  no  lo  
logran.  Conozco  miles.    
 
El  95%  de  las  personas  en  una  dieta  para  bajar  de  peso  
lo  rebotan  al  año  de  haberlo  bajado.  Y  el  rebote  siempre  
viene  acompañado  de  más  peso  que  el  que  se  bajó.  Creo  
que  tantos  años  de  sufrimiento  me  llevaron  a  mi  nivel  
de  saturación.    
 
En  verdad  que  ya  no  podía  más.  Ya  no  podía  estar  más  
ansiosa,  más  estresada  y  más  enojada.  Visité  todas  las  
nutriólogas  y  gimnasios  de  la  ciudad.    Ya  lo  había  
intentado  TODO.  
Tenía  dos  opciones:    
 
1.  Seguir  enojada,  comiendo  cada  vez  menos,  en  
búsqueda  de  la  siguiente  dieta  perfecta,  
desregulando  cada  vez  más  mis  hormonas,  
poniendo  mi  vida  en  pausa  por  no  verme  como  
quería  y  engordando  cada  vez  más.  

 
2.  Reconciliarme  con  mi  cuerpo,  aceptar  mis  brazos  
y  piernas  que  tanto  odiaba  y  simplemente  buscar  
una  forma  saludable  de  darle  a  mi  cuerpo  lo  que  
realmente  necesitaba.    
 
Sí,  tomé  la  decisión  #2,  porque  ya  no  podía  más.  
Si  escogía  la  #1,  era  como  escoger  suicidio.  
 
Ok,  quizás  un  poco  exagerado,  pero  sí,  sentía  que  me  
estaba  muriendo  lentamente.    
 
Había  perdido  un  poco  la  alegría  de  vivir.    
 
Me  eché  a  perder  mi  metabolismo,  mi  sistema  digestivo  
y  llegué  a  perder  mi  dignidad.    
 
Todo  porque  se  me  metió  una  idea  tóxica  de  que  mi  
cuerpo  no  era  suAiciente.    
 
Así  que  hice  una  de  las  cosas  más  diIíciles  que  he  tenido  
que  hacer:  aceptar  la  realidad.    
 
Y  
  aunque  al  principio,  aceptar  la  realidad  parecía  
como  
  un  fracaso,  como  un  "darse  por  vencida",  me  
quité  
  un  peso  de  encima.    
 
No  sucedió  de  la  noche  a  la  mañana  pero  poco  a  poco,  
con  paciencia  y  mucha  compasión,  lo  logré.    
 
No  puedo  describir  la  sensación  de  libertad.    
 
Ya  no  tenía  que  seguir  luchando  para  convertirme  en  
alguien  que  no  era.    
 
Ya  no  tenía  que  seguir  tratando  de  cambiar  mis  brazos.  
   
Ya  no  tenía  que  comer  menos.    
 
Podía  comer  lo  que  mi  cuerpo  me  estaba  pidiendo.  
 
Y  como  magia,  sin  querer,  y  sin  darme  cuenta:  
COMENCÉ  A  ADELGAZAR.  
 
¡¡¿¿¿Cómo????!!!!!  A  ver,  en  serio,  ¿cómo?  Por  años  
hice  todo  para  adelgazar  y  cuando  por  Ain  dejo  de  
intentar  ¿adelgazo?    
 
Para  mí,  parecía  broma.  
Y  admito,  una  broma  un  tanto  cruel.    
 
¿Por  qué  nadie  me  había  dicho  que  eso  funcionaba?  
¿Por  qué  me  decían  que  simplemente  “cerrara  el  pico”  y  
no  me  atascara  las  galletas  que  me  comía  cuando  me  
daban  mis  ataques  de  ansiedad?    
 
Lo  que  tuve  que  aprender  para  
adelgazar:  

¿Por  qué  tuve  que  abusar  de  mi  cuerpo  durante  tantos  
años  para  darme  cuenta  que  lo  que  realmente  
funcionaba  era  respetarlo,  aceptarlo  y  amarlo?    
Yo  tenía  que  vivir  todo  eso  para  llegar  al  nivel  de  
saturación  que  me  obligó  prácticamente  a  aceptar  mi  
realidad.    
 
Algunas  de  las  cosas  que  tuve  que  aprender  para  
adelgazar  fueron  las  siguientes:  
 
•  Me  di  cuenta  de  las  creencias  tóxicas  falsas  que  
tenían  a  mi  cuerpo  en  un  estado  de  almacenaje  de  
grasa.  
•  Me  liberé  del  miedo  a  engordar  (que  de  hecho,  te  
puede  engordar  más  que  la  misma  comida).  
•  Me  liberé  de  la  culpa  de  comer  (que  también,  te  
puede  engordar  más  que  la  misma  comida).  
•  Aprendí  por  qué  era  necesario  aceptar  mi  cuerpo  
primero  para  poderlo  cambiar.    
•  Aprendí  a  vivir  en  paz  con  mi  cuerpo.  
•  Aprendí  a  disfrutar  mi  cuerpo  con  todo  y  lo  que  no  
me  gustaba:  celulitis,  grasa  en  las  caderas,  brazos  
gordos,  etc.    
 
 

www.mariamontemayor.com  
¿Cuál  es  el  mensaje  para  poder  
adelazar?    

Claro,  este  es  un  mini  resumen  de  TODO  lo  que  hice,  
todas  las  herramientas  que  tuve  a  mi  disposición,  todo  
lo  que  tuve  que  cambiar.    
 
Pero  el  resultado  fue  un  metabolismo  sano,  una  mejor  
digestión,  más  energía,  más  alegría,  más  libertad,  más  
placer  y  una  talla  de  menos.  
 
Lo  más  importante  de  todo  fue  que  mi  vida  cambió.  Mi  
relación  con  la  comida  cambió.    
 
La  relación  con  mi  cuerpo  cambió.    
 
Aún  si  no  hubiera  bajado  de  peso,  lo  que  gané  no  tiene  
precio.  Porque  ¿de  qué  me  hubiera  servido  bajar  de  
peso  si  hubiera  seguido  odiando  mi  cuerpo?  
 
El  mensaje  es  este:    
 
Si  tú  quieres  cambiar  tu  cuerpo,  primero  tienes  que  
cambiar  tu  mente.    
 
Y  no,  no  te  puedo  prometer  que  si  amas  tu  cuerpo  es  
seguro  que  vas  a  bajar  de  peso.    
 
Pero  sí  te  puedo  prometer  que  si  no  empiezas  a  amarlo,  
cualquier  cambio  que  veas,  no  va  a  ser  sostenible  y  va  
estar  guiado  por  miedo,  culpa  y  auto  desprecio.    

www.mariamontemayor.com  
Y  sí,  ya  me  imagino  lo  que  has  de  estar  pensando.    
 
“¡Qué  Ilojera!  Yo  no  quiero  aceptar  la  realidad.  Mejor  
dame  una  pastilla  para  adelgazar  o  pásame  tu  dieta.”    
 
Pero  la  realidad:  es  que  no  existe.  
 
No  existe  una  solución  rápida  y  sencilla  para  adelgazar.  
Al  menos  no  una  que  funcione  a  largo  plazo….  
 
¿Cómo  lo  sé?    Por  que  ya  la  hubiéramos  encontrado.    
 
Si  yo  lo  logré,  
¡tú  también  puedes!  
Y  tu  puedes  decirme:  "pero  Maria,  es  que  tú  no  tenías  
sobrepeso".  Y  yo  te  contesto:  "¡Con  mayor  razón!"    
 
Las  herramientas  en  Psicología  de  la  Alimentación  
funcionan  para  todas.  Tanto  para  las  que  tienen  
realmente  sobrepeso,  como  para  las  que  imaginan  que  
tienen  sobrepeso.  (yo  era  de  las  que  lo  imaginaban).    
 
El  reto  es  el  mismo.  La  estrategia  es  la  misma.  Creemos  
lo  que  imaginamos.  Durante  años  creía  que  estaba  
gorda,  y  ¿adivina  qué?  Engordé.  Aquí  la  clave  es  cambiar  
lo  que  imaginamos.    
 
Así  que  el  día  de  hoy,  te  toca  a  ti.    
 
Yo  las  probé  y  me  sirvieron.  
 
Las  he  compartido  con  cientos  de  mujeres  y  les  han  
servido  (conoce  sus  testimonios).    
 
Quiero  invitarte  a  que  tú  también  pruebes  muchas  de  
las  herramientas  que  me  han  servido  a  mí  y  a  muchas  
otras  a  transformar  la  forma  en  la  que  se  ven  a  sí  
mismas,  su  cuerpo  y  su  relación  con  la  comida.    
 
Escríbeme  a  maria@mariamontemayor.con  con  tu  
historia.  Cuéntame  qué  has  aprendido  en  este  recorrido  
juntas.    
 
Estoy  segura  que  tenemos  alguna  herramienta  que  te  
puede  servir  a  ti.  
 
 
 
 

ADQUIERE  UN  40%  DE  DESCUENTO  CON  ESTE  CODIGO:  


3SECRETOSPA  
 
REGISTRATE  AQUI:  
www.mariamontemayor.com  
¿Ya  conoces  mis  programas  en  línea?    

www.mariamontemayor.com  
 
¿Qué  te  garantizo?    
Garantía  de  60  días  
 
Estoy  tan  segura  del  contenido  de  mis  programas,  que  si  
al   Iinal   de   tomarlos,   me   puedes   asegurar   que   no   te  
sirvieron  para  nada,  te  regreso  TODA  TU  INVERSIÓN.  
 
Empieza  tu  transformación  aquí:  
www.mariamontemayor.com