Sei sulla pagina 1di 99

MARGARITA

TOMÁS VILLARREAL
Tomás Villarreal

2
Margarita

“Y dirás " la amé, pero no puedo amarla más ahora que


no aspira el olor de retamas de mi beso"

ÍNTIMA, Gabriela Mistral.

3
Tomás Villarreal

Para Eliana Margarita.


Sin vos, nada de esto existiría.
Iluminas todo, todo el tiempo.

Siempre tuyo.

Tomás.
4
Margarita

Índice

Puedes…………………………………… ……………. 8
Aquí……………………………………… …………….9
A-mor…………………………………… ……………..10
Canciones……………………………… …………….. 11
Volver a empezar……………………… ……………. 12
Queda té……………………………… ……………… 13
Perfecta……………………………… .……………. . .13
Inmortal………………………………………………. 15
Hermosa…………………………………………….... 16
Árbol………………………………………………….. 17
Huracán………………………………………………. 19
¿Adiós? …………………………………………… … 20
Más de vos………………………………………….... 21
Almas………………………………………………..... 22
Des – armado………………………………………... 23
Cigarro……………………………………………….. 25
¿Atreverse? ………………………………………….. 26
Lo único bueno………………………………………. 27
Arruinado………………………………………… …. 28
Destruiría este mundo por verte sonreír…………. 29
Tenés que creerme……………………………… … .31
Luna……………………………………………… …..33
Llorar……………………………………………… …34
Ella………………………………………………….. ..36
Mi……………………………………………………. ..37
Espera……………………………………………….. .38
Paso turista…………………………………………. .42
Tenemos los mismos recuerdos…………………… 44
5
Tomás Villarreal

Cielo……………………………………………………..42
Destrucción……………………………………………..43
Miedo……………………………………………………44
Golpea bien…………………………………………….45
¿Fuimos? ………………………………………………46
Dispara………………………………………………....48
Extraña/arte……………………………………………49
Perdón, mi amor……………………………………….50
Sin sentido………………………………………………51
Cierto……………………………………………………52
Inviern…………………………………………………..53
Le pertenezco a tus ojos………………………………54
Resaca…………………………………………………..57
Más………………………………………………………58
Bonita……………………………………………………59
Sin té……………………………………………………..60
Miénteme………………………………………………..61
Poco……………………………………………………..62
Perdido………………………………………………….63
Extraña, aún dueles……………………………………67
Por allá………………………………………………….69
Año……………………………………………………….70
Ansiedad…………………………………………………71
Cuenta regresiva………………………………………..73
Cuestionamiento………………………………………..75
Loco………………………………………………………77
Puntos…………………………………………………....79
Impermeable……………………………………………..81

6
Margarita

Soledad mezclada con tazas de locura……………..83


¡Salud! ………………………………………………...85
Recuerdo……………………………………………....87
Consejos poco efectivos para decir adiós…………89
Sin vos………………………………………………….92
Droga…………………………………………………..94
Volare con me…………………………………………96

7
Tomás Villarreal

Puedes

Puedes buscar la vida que me sobra,


o la vida que te falta,
o al revés,
o ninguna,
o volver cada tiempo, para ser como solíamos,
o mentirles a todos y a nosotros mismos,
y cantarle canciones a Dios para que perdone la
irresponsabilidad de quererte así, tan adictivamente,
para que culmine el pecado de engañarnos inútilmente,
y que sepa tu alma que no va a dejar que me vaya,
y que en la permanencia de los versos que solíamos
decirnos antes de que la madrugada nos asaltara con
preguntas de ¿qué hicimos?

Nosotros hicimos poesía.

8
Margarita

Aquí

Podría besar a cualquiera intentando tener lo que


tuvimos, pero los girasoles no florecerán como la
primavera pasada,
y nada se verá igual a ese Junio.
Casi comenzaba invierno,
y con el término de la estación pasada se fueron también
tus ganas, y mi fe, y aunque suene increíble, todo aquí
parece estar mejor, hasta las noches son menos frías, sin
embargo, ahora vacías, y estás a miles de kilómetros
lejos, pero lo has estado ya, hace demasiado tiempo,
no puedo explicarte el vacío que llena esta habitación,
todo mi universo, porque afuera amanece y yo sigo sin
dormir, estoy visitando los lugares a los que solíamos ir,
me estoy muriendo por gritarte en la cara que no soy la
persona que crees, y si no logro verte otra vez voy a
destruirme, poco a poco, escribiéndote cada noche,
todas mis noches; todo el aire que respiro está tan lejos
de ser el mismo que respiraba en tu boca,
estoy,
demonios,
tan vacío,
probablemente ya ni recuerdes todas las veces que dije
que estaba loco por ti, pero mentí, ahora realmente estoy
volviéndome loco, te veo, en mis cafés de madrugada, en
el sol que sale justo ahora por la ventana, en canciones,
joder, te ves tan bien, sé que no vas a volver.

9
Tomás Villarreal

A-mor.

Ya no veo a tus manos moverse cuando hablas,


ni a tu pelo ir de un lado a otro con el viento,
ni a tus manos buscar abrigo en las mías,
ya no escribo poesía,
ya no logro hablar de amor.

10
Margarita

Canciones

Y me gustaría cantar una canción, que fuera sólo nuestra,


pero las cantaría todas a otro corazón,
y quiero llorar,
quiero aprender a amar,
pero todas mis lágrimas se han agotado.

11
Tomás Villarreal

Volver a empezar

Y si te miro fijo tiemblo, y quiero volver a empezar.

12
Margarita

Queda té

Me sobran ganas de decirte que te quedes,


pero no lo haré.
Hay cosas que deben nacer de una persona,
como permanecer,
querer permanecer.

13
Tomás Villarreal

Perfecta

Un viaje se desvaneció el tiempo,


desintegraron los lugares,
estaba ella, estaba yo,
estaba todo,
nada alrededor,
libre alma,
hacia donde se puede llegar,
con el corazón a cuestas,
las alas extendidas,
la felicidad era palpable esta vez,
de mi mundo terrenal me trasladaba,
aprendí a mirarla,
a recorrerla con exactitud,
a respirarla.

Su esencia era estática,


perfecta,
inalcanzable.

Cercana la encontré,
su sonrisa incorrumptible,
sus convicciones imperturbables,
como viajar sin moverme,
a un milimetro de su boca
y el paisaje,
y cambiaba de país según movía sus manos,
frio, hielo, cálido sol,

14
Margarita

su risa, en mi estómago,
un remolino y su abrazo,
en mi tempestad, la calma,
sosteniéndome,
proyectando imágenes de algo que no conozco,
estamos kilómetros lejos,
pero está acá, conmigo,
tan presente,
tan futuro.

15
Tomás Villarreal

Inmortal

Sobreviviente al insomnio que me produce no encontrarla


en mi cama, ansioso como un niño la deseo, la miro
fijamente y tiemblo, no lo nota, no sabe que su sonrisa es
contundente como galletas en helado,
y que veo en ella solo cosas hermosas,
no sabe que me gusta,
como me gusta la pizza o comer en la madrugada,
me gusta como envolverme en las sabanas en invierno,
como caminar de noche por la ciudad,
como sostener una mariposa entre las manos,
me gusta como a uno le gustan las cosas simples,
perfectas,
cotidianas,
es especial como un día domingo por la tarde en mitad de
la semana,
es como una montaña rusa en mi estómago,
como un vaivén de sonrisas que parecen ser infinitas,
me gusta como los cuerpos enredados,
me gusta cuando se pega a mi piel,
me gusta como la simplicidad,
porque es tan completamente inesperada,
tan intensamente espontánea,
es tan fácil encontrar en sus ojos un lugar para estar,
y no solo estar,
quedarse.

16
Margarita

Hermosa

La forma en que me paralizas me hace querer moverme


con más fuerza,
en el principio,
ya estaba perdido mirándote,
pero la cordura ha abandonado por completo este lugar,
hipnotizado,
inquietante me gustas,
misterio, como la sensación misma,
exactamente cuando deje fluir mis instintos,
cerré mis ojos
y deje a mis ganas vivir,
besarte.

besarte más.

17
Tomás Villarreal

Árbol

Cual haya sido o cual sea yo, a mí, jamás me derritió la


idea de la felicidad, nunca me conmovió la pobreza, no
me intimida la soledad, ni me quita el sueño la compañía
de algún ser inigualable, ni noble, ni ninguna cosa, debo
decir que lamentable o dichoso, disfruto, contemplo,
sonrío y desprecio con la misma intensidad, no añoro
más los momentos magníficos que los insignificantes,
quisiera paz y locura en potencia cada día, enredarme en
la ira y en la rabia proporcional a lo que desgarro la
alegría, no quiero una vida tranquila, aburrida, estable y
decadente, vida, en toda la plenitud y alcance de la
palabra, deseo recorrerte desde el centro hacia el
extremo, explotar cada sensación y existência.

Destrózame y cállame, pertúrbame, intoxícame,


cálmame, mastúrbame, adórame, quiébrame,
abrázame, pruébame, redúceme.

Necesidad ferviente implacable de correr en medio de la


lluvia hasta que el frío haga temblar cada hueso, deseo
neurótico que el sol queme mi cuerpo hasta el hastío,
obsesión inmoral que el sexo desenfrenado desbarate por
completo mis ganas y mi agónica necesidad estúpida de
que el amor, insensato, imprudente y desbordante me
sature, porque si va a aburrirme cualquier cosa, que todo
me aburra hasta no volver atrás.

18
Margarita

Huracán

Yo no puedo ser esa persona, que verás en las tardes y


paseará de tu mano sosteniendo las ganas de ver
amaneceres, odio el amanecer y conmigo siempre todo
anda mal, soy un completo desastre, desatando huracanes
y luego quiero paz.

Que ilógico.

19
Tomás Villarreal

¿Adiós?

He dicho adiós ya demasiadas veces, y mi cuerpo tan


voluble se ha ido encaminado a desiertos, que por cierto,
no han podido jamás saciar mi sed, he buscado todas las
malditas respuestas, me estoy rompiendo en pedazos en
frende del espejo, y no me encuentro, más que no
encontrarme, estoy ahí, desnudo, tratando de lidiar con la
imagen insoportable de verme tan vulnerable, no
soportaría otra, o peor, claro que lo soportaría, estaría
obligado a soportarlo, pero, ¿en qué es lo que me
convertiria esta vez?, cuando miro los atardeceres, dice
mi cabeza, repitiendo sin parar, que deseo estar tendido
encima de mis pies sabiendo donde quiero ir, sin tener
miedo, no quiero lastimarme otra vez por una sonrisa casi
perfecta, y sumido en la conciencia de que no he
permitido que alguien lo haga desde hace mucho,
entiendo que he estado más que equivocado, aterrorizado,
y entiendo con eso, todas las cosas, estar perdido no es
tan difícil cuando sabes que lo que quieres es encontrar el
camino correcto y quien soy yo, si he distorcionado todo
para sentirme tranquilo, contenido, la seguridad se alejó
desde que era tan solo un niño pese ha haber intentado
todo para retenerla conmigo, y tomé lo más cercano,
conviritendo a mi infierno en la estabilidad que lleva mi
vida, a mis miedos en mis mejores amigos, al amor, en el
único enemigo, como puede a alguien llamarle la
atención un ser tan infiitamente frágil.

20
Margarita

Más de vos

Están mis oidos cerrados,


mi boca sellada,
mi esperanza silenciada,
con una angustia desbocada.
está mi cariño reprimido,
en recuerdos casi vagos,
que no hacen mas que pasearse,
a ver si consiguen impacientarme.

Está mi corazón drogado,


distraído, por temor,
yo no quiero recordarte,
yo no quiero más de vos.

21
Tomás Villarreal

Almas

Me miró, la miré, nos miramos en silencio,


en silencio todo,
con la esperanza extendida
y el orgullo sobresaliente,
con mentiras en la expresión
y con un sobre-exaltado corazón cada uno,
estábamos congelados o en llamas,
nos miramos mucho tiempo hasta romper en la agonía de
agachar la mirada y seguir con nuestras vidas;
tras ese instante nada, nada, nada rompió el dolor de
nuestras almas.

22
Margarita

Des – armado

Ya te he dicho que sin eso no vale la pena,


que no soy quién crees, ni quién querés,
que soy terrible,
entendés que no vale para mi si al final del día no tenés
las rodillas lastimadas y las ganas por el suelo,
que si en la noche no estuviera arruinándome con el
insomnio solo estaría siéndole infiel revolcándome con
algunas piernas como las tuyas,
o alcoholizándome,
a mí y a las horas con los que para vos son mis estúpidos
amigos
o llorando las nochesitas que pasaron y que no van a
volver, que vos sabés que mi terquedad da para mucho
más que tu paciencia,
y que yo voy a soltarte justo cuando estés pendiendo de
mis manos, que tan torpes parecen empujarte más que
ayudarte, y es consciente, a propósito y con toda la
intención,
vos sabés que no hay nada acá que se pueda salvar
y joder que te esmeras,
parece como si, pero no estoy perdido en absoluto,
sos vos, nada más que vos como las otras,
solo te estoy perdiendo a ti dentro de mí,
y luego ya no vas a poder encontrarte, pero te lo advertí,
luego de mi estarás ofuscada y cansada, hastiada y
canalizando la poca energía que te quede en olvidarme
o en romper todo de mi,
mis cartas,
23
Tomás Villarreal

mi poesía tan desgastada,


la irá teirá consumiendo, el remordimiento, las veces que
no quisiste oír mis advertencias, “corré” te dije, cariño,
fuiste vos quien se quedó, y en el esquema último yo no
te diría nada porque no me importa ya,
vos sabés que no valdrá la pena si el cigarrillo no se
consume,
si mi nariz no duele de tanto drogarme,
si la cabeza no me estalla de tanto beber,
vos sabés que el exceso siempre fue mi mejor amigo,
y que si se trata de amor y estamos bien, me desarmo,
porque en la estabilidad hay equilibrio y yo soy un
desequilibrado, el del café por la noche y el té por la
mañana, los labios bien fríos y la desfachatez bien hija de
puta para decirte que sos vos la culpable por caer y no yo
por tirarte,
es que así deshilando las letras siempre tuvo sentido.

¿No te parecen demasiado familiares las palabras


desarmado y desamor?

24
Margarita

Cigarro

Hoy es un día en los que me escapo de mi mente y me


largo a caminar. Veo personas tan tristes fumando en
aquel parque. Yo soy de esas personas que están con el
cigarro entre los dedos, esperando que en la última ceniza
que caiga al suelo, haya una mínima esperanza de
tranquilidad.
Hay niños tomándose de la mano, jugando, corriendo,
siendo felices como cuando yo era uno de ellos y se me
rompía el corazón solo porque rompía una de las cuerdas
de mi guitarra, y no por amor.
Hoy es un día en los que me siento tan deprimido, como
las personas del parque, ahogado de tanta tristeza.
Hoy es un día más de mierda, como mañana y pasado, y
así hasta crear un bucle de tantos días.
Hoy es un día como todos los demas, como cuando
escribo sobre ella y la tristeza, y no sobre el amor.
Escribo de ella porque invade mi cuerpo y me atrapa, y
se queda ahí, solo se queda.. y no puedo hacer nada, solo
dejarme llevar por ella.

25
Tomás Villarreal

¿Atreverse?

Quiero que me tengas


Y no me dejes ir
Que me digas que seguiremos juntos
Aunque terminemos en la calle
Quiero que tengamos el amor que nunca nos atrevimos a
vivir.

26
Margarita

Lo único bueno

¿A caso ya es muy tarde?


¿A caso ya no queda nada?
Podría esperarte mil años,
podría amarte cada vez que tus ojos pestañean,
porque te miro y sé que no quiero a nadie más en mi
vida,
no puedo estar más seguro de ello,
pero creo que ya no hay más que pueda hacer,
cuando la decisión es solamente tuya,
cuando ya no crees en mi amor y en todo lo que siento,
cuando sientes mis palabras vacías.
Te amo, y te amo de verdad.
Sé que he hecho mil cosas malas,
cientos de errores y que no he hecho algunas otras a
tiempo, pero cuando nada queda, la verdad es que eres lo
único que quiero, aunque no quieras saber de mi, aunque
no tengas ganas de mirarme.

27
Tomás Villarreal

Arruinado

Cómo se puede perder su amor,


cómo hacer que todo acabará así.
Cómo al mirarla ella esconde los ojos,
y se vuelven fríos y distantes.
Cómo todo puede doler tanto.
Cómo es posible que se apagará su sonrisa al verme.
Cómo seguir cuando ya no queda nada,
cuando no hay fuerza ni motivo.
Cuando el futuro llega hasta tu rostro
y te hace golpear contra el suelo.

Cómo seguir un camino en el que ella no esté,


en el que ella no me tome la mano y me levante cuando
caiga (que suelo hacerlo).
Cómo haber perdido la confianza y la verdad.
Me he equivocado tantas veces y es que el acto de amar
no viene con manual.
Pude haber prevenido cosas y no lo hice.
Pago las consecuencias, pago su frialdad y su distancia,
el daño que alguna vez hice, pero prometo que jamás
había amado a alguien como la he amado, y la amo a ella.
Aunque ésta sea mi única verdad, ella es lo único que he
hecho bien.

Y también lo arruiné.

28
Margarita

Destruiría este pueblo por verte sonreír.

Yo la amaba y la amo como se aman aquellas cosas que


no se logran comprender.
Tan rara, extraña, tan misteriosa.

Su sonrisa cautivaba a millones de kilómetros y sus ojos


del tamaño del planeta Marte te hipnotizaban hasta
perder la compostura. Su piel morena, sin siquiera
tocarla, me volvía loco.. era una especie de droga, te
volvés adicto con solo mirarla, y sí, perdí totalmente la
cabeza por ella, aquella chica misteriosa y mágica.

Perdonen si la amé y le conté a toda la ciudad. Es difícil


explicar lo que significa para mi; ella destruyó mi vida,
me hizo sentir vivo, pero no es algo por lo cual le deba
tener rencor, al contrario, agradezco eternamente que
fuera ella quien causó tanto dolor en mi. Si bien es una
chica complicada de entender y difícil de amar, vale
totalmente la pena arriesgar tu vida para poder tener
aunque sea una pizca de su amor, porque cuando
conseguís un poco de su corazón, te sentís el hombre más
poderoso y afortunado del puto planeta. Así lo viví, yo
era mejor que Batman, mejor que Finn, o así me hacía
sentir ella.

Podría hablar de su personalidad y ver la igualdad que


tiene a un día nublado, tan triste y gris, esperas la lluvia y

29
Tomás Villarreal
escuchas su llanto, pero ella nunca supo que amaba los
días así.

Me encantaba.

Perdón, me encanta.

Habían veces en que era como la primavera, la sentías tan


viva, tan linda, tan ella. Su actitud de niña chica inundaba
los huecos del pasado y te sentías tan feliz al verla
sonreír... si todos la conocieran tal cual es, terminarían
enamorados de su sonrisa libre de todo pecado. Y juro,
juro que la desvestiría en eternos amaneceres si tan solo
supiera, como cuando despertaba en mi el fuego invernal
con el silencioso movimiento de sus ojos gigantes al
mirar.

Se hace complicado no pensar en ella y no morir de


amor, porque por mucho daño que nos hayamos hecho en
todo este tiempo, ella siempre será la flaca de mis sueños.
Mi vida. Mi guía (aunque muchas veces terminamos
perdiéndonos).
Ella es y será mi todo.

Huyamos, pero huyamos juntos.

30
Margarita

Tenés que creerme

Sé que hubiera sido feliz a tu lado, que no hubiese hecho


falta echarte de menos, tampoco tus dudas al decir que te
amaba, porque se que lo sentías así.

Confirmé que sos tan linda como imposible y que quien


te quiera lo comprenderá de inmediato, tal como yo
llegué a aprenderte de memoria.

Y continuarás sonriendo por donde caminas, y los


hombres continuarán deseando un caminar con vos.

Serás tan libre.. tan linda.

Adornarás la vida de quien tenga el honor de merecerte y


el brillo de tus ojos terminará por salvar este mundo.

Ese es el regalo de consolación que me queda..

Y mientras siga escribiéndote cada día, no hará falta


abrazarte por la noche, ni el calor de nuestras manos, ni
amar tu cuello, ni verte dormir sonriendo, ni poner
ilusiones ahí por donde tus pasos dejan huella.

Cerraré los ojos siempre que pueda para traerte de vuelta


y susurrarte despacio sin que el mundo pueda escuchar lo
que diga, que esta vez no quiero despertar si no es con
vos.

31
Tomás Villarreal

Contaré un millón de amaneceres con mi lápiz y


cuaderno, y en ese mirador que nunca existió, borraré tu
nombre en mi grito, para que por último existas invisible,
para que te escondas dentro mío.
Tan tímida como cuando llegaste.
Tan linda como cuando te quedaste.
Y tan triste como cuando te fuiste.

Aquí el adiós que nunca quise darte:


Te quiero.
Extrañarte duele demasiado, y ni vos ni nadie sabe
cuánto es demasiado.
Asume que te quiero y yo asumo que me olvidas. Yo sigo
con mi muerte en vida y tú con tu vida por delante.
Este es el trato irrompible y vitalicio entre los dos,
habían demasiadas letras pequeñas, y te juro que no me
había dado cuenta.

Tenés que creerme.

32
Margarita

Luna

Vuela conmigo, por favor.


O llévala a la luna por mi.

33
Tomás Villarreal

Llorar

Tengo ganas de llorar, de llorarlo fuerte, de llorarlo todo


y llorarlo bien. Ganas de llorar como se llora un funeral
de circo, siguiendo una caravana llena de autos coloridos,
llorar con los elefantes, leones y domadores, arrojar
chorros y chorros como los payasos y mojar a la gente
con mi llanto, llorar bajo la ducha solo porque es una
linda metáfora; ganas de llorar contigo, sin ti, sin mí, que
nos llueva fuerte y llover contigo bajo un paraguas que
ya no cubre nada..

No quiero matarte, prefiero perderte.


No quiero tener que revisar tus estados cada día, ni
saberme tus claves, ni sentir celos de quien agrega un
dedito arriba a tu foto de perfil, no quiero que grites en
una calle y tener que correr tras de ti haciendo un show
horrible estilo venezolano, no quiero que cada día
perfecto se derrumbe porque pienso que no me escuchas
o que no me quieres lo suficiente, ni quiero que sepas
como me gusta el café, porque si lo haces una vez ya no
querré otro que no sea el que preparas tú, aunque le falte
o sobre azúcar, ni quiero que te aprendas mis canciones,
porque luego tendré que borrarlas de mi lista, no quiero
que tomes fotos de los dos si luego las vamos a tener que
borrar, ni que me regales peluches, ni que me entregues
cosas con tu olor porque después viene el silencio y no
quiero escucharlo y no quiero escucharte.

34
Margarita

Nos agregamos, nos eliminamos, no bloqueamos, ese


parece ser el nuevo ciclo de la vida. La puta tecnología
con sus putos inventos para no sentirnos solos, y tengo
que agregarte, eliminarte y bloquearte de todos los sitios
para sentirte un poco más lejos. Pensar que tengo el
poder de borrarte aunque sigas allí, allí en el paradero, en
la calle, en el museo, en el supermercado, etc.
Puta tecnología que no borra tus datos de todas las
computadoras del mundo y puedo encontrarte sin
problemas cuando menos te necesito.
La gente no sabe amar, yo no sé amar, pero supe hacerlo
gracias a ti, y ahora te prefiero lejos, sin nombres,
prefiero a cualquier otra que no seas tú, cualquier otra
que después de irse prefiera fumar y ver televisión,
cualquier otra que no me provoque paz al verla dormir,
cualquier otra que me invite a tomar una cerveza, que la
pague a medias, que diga cosas calientes, que bese bien,
que se mueva bien y se vaya.

Necesito a cualquier otra por la cual no tenga que llorar.

35
Tomás Villarreal

Ella

La llamé 32 veces mientras sentía como el corazón se me


evaporaba, no recuerdo bien como llegamos a este
momento, ni cuando empezamos a dar vueltas en
círculos, pero no olvidaré la manera que dolió esa noche,
estuve dos horas fuera de su casa esperando que la puerta
se abriera, eso hubiera sido suficiente, pero no pasó.

36
Margarita

Mi

La rabia que me das vos y tus involucraciones,


vos y tu mediocridad,
vos y tu autocompasión,
vos y mis ganas de asfixiarte,
vos y en realidad,
no me importa,
porque los tenés a todos ellos,
pero me querés a mi.

37
Tomás Villarreal

Espera

Yo te espero,
yo vivo de nuestras promesas,
yo quisiera morir em tu boca,
yo quisiera pillarte en mi puerta,
porque te amo como jamás he amado,
porque te espero como jamás he esperado,
porque te extraño aún em sueños,
como um perfecto recuerdo,
porque eres mi vida,
porque por ti muero,
río,
lloro,
desvanezco.

38
Margarita

Paso turista

Hoy iba caminhando a paso turista y la vi fugaz,


tenía los mismos ojos bellos de siempre,
las facciones perfectas,
y su gran cabellera me deleitaba a cada milésima de
segundo,
entonces, me dio una nostalgia extraña,
recordé marchas bajo el sol,
y empapado bajo paraguas se me vinieron gritos de
cambios a la mente,
fines comunes,
fuerza joven.
Meses en paro el corazón,
corriendo vuelta tras vuelta a plena noche,
cuatro años perdidos,
revolución linda con guitarras a fines de jornada.

Fue una utopía,


alguna vez tuvimos ganas y ningun color nos lideraba,
fueron lindos dias,
hoy fue lindo verte de lejos.

39
Tomás Villarreal

Tenemos los mismos recuerdos.

No hay mejor sensación que estar sentado arriba del


techo mirando al cielo pensando en si algún día volverás.
Tanto tempo que ha pasado que es extraño y poco casual
encontrarme a estas horas pensando en vos,
en nuestros recuerdos,
esos,
los mismos que han volado hacia un mundo desconocido.
Ya no dueles,
no,
ya no,
pero a veces,
y solo a veces,
así como en esta noche,
te encuentro sin quererlo y sin proponermelo,
vagando, no muy lejos de mi mente..
y
¿qué será de vos?,
hace tanto que desapareciste por completo,
tu imagen no me perturba,
no me hace soñar,
ni extrañarte,
ni necesitarte.

40
Margarita

Te estoy recordando,
llevando a cabo cada instante junto a vos,
cada sentimento,
cada palabra,
cada súplica para que te quedaras,
ilusión,
amor,
dessilusión,
cartas guardadas y apiladas en un cajón.

Cuantas melodias dedicadas.

41
Tomás Villarreal

Cielo

Quizás o qué, o nada, no sé.


y vos sabés que la luna es luna porque brilla, y ella brilla
igual que vos.
y que sepás que me gusta mirarla,
como a vos contemplarla,
como hablarle de ti,
en una vida pasada vos fuiste,
y yo siempre estuvé ahí,
como mirando morir, como sintiendo sin ti,
como buscado las partes que fluyen y que faltan,
que se dan y se entregan, primero semilla,
después crecen y vuelan.

42
Margarita

Destrucción

Y como prefacio de historia las malditas necesidades


destructivas, ¿qué esperaba de vos?,
más destrucción, es algo enfermo, adictivo, dañino y
peligroso, pero visiblemente emocionante,
probablemente ver hasta donde podíamos llegar,
pero no llegamos a ninguna parte,
y eso fue todo,
necesitaba escucharte gritar algunas verdades y obtuve un
silencio que me hizo notar un abismo de mentiras,
no tuyas,
de esas que uno se dice a sí mismo,
un desastre, pero que va,
esperaba un huracán contigo y luego permanecer,
no permanecer en medio de la tormenta con palabras
como "no voy a caer en esto" cuando ya estábamos
metidos hasta el fondo.

43
Tomás Villarreal

Miedo

Las cosas que uno sabe que hace mal,


así se siente el peligro,
y las ganas que ameritan el infierno,
más el miedo,
no de hacerlo todo mal porque eso es fácil,
más de perder,
perderte a ti,
eso tan cerca como yo lejos,
pero no tanto.

44
Margarita

Golpea bien

Y la cosa va así,
hasta donde tengamos que llegar,
porque o nos hastía lo suficiente
o la calentura nos va a dejar respirar justo antes de
asfixiarnos,
o me coges por la buena los bajos instintos o voy a estar
obligado a dar el primer golpe,
y que se sepa,
que no será desagradable disparar a tus puntos débiles,
si antes de apuntar ya me tenés de las manos contra la
pared.

45
Tomás Villarreal

¿Fuimos?

Yo no tuve idea de esta suerte gloriosa


de mi fortuna ambiciosa
ni de mi entrada triunfal
de mis demonios tan sueltos.
Mi pelo perdido en el viento
y mis piernas sin sujetar
ni en el principio, ni ahora,
ni ahora, ni en el final,
si siempre fui yo el que estaba
y no estaba,
por siempre tan enmarcado
en las sabanas de la cama
que entre nos se enredaban
y al final era nada,
pero era nada en pantalla,
porque en secreto somos,
perdón,
fuimos todo,
y luego una explosión,
tu sonrisa en el rostro
como mirando un monstruo
en el que nos convertimos,
sin recordar que fuimos ingênuos
y buenos, cariño.

46
Margarita

Por vos lloré igual que un niño


y sí, hubo un tiempo bueno
tus sueños eran mis sueños
pero llegó el momento
y luego todo incierto,
tuvimos que decir basta
para agachar la mirada
y soportar la tristeza
que no era terca
imprecisa,
ni cierta,
no era como yo en la desdicha
la incandescente maldita,
y el infierno que fue aquel destino enfermo
donde mi miedo era eterno
aunque vos temías de mi
y mis fantasmas internos,
las veces que te llevé al extremo,
y luego volvía por más,
como si no bastara ya,
con desatar la maldad
como si no fuera por ti
que yo me volvía loco
aunque fue solo un poco
lo que me demoré en morir.

47
Tomás Villarreal

Dispara

De labios rosa y pañuelo hippie en la cabeza,


los sentidos cambiados, los besos marcados, sus puntos
besados,
la mirada distante,
indiferente,
cambiante;
el bondi no va a casa,
si querés te espero en la plaza,
si querés nos vamos a Asia,
te pinto un mapa que te lleve a narnia,
te hago de carnaval a las 8 de la mañana,
te cocino para pasar la resaca,
o bien bailamos en la calle,
si querés te disparo, no hay probabilidad de que falle,
la de las pulseras que suenan,
y resuenan en sus cabezas,
sus palabras movía,
cual destreza se piensa,

mientras dormías cariño, te escribí los versos que se


callaron poetas.

48
Margarita

Extraña/arte

El viento y su narración hipócrita tardía, la niebla, cual


sol alumbró los pecados originales, sombría esperaba la
mañana, la noche que escondió los finales felices, la tarde
perpetua en el beso último, y mis manos que no cesan de
buscar en el vacío los besos que no se dieron, las palabras
que no se dijeron, y las mil y una cartas de amor que dejé
bajo la cama, esperando a ser encontradas, la tinta se secó
y yo me fui resignando, como esperando la calma que no
llegaría, pero llegó, junto con el olvido.

49
Tomás Villarreal

Perdón, mi amor

Perdón, mi amor
las noches que no abrigué la conciencia
que no sostuve la luz encima de mi cabeza
que no abrí las puertas con las llaves correctas
y termine adentrandome en lugares que no conocía
por endiduras que mi cuerpo no soporto en la salida.

Lo siento, cariño, lo siento por ti,


pero más por mi y el desvelo,
no el insomnio, sino cuando duermo y las pesadillas son
lo único que permanece cuando todo cesa,
y las piedras son lanzadas al rio
y no se hunden
pero no flotan
digo, tu me entiendes
estamos siempre
siempre en el mismo punto
lo siento,
me perdí.

50
Margarita

Sin sentido

Y estar en los mismos lugares que parecen tan comunes y


simples, a los que nunca te acostumbras,
y escribir de la misma forma casi las mismas palabras y
entiedes que el amor se hizo para desparrramarse y
recogerse y meterse por esas hendiduras que parecen ser
sofocadas y que lo cósmico de un encuentro es igual de
cósmico que la pena que va a desbaratarte luego, por esos
amores que llegan a ser claro, mas imaginarios que
reales, a la brevedad y a todo me refiero, luego lloras por
ti y por lo que te has convertido.

51
Tomás Villarreal

Cierto

No mentí,
digo,
no como los otros,
pero claro
buscaste los argumentos necesarios
como yo los pretextos
y me excusé por esperar
como tú por huir
aunque fui yo el que me fui
no digo que no tenías razón
porque en parte,
la mayoria de las partes,
era yo el que estaba equivocado
pero equivocado con todo
no solo contigo.

52
Margarita

Invierno

Y en realidad debemos tomar esto en serio,


porque para cuando acabe el verano y empiece el
invierno tendremos frío,
y yo voy a querer buscar en tus brazos abrigo
el calor de las tardes que hemos pasado aquí
-¿lo entiendes?-
quizás si te quedas ahora para ese entonces ya tengamos
algo
y podríamos jugar a ser valientes o menos cobardes
y quizás así este invierno no sea tan duro como el que
pasó o los que vendrán.

53
Tomás Villarreal

Le pertenezco a tus ojos.

Nos situaste al límite de la cama,


el éxtasis de tus ojos,
el desgarro de mi respiración,
escúchalo,
le he dicho mentiras a personas,
he contado historias
que he intentado creerme,
pero silencié las palabras que fueron innecesarias,
evidencié como mi alma se incendiaba,
y a la tuya desvanecerse,
mientras los centímetros de mi cuerpo en los que hallabas
un espacio de códigos palpables se estremecían ante tus
manos,
violenta, sofocante, agónica,
perpetué cada rincón de mi entregándome entero,
que no dudes que em mis sueños
mis brazos se aferraban a tu espalda,
que si mi boca buscaba impaciente tu cuello,
que si mis manos jugaban desesperadas con tu pelo,
era pura intensidad,
y no solo eso,
como las millones de veces anteriores,
o las otras,
que se me desgarraba la piel mientras me tocabas,
pero fueron tus besos,
el espacio entre mi boca y tu boca,
los átomos que nos faltaban para estar más dentro,

54
Margarita
el puente que conjugó el verbo perfecto para definirnos y
mezclarnos,
amar, ar-mar
trasciende lo físico y vuelvo a ti,
fue mi corazón el que te dijo que te quería,
el amor nos hizo,
me faltó el aliento testigo de tus sensaciones,
respiré en tu boca la calma,
no creas que no comprendo el miedo,
la inseguridad,
lo dañino que corroe la estabilidad,
no creas que no me emputece herirte a veces,
no creas que no pierdo el control
cuando tomamos distancia
y entramos en esta circunstancia crítica,
pero amor entiendo más
nuestra necesidad que sentencia mis acciones obligadas a
no rendirse,
las palabras que detienen los actos erróneos,
la instancia heroica de sostenernos,
la forma en la que buscamos quedarnos,
y el instante previo a la desgracia,
cuando tomamos las ganas de largarnos,
y te miro,
y me miras,
entiendo más a tus ojos,
me reconozco,
culpable y adicto,
loco,
desenfrenado,
impaciente,
impulsivo,
en contradicción absoluta
e impreciso,
sin embargo te quiero,
55
Tomás Villarreal

en tu cama o en la mía,
en mi casa o en la tuya,
que cobijaron a los pedazos que no coincidían,
haciéndolos todos parte de uno,
encajar,
pertenecer.

56
Margarita

Resaca

El insomnio esta vez fue como una celebración,


interminable y efímera; y la resaca,
que duele siempre menos que la primera vez, pero que
parece como si lo fuera.

otra vez la contradicción


y el retorno a la paradoja

¿primero creímos
o primero fue la decepción?

57
Tomás Villarreal

Más

Quizás desaparezcan esas cosas que te destruyeron antes,


o jamás lo hagan,
o duelan inevitablemente cada tiempo,
o puede que pienses que ya lo has olvidado,
y que sin embargo exista aún un lugar que recuerdas
cuando escuchas las canciones que te hicieron llorar
alguna vez,
o creer depende del tiempo,
y quizás toda esta exaltación se deba a mi confusión
típica,
de quién es realmente culpable
y si coincide o no con quien yo nombro causante,
y que me dolió en los labios,
alguna vez,
el exceso de mentiras que habitan en los tuyos,
pero ya no
y de eso, nada - más.

58
Margarita

Bonita

Por las cosas no dichas,


por las que grité sin más remordimiento,
la ironía y crueldad
y el fastidio emocional que llevan al desenfreno, desatan
el descontrol
que en el climax no termina más en hematomas en las
muñecas,
por el alivio momentaneo que se define previo a la culpa
y el fugaz desvanecimiento de verdades utópicas que
quisimos creernos,
por las mentiras ideales de las que nos alimentamos y los
falsos consensos sobre lo que somos,
(fuimos),
lo siento,
quien sabe más,
sobre el pasado oculto en las paredes escritas y los
papeles rayados,
quien escribe
o quien lee,
por la fijación hacia los próximos seres humanos
saciadores de ello,
desechados en la lista interminable de la intesidad
intermitente que nos define.
y por más, siéntelo como lo siento.

59
Tomás Villarreal

Sin té

Me duele la distancia como costillas rotas,


como cuerpo cortado,
como un resfrío temprano,
me duele la noche agónica y eterna,
duradera y próxima,
a mi, el frágil pequeño
que lamenta la ausencia
en presencia de fragilidad,
y siento lo vulnerable
de las noches sin té,
(follar/amar/doler-té)
en las que no me saciás
los impulsos frenéticos,
los deseos sádicos,
y la inquietud adolescente,
de la piel transformada en un arma de guerra,
sin uso en el, pero,
de que no puedo
estar liberando la batalla campal
que desaté todas las noches sobre ese cuerpo brutal.

60
Margarita

Miénteme

Dime la verdad nena,


de qué se trata todo esto,
quiero follarte hasta la sombra.

61
Tomás Villarreal

Poco

La impotencia emocional que es seguida por la


hipocresía
y la capacidad innata de envolver con palabras
y miradas vacías que parecen tan llenas de todo,
la ilusión del amor que vacías sobre otra,
y no digo que extraño esa sensación honda de la
necesidad,
porque la confianza plena en mi juego
y la invulnerabilidad que me provoca tu seducción inútil
me llevan a la conclusión verosimil
de que aquel tira y afloja que usabas no sirve más para mi
y que cariño a vos, te tiene pendiendo de un hilo
inexistente presente,
que por lo demás el pasado cortó.

62
Margarita

Perdido

Gritos, los movimientos de sus manos,


gritos, el nudo en la garganta,
gritos, los ojos de auxilio,
el camino de regreso a casa es más largo que un bus
desde Buenos Aires,
sepultando historias que creía ajenas,
¡grita ahora que no me vaya tan fuerte como me pediste
que me fuera!,
¡maldice ahora esta piel que te dio tantas noches como
lunas que no verás brillar!,
la noche está redonda para mi y si se te cayera el cielo
encima ahora
¿qué me importaría ahora tu vulgaridad?
y la indiferencia aún me parece inalcanzable,
no soy más que otro imbécil enamorado de tu sonrisa,
vos y el arrepentimiento barato que no entiende de la
angustia que procedía de tus pasos hacia una fiesta
interminable,
púdrete,
¿pensaste en mí?
recuerda mi rostro,
te di un corazón que es más corazón que el tuyo,
te di mi cuerpo que fue más tuyo que tu cuerpo,
grita ahora que no me necesitás más,
y devuelve tus regalos desesperados donde habitan tus
fracasos y tu frustración,
que esperaba de ti un poco más que mierda material
si tu escala de valores varía según tu estado de ánimo,
63
Tomás Villarreal

deberías estar acá muriendo por volver,


pero soy yo acá escribiéndote insensible,
y tú allá contestando estupideces,
tu amor es tan vulnerable como la pintura que manchó
mis brazos mientras se diluía con las lagrimas que
provocás,
quién sos ahora vos sin la sonrisa que cobijó tus miedos
mientras disparabas,
¡dispara ahora que no te queda nada!,
vuelve con tus antiguos amigos que no tienen nada de
consideración,
camina a media cuadra de tu casa y encuentra a gente que
desconoces en el que creías era tu lugar,
te dejo creer que tenías la razón,
¡que vá!, convéncete que ahí estarás mejor que en mi
ventana viendo el amanecer,
¡porque no vas a vol-ver!,
despídete culpable incosecuente de los besos que me
rompieron el corazón,
y del alma de niño que te lo dio todo a vos,
aplaude ahora y ve como parezco inalterable luego de
desgarrarme los pulmones intentando tomar aire mientras
las piezas de mi cuerpo se desarmaban,
mientras te tomaba rogando que tu displicencia, que
estaba matándome, se desintegrara,
¿quisieras saber qué se esfumó?
mi fe en vos,
¿quisieras saber qué no se esfuma?
los ¡ándate! de tu voz dura,
inhumana incoherente
lárgate,
a deshacer las preguntas y responder SÍ a tus padres,
a tolerar a todos lo que al final del día no están,
64
Margarita

y pregúntate,
¿dónde explotarás?,
¿dónde querrás ir cuando se esconda el sol?,
¿dónde querrás escapar cuando te canses de intentar?
¿dónde vas a resguardar el miedo que tienes cuando el
frío del domingo te haga doler los nudillos?,
que tus manos aplaudan esta vez y tu voz entone una
canción que puedan escuchar mis oídos para sanar,
¿cómo pudiste?
las palabras en el papel,
la tinta de la brújula,
la pintura sobre la tela,
y mi esperanza en el tiempo,
todo eso se convertirá en olvido,
ojalá no recordarte en las calles por las que no voy a
verte,
ojalá un país entero sea demasiado lejos,
ojalá fuerza para no ver tu mierda,
tu mierda,
tu mierda,
ojalá consuelo de ausencia de sábado por la mañana,
de lunes veintidós por la tarde,
ojalá ni soñarte,
ni siquiera odiarte para hacerte desaparecer,
las canciones que ya no significan nada,
más que desconsuelo,
las mismas oraciones de no me iré,
no me iré,
se repiten,
la media vuelta y un espacio en una cuadra que fue eterno
mientras te veía ir,
te veía ir, la imagen más agresiva y violenta,
gritos,
65
Tomás Villarreal

no me recuerdes en tus palabras tan retorcidas y sucias, y


manchadas, y repetidas,
escríbele porquería a otro,
egoísta,
mediocre,
engaña a uno que si logre ser ingênuo,
que yo no soy,
no soy,
no soy,
la persona en la que querías convertirme, no,
y la culpa que me atribuyes no es más responsabilidad
compartida si sos vos,
monstruo que reprime a la ira,
quien no supo reconocer la piel donde habitó nuestro
paraíso,
¿con qué sueñas ahora por las noches?
¿tuviste miedo como yo a veces de sentir el desgarro del
abandono?,
claro que me quedé ahí,
y ¿qué crees que fue lo que yo vi?
ausencia;
¿cómo te sentís de demoler las piezas que habías
levantado?,
buscás sentirte mejor a costa de hacerme más daño,
pero no,
¿hacia dónde me dirigía intentando sostener los hilos que
alguien cortó antes de mi?,
y ¿por qué,
por qué,
por qué dejé que me hicieras pagar el precio de tu tan
descarada inseguridad?
tu mente enferma se sobrepuso a tu alma que me pareció
tan limpia
66
Margarita

y si querés te ayudo en el final,


a terminar de ensuciar con tus mismas marcas las
consecuencias de este amor tan desbordado que proclamé
hasta el daño irreversible,
con esta pena incontenible,
y este ser humano que ahora soy des-armado,
que no quede una sola pintura en la pared que me
recuerde tu dolor tan impreciso y tus lagrimas tan
convenientes,
que no quede nada que me haga llorar,
escupe tu odio,
procura ser feliz en tu mediocridad,
que aunque para mi fuiste tanto,
yo para ti tan poco,
tan po-co.

67
Tomás Villarreal

Extraña, aún dueles.

Un extraño y la pared, somos dos mirándonos las caras y


ninguno puede hablar, llevándonos al límite queremos
entender en que punto se escapó la tercera parte que eras
vos, la muralla es como la soledad y estoy golpeándome
contra ella,
¿dónde estás?.
Tengo a tu cuerpo sostenido en los recuerdos, pero no
eres tú, no eres tú, estamos tomando alcohol y riéndonos
de todo pero tu risa era más grande que todo este lugar,
cuando la escuchaba, te escuchaba.
¿entiendes que el lugar al que fuiste es peor que el
olvido? eres como una desaparecida, un vacío, un
misterio, más como un crimen, porque soy un viajero
buscando atardeceres que ya pasaron, queriendo leer el
mismo libro que nunca dolió igual, pero cómo dueles, en
todos lados.

68
Margarita

Por allá

Quizás por allá por tu casa mi recuerdo no se vea bien, y


quizás tus ridículos amigos a los que soporté por vos ya
te han dicho que estoy loco, porque saben que esa vida
que vivís no es vida para nadie, así que si no te querés
morir soñando sin vivir como lo veo, viajaremos por
París en mi café de las tres de la tarde y después te hundo
en besos que no te han dado jamás.

69
Tomás Villarreal

Año

Dolió,
debí esforzarme más en cerrar mis brazos entorno a su
cuello,
debí posar un par de manos tibias en su pelo pero las
mías siempre estaban frías,
debí escoger helado cuando salíamos pero a mi me
gustaba el alcohol, los cigarros, las fiestas, los amigos.
y se cansó de mi.
la segunda parte de esta historia no es menos triste.
amanecí sin su cuerpo en invierno,
debo mencionar que yo estaba convencido de que si
podríamos hacerlo menos frío,
soy un idiota.
llamé a su celular más veces para decirle que se fuera a la
mierda que para decirle que regresara,
pero se quedó
no, eso no pasó, ni una sola vez siquiera.
Dolió, dolió todo un año.

70
Margarita

Ansiedad

Yo no sé lo que soy,
me gusta mirar por el balcón,
me gusta creer que se puede perdonar,
me gusta sentir la caricia de alguien a quien quiero en el
pelo.

A mi me gusta hacer el amor,


quedarme y sentir un poquito,
no irme,
me gusta quedarme.

Me gusta ver las puertas de sol


y caminar de noche com la música fuerte,
bailar.

Recuerdo el dia que bailamos,


hacía tanto frio,
corríamos por una calle llena de mesas,
al llegar, la musica gritaba,
tu a penas me mirabas, sonreías,
pero jámas me decías nada, y yo moría por besarte.

71
Tomás Villarreal

La musica se fue metiendo em nuestra sangre,


nuestras manos se tocaban sutilmente,
luego se apretaban.

No me hice adicto,
aunque esa sequedad en los lábios,
se parece a la ansiedad de borrarte.

72
Margarita

Cuenta regresiva

Horas muertas, horas confusas,


horas que se van repentinamente entre el sueño y las
miles de excusas.
Yo no intento retratarte, yo no busco quedarme en tu
recuerdo,
yo quisiera un mundo extraño y difuso, solo porque así
me siento mejor.

Comprender las mismas letras y darle un nuevo sentido a


las ya leidas,
aplicar las antiguas leyes y esconderme de la vista de los
que creen saber mas que yo.

No soy ángel de medianoche y no soy demonio de medio


día,
me desparramo entre dedos,
me enciendo entre paredes,
me confundo entre sombras.

Quiero ser, busco ser, intento ser... un misterio sin


resolver,
un cofre de buenas sorpresas, el motor que haga latir
todos los corazones.

73
Tomás Villarreal

Congelar las mismas ideas y congelarte junto a mi


para que jamás me dejes, para no perderte en las batallas
de acero.
Buscar las viejas anécdotas que nos hacian adormecernos
en viejas esquinas,
y beber,
beber de forma libre, los miles de analgésicos para
soportar la realidad que cosechamos.

El mundo esta girando en nuestra mano, se esta


convirtiendo en polvo,
estamos soplando polvo, nos derrumbamos en paraderos
de hambre,
nos destruimos en conventos de falsedades y nos
golpiaremos el pecho.

De par en par las horas se nos estan agotando,


el tic/tac se está escuchando, la miseria se quiere quedar
con nuestros pensamientos,
el dinero y el poder nos estan seduciendo, nos excitan
hasta cegarnos.
Las mañanas ya no se quedan con mis sueños, se
despiden antes que yo pueda idealizarlas,
quiero tiempo para plantar imanes de locura, si es que es
una locura pedir paz a estas horas.

Y te quiero conmigo en este nuevo horizonte que he


dibujado.
y quiero un millon de escusas para no dejarte ir jamás.
y quiero un pasaje con destino centrotierra,
y no me quiero golpear el pecho nunca más.

74
Margarita

Cuestionamiento

Dime un día,
yo nombro las horas,
la ciudad pone las avenidas,
el cielo lanza una risa suicida,
yo pongo las manos,
tú ponme las heridas.

Entierra los latidos que se me escapan,


hagamos humo de corazones,
dejemos que la sangre se estanque,
caminemos, solo caminemos.

Dame una canción,


yo la baño en llanto,
la ciudad la transformará en sirena,
los bomberos vendrán a arrojarme agua,
yo pongo el cuerpo,
tú pon los últimos gritos.

Y quememos los calendarios con sus días rojos,


hagamos picnic un mes enterro,
dejemos que los meses se busquen solos,
mientras yo olvido, olvidemos.

Y dame una buena razón,


yo pongo la cara compasiva,
la ciudad pone pasos en mis sapatos,
las micros y metros estarán vacios y no voy a tomarlos.
75
Tomás Villarreal

Yo pongo el hastío,
tú ponme la meta.

Y digamos que las carreteras no llevan a ningún lado,


dejemos que yo me pierda en el caminho,
veamos si respiro,
veamos si puedo.

76
Margarita

Loco

De locos es decir te quiero sin primero usar paracaídas,


es enredarse en el agujero de una niebla que no acaba,
que envenena y atraviesa lugares lejanos y comunes
que ocupa mis propios zapatos y se viste de una risa
nostálgica.

Es correr sin nada que te cubra, beber sopas para uno, sin
dos, ni sal, diluídas en el mantra de una lagrima que abre
la puerta a un destino, la soledad.

De locos es entonces pretender encontrarme sin tu


recuerdo sentado frente a mi, con esa mirada profunda y
abierta que es capaz de traspasar capas, las de mi propia
piel, la que fue tuya y no fue de nadie.

Es como fumar y saber que una chimenea crea una


industria dentro de ti, que pronto dará a luz a pulmones
nuevos llenos de zinc, y aún en el zinc de aquella
profundidad, tu recuerdo estará atorándome.

Porque la noche es larga y la locura a veces se viste de


calma y silencio, y los pliegues van despacio entre las
lenguas y entre las sangres, haciéndose río de esperas y
nauseas de vísperas de fechas que no recuerdo.

De locos es predecir que algo me llevara al sueño del día


de mi muerte, de locos es también tener en el rincón que
no diviso guardado tantas imágenes sin revelar.

77
Tomás Villarreal
No digas nada, tu boca esta sellada con los timbres de un
beso añejo, las manos se tiñen de sustancias internas, no
digeribles ni visibles, esas que hacen latir el corazón y
arder en sentimientos.

La noche esta acostada sobre mi propia manta y talla


constelaciones aplicadas a leyes que nadie entendió pero
se escuchaba bien, poco legibles, como para gente no
tonta con cara de ser sabios.

Me trago la sabia y la saliva y me contengo a decir mis


oraciones en donde claman mis futuros y se entierran mis
pasados.

Estás lejos de la luz del amanecer, estás cerca del


resplandor del mundo que aparece al cerrar los ojos.

¿Recordarás mi nombre?
Yo aún recuerdo el tuyo y aún me suena a felicidad.
¿Recordarás mis números?
Yo olvidé ya los tuyos, se han caído.

¿Y tú dónde estabas?
¿Te cree yo o tu me creaste primero?
Dios que me dejó ante la tierra, implorando el tercer día
después de la muerte.
El loco se viste de seda, y yo ya te desvestí de todos tus
secretos.

78
Margarita

Puntos

Una ciudad inmensa, un día sin ti... es también un día sin


mi.
Es esa forma que tienen las calles, largas y bañadas en
sol.
El color de tus ojos tiñe la espera, al angustía, las
soledades, horrores, errores y arrepentimientos.

Busca lejos de mi alma, busca lejos de todo lo que


pudieras encontrar.
Son fantasmas, son noche entre nubes y fuego... son
fragmentos, fragmentos de mi.

Mi vida se reduce a mis momentos contigo.


Tengo urgencia de escucharte, aunque sea para decirme
todo lo que no te atreves a decir.

Es una lucha constante entre mi locura y cordura.


Entre lágrimas y sonrisas que se mezclan con la máscara
de un desconocido.

Mira en mi espejo ¿Qué encontraras? no estoy, no soy,


hasta las sombras se alejan de mi.
Fiebre y nauseas, iras, ataques de pánico y de café con
morfina.

79
Tomás Villarreal

Drogas, humo, alcohol, soledad.


Las calles no tienen lo que busco, mi camino no tiene lo
que busco... la oscuridad calla lo que busco.
Mis recuerdos y sueños es todo lo que busco y se han ido.

Esperar
¿Cómo esperar sin morir?
¿Como morir?¿Cómo vivir?
¿Cómo escapar?
Cómo...
Cómo encontrarte...
y encontrarme a tu lado

¿Cómo hacer que no duela?


¿Cómo no te duele?
¿Cómo quieres que no me duela?

80
Margarita

Impermeable

Quisiste ser yo una noche de verano,


incinerarte en el fuego, ser manto de recuerdo,
como esas sonrisas constantes e inocentes
que se nos vienen entre sueños,
en suelo, entre cielo profundo y lima.

Y yo quise dejar de ser tú una noche de invierno,


con los grados transformados a rojo;
y esas palabras pegadas a los dedos, mimetizados entre
uñas,
mugre que se acumula secretamente
que remueves entre chasquidos,
pensamientos en vano, silencio.

Hoy, mañana, antes de ayer.


Una pausa, toc tocs entre las puertas,
pedacitos de cristal corriendo en los rios que nos
recorren.
Tú lejos, yo pasivamente perdido.

Un libro para anudar a los vocablos,


para sumar a la terminación nerviosa de cráteres.
Mañanas de miga, entre sorbos y bostezos.
Hoy es otoño, primavera y un estación desconocida.

81
Tomás Villarreal

Los calendarios juegan al lotto y nadie gana la loteria,


las botellas se emborrachan y no logran vomitar los
corchos,
los zapatos se cansan, los calcetines ya no dan aliento.

Paseo por tu calle que es la mía y dibujo grafitis que el


viento destiñirá,
el aire entra por tu nariz y sale por mi boca,
nos hace sentarnos en una banca esperando que los
árboles del señal de este episodio.

Y recurro al temblor de interiores, a aquellas anteriores


estaciones.
Ellas que sofocan, enmudecen y congelan al lado de
vagones.

Tú tomas uno. Yo otro.


No correr, no llorar, no pañuelos blancos.

82
Margarita

Soledad mesclada con tazas de locura.

Podría tener una imagen a escala real de ti, para asi no


sentirme tan solo,
Al menos alguna forma de sentirte aquí.
Podría correr y no cansarme y llegar a aquel lugar, con el
cual soliamos soñar.

Hay sensaciones que me inundan, hay recuerdos que me


ahogan.
Mis manos llenas de oscuridad..
y esa oscuridad me baña.

Cuando trato de comunicarme por telefono contigo, sé no


habrá nadie quien pueda contestarme.
Así y todo aquí no hay nadie, aunque las gente camine y
hable a mi lado.

Completamente perdida, por las ciudades que llevan tu


color impreso en los semáforos y parques.
Quizás, no hay ningun sitio al cual pueda fugarme,
porque todo lo llenaste tan bien.

Busco tus abrazos y risas, frases tipicas y solo me hallo


con tazas de locura.

83
Tomás Villarreal

Nadie dijo que el amor, después del amor sigue siendo un


paraíso.
¿Por qué nadie advirtió lo que viene después?
Los corazones se destruyen y yo me pierdo
Hay sangre por todas partes y pequeños palacios de ti.

Cierro los ojos allí estás, los abro y estás.


¿A dónde volar? ¿Habrá un lugar que no contenga tanta
tristeza?

Llega a luz, yo no entiendo como las oscuridades siguen


aquí.
Necesito tu mano y hay tantos dedos sueltos en el aire
golpeándome.

Las calles conservan tu olor sumergido entre un paso a


otro
Yo ya no avanzo... necesito solo un abrazo y un te amo.

Necesito un aún no me he ido,


pero...
aquí me tienes,
comiéndome la vida.

84
Margarita

¡Salud!

Por las cosas que no escribí y por las que no leíste.


Por estar vagando en la ciudad, entre tu olor a delirio e
inconsciencia.
Por las palabras que salen a gritos de mi boca y lo que no
quieren comer tus labios.
Suspiro de manos, trivialidades de luchas y sobredosis de
espanto.
Yo soy quien ríe y quien llora, yo soy quien ha perdido
los pasos de calma.

Por las cosas que callas y las que yo exprimo.


Por las mismas frases que repites cuando el sol cae.
La luna ha declarado soledad, yo estoy de rodillas, la fe
me mata, me indica suicidio.

La voz entre las voces de esos abanícos


que llena nuestras calles, los semáforos vacíos,
los terminales con su plaga de miseria, las iglesias con
sus cargas de culpabilidad.

Te soplaría la frente para que me reconocieras,


te besaría las llagas para que te sorprendieras.
Entre esas mismas calles que me diste a probar hoy y
entre la misma ausencia que me das a toser.

Ladro, como perro cansado, entre los gentíos por morder,


me ofrecen migajas, las mías están en tus manos, frío
infortunio de padecer y sobresaltarme de ti.
85
Tomás Villarreal

Porque cae la noche y soy el mismo que viste partir y no


detuviste.
Porque permitiste que se nos fueran los latidos por las
yemas de los dedos,
y quemaste mis suplicas con confusiones y lejanías, fuera
de si, fuera de ti, fuera de mi mundo.

Como entablo amistades con las sombras lúgubres de las


ciudades torcidas.
Entre retracción y sudores, boto, ingiero, destripo las
gotas de dolor que me quedan.
Las guardan las escaleras con sus peldaños y
pensamientos lacios.

Dame la mano por última vez, déjame reatraerme en tus


silbidos de gloria.
La ciudad regala tabaco y alcohol de esquina en esquina.
Aliméntate de mi arte, los torbellinos gimen al sol.

Me seco en tus dedos, busco en tus poros silencio.


Ya no sabes a silencio, ahora tomas sorbos de piel de
ansiedades.
Me construyo ataúdes para mis propias muertes
y propongo cantos para mis velorios.

Lo siento no me voy,
lo siento aún más,
no te quedas.
A veces para vivir,
hay que saber
morir.

86
Margarita

Recuerdo

Intento abrir los ojos y no sentirte aquí.


Caminar entre los senderos que apenas conozco
y no regalarle a tu recuerdo todo lo perfecto que me
parece una mañana naciente.
Intento sonar lo más medular dentro de mi mente.
No consigo quitarle importancia a cada sentido que se me
adhiere,
a los mismos mitos que cargan ritos y que me tienen a mi
como actriz principal.

Me guardo entre papeles y entre enigmas que ni yo


conozco bien.
Consiente de que me gustaría tener los módulos que
aprietan mis teorías poco básicas,
pues, me gustaría que no dolieras tanto dentro de mi,
porque a veces yo no le gano a mis sueños ni
tempestades, porque a veces,
me pillo entonces pensando en ti y cada cosa nueva que
dijiste,
intento ser perfecto y no lo soy... y nunca busque serlo,
hasta ahora.

Pues bien, buscaré algo del aire que pueda despegar mis
culpas y rabias.
Porque temo lo que guardo y guardo el aire que respiras
que me hace trizas cuando no entiendo lo que debería
entender.

87
Tomás Villarreal

Porque mastico frases que se disfrazan igual que yo.


Porque lo que busco decir se lo lleva el viento y a veces a
nadie le importa,
y buscar maletas que llenar y vaciar es más fácil.

Por hoy me hundo en mi soledad y en mis conocimientos.


Buscando escapar por solo un segundo de las cosas que
me dañan y me hacen mal...
y allí estás tú y allí estoy yo...
No sirve de mucho si no sangra,
no sirve de mucho si no me cuestiono lo que no debería
cuestionar.

88
Margarita

Consejos poco efectivos para decir adiós.

Pienso, seria mejor,


que las miradas fueran exclusivas para quién las
recomienda, para quien las asemeja, para quien se
entristece, se estremece, se adhiere a las mismas formas,
con los mismos sentidos, de un amor retraído, de un
sentimiento confundido, entre la seducción y el miedo,
entre el sol y la luna, entre mi corazón y la fortuna de
saber quien puede abrir el cielo.

Pienso, seria mejor,


atravesar espejos, o enfrentarse a ellos,
con los malestares de cada mañana, con ráfagas aún
frescas de sueños, y con gramos de tempestades en los
ojos, mirada herida, sincera, retraída, porque he quedado
con cuarteles de magia entre los bolsillos.

Y repito,
que mi locura, es la que me mantiene cuerdo, que la
dulzura no es nada, que tu sonrisa se me escapa de las
manos, mordiéndome los dedos.

Abriendo senderos entre mi piel y la sangre, que es vida


y firmamento, de las luces que nos niegan las ciudades
sin locos, sin genios, sin sábios,
silencio y armadura.

89
Tomás Villarreal

Quiero arrancarme mis sombras que no me permiten


llevar la tuya en mis caminos.

Pienso, seria mejor,


te llevaras tu mirada, llena de fantasías que no logro
descifrar, y llévate tus procesiones, rezos y mitos.

No me llenes de malaventuranza, no me repliques el


libido, que yo sufro por los que sufren y rió por los que
ríen, y esta fuerza roja me tiene sufriendo por ti solo por
ti, riendo por ti, solo por ti.
Me exprimes, me derrites.

Converjas millones de guaridas,


sensaciones, oscurantismo en tu solo suspiro.

Suplíco, es lo mejor,
no te quedes conmigo, no sé construir castillos de arena,
ni desatar nudos, ni anudar globos de cumpleaños.

No sabría que decirte cada amanecer,


porque tu sola imagen me paralizaría.
No podrías hacerme callar cada anochecer,
porque tu aroma me inspiraría.

Y solo podría repetirte cuanto te quiero hasta el punto de


agotarte,
me marcharía,
te marcharías.

90
Margarita

Soy demasiado valiente para comprenderte,


soy demasiado cobarde para atarte al súplico del sol.

Creo, es lo mejor,
comprenderle el dialogo a la muerte y cantar sus
melodías.
Creo, es lo mejor,
padecer de cualquier sentimiento angelical,
pues tus alas me dan alergias por las noches y tu
luminosidad me sofoca por el día.

Prefiero, digo,
ahogarme en el mar de todos los muertos,
para revivir en la lava de todos los desprevenidos,
y recordar tus consecuencias celestiales,
llorar el día entero por haberte abandonado en medio del
destino, con mis consejos poco efectivos para decir adiós.

91
Tomás Villarreal

Sin vos.

Vivo de utopías, me abren y cierran puertas.


Conduzco por las vías, que me lleven a ti,
entonces me doy banquetes de tus sueños,
en esos, donde te tengo sin importar nada,
ni la distancia, de la barreras que nos imponen e
imponemos.

Despertar es melancolía, y melancolía es extrañarte.


Me escondo de mis propios sentimientos que me hallan
lejos de ti,
dónde guardar este amor que se me escapa en lagrimas,
me das todo, me llenas de ilusiones y días por archivar,
pero nadie, ni yo, me ensañan a como ganarle a los días
sin ti.

Porque poseo más días imaginadote que en tus brazos.


Y aquellos días entre tus abrazos son la fuerza para
sobrevivir,
porque eres dulce como nadie, suave como un susurro
entre mis manos,
y mis manos son tus manos,
y quiero tus manos en mis manos,
otra vez, por siempre.

92
Margarita

Quiero que el calendario no me pille sin monedas


para pagarle el tiempo, la espera.

Yo te espero, yo vivo de nuestras promesas,


yo quisiera morir en tu boca, yo quisiera pillarte en mi
puerta.
Porque te amo, como jamás he amado
porque te espero, como jamás he esperado.
Porque te extraño aun en sueños, aun perfecto recuerdo.
Porque eres mi vida, porque por ti río, lloro, desvanezco.

93
Tomás Villarreal

Droga

Eres mi droga, eres mi dogma,


una fuerza que me hace sacudir la cabeza.
Que me contagia de alegría y amargura
porque me curas y me matas, eres mi droga.

Eres el silencio en mi pensamiento perdido,


eres luz, eres olvido, eres las frases que no recuerdo.
Porque me atas, porque sin quererlo seduces
y porque te busco, sin medidas, en todas las formas.

Tartamudeos sin garganta, conciencia que se desata,


me amarra, me sustituye en mis horas menos decentes.
Quiero comprar estúpides y acomodarlos en un cuarto,
necesito un sitio a solas donde tu imagen no pueda
perturbarme.

Quitame las miserias, hazme sonreir como un idiota,


bautizame con tu abecedario, llename de sueños.
Pero no me hagas amarte, no me dejes sin latidos,
ven y sumergeme, ven pero dejame con reserva de
suspiros.

Porque eres mi droga, adicción melancólica,


secretos de boca boca, que no escapan, solo provocan.
Tu voz me despierta, tu mirada me colma
me atrapas en cinco segundos luego me botas.

94
Margarita

Juegas, no juegas, yo imagino, no imaginas,


Ya que soy yo quien solo ha tejido mentales historias.
Y seduces sin querer y me vuelvo algo loca,
eres mi droga, mi dogma, dulce sabia ultravenosa.

Heroína, morfina, éxtasis y pastillas,


eres una mezcla llena de colores, vas, corres, subes,
bajas.
Repletas mi espacio y enseguida me calmas,
como no ser dependiente, como no vivir sin resacas.

95
Tomás Villarreal

Volare con me.

-Estás ahí?
-Sí, sigo aquí...
-Mientras la ciudad sigue durmiendo ¿baila conmigo?
-Bailo contigo... ¿arráncame esta tristeza?
-Bailo contigo... ¿vuela conmigo?
-Vuelo contigo

96
Margarita

97
"Yo me pongo a cantar tus olvidos

Interessi correlati