Sei sulla pagina 1di 5

Autos Clásicos

Está de moda la palabra vintage, usada como una forma para traer las
características visuales y estéticas del pasado a nuestro tiempo, valorándolas
como algo clásico y con mucho estilo.

El vintage es un concepto de moda que influye a muchos mercados, y el


automotriz es uno de ésos. Por lo que hoy, los autos clásicos representan un nicho
interesante.

En los últimos años se ha dado un crecimiento en el valor de los autos antiguos en


Latinoamérica, en parte debido al crecimiento económico de los países en vías de
desarrollo que ahora aprecian el valor de ciertos bienes que antes no tenían.
En muchos casos, los autos clásicos han adquirido una mejor valoración que los
cero kilómetros. Los vehículos que consiguen mantenerse en buen estado y con
impecable mecánica, son, para muchos, una verdadera pasión.

Además, muchos son los fanáticos que sienten que es una sensación
verdaderamente increíble manejar un transporte vintage, debido a que éstos
tienen un andar totalmente distinto al de los actuales. Desplazarse en ellos
significa viajar de una manera más rustica, sin equipamientos de lujo como por
ejemplo el aire acondicionado.

El gusto por los automóviles clásicos se da en casi todos los países. Ésta es una
oportunidad para emprender reviviendo épocas antiguas.

La idea de este negocio es crear una empresa especializada en la venta de autos


clásicos. Tu trabajo estará en ubicar y comprar autos usados –pero con estilo y en
buen estado- para restaurarlos y venderlos con la etiqueta vintage.

Como toda reliquia, el valor de un auto clásico aumenta conforme pasa el tiempo
(en el caso de los autos producidos en una cantidad limitada), pero cuando la
producción fue a gran escala éstos pueden bajar su costo, y podrás adquirir un
auto con un precio hasta un 50% menor de la inicial.

También deberás saber que no cualquier auto usado y viejo califica como clásico.
Para empezar, podría definirse como vehículo clásico a todos aquellos que tienen
una edad mínima de 20 o 30 años. Además, su modelo debe haber destacado por
alguna singularidad, como calidad, rendimiento, estilo, diseño o popularidad
obtenida, por ejemplo, por aparecer en alguna película.

Debes conservarlos de la misma forma que salieron de fábrica. Cuando realices


su restauración es fundamental que cuides mantenerlos con las piezas originales,
sin introducirles elementos modernos para que no pierdan su valor.

Es muy amplia la gama de autos que puedes buscar, conseguir y restaurar para
comercializar como vintage. Van desde vehículos de la década de 1920 hasta los
ochenta. Algunos ejemplos clásicos son: el Ford T, camionetas de 1972, o un
Chevrolet 27.

Vehículo histórico

Un vehículo histórico, es aquel que tiene una antigüedad mínima de 25 años.


Para la FIA, esta clasificación, incluye cualquier vehículo construido desde los
albores del automovilismo hasta la actualidad. Un Ford Escort RS 1600 o
un monoplaza de Fórmula 1, de los años 50, son vehículos históricos.

En automovilismo, los vehículos históricos solo pueden participar en el conocido


como automovilismo histórico, donde se celebran las pruebas de clásicos, como
los rally de históricos. En esta disciplina existen tres tipos de coches históricos:1

 Original: el mismo ejemplar que compitió en su época.


 Réplica: automóviles preparados en la actualidad con las mismas
características y especificaciones con las que competían en su época.
 Clon: automóviles preparados en la actualidad que intentan ser una réplica fiel
con el coche de época. En los mejores casos, es difícil distinguir entre el
original y su clon.

El Ford Escort RS 1600 es un ejemplo de un vehículo histórico.

Para la obtención de placas de auto antiguo es necesario reunir ciertos requisitos.


El primero de ellos es una constancia que avale el 80 por ciento de la originalidad
de las piezas que conforman el vehículo, además, debe tener una antigüedad
mínima de 30 años.

Tener una antigüedad mínima de 25 años desde la fecha de su fabricación. Estar


incluido en el Inventario General de Bienes Muebles de Patrimonio Histórico
Español, declarado de interés cultural o haber pertenecido a alguna personalidad
relevante o intervenido en un acontecimiento de trascendencia histórica.

Es comúnmente aceptado que los primeros automóviles con gasolina fueron casi
simultáneamente desarrollados por ingenieros alemanes trabajando
independientemente: Karl Benz construyó su primer modelo (el Benz Patent-
Motorwagen) en 1885 en Mannheim. Benz lo patentó el 29 de enero de 1886 y
empezó a producirlo en 1888.

Historia del Automovil


La historia del automóvil empieza con los vehículos autopropulsados por vapor
del Siglo XVIII. En 1860 se crea el primer vehículo por motor de combustión
interna con gasolina. Se divide en una serie de etapas marcadas por los
principales hitos tecnológicos.

Uno de los inventos más característicos del siglo XX ha sido sin duda el automóvil.
Los primeros prototipos se crearon a finales del siglo XIX pero no fue hasta esa
decada donde las personas comenzaron a mirarlos como algo útil. El intento de
obtener una fuerza motriz que sustituyera a los caballos se remonta al siglo XVII.
El automóvil recorre las tres fases de los grandes medios de propulsión: vapor,
electricidad y gasolina.

El primer vehículo a vapor (1769) es el Fardier, creado por Nicolás-Joseph


Cugnot, demasiado pesado, ruidoso y temible.

 Automóvil patentado en 1886 por Karl Benz: primer coche en


fabricarse con motor de combustión interna.
Introducción

Para comprender las grandes diferencias entre los coches europeos y americanos
es necesaria una breve introducción histórica.
Ya antes de la Segunda Guerra Mundial existían algunas diferencias entre la
producción de ambos continentes que son independientes de la situación histórica.
En primer lugar está el factor geográfico. Las distancias a cubrir en los Estados
Unidos son en general mucho mayores que las de Europa, lo que obliga a que los
coches americanos sean mayores y más potentes.
En segundo lugar se tienen diferentes idiosincrasias y diferentes características
del mercado consumidor. En los EE.UU. con Henry Ford a la cabeza el automóvil
deja de ser un artículo de lujo. El producto se masifica y en breve surge una fuerte
competencia entre las distintas marcas.
Por el contrario en Europa todavía muchos automóviles se construían en forma
casi artesanal. Esto también responde a la composición del mercado: se hacían
modelos "a medida" para una clientela selecta y poco numerosa.
Conclusión

Como se aprecia, existen grandes diferencias entre la producción norteamericana


de la posguerra tanto en el ámbito del estilo como desde el punto de vista técnico.

No es posible comparar cuál de las dos industrias era mejor o peor por cuanto se
trata de automóviles que nacen en medios diferentes y en cierta forma cumplen
con funciones diferentes. Desde ese punto de vista ambas modalidades eran
ampliamente satisfactorias.

Con el correr de los años la producción mundial tiende a uniformizarse si bien


todavía hoy existen características que perduran, como el mayor tamaño promedio
de los autos americanos y la mano de obra y rendimiento superior de los coches
europeos.