Sei sulla pagina 1di 3

POLÍTICA DE NEGOCIOS

Apunte N° 4

La Gestión Estratégica y los Valores Organizacionales:

Es importante destacar que la implementación de toda Gestión


Estratégica debe considerar los valores existentes en la institución o
aquellos que son necesarios de crear y difundir.

¿Qué son los valores?


Hay muchas definiciones planteadas por pensadores y estudiosos en
esta materia, y frente a ellas aparecen dos posiciones muy fuertes
pero antagónicas que se mantienen hasta el día de hoy.

Una posición señala que los valores son metas, ideales que puede
alcanzar el hombre. Por ejemplo, ser generoso. Pero no una
generosidad a tu estilo y conveniencia.

Para ellos los valores son objetivos, no están sujetos a la cultura, al


tiempo, a la ciencia ni a otras variables. Son externos al hombre, no
dependen de él, están de acuerdo a la ley natural son trascendentes y
atemporales, por ejemplo: el Amor, que muchos lo confunden sólo con
un sentimiento. Ellos corresponden a un orden cósmico.

La segunda postura, plantea que los valores son subjetivos, que


dependen de la valoración que cada hombre les dé, de acuerdo a su
marco de referencia (cultura, edad, sexo, educación, religión, etc.),
que cambian con la historia y el momento circunstancial, incluso hasta
con el estado de ánimo. Esto, es lo que más estamos viviendo ahora.
El mundo es valorado de acuerdo a la propia percepción.

Imaginemos las presiones a las que nos vemos enfrentados cada día;
el que nos engaña y miente, porque eso es bueno para él; el que nos
roba nuestro tiempo y paz, porque piensa sólo en sí mismo; el que nos
sobrecarga con sus manías sobre el orden, haciéndonos esclavos de
su dictadura psicológica, y no sólo nos presiona, sino, que nos hace
sentir permanentemente culpable. El inflexible, que por ser tan rígido,
se quiebra en el temporal, y no es como una rama de bambú que es
capaz de doblarse para después levantarse airoso.
En un mundo en que cada uno elige lo que quiere, terminamos
diciendo como tan bien lo expresó Sartre: "El otro es mi infierno", o
algunos psicólogos modernos, "los que más cerca de mí están, son los
que me producen mayores frustraciones". Ese es el mundo de los
subjetivistas, y esa es la causa de los mayores dolores que sufre
nuestro cuerpo, nuestra psiquis y nuestra alma.

Ahora está emergiendo una nueva corriente: los valores por consenso,
es decir, es valor aquello que decide la mayoría.

Este enfoque en el cual la institución identifica sus principios valóricos


se contrapone con la libertad que tenemos todos los individuos para
elegir, pero aquellos valores que se deben divulgar e inculcar en los
colaboradores, deben ser los socialmente aceptados.

Algunos valores a considerar:

La Prudencia: entendida como la capacidad de analizar y comprobar


información, antes de tomar una decisión, evaluando sus
consecuencias.

La Fortaleza: Es la capacidad de resistir el mal, soportar las molestias,


o entregarse con valentía, acometiendo una acción a favor de un
objetivo mayor.

La Paciencia: Superar las molestias presentes con paz interior, con la


serenidad de que el bien deseado tardará en llegar.

La Perseverancia: Es llevar a cabo las acciones necesarias para


alcanzar lo decidido, aunque disminuya la motivación.

Comprensión o Empatía: Entendida como la capacidad de ponerse en


el marco de referencia del otro, sin perder el suyo propio.

El Respeto: Actuar valorando los derechos y condición de las demás


personas.

El Optimismo: Confiar equilibradamente en las posibilidades de lograr


nuestras metas. Enfrentando las dificultades y obstáculos como
oportunidades de crecimiento.
La Lealtad: Es la adhesión a otros, aceptando los vínculos implícitos.
La Obediencia: La aceptación de decisiones tomadas por otras
personas con la legítima autoridad, siempre que no se opongan a
nuestros valores.

La Responsabilidad: Producto de una promesa adquirir un


compromiso y aceptar las consecuencias de mis actos si no cumplo
con lo prometido.

Flexibilidad: Adaptar nuestras conductas con rapidez a nuevos marcos


de referencia.

Generosidad: Actuar con el otro en forma desinteresada, teniendo en


cuenta el bien del otro, aunque cueste un esfuerzo.

El Orden: Implica organizar actividades y tiempo de acuerdo a una


lógica y con el fin de lograr nuestras metas.

La Laboriosidad: La dedicación al trabajo en forma efectiva.

Otros valores sobre los cuales se debe reflexionar: el compañerismos,


la amistad, la solidaridad, excelencia, competencia, honradez,
confianza, transparencia, austeridad, cortesía, iniciativa.

DESARROLLE UN LISTADO DE VALORES QUE LE PERMITAN UN


ADECUADO POSICIONAMIENTO EN EL MERCADO POR EL
RECONOCIMIENTO DE SUS CLIENTES DE SU CORRECTO
ACTUAR COMERCIAL