Sei sulla pagina 1di 2

VIVIENDO LIBRES DE LAS OBRAS DE LA CARNE

Col. 3:5

INTRODUCCION: En el proceso del nuevo nacimiento suceden cosas muy gloriosas con efectos legales
a nivel físico y espiritual en nuestras vidas. Dios opera un cambio de naturaleza en donde es muerta
la naturaleza carnal y puesta la simiente de Dios en nosotros, también somos libertados del
gobierno de la del pecado porque somos trasladados al reino de Dios y sumergidos en Él. Todo
esto lo ha hecho Cristo en nosotros, ahora nuestra responsabilidad es someternos al gobierno del Espíritu
para vivir en Él.

PARA VIVIR BAJO EL RÉGIMEN DEL ESPÍRITU ES NECESARIO SABER:


A. Que la vieja naturaleza ha sido muerta, pero también debemos creer que hemos quedado
libes de la ley del pecado. Por medio de la fe recibimos vida juntamente con Cristo, por medio
de la fe creemos en los cambios que suceden en el nuevo nacimiento. (Efesios 2:8)
B. Cuando somos trasladados al reino de Dios hay cambio de gobierno y de leyes, somos libertados
de la ley del pecado que nos esclavizaba, y ahora puesto bajo el gobierno del Espíritu.
Es ahí donde cobra vigencia lo que dice, (Romanos 6:14).
C. El apóstol Pablo consideraba a la naturaleza carnal crucificada juntamente con Cristo,
porque se sometió a la voluntad de Dios obedeciendo a la ley del Espíritu. (Gálatas 2:20)
D. La vida en el reino de las tinieblas era satisfacer los deseos de la naturaleza carnal, pero en el
reino de Dios consiste en vivir para agradar a Cristo y hacer su voluntad, (Romanos
14:8)
E. Cuando nacemos de nuevo la naturaleza pecaminosa pierde su poder por causa de la
muerte que le ocasiono Cristo en la cruz y queda deshabilitada, (Romanos 8:2). El que
no entiende esta realidad sigue creyendo y considerando que la naturaleza carnal está vigente en
Él y por eso sigue dando lugar a la carne poniéndole atención a los deseos engañosos.

¿QUÉ IMPLICA HACER MORIR LAS OBRAS DE LA CARNE?

A. Desechar De Nuestra Vida Las Obras De La Carne


Para hacer morir las obras de la carne hay que desecharlas de nuestra vida porque entendemos
que esta ya no gobierna a los hijos de Dios. Desechar significa deshabilitar, dejar de usar, quitar,
despojar, arrancar. Todo nacido de nuevo que entiende que la naturaleza pecaminosa ya fue
muerta y que las leyes del renio de las tinieblas ya no lo gobiernan se despoja de las obras de la
carne porque ya o tienen ninguna relación con su nueva vida en Cristo, (Santiago 1:21).
B. Considerándonos Muertos Al Pecado
El considerarnos muertos al pecado nos lleva a recordar y mantener presente lo que sucedió en
nosotros en el nuevo nacimiento, es reconocer en nuestras vidas el nuevo gobierno al que fuimos
trasladados, (Romanos 6:11).
C. Crucificar La Carne
Los que son de Cristo, los que recibieron vida de Él, los que fueron trasladados al reino de Dios
crucifican la carne, (Gálatas 5:24). Crucificar la carne es considerarla muerta, es mantenerla
inoperante, sin efecto, es no hacerle caso, es no darle lugar porque está muerta.
CONCLUSION: Para vivir libres de las obras de la carne es necesario someternos en obediencia al
régimen del Espíritu de vida, (Romanos 8:9). Para hacer morir las obras de la carne hay que vivir, ser
guiados y dirigidos por el Espíritu, (Romanos 8:14). El verdadero discípulo de Cristo no puede
vivir un nivel de vida más bajo del que Cristo vivió, si lo hace significa que Jesucristo no es su
modelo y Él no es su discípulo. Es importante entender que el que vive por el Espíritu debe andar por
el Espíritu, (Gálatas 5:25).