Sei sulla pagina 1di 8

Capítulo 1

Planificación del sistema eléctrico, principios básicos.

1.1 Introducción.

La industria de la energía eléctrica ha evolucionado a lo largo de muchas décadas, desde un


generador de baja potencia, que sirve a un área limitada, hasta redes altamente interconectadas,
que sirven a un gran número de países, o incluso continentes. Hoy en día, un sistema de energía
eléctrica es uno de los sistemas de mayor escala fabricados por el hombre, compuesto por un
gran número de componentes, desde aparatos eléctricos de baja potencia hasta
turbogeneradores gigantes de muy alta potencia. La ejecución de este sistema tan grande es una
tarea realmente difícil. Ha provocado que numerosos problemas sean resueltos tanto por los
organismos educativos como por los industriales. Hay que aprender las lecciones del pasado.
Al mismo tiempo que la situación actual debe gestionarse de manera eficiente, se debe dar una
visión adecuada del futuro. Como discutiremos en breve, la palabra operación es el término
normal de energía eléctrica que se utiliza para describir la situación actual. En cuanto al futuro,
los expertos en sistemas de energía utilizan el término planificación para denotar las acciones
necesarias para el futuro. Las experiencias pasadas se utilizan siempre para el funcionamiento
eficiente y la planificación del sistema.

La palabra planificación se deriva del verbo transitivo planificar, que significa organizar un
método o esquema de antemano para cualquier trabajo, empresa o procedimiento.1 El objetivo
aquí es discutir los significados de método o esquema, de antemano y trabajo, empresa o
procedimiento para un sistema de energía física. En otras palabras, vamos a discutir el problema
de la planificación del sistema eléctrico en términos de los temas involucrados desde varios
puntos de vista; los métodos a utilizar; los elementos a ser afectados; el horizonte temporal a
ser observado, etc.

En breve definiremos y describiremos, con más detalle, estas cuestiones. Antes de eso, sin
embargo, se hace una breve revisión de los elementos y la estructura del sistema eléctrico
(Secciones 1.2 y 1.3). Para aclarar los límites entre los distintos estudios de sistemas de
potencia, en el cap. 1.4 se ofrece una perspectiva de tiempo-horizonte de dichos estudios. Los
problemas de planificación del sistema de energía pueden ser vistos desde varios puntos de
vista. Éstas se tratan con más detalle en el cap. 1.5. Además, se hace hincapié en el problema
de la planificación a largo plazo del sistema eléctrico, que se aborda en las subsecciones
siguientes.
En el cap. 1.6 se ofrece un resumen de los capítulos.

Elementos del sistema de alimentación


Como ya se ha señalado, un sistema de energía típico está compuesto por un enorme número
de elementos. Los elementos pueden variar desde un pequeño interruptor de lámpara hasta un
generador gigante.

Sin embargo, los principales elementos de interés en este libro son

 Instalaciones de generación
 Instalaciones de transmisión

- Subestaciones

- Red (líneas, cables)

 Cargas

De hecho, en la planificación del sistema eléctrico, los detalles del diseño de cada elemento no
son de mayor interés. Por ejemplo, para una instalación de generación, sólo se determina el tipo
(turbina de vapor, turbina de gas, etc.), la capacidad y su ubicación.2 En el apartado 1.3,
veremos cómo se pueden agrupar estos elementos en una estructura típica del sistema eléctrico.

Estructura del Sistema de Potencia.

Se supone que el lector ya está familiarizado con los conceptos básicos de un sistema de energía
eléctrica. Para destacar los elementos afectados en los problemas de planificación del sistema
eléctrico, la Fig. 1.1 muestra un sistema eléctrico típico, que comprende la generación, la
interfaz y la carga. Las generaciones y las cargas se distribuyen por todo el sistema. Como
resultado, se deben proporcionar algunas interfaces para transferir las potencias generadas a las
cargas. Las generaciones pueden ser en forma de una pequeña célula solar o de un generador
diesel para una central nuclear muy grande. Las cargas empiezan, también, desde una pequeña
tienda/hogar hasta un gran complejo industrial. Debido a los puntos de vista técnico y
económico, los voltajes de generación pueden llegar a ser de hasta 33 kV aproximadamente,
mientras que los voltajes de carga pueden ser mucho más bajos. Además, los recursos de
generación pueden estar muy lejos de los centros de carga. Para reducir las pérdidas y hacer
posible la transmisión, tenemos que convertir los voltajes de generación a
Fig. 1.1 Un sistema típico de energía.
valores mucho más altos y reconvertirlos a valores más bajos en los extremos de recepción
(centros de carga). Como resultado, las interfaces entre las generaciones y las cargas pueden
comprender varios voltajes, como 20, 63, 132, 230, 400, 500 kV o incluso más.3 Los voltajes
disponibles dependen en gran medida de las experiencias de cada empresa de servicios públicos
dentro de cada país. Sin embargo, independientemente de cuáles sean los voltajes disponibles,
es una práctica industrial normal clasificar estos voltajes en

 Transmisión (por ejemplo, 230 kV y superior)


 Subtransmisión (por ejemplo, 63, 132 kV y similares)
 Distribución4 (por ejemplo, 20 kV y 400 V).

Debido a estas diversas tensiones, los transformadores se encuentran repartidos por toda la red
en las denominadas subestaciones. Por ejemplo, una subestación de 400 kV5 puede estar
formada por cuatro transformadores de 400 kV:230 kV. Cada subestación también está
equipada con disyuntores, transformadores de corriente y de potencia,6 equipos de protección,
etc. La representación de la disposición de una subestación típica se muestra en la Fig. 1.2.
Fig. 1.2 Representación de la disposición de una subestación típica

1.4 Estudios de sistemas de potencia, una perspectiva de tiempo-horizonte

Antes hemos señalado brevemente que pensar en el estado actual y en el futuro de un sistema
de energía se llama operación y planificación, respectivamente. Definamos ahora estos términos
con mayor precisión. Antes de eso, sin embargo, mencionamos dos estudios típicos que los
expertos en sistemas de energía realizan en la vida real.

En primer lugar, supongamos que se prevé que la carga prevista en 10 años a partir de ahora,
puede ser servida siempre que se construya una nueva central eléctrica. El experto tiene que
decidir sobre su capacidad, tipo y lugar de conexión de la planta a la red. Una vez decidido
correctamente, su construcción debe iniciarse con antelación, para que la planta esté disponible
en un plazo de 10 años. Este es un estudio típico a largo plazo de los sistemas de energía (Fig.
1.3).

Segundo, supongamos que vamos a construir una línea de transmisión, pasando por una zona
montañosa. Una vez construida, la línea puede estar sujeta a fuertes relámpagos.
El rayo es un fenómeno tan rápido que afecta al sistema en nanosegundos.

El diseñador debe pensar en disposiciones apropiadas sobre la línea, modelando adecuadamente


el sistema en estas situaciones muy rápidas y realizando suficientes estudios, para asegurarse
de que la línea no falle, si tal relámpago ocurre en la práctica. Este es un estudio típico a muy
corto plazo de los sistemas de energía.

Siempre que se disponga de suficientes instalaciones de generación y transmisión para el


servicio de las cargas, una persona encargada de la toma de decisiones en el sistema de energía7
debe realizar las siguientes tareas durante una semana

1.4 Power System Studies, a Time-horizon Perspective

Fig. 1.3 Una perspectiva de tiempo-horizonte de los estudios de sistemas de potencia

1 año de estudio para decidir, con antelación, sobre el mantenimiento de los elementos del
sistema eléctrico (centrales eléctricas, líneas de transmisión, etc.). Este tipo de estudio es
estrictamente necesario ya que si las plantas no son mantenidas adecuadamente, pueden fallar
en condiciones de carga severas.
Además, el responsable de la toma de decisiones debe saber qué elementos no están disponibles
en el año en curso, de modo que pueda basar sus próximas decisiones únicamente en los
elementos disponibles. Este tipo de estudio se llama programación de mantenimiento. Otro
término que se utiliza normalmente es el de planificación operativa.

La fase operativa comienza desde 1 semana hasta minutos. Estos tipos de estudios se pueden
clasificar generalmente como9

- Horas a 1 semana (por ejemplo, compromiso de unidad),

- Varios minutos a 1 hora (por ejemplo, despacho económico, Flujo Óptimo de Energía (OPF)),

- Minutos (por ejemplo, Control Automático de Generación (AGC)).

Para discutir, brevemente, los puntos mencionados anteriormente, supongamos que a partir de
diez plantas de energía de un sistema, en la próxima semana, tres no están disponibles debido
a que

1 Principios básicos de la planificación del sistema eléctrico

Figura. 1.4 El sistema disponible para la operación del sistema.


mantenimiento (Fig. 1.4). La persona que toma la decisión debe decidir sobre el uso de las
plantas disponibles para servir la carga prevista para cada hora de la semana siguiente. Además,
debe decidir el nivel de generación de cada central, ya que la capacidad de generación de todas
las centrales puede ser notablemente superior a la carga prevista. Este tipo de estudio se conoce
comúnmente como compromiso unitario. Su decisión puede basarse en algunas consideraciones
técnicas y/o económicas.10 La decisión final puede ser en forma de

 Comprometer la unidad 1 (nivel de generación: 100 MW), la unidad 3 (nivel de


generación: 150 MW) y la unidad 6 (nivel de generación: 125 MW), para servir la carga
prevista de 375 MW a la hora 27 de la semana (1 semana = 168 h).
 Comprometer la unidad 1 (nivel de generación: 75 MW) y la unidad 3 (nivel de
generación: 120 MW), para servir la carga prevista de 195 MW a la hora 35 de la
semana.

Se debe generar una lista completa de todas las horas de la semana. Una vez que lleguemos a
la hora exacta, la carga real puede no ser igual a la carga prevista. Supongamos, por ejemplo,
que la carga real a la hora 27 sea de 390 MW, en lugar de 375 MW. En esa hora debe realizarse
un nuevo estudio para asignar la carga real de 390 MW entre las centrales disponibles a esa
hora (unidades 1, 3 y 6). Este tipo de estudio puede basarse en algunas consideraciones técnicas
y/o económicas y se conoce comúnmente como despacho económico o Flujo Óptimo de
Energía (OPF, por sus siglas en inglés).11

Pasando a los períodos de tiempo más rápidos, el siguiente paso es controlar automáticamente
la generación de las plantas (por ejemplo, las unidades 1, 3 y 6) a través de señales de telemetría
a los niveles requeridos, para satisfacer la carga de 390 MWat hora 27. Esta tarea se denomina
normalmente Control Automático de Generación (AGC) y debe realizarse periódicamente (por
ejemplo, en minutos); de lo contrario, la frecuencia del sistema puede cambiar indeseablemente.

Más allá, yendo hacia los períodos de tiempo más rápidos, llegamos a los estudios de dinámica
de sistemas de potencia, en milisegundos a segundos. En este período de tiempo, los efectos de
algunos componentes como los sistemas de excitación de las centrales eléctricas y los
gobernadores pueden ser significativos. Dos ejemplos típicos son los estudios de estabilidad
(por ejemplo, señal pequeña, señal grande, estabilidad de tensión, etc.) y el fenómeno de
Resonancia Sub-Sincrónica (SSR).12

El extremo más lejano de la Fig. 1.3 consiste en el fenómeno muy rápido de los
comportamientos del sistema eléctrico. Se trata de los llamados estudios de transitorios del
sistema de potencia, que incluyen estudios sobre rayos, transitorios de conmutación y similares.
El período de tiempo de interés es de milisegundos a nanosegundos o incluso picosegundos.13

Dado que la planificación del sistema eléctrico es el tema de interés en este libro, trataremos
más a fondo el tema en el apartado 1.5.

1.5 Problemas de planificación del sistema de energía

Como se describe en la sección 1.4, los estudios de planificación de sistemas de potencia


consisten en estudios para los próximos 1-10 años o más. En esta sección se ofrece una
clasificación más precisa.

Antes de eso, vale la pena mencionar que

La planificación del sistema eléctrico es un proceso en el que el objetivo es decidir sobre nuevos
elementos del sistema, así como sobre la actualización de los existentes, para satisfacer
adecuadamente las cargas para un futuro previsto.

Los elementos pueden ser

 Instalaciones de generación
 Subestaciones
 Líneas y/o cables de transmisión
 Condensadores/Reactores
 Etc.

La decisión debería ser

 Dónde asignar el elemento (por ejemplo, el extremo emisor y receptor de una línea),
 Cuándo instalar el elemento (por ejemplo, 2015),
 Qué seleccionar, en términos de las especificaciones de los elementos (por ejemplo,
número de haces y tipo de conductor).

Obviamente, las cargas deben ser satisfechas adecuadamente.14 En las siguientes subsecciones
se proporcionan algunas clasificaciones del tema.