Sei sulla pagina 1di 13

nformación de base sobre el trabajo

infantil y la OIT

¿Qué es el trabajo infantil?


El trabajo infantil es una violación de los derechos humanos fundamentales, que ha
demostrado perjudicar el desarrollo de los niños, pudiendo conducir a daños físicos o
psicológicos que les durarán toda la vida. El trabajo infantil califica el trabajo nocivo para
el desarrollo físico y mental de los niños e incluye tareas que:

 Son mental, física, social o moralmente peligrosas y dañinas para los niños, e
 Interfieren con su escolaridad:
 privándolos de oportunidades de asistir a la escuela;
 forzándolos a abandonar la escuela prematuramente; o
 exigiéndoles asistir a la escuela y al mismo tiempo realizar tareas pesadas o de larga
duración.

En los peores casos, el trabajo infantil puede esclavizar a los niños, separarlos de sus
familias, exponerlos a peligros y enfermedades graves y/o abandonarlos a su propia suerte
en las calles de las grandes ciudades – a veces cuando aún tienen muy pocos años.

Aprenda más sobre el trabajo infantil en la sección Pasar a la acción y recursos útiles .

¿Qué no es trabajo infantil?

No todas las tareas que los niños desempeñan pueden clasificarse como trabajo infantil.
Cuando niños o adolescentes participan en actividades estimulantes, tareas voluntarias u
ocupaciones que no afectan su salud y su desarrollo personal, ni interfieren con su
educación, ello puede generalmente considerarse positivo. Por ejemplo, ayudar a los padres
en el hogar o ganarse un dinero de bolsillo fuera de los horarios escolares o durante las
vacaciones.
Algunos datos básicos:

 Hay más de 218 millones de niños trabajadores en el mundo.


 Alrededor de 126 millones de niños llevan a cabo trabajos peligrosos.
 ¡Usted puede marcar la diferencia contribuyendo a sensibilizar y a dar a conocer el
tema!

¿Qué es la Organización Internacional del Trabajo


(OIT)?
Creada en 1919, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) defiende la filosofía que
la paz universal y duradera sólo puede alcanzarse si se basa en la justicia social. La OIT es
el organismo mundial responsable de elaborar normas internacionales del trabajo, cuyo
objetivo es garantizar que el desarrollo económico vaya emparejado con la creación de
empleos y con condiciones de trabajo que permitan a las personas trabajar con libertad,
seguridad y dignidad.

La OIT trata de responder a las necesidades de los hombres y mujeres trabajadores


reuniendo los gobiernos y los representantes de los empleadores y trabajadores con el fin de
elaborar normas de trabajo, desarrollar políticas en la material y concebir los programas
apropiados. La estructura tripartita de la OIT le proporciona un carácter único entre las
organizaciones internacionales, ya que las organizaciones de empleadores y de trabajadores
participan en todas las discusiones con los gobiernos en posición de igualdad.

Los órganos de supervisión de la OIT son responsables de vigilar la correcta aplicación de


todas las normas internacionales del trabajo, incluyendo las relacionadas con el trabajo
infantil. Haga clic aquí para obtener más información sobre las normas internacionales del
trabajo y los órganos de supervisión de la OIT.

Los Convenios, que son una forma de norma internacional del trabajo, son elaborados por
los gobiernos y las organizaciones de empleadores y de trabajadores; se adoptan en la
Conferencia Internacional del Trabajo (CIT) que se reúne anualmente en junio.

La erradicación del trabajo infantil ha sido siempre un elemento central de las metas de la
OIT. De hecho, la primera norma internacional para reglamentar el trabajo infantil se
adoptó en 1919. Desde entonces se han adoptado diez normas relacionadas con el trabajo
infantil, mientras que el Convenio núm. 138 sobre la edad mínima de admisión al
empleo se redactó en 1973. En 1999, la OIT adoptó el Convenio núm. 182 sobre las peores
formas de trabajo infantil, que se analiza en mayor detalle en la presente referencia.

Creado en 1992, el Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC)
es el programa de cooperación técnica de mayor envergadura de la OIT.

El IPEC trabaja por la erradicación del trabajo infantil, emprendiendo iniciativas en todo el
mundo para mejorar la cotidiana condición de los niños trabajadores. Gracias a los
esfuerzos del IPEC, cientos de miles de niños han sido retirados de una situación laboral y
se les han ofrecido mejores oportunidades o se les ha protegido de tener que trabajar.

Los dibujos de esta página provienen de la exhibición “El trabajo infantil a través de los
ojos de los niños” de la asociación GenevaWorld. Los dibujos de la parte superior de esta
página han sido elaborados por Letícia, 15 años, Brasil; Choi, 12 años, Corea del Sur; Zack,
16 años, Armenia; Sabina, 9 años, Tajikistan. ©GenevaWorld.
INEI: Unos dos millones de niños y
adolescentes trabajan en Perú
El organismo señala que el 26,1 % de la población peruana entre 5 y 17 años realizó algún
tipo de actividad económica en el 2015.
Redacción
03 de noviembre del 2016 - 3:45 PM



Casi un cuarto de millón de niños, es decir, 16 de cada cien niños en todo el mundo, son
objeto de explotación en su trabajo, según Unicef. | Fuente: Andina

Unos dos millones de niños y adolescentes realizan algún tipo de trabajo en Perú, informó
el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) de Perú a partir de los datos de la
segunda encuesta nacional especializada en trabajo infantil (ETI 2015).

El documento, elaborado en el marco de la Estrategia Nacional para la Prevención y


Erradicación del Trabajo Infantil (ENPETI) 2012-2021, concluyó que el 26,1 % de la
población peruana entre 5 y 17 años realizó algún tipo de actividad económica en el 2015.

Explotación infantil. Más de 1,2 millones de menores peruanos realizaron trabajos


peligrosos y, entre ellos, 71.800 niños y adolescentes hicieron trabajos forzosos y 400.000
desarrollaron tareas domésticas de carácter peligroso.
El trabajo infantil afectó al 12,1 % de los niños peruanos de entre 5 y 9 años, al 29,3 % de
los niños de entre 10 y 13 años y al 40,5 % de los adolescentes entre 14 y 17 años.

Actividades económicas. Los menores peruanos del área rural que trabajaron en 2015
alcanzaron el 52,3 %, eminentemente en actividades agrícolas, ventas al por menor y
ayudante de cocina, entre otras labores, mientras que el trabajo infantil en el área urbana se
situó en el 16,2 %.

El promedio de horas de trabajo infantil a la semana se situó en 14 horas y 19 minutos, lo


que contribuyó a un incremento del fracaso escolar, ya que el 29,1 % de los menores que
trabajaron en 2015 tuvo que repetir el año escolar, once puntos porcentuales más que los
niños y adolescentes que no trabajaron (17,9 %).

Por qué laboran. El principal motivo que lleva a los niños y adolescentes peruanos a
realizar actividades económicas es la necesidad de complementar el ingreso familiar, lo que
ocurre en un 27 % de los casos, seguido de un 19,8 % que lo hace para adquirir habilidades
y destrezas, y un 18,3 % por ayudar en el negocio familiar. (EFE)

Unicef considera la educación como un instrumento poderoso de prevención del trabajo


infantil. | Fuente: Andina
Unos 71,800 niños y adolescentes hicieron trabajos forzosos en Perú. | Fuente: Foto:
Perú21
SCREAM: Defensa de los derechos del
niño a través de la educación, las artes y
los medios de comunicación

Los jóvenes son verdaderos motores del cambio. El programa SCREAM tiene como objetivo hacer
que estos jóvenes tomen conciencia de los derechos del niño, con una atención particular sobre el
trabajo infantil, para que ellos puedan a su vez difundir el mensaje y movilizar sus comunidades a
que tomen acción. En definitiva, el programa SCREAM busca hacer cambiar las actitudes sociales
con el fin de promover una cultura de respeto de los derechos del niño y de fortalecer el
movimiento mundial contra el trabajo infantil.

El programa SCREAM se transmite a través de los educadores y la utilización del paquete didáctico
SCREAM compuesto de 14 módulos. Asimismo, se han desarrollado tres módulos especiales sobre
temas sensibles: SCREAM: A special module on HIV, AIDS and child labour (Módulo especial sobre
VIH, Sida y trabajo infantil), SCREAM: A special module on child labour and armed
conflict (Módulo especial sobre trabajo infantil y conflictos armados) y SCREAM - Module spécial
sur le travail des enfants dans l'agriculture (Módulo especial sobre trabajo infantil en la
agricultura). La metodología está basada en las artes – teatro, escritura creativa, música y artes
visuales – así como sobre los medios de comunicación. A través de las artes, los jóvenes pueden
transmitir sus mensajes a una comunidad mucho más amplia. Otro de los objetivos de SCREAM es
canalizar las energías creativas de los niños y jóvenes de forma positiva y constructiva, y fomentar
la educación de par a par, con jóvenes que pueden hacer llegar sus mensajes a otros jóvenes.

La estructura de los módulos es flexible y ha sido concebida como “ladrillos a montar” unos sobre
otros. Las actividades pueden adaptarse en función del tiempo y recursos disponibles, y pueden
ser parte de un programa educativo largo o corto. Los módulos son genéricos y están previstos
para adaptarse a todos los contextos geográficos y culturales, así como en contextos de educación
formal y no formal. En numerosos países, SCREAM ha sido vinculado o integrado en la currícula
escolar nacional, muchas veces gracias a la participación activa de los sindicatos de maestros y de
las autoridades de la educación pública.
Pasar a la acción y recursos útiles

Actuar contra el trabajo infantil


El trabajo infantil es una agresión a los derechos de los niños, y constituye un amplio y
urgente problema en todo el mundo. Como el trabajo infantil está tan generalizado y es un
fenómeno tan complejo, la única forma de ponerle término es mediante la intervención
combinada y simultánea. Los gobiernos, las organizaciones de empleadores y de
trabajadores, los organismos encargados del cumplimiento de la ley, los docentes, los
padres de familia, los miembros de las comunidades y, especialmente, los propios niños y
jóvenes, debemos intervenir mancomunadamente en todo el mundo ¡y exigir la erradicación
del trabajo infantil!

A continuación se ofrecen sugerencias de lo que usted puede hacer en su comunidad, en su


región y en su país para actuar e involucrarse en la lucha contra el trabajo infantil:

 Informarse. Lo primero que puede hacer es SER CONCIENTE de la situación del


trabajo infantil en el mundo, e informarse de los abusos e injusticias que representa.
Esto le concierne más de lo que imagina. De este modo podrá informar a otras
personas sobre el trabajo infantil.
 Convencer a otros para que participen en la campaña. En su región, entre en
contacto con jóvenes de otras escuelas y grupos comunitarios que podrían colaborar
en sus actuaciones contra el trabajo infantil.
 Sensibilizar a los demás. Prepare una carpeta de presentación para sensibilizar a
los demás sobre el trabajo infantil, utilizando material vídeo y fotográfico
disponible en la sección Fuentes de información .
 Despertar conciencias. Puede organizar actividades comunitarias con sus amigos
para despertar las conciencias al trabajo infantil. Podría tratarse de una obra de
teatro, de un concierto o de un debate público y podrían implicar a músicos, actores
y artistas de su comunidad. Recuerde hacer participar también a los padres y a otros
miembros de las familias, que pueden ser fuente inapreciable de conocimientos e
inspiración. Podrían quizás diseñar carteles o escribir artículos en periódicos o
revistas sobre el tema. ¿Qué ideas se le ocurren para despertar las conciencias al
trabajo infantil? El paquete didáctico SCREAM le ofrecerá muchas ideas.
 Fomentar una mayor participación. Involucre a toda su comunidad en los
preparativos del Día mundial contra el trabajo infantil que se celebra el 12 de junio
de cada año, o en una semana de sensibilización de SCREAM, para atraer un
máximo de atención pública. Distribuya un comunicado de prensa en el que informe
y llame a los grupos comunitarios y universidades para que participen, y establezca
contactos con los medios de comunicación para que den mayor publicidad a estos
eventos.
 Crear enlaces. Puede combinar sus esfuerzos con los de otras personas, utilizando
el Portal comunitario “de 12 a 12” . Visite periódicamente el Portal e intercambie
ideas y experiencias que contribuyan a sensibilizar a otros jóvenes en todo el
mundo. Al compartir sus acciones puede inspirar a otros a emprender iniciativas
similares, ¡multiplicando así el impacto de sus esfuerzos!

Actividad para ayudar a integrar el aprendizaje

Haga clic aquí para descargar un ejemplo de actividad en formato PDF. Se trata de un
breve juego para determinar si se saben distinguir las situaciones de trabajo infantil de las
que no lo son.

Banco de palabras

Haga clic aquí para descargar un banco de palabras en formato PDF. Es éste un glosario de
muchos de los términos que se utilizan en estas páginas Web.

Enlaces y recursos útiles

 SCREAM (Defensa de los derechos del niño a través de la educación, las artes y
los medios de comunicación)
SCREAM es una iniciativa de movilización educativa y social, concebida para
ayudar a los educadores de todo el mundo a promover la comprensión y la
sensibilización por el trabajo infantil entre los jóvenes.
 Día mundial contra el trabajo infantil
Contiene información sobre el 12 de junio, Día mundial contra el trabajo infantil, y
los medios para participar. Este es un día consagrado a sensibilizar a las personas
sobre la situación de los niños que trabajan. Aquí también se pueden descargar
actividades específicamente creadas para el Día mundial. En 2009, las actividades
se centrarán en la explotación de las niñas implicadas en el trabajo infantil y en el
aniversario del Convenio núm. 182 sobre las peores formas de trabajo infantil.
 Portal comunitario “de 12 a 12”
Este es un portal comunitario donde los distintos actores de la comunidad
internacional destacan las actividades emprendidas durante el año (del 12 de junio
de un año al 12 de junio del año siguiente) para combatir el trabajo infantil.
 Convenio núm. 182 de la OIT
Versión original del Convenio núm. 182 sobre las peores formas de trabajo infantil.
 Convenio núm. 138 de la OIT
Versión original del Convenio núm. 138 sobre la edad mínima de admisión al
empleo.

Los dibujos de esta página provienen de la exhibición “El trabajo infantil a través de los
ojos de los niños” de la asociación GenevaWorld. Los dibujos de la parte superior de esta
página han sido elaborados por Nasser, 11 años, Omán; Antonio, 12 años, Luxemburgo;
Mahesh, 15 años, Nepal; Gerardo, 9 años, Panamá. ©GenevaWorld.

1.

Georgi, 12 años, Bulgaria

2.

Tan, 12 años, Bangladesh

3.

Dzeneta, 15 años, Albania


4.

Mona, 11 años, Yemen


Contra la explotación infantil
En el Perú existen miles de niños y adolescentes que trabajan en difíciles condiciones. La
estimación de un número exacto resulta complicada porque generalmente realizan labores
informales o de carácter clandestino, lo que impide efectuar un monitoreo eficaz sobre el
tipo de tareas que desempeñan. Para acabar con esa situación, el Ejecutivo ha capacitado a
615 fiscalizadores municipales para apoyar la prevención y la erradicación de ese trabajo
forzoso.



13/1/2018

Este equipo, formado por la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil),


tiene como meta prevenir y erradicar las labores forzosas en todo el país, apoyado por un
nuevo protocolo de inspección que precisa las pautas mínimas de observancia obligatoria
para una actuación más articulada y eficiente de este sistema, a fin de contrarrestar el
trabajo infantil, población cuyos derechos están más próximos a ser afectados.

Pero no se trata de una acción aislada, sino de un elemento más del esquema de lucha
contra la explotación laboral infantil. Allí tenemos elementos complementarios para el
2018, como el diseño del nuevo sistema de registro de trabajo infantil, la creación de la red
‘Perú libre de trabajo infantil’, y el proyecto de reintegración laboral de víctimas del trabajo
forzoso, en un esfuerzo conjunto que reúne a la Sunafil, el Ministerio de Trabajo, la Fiscalía
de la Nación y los gobiernos locales.

El objetivo es claro: suprimir ese tipo de labor y entregar a los menores una educación de
calidad que los prepare para el futuro, y así cumplir con el compromiso de eliminar las
peores formas de trabajo infantil, contemplado en el Convenio 182 de la Organización
Internacional del Trabajo, y erradicar de manera progresiva la labor de menores por debajo
de la edad mínima, 14 años, conforme al Código de los Niños y Adolescentes y al
Convenio 138 de la propia OIT.

Todo ello con el propósito de acabar con la explotación que se registra mayormente en las
zonas rurales del país, sobre todo en actividades peligrosas y en largas jornadas, como
labores en minas ilegales, ladrilleras e inclusive en antros donde se les explota sexualmente.

Lo destacable es que el Perú cuenta, por primera vez, con una estrategia que articula los
esfuerzos del Estado y la sociedad, con carácter intersectorial e interdisciplinario, y un
enfoque en resultados medibles en la mejora de la calidad de vida de los niños, niñas y
adolescentes, y con ello, del país.

Por ello, es necesario un llamado a todos los sectores, sin ningún tipo de distinción, para
que se incorporen a este esfuerzo contra la explotación laboral de menores, de manera tal
que la población ejerza un control efectivo y pueda desterrarse a los malos empresarios que
contratan, por evitar sobrecostos laborales, niños y adolescentes.

De esa manera, el Gobierno busca eliminar el trabajo infantil que priva a los menores de la
educación, la salud, el tiempo de ocio y las libertades elementales. Las acciones para
reducir esta realidad se focalizan precisamente en devolverles su derecho a la recreación y
el aprendizaje.