Sei sulla pagina 1di 2

PROF.

LUIS TIJERINA ALMAGUER


Este ameritado maestro nuevoleonés, nació en Linares, N.L., el 21 de agosto de
1879 y murió en la ciudad de Monterrey, en el año 1978 a la edad de 81 años. Sus
padres fueron los señores Antonio Tijerina B., y Dominga Almaguer de Tijerina.
Realizó sus estudios profesionales de maestro, en la Escuela Normal de Monterrey,
donde recibió su título de Profesor de Instrucción Primaria, el 18 de mayo de 1918.
Toda su amplia vida la dedico a la educación y al cultivo de las letras, destacándose
también como un extraordinario poeta.
Fue autor de dos libros de poesías: “Alma Charra”, que constituye un bello canto en
honor de la charrería de nuestro país y que escribió en 1942 y “Vetas del
Pensamiento”, que apareció en 1944. También escribió un “Canto al Escudo de
Nuevo León”, de 1943.
Fue profesor de Primaria, Secundaria y Normal, Regidor y Presidente Municipal
Suplente de Monterrey, Diputado al Congreso Local, Inspector Escolar, Director
General de la Escuela Nacional para Maestros en México, D.F., Oficial Mayor de la
Secretaría de Educación Pública y Director Federal de la Educación en Jalisco y en
Nuevo León.
Participó en numerosas sociedades. Fue Consejero Internacional del Club de
Leones y del Gobierno del Distrito B-3 de la Asociación Nacional de Leones, de los
que, además fue socio. También fue miembro distinguido de la Sociedad Mexicana
de Historia, Geografía y Estadística y de la Asociación de Escritores de México.
En 1960, el entonces Presidente de México, Lic. Adolfo López Mateos, le entrego
en nombre de la Patria, un Diploma de Honor y Medalla de Mérito “Maestro Ignacio
M. Altamirano”, en reconocimiento de la relevante obra educativa, realizada en bien
de la niñez y de la juventud mexicana.
En febrero de 1965 recibió un Diploma de Honor de la Asociación de Charros del
Cañón del Huajuco, como reconocimiento y gratitud por la fructífera labor que
realizara como Presidente de dicha Agrupación. En marzo del mismo año, recibió
un Diploma al Mérito otorgado por la ciudad de Linares, N.L., como homenaje a la
obra educativa, cultural y literaria por él desarrollada.
El gobierno del Estado, le entregó un “Escudo de Nuevo León”, labrado y pintado
en madera y montado en cristal, como premio por su poema “Canto al Escudo de
Nuevo León”. El Club de Leones de Nuevo Laredo, Tamaulipas, le patentizó su
testimonio de reconocimiento como fundador del primer Club de Leones en
México. Perteneció a la Asociación Civil que se conoce con el nombre de La Gran
Logia, en la cual destacó como maestro, alcanzando el grado 33.
Por acuerdo de la muy respetable Logia Simbólica Fray Servando Teresa de Mier
Noriega y Guerra No. 52, jurisdicciona a la muy respetable Gran Logia del Estado de
Nuevo León, le designó Miembro Distinguido por los importantes servicios prestados
a esa Institución y para entregarle el pergamino que lo acreditaba como tal se
organizó una Venida Especial en la que hicieron uso de la palabra prominentes
personajes, quienes elogiaron la labor desarrollada no solo como Masón, sino como
Ciudadano, Profesor y poeta.
Le gustaba escribir poesías, lo cual hacía con mucha facilidad, en sus ratos libres,
le gustaba escuchar música romántica de su tiempo, entre sus preferidos le
agradaban las canciones que interpretaba Pedro Vargas, otro de sus pasatiempos
favoritos era la charrería que reflejaba su gusto y orgullo por la cultura mexicana.
Tenía un carácter sereno y tranquilo, siempre demostró gran apego y amor a su
familia y un gran sentido de humanismo; una de sus virtudes más destacadas fue
su alto sentido de responsabilidad y personalidad positiva y optimista.