Sei sulla pagina 1di 2

LA EVALUACION DE LAS POLITICAS PUBLICAS DESDE UNA PERSPECTIVA HISTORICA

Quienes son los agentes críticos en la evaluación de un proyecto y cual debe ser el papel del
evaluador, estas dependen del enfoque que se adopte sea aprticipativo o pluralista p. 71

Se desarrolla nlas implicaciones etuicas relacionadas con la lógica de la evaluación

Se ofrece una visión general e integradora de programas y políticas públicas.

IDEAS PRINCIPALES

1. El análisis de políticas públicas reconoce la complejidad de los procesos y las dificultades


inherentes a la acción pública; desde esta perspectiva también debe entenderse la
evaluación. De hecho, para el autor “el tema de la evaluación está estrechamente ligado
con el reconocimiento de la política como modalidad de acción colectiva; es decir, con la
identificación de la acción pública en términos de proceso” (Monnier, 1995: 266). El
tradicional enfoque por objetivos representaba una visión centralizada y unitaria del
poder; la visión pluralista declara una dimensión necesariamente política de toda acción
pública, que implica una multiplicidad de centros de poder, lo que obliga a la evaluación a
estar muy apegada al terreno. El análisis de políticas públicas y, más en concreto, la
evaluación, puede permitir una mayor viabilidad y legitimación de las ciencias sociales
para estudiar las políticas públicas sobre el terreno y contribuir a su mejora.

2. Lla práctica de clasificar la evaluación en diferentes tipos es un ejercicio de definición y


aprehensión del propio concepto de la evaluación. En esta línea, Scriven (Scriven, 1967),
uno de los autores más prominentes en evaluación y que viene originariamente del campo
de la filosofía de la ciencia, articula parte de su discurso inicial sobre la evaluación
alrededor de polos duales (evaluación formativa vs. sumativa, intrínseca vs. final,
“amateur” vs. profesional, etc.).

3. Si se reconoce el ambiente y contexto político de cualquier situación evaluativa, también


significa aceptar que no siempre estos actores críticos (stakeholders) van a querer
negociar amablemente con los evaluadores (Chelimsky, 1998, 44-45). Para esta autora los
evaluadores deben predecir los posibles ataques de aquellos para estar preparados a una
respuesta valiente y adecuada. Una de las características de los contextos evaluativos es la
presencia de diferentes personas y colectivos que tienen algo que ver con el programa o
política que se pretende evaluar. Aunque el cliente o comanditario de la evaluación, es
decir, quien encarga la evaluación y decide que hay que realizarla porque tiene unas
determinadas necesidades de información, sea sólo uno, los destinatarios de la evaluación
4. el evaluador trabaja en contextos en los que hay también mucha otra gente, como se
ha visto en el punto anterior y, dependiendo, de la situación, orientación y tipo de
evaluación, puede interactuar con dichos actores de forma diferenciada. los
evaluadores se mueven en un contexto político en el que deben saber manejarse.

Esto tiene que ver con lo que debe ser la formación de los evaluadores y la
institucionalización de la evaluación de la profesión y actividad científica diferenciada.

5. No se trata sólo de elaborar teóricamente sobre estos asuntos como parte intrínseca
al propio campo científico, sino también de orientar ante los conflictos y dilemas
éticos que se van a producir, inevitablemente, en cualquier situación evaluativa. En
cierto modo, se trata de afrontar esta realidad y de reconocer explícitamente el
contexto político en el que está inmersa la evaluación.