Sei sulla pagina 1di 3

Intoxicación por cadmio (cie-10 t56.

3)

Introducción

Las concentraciones de metales pesados en los suelos, producto de la cianuración y los


relaves de amalgamación, tienen niveles que superan los límites establecidos según la
normativa ecuatoriana. Los estudios realizados por el FUNSAD en los relaves de
Vivanco (Zaruma) y Chancha Gerais (Portovelo), muestran concentraciones de niveles
de plomo (Pb) (1796.8- 4060.0 mg/Kg), arsénico (As) (396.0-8800.0 mg/Kg), zinc (Zn)
(513.0-2670.0 mg/Kg), cadmio (Cd) (27.0-44.1 mg/Kg), y mercurio (Hg) (1.0-35.9
mg/Kg), que rebasan el máximo permisible señalado en la norma de calidad ambiental
del recurso suelo y criterios de remediación para suelos contaminados.

El Cadmio (Cd) es un componente natural de la corteza terrestre, se halla asociado a


Plomo, Cobre y Zinc. El agua dulce, superficial contiene naturalmente 1 µg/l. Las
fuentes antropogénicas se relacionan a su uso en galvanoplastía, aleaciones,
pigmentos, pinturas, fertilizantes, funguicidas.

Agente etiológico: Sales de Cadmio.

Epidemiología: Es incorporado a los cultivos a partir del suelo y el riego acumulándose


en los cereales como el arroz y el trigo. También se encuentra en moluscos y
crustáceos. No debe descartarse la contaminación de alimentos ingeridos en áreas de
trabajo contaminadas. Se ha descrito contaminación del alimento a partir de defectos
de la sutura en latas de conserva galvanizadas.

Fisiopatogenia: Por vía digestiva se absorbe menos del 10%, nivel que es superado
cuando coexiste con deficiencia de Hierro, Calcio o Zinc. Tiene acción irritante local. Es
un tóxico sistémico por bloqueo de los grupos tiólicos enzimáticos. El órgano blanco es
el riñón. Afecta el túbulo proximal determinando Síndrome de Fanconi (Amino-
aciduria, glucosuria, hipercalciuria y fosfaturia). Inhibe la activación de vitamina D
favoreciendo los trastornos originados por expoliación renal.

Clínica: La intoxicación aguda por ingesta de alimentos contaminados con altas dosis
se manifiesta por síntomas irritativos a nivel gastrointestinal en la primera hora
después del consumo. Se presenta sabor metálico, cólicos violentos, vómitos, diarreas
sanguinolentas y toxicidad hepatorenal.

La exposición crónica a través de los alimentos o el agua determina un cuadro insidioso


de difícil diagnóstico: Astenia, adelgazamiento, anemia, hipoglogulinemia (y). La
proteinuria: progresa al Síndrome de Fanconi (aminoaciduria, glucosuria, hipercalciuria
y fosfaturia). Nefrolitiasis, osteomalacia, dolores óseos, fracturas patológicas.

Otras manifestaciones son: fotosensibilidad, disfunción hepática, hipertensión.


La acción cancerígena no se relaciona con la absorción digestiva.

Definición de caso confirmado: Caso probable+determinación de Cd en sangre (Cd-S)


sirve sólo en agudo. La presencia de Cadmio en orina (Cd-O) en el paciente crónico
sintomático tiene valor orientativo. La lesión renal altera la eliminación.

Valor esperado: Cd-S = 0.4 1µg/l (no fumadores

1,4 4,5 µg/l (fumadores)

Cd-O = < 1 µg/l

Diagnóstico de la enfermedad: Proteinograma y pruebas de función renal que


demuestran disminución del poder de concentración y acidificación.

Análisis de alimentos y otras muestras: La presencia de Cadmio en alimentos, agua y


material biológico se realiza por Espectrofotometría de Absorción Atómica.

Tratamiento:

Para el caso de una intoxicación aguda, en un paciente que no presenta síntomas, se


realiza un proceso de descontaminación inmediata, a través de un lavado gástrico,
mientras que en un paciente que presenta los síntomas característicos, se realiza la
reposición hidroelectrolítica, mediante la administración de un antídoto específico.

En el caso de una intoxicación crónica se administra el antídoto específico, que


generalmente es el EDTA Ca (etilén-diamino-tetraacético-cálcico) mediante una dosis
de 30 a 50 mg/kg/día que se debe administrar en una solución de dextrosa al 5%, vía
intravenosa lenta es decir la administración debe durar alrededor de 5 horas por un
periodo de 5 días. Este elemento posee un amplio poder para quelar metales, por lo
que es usado también en el tratamiento de intoxicaciones por plomo, mercurio,
cadmio, entre otros. Considerar que el uso de dosis altas puede provocar
nefrotoxicidad tubular y glomerular.

Por otro lado para contrarrestar los procesos oxidativos del cadmio, se debe ingerir
una adecuada dosis de antioxidantes para contrarrestar los efectos que pueden
producir los radicales libres formados, para tratar de neutralizar este metal. La
presencia de las vitaminas C y D resulta esencial para disminuir la toxicidad del
Cadmio.

Además cabe recalcar que en el cuadro básico del Ecuador para tratar esta
enfermedad se cuenta con penicilamina en presentación de solido oral de 125 mg y
250 mg.
Dosificación

En todos los casos:

Administrar con 25 mg/día de piridoxina.

Tomar la penicilamina 1 hora antes o 2 horas después de las comidas.

La última dosis debe ser administrada 3 horas después de la cena.

Dosis mayores a 500 mg/día hay que dividirlas en varias tomas al día.

Adultos:

- Dosis usual: 250 mg VO QID

- Dosis máxima: 1 g/día.

Niños:

- Dosis usual: 100 mg/kg/día dividido c/6 horas por 5 días.

- Dosis máxima: 1 g/día.

biblio

Elberger S , et al: Cadmium, mercury and arsenic. En Handbook of Medical Toxicology


Viccellio P. Little Brown & Co, Boston, 1993:285-293.

Ennever F: Metals. En Principles and Methods of Toxicology. Hayes W: Raven Press


Ltd., New York, 1994: 417-446.