Sei sulla pagina 1di 4

ACTIVIDAD Nº 1

EL CAPITALISMO DEL DESEMPLEO. DESAFÍOS Y ALTERNATIVAS

En los siguientes textos, el sociólogo francés y experto en estudios del trabajo Robert Castel y la licenciada en
Sociología Verónica Millenaar reflexionan sobre una paradoja: la centralidad que mantiene el trabajo remunerado en el
imaginario social en una etapa del capitalismo caracterizada por la destrucción de empleos. Le proponemos el análisis
de los textos y un conjunto de consignas para resolver.

REGRESO A LA DIGNIDAD DEL TRABAJO

[Asistimos] a una extraordinaria sobrevaloración del no trabajan. La sospecha que pesa sobre los desocu-
trabajo fomentada por una ideología liberal agresi-va pados y los que reciben ayudas sociales es la de ser
que encuentra traducción política directa en las “desempleados por gusto” y sobre ellos se multipli-
orientaciones de la actual mayoría, con el presidente carán los controles y las presiones para que acepten
de la República a la cabeza. Todo el mundo recuerda cualquier trabajo. Estas posturas, en el fondo popu-
los eslóganes que incitaban al trabajo y prometían que lares, podrían parecer, si no aberrantes, al menos
trabajar más era el medio de mejorar el poder paradójicas, puesto que una de las características de
adquisitivo y a la vez de cumplir con el deber de la situación actual es precisamente que falta el tra-bajo
ciudadano. Esto, obviamente, en lo que hace a todos y que el pleno empleo no está asegurado desde hace
aquellos que consienten en trabajar y tienen el valor de treinta años. Sin embargo, es en este contexto, donde
hacerlo, ya que esta celebración del trabajo va la incitación incondicional al trabajo adquiere todo su
acompañada de la estigmatización de todos los que sentido.
>>
6 EXPLORA | CIENCIAS SOCIALES

> En efecto, estos tres componentes de la situación maneras degradadas de trabajar. De este modo, se
deben pensarse juntos: primero, hay un “no em-pleo”, podría restaurar una sociedad de plena actividad sin
es decir, una escasez de puestos disponibles en el que se pueda hablar de sociedad de pleno empleo, si
mercado del trabajo susceptibles de asegurar el pleno se entiende por empleo un trabajo relativa-mente
empleo; segundo, hay una sobrevaloración del trabajo seguro en cuanto a su duración, firmemente
que hace de él un imperativo categórico, una exigencia encuadrado por el derecho del trabajo y cubierto por la
absoluta de trabajar para ser social-mente respetable; seguridad social. Se implementan una am-plia gama
tercero, hay una estigmatización del “no trabajo”, de actividades que institucionalizan la precariedad
asimilada a la ociosidad culpable, a la figura tradicional como régimen normal en el mundo del trabajo. Ha
del “pobre malo” que vive a expensas de los que reaparecido la inseguridad social, y un número
trabajan. creciente de trabajadores viven nuevamente “al día”,
Estas tres dimensiones funcionan de manera com- como se decía en otra época.
plementaria para impulsar una política que puede Es necesario seguir defendiendo el valor trabajo, no
conducir a la plena actividad sin que esto signifique el se ha encontrado aún una alternativa sólida para
retorno al pleno empleo. Todo el mundo debe y podría asegurar la independencia económica y el
trabajar si se baja el umbral de exigencia que regula el reconocimiento social en la sociedad moderna. El
acceso al trabajo. Por lo tanto, hay que tra-bajar aun trabajo es esencial en tanto sostén de la identidad de
cuando el trabajo no asegure las condicio-nes mínimas la persona mediante los recursos económicos y los
de cierta independencia económica. De este modo, derechos sociales a los que da acceso. Por el
uno se convierte en un trabajador pobre, figura que se contrario, la institución de formas degradadas de
está instalando en nuestro paisaje so-cial. No es empleo, invocando la exigencia de trabajar a cual-
gratificante desde ningún punto de vista ser un quier precio, lleva también a la degradación de la
trabajador pobre. Sin embargo, es mejor que ser un situación del trabajador y, por último, de la calidad de
pobre malo, un miserable parásito que vive de la ayuda ciudadano. No basta con “rehabilitar el trabajo”: hay
social. que respetar la dignidad de los trabajadores.
Se perfila así una estrategia que, llevada al ex-tremo,
podría reabsorber el desempleo reduciéndolo Robert Castel, Regreso a la dignidad del
progresivamente por medio de la multiplicación de trabajo, Clarín y Le Monde, 2008.

PROBLEMAS, PREJUICIOS Y ALTERNATIVAS

Los tiempos actuales ya no son aquellos reconocibles de garantizar el empleo; y sin embargo, nuestras
en la sociedad salarial.1 Sin embargo, el trabajo sociedades, siguen organizadas en base al trabajo
sigue siendo el eje estructurante de nuestra vida remunerado. La inclusión está garantizada solo
social. La idea de mundo del trabajo nos permite a partir de un salario. […] Esta es la paradoja
reconocer este planteo. El trabajo nos arma el de nuestras sociedades: nos educan y nos forman
mundo, estructura nuestras vidas, nuestros tiempos, para conseguir empleos, pero esos empleos brillan
nuestras relaciones sociales. El trabajo es nuestro por su ausencia.
mundo y quedarnos sin trabajo, sabiendo la imposi- […]
bilidad de poder obtener otro, se nos presenta como Es posible registrar aquí los efectos del desempleo
la pérdida de todo. en las personas empleadas. La amenaza, presente
[…] a nivel social, de perder el trabajo, obliga a los que
Actualmente, el desempleo es un fenómeno a nivel están empleados a aceptar cualquier tarea remu-
mundial que aparece como problemática de manera nerada sin considerar las condiciones. […] En este
global. Dominique Méda (1998) plantea que el orde- sentido, las consecuencias de las transformaciones
namiento social se ha visto profundamente transfor- en el mundo laboral, no son solo visibles en el de-
mado, en un contexto donde ya no hay posibilidades sempleo creciente. También son reconocibles en el

1 “Una sociedad salarial es aquella donde la mayoría de la población logra acceder a protecciones y derechos sociales asociados con el trabajo.
Detrás de esta construcción, está presente un Estado social activo. En la sociedad salarial, el trabajador se encuentra respaldado por un conjunto
de protecciones, dentro y fuera del espacio de trabajo, pues posee un salario y una seguridad social que lo cubren en materia de salud, vivienda,
jubilación, etc.” (MTEySS, ME-INET y OIT, Construir futuro con trabajo decente. Manual de formación para docentes, Buenos Aires, 2005) >>
CUADERNO DE TRABAJO 7

> aumento de la precarización. Los trabajos precarios cómo los jóvenes desempleados participan activa-
son aquellas tareas mal remuneradas y que no ga- mente en el desarrollo de sus comunidades, gestio-
rantizan los derechos sociales y laborales presentes nando radios locales, participando en la construcción
en todo empleo formal. El desempleo ha devenido un de las viviendas, trabajando en las huertas comuni-
fantasma que recorre todo el mercado laboral, tarias. En este sentido, es importante no reducir el
obligando a los trabajadores a aceptar cualquier tipo trabajo al empleo, sobre todo a la hora de formar
de trabajo a cualquier precio. a nuestros jóvenes. Como hemos señalado, es un
Es necesario aquí volver nuevamente sobre la anacronismo formar para la obtención de un empleo en
dignidad. Una persona sin empleo pero que trabaja tiempos actuales, cuando la problemática es pre-
para su comunidad, en un proyecto de gestión cisamente el desempleo.
colectiva para poder sobrevivir, no tiene por qué ser En lugar de aquello, la formación puede apuntar hacia
considerada indigna. Aquí, volvemos también a la la creación de trabajo, asumiendo que los desafíos
ecuación trabajo igual a empleo. En tiempos actuales exigen que seamos capaces de in-ventarnos
contemporáneos, grandes sectores de la población se y de gestionar colectivamente estrategias para poder
ven imposibilitados de obtener empleos; pero eso no trabajar.
quiere decir que no trabajen. Muchos ejemplos nos
muestran que a pesar de estar desempleadas, las Verónica Millenaar, El tiempo del desempleo.
personas se encuentran ocupadas. El desempleo no Transformaciones en el mundo del trabajo y sus
es sinónimo de falta de actividad. Una investigación efectos en la subjetividad (ponencia), Ministerio de
reciente en el conurbano bonaerense ha registrado Educación, Ciencia y Tecnología de la Nación, 2006.
a. Ambos autores afirman que el trabajo continúa siendo el eje estructurante de la
vida social. ¿Por qué es tan importante el trabajo? ¿Qué implicancias múltiples
tiene en la vida de las personas?
b. ¿Qué consecuencias tiene en la actualidad quedarse sin trabajo?
c. 1. ¿Cuáles son los sectores político-económicos que, en la sociedad francesa,
fomentan, según Robert Castel, la sobrevalo-ración del trabajo, la exigencia
absoluta de trabajar para ser socialmente respetado y la estigmatización del no
trabajo, asimilado a la ociosidad culpable?
2. ¿Qué efectos tienen estas ideas sobre el resto de la sociedad?
d. Escriba sus reflexiones sobre las siguientes afirmaciones:
• “No basta con ‘rehabilitar el trabajo’: hay que respetar la dignidad de los trabajadores.” (Robert Castel)
• “… en un contexto donde ya no hay posibilidades de garantizar el empleo […], nuestras
sociedades siguen organizadas en base al trabajo remunerado. La inclusión está garantizada
solo a partir de un salario. […] El desempleo ha devenido un fan-tasma que recorre todo el
mercado laboral, obligando a los trabajadores a aceptar cualquier tipo de trabajo a cualquier
precio. Es necesario aquí volver nuevamente sobre la dignidad. Una persona sin empleo pero
que trabaja para su comunidad, en un proyecto de gestión colectiva para poder sobrevivir, no
tiene por qué ser considerada indigna.” (Verónica Millenaar)
e. 1. ¿Qué alternativas propone Verónica Millenaar frente a lo que algunos cientistas
sociales denominan el capitalismo del desempleo?
2. ¿Cuál es el desafío que plantea para la formación en la actualidad?
3. ¿Qué piensan usted y sus colegas sobre estas propuestas?