Sei sulla pagina 1di 10

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LAS RELACIONES DE INTERIOR Y JUSTICIA Y PAZ
MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACION UNIVERSITARIA
UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL DE LA SEGURIDAD

FORMACION
SOCIOPOLITICA
Discentes

 X
 X
 X
 X
 X
 X

Unidad Curricular:

Formación Sociopolítica
Facilitador: Prof. Héctor Moreno

Barcelona, Julio 2018-


Introducción

Dentro de la formación de los futuros Técnicos Superior Universitario en Servicio de


Policía, esta Unidad Curricular tiene como objetivo fundamental, crear un espacio dialógico-
reflexivo, que permita una aproximación al análisis crítico de las relaciones sociales
presentes en las diferentes formas de gobierno, considerando para ello el modelo capitalista
y las experiencias de los socialismos reales del siglo XX. Este espacio permitirá identificar
retos conceptuales y prácticos para la sociedad venezolana en general y particularmente
para la policía, en la construcción de un modelo propio de democracia socialista, llamado
Socialismo del Siglo XXI.
1.- Problemas Sociales y de Seguridad Ciudadana e el Socialismo.

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en su artículo 55, expresa


que todas las personas tienen derecho a la protección por parte del Estado, a través de los
órganos de seguridad regulados por Ley, frente a situaciones que constituyan amenazas,
vulnerabilidad o riesgo para la integridad física de las personas, sus propiedades, el disfrute
de sus derechos y el cumplimiento de sus deberes. En este el mandato constitucional
también menciona claramente que los órganos de seguridad del Estado respetarán la
dignidad humana y los derechos humanos de todas las personas.

En este sentido, se han estructurado las siguientes acciones que buscarán crear las
condiciones institucionales para conformar una estructura nacional, estadal, municipal y
parroquial conformada por los organismos competentes en materia de prevención y control
del delito, con una perspectiva integral a fin de garantizar el disfrute y ejercicio de los
derechos de la población. Puntualmente serán:

Despliegue de la Policía Nacional Bolivariana, policía estadal y policías municipales


para alcanzar una tasa de encuadramiento policial de 4,5 policías por cada 1.000 habitantes.
Para el logro de esta meta se debe contar con 13.521 efectivos en el período 2012-2016.
Teniendo en cuenta que en la actualidad hay 8.413 efectivos, el déficit está en el orden de
5.108 efectivos a ser formados y desplegados en los próximos 4 años.

Dotación de vehículos para la labor policial. Se contempla la incorporación de 1.832


vehículos policiales en el período 2012-2016. Los vehículos incluyen carros, patrullas,
motocicletas, vehículos para la seguridad marítima, ambulancias.

Transformación del sistema de justicia penal y creación de mecanismos alternativos


de resolución de conflictos

Uno de los elementos preponderantes dentro de la prevención y reacción ante el


delito es tener un sistema de justicia que se adapte a las exigencias de las realidades tanto
parroquiales, como municipales, estadales y nacionales. En este sentido, transformar el
sistema de justicia penal para adecuarlo a la garantía efectiva de los derechos humanos
donde la justicia, y en particular los procedimientos penales y los mecanismos alternativos
de resolución de conflictos, sean accesibles, imparciales, idóneos, transparentes, autónomos,
independientes, responsables, equitativos y expeditos, sin dilaciones indebidas, ni
formalismos o reposiciones inútiles, de acuerdo a lo estipulado en la Constitución de la
República Bolivariana de Venezuela.

Es por ello que se proponen las siguientes líneas de acción:

Cooperar en Ia instalación de Casas de Justicia Penal. Una casa por municipio para un total
de 21 casas en todo el estado miranda. Regulará los procesos de la justicia formal penal.

Cooperar en la instalación de Centros Integrales de Mediación y Resolución de Conflictos. Un


centro por municipio para un total de 21 centros en todo el estado Miranda. Regulará los
procesos de la justicia formal no penal: arbitraje, mediación y resolución de conflictos para el
fortalecimiento de la convivencia solidaria en las comunidades.

Modernización del sistema penitenciario

Otro de los elementos sustanciales a trabajar y apoyar es la transformación del


sistema penitenciario venezolano con el fin de garantizar la prestación de un servicio
penitenciario garante de los derechos humanos de las personas privadas de libertad,
minimizando los efectos nocivos del encarcelamiento y facilitando los medios adecuados
para procurar la rehabilitación del delincuente y mejorar sus posibilidades de reinserción
social.

Programas para la transformación social de los privados de libertad asegurándoles una


atención integral, garantizando el acceso a la educación, la formación socio-productiva, la
recreación y el trabajo, a un total de 10.000 privados y privadas de libertad.

Sistema nacional de atención integral a la víctima

Como último elemento, y no menos importante, está el apoyo que se debe dar a las
víctimas, quienes padecen las consecuencias directas de la violencia y del delito. Es por ello
que se busca asegurar que, mediante una atención integral, oportuna y pertinente a las
víctimas de la violencia, se reconozcan y atenúen sus efectos negativos sobre personas y
colectivos. Además se busca incrementar la respuesta efectiva del Estado, para lograr tanto
la reducción de estos delitos como la impunidad que los acompaña.

En este marco se proponen las siguientes acciones:

 Implementación del registro estadal de víctimas de la violencia, vía Web, contacto


telefónico y visitas casa por casa.
 Atención integral a las víctimas en las fiscalías municipales dentro de las Casas de
Justicia Penal por parte de un equipo de profesionales. Poner a disposición de la
comunidad del estado Miranda un equipo de 80 profesionales para la atención de las
víctimas de la violencia delictiva.

2.- Políticas Progresivas y Regresivas de la Seguridad.

Las políticas de seguridad de Venezuela son progresivas, estas medidas son


necesarias para controlar la delincuencia, las opciones sociales genéricas, como
mejoramiento familiar y fortalecimiento de la educación, predominan entre la población de
más alto nivel socioeconómico, mientras el mejoramiento del empleo predomina entre los
más pobres. Si bien medidas de regresión son sugeridas por todos los sectores sociales, los
de más alto nivel socioeconómico parecen inclinarse por aquéllas más moderadas, que
guardan relación con la efectividad del sistema de justicia dentro del marco de su operación
ordinaria, mientras los más pobres parecen inclinarse por aquéllas más extremas, como
permitir la pena de muerte, restringir las garantías constitucionales y militarizar la lucha
contra la delincuencia
Las políticas requieren ocuparse, por una parte de la reducción de la desigualdad
social y el incremento del empleo, y por la otra, del fortalecimiento de la policía, en
particular, de su sistema de coordinación e inteligencia, para lo cual se contaría con
participación ciudadana. A pesar que la familia, la escuela y los medios de comunicación son
mencionados dentro del concepto más general de "seguridad permanente", no hay nada
dentro de las estrategias y las políticas específicas que tomen en cuenta estas instancias
dentro de un modelo preventivo se encuentran centradas en el incremento de la presencia
policial ostensiva como elemento disuasivo, con lo cual pareciera estarse enfatizando el
segundo término de la ecuación preventiva: la presencia policial.

Los planes de desarme son una política centrada a corto plazo en un control estricto
centrado en el decomiso de armas de porte cotidiano por parte de la policía, evitando su
reciclaje, puede significar una reducción significativa de los episodios de violencia extrema. Y
a mediano plazo, en la distinción entre porte (no permitido) y tenencia (admisible en la
residencia, bajo ciertas condiciones) que puede favorecer la restricción de la circulación
cotidiana de armas de fuego sin crear mayores resistencias en cuanto a la disposición de
armas para la defensa personal. Una política sensata debería apuntar a la supresión del porte
cotidiano de armas entre todos los particulares, al registro de seriales y balístico de las
armas orgánicas de los funcionarios autorizados, y a la destrucción rápida de las armas
ilegítimamente portadas o detentadas. Si bien puede haber un subregistro en la información
que suministra la gente sobre las armas que declara tener para defenderse, la consistente
baja proporción de personas que reporta tenerlas sugiere que los particulares no ven como
la opción más ventajosa armarse para enfrentar la delincuencia.

Dentro del marco de propuestas de políticas públicas para el control de la criminalidad y la


violencia, el nuevo modelo policial propuesto en el Decreto Ley sobre Policía Nacional y
Servicio Policial apunta en este sentido, y dado que la policía es una instancia fundamental
para la seguridad ciudadana, su aplicación y consolidación en el tiempo podría contribuir
con ello, siempre que se respeten los principios de transparencia, coparticipación y consenso
informado.

También predomina una campaña de control funcional, mediante protocolos de reporte de


episodios que incluyen cualquier uso del arma de fuego y supervisión diaria y concentrada,
todo esto ha contribuido a la reducción de la participación funcional en actividades
delictivas. A mediano plazo, estos procedimientos pueden consolidarse para desarrollar una
cultura de operación policial controlada y a fomentar buenas prácticas policiales como
medidas complementarias a las sanciones más graves de retiro y enjuiciamiento penal. Los
datos recabados hasta ahora no sugieren que la gente quiera prescindir de la policía, sino
que desea contar con una policía más efectiva, menos maltratadora y más supervisada para
adecuar su desempeño a la tutela de los derechos de los ciudadanos.

Se ha observado también un mejoramiento de los procedimientos de registro y


comunicación de información entre diversos tribunales y la policía, en cuanto a sujetos
solicitados, beneficios otorgados y cumplimiento o no de las obligaciones impuestas, lo cual
puede contribuir a la aprehensión y reclusión de quienes violan las condiciones bajo las
cuales fueron otorgadas medidas cautelares sustitutivas o beneficios en el cumplimiento de
las penas. A mediano plazo, una revisión de la superposición de beneficios y de la expansión
de las causas para reducir el monto de la pena efectivamente cumplida, incluyendo los casos
de los adolescentes sancionados por la jurisdicción especial, puede contribuir a la certeza y
prontitud en la aplicación de sanciones, reduciendo los márgenes de impunidad. Esto
debería ir acompañado de una diversificación de las sanciones penales, del mejoramiento de
las condiciones de reclusión y diversificación de los centros de detención y de la restricción
de las penas de prisión para los hechos más graves, violentos y de reincidencia comprobada.

Finalmente, la intervención en familia y escuela, la supervisión primaria, en cuanto a los


niños y adolescentes, es fundamental en el proceso de socialización. Uno de los rasgos
actuales es la pérdida de autoridad de padres y maestros para orientar y contener a los
jóvenes durante los periodos que permanecen, al menos desde el punto de vista formal, bajo
su custodia y supervisión. Por lo tanto, se han desarrollado campañas intensas para reducir
conflictos interpersonales como consecuencia de conductas como extorsión, promiscuidad y
porte de armas en el ambiente escolar, que pueden escalar hasta confrontaciones fatales
fuera del recinto escolar. A mediano plazo sería útil reforzar la autoridad de los maestros
para que mediante la disciplina y el respeto procuren condiciones más apropiadas para la
escolaridad, desestimulando la deserción y el vandalismo.

3.- Políticas de la Seguridad Represiva.

La represión política suele ir acompañada por violencia, que puede ser considerada legal
internamente, a la vista del ordenamiento jurídico existente, como ilegal e informal. El ejercicio
de la violencia sobre los disidentes políticos pretende ejemplificar el castigo para conseguir el
temor en el resto de la sociedad, con el objeto de que se reprima a sí misma en el ejercicio de la
libertad, que queda así anulada para todos, excepto para el quienes ejercen el poder y para
aquellos en cuyo beneficio se realiza la represión.

4.- Política de Seguridad del Gobierno Bolivariana Socialista.

El Gobierno Bolivariana de Venezuela ha implementado a lo largo de los año varios Planes de


Seguridad y actualmente esta en vigencia el Plan Nacional de Prevención Integral,
Convivencia Solidaria y Paz, que es una estrategia fundamentada en los ámbitos de
EDUCACIÓN, Cultura, Recreación, Deporte, Salud y Alimentación, que sustituye las prácticas
de intolerancia, violencia y agresión; nutriendo la ocupación positiva del tiempo libre de la
juventud y canaliza adecuadamente los estados de ocio de la población. Esta estrategia
viabiliza el equilibrio entre el ser humano y su entorno, mediante la promoción del apego y
la adhesión de los ciudadanos a una cultura basada en el respeto a la ley, a las normas básica
de comportamiento, de convivencia social y la colaboración mutua para las causas comunes.

La Gran Misión A toda Vida Venezuela (GMATVV) es una política pública Integral de
Estado.
Apunta a disminuir las situaciones vinculadas al delito, faltas, accidentes viales, desastres o
emergencias, para que toda la población venezolana pueda disfrutar sus derechos en un
ámbito pacífico.

Implementa políticas que fortalezcan ambientes para la convivencia solidaria, la paz y el


desarrollo pleno de la VIDA.

Construye y ejecuta políticas públicas que tenga como centro la preservación de la VIDA,
como valor supremo de todas y todos los que vivimos en el territorio nacional.

Una VIDA que se entienda desde la convivencia solidaria y la resolución pacífica de los
conflictos y que tribute a la construcción colectiva de una democracia social.

Responde a través de las instituciones a los problemas de la seguridad con criterios de


justicia y equidad.

 Los vértices de la Gran Misión A toda Vida Venezuela

Vértice 1: Prevención Integral Y Convivencia Solidaria

Reducir el riesgo de ocurrencia delictiva, faltas, conflictos violentos, accidentalidad vial,


desastres o emergencias, a través de intervenciones multiagenciales y procesos de
participación popular, que se anticipen a la comisión de las mismas, actuando sobre sus
factores generadores y promoviendo la convivencia solidaria y una cultura de Derechos
Humanos.

Vértice 2: fortalecimiento de los órganos de seguridad ciudadana

Crear las condiciones institucionales para conformar una estructura nacional, estadal,
municipal, parroquial y por cuadrantes de paz y vida, conformada por los organismos
competentes en materia de prevención y control del delito, con una perspectiva integral a fin
de garantizar el disfrute y ejercicio de los derechos de la población.

Vértice 3: Transformación Del Sistema Justicia Penal Y Creación De Mecanismos


Alternativos De Resolución De Conflictos

Transformar el sistema de justicia penal para adecuarlo a la garantía efectiva de los derechos
humanos donde la justicia, y en particular los procedimientos penales y los mecanismos
alternativos de resolución de conflictos, sean accesibles, imparciales, idóneos, transparentes,
autónomos, independientes, responsables, equitativos y expeditos, sin dilaciones indebidas,
ni formalismos o reposiciones inútiles, de acuerdo a lo estipulado en la Constitución de la
República Bolivariana de Venezuela.

Vértice 4: Modernización Del Sistema Penitenciario Venezolano

Transformar el sistema penitenciario venezolano con el fin de garantizar la prestación de un


servicio penitenciario garante de los Derechos Humanos de las personas privadas de
libertad, minimizando los efectos nocivos del encarcelamiento y facilitando los medios
adecuados para procurar la rehabilitación de los privados y privadas de libertad, y mejorar
sus posibilidades de reinserción social.

Vértice 5: Sistema Nacional De Atención A Víctimas De Violencia

Asegurar que, mediante una atención integral, oportuna y pertinente a las víctimas de la
violencia, se reconozcan y atenúen sus efectos negativos sobre personas y colectivos y se
incremente la respuesta efectiva del Estado, para lograr tanto la reducción de estos delitos
como la impunidad que los acompaña.

Vértice 6: Creación Y Socialización De Conocimiento Para La Convivencia Y Seguridad


Ciudadana

Organizar un sistema nacional de investigaciones en el campo de la convivencia, la seguridad


ciudadana, el delito y la violencia, dirigido de manera conjunta por el Ministerio del Poder
Popular con competencia en materia de seguridad ciudadana, el Ministerio del Poder
Popular para Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología y la UNES, en el que participen
investigadores, activistas, trabajadores comunitarios, universidades e instituciones públicas
y privadas para la creación y socialización de conocimientos en esta materia.

Vértice 7: Lucha Contra El Uso Indebido Y Tráfico Ilícito De Drogas

Desarrollar acciones contra el tráfico ilícito de drogas, así como para la prevención del
consumo, uso indebido y tratamiento de las adiciones; bajo el principio de la responsabilidad
común y compartida, a fin de contribuir con la Seguridad Ciudadana y generar una Cultura
de Paz.

Vértice 8: Lucha Contra La Delincuencia Organizada Y El Financiamiento Al


Terrorismo

Identificar, evaluar y desarrollar acciones que consoliden la Coordinación Nacional y la


Cooperación Internacional, para prevenir, investigar, reprimir y sancionar los Delitos de
Delincuencia Organizada que deriven en la Legitimación de Capitales, Financiamiento al
Terrorismo y la Proliferación, para la protección del sistema financiero y economía general,
a fin de coadyuvar con la seguridad ciudadana y el orden socioeconómico del país.

Vértice 9: Fortalecimiento De La Política Para El Control De Armas De Fuego Y


Municiones Y El Desarme En El Territorio Nacional

Reimpulsar y fortalecer la política para el control de armas de fuego y municiones y el


desarme, a fin de reducir la ocurrencia de la violencia en el territorio nacional, consolidando
las políticas públicas de seguridad ciudadana, garantizando condiciones de justicia y paz.

5.- Sociedad y Democracia Socialista.

La democracia social (o socialdemocracia) hace referencia a una corriente política mundial,


vinculada a la causa e intereses de los trabajadores y las clases populares. Venezuela lucha
por la justicia social con la defensa y el fortalecimiento de la libertad democrática y los
derechos humanos. Protesta a la vez contra las injusticias económicas del sistema capitalista
Los movimientos políticos que en el mundo luchan por la democracia social, utilizan
nombres distintos de país en país –demócratas sociales, socialdemócratas, socialistas
democráticos, socialistas, laboristas, izquierda democrática, progresistas, demócratas, etc.-
pero constituyen una sola confraternidad universal de hombres y mujeres unidos en la
esperanza de crear una nueva sociedad que combine la libertad de cada persona con la
igualdad, la justicia y la solidaridad para todos.

Durante los últimos 18 años del proceso revolucionario en Venezuela, han habido
diversos avances en materia social, gracias a las políticas diseñadas por el Gobierno para
garantizar el bienestar de los venezolanos.

Desde la llegada de la Revolución Bolivariana a Venezuela en 1999, impulsada por el


comandante Hugo Chávez y ahora continuada por su sucesor, Nicolás Maduro, se han
implementado diversos programas que han dejado como resultado el avance en materia
social de la nación suramericana.

Estas misiones diseñadas y ejecutadas por el Gobierno venezolano en los últimos


años fueron las piezas clave para que el país lograra avanzar a pasos agigantados en el
cumplimiento de las Metas del Milenio, establecidas en el año 2000 por la Organización de
Naciones Unidas (ONU), a fin de desarrollar una mayor equidad e inclusión social para la
población.

Protección del salario


En los últimos años el Gobierno venezolano ha venido aumentando el salario mínimo, con el
objetivo de defender al pueblo venezolano de los recientes ataques en materia económica
que ha venido enfrentando.

A pesar de estos dos aumentos, el pueblo venezolano ha sufrido las consecuencias de la


guerra económica orquestada por la ultraderecha y ejecutada a través del aumento en los
precios de productos básicos, la especulación y otras prácticas irregulares. Sin embargo, con
el firme objetivo de combatir este flagelo, a tan solo un mes de haberse realizado el último
aumento, el Ejecutivo nacional anunció otro ajuste.
Conclusión

Las políticas de seguridad ideales son las progresivas ya que constituyen un plan de
acción para afrontar riesgos de seguridad, y ayuda al mantenimiento de cierto nivel de
seguridad de un país. Por lo tanto, es imprescindible construir un modelo de seguridad
ciudadana progresivo desde la perspectiva socialista, teniendo como referencia el
antagonismo entre capitalismo y el socialismo, la democracia representativa y la democracia
protagónica que establece la Constitución.