Sei sulla pagina 1di 4

IMPACTO DE LA ACTIVIDAD EMPRESARIAL SOBRE EL ENTORNO

La calidad de la experiencia turística depende no sólo de las atracciones principales


ofrecidas en el destino, sino también de la infraestructura y los servicios disponibles. En
ese sentido, el turismo busca incentivar y colaborar con las mejoras de servicios e
infraestructura que se realicen en las regiones en las que se desarrolla, especialmente,
los de tipo sanitario, pues los turistas dan prioridad a los aspectos relacionados con la
salud. Dichas mejoras suelen extenderse a otros servicios: alumbrado, recojo de basura,
mejora de las comunicaciones, nuevas sucursales de entidades financieras, etc. Con
ello, la calidad de vida de los residentes se eleva. Por otro lado, el turismo suele
estimular el interés de los residentes por la propia cultura, sus tradiciones, costumbres
y patrimonio histórico. Además, muchos de estos elementos son rescatados y puestos
en valor cuando hay demanda de turistas.

Este despertar cultural puede constituir una experiencia positiva para los residentes que
toman conciencia del valor histórico y cultural de su patrimonio. En ese sentido, el
turismo contribuye a: La preservación y rehabilitación de monumentos, edificios, lugares
históricos. La revitalización de las actividades y costumbres locales como la artesanía,
el folklore, los festivales, la gastronomía, etc. El turismo puede ser también un factor que
acelere cambios sociales positivos en una comunidad, fomentando la tolerancia, el bien
común, la búsqueda del mejoramiento de la calidad de vida, etc. Ya que directa o
indirectamente produce empleo.

Impacto Ambiental del sector hotelero

La contaminación es la presencia en el ambiente de toda sustancia que en cualquiera


de sus estados físicos y químicos al incorporarse o actuar en la atmósfera, agua, suelo,
flora, fauna o cualquier elemento natural, altera o modifica su composición y condición
natural, causando desequilibrio ecológico.

El turismo contribuye de manera muy significativa a


las economías de los países en vías de desarrollo y a
los aspectos del ambiente natural y sociocultural que
constituyen importantes recursos turísticos y que
atraen al público por su valor estético.

Sin embargo, una gran cantidad de los mismos aspectos son especialmente sensibles
a la transformación producto de las actividades humanas. Los impactos negativos que
trascienden de un desarrollo turístico inadecuadamente planificado e incontrolado,
puede causar daños y perjuicios irreversibles a los mismos ambientes de los cuales
depende el éxito del proyecto.

Los hoteles no son ajenos al deterioro que se produce en el ecosistema, ni a sus


crecientes exigencias de calidad y de disfrute en un entorno limpio y saludable, en el
que la actividad turística sea respetuosa con la preservación de los recursos naturales.

Los problemas de contaminación, depredación, deforestación, etc. que, a veces, genera


el turismo han dado lugar a la formulación de medidas de conservación y mejoramiento
de la calidad ambiental. En ese sentido, el turismo puede y debe contribuir con la
revalorización del entorno natural de las zonas en las que desarrolla su actividad, pues
un entorno bien preservado ayuda a elevar la calidad de la actividad turística y a
dinamizar la economía local y nacional. Una expresión de este compromiso es la
creación de parques naturales, en los que se busca conservar la flora y fauna autóctona
y los espacios de gran belleza paisajística

Por otra parte, la contaminación que provoca la creciente utilización del automóvil en
diversas zonas urbanas y rurales ha afectado la calidad del entorno residencial y natural.
La contaminación acústica y la polución del aire son mayores en las áreas donde
predominan las construcciones verticales de gran altura que acogen a muchos visitantes
en espacios reducidos.

El turismo es una de las principales fuerzas motrices del crecimiento económico en


varios países y regiones del mundo. En este trabajo se estudia el impacto ambiental del
sector hotelero en la región del cusco, que ha experimentado un gran crecimiento
económico gracias al sector.

Los principios del desarrollo sostenible también tienen su aplicación en el turismo, ya


que tiene el poder de crear efectos beneficiosos sobre el medio ambiente si contribuye
a su protección y conservación. Debido a la preocupación existente de la condición
ambiental actual, ha sido imperativo que las empresas turísticas asuman un rol
participativo y se impliquen en las medidas de protección ambiental.

El despertar masivo de la consciencia ambiental y social tuvo lugar en los años 70. Ya
para los 80, empiezan a parecer las primeras empresas ecoturísticas y los primeros
códigos de ética para el sector. Sin embargo, la sencillez de estos primeros y su
aplicación a juicio del propietario, no daba al cliente una clara idea del desempeño
ambiental de las empresas.
El enfoque que se le ha dado al sector para resolver el problema es el desarrollo
sostenible. El "desarrollo sostenible del turismo resuelve las necesidades de los actuales
turistas y de la región del cusco mientras protege e incrementa oportunidades del futuro.
Se considera que el manejo de todos los recursos debe ser de tal manera que las
necesidades económicas, sociales y estéticas se satisfagan, mientras se mantenga la
integridad cultural, los procesos ecológicos esenciales, la diversidad biológica y los
sistemas a favor de la vida"

Buenas Prácticas

-Aprovechar al máximo la luz natural en las estancias y


exteriores del hotel.

-Analizar las necesidades lumínicas de cada estancia, con


la utilización de luminarias de bajo consumo podrá reducir
hasta el 30-50% del consumo eléctrico.

-Programar un mantenimiento adecuado de los sistemas de


iluminación y limpieza de las lámparas y luminarias con
regularidad.

-Contar con aislamiento térmico del edificio

-Optimizar el rendimiento de las calderas. Aumentar el rendimiento de las calderas


ahorra energía, a la vez que reduce las emisiones y la contaminación.

-Instalar un sistema de regulación de la temperatura de las zonas comunes mediante


termostatos.

-Informar a sus clientes de cómo usar adecuadamente el termostato de las habitaciones


y la recomendación para el confort térmico de no modificar la temperatura fijada.

Residuos

La gran cantidad de basura producida en los alojamientos turísticos implica una gran
responsabilidad por parte del sector hotelero para minimizar el impacto ambiental que
estos residuos provocan en el medio. Un tratamiento eficiente y una gestión eficaz es la
utilización del reciclaje.

Para la separación se usan contenedores de distintos colores ubicados en entornos


urbanos o rurales:
Contenedor amarillo (envases): En este se deben
depositar todo tipo de envases ligeros como los
envases de plásticos (botellas, bolsas, bandejas,
etc.),
Contenedor azul (papel y cartón): En este
contenedor se deben depositar los envases de
cartón (cajas, bandejas, etc.), así como los
periódicos, revistas, papeles de envolver, propaganda, etc.
Contenedor verde (vidrio): En este contenedor se depositan envases de vidrio. Pero se
debe tener en cuenta que no se puede depositar bombillas, frascos de medicamentos,
gafas, botellas de vidrio, tubos y fluorescentes.
Contenedor gris (orgánico): En él se depositan los desechos orgánicos catalogados
como materia biodegradable.

Por lo tanto, es necesario tener conciencia de que los recursos en los que se basa el
turismo son frágiles, y sumado a esto la utilización inadecuada de los recursos como el
agua y electricidad puede recaer en un desequilibrio ecológico. La utilización de las
Buenas Prácticas es una forma apropiada de desarrollar las tareas propias de un hotel
y de no contaminar al ecosistema.