Sei sulla pagina 1di 64
Rubén Suro POEMAS © DE UNA SOLA . INTENCION Recopilados y anotados por Pedro Conde Pr RUBEN SURO, O LA POESIA CON UNA SOLA INTENCION — Pedro Conde — En este volumen figuran poemas esenciales de un autor cuya fama no ha alcanzado ain la altura que corresponde a sus méritos literarios, Su nombre: Rubén Suro, poeta de largos silencios y una de las voces mas interesantes de la literatura dominicana del siglo XX. Por lo demas, la historia de Rubén Suro no constituye un caso aparte. La obra de un talento literario de primer orden como Rafael Américo Henriquez, permanece casi olvidada o desconocida. Domingo Moreno Jimenes publica libros que nunca han podido obtener el favor del gran ptblico. Tomas Hernandez Franco navega también en aguas poco profundas y su poema “Yelida” —especie de epopeya marine- ta~— no logra traspasar el estrecho horizonte de los circulos intelectuales. Franklin Mieses Bur- gos desaparece recientemente, sin que la extra- ordinaria mtusicalidad de sus versos llegase a los oidos de una masa apreciable de posibles destinatarios. Manuel del Cabral se debate rabiosamente, tratando de hacer valer en el propio terrufio la fama conquistada en el extranjero. El mismo Pedro Mir lucha durante afios a brazo partido, antes de ver realizado su largo y penoso “‘viaje a la muchedumbre”’. A decir verdad, no es un caso raro en la historia de la literatura —y sobre toco en nuestra historia~ que muchas de las obras y personalidades mas valiosas vean transcurrir su existencia en un anonimato casi despectivo, mientras figuras de mediocres autores concu- tren adocenadas a las mejores paginas de los periddicos, disputandose a codazos la fama y la popularidad, con el vano empefio de conquistar la gloria por via publicitaria. Rubén Suro, afortunadamente, no pertenece a esta categoria. Este autor de caracter sencillo y reposado, “cerebro de abogado y corazon de poeta’’, ha ejercido su vocacion literaria en un modo como clandestino, y cuando habla de su okra se expresa con una modestia que no constituye la regla en nuestro pais. Indicativo, en este sentido, es el! hecho de que hasta el momento nuestro autor no se habia preocupado de reunir sus trabajos en un libro; y lo hace ahora a iniciativa de la Editora Taller, un poco a regafiadientes y casi sorprendido por el suceso. En et lejano 1936 se formé en La Vega un grupo literario llamado “Los Nuevos”, que solo por la participacion de Rubén Suro merece ser tecordado hoy en dia. Este grupo, que fue practicamente disuelto por la tirania, “dio especial énfasis a la poesia social y negroide, y