Sei sulla pagina 1di 12

Fuente de Infección Hospitalaria

Introducción
La admisión en unidad de cuidados intensivos de un paciente con signos clínicos de infección puede
estar relacionada con tres diferentes situaciones:

 Infección adquirida en la comunidad y con clínica en el momento de admisión del paciente


en la Unidad.

 Infección adquirida en el Hospital - en otro hospital o en salas de hospitalización.

 Infección adquirida en UCI, sin estar manifiesta clínicamente en el momento del ingreso del
paciente en la UCI. Aunque el punto de corte entre ambas -comunitaria y nosocomial no lo
define el CDC, diferentes estudios han apuntado diferentes periodos de tiempo 48, 72, 96 e
incluso 120 horas.

Estas diferencias están justificadas en la diversidad de la respuesta inflamatoria del huésped frente
a los mismos microorganismos, lo que explica que según la intensidad de la misma existan diferentes
situaciones clínicas que incluye el inicio de los síntomas de infección y la modulación fisiológica del
huésped a la cascada de los mediadores inflamatorios, con una evolución satisfactoria de
supervivencia o fatal hacia el fallecimiento.

Estudios realizados con pacientes politraumatizados sin recibir tratamiento de antibiótico al ingreso
en la UCI desarrollaban infecciones en las vías respiratorias bajas relacionadas con gérmenes
transportados por el propio paciente y no adquiridos en UCI como: Streptococcus Pnemoniae,
Haemophilus Influenzae y Staphilococcus Aureus en los días 3, 4, 5 e incluso en el décimo día
después del ingreso en la Unidad.

Las infecciones nosocomiales son infecciones contraídas durante la estancia en el hospital, que no
se habían manifestado ni estaban en período de incubación en el momento del internamiento del
paciente. En general las infecciones que ocurren más de 48 horas después del internamiento suelen
considerarse nosocomiales, aunque puede acortarse el tiempo debido a los procedimientos
invasivos y a la terapia intravascular.

Objetivos
Son objetivos generales del Programa Nacional de Epidemiología y Control de Infecciones
Hospitalarias:
a) La investigación de los distintos aspectos relacionados con las infecciones en los establecimientos
asistenciales.
b) Elaborar propuestas para la normalización del control

c) La capacitación y adiestramiento del personal para tareas de investigación y aplicación de normas


de control.

En el ámbito de la salud, una infección nosocomial o intrahospitalaria es la contraída


por pacientes ingresados en un recinto de atención a la salud (no solo hospitales).

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), estarían incluidas las infecciones que no se habían
manifestado ni estaban en periodo de incubación, es decir, se adquieren durante su estancia y no
son la causa del ingreso; también entrarían en esta categoría las que contraen los trabajadores del
centro debido a su ocupación o exposición.

Otras expresiones similares son: Contagio hospitalario, Infección intrahospitalaria, infecciones


relacionadas con la asistencia sanitaria, Efectos Adversos ligados a la Hospitalización, Infección por
gérmenes resistentes debido muchas veces a la mala información del personal sobre técnicas de
aislamiento y medidas de protección para ambas partes (paciente y profesional de salud), o
infección oportunista.

Pseudomonas aeruginosa es un germen resistente a los antibióticos, a veces impropiamente


llamado «virus de quirófano» o «virus de hospital» porque en realidad no es un virussino
una bacteria, habitual en casos de contagio hospitalario.

En sentido general, el contagio hospitalario es la adquisición o propagación de una enfermedad, por


insuficiente esterilización o falta de antisepsia , poniendo en contacto de manera involuntaria,5
microorganismos patógenos con personas, dentro de una instalación hospitalaria, o centro de
salud.

Antecedentes

El contagio hospitalario se comenzó a tener en cuenta solo a partir de la mitad del siglo XIX, y con
no pocas discusiones en el entorno médico de la época, ya que para los galenos de la época, era
inadmisible pensar en que el médico, el sanador de enfermos era también propagador de
enfermedades, como en el caso de la sepsis puerperal, y el doctor Ignacio Felipe Semmelweis.
Causas

P. aeruginosa al microscopio óptico.

Para ver causas de infección hospitalaria intencionada, ver la


sección correspondiente en el artículo Iatrogénia.

 Contacto con una colonia de microorganismos patógenos


arraigados en una instalación hospitalaria.

 Un tratamiento inseguro.

 Compartir un vial contaminado.

 La madre en momento del parto.

 Visitantes portadores de una infección transmisible mediante contacto o por el aire.

 El propio personal sanitario que asiste al enfermo.

 Una instalación hospitalaria demasiado antigua y difícil de esterilizar.

Según la publicación Journal of Hepatology,7 el contagio hospitalario de la Hepatitis C, podría haber


afectado en 2007, a 2 de cada 3 hospitales en Cataluña (España), según el equipo de médicos que
lo realizó. Se da la circunstancia de que hasta 1989, no se obtuvo una prueba eficaz para detectar
este virus, por lo cual, hasta entonces se produjeron contagios de manera inadvertida en las
transfusiones de sangre.

Los quirófanos, en especial, aquellos en los que se utiliza luz y ventilación artificial, los sistemas y
conductos de aire acondicionado, el uso de instrumental mal esterilizado, falta de elementos
protectores personales adecuados y estériles como: blusas, guantes, mascarillas, patucos, etc...

La resistencia a los antibióticos utilizados para combatir a los gérmenes patógenos, en especial,
el Staphylococcus aureus, dificulta su erradicación.

El impacto de la infección hospitalaria está muy estudiado gracias a informes estadísticos en


pacientes graves, en especial los que ingresan en las Unidades de Cuidados Intensivos, UCI, ya que
son uno de los lugares de contagio más habituales, al estar estos enfermos con su sistema
inmunológico especialmente debilitado por motivo de la dolencia que les hace ingresar, así como la
naturaleza invasiva de los procedimientos médicos utilizados en este ámbito de la atención.

Algunos microorganismos infecciosos

Medios o factores de
Dominio Microorganismo Síntomas
transmisión

Klebsiella
Bacteria Por el aire Infección en la Orina
pneumoniae

Bacteria Escherichia coli Fecal, oral Colitis, fiebre alta


Pseudomonas Infección en la Orina, vías
Bacteria Agua. Zonas húmedas
aeruginosa respiratorias, sangre. Muerte.3

Staphylococcus
Bacteria Convalecencia Infección de la piel
aureus

Hongo Candida albicans Convalecencia Problemas digestivos

Hongo Aspergillus Lugares húmedos Infección de oídos

Virus sincitial
Virus Por contacto Insuficiencia respiratoria en niños
respiratorio

Virus Rotavirus Fecal, oral Gastroenteritis

Virus VHC genotipo 1b Transfusión de sangre Hepatitis C

Etapa final del sida, muerte


Virus VIH Transfusión de sangre
por enfermedad oportunista

Estrategias preventivas

Equipo médico en una intervención.

Existen algunos métodos aplicables, que pueden permitir reducir el número de afectados por esta
afección.

Distanciar al paciente de los focos de contagio

Minimizar la presencia de visitantes y pacientes en los hospitales, al mínimo imprescindible,


extendiendo la asistencia médica al domicilio del enfermo, puede permitir evitar o reducir el
contagio con otros enfermos, visitantes, o puntos de infección nosocomial, siempre que, las
características del paciente, el tipo de intervención, pronóstico y condiciones de su domicilio lo
permitan. También puede requerir la visita ocasional del paciente a su centro de salud, o la
colaboración de un familiar o sanitario particular, en el hogar.
Recopilación de datos y análisis

Analizar las características del proceso de hospitalización actual en la sanidad es un paso importante
que puede establecer indicadores estadísticos sobre las causas a evitar (EAs).

Refuerzo de la profesionalización del personal sanitario

Otro factor de prevención es disminuir las rotaciones del personal sanitario (eventualidad,
sustituciones y cambios de turno), para que de esta manera, también se reduzca la presión
asistencial y permita a los profesionales del sector, atender a la prudencia, sensibilidad, y
observancia de los protocolos de seguridad y asepsia.16Educar a los visitantes del enfermo sobre las
medidas de higiene y horarios establecidos para su visita así como el ingreso de objetos inanimados
ala unidad del paciente.

Consecuencias judiciales

Agentes implicados en la infección hospitalaria:

 Pacientes y visitantes de un hospital, o centro de salud.


 Personal médico y sanitario.
 Equipo gestor y directivo de clínica u hospital, y sus propietarios.
 Autoridad administrativa europea, estatal, autonómica, y municipal.
 Proveedores de material sanitario e industria farmacéutica.
 Constructores y diseñadores de instalaciones y medios hospitalarios.

El problema afecta a toda la comunidad hospitalaria (personal sanitario, administración y pacientes),


pero de manera desigual a cada uno.

Ámbito del paciente

Para un paciente afectado por este contagio, no resulta fácil probar que su enfermedad ha sido
producida por un tratamiento médico negligente o de mala praxis médica, ya que desde el
momento real del presunto contagio, hasta su correcta detección, pueden pasar años, y el paciente,
recurrir mientras tanto a diversos tratamientos y hospitales, ignorante del estado real de su salud.17

Ámbito del profesional de la salud

Tampoco resulta sencillo para un médico o personal sanitario, garantizar que su labor esté libre de
posibles riesgos de contagio para sus pacientes, y resulta obligado, por tanto, extremar el
cumplimiento de la deontología aplicable, siguiendo siempre

métodos protocolizados contrastados, una disciplina sanitaria comprobada, y al pie de la normativa


legal aplicable.

Ámbito de la Administración

Para el Estado o la Administración sanitaria, también existe el riesgo de ser condenados por
los tribunales de justicia por este motivo. La jurisprudencia permite establecer el principio de
responsabilidad de culpa, por infecciones contraídas o reactivadas por el medio hospitalario.
Red Hospitalaria de Vigilancia Epidemiológica en México

Las infecciones nosocomiales son infecciones contraídas durante la estancia en el hospital, que no
se habían manifestado ni estaban en período de incubación en el momento del internamiento del
paciente. En general las infecciones que ocurren más de 48 horas después del internamiento suelen
considerarse nosocomiales, aunque puede acortarse el tiempo debido a los procedimientos
invasivos y a la terapia intravascular.

Las infecciones nosocomiales más frecuentes en los hospitales.

Desde los mediados de los años ochenta, en México, el control de infecciones nosocomiales se
formaliza a partir del programa establecido en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición
“Salvador Subirán” que se extiende a los otros Institutos Nacionales de Salud y desde donde surge
la Red Hospitalaria de Vigilancia Epidemiológica. Se elaboró el primer manual de control para su
aplicación nacional y donde surgió la primera propuesta de creación de una Norma Oficial Mexicana
sobre control de Infecciones.

La información epidemiológica generada por la Red Hospitalaria de Vigilancia Epidemiológica


(RHOVE) tendrá uso clínico, epidemiológico, estadístico y de salud pública. Su manejo observará los
principios de confidencialidad para proteger la identidad individual de los pacientes. La información
epidemiológica de las infecciones nosocomiales deberá ser registrada en los formularios
establecidos por el nivel normativo tanto de la Secretaría de Salud como de sus equivalentes en
otras instituciones del Sistema Nacional de Salud (SNS) el análisis general y particular deberá
retroalimentar a todo el sistema. La RHOVE aportará la información necesaria para que se
establezcan los indicadores para la evaluación y seguimiento del sistema de vigilancia
epidemiológica de las infecciones adquiridas en el hospital, así como de su comportamiento
epidemiológico, según se establece en la normatividad para la certificación de hospitales.

Según esta norma son la condición generalizada resultante de la relación adversa a la presencia de
un agente infeccioso o su toxina, que no estaba presente o en periodo de incubación en el momento
del ingreso del paciente al hospital y que puede manifestarse incluso después de su egreso. Lo
anterior nos hace patente la intervención de diferentes factores que ocurren durante la atención
médica hospitalaria que permiten o promueven la aparición de dichas patologías, en los últimos
años se ha presentado como un verdadero problema de Salud Pública, aunado a la alta tasa de
resistencia bacteriana asociada a los agentes nosocomiales.

https://es.wikipedia.org/wiki/Infecci%C3%B3n_nosocomial
Enfermedades digestivas
Introducción
Cuando el cuerpo come, descompone los
alimentos en una forma que puede
utilizar para producir y nutrir células y
suministrar energía. Este proceso se
llama digestión.

El sistema digestivo es una serie de


órganos huecos unidos en un tubo largo
y retorcido. Comienza en la boca y se
extiende hasta el ano, e incluye el
esófago, el estómago, el intestino
delgado y el intestino grueso. El hígado,
la vesícula y el páncreas también participan. Estos tres órganos producen jugos que ayudan en el
proceso de la digestión.

Existen muchos tipos de trastornos digestivos. Los síntomas varían ampliamente dependiendo del
problema. En líneas generales, debe consultar a un médico si observa:

 Sangre en las evacuaciones

 Cambios en los hábitos intestinales

 Dolor abdominal severo

 Pérdida de peso no intencional

 Acidez que no mejora con antiácidos


Objetivo global:

Contribuir a la formación del médico residente en el manejo de las emergencias


gastrointestinales más frecuentemente observadas en el ámbito de la gastroenterología y
hepatología.

Objetivos específicos

1. Describir las enfermedades gastrointestinales más frecuentes en los Servicios de


Urgencia hospitalaria.

2. Proporcionar recursos para efectuar un diagnóstico coste-efectivo.

3. Facilitar criterios terapéuticos basados en la mejor evidencia disponible.

Las enfermedades digestivas son trastornos del aparato digestivo, que algunas veces se denomina
tracto gastrointestinal (GI).

En la digestión, el alimento y las bebidas se descomponen en pequeñas partes (llamadas nutrientes)


que el cuerpo puede absorber y usar como energía y pilares fundamentales para las células.
El aparato digestivo está compuesto por el esófago (tubo de alimento), el estómago, los intestinos
grueso y delgado, el hígado, el páncreas y la vesícula biliar.

Información

El primer signo de problemas en el aparato digestivo con frecuencia comprende uno o más de los
siguientes síntomas:

 Sangrado

 Distensión

 Estreñimiento

 Diarrea

 Acidez gástrica

 Incontinencia

 Náuseas y vómitos

 Dolor en el abdomen

 Problemas para tragar

 Aumento o pérdida de peso

Una enfermedad digestiva es cualquier problema de salud que ocurre en el aparato digestivo. Las
afecciones pueden ir de leves a serias. Algunos problemas comunes abarcan cáncer, síndrome del
intestino irritable e intolerancia a la lactosa.

Otras enfermedades digestivas abarcan:

 Cálculos biliares, colecistitis y colangitis

 Problemas rectales, como fisura anal, hemorroides, proctitis y el prolapso rectal

 Problemas del esófago, como estenosis (o estrechamiento), acalasia y esofaguitis

 Problemas estomacales, incluyendo: gastritis, úlceras gástricas usualmente causadas por


infección por Helycobacter Pylori y cáncer.

 Problemas hepáticos, como hepatitis B, hepatitis C, cirrosis, insuficiencia hepática


y hepatitis alcohólica y autoinmunitaria

 Pancreatitis y seudoquiste pancreático

 Problemas intestinales, como pólipos y cáncer, infecciones, celiaquía, enfermedad de


Crohn, colitis ulcerativa, diverticulosis, malabsorción, síndrome del intestino
corto e isquemia intestinal

 Enfermedad del reflujo gastroesofágico (ERGE), enfermedad de úlcera péptica y hernia de


hiato
Los exámenes para los problemas digestivos pueden abarcar colonoscopia, endoscopia de vías
digestivas altas, endoscopia con cápsula, colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE)
y ecografía endoscópica.

Muchos procedimientos quirúrgicos se llevan a cabo en el aparato digestivo. Estos abarcan


intervenciones realizadas usando endoscopia, laparoscopia y cirugía abierta. Se pueden realizar
trasplantes de órganos en el hígado, el páncreas y el intestino delgado.

Muchos proveedores de atención médica pueden ayudar a diagnosticar y tratar los problemas
digestivos. Un gastroenterólogo es un médico especialista que ha recibido formación adicional en
el diagnóstico y tratamiento de los trastornos digestivos. Otros proveedores involucrados en el
tratamiento de enfermedades digestivas abarcan:

 Profesionales en enfermería o asistentes médicos profesionales

 Nutricionistas o dietistas

 Médicos de atención primaria

 Radiólogos

 Cirujanos

8 enfermedades del sistema digestivo

En México predomina el dolor abdominal. La población mexicana es altamente


susceptible a padecer estos problemas relacionados con las enfermedades
digestivas, que se manifiestan a través de espasmos o cólicos que y son causa de
ausentismo laboral, estrés y trastornos alimenticios. dolor.
Estudios del Congreso Mundial de Gastroenterología dieron a conocer que la población
mexicana es la más propensa a sufrir dolores abdominales. Más de 50 millones de
personas han experimentado malestares que, de no ser tratados adecuadamente,
pueden incapacitar y mermar la calidad de vida.
Aunque nos dé pena, es importante comenzar a hablar sobre este tema. A continuación,
te compartimos cuáles son estas enfermedades y sus síntomas para que, en caso
de ser necesario, acudas a un médico para que te diagnostique.
8 enfermedades digestivas comunes en México
Ranking Enfermedad

1 Reflujo Gastroesofágico

2 Cálculos Biliares

3 Enfermedad Celíaca

4 Enfermedad de Crohn

5 Colitis Ulcerosa

Síndrome del Intestino


6
Irritable

7 Hemorroides

8 Diverticulitis

1. Enfermedad de Reflujo Gastroesofágico


Cuando el ácido del estómago retrocede a tu esófago (una condición conocida como reflujo
gástrico), sientes un dolor ardiente en el centro del pecho. Esto suele ocurrir después
de comidas o durante la noche.
Aunque el reflujo gástrico es común, si los síntomas afectan tu vida cotidiana o se
presentan al menos dos veces a la semana, puede ser una señal de la Enfermedad de
Reflujo Gastroesofágico, que ya se trata de una enfermedad crónica.
Si presentas acidez estomacal, mal aliento, erosión en los dientes, náusea, dolor en el
pecho o problemas para tragar o respirar, debes acudir al médico.

2. Cálculos biliares
Los cálculos biliares son depósitos que se forman en tu vesícula y se pueden formar si ésta
no se vacía adecuadamente, si los niveles de colesterol son elevados o si existen muchos
residuos de bilis.
Cuando los cálculos biliares bloquean los conductos que conectan la vesícula a tus
intestinos, pueden causar dolor agudo en la parte superior derecha del abdomen.

3. Enfermedad celíaca o celiaquía


La celiaquía es una seria sensibilidad al gluten, una proteína localizada en el trigo, el
centeno y la cebada. Al comer gluten, el sistema inmunológico comienza a atacar al cuerpo,
dañando el proceso de absorción de los nutrientes de las comidas que se ingieren.
Se calcula que el 83% de la población tiene la enfermedad celíaca, pero no lo saben
debido a un diagnóstico incorrecto o a que se puede confundir con otra condición; esto la
convierte en una de las enfermedades digestivas más comunes a nivel global.
Algunos síntomas de celiaquía en los niños son: dolor abdominal, diarrea, estreñimiento,
vómito y pérdida de peso. En los adultos: anemia, fatiga, pérdida ósea, depresión y, en
casos extremos, convulsiones.

4. La enfermedad de Crohn
La enfermedad de Crohn forma parte de un grupo de enfermedades digestivas llamadas
enfermedades intestinales inflamatorias. El Crohn afecta mayormente la parte final del
intestino delgado, pero puede localizarse en cualquier parte del tracto digestivo.
Los síntomas más comunes son: dolor abdominal, diarrea, sangrado rectal, pérdida de peso
y fiebre.
Ésta es otra de las enfermedades autoinmunes de esta lista, lo que significa que el propio
sistema ataca las células del cuerpo, creyendo que son agentes invasores.

5. Colitis ulcerosa
La colitis ulcerosa también forma parte de las enfermedades intestinales inflamatorias y
afecta a un gran número de personas en nuestro país. Los síntomas son muy similares
a los de la enfermedad de Crohn, pero la parte del intestino afectada es únicamente el
intestino grueso, también conocido como colon.

Si tu sistema inmunológico confunde a la comida con agentes invasores, las llagas o úlceras
comenzarán a aparecer en el colon. Pero si experimentas movimientos de intestinos
frecuentes, dolor y diarrea, sangre en las heces o calambres abdominales, debes
visitar a tu médico para que determine la presencia de esta enfermedad digestiva en tu
organismo.

6. Síndrome del intestino irritable


¿Tu tracto digestivo es irritable? ¿Tienes dolor o incomodidad estomacal al menos 3
veces al mes, durante varios meses? Puede tratarse del síndrome irritable, otra de
las enfermedades digestivas comunes.
Ya sea estreñimiento, diarrea o distensión abdominal, es recomendable que acudas al
médico si notas irritabilidad constante en tus intestinos.

7. Hemorroides
En México cada vez son más comunes estos casos, sin importar la edad. Las hemorroides
son una inflamación de los vasos sanguíneos al final del tracto digestivo, lo que puede
generar dolor y comezón. Algunas causas incluyen estreñimiento crónico, diarrea, falta
de fibra en la dieta y estrés.
Si notas la aparición de una “almorrana” o has visto sangrado al ir al baño, acude con un
médico para que evalúe la mejor forma de tratarte.

8. Diverticulitis
Los divertículos son pequeñas bolsitas que se pueden formar en cualquier parte del sistema
digestivo que tenga un poco de debilidad, pero son especialmente comunes en el colon.

Si tienes divertículos, pero no presentas síntomas, la condición se conoce como


diverticulosis, lo cual es bastante común en adultos y rara vez ocasiona problemas; no
obstante, si las bolsitas sangran o se inflaman, se trata de diverticulitis. Los síntomas
incluyen sangrado rectal, fiebre y dolor abdominal.

https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/007447.htm

https://blog.hospitalsanangelinn.mx/enfermedades-digestivas-mas-comunes