Sei sulla pagina 1di 2

NISSEN, Ricardo Augusto CONTROL EXTERNO DE SOCIEDADES

COMERCIALES Ed. Astrea, Buenos Aires 2008, 293 páginas.

Un libro testimonial en la vasa producción jurídica de este joven pero maduro


jusista argentino.
Decimos testimonial porque brinda un panorama de la realidad argentina en los
últimos veinte años y de su particular paso por la Inspección General de Justicia de la
Nación.
El libro se trata de cómo afrontó los desbordes de prácticas nocivas para la
seguridad jurídica con un particular “activismo” –la palabra no nos corresponde, sino a
los cuestionadores de su política normativa.
Tenemos bien sentada opinión sobre la conveniencia de regular lo menos
posible, confiando en los principios de buena fe –además del de celeridad- que iluminó
la lex mercatoria universal. Siempre hemos rechazado la posibilidad de pretender del
legislador un rasgo de genialidad imposible de prever todas las situaciones que puede
generar la riquísima ingeniosidad de los empresarios, sosteniendo que se se lograra ese
rasgo de genialidad imposible se caería en la oscura prolijidad.
Claro que confiábamos en la libertad –o autonomía de la voluntad- bajo
responsabilidad. Ello suponiendo la eficiencia del sistema jurídico y judicial para dar
respuesta a los desbordes.
Pero al mismo tiempo entendíamos que siendo el derecho una técnica para la
convivencia, cuando se legisladra para disuadir de determinadas conductas nocivas, la
inteligencia del legislador en la construcción de la norma debía llevar a preparar
preceptos pluscuamperfectos, o sea inocrporar disuasivos y de ser posible más de uno
para alentar o desalentar determinar conductas.
Estamos hastiados de ver la inercia del Estado en afrontar los desbordes y, al
mismo tiempo en el alambicamiento de las formas, que son apreciadas substancialmente
para evitar entrar en la “substancia” de las relaciones, con un exacerbado
hipergarantismo, alejando del garantismo que siempre hemos propiciado.
Este es el panorma que enfrenta Nissen, que aparece como el argument de un
thriller en su descripción de las conductas que estimó debía enfrentarse. Y el libro nos
muestra las estrategias escogidas, nos demuestra la posibilidad de enfrentar las
conductas que afectan la buena fe en las relaciones negociales. Y la realidad demuestra
que actuando con transparencia no se afectan las inversiones, que justamente las buenas
y alentables se acercan a los países que tienen reglas claras, que alejan de la inseguridad
jurídica, que permiten apreciar la responsabilidad e imputabilidad de los que actúan. A
los países con reglas que permiten alejarse a las reglas del mercado sólo llegan las
inversiones marginales, las que pueden hacer rápidas ganancias no importa a quién
afecten.
Las conductas predatorias las hemos podido contemplar, pues hemos sido no
sólo espectadores sino actores en ese thriller que muestra Nissen del panorama jurídico
en que le tocó actuar y de las tramas que se iban descubriendo y poniendo de resalto.
Los concursos, la insolvencia, mostró el uso desviado de la técnica societaria de
organización de empresas, particularmente con la aparición en escena de fantasmas
difusos que pretendían titularidades de bienes o de créditos.
El mejor logro, al margen de las normas, fue que demostró que el Estado puede
actuar preventivamente a través de uno de sus poderes cuando otros declinan hacerlo
oportunamente. Hoy ante un problema que divide a los argentinos como es la aplicación
de retenciones a través de una norma cuestionada en su constitucionalidad, parece
funesto que el sistema jurídico y judicial no pueda generar rápidamente una delcaración
de la Corte Suprema de Justicia de la Nación sobre su lealidad o ilegalidad, lo que sin
duda alinearía a todos los argentinos y evitaría los desgastes que se están sufriendo. No
nos gustaría que dentro de 10 años la Corte señalara la inconstitucionalidad de la norma
y otro gobierno, en otro escenario, se viera obligado a buscar fondos para cubrir las
indemnizaciones que sin duda pagarían todos los ciudadanos. Y quizá, al mismo tiempo,
el gobierno actual se viera limitado en sus planes, pese a mantener la cuestionada
norma. El perjuicio es evidente cualquiera fuera hoy la apreciación de la Corte.

Nissen uso la estrategia jurídica. Sin afectar los negocios reales hurgó en la
realidad, en las sociedades que se ofrecían adquirir en el exterior en avisos periodísticos
a argentinos que querían eludir la justicia:1 “cuando un agente no cuenta con bienes
suficientes para responder por todos los daños que puede causar, sus incentivos
para invertir en medidas de prevención se reducen correlativamente al incremento
de la diferencia entre el valor de sus bienes y el valor del daño. Para decirlo
simplemente, la posibilidad de verse enfrentado al deber de resarcir constituye una
amenaza menos seria cuanto menor es la solvencia del potencial dañador… La
denominación inglesa “judgment proof” precisamente, intenta identificar a un tipo
especial de individuos a quienes su solvencia nula los convierte en sujetos “a
prueba de condenas…pasar a ser un agente insolvente no es más que una
decisión”. Decisión que muchas veces se adopta en la constitución misma de una
sociedad, o traspasando los riesgos a otros agentes –p.ej. obligacionistas- y luego
manteniendo conductas para maximizar las ganancias haciendo soportar el riesgo
de la insolvencia a los acreedores.

Y aquí vemos sintetizadas sus reflexiones en torno a las sociedades


constituídas en paraísos fiscales –Uruguay ha desactivado sus SAFI, quizá como
resultado de la labor de Nissen al desaparecer los clientes argentinos-, con sus
satelitantes problemas, y las sociedades infracapitalizada genética (en relación al
objeto) o funcionalmente (aportes irrevocables).

El libro es un testimonio de vida y de vocaciones. Donde al asumir un rol


estatal volcó todos sus ideales en cuanto a la construcción y funcionalidad del
sistema societario. Realmente aplaudimos y nos conforta esa gestión. Desde el
interior no nos preocupamos por las Resoluciones de la Inspección, de su validez y
alcance, porque no nos competían. Pero sí defendimos las posiciones doctrinarias,
en algunos casos con matices constructivos, pues así se progresa en la formulación
de un sistema jurídico de las relaciones de organización elegible.

1
ACCIARRI, Hugo A.; CASTELLANO, Andrea y BARBERO, Andrea El problema de la insolvencia en el Derecho
de Daños. Un aporte para su análisis económico en Jurisprudencia Argentina 2008-1 Número especial “Derecho y
Economía” coordinador por Hugo A. Acciarri, Ed. Lexis Nexis, Buenos Aires 2008, doctrina, pág. 10 y ss.