Sei sulla pagina 1di 13

Del latín delinquentĭa, la delincuencia es la cualidad

de delincuenteo la acción de delinquir. El delincuente


es quien delinque; es decir, comete delito (un
quebrantamiento de la ley).

La delincuencia, por lo tanto, está vinculada a las personas que violan las
leyes y al conjunto de los delitos. Por ejemplo: “En este barrio ya no se puede
salir a la calle: la delincuencia domina cada rincón”, “El gobierno prometió
nuevas medidas para combatir a la delincuencia”, “La delincuencia de la clase
dirigente es el principal flagelo de este país”, “Si no enfrentamos a la
delincuencia, no tenemos futuro”, “La desigualdad social está vinculada al
crecimiento de la delincuencia”.

Al implicar conductas antijurídicas (contrarias al derecho), a la delincuencia le


corresponde un castigo según lo estipulado por la ley. Esta pena dependerá del
tipo de delito cometido.

Utilizado para nombrar al colectivo de delincuentes, el concepto de


delincuencia está asociado a un grupo de gente que está afuera del sistema y que
debe ser reinsertado en la sociedad. Las penas que se purgan en prisión están
orientadas a esa tarea de resocializar a los delincuentes para que puedan volver
a formar parte de la sociedad como elementos productivos y no dañinos.

Es importante establecer que existen diversos tipos de delincuencia. Así, por


ejemplo, nos encontramos con la llamada delincuencia juvenil que, como su
propio nombre indica, es aquella que es llevada a cabo por los menores de edad.
El abuso de alcohol o drogas, el vivir en un entorno complicado, formar parte
de pandillas violentas o padecer algunos trastornos mentales son algunas de las
principales causas que llevan a los jóvenes a cometer delitos.
Los tribunales de menores son los órganos judiciales encargados de llevar a
cabo la resolución de los delitos realizados por aquellos. De esta manera, sus
sentencias pueden determinar desde el internamiento en un centro específico
hasta el pago de multas pasando por la realización de trabajos a la comunidad.

Por otro lado, nos encontramos con la conocida como delincuencia organizada.
Esta es la que lleva a cabo un grupo que está perfectamente estructurado, que
tiene sus jerarquías y que planifica de manera concienzuda todas y cada una de
las acciones delictivas que va a realizar.

La delincuencia nos afecta a todos como sociedad por que no estamos seguros,
vivimos con tener a que nos pasa alguna cosa mala por motivo de la cual, que
nos afecta emocionalmente.

CAUSAS DE LA DELINCUENCIA:

Las causas de la que hacen posible la delincuencia son múltiples, entre ellas
tenemos: la separación de los padres de familia, que tienen hijos menores de
edad, la pobreza que cada día sacude más al Perú, el desempleo, baja
remuneración de salarios, las drogas que se llegan a consumir muchas veces por
influencia negativa en la sociedad, también puede deberse a factores que tienen
que ver con el estado de salud mental de las personas ya que muchas veces están
padeciendo determinadas que hacen que un ser humano se enriende en actos
delictivos. Pero reflexionemos la delincuencia desde el punto familiar.
enfermedades

Según la opinión de Vega (1994), "Define a la familia como el primer espacio


de socialización del niño, que ejerce gran influencia en los patrones
conductuales y relacionales con el mundo que lo rodea. Por tanto, cuando la
familia no desarrolla un vínculo funcional protector, promotor y armónico,
puede sobrevenir la inadaptación.". Asimismo, opina "que las características
familiares más frecuentemente asociadas con la delincuencia son":

La antisocialidad de los padres.

Supervisión y disciplina ineficaz.

Desavenencias y falta de armonía familiar, pobres relaciones entre padres e


hijos.

Familias numerosas y marginación social.

En conclusión, Vega, afirma que "Las deficientes condiciones de vida de los


habitantes por la existencia de familias numerosas y abandonadas por el padre,
impulsan a muchos niños a trabajar".

Según el censo del INEI (1993), Registró que uno de cada 14 niños son
trabajadores (435 mil); estos niños crecerán por lo general, sin mayores
oportunidades de estudio y adquirirán patrones de conducta adaptativa a la
realidad hostil que la calle les presenta, entre ellas el consumo de sustancias
psicoactivas y la delincuencia. Según este censo, la población total del Perú es
de 22, 639,443 habitantes La pobreza afecta a 13 millones de peruanos, quienes
perciben ingresos insuficientes para cubrir la canasta familiar y aprox. 4.5
millones viven en condición de extrema pobreza, de los cuales 596 mil son
niños menores de 04 años y un millón cien mil, entre 5 y 14 años. Los más de
15 años de violencia terrorista dejaron 30 mil niños huérfanos, 12 mil
discapacitados, sin contar los niños muertos y sus funestas consecuencias en
las estructuras sociales.

a) La pobreza extrema:
Una situación económica de pobreza extrema obliga a algunas personas a
buscar salidas equivocadas, las cuales los conducen a actuar ilícitamente o a
caer en los problemas de drogadicción, alcohol y otros excesos, y a veces a caer
en el suicidio. Hasta el 2009, por año se cometían de 20.000 a 30.000 secuestros
en el mundo y de estos secuestros nueve de cada diez se cometían en tan solo
diez países, las tres cuartas partes de Latinoamérica, convirtiéndose así en la
región de más alto riesgo.

b) El desempleo

Otra causas que se detecta es el desempleo, que enfrenta y vive una gran
cantidad de personas; las personas que atentan contra los bienes y la
integridad física de los ciudadanos lo hacen, frecuentemente, por no tener
un empleo estable que les garantice ingresos suficientes para mantener a su
familia.

c) La falta de educación

Esta es otra causa, la escasa y muchas veces inexistente educación de los


ciudadanos genera delincuencia, agresividad y por supuesto inseguridad en
aquellas personas que se mantienen al margen, pero que son los que sufren las
consecuencias de esta situación.

d) Bajo grado de cultura

Asimismo, la cultura tan pobre de nuestra población genera altos índices


delictivos y de agresividad contra las personas. Puede afirmarse que, cuanta
menos educación y cultura tengan las personas, serán más propensas a la
delincuencia y al crimen.

e) Entorno familiar descuidado


Entre los factores familiares que pueden tener una influencia negativa podemos
incluir los siguientes:

La manera de disciplinar a los hijos por parte de los padres.

Un conflicto o una separación parental.

Padres o hermanos criminales.

La calidad de la relación padre-hijo.

Los niños criados por padres separados es más probable que comiencen a
delinquir que los que tienen ambos padres naturales, sin embargo, si se tiene en
cuenta el lazo que un niño siente hacia sus padres y el nivel
de supervisión parental se considera que los niños en familias de madre o padre
solteros no es más probable para delinquir. El conflicto entre padres se
considera mucho más importante para que empiecen a delinquir que ser criado
por un padre separado.

Así como si un niño tiene una supervisión parental baja. Muchos estudios han
encontrado una relación fuerte entre una carencia de supervisión y la
delincuencia, y esto parece ser la influencia más importante de la familia.
Cuando los padres no saben comúnmente donde están sus niños, cuáles son sus
actividades, o quiénes son sus amigos, es más probable que se ausenten de
la escuela y que tengan amigos delincuentes que les conducen a delinquir. Una
falta de supervisión está enlazada con relaciones deficientes entre hijos y
padres, ya que hijos que están a menudo en conflicto con sus padres suelen estar
menos dispuestos a contarles lo que a diario les sucede, por miedo y porque no
confían en ellos.
CONSECUENCIAS:

Las principales consecuencias de la delincuencia en la sociedad son muerte


prematura, desintegración familiar, pérdidas económicas, promiscuidad sexual
y desequilibrio mental.

El término delincuencia proviene del latín delinquentĭa, que se traduce en la


acción de delinquir o la cualidad del delincuente.

Por su parte, el delito se define como un hecho o conducta punible, dañina para
la sociedad y penada por la ley.

La delincuencia es un fenómeno social que afecta a los individuos y a la


sociedad, dado que tiene consecuencias sociales, económicas y personales,
entre otras.
Las 5 consecuencias principales de la delincuencia

1- Desintegración familiar

Una de las consecuencias más nocivas de la actividad delictiva es la


desintegración familiar, debido a que las conductas criminales crean trastornos
en el hogar.

Esto genera conflictos permanentes en el seno de la familia, que pueden


terminar en divorcios y en el desarraigo de los hijos.

Por ejemplo, un padre que es detenido y procesado judicialmente se tiene que


separar de su familia.

La desintegración familiar a su vez crea un círculo vicioso, porque los hijos se


forman sin hogar para su orientación y sostenimiento económico. En la calle
son presa fácil de la delincuencia juvenil.

2- Muertes prematuras o violentas

Los delincuentes están más expuestos que cualquier otra persona a la muerte
violenta, debido justamente a las actividades peligrosas en las que están
involucrados.

Algunas veces mueren en enfrentamientos armados con los agentes de la ley o


con otras pandillas de delincuentes.
La delincuencia es resultado de la suma de diversos factores de riesgo sumado
al cultivo de antivalores. En consecuencia, la vida del delincuente suele ser más
corta que la de las demás personas.

3- Promiscuidad sexual

Otra consecuencia de la conducta delincuencia es la promiscuidad sexual,


porque en los ambientes criminales carentes de valores la promiscuidad es una
práctica permanente.

Los criminales suelen ser personas con trastornos y traumas psicológicos, que
dan poco valor al concepto de familia y a las relaciones monogámicas.

Por otra parte, la promiscuidad sexual expone a las parejas delincuentes a


contraer enfermedades venéreas, al VIH y al embarazo precoz.

4- Pérdidas económicas

La actividad delictiva genera cuantiosas pérdidas económicas a la sociedad. Ya


sea por la comisión de delitos comunes como atracos y hurtos a personas, o
cuando los delitos son cometidos contra el Estado por parte de funcionarios
públicos.

La corrupción administrativa contra el Estado es una forma de criminalidad que


se observa a escala mundial, en casi todo el planeta.

Las pérdidas para la sociedad son multimillonarias. Por ejemplo, debido a la


corrupción es posible que no quede dinero necesario para realizar programas
sociales u obras de infraestructura, entre otras acciones de beneficio colectivo.
5- Desequilibrio mental

Entre las consecuencias individuales de la delincuencia está el desequilibrio


mental que produce en las personas generado por el tipo de delitos que comete.

En estos ambientes es usual el consumo de drogas. Los efectos de estas también


van minando su estabilidad y su sistema de valores personal.

La delincuencia juvenil y entorno social

El estudio de la criminalidad juvenil constituye un tema de actualidad, no sólo


del derecho penal, sino también de la criminología y de las ciencias conexas. El
constante aumento de los conflictos sociales, y con ellos el de la delincuencia,
ha incrementado el interés por el tema, tanto en los países industrializados o
centrales, como también en los llamados países periféricos, como son los
de América Latina.

Sumado a este contexto, hay que agregar que la sociedad actual se caracteriza
por un debilitamiento de los sistemas tradicionales de apoyo para
el desarrollo de la niñez y de la adolescencia. Quisiéramos mencionar, por lo
menos, tres medios de apoyo que con los cambios sociales, se han debilitado
como para dar una respuesta efectiva al desarrollo de la niñez y de
los adolescentes. En primer lugar tenemos que mencionar a:
La Familia.- Los medios de comunicación, sobre todo la televisión, han
suprimido la jerarquía y hegemonía que la familia tenía como formadora de
costumbres sociales.

Además, la incorporación de la mujer al sistema laboral, por necesidad u


oportunidades de desarrollo, y otros cambios en la estructura familiar, como la
ausencia generalizada del padre, replantean las relaciones del niño y del joven.

La Escuela.- Por su parte, se caracteriza por un marcado énfasis academicista


y por la competitividad feroz, borrando el sentido comunitario y
la promoción del desarrollo integral de los jóvenes. Sistemas de Asistencia y
Recreación.- Como apoyos alternativos, son mínimos y siempre insuficientes
para la satisfacción de las necesidades de la población juvenil.

Factores que influyen en la delincuencia juvenil en el centro urbano de la


ciudad de Hernandarias

Juntamente con ello, las mayorías de los estudios descriptivos de la carrera


delictiva señalan una serie de factores individuales y biográficos que
caracterizan al delincuente juvenil y que llevan a la conclusión de que el
delincuente juvenil es una persona con un gran conjunto de deficiencias, y una
de ellas es que comete delitos. Entre tales factores podemos citar, sin ánimo
exhaustivo, los siguientes:

Impulsivo.

Con afán de protagonismo.

Fracaso escolar.

Consumidor de drogas.

Baja autoestima.
Familia desestructurada.

Clase baja.

Falto de afectividad.

Agresivo.

Sin habilidades sociales.

Poco equilibrio emocional.

Inadaptado.

Frustrado.

Para ello hemos realizado una encuesta a 25 niños y adolescentes que se


encuentran en el centro urbano de la ciudad de Hernandarias en el cual podemos
demostrar estadísticamente de forma inductiva las posibles condiciones en que
se desarrollan y a lo que conllevan esta vida delictiva de dichos jóvenes.

52% es por la pobreza.

24% por influencia de la drogadicción

12% por la familia desestructurada

12% falta de afectividad