Sei sulla pagina 1di 5

Insulina

Es una hormona que produce el páncreas. Cuando existe alguna alteración en el cuerpo afectando
a esta hormona puede administrarse como fármaco, sin embargo, ninguna insulina administrada
será idéntica a la que produce el cuerpo.

La insulina se une a receptores de diferentes órganos principalmente hígado, musculo y tejido


adiposo estimulando la captación y oxidación de glucosa, la síntesis de glucógeno, de ácidos grasos
y de proteínas e inhibiendo su catabolismo.

En el hígado, inhibe la glucogenólisis (degradación de glucógeno) y la gluconeogénesis (síntesis de


glucosa a partir de fuentes no hidrocarbonadas) y estimula la síntesis de glucógeno. También
aumenta la utilización de glucosa (glucólisis).

En el músculo la captación de glucosa puede ser más lenta y constituye el paso limitante del
metabolismo de los hidratos de carbono, aumentando la captación de glucosa, glucolisis y síntesis
de glucógeno. La insulina incrementa la captación de glucosa en el tejido adiposo y el músculo,
favoreciendo así el metabolismo de la glucosa. Uno de los productos finales del metabolismo de la
glucosa en el tejido adiposo es el glicerol, que se esterifica con ácidos grasos para formar
triglicéridos, influyendo de este modo en el metabolismo de las grasas La insulina aumenta la
síntesis de ácidos grasos y triglicéridos en el tejido adiposo y el hígado. Inhibe la lipólisis y aumenta
la lipogénesis.

La insulina estimula la captación de aminoácidos por el músculo y aumenta la síntesis proteica.


También disminuye el catabolismo proteico e inhibe la oxidación hepática de aminoácidos.

Como consecuencia de todo tiene una acción farmacológica de disminuir la glucemia.


Dosis

La dosis es individual, se determina en la consulta con el médico y depende de los niveles


sanguíneos de glucosa.

¿Cuáles son las dosis habituales de insulina al día?

Las dosis dependen de la edad, peso, estadio puberal, duración de la diabetes, estado de sitio de
inyección, aportes y distribución de la ingesta de alimentaria, patrón de ejercicio y rutina diaria,
del control metabólico, y de la presencia de enfermedades intercurrentes.

La dosis habitual total es 0,7 a 1 U/kg/día. En el periodo remisión baja a menos de 0,5 U/kg/día y
durante la pubertad aumenta a 1- 2 U/kg/día. La dosis debe ajustarse a los requerimientos de cada
paciente, de tal manera de lograr el mejor control glicémico con el menor riesgo de hipoglicemia.

Efectos adversos.

La hipoglucemia es la reacción adversa que con más frecuencia puede presentar un paciente
diabético, en general como resultado de la interacción entre la cantidad de carbohidratos
ingeridos, el ejercicio físico realizado y la dosis de insulina administrada. Se manifiesta como
mareo, confusión, visión borrosa, taquicardia, sudoración, hambre o dolor epigástrico, temblor, y
puede llegar a causar pérdida de conciencia en los casos más graves.

La hipoglucemia prolongada puede producir daño cerebral permanente.

• Al inicio: edema, anomalías en la refracción.

• Reacción local: eritema, hinchazón o prurito en el sitio de la inyección.

• Poco frecuente; reacción alérgica generalizada: urticaria, edema angioneurótico y choque


anafiláctico.

• Poco frecuente: lipodistrofia (lipoatrofia o lipohipertrofia) en el sitio de la inyección, que


desparece con lentitud al cambiar el lugar.

• Poco frecuente: resistencia a la insulina (requiriendo un cambio a una insulina porcina o humana
purificadas).
Cuidados de enfermería.

La insulina se comercializa en solución, que tiene un aspecto transparente, y en suspensión con


aspecto turbio, blanquecino. En el caso de estas últimas es preciso homogeneizarlas mediante
movimientos suaves antes de extraer la dosis.

Conservar en frio (2-8ºC) (no congelar)

Sacar de refrigeración 30 min antes de inyección (dolor menor absorción)

IC puede administrarse sc, imo iv

En bolo iv= efecto de 20 minutos

En BIC mezclada con soluciones salinas, glucosados o preparados de nutrición parenteral. (en este
caso el 2% de la insulina se pierde en las paredes del recipiente y el sistema de infusión)

El resto de las insulinas debe administrarse solo sc

Lipodistrofia

Debe existir rotación de los sitios de punción para evitar lipodistrofia

Precaución de no puncionar vasos sanguíneos

No realizar masaje tras la inyección

En mezclas extraer primero IC

Viales de insulina pueden guardarse a Tª ambiente hasta por4 semanas

Fabricantes recomiendan guardarla en refrigerador (calor y congelación alteran molécula de


insulina)

Nunca guardarla en el congelador

Protegerla de la luz

Jeringas precargadas son estables 30días si se guardan en refrigerador


Educación del paciente

La educación del paciente debe empezar cuando menos algunos días antes de dar de alta del
hospital y debe continuar de por vida. Los aspectos a tratar en la enseñanza son:

• La importancia de una dieta correcta (de ser necesario debe referirse al dietista) y del ejercicio.

• Vigilancia de la concentración de glucosa sanguínea, incluyendo la técnica, cuándo vigilar,


registro de la información.

• La elección de los instrumentos apropiados para aplicar insulina depende de:

• La visión de la persona y capacidad para ver la dosis (p. ej., algunos aparatos tienen un sonido
audible cuando las dosis de insulina son cargadas y esto puede mantener la independencia de una
persona con problemas visuales).

• Habilidades motoras finas (p. ej., algunos aparatos requieren que la persona cargue un cartucho
y la dosis, mientras otros vienen precargados).

• La facultad de manejar el aparato actual incluyendo limpieza, saber cuándo el aparato falla y qué
hacer si hay un problema.

• Métodos de asepsia, cargar la insulina, mezclar insulinas, técnicas de inyección y alternancia del
sitio.

• Almacenamiento correcto.

• Disposición correcta de los objetos filosos.

• Importancia de no rellenar los cartuchos.

• Importancia de ingerir alimentos con carbohidratos después de la inyección.

• Importancia de traer alguna forma de glucosa oral en toda ocasión (p. ej., dulces, azúcar) para
evitar la hipoglucemia.

• Los síntomas de hipoglucemia, incluyen apatía, sudoración, vómitos, cefalea, hambre,


palpitaciones y confusión.

• Anticipar cuando es probable se presente una situación de hipoglucemia y tener un patrón de


alimentación para superarla.

• Darse cuenta que la hipoglucemia causa tiempos de reacción más lentos (importantes al
manejar).

• Los síntomas de hiperglucemia incluyen náuseas, vómitos, somnolencia, piel seca y enrojecida,
boca seca, poliuria, polidipsia, apetito disminuido y aliento cetónico (olor a frutas).

• Los pacientes y cuidadores necesitan entender que la hiperglucemia es una situación letal en
potencia.

• Los beneficios de obtener un brazalete o pendiente que identifique su enfermedad.


• La necesidad de requerimientos extras de comida antes o durante la actividad como un deporte
o, en forma alternativa, que la dosis de insulina puede requerir un ajuste. Si el paciente hace
ejercicio de manera regular, debe consultarse al médico con respecto a la ingestión de alimentos y
los requerimientos de insulina para asegurar que se evite la hipoglucemia.

• El paciente necesita buscar el consejo de un médico cuando viaje y cambien los horarios, que
pueden afectar los tiempos de administración de la insulina.

• Indicar al paciente que si se siente enfermo debe continuar aplicándose la insulina, que tome
alimentos y líquidos como una forma de reemplazo y consulte a un médico si es incapaz de comer
la dieta prescrita o si las pruebas de sangre u orina se hacen positivas para glucosa, cetonas, o
ambas. La infección y fiebre a menudo incrementan los requerimientos de insulina

• Un pariente, amigo, colega o maestro debe también estar instruido en cómo identificar y tratar
un cuadro de hipo o hiperglucemia.

• Si la persona utiliza lentes y experimenta niveles incontrolables de glucosa, se le debe aconsejar


que posponga la obtención de nuevos lentes correctores hasta que sus niveles de glucosa se hayan
estabilizado por 3 a 6 semanas, ya que puede tomar este tiempo para que se consoliden sus
alteraciones visuales.