Sei sulla pagina 1di 16

SEÑORES PRESIDENTE Y MAGISTRADOS DEL TRIBUNAL

SUPREMO DE JUSTICIA.

INTERPONE Y FUNDAMENTA
DEMANDA CONTENCIOSO
ADMINISTRATIVA. Otrosíes.-

ALIANZA VIDA SEGUROS Y REASEGUROS S.A., representada


legalmente por Horacio Kropp Aranguren, Bolivianos, mayores de edad,
con cédula de identidad número: 2463041 L.P., transitoriamente en esta
ciudad y hábil por derecho; según consta por los Testimonios de Poder
Especial, Amplio y Suficiente Nrs 436/2010 y 437/2009 del 14 de
diciembre de 2019, otorgado en Notaría de Fe Pública de Primera Clase N°
34 a cargo de la Dra. Martha Ariane Antelo C. del Distrito Judicial de La
Paz; ante sus Probidades con las debidas consideraciones de respeto me
presento, exponemos y pedimos:
1. Apersonamiento, Legitimación y Domicilio.
Al amparo de los artículos 778 y 779 del Código de Procedimiento
civil, se da debido cumplimiento a los artículos 327 inciso 3), 4) y
conexos del mismo cuerpo legal, señalando y acompañando los
siguientes documentos
1.1 Apersonamiento.-
En nuestra condición de apoderados legales de ALIANZA VIDA
SEGUROS Y REASEGUROS S.A., al amparo de las disposiciones
jurídicas vigentes, nos apersonamos ante ustedes. Con el mayor
respeto, solicitando que toda citación, notificación y diligencias se las
entienda con nuestras personas.
1.2 Acreditación y Legitimación
Dando debido cumplimiento al Código de Procedimiento Civil en su
artículo 327 inciso 3), presentamos la siguiente personería jurídica
de ALINAZA VIDA SEGUROS Y REASEGUROS.
1.2.1 Personería de la Empresa.
1) Fotocopia del Testimonio de Escritura Publica de Constitución
Social.
2) Fotocopia del Testimonio de Escritura Publica de adecuación al
Código de Comercio.
2. NOMBRE, DOMICILIO Y REPRESENTANTE LEGAL DE LA
INSTITUCIÓN DEMANDADA.
El señor Ministro de Economía y Finanzas Públicas, Lic. Luis Alberto Arce
Catacora, quien es mayor de edad, hábil por derecho, con domicilio
principal en Av. Mariscal Santa Cruz esquina Oruro, Torre Palacio de las
Comunicaciones, Piso 19 de la ciudad de La Paz, Bolivia.
En virtud al numeral quinto de las disposiciones finales de la Ley Número
2175 – Ministerio Público, que modifica los artículos 127, 779,327 inciso 4)
del Código de Procedimiento civil, y en relación con la Ley 1979 de 24 de
mayo de 1999, la uniforme y constante jurisprudencia sentada por
ustedes, mediante el Auto Supremo numero 50/2004 de 22 de Abril de
2004 (gaceta Judicial) y normas conexas, la presente demanda
contenciosa administrativa se halla dirigida contra: La Resolución
Ministerial Jerárquica MEFP/VPCF/Nª 50/2012 del 21 de septiembre de
2012 suscrita por el señor Ministro de Economía y Finanzas Públicas, Lic.
Luis Alberto Arce Catacora III INSTRUMENTOS DEMANDADOS Y
AGOTAMIENTO DE LA VÍA ADMINISTRATIVA.-
Señores magistrados del Tribunal Supremo de Justicia del Estado:
3.1. Instrumentos Demandados
Dentro del plazo de Ley que ordena el artículo 780 del Código de
Procedimiento Civil, en relación a los artículos 327º inciso 5) y 779º del
Código de Procedimiento Civil, con la documentación que se acompaña, y
la relación cronológica de los hechos, que a continuación se señala y
anexa, queda demostrado el agotamiento de la vía administrativa y por
tanto la plena competencia del Tribunal Supremo de Justicia del Estado, al
presentar una demanda contenciosa administrativa dentro del plazo de
ley, contra la Resolución Ministerial Jerárquica MEFP/VPCF/Nª 50/2012 del
21 de septiembre de 2012, DICTADA POR EL Ministerio de Economía y
Finanzas Públicas.

IV Acto Administrativo Impugnado.


Habiéndose emitido en la vía administrativa varios recursos de
revocatorias y jerárquicos, y ante la multiplicidad de errores
suscitados que han derivado en una decisión fuera del marco legal
que se ha dado en el presente proceso contencioso administrativo,
que interponemos contra de la Resolución Ministerial Jerárquica
MEFP/VPCF/Nª 50/2012 del 21 de septiembre de 2012 suscrita por
el señor Ministro de Economía y Finanzas Públicas, Lic. Luis Alberto
Arce Catacora.
3. Plazo para la interposición de la demanda contenciosa
administrativa.
En cumplimiento de lo establecido en los artículos 778 y siguientes
del Código de Procedimiento Civil, el presente Contencioso
Administrativo es interpuesto dentro del plazo de los noventa (90) días
toda vez que fuimos notificados en fecha 27 de septiembre de 2012 con
la Resolución Ministerial Jerárquica MEFP/VPCF/Nª 50/2012 del 21 de
septiembre de 2012.
En consecuencia, me encuentro dentro del plazo legalmente
establecido para proceder a la interposición del presente contencioso
administrativo.
Argumentos de la Demanda Contenciosa Administrativa.
Demanda.
Señor Presidente y Ministros del Tribunal Supremo de Justicia, de
conformidad a lo establecido en los artículos 778 y siguientes del
Decreto Ley N° 12760 de 6 de agosto de 1975, ratificado por Decreto
Supremo N° 17607 de 17 de septiembre de 1980, que aprueba el
Código de Procedimiento Civil, concordante con el artículo 10 parágrafo
I de la Ley Nro. 212 del 23 de diciembre de 2011, en nuestra condición
de apoderados de la empresa ALIANZA VIDA SEGUROS Y
REASEGUROS SOCIEDAD ANONIMA, dirigimos la presente acción en
contra de la Resolución Ministerial Jerárquica MEFP/VPCF/Nª 50/2012
del 21 de septiembre de 2012, que ha lesionado y vulnerado los
intereses de nuestros mandantes, conforme pasamos a demostrar:
Identifica fractura de Principios de Jerarquía de los Actos
Administrativos, Límites de Discrecionalidad y Debido Proceso.
Señores Magistrados, como es de su conocimiento las normas
procesales en Sede Administrativa son de Orden Público, y deben ser
cumplidas en forma inexcusable por todos los servidores públicos,
quienes están sujetos a los principios constitucionales del Servicio
Público, descritos en los artículos 232 y 235 numeral 1) de la
Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia.
Con dicho mandato constitucional, se debe tomar en cuenta que el
Reglamento de la Ley Nro. 2341 de Procedimiento Administrativo, de
aplicación preferente al Sistema de Regulación Financiera SIREFI,
aprobado por Decreto Supremo Nro. 27175, dispone que las formas de
resolución de un Recurso Jerárquico, son las siguientes:
“ARTICULO 43°.- (Formas de Resolución en Recurso de
Revocatoria).
I. Las resoluciones sobre los recursos de revocatoria en el SIREFI serán:
a) Confirmatorias. Cuyo alcance podrá ser total, cuando ratifiquen lo
dispuesto en la resolución recurrida en todos sus términos o, parcial cuando
ratifiquen en parte y modifiquen parcialmente lo dispuesto en la resolución
recurrida.
b) Revocatorias. Cuyo alcance podrá ser total, cuando pronunciándose sobre
el fondo dejen sin efecto la resolución recurrida o, parcial cuando
pronunciándose sobre el fondo, dejan sin efecto parte de la resolución
recurrida.
c) Desestimatorias. Cuando el recurrente no haya demostrado vulneración a
sus derechos subjetivos o lesiones a sus intereses legítimos, sin cumplir con
el Artículo 15 del presente Reglamento.
d) Improcedentes. Cuando el recurso se hubiese interpuesto fuera del plazo
señalado o el recurrente no cumpliese con los requisitos exigidos.
II. Corresponderá a la Superintendencia General del SIREFI declarar la
improcedencia de los recursos jerárquicos interpuestos ante las
Superintendencias Sectoriales, siendo deber de las mismas remitirlos a la
Superintendencia General en todos los casos.”
“ARTICULO 44°.- (Formas de Resolución en Recurso Jerárquico).
La Superintendencia General del SIREFI, en recurso jerárquico, adicionalmente
a las formas señaladas en el artículo anterior podrá resolver disponiendo la
reposición de obrados con la anulación del procedimiento hasta el vicio más
antiguo o cuando exista indefensión del recurrente”.

De igual forma, se puede invocar las previsiones legales, establecidas en


el artículo 61 de la Ley Nro. 2341 de Procedimiento Administrativo, que
dispone:
“ARTICULO 61°.- (Formas de la Resolución).-
Los recursos administrativos previstos en la presente Ley, serán resueltos
confirmando o revocando total o parcialmente la resolución impugnada, o en su
caso, desestimando el recurso si éste estuviese interpuesto fuera de término,
no cumpliese las formalidades señaladas expresamente en disposiciones
aplicables o si no cumpliese el requisito de legitimación establecido en el
Artículo 11º de la presente Ley”.

Como se podrá apreciar con absoluta nitidez, las “formas de resolución”


de las impugnaciones, en sede administrativa, son ABSOLUTAS;
pudiendo optar la Autoridad de última instancia administrativa,
cualquiera de las siguientes formas:
 Confirmatorias.
 Revocatorias.
 Confirmatorias parcial.
 Revocatoria parcial.
 Anulación.
 Improcedente.
De lo expuesto es fácilmente evidenciable que no existe la
posibilidad jurídico-procesal de que estas formas de resolución de los
recursos administrativos, puedan ser combinadas entre si en una misma
resolución jerárquica, toda vez que ello implicaría una franca violación al
Debido Proceso y al Principio de congruencia que debe existir en la
emisión de actos administrativos definitivos.
Lo anteriormente expuesto tiene plena pertinencia en el contenido
del presente Contencioso Administrativo, toda vez que el Ministerio de
Economía y Finanzas Públicas del Estado Plurinacional de Bolivia, ha
sobrepasado los mandatos de los artículos 43 y 44 del reglamento
aprobado por Decreto Supremo Nro. 27175 y el artículo 61 de la Ley
Nro. 2341 de Procedimiento Administrativo, al emitir una decisión
combinando las formas de resolución de recursos, cuando esto no esta
permitido por Ley y reglamento.
Sírvanse verificar cómo los artículos resolutivos primero y
segundo de la Resolución Ministerial Jerárquica MEFP/VPCF/Nª 50/2012
del 21 de septiembre de 2012, incurren en el siguiente error de
aplicación de la norma procesal administrativa:
“ARTICULO PRIMERO.- CONFIRMAR PARCIALMENTE la Resolución
Administrativa ASFI/Nro. 142/2012 de 23 de abril de 2012….”.
“ARTICULO SEGUNDO.- ANULAR el procedimiento administrativo hasta la
Resolución Administrativa ASFI ASFI/Nro. 142/2012 de 23 de abril de 2012….”.

Como podrán apreciar no existe precedente jurídico procesal en Bolivia,


que demuestre un accidente jurídico tan grave como el contenido en la
Resolución Ministerial Jerárquica MEFP/VPCF/Nª 50/2012 del 21 de
septiembre de 2012, toda vez que resulta inverosímil que, en un
mismo acto administrativo definitivo: en primer lugar se confirme
parcialmente la Resolución Administrativa ASFI/Nro. 142/2012 de 23
de abril de 2012, e inmediatamente después se ANULE EL
PROCEDIMIENTO, incluyendo la resolución que supuestamente es
confirmada parcialmente.
Dada la secuencia de estas decisiones (confirmatoria y luego
anulatoria), tendríamos que entender que la confirmación parcial,
inicialmente decretada, fue anulada por su segundo artículo, ya que se
presenta de la siguiente forma:
“ANULAR el procedimiento administrativo hasta la Resolución Administrativa
ASFI/Nª 142/2012 de 23 de abril de 2012 inclusive…”.

Como se podrá apreciar, además la Jurisprudencia Constitucional, ha


definido que;
“…se deriva del principio de legalidad, y prescribe que ninguna disposición
administrativa podrá vulnerar los preceptos de otra norma en grado superior,
Principio que está recogido en el artículo 4 de la Ley de Procedimiento
Administrativo, cuando establece que la actividad y la actuación administrativa
y particularmente las facultades reglamentarias atribuidas por esa ley,
observarán la jerarquía establecida por la Constitución y la Leyes. (Sentencia
(Constitucional Nro. s. 1464/04-R.)
En todo caso el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, debe
considerar que la discrecionalidad se da cuando el ordenamiento jurídico
le otorga al funcionario un abanico de posibilidades, pudiendo optar por
la que sea más adecuada, pero no por una combinación de ellas. En los
casos de ejercicio de poderes discrecionales, es la Ley la que permite a
la administración apreciar la oportunidad o conveniencia del acto según
los intereses públicos, sin predeterminar la actuación precisa. De ahí la
potestad discrecional, que es una libertad de elección entre alternativas
igualmente justas1 según los intereses públicos, pero de ninguna
manera, la combinación de alternativas que puedan crear confusión,
como en el caso de la Resolución Ministerial Jerárquica MEFP/VPCF/Nª
50/2012 del 21 de septiembre de 2012.
A mayor abundamiento corresponde poner en su atención que la
discrecionalidad tiene límites, pues siempre debe haber una adecuación
a los fines de la norma y el acto debe ser proporcional a los hechos y la
causa que los originó, conformándose así, los principios de racionalidad,
razonabilidad, justicia, equidad, igualdad, oportunidad, proporcionalidad
y finalidad, y de ninguna manera generar “confusión” en los actos
administrativos que deben ser claros y precisos. (Sentencia
Constitucional Nro. 14674/04-R del 13 de septiembre de 2004).
Conclusión.-
El Ministerio de Economía y Finanzas Públicas al emitir la
Resolución Ministerial Jerárquica MEFP/VPCF/Nª 50/2012 del 21 de
septiembre de 2012, que COMBINÓ las formas de resolución de
recursos jerárquicos, ha fracturado los preceptos establecidos por los
artículos 43 y 44 del reglamento aprobado por Decreto Supremo Nro.
27175 y el artículo 61 de la Ley Nro. 2341 de Procedimiento
Administrativo, aspecto que determina la perturbación jurídica absoluta
de dicho acto administrativo.
Violación del Principio de Non Reformatio In Pejus.

1
Sentencia Constitucional Nro. 908/05-R del 8 de Agosto de 2005.
Una de las garantías que fuera consagrada desde la doctrina del
Derecho Administrativo, hasta el positivismo dogmático y también en la
rigurosidad procesal, es el Principio de la “No reforma en perjuicio”.
En ese sentido, la Resolución Ministerial Jerárquica MEFP/VPCF/Nª
50/2012 del 21 de septiembre de 2012, no obstante los límites que le
establece el procedimiento administrativo, toma otra decisión
exorbitante reflejada en el contenido del Artículo Tercero de la parte
resolutiva de la mencionada resolución, donde más allá de sus límites
legales, instruye el Inicio de Diligencias Preliminares, respecto a la
denuncia presentada sobre la presunta no contabilización oportuna de la
contingencia, en infracción a la Resolución Administrativa SPVS/IS/Nº
180 del 27 de febrero de 2008 (que aprobó las modificaciones al Plan
único de Cuentas y Manual de Contabilidad para su adecuación a las
normas de contabilidad Nro. 3 y 6).
En ese sentido, corresponde poner en atención de sus
Autoridades, cómo, el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, al
instruir el inicio de diligencias preliminares administrativas en una
instancia jerárquica, fractura el PRINCIPIO DEL NON REFORMATIO
IN PEJUS, toda vez que resulta evidente que me sitúa un escenario
más nocivo y perjudicial que antes de tramitarse el Recurso Jerárquico.
Como Uds. conocen el Principio de Non Reformatio In Pejus, es
una acción procesal administrativa que se halla prohibida
Jurisprudencialmente por la Sentencia Constitucional 1120/2005-R,
“…el Tribunal de alzada, debe circunscribir su fallo única o exclusivamente a los
aspectos expresamente impugnados por el apelante, razón por la que no le está
permitido analizar otros supuestos que no fueron impugnados o cuestionados.
De ocurrir esta situación en los casos en que el procesado sea el apelante, se
podría ocasionar perjuicio al imputado apelante, cuando se ingresa a analizar
supuestos que podrían perjudicarle y que no fueron objeto de apelación, lo que
supondría la vulneración de la regla de la prohibición de la reforma en perjuicio
o reformatio in peius”.

Como se podrá apreciar con meridiana nitidez, resulta cierto que


evidente que el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, ha infringido
el Principio de Non Reformatio in Pejus, a través del contenido del
Artículo Tercero de la Resolución.
Conclusión.
En mérito a lo expuesto queda demostrado que el artículo tercero de
la parte resolutiva de la Resolución Ministerial Jerárquica MEFP/VPCF/Nª
50/2012 del 21 de septiembre de 2012, ha fracturado el Principio de
Non Reformatio In Pejus, y en consecuencia deberá ser eliminado del
tráfico jurídico positivo, a través de la instancia de control judicial,
aspecto que se halla bajo prohibición jurisprudencial contenida en la
Sentencia Constitucional 1120/2005-R de 12 septiembre de 2005.
3.1. Imprecisión e Inconsistencia Normativa.
Señores Magistrados, la Resolución Ministerial Jerárquica
MEFP/VPCF/Nª 50/2012 del 21 de septiembre de 2012, en su artículo
cuarto de la parte resolutiva, manifiesta y exhorta a la Autoridad de
Supervisión del Sistema Financiero de la siguiente forma:
“Se exhorta a la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero, dar
cumplimiento al procedimiento administrativo y principios de derecho
administrativo, en cuanto a la resolución de los actos administrativos que emite,
evitando la confusión del administrado y la ausencia de artículos como sucedió
en la Resolución Administrativa ASFI/142/2012”.

Sobre el particular, corresponde poner en su atención que en el último


considerando de la Resolución Ministerial Jerárquica MEFP/VPCF/Nª
50/2012 del 21 de septiembre de 2012, donde se expone la base legal
de sus facultades, el Ministerio de Economía y Finanzas Pública, ingresa
en una imprecisión que causa confusión, toda vez que manifiesta:
“De conformidad al artículo 43, parágrafo I. incisos a) y b) y parágrafo
II, del Decreto Supremo Nro. 27175 del 15 de septiembre de 2003, el
Ministro de Economía y Finanzas Públicas…”.

Al respecto corresponde poner en su atención que el Decreto Supremo


Nro. 27175 del 15 de septiembre de 2003, tiene únicamente 5 artículos
y no así un artículo 43, tal como lo menciona la Resolución Ministerial
Jerárquica MEFP/VPCF/Nª 50/2012 del 21 de septiembre de 2012.
Como es de su conocimiento, las imprecisiones legales solo son
tolerables para el administrado, bajo el Principio de Informalismo que se
halla consagrado en el artículo 4 de la Ley Nro. 2341 de Procedimiento
Administrativo y no así a la “Administración”, que debe cumplir
estrictamente los requisitos establecidos en el artículo 28 del cuerpo
legal anteriormente mencionado:
“ARTICULO 28°.- (Elementos Esenciales del Acto Administrativo).-Son
elementos esenciales del acto administrativo los siguientes:
a) Competencia: Ser dictado por autoridad competente;
b) Causa: Deberá sustentarse en los hechos y antecedentes que le sirvan de
causa y en el derecho aplicable;
c) Objeto: El objeto debe ser cierto, lícito y materialmente posible.;
d) Procedimiento: Antes de su emisión deben cumplirse los procedimientos
esenciales y sustanciales previstos, y los que resulten aplicables del
ordenamiento jurídico;
e) Fundamento: Deberá ser fundamentado, expresándose en forma concreta
las razones que inducen a emitir el acto, consignando, además, los recaudos
indicados en el inciso b) del presente artículo; y,
f) Finalidad: Deberá cumplirse con los fines previstos en el ordenamiento
jurídico”.

Lo cierto es que el invocar normas legales que no existen, como en el


presente caso, implica que el acto administrativo ciertamente se ve
perturbado y que contradice y desautoriza lo recomendado a la propia
Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero.
Conclusión.
Queda demostrado que la Resolución Ministerial Jerárquica
MEFP/VPCF/Nª 50/2012 del 21 de septiembre de 2012, identifica como
base legal de su facultad decisional al artículo 43 del Decreto Supremo
Nro. 27175, el mismo que no existe, y en consecuencia determina
una fractura procesal y aplicación de la norma de fondo que deberá ser
adecuadamente valorada por la instancia de control judicial.
Falta de Fundamentación y Motivación.
Señores Presidente y Magistrados, se debe considerar que en el
contenido del Recurso Jerárquico presentado por ALIANZA VIDA
SEGUROS Y REASEGUROS SOCIEDAD ANÓNIMA, se esgrimieron
varios argumentos que no fueron adecuadamente valorados y que en
algunos casos directamente se sustentó que no podían ser valorados por
la instancia jerárquica, sin embargo extrañamente son sujeto de
confirmación por parte de la instancia jerárquica. Estos argumentos
fueron los siguientes:
1. La pretensión de Luis Artemio Lucca Suarez, de reclamar una
sanción a la empresa, omitiendo el hecho de que él fue el primero
en incumplir con las obligaciones además de ser ilegítimas
implican una flagrante violación a lo previsto en el artículo 1.019
del Código de Comercio.
2. Que Luis Artemio Lucca Suarez, confesó explícitamente que no
cumplió con sus obligaciones relativas a la obligaciones inherentes
al contrato de seguro, motivo por el cual todo análisis debería
partir de dicha condición fáctica ineludible y no basarse en
apreciaciones totalmente subjetivas, con el único objetivo de
constreñir a la entidad aseguradora que representamos.
3. Que tanto la Superintendencia de Pensiones, Valores y Seguros y
la entidad Aseguradora, fueron uniformes con el criterio técnico
legal, de que, Luis Artemio Lucca Suarez, incumplió con las
obligaciones de pago y que las primas del Seguro Flotante de
Desgravamen Hipotecario Nro. 600055 habían dejado de pagarse
al momento de suscitarse el fallecimiento de la esposa.
4. La definición de INFRACCIONES GRAVES conforme lo establece el
artículo 52 de la Ley Nro. 1883 de Seguros, tiene dos
componentes; el primero la existencia de incumplimiento
subsanable y segundo la existencia de daño económico o perjuicio,
siendo que este último en ningún momento se ha demostrado en
el transcurso de todo el proceso administrativo, motivo por el cual
resulta totalmente improcedente el calificar los presuntos
incumplimientos de la empresa como GRAVES.
5. ALIANZA VIDA SEGUROS Y REASEGUROS S.A., demuestra
ante sus Autoridades que la determinación de las posibles
infracciones dentro de los cargos 1 y 2, no pueden ser tipificados
como GRAVES, toda vez que no concurren los presupuestos
sancionatorios previstos por el artículo 52 de la Ley Nro. 1883, ni
de los descritos en el artículo 12 de la Resolución Reglamentaria
01/93 del 11 de noviembre de 1993, en su artículo 8 parágrafo III
de dicho cuerpo normativo.
6. Asimismo, quedó demostrado que el cargo 3, quedó a merced de
la aplicación de los principios irretroactividad, lo cual fue
correctamente analizado por la Autoridad de Supervisión del
Sistema Financiero, al momento de emitir la Resolución ASFI No.
993/2010 de 26 de noviembre de 2010, aspecto que hoy es
desconocido por la Resolución ASFI Nro. 142/2012 del 23 de abril
de 2012 por la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero,
aspecto que deberá ser reparado en la instancia jerárquica, toda
vez que no puede existir sanción, cuando está no ha sido
tipificada, tal como lo dispone el artículo 73 de la Ley Nro. 2341 de
Procedimiento Administrativo.
7. Los cargos 6 y 7 de la Notificación de Cargos, han sido declarados
prescritos al amparo del artículo 79 de la Ley Nro. 2341 de
Procedimiento Administrativo, tal como fuera correctamente
apreciado y analizado por la Autoridad de Supervisión del Sistema
Financiero (ASFI), en la Resolución ASFI No. 993/2010 de 26 de
noviembre de 2010, por lo cual no es admisible la existencia el
argumento de la interrupción de la prescripción a partir de la
denuncia de Luis Artemio Lucca Suarez que proviene del 23 de
febrero de 2003. Todo ello sin perjuicio de la multiplicidad de
pronunciamientos de las diferentes instancias administrativas y
jerárquicas, donde el cómputo de la prescripción es un aspecto
que está totalmente confirmado y fue ratificado en cada una de las
decisiones regulatorias que se fueron emitiendo en este irregular
proceso auspiciado por Luis Artemio Lucca Suarez, quien en todo
el procedimiento, no demostró su condición de regulado o
regulador.
8. En el presente caso, es VERDAD MATERIAL que ALIANZA
VIDA SEGUROS Y REASEGUROS S.A., ya sufrió sanciones
impuestas incluso antes de la Resolución ASFI No. 832/2010 del
23 de septiembre de 2010, por lo cual, tomando en cuenta el
mandato del artículo 4 inciso d) de la Ley No. 2341 de
Procedimiento Administrativo, correspondía que en estricto apego
a la Ley, se ratifique la Resolución ASFI No. 993/2010 del 26 de
noviembre de 2010.
9. Debía haberse dejado claramente establecido, que en relación a la
cobertura del seguro que reclama Luis Artemio Lucca Suarez y que
es al mismo tiempo la motivación principal intrínseca de sus actos de
recurrencia y otros, la Superintendencia de Pensiones, Valores y
Seguros, en su calidad de órgano Rector del Sistema de Seguros en
Bolivia, definió que no existía cobertura vigente, lo cual es un acto
administrativo estable y ejecutoriado que puso fin a la Sede
Administrativa en dicha circunstancia, tal como se evidencia en el
acto administrativo técnico y fundamentado contenido en la CITE:
SPVS. IS. DJ. No. 1054
Al respecto se debe tomar en cuenta que el derecho a la defensa
contenido en los artículos 115 y 119 de la Constitución Política del
Estado, reconocen a éste como un derecho fundamental, cuyo respeto y
protección está garantizado por el Estado Boliviano.
En este sentido, uno de los elementos esenciales para que exista
el respeto al derecho a la defensa, es que todo pronunciamiento
administrativo, debe contar con la debida fundamentación, situación que
en el presente caso no es evidente, ya que de la simple lectura de la
Resolución Jerárquica del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, se
demuestra que la misma esta asociada a una copia de los memoriales
presentados por las partes y no así a una valoración exhaustiva de los
hechos, documentos y procesos que forman parte del reclamo de Luis
Artemio Lucca Suarez.
No obstante lo señalado, la falta de fundamentación, como se
indicó precedentemente, al margen de irrumpir con el debido proceso
también vulnera el derecho constitucional a la defensa, conforme señala
la línea jurisprudencial contenida en la Sentencia Constitucional
24/2005-R de 11 de abril de 2005 que dispone:
“…Respecto al derecho de defensa en el procedimiento administrativo, la
doctrina reconoce que al igual que la defensa en juicio, consagrada
constitucionalmente, es también un derecho aplicable al procedimiento
administrativo, comprendiendo los derechos: a) a ser oído; b) a ofrecer y
producir prueba; c) a una decisión fundada; y d) a impugnar la decisión;
razonamiento coincidente con el expresado por la jurisprudencia constitucional
que, en la SC 1670/2004-R, de 14 de octubre, estableció la siguiente doctrina
jurisprudencial “(…) es necesario establecer los alcances del derecho a la
defensa reclamado por el recurrente, sobre el cual este Tribunal Constitucional,
en la SC 1534/2003-R, de 30 de octubre manifestó que es la: “(…) potestad
inviolable del individuo a ser escuchado en juicio presentando todas las pruebas
que estime convenientes en su descargo, haciendo uso efectivo de los recursos
que la ley franquea. Asimismo, implica la observancia del conjunto de requisitos
de cada instancia procesal en las mismas condiciones con quien lo procesa, a fin
de que las personas puedan defenderse adecuadamente ante cualquier tipo de
acto emanado del Estado que pueda afectar sus derechos; interpretación
constitucional de la que se extrae que el derecho a la defensa alcanza a los
siguientes ámbitos: i) el derecho a ser escuchado en el proceso; ii) el derecho a
presentar prueba; iii) el derecho a hacer uso de los recursos; iv) el derecho a
la observancia de los requisitos de cada instancia procesal…”

Asimismo, en la misma línea, la Sentencia Constitucional 12/2002-R de


9 de enero de 2002 emitida por el Tribunal Constitucional del Estado
Plurinacional, señala:
“…Que, la motivación de las decisiones, es una obligación indispensable, lo que
importa que las autoridades judiciales o administrativas deben fundar en
derecho sus decisiones a objeto de que los administrados o procesados
puedan impugnar o propugnar la decisión; al no cumplir con esta exigencia
de la Ley, los colocan en una situación de indefensión. Que la falta de
motivación de un fallo importa no sólo el desconocimiento de las normas que
rigen todo proceso, sino también la falta de cuidado, negligencia y dejadez, lo
cual resulta intolerable…”

En el caso de la Resolución Ministerial Jerárquica MEFP/VPCF/Nª


50/2012 del 21 de septiembre de 2012 y que se impugna, al carecer de
fundamentación y motivación, coloca a mis representados en un estado
de indefensión vulnerando lo dispuesto en los artículos 115, parágrafo II
y 119, parágrafo II de la actual Constitución Política del Estado.
Conclusión.
Queda entonces demostrado que la Resolución Ministerial Jerárquica
MEFP/VPCF/Nª 50/2012 del 21 de septiembre de 2012, ha violentado la
obligación de fundamentación y motivación de los Actos Administrativos,
al no ser clara y concisa, y limitándose en una gran mayoría a la copia
de los memoriales presentados por las partes.
Petitorio.
Por lo expuesto, por corresponder en derecho, en estricto apego a
la ley, existiendo fundamentos legales que justifican plenamente la
pretensión de nuestros mandantes, buscando restituir sus derechos, en
mérito a la relación de hechos y fundamento legal descrito
precedentemente, al amparo del artículo 24 de la Constitución Política
del Estado, aplicación de la ley y de acuerdo a los arts. 327, 778 a 781
del Código de Procedimiento Civil, concordante con el artículo 10
parágrafo I de la Ley Nro. 212 del 23 de diciembre de 2011, tengo a
bien interponer la presente DEMANDA CONTENCIOSO
ADMINISTRATIVA, solicitando se declare PROBADA la presente
demanda en todas sus partes, en CONTRA de la Resolución Ministerial
Jerárquica MEFP/VPCF/Nª 50/2012 del 21 de septiembre de 2012,
emitida por el señor Ministro de Economía y Finanzas Públicas, Lic. Luis
Alberto Arce Catacora, quien es mayor de edad, hábil por derecho, con
domicilio principal en Av. Mariscal Santa Cruz esquina Oruro, Torre
Palacio de las Comunicaciones, Piso 19 de la ciudad de La Paz, Bolivia,
designado mediante Decreto Presidencial Nro. 1125 del 23 de enero de
2012, a quien su magistratura se permitirá de acuerdo al art. 354 el
Código de Procedimiento Civil, citar, notificar y emplazar con el presente
para que dentro el plazo legal conteste a la misma, sea más el plazo que
corresponda en razón de la distancia, por lo que PEDIMOS, al efecto
libre provisión citatoria encomendando su cumplimiento a la Presidencia
de la Corte Departamental de La Paz, para que luego de un análisis en
sana crítica y prudente criterio emitan resolución en el marco de la
correcta administración de justicia, y, como consecuencia de ello quede
sin valor sustancial alguno el acto administrativo objeto de la presente
demanda, disponiéndose al mismo tiempo un pronunciamiento en forma
concisa y definitiva.
Deferir a lo impetrado será un acto de entera Justicia.
Otrosí 1º.- (DOCUMENTACIÓN)
A los efectos legales que en Derecho corresponden, remito en
calidad de prueba la siguiente documentación:
1. Copia Legalizada de la Resolución Ministerial Jerárquica
MEFP/VPCF/Nª 50/2012 del 21 de septiembre de 2012.
2. Original de Gaceta Oficial de Bolivia Nro. 0336 del 24 de enero de
2012, de Designación de los Ministros de Estado, donde se
acredita la personería del demandado.
3. Originales de Testimonio de Poder Nrs. 436/2009 y 437/2009 del
14 de diciembre de 2009, que acredita la personería del
demandante.
Otrosí 2º.- (SOLICITA ORDENE)
A los efectos legales que en Derecho corresponden, solicito a su
Autoridad Ordene al Ministerio de Economía y Finanzas Públicas y a la
Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero, la remisión de todo el
expediente completo del proceso administrativo, desde su inicio hasta
la emisión de la Resolución Ministerial Jerárquica MEFP/VPCF/Nª
50/2012 del 21 de septiembre de 2012.
Estando mi petitorio fielmente amparo en lo previsto en el artículo
16 inciso a) de la Ley Nro. 2341 de Procedimiento Administrativo,
artículo 23 del mismo cuerpo legal y el artículo 330 del Código de
Procedimiento Civil.
Otrosí 3º.- (DOMICILIO)
Señalo domicilio legal la secretaría de su digno despacho.
Será Justicia, etc.
Sucre, 11 de Octubre de 2012