Sei sulla pagina 1di 26

1

agricultura que establece el buen estado y buen funcionamiento de nuestra Panadería, de

fecha 25 de enero de 1990 (Ver anexo 1-L), y la declaración jurada por parte de

SEGUNDO RAMIREZ FERNANDEZ donde hace mención al impuesto de

licencia municipal de funcionamiento con fecha 04 de abril de 1990 (ver anexo 1-

LL);

4.4.- Correlativamente, adjuntamos señor juez, las declaraciones juradas de autoavalúo

presentadas ante el concejo distrital de Laredo, correspondientes a los años de

1999, 2000, 2001, 2002, 2003, 2004 y 2005 (ver anexo 1-M). Adicionalmente al

fallecer nuestro padre en el año 2002, el suscrito en representación, evidencia

nuestra posesión con las declaraciones juradas de permanencia en el giro del

contribuyente con fechas: 22 de julio del 2003 (ver anexo 1-N) y 24 de junio del

2004. (Ver anexo 1-Ñ);

De otro lado, desde la perspectiva de la formalización de nuestra posesión y de

nuestra propiedad, vemos que, con fecha 21 de abril del 2005, el jefe de la

dirección de desarrollo urbano de la municipalidad distrital de Laredo, expide

certificado. Donde comunica el nuevo número de finca del inmueble de un sub.

litis (Ver anexo 1-O). Además, en junio del 2005. Se expidió la memoria

descriptiva a favor de los posesionarios en relación a la SUCESIÓN

INTESTADA DE DON SEGUNDO RAMIREZ FERNANDEZ, en la cual

constan los planos perimétricos de la ubicación del inmueble certificado por la

Municipalidad de Laredo ( ver anexo 1-P); paralelamente, se expidieron: el

certificado en el que consta que el terreno ubicado en Calle San Antonio Nº 339-

343 ; le corresponde sus determinados parámetros urbanísticos, de fecha 01 de

julio de 2005 ( ver anexo 1-Q), la constancia y el certificado, donde el jefe de la


2

dirección de desarrollo urbano de la municipalidad distrital de Laredo declara que

el lote ubicado en calle San Antonio Nº 339-343 se encuentra dentro de la zona

urbana de la ciudad de Laredo, de fecha 01 de julio de 2005 ( ver anexo 1-R), y el

certificado emitido por la dirección de desarrollo urbano certifica que el inmueble

ubicado en calle San Antonio Nº 339-343, no constituye ejido municipal, aporte,

excedente de expropiación o bien propio de la municipalidad distrital de Laredo,

de fecha 01 de julio de 2005, ( ver anexo 1-S);

4.5.- Con fecha 27 de abril de 2005, se expidió a favor del suscrito un licencia por parte

de la municipalidad distrital de Laredo (Ver anexo 1-T) así como, presentamos

nuestra declaración jurada de permanencia en el giro del negocio (Ver anexo 1-U),

posteriormente, el 05 de octubre de 2005, realizamos un convenio de

refinanciación con la empresa Hidrandina S.A., cancelando los recibos de luz,

correspondientes a los meses de octubre y noviembre y de otro lado, hemos

cancelado los derechos de pago por concepto de agua potable, baja policía y

alcantarillado, de los meses de septiembre y octubre del presente año (ver anexo

1-V). Aparte estos medios probatorios, así como las documentales señaladas en

los numerales anteriores señor juez, constituyen pruebas irrefutables de nuestra

posesión pacífica, continua y pública por más de diez años, conforme lo señala el

artículo 950º del código civil, haciendo referencia a una serie de conceptos, que

iremos desarrollando en los siguientes fundamentos;

El artículo 896º del código civil, define a la posesión en los siguientes términos:

“La posesión es el ejercicio de hecho de uno o más poderes inherentes a la

propiedad”. Este dispositivo debe concordarse con el artículo 923º del mismo

código, que define a la propiedad como: “...el poder que permite usar, disfrutar,
3

disfrutar, disponer y reivindicar un bien. (....)” . Un intento de concretizar los

campos de aplicación de la posesión, nos permite señalar hasta tres niveles en los

cuales de define y opera ésta en el ámbito jurídico:

a.- Como un hecho fáctico con consecuencias jurídicas. Como es el caso del

poseedor precario por ejemplo que al poseer un inmueble que pertenece a

otro, puede oponer dicha posesión contra el propietario a través del interdicto

de retener.

b.- Como contenido de otro derecho real. Es el caso del propietario, del

usufructuario, del superficiario y del acreedor anticrético. Por ejemplo; que

ejercen sus derechos reales como tal: propietario, usufructo, superficie y

anticresis, a través de la posesión.

c.- Un mecanismo excepcional de publicitar la propiedad. Mecanismo señalado

en la ley conocido con el nombre de prescripción adquisitiva de dominio

(usucapión) a través de requisitos establecidos; ya sea en el artículo 950º del

código civil (posesión pacífica, continua y pública, según sea el caso por cinco

o diez años, en caso de inmuebles sujetos a régimen general de los registros

públicos);

4.6.- El artículo 950º del código civil, señala:

“La propiedad inmueble se adquiere por prescripción mediante la posesión

continua, pacífica y pública como propietario durante diez años.

Se adquiere a los cinco años, cuando median justo título y buena fe”
4

Si realizamos un análisis exegético de dicha norma, tenemos una serie de

proposiciones que deben ser estudiadas con precisión.

4.6.1.- La propiedad se adquiere por prescripción.-

Si bien la doctrina clásica (de la cual a hecho eco nuestro código civil)

señala que la propiedad se adquiere por la posesión a través del tiempo

(usucapión), constituyéndose así este derecho de propiedad como una

especie de “castigo” al propietario negligente por el no uso de este derecho,

y por ende en “premio” al usurpador del mismo; no obstante recientemente,

la nueva tendencia doctrinaria se orienta a entender que en una economía

globalizada y de mercado, resulta menester establecer un orden legal eficaz

y eficiente que permita al propietario contar con una adecuada prueba de su

derecho.

Si bien es cierto, que para ello se creo el sistema de catastro (registros

públicos, aún poco desarrollado en nuestro país), resulta no menos

importante el reconocer que históricamente hablando (hasta la actualidad)

la usucapión, más que un mecanismo destinado a facilitar las cosas al

usurpador, es un mecanismo destinado a servir de prueba definitiva de la

propiedad, tratando de demostrar la propiedad al favor del adquiriente a

título derivativo, el cual solo necesita demostrar su título válido de

adquisición (de la propiedad por usucapión) cumpliendo con los requisitos

señalados en la ley (en nuestro caso establecidos en los artículos 950º al 953º

C.C.).

Lo expresado aquí resulta tan evidente e importante que, como bien lo señala

GONZALES BARRON (“Curso de Derechos Reales”, Jurista Editores,


5

2003, pagina 514), citando a SAVIGNY, la propiedad es una “posesión

revestida por el tiempo”. Con lo cual, siempre según GONZALES

BARRON, (Op. cit., a quien citamos in extenso nos expresa que:... “ el

reconocimiento jurídico de un derecho pleno de atribución sobre las cosas

(propiedad) se sustenta en el poder fáctico de preeminencia sobre ellas

(posesión), al cual se le adosa de un plazo legal, pues no existe mejor

título que el tiempo. Siguiendo esta línea de ideas, la doctrina más

moderna señala que si la propiedad se define como el derecho a gozar un

bien, entonces LA FINALIDAD DE LA PROPIEDAD ES LA POSESION

y en una visión teleológica del fenómeno jurídico, el fin (la posesión) es

más importante que el instrumento (la propiedad), es su prius lógico. Es

más ¿para qué serviría la propiedad su el dueño no pudiese poseer el

bien?. Esta simple cuestión despeja cualquier duda”.

Conforme hemos demostrado en los anteriores fundamentos de hecho, juez,

nuestra posesión supera por mucho los diez años a los que hace referencia el

citado artículo 950º de nuestra codificación civil, situación que nos hace

propietarios de nuestro inmueble, pues a tenor de lo dispuesto por el

artículo 952º del código civil: (los subrayados y cursivas son nuestros)

“Quien adquiere un bien por prescripción puede entablar juicio para que

se le declare propietario.

La sentencia que accede a la petición es título para la inscripción de la

propiedad en el registro respectivo y para cancelar el asiento a favor del

antiguo dueño”
6

El citado artículo nos expresa que previamente, se obtuvo la propiedad

gracias a la prescripción (aquí el título de la propiedad, entendida como

“causa justificativa de un derecho”, se obtiene por la posesión), y decimos

eso porque deseamos establecer su diferencia, con la posterior sentencia que

también sirve como título, pero en el sentido que se le da en registros

públicos, a saber, un título supletorio, (a través del cual el propietario por

prescripción), demostró su derecho obtenido). Todo ello en forma conjunta

busca derivada de su futura publicidad de la prescripción y consiguiente

seguridad jurídica, posterior inscripción.

Al respecto, la presente casación nos ofrece la confirmación de lo aquí

expresado:

Prescripción adquisitiva

“... La acción de prescripción adquisitiva es evidentemente declarativa, pues busca el


reconocimiento de un derecho, a partir de una situación de hecho determinada, o un
pronunciamiento de contenido probatorio, que adquirirá certidumbre mediante la
sentencia, de tal forma que la norma abstracta de la ley se convierte en una decisión
concreta, estableciendo una relación de derecho entre las partes, limitándose la
sentencia a declarar o negar la existencia de una situación jurídica, vale decir que no es
susceptible de ejecución, pues la declaración judicial basta para satisfacer el interés del
actor”.

CASACIÓN Nro. : 2092-99/LAMBAYEQUE.

SALA CIVIL TRANSITORIA (Corte Suprema de Justicia).

Lima, trece de enero del dos mil.


LA SALA CIVIL TRANSITORIA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA
REPÚBLICA, vista la Causa número dos mil noventidós noventinueve, con el
acompañado, en Audiencia Pública de la fecha y producida la votación con arreglo a Ley
emite, la siguiente sentencia:
MATERIA DEL RECURSO:
Doña Susana Gonzales Puemape recurre en casación de la sentencia de vista de fojas
doscientos sesentitrés, del veintiuno de julio de mil novecientos noventinueve de enero del
mismo año, que declaró fundada la demanda, y reformándola, la declara infundada.
7

FUNDAMENTOS DEL RECURSO:


Por Resolución de esta Sala Suprema del diecinueve de noviembre de mil novecientos
noventinueve se declaró procedente el recurso por las causales de: a) Aplicación indebida
del Artículo novecientos siete del Código Civil, que regula la buena fe, la que es ajena a la
prescripción larga, pues su aplicación debida es con relación a la prescripción corta; b)
Interpretación errónea del Artículo novecientos veintisiete del Código Civil, pues siendo
pertinente, la sentencia de vista entiende que el inicio de una acción reivindicatoria antes
que la de prescripción adquisitiva, fundamenta la posesión no pacífica, lo que sería errado
pues la citación pone fin a la buena fe, mas no a la posesión pacífica, y que la interpretación
correcta es que siendo la prescripción adquisitiva una acción declarativa, el poseedor se
convierte en propietario desde el momento en que cumple el plazo de ley, lo que es
coherente con lo dispuesto en el Artículo novecientos cincuentidós del mismo Código, de
acuerdo al cual quien adquiere un bien por prescripción puede entablar juicio para que se le
declare propietario; c) Contravención de las normas que garantizan el derecho a un debido
proceso, pues el tercer considerando no se sujeta al mérito del proceso, ya que el expediente
judicial sobre reivindicación en trámite ante el sexto juzgado especializado civil de
Chiclayo, tenido en cuenta de oficio al momento de resolver, no se refiere al inmueble de la
litis y es falso que la citada demanda fuera admitida a trámite el veintiséis de agosto de mil
novecientos noventiséis, y al sustentarse la sentencia recurrida en dicho proceso ha
prejuzgado la suerte de dicha acción reivindicatoria, invadiendo la independencia del Juez
de dicha causa; y finalmente que no se han valorado las pruebas, pues sólo se analiza de
manera vaga e imprecisa las testimoniales; por último señala que no se han tomado copias
certificadas del proceso judicial en que se sustenta la recurrida.

CONSIDERANDO:
Primero.- Que cuando se invocan motivos por quebrantamiento de forma es preciso
examinarlos primero, porque su acogimiento exime del conocimiento de las causales
sustantivas.
Segundo.- Que esta Sala Suprema atendiendo que al momento de resolver la Sala de mérito
tuvo a la vista el expediente del proceso seguido por doña Blanca González Fernández con
doña Carmen Matilde González Puemape y otra sobre reivindicación, dispuso que se
remitan dichos autos o de encontrarse en giro copias certificadas del mismo, las que han
sido recibidas y corren acompañadas, por lo que el cargo de autos diminutos se descarta.
Tercero.- Que el proceso de reivindicación versa sobre un inmueble de cinco mil
cuarentiocho metros cuadrados, ubicado en la avenida Venezuela número cuatrocientos
catorce del distrito de Monsefú, y está dirigido contra las demandantes en este proceso, y
que admitida el veintiséis de agosto de mil novecientos noventiséis, como resulta de las
copias certificadas de la demanda, su admisorio y respuesta de fojas veintidós, veintiséis, y
cincuentitrés del acompañado, por lo que el cargo de que no se refiere al mismo inmueble
es materia de apreciación probatoria irrevisable en casación.
Cuarto.- Finalmente, la consideración hecha por la Sala de mérito de que la citación con la
demanda de reivindicación determina que la posesión de las actoras no sea pacífica, en
modo alguno importa un prejuzgamiento de lo que se deba resolver en el proceso de
reivindicación.
Quinto.- Que el Juez debe apreciar la prueba en su conjunto, pero sólo está obligado a
referirse a las que determinan su decisión, por lo que el cargo de que no se ha valorado la
prueba, debe ser preciso y puntual, siendo insuficiente la sola afirmación de la recurrente.
8

Sexto.- Que la sentencia de vista ha establecido como cuestión fáctica, que la actora no
posee pacíficamente, porque con anterioridad a la demanda de prescripción adquisitiva, la
demandada en este proceso había demandado la reivindicación del bien, y que las actoras
no han acreditado que hubieran poseído a título de propietarias, pues las testimoniales
resultan contradictorias y se deduce que no conocen el bien litigado.
Sétimo.- Que para sustentar jurídicamente la apreciación de que la posesión no es pacífica,
la Sala de mérito se sustenta en los Artículos novecientos siete y novecientos veintisiete del
Código Civil, el primero referido a la buena fe, que es un concepto impertinente, desde que
el petitorio es de usucapión, que no requiere de ese elemento, por lo que la primera norma
resulta impertinente, no así la segunda, que se refiere al carácter de imprescriptible de la
acción reivindicatoria.
Octavo.- Que como prescribe el Artículo novecientos cincuenta del Código Civil, la
usucapión requiere la posesión continua, pacífica y pública como propietario durante diez
años.
Noveno.- Que conforme a la mejor doctrina, posesión pacífica es aquella que se obtiene sin
violencia alguna (nec vi), esto es que no es adquirida por vías de hecho, acompañadas de
violencias materiales o morales, o por amenazas de fuerza, y continúa en esa forma
mientras no sea perturbada, en los hechos y en el derecho. En consecuencia la posesión deja
de ser pacífica, cuando judicialmente se requiere la desocupación.
Décimo.- En este sentido se pronuncia: Cabanellas en su Diccionario de Derecho Usual, ver
las voces posesión pacífica y posesión violenta; Jorge Eugenio Castañeda en “Los Derechos
Reales”, Lima, mil novecientos cincuentidós, página doscientos cincuentiocho; y Eleodoro
Romero, en “Los Derechos Reales”, segunda edición, página ciento sesenticinco.
Décimo Primero.- Que existe interrupción civil de la posesión, cuando el propietario
reivindica la cosa, a consecuencia de lo cual, en virtud de la intimación judicial, la posesión
deja de ser pacífica, aun cuando se declare nula, como en el presente caso, según
Resolución Superior de fojas ciento sesentiuno de las copias certificadas del acompañado,
no siendo aplicables los Artículos mil novecientos noventiséis, inciso tercero del Código
Civil y cuatrocientos treintinueve del Código Procesal Civil que se refieren a la
prescripción extintiva.
Décimo Segundo.- Que además la acción de reivindicación es imprescriptible, salvo que se
le oponga la usucapión, como establece el Artículo novecientos veintisiete del Código
Civil, citado en la sentencia de vista.
Décimo Tercero.- Que en consecuencia, es preciso establecer el momento en que la
posesión se convierte en propiedad y si la Sentencia que la ampara tiene efecto constitutivo
de la propiedad, o es sólo declarativa de un derecho ya adquirido.
Décimo Cuarto.- Por Principio, la prescripción debe ser invocada, pues el Juez no puede
fundar sus fallos en ella si no ha sido alegada, de tal manera que se necesita de una acción,
a fin de que en sentencia se declare que se ha adquirido por prescripción el derecho de
propiedad del bien en que incide.
Décimo Quinto.- Que la acción de prescripción adquisitiva es evidentemente
declarativa, pues busca el reconocimiento de un derecho, a partir de una situación de
hecho determinada, o un pronunciamiento de contenido probatorio, que adquirirá
certidumbre mediante la sentencia, de tal forma que la norma abstracta de la ley se
convierte en una decisión concreta, estableciendo una relación de derecho entre las
partes, limitándose la sentencia a declarar o negar la existencia de una situación
9

jurídica, vale decir que no es susceptible de ejecución, pues la declaración judicial


basta para satisfacer el interés del actor.
Décimo Sexto.- Los efectos de la sentencia declarativa se proyectan hacia el pasado,
hasta el momento de la constitución del derecho, a diferencia de la sentencia
constitutiva que proyecta sus efectos hacia el futuro.

Décimo Sétimo.- Empero es necesario que el actor, al momento de interponer su acción,


reúna los requisitos señalados en el Artículo novecientos cincuenta del Código Civil, y es
evidente que a esa fecha, la recurrente, ya no poseía pacíficamente, por lo ya anotado, y
además es un hecho establecido en la Sentencia de mérito y que las demandantes no
poseían como propietarias, de tal manera que su demanda no puede ser amparada; por estas
consideraciones, en conformidad con lo dispuesto en el Artículo trescientos noventisiete,
segundo párrafo, del Código Procesal Civil, con la rectificación hecha en la motivación,
declararon INFUNDADO el Recurso de Casación interpuesto a fojas doscientos setentitrés
contra la resolución de vista de fojas doscientos sesentitrés, su fecha veintiuno de julio del
año próximo pasado; CONDENARON al recurrente al pago de las costas y costos
originados en la tramitación del recurso, así como a la multa de una Unidad de Referencia
Procesal; DISPUSIERON la publicación de la presente resolución en el Diario Oficial El
Peruano; en los seguidos por Susana Gonzales Puemape y otra con Blanca González
Fernández y otros sobre prescripción adquisitiva de dominio; y los devolvieron.
SS. URRELLO A.; SÁNCHEZ PALACIOS P.; ECHEVARRÍA A.; DEZA P.; CÁCERES B.

4.6.2.- Posesión continua.- Como sabemos, la posesión se evidencia a través del

tiempo, esa vinculación fáctica entre el sujeto y el bien, generan importantes

consecuencias jurídicas. Pero para ello resulta menester entender que la

posesión continua significa mantener en forma ininterrumpida el control del

bien, por lo menos en forma potencial, sin que otras personas interfieran en

dicha vinculación.

Es dicha continuidad (que da la apariencia legitimadora del propietario, ver

artículos 912º y 914º del C.C.), se entiende por la cantidad del tiempo

establecidos por la ley para consumación de la prescripción adquisitiva de la

propiedad. Sobre el particular resulta particularmente aleccionadora la

siguiente ejecutoria:

Prescripción Adquisitiva
10

La prescripción es un modo de adquirir la propiedad de un bien ajeno, mediante la


posesión ejercida sobre dicho bien. Para ello se requiere que la parte demandante pruebe
plenamente la posesión continua, pacífica y pública como propietario durante diez años.
La sentencia que acceda a dicha petición, es título tanto para la inscripción de la
propiedad en el Registro respectivo, como para cancelar simultáneamente el asiento que
figura inscrito a favor del antiguo dueño.

Exp. Nº 1178-98

Sala de Procesos Abreviados y de Conocimiento


Lima, diecisiete de diciembre de mil novecientos noventiocho.
VISTOS; Interviniendo como Vocal ponente el señor Ferreyros Paredes; por sus
fundamentos; y, CONSIDERANDO: Además; Primero.- Que, en estos autos, los co-
demandados, vencidos, han estado representados por un curador procesal, que fue
nombrado mediante resolución de fojas ciento cincuentisiete, su fecha veinticuatro de abril
pasado; por lo que, al no ser apelada la sentencia, el Juez de la causa, en aplicación a lo
prescrito por el inciso 2) del artículo 408º del Código Procesal Civil, la eleva en consulta;
Segundo.- Que, la prescripción es un modo de adquirir la propiedad de un bien ajeno,
mediante la posesión ejercida sobre dicho bien; y, al respecto, nuestro ordenamiento
legal establece en el artículo 950º del Código Civil, que para adquirirla se requiere que
la parte demandante pruebe plenamente la posesión continua, pacífica y pública como
propietario, tal es el caso de autos, durante diez años; de manera que, conforme reza
el segundo párrafo del artículo 952º del acotado Cuerpo Legal, la sentencia que
acceda a dicha petición, es título tanto para la inscripción de la propiedad en el
Registro respectivo, como para cancelar simultáneamente el asiento que figura
inscrito a favor del antiguo dueño; Tercero.- Que, la presente acción de prescripción
adquisitiva de dominio, interpuesta por el señor Procurador Público encargado de los
asuntos judiciales del Poder Judicial, está planteada en el sentido de obtener que se declare
propietario al demandante del lote de terreno número treintiuno, con un área de cuatro mil
seiscientos cincuenticinco metros cuadrados; y, parte del lote de terreno número treintiséis,
con un área de tres mil trescientos treinta metros cuadrados, ambos ubicados dentro del
perímetro cerrado del inmueble de mayor área, de propiedad del accionante, con frente a la
avenida La Paz, entre las cuadras diecisiete y diecinueve de la Urbanización "Miramar" del
Distrito de San Miguel, Provincia y Departamento de Lima; Cuarto.- Que, la parte actora
sustenta su pedido en el hecho en virtud del cual el Centro Juvenil de Diagnóstico y
Rehabilitación de Lima, ex Maranga, ha tenido su sede de manera continua, pacífica y
pública, por más de cuarenta años en dichos inmuebles; y, sin embargo, por información de
la Dirección de Margesí y Acciones Registrales de la Superintendencia de Bienes
Nacionales y de la Oficina Registral de Lima y Callao de la Superintendencia Nacional de
los Registros Públicos, dichos inmuebles, no se encuentran saneados a favor del Estado;
Quinto.- Que, por un lado las memorias descriptivas de fojas veintiséis a veinticinco, y la
de fojas veintiséis a veintinueve del Centro Juvenil de Rehabilitación y Diagnóstico de
Lima (ex Maranga) lotes treintiuno y treintiséis; el plano perimétrico de fojas cientro
treintiuno, de la Dirección de Apoyo Técnico de la Superintendencia de Bienes Nacionales,
las memorias descriptivas de fojas doscientos treintitrés a doscientos treintiocho, aparejadas
de sus respectivos planos perimétricos; y, de otra parte las declaraciones testimoniales de
11

fojas doscientos veintiocho, coinciden en describir con precisión los inmueble sub-materia;
Sexto.- Que, de consiguiente, concurriendo en el presente caso los requisitos previstos en el
artículo 950º del Código Civil: APROBARON la sentencia consultada de fojas doscientos
cincuentiuno, su fecha veintitrés de octubre de mil novecientos noventiocho, que declara
fundada la demanda de fojas ciento veinte, subsanada a fojas ciento treintidós; y, en
consecuencia, que el Poder Judicial es propietario por prescripción, respecto al inmueble
constituido por el lote de terreno número treintiuno, con un área de cuatro mil seiscientos
cincuenticinco metros cuadrados y parte del lote de terreno número treintiséis con un área
de tres mil trescientos treinta metros cuadrados; ambos ubicados dentro del perímetro
cerrado del inmueble de mayor área de propiedad del Poder Judicial, con frente a la avenida
La Paz, entre las cuadras diecisiete y diecinueve de la Urbanización "Miramar", Distrito de
San Miguel; inscritos en el asiento uno de fojas doscientos diecisiete del Tomo ciento
sesentidós, y en el asiento once de fojas treintisiete del Tomo treinticinco-B,
respectivamente, de los Registros Públicos de Lima; y se ordena la cancelación de dichos
asientos registrados a favor de los demandados; y, que se proceda con la inscripción
correspondiente a nombre de la demandante; con lo demás que contiene; y, los devolvieron.
SS. FERREYROS PAREDES / TELLO DE ÑECCO / ARIAS MONTOYA

En nuestro caso, hemos demostrado la secuencia de continuidad en sus

grandes rasgos; obviamente, el amplio transcurso de tiempo de nuestra

posesión, a generado que algunos medios probatorios no estén disponibles o

se hayan perdido, no obstante por ello, invocamos a nuestro favor la

presunción juris tantum contenida en el artículo 915º del código civil que

expresa:

“Si el poseedor actual prueba haber poseído anteriormente, se presume

que poseyó en el tiempo intermedio, salvo prueba en contrario.”

Por lo tanto, habiendo demostrado una posesión desde 1950 hasta el

presente año 2005, nos acogemos a la presunción de continuidad señalada

en el artículo bajo comentario.

De otro lado, si bien es cierto que nuestra calidad de coposesionarios, fue

reconocida por el propio consejo distrital de Laredo a través de la respectiva

resolución de alcaldía, que declara procedente la solicitud de constancia de


12

posesión de nuestra sucesión, sobre el predio ubicado en la Calle San

Antonio 339-343 de esta ciudad, con fecha 01 de abril del 2005 (ver anexo

1-H), así como con la respectiva constancia de posesión de sucesión que

certifica a nosotros, los sucesores de don SEGUNDO RAMIREZ

FERNANDEZ, como posesionarios legítimos, libres y pacíficos por más de

30 años, con fecha del 01 de abril del 2005. ( ver anexo 1-I); solicitamos

señor juez, se aplique a nuestro favor, lo dispuesto por el artículo 898º del

código civil, que literalmente dispone: (los subrayados y cursivas son

nuestros)

“El poseedor puede adicionar a su plazo posesorio, el de aquel que le

transmitió válidamente el bien”

Pues, como quiera que nuestro señor padre falleció en el año 2002, teniendo

en cuenta, que por menos se demuestra su posesión sobre el bien sub litis,

desde 1950 (Ver anexo 1-E), y teniendo en cuenta además; que nuestra

coposesión (conjuntamente con nuestro padre, data de por lo menos 30 años,

según anexos 1-H y 1-I, con lo cual estamos hablando a partir del año 1975).

Por consiguiente, según lo expresado líneas arriba; solicitamos que, en

aplicación del citado artículo 898º del código civil, se adicione el plazo

posesorio de nuestro fallecido padre (específicamente el período que va

desde 1950 a 1975, pues a partir de ese año hasta el año 2002, en que

falleció, fuimos, conjuntamente nosotros sus hijos con él,

coposesionarios).
13

Fundamentamos nuestro pedido en mérito a lo dispuesto por el artículo 660º

del código civil, que prescribe: (los subrayados y cursivas son nuestros)

“Desde la muerte de una persona, los bienes, derechos y obligaciones que

constituyen la herencia, se transmiten a sus sucesores”.

Como quiera que la posesión es un derecho real, al fallecer nuestro padre,

entonces éste se nos transmitió legal (y por ende válidamente) el plazo de su

posesión. Luego, a través del correspondiente proceso de sucesión intestada

(Ver anexo 1-C), se nos individualizó como sus sucesores. Adicionalmente,

cabe recalcar que, conforme se tiene debidamente demostrado, en un período

significativo de tiempo fuimos coposesionarios con él.

4.6.3.- Posesión pacífica.- Sabemos que una de las finalidades del Derecho, es la

de regular las conductas humanas, de tal suerte que se genere el caos social

derivados de la violencia. Si esto es así resulta lógico que la ley habilite la

prescripción sólo al poseedor pacífico (sin embargo este requisito debe

entenderse dentro de ciertas limitaciones pues resulta evidente que, en los

casos de prescripción adquisitiva de dominio muchas veces la posesión no se

adquirido por medio de la entrega voluntaria del bien por parte de su anterior

propietario con derecho inscrito. En tal sentido la doctrina considera que la

posesión no conduce a al usucapión si la adquisición se encuentra viciada

por la violencia, pero sólo hasta que ésta haya cesado. En este sentido resulta

interesante la siguiente casación:

Prescripción adquisitiva: pacificidad de la posesión (A)


14

Para adquirir la propiedad por prescripción es esencial la posesión pacífica del bien,
entendida como la posesión que se ejercita sin generar conflictos con los derechos de los
demás. Esa pacificidad se vulnera cuando la posesión del actor es cuestionada por el
propietario a través de un proceso judicial o administrativo.

Casación 78-96

HUANUCO

Lima, treinta de mayo de mil novecientos noventisiete.

VISTOS; con los acompañados; en Audiencia Pública llevada a cabo en la fecha, la Sala de
Derecho Constitucional y Social de la Corte Suprema de la República, integrada por los
señores Buendía Gutiérrez, Ortiz Bernardini, Román Santisteban, Echevarría Adrianzén y
Beltrán Quiroga, verificada la votación con arreglo a Ley emite la siguiente sentencia;
MATERIA DEL RECURSO.- Se trata del Recurso de Casación interpuesto a fojas
seiscientos setenta por don Alejandro Bravo Espinoza y otra contra la sentencia de vista de
fojas seiscientos sesentisiete, su fecha dieciocho de diciembre de mil novecientos
noventicinco, que confirmando la apelada de fojas quinientos sesenticinco, fechada el
diecisiete de agosto de dicho año, declara fundada la demanda de fojas treintidós,
subsanada a fojas cincuentiuno, incoada contra los recurrentes por don Esteban Tiburcio
Albino sobre Prescripción Adquisitiva y otros; FUNDAMENTOS DEL RECURSO.- el
recurrente sustenta su recurso en el inciso primero del Artículo trescientos ochentiséis del
Código Procesal Civil, fundamentando que se ha interpretado erróneamente el Artículo
novecientos cincuenta del Código Civil(1) y la Ley numero veintiséis mil quinientos
cinco(2) , respecto a los requisitos exigidos para la Prescripción Adquisitiva de Dominio;
CONSIDERANDO: Primero.- que, concedido el Recurso de Casación a fojas seiscientos
setentitrés, fue declarado procedente por resolución del veinte de enero del presente año,
por la causal invocada, Segundo.- que, la sentencia de vista de fojas seiscientos sesentisiete
invoca el Artículo novecientos cincuentidós(3) del Código Adjetivo para señalar que el que
adquiere un bien por posesión continua tiene derecho a entablar un juicio para que se le
declare propietario y también menciona que a través de la Ley numero veintiséis mil
quinientos cinco el estado protege y garantiza los derechos posesionarios debidamente
calificados como es el caso; Tercero.- que, sin embargo, al utilizar tales disposiciones
legales no se ha interpretado el sentido integral de las mismas, las cuales exigen ciertos
requisitos que el demandante no ha acreditado para el amparo de su pretensión, tan es así
que el Artículo novecientos cincuentidós del Código Civil invocado señala que para que la
posesión continua permita acceder al derecho de propiedad, debe ser fundamentalmente
pacífica, lo que significa que debe transcurrir sin generar ningún conflicto con los derechos
de los demás, precepto que se vulnera cuando aparece de autos que la posesión del actor ha
sido cuestionada a través de una serie de procesos judiciales que se han instaurado en su
contra, actualmente acompañados; Cuarto.- que, por otra parte la protección que brinda la
Ley número veintiséis mil quinientos cinco está dirigida a los posesionarios debidamente
calificados, aspecto que tampoco fluye de lo actuado, ya que el demandante no ha recibido
una calificación expresa de autoridad competente, que califique su posesión en aptitud para
generar nuevos derechos, por lo que el sentido contenido en la recurrida para amparar la
demanda no responde a las disposiciones de la Ley; Quinto.- que, en consecuencia, la
15

recurrida se encuentra comprendida en la causal prevista por el inciso primero del Artículo
trescientos ochentiséis del Código Procesal Civil, por lo que en aplicación del Artículo
trescientos noventiséis del mismo: Declararon FUNDADO el Recurso de Casación
interpuesto a fojas seiscientos setenta; en consecuencia, NULA la sentencia de vista de
fojas seiscientos sesentisiete, su fecha dieciocho de diciembre de mil novecientos
noventicinco, y actuando en sede de instancia: REVOCARON la sentencia apelada de fojas
quinientos sesenticinco fechada el diecisiete de agosto de dicho año, que declara Fundada la
demanda de fojas treintidós, subsanada a fojas cincuentiuno, reformándola declararon
INFUNDADA la referida demanda en todos sus extremos; MANDARON se publique la
presente resolución en el Diario Oficial El Peruano; en los seguidos por don Esteban
Tiburcio Albino contra don Alejandro Bravo Espinoza y otros sobre Prescripción
Adquisitiva y otros; y los devolvieron.
SS. BUENDIA G; ORTIZ; ROMAN S; ECHEVARRIA A; BELTRAN Q.

Con relación a nuestra posesión, se evidencia que no existen ni existieron

situaciones de violencia o similares que enerven la demostración que hemos

hecho de esta característica de la prescripción.

4.6.4.- Posesión pública.- La posesión como hecho fáctico, solamente existe y

tiene significación para el derecho, cuando se manifiesta socialmente quien

pretende el reconocimiento del órgano jurídico como propietario, no puede

esconderse u ocultarse, pues sustraerse al curso natural de las interacciones

humanas, significa la negación de un valor social fundamental como es la

comunicación.

La publicidad de nuestra posesión, se demuestra en el hecho de que muchos

medios probatorios

4.6.5.- Posesión como propietario “animus domini”.- Según DIEZ PICAZO,

citado por GONZALES BARRON (“Curso de Derechos Reales”, Jurista

Editores, 2003, pagina 515): “…hay posesión en concepto deduelo cuando

el poseedor se comporta según el modelo o el estándar de comportamiento

dominicial y cuando el sentido objetivo y razonable derivado de este


16

comportamiento suscite en los demás, la apariencia de que el poseedor es

dueño”. Según explica GONZALES BARRON posteriormente: “Es

bueno destacar que el “animus domini” no puede quedar circunscrito al

ámbito sicológico de el poseedor, ya que la intención de éste debe

materializarse a través de su comportamiento en no reconocer otra

potestad superior”.

Inicialmente a través de nuestro difunto padre (en calidad de poseedor), y a

después conjuntamente con él (como posesionarios) y conforme lo

demostrado; el animus domini o la posesión en calidad o como propietario, a

sido la nota característica de nuestra prescripción durante todos estos años.

Asimismo, nuestra jurisprudencia, a seguido los lineamientos señalados por

la doctrina, conforme se evidencia en las siguientes ejecutoria:

Prescripción adquisitiva: prueba del animus domini

Para adquirir la propiedad de un inmueble por prescripción es necesario que el poseedor


se haya comportado con ánimo de propietario, ejerciendo los derechos y obligaciones
inherentes a ello; y una de las pruebas fundamentales es el haber cumplido con el pago
del impuesto predial.

Expediente 1889-92

APURIMAC

Lima, treintiuno de agosto de mil novecientos noventitrés.-

VISTOS; con los acompañados; y CONSIDERANDO: que uno de los requisitos para
adquirir la propiedad de un inmueble por prescripción es haber poseído "como propietario"
es decir, haberse comportado como tal, cumpliendo las obligaciones y ejerciendo los
derechos inherentes a ello; que en el presente caso, si bien la actora ha acreditado haber
estado en posesión del inmueble desde el fallecimiento de su padre ocurrido el siete de abril
de mil novecientos sesentiseis como aparece de la copia de declaratoria de herederos que
corre a fojas ciento once de la instrucción que se tiene a la vista; sin embargo, ella misma
ha reconocido a fojas ciento veintiuno de los mismos autos que detenta el bien en calidad
de co-propietario con los demás herederos de la que fue doña Isidora Tapia Viuda de
Alarcón, primitiva propietaria del inmueble, el mismo que aparece inventariado y por el
17

que se pagó impuestos sucesorios; que igualmente ha reconocido en el mismo escrito, que
tanto su padre como ella han ejercido la administración del bien y que los derechos y
acciones de los otros herederos han sido vendidos al opositor don Ignacio Dávila Quevedo,
estableciéndose una co-propiedad entre ambos; que siendo ello así y no habiendo
acreditado la actora haber ejercido los derechos de propietaria única del inmueble, pues no
ha cumplido con el pago de la contribución predial durante los veinte años que exigía el
artículo ochocientos setenticuatro del Código Civil de mil novecientos treintiséis en su
última parte no cabe ampararse la demanda; declararon HABER NULIDAD en la sentencia
de vista de fojas ciento cincuenticuatro, su fecha doce de agosto de mil novecientos
noventidós, que declara infundada la oposición de fojas sesenta y fundada la demanda de
fojas nueve; REFORMANDO la primera y REVOCANDO la segunda en estos puntos,
declararon FUNDADA la oposición e INFUNDADA la demanda; en los seguidos por Lucía
Alarcón Silva con Ignacio Dávila Quevedo sobre prescripción adquisitiva de dominio; y los
devolvieron.-

SS. URRELLO, MENDOZA, ALMENARA, LANDA, RONCALLA

Prescripción adquisitiva de dominio: elemento subjetivo.Fundamento (A)

El animus domini, como elemento subjetivo, equivale a la intencionalidad de poseer


como propietario. Si bien el fundamento de la prescripción es la posesión, también es
fundamento la propiedad o la simple tenencia. La posesión inmediata o precaria no
convierte al titular del derecho, a quien no ha poseído el bien como propietario por el
tiempo que establece la norma, en propietario del bien.

Casación 58-98

LAMBAYEQUE

Lima, diecisiete de junio de mil novecientos noventiocho.

LA SALA CIVIL TRANSITORIA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA


REPUBLICA.- Vista la Causa número cincuentiocho-noventiocho; en Audiencia Pública de
la fecha; y, producida la votación con arreglo a Ley, emite la siguiente sentencia:

MATERIA DEL RECURSO:

Se trata del Recurso de Casación de fojas cuatrocientos dos, interpuesto por la demandante
doña Clorinda Gervasi Cortez, contra la sentencia de vista de fojas trescientos noventidós,
su fecha veinticuatro de noviembre de mil novecientos noventisiete, expedida por la
Primera Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Lambayeque, que confirmando la
sentencia apelada de fojas trescientos cuarentinueve, su fecha quince de agosto del mismo
año, declara infundada la demanda de fojas cincuentisiete, sobre prescripción adquisitiva de
dominio.

FUNDAMENTOS DEL RECURSO:


18

La recurrente sustenta su recurso en las causales previstas en los incisos primero, segundo y
tercero del Artículo trescientos ochentiséis del Código Procesal Civil, pero por Resolución
del treinta de enero del presente año, se declaró procedente únicamente por la causal del
inciso primero, que fundamentando esta causal refiere la interesada que en Sala Civil al
expedir su resolución interpreta erróneamente el Artículo novecientos cincuenta del Código
Civil, alegando, que para adquirir la propiedad por prescripción sólo es suficiente poseer
por el tiempo que prevé el mencionado numeral, dejando de lado la intencionalidad, salvo
que se trate de un poseedor inmediato o de un servidor de la posesión.

CONSIDERANDO:

Primero.- que, el inmueble materia de la controversia constituye una unidad inmobiliaria


signada con los números ochocientos sesentinueve y ochocientos setentiuno de la calle
Alfredo Lapoint de la ciudad de Chiclayo, advirtiéndose de los términos de la demanda, que
la solicitud de la actora para adquirir la propiedad por prescripción se contrae a la parte que
se ingresa por el número ochocientos setentiuno; que asimismo refiere la demandante que
el bien fue de propiedad de doña Catalina González Ruídiaz y a su fallecimiento ocurrido el
dieciocho de agosto de mil novecientos ochenticinco le sucedió don Mario Méndez Díaz,
quien por escritura pública de fecha nueve de febrero de mil novecientos noventiséis,
transfirió el mismo bien en anticipo de legítima a sus hijos los ahora demandados,
sosteniendo finalmente que posee dicho bien como propietario por más de veinte años;

Segundo.- que, el Artículo novecientos cincuenta del Código Civil vigente mantiene en su
texto la calificación de la posesión para usucapir tal como lo exigía el Artículo ochocientos
setentiuno del Código derogado, esto es, que se debe poseer "como propietario", aludiendo
al "animus domini" como elemento subjetivo, que equivale a la intencionalidad de poseer;
que este criterio de orden legal lo comparte incluso la propia demandante cuando en su
demanda manifiesta que posee como propietaria, aun cuando esta condición que se atribuye
no lo ha demostrado en forma alguna, según anotan uniformemente las instancias inferiores
como resultado del estudio y valoración de la prueba actuada;

Tercero.- que, si bien el fundamento de la prescripción es la posesión, como lo es también


el fundamento de la propiedad, de acuerdo con nuestro ordenamiento jurídico, la simple
tenencia, la posesión inmediata o precaria, no convierte en titular del derecho a quien no ha
poseído el bien como propietario por el tiempo que establece la ley en forma expresa;

Cuarto.- que, en consecuencia, estando a los caracteres de la posesión para prescribir, entre
los que se encuentra el hecho de poseer a título de dueño, hecho afirmado y no acreditado
por la actora, como sostiene el inferior, es obvio que al haberse desestimado la demanda
conforme a lo previsto en el Artículo doscientos del Código Procesal Civil(1), la aplicación
del Artículo novecientos cincuenta del Código Civil se ha verificado siguiendo el criterio de
interpretación que mejor sugiere el propósito del legislador y la realidad nacional; que por
estas consideraciones, en uso de la facultad que confiere el Artículo trescientos noventisiete
del citado Código Procesal; declararon INFUNDADO el Recurso de Casación interpuesto a
fojas cuatrocientos dos, por doña Clorinda Gervasi Cortez, contra la sentencia de vista de
fojas trescientos noventidós, su fecha veinticuatro de noviembre de mil novecientos
19

noventisiete; CONDENARON al recurrente al pago de las costas y costos del recurso así
como a la multa de dos Unidades de Referencia Procesal; MANDARON se publique la
presente resolución en el Diario Oficial El Peruano; en los seguidos por doña Clorinda
Gervasi Cortez con don Mario Méndez Noriega y otros; sobre Prescripción Adquisitiva de
Dominio; y los devolvieron.

SS. URRELLO A.; ALMENARA B.; VASQUEZ C.;


ECHEVARRIA A.; BELTRAN Q.

Prescripción adquisitiva : prueba del animus domini

Para adquirir la propiedad de un inmueble por prescripción es necesario que el poseedor


se haya comportado con ánimo de propietario, ejerciendo los derechos y obligaciones
inherentes a ello; y una de las pruebas fundamentales es el haber cumplido con el pago
del impuesto predial.

Expediente 1889-92

APURIMAC

Lima, treintiuno de agosto de mil novecientos noventitrés.-

VISTOS; con los acompañados; y CONSIDERANDO: que uno de los requisitos para
adquirir la propiedad de un inmueble por prescripción es haber poseído "como propietario"
es decir, haberse comportado como tal, cumpliendo las obligaciones y ejerciendo los
derechos inherentes a ello; que en el presente caso, si bien la actora ha acreditado haber
estado en posesión del inmueble desde el fallecimiento de su padre ocurrido el siete de abril
de mil novecientos sesentiseis como aparece de la copia de declaratoria de herederos que
corre a fojas ciento once de la instrucción que se tiene a la vista; sin embargo, ella misma
ha reconocido a fojas ciento veintiuno de los mismos autos que detenta el bien en calidad
de co-propietario con los demás herederos de la que fue doña Isidora Tapia Viuda de
Alarcón, primitiva propietaria del inmueble, el mismo que aparece inventariado y por el
que se pagó impuestos sucesorios; que igualmente ha reconocido en el mismo escrito, que
tanto su padre como ella han ejercido la administración del bien y que los derechos y
acciones de los otros herederos han sido vendidos al opositor don Ignacio Dávila Quevedo,
estableciéndose una co-propiedad entre ambos; que siendo ello así y no habiendo
acreditado la actora haber ejercido los derechos de propietaria única del inmueble, pues no
ha cumplido con el pago de la contribución predial durante los veinte años que exigía el
artículo ochocientos setenticuatro del Código Civil de mil novecientos treintiséis en su
última parte no cabe ampararse la demanda; declararon HABER NULIDAD en la sentencia
de vista de fojas ciento cincuenticuatro, su fecha doce de agosto de mil novecientos
noventidós, que declara infundada la oposición de fojas sesenta y fundada la demanda de
fojas nueve; REFORMANDO la primera y REVOCANDO la segunda en estos puntos,
declararon FUNDADA la oposición e INFUNDADA la demanda; en los seguidos por Lucía
Alarcón Silva con Ignacio Dávila Quevedo sobre prescripción adquisitiva de dominio; y los
devolvieron.-
20

SS. URRELLO, MENDOZA, ALMENARA, LANDA, RONCALLA

V.- FUNDAMENTACIÓN JURIDICA:

5.1.- DE DERECHO MATERIAL:

5.1.1 CÓDIGO CIVIL:

Art. 898º: Expresa la posiblidad que tiene el poseedor, de adicionar el plazo

posesorio de quien le trnasmitió válidamente el bien.

Art. 899º: Señala el regimen de coposesión.

Art. 914º: Presunción de buena fe del poseedor

Art. 915º: Presunción de posesión de plazo intermedio

Art. 950º: Requisitos para la obtención de la propiedad por prescripción

adquisitiva de dominio de un inmueble..

Art. 952º: Señala que quien adquiere un bien por prescripción, tiene derecho a

entablar proceso judicial contra el anterior propietario, para lograr

la cancelación del asiento registral, donde figura éste como

propietario.

5.2.- DE DERECHO PROCESAL:

5.2.1 CÓDIGO PROCESAL CIVIL:

Art. I del T.P.: En cuanto señala que toda persona tiene derecho a al tutela

jurisdiccional efectiva.

Art. 65º: En cuanto señala la representación procesal del patrimonio

autónomo.

Art. 424º y 425º: Los cuales señalan los requisitos de admisibilidad de la

demanda.
21

Art. 435º: Precisa que en los casos en que se desconozca el domicilio actual

de los demandados, estos deberán ser notificados por edictos.

Art. 486º inciso 2do.: Señala la vía procedimental para tramitar los caos de

prescripción adquisitiva de dominio

Art. 505º: Señala requisitos especiales para la tramitación de proceso de

prescripción adquisitiva de dominio

VI.- VIA PROCEDIMENTAL:

De conformidad con el artículo 486º, inciso 2do. , del código procesal civil, la

presente demanda se tramitara de acuerdo a las reglas del proceso ABREVIADO.

VII.- MONTO DEL PETITORIO:

Por la naturaleza de la pretensión, el petitorio deviene en inapreciable en términos de

dinero

VIII.- MEDIOS PROBATORIOS

8.1.- DOCUMENTALES.-

8.1.1.-Certificado de la inscripción de declaratoria de herederos, con la cual

acreditamos nuestra legitimidad para ejercitar el derecho genérico de

acción y así, lograr reconocida nuestra pretensión;

8.1.2.-Copia literal de dominio de inmueble materia del presente proceso de

prescripción adquisitiva de dominio, con la cual identificamos a los

codemandados, a quienes emplazar con la presente demanda;

8.1.3.-Licencia de Funcionamiento de la panadería emitido por la

Municipalidad Provincial de Trujillo;

8.1.4.-Certificado donde consta la inscripción de la empresa con razón social;

8.1.5.-Fotografías;
22

8.1.6.-Resolución de alcaldía, que declara procedente la solicitud de constancia

de posesión;

8.1.7.-Constancia de posesión;

8.1.8.-Constancia de inscripción del establecimiento en el registro comercial;

8.1.9.- Declaración jurada del impuesto de licencia municipal de funcionamiento;

8.1.10.- Parte de verificación del Ministerio de Agricultura;

8.1.11.-Declaración jurada del impuesto de licencia municipal de

funcionamiento;

8.1.12.- Declaraciones juradas de autoavalúo;

8.1.13.- Declaración jurada de permanencia en el giro del contribuyente;

8.1.14.- Declaración jurada de permanencia en el giro del contribuyente;

8.1.15.- Certificado de constancia de numeración de finca;

8.1.16.- Memoria descriptiva;

8.1.17.-Certificado en el que consta que el inmueble sub materia, posee

determinados parámetros urbanísticos;

8.1.18.- Constancia que declara que el inmueble sub judice, se encuentra dentro

de la zona urbana;

8.1.19.- Certificado de constancia que el inmueble, no constituye ejido

municipal, aporte, excedente de expropiación o bien propio de la

municipalidad distrital de Laredo;

8.1.20.- Acuerdo de refinanciación;

8.1.21.- Licencia de la municipalidad distrital de Laredo y declaración jurada de

permanencia en el giro del negocio;

8.1.22.- Comprobantes de pago de luz, agua potable, baja policía y alcantarillado;


23

8.1.23.-Testimoniales de doña Geovany Liliana Gamboa Alva, de don Miguel

Ángel Vásquez, de don José Carlos Aranda Llanos y de don Luis Alberto

Rivas Burga;

Con las documentales de la 8.1.3 a la 8.1.23, demostramos incontrovertiblemente,

nuestra posesión pacífica, continua y pública durante más de diez años, razón por

la cual, procede que su despacho, en su oportunidad, declare judicialmente nuestra

propiedad sobre el inmueble sub litis.

8.2.- TESTIMONIALES.- A tenor de lo dispuesto por el artículo 505 inciso 4to. del

código procesal civil, se ofrecen las testimoniales de las siguientes personas:

8.2.1- Doña Geovany Liliana Gamboa Alva, de ocupación -----------------,

domiciliada en la calle Santiago de Chuco Nº 74, distrito de Laredo. (Ver

anexo 1-W)

8.2.2.- Don Miguel Ángel Vásquez Salinas, de ocupación -----------------,

domiciliada en la calle Santiago de Chuco Nº 13, distrito de Laredo. (Ver

anexo 1-X)

8.2.3.- Don José Carlos Aranda Llanos, de ocupación -----------------, domiciliada

en la calle Santiago de Chuco Nº 36, distrito de Laredo. (Ver anexo 1-Y)

8.2.4.-Don Luis Alberto Rivas Burga, de ocupación -----------------, domiciliada

en la calle San Antonio Nº 28, distrito de Laredo. (Ver anexo 1-Z)

Estos testigos serán notificadas en sus respetivos domicilios y absolverán las

preguntas que contienen los respectivos pliegos de posiciones, que en sobres

cerrados se adjuntan a la presente demanda, relativos a corroborar nuestra

posesión continua, pacífica y pública por más de 10 años en el inmueble sub

materia.
24

8.3.- INSPECCIÓN JUDICIAL.- Que deberá hacerse en el inmueble ubicado en la

dirección domiciliaria en la calle SAN ANTONIO Nº 339-343, del distrito de

Laredo, por parte del personal de vuestro juzgado, a fin de verificar lo

expresado en esta demanda.

IX.- ANEXOS:

1-A: DNI del recurrente.

1-B: Tasa judicial.

1-C: Certificado de la inscripción de declaratoria de herederos.

1-D: Copia literal de dominio del inmueble materia del presente proceso de prescripción

adquisitiva de dominio

1-E: Licencia de Funcionamiento de la panadería emitido por la Municipalidad Provincial

de Trujillo.

1-F: Certificado donde consta la inscripción de la empresa con razón social.

1-G: Fotografías

1-H: Resolución de alcaldía, que declara procedente la solicitud de constancia de posesión

1-I: Constancia de posesión.

1-J: Constancia de inscripción del establecimiento en el registro comercial.

1-K: Declaración jurada del impuesto de licencia municipal de funcionamiento.

1-L: Parte de verificación del Ministerio de Agricultura

1-LL: Declaración jurada del impuesto de licencia municipal de funcionamiento.

1-M: Declaraciones juradas de autoavalúo.

1-N: Declaración juradas de permanencia en el giro del contribuyente.

1-Ñ: Declaración juradas de permanencia en el giro del contribuyente.

1-O: Certificado de constancia de numeración de finca


25

1-P: Memoria descriptiva.

1-Q: Certificado en el que consta que el inmueble sub materia, posee determinados

parámetros urbanísticos.

1-R: Constancia y certificado, que declaran que el inmueble sub judice, se encuentra dentro

de la zona urbana.

1-S: Certificado de constancia que el inmueble, no constituye ejido municipal, aporte,

excedente de expropiación o bien propio de la municipalidad distrital de Laredo.

1-T: Licencia de la municipalidad distrital de Laredo de permanencia en el giro del negocio.

1-U: Declaración jurada de permanencia en el giro del negocio

1-V: Acuerdo de refinanciación, comprobantes de pago por concepto de luz, agua potable,

baja policía y alcantarillado.

1-W: Sobre conteniendo preguntas para la testimonial de doña Geovany Liliana Gamboa

Alva.

1-X: Sobre conteniendo preguntas para la testimonial de don Miguel Ángel Vásquez

Salinas.

1-Y: Sobre conteniendo preguntas para la testimonial de don José Carlos Aranda Llanos.

1-Z: Sobre conteniendo preguntas para la testimonial de don Luis Alberto Rivas Burga.

POR LO EXPUESTO:

A Ud. Señor Juez, pido admitir la presente demanda y

tramitarla como corresponda, declarándola FUNDADA en su oportunidad.


26