Sei sulla pagina 1di 3

Niveles de atención, de prevención y atención primaria de la salud

El objetivo es desarrollar y diferenciar conceptualmente la Atención Primaria de la Salud (APS),


de los niveles de Atención, de Complejidad, de los niveles de Prevención y precisar claramente
la Promoción de la Salud de la Prevención de Enfermedades. La estrategia de la APS definida
en la conferencia de Alma Ata en 1978 estableció un avance para superar los modelos
biomédicos, centrados en la enfermedad que privilegian servicios curativos, caros, basados en
establecimientos de segundo y tercer nivel por modelos basados en la promoción de salud y
preventivos de la enfermedad a costos razonables para la población. Los niveles de atención
son una forma organizada de organizar los recursos en tres niveles de atención. Se señala
como niveles de complejidad el número de tareas diferenciadas o procedimiento complejos que
comprenden la actividad de una unidad asistencial y el grado de desarrollo alcanzado por la
misma. La Prevención se define como las medidas destinadas no solamente a prevenir la
aparición de la enfermedad, tales como la reducción de factores de riesgo, sino también a
detener su avance y atenuar sus consecuencias una vez establecida. La promoción de salud
como tal es una estrategia establecida en Ottawa en 1986, donde se la define como: el proceso
que proporciona a los individuos y las comunidades los medios necesarios para ejercer un
mayor control sobre su propia salud y así poder mejorarla.

Prevención primaria. Promoción de la salud. Los procedimientos utilizados para promover la


salud, no están dirigidos a un padecimiento particular sino que sirven al bienestar y la salud en
general. La educación higiénica y la motivación son de vital importancia en este aspecto. Los
procedimientos que promueven la salud incluyen un buen nivel de nutrición ajustado a las fases
del desarrollo vital, tomando en consideración el periodo de rápido crecimiento y desarrollo en la
infancia y niñez temprana, los cambios fisiológicos asociados con la adolescencia, las
demandas extraordinarias del embarazo y las variaciones en los requerimientos nutricionales de
los viejos comparados con los del joven adulto. Las actividades de promoción de la salud a
través de la satisfacción de las necesidades para un desarrollo óptimo de la personalidad, se
enfatiza lo mucho que puede hacerse en casos individuales o de grupo a través del consejo y
educación apropiada de los padres para que proporcionen los requerimientos ambientales al
adecuado desarrollo de la personalidad de los niños. Se verá que la atención a la familia y a los
individuos no es por si misma suficiente para fomentar un completo estado de bienestar físico,
mental y social. La extensión a la vida de la comunidad puede también ser un importante factor
para promover la salud individual y de grupo.

Los exámenes selectivos periódicos para la salud, aunque diseñados primitivamente para la
detección más temprana de procesos mórbidos, puede también promover la salud por su básica
instancia a las personas para que se examinen antes de que estén enfermas. Las
oportunidades para guiarlos en el cuidado de su salud en tales circunstancias, son grandes.
Además, los aspectos educativos en la prevención del cáncer no necesitan limitarse a señalar
los signos tempranos de la enfermedad, sino que pueden jugar un papel importante en la
propaganda de la promoción general de salud que se requiere para toda la población.
Finalmente, puesto que cada uno tiene salud en algún grado, cada padecimiento que lleva al
paciente hacía el médico, le ofrece a éste la oportunidad de aconsejarlo, no solo que concierne
al tratamiento de su enfermedad y la prevención de una posterior limitación como consecuencia
de ella, sino también en lo concerniente al mantenimiento de la salud potencialmente remanente
del paciente. Extendiendo este consejo al resto de la familia, puede tenerse un considerable
afecto en la promoción de la salud en un gran círculo de individuos.
Protección específica. Esta prevención en un sentido convencional comprende las medidas
aplicables a una enfermedad en particular o a un grupo de enfermedades. Para interceptar las
causas de la enfermedad antes que comprometa al hombre. Grandes progresos se han hecho a
este nivel de aplicación de las medias preventivas a través de minuciosos estudios en el
laboratorio, en la clínica y en la población. Estas investigaciones han producido el conocimiento
de los detalles de la historia natural de muchos padecimientos. Las lecciones aprendidas a
través de los años en el estudio de las epidemias y enfermedades transmisibles, que han
conducido a las medidas preventivas específicas pueden ahora ser aplicadas en la
investigación de otros padecimientos que afectan a grupos de individuos. Mucho se ha
realizado en la protección específica de enfermedades no transmisibles, pero las esperanzas
para su futuro desarrollo son grandes.

Son un conjunto de actividades que se realizan tanto por la comunidad o los gobiernos como
por el personal sanitario antes de que aparezca una determinada enfermedad. Comprende:

1. La promoción de la salud, que es el fomento y defensa de la salud de la población


mediante acciones que inciden sobre los individuos de una comunidad, como por
ejemplo las campañas antitabaco para prevenir el cáncer de pulmón y otras
enfermedades asociadas al tabaco.
2. La protección específica de la salud como por ejemplo la sanidad ambiental y la higiene
alimentaria. Las actividades de promoción y protección de la salud que inciden sobre el
medio ambiente no las ejecuta el personal médico ni de enfermería, sino otros
profesionales de la salud pública, mientras que la vacunación sí son llevadas a cabo por
personal médico y de enfermería.
3. La quimioprofilaxis, que consiste en la administración de fármacos para prevenir
enfermedades, como por ejemplo la administración de estrógenos en mujeres
menopáusicas para prevenir la osteoporosis.

Según la [OMS], uno de los instrumentos de la promoción de la salud y de la acción preventiva


es la educación para la salud, que aborda además de la transmisión de la información, el
fomento de la motivación, las habilidades personales y la autoestima, necesarias para adoptar
medidas destinadas a mejorar la salud. La educación para la salud incluye no sólo la
información relativa a las condiciones sociales, económicas y ambientales subyacentes que
influyen en la salud, sino también la que se refiere a los factores y comportamientos de riesgo,
además del uso del sistema de asistencia sanitario.

Prevención secundaria. Diagnóstico temprano y tratamiento oportuno. Los objetivos


fundamentales del diagnóstico y tratamiento oportuno son: 1) Prevenir la diseminación a otros,
si se trata de una enfermedad transmisible, curar o detener el proceso patógeno para prevenir
complicaciones o secuelas y prevenir la incapacidad prolongada. La búsqueda de casos en los
periodos tempranos de la enfermedad, cuando el tratamiento es más efectivo, ha sido el
principio básico de los programas de control de la sífilis y tuberculosis y ahora es un aspecto
importante en el control de las enfermedades crónicas y el cáncer. El diagnóstico temprano y la
adecuada atención a los padecimientos nutricionales, mentales, alérgicos y otras enfermedades
han probado la eficacia del ataque en la historia natural de estas enfermedades a nivel clínico.

Prevención secundaria

También se denomina diagnóstico precoz, cribado, o screening. Un programa de detección


precoz es un programa epidemiológico de aplicación sistemática o universal, para detectar en
una población determinada y asintomática, una enfermedad grave en fase inicial o precoz, con
el objetivo de disminuir la tasa de mortalidad y puede estar asociada a un tratamiento eficaz o
curativo.

La prevención secundaria se basa en los cribados poblacionales y para aplicar estos han de
darse unas condiciones predeterminadas definidas en 1975 por Frame y Carslon para justificar
el screening de una patología.

1. Que la enfermedad represente un problema de salud importante con un marcado efecto


en la calidad y duración del tiempo de vida.
2. Que la enfermedad tenga una etapa inicial asintomática prolongada y se conozca su
historia natural.
3. Que se disponga de un tratamiento eficaz y aceptado por la población en caso de
encontrar la enfermedad en estado inicial.
4. Que se disponga de una prueba de cribado rápida, segura, fácil de realizar, con alta
sensibilidad, especificidad, alto valor predictivo positivo, y bien aceptada por médicos y
pacientes.
5. Que la prueba de cribado tenga una buena relación coste-efectividad.
6. Que la detección precoz de la enfermedad y su tratamiento en el periodo asintomático
disminuya la morbilidad y mortalidad global o cada una de ellas por separado.

Prevención terciaria Rehabilitación: esto es más que detener el proceso patógeno, es también
la prevención de una invalidez completa, posterior a la estabilización de los cambios fisiológicos
y tisulares. Su objetivo positivo es devolver al sujeto afectado a su lugar útil en la sociedad y
hacer uso máximo de sus capacidades remanentes. En muchos de los padecimientos que
afectan al hombre, faltan medidas de protección específica y de limitación de incapacidades por
medio del tratamiento médico y la medicina tiene que depender de la rehabilitación para
enseñar a todos los afectados el modo de vivir y trabajar tan eficazmente como sea posible.

Prevención terciaria

Es el restablecimiento de la salud una vez que ha aparecido la enfermedad. Es aplicar un


tratamiento para intentar curar o paliar una enfermedad o unos síntomas determinados. El
restablecimiento de la salud se realiza tanto en atención primaria como en atención hospitalaria.

También se encuentra dentro de Prevención terciaria cuando un individuo, con base en las
experiencias, por haber sufrido anteriormente una enfermedad o contagio, evita las causas
iniciales de aquella enfermedad, en otras palabras evita un nuevo contagio basado en las
experiencias previamente adquiridas.

Prevención cuaternaria

La prevención cuaternaria es el conjunto de actividades sanitarias que atenúan o evitan las


consecuencias de las intervenciones innecesarias o excesivas del sistema sanitario.

Son «las acciones que se toman para identificar a los pacientes en riesgo de sobretratamiento,
para protegerlos de nuevas intervenciones médicas y para sugerirles alternativas éticamente
aceptables». Concepto acuñado por el médico general belga Marc Jamoulle y recogido en el
Diccionario de medicina general.