Sei sulla pagina 1di 11

1. El nacimiento del Estado moderno

“El futuro de Europa depende de que sea capaz de reconocer que los indios son seres humanos con plenitud de sus circunstancias” (testamento de Isabel la Católica).

El panorama de acontecimientos que sucedieron en el reino de Castilla en el año 1492 no solo expone los cambios que se estaban produciendo en ese territorio, sino que se presenta como símbolo de las transformaciones que ocurrían en otras partes de Europa. Surgía en la segunda mitad del siglo XV una nueva etapa que se denomina la Edad Moderna, en la que se coloca el nacimiento del estado moderno. Los cambios que se producían eran consecuencia de la evolución en los tiempos precedentes, y a su vez serían la causa de lo que ocurriría en el futuro. Un buen ejemplo es el descubrimiento de América, consecuencia del proceso político, económico y cultural de las décadas precedentes, que a su vez fue causa fundamental de los cambios económicos y sociales que se produjeron durante el siglo XVI, considerados como los primeros pasos hacia el capitalismo. Los monarcas que se llevaron el mérito de apoyar el descubrimiento fueron los Reyes Católicos, monarcas de las coronas de Castilla y Aragón que, junto a los reyes de Inglaterra y Francia, fueron los iniciadores de la monarquía autoritaria Los Reyes Católicos comenzaron a dar pasos esenciales en la política exterior que conducirían a hacer de los reinos hispánicos un poder influyente en Europa con un papel relevante en la expansión europea. El gran acontecimiento fue el descubrimiento del “nuevo mundo”, pero Castilla ya había iniciado su expansión por el Atlántico antes, cuando puso el pie en las Islas Canarias. Al producirse unos cambios tan importantes en campos tan distintos, economía, sociedad, política, arte, cultura, religión, etc. se considera superada la etapa denominada Edad Media, para iniciarse la Edad Moderna.

Aspectos económicos y sociales

Los cambios económico-sociales que se iniciaron desde finales del siglo XV y continuaron en los siglos XVI y XVII son en buena medida consecuencia de los intercambios comerciales que se produjeron como consecuencia del descubrimiento de nuevas tierras o de la expansión comercial de algunos de los países europeos. El reino de Castilla no fue el único que participó en el descubrimiento del mundo.

Portugal, una vez terminada la reconquista, inició la colonización de las costas atlánticas de África. Al haber iniciado antes la expansión por el Atlántico, una vez que supo que Castilla había descubierto América, exigió una división del océano, de forma que quedara claro qué parte le correspondería explorar a cada uno de los países. Por el tratado de Tordesillas de 1494, se trazó una línea imaginaria que dejaba las tierras descubiertas por Colón para Castilla, excepto la costa más al Este de América del Sur, que correspondería a los portugueses.

La exploración de nuevas tierras tuvo como consecuencia el incremento del comercio, y así tanto castellanos como portugueses comenzaron un intenso intercambio de productos con las zonas que fueron ocupando.

Otros países menos destacados en los descubrimientos, no dejaron de ser importantes en el comercio, pues mantuvieron el auge comercial que habían desarrollado durante los siglos precedentes, o lo incrementaron. Los Países Bajos, Italia y Alemania tuvieron las ciudades más florecientes por ser centros comerciales importantes. Las necesidades de la economía comercial llevaron al desarrollo de un capitalismo inicial.

El camino hacia el capitalismo

El capitalismo es el "régimen económico fundado en el predominio del capital como elemento de producción y creador de riqueza" (Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española), es decir, es una forma económica en la que tiene una importancia

preponderante al capital, es decir, el conjunto de los bienes básicos para la producción, como dinero, edificios, instalaciones o maquinaria. Se considera que se dan los primeros pasos hacia el capitalismo con la transformación de la economía que tiene lugar en el tiempo de transición entre la Edad Media y la Moderna. La intensificación del comercio lleva a la creación de la figura del empresario, un comerciante con aspiraciones de enriquecerse, que no tenía las restricciones que imponían los gremios medievales, y que podía contratar a trabajadores no sujetos a las normas protectoras de los gremios.

El inicio de este capitalismo se produjo como consecuencia de la entrada en circulación de dinero que muchos mercaderes o burgueses aportaban para crear compañías comerciales. Ese dinero o capital desarrolló más el comercio, que a su vez generó más dinero; por ello algunos autores llaman capitalismo comercial a esta primitiva forma de capitalismo.

Causas de la expansión europea de finales del XV y principios del XVI:

preponderante al capital, es decir, el conjunto de los bienes básicos para la producción, como dinero,

Aspectos políticos - Monarquías autoritarias

La monarquía autoritaria como modelo político de transición entre la monarquía feudal y la monarquía absolutista, fue el cambio político esencial con el que se finaliza la Edad Media y comienza la Edad Moderna, y que hay que incluir entre los cambios introducidos en este tiempo. Los reyes, cuyo poder había estado limitado por la nobleza durante la Edad Media, habían luchado por reunir en sus manos el máximo poder posible y para finales del siglo XV o comienzos del XVI algunas monarquías consiguieron reunir mucho poder, son las que se denominan autoritarias.

La monarquía autoritaria podría definirse como aquella en la que el rey detenta el poder político, aunque tiene que mantener los privilegios de algunos grupos, no de la nobleza pero sí de la burguesía, enriquecida por el comercio y base del poder económico de los reyes. El fortalecimiento del poder lo consiguieron a través de cambios en la política interior como la creación de ejércitos permanentes, de mercenarios a sueldo, y la utilización de la artillería, una organización administrativa burocrática y una hacienda para controlar ingresos y gastos del reino; las medidas de política exterior se centraron en el establecimiento de relaciones diplomáticas beneficiosas para los países aliados, que les permitían hacerse fuertes y enfrentarse de manera conjunta a los enemigos.

Buenos ejemplos de monarquías autoritarias son las de Isabel y Fernando, los Reyes Católicos en Castilla y Aragón, Luis XI en Francia y Enrique VIII en Inglaterra.

Aspectos políticos - Los Reyes Católicos

El matrimonio formado por Isabel de Castilla y Fernando de Aragón reciben el nombre de Reyes Católicos.

Aspectos políticos - Monarquías autoritarias La monarquía autoritaria como modelo político de transición entre la monarquía

Isabel era hija de Juan II de Castilla, consiguió reinar en Castilla tras muchas dificultades, pues el reino legítimamente le correspondía a la princesa Juana, hija de su hermano el rey Enrique IV. La nobleza, que se oponía a aceptar a los monarcas que estaban dando los pasos necesarios para instaurar una monarquía autoritaria, luchó contra Enrique IV, y esa lucha alcanzó a su hija Juana de la que los nobles comenzaron a decir que no era hija del rey sino de un noble de la corte llamado Beltrán de la Cueva, de ahí que a la princesa Juana la apodaran la Beltraneja. La nobleza apoyaba a los hijos del segundo matrimonio del rey Juan II, porque esperaban poderlos controlar mejor. Primero apoyaron al príncipe Alfonso, y al morir éste a la princesa Isabel. Al morir Enrique IV, aunque la heredera legítima era Juana la Beltraneja, Isabel se adelantó a hacerse coronar reina de Castilla. Comenzó una guerra entre los partidarios de Isabel y los de Juana, que ganó el bando de Isabel

Fernando era el hijo de Juan II de Aragón. Como Isabel, tampoco era él a quien correspondía el reinado, pues el hijo primogénito de Juan II era el príncipe Carlos, que lo había tenido con su primera esposa. Tras la muerte del príncipe Carlos, Fernando quedó como heredero de la corona aragonesa, a la que accedería a la muerte de su padre. El rey Católico se distinguió por su gran capacidad política, reuniendo las características que un buen político había de tener, según lo había descrito en su tiempo Nicolás Machiavelo en su obra El Príncipe.

Aspectos políticos - Los Reyes Católicos. Fundamentos del estado moderno

Concluida la guerra contra Juana la Beltraneja y los portugueses que la apoyaban en 1479, se inició el reinado de Isabel I de Castilla. Ese mismo año accedió al trono de Aragón el rey Fernando, al haberse producido el fallecimiento de su padre.

Pronto comenzaron su tarea de gobierno, que llevó a sentar los fundamentos del estado moderno en los reinos hispánicos. Sus líneas de actuación fueron:

Expansión territorial:

Finalización de la conquista de territorios del espacio peninsular.

Amplicación de las conquistas más allá de la Península: el norte de Árica y las Islas

Canarias y descubrimiento de América. Ampliación de las conquistas en el frente mediterráneo: las guerras de Nápoles.

Afirmación de las bases cristianas de los reinos hispánicos

Apoyo a la Iglesia

Represión de otras religiones

Asentamiento de los fundamentos del estado moderno

Creación, renovación de instituciones de gobierno en línea con las nuevas monarquías autoritarias y el estado moderno

Utilización de la diplomacia en las relaciones de política exterior, aunque no faltaron enfrentamientos bélicos como los que mantuvo con Francia por el control de los territorios italianos.

Aspectos políticos - Los Reyes Católicos. Política interior y exterior

Los Reyes Católicos, considerados como los primeros monarcas autoritarios de los reinos hispánicos, pusieron los fundamentos del estado moderno, que seguirían después sus sucesores, los monarcas de la Casa de Austria. Las características del nuevo estado pueden verse tanto en la política interior como en la política exterior

Aspectos políticos - Los Reyes Católicos. Apoyo a la religión cristiana

Los Reyes Católicos han recibido ese nombre por su apoyo a la Iglesia en su tarea de afirmación de las bases cristianas de sus reinos. La tarea esencial fue la de unificar la religión de sus súbditos, y en esa labor hay que considerar tres aspectos:

La política de castigo a los conversos al cristianismo que no cumplían sus obligaciones cristianas de forma debida. Para ello crearon los Reyes Católicos en 1478 el Tribunal de la Santa Inquisición, que castigaba a los que habían sido judíos o musulmanes, se habían convertido al cristianismo, y seguían practicando a escondidas su antigua religión (se les llama criptojudíos o criptomusulmanes, derivado de la palabra cripto que significa en secreto). Desde el año 1478 fueron muchos los

juicios que se hicieron fundamentalmente a criptojudíos que padecieron duros castigos, entre los que se encontraba la hoguera.

La política hacia los súbditos de religión judía fue la de acabar con la práctica de esta religión. La Inquisición no castigaba a los judíos que practicaban su religión abiertamente, sino solo a aquellos que lo hacían en secreto y pretendían hacer creer que eran cristianos. Los judíos fueron expulsados del reino de Castilla por un decreto de los Reyes de 31 de marzo de 1492, poco después se dio otro decreto para expulsarles de los reinos de la Corona de Aragón. Se les concedía un plazo de cuatro meses para abandonar el reino, y tenían que hacerlo sin llevarse sus propiedades muebles o solo las imprescindibles. Como buena parte de los médicos de los reinos hispánicos eran judíos, en el decreto se excluye de la expulsión a los médicos judíos.

La política hacia los súbditos musulmanes cambió entre los años 1492 y 1502. En 1492, el mismo año que decretaban la expulsión de los judíos, permitían a los musulmanes del reino de Granada mantener su religión, tal como habían acordado en las capitulaciones entre los Reyes Católicos y el rey Boabdil. Pero los Reyes no mantuvieron la palabra dada, y en 1502 se dio un decreto obligando a los musulmanes a convertirse al cristianismo.

Aspectos políticos - Los Reyes Católicos. Expansión territorial

La expansión territorial que realizaron los Reyes Católicos se efectuó en diversos frentes:

en la Península Ibérica: conquistas de los reinos de Granada y Navarra

en el Norte de África: establecimiento de ciudades

en el Atlántico: control de las islas Canarias y descubrimiento de América

2. Renacimiento y Reforma

Francesco Tetrarca y Giorgio Vasari, estos dos hombres, nacidos en la localidad italiana de Arezzo, pueden considerarse como los inventores del término Renacimiento.

Es difícil definir con precisión el renacimiento, como también es difícil enmarcarlo en unas fechas concretas, pues no se trata de un acontecimiento sino de un proceso que comienza en tiempos distintos en diferentes espacios europeos. Habría que encuadrarlo en los cambios que se produjeron a comienzos de la Edad Moderna, desde mediados del siglo XV hasta el siglo XVII, y que implicaron transformaciones económicas, políticas y sociales. El mundo de la cultura, del arte y del pensamiento no podían quedarse al margen de esas transformaciones, de ahí que afecte a nuevas formas culturales, el humanismo, y religiosas, la crisis religiosa de la reforma, sin olvidar la evolución del arte; al mismo tiempo se continúa avanzando en algunas de las formas políticas que pusieron las bases del estado moderno, llegando a afectad de manera muy importante a la monarquía hispánica, que en este tiempo llega a convertirse en el imperio más poderoso del mundo durante los reinados de Carlos I y Felipe II, enfrascados en dos frentes de expansión, el frente europeo y el americano, donde se empeñaron en cambiar las antiguas culturas precolombinas, para crear la América hispana.

Reforma - Reforma religiosa protestante

Por la misma época que Lutero planteaba la reforma luterana, hubo otras reformas del cristianismo, especialmente las que propusieron Juan Calvino (calvinismo) y Enrique VIII (anglicanismo). Todas estas reformas reciben conjuntamente el nombre de protestantismo. Para luchar contra su expansión la Iglesia inició un movimiento de renovación llamado contrarreforma o reforma católica.

Reforma - Reforma religiosa católica o Contrarreforma

Ante estas reformas del cristianismo que separaban de la obediencia de la Iglesia católica romana a millares de cristianos, ésta reaccionó e inició un movimiento de renovación imprescindible para frenar los progresos del protestantismo. Esta renovación se la denomina reforma católica o contrarreforma. Sus líneas de actuación podrían resumirse en los siguientes puntos:

reforma y creación de órdenes religiosas durante la primera mitad del siglo XVI, de las que son buenos ejemplos la reformadora del Carmelo, Santa Teresa de Jesús, y el fundador de la Compañía de Jesús o jesuitas, San Ignacio de Loyola.

organización de medidas represivas contra los herejes, considerados como tales los que no seguían los dogmas católicos. Se pueden destacar dos medidas esenciales: la primera el impulso de la Inquisición, para perseguir y castigar a los ya convertidos al protestanrtismo; la segunda la creación de la Congregación del Indice, grupo encargado de seleccionar los libros que se consideraban peligrosos para los católicos y cuya lectura se prohibía, con ello se buscaba que no cayeran en el protestantismo los que aún estaban firmamente asentados en la doctrina católica.

convocatoria de un concilio en Trento (Italia, 1545-1563). A pesar de que había un gran interés por convocar un concilio, y se había venido pidiendo especialmente por los príncipes alemanes y por Carlos I, se tardó mucho en convocar, y se tardó mucho en llegar a conclusiones, pues fue el concilio más largo de la historia de la Iglesia. Los aspectos fundamentales que se trataron fueron aquellos que habían sido un desafío por parte de los protestantes, en concreto en las líneas doctrinales, de culto y de organización. En lo referente a la doctrina la Iglesia se reafirmó en sus principios; en lo referente al culto se mantuvo prácticamente igual, y solo se observan algunas modificaciones en lo referente a la educación y disciplina de las jerarquías eclesiásticas: se obligaba a los sacerdotes a practicar una vida ejemplar y a mantener el celibato, se obligaba a los obispos a residir en sus diócesis y a los sacerdotes en sus parroquias, algo que no hacían previamente, y se crearon los seminarios para la educación del clero.

Monarquía hispánica

Carlos I

Felipe II

Se designa con este nombre el periodo de la historia de España coincidente con los reyes de la casa de Austria, que recibieron las coronas de Castilla y Aragón, reinaron como monarcas de ambas coronas, sin que llegaran a formar un estado unitario, pues Castilla mantuvo su política centralista y sus instituciones, y Aragón continuó con su política pactista, en la que los tres territorios que integraban la corona, Aragón, Cataluña y Valencia mantenían sus instituciones.

La forma de gobernar la monarquía hispánica: los consejos, los secretarios y las instituciones de los distintos reinos, en los que regía un representante del rey, el virrey.

"De los cinco Austrias, Carlos I inspira entusiasmo, Felipe II respeto, Felipe III indiferencia, Felipe IV simpatía, y Carlos V lástima” Gregorio Marañón, El conde duque de Olivares

Monarquía hispánica - Carlos I

Al morir la reina Isabel la católica en el año 1504, la corona de Castilla pasó a su hija Juana. El

unico hijo varón que habían tenido los Reyes Católicos, el príncipe Juan, murió en 1494, diez

años antes que su madre.

La reina Isabel había indicado en su testamento que la heredera podía no estar capacitada para

reinar, y que, en ese caso, Fernando de Aragón actuara como regente. Fernando el católico fue

rey de Aragón y regente de Castilla hasta su muerte en 1516.

"cuando la Princesa, mi hija, no estuviere presente en estos reinos o estando en ellos no

quisiere o no pudiere entender en la gobernación de ellos (

)

...

el rey Fernando, mi señor,

rija, administre y gobierne los dichos mis reinos y señoríos por la dicha Princesa" (Isabel

la Católica 1504)

Al morir el rey Fernando, el hijo mayor de la reina Juana, nacido en Gante donde continuaba

residiendo, es llamado para hacerse cargo del reino de Aragón, que heredaba de su abuelo, y

de la regencia de Castilla por el problema de salud mental de su madre. En 1518 fue coronado

rey de Aragón, y por la misma época fue aceptado como rey de Castilla, aunque su madre la

reina viviría muchos años más.

En 1519 murió su abuelo paterno, el emperador Maximiliano de Austria, y el joven Carlos quiso

presentarse a la elección imperial. Al imperio se accedía por elección, en la que participaban

príncipes y autoridades alemanas. Carlos tuvo como contrincante en esa elección al rey de

Francia, Francisco I. Los agentes que Carlos tenía en Alemania manipularon bien y repartieron

importantes sumas de dinero a los príncipes electores, que eligieron a Carlos, designado como

Carlos V; el nuevo emperador, sin embargo, no consiguió ser coronado por el Papa hasta el año

1530. ¿Por qué tardó diez años el emperador Carlos en conseguir que se efectuara la

ceremonia de la coronación? Problemas de muy diversa índole, internos en los reinos

hispánicos, y externos en los territorios europeos, iban a retrasarla.

Monarquía hispánica - Felipe II

Felipe II se hizo cargo de la monarquía hispánica en 1556, tras abdicar Carlos I. El emperador

Carlos, tras muchos años de guerras victoriosas, pudo darse cuenta de que vencer las batallas

no significaba convencer al enemigo, y eso fue claro en el caso de los príncipes alemanes.

Cansado de tanta lucha prefirió retirarse al monasterio de Yuste (Cáceres) donde pasó los dos

últimos años de su vida. Falleció en 1558.

Felipe II heredó de su padre un gran imperio, pero no tuvo el título de emperador.

Posiblemente su padre comprendió que el título le traía problemas más que otra cosa, y

aconsejó a su hijo que se ocupara principalmente de los reinos que comprendían la monarquía

hispánica.

Su vida, su política interior, y su política exterior, pueden dar buena idea de la historia de la

monarquía hispánica en la segunda mitad del siglo XVI.

Culturas precolombinas

Durante los reinados de Carlos I y Felipe II tuvo lugar la conquista de los territorios americanos,

que quedaron anexionados a la corona de Castilla. La llegada de los españoles supuso el

encuentro con unas culturas muy diferentes que se desarrollaban en los territorios del continente

americano. Estas culturas se han llamado precolombinas, porque florecieron hasta el momento

que llegó Colón o hasta la conquista por las tropas castellanas. En un continente tan extenso

había muy variadas culturas, y de ellas se podrían destacar las de los aztecas, los mayas y los

incas.

Monarquía hispánica - Carlos I Al morir la reina Isabel la católica en el año 1504,

Los aztecas vivían en Mexico, en la parte central, en torno a la actual Ciudad de México.

Vivían en ciudades, en las que aparte del núcleo habitado había grandes construcciones para

las ceremonias que en ellas se realizaban; buena muestra es Teotihuacan. Su nivel cultural no

llegaba al conocimiento de los metales, exceptuado el oro y la plata.

  • Los mayas ocupaban el territorio de la península del Yucatán.

  • Los incas vivían en América del Sur, en el corazón de los Andes, coincidiendo

aproximadametne con la zona del actual Perú. Colón no llegó a entrar en contacto con estas

culturas, pues se movió fundamentalmente en el área del Caribe y las costas circundantes. Solo

en el último de sus viajes, Colón se dio cuenta de que no había llegado a las Indias, sino a un

nuevo continente. No le dio nombre, y fue un marino italiano llamado Americo Vespuccio el que

aplicó su nombre al territorio que se acababa de descubrir y que finalmente reconocían que no

era un continente desconocido.

La América hispánica

Tras las primeras exploraciones, se inició la conquista y la colonización de América. Durante el

reinado de Carlos I se inició la circunnavegación de la Tierra, que duró tres años (1519-1522) y

que se cobró la vida de muchos de los navegantes y del propio director de la expedición,

Fernando de Magallanes, por lo que el viaje lo concluyó Juan Sebastián Elcano. Fue también

durante el reinado de Carlos I cuando se conquistó el imperio azteca (1519-1521) por Hernán

Cortés, y el imperio inca (1532-1535) por Francisco Pizarro.

Después vendría la colonización, con aspectos tan variados como la organización

administrativa, la explotación económica y la evangelización.

Organización administrativa

Para la organización administrativa de los territorios conquistados, la corona de Castilla creo

varios organismos:

el Consejo de Indias, fundado en 1511 y reformado en 1524. Sus competencias eran:

ejercer suprema jurisdicción en el Nuevo Mundo; supervisar del funcionamiento de la

Casa de Contratación; proponer los nombramientos de virreyes, generales de las

armadas, y de cargos eclesiásticos.

los virreyes eran los representantes del rey de Castilla en los territorios que se

organizaron en América bajo el nombre de Virreinatos. En un principio había dos, el de

Nueva España (Mexico) y el de Peru.

la Casa de Contratación fue un organismo esencial para el control del comercio entre Castilla y

América. Con sede en Sevilla, tenía como misión organizar las flotas que salían hacia América,

fiscalizar las mercancías que se llevaban y que se traían, y procurar la preparación de los

marinos que iban a América.

Explotación económica

La explotación económica de las nuevas tierras comenzó tan pronto como fue posible, pues el

objetivo del viaje de Colón había sido encontrar los árboles de las especias u otros objetos

preciosos del comercio internacional. Al no encontrar los árboles de las especias, el interés de

los descubridores y conquistadores se centró en la búsqueda de oro y plata. Para obtener los

metales preciosos fue necesario poner a trabajar a losindios.

Según fueron estableciéndose colonos españoles en América, éstos comenzaron a cultuvar las

tierras que les concedía la corona, y formaron grandes haciendas en las que se desarrolló una

importante agricultura y ganadería. En estos latifundios se cultivaban productos que se habían

llevado de España: trigo, legumbres, vid, caña de azúcar, algodón, árboles frutales, etc.,

haciendo el camino contrario de los productos americanos desconocidos en Europa y que

entraron en este continente tras el descubrimiento: patata, tomate, maiz,

Con todos los productos que se extraían de América y los productos agrícolas que se

intercambiaban, se desarrolló un fructífero comercio.

Evangelización

Uno de los objetivos esenciales de la colonización era la evangelización de los nuevos súbditos

de Castilla, que practicaban religiones distintas y a quienes se obligó a convertirse al

cristianismo y bautizarse. Como resultado de ese proceso ha quedado una interesante huella

artística cultural en las iglesias y catedrales que se fueron construyendo en las ciudades que

fueron naciendo en el Nuevo Mundo.

El arte

El arte fue una de las expresiones culturales más influenciadas por los cambios del

Renacimiento. Las manifestaciones artísticas de esta etapa en el espacio y en el tiempo. En el

espacio porque hubo formas de expresión diferentes en los distintos países europeos, y en el

tiempo porque no se introdujo a la vez en todos ellos, comenzó en Italia y poco a poco se fue

extendiendo por el occidente europeo .

Al estudiar el arte del Renacimiento, antes de considerar las formas artísticas, su evolución y

manifestaciones en distintos países, hay que reflexionar sobre los nuevos condicionantes del

arte, sus funciones y su estética, como consecuencia de las transformaciones de aquel

tiempo.

El arte – Condicionantes

El arte estuvo condicionado esencialmente por tres ideas:

el hombre es la medida de todas las cosas.

la Antiguedad clásica era el modelo a seguir.

la naturaleza es la verdad a la que hay que acceder y con la que hay que mantener una

relación ideal. Las matemáticas serían una ayuda para el arte, en su preocupación por

fundamentar en la razón su ideal de belleza.

El arte – Funciones

La concepción de que el hombre es el centro del universo, produjo un cambio esencial en las

funciones del arte, dirigido en la Edad Media a servir a una sociedad en la que Dios era el

centro, y que producía obras artísticas para la Iglesia. Esta era la gran cliente de los artistas

medievales. Los cambios de mentalidad del Renacimiento hicieron a los hombres ricos, los

principales clientes de los artistas. Les llamarán para construir sus palacios o mansiones, y para

decorarlas interiormente. Muchos de estos hombres ricos no eran solo clientes, se convirtieron

en patrocinadores o mecenas de artistas: “Las donaciones las hago porque me place,

porque honran a Dios, porque enriquecen mi ciudad y porque me honran a mí mismo”

Palabras de un rico hombre de Florencia hacia mediados del siglo XV.

La búsqueda de la fama por diversos medios y el deseo de ganar gloria, prestigio y poder, no

solo afecta a los clientes de los artistas, sino a los propios artistas. Hasta el Renacimiento las

obras de arte solían ser anónimas, obra de maestros artesanos que trabajaban en un taller. A

partir de este momento se encuentra la figura del artista individual, con nombre destacado. Las

grandes catedrales medievales son la obra de maestros albañiles, los edificios que se

construyen en el Renacimiento son obra arquitectos, con nombre y apellidos.

El arte – Estética

También se producen cambios en la estética, debidos al interés por los clásicos y por la

naturaleza. El individuo y la naturaleza se complementan en armonía; la imitación de la

naturaleza permitirá uno de los objetivos del artista: resaltar la belleza.

En esa búsqueda de la belleza los artistas se preocupan por definir las proporciones ideales o

regladas para ser aplicadas a la arquitectura, la escultura y la pintura:

arquitectura: tomando muy de cerca el modelo la arquitectura clásica greco-romana,

se utilizan elementos arquitectónicos ordenados, proporcionados, simples, para dar

una impresión de espacio racional.

escultura: se representan imágenes de gran naturalismo, desnudos en particular que

siguen los modelos de la Grecia clásica.

pintura: el objetivo de esta forma artística era conseguir la máxima expresión de realismo, lo

que resultaba más difícil al tener que jugar solo con dos dimensiones. El pintor renacentista,

en su búsqueda por una representación naturalista, descubrió la perspectiva, “sistema de

representación que intenta reproducir en una superficie plana la profundidad del

espacio y la imagen tridimensional con que aparecen las formas a la vista”

Definición de ls Real Academia Española.

El arte - Los primeros pasos del Renacimiento y su evolución: Italia

No es una casualidad que el arte comience a evolucionar en algunas ciudades italianas.

Florencia, Génova, Venecia, Siena, Pisa, fueron importantes centros comerciales, donde vivían

mercaderes o grandes familias que amasaron importantes fortunas. Serían ellos los primeros en

encargar sus palacios a los arquitectos y las esculturas y pinturas que decoraban el interior.

En el arte italiano del Renacimiento hay que destacar una evolución relacionada con los siglos

XV (los años 400, el Quattrocento), y XVI (los años 500, el Cinquecento).

 

Arquitectura

Escultura

Pintura

Quattrocento

Quattrocento Brunelleschi Giotto Donatello

Brunelleschi

  • Giotto

Donatello

Brunelleschi Giotto Donatello
 

Ghiberti

  • Fr. Angélico

Ghiberti Fr. Angélico
Masaccio

Masaccio

Botticelli

Botticelli

Cinquecento

Bramante

Miguel Angel

Miguel Angel

Leonardo

Palladio

Palladio

Rafael

Tiziano

Tiziano

El arte - Arte renacentista en España

El arte renacentista en España comenzó en los reinos hispánicos a finales del siglo XV. Las

influencias italianas y junto a la tradición hispano-árabe aportaron los elementos que definirían el

arte en este territorio durante los siglos XVI y parte del XVII. En arquitectura es donde más se

deja notar la influencia árabe, en tanto que en escultura y pintura la influencia italiana es, sin

duda, fundamental. Por otra parte, al visitar algunos museos españoles, en concreto el Museo

del Prado, se pueden encontrar obras de autores flamencos del siglo XV, caracterizados como

primimitos renacentistas; la influencia de la flamenco llegó de la mano de los Austrias, en

concreto de Carlos I, y esos artistas contribuyeron a conformar las peculiaridades de un estilo

renacentista español.

La arquitectura renacentista española pasa por tres fases

Plateresco: estilo desarrollado desde finales de siglo XV y primer tercio del XVI; formas

arquitectónicas italianas con decoración típica hispana, muy elaborada y detallista, que

recordaba el trabajo de los plateros.

Purista: estilo de la parte central del siglo XVI; menor decoración y búsqueda de

armonía, equilibrio y serenidad. Importantes arquitectos de este estilo fueron: Alonso de

Covarrubias, Diego de Siloé y Andrés de Vandelvira.

Herreriano: estilo de la segunda mitad del siglo XVI; estilo sobrio y severo, en el que se

destacan los elementos constructivos y se anula la decoración. Arquitectos famosos

fueron: Juan de Herrera (por el recibe el nombre de herreriano), Francisco de Mora y

Juan Gómez de Mora.

La escultura, aunque recibe algunas influencias italianas, tiene una personalidad

distintivamente española. Se esculpe esencialmente en madera, se pintan de color las

imágenes, y se sigue trabajando fundamentalmente para la Iglesia (retablos, imágenes y pasos

para las procesiones). Los más destacados escultores fueron Alonso Berruguete y Juan de Juni,

ambos influidos en cierto modo por Miguel Angel.

La pintura renacentista española siguió el modelo gótico hasta bien entrado el siglo XVI,

cuando llegan las influencias italianas y flamencas a los pintores españoles. De éstos habría

que destacar a Luis de Morales, con sus escenas religiosas, y a Sánchez Coello, con sus

retratos de corte. Mención destacada merece también El Greco, que aunque había nacido en la

isla de Creta, vivió y trabajó en Toledo durante mucho tiempo, y es autor de características

distintivas (alargamiento de las figuras, colores fríos, composiciones complejas), con una amplia

producción de tema religiosa principalmente, aunque son también bien conocidos sus retratos.