Sei sulla pagina 1di 5

LACTANCIA MATERNA :

Es el proceso de alimentación del niño o niña con la leche que produce su madre,
siendo éste el mejor alimento para cubrir sus necesidades energéticas de macro y
micro nutrientes. Es la forma más idónea de alimentación. De acuerdo a la
Organización Mundial de la Salud (OMS) la leche materna constituye el alimento
universal indicado hasta los seis (6) meses de edad para los niños y niñas, y
acompañado de otros alimentos hasta los dos (2) años, puesto que cubre los
requerimientos calóricos en estas edades.

BENEFICIOS DE LA LECHE MATERNA:

 Proporciona los nutrientes necesarios en la proporción y temperatura


adecuados. La leche materna ofrece la combinación ideal de nutrientes para el
bebé, incluyendo las vitaminas, proteínas y grasas que necesita. Además, su
composición cambia conforme crece el bebé, de modo que satisface las
necesidades en sus diferentes etapas de desarrollo.
 Se digiere y asimila con gran facilidad. Esto previene incomodidades en el bebé
relacionadas con su insipiente sistema digestivo, incluyendo diarrea,
estreñimiento y cólico.
 Proporciona anticuerpos de la madre y alarga el periodo de inmunidad
natural. La lecha materna contiene anticuerpos que le ayudan a tu bebé a
combatir diferentes tipos de virus, bacterias e infecciones. Pero aún más
importante, debido a que provienen de la madre, los anticuerpos que se
transmiten son específicamente aquellos que le permiten combatir los peligros a
los que el bebé está expuesto en su medio ambiente. La nutrición en las primeras
etapas de la vida del bebé es determinante en el desarrollo del sistema
inmunológico del bebé.
 Reduce la predisposición a enfermedades respiratorias. Los bebés que se
alimentan con lecha materna exclusivamente durante los primeros seis meses de
vida tienen menos infecciones en el oído, enfermedades respiratorias (incluyendo
asma), y molestias digestivas e intestinales.
 Previene las alergias. Los bebés alimentados con leche materna también sufren
menos alergias a alimentos, factores ambientales y en la piel. Según La Liga de la
Leche, la lactancia materna previene las alergias por dos razones: 1/ el bebé está
expuesto a menos alérgenos en los primeros meses de vida, que es la etapa más
susceptible y 2/ la cubierta protectora que ofrece el calostro evita que potenciales
alérgenos penetren el sistema del bebé.
 Disminuye el riesgo de desarrollar obesidad. Como la leche materna contiene la
nutrición exacta que el bebé requiere y la cantidad consumida es autorregulada,
tiene mejores probabilidades de aumentar el peso justo y comer únicamente la
cantidad necesaria.
 Los cambios de sabor, según la alimentación de la madre, preparan al niño
para aceptar mayor variedad de alimentos. La variedad de sabores que recibe
el bebé en la leche materna lo prepara mejor para aceptar los diferentes sabores
de la comida sólida.
 Favorece el correcto desarrollo de la mandíbula, los dientes y el habla. El acto
de succión contribuye al avance de la mandíbula del bebé alcanzando una posición
apropiada alrededor de los 8 meses. Si esta succión se realiza con tetina, los
movimientos que realiza el bebé son más pasivos y los músculos de la mandíbula
no se desarrollan tanto. Es por ello que una correcta succión y deglución son de
vital importancia para el óptimo desarrollo de las estructuras orofaciales y así
prevenir alteraciones del lenguaje.
 Crea un fuerte vínculo entre madre-hijo. Cubriendo necesidades como la
proximidad y seguridad que favorecen la autoestima del niño y la relación con la
madre.

EL CALOSTRO: El calostro es una sustancia rica en proteínas y anticuerpos, de color


amarilla claro y de consistencia viscosa.

BENEFICIOS:
1. Tiene un alto contenido en proteínas y es el alimento perfecto para satisfacer las
necesidades del recién nacido. Esta leche de apariencia entre blancuzca y amarillenta se
llama calostro, y es rica en nutrientes y anticuerpos que el bebé necesita justo después de
nacer.
2. Proporciona gran cantidad de defensas inmunológicas y estimula el desarrollo de
su propio sistema inmunológico. El calostro contiene una sustancia llamada
inmunoglobulina A secretora, la cual forma una capa protectora sobre las membranas
mucosas en los intestinos, nariz y garganta del bebé, precisamente las partes más
susceptibles a virus, bacterias e infecciones.
3. Ayuda a reducir la absorción de bilirrubina y los problemas de ictericia. Si el bebé
ingiere la leche materna suficiente, eliminará el excedente de bilirrubina a través de las
heces.
4. Tiene un efecto laxante, se digiere fácilmente y es por eso que el bebé la demanda
frecuentemente, lo que facilita la estimulación de leche materna. El calostro estimula la
primera deposición llamada meconio.

A. Técnicas de amamantamiento :
El éxito de la lactancia materna depende bastante de una posición adecuada de la
madre y su hijo, así como de un buen acoplamiento de la boca del niño al pecho de
su madre. Existen muchas posiciones para el amamantamiento, pero la mas
adecuada en cada momento, será aquella en que la madre y el niño se encuentren
mas cómodos ya que pasarán muchas horas al día amamantando. La lactancia
materna es la forma natural de alimentar al bebé, las madres debemos confiar en
nuestra capacidad de amamantar y aunque sea un hecho fisiológico y sencillo si
hay aspectos que enseñar y reforzar, como es la posición. Una postura incorrecta
está relacionada con la hipogalactia (insuficiente producción de leche) e irritación
del pezón, ambas se solucionan con una buena técnica.
 Posición del niño con la madre acostada: (Muy útil por la noche o en
las cesáreas). Madre e hijo se acuestan en decúbito lateral, frente a
frente y la cara del niño enfrentada al pecho y abdomen del niño pegado
al cuerpo de su madre. La madre apoya su cabeza sobre una almohada
doblada. La cabeza del niño sobre el antebrazo de la madre.

Posición tradicional o de cuna: La espalda de la madre debe de estar
recta y los hombros relajados. El niño está recostado sobre el antebrazo
de la madre del lado que amamanta. La cabeza del niño se queda apoyada
en la parte interna del ángulo del codo y queda orientada en el mismo
sentido que el eje de su cuerpo. El abdomen del niño toca el abdomen de
la madre y su brazo inferior la abraza por el costado del tórax: La cabeza
del niño en el antebrazo de la madre.
 Posición de cuna cruzada. (Útil para dar ambos pechos sin cambiar al
niño de posición en casos en los que el bebé tenga predilección por uno de
los dos pechos). Una variante de la anterior en la que la madre con la
mano del mismo lado que amamanta, la coloca en posición de “U” y sujeta
el pecho, la otra es para sujetar al bebé por la espalda y la nuca. Es
necesario disponer de una almohada para colocar el cuerpo del bebé a la
altura del pecho.
 Posición de canasto, o de rugby. (Útil en caso de cesáreas, grietas y
amamantamiento simultáneo de dos bebés). Colocamos al niño bajo el
brazo del lado que va a amamantar, con su cuerpo rodeando la cintura de la
madre. La madre maneja la cabeza del bebé con la mano del lado que
amamanta, sujetándolo por la nuca
 Posición sentada. La madre se coloca con la espalda recta, hombros
relajados y un taburete o reposapiés para evitar la orientación de los muslos
hacia abajo. El bebé mirando a la madre y barriga con barriga, colocando una
almohada o cojín debajo para acercarlo al pecho de la madre, si fuera
necesario (no el pecho al bebé).

 SITUACIONES ESPECIALES :
 Cesarea: La lactancia materna en estos bebés puede verse interferida
por el cansancio y la fatiga de la madre, ya que estos factores pueden
inhibir la producción de hormonas necesarias para la subida de la
leche. En estos casos lo más importante es minimizar la separación
de la madre y el bebé, lo cual garantiza que el recién nacido se
enganche y succione precozmente, favoreciendo así una producción
hormonal adecuada; si esto no es posible, se puede estimular la
mama con un sacaleches manual.En estas madres también pueden
existir dificultades por dolor o molestias en el lugar de la
intervención quirúrgica, que se intensifican al apoyar al bebé para
darle el pecho. Para minimizar estas molestias es recomendable
hacer un cambio postural -dar el pecho tumbada de lado- o bien usar
cojines para lactancia.
 Partos múltiples: En caso de gemelos o trillizos la lactancia materna
puede llevarse a cabo, ya que habrá suficiente leche para todos los bebés,
pero precisa mucha motivación y ayuda del entorno.
Cuando son gemelos, lo recomendable para la instauración de la lactancia
es la colocación precoz de los dos bebés o en su defecto, estimularse y
succionar con sacaleches ambos pecho: al vaciarlos se estimula la
producción de leche. Existen posturas que facilitan amamantar ambos
bebés a la vez: "en forma de cruz" (igual que con un solo bebe pero
poniendo uno a cada lado), "en paralelo" (con los dos bebés paralelos
mamando en la misma dirección, cada uno de un pecho), "boca arriba" (con
los dos bebés encima) o en "balón de rugby" (con un bebe a cada lado bajo
el brazo).
En caso de trillizos, también es posible alimentarles con leche materna
pero es necesario gran descanso y apoyo. Hay que tener en cuenta que al
principio, hasta que se produzca la subida de la leche, puede ser necesario
suplementar las tomas con fórmulas de inicio. También puede ocurrir que
los bebés sean prematuros y requieran ingreso en unidad de Neonatología,
dónde se instaurarán las medidas necesarias para administración de la
leche materna extraída con sacaleches.

Existen varias técnicas para facilitar la lactancia materna con trillizos:

⇒ Una de ellas es darle a dos de ellos a la vez y después el tercero


de los dos pechos, estableciendo un sistema de rotación en este orden para
que no siempre sea el mismo el que termina la toma de ambos pechos.

⇒ Otra consiste en amamantar dos de ellos al pecho y al tercero


darle leche materna previamente extraída con jeringa o biberón, también
de forma alterna.

⇒ Una tercera posibilidad es darle a todos leche materna extraída;


es recomendable ponerles al pecho de vez en cuando para que
succionen

 Bebés pequeños para la edad gestacional y prematuros: Estos niños


tienen tendencia a la hipoglucemia (bajadas de azúcar en sangre), por lo que
la administración precoz y a demanda de leche materna ayudará a evitarlo.
Los prematuros pueden tener problemas de succión y deglución, lo cual se
solventará administrando la leche materna, previamente extraída, con
jeringa o a través de sonda nasogástrica, introducida por la nariz hasta el
estómago.