Sei sulla pagina 1di 3

Característica de la Edad Adulta

Característica de la Edad Joven


CRECIMIENTO Y DESARROLLO FÍSICO

Los hombres crecen hasta los 21 años y las mujeres hasta los 17-18 años, una de cada 10
mujeres puede crecer hasta los 21años.
DESARROLLO SENSORIAL Y MOTOR

En el adulto joven las capacidades físicas alcanzan el máximo de efectividad, existe destreza
manual y una mayor agudeza visual. Los hombres y mujeres alcanzan su mayor plenitud, han
logrado el más elevado punto de coordinación, equilibrio, agilidad, fuerza y resistencia.

Entre los 25 y los 30 años el hombre tiene máxima fuerza muscular, siempre y cuando la
desarrolle.
DESARROLLO SISTÉMICO

Los sistemas tienen en esta edad una notable capacidad compensatoria, así el adulto joven es
capaz de conservar la salud en forma casi continua, por esta razón presentan poca o ninguna
preocupación por su salud.

A pesar de que en esta etapa las características físicas alcanzan su plenitud, se debe considerar
que alrededor de los 30 años empiezan a declinar algunas capacidades.
DESARROLLO COGNITIVO

Es importante saber que la vida para los adultos jóvenes, pierde su carácter provisional, lo
cual significa que sabe que lo que hace hoy tendrá consecuencias mañana y que debe
proyectarse a lo largo de la vida y no a 2 o 3 años.
El desarrollo del pensamiento alcanza un paso más, el adulto pasa del pensamiento formal
según Piaget, al pensamiento post formal que tiene la particularidad de que la persona es más
flexible frente a las diversas situaciones a las que enfrenta.
DESARROLLO PSICOSOCIAL

Según E. Erickson el adulto joven enfrenta la intimidad versus el aislamiento en donde la


gran tarea es: ser capaz de comprometerse con otro.
DESARROLLO MORAL

Kohlberg define moral como un sentido de justicia, el cual depende de un desarrollo


cognitivo que implica una superación del pensamiento egocéntrico y una capacidad creciente
de pensar de una manera abstracta.
Característica de la edad Media
Etapas de la adultez
La adultez es un proceso gradual, no se trata de un crecimiento inmediato. En ese sentido se
pueden identificar dos distintas etapas de adultez: la temprana y la media.Adultez temprana.
Comprende el momento inicial de adultez, desde el fin de la adolescencia hasta más o menos
los 40 años. Se trata de una etapa vigorosa y de enorme potencia productiva, acompañada de
una sensación de plenitud indispensable para emprender los caminos profesionales e
individuales trazados.

Adultez media. Es la etapa “meseta” de la vida, comprendida entre los 40 años y los 65 años,
en la que se espera un mayor asentamiento y cierto enlentecimiento del ritmo, a pesar de que
sigue siendo un instante de gran productividad y experiencia, cuyo fin conduce al cese de la
vida productiva y la vejez.

Independencia
Lo esperable durante la adultez temprana es un anhelo de independencia en el individuo, que
apunta a necesidades de espacio físico y emocional distintos del hogar paterno.

Integración social
A diferencia de en la adolescencia, los vínculos sociales del adulto pasan necesariamente por
su personalidad y sus decisiones individuales de vida. Dejan de ser tan frecuentes las
pandillas, para enfocarse en la pareja y en amistades que tengan un camino vital semejante:
compañeros de trabajo, de universidad, etc. Se dice que los amigos hechos en esta etapa son
realmente los que durarán toda la vida.

Estabilidad
La adultez, y más aún la etapa media, es un período de mayores estabilidades en el ser
humano. Los emotividad meteórica y la volubilidad de carácter típicos de la adolescencia
suelen ya haber quedado atrás, reemplazados por un progresivo autoconocimiento y una
mayor profundidad de carácter. La toma de decisiones en esta etapa (sobre todo en la media)
tiende a ser más concienzuda, más fruto de meditaciones y no a la emoción del momento. Lo
cual acusa un desarrollo cognitivo más acentuado en la reflexión y la flexibilidad, la
adaptabilidad y el individualismo.

Paternidad
Junto con el matrimonio, en la adultez temprana suelen producirse las primeras tentativas de
paternidad (deseada o no), lo cual es vivido sin las dimensiones trágicas del embarazo
adolescente, pero sí supone un reto para los jóvenes profesionales en formación.
Característica de la vejez
Los cambios que se pueden producir en la vejez comportan varios aspectos:

Cambios fisiológicos: las células envejecen, cambia la estructura corporal, se pierde


elasticidad e hidratación en la piel (aparecen las arrugas).
Cambios en la salud: aumenta la prevalencia de enfermedades (morbilidad y mortalidad).

Cambios nutricionales: las necesidades metabólicas ya no son las mismas, y por tanto la
alimentación debe ser más específica.
Cambios en la eliminación: pueden aparecen incontinencias, que tienen consecuencias
psíquicas y sociales muy importantes para el anciano.

Cambios en la actividad: el ritmo de ejercicio disminuye, si bien es más necesario que nunca
que el individuo se mantenga activo.
Cambios en el sueño: el patrón de descanso cambia, el individuo no sigue rutinas.

Cambios en la percepción: los órganos de los sentidos pueden verse afectados, lo que lleva a
problemas sensoriales (sordera, problemas de visión.,)

Cambios sociales: las relaciones sociales y los roles son distintos, incluso dentro de la familia.
Muchas veces la persona tampoco se implica activamente en la sociedad.

Cambios sexuales: por limitaciones físicas en órganos sexuales, y pensamientos erróneos


arraigados en la sociedad.

Cambios en autoconcepto: la actitud, la identidad así como la imagen corporal de uno mismo
cambia, y suele ser negativa. Disminuye la autoestima.

Debemos saber observar la vejez como una etapa más del ciclo evolutivo. Sí que es cierto
que en esta etapa de la vida se producen muchas pérdidas a nivel físico o psíquico, pero
hemos de evitar estigmatizar la vejez y verlo simplemente como una etapa más que requiere
intervenciones más específicas. Es importante que lo enseñemos a nuestros mayores.

La vejez no es sino la última etapa de una vida completa y llena de momentos e historias.
Nuestra misión es potenciar las vivencias positivas y fomentar las habilidades y capacidades
del anciano, dentro de sus limitaciones.

Según las predicciones del Instituto Nacional de Estadística, en España en el año 2052 el
37% de la población superará los 64 años. Es necesario que tomemos conciencia de este
grupo de población, que sepamos cómo podemos intervenir e interactuar en esta próxima
sociedad. Los recursos de hoy día son muy amplios, aunque no todos los individuos saben
hacer buen uso de ellos.