Sei sulla pagina 1di 1

Ley 30096

El proceso de integración cultural, económica y social a nivel mundial, conocido


como “globalización”, viene acompañado del gran desarrollo de la tecnología de la
Información comunicación (en adelante TIC) y la masificación de la misma, viene
jugando un papel importante en el desarrollo cultural. Las nuevas herramientas
que ofrecen las TIC al servicio del hombre están relacionadas con la transmisión,
procesamiento y almacenamiento digitalizado de información, así como un
conjunto de procesos y productos que simplifican la comunicación y hacen más
viables la interacción entre las personas. Un aporte tecnológico que reforzó el
poder de las TIC es, sin lugar a dudas, el internet (messenger, correo electrónico,
facebook, twitter, web). Este nuevo descubrimiento superó el paradigma real del
tiempo-espacio en la interacción humana en tanto la comunicación se podía dar en
tiempo real sin importar la distancia. Por otra parte, las aplicaciones de las TIC a
partir de internet, entre ellos “cibergobierno”, “cibereducacion” y “cibersalud” se
consideran elementos habilitantes para el desarrollo social puesto que
proporcionan un canal eficaz para distribuir una amplia gama de servicios básicos
en zonas remotas y rurales, pues estas aplicaciones facilitan el logro de los
objetivos de desarrollo prospectivo, mejoras en las condiciones sanitarias y
medioambientales.

Si bien los diversos ámbitos de interacción se ven favorecidos por la fluidez que le
brinda esta nueva alternativa tecnológica, no obstante, se incrementan los riesgos
relacionados a las tecnologías informáticas y de comunicación

. El desarrollo de la tecnología también ha traído consigo nuevas formas


delictuales que tienen por medio y/o finalidad los sistemas informáticos e internet.

a. La falta de jerarquía en la red, que permite establecer sistemas de control, lo


que dificulta la verificación de la información que circula por este medio.

b. El creciente número de usuarios, y la facilidad de acceso al medio tecnológico.

c. El anonimato de los cibernautas que dificulta su persecución tras la comisión de


un delito a través de este medio.