Sei sulla pagina 1di 6

FUNDAMENTOS DEL DERECHO PENAL Y TEORÍA GENERAL DEL

DELITO

CURSO ACADÉMICO 2017/18

ACTIVIDAD DE BÚSQUEDA DE JURISPRUDENCIA

1. Todos los alumnos que estén siguiendo el sistema de evaluación continua deberán
realizar una actividad consistente en la búsqueda sentencias judiciales sobre
determinados aspectos de la materia.
2. La actividad se realizará de forma INDIVIDUAL.
3. Cada estudiante deberá realizar DOS ACTIVIDADES de búsqueda de
jurisprudencia.
4. En cada actividad hay que buscar DOS SENTENCIAS sobre el mismo asunto: una
primera de una Audiencia Provincial; y la sentencia del Tribunal Supremo
resolviendo el correspondiente recurso de casación.
5. Las sentencias deberán ser POSTERIORES AL AÑO 2010. Preferiblemente lo
más recientes posibles.
6. Los datos se han de recoger en el documento de la actividad que está disponible en
el campus virtual. En este documento se incluye un ejemplo de cómo debe
entregarse la actividad.
7. Criterios de calificación:
a) entrega de las actividades;
b) interés de las sentencias aportadas respecto a la temática dada;
c) diversidad de criterios sobre el asunto central entre la Audiencia Provincial y
el Tribunal Supremo (se valorará más si se aporta un caso en el que el
Tribunal Supremo modifica el criterio de la Audiencia Provincial);
d) capacidad de exposición del caso oralmente en el aula.
8. Las sentencias deben entregarse antes de la fecha indicada y en la forma que
indique el/la profesor/a de la asugnatura.
9. En un documento separado se recogerán los temas de búsqueda y su asignación a
cada alumno.
FUNDAMENTOS DEL DERECHO PENAL Y TEORÍA GENERAL DEL
DELITO

ACTIVIDAD DE BÚSQUEDA DE JURISPRUDENCIA

CURSO 2017/18
Nombre
Asunto de búsqueda: Non bis in idem: dualidad sancionatoria por vía
administrativa y penal
Datos de la sentencia 1 (AP) Sentencia de la Audiencia Provincial (SAP) de Lugo
(Sección 2ª) 186/2010, de 27 diciembre (Ponente:
José Manuel Varela Prada)
Datos de la sentencia 2 (TS) Sentencia del Tribunal Supremo (STS) 152/2012, de 2
marzo (Ponente: Carlos Granados Pérez)
¿Hay un cambio de criterio entre la sentencia de la Audiencia NO
provincial y la sentencia del Tribunal Supremo?
HECHOS PROBADOS
Los acusados D. Juan Manuel, D. Alonso y D. Blas, todos mayores de edad y sin
antecedentes penales, bajo la denominación comercial DIRECCION000, C.B.
arrendaron un local comercial, destinado a Pub, ubicado en el número 163 de la Avd.
Arcadio Pardiñas de Burela, obteniendo licencia concedida en Junta de Gobierno Local
de Burela, el día 16 de marzo de 2006 -no constando proyecto de insonorización del
local, -siendo la denominación del citado Pub la de "O Rincón do Dez".- Las
deficiencias de insonorización y aislamiento acústico del local acarrearon un
elevadísimo número de quejas y denuncias -con conocimiento de los acusados
(responsables del local)- la mayor parte de ellos presentadas por Dña Marina , vecina
del piso situado, justamente, encima del local citado, y además, alguna de ellas por
otros vecinos.- Doña Marina y su familia, durante las noches que el local abría, se
veían privados de la posibilidad de descansar y dormir, debido al elevado ruido, así
como a las vibraciones que soportaban, procedentes del local, habiéndose realizado, en
la vivienda de la Sra. Marina , diversas mediciones con sonómetros homologados,
arrojando, en todos ellos, niveles de ruido por encima -y, en ocasiones, muy por
encima- de los permitidos por la Ordenanza Medio Ambiental del Concello de Burela y
demás normas autonómicas contra la contaminación acústica (estando establecido el
límite legal en 30 dBA en los habitáculos interiores destinados y usados como
domicilios) susceptibles de ser consideradas, la mayoría de ellas -de tales infracciones-
como graves, en la aplicación de tal normativa.- Concretamente en el domicilio de Dña.
Marina (sito en la AVENIDA000 nº NUM000 - NUM001)- ubicado encima del
repetido Pub, se llevaron a cabo las siguientes mediciones:- El día 4 de mayo de 2007,
por la empresa ISANOR ACUSTICA (y por iniciativa del Concello de Burela),
arrojando un resultado de 33,3 dBA, llevándose a cabo unas nuevas mediciones por tal
entidad el día 6 de mayo, con un resultado de 34,6 dBA y de 35,4 dBA El día 31 de
mayo de 2008 se llevaron a cabo mediciones por Agentes de Policía Local, habilitados
para ello, arrojando un resultado medio de 39,7 dBA, (habiéndose realizado cinco
mediciones).- El día 27 de octubre de 2008, se llevaron a cabo mediciones por Agentes
de Policía Local, habilitados para ello, arrojando unos resultados finales de 32,96 dBA,
(en las primeras mediciones) y de 36,9 dBA (en las terceras mediciones).- El día 8 de
noviembre de 2009, se llevó a cabo mediciones por Agentes de Policía Local
habilitados para ello, dando como resultado 34,8 dBA.- El día 24 de Enero de dos mil
diez, se realizaron mediciones por Agentes de Policía Local habilitados , en la que si
bien no pudiendo finalizarse por cortarse -a las cuatro horas veinte minutos- la música
del local, sin embargo, en una primera medición de dos minutos, el nivel de ruido
alcanzaba un resultado de 37,6 dBA.- El tres de abril de dos mil diez, se realizaron
mediciones por Agentes de Policía Local habilitados, arrojando un resultado de 39,8
dBA, entre las cuatro horas y 20 minutos y las cinco horas y 30 minutos.- El día 18 de
abril de 2010, -desde las cuatro horas a las cinco horas) se realizan mediciones por
Agentes de la Policía Local habilitados para ello, arrojando un resultado de 41,8 dBA.-
El día uno de mayo de 2010, por Agentes de Policía Local habilitados para ello, se
realizaron mediciones, arrojando un resultado del 36,8 dBA.- Además de lo anterior,
los Agentes de Policía Local, observaron y constataron que el equipo de sonido del Pub
también presentaba graves deficiencias, dado que, en ocasiones, arrojaba mediciones
de sonido sin que estuvieran sonando música alguna, así como que también, que, el
micrófono de sonido había sido movido de su ubicación original, siendo, así,
susceptible de ser manipulado.- No obstante tener conocimiento de todos los extremos
expuestos, los acusados se abstuvieron de llevar a cabo cualquier tipo de medida
tendente a corregir los extremos y situaciones indicadas, incumpliendo incluso, de
modo reiterado el horario de cierre dando lugar a numerosas denuncias, por tal hecho,
por parte de Agentes de la Guardia Civil, y también por Agentes de Policía Local,
ocurriendo, en algunas ocasiones, que, una vez ausentados los Agentes de la Autoridad,
después de realizar la correspondiente denuncia, los acusados volvían a poner la
música, manteniendo el local abierto hasta altas horas de la madrugada, haciendo,
asimismo, en ocasiones, a través del micrófono, -los que se oía en el domicilio de la
Sra. Marina -alusiones a la propia Dñº Marina.- Por acuerdo de la Xunta de Gobierno
Local de fecha 28 de abril de 2008, le fué retirada temporalmente la licencia de
actividad a los acusados, por incumplimiento de las condiciones de la misma,
realizando aquellas, supuestamente alguna mejora (pero ninguna tendente a solucionar
el problema de ruidos y vibraciones existente, y que sufrían los vecinos), alzándose la
referida retirada con fecha 23 de mayo de 2008).- El establecimiento reanudó así su
actividad, pero manteniéndose las mismas circunstancias y con los mismos problemas,
de los cuales fueron conocedores los acusados, reiterándose las denuncias presentadas
por la Sra. Marina , dando lugar a las diversas mediciones señaladas, con fecha 31 de
mayo de 2008 y de 27 de octubre de 2009, con el resultado también plasmado,
iniciándose expediente sancionador recayendo resolución de la Alcaldía de fecha 17 de
noviembre de 2008 en la que se calificaba la sanción como grave, acordándose la
imposición de una multa de tres mil euros, y la clausura temporal por seis meses -
resolución recurrida ante la Jurisdicción Contencioso-, precintándose el local con fecha
12 de febrero de dos mil nueve, acordándose la reapertura provisional con fecha 8 de
septiembre de 2009, persistiendo desde entonces, y hasta el cese temporal de la
actividad, (al darse de baja la actividad, aunque permaneciendo la licencia) la misma
situación, siguiendo la misma situación, también las denuncias de Dª . Marina , dando
lugar, éstas, a las mediciones llevadas a cabo durante los años 2009 y 2010, cuyo
resultado quedó señalado anteriormente.- La intensidad y duración de esta situación de
ruidos, vibraciones y molestias has afectado gravemente a diversos vecinos del
inmueble, y particularmente a Dñª Marina , por encontrarse el piso de ésta ( y en el que
tenía su domicilio) justamente encima del Pub en cuestión, privándole, (a Dñª Marina y
otros vecinos) los causados, con su actitud, de su legítimo derecho al descanso
nocturno y del normal uso, utilización y disfrute de su vivienda, llegando en ocasiones,
Doña Marina y su familia, a pernoctar fuera de su vivienda al resultarle imposible
conciliar el sueño en la misma.- Todo lo anterior, impidió a Dña Marina disfrutar del
derecho al descanso nocturno en el ámbito familiar, y domiciliario, perturbando,
asimismo, su intimidad personal y familiar, y como consecuencia de ello, se produjo
una agravación de su dolencia -que padecía anteriormente- de trastorno ansioso
depresivo reactivo a fibromialgia, por motivos de tener que soportar ruidos y
vibraciones, situación ésta, como se dijo, prolongada en el tiempo, que resulta
susceptible de ocasionar graves daños a la salud de las personas".
FUNDAMENTOS DE DERECHO DE SENTENCIA DE LA AUDIENCIA
PROVINCIAL
SEGUNDO. Con carácter previo debe de tratarse, siquiera sea brevemente, la alegación
planteada en el escrito de defensa y reiterada -aunque fuese de forma parca- , en el
informe final realizado por tal representación, en el acto de juicio, relativa a una
pretendida situación de non bis in idem, por haber sido objeto de sometimiento a la
jurisdicción contenciosa parte de los hechos aquí enjuiciados.
En tal punto ha de decirse que, si bien la sentencia del Tribunal Constitucional 177/99
de 11 de octubre ( RTC 1999, 177) entendía aplicable el señalado principio, cuando,
existiendo la triple identidad de sujeto, hecho y fundamento, sin existencia de una
relación de preferencia que, estuviese establecida normativamente entre los poderes
constitucionalmente legitimados para el ejercicio del derecho punitivo y sancionador
del Estado, primando el derecho de no ser sancionado dos veces, por un mismo hecho,
sin embargo, la jurisprudencia posterior (por todas las sentencias del Plano del Tribunal
Constitucional 2/2003, de 16 de enero ( RTC 2003, 2) ) ha modificado tal doctrina,
advirtiendo que a los efectos de diferenciar la sanción penal de la administrativa, que
éstas diferencias (que no empañan la legitimación constitucional del ejercicio de
potestad sancionadora de la Administración), sin embargo, determinan, en caso de
dualidad de ejercicio de la potestad sancionadora del Estado, por la Administración y la
Jurisdicción Penal, que las resoluciones dictadas por ésta, no pueden ceder ante las
dictadas por aquélla, sin perjuicio de tenerse en cuenta tal situación respecto a la pena
que se imponga (en el caso, en lo que concierne a la multa, también impuesta, en el
expediente administrativo confirmada en la Jurisdicción Contenciosa).
En el presente caso, sin embargo, y aunque la Jurisdicción Contenciosa, confirmó la
sanción (de multa de tres mil euros y cierre temporal del establecimiento por seis
meses) la cuestión no cobra trascendencia, pues, aparte de los hechos sometidos a la
Jurisdicción contenciosa (y que fueron consecuencia de las mediciones de ruido,
realizados en el domicilio de Dña Isabel llevados a cabo con fechas 31 de mayo de
2008 y de 27 de octubre de 2008) no son más que una parte de la totalidad de los
hechos aquí enjuiciados, en los que también están incluidos los ocurridos durante los
años dos mil nueve y dos mil diez, tal y como quedó plasmado en los hechos probados
de esta resolución.
FUNDAMENTOS DE DERECHO DE SENTENCIA DEL TRIBUNAL
SUPREMO
DÉCIMO. En el décimo motivo del recurso, formalizado al amparo del artículo
852 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal ( LEG 1882, 16 ) y artículo 5.4 de
la Ley Orgánica del Poder Judicial ( RCL 1985, 1578 y 2635) , se invoca
vulneración del principio de legalidad que proclama el artículo 25.1 de
la Constitución (RCL 1978, 2836) .
Se alega que la sentencia recurrida, a pesar de reconocer la existencia en este caso de
un non bis in idem y, en consecuencia, de una triple identidad de sujetos, hechos y
fundamento con sanciones administrativas, mantiene la condena de los recurrentes.
No es eso lo que se declara en la sentencia recurrida, que aborda en profundidad y con
buen criterio, la concurrencia con una sanción administrativa, y así, en el segundo de
los fundamentos jurídicos de la sentencia recurrida, se expresa que los hechos objeto de
una sanción administrativa no son sino una parte de los que han sido enjuiciados y, por
otra lado, acorde con la doctrina del Tribunal Constitucional, la multa de tres mil euros
impuesta por la Administración ha sido descontada de la condena penal.
Ciertamente, el Tribunal Constitucional ha declarado con reiteración que el principio
non bis in idem está íntimamente unido a los de legalidad y tipicidad de las
infracciones recogidos en su artículo 25.1 ( Sentencias 2/1981, de 30 de enero (RTC
1981, 2) ; 159/1985, de 27 de noviembre (RTC 1985, 159) ; 66/1986, de 23 de
mayo (RTC 1986, 66) ... ). En la primera de las sentencias citadas, el Tribunal
Constitucional, tras la formulación del principio, determina su ámbito de aplicación,
así: « El principio general del Derecho conocido por Ley de Enjuiciamiento Criminal (
LEG 1882, 16 ) in idem, supone, en una de sus más conocidas manifestaciones, que no
recaiga duplicidad de sanciones administrativa y penal en los casos en que se aprecie la
identidad de sujeto, hecho y fundamento ... »,- si bien admite implícitamente la
compatibilidad de pena y sanción administrativa «en los casos en que exista una
relación de supremacía especial de la Administración (relación de funcionario, servicio
público, concesionario, etc.) que justifique el ejercicio del ius puniendipor los
Tribunales y a su vez de la potestad sancionadora de la Administración».
Ha sido criterio reiteradamente mantenido por la Jurisprudencia del Tribunal
Constitucional la idea de que la subordinación de los actos de la Administración de
imposición de sanciones a la Autoridad Judicial exige que la colisión entre una
actuación jurisdiccional y una actuación administrativa haya de resolverse a favor de la
primera (Cfr. STC 77/1983 (RTC 1983, 77) ). Sin embargo rompe con esta idea
la Sentencia del Tribunal Constitucional 177/1999, de 11 de octubre (RTC 1999,
177) , que impide la actuación de la jurisdicción penal desde el momento en que se
impone una sanción administrativa y resuelve a favor de la autoridad de ese orden la
posible colisión que pudiera producirse entre sus actividades y la de los órganos de la
Justicia Penal. Ciertamente esta sentencia otorga el amparo a quien ya había sido
sancionado administrativamente y posteriormente fue condenado por la Justicia Penal,
como autor de un delito contra el medio ambiente, ya que al afirmarse la identidad de
sujeto, hecho y fundamento, irrogada una sanción, sea ésta de índole penal o
administrativa, no cabe, sin vulnerar el derecho fundamental a la legalidad penal y
sancionadora ( art. 25.1 CE (RCL 1978, 2836) ), en su vertiente de derecho a no ser
sancionado doblemente por unos mismo hechos ( ne bis in idem ), superponer o
adicionar otra sanción. El propio Tribunal Constitucional ha modificado la doctrina que
expresó en la sentencia acabada de mencionar y que tuvo varios votos particulares y así
en su posterior Sentencia 2/2003, de 16 de enero (RTC 2003, 2) , declara que la
garantía material de no ser sometido a bis in idemsancionador, que, como hemos dicho,
está vinculada a los principios de tipicidad y legalidad de las infracciones, tiene como
finalidad evitar una reacción punitiva desproporcionada.... Sigue diciendo que la triple
identidad de sujeto, hecho y fundamento, constituye el presupuesto de aplicación de la
interdicción constitucional de incurrir en bis in idem , sea éste sustantivo o procesal, y
delimita el contenido de los derechos fundamentales reconocidos en el art. 25.1 CE
(RCL 1978, 2836) , ya que éstos no impiden la concurrencia de cualesquiera sanciones
y procedimientos sancionadores, ni siquiera si éstos tienen por objeto los mismos
hechos, sino que estos derechos fundamentales consisten precisamente en no padecer
una doble sanción y en no ser sometido a un doble procedimiento punitivo, por los
mismos hechos y con el mismo fundamento.
La sentencia del Tribunal Constitucional 2/2003, de 16 de enero (RTC 2003, 2), que
comentamos niega el amparo al estimar que no se vulneró en ese supuesto el ne bis in
idem , que atendiendo a los límites de nuestra jurisdicción de amparo, una solución
como la adoptada en este caso por el órgano judicial no puede considerarse lesiva de la
prohibición constitucional de incurrir en bis in idemsancionador, dado que la
inexistencia de sanción desproporcionada en concreto, al haber sido descontada la
multa administrativa y la duración de la privación del carné de conducir, permite
concluir que no ha habido una duplicación - bis - de la sanción constitutiva del exceso
punitivo materialmente proscrito por el art. 25.1 CE . Frente a lo sostenido en la STC
177/1999, de 11 de octubre (RTC 1999, 177) (FJ 4), no basta la mera declaración de
imposición de la sanción si se procede a su descuento y a evitar todos los efectos
negativos anudados a la resolución administrativa sancionadora para considerar
vulnerado el derecho fundamental a no padecer más de una sanción por los mismos
hechos con el mismo fundamento. En definitiva, hemos de precisar que en este caso no
hay ni superposición ni adición efectiva de una nueva sanción y que el derecho
reconocido en el art. 25.1 CE en su vertiente sancionadora no prohíbe el "doble
reproche aflictivo", sino la reiteración sancionadora de los mismos hechos con el
mismo fundamento padecida por el mismo sujeto.
Así las cosas, los Jueces que impongan sanciones penales por hechos que podrían haber
sido objeto de expediente administrativo deberán tener en cuenta la sanción
administrativa ya ejecutada a efectos de su "descuento" de la pena a imponer.
Y eso es lo que se ha hecho en el supuesto que examinamos en el presente recurso, ya
que como antes se dejó expresado, el Tribunal de instancia, en sus fundamentos
jurídicos, aborda con acierto esta cuestión con cumplido acatamiento a la doctrina del
Tribunal Constitucional cuando coinciden sanciones administrativas con ilícitos
penales. En primer lugar señala que el ilícito penal se ha prolongado mas tiempo de
aquel que fue sancionado administrativamente, por lo que no podría afirmarse la
identidad de hechos, y es más, acorde con lo declarado por el Tribunal Constitucional,
para evitar una doble sanción, resta de la multa a imponer por el delito los tres mil
euros que se impusieron en la sanción administrativa.
El motivo debe ser desestimado.